La Necrópolis orientalizante de Les Casetes

tripa_necropolis.

indb 1

29/4/09 09:50:15

tripa_necropolis.indb 2

29/4/09 09:50:16

La NecrópoLis orieNtaLizaNte de Les casetes (La ViLa Joiosa, aLicaNte)

tripa_necropolis.indb 3

29/4/09 09:50:16

tripa_necropolis.indb 4

29/4/09 09:50:16

José Ramón GaRcía Gandía

La necRópoLis oRientaLizante de Les casetes (La ViLa Joiosa, aLicante)

pUBLicaciones de La UniVeRsidad de aLicante

tripa_necropolis.indb 5

29/4/09 09:50:16

publicaciones de la Universidad de alicante campus de san Vicente s/n 03690 san Vicente del Raspeig publicaciones@ua.es http://publicaciones.ua.es teléfono: 965903480 Fax: 965909445

© José Ramón García Gandía, 2009 © de la presente edición: Universidad de alicante

isBn: 84-7908-XXX-X depósito legal: XX-xxxx-20xx

diseño de portada: candela ink. corrección de pruebas: José mª Ferri composición: cristina payá (www.ipstudio.es) impresión y encuadernación:

Reservados todos los derechos. no se permite reproducir, almacenar en sistemas de recuperación de la información, ni transmitir alguna parte de esta publicación, cualquiera que sea el medio empleado –electrónico, mecánico, fotocopia, grabación, etcétera–, sin el permiso previo de los titulares de la propiedad intelectual.

tripa_necropolis.indb 6

29/4/09 09:50:16

A la memoria de mi madre, Ana María, inhumada el 10 de agosto de 1975, y a mi compañera Gloria, por todo

tripa_necropolis.indb 7

29/4/09 09:50:16

tripa_necropolis.indb 8

29/4/09 09:50:16

343 …Y ellos colocaron sobre el ardiente fuego una caldera propia para baños sostenida por un trípode; llenáronla de agua, y metiendo leña debajo la encendieron. El fuego rodeó la caldera y calentó el agua. Cuando ésta hirvió en la caldera de bronce reluciente, lavaron el cadáver, ungiéronlo con pingüe aceite y taparon las heridas con un ungüento que tenía nueve años. Después colocándolo en el lecho, lo envolvieron desde la cabeza hasta los pies en fina tela de lino y lo cubrieron con un velo blanco… 782 …Por espacio de nueve días acarrearon abundante leña; y cuando por décima vez apuntó la Aurora, que trae la luz a los mortales, sacaron, con los ojos preñados de lágrimas el cadáver del audaz Héctor, lo pusieron en lo alto de la pira y le prendieron fuego. 788 …congregose el pueblo en torno a la pira del ilustre Héctor. Y cuando todos se hubieron reunido, apagaron con negro vino la parte a que la llama había alcanzado, y seguidamente los hermanos y amigos, gimiendo y corriéndoles las lágrimas por las mejillas, recogieron los blancos huesos y los colocaron en una urna de oro, envueltos en fino velo de púrpura. Depositaron la urna en el hoyo, que cubrieron con muchas y grandes piedras, amontonaron tierra y erigieron el túmulo… Levantando el túmulo, volviéndose; y reunidos después en el palacio del rey Príamo, alumno de Júpiter, celebraron el espléndido banquete fúnebre. Homero, La Ilíada

tripa_necropolis.indb 9

29/4/09 09:50:16

tripa_necropolis.indb 10

29/4/09 09:50:16

índice
PRÓLOGO . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . I. CONSIDERACIONES INICIALES . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 1 . INTRODUCCIÓN . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 2 . UN ESPACIO DE REFERENCIA . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 2.1. La Marina Baixa . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 2.2. La ViLa Joiosa . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 2.3. Les Casetes. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 3 . METODOLOGÍA DE LA EXCAVACIÓN ARQUEOLÓGICA . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 4 . ESTRATIGRAFÍA GENERAL DEL YACIMIENTO . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 5 . PLANTEAMIENTOS TEÓRICOS INICIALES . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 5.1. Datos topográfiCos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 5.2. tipoLogía De Las estruCturas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 5.3. estuDio De Los MateriaLes. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 6 . SOBRE CONCEPTOS, TEORIAS E INTERPRETACIONES . EL BRONCE FINAL Y EL PERIODO ORIENTALIZANTE EN NUESTRO ENTORNO INMEDIATO . . . . . . . 6.1. síntesis historiográfiCa DeL «fenóMeno orientaLizante» . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 6.2. eL sustrato CuLturaL. Las CoMuniDaDes DeL BronCe finaL y DeL perioDo orientaLizante . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . II. CONTINENTES Y CONTENIDOS . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 7 . DATOS TOPOGRÁFICOS . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 8 . INVENTARIO DE ELEMENTOS DE LA NECRÓPOLIS . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 8.1. tuMBa 1 . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 8 .1 .1 . Descripción de la tumba . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 8 .1 .2 . Materiales . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 17 19 21 24 24 25 26 26 28 29 30 30 30 30 30 35 39 41 41 41 41 42

tripa_necropolis.indb 11

29/4/09 09:50:16

8.2. tuMBa 2 . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 8 .2 .1 . Descripción de la tumba . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 8.3. tuMBa 3 . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 8 .3 .1 . Descripción de la tumba . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 8 .3 .2 . Materiales . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 8.4. tuMBa 4 . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 8 .4 .1 . Descripción de la tumba . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 8 .4 .2 . Materiales . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 8.5. tuMBa 5 . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 8 .5 .1 . Descripción de la tumba . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 8 .5 .2 . Materiales . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 8.6. tuMBa 6 . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 8 .6 .1 . Descripción de la tumba . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 8 .6 .2 . Materiales . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 8.7. tuMBa 7 . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 8 .7 .1 . Descripción de la tumba . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 8.8. tuMBa 8 . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 8 .8 .1 . Descripción de la tumba . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 8.9. tuMBa 9 . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 8 .9 .1 . Descripción de la tumba . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 8 .9 .2 . Materiales . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 8.10. tuMBa 10 . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 8 .10 .1 . Descripción de la tumba . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 8 .10 .2 . Materiales . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 8.11. tuMBa 11 . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 8 .11 .1 . Descripción de la tumba . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 8.12. tuMBa 12 . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 8 .12 .1 . Descripción de la tumba . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 8 .12 .2 . Materiales . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 8.13. tuMBa 13 . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 8 .13 .1 . Descripción de la tumba . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 8.14. tuMBa 14 . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 8 .14 .1 . Descripción de la tumba . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 8.15. tuMBa 15 . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

42 42 42 42 44 46 46 47 47 47 48 49 49 50 53 53 54 54 55 55 56 56 56 58 60 60 62 62 62 64 64 65 65 66

tripa_necropolis.indb 12

29/4/09 09:50:16

8 .15 .1 . Descripción de la tumba . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 8 .15 .2 . Materiales . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 8.16. tuMBa 16 . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 8 .16 .1 . Descripción de la tumba . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 8 .16 .2 . Materiales . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 8.17. tuMBa 17 . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 8 .17 .1 . Descripción de la tumba . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 8 .17 .2 . Materiales . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 8.18. tuMBa 18 . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 8 .18 .1 . Descripción de la tumba . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 8 .18 .2 . Materiales . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 8.19. tuMBa 19 . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 8 .19 .1 . Descripción de la tumba . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 8 .19 .2 . Materiales . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 8.20. tuMBa 20 . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 8 .20 .1 . Descripción de la tumba . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 8 .20 .2 . Materiales . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 8.21. tuMBa 21 . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 8 .21 .1 . Descripción de la tumba . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 8 .21 .2 . Materiales . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 8.22. tuMBa 22 . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 8 .22 .1 . Descripción de la tumba . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 8.23. tuMBa 23 . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 8 .23 .1 . Descripción de la tumba . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 8 .23 .2 . Materiales . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 8.24. tuMBa 24 . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 8 .24 .1 . Descripción de la tumba . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 8.25. tuMBa 25 . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 8 .25 .1 . Descripción de la tumba . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 8.26. Depósito 1 . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 8 .26 .1 . Descripción . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 8 .26 .2 . Materiales . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 8.27. Depósito 2 . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 8 .27 .1 . Descripción . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 8 .27 .2 . Materiales . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

66 66 67 67 68 70 70 73 74 74 75 77 77 78 78 78 80 82 82 84 84 84 84 84 86 88 88 89 89 90 90 91 91 91 91

tripa_necropolis.indb 13

29/4/09 09:50:16

8.28. fuego rituaL . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

8 .28 .1 . Descripción . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

94

8 .28 .2 . Materiales . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

94 94

III. LAS LECTURAS DE LA INFORMACIÓN FUNERARIA . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 9 . LAS ESTRUCTURAS FUNERARIAS . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 9.1. tuMBas en hoyos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 9.2. fosas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

97 100 102 99

9.3. estruCturas siMpLes . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

101

9.4. estruCturas CoMpLeJas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

104 106

10 . JOYAS, AMULETOS Y ARMAS . LOS OBJETOS Y SUS RELACIONES ESPACIO-TEMPORALES . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 10.1. CeráMiCa . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 10 .1 .1 . Platos de ala ancha . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

106 106

10 .1 .2 . Jarrita de engobe rojo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

10 .1 .3 . Trípode . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

108 109 110 111

10.2. Las arMas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 10 .2 .2 . Regatones . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 10 .2 .1 . Puntas de lanza . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

10 .1 .7 . Fusayolas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

10 .1 .6 . Cerámica a mano . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

10 .1 .5 . Cantimplora de fayenza . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

10 .1 .4 . Soporte anular . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

117

116

10 .2 .3 . Soliferreum . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

121

118

117

10 .2 .4 . Pila . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

121 122 123

10.3. oBJetos De BronCe . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

10 .2 .5 . Cuchillos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

10 .3 .1 . Fíbulas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

124

10 .3 .2 . Botones . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

124

10 .3 .3 . Broches de cinturón . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

125 126 126 128 130 132 132

10 .3 .3 .1 . Broches de cinturón celtibéricos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 10 .3 .3 .2 . Broches de cinturón tartésicos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

10 .3 .4 . Thymiaterion . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

10 .3 .5 . Campanitas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

10 .3 .6 . Cuentas de collar . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

10 .3 .7 . Varios . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

132

tripa_necropolis.indb 14

29/4/09 09:50:16

10.4. piezas De oro . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 10 .4 .2 . Pendientes . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 10.5. piezas De pLata . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 10 .5 .1 . Cuentas de collar . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 10 .5 .2 . Colgantes . Amuletos . Pendientes . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 10 .4 .3 . Amuletos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 10 .4 .1 . Cuentas de collar . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

133 134 134

132

137

137

10.6. eLeMentos De pasta Vítrea . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 10 .6 .1 . Cuentas de collar . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

139

137

10 .6 .2 . Anforisco . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 10 .6 .3 . Máscara demoníaca . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

139

140

10.8. aMuLetos De esteatita . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

10.7. hueso traBaJaDo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

141

140

10.9. hueVos De aVestruz . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 10.10. oCre roJo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

141

142 144

11 . SITUACIÓN Y ORGANIZACIÓN DEL ESPACIO FUNERARIO . . . . . . . . . . . . . . . . 11.2. La DistriBuCión De Las estruCturas funerarias . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

11.1. Datos topográfiCos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

145 146 148

145

12 . LAS VARIABLES DE DISTRIBUCIÓN DE ELEMENTOS . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

12.1. arMas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 12.2. eLeMentos De aDorno personaL . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 12.3. eLeMentos siMBóLiCos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 12.5. eL CoMportaMiento DeL aJuar . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 12.4. La CeráMiCa. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 12.6. DistriBuCión por sexos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

149 149 150 150

150

12.7. DistriBuCión por eDaD . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . IV. INTERPRETANDO EL REGISTRO . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 13 . RITUALES Y SÍMBOLOS . LA MATERIALIZACIÓN DE LAS CREENCIAS DE ULTRATUMBA . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

156 159 161

154

13.1. trataMiento DeL CaDáVer . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 13.3. restos De fauna . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 13.5. hueVos De aVestruz. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 13.4. hogueras, LiBaCiones y Depósitos De ofrenDas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 13.2. La orientaCión De Las sepuLturas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

164 165

161 165

13.6. oCre roJo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

167

168

tripa_necropolis.indb 15

29/4/09 09:50:16

14 . LA SOCIEDAD INDÍGENA Y EL PROCESO DE INTERACCIÓN CULTURAL . . . .

14.1. eL proCeso De interaCCión CuLturaL . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 14.2. eL estatus soCiaL representaDo en La neCrópoLis . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

168

171 173 179 201 203

168

15 . RECAPITULACIÓN Y CONCLUSIONES . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . BIBLIOGRAFÍA . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . ANEXOS . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 1 . TABLA DE TUMBAS . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 2 . ASPECTOS ANTROPOLÓGICOS Y RITUALES DE LAS CREMACIONES DE LA NECRÓPOLIS DE LES CASETES (VILLAJOYOSA, ALICANTE) . Mª Paz de Miguel Ibáñez . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 3 . RELACIÓN DE MATERIALES POR TUMBA . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

215 235

tripa_necropolis.indb 16

29/4/09 09:50:16

pRóLoGo

La protohistoria de la península ibérica experimentó un notable avance en los años 70 con el descubrimiento de los yacimientos fenicios en la costa mediterránea y atlántica andaluza. Las excavaciones en lugares de hábitat –doña Blanca, cerro del Villar, toscanos, morro de mezquitilla, chorreras, etc.– y necrópolis –trayamar, cerro del mar, Laurita– se fueron sucediendo y los resultados iban rellenando algunos vacíos de la primera mitad del i milenio, entre los tiempos prehistóricos y la cultura ibérica. en este proceso, la labor del instituto arqueológico alemán de madrid fue crucial, y así lo debemos reconocer, pues a la ya importante obtención de datos históricos a través de las excavaciones se sumó una manera modélica de proceder en el trabajo de campo. La arqueología española en general, pero más los investigadores de la protohistoria, aprendimos de esa escuela, y los resultados muy pronto se verían plasmados en otros territorios. así, con el eco reciente de los hallazgos en la costa andaluza, en las comarcas meridionales alicantinas se empezaron a descubrir los yacimientos correspondientes a este momento histórico en torno al curso bajo del río segura. primero fue el poblado de Los saladares, en orihuela, excavado y publicado por o. arteaga en 1973; a partir de esta publicación, vino después La penya negra, en crevillent, excavada y publicada por a. González prats en 1983. se ponía de manifiesto un contexto histórico datado entre los siglos viii y vi a.n.e. caracterizado por el contacto entre una población local, con unos modos de vida prehistóricos, y unos grupos de comerciantes fenicios que habían llegado a establecerse de forma permanente en la costa o en barrios concretos de estos mismos poblados. el mecanismo, un proceso de aculturación que empezó con la adopción de ciertas innovaciones

tecnológicas y acabó con la asimilación de algunos conceptos ideológicos orientales por parte de la población local, tuvo como resultado la cristalización de un nuevo modo de vida y de nuevas estructuras sociales a fines del s. Vi a.n.e., la génesis de la cultura ibérica. La excavación del alt de Benimaquia, en dènia, por c. Gómez Bellard y p. Guérin, mostraba a inicios de los años 90 un paso más en esta interpretación, un estadio algo más avanzado en el conocimiento de este proceso. en este enclave, un jefe local había sido aleccionado en los secretos de la elaboración de esa bebida de dioses que era el vino, y lo estuvo produciendo entre fines del s. Vii y la primera mitad del s. Vi a.n.e. el vino era envasado en ánforas de fabricación local que copiaban el envase originario con el que se comerciaba el vino a través del mediterráneo, el ánfora fenicia de hombro carenado. La producción del vino se convirtió en el elemento de prestigio para ese jefe local, y el control de su distribución entre la población del territorio cercano llegó a ser un excelente recurso de poder en sus manos. así se empezaba a tejer un entramado social basado en las relaciones clientelares y en el reconocimiento del poder de una elite, que ya en época ibérica cuajó en una sociedad aristocrática de estructura jerárquica. con la excavación a finales de los 90 del yacimiento de la Fonteta y la reciente publicación de la memoria por el equipo hispano-francés dirigido por p. Rouillard se cerraba el círculo. en este enclave, junto a la desembocadura del río segura, salía a la luz el centro portuario y la sede de los intercambios. Una arquitectura de planta cuadrangular a fines del s. viii a.n.e., unos equipamientos domésticos desconocidos para el modo de vida prehistórico local y

