You are on page 1of 13

Jornada sobre orientación y método del Derecho Constitucional

LA PRIMERA LECCIÓN DEL DERECHO CONSTITUCIONAL ESPAÑOL: LOS
PRINCIPIOS CONSTITUCIONALES FUNDAMENTALES
JOSÉ LUIS PRADA FERNÁNDEZ DE SANMAMED
Profesor Titular de Derecho Constitucional
Universidad de La Laguna
SUMARIO:
I. Planteamientos iniciales.
II. El Estado democrático.
III. El principio del Estado constitucional de Derecho.
IV. El Principio del Estado social.
V. El principio del Estado autonómico.
VI. El principio parlamentario.
VII. Propuesta de ordenación de los principios
fundamentales españoles.

constitucionales

Esperamos que se nos disculpe la osadía tanto del título, como del propósito de
este breve trabajo, pues nos atrevemos a semejante empresa, en función del carácter
también genérico de esta Jornada sobre la orientación del Derecho constitucional y su
método1.
Ni que decir tiene que identificamos esta materia como propia de la primera
lección del Derecho Constitucional Español, dando por presupuesto el tratamiento de la
Teoría del Estado, de la Teoría de la Constitución y de la Historia del
constitucionalismo español, saberes jurídicos de los que nos ocuparemos parcialmente
en el primer epígrafe.
I. PLANTEAMIENTOS INICIALES
Antes de comenzar con los apartados dedicados a los principios constitucionales
fundamentales es necesario esta pausa dedicada a determinar nuestras tipologías
conceptuales esenciales previas, relativas a las formas de Estado y de gobierno, a las
que pueden sustraerse pocos profesores, y, que en definitiva establecen los principios
por medio de los cuales se deben interpretar la Constitución, tipologías de las cuales se
derivan los principios constitucionales inmanentes reguladores del Estado y de la
sociedad españoles y que, en su primera enunciación, se contienen, como es debido, en
el Título Preliminar de la Constitución.
Nuestra tipología es de origen germano-italiano y se establece con la
finalidad de ordenar el magma heredado de la historia de las formas políticas. Por eso,

1

Ya hemos tratado de esta cuestión en otros trabajos, pero en ellos la materia que ahora decantamos
aisladamente nos ha servido de aparato crítico y de auxilio complementario y, además no estaba
totalmente cerrada. Así, pueden verse “Los principios constitucionales estructurantes del Estado español y
la propuesta de Estatuto político de la Comunidad de Euskadi” en Constitución y Democracia. 25 Años de
Constitución democrática en España, CEPC-Universidad del País Vasco, Zarautz, 2005, Vol. II, pág. 617
y ss. y “Objeto, dogmática, método y hermenéutica constitucional española”, Estudios sobre la
Constitución española. Libro Homenaje a Gumersindo Trujillo Fernández, Marcial Pons-Universidad de
La Laguna, Madrid, 2006, pág. 449 y ss y otros trabajos inéditos por motivos diversos. La exposición
unitaria de este núcleo central también obedece a razones de espacio y a finalidades docentes que ya han
motivado varios de nuestros artículos anteriores. Estas finalidades docentes puede explicar que a veces el
lector sienta todo por sabido, pero a nosotros justamente lo que nos interesa es el precisión analítica y su
coherencia lógica desde la perspectiva constitucional como referente de reflexión en esta “Jornada”.

1

Las formas de Estado en sentido territorial. en consideración de a quién debería corresponderle la dirección política. se suele distinguir entre la modalidad centralizada del Estado Unitario y las dos grandes modalidades políticamente descentralizadas del Estado Federal y del Estado Regional. se diferencia inicialmente tres formas políticas en sentido restringido: el parlamentarismo.. 31-40. atendiendo a cómo son las variedades de las relaciones entre los elementos del poder público estatal. entre estas. Torres del Moral. el territorio nacional y su Derecho5. o a secas) y que en España es la del Estado social y democrático de Derecho y las formas territoriales de Estado. Escritos de Derecho Constitucional. los partidos subnacionales o procuran funcionar como partidos bisagras. La categoría o género de las formas de Estado en sentido amplio se desglosa en dos grandes especies: las formas de Estado en sentido estricto (que desde ahora denominaremos forma de Estado. pp. 4 Desde fines del siglo XIX estos Estado-nación se rigen por una “ley del bronce de la dialéctica estado/nación” que aconseja al Estado amenazado en su integridad o cohesión en buscar conflictos. Pues bien. Estas formas de gobierno añadiendo al modo de sucesión y actuación del Jefe del Estado producen las formas políticas. las Monarquías parlamentarias. la forma presidencial y la modalidad residual de la forma de gobierno asamblearia o directorial. 273. las Monarquías constitucionales. las Repúblicas presidenciales. Estado de Derecho y Democracia de Partidos. Inglaterra ... Francia en 1793.. Estado de Derecho. ha existido desde que el hombre vive en comunidad como un animal político. la organización política específica del Estado moderno surge con el Renacimiento. 3 Con la calificación de la española como una “Monarquía universal” se denotaba que estamos ante el primero de los Estados del Mundo que es al tiempo el primer Imperio transoceánico de la historia. la Teoría de la Constitución actual predica y el último Derecho Constitucional europeo comparado6 enseña que las Constituciones contemporáneas 2 Mantiene un escepticismo tipológico semejante . se definen en función de cómo se distribuye territorialmente el poder político y. y. las Repúblicas asamblearias. 3-4. p. Madrid. sobre el siglo XV y concretamente con los primeros Estados absolutos de España3. las formas territoriales de Estado. la distinción entre gobernantes y gobernados. tout court. el Estado democrático y el que no lo es. en cambio. 1983. en consecuencia. Francia y Portugal4. pp. por eso. que terminó siendo también la del hemisferio americano. 2 . Pues bien. las Repúblicas parlamentarias. cuando la cohesión del Estado-nación se resquebraja. o si están en la oposición mantienen su papel con permanentes reivindicaciones financieras o de atribuciones). pero observando exclusivamente a las relaciones entre el Parlamento y el Gobierno. Las formas de Estado (para otros. 2004 (2ª ed). según el cual si bien la organización política.Jornada sobre orientación y método del Derecho Constitucional partimos del convencionalismo de la Teoría del Estado2. Las formas políticas de gobierno se establecen según cómo se ha institucionalizado en la Constitución el principio de la separación de poderes. incluso bélicos.. 6 Para la distinción veáse Konrad Hesse. las Monarquías limitadas. tenemos que añadir que Inglaterra se convirtió en Nación a mediados del siglo XVII. Estado democrático que ha llegado a ser hegemónico entre las democracias pluralistas occidentales. el pueblo del Estado. al grito revolucionario de sus milicianos de ¡Vive la Nation¡ y España poco después con su guerra de independencia. 5 También concibe estos cuatro elementos constitutivos A. ahora que se cuestionan estas evidencias. como las Monarquías absolutas. entre las que se pueden distinguir las históricas o del pasado y las contemporáneas y. en el extranjero y. la ley impulsa a los nacionalistas sub-estatales.. autodeterministas o llanamente independentistas (y cuando no es así. para clasificar la estatalidad y su gobierno optamos por hablar de la forma de Estado y atendiendo a cómo son las modalidades de las relaciones entre los elementos constitutivos estatales. regímenes o sistemas políticos) se definen por la modalidad de la relación entre el poder público y el pueblo. o si se quiere. o más precisamente. Antonio Torres del Moral. etc. es decir. por otro lado. a incrementar las reivindicaciones descentralizadoras llegando inclusive a las posiciones soberanistas.

