You are on page 1of 6

LA FILOXERA

La filoxera de la vid “Daktulosphaira vitifoliae”, es un insecto parásito del tipo pulgón, muy pequeño, de
tamaño de 0,5 a 1,2 mm tiene forma de pera, y su color es variable (amarillo, verde o marrón).
Es una plaga que solo ataca a la vid. Se nutre exclusivamente de plantas del género Vitis, atacando por
igual a las distintas especies, pero las especies americanas de vid, presentan la mayor resistencia.
Este pulgón de origen americano es una plaga que en nuestro país se halla difundida acotadamente en
los viñedos de san Juan y Mendoza; no obstante, esta dispersión en las provincias cuyanas no alcanzo
las características devastadoras registradas en Europa hacia fines del siglo XIX.
También se da el nombre de filoxera a la enfermedad de la vid que provoca el insecto. A esta enfermedad
se la conoce también por enfermedad de Pierce que es en realidad la vertiente bacteriana de la infección.
CICLO BIOLÓGICO

Su ciclo biológico es diferente sobre vid americana (donde se desarrolla el ciclo completo) que
sobre vid europea (donde sólo se produce la fase radicícola).

Macho y hembra de filoxera
HISTORIA

La filoxera, proveniente de América, apareció por primera vez en Europa en 1853 y acabó con la mayor
parte de los viñedos europeos. Se dice que fue la familia Rothschild la responsable de la tragedia
porque importó unas cepas norteamericanas para sus fincas en Londres. A través del sur de Francia llegó
a España y las primeras zonas afectadas, fueron las del norte: La Rioja, Navarra y el Ampurdán.
Esta enfermedad, está considerada como la plaga más global, devastadora y decisiva de la historia de la
viticultura mundial. Y es que ningún evento, plaga o enfermedad, se propagó tan rápido e impulsó el
cambio de los ejes de producción de uva de nuestro planeta como lo hizo la llegada de este insecto a
Europa desde Norteamérica a finales del siglo XIX. Actualmente está presente en todos los continentes y
es un claro ejemplo de la intervención del hombre como factor clave de la dispersión de una plaga.
El insecto fue descrito por el entomólogo americano Asa Fitch por primera vez en 1854, en Estados
Unidos, quien lo encontró en agallas localizadas en el haz de hojas de vid americana y le dio el nombre
de Pemphigus vitifoliae.
Presenta un polimorfismo complicado, lo que hizo que en un primer momento no fuese detectado como
una sola especie y recibiese distintos nombres por parte de distintos investigadores.

En 1867, Schimer detecta un insecto alado, supone que se trata de un macho y lo nombra como
Dactylosphaera vitifoliae.

En 1863, aparece en unos invernaderos de Inglaterra e Irlanda y en 1867 Westwood lo nombra como
Peritymbia vitisana. Es en este año, 1863, cuando comienza a comentarse entre los viticultores
franceses de la Provenza la aparición de una extraña enfermedad en la viña del Château d’Aguillon.

En 1868 Jules Émile Planchon, lo bautiza provisionalmente como Rhizaphis vastatrix, ya que se trata
de un pulgón que daña las raíces de la vid.

En 1869 se vuelve a la denominación Dactylosphaera vitifoliae al descubrir que todas estas formas
tanto americanas como europeas pertenecen a la misma especie.

Tras varias apariciones limitadas, la plaga
Francia que fue el país inicialmente más

surgió con fuerza en 1868 en
perjudicado por esta plaga.

En el año 1878, la invasión filoxérica
departamentos franceses y afectaba a
es decir, aproximadamente la mitad de
cultivo.

alcanzaba
ya
a
52
1.200.000 hectáreas de viñedo,
la superficie dedicada a este

A Francia le siguió Portugal, en donde
algunos
años
antes se hicieron plantaciones con vides
americanas,
aunque hasta 1868 no se dieron cuenta de los
daños del insecto. En 1875 aparece en Alemania,
cuatro años más tarde en Italia y finalmente se extendió por toda Europa.
En España se constata su presencia en el año 1878, en una finca de la provincia de Málaga conocida
como “Lagar de la Indiana”, pero se supone que la plaga existía desde 1875. Casi al mismo tiempo
apareció un segundo foco en Gerona y unos años más tarde penetra desde Portugal en Orense. Desde
estos tres focos se dispersó por el resto de España, salvo Canarias.