tripa_necropolis.indb 17

29/4/09 09:50:16

18

Prólogo su posición junto a una vía o próxima al lugar de hábitat, que no han sido encontrados, pero, en cambio, la información disponible es completamente fiable porque se ha obtenido con una excavación rigurosa. otro dato se añade al interés de esta necrópolis. su ubicación en un punto del litoral alicantino intermedio entre L’alt de Benimàquia y la desembocadura del río segura abre una perspectiva territorial inesperada. significa para la investigación que la desembocadura del río segura ha perdido el monopolio de la presencia fenicia; significa que otros lugares de la costa alicantina merecieron el interés de los comerciantes por motivos que deberemos esclarecer. La Vila es uno de ellos, pero podría haber otros que conozcamos en el futuro, probablemente tantos como valles desembocan en el mediterráneo provenientes de las cimas de la montaña alicantina. Los enterramientos de Les casetes nos dicen que no sólo hubo presencia de comerciantes orientales en este punto de la costa, sino que se establecieron en el lugar el tiempo suficiente para que lo oriental penetrara en la ideología de las comunidades locales. sólo así se explicaría la peculiaridad de los rituales funerarios, que no tienen nada en común con los enterramientos de la necrópolis de penya negra, un siglo más antiguos, y pocas similitudes con las primeras tumbas ibéricas de las necrópolis de altea la Vella o el molar, de medio siglo después. el tiempo lo confirmará o lo rebatirá. afortunadamente, los datos están publicados para uso de todos los investigadores. Feliciana sala sellés alicante, a 19 de enero de 2009

una vajilla de cerámica a torno señalaban la población foránea. pero este marco de interpretación histórica, que tantas soluciones daba a los problemas que se iban planteando los investigadores, empezó a mostrar su caducidad en los últimos años de la pasada década. Un dualismo demasiado reduccionista entre comerciantes fenicios y población local limitaba la comprensión de otros aspectos más allá del intercambio comercial. Y no permitía visualizar el verdadero papel desempeñado por las comunidades locales. en el pensamiento histórico y científico de inicios del siglo xxi, un nuevo modelo empezaba a formularse: la hibridación y el mestizaje como verdaderos factores de los cambios culturales. en este panorama la excavación y recuperación de la necrópolis de Les casetes, en la Vila Joiosa, ha resultado ser casi providencial. el registro arqueológico de esta necrópolis ofrece no pocas claves para profundizar en la hibridación entre la población local y, tal vez, no uno sino varios grupos de comerciantes y, quizá, no solo fenicios sino más ampliamente orientales. estas claves están en la cronología de la necrópolis, en los tipos de tumbas, en su organización, en el ritual celebrado, en los objetos depositados como ajuares funerarios, en el género y edad de los difuntos…, que son analizados por el autor con el rigor necesario en los diversos capítulos. La intervención de salvamento que descubrió la necrópolis condicionó los tiempos de excavación y el espacio, limitado al solar urbano que se iba a edificar. por ello se echan en falta algunos datos importantes como el número total de tumbas o extensión de la necrópolis, si existía o no una delimitación del recinto funerario,

tripa_necropolis.indb 18

29/4/09 09:50:16

i consideRaciones iniciaLes

tripa_necropolis.indb 19

29/4/09 09:50:16

tripa_necropolis.indb 20

29/4/09 09:50:16

i. intRodUcción
el topónimo de Les casetes corresponde a una zona al noroeste del perímetro urbano de la localidad de La Vila Joiosa en la provincia de alicante, donde antiguamente existían casas de campo en un área dedicada principalmente al cultivo de cítricos. en cuanto al yacimiento arqueológico conocido como «Les casetes», éste se da a conocer a partir de la década de los años cincuenta, cuando d. José Belda, conocido como el padre Belda, entonces director del museo arqueológico provincial de alicante, visita La Vila Joiosa al tener noticias de diversos materiales arqueológicos que aparecieron con motivo de la realización de las obras para la vía del ferrocarril de vía estrecha, detectando allí la presencia de diversos materiales arqueológicos de procedencia romana en las zanjas que se abrieron para tal ocasión (Belda 1953: 21). estos materiales, según el mismo investigador, correspondían a los ajuares de las tumbas de una necrópolis romana que debía de encontrarse en la zona, denominando el yacimiento como «Les casetes» (Belda 1959: 20). en 1992, toda la zona de Les casetes, y algunos sectores de alrededor, fue incluida en la normativa municipal sobre Remoción de terrenos en áreas de protección arqueológica del ayuntamiento de La Vila Joiosa, como zona de protección i Yacimiento arqueológico. entre los meses de marzo y abril de 2000 se realizaron sondeos en el solar de els capellans, bajo la dirección técnica de quien esto suscribe, nº. de referencia 64/00, donde se localizó una serie de elementos que en su momento se identificaron como posibles estructuras tumulares y una tumba con los restos de una cremación depositada en una urna. este solar se encuentra a unos doscientos me-

tros, en línea recta, de los hallazgos del padre Belda, lo que nos llevó a pensar que el yacimiento ocupaba al menos los dos extremos detectados, y que suponía una larga perduración cronológica (García Gandía 2001). meses más tarde, en abril de 2000, el proyecto de urbanización de un sector correspondiente al plan General de ordenación Urbana de La Vila Joiosa, propició la realización de sondeos mecánicos en la zona, con el objetivo de determinar la existencia de restos arqueológicos que pudieran ser excavados con la metodología apropiada, en el área en cuestión de la que trata esta monografía. estos sondeos, que se realizaron bajo la dirección técnica de d. Ruiz y a. marcos, resultaron positivos y dieron lugar a un nuevo proyecto de intervención de excavación arqueológica bajo la dirección de quien esto suscribe. el yacimiento, de una extensión de unos 900 metros cuadrados, ocupaba un antiguo cultivo de cítricos que discurría paralelo a la carretera ap 1731 que une La Vila Joiosa con la localidad de alcoy. Una parcela a una cota más baja de la superficie de la carretera, que ya anteriormente presentaba numerosos fragmentos cerámicos de cronología antigua, que afloraban en superficie principalmente tras las labores de labranza (Fig. 1). el proceso de excavación arqueológica de la necrópolis de Les casetes tuvo una duración de unos 6 meses, comenzando los trabajos a primeros de agosto de 2000, y finalizando los mismos a finales de enero de 2001. en la excavación del yacimiento dentro de las labores de campo y laboratorio, tuve la suerte de contar con la presencia en el equipo de trabajo con la dra. palmira torregrosa Jiménez, que participó en la excavación ejerciendo en ocasiones tareas de

tripa_necropolis.indb 21

29/4/09 09:50:16

22

José ramón garcía gandía

Fig. 1. Plano de la Rada de Villajoyosa. Dirección de Hidrografía, Madrid 1856. Escala 1:9.600. Biblioteca Nacional de España. Sala Goya. Signatura Mr/22/24 H 0729

codirección participando activamente en la toma de decisiones. también intervinieron los siguientes arqueólogos: Germán pérez Botí, susana soriano Boj, Roderic Gisbert ortiz, Gabriel García atienzar y alicia Luján navas; y los que en aquellos momentos todavía estaban cursando la licenciatura en la Universidad de Valencia: neus Lloret Lloret, y en la Universidad de alicante: enrique Gil Hernández y tatiana Fernández. en las tareas de limpieza, restauración y consolidación de los materiales se ha contado con la participación de maría José Velázquez, Licenciada en Bellas artes, y técnica en restauración de elementos arqueológicos, que, gracias a los materiales que se iban recuperando durante las tareas de excavación de esta necrópolis, comenzó sus trabajos como restauradora en el museo de etnología y arqueología de La Vila Joiosa. Un complemento fundamental a la hora de abordar la investigación de este yacimiento arqueológico, fue el trabajo llevado a cabo por mª paz de miguel ibáñez, que se hizo cargo del estudio antropológico de los restos óseos

de la necrópolis que figura como anexo del presente volumen. es de rigor agradecer al ayuntamiento de Villajoyosa, que por medio del servicio de arqueología municipal nos proporcionó todas las facilidades para la realización del proyecto de excavación, y especialmente al director del museo de arqueología y etnología, dr. antonio espinosa Ruiz, su incondicional ayuda y las oportunas aclaraciones a la hora de afrontar los trabajos. durante el proceso de excavación y a la hora de estudiar los materiales y estructuras documentadas en el yacimiento, tuve la oportunidad de intercambiar opiniones con varias personas que ilustraron el trabajo y me ayudaron profundamente a la compresión de los materiales y elementos, así como de la tarea que tenía por delante para afrontar la investigación. desde esos momentos conté con la inestimable ayuda de la dra. Feliciana sala sellés, quien se interesó desde sus inicios por el proceso de investigación, y que ha sido una fuente de ayuda e información de gran importancia para este trabajo

tripa_necropolis.indb 22

29/4/09 09:50:17

consideraciones generales teniendo parte de «culpa» en que por fin haya salido a la luz. tengo que reconocer la información facilitada por compañeros y personal docente de la Universidad de alicante. Las sugerencias e información del dr. Lorenzo abad, las conversaciones con los doctores alberto Lorrio alvarado, Jesús moratalla Jávega, quien tuvo la amabilidad de dejarme leer su tesis y Francisco Javier Jover maestre, así como los comentarios y precisiones de la dra. carmen aranegui Gascó. también me gustaría agradecer en estas líneas al dr. González prats el darme la oportunidad de presentar un primer artículo con los resultados de esta excavación en el iii seminario internacional de temas Fenicios, así como a los editores de las actas de las i Jornadas de arqueológica ibérica «La

23

contestania 30 años después», Los doctores abad, sala y Grau, al invitarme a participar en las mismas, donde se publica un avance de los resultados de la excavación del yacimiento. La traducción de las cartelas con escritura egipcia de la cantimplora de la tumba 18 fue realizada por el dr. Josep padró i parcerisa de la Universidad de Barcelona, a quien debo agradecerle su disposición y hospitalidad en Barcelona, así como sus comentarios y puntualizaciones acerca de la necrópolis, además del exhaustivo estudio que realizó de la pieza. por otra parte, se aprovechó para realizar fotografías de la cantimplora en el museu d’arqueologia de catalunya en Barcelona, gracias a la amabilidad de su director, el dr. miquel molins. Las fotografías de

Fig. 2. Localización

tripa_necropolis.indb 23

29/4/09 09:50:17

24

José ramón garcía gandía ser, que durante los periodos glaciales bajaban con mucha más fuerza que en la actualidad. Las estribaciones montañosas de la marina Baixa se encuentran en el límite sudoriental del extremo norte de las sierras Béticas, justo cuando éstas desaparecen en el mar, aflorando de nuevo en las islas Baleares. todas estas sierras forman parte del denominado sistema prebético meridional Valenciano, que los moriscos denominaban aj-jiel Balensiya (montañas de Valencia) (Galiana 2001). La geología de la comarca representa afloramientos rocosos de diferentes periodos geológicos, con una historia geológica complicada, que ha sido resultado de las múltiples fracturas y ondulaciones que han surgido de diferentes direcciones, y que han provocado la elevación de las montañas de la comarca. en este sentido, muchos de los valles interiores que encontramos, no son más que fosas tectónicas atrapadas entre fallas más o menos paralelas, entre las que sobresalen los horts, resultado de las grandes presiones que tienen lugar en la profundidad como ocurre en la sierra de la aitana. estos horts, se relacionan directamente con los materiales geológicos más antiguos que aparecen en la marina Baixa, y que podemos encontrar principalmente en los afloramientos triásicos de altea y de Finestrat. estos diapiros están compuestos por arcillas y margas rojizas asociadas a cristales de yeso, una formación características denominada facies Keuper. el color oscuro del cap negret de altea, de la penya negra de orxeta, el tossal de la pila, también en altea, y algún que otro lugar en las cercanías de La nucía y callosa d’en sarrià, como La ofra, se debe a las intrusiones de rocas ígneas que perduran entre el material triásico, sedimentos profundos que han penetrado por infiltraciones magmáticas. Rocas muy resistentes a la abrasión, no calcáreas, formadas por un conglomerado de cristales en una matriz amorfa, que presenta un color negro verdoso. son las rocas denominadas diabasas y las ofitas que se diferencian principalmente por las diferentes variedades de silicatos que las componen, y que aparecen regularmente en los yacimientos arqueológicos, ya que tradicionalmente se han utilizado por sus propiedades para mantener el calor. del periodo jurásico encontramos la cima del puig campana y el cabeço, ambos de composición calcárea, la naturaleza de estos materiales aparece ahora en superficie debido a la erosión que ha eliminado los materiales más débiles que los cubrían, y que en la actualidad forman parte de los rellenos denominados cuaternarios que cubren sobre todo,

esta pieza realizadas en el museu d’arqueologia de catalunya son las que hemos utilizado para ilustrar la pieza en esta publicación. por otra parte, el estudio iconográfico y metalográfico de las piezas áureas está en este momento en estudio por parte de la dra. alicia perea, a quien debo agradecer su disponibilidad e interés para el estudio de estos elementos. La financiación de esta excavación arqueológica, que, como hemos indicado, fue promovida gracias a un proyecto de urbanización en la zona, corrió a cargo de la empresa urbanizadora de ese sector, la inmobiliaria Hermanos Ávila s. L., que tuvo la sensibilidad de escuchar nuestros planteamientos y problemas para dar una solución acertada y coherente con la importancia del hallazgo y su repercusión científica.

2. Un espacio de ReFeRencia 2.1. la marina Baixa
el yacimiento de Les casetes se encuentra en la localidad de La Vila Joiosa en la comarca de la marina Baixa, provincia de alicante, en la costa mediterránea de la península ibérica (comunidad Valenciana) (Fig. 2). La marina Baixa comprende una superficie total de unos 570 km2, con unos 35 km de costa. el relieve es accidentado, con numerosas cumbres que superan los 1.000 metros de altitud, donde destacan las de la sierra de la aitana (1.558 ms.n.m.), el puig campana (1.410 ms s.n.m.) y la serrella (1.379 ms.s.n.m.), que ocupan una posición central y dividen la comarca en dos cuencas hídricas principales, la del río sella, al oeste, y la del río algar, al este. desde lo alto de estas cimas, se puede ver ibiza, alicante y elche (Galiana 2001: 25). existen zonas muy abruptas, como las laderas del puig campana, la zona del coll de Rates –Bernia– toix, y las laderas de la aitana. Las crestas de la sierra de Bèrnia y de Les castellets al norte del puig campana, son paredes prácticamente inaccesibles. existen pocas planicies. La comarca destaca por no tener ninguna plana litoral, no tiene marjales ni albuferas de gran extensión características del resto del litoral valenciano, a causa de la existencia de un relieve tan abrupto. Una de las pocas planicies que encontramos en la comarca, es la formada por las aportaciones fluviales cuaternarias que ocupan el área de La Vila Joiosa, entre los ríos amadorio y torres, y los que bajan desde Finestrat, que parece

tripa_necropolis.indb 24

29/4/09 09:50:17

consideraciones generales los valles de Finestrat, orxeta, altea, Benidorm y La Vila Joiosa. del cretácico encontramos una franja paralela a la costa que discurre desde el cabeço al puig campana y el alineamiento almeida –Xortà– serrella, y la serra Gelada, incluida la isla de Benidorm, también con sedimentos calcáreos. el eoceno, también representado, abarca la zona de la sierra de aitana, la franja costera desde el campello a Benidorm, Bernia, el morro de toix y el peñón de ifach. La franja costera desde La Vila Joiosa a Benidorm está formada por sedimentos de mares profundos con la presencia de foraminíferos incrustados en los sedimentos calizos rodeados de margas de color amarillento. estas margas, conocidas en la comarca como tap, han dado nombre a algunas zonas del entorno como La tapiada en Finestrat. no obstante, existen áreas de arcillas más óptimas, donde destaca La Robella, que ocupa parte del término de Finestrat de La Vila Joiosa y de orxeta, así como el teular en orxeta. el mioceno se localiza en el fondo de los valles de Guadalest, Bolulla, Barranc de la tapiada en Finestrat, laderas del pantano de Relleu y Barranc de l’arc en Benimantell. estos sedimentos son margas que en ocasiones en estas tierras aparecen junto a restos de lignito, un carbón resultante de la sedimentación lacustre de materia vegetal en condiciones anaeróbicas. Los terrenos más recientes, son los depósitos cuaternarios que tienen una antigüedad aproximada de menos de dos millones de años, de las huertas de La Vila Joiosa, de la zona deltaica aluvial de Benidorm –L ’alfàs–, y de la conexión del peñón de ifach al continente, así como la totalidad de las tierras de cultivo, las playas y los depósitos de las montañas. en relación a los recursos naturales que pueden proporcionar recursos económicos, no se puede decir que la marina Baixa presenta una gran riqueza de minerales destacables. no existe ninguna explotación de filones metálicos, aunque en el pasado sí se han explotado pequeños yacimientos de diversas rocas, la gran mayoría agotados. en la marina Baixa, es abundante la piedra calcárea, que se ha usado desde la antigüedad para la construcción, así como la arena de la playa. algunos de los afloramientos de diabasas, antes mencionados, se han explotado aprovechando su gran dureza para material de la construcción, principalmente para la fabricación de adoquines. en la actualidad, se continúa explotando el yacimiento de la peña negra en orxeta.