la de los principios constitucionales generales. Siempre hemos entendido que para explicarla. Por eso. Bockënförde. esto es. las formas jurídicas de sometimiento al Derecho. 1993. o para definir los principios constitucionales fundamentales. p. las grandes decisiones mediante las que se definen la forma de Estado (o el régimen político). 9 Puede causar cierta perplejidad que no nos atengamos a los valores superiores del ordenamiento.161). que se recogen prácticamente la mayor parte de los principios constitucionales fundamentales de nuestro escenario jurídico--político. Según Gomes Canotilho: “En primer lugar existen ciertos principios denominados como “principios estructurantes”. la justicia. Según enseñaron en la doctrina alemana K. los cuales también coinciden con las nociones de Ernest-W. Es decir. y estos últimos vendrían a ser la decantación precisa de esos valores superiores. la igualdad y el pluralismo político son unos elementos de mayor grado de abstracción que los principios constitucionales fundamentales. 8 Escritos sobre derechos fundamentales. Baden-Baden. son. las formas de descentralización territorial del poder político y la forma o sistema de gobierno. 3 . que alude a las grandes decisiones del Constituyente. La forma del Estado español en sentido estricto se define en el primer apartado del artículo primero de la Constitución por el cual se comienza afirmando que “España se constituye en un Estado social y democrático de derecho”. Por eso. únicamente después de establecer separadamente sus diversas vertientes elementales. el carácter social del Estado. que nos presentan a nuestro Estado como un Estado 7 El Catedrático de Coimbra entiende el sistema constitucional como una surte de zigurat de cuatro plataformas: la de los principios estructurantes. así como nos esforzaremos por poner de manifiesto el tipo de legitimidad que proporcionan a nuestro Estado y a su Constitución9. lo que es más importante —y supongo que aliviará— serán únicamente de estos principios constitucionales fundamentales de los que trataremos ahora. o a las grandes decisiones constitucionales8. para representárnosla.. por decirlo de otro modo las llaves-maestras jurídico-institucionales del estatuto jurídico de lo político” (Direito Constitucional e Teoria da Constituição. pero para nosotros la libertad. Y también ocurrió con el Título Preliminar de nuestra Constitución vigente desde hace cerca de 30 años. Y. 46 y ss. Hesse y en la ibérica Gomes Canotilho7 en el sistema constitucional es posible encontrar los principios constitucionales estructurantes y por nuestra parte hemos decidido denominarlos como principios constitucionales fundamentales. pp. era necesario la disección rigurosamente analítica de la fórmula del “Estado social y democrático de Derecho”. mientras que otros los llaman “principios estructurales” o “estructurantes”o “constitucionalmente estructurantes” del Estado. pero debido al carácter tardío de nuestra vigente Constitución resulta.Jornada sobre orientación y método del Derecho Constitucional deben incorporar como su primer contenido esencial lo que nosotros preferimos denominar como “principios constitucionales fundamentales”.159 y 1. Esta fórmula es parecida aunque no idéntica a otras semejantes del constitucionalismo de nuestro entorno. en lo que sigue trataremos de clarificar los principios constitucionales fundamentales en los que se asientan las grandes decisiones de 1978 de la Constitución española.1. dado que el cuestionamiento de los principios constitucionales estructurantes es del tipo de la Teoría del Derecho Constitucional (de un Derecho individual y concreto) y no de una Teoría de la Constitución (que es general y abstracta por definición) y en todo caso de absoluta inmanencia constitucional. nos bastan los 2 primeros artículos de la CE para aludir a las cinco variedades de formas de la estatalidad española. que son constitutivos e indicativos de las ideas directivas básicas de todo el orden constitucional. la de los principios constitucionales especiales y la de las reglas constitucionales.