Cuando apareció la filoxera, los agricultores apenas podían hacer nada para combatirla. Se provó inundar
los campos con agua para que el animalito muriera ahogado. Evidentemente, esto sólo funcionaba en
zonas de regadío. Gracias precisamente a ello, las parras de la uva del barco de Almería pudieron salir
relativamente bien de la plaga. En cambio, las viñas de secano de la Contraviesa, quedaron
extremadamente dañadas. Se calcula que en el triángulo Castell de Ferro, Lujar y Rubite, en especial,
junto con zonas anexas, estaban destruidas la friolera de 40.000 Ha de vides. Estamos hablando de
millones de cepas completamente "achicharradas" por el dichoso bichito.
Se probaron todo tipo de insecticidas, de los que había en aquella época en que la agricultura no tenía el
desarrollo actual, en el que se dispone de multitud de fitosanitario muy eficaces. Por ejemplo, se pintaban
los troncos con mezclas de distintas sustancias para intentar matar el huevo de invierno, tales como la cal
viva, el naftaleno, y el aceite de hulla. El resultado era muy deficiente.

El tratamiento con sulfuro de carbono dio buenos resultados, pero era un método muy caro. El sulfuro de
carbono es un gas que se inyectaba en el suelo disuelto en agua, según la forma que se aprecia en la
figura.

En cambio, en muchos sitios se
las
viñas
y

prefirió arrancar
abandonar
definitivamente
este
cultivo.
Se sabe, por
ejemplo, que
en
Málaga,
por donde se
introdujo
la
infección, fue
tal
el
desastre que
los
campos aban
donados, sin
cepas
que
retuvieran el
terreno,
fueron
los
causantes de
que las lluvias torrenciales, libres para fluir, provocaran serias

inundaciones.
En Francia, provocó el deterioro de la mayoría de las variedades autóctonas de Vitis Vinífera. Después de
esta plaga, se pudo reconstruir el viñedo gracias al injertado de variedades Vitis Vinífera en portainjertos
resistentes procedentes de especies americanas Vitis y al uso de híbridos productores directos que
resultan de la hibridación entre V. Vinífera y especies americanas. Así se erradicó la filoxera en Europa
durante más de un siglo, hasta principios de los años 1990, cuando reapareció en el viñedo californiano,
en viñas injertadas, pero de resistencia filoxérica insuficiente (AxRI).
Sin embargo, cuando la filoxera acabó con las vides francesas, los viticultores franceses vinieron a
España a comprar vino y enseñaron a los españoles nuevas técnicas de elaboración.
Hoy en día en La Rioja y en Navarra sobrevive algún viñedo pre-filoxera cuyas uvas son muy apreciadas
por los bodegueros.

SÍNTOMAS
Esta plaga causa importantes daños en el sistema radicular de plantas de vid de pie franco.
Los insectos pican las raíces para alimentarse, produciendo alteraciones en las mismas nudosidades y
tumores, y posteriormente éstas se descomponen. Los daños se observan en rodales. Es frecuente que
los primeros síntomas se observen a partir de los cuatro años de edad del viñedo, cuando el viñedo
empieza a entrar en plena producción. Los daños suelen ser mayores en terrenos arcillosos. Solamente
en los terrenos muy arenosos puede no ser un problema cuando se hacen plantaciones de pie franco. En
cualquier caso, una vez que aparece la plaga, los insectos pueden chupar la savia de la planta hasta
matarla.
Para identificarla debemos observar:

En las hojas: presencia de verrugas en la cara superior o agallas en la cara inferior.

En los zarcillos: deformaciones o muerte de estos.

En las raíces: nudosidades en los extremos de las raicillas y en casos extremos deformaciones
mayores conocidas como tuberosidades que pueden matar las raíces. No deben confundirse con
los nódulos causados por nematodos, que son mas redondeados.

1

2
3

RELACIÓN
SUELOFILOXERA
El tipo de
suelo;
este
insecto se ve
favorecido por
los
suelos
arcillosos que
se agrietan y
favorecen sus
movimientos
en
la
Los
suelos

búsqueda de nuevas plantas para atacar.
arenosos (con menos de 2% de arcilla) se consideran inmunes a la filoxera.
La profundidad del suelo; la filoxera vive en los primeros 20 – 30 cm de suelo, por lo que en
suelos profundos buena parte del sistema radicular escapa al ataque de este insecto.
La humedad del suelo favorece la pudrición de raíces afectadas por filoxera.