25

en cuanto a la arcilla, ya hemos nombrado los yacimientos de La Robella y de orxeta, que han sido explotados hasta hace pocos años, aunque también existían otros en Benidorm y confrides, pero con arcillas de escasa calidad que no permitían la fabricación de cerámica y se utilizaban para producciones más bastas como telas. por otra parte, la comarca es rica en vetas de yeso. Las vetas triásicas de Finestrat y orxeta, de L ’alfàs y La nucía, han sido explotas hasta hace muy pocos años, y en la actualidad se pueden observar las canteras abandonadas con los hornos a sus pies, huella de una actividad económica importante en la zona. Habría que destacar la presencia de una mina de ocre rojo, cerca de la punta Bombarda en las peñas de l’albir, cerca de altea. debió de tener cierta importancia, ya que se tienen noticias de que fue explotada por los romanos (tal vez anteriormente) y hasta mediados del siglo xx para la elaboración de pinturas. también se conoce un yacimiento de ocre rojo en la cala del tío Ximo en Benidorm, al otro extremo de las peñas de serra Gelada. en cuanto al hierro, no consta que se hayan explotado nunca, al menos de forma industrial, las minas prácticamente al aire libre situadas en Les Ferreries en Relleu, topónimo que sugiere la presencia de hierro en la zona, y que hemos constatado personalmente, así como la referencia de Jiménez de cisneros (1908), que habla de la existencia de dos bolsadas de limonita en las proximidades de el Garrofet (orxeta). también tenemos la noticia de Gaspar escolano que comenta que en Finestrat «descubren hierro muy bueno». se puede citar también la existencia de una mina de lignito en Bolulla, en el Barranc dels Llops (capó, 1999).

2.2. la vila Joiosa
La Vila Joiosa es una ciudad situada en la línea de costa a una distancia de unos 30 km de alicante, siendo la primera localidad de la marina Baixa en dirección norte desde la capital de la provincia. su relación con el mar ha marcado su historia y su cultura, puesto que el comercio marítimo con ultramar tuvo como fruto el desarrollo de las dos industrias tradicionales vileras: la pesca y la fabricación de chocolate. es un territorio además aislado de su entorno por las altas estribaciones de la montaña alicantina, así como de barrancos que históricamente han dificultado las comunicaciones con otras comarcas alicantinas.

tripa_necropolis.indb 25

29/4/09 09:50:17

26

José ramón garcía gandía en la actualidad ocupa una suave ladera (menos del 15 % de pendiente) casi amesetada que discurre a una altitud de unos 35 metros sobre el nivel del mar, del que se encuentra a poco más de un kilómetro de distancia. el mayor desnivel se produce a unos doscientos metros del mar, donde la altitud desciende bruscamente unos 25 metros. antes de la realización de la intervención arqueológica, por el área arqueológica protegida, transcurría la carretera ap-1731 como continuación de la avenida pianista Gonzalo soriano, que comunicaba La Vila Joiosa con alcoy a través de la montaña alicantina. en la actualidad, y tras la intervención arqueológica en el sector, se urbanizó el suelo ocupándose la carretera con un vial urbano y creando parcela para la construcción de viviendas y otras dependencias. el suelo de la necrópolis ocupaba un antiguo huerto de limoneros, a una cota inferior al piso de la carretera, del que lo separaba un murete de mampostería. el huerto, que mantuvo su actividad agrícola hasta poco antes del arranque de los árboles, era labrado asiduamente, momento en el que aparecían numerosos fragmentos cerámicos de cronología antigua, donde destacaban fragmentos de ánforas romanas y cerámicas de barniz negro, ya que la zona es muy densa de sedimentos arqueológicos, y se le solapa en la zona sur de la necrópolis un yacimiento ibero-romano que constituyó posteriormente otro proyecto de intervención arqueológica del que preparamos en estos momentos su publicación (García Gandía 2001c).

esta peculiar situación provoca un característico microclima que comparte con la cercana localidad de Benidorm, donde se tiene la temperatura media anual más alta de españa, con muy pocas heladas al año y una precipitación media inferior a los 300 mm. el término municipal de La Vila Joiosa transcurre en una ligera pendiente que desde el interior va descendiendo paulatinamente hacia el mar, lo que da lugar a varios paleocanales que atraviesan su término municipal y que de forma natural desembocan en la costa, en ocasiones utilizando las calles de la población como desagüe de estos intermitentes barranquets que solo portan agua cuando llueve. no obstante, entre estos destacan por su importancia dos: el río amadorio, que atraviesa el casco urbano en dirección no-se, y que desemboca muy cerca del promontorio del casco antiguo, y el río torres, separado de éste unos 3 kilómetros al norte y que transcurre prácticamente de forma paralela, aunque el caudal de éste último es intermitente. dentro del estudio que nos ocupa sobre la topografía del término municipal de La Vila, podríamos destacar, además de los ríos antes citados, dos promontorios, en la actualidad ocultos dentro del casco urbano de la localidad: el promontorio que ahora ocupa el barri vell, y que sirve como fundación de la ciudad en el año 1300 d.n.e. rodeándose de murallas, y otro de forma amesetada, localizado hacia el norte del mismo, paralelo a la línea de costa y que no fue urbanizado hasta mediados del siglo xx, y que según los datos que poseemos en la actualidad podría estar, por su cercanía, relacionado con el yacimiento de Les casetes. Las tierras de la Vila no son de gran calidad agrícola, pues contienen un elevado índice de acidez, siendo su formación predominante las margas amarillo verdosas del eoceno, algo que pueden compensar con la suavidad de su clima mediterráneo y la relativa abundancia de fuentes en su cercanía, verdaderas heridas de donde mana el líquido elemento proveniente del acuífero de la aitana-puig campana.

3. eL pRoceso de eXcaVación. método Y técnica
en los momentos previos a la intervención arqueológica, se realizó un levantamiento topográfico de la zona a intervenir, utilizando los siguientes instrumentos de campo: estación total modelo Gts-4B de topcon, Libreta electrónica psion Lz-64, comms-Link con adaptador. Y en gabinete: ordenador pentiUm iii 500 mhz. ordenador pentiUm ii 250 mhz. plotter desinJet 450c de Hewlett packard. impresora epson stYLUs 1500 de epson. software para edición aUtocad v.14. software para cálculo top-caL y topcon. software para infografías 3d stUdio Viz. software para retoque coReL dRaW 9. tras el levantamiento topográfico y la localización de las tumbas en el yacimiento, se procedió a señalizar los tres puntos que habían sido colocados

2.3. la necróPolis orientalizante de les casetes
La necrópolis de Les casetes se localizó en el perímetro urbano de La Vila Joiosa, a ambos lados de la carretera ap 1731, que une la población con la localidad de alcoy. sus coordenadas geográficas Utm son 30 s YH 414 664 y 30 s YH 414 665 en sus extremos norte y sur (Fig. 2).

tripa_necropolis.indb 26

29/4/09 09:50:17

consideraciones generales en cada una de las estructuras identificadas durante el proceso de excavación, incorporándose a la planimetría general. durante la excavación de las estructuras, la localización de los restos y ajuares, así como la realización de dibujos, plantas y secciones se hicieron por medio de triangulación, tomando como referencia los puntos incluidos en el programa. más tarde, se insertaron todos los datos en la planimetría utilizando un ordenador pentiUm iii a 750 mhz, y el software para edición aUtocad v. 14. de esta manera, podemos representar lo más fielmente posible la localización de las estructuras dentro de la necrópolis. se incluyó un punto «0», dentro del yacimiento, que ha servido de referencia para todas las cotas (en centímetros) tomadas en las estructuras. este punto «0» se estableció a una cota absoluta de 33,096 metros según el nivel del mar, aunque habría que destacar que este punto se estableció tras un vaciado de tierra de las unidades superficiales realizado en los sondeos de abril, por lo que la cota absoluta inicial del yacimiento previa a la excavación debe situarse en torno a los 33,70 metros según el nivel del mar. el solar se dividió en cuatro áreas delimitadas por las zanjas del sondeo previo, numeradas del 1 al 4 comenzando por la zona meridional del solar contigua a las dependencias del mercadillo municipal. en el Área 1 se estableció una longitud máxima de 17,20 m y una mínima de 14,55 m, mientras que su anchura es de 5,40 m. el Área 2 se estableció en 14,50 m de máxima y 12,60 m de mínima por 11,05 de anchura. el Área 3 tiene una longitud de 10,65 m y una anchura de 11 m. el sector 4, una longitud de 9,50 y una anchura de 21 m, y el sector 5, una longitud de 8,30 m y una anchura de 23 m. estas áreas tuvieron su utilidad mientras duró el proceso de excavación de las capas de tierra superficiales al nivel de uso del espacio funerario, una vez identificadas todas las estructuras, se tornó obsoleta, ya que esta estructuración del espacio podría llevar a confusión. Una vez empezada la excavación, y tras eliminar las Unidades estratigráficas superficiales que todavía quedaban en el yacimiento, se procedió a la identificación de los posibles puntos que iban apareciendo, y que estratigráficamente cortaban el nivel geológico de la zona. estos puntos, que se iban numerando de sur a norte desde el número 1, quedaban atrás para su posterior excavación, con el objeto de disponer de la información necesaria en cuanto a volumen de trabajo para abordar el proyecto. al margen de la estratigrafía general del yacimiento que presentamos en el capítulo siguiente, se dio a cada punto un Grupo de Unidades estratigráficas de

27

tres cifras; así al punto 1, le correspondía el GU 100. La estratigrafía de capa punto se establecía de esta forma independientemente de los otros puntos, de los que únicamente se establecía una relación horizontal determinada por el tiempo en la ocupación del espacio, es decir en el crecimiento del área sepulcral. La localización de objetos dentro de los puntos se realizó por triangulación, utilizando para ello tres puntos que previamente habían sido topografiados. a los objetos que iban apareciendo en el proceso de excavación, se les asignaba un número de signatura propio y la cota de profundidad del hallazgo. se triangularon los restos humanos de mayor tamaño, así como se recogieron restos de muestras de sedimento de las distintas partes de los puntos. el desarrollo de la excavación de cada uno de estos puntos se realizó de la forma más minuciosa posible, que además de la recogida de datos, incluía un reportaje fotográfico del proceso y que terminaba, ya en el laboratorio con la criba por flotación de todos los sedimentos para evitar la pérdida de elementos de pequeño tamaño como las cuentas de collar de coloración oscura, que en ocasiones se ocultaban entre los restos de la cremación (Fig. 3).

Fig. 3. Emplazamiento

tripa_necropolis.indb 27

29/4/09 09:50:17

28

José ramón garcía gandía

4. estRatiGRaFía GeneRaL deL Yacimiento
en el momento de comenzar la excavación, las capas superficiales habían sido retiradas con retroexcavadora durante los trabajos de prospección (ver. sup.), lo que impidió desde un primer momento tener una visión estratigráfica de conjunto de los paquetes sedimentarios. durante los meses de agosto y septiembre se procedió a la excavación del paquete sedimentario que se apoyaba en el piso del yacimiento, comenzando por los sectores 1 y 3, cuya excavación se realizó manualmente. en estos sectores, las unidades estratigráficas documentadas han sido las siguientes: Ue 1: capa de tierra de color marrón, de textura suelta y composición heterogénea formada por arcillas, limos, y arenas con la presencia de piedras de pequeño tamaño. interpretación: corresponde a la capa superficial de tierra vegetal formada por el abandono del cultivo de frutales hacia la década de 1960. esta unidad ha aportado materiales arqueológicos, en su gran mayoría, fragmentos informes de cerámica ibérica y romana, hasta cerámica moderna. su fiabilidad estratigráfica es nula, ya que ha sido aportada a la superficie del solar en los últimos años. cota máxima: +0,68. cota mínima: +0,32. potencia: 35 cm. Ue 2. capa de tierra de color gris/marrón oscuro, de textura suelta y composición heterogénea formada principalmente por arcillas, limos y arenas, con piedras de pequeño tamaño. interpretación: tierra de cultivo que ha sido removida por el arado durante las labores agrícolas. es posible que en parte apoye sobre el nivel de uso de la necrópolis, removiendo parte del nivel arqueológico con esta tierra de cultivo. el aporte de los materiales ha sido variado, y formado principalmente por fragmentos cerámicos de cronología ibero romana con intrusiones modernas. su fiabilidad estratigráfica es regular, ya que se observa un aumento porcentual de la cerámica antigua según se va profundizando en su excavación, sin dejar de ser la misma unidad estratigráfica. cota máxima +0,30. cota mínima +0,05: potencia de unos 25 cm. Ue 3. capa de tierra de color amarillento, de textura compacta y composición homogénea formada principalmente por arcillas y arenas. interpretación: estrato alterado en parte posiblemente por la labranza, que cubre las estructuras funerarias y termina con el paleosuelo de la necrópolis. este paleosuelo, estrato interfaz se encuentra endurecido por el uso y formado por la descomposición de los barros utilizados en la construcción de las estructuras funerarias junto con otros aportes naturales. en ocasio-

Fig. 4. Planimetría de la necrópolis

nes aparece termo alterada por acción de hogueras o cremaciones in situ. su fiabilidad estratigráfica es buena, y los materiales aportados consisten únicamente en cerámica antigua fabricada a torno, de buena factura y cocción oxidante, y otras realizadas a mano con desgrasantes gruesos de origen calizo y mica con cocciones reductoras a baja temperatura, lo que les produce una consistencia muy friable. cota máxima: +0,05. cota mínima: variable según zonas, donde no existen estructuras funerarias suele alcanzar los 20 cm de potencia mientras que donde existen tales estructuras, superpuesta a éstas es apenas imperceptible. Ue 4. esta Unidad estratigráfica está compuesta por una capa de tierra de color marrón claro –anaranjado– con la presencia de cantos de pequeño y mediano tamaño. está formada principalmente por arenas y guijarros. interpretación: coladas geológicas de arrastre, relacionadas con los paleocanales que atraviesan la zona en dirección al mar. La cota en que suelen aparecer estas coladas nos ha llevado a pensar en su probable uso como pavimento o suelo. es la capa geológica que se corta en la realización

tripa_necropolis.indb 28

29/4/09 09:50:17

consideraciones generales de las fosas funerarias, aunque en ocasiones aparece delimitando espacios de forma más o menos regular. cota máxima +0,07. cota mínima: se ha sondeado en algunos puntos y llega a alcanzar los 50 cm de potencia con continuidad, en algunas zonas solo tiene unos 15 cm de potencia. Fiabilidad estratigráfica buena. Ue 5: tierra naranja muy compactada, estéril arqueológicamente y que en ocasiones aparece asociada a graveras de paleocanales antiguos (Fig. 4).

