You are on page 1of 4

EL SERMÓN DE JESÚS EN LA LLANURA

(Lc. 6:17-49)
Fondo histórico.
20 Como en muchos otros casos, aquí discípulos no solo se refiere a los doce, sino a todos los seguidores de Jesús.
20-21 Este texto acentúa, más que el texto paralelo de Mt 5.3-10, la preocupación de Jesús por los pobres, al

referir los v. 20-21 a la pobreza y al hambre en sentido literal.

19 de El salía…poder. Con esta expresión Lucas, describe el extraordinario poder de Jesús. Así como en el caso de

la mujer con hemorragia (8:43, 44), el tocarle era suficiente para que se produjera la sanidad.

20-49 Debido a que hay diferencias en el contenido, algunos consideran que se trata de sermones diferentes. El

hecho de que ambos comienzan con las bienaventuranzas, continúan con proposiciones éticas y concluyen con la
parábola de los dos constructores, ha llevado a muchos eruditos a la conclusión de que son exposiciones distintas
del mismo sermón.
20-26 Las bienaventuranzas en Lucas contienen un marcado énfasis socio-económico, mientras que en Mateo se

enfatiza más lo espiritual.

22 os apartan de sí. Se refiere probablemente a la excomunión de la sinagoga, así como al ostracismo social que
ello implicaba. vuestro nombre. Es decir vuestra identidad como seguidores de Cristo. por causa del Hijo del
Hombre. Los discípulos participarán de los sufrimientos de Cristo (9:58; Col 1:24), pero también de su gloria (v. 23.
24 ay…! Esta interjección indica el inminente juicio. Los “ayes” (v. 24–26) enfatizan la naturaleza temporal de los
privilegios terrenales. ya estáis recibiendo todo vuestro consuelo. Si el rico vive solamente para el placer terrenal,

ya ha recibido su recompensa. Sin embargo, como el hombre rico de 16:19–31, será juzgado por su insensibilidad y
falta de amor por los necesitados.
26 cuando todos los hombres hablen bien de vosotros. Esto no quiere decir que los seguidores de Cristo deben ser

contenciosos (cp. 12:58; Ro 12:18), pero proclamar el evangelio y vivir una vida de acuerdo con él, tarde o
temprano traerá el rechazo de los incrédulos. Los que no viven de acuerdo con la palabra de Dios posiblemente
gocen de popularidad, como los falsos profetas del A.T. que le decían a la gente lo que querían oír (Jer. 5:31).

27-28 Los cuatro verbos que aquí aparecen (amad, haced bien, bendecid y orad) tienen su paralelo en la cuádruple

descripción de la persecución del v. 22. Esto demuestra que el seguidor de Cristo siempre debe responder con amor
ante los que lo persiguen.
31 como queréis…haced con ellos. El Señor hace uso de “la regla de oro” (Mt 7:12).
35 hijos del Altísimo. Este título de honor se le confiere a Jesús en 1:32. Aquí se usa con relación a los que aman a

los malos e injustos, como lo hace Jesús (cp. Sal 82:6; Mt 5:45).

36 como vuestro Padre es misericordioso. Como Padre, Dios ofrece tanto el modelo para que los creyentes sigan,

como el ejemplo de santidad que ellos deben desear (cp. Mt 5:48; 1 P 1:15, 16).

37 No juzguéis. Hay juicios que son legítimos y que Dios los ordena (cp. Jn. 7:24; 1 Co. 5:5; Gá. 1:8, 9), pero aquí

se condena una actitud de crítica y de creerse perfecto.

38 medida buena, apretada. Jesús usa la ilustración de un recipiente para medir en el cual se echaba el grano. Este

se apretaba y remecía hasta llenar los espacios vacíos. Después el grano se vaciaba en una bolsa en el manto
exterior para ser transportado a la casa.
41 Aquí se encuentra una de las enseñanzas más claras en las Escrituras sobre la hipocresía. El hipócrita critica la

más leve falta (la mota) de su hermano mientras que ignora el grave problema (la viga) de su propia vida.
44 higos…uvas. Eran las frutas más comunes en Palestina (Jl. 2:22).

45 tesoro de su corazón. El corazón es presentado como un almacén que contiene lo bueno o lo malo (v. 43–44).
habla su boca. La boca sólo revela lo que hay en el corazón
48 echó cimiento. No era común en Palestina echar cimientos muy elaborados, pero los constructores prudentes

edificaban sobre roca firme.

secular (del lat. saecularis).
1. Perteneciente o relativo a la vida, estado o costumbre del siglo o mundo.
2. Que no tiene órdenes clericales.

