You are on page 1of 14

Instituto

Departame
ntal de
Oriente
Danlí, El Paraíso

Maestro:

Alexis Rolando Duarte

Album Infecciones de
Transmicion Sexual
Curso:
Noveno de Ciclo

Fecha:

27de Abril de 2016

Clamidia
Es una infección causada por la bacteria Clamidia trachomatis que se transmite
con mayor frecuencia a través del contacto sexual.
Causas
Tanto hombres como mujeres pueden tener clamidia sin presentar ningún síntoma.
Como resultado de esto, usted puede resultar infectado o pasarle la infección a su
pareja sin saberlo.
 Usted tiene más probabilidades de resultar infectado con clamidia si:
 Tiene relaciones sexuales sin usar un condón masculino o femenino.
 Tiene más de una pareja sexual.
 Consume drogas o alcohol y luego tiene relaciones sexuales.
Síntomas
Los síntomas en Hombres
 Sensación de ardor al orinar
 Secreción del pene o del recto
 Dolor o sensibilidad en los testículos
 Dolor o secreción rectal
 Los síntomas que pueden ocurrir en las mujeres abarcan:
 Sensación de ardor al orinar
 Relación sexual dolorosa
 Dolor o secreción rectal
Los síntomas que pueden ocurrir en las mujeres abarcan:
 Sensación de ardor al orinar
 Relación sexual dolorosa
 Dolor o secreción rectal


Síntomas de enfermedad inflamatoria pélvica (EIP), salpingitis (inflamación
de las trompas de Falopio) o inflamación del hígado similar a la hepatitis
Flujo vaginal o sangrado después de la relación sexual

Tratamiento
El tratamiento habitual para la clamidia es con antibióticos.
Los compañeros sexuales deben recibir tratamiento para prevenir la transmisión
de la infección una y otra vez. Una persona puede resultar infectada con clamidia
muchas veces.
Se puede realizar una evaluación de control en cuatro semanas para ver si la
infección se ha curado.

Herpes genital
Enviar esta página a un amigo Imprimir Facebook Twitter Favorito/Compartir
Es una infección de transmisión sexual. El virus del herpes simple causa esta
afección.
Causas
El herpes genital afecta la piel o las membranas mucosas de los genitales. El virus
se trasmite de una persona a otra durante el contacto sexual.
Hay 2 tipos de virus del herpes simple (VHS):
El VHS-1 con frecuencia afecta la boca y los labios, y causa úlceras bucales o
ampollas febriles. Sin embargo, se puede transmitir de la boca a los genitales
durante el sexo oral.
El VHS tipo 2 (VHS-2) casi siempre causa el herpes genital. Se puede transmitir a
través del contacto con la piel o a través de líquidos (secreciones) orales o
genitales.
Usted se puede infectar de herpes si su piel, vagina, pene o boca entran en
contacto con alguien que ya tiene herpes.
Síntomas
Muchas personas con herpes genital nunca presentan úlceras. O tienen síntomas
muy leves que ni siquiera notan o que confunden con picaduras de insectos u otra
afección cutánea.
Los síntomas generales incluyen:
Disminución del apetito

Fiebre
Indisposición general (malestar)
Dolores musculares en la espalda baja, los glúteos, los muslos o las rodillas
Ganglios linfáticos inflamados y sensibles en la entrepierna (ingle)
Los síntomas genitales incluyen la aparición de ampollas pequeñas y dolorosas,
llenas de un líquido claro o color paja. Generalmente se encuentran en las
siguientes zonas:
Labios vaginales externos, la vagina, el cuello uterino, alrededor del ano y en los
muslos o en los glúteos (en mujeres)
Pene, el escroto, alrededor del ano, en los muslos o en los glúteos (en hombres)
Lengua, la boca, los ojos, las encías, los labios, los dedos de las manos y otras
partes del cuerpo (en ambos sexos).
Tratamiento
El herpes genital no se puede curar. Se pueden recetar medicinas que combaten
virus (como aciclovir o valaciclovir).
Estas medicinas ayudan a aliviar el dolor y la molestia durante un brote al sanar
las úlceras más rápidamente. Parecen funcionar mejor durante un primer ataque
más que en los brotes posteriores.