29

5. pLanteamientos teóRicos iniciaLes
es comúnmente aceptado que la información que ha quedado sepultada en una necrópolis, tiene un reflejo, más o menos directo del mundo de los vivos. esto ha dado lugar a la formación de una parte de la arqueología dedicada al estudio de las necrópolis y del denominado mundo funerario llamada arqueología de la muerte. desde los momentos iniciales de la arqueología, las necrópolis han sido una pieza codiciada por los arqueólogos, dada la concentración de objetos que solían recuperarse en las tumbas, y la calidad de los mimos, pues son en muchas ocasiones objetos de prestigio los que forman parte del ajuar. Hasta la década de los años setenta del pasado siglo, la excavación de una necrópolis servía principalmente para la recuperación de materiales, más o menos significativos, que iban agrupándose en museos y colecciones privadas, sin la incorporación de un estudio más amplio que sirviese para relacionar este mundo de los muertos con el mundo de los vivos, esto es, con la sociedad de la cual la necrópolis tan solo es un reflejo. La aplicación de los principios de la antropología al estudio de las sociedades pasadas desde el punto de vista de su cultura material, conformó lo que con el tiempo vino a llamarse nueva arqueología. saxe (1970) y Binford (1972) comenzaron considerando el acto funerario como condensador de conductas sociales altamente significativas, condicionadas básicamente por dos factores: la persona social, y la unidad social que le reconoce su estatus. el concepto de persona social es en realidad una concentración de todas las identidades sociales que el difunto ha mantenido en vida, por lo que la variabilidad de personas sociales evidenciada en una necrópolis representará en gran medida la variabilidad social. años más tarde, o’shea (1984: 88) estableció una serie de principios que determinaban que el diseño de las áreas funera-

rias y sus contenidos, revelan la organización de una sociedad, lo que supuso el reconocimiento de las estructuras sociales a través de las necrópolis, hecho que, según Hodder (1980: 195-197), se ha realizado en tres niveles: La escala regional de distribución de cementerios en un territorio; la escala del cementerio de organización interna de la necrópolis; y la escala microespacial con la ordenación de elementos dentro de una misma tumba. con respecto al análisis de los ajuares, la propuesta de shennan (1975) considera la adopción de un estatus adscrito o adquirido en relación con los objetos depositados junto al difunto, a lo que habría que añadir la categoría de la tumba en un principio expuesto por tainter (1978), denominado como «el principio de Gasto de energía». sin embargo, con el paso de los años, las bases establecidas por los arqueólogos procesuales, comenzaron a ser criticadas proponiendo otras vías alternativas; algunas de éstas, fueron expuestas en un trabajo de Lull y picazo sobre la arqueología de la muerte y estructura social, donde se afirma la necesidad de contrastar el estudio de las necrópolis con el estudio de los asentamientos (Lull y picazo 1989: 10), así como utilizar los valores tanto de las estructuras funerarias como de los ajuares: continentes y contenidos, que, para estos autores, muestran «esferas de expresión» que implican un coste social para el continente y un valor social por tanto relativo para el contenido (Lull y picazo 1989: 17-19; martín Ruiz 1996: 7). por otra parte, desde la arqueología post-procesual, Hodder niega básicamente una relación directa entre el registro arqueológico y la estructura social, ya que el primero está condicionado por elementos simbólicos que la sociedad diseña, no para reflejar su estructura, sino más bien para enseñar el orden social que defiende. a partir de estas nuevas interpretaciones, surge un análisis cercano a lo que podemos conocer de las creencias e ideologías de la prehistoria (scarre 1994), concluyendo que, a pesar de lo que logremos entender, la inexistencia de fuentes orales y escritas y de unas buenas fuentes iconográficas, nos privan de un completo conocimiento de las prácticas funerarias de la antigüedad. Renfrew, a partir de las críticas a la nueva arqueología (Renfrew y Bahn 1993; 6), expuso que no se está interesado en qué pensaban aquellas comunidades que investigamos a través de la arqueología, sino en cómo funcionaban las mentes de estas comunidades. Lo que le lleva a seguir propugnado el uso del método científico en contra de la realización de prácticas empáticas, descartando la generalización de leyes universales del proceso cultural.

tripa_necropolis.indb 29

29/4/09 09:50:18

30

José ramón garcía gandía

en realidad, dentro de los presupuestos actuales, se evidencia una falta de perspectiva teórica que diseñe la investigación en lo que respecta al estudio de las sociedades pasadas por medio de la arqueología de la muerte, si bien, se han dado algunos de los pasos para establecer un diseño en la investigación que pasa por una documentación exhaustiva y la incorporación de métodos analíticos (chapa 1991). este marco interpretativo ha servido de base a la hora de abordar este trabajo, donde a partir de los elementos resultantes del proceso arqueológico, se puedan trazar inferencias con las que podamos intuir la plasmación social que imperaba en las gentes que fueron enterradas en esta necrópolis, fruto posiblemente de la variedad de procesos de interacción entre las comunidades residentes y los agentes foráneos que llegaron a estas costas de la península. desde este punto se vista se incorpora una serie de variables que deben tenerse en cuenta a la hora de excavar una necrópolis y tratar posteriormente el material en el laboratorio, lo que hemos intentado aplicar al estudio de esta necrópolis.

5.2. tiPología de las estructuras
datos referentes a la tipología de las estructuras funerarias, número de enterramientos; uso individual o colectivo; elementos pre-deposicionales como puede ser el tratamiento del cadáver antes de su enterramiento y que puede quedar reflejado en el estudio de los restos óseos y su deposición en la tumba; violación de la sepultura en época contemporánea a su uso; reutilización de la tumba; y el deterioro natural o antrópico de las estructuras funerarias. todos estos datos, nos remiten información para contrastar cronologías, relacionando la tipología de las tumbas con otras cercanas en tiempo y espacio, que pueden determinar incluso un grupo étnico. también la organización social del grupo humano, ya que a mayor monumentalidad de la tumba mayor rango social del difunto.

5.3. estudio de los materiales
datos sacados del estudio del material recuperado. Un análisis del ajuar comenzando por establecer tipológicamente los objetos, y sus paralelos con los recuperados en otras necrópolis o asentamientos, con el objetivo de tener una visión amplia de las relaciones de intercambio y el significado de estos objetos en el plano simbólico y material a la hora de depositarse en una tumba. La agrupación de determinados elementos en una tumba puede interpretarse como un sinónimo de riqueza y/o de diferenciación social. analizando las diferentes agrupaciones de objetos de ajuar, y relacionándolas con los tipos de sepultura empleadas, y con los análisis antropológicos, podemos establecer una serie de patrones de agrupación de sepulturas que nos lleve a inferir una distinción de las mismas. con este tipo de condicionamientos teóricos, abordamos la interpretación de esta necrópolis.

5.1. datos toPográficos
La posición de la necrópolis con respecto al paisaje, así como la comprobación de la existencia de una delimitación del área funeraria, nos puede aportar datos sobre el posible significado ideológico y social a la hora de elegir el emplazamiento. es de necesidad abordar la problemática del «porqué» la ubicación de este peculiar yacimiento en este entorno determinado, hecho que puede soslayarse a la información resultante del conocimiento del medio, y los elementos que pudiesen resultar atractivos a poblaciones residentes y otros alóctonos que pudieran llegar con fines comerciales. por otra parte, la localización de cada sepultura dentro del cementerio; su orientación; la posición de los materiales dentro de cada tumba y la localización de otro tipo de estructuras dentro del cementerio, nos aportan documentación de inmenso valor para entender los procesos rituales que se han realizado durante el acto funerario. en este sentido, la adopción de rituales por parte de la población indígena que provienen del mundo colonial fenicio, nos informa sobre la ideología de ultratumba. el uso de libaciones, perfumes, la realización de fuegos, de depósitos de ofrenda, de silicernia, y lo más importante, ver quién hace uso de los mismos, ocupa una posición de vital importancia en el resultado interpretativo de este trabajo.

6. soBRe conceptos, teoRías e inteRpRetaciones. eL BRonce FinaL Y eL peRiodo oRientaLizante en nUestRo entoRno inmediato 6.1. síntesis historiográfica del «fenómeno orientalizante»
el término orientalizante tiene su origen en un trabajo de 1912 realizado por el arqueólogo danés

tripa_necropolis.indb 30

29/4/09 09:50:18

consideraciones generales F. poulsen, quien a la hora de explicar las tendencias artísticas que se dan en la Grecia del siglo vii a.n.e. las denomina «orientalizantes», y que sustancialmente consisten en la imitación de formas originarias de la plástica del próximo oriente (Jiménez Ávila 2002: 19). a partir de este momento, el término se generaliza y se usa por un lado para explicar una serie de motivos decorativos que incorporan elementos zoomorfos, fitomorfos y simbólicos, abandonando los esquemas geométricos anteriores. para establecer un periodo cultural que abarca, con límites todavía imprecisos, los siglos viii, vii y principios del vi a.n.e. por otro lado; y también por extensión de ambos, se usa para explicar una cultura «orientalizante», surgida en el mediterráneo central y sur de la península ibérica, a inicios del i milenio a.n.e, donde además de los aspectos técnicos decorativos y de la aceptación de formas iconográficas del próximo oriente asiático, se consolida un proceso socio-político, donde se va produciendo una acentuada jerarquización social, donde el poder queda centralizado en unos pocos individuos que lo manifiestan entre otras cosas, con la pertenencia de objetos en unos casos importados y en otros con imitaciones locales, de los modelos orientales denominados de prestigio. en lo referente a la península ibérica, la introducción del concepto orientalizante se produce en un momento donde la dirección de la investigación sobre tartessos, empieza a sufrir un proceso de cambio, incorporándose paulatinamente al estudio de las fuentes escritas, que habían abarcado toda la investigación hasta el momento, los resultados de la investigación arqueológica. es gracias a tres artículos publicados en el número XXiX del Archivo Español de Arqueología, editado en 1956, donde aparece por primera vez en la historiografía arqueológica hispana el término orientalizante, en concreto el artículo de Blanco Freijeiro sobre objetos fenicios y orientalizantes en la península; el de emeterio cuadrado sobre los «braserillos púnicos»; y el artículo sobre los «jarros de bronce» de García y Bellido. en estos artículos se hace hincapié sobre la procedencia local de objetos que aun incorporando elementos estilísticos procedentes del próximo oriente, son también herederos de las tradiciones locales, originando así, un estilo propio, que viene a identificarse con un área cultural y un periodo cronológico de la protohistoria de la península ibérica. mientras en la costa occidental y oriental andaluza se continuaban los hallazgos de necrópolis y asentamientos relacionados con los llamados colonizadores fenicios, así como otros que se interpretaban

31

como indígenas en proceso de aculturación, y que apuntaban directamente a la problemática de tartessos, y por consiguiente insertos dentro del mundo orientalizante. La investigación sobre el fenómeno de interacción cultural fenicio, con las comunidades indígenas del Bronce Final del área levantina de la península ibérica, es un hecho relativamente reciente, que ha tenido un crecimiento importante a partir de las últimas décadas del siglo xx. este retraso en la investigación tuvo que ver en cierta medida con la pobreza de las fuentes escritas referentes a la presencia semita anterior a las Guerras púnicas, así como con la naturaleza de los materiales que se fueron documentando en los proyectos de investigación desarrollados en la zona, ya que la mayoría de estos, fueron esencialmente cerámicas comunes y ánforas, materiales que se creían de poco peso específico debido a su movilidad y que contrastan claramente con el carácter explícito y el valor estético de muchas de las importaciones griegas que aparecen, de forma más numerosa en los yacimientos costeros del área mediterránea española. Uno de los primeros yacimientos que aportaron materiales de filiación fenicia, y que por tanto, cabría la posibilidad de incluir dentro del ambiente orientalizante, es la necrópolis de el molar, en la localidad de san Fulgencio (alicante). el yacimiento se da a conocer en el periódico semanal de alicante El Noticiero del Lunes de 5 de marzo de 1928, al que le sigue otra noticia en el mismo medio de 2 de abril del mismo año. en este yacimiento, descubierto mientras se nivelaba la tierra de un bancal próximo a la carretera n 332, se documentaron treinta tumbas de cremación y otras dos que se interpretaron como inhumaciones. entre sus materiales destacaba la presencia de urnas de orejetas, bicónicas y urnas del tipo «toya», así como cerámica ática, puntas de lanzas, soliferrea, espadas y fíbulas. interesante para el estudio que nos ocupa, es la presencia como ajuar de las tumbas, de fragmentos de braserillos de bronce, pendientes y aretes de oro con resortes, cuentas de pasta vítrea y escarabeos con motivos egipcios. esta necrópolis ha sido objeto de una revisión de sus excavaciones y materiales a cargo de a. peña Ligero (2003), quien la ha dotado en un intervalo cronológico que se inicia a mediados del siglo vi a.n.e. y llega hasta principios del siglo iv a.n.e. a inicios de la década de los sesenta comienzan las excavaciones en el alt de Benimàquia en denia, a cargo del instituto arqueológico alemán (schubar, Fetcher y oliver 1962), que pone a descubierto la planimetría del asentamiento y una publicación de sus materiales. el 1 de diciembre de 1963, fue des-

tripa_necropolis.indb 31

29/4/09 09:50:18

32

José ramón garcía gandía materiales que podrían incluirse dentro del mundo orientalizante, y que venían a ocupar una etapa cronológica y cultural entre el denominado Bronce Valenciano y la facies ibérica (plá 1959: 128; aranegui 1985: 185). en los primeros años de ésta década, comienzan las excavaciones en el poblado de Los saladares (arteaga y serna 1975a; 1975b), poblado del Bronce Final en el término municipal de orihuela (alicante) que presenta entre sus materiales ánforas de hombros marcados, ampollas de aceite, trípodes, platos de barniz rojo, cerámicas grises y fíbulas de doble resorte. materiales similares a los recuperados en el yacimiento de Vinarragell (mesado 1974; mesado y arteaga 1979) cuya estratigrafía demuestra que unos cien años después de su fundación, hacia el 675-650 a.n.e. comienza a adoptar formas orientalizantes (aranegui 1985: 191). Yacimientos que junto a otros localizados en el área valenciana como el puig de Benicarló (Gusi 1976a; 1976b; Gusi y sanmartí 1976-1978), venían a incorporar una serie de elementos que alimentaban la discusión sobre una fase orientalizante en el levante peninsular (González prats 1977-1978). estos estudios incidían por vez primera, en la importancia de la colonización fenicia en el desarrollo de la cultura ibérica, así como en las relaciones existentes entre el mundo ibérico valenciano con la ibiza púnica (Llobregat 1974; Llobregat, 1975) a partir del estudio de distintos tipos de materiales hallados en ambas zonas, hecho que se vio corroborado con el hallazgo de una tumba de incineración donde los restos del difunto se encontraban en el interior de una ánfora fenicia en la localidad castellonense de la pobla tornesa (Ripollés 1978). en la década de los ochenta, se publican los resultados de las campañas de excavación del yacimiento de Los Villares (caudete de las Fuentes, Valencia) (plá y Ribera 1980), donde, en los niveles iniciales del yacimiento, se identificaba la presencia de cerámica de tipo fenicio occidental (mata 1991; 1991a), en su mayoría ánforas como las documentadas en el litoral alicantino (Ribera 1982). en esta época se documentan asimismo algunas piezas metálicas que se atribuyen al estilo etrusco (Llobregat 1982: 82), a las que hay que añadir el candelabro recuperado en la necrópolis de els ebols en la albufera valenciana (navarro 1981: 181), un posible pie de quemaperfumes de la colección sayas de Villar del arzobispo (Llatas 1957: 166), una arracada de oro del castillarejo de peñarroya en Lliria (aranegui 1985: 194, Lám. V), similar a la documentada en Villena que podría datarse en torno a finales del siglo vii y mediados del vi a.n.e. con paralelos en las

cubierto, en un lugar llamado la Rambla del panadero, cercano al yacimiento de la edad del Bronce del cabezo Redondo (Villena, alicante), el denominado tesoro de Villena (soler 1965: 7-13), compuesto por una elevada cantidad de piezas fabricadas con 9 kilos y 112 gramos de oro de 24 quilates, además de un brazalete y un pomo de hierro y tres botellas de plata. el conjunto, adscrito al final de la edad del Bronce, y por tanto algo alejado de nuestro estudio, es obligado punto de referencia al constituir uno de los conjuntos áureos más importantes de la península ibérica, y al ocultarse durante un periodo de cambio entre finales de la edad del Bronce y el surgimiento de la cultura ibérica. Uno de los primeros trabajos que abordan la cuestión integrándolo en un contexto más amplio, es el del profesor almagro Gorbea (1974a). sobre su cronología e interpretación entre los estudios del conjunto destacan dos posturas. por un lado Ruiz Gálvez (1989: 152-156; 1992: 232-236; 1995: 138, 143-144), postula una fecha como muy tarde del siglo x a.n.e. gracias a la decoración que se observa en los cuencos de oro, y que está relacionada con la decoración cerámica del tipo cogotas i. teniendo en cuenta además que ésta no aparece en el yacimiento de peña negra, situado a unos 40 kilómetros al sur del hallazgo y fechado en torno al siglo ix-viii a.n.e. también Ruiz Gálvez lo interpreta como el tesoro personal de un individuo de sexo masculino con un alto estatus social. por otro lado, a. perea (1991: 130 y ss; 1994: 9;) defiende una fecha más temprana para este conjunto, en torno al siglo viii a.n.e., argumentando la pérdida de su significado original, y su almacenamiento relacionado con los nuevos circuitos comerciales que se establecen tras la llegada de los primeros comerciantes fenicios, así como su formación a partir de varias procedencias, ya que, para esta investigadora, el conjunto es heterogéneo y diacrónico. en esta misma sintonía se expresa la doctora Lucas pellicer (1998), quien en su artículo sobre las empuñaduras del tesoro afirma que se trata de espadas o armas de parada, valor añadido a la suntuosidad del conjunto áureo cuyo uso se vincula a ceremonias simbólicas de carácter político. se argumenta una datación ante quem al Bronce Final iii, en sincronía con el denominado Bronce tardío del área comprendida entre el Vinalopó y el Bajo segura. es a partir de la década de los setenta, cuando comienzan a publicarse campañas de excavación de yacimientos denominados en algunos casos como del Bronce Final, y en otros como del ibérico antiguo, o Hierro antiguo Valenciano, que presentan