por ser un Estado democrático constitucional. como luego se verá. que la identificó como "el gobierno del pueblo. en lugar de embrollarnos en discusiones y definiciones más políticas que terminarían siendo retóricas (en su sentido primigenio). por el cual el Estado obtiene y debe mantener su legitimidad política genérica. Antes de aludir a su concreción en la normativa constitucional española será preciso dejar establecidos los rasgos de identificación del fenómeno democrático y la definición del Estado democrático actual. Nociones de aproximación a la democracia En cuanto a la definición de la democracia. y la atribuida al Presidente Lincoln. No obstante. estaremos en las condiciones cabales de la aprehensión del significado de la fórmula “Estado social y democrático de Derecho”. incluyendo las más actuales.1. el principio del Estado democrático también deberá contemplarse desde las 10 Este sería el lugar sistemático relativo a la Unión Europea y el nuevo enfoque de estudio de la globalización o mundialización. por eso. con metódica analítica. por esencia. el principio democrático.. Sin embargo. por eso. en rigor. es el que proporciona la legitimidad de carácter político. y siguiendo a Pizzorusso. es un principio estructurante de la forma de Estado. Este enfoque analíticamente riguroso. parece más aconsejable intentar perfilar lo más rigurosamente posible las más asépticas nociones técnico-constitucionales que. las más conocidas son la de Tucídides. se llama democracia porque el poder no está en manos de unos pocos sino de la mayoría”. o abreviadamente. un Estado de derecho y un Estado social. con la iniciativa legislativa popular). admite especies o grados de profundización. es absolutamente obligado si se trata de poner de manifiesto las grandes decisiones del Constituyente de 1978 y sus legitimidades inherentes. Atendiendo al ejercicio de esa soberanía popular. que indicaba que “nuestra Constitución. es sabido que desde el pensamiento clásico heleno existen otras muchas definiciones. si bien habitualmente la ejerce por medio de sus representantes10. II.. 2. si bien se trata de un tipo de legitimidad que. Este principio. la democracia directa (en la que decide de modo decisivo o consultivo el pueblo y en la que los representados ratifican la decisión de sus representantes mediante referendos) y la democracia participativa (en la que los representados colaboran o participan con los representantes en el proceso de adopción de decisiones. como. EL ESTADO DEMOCRÁTICO El principio del Estado democrático. un Estado constitucional) y. se pueden distinguir tres modalidades básicas de democracia (o tres manifestaciones del principio democrático): la democracia representativa (en la que la decisión política corresponde exclusivamente a los representantes del pueblo y que se manifiesta mediante elecciones). por el pueblo y para el pueblo". en una consideración evolutivamente actualizada de la democracia no se puede desconocer que la democracia de nuestros días es una democracia constitucional (al igual que el Estado de hoy es. por ejemplo. Y para concluir con el repaso acerca de estos principios constitucionales fundamentales añadiremos la forma territorial del Estado y la forma de gobierno.Jornada sobre orientación y método del Derecho Constitucional democrático. Generalmente se admite que la democracia se identifica con el principio de soberanía popular y que este principio significa fundamentalmente que la titularidad de la soberanía corresponde al pueblo. 4 . nos permitan aprehender las dimensiones del fenómeno democrático y de sus manifestaciones.

p. del contenido democrático de su proceso de aprobación y. y F. el pueblo. 1983. Aragón en Constitución y democracia. el reconocimiento del derecho del pueblo a poder transformarla (. o. Así. el examen riguroso del principio del Estado democrático y de la democracia constitucional tiene que pasar por la consideración separada de la legitimidad democrática de la Constitución y de la legitimidad democrática del Estado configurado en la Constitución. por otra. que estatuye y sanciona la Constitución. es quedar marginado del proceso político"11. ya que se trata de constatar ni más ni menos el fundamento lógico-jurídico de nuestro Estado democrático. Para ello. López Pina). Madrid. 12 M. en segundo lugar. A) El contenido democrático del proceso de aprobación de la Constitución 11 “Constitución y democracia”. De este principio se deducen dos corolarios: "En primer lugar. La legitimidad democrática de una Constitución depende de un doble requisito: por una parte. El examen de la legitimidad democrática de la CE es imprescindible para sostener la legitimidad de origen del Estado español como un Estado democrático.) Y.. lo que no puede hacer. Balaguer en Fuentes del Derecho.. Según De Vega. Manuel Aragón y Francisco Balaguer12. 45-48. 1991. 5 . como es obvio. Esta concepción dinámica de una democracia constitucional avanzada fue perfilada un poco más por Kriele. Madrid. el reconocimiento de que es el pueblo quien estatuye y sanciona la Constitución significa.Jornada sobre orientación y método del Derecho Constitucional exigencias del Estado constitucional. en La Constitución y la Monarquía Parlamentaria (Ed. puesto que esta legitimidad es la que determina las condiciones de existencia y permanencia de nuestra democracia constitucional. vol. lo que resulta sorprendente. el principio democrático en el constitucionalismo supone que "sólo cabrá hablar de Constitución en sentido moderno cuando es el propio pueblo quien la establece y la sanciona". a continuación se procederá a esa doble consideración. si se quiere. La legitimidad democrática de la Constitución española La cuestión que nos ocupa ahora no suele merecer una particular atención.2. 13 Esta variedad de legitimidad de ejercicio del poder es algo que hay que lograr cotidianamente. Y la consideración de la legitimidad democrático-constitucional del Estado español será la que nos permita mantener que se dan las condiciones para que el Estado español pueda mantener la legitimidad de ejercicio propia de un Estado democrático13. 1989. una vez establecida la normativa fundamental. y en consonancia con esta concepción dinámica de la democracia. o lo que es lo mismo. De este modo obtendremos una concepción de la democracia avanzada. Madrid. en la actualidad. hoy resulta imperioso enmarcar el principio democrático en el constitucionalismo o en el principio de constitucionalidad. 28 y ss. una concepción dinámica de la democracia que atienda tanto a la obtención como a la conservación de la legitimidad democrático-política y de la legitimidad democrático-constitucional. Es decir. nada mejor que empezar por algunas orientaciones de hace tiempo de Pedro de Vega. si bien lo normal es que nuestros gobernantes se conformen con lograrlo en cada Legislatura. Pues bien. 2. pp. para Balaguer la democracia constitucional se concreta en un doble sentido: la legitimidad democrática de la Constitución del Estado (o legitimidad político-constitucional de la Constitución) y la legitimidad democrática del Estado configurado en la Constitución (o la legitimidad democrático-constitucional del Estado). II. del grado democrático de su sistema de reforma.. de A.

