You are on page 1of 2

CONCLUSIONES

Después de una exhaustiva investigación, por lograr como se podría dar a entender la
problemática de la educación en Colombia, en Bogotá, en la localidad Antonio Nariño, en
colegios públicos y privados, sobre la parte disciplinar y la pedagógica, se observa que en
el desarrollo los autores construyen un dialogo y exhiben una propuesta al modelo
educativo, a partir de la pedagogía como estilo de enseñanza( educador) y
aprendizaje( educando), es allí donde se puede comprender, las dinámicas socioculturales
de la sociedad especialmente la población, niños, niñas, adolescentes y jóvenes, que de una
manera u otra encuentren dicha comunicación asertiva y critica para generar ambientes
académicos óptimos y con vivenciales; Es así donde la criticidad de la realidad promueve
una conciencia real de lo que realmente le sirve o no a una sociedad de hombres opresores
y oprimidos; dicho inmovilismo oprimido, objetivo y subjetivismo, ambos juegan un papel
de racionalización en determinados sucesos históricos, desde puntos de vista dialectico de
Marx, el dialogo y sus formas conducen a modificar la estructura cognitiva por medio de la
inserción-crítica y reflexión, como acción concreta de la conciencia del hombre como ente
generador de cambio, buscando un reconocimiento desde una posible lucha de clases.
Ahora bien, el papel objetivo no existe por casualidad, sino como producto de hombres que
atacan los intereses colectivos beneficiando sus intereses individuales, es decir, se rehúsan a
que dichos oprimidos no llegue a un estado de reconocimiento, por estos son los
considerados “hombres sin mundo”, que solo generan un estado de conmoción, cosa que a
estos opresores les incomoda, la cual es la revolución.
Es decir, que grandes pensadores y pedagogos no especulan al dar a conocer sus
conocimientos, los cuales nos deja legado, a partir del dialogo- crítico y reflexivo.

Teniendo en cuenta la revolución como generadora de cambio, por medio de argumento e
ideologías claras y concretas; podemos re direccionar y reconocer la lucha desde y para una
sociedad en igualdad de condiciones y justa.
Por último, podemos concluir diciendo que la educación es la realización del ser humano y
con esta él puede humanizarse y transformar su entorno a partir de las experiencias y
conocimientos; por otra parte aquellos desprotegidos, despojados son la esperanza de un
nuevo renacer, justo, con derechos colectivos, con principios fundamentales en pro a
construir el bien común, es allí donde está la acción dialéctica y práctica del hombre y el
conglomerado; promoviendo ideas y nuevos pensamientos de lucha y resistencia
sociocultural.