tripa_necropolis.indb 32

29/4/09 09:50:18

consideraciones generales arracadas orientalizantes de cástulo (de la Bandera 2000b), y Villanueva de la Vera, cáceres (de la Bandera 2000a). también a inicios de esta época, se comienzan a conocer los resultados de las excavaciones realizadas en el yacimiento de peña negra en crevillente, alicante, siendo una de las primeras ocasiones en que se utiliza el término orientalizante para indicar una fase o un yacimiento localizado en el área levantina, con el artículo sobre el tesorillo de tipo orientalizante localizado en la sierra de crevillente (González prats 1981), al que le siguió otro un año después, donde se identifica el yacimiento de peña negra como ciudad orientalizante (González prats 1982). en realidad, este yacimiento presenta un punto de inflexión en la investigación sobre el mundo fenicio y el periodo orientalizante de las tierras valencianas. en este yacimiento se observa la introducción de las cerámicas a torno importadas en niveles donde coincide con las piezas a torno locales, lo que hizo sugerir a sus investigadores la presencia de artesanos semitas en la producción cerámica (González y pina 1983: 125). La presencia de elementos determinantes como las fíbulas de doble resorte, broches de cinturón de placa rectangular y romboidal, puntas de flecha de bronce del tipo «barbillon», fragmentos de jarros y de un braserillo de bronce, y de amuletos de fayenza en el denominado Horizonte peña negra ii (González prats 1985: 173 y ss) indujo a su investigador, en un principio, a identificar el asentamiento con la ciudad de Herna, mencionada en la ora marítima de avieno. estos datos se complementaron poco después con la primera noticia sobre la necrópolis de cremación de Les moreres, relacionada directamente con ambos Horizontes de peña negra (González prats 1983b) cuya monografía saldría a la luz en 2002. interesante es también la publicación a finales de la década, de la presencia de una fíbula ad occhio de claras raíces mediterráneas, procedente del yacimiento de la mola d’agres (alicante), en concreto de su fase agres ii, que podría datarse entre los siglos viii-vii a.n.e., en la que abundan las cerámicas realizadas con la técnica de la incisión y la excisión (peña y Gil mascarell 1989). este yacimiento se dio a conocer en 1978 gracias a un artículo publicado por el centre d’estudis contestans, donde se daba noticia de un lote de materiales procedentes de una de las laderas de este yacimiento, materiales que tenían similitudes con los identificados en las cerámicas de los campos de Urnas del noreste peninsular. tras la síntesis publicada sobre la transición edad del Bronce a la cultura ibérica en el país Valenciano por plá (1959); la realizada por m. Gil mascarell en

33

1980 aborda un intento de sistematización de la i edad del Hierro en el país Valenciano, donde distingue los yacimientos de la última fase de esta época como «poblados de nueva planta» en contraposición de los de la fase más antigua, donde todavía perduran las tradiciones del Bronce Valenciano. c. aranegui (1985) con motivo del congreso «arqueología del país Valenciano: panorama y perspectivas», introduce por vez primera los resultados del proceso investigador de los últimos años, haciendo hincapié en la separación y continuidad formal entre el Bronce Final, que oscila entre el 1200 y el 750 a.n.e. y el Hierro antiguo, que abarcaría cronológicamente el periodo situado entre mediados del siglo viii hasta comienzos del siglo v a.n.e. (aranegui 1985: 187), argumentando que la fuerza de penetración de los elementos fenicios es mínima, que los contextos susceptibles de ser llamados orientalizantes son escasos, y que en definitiva, el peso específico de la perduración de la edad del Bronce es muy importante (aranegui op cit.). no obstante, en otro orden de cosas, se presentan nuevas síntesis sobre la presencia fenicia en la costa levantina y catalana mediterránea a cargo de c. Gómez Bellard (1988), y en el país Valenciano Llobregat (1992), que introducen nuevos elementos a tener en cuenta, y donde la incorporación de materiales de origen fenicio procedentes del cabezo pequeño del estaño (Guardamar del segura); alt de Benimàquia (denia); torrelló del Boverot (almassora); puig de la misericordia (Vinaròs) (Gómez Bellard 1988.: 72-73; mata 1991a: 28), comienzan a tener una importancia considerable en la transición a la cultura ibérica, así como un cierto número de ánforas de procedencia subacuática procedentes de distintos puntos del litoral valenciano (Fernández, Gómez y Ribera 1988). algo que por otra parte, aparece reflejado en la síntesis publicada con motivo de las Jornades d’Arqueologia Valenciana celebradas en L’alfàs del pi, donde se introducen nuevos elementos de discusión que bien pudieran relacionar el proceso de cambio que se produce durante el siglo viii a.n.e. en el país Valenciano con el área tartésica o bien con la fundación de Ebussus (Bonet y mata 1994:3). Y es que a comienzos de la década de los noventa, se nos presenta el descubrimiento de un asentamiento fenicio en Guardamar del segura, al sur del país Valenciano. Las primeras noticias del yacimiento comienzan tras la identificación de cerámicas protohistóricas entre el conjunto de cerámicas califales procedentes de la excavación de la Rábita islámica de Guardamar, lo que lleva a plantear una excavación en una zona cercana al yacimiento islámico, con el

tripa_necropolis.indb 33

29/4/09 09:50:18

34

José ramón garcía gandía lógicas y prehistóricas de castellón (salvador 1979; Junyent et alii 1982-1983; oliver 1980; oliver et alii 1984; oliver y Gusi 1991). en cuanto a las tierra valencianas se refiere, la puesta en marcha de los seminarios internacionales sobre temas fenicios que se vienen desarrollando en Guardamar del segura desde 1997, ha supuesto una nueva visión de las tierras del sudeste, lo que facilita la comprensión de un período orientalizante en las comarcas meridionales alicantinas y su transformación desde mediados del siglo vi a.n.e. en una floreciente etapa ibérica antigua, algunos de cuyos yacimientos representativos cercanos a este enclave como la necrópolis de el molar, y el asentamiento de el oral (abad y sala 2001) son muestra del proceso a que se da lugar en esta zona de la península ibérica tras el periodo orientalizante. en este marco interpretativo se producen las nuevas periodizaciones sobre el desarrollo de las comunidades indígenas del sudeste, incorporando con claridad la existencia de un periodo orientalizante (sala 1996; Grau mira 2002). en lo referente a la historiografía arqueológica sobre la ibiza fenicia y púnica es sin duda interesante comprobar lo temprana de la actividad arqueológica en la isla, con la fundación en 1903 de la sociedad arqueológica ebusitana, que desarrolló campañas de excavación desde esta fecha hasta 1906, en varios yacimientos de la isla donde podemos destacar las necrópolis del puig des molins, sa Barda y ses torres, cuyos resultados fueron publicados en esta fecha (Fernández 1992: 35). La importancia de los descubrimientos hace que intervenga el estado y tras la sesión de museo que se había creado se crea una plaza de conservador del museo y la necrópolis en 1907. a partir de esta fecha, los yacimientos de la isla sufren el saqueo de los coleccionistas, con la salida de numerosos materiales de la isla con destino a colecciones privadas que hoy en día se mantienen la mayoría en el área catalana. este expolio lleva a solicitar al ministerio de cultura permiso para efectuar excavaciones que, tras un largo proceso, comienzan en 1921 y se prolongan hasta 1929. tras un periodo de inactividad, se comenzó con las campañas de excavación en 1946, que con algunas interrupciones han continuado hasta la actualidad (Fernández op cit.). Un punto de inflexión en la historiografía fenicio-púnica de ibiza es la salida a la luz del libro de m. Font y m. tarradell Eivissa Cartaginesa, publicado en Barcelona en 1975, que incorpora de manera sintética y ordenada, el estado de la investigación arqueológica en aquellas fechas, y donde además, se planteó por vez primera un estado de la cuestión, partiendo desde la edad del Bronce, e incidiendo en

objeto de poder identificar el asentamiento protohistórico (González prats 1998). en 1996 comienzan las excavaciones que continúan hasta la actualidad, identificándose un sistema defensivo perteneciente a las fases más antiguas del poblado, Fonteta i-iiiii. La periodización del yacimiento abarca varias fases de ocupación con una cronología que parte del siglo viii y llega al vi a.n.e. cuando se produce su abandono. su ubicación es la característica de los núcleos fenicios de la costa meridional de la península ibérica, esto es, sobre un promontorio junto a la desembocadura de un río, el segura, que en la antigüedad formaba un amplio estuario (González prats 1998; 1999; 2000). con el descubrimiento de La Fonteta, el territorio del sudeste de la península ibérica ha cobrado un protagonismo de primer orden tanto en lo referente a la propia dinámica de la colonización fenicia en el mediterráneo occidental como al papel que desempeñó en los procesos de comercio, interacción y aculturación con las poblaciones indígenas del Bronce Final. paralelamente, a mediados de la década de los noventa, algo más al norte de la provincia de alicante, en las cercanías de la localidad de denia, se remontan las excavaciones y la revisión de los materiales de un importante yacimiento en el tema que nos ocupa: el alt de Benimàquia (Gómez Bellard 1993: Gómez y Guerin 1991; Gómez, Guerín y pérez 1991). Yacimiento considerado como un núcleo indígena fortificado, ha proporcionado durante sus campañas de excavación un número considerable de cerámicas fenicias, así como la presencia de un espacio y estructuras relacionadas con la producción de vino y de ánforas locales que imitan el repertorio tipológico fenicio, y que probablemente estaban destinadas a la producción de vino. este yacimiento representa, en cierta medida, una de las variantes del proceso de interacción, al adaptar sus medios básicos de producción a las nuevas necesidades adquiridas tras entrar en contacto con el comercio fenicio, como respuesta al estímulo económico desarrollado desde el siglo vii a.n.e (Gómez, Álvarez y castelló 2000). cabe destacar las aportaciones de e. pla y H. Bonet (1991) y de c. mata (1991b), sobre los nuevos materiales fenicios que se han documentado en los yacimientos valencianos, así como los resultados de las prospecciones arqueológicas realizadas en las comarcas alicantinas del alcoià y el comtat (martí y mata 1992), como la actividad de excavación y prospección desarrollada en la provincia de castellón a cargo del servicio de investigaciones arqueo-

tripa_necropolis.indb 34

29/4/09 09:50:18

consideraciones generales la cronología de la colonización, lo que supuso una base a partir de la cual trazar nuevas líneas de investigación. de esta forma, desde la década de los ochenta, las prospecciones, cartas arqueológicas y excavaciones ordinarias en algunos casos, y de las mal llamadas de «urgencia» en otros, han ido ampliando el conocimiento sobre el mundo funerario, religioso y económico, tanto en ámbito urbano como en el rural de la isla. pero tal vez el aporte más destacado ha sido la comprobación del carácter fenicio occidental de la primera colonización de la isla, fechado claramente en el siglo vii a.n.e. es ya un hecho globalmente asumido que fueron fenicios procedentes de andalucía los que instalaron hacia el 650 a.n.e. una factoría al sur de la isla y poco después en la bahía de ibiza donde se encuentra todavía hoy la ciudad del mismo nombre (Gómez Bellard 1991). Las excavaciones realizadas desde 1986 en el yacimiento de Sa Caleta, localizado en un promontorio junto al mar, cercano a la localidad de sant Josep, han sacado a la luz una extensa factoría de origen fenicio, con una extensión aproximada de cuatro hectáreas, que se puede datar por sus materiales en la segunda mitad del siglo vii y se abandonaría a inicios del siglo vi a.n.e. (Ramón 1991: 183). en la necrópolis del puig des molins, las excavaciones de 1977 y sobre todo de 1982-86 han permitido documentar la existencia de un área de enterramientos arcaicos, en el solar de la calle Vía Romana nº 35 del área denominada can partit, todos ellos incineraciones, que se pueden datar gracias a sus elementos de ajuar entre el 625 y el 575 a.n.e. (costa 1991: 49), de gran semejanza con el ámbito cultural fenicio andaluz, si bien a partir del 575-550 a.n.e., se observa una progresiva introducción de elementos de carácter más propiamente púnico, procedentes sobre todo de cartago, como son las inhumaciones en hipogeos, máscaras de terracota o navajas de afeitar (Gómez Bellard et alii 1990; costa 1991; costa et alii 1991). en definitiva en esta década, se tiene la comprobación directa de la existencia de una fase fenicia en la isla de ibiza, similar en algunos aspectos a la que se produce en las costas occidentales andaluzas en torno al siglo vii a.n.e. este empuje en la investigación se tradujo en una mirada hacia otros aspectos arqueológicos de la isla como son los santuarios. en este sentido, se ha procedido al reestudio de los principales santuarios isleños. en relación a la famosa cueva de Es Cuieram, descubierta y excavada en 1907; ésta fue objeto de varios estudios y una completa monografía por m. e. aubet (1982). además de destacar la realización

35

de una limpieza general y de una primera planimetría fiable de la cueva en 1981, que ha dado pie a dos publicaciones de sumo interés para un mejor conocimiento del lugar (Gómez Bellard 2000: 112; Ramón 1982; 1985), se ha descubierto un posible santuario en el Cap Llibrell (santa eulalia), donde una primera campaña ha dado resultados prometedores (Ramón 1988). el impulso dado desde el departamento de arqueología del consell insular d’eivissa i Formentera, del museu del puig des molins y del museu arqueològic d’eivissa i Formentera con la organización de las Jornadas de Arqueología fenicia-púnica a partir del año 1986, así como la publicación de las excavaciones de la necrópolis del puig des molins y otros trabajos monográficos sobre la presencia oriental en las islas, en los Treballs del Museu Arqueològic d’Eivissa i Formentera, ha supuesto la consolidación de esta línea de investigación.