B) El grado democrático de nuestro sistema de reforma constitucional Para la adecuación a la concepción dinámica de la democracia constitucional no basta con que la Constitución cuente con una suficiente legitimidad democrática en su origen. posteriormente. en el sistema de reforma constitucional diseñado por el Constituyente español de 1978 también se acoge en un importante grado el principio democrático y resulta incuestionable su propósito de que también la reforma constitucional gozara de plena legitimidad democrática. porque se pretende la combinación de las técnicas propias de la democracia representativa y de la democracia directa. 14 Este es el lugar donde habría que ubicar los numerosos trabajos acerca de nuestra transición. 168 CE. no cabe la menor duda de que el sistema de reforma constitucional que se establece en el Título X CE respeta las exigencias del principio democrático: tanto en el procedimiento ordinario de reforma del art. Como ha señalado más recientemente Pedro de Vega. En definitiva. que habían sido elegidas democráticamente y que asumieron parte del Poder Constituyente y ratificada el 6 de diciembre de 1978 en referéndum por el Pueblo español. La deficitaria es España pues con la ausencia casi absoluta de reformas constitucionales estamos enlazando con nuestra tradición histórica de la “aversión a la reforma”. al tiempo que se descalifica gravemente nuestra democracia constitucional por la introducción de varias mutaciones inconstitucionales. sino que también es preciso que el principio democrático se mantenga con todas sus consecuencias en la operación de reforma constitucional. caracterizado por ausencia de reformas constitucionales que se sustituye por nuevas Constituciones. pp. dado que el sistema es del más alto grado democrático. por lo que el Poder extraordinario de revisión constitucional se atribuye a las Cortes y al Pueblo español. hasta la segunda guerra mundial sigue prácticamente un semejante devenir constitucional y desde 1958 ambos Estados adoptan posturas totalmente dispares ante la reforma constitucional. Pues bien. 100. 6 . 167 CE. que así aparece como el otro partícipe en ese Poder Constituyente (tal como se enuncia de manera diáfana en el proemio y en la fórmula de promulgación de la CE). En lo que se refiere al ejercicio del poder de revisión en España ya hemos denunciado el ofuscamiento histórico16 y tendremos que volver a tratar de ello. “Mundialización y Derecho Constitucional: la crisis del principio democrático en el constitucionalismo actual”. tanto en nuestra historia constitucional como en la mayoría de nuestros Estados consocios de la Unión Europea14. 49-50. La combinación de las modalidades democráticorepresentativa y de democracia directa para la aprobación de la Constitución nos exime de demostración del contenido democrático de nuestro proceso constituyente.Jornada sobre orientación y método del Derecho Constitucional española Rememorando los datos esenciales del proceso Constituyente que condujo a la aprobación de la Constitución de 1978 no cabe ninguna duda de la suficiencia de su legitimidad democrática de origen. “lo que la reforma constitucional así entendida proporciona es la continuidad y permanencia de la legitimidad democrática del sistema constitucional. como en el procedimiento agravado de revisión del art. se presupone que reside real e históricamente el poder constituyente”15. vinculando la Constitución a la vida de los pueblos que es donde. La Constitución fue aprobada el 31 de octubre de 1978 por unas Cortes Generales. 15 16 Es sumamente interesante el paralelismo histórico-constitucional entre Francia y España hasta el último tercio del siglo XIX. REP. 1998. en definitiva.

