You are on page 1of 3

LOS HABITOS

Nuestro cerebro funciona sobre la base de hábitos porque de esta manera
ahorra energía. El hábito es como un “mapa” en el cerebro por donde va la
energía cada vez que tenemos que repetir una función ya conocida.
Los hábitos más importantes se aprenden en los primeros siete años de vida y
luego, los repetimos incansablemente a lo largo de nuestras vidas. Nuestra
función como adultos es seleccionar todo lo aprendido aquello que nos sirve y
aquello que no. La mayoría de nosotros hemos recibido una mezcla de
influencias; algunas fueron muy buenas y otras muy malas por ende debemos
seleccionarlas con criterio.
Nuestro cerebro funciona gracias a unas células llamadas “neuronas”, cada una
de ellas tienes una extensión semejante a la de un cable, cuyo nombre es
“axón”, con el cual se conecta a otra neurona y, así se transmite el mensaje
eléctrico a lo largo del cuerpo, el cerebro da la orden y las neuronas transmiten
esta orden al cuerpo, y el cuerpo finalmente ejecuta.
Cuando se repite muchas veces la misma acción, se crea un hábito. Al hacerlo,
muchas neuronas se juntan entre sí formando un “cable” más ancho, por el
cual la energía se transmitirá más rápidamente.
Estos cables neuronales no se separan nunca. Esto significa que una vez
aprendido un hábito, este permanecerá parta siempre con nosotros. Pero
entonces ¿Cómo podemos cambiar? La respuesta es muy sencilla: creando un
nuevo hábito.
Al principio este nuevo hábito será un “cable” muy fino pero con el tiempo y la
repetición se hará un cable más fuerte y grueso que el hábito anterior.
Para que la formación de un nuevo hábito sea exitosa son necesarias dos
condiciones:
*El deseo.
*La repetición.
Para muchos estudiantes, el principal obstáculo es la impaciencia. Existe un
fuerte deseo de ver resultados inmediatos de lo contrario tienden a descalificar
lo aprendido. La impaciencia es la incapacidad de permitir que transcurra el
tiempo necesario para que unja nueva idea se afiance en nuestra conciencia;
en otra palabras, la impaciencia es una forma de resistencia al cambio.
FORMAS DE PROGRAMAR LA MENTE
Existen tres formas de programar la mente: a través de la palabra, la imagen o
la sensación. Para lograr la manifestación de un deseo es necesario utilizar las
tres.
1. La Palabra

la palabra hablada se puede utilizar para hacer: -Afirmaciones. -La afirmación de lo que se desea manifestar -El agradecimiento. Sin embargo una manera de utilizar negativamente la palabra es a través de la queja ya que cuando una persona se queja mucho de algo hace que el problema se agrande y de manifieste con más fuerza. Esta se utiliza para sembrar una idea nueva en nuestra conciencia.En la Biblia hay ejemplos de cómo Dios creo la realidad a través del uso de su palabra. luego repetirla constantemente hasta familiarizarse con ella. Es uno de los instrumentos principales que utiliza un metafísico para la manifestación. en el cual se conjugan cinco ingredientes: -El reconocimiento de un solo poder en el universo. . Por es una gran importancia tiene la palabra hablada a partir de ahora deberás revisar todo lo que pronuncias. Es conveniente no pelar con nuestro pensamiento sino agradecerle por recordarnos nuestra antigua creencia y luego informarle lo que elegimos pensar desde ahora. El primer paso es poner la idea en palabras. el decreto es rotundo y no da lugar a ningún tipo de dudas. AFIRMACIONES Una afirmación es una oración hecha en tiempo presente y de manera positiva. DECRETOS Es una afirmación que se realiza una sola vez y en forma rotunda. TRATAMIENTOS ESPIRITUALES Es un decreto más elaborado. -Decretos -Tratamientos espirituales. Se tiene que repetir de diez a trescientas veces por día con entusiasmo y convicción así será efectiva. en la cual de describe aquello que se desea hacer realidad. Este se hace utilizando una idea que ya está firmemente arraigada en nuestra conciencia y tiene una gran carga emocional y un nivel muy alto de fe. En metafísica. Es nuestra función como adultos. -La unificación de dicho poder. Él dijo “Hágase la luz” y se hizo la luz. -La liberación del mismo Se utilizan para sanar a otras personas para ayudarlas a lograr sus objetivos y así concretarlos.

. el color. la textura y todos los detalles que hacen a la imagen el deseo realizado. Cuando la lista esté completa vas a proceder a quemarla en algún lugar seguro que quede cenizas. sentir el gusto. al crear esta vibración la manifestación se produce de forma instantánea. la prensa. A la imagen visualizada se le debe agregar el componente principal: La creencia de que es posible. Todo este cúmulo de información publicitaria se asienta directamente en nuestra mente inconsciente y desde allí genera deseos. entonces eso nunca se manifestará. palpar. Vivimos en una sociedad bombardeada por diversas fuentes de imágenes. Se debe utilizar la percepción en todos los sentidos para experimentar en el cuerpo aquella sensación de oler. 3. La sensación Es el paso más importante en el camino de la manifestación. ver. Al hacer este acto simbólico devolverás al universo todo aquello que no quieres vivir más. se debe utilizar todo el poder imaginativo a fin de concebirlo en la mente con todos sus detalles. el cine.2. La Imagen Si una persona no puede llegar a ver o visualizar aquello que desea. Deben visualizarse la forma. Es conveniente que evites mirar noticiarios en altas horas de la noche o temprano en la madrugada ya que en estos horarios se absorbe con más facilidad las imágenes que vemos y todo lo que veas crearán lo mismo en tu vida personal. entre otros. Prolongar la imaginación es un buen ejercicio mental. escuchar. Coloca un título “renuncio a:” y luego detalla los problemas y pensamientos que te aquejan y sobre todo que estés dispuesto a soltar. EJERCICIO RENUNCIO Y ACEPTO Se debe hacer una lista por escrito de todas las situaciones que ya no quieras vivir en el futuro. la televisión. Finalizando redactaras una segunda lista que tenga el título “Acepto” con el que vas a escribir diez objetivos que quieras ver concretados y seas importantes para ti. Para materializar un deseo.