6.2. el sustrato cultural. las comunidades del Bronce final
y del Periodo orientalizante

con el inicio del Bronce Final, entre el 950 y el 750 a.n.e., comienzan unos cambios significativos en cuanto a las estructuras sociales que tienen su reflejo en el patrón de asentamiento, en la estructuras estables de los poblados y en la topografía y ajuares de las necrópolis, que tiene que ver con una abierta y progresiva influencia de la Baja andalucía, del mundo fenicio de la costa mediterránea, y de la meseta central, donde la importante vía de comunicación que desde el mediterráneo se dirige hacia el centro peninsular, que sirvió para la distribución de las cerámicas tipo cogotas en cuenca, Valencia y alicante (Hernández pérez 2005: 25), nos muestra en realidad, la circulación de una cabaña ganadera que podría tener como uno de los centros de control el cabezo Redondo en la cubeta de Villena (Hernández pérez 2005: 25) Ya desde la década de los años 80 del pasado siglo, se apuntó que los denominados asentamientos del Bronce Final ii se constituyen en su mayoría en poblados construidos ex novo (Gil mascarell 1981:9), expresando un nivel de ruptura con la etapa anterior, que se caracterizaba por la continuidad en el hábitat con pocos cambios arquitectónicos, y únicamente la presencia de determinadas decoraciones procedentes de la meseta como cambio en la cultura material (Gil mascarell 1981: 29). son de mayor extensión que los pequeños poblados de la etapa an-

tripa_necropolis.indb 35

29/4/09 09:50:18

36

José ramón garcía gandía la llegada de ganaderos desde estos lugares hacia las costas del mediterráneo levantino (Hernández pérez 2005: 25) en una clara demanda de productos cárnicos, asociados en algunos casos al comercio de sal (poveda 1994-1995: 59-60; Ruiz Gálvez 1989: 54-55; mederos y Ruiz 2000-2001: 33). está práctica de la trashumancia como causa de la penetración meseteña hacia el sur, debió de producirse una vez finalizado el dominio argárico sobre los yacimientos mineros del sureste y su control sobre las materias primas y los productos manufacturados, incluso en el área meseteña, tal y como señaló maluquer (1956: 138-140), con la presencia de puñales argáricos de hoja plana en un contexto del Bronce medio en el denominado depósito de sanchorreja (Ávila), es decir anterior a la presencia de la influencia de los circuitos comerciales del Bronce atlántico en la zona (Frankenstein 1997: 111). por otra parte, también están demostradas las relaciones con la andalucía suroriental con la presencia de broches de cinturón tartésicos también en sanchorreja, algo que es significativo, y que demuestra el contacto entre ambas zonas y la fluidez de los contactos comerciales entre el atlántico, el mediterráneo y el área del sudoeste. sin embargo, es a partir del siglo viii a.n.e., cuando estas comunidades del Bronce Final, comienzan un periodo de profundas trasformaciones que afectarán a todos y cada uno de los aspectos sociales, económicos y materiales de su cultura. desde el punto de vista arqueológico, se observa un aumento de las importaciones cerámicas, orfebrería, perfumes y productos de consumo como vino y aceite, contrastado en la cantidad de recipientes anfóricos que se han documentado en los yacimientos de esta época desde el ebro has el río segura. estos contactos costeros con los pueblos fenicios tienen, en todo caso, una primera fase pre-colonial, donde la influencia queda limitada a contactos comerciales más o menos habituales, que se han observado en los materiales arqueológicos de los yacimientos cercanos a la costa, que obedecen a un comercio selecto dirigido a las minorías que ocupaban los puestos de poder en las comunidades indígenas, contactos que se intensifican y estabilizan a partir de los siglos vii y vi a.n.e. en este sentido, los enclaves alicantinos de peña negra, saladares, el alt de Benimàquia, son los exponentes directos de la recepción de estas influencias del mundo fenicio que tiene su origen inmediato en el establecimiento de la Fonteta, que debe de actuar como foco de irradiación hacia estas comunidades, hecho que debe repetirse a lo largo de la costa, y que

terior de la edad del Bronce, desarrollo progresivo que ya se viene observando desde el Bronce tardío y que van ocupando puntos estratégicos en las vías de distribución de los nuevos materiales que comienzan a tener demanda en esta época. esto influye en la disminución del número de asentamientos, siendo los que perduran y se consolidan en esta época de mayor importancia cualitativa (Hernández pérez 2005: 27). Ya en esta época se produce el cambio en el ritual funerario en que la cremación sustituye a la inhumación. su urbanismo es diferente a la etapa anterior, los asentamientos se sitúan en lugares distintos, preferentemente cerca de la costa y de los cauces fluviales. Las construcciones defensivas pierden importancia, si se comparan con las anteriores de época argárica. Los asentamientos de los últimos momentos del Bronce Final en la costa mediterránea de la península ibérica, desde el tramo final del río ebro hasta el segura están directamente relacionados con los circuitos comerciales por donde discurren los objetos de metal. Ya durante el Bronce Final ii, el empleo de un número mayor de metales, cobre, oro, plata y sobre todo estaño, en un mayor volumen, implica una actividad económica con consecuencias sociales que se desarrolla a partir de redes comerciales estables y permanentes, que unirían la costa mediterránea con sierra morena a través de enclaves como peña negra (crevillente), el collado y pinar de santa ana en Jumilla (simón García 1996) y el mismo cástulo en Jaén. Los materiales arqueológicos recuperados en los distintos asentamientos, muestran tres rutas de contacto con las diferentes áreas culturales: Una ruta sudoeste hacia andalucía, con origen en el núcleo tartésico del Guadalquivir a través de sierra morena donde enclaves como cástulo, se verán afectados en su importancia. La ruta norte y oeste por donde llegan las influencias de la cultura de los túmulos y los campos de Urnas (mola d’agrés, castellet de porquet, pic dels corbs...), así como otras provenientes de la meseta como la cultura de cogotas. Y a través del mediterráneo, por donde comienzan a entrar las influencias de tipo semita que darán lugar a una fase orientalizante que servirá de nexo de unión entre los momentos del Bronce Final y la cultura ibérica, y que entronca directamente con la i edad del Hierro en estas zonas de la península. Las relaciones con la meseta comienzan a ser importantes a partir del Bronce tardío, con la aparición de decoraciones del tipo Boquique y del grupo de cogotas i , que posiblemente estén relacionadas con

tripa_necropolis.indb 36

29/4/09 09:50:18

consideraciones generales observamos en aldovesta, en el castellet de peñíscola, en el palau de alcalá de Xivert, en el puig de Benicarló, en el piuró del Barranc Fondo, agullana, canet hacia el norte, y en santa catalina del monte (Verdolay), en la punta de los Gavilanes (mazarrón), cala del pino (La manga del mar menor), cobatillas la Vieja (murcia) el castellar de Librilla o coimbra de Barranco ancho hacia el sur (eiroa García 2004: 419: correa 2005: 996). el interés de los comerciantes fenicios por la obtención de metales ha sido expuesto tradicionalmente como uno de los motivos fundamentales de la llamada colonización fenicia de la península ibérica. en este sentido, en el yacimiento de peña negra, se ha argumentado la existencia de un importante núcleo metalúrgico relacionado con la presencia de individuos semitas en el mismo asentamiento (González prats 1986; 1991: 114, González prats y Ruiz Gálvez 1978). otros datos que corroboran la importancia del metal en el comercio fenicio, son los que nos proporcionan los yacimientos de aldovesta (Benifallet, tarragona), situado a orillas del río ebro, donde se ha recuperado un molde de fundición destinado a la obtención de lingotes, así como la existencia de acumulación de objetos de bronce amortizados (mascort, sanmartí y santacana 1991), el puig Roig, donde se ha documentado escoria de plomo, fragmentos de galena y moldes de fundición (Genera 1986) o el castellar de Librilla donde se excavó un horno metalúrgico para la fundición de hierro (Ros 1989). en este sentido, la ubicación de muchos de los asentamientos indígenas con importaciones fenicias del país Valenciano y sur de cataluña responde a la existencia de zonas cercanas relativamente ricas en minerales de hierro, plomo, plata y cobre (mascort, sanmartí y santacana 1991; oliver y Gusi 1991). en este contexto no puede sorprender el uso de lingotes metálicos con valor metal, tal como ha propuesto a. González prats (1985) para ciertos tipos característicos del sur del país Valenciano, datos que relacionamos con los pecios fenicios excavados y en proceso de excavación de la costa de mazarrón. en otro orden de cosas, para algunos autores, durante el Bronce Final iii y los inicios de la edad del Hierro se debió incrementar el circuito trashumante de ganado bovino y ovicaprino a lo largo del corredor del Vinalopó, en el interior de la provincia de alicante (mederos y Ruiz 2000-2001: 83), donde el comercio de sal con el abastecimiento de los centros productores de Villena y orihuela, tenía relación directa con los nuevos asentamientos fenicios como La Fonteta en la zona de la desembocadura

37

del río segura actuando como eje de control sobre la producción y las relaciones de intercambio con los grandes poblados del Bronce Final de la zona. este establecimiento debió irradiar una intensa influencia en la cultura material y en las formas de organización socioeconómica de las poblaciones locales, debido al temprano contacto con los modelos urbanos del mediterráneo antiguo y que cristalizarán en el desarrollo de los pueblos ibéricos de la zona. el flujo comercial hacia el corredor del Vinalopó potenció a su vez el desarrollo de asentamientos que, situados junto al trayecto de este río controlaban su vado natural, convirtiéndolo en un punto clave en la atracción y penetración del comercio fenicio por la cuenca media del río, donde algunos investigadores, han apuntado la presencia de materiales fenicios en yacimientos como el tabayà en el valle de aspe, camara y el monastil en el valle de elda (mederos y Ruiz op cit.: 84, fig. 1). el yacimiento de camara, construido de nueva planta, aunque solo ha sido objeto de prospección superficial, el 70% de cerámicas recogidas corresponden a ánforas fenicias R1 (poveda 1994-1995: 56; poveda 2000: 1865). sobre el yacimiento del monastil, éste ha proporcionado ánforas R1, pithoi, trípodes, platos de engobe rojo, así como dos fíbulas de codo, y representa en esta zona del tramo medio-bajo del Vinalopó el yacimiento que más ampliamente se desarrolla en esta zona y que tiene una mayor perduración, continuando hasta época ibérica y tardo romana. Ya que en el tabayá, sólo disponemos de la presencia de platos de cerámica gris tipo peña negra (Hernández y López 1992), así como otros con paralelos a los materiales asociados al nivel V del yacimiento de La mola d’agres, con influencias en las cerámicas tradicionales de los campos de Urnas, en realidad, estos materiales no muestran momentos de contacto entre el final de un yacimiento del Bronce Final ii y el cambio hacia la zona de influencia de crevillente en el inicio de peña negra ii ya en el Bronce Final iii. estas influencias, por otra parte, terminarán llegando por este camino, y a su vez por la vía procedente del alt de Benimàquia hacia el interior, en la zona de la provincia de alicante, donde nos encontramos con los yacimientos que se incluyen en la fase orientalizante de la zona de L’alcoià, y que presentan en su medida materiales fenicios, sobre todo ánforas del tipo trayamar y R1, trípodes y cerámicas grises, como ocurre en el puig d’alcoi, La covalta, els ametllers, Barrfan del sofre, el Xarpolar, el pitxòcol o el alt del punxòl (Grau 2000-2001: 99-102).

tripa_necropolis.indb 37

29/4/09 09:50:18

38

José ramón garcía gandía llada ulteriormente. parece lógico vincular con este fenómeno el abandono hacia la mitad del siglo vi a.n.e de los asentamientos autóctonos que aparecen intensamente vinculados con el mundo fenicio, tal como ocurre en los yacimientos de peña negra, el alt de Benimàquia o saladares, y el surgimiento de otros donde la presencia de cerámicas griegas de importación sustituyen a las formas fenicias, en el comienzo de la cultura ibérica, donde los modelos orientalizantes aparecen fusionados con el florecimiento del sustrato local.

Respecto de los momentos finales de la presencia de materiales fenicios en los yacimientos levantinos, desde los primeros estudios se observó que la presencia comercial fenicia parece desaparecer o, por lo menos, disminuir drásticamente desde el segundo cuarto del siglo vi a.n.e, en beneficio del comercio griego canalizado a través de massalia y de emporion. este fenómeno, que ha sido atribuido a la conquista de tiro por nabucodonosor hacia el 576 a.n.e (arteaga, padró y sanmartí-Grego 1978), se ha visto confirmado por la investigación desarro-

tripa_necropolis.indb 38

29/4/09 09:50:18

ii continentes Y contenidos

tripa_necropolis.indb 39

29/4/09 09:50:18

tripa_necropolis.indb 40

29/4/09 09:50:18

7. datos topoGRÁFicos
La necrópolis de Les casetes se encuentra en una zona amesetada que discurre con una ligera pendiente hacia el sureste, donde se encuentra la línea de costa a un par de kilómetros de distancia. en la actualidad las edificaciones de La Vila Joiosa, no permiten una visibilidad clara del entorno inmediato de la necrópolis, aun así, podemos intuir que ésta se halla en un lugar prominente, con una visibilidad media alta hacia las zonas que se encuentran hacia el mar, y presumiblemente en una zona de fácil acceso desde el interior. en el momento inmediato a su excavación, el terreno lo ocupaba un cultivo de cítricos ya abandonado, cuya cota de superficie se encontraba cerca de dos metros del piso de la carretera que lo bordeaba. no obstante, antes de la plantación la zona fue evidentemente modificada, ya que la parcela de cultivo fue rellenada con tierras de otro lugar, presumiblemente cercanas y posteriormente allanadas en el momento de su plantación. sobre su topografía antigua, es claro el lugar prominente de su ubicación, cercana a curso de agua, ya que se establece a unos centenares de metros del cauce del río amadorio, y posiblemente podríamos también hablar de la situación del yacimiento en torno a un camino antiguo –en la actualidad discurre paralela a la carretera que une La Vila Joiosa con alcoy– que llevara hasta el núcleo de hábitat de la zona, y para este argumento contamos con los siguientes datos: por un lado conocemos por experiencia propia la existencia de niveles, posiblemente de hábitat, del Bronce Final en un espacio cercano a la necrópolis, en torno a unos 180 metros de distancia, identificados gracias a unos sondeos que realizamos previos a una edificación (García Gandía 2002), si

bien es cierto que estamos hablando de un mundo posterior y con una diferencia cronológica considerable, intuimos que el supuesto hábitat orientalizante no debió de estar muy lejos.

8. inVentaRio de eLementos de La necRópoLis 8.1. tumBa 1
8.1.1. descripción de la tumba sepultura formada por una pseudocista de forma rectangular, realizada con cantos de mediano tamaño irregulares con aristas sin unir totalmente y en sólo una hilada de alzado (Ue 510). se orienta en dirección e-o. delimita una fosa de planta y sección rectangular con las esquinas redondeadas sin tratamiento en las paredes, aunque los bordes de la fosa tenían señales de haber sido alterados por calor intenso. contiene los restos de una cremación individual primaria, donde los restos humanos aparecían sin agrupación aparente, aunque con tendencia a situarse en las paredes de la fosa, y de considerable tamaño. en el fondo de la fosa se documentaron troncos de madera carbonizados colocados unos sobre otros a modo de rejilla en primer lugar se excava la fosa en el estrato natural (Ue 510), y sobre el fondo (Ue 504) se coloca un lecho de maderas entrecruzadas sobre el que se coloca el cadáver. posiblemente la pira sobresalía ampliamente de la superficie de la fosa. tras la cremación, se recogen los restos óseos y carbones resultantes y se agrupan en la fosa, que se cubre con una lechada de tierra amarillenta (Ue 503). poste-

tripa_necropolis.indb 41

29/4/09 09:50:18

42

José ramón garcía gandía riormente se construye la estructura superior a modo de pseudocista como elemento señalizador de la tumba (Fig. 5; Fig. 6). 8.1.2. materiales cas’00 5-1. campanita de bronce con perforación en la parte superior, no tiene badajo. 27,3 mm. 26,6 mm. 2,7 mm. (Fig. 7).

Fig. 7. ajuar de la tumba 1: 1. campanita de bronce Fig. 5. planta y sección de la tumba 1

8.2. tumBa 2
8.2.1. descripción de la tumba posible tumba de cremación individual secundaría realizada en hoyo simple sin tratamiento en las paredes. se ha interpretado la existencia de la tumba uniendo los puntos 6 y 7 de la excavación que quedaban a ambos lados de la zanja que se realizó durante los sondeos. por lo que probablemente, la tumba quedó arrasada por la zanja de los sondeos previos a la excavación. se observaron pequeñas esquirlas de restos óseos, resultantes de una cremación depositada en ella. no se documentaron restos de ajuar. no se ha podido delimitar con exactitud, ya que se encontraba prácticamente arrasada. el fondo de la fosa corresponde al nivel geológico de guijarros (UUee 603 / 703) (Fig. 8).

8.3. tumBa 3
8.3.1. descripción de la tumba sepultura formada por una laja de piedra trabajada de forma basta e irregular y orientada en dirección

Fig. 6. Fosa de la tumba 1

tripa_necropolis.indb 42

29/4/09 09:50:19

continentes y contenidos

43

contenía los restos de la cremación, a modo de antesala de la misma (Fig. 10).