al propósito del Constituyente por precisar que la soberanía corresponde a la Nación española y no a las nacionalidades y regiones que la integran. en el caso español la mención de la soberanía nacional se debe. como demuestra la generalización de Asambleas representativas democráticas en todas las Comunidades Autónomas. B) El ejercicio de la soberanía y la legitimidad democrática Actualmente se admite que si el pueblo es el titular de la soberanía. la CE en su art. además. si bien es obligado añadir que.3) la introducción del Jurado (art. Consejo de 7 . se puede apreciar que con parsimonia y algún que otro desliz. el deber de 17 Siendo la legitimidad de ejercicio mera condición. El principio de la legitimidad democrática del Estado español se establece por nuestra Constitución en el art. la posibilidad de que los ex-Presidentes del Gobierno se incorporen al Consejo de Estado (art 107) e incluso la desnaturalización del Consejo Económico y Social (art. 1º. la oscilante determinación de la composición del Consejo General del Poder Judicial (art. nuestros representantes han terminado siguiendo la regla. Este eclecticismo. todos de la CE). Con este enunciado se establece la primera condición para la legitimidad de ejercicio democrático de un Estado: la extracción democrática de los órganos estatales. Es verdad que el enunciado constitucional denota cierta hibridez como consecuencia de la preocupación ecléctica que procura conciliar los dogmas de la soberanía nacional y de la soberanía popular. la obligación de los poderes constituidos en el sentido de asegurar una extracción democrática de los órganos estatales17.3. 125). 122. 2 ("La soberanía nacional reside en el pueblo español. la legitimidad democrática del Estado configurado en la Constitución será la determinante de las condiciones para que el Estado pueda conseguir una legitimidad de ejercicio democrática. las exigencias de un Estado democrático. ha procurado imponer las consecuencias del principio democrático o. En la primera proposición de este precepto se determina la titularidad de la soberanía y en la segunda frase de la oración se establece un principio esencial relativo al modo de ejercicio de esa soberanía. Ed. producto de la constatación de que ninguno de los dos dogmas puede ser admitido absolutamente. 2. A) Legitimidad democrática derivada de la titularidad de la soberanía El Estado español se configura como un Estado democrático porque al reconocer que la soberanía nacional reside en el Pueblo español se está reconociendo al Pueblo español como el soberano. También consideramos un éxito en la dirección de la exigencia de extracción democrática de nuestros órganos constitucionales la fórmula por la que se ha inclinado el Consejo de Estado en lo referente a la composición del Senado (El informe del Consejo de Estado sobre la reforma constitucional. como se puede demostrar en el art.Jornada sobre orientación y método del Derecho Constitucional 2. por lo que también conviene contemplar ambos extremos por separado. no es raro en el constitucionalismo contemporáneo. si se quiere. 3º de la Constitución francesa. También a este respecto. según Alzaga. y. La legitimidad democrático-constitucional del Estado español Si la legitimidad de origen del Estado democrático depende de la legitimidad democrática de la Constitución. en segundo lugar. al mantener que es del Pueblo español "del que emanan los poderes del Estado". del que emanan los poderes del Estado"). muy sintomática al respecto. Por otro lado. de Francisco Rubio Llorente y José Álvarez Junco. de esta exigencia constitucional cabe deducir dos importantes consecuencias: en primer lugar. conforme a las exigencias del principio de soberanía popular en lo que se refiere a la titularidad de la soberanía. esta soberanía se ejercita habitualmente por medio de la organización del Estado. Texto del informe y debates académicos. 131. 1º.

EL PRINCIPIO DEL ESTADO CONSTITUCIONAL DE DERECHO A mediados del siglo pasado se consolida una variante evolucionada del Estado de Derecho: el Estado Constitucional de Derecho. los principios de prevalencia y de supletoriedad del 8 . que institucional y genéticamente asume la función de la garantía efectiva de la Constitución. 20 Igualmente. La vertiente material Estado-CEPC. en lo que se refiere al sistema de fuentes. Se puede diferenciar el Estado Constitucional de Derecho de los Estados conformes a su Derecho y del Estado Legal de Derecho. El contenido esencial del actual Estado Constitucional de Derecho se define por tres principios: un principio esencial. que. el Estado Constitucional de Derecho se caracteriza por el principio dirigente de constitucionalidad21. 220 y ss. Y. que con el Estado legal de Derecho se trataba de una legitimidad jurídico-legal.1 CE. y dos principios. que es la modalidad hegemónica entre las actuales democracias pluralistas del momento. o dirigente. caracterizado por la supremacía de la Constitución. 21 Este principio constitucional fundamental de nuestro Estado de Derecho se incluye en el art. por otra parte.Jornada sobre orientación y método del Derecho Constitucional jerarquización de los órganos estatales y de sus actos normativos en función del mayor o menor grado de su extracción o derivación democrática18. de legalidad penal. la legitimidad jurídico-constitucional. en el Estado Constitucional el principio dirigente de su sistema de fuentes es el principio de “derivación constitucional”. se podría considerar como principios constitucionales especiales los principios de jerarquía. si en el Estado legal el principio esencial de ordenación legal era el de “autorización legal”. Madrid 2006. por ejemplo. Ni el Estado Legal ni el Estado Constitucional deben ser confundidos con el Estado conforme a su derecho. pero lógica. teórica o dogmáticamente secundarios: a) el principio del reconocimiento y garantía constitucional de los derechos fundamentales19 y b) el principio de la separación constitucional de poderes20. de legalidad tributaria etc. la existencia de un Constitución rígida (o de una Constitución en sentido formal) que incorpora un notable conjunto de garantías de su conservación y de garantías de su observancia (normatividad. cumplimiento o eficacia). primario. 9. 19 Como es de suponer el auge adquirido por los derechos fundamentales choca con relación a esta subordinación a la norma. que es el principio de constitucionalidad. por cierto viene a corroborar del tratamiento de estas cuestiones teóricas como primera lección del derecho constitucional español. III. Desde la perspectiva formal o instrumental. además. 22 Atendiendo a los 4 escalones del zigurat de Gomes Canotillo el principio constitucional fundamental sería el principio del Estado constitucional de derecho o principio de constitucionalidad y así. en lo referente a la ordenación de la producción de las fuentes normativas. acudiendo a un procedimiento analítico que distingue entre las dimensiones formal (o instrumental). pág. Los presupuestos imprescindibles del Estado Constitucional de Derecho son dos. como han podido ser los Estados socialistas. pero esto es una deducción lógica. los autoritarios y hasta los totalitarios.) 18 Y así sucede cuando en la cúspide del sistema de fuentes se sitúa la Constitución (la obra del poder constituyente extraordinario) le sigue la Ley (aprobada por el órgano representativo originario) y concluye en el Reglamento (potestad que ejerce un órgano representativo indirecto y derivado). en el apartado tercero del mismo artículo se recogen los principios constitucionales generales del Estado de Derecho y a lo largo de la Constitución se incorporan los principios sectoriales de sometimiento a la Constitución y a las Leyes del Gobierno y de la Administración. el imperio o supremacía de la Constitución22. Por un lado. puede decirse. del Poder Judicial. de competencia y otros principios de especialidad y como reglas constitucionales. el principio constitucional general sería el principio de la derivación constitucional. material y orgánica. Como con el Estado de Derecho el Estado obtiene su legitimidad jurídica. mientras que con el Estado constitucional se obtiene. por ej. la presencia de un Tribunal Constitucional. también esenciales. en consecuencia .