HOJA DE TRABAJO

EL SERMÓN DE JESÚS EN LA LLANURA
(Lc. 6:17-49)

Verdad central: Jesús en su “Sermón del monte” estableció el modelo de vida que Dios espera de sus hijos.
Lee tu Biblia y responde:
1. Introducción, Lc. 6:17-19.

Este sermón es una versión corta del Sermón del Monte de Mateo 5-7, pero Lucas omite las “partes judías” del
sermón (es decir, la interpretación de la ley), esto encaja bien con su propósito. Jesús subió al monte cercano a
Capernaum para orar toda la noche, llamó a sus discípulos para que fueran sus apóstoles y luego descendió a
(v.17) un lugar ______ para hablar y sanar enfermedades. Luego, subió más arriba para alejarse de las multitudes
y enseñar a sus discípulos (Mt. 5:1).
2. Bendiciones y ayes, Lc. 6:20-26.
v. 20-23. Las bendiciones. El término “bienaventurados” (makarioi) es común en los evangelios. El AT describe a un
individuo realmente bienaventurado cuando confía en Dios, espera por, y en él, le teme y ama (Dt. 33:29; Sal.
32:1-2; 40:4). En el NT las bienaventuranzas tienen una gran fuerza emocional contrastando el falso concepto
terrenal con el verdadero concepto celestial de alguien que es verdaderamente bienaventurado (Mt. 5:3.6; Lc.
11:28; Jn. 20:29). Todos los bienes y valores seculares están subordinados a un bien supremo, Dios mismo.

Jesús habló de 4 condiciones en las que una persona es bienaventurada o feliz cuando lo sigue: los ________, los
que tienen ________, los que ________, y los que son _____________ por los hombres. En cada caso se añade
una clausula que explica por qué tal persona es bienaventurada o feliz: un pobre es feliz porque el reino de Dios es
suyo. Los oyentes de Jesús eran materialmente pobres, en el 5:11, 28, Lucas ya había mencionado 2 veces que los
que seguían a Jesús lo habían dejado todo, pero estaban mucho mejor siendo pobres y siguiendo a Jesús que
siendo ricos sin tener parte en el reino. Las siguientes 2 frases explicativas tienen un cumplimiento futuro. Los que
tienen hambre serán (v.21) __________ y los que lloran, ________. Los apóstoles, que tendrían hambre y llorarían
por seguir a Jesús, eventualmente serían vindicados por su fe en Él. La última bienaventuranza (v.___) trata de la
persecución por causa de Jesucristo. Ésta habría de ser lo normal para los apóstoles. Serían aborrecidos, apartados,
vituperados y desechados. Sin embargo, serían felices por su ___________ en los cielos y porque seguían las
pisadas de los profetas de Dios.
v. 24-26. Los ayes. En contraste con los discípulos que habían dejado todo para seguir a Jesús, estaba la gente que
se rehusaba a dejar cualquier cosa para seguirlo (18:18-24). Estos eran los _______, los saciados, los que reían,
que eran populares. No comprendían lo grave de la situación que los confrontaba, se rehusaban a seguir al que
podía llevarlos al reino y, por consiguiente, Jesús pronunció ayes sobre ellos. Estos ayes eran lo opuesto a los
beneficios temporales antes mencionados.
3. La verdadera justicia, Lc. 6:27-45.
v. 27-38. La verdadera justicia se manifiesta por el amor. Jesús mencionó 7 aspectos del amor incondicional. Estas