Verrugas genitales
Enviar esta página a un amigo Imprimir Facebook Twitter Favorito/Compartir
Son masas suaves en la piel y las membranas mucosas de los genitales. Se
pueden encontrar en el pene, la vulva, la uretra, la vagina, el cuello uterino y
dentro y alrededor del ano.
Las verrugas genitales se propagan a través del contacto sexual.
Causas
El virus que causa las verrugas genitales se llama virus del papiloma humano
(VPH). Existen más de 70 tipos diferentes de VPH. Muchos no causan problemas.
Algunos causan verrugas en otras partes del cuerpo y no en los genitales. Los
Tipos 6 y 11 son los más comúnmente vinculados con las verrugas genitales.
Ciertos tipos del VPH pueden conducir a cambios precancerosos en el cuello
uterino o a cáncer cervical. Se denominan tipos de VPH de alto riesgo. También
pueden provocar cáncer vaginal o de vulva, cáncer anal, y cáncer en la garganta o
boca.
Síntomas
Las verrugas genitales pueden ser tan pequeñas que usted no puede verlas.
Las verrugas pueden lucir como:
Manchas de color carne que son elevadas o planas.
Tumores con la apariencia de la parte superior de una coliflor.
En las mujeres, las verrugas genitales se puede encontrar:
Dentro de la vagina o el ano.

Por fuera de la vagina o el ano, o en la piel circundante.
En el cuello uterino dentro del cuerpo.
En los hombres, las verrugas genitales se pueden encontrar en:
El pene
El escroto
La zona de la ingle
Los muslos
Dentro o alrededor del ano
Tratamiento
El tratamiento de las verrugas genitales debe estar a cargo de un médico. No use
medicamentos de venta libre propuestos para otros tipos de verrugas.
El tratamiento puede incluir:
Medicamentos aplicados sobre la piel o inyectados por su médico.
Un medicamento recetado que usted se aplica en casa varias veces a la semana.
Las verrugas se pueden eliminar con procedimientos menores como:
Congelamiento (criocirugía)
Quemado (electrocauterización)
Terapia láser
Cirugía
Gonorrea
Enviar esta página a un amigo Imprimir Facebook Twitter Favorito/Compartir
Es una infección de transmisión sexual (ITS) común.
Causas
La gonorrea es causada por la bacteria Neisseria gonorrhoeae y la puede
propagar cualquier tipo de actividad sexual. Se puede contraer por contacto con la
boca, la vagina, el pene o el ano.
La gonorrea es la segunda enfermedad más comúnmente transmitida registrada.
Se presentan aproximadamente 330,000 casos en los Estados Unidos cada año.
Las bacterias proliferan en zonas corporales húmedas y cálidas, incluso el
conducto que transporta la orina fuera del cuerpo (uretra). En las mujeres, las
bacterias se pueden encontrar en el aparato reproductor (que incluye las trompas
de Falopio, el útero y el cuello uterino). La bacteria puede incluso proliferar en los
ojos.
Usted tiene mayor probabilidad de presentar esta infección si:

Los síntomas
En los hombres incluyen:
Dolor y ardor al orinar
Aumento de la frecuencia o urgencia urinaria
Secreción del pene (de color blanco, amarillo o verde)
Abertura del pene (uretra) roja o inflamada
Testículos sensibles o inflamados
Dolor de garganta (faringitis gonocócica)

Los síntomas en las mujeres pueden ser muy leves y se pueden confundir con otro
tipo de infección. Estos síntomas incluyen:
Dolor y ardor al orinar
Dolor de garganta
Relaciones sexuales dolorosas
Dolor intenso en la parte baja del abdomen (si la infección se disemina a las
trompas de Falopio y la zona del estómago)
Fiebre (si la infección se disemina a las trompas de Falopio y la zona del
estómago)
Tratamiento
Se pueden utilizar muchos antibióticos diferentes para el tratamiento de este tipo
de infección.
Usted puede recibir una dosis grande de antibióticos orales o tomar una dosis más
pequeña durante siete días.
Le pueden administrar un antibiótico en inyección y luego mandarlo para la casa
con pastillas antibióticas.
Los casos más graves de EIP (enfermedad pélvica pulmonar) pueden requerir
hospitalización. Los antibióticos se administran primero por vía intravenosa.
Nunca se automedique sin que lo vea un médico primero. Su proveedor de
atención médica determinará el mejor tratamiento.
Enfermedad inflamatoria pélvica (EIP)
Enviar esta página a un amigo Imprimir Facebook Twitter Favorito/Compartir
Es una infección del útero (matriz), las trompas de Falopio o los ovarios de una
mujer.
Causas
La enfermedad inflamatoria pélvica (EIP) es una infección causada por bacterias.
Cuando las bacterias de la vagina o el cuello uterino viajan hasta el útero, las
trompas de Falopio o los ovarios, pueden causar una infección.
La mayoría de las veces, las bacterias de clamidia y gonorrea causan la EIP. Estas
son infecciones de transmisión sexual (ITS). Tener relaciones sexuales sin
protección con alguien que tenga una infección de transmisión sexual puede
causar EIP.
Síntomas
Los síntomas más comunes de la EIP incluyen:
Fiebre
Dolor o sensibilidad en la pelvis, la parte baja del abdomen o la región lumbar
(parte inferior de la espalda)
Secreción vaginal con color, consistencia u olor anormal
Otros síntomas que pueden ocurrir con la EIP:
Sangrado después de la relación sexual
Escalofríos