Madrid. 28 Llamamos la atención sobre esta circunstancia en “Relectura jurídico-constitucional del capítulo III del Título I de la Constitución española”.2. que atribuye a las Cortes Generales la potestad legislativa del Estado y el control del Gobierno. 97. 2004. de su conservación y de su observancia). p. De cualquier modo. 26 Teoría histórica del Estado y del Derecho Constitucional. 14 y los ya mencionados Capítulo 3º del Título I y Título VII. pp. los arts. incluyendo el Capítulo 3º de la CE). 1993. 1984. 66. y b) con la generalización del reconocimiento constitucional de los derechos sociales o preceptos que regulan la intervención del Estado en el orden social (Título I. 334 y ss. Y. Los fundamentos de los derechos fundamentales. en fin. vol. como también señaló Carlos de Cabo26. Jurisprudencia de Mendoza. Después de la significativa declaración del Preámbulo. se contempla. Barcelona. 149. que reconoce al Gobierno la potestad reglamentaria y la función ejecutiva. y el Título IX en el que. por ejemplo. esta transformación se acusaría en la Constitución en una doble vertiente: a) en la ampliación del contenido de la Constitución con la aparición del Derecho Constitucional económico. Por su carácter tardío de esta constitucionalización de lo social. 118/119.1 y 3 y 122. Suprema Corte de Justicia de la Provincia. aunque no de modo explícito. el precepto-puente del art. La constitucionalización del Estado social implicaría un incremento del contenido de las Constituciones. resulta indiscutible que el Estado social se caracteriza por proporcionar una decisiva legitimidad de índole socioeconómica al Estado. EL PRINCIPIO DEL ESTADO AUTONÓMICO art. como requisito necesario para poder desempeñar sus cometidos de protección social (que en la CE se contiene en el Capítulo 3º del Título I y en el Título VII). 24 La prioridad resulta patente confrontando el Preámbulo y el Título Preliminar de la Constitución. V. se confiere al Tribunal Constitucional la función de garantía de la Constitución. en los arts. 25 “Democracia y derecho en la crisis del Estado social”. Trotta. nº 65. 237-238. o que tiempo ha Carlos de Cabo considerara prevalente la legitimidad del elemento del Estado social25. 76-77. 9. 27 9 . con respecto al democrático y al de Derecho24. o de la llamada Constitución económica que sería el conjunto de preceptos que regulan la intervención del Estado en el orden económico.1.2. 2001. que encomiendan la función judicial a los órganos que conforman el Poder Judicial y el gobierno de la Judicatura al Consejo General del Poder Judicial.. 3 CE. 1. la dimensión orgánica del Estado Constitucional de Derecho se caracteriza por la separación de poderes que impone la Constitución (que. Sistema. EL PRINCIPIO DEL ESTADO SOCIAL Para apreciar el grado de esplendor de la idea del Estado social basta con retener que nuestra Constitución parece dar prioridad a este rasgo. si no se recoge en un único precepto.Jornada sobre orientación y método del Derecho Constitucional del Estado Constitucional de Derecho la constituye el reconocimiento constitucional de los derechos fundamentales o derechos constitucionales y las garantías constitucionales y garantías de la Constitución que los protegen (el principio en cuestión se desarrolla a lo largo del Título I de la Constitución)23. pp. Ferrajoli. se debe retener la definición de la forma de Estado del art. y de ahí que sea la más amenazada en su normatividad por la “crisis del Estado social” (28). IV. 117. II. la singularidad sistemática del art. la Constitución de 1978 es una de las que más ha pormenorizado la dimensión del Estado social español27. pues. 23 Así lo entiende también L.