Fig. 10. amuleto en forma de capitel protoeólico

Fig. 8. planta y sección de la tumba 2

tras la excavación de la capa amarilla aparece una fosa de tendencia rectangular con los bordes redondeados y con las paredes recubiertas de una capa de barro amarillo (Ue 1120) que contiene un estrato ceniciento con abundancia de restos humanos (Fig. 11). éstos aparecían algo fragmentados y sin agru-

e-o (Fig. 9). su longitud en su lado mayor situado al n es de 108 cm y su lado corto de 80 cm. su anchura es de 59 cm y su grosor de unos 15 cm aproximadamente (Ue 1110). alrededor se había colocado una capa de barro rojizo (Ue 1101) que cortaba el estrato natural de gravas (Ue 1102) a modo de plataforma de sustentación de forma rectangular, y sobre la que se apoyaba la piedra en sus extremos. debajo de esta piedra, aparece un estrato de color amarillento, compacto y endurecido. en la superficie de este estrato, se deposita un colgante de oro con forma de capitel protoeólico junto con algunos restos de la cremación del difunto (Ue 1103), antes de aparecer la fosa que

Fig. 9. superestructura de la tumba 3

Fig. 11. planta de la tumba 3. 1: superestructura. 2: fosa

tripa_necropolis.indb 43

29/4/09 09:50:19

44

José ramón garcía gandía vítrea. se trata de una deposición secundaria donde el ajuar se coloca tras la deposición del cadáver con excepción de la fíbula que aparece quemada, aunque el anforisco de pasta vítrea también aparece alterado por el calor de la combustión. el fondo de la fosa corresponde con el nivel geológico (Ue 1105). 8.3.2. materiales cas’00 11-3. colgante de oro en lámina doble, el reverso es liso, mientras que el anverso forma dos espirales simétricas con decoración de microgranulado formando un capitel protoeólico. el sistema de suspensión es de carrete estriado. 12,5 mm. 14,7 mm. 1,9 mm. peso: 0,4 gr. (Fig. 10; Fig. 15.11). cas’00 11-4. Fragmentos de un anforisco con dos asas de pasta vítrea en color azul marino con decoración en amarillo formando zigzag. alterado por el fuego y en múltiples fragmentos. 26,6 mm. 3,5 mm. (Fig. 15.1) cas’00 11-5. cuenta de collar de pasta vítrea esférica de color azul marino. 3,9 mm. 5,0 mm. 1,1mm. (Fig. 15.3). cas’00 11-6. cuenta de collar de oro esférica rematada en sus extremos por un engrosamiento a modo de tonelete. 6,6 mm. 6,4 mm. 1,1 mm. peso: 0,2 gr. (Fig. 15.8). cas’00 11-7. cuenta de collar de oro esférica rematada en sus extremos por un engrosamiento a modo de tonelete. 6,4 mm. 6,5 mm. 1,1 mm. peso: 0,1 gr. (Fig. 15.10). cas’00 11-9. cuenta de collar de oro esférica. 4,0 mm. 4,4 mm. 1,0 mm. 0,15 gr. (Fig. 15.6). cas’00 11-11. plato a torno de ala ancha y cazoleta interior. pasta de color ocre claro con desgrasantes oscuros muy finos (< 0,5 mm). cocción oxidante. tiene dos orificios sobre el borde para sujeción. presenta decoración pintada de banda de color rojo oscuro en el cuerpo y restos de engobe rojo en el borde. 38,0 mm 193,4 mm 6,2 mm. diámetro de la cazoleta: 75,2 mm. profundidad de la cazoleta: 5,5 mm. diámetro de la base: 66,6 mm. anchura del ala: 59,5 mm. índice diámetro / anchura del ala: 3,2 (Fig. 13; Fig. 14). cas’00 11-13. Fusayola de forma esferoide horizontal con base ligeramente convexa y boca plana con perforación central vertical. pasta de color ocre claro con desgrasantes de esquisto muy finos (<0,5 mm), también calizos y plateados. exterior bruñido. 22,0 mm 30,3 mm. diámetro boca: 23,6 mm. diámetro perforación: 5,5 mm. (Fig. 15.12). cas’00 11-16. cuenta de collar de oro realizada en filigrana mediante retorcido de hilo en espiral

pación aparente, aunque con tendencia a situarse en las paredes de la fosa (Ue 1104), junto al ajuar, éste sí, depositado ordenadamente entre los restos de la cremación (Fig. 12; Fig. 13). en la esquina este, se depositó un plato de ala ancha –colocado horizontalmente– junto a un anforisco de pasta vítrea –colocado de forma vertical– y una cuenta de collar de oro. entre los restos de la cremación se documentó una fíbula, una fusayola y tres cuentas de collar de pasta

Fig. 12. Fosa con ajuar de la tumba 3

Fig. 13. ajuar de la tumba 3. plato de ala ancha, anforisco y cuenta de oro

tripa_necropolis.indb 44

29/4/09 09:50:20

continentes y contenidos formando una cuenta esférica. 5,2 mm. 4,9 mm. 1,2 mm. peso: 0,2 gr. (Fig. 15.5). cas’00 11-17. cuenta de collar de oro realizada en filigrana mediante retorcido de hilo en espiral formando una cuenta esférica. 4,9 mm. 5,0 mm. 1,1 mm. peso: 0,2 gr. (Fig. 15.7). cas’00 11-18. cuenta de collar de oro formada por una pequeña anilla de sección circular. 0,2 mm. 3,5 mm. 0,5 mm. peso: 0,1 gr. (Fig. 15.9). cas’00 11-19. cuenta de collar de oro formada por una pequeña anilla de sección circular. 0,2 mm. 3,5 mm. 0,5 mm. peso: 0,1 gr (Fig. 15.9). cas’00 11-20. cuenta de collar de oro formada por una pequeña anilla de forma indeterminada. 0,4 mm. 4,0 mm. 0,2 mm. peso: 0,2 gr. cas’00 11-21. cuenta de collar de oro realizada en filigrana mediante retorcido de hilo en espiral formando una cuenta esférica. 7,0 mm. 5,2 mm. 1,0 mm. peso: 0,2 gr.
Fig. 14. ajuar de la tumba 3. 1: plato de ala ancha

45

Fig. 15. ajuar de la tumba 3. 1: anforisco de pasta vítrea. 2: cuenta de hueso. 3: cuenta de pasta vítrea. 4: cuenta de hueso. 5: cuenta de oro. 6: cuenta de oro. 7: cuenta de oro. 8: cuenta de oro. 9: cuenta de oro. 10: cuenta de oro. 11: amuleto de oro. 12: Fusayola

tripa_necropolis.indb 45

29/4/09 09:50:20

46

José ramón garcía gandía la estructura. su planta debió de ser cuadrangular a modo de los encanchados tumulares, pero fue alterado en época antigua, ya que su esquina suroeste apareció vaciada y con señales haber sido vaciada (Fig. 16). pensamos que su expolio se realizó en época antigua, posiblemente romana, al encontrarse un yacimiento del siglo i a.n.e. a escasos metros de la estructura. su orientación es e-o. alrededor del túmulo aparece una cenefa de cantos de playa en cuatro hiladas y alternando colores dando una forma cuadrangular a la estructura (Ue 1320) (Fig. 17). esta cenefa apoya sobre una lechada de tierra blanquecina (Ue 1301), mientras que al interior del túmulo por la esquina so aparece un estrato de color rojizo (Ue 1302), sobre el que apoya toda la estruc-

cas’00 11-22. cuenta de collar de hueso de forma troncocónica. 5,0 mm. 3,5 mm. 1,6 mm. (Fig. 15.2). cas’00 11-23. cuenta de collar de hueso de forma troncocónica. 5,2 mm. 3,4 mm. 1,5 mm. (Fig. 15.4).

8.4. tumBa 4
8.4.1. descripción de la tumba túmulo formado por una estructura de piedras irregulares de gran tamaño junto a otras más pequeñas trabadas con barro (Ue1310) en varios alzados en el centro y con las esquinas bien delimitadas, aunque en la esquina s-o falta la continuación de

Fig. 16. planta de la tumba 4

tripa_necropolis.indb 46

29/4/09 09:50:20

continentes y contenidos

47

Fig. 17. detalle de la cenefa de cantos de la tumba 4

tura. en el interior y a una cota de –0,12 aparece una cubierta de adobes algo fragmentados de color amarillo (Ue 1303), que cubren una fosa de forma cuadrangular delimitada por la capa de tierra rojiza. esta fosa de 110 cm por 99 cm contenía una tierra de color gris ceniciento algo tenue (Ue 1304) donde se documentaron varios fragmentos de huevo de avestruz, dentro de esta unidad estratigráfica apareció una mancha de cenizas de 32 cm por 25 (Ue 1305) orientada en dirección e-o que contenía unos pocos restos óseos de pequeño tamaño resultantes de la cremación. el fondo de la fosa corresponde con el nivel geológico (Ue 1303) (Fig. 18).

Fig. 19. ajuar de la tumba 4. 1: arete anular de plata

8.5. tumBa 5
8.5.1. descripción de la tumba Fosa de planta rectangular, orientada en dirección e-o, y sección semicircular cerrada hacia el interior. estaba cubierta por una capa de tierra endurecida de color claro (Ue 1401). alrededor de la superficie se habían dispuesto algunas piedras sueltas sin formación aparente (Ue 1410). tras esta capa de tierra se delimita una fosa rectangular, y junto a las paredes de la fosa, se documentaron maderas carbonizadas, que continuaban en toda su profundidad y todavía adheridas a las paredes, tal vez por efecto del calor (Ue 1420). pensamos que se trata de los restos de una urna o caja de madera, que se colocó en la fosa y a la que se le prendió fuego, con el objeto de realizar el ritual funerario (Fig. 20). más tarde, se depositó el ajuar, que no presenta señales de haber sido alterado por un calor muy fuerte (Ue 1402). dentro de esta

Fig. 18. tumba 4

8.4.2. materiales cas’00 13-8. arete de plata formado por un hilo de sección circular. 1,8 mm. 14,9 mm. 1,7 mm. peso: 0,2 gr. (Fig. 19.1).

Fig. 20. Restos de madera carbonizada en las paredes de la tumba 5

tripa_necropolis.indb 47

29/4/09 09:50:20

48

José ramón garcía gandía

especie de urna se documentó un vaso cerámico realizado a mano junto a una cuenta de collar de pasta vítrea y un arete de plata. a una cota algo más baja se documentó una serie de amuletos de esteatita, colocados a igual profundidad y con un orden establecido. en el centro, y engarzado en un aro de bronce se encontraba una máscara demoníaca de pasta vítrea azul con decoración en líneas amarillas y blancas (Fig. 21).

Fig. 22. planta y sección de la tumba 5 Fig. 21. amuletos de esteatita y máscara de pasta vítrea de la tumba 5

no se documentaron restos humanos en su interior, por lo que podría ser un depósito de ofrendas o tal vez un cenotafio. el fondo de la fosa corresponde con el nivel geológico (Ue 1403) (Fig. 22). 8.5.2. materiales cas’00 14-3. Vaso realizado a mano. Labio plano, borde recto, ligeramente exvasado y cuerpo cilíndrico, base plana con pie indicado. pasta de color negrusca, friable con desgrasantes heterogéneos medios y gruesos >1,5 mm a <2,5 mm). cocción reductora, y acabado grosero. 98,2 mm. 63,7 mm. 11,0 mm. (Fig. 23.6). cas’00 14-6. Fragmento de estructura de madera carbonizada encofrada en la pared. (Fig. 20). cas’00 14-7. Fragmento de estructura de madera carbonizada encofrada en la pared.

cas’00 14-9. amuleto realizado en esteatita en forma de placa rectangular con representación del ojo de Horus (oudja) en una de sus caras. en la otra se representa a Hathor amamantando a su ternero Harpócrates en las marismas de Quemis, mirando a derecha. tiene dos perforaciones paralelas en sus lados cortos. 14,8 mm. 15,6 mm. 5,5 mm. (Fig. 23.4). cas’00 14-10. amuleto realizado en esteatita con representación de una esfinge, tiene un orificio en la parte superior para su uso como colgante. 16,5 mm. 1,2 mm. 5,1 mm. (Fig. 23.2). cas’00 14-11. amuleto realizado en esteatita con representación del dios Beth, tiene tres perforaciones dos a ambos lados del cuello y otra entre los pies. 15,8 mm. 9,8 mm. 6,8 mm. (Fig. 22.1). cas’00 14-12. anillo de bronce de sección circular y 45 mm de diámetro con orificio para la suspensión que se encontraba alrededor de la máscara demoniaca. 45 mm. diámetro. 2,5 mm. cas’00 14-13. amuleto realizado en esteatita con representación de un Halcón sentado, tiene un orificio en su parte posterior. 12,9 mm. 9,1 mm. 4,3 mm. (Fig. 23.3).

tripa_necropolis.indb 48

29/4/09 09:50:21

continentes y contenidos

49

Fig. 23. ajuar de la tumba 5. 1: amuleto de esteatita (Beth) 2: amuleto de esteatita (esfinge). 3: amuleto de esteatita (Halcón). 4: amuleto de esteatita (Oudja). 5: máscara de pasta vítrea. 6: cerámica a mano. 7: cuenta de collar. 8: cuenta de collar. 9: cuenta de collar.

cas’00 14-14. amuleto de pasta vítrea con representación de una máscara. pasta de color azul marino con una banda amarilla que recorre el contorno de la cara desde la barbilla hasta las cejas, sobre las cejas sobresalen dos cuernos de color blanco con remate en una bolita azul, las orejas son de color blanco, de forma semiesférica y aparecen colocadas simétricamente a la altura de los ojos. estos se representan con dos placas circulares negras. La nariz se muestra con dos puntos amarillos. 27,0 mm. 21,0 mm. 5,0 mm. (Fig. 23.5). cas’00 14-15. cuenta de collar de pasta vítrea, oculada con ojos estratificados. Fondo de color azul claro. ojos en grupos de a dos, formados por un anillo blanco, un anillo amarillo y un anillo azul cobalto. 6,2 mm. 7,6 mm. 7,8 mm. (Fig. 23.7).

cas’00 14-16. cuenta de collar de pasta vítrea, oculada con ojos estratificados. Fondo de color azul claro. ojos en grupos de a dos, formados por un anillo blanco, un anillo amarillo y un anillo azul cobalto. 7, 1 mm. 8,2 mm. 7,4 mm. (Fig. 23.8). cas’00 14-17. cuenta de collar de pasta vítrea de forma circular y color azul. 2,6 mm. 4,8 mm. 1,7 mm. (Fig. 23.9).

8.6. tumBa 6
8.6.1. descripción de la tumba Fosa de tendencia rectangular con las esquinas redondeadas de sección circular recta y con las pa-

tripa_necropolis.indb 49

29/4/09 09:50:21

50

José ramón garcía gandía ser tapados estos objetos y en la parte superior de la cremación se coloca una navajita de hierro (Fig. 26) y un broche de cinturón (Fig. 27) junto a una piedra de ocre. el fondo de la fosa corresponde con el nivel geológico (Ue 1503) (Fig. 28). 8.6.2. materiales cas’00 15-1. piedra de ocre. 62,5 mm. cas’00 15-2. Broche de cinturón de tres garfios con escotaduras laterales cerradas con doble disco. decoración a base de líneas de puntos incisos que delimitan el perfil de la pieza. Rosetón central de círculos concéntricos de puntos incisos. tipo B3B3 según la clasificación de a. Lorrio. 117,1 mm. 77,5 mm. 5,0 mm. (Fig. 27; Fig. 29.5).

redes recubiertas de barro amarillo. tiene cubierta de barro endurecido (Ue 1501), tras la cual aparecía un estrato de tierra gris cenicienta que contenía los restos de la cremación del difunto junto con el ajuar (Ue 1502), donde se encontraban semienterrados un fragmento de molino barquiforme y un trípode con decoración pintada (Fig. 24; Fig. 30.1; Fig. 30.2).