Sentirse muy cansada
Dolor al orinar
Cólicos menstruales que duele más de lo habitual o dura más de lo normal
Sangrado o manchado inusual durante el periodo
Inapetencia
Náuseas y vómitos
Ausencia de la menstruación
Relaciones sexuales dolorosas
Tratamiento
Con frecuencia, su proveedor le empezará a dar antibióticos mientras espera los
resultados del examen.
Si usted tiene EIP leve:
Su proveedor le aplicará una inyección que contiene un antibiótico.
La mandarán a casa con pastillas de antibióticos para tomarlas hasta por dos
semanas.
Usted necesitará asistir a un control cuidadoso con su proveedor.

Sífilis
Enviar esta página a un amigo Imprimir Facebook Twitter Favorito/Compartir
La sífilis es una infección bacteriana que casi siempre se disemina a través del
contacto sexual.
Causas
La sífilis es una enfermedad infecciosa de transmisión sexual causada por la
bacteria espiroqueta Treponema pallidum. Esta bacteria causa la infección al
penetrar en la piel o en las membranas mucosas rotas, por lo general de los
genitales. Esta enfermedad casi siempre se transmite por contacto sexual, aunque
también se puede transmitir de otras formas.
La sífilis ocurre en todo el mundo, principalmente en áreas urbanas. La cantidad
de casos está aumentando más rápidamente en los hombres homosexuales. La
población de más alto riesgo son los adultos jóvenes con edades que van desde
los 15 hasta los 25 años. Las personas no tienen ninguna resistencia natural a
esta enfermedad.
Síntomas
Los síntomas de sífilis primaria son:
Una pequeña llaga o úlcera abierta e indolora (llamada chancro) en los genitales,
la boca, la piel o el recto que sana por sí sola en 3 a 6 semanas.
Inflamación de los ganglios linfáticos en la zona de la úlcera.
La bacteria continúa multiplicándose en el cuerpo, pero hay pocos síntomas hasta
la segunda etapa.
Los síntomas de la sífilis secundaria pueden incluir:

Una erupción cutánea, generalmente en las palmas de las manos y plantas de los
pies.
Úlceras llamadas parches mucosos en o alrededor de la boca, la vagina o el pene.
Parches húmedos y verrugosos (denominados condilomas sifilíticos) en los
órganos genitales o los pliegues de la piel.
Fiebre
Indisposición general
Inapetencia
Dolores musculares
Dolor articular
Inflamación de los ganglios linfáticos
Cambios en la visión
Pérdida del cabello
Tratamiento
La sífilis puede tratarse con antibióticos, como:
Doxiciclina
Bencilpenicilina benzatínica
Tetraciclina (para pacientes que son alérgicos a la penicilina)
La duración del tratamiento depende de la magnitud de la enfermedad y factores
como la salud general del paciente.