el Estado autonómico proporciona una variante en el género de la legitimidad democrática de carácter político. 192. nuestra particular forma territorial del Estado. que. aunque no se puede encuadrar rigurosamente ni como Estado regional ni como Estado federal. el Estatuto es el producto de un acto complejo. hasta el punto de que la autonomía política de las Comunidades Autónomas es de las más amplias en los sistemas contemporáneos de descentralización territorial o de Estados compuestos. como dijimos hace tiempo. Valencia 2005. 2º de la Constitución es un derecho de tipo colectivo que faculta a las nacionalidades y regiones a constituirse en Comunidades Autónomas. La forma territorial de Estado española es la de un Estado compuesto. p. 2º de la Constitución se determinan con precisión sus límites: la unidad del Estado y la solidaridad entre las nacionalidades y regiones. diferenciación que no siempre se efectúa con el debido rigor29. El Estado autonómico se define por la presencia. Las Comunidades Autónomas son unas entidades políticamente descentralizadas. por consiguiente. Gumersindo Trujillo. su dimensión financiera. En términos generales se puede definir como el ejercicio sin perturbaciones de su potestad legislativa y su autogobierno y. 10 . en el mismo art. hay que calificarla precisamente así: como Estado autonómico y hay que indicar que el grado de descentralización política que representan las Comunidades Autónomas es muy elevado. si se miden las atribuciones cedidas a las autonomía y. como reiteraba el Profesor Gumersindo Trujillo. nuestro modo de distribución territorial del poder político del Estado. o unas entidades dotadas de autonomía política. Esta autonomía política se despliega mediante competencias que son de carácter de atribución fundamentalmente legislativas y ejecutivas en sentido amplio. 137 CE. Anales de la Facultad de Derecho. el principio autonómico-territorial es un principio de la organización descentralizada del Estado que se enuncia en el art. En cambio. 155 se prevén las medidas a adoptar cuando se pretenda franquear esos límites. Universidad de La Laguna. Esto es. y permite la asunción por las Comunidades Autónomas de una cierta dirección política. en su obra póstuma Lecciones de Derecho Constitucional autonómico. por eso. Por eso. y en el art.Jornada sobre orientación y método del Derecho Constitucional En este apartado es preciso distinguir entre el derecho a la autonomía de las Nacionalidades y Regiones y el principio autonómico-territorial del Estado en sentido estricto. 30 En “Naturaleza y singularidades de los Estatutos de Autonomía”. Nuestra relación con el autor han sido tan intensas que se comprenderá que rehuyamos ofrecer un elenco exhaustivo de citas suyas por resultarnos doloroso. El derecho a la autonomía que se reconoce en el art. se articula en el Título VIII de la Constitución y se concreta para cada Comunidad Autónoma en sus correspondientes Estatutos. Se debe entender por Estado autonómico o Estado de las autonomías. en que se precisa la concurrencia de los representantes de dos voluntades (del pueblo español y del pueblo de las nacionalidades y regiones)30. 86 y ss. en caso contrario. es un derecho constitucionalmente reconocido y constitucional y estatutariamente reglado. p. En definitiva. la posibilidad de acudir en conflicto ante el Tribunal Constitucional. 1992/1993. a participar con las Cortes Generales en la aprobación del Estatuto y a una co-participación semejante en la reforma estatutaria. de complejidad externa. 12. de unas Comunidades Autónomas. profundiza 29 Si que los distingue el que fue nuestro maestro el Profesor D. específicamente la de una democracia pluralista de carácter territorial (o político-institucional) dado que la pluralidad de Comunidades Autónomas produce una modalidad de la legitimidad política de una democracia avanzada. junto al Estado-aparato. El derecho a la autonomía no es un derecho originario. es decir.

p.329. el parlamentarismo está en permanente evolución y una de esas líneas de evolución es la del “parlamentarismo racionalizado”. con la expresión «Monarquía parlamentaria» se designa una modalidad de Monarquía que cierra el ciclo de evolución y adaptación de las Monarquías a los tiempos actuales. En este caso.. 11 . la gobernabilidad con pluralidad de partidos políticos. Los rasgos del parlamentarismo. en la Monarquía parlamentaria de nuestros días. si el parlamentarismo se acompaña con una fórmula electoral de un adecuado sistema de representación proporcional. Sobre la gran decisión del Constituyente acerca de nuestra forma de gobierno parlamentaria en sentido estricto. 1995.Jornada sobre orientación y método del Derecho Constitucional en esa democracia31 y que. 1982. que es la parlamentaria.. que son nuevas exigencias europeas. la forma monárquica de la Jefatura del Estado y el sistema parlamentario de gobierno”32. permite la máxima operatividad de los principios de subsidiariedad y proporcionalidad. mientras que en la presidencial existe una más rígida separación de poderes. Y se debe considerar como la legitimidad de una democracia avanzada. en la ritualización de la investidura y de la moción de censura constructiva. sufre de cierto anquilosamiento. como un referente singular en el fenómeno del siglo XX del complemento de la tradicional separación horizontal de poderes con nuevas técnicas de división vertical del poder que suponen una profundización en el modelo democrático. aun a pesar del tenor de los enunciados constitucionales. si atendemos a la forma de gobierno también contamos con una modalidad de democracia avanzada. Enciclopedia Jurídica Básica.. todo lo cual se traduce en un régimen de colaboración de poderes entre Gobierno y Parlamento según las reglas del Título V de la Constitución. Sin embargo. propio de los Estados Unidos y que han imitado en América Latina. 308. Como nos recuerda M. VI. Como apunta Torres del Moral. p. 33 Voz “Monarquía Parlamentaria”. por cierto. En consecuencia. si nos fijamos. Aragón. En ese sentido. o de 31 LOAPA y Constitución. la Monarquía parlamentaria significa que el Rey. Gobierno Vasco. la forma presidencial es algo primitiva. línea en la que el nuestro está a la cabeza. Vitoria. que es la forma característica de Europa. p. se perfilan mejor si lo confrontamos con el sistema presidencial. 32 Estado de derecho. porque ese alto nivel de pluralismo político-institucional (de carácter predominantemente socio-territorial) que representan las Comunidades Autónomas se enmarca. vol. aunque cuenta con la posibilidad de la disolución anticipada del Parlamento. Madrid. proporciona otra especie de legitimidad democrática: la del pluralismo político-ideológico. es decir. 8. por ejemplo. III. “la constitución española instaura la monarquía parlamentaria del Estado. el Pueblo es la única fuente de poder y ese Pueblo tiene como único y verdadero representante al Parlamento33. basta con señalar que se caracteriza porque el Presidente del Gobierno debe contar con la confianza del Congreso de los Diputados y. 4. esto es. EL PRINCIPIO PARLAMENTARIO Es verdad que en el apartado 3º del art. La forma de gobierno parlamentaria se caracteriza por esa colaboración de poderes. 1º de la Constitución de 1978 se califica nuestra forma política (o de gobierno en sentido amplio) como el de una Monarquía parlamentaria. ha perdido protagonismo o incluso participación en el proceso de dirección política. por eso. el Gobierno es políticamente responsable ante él. por el contrario.

