You are on page 1of 3

Hilo conductor del trabajo consistente en señalar que la delincuencia

organizada no es tanto un problema extrínseco como intrínseco para el Estado
Mexicano, tal y como lo demostró el caso de Iguala. Se trata, ante todo, de una
contradicción nodal de las instituciones gubernamentales –especialmente los
aparatos y agentes que en términos ideales procuran la seguridad pública- en
la que no sólo no cumplen con su deber ser sino que hacen todo lo contrario,
es decir, se entrelazan con organizaciones criminales para ejercer la
dominación en un territorio específico.
De esta forma, partimos del siguiente observable: el proceso de construcción
jurídico-política de la delincuencia organizada,
categoría empleado por
primera vez en la exposición de motivos de las reformas al Código Penal
Federal a fines de los años 80 y principios de los 90 para, posteriormente,
cristalizarse en una Ley Federal en el año 1996, misma que sigue siendo
vigente.
Proceso acompañado de cambios importantes en las tasas de crímenes de alto
impacto, especialmente en lo relativo a homicidios, secuestro, extorsión, así
como en la tasa de desapariciones.
1. En lo que respecta a tasas de homicidios resulta curioso que, entre fines
del siglo XX –es decir, en medio de la aparición del concepto jurídico de
delincuencia organizada- y el sexenio de Calderón –en medio de la
llamada guerra contra el narcotráfico-, la tasa de homicidios haya sido
casi la misma, tendencia relativamente similar en lo concerniente a
secuestro.
2. Algo distinto ocurre con la tasa de desapariciones (tanto del fuero
federal como del fuero común). Curiosamente, desde 1970 a 2005, la
tasa permanece casi en cero, pese al 68 y el combate a las guerrillas de
la época. Es en 2006 cuando presenta un incremento nunca antes visto.
Es importante señalar que esta base de datos gubernamental se encuentra
en actualización continua en la medida en que se localiza al desaparecido,
ya sea vivo o muerto. Adicionalmente, no todos estos casos pueden tratarse
de desaparición forzada, es decir, de privación de la libertad y ocultamiento
del paradero de una persona bajo la anuencia y participación de un servidor
público.

Frente a estas tendencias en los crímenes de alto impacto más distintivos,
también desde fines del siglo XX, se pueden registrar toda una serie de
acciones y reacciones del Estado en el combate a la llamada delincuencia
organizada, especialmente en lo referido al tráfico de drogas ilegales.
1. El primer frente que situamos es el jurídico político, como les muestro en
la siguiente lámina. Como ya hemos dicho, la concepción jurídica de la
delincuencia organizada aparece de manera primigenia en el CP. Entre
1995 y 1996 aparecen dos leyes importantes; únicamente falta señalar
la Ley que Sienta las Bases para la Coordinación del Sistema Nacional de

es una estructura compleja. situando nuestra mirada en las prácticas de diversos agentes estatales y sociales. la incautación de armas cortas. partiendo del Operativo México Seguro (2005). rompiendo con el dilema de Estados fuertes que sí cumplen con este criterio y Estados débiles o fallidos que no cumplen cabalmente con este requisito. una definición del Estado visto como… Desde esta perspectiva el Estado no se define por un deber ser. estas leyes son abrogadas y sustituidas. Salta a la vista que. Treinta años más tarde aparecen políticas relativamente análogas. tras el problema de Iguala. en parte. por un lado. marcados por la contienda política entre diversos agentes y fuerzas. ya sea procurar el bien común o seguridad a sus ciudadanos. Resulta notable que entre 2005 y 2009 haya predominado la incautación de armas largas y. y la delincuencia organizada. recuperamos los siguientes útiles conceptuales mostrados en la siguiente lámina.Seguridad Pública. ya no sólo en la destrucción de cultivos.que contienden por asentar la validez de sus ordenaciones y su dominación en un determinado territorio. se hayan propuesto unas cuantas iniciativas para evitar la llamada infiltración del crimen organizado en el nivel local. observamos una mayor intervención del ejército en la lucha antinarcóticos. así como el control de los cuerpos policiacos en estos ámbitos. actividad en la que venían participando desde los años treinta del siglo XX. entre 2010 y 2014. es decir. Por el contrario. por otro. considero que el Estado no es un monolito. antecedente de la llamada guerra contra el narcotráfico y el crimen organizado de Calderón. Podemos identificar un segundo frente en el ámbito de las políticas públicas. Tras la alternancia. En lo concerniente a incautación de armas.en los siguientes operativos. Toda esta serie de observaciones nos hace preguntarnos si estamos ante dos tipos de asociaciones –El Estado. durante el sexenio de Calderón. Para abordar este problema es preciso echar mano de una perspectiva sociológica del Estado. posiciones que. En este sentido. consistente –entre otras cosas. Como podemos ver en la siguiente lámina. Toda esta serie de consideraciones me permiten enfocar la cuestión de envergadura: La delincuencia organizada como un problema intrínseco al Estado Mexicano referido al diseño institucional del sistema de seguridad pública y al control y vigilancia de la actuación de los cuerpos policiacos. provienen de una interpretación apresurada de la definición clásica de Max Weber. como sostienen las versiones más austeras de marxismo. 2. se observa un prodigioso incremento de esta actividad durante el sexenio de Calderón. Adicionalmente. una cosainstrumento en posesión de alguna clase dominante. 3. situadas en un gigantesco entramado institucional. integrada por diversos aparatos y niveles. el primer operativo antinarcóticos de envergadura fue la operación cóndor. .

agente de la DEA (1985): participación de agentes de la Policía Judicial y de la extinta Dirección Federal de Seguridad junto con cierto grupo delincuencial en el asesinato de Camarena. vínculos del presidente municipal con cierto grupo criminal.  Caso Iguala (2014): Además de todo lo que ya se sabe sobre el tema (participación de la policía municipal de Iguala y Cocula. especializados en la lucha antinarcóticos. . La DEA documentó la connivencia entre policías y crimen. etc. ruta de tráfico de drogas ilegales Iguala-Chicago. cinco de Michoacán y uno de San Luis Potosí. en ese mismo año.Improvisar en las láminas hasta los casos emblemáticos  Asesinato de Enrique Camarena.  Conformación de Los Zetas (1996-1999): Grupo criminal fundado a fines del siglo XX por desertores militares del ejército y de la PGR.). recientemente el GIEI ha documentado la participación de otra corporación de policías municipales y fuerzas federales así como la presencia de elementos del ejército mexicano en buena parte de las escenas que integran los crímenes de Iguala. contra otros siete ediles: otro de Guerrero. datos que “desafortunadamente resultaron ser ciertos” diría Miguel de la Madrid. La PGR procedió.  Presidentes municipales detenidos en 2014 por vínculos con la delincuencia organizada (2014): Iguala no fue el único caso de connivencia entre gobierno local y crimen. lo cual generó un gran conflicto diplomático entre México y Estados Unidos.