You are on page 1of 2

GACETILLA DE PRENSA

“Se confiscaron derechos de los trabajadores rurales”, dijo Bazán, su director general
El RENATEA firmará con Ciencias Económicas-UBA un convenio para una auditoría de cuatro años
de gestión
Bazán anunció la firma, “en los próximos días”, de un convenio de auditoria con la facultad de
Ciencias Económicas de la Universidad de Buenos Aires, “para hacer una profunda investigación de
los aspectos administrativos, contables, financieros y de gestión llevados a cabo en el RENATEA en
los últimos cuatro años. En nuestro análisis preliminar hemos encontrado la contabilidad atrasada,
tres años sin confeccionar balances, y otras cuestiones que van mostrando un camino de
dispendios de fondos”. ”Si hay irregularidades-puntualizó-, las vamos a transferir a la Oficina de
Anticorrupción”.
“Se investigará también la constitución de las reservas matemáticas que requieren el fondo de
prestaciones que corresponde a este organismo, y los cálculos actuariales, que se encuentran muy
atrasados, razón por la cual no se actualizaron las prestaciones por desempleo durante cuatro
años”, remarcó.
En una entrevista realizada por la revista “Pregón Rural” de la Unión de Trabajadores Rurales y
Empleadores (UATRE), Bazán explicó que el histórico RENATRE fue creado por el gremio de los
peones rurales, la UATRE, y funcionó con una conducción sindical y de las entidades
agropecuarias, como una persona jurídica no Estatal, con la supervisión del Ministerio de Trabajo a
través de una sindicatura.
“A principios del año 2012 y a raíz de una ley del Congreso de la Nación -detalló Bazán- se confiscó
aquel organismo y sus bienes. El personal se tuvo que incorporar a este nuevo organismo que
empezó a funcionar dentro del estado. Confiscaron los derechos de los trabajadores rurales en
gran medida. Se apropiaron de sus fondos, incluso los que administraba el sindicato y que tenían
que ver con el seguro de desempleo. Con el tiempo, el Estado Nacional empezó a agregar nuevos
programas de base social, que en verdad se alejaban de su cometido principal: la prestación por
desempleo, y el seguro de sepelio que hasta ese momento era prestado por el sindicato”.
El director del RENATEA historió que, “se agregaron una serie de programas y fueron descansando
en convenios hechos con municipios y, en gran medida, este organismo fue, incluso, perdiendo el
control. Los gobiernos provinciales y los municipios eran los que lo administraban más que el
propio RENATEA, y proveían muchísimo personal en todas las delegaciones que crecieron
astronómicamente en su dotación. Adviertan que cuando fue confiscado el organismo había 280
empleados y hoy hay una planta de casi 900”.
“Evidentemente se ha abusado para atender estos planes nuevos-consideró-, y las necesidades
políticas del gobierno anterior en muchos lugares. Son punteros políticos que tuvieron un accionar
de fuerte militancia en las últimas elecciones de octubre. Incluso empleados de este RENATEA
salieron concejales, miembros de gobiernos municipales, y otros cargos electivos. Algunos de ellos

están siendo reclamados para prestar servicios con senadores y diputados nacionales del Frente
para la Victoria”, finalizó.”.