Virus del papiloma humano
Los virus del papiloma humano (VPH) son virus comunes que pueden causar
verrugas. Existen más de 100 tipos de VPH. La mayoría son inofensivos, pero
aproximadamente 30 tipos se asocian con un mayor riesgo de tener cáncer. Estos
tipos afectan los genitales y se adquieren a través del contacto sexual con una
pareja infectada. Se clasifican como de bajo riesgo o de alto riesgo. Los VPH de
bajo riesgo pueden causar verrugas genitales. En las mujeres, los VPH de alto
riesgo pueden conducir al cáncer del cuello uterino, vulva, vagina y ano. En los
hombres, pueden conducir al cáncer del ano y del pene.
El VPH es normalmente transmitida por contacto directo de piel a piel durante el
sexo vaginal, oral o anal con una pareja que tiene el virus. VPH puede infectar
cualquier persona que está sexualmente activa.
Una persona puede que no sepa enseguida o hasta nunca, si se ha infectado con
el VPH. Y a muchas personas que tienen el HPV nunca les aparecen las verrugas
ni ningún cambio de las células en el cérvix o el ano. Es diferente para cada
persona.

Síntomas

Muchas veces el VPH no resulta en ninguna síntoma. Algunas personas sabrán
que tienen VPH cuando ven verrugas o piel elevada (como un granito sin pus u
"ojo de pescado") dentro de o en sus genitales o los genitales de su pareja. Una
mujer sabrán que tiene el VPH de "alto riesgo" si el resultado de su Papanicolaou
es anormal. Un Papanicolaou anormal puede ser la primera señal para la mujer
que el VPH está presente-pero esto NO es una prueba directa para el VPH.
Tratamiento
No hay cura para el VPH pero las verrugas y otros cambios de células causados
por el virus se pueden tratar. Los expertos no están de acuerdo en cuanto a si el
virus desaparece por completo, o si lo que pasa es que se suprime (se controla)
tanto por el sistema inmunológico (las defensas del cuerpo) que no se detecta ni
con pruebas muy sensibles.
La mayoría de las personas con el VPH no tienen problemas con el virus porque
las defensas de su cuerpo controlan el virus y esto previene que se convierta en
un problema. El VPH sí se puede tratar y se puede controlar si se desarrollan
síntomas.

Tricomoniasis
La tricomoniasis es una enfermedad de transmisión sexual causada por un
parásito. Se contagia a través de relaciones sexuales con una persona infectada.
Muchas personas no muestran síntomas, Si presenta síntomas, aparecen entre
cinco y 28 días después de la infección.
Los síntomas en las mujeres incluyen:
Secreción vaginal verdosa o amarillenta
Molestia durante las relaciones sexuales
Olor vaginal
Dolor al orinar
Picazón dentro o alrededor de la vagina
La mayoría de los hombres no presenta síntomas. Si los tienen, pueden presentar
una secreción blanquecina del pene o dificultades para orinar o eyacular.
Pruebas de laboratorio diagnostican la infección. Se trata con antibióticos. Si está
infectado, usted y su pareja deben someterse a tratamiento.
El uso correcto de preservativos de látex reduce enormemente, aunque no
elimina, el riesgo de contraer y contagiar la tricomoniasis.

No es necesario mantener muchas relaciones sexuales con diferentes personas para contraer
la tricomoniasis. Basta con mantener una relación sexual con alguien infectado en ese
momento. Las siguientes situaciones no son vías de contagio de tricomonas:

Sexo oral o sexo anal.

Besarse.

Abrazarse.

Compartir ropa de cama o toallas.

Compartir platos, vasos o cubertería.
Tratamiento
Es muy raro que la tricomoniasis desaparezca de una persona si no se trata con
un antibiótico adecuado. Y, aunque se han dado casos de curación espontánea,
siempre se recomienda su tratamiento porque así se impide la transmisión a otras
personas.
El antibiótico que se utiliza para tratar la tricomoniasis es el metronidazol. Suelen
tomarse dos dosis al día durante 5-7 días, aunque las dosis y la duración pueden
variar según considere el médico. En ocasiones se puede administrar el
metronidazol en una dosis única o en forma de óvulos, que es como se llama a las
píldoras que se administran por vía vaginal.
El metronidazol es un antibiótico seguro y que se utiliza por millones de personas
cada día en todo el mundo. No sólo sirve para el tratamiento de la tricomoniasis,
también es útil para tratar infecciones por bacterias anaerobias que producen
abscesos. Los efectos secundarios más frecuentes serían las alteraciones
gastrointestinales como los vómitos, diarreas o gases.
VIH/SIDA
Enviar esta página a un amigo Imprimir Facebook Twitter Favorito/Compartir
El virus de la inmunodeficiencia humana (VIH) es el virus que causa el SIDA.
Cuando una persona se infecta con VIH, el virus ataca y debilita al sistema
inmunitario. A medida que el sistema inmunitario se debilita, la persona queda en
riesgo de contraer infecciones y cánceres que pueden ser mortales. Cuando esto
sucede, la enfermedad se llama SIDA. Una vez que una persona tiene el virus,
este permanece dentro del cuerpo de por vida.
Causas
El virus se propaga (transmite) de una persona a otra de cualquiera de las
siguientes maneras:
A través del contacto sexual.
A través de la sangre: por transfusiones de sangre (ahora muy infrecuente en los
Estados Unidos) o, más a menudo, por compartir agujas

