You are on page 1of 1

Premio al buen ciudadano empresarial.

Sebasti´an Mu˜
noz Herrera.
Departamento de Ingenier´ıa Industrial.
Responsabilidad Empresarial y Doctrina Social de la Iglesia.
Universidad Cat´olica de la Sant´ısima Concepci´on, Chile.

“El principal terreno para la innovaci´
on y el crecimiento no son las finanzas ni la tecnolog´ıa, sino las
cuestiones sociales y ambientales”
Michael Porter.

En la entrevista presentada por Javier Irarr´azaval, Director honorario de AMCHAM Chile, se presenta
la importancia de la responsabilidad social empresarial (RSE) en nuestro pa´ıs a trav´es del “premio al
buen ciudadano empresarial”, adem´
as de una sutil diferencia entre la RSE y la filantrop´ıa. Es importante
destacar la diferencia que se hace por ciudadano empresarial y la relevancia que adquiere el hecho de que
empresas adopten programas enfocados directa o indirectamente a cuestiones sociales y ambientales.
En primera instancia, el Sr. Irarr´
azaval separa completamente el hecho de premiar un programa a hacerlo
a una persona en particular. El hacer un reconocimiento a un programa, no s´olo implica el reconocimiento
a la empresa ganadora, sino que tambi´en a las personas que la conforman, dignificar a cada uno de ellos
y considerar el hecho de que ha aportado en otro, y ha contribuido en el desarrollo de una comunidad.
Si bien, esto est´
a medido desde lo que se colabora con la sociedad, no hay que dejar de lado, el beneficio
que se da en los propios trabajadores de la empresa, el observar que si el equipo de trabajo cree en lo que
realiza la empresa, y en la labor que cumple, el saldo final ser´a mucho m´as provechoso. La empresa que
no lo entiende pierde una oportunidad grand´ısima de crecer y de desarrollarse dentro de cualquier mercado.
Una de las frases que marcan esta entrevista, es la que expresa el propio Irarr´azaval, citando a Felipe Kast,
resaltando el valor que tiene para una empresa el hecho de establecer ese puente hacia la comunidad, todo
gracias a los programas de inversi´
on social o socio-ambiental orientados a promover la sustentabilidad de
las comunidades locales.
En segundo lugar, desliza de manera tenue el hecho diferenciador entre la RSE y la filantrop´ıa, una
empresa no realiza acci´
on filantr´
opica, su fin es generar utilidades, ganar dinero, pero no por eso, va a
dejar de preocuparse por el c´
omo va a realizar cada una de sus operaciones. La responsabilidad social
empresarial, no es una forma de hacer caridad, es una forma de crear confianza, crear di´alogo, si la empresa no escucha a la comunidad ni atiende sus necesidades pr´oximas, la compa˜
n´ıa pierde valor, hipoteca
sus valores y c´odigos propios. Una empresa que no le importa c´omo se llevan a cabo los productos, c´
omo
se realiza un proceso, o c´
omo se generan las utilidades, se vuelve permeable a que la competencia y la
comunidad la hagan desaparecer. Por otro lado, una empresa que conoce lo que la comunidad y sus propios
trabajadores necesitan, traduce esa necesidad en una ventaja competitiva gigante.
Como conclusi´on, es interesante notar el concepto de “ciudadano empresarial”, este concepto utilizado por Arist´oteles, para hacer referencia a un poder p´
ublico no limitado, nos muestra que la empresa
tiene ese poder, el de realizar acciones perdurables en el tiempo, el poder ilimitado de generar apoyo a
la comunidad, el ser ciudadano empresarial, significa ser parte de la comunidad mediante la empresa.
B´asicamente, un ciudadano hace crecer su comunidad, la desarrolla y la enriquece.

1