¿QUÉ DAÑOS CAUSA LA FILOXERA Y CÓMO PODEMOS IDENTIFICARLA?
La filoxera se alimenta del jugo de las células de las hojas y las raíces de la vid. Para identificarla
debemos observar:

En las hojas: presencia de verrugas en la cara superior o agallas en la cara inferior.

En los zarcillos: deformaciones o muerte de estos.

En las raíces: nudosidades en los extremos de las raicillas y en casos extremos deformaciones
mayores conocidas como tuberosidades que pueden matar las raíces. No deben confundirse con
los nódulos causados por nematodos, que son más redondeados.

FORMAS DE CONTROL
Aunque se han probado distintos tratamientos químicos para acabar con la plaga, las únicas soluciones
viables parecen ser la plantación sobre terrenos arenosos en los que la raíz no se ve afectada por el
insecto (el suelo arenoso impide la construcción de los túneles por los que llegan a las raíces) y el uso de
injertos de cepas europeos sobre raíces de cepas americanas, resistentes a la plaga.
Esta última solución es la que se utiliza actualmente y de hecho, casi todas las plantaciones de vid se
realizan con portainjertos de vid americana (vitis lambrusca).

Para la elección de la planta americana, debe tenerse en cuenta, sobre todo, las características del
terreno, para lo cual se aconseja la realización de análisis de suelos. En el uso de Productos
Fitosanitarios figura la materia activa tetratiocarbonato sódico como sustancia registrada para el control
de filoxera. Según la etiqueta del producto, pueden realizarse 3-4 aplicaciones por temporada, con
intervalo de 15-20 días. Aunque no se disponen de datos sobre la eficacia de este tratamiento.
Una planta o portainjerto es resistente cuando:
1 Contiene ciertas sustancias químicas o estructuras que pueden matar a los insectos o endentecer
su desarrollo por no brindar un alimento apropiado.
2 No es apetecida por el insecto, este la rechaza.
3 Puede tolerar a la plaga y crecer bien sin manifestar daños aun con poblaciones elevadas.
Otros atributos de los portainjertos:
Hoy en día, estando la plaga muy controlada, se hace necesario una evaluación sobre el terreno para la
elección del porta-injerto a utilizar, en la cual se tendrán en cuenta factores como:

Tipo de suelo,

Profundidad y propiedades físico-químicas de este,

Niveles de humedad y disponibilidad de agua,

Climatología…
¿CÓMO PREVENIMOS Y CONTROLAMOS A LA FILOXERA?
 Tener cuidado con el ingreso de plantas provenientes de zonas infestadas, en especial aquellas
que vienen enraizadas o en bolsas.
 Las yemas provenientes de otras zonas que se utilizan para injertos deben venir tratadas con
insecticidas.
 El mejor método es la prevención, para eso se recomienda injertar nuestras vides sobre porta
injertos o patrones de variedades americanas: Poulsen, 1102, 5-BBT, Riparia; R-99, SALT Creek u
otros, que existen en viveros de la zona.
 En caso de ataque puede emplearse insecticidas como imadacloprid (confidor), a razón de 100 ml
por cilindro de 200 litros.
Manejo y control de la plaga
Para disminuir la presión de la plaga hay que considerar todos los aspectos biológicos señalados para
actuar sobre las fases susceptibles con los productos adecuados.
1- Control natural
Dada la compleja forma biológica de su ciclo con las fases gallicolas no hay antecedentes de la acción de
enemigos naturales.
La filoxera presenta:
- baja capacidad de dispersión por si misma
- predomina la reproducción asexual
- alta tasa reproductiva
- varias generaciones al año (35 – 70 días/generación)
Todos estos atributos favorecen la generación de biotipos o razas locales, con lo cual se hace aun más
difícil su control.
2- Monitoreo de la plaga
En cada viñedo establecido debe muestrearse la parte subterránea (otoño, invierno y primavera) y la
parte aérea (verano) que es más evidente y llamativa.
3- Control integrado de Plagas y Enfermedades
Siempre los agricultores han controlado plagas en sus campos. Antes se usaban solamente controles
culturales y naturales. Ahora tenemos control químico que es un buen método para controlar plagas, pero
no la única o la mejor forma para controlar plagas y enfermedades. Ahora se pretende manejar todos los
medios disponibles, en lo que se ha dado en llamar control integrado. Los productos químicos en este
sistema no son el principal elemento de control, sino solo una parte del mismo.