De la madre al hijo: una mujer embarazada puede transmitirle el virus a su feto a
través de la circulación sanguínea compartida, o una madre lactante puede
pasárselo a su bebé por medio de la leche materna.
Síntomas
Los síntomas relacionados con la infección aguda por VIH (cuando una persona
se infecta por primera vez) pueden ser similares a la gripe u otras enfermedades
virales. Estas incluyen:
Fiebre y dolor muscular
Dolor de cabeza
Dolor de garganta
Sudoración nocturna
Úlceras bucales, incluso infección por hongos (candidiasis)
Ganglios linfáticos inflamados
Diarrea
Muchas personas no tienen síntomas cuando sucede la infección con VIH.
Tratamiento
El VIH/SIDA se trata con medicinas que evitan que el virus se reproduzca. Este
tratamiento se denomina terapia antirretroviral (TARV).
En el pasado, las personas infectadas con VIH comenzaban el tratamiento
antirretroviral luego de que su conteo de CD4 descendía o de que desarrollaban
complicaciones relacionadas con el VIH. Hoy en día, el tratamiento para el VIH se
recomienda para todas las personas infectadas, incluso si su conteo de CD4 aún
es normal.
Son necesarios exámenes de sangre regulares para asegurarse de que el nivel de
virus en la sangre (la carga viral) se mantenga bajo, o suprimido. El objetivo del
tratamiento es reducir el virus de VIH en la sangre a un nivel que sea tan bajo que
una prueba no pueda detectarlo. Esto se denomina carga viral indetectable.
Si el conteo de CD4 ya ha descendido antes del inicio del tratamiento,
normalmente aumentará de forma gradual. Las complicaciones por VIH a menudo
desaparecen conforme el sistema inmunitario se recupera.
Hepatitis B
Enviar esta página a un amigo Imprimir Facebook Twitter Favorito/Compartir
Es la irritación e hinchazón (inflamación) del hígado debido a infección con el virus
de la hepatitis B (VHB).
Otros tipos de hepatitis viral incluyen Hepatitis A, Hepatitis C y Hepatitis D.
Causas
El virus de la hepatitis B (VHB) causa la infección por hepatitis B. Usted puede
contraer hepatitis B a través del contacto con sangre o fluidos corporales (semen,
los flujos vaginales y la saliva) de una persona que tenga el virus.
La exposición puede ocurrir:
Después de un pinchazo con una aguja o lesiones con objetos cortopunzantes.

Si hay contacto de sangre u otro fluido corporal con la piel, los ojos o la boca, o
llagas abiertas o cortadas.
Síntomas
Después de que usted resulte infectado por primera vez con el VHB:
Puede que no tenga ningún síntoma.
Puede sentirse enfermo durante un período de días o semanas.
Puede resultar muy enfermo con gran rapidez (llamada hepatitis fulminante).
Es posible que los síntomas de la hepatitis B no aparezcan hasta 6 meses
después del momento de la infección.
Los síntomas iniciales incluyen:
Inapetencia
Fatiga
Febrícula
Dolores musculares y articulares
Náuseas y vómitos
Piel amarilla y orina turbia
Los síntomas desaparecerán en unas cuantas semanas a meses si su cuerpo es
capaz de combatir la infección. Algunas personas nunca se libran del VHB. Esto
se conoce como hepatitis B crónica.
Tratamiento
La hepatitis aguda, a menos que sea grave, no necesita ningún tratamiento. La
función hepática y otras funciones corporales se vigilan mediante exámenes de
sangre. Usted debe reposar bastante en cama, tomar mucho líquido y comer
alimentos saludables.

Clamidia

Herpes Genitales

Verrugas Genitales

Gonorrea
Inflamatoria
Virus
Tricomoniasis
del
Sifilis
Papiloma
Pélvica
VIH/SidaB
Hepatitis