acciones, que no las hace naturalmente el hombre, requieren de un poder sobrenatural, y son de esta manera,
prueba de la verdadera justicia: 1. “______ a vuestros enemigos”; 2. “Haced ______ a los que os aborrecen” 3.
“__________ a los que os maldicen”; 4. “______ por los que os calumnian”. 5. No tomar represalias (v.___). 6. Dar
con liberalidad (v.___). 7. Tratar a los otros de la forma como quieran ser tratados (v.___). Ejercer esta clase de
amor señala a una persona diferente e indica que tiene las mismas características del Padre celestial.
Luego, Jesús enseñó a sus discípulos un principio fundamental: lo que se siembra se cosecha (Ga. 6:7). Jesús
bosquejó 5 áreas que prueban este tema (v.36-38): la misericordia, el _______, la condenación, el ________ y el
dar. Es un hecho de la vida que ciertas actitudes y acciones a menudo, se revierten sobre el individuo.
v. 39-45. La verdadera justicia se hace manifiesta por las acciones. Jesús hizo notar que una persona llega a ser
como aquella a quien imita, por eso sus discípulos debían imitarlo (v.___). Uno debe librarse de cierto pecado antes
de que pueda ayudar a su hermano con su transgresión. Y a menudo, los pecados personales son mayores que los
que critican en otras personas. El Señor los compara a una viga con una (v.41) ______. El aspecto que se quiere
recalcar es que no se puede ayudar a otra persona a llegar a ser justa si primero no se es justo. Tratar de hacerlo
es ser (v.42) ___________. Jesús también hizo ver que lo que un hombre dice muchas veces manifiesta qué clase
de hombre es (v.45): “De la abundancia del __________ habla la boca”
4. La verdadera obediencia, Lc. 6:46-49.

Las expresiones externas no son tan importantes como la obediencia. No es suficiente llamar a Jesús “Señor,
Señor”; un creyente debe _______lo que él dice, como si al construir una casa lo hiciera en una _______. Oírlo,
pero no obedecer es como edificar sin _____________.
APLICACIÓN DEL ESTUDIO.
El Nuevo Testamento no enseña ni obras sin gracia, ni gracia sin obras. La salvación es obra de Dios, no del

hombre; pero Dios salva logrando implantar en el hombre una nueva clase de vida.

COMENTARIO BÍBLICO JAMIESON-FAUSSET-BROWN
LUCAS 6
17. en un lugar llano—una meseta alta, por la cual ellos entienden la misma cosa, como “sobre la montaña”, donde

nuestro Señor pronunció el sermón registrado en Mateo (cap. 5:1, etc.), del cual algunos toman este discurso
siguiente de Lucas como una forma abreviada. Pero como el sentido dado en nuestra versión, es más exacto,
entonces hay razones poderosas para considerar diferentes los dos discursos. Este contiene poco más que la cuarta
parte del otro; tiene “ayes” suyos propios, lo mismo que las bienaventuranzas comunes a los dos; pero sobre todo,
el de Mateo evidentemente fue pronunciado bastante tiempo antes de la elección de los doce, mientras que éste
vino después; y también, como sabemos que nuestro Señor pronunció algunos de sus dichos más importantes más
de una vez, no hay dificultad en suponer que éste es una de sus repeticiones más extensas; ni podía ser alguna
cosa más digna de ello.
19. sanaba a todos—“seguía sanando”, indicando actos sucesivos de misericordia hasta incluir a “todos” los
necesitados. Hay algo extraordinariamente grandioso y pictórico en este detalle de descripción.
20, 21. En el sermón del Monte la bendición es pronunciada sobre “los pobres en espíritu”, y los “que tienen hambre
y sed de justicia”. (Mt. 5:3, 6). Aquí es simplemente “los pobres” y “los que ahora tenéis hambre”. En esta forma del
discurso, entonces, parece que nuestro Señor tenía presentes a “los pobres de este mundo, ricos en fe, y herederos
del reino que Dios ha prometido a los que le aman”, como son parafraseadas estas muy hermosas bienaventuranzas
por Santiago (Mt. 2:5). reiréis—¡qué encantadora es la viveza de esta palabra, para expresar lo que en Mateo se
llama ser “consolado”!
22. os apartaren de sí—sea de su “iglesia” por excomunión, y de su sociedad, ambas cosas duras a carne y sangre.
por el Hijo del hombre—cf. Mt. 5:11, “por mi causa”; e inmediatamente antes, “por causa de la justicia” (v. 10). Así
Cristo liga la causa de la justicia en el mundo con la recepción de él mismo.
23. alegraos—una palabra más viva que “gozaos y alegraos” en Mt. 5:12.
24, 25. ricos … hartos … reís—todos los que tienen sus cosas buenas y sentimientos gozosos aquí y ahora, en
objetos perecederos. tendréis hambre—su vehemente deseo interior tan fuerte como nunca, pero lo material de
vuestra satisfacción ha desaparecido para siempre.
26. todos … dijeren bien de vosotros—refiriéndose al obsequio prestado a los profetas falsos de la antigüedad. (Mi.
2:11). Por el principio de este “ay”, y sus límites propios, véase Jn. 15:19.
37, 38. pero esto es más completo y más gráfico.
39. ¿Puede el ciego, etc.—no está en el Sermón del Monte, pero está registrado por Mateo en una conexión distinta
y más llamativa, cap. 15:14.
40. El discípulo no es, etc.—es decir: “La ambición del discípulo de igualar a su maestro, y se cree completo cuando
llega a esto; si vosotros, pues, sois guías ciegos de los ciegos, la perfección de la educación de alguno bajo
vosotros, sólo lo llevará con más seguridad a una ruina común con vosotros”.
COMENTARIO BÍBLICO MATTHEW HENRY
LUCAS 6
v. 12-19. A menudo pensamos que media hora es mucho tiempo para pasar meditando y orando en secreto, pero