35 Esta deducción lógica también se ha confirmado en la práctica. Gobierno Vasco. mantenemos que para la elaboración del esquema de la primera lección del Derecho Constitucional español (y de su Teoría de la Constitución) basta con utilizar únicamente los cinco principios constitucionales fundamentales. sino un Derecho Político y Constitucional español. como sin ir tan lejos en las diversas alternancias hasta la última alternancia de poder en la España de marzo de 2004. 98 y ss. en esas construcciones. en definitiva. 1. 1996. partiendo de la absoluta inmanencia constitucional de los principios se recaba la ayuda de la dogmática del Derecho Político. 36 Al final de la presente legislatura hay rasgos que demuestran el sometimiento de este principio al anterior. pues para nosotros no ofrece dudas que el principio dirigente es el del Estado democrático y combinada. No obstante. Oñati. su dimensión social. si bien la ordenación debe ser al tiempo jerárquica y combinada. VII. la utilización adicional de un método jurídico-político para la ordenación de los principios constitucionales fundamentales. tanto por su exigencia de la extracción democrática de sus órganos como por la ordenación del sistema de fuentes según la intensidad de la derivación democrática de los diversos actos normativos típicos (Constitución. dado que no se puede prescindir de los demás principios. parece que no cabe duda que el principio primario es el principio democrático.) y. p. lo cual nos permitirá atender a la práctica de la actividad de los poderes constituidos. Lo que quiere decir que compartimos la opinión de Böckenförde de que la dogmática y la metodología constitucional deben empezar por la construcción de una teoría de la Constitución aceptable. Por eso. así como su forma de gobierno36. Häberle (Retos actuales del Estado Constitucional. Evidentemente. de otra especie del género de la legitimidad política de una democracia avanzada. atrevimiento que es apropiado en el marco de esta “Jornada sobre la orientación del Derecho Constitucional y su método”. si bien en Alemania lo que procederá primero es la lealtad constitucional del constitucionalista con la Ley Fundamental. a modo de colofón vamos atrevernos a la osadía de establecer una jerarquía entre los principios constitucionales fundamentales de España desde una perspectiva de lógica jurídico-constitucional y jurídico-política. en general los partidarios de un Derecho Constitucional común europeo. PROPUESTA DE ORDENACIÓN DE CONSTITUCIONALES FUNDAMENTALES ESPAÑOLES LOS PRINCIPIOS Para ir concluyendo. mientras que en España los constitucionalistas debemos ser leales a la Constitución de 197834. 12 . tanto en el derrumbe de los Estados socialistas. sino la que aquí se ha propuesto se conforma con ser una singular Teoría de la Constitución española. o mejor. ley y reglamentos)35. Se trata.Jornada sobre orientación y método del Derecho Constitucional distintas opciones de ideología política (arts. A pesar de que nuestra Constitución es de las que más ha recogido los rasgos 34 Se está apuntando que el objetivo no debe ser una elaboración de un teoría supraconstucional de la Constitución como propone P. Con esa férrea dependencia de la inmanencia de los valores y principios constitucionales lo que se propone no es un nuevo Derecho Político español. en la propuesta hay un aspecto novedoso que todavía hay que precisar. Reteniendo la dimensión de la legitimidad democrática del Estado configurado por la Constitución. que hace posible la alternancia política y un control permanente del Gobierno. A continuación estimamos que sigue el principio del Estado constitucional de Derecho dado que el principio de constitucionalidad determina toda la estructura del Estado incluyendo los derechos fundamentales.1 y 6 CE). Jerárquica.

Y. que esta ordenación que se propone rompe la estructura del zigurat que habíamos descrito anteriormente y se asimila a la forma piramidal y. el quinto de los principios es el de la forma de gobierno parlamentaria pues determina la organización del poder estatal delimitado previamente por los otros cuatro principios. 37 Sabemos que para cierto sector doctrinal resulta indebido el retraso de este principio constitucional fundamental especialmente si se atiene a una lógica estrictamente jurídico-constitucional. esta posición subordinada del Estado autonómico se infiere de la propia sistemática constitucional. 2 lo circunscribe al respeto de los principios de unidad y de solidaridad38. Ponemos punto final. en segundo lugar. El penúltimo lugar le corresponde a la forma territorial del Estado autonómico y para constatarlo basta con retener que el art. puesto que el principio democrático determina su mayor o menor efectividad y. 13 . en fin. primero. Por otra parte. puesto que los derroteros que parece ir tomando en la presente Legislatura el Estado autonómico parece que está mermando sustancialmente la necesaria solidaridad de los pueblos de España. que esta ordenación lógica propuesta viene a coincidir con la ordenación cronológica del surgimiento histórico de al menos los cuatro primeros principios. pero los cierto es que nuestro mediano Estado social es el resultado de su escasa consideración por las diversas mayorías gobernantes. 38 Pretendemos ser polémicos con esta afirmación.Jornada sobre orientación y método del Derecho Constitucional definidores del Estado social. como se ha dicho el Estado constitucional de Derecho es el que determina sus rasgos esenciales37. indicando. este principio se subordina a los dos anteriores. cuestión distinta es que en nuestro ensimismamiento en las querellas internas hayan conducido a una centralidad de la “cuestión autonómica” a lo largo de toda nuestra última democracia constitucional.