Fig. 24. Fosa de la tumba 6

Los restos humanos aparecían de considerable tamaño y sin agrupación aparente, con tendencia a situarse en las paredes de la fosa. el ajuar estaba colocado ordenadamente: en un primer momento, y tras la deposición inicial de los restos de la cremación, se coloca un casquete superior de huevo de avestruz perforado en su zona más alta y decorado con una banda de color blanco (Fig. 25) junto a unos botones de bronce, bolitas también de bronce y otra de ofita. Hacia el centro de la fosa, se deposita una punta de lanza colocada verticalmente con la punta hacia abajo y que ocupa toda la profundidad de la fosa. tras

Fig. 26. cuchillo de hierro

Fig. 25. Ritón de huevo de avestruz pintado

Fig. 27. Broche de cinturón

tripa_necropolis.indb 50

29/4/09 09:50:21

continentes y contenidos

51

Fig. 28. planta y sección de la tumba 6

cas’00 15-3. Remache de bronce formado por una bolita y clavo con la punta doblada. 15,2 mm. 4,1 mm. 5,1 mm. cas’00 15-4. Remache de bronce formado por una bolita y clavo con la punta doblada. 14,4 mm. 4,0 mm. 5,4 mm. cas’00 15-5. trípode realizado a torno con decoración pintada en borde y cuerpo de bandas en color rojo muy oscuro. Labio convexo, borde recto inclinado al interior, carena muy marcada y base ligeramente convexa donde sobresalen tres pivotes, uno de ellos roto a la mitad. pasta tipo sándwich ox/

red/ox con desgrasantes en esquisto muy finos (<0,5 mm). 50,0 mm. 121,5 mm. 8,9 mm. (Fig. 30.1). cas’00 15-6. Hacha pulida realizada en ofita. 105,0 mm. 46,5 mm. 25,5 mm. cas’00 15-9. cuchillo de hierro de filo recto con un remache cilíndrico y perforación para el enmangue. 128,5 mm. 20,7 mm. 4,0 mm. peso: 21 gr. (Fig. 26; Fig. 29.4). cas’00 15-10. Botón de bronce de forma esférica formado por dos piezas unidas por dos vástagos. 11,1 mm. 9,8 mm. 3,9 mm. (Fig. 29.6).

tripa_necropolis.indb 51

29/4/09 09:50:22

52

José ramón garcía gandía

Fig. 29. ajuar de la tumba 6. 1: Fragmento de punta de lanza. 2: Fragmento de punta de lanza. 3: Fragmento de punta de lanza. 4: cuchillo de hierro. 5: Broche de cinturón. 6: Botón de bronce. 7: Botón de bronce. 8: Botón de bronce. 9: casquete superior de huevo de avestruz perforado y pintado

cas’00 15-11. punta de lanza del tipo ia.2 de Quesada. nervio muy marcado de sección cuadrangular. 374,3 mm. 30,5 mm. 7,6 mm. Longitud

del cubo: 91,3 mm. Longitud de hoja: 203,0 mm. (incompleta). ancho máx. hoja: 30,5 mm. profundidad del cubo: 80,4 mm. diámetro del cubo: 24,7

tripa_necropolis.indb 52

29/4/09 09:50:22

continentes y contenidos mm. peso: 199,6 gr. (Figs. 29.1; Fig. 29.2; Fig. 29.3). cas’00 15-12. Botón de bronce de forma esférica formado por dos piezas unidas por dos vástagos. 11,0 mm. 10,0 mm. 1,0 mm. (Fig. 29.7). cas’00 15-13. Botón de bronce de forma esférica formado por dos piezas unidas por dos vástagos. 11,0 mm. 10,0 mm. 4,0 mm. (Fig. 29.8) cas’00 15-14. Botón de bronce de forma esférica formado por dos piezas unidas por dos vástagos. 12,2 mm. 7,4 mm. 1,1 mm. cas’0 15-17. Fragmento de molino barquiforme realizado en ofita. 114,1 mm. 111,0 mm. 54,1 mm. (Fig. 30.2). cas’00 15-20. cáscara de huevo de avestruz de forma de casquete esférico-ritón. corresponde a un medio de su altura y tiene una perforación en la parte superior de 20,3 mm de diámetro que ha servido para la extracción del huevo. está decorado sobre el cuerpo con una banda de color blanco de 22 mm de anchura. Forma iV, tipo 6a, según la clasificación de

53

san nicolás pedraz. 21,0 mm. 80,2 mm. 2,0 mm. (Fig. 25: Fig. 29.9).

8.7. tumBa 7
8.7.1. descripción de la tumba Fosa de planta de tendencia oval y sección rectangular con esquinas redondeadas, y las paredes recubiertas de barro amarillo. tiene cubierta de tierra apisonada (Ue 1701) de unos cuatro centímetros de potencia, tras la que aparece el estrato ceniciento que contiene los restos de la cremación (Ue 1702) con una potencia de 14 cm. Los restos humanos aparecían muy fragmentados y sin agrupación aparente, con tendencia a situarse en las paredes de la fosa. el fondo de la fosa pertenece a la tierra geológica formada por arenas y gravas (Ue 1703). el ajuar estaba compuesto de ocho bolitas de bronce y tres piezas prismáticas también de bronce (Fig. 31).

Fig. 30. ajuar de la tumba 6. 1: trípode decorado. 2: Fragmento de molino barquiforme.

tripa_necropolis.indb 53

29/4/09 09:50:22

54

José ramón garcía gandía

Fig. 31. planta y sección de la tumba 7

8.8. tumBa 8
8.8.1. descripción de la tumba Fosa con planta de tendencia oval y sección circular recta con esquinas redondeadas, y las paredes recubiertas de barro amarillo. tiene cubierta de tierra (Ue 1801) de unos diez centímetros de potencia,

tras la que aparece el estrato ceniciento que contiene los restos de la cremación (Ue1802) y que tiene una potencia de 14 cm. el fondo de la fosa pertenece a la tierra geológica formada por arenas y gravas (Ue 1803). Los restos humanos aparecían algo fragmentados y sin agrupación aparente, aunque con tendencia a situarse en las paredes de la fosa. no contenía elementos de ajuar (Fig. 32).

tripa_necropolis.indb 54

29/4/09 09:50:22

continentes y contenidos

55

Fig. 33. superestructura de la tumba 9

Fig. 34. proceso de excavación de la tumba 9 Fig. 32. planta y sección de la tumba 8

8.9. tumBa 9
8.9.1. descripción de la tumba enterramiento formado por una cista rectangular (Ue 2220) de 150 cm de longitud por 90 cm de anchura, abierta en su esquina sureste, y con encanchado tumular de planta rectangular en la esquina noroeste (Ue 2230). a modo de señalización de esta estructura, alrededor de la misma se coloca una cenefa de planta cuadrangular de pequeños cantos redondeados de distintos colores (Ue 2210) de 230 cm de longitud por 35 cm de anchura y 2 cm de altura, en cuatro, y en ocasiones cinco hiladas y que da la vuelta a la toda la estructura (Fig. 33). Bajo la cista se excava una fosa de planta rectangular algo desplazada hacia el sur. posiblemente cubrieron con tierra la fosa y construyeron la cista algo desplazada (Fig. 34). tiene las paredes recubiertas de barro amarillo (Ue 2240), su cubierta está formada por

Fig. 35. Fosa de la tumba 9

una tierra de color marrón oscuro, con presencia de puntos de yeso y pequeños carbones (Ue 2201 y 2202) (Fig. 35).

tripa_necropolis.indb 55

29/4/09 09:50:23

56

José ramón garcía gandía el estrato correspondiente a la cremación (Ue 2203 y 2204), es de color marrón ceniciento con numerosa presencia de carbones y restos humanos. Los restos humanos aparecían de considerable tamaño y sin agrupación aparente, aunque con tendencia a situarse en las paredes de la fosa (Fig. 36). La sepultura contiene un ajuar compuesto por huevo de avestruz decorado, dos cuentas de collar de plata, y una de bronce. el ajuar apareció alterado por el fuego. La cremación del cadáver se produjo in situ, posteriormente a la excavación de la fosa inicial, tras lo cual se terminó de construir la estructura. en el fondo de la fosa (Ue 2205) se documentó un gran tronco de madera carbonizada (Fig. 37) de 60 cm de longitud por 23 cm de anchura y 18 cm de altura, junto a un fragmento de cráneo y un diente (Fig. 38; Fig. 39). 8.9.2. materiales cas’00 22-3. Lasca de sílex. 22,5 mm. 12,3 mm. 7,2 mm. cas’00 22-6. arete de plata realizado con un hilo de sección circular. 1,5 mm. 17,6 mm. 1,4 mm. (Fig. 40.5). cas’00 22-9. Huevo de avestruz sin decorar pero tallado en su tercio superior formando un dibujo dentado. tiene restos de decoración pintada quemada por el fuego. corresponde a la forma iii, tipo 5 según la clasificación de san nicolás pedraz. 40,0 mm. incompleto. 1,9 mm. (Fig. 40.1). cas’00 22-15. cuenta de collar de plata esférica rematada en sus extremos por un engrosamiento a modo de tonelete. 8,0 mm. 8,4 mm. 2,4 mm. peso: 0,5 gr. (Fig. 40.2). cas’00 22-16. cuenta de collar de plata esférica rematada en sus extremos por un engrosamiento a modo de tonelete. 8,0 mm. 8,4 mm. 2,3 mm. peso: 0,4 gr. (Fig. 40.3). cas’00 22-17. cuenta de collar de bronce de forma esférica. 8,0 mm. 8,5 mm. 2,2 mm. (Fig. 40.4). cas’00 22-20. tronco de madera carbonizada. 230.0 mm. 167,2 mm. 77,3 mm. (Fig. 37).

Fig. 36. Fosa de la tumba 9

8.10. tumBa 10
8.10.1. descripción de la tumba Fosa de planta rectangular con las esquinas redondeadas y las paredes recubiertas de barro amarillo. La cubierta está formada por una tierra amarillen-

Fig. 37. tronco de madera carbonizada de la tumba 9

tripa_necropolis.indb 56

29/4/09 09:50:23

continentes y contenidos

57

Fig. 39. secciones de la tumba 9

Fig. 38. planta de la tumba 9. 1: superestructura. 2: fosa

Fig. 40. ajuar de la tumba 9. 1: Fragmento de huevo de avestruz tallado y pintado. 2: cuenta de collar de plata. 3: cuenta de collar de plata. 4: cuenta de collar de bronce. 5: Fragmento de arete de bronce

tripa_necropolis.indb 57

29/4/09 09:50:23

58

José ramón garcía gandía fragmentados y sin agrupación aparente, aunque con tendencia a situarse en las paredes de la fosa. el ajuar estaba formado por dos puntas de lanza alteradas por el fuego, dos anillos de oro con resortes, siete cuentas de collar, cuatro de hueso, una de pasta vítrea y dos de oro, y un fragmento de amuleto de oro decorado con la técnica de microgranulado. La disposición del ajuar estaba sin orden aparente dentro de la fosa y a distintos niveles de cota. cerca del fondo de la fosa (Ue 2303) se documentaron dos fragmentos de cráneo de considerable tamaño. (Fig. 42). 8.10.2. materiales cas’00 23-1. cuatro fragmentos de bronce correspondientes a una fíbula, uno de ellos presenta resorte.

ta apisonada (Ue 2301) de unos cuatro centímetros de potencia tras la cual aparece el estrato de la cremación de color ceniciento con los restos humanos (Ue 2302) (Fig. 41). Los restos óseos aparecían algo

Fig. 41. Fosa de la tumba 10

Fig. 42. planta y secciones de la tumba 10

tripa_necropolis.indb 58

29/4/09 09:50:24

continentes y contenidos

59

Fig. 43. ajuar de la tumba 10. 1: Fragmento de punta de lanza. 2: Fragmentos de pieza de hierro indeterminada. 3: pendiente de oro. 4: pendiente de oro. 5: Fragmento de amuleto de oro con microgranulado. 6: cuenta de collar de oro. 7: cuenta de collar de oro.

cas’00 23-3. pieza de hierro que recuerda por su forma a una fíbula de codo, pero que no podemos precisar de qué se trata. 201 mm. 13,2 mm. 4,9 mm. (Fig. 43.2).

cas’00 23-4. punta de lanza del tipo iB.2 de Quesada. nervio muy marcado de sección cuadrangular. 146,7 mm. 35,1 mm. 16,4 mm. Longitud del cubo: 81,8 mm. Longitud de hoja: 64,9 mm. (incompleta).

tripa_necropolis.indb 59

29/4/09 09:50:24

60

José ramón garcía gandía claro y ojos formados por un anillo blanco, un anillo amarillo y un anillo azul cobalto. 6,6 mm. 8,5 mm. 3,0 mm. cas’00 23-10. cuenta de collar de hueso de forma troncocónica. 4,3 mm. 5,0 mm. 1,9 mm. cas’00 23-11. cuenta de collar de hueso de forma troncocónica. 4,9 mm. 5,9 mm. 2,0 mm. cas’00 23-12. cuenta de collar de hueso de forma troncocónica. 5,5 mm. 5,0 mm. 2,1 mm. cas’00 23-13. cuenta de collar de hueso de forma troncocónica. 4,9 mm. 6,0 mm. 1,9 mm. cas’00 23-17. pendiente de oro realizado en lámina doble de sección circular, cerrado por medio de dos resortes. 3,9 mm. 24,8 mm. 2,7 mm. peso. 3,4 gr. (Fig. 43.4; Fig. 45).

ancho máx. hoja: 35,1 mm. profundidad del cubo: 69,3 mm. diámetro del cubo: 22,7 mm. peso: 327,8 gr (Fig. 44).

Fig. 45. arete de oro de la tumba 10 Fig. 44. ajuar de la tumba 10. 1: Fragmento de punta de lanza

cas’00 23-5. pendiente de oro realizado en lámina doble de sección circular, cerrado por medio de dos resortes. 2,7 mm. 20,3 mm. 2,1 mm. peso: 1,9 gr. (Fig. 43.3). cas’00 23-6. cuenta de collar de oro esférica rematada en sus extremos por un engrosamiento a modo de tonelete. 11,1 mm. 5,3 mm. 1,2 mm. peso: 0,2 gr. (Fig. 43.7). cas’00 23-7. cuenta de collar de oro esférica rematada en sus extremos por un engrosamiento a modo de tonelete. 5,3 mm. 5,9 mm. 1,1 mm. peso: 0,2 gr. (Fig. 43.6). cas’00 23-8. Fragmento de un colgante de oro formado por una lámina doble. está decorado bordeando la pieza con microgranulado y una línea en forma una “s”. 9,0 mm. 5,0 mm. 0,3 mm. peso: 0,1 gr. (Fig. 43.5). cas’00 23-9. cuenta de collar de pasta vítrea, oculada con ojos estratificados. Fondo de color azul

cas’00 23-18. punta de lanza del tipo iB.1 de Quesada. nervio muy marcado de sección redondeada. 88,8 mm. 41,1 mm. 14,2 mm. Longitud del cubo: 95,8 mm. Longitud de hoja: 193,0 mm. (incompleta). ancho máx. hoja: 41,1 mm. profundidad del cubo: 94,1 mm. diámetro del cubo: 20,2 mm. peso: 327,8 gr. (Fig. 43.1).

8.11. tumBa 11
8.11.1. descripción de la tumba sepultura formada por un hoyo simple de planta de tendencia ovoide y sección circular. La cubierta estaba formada por una capa de tierra de color marrón oscuro (Ue 2501); tras ésta aparece un estrato de tierra de color marrón ceniciento que contenía los restos humanos; la colocación de los huesos parece ordenada, encontrándose agrupados en torno al cen-

tripa_necropolis.indb 60

29/4/09 09:50:24

continentes y contenidos

61

Fig. 46. planta y sección de la tumba 11

tripa_necropolis.indb 61

29/4/09 09:50:24

62

José ramón garcía gandía rra de color ceniciento donde aparecían los restos humanos, junto a numerosos elementos de bronce alterados por el fuego que posiblemente puedan corresponder a tres fíbulas sin que podamos precisar su tipo. Los restos humanos aparecían muy fragmentados y sin agrupación aparente, aunque con tendencia a situarse en las paredes de la fosa. el ajuar estaba compuesto por un collar formado por cinco cuentas de collar de oro, tres de hueso y amuleto de esteatita con representación de Oudja; también se documentaron varios fragmentos de huevo de avestruz. en el fondo de la fosa que corresponde al nivel geológico (Ue 2704) se depositaron los fragmentos de cráneo (Fig. 48). 8.12.2. materiales cas’00 27-7. Fragmento de huevo de avestruz sin decorar. 13,1 mm. 16,5 mm. 2,4 mm. cas’00 27-8. cuenta de collar oro de forma esférica rematada en sus extremos por un engrosamiento a modo de tonelete. 6,0 mm. 5,5 mm. 1,1 mm. peso: 0,3 gr. (Fig. 49.2). cas’00 27-10. cuenta de collar de hueso de forma troncocónica. 4,7 mm. 4,2 mm. 1,9 mm. (Fig. 49.7). cas’00 27-11. cuenta de collar de hueso de forma troncocónica. 5,0 mm. 5,5 mm. 1,0 mm. (Fig. 49.9). cas’00 27-12. cuenta de collar de oro esférica rematada en sus extremos por un engrosamiento a modo de tonelete. 6,6 mm. 5,4 mm. 1,0 mm. peso: 0,3 gr. (Fig. 49.3). cas’00 27-13. cuenta de collar de oro de esférica rematada en sus extremos por un engrosamiento a modo de tonelete. 6,6 