Cristo pasaba noches enteras dedicado a estos deberes. Al servir a Dios nuestra mayor preocupación debe ser no
perder el tiempo, sino hacer que el final de un buen deber sea el comienzo de otro.
Aquí se nombran los doce apóstoles; nunca hubo hombres tan privilegiados, pero uno de ellos tenía un demonio, y
resultó ser traidor.
Los que no tienen cerca de ellos una predicación fiel, es mejor que viajen una larga distancia, pero que no se
queden sin ella. Indudablemente tiene valor ir a gran distancia para oír la palabra de Cristo, y salirse del camino de
otras ocupaciones para eso. Vinieron a ser curados por Él y los sanó. Hay gracia plena y virtud sanadora en Cristo,
dispuestas a salir de Él, que bastan para todos, y bastan para cada uno. Los hombres consideran que las
enfermedades del cuerpo son males más grandes que los del alma; pero la Escritura nos enseña en forma diferente.
v. 20-26. Aquí empieza un sermón de Cristo, cuya mayor parte se halla también en Mateo v, a vii. Sin embargo,
algunos piensan que este fue predicado en otro tiempo y otro lugar. Todos los creyentes que toman los preceptos
del evangelio para sí y viven por ellos, pueden tomar las promesas del evangelio para sí y vivir sobre la base de
ellas. Se pronuncian ayes contra pecadores prósperos dado que son gente miserable, aunque el mundo los envidia.
Indudablemente bendecidos son los que Cristo bendice, pero, ¡deben ser horrorosamente miserables quienes caen
bajo su ay y su maldición! ¡Qué tremenda ventaja tendrá el santo respecto del pecador en el otro mundo! ¡Y qué
diferencia amplia habrá en sus recompensas, por mucho que aquí pueda prosperar el pecador y el santo ser
afligido!

v. 27-36. Estas son lecciones duras para carne y sangre, pero si estamos bien fundados en la fe del amor de Cristo,

esto hará que sus mandamientos nos sean fáciles. Todo el que va a Él para lavarse en su sangre y conocer la
grandeza de la misericordia y del amor que hay en Él, puede decir, veraz y sinceramente: Señor, ¿qué quieres que
haga? Entonces sea nuestro propósito ser misericordiosos según la misericordia de nuestro Padre celestial para con
nosotros.
v. 37-49. Cristo usaba a menudo todos estos dichos y era fácil aplicarlos. Debemos ser muy cuidadosos cuando
culpamos al prójimo; porque nosotros mismos necesitamos fianza. Si somos de espíritu que da y perdona,
cosecharemos el beneficio. Aunque en el otro mundo se paga con medida llena y exacta, no es así en este mundo;
no obstante, la Providencia hace lo que ha de estimularnos para hacer el bien.
Los que siguen a la gente para hacer el mal, van por el camino ancho que lleva a la perdición. El árbol se conoce
por sus frutos; que la palabra de Cristo sea injertada de tal modo en nuestros corazones que podamos ser
fructíferos en toda buena palabra y obra. Lo que la boca habla comúnmente concuerda con lo que abunda en el
corazón.
Hacen un trabajo seguro para sus almas y para la eternidad, y siguen el rumbo que les será de beneficio en el
tiempo de prueba, sólo los que piensan, hablan, y actúan conforme a las palabras de Cristo. Quienes se esfuerzan
en la religión, hallan su esperanza en Cristo que es la Roca de los siglos, y nadie puede poner otro fundamento. En
la muerte y en el juicio ellos están a salvo si son sostenidos por el poder de Cristo, por medio de la fe para
salvación, y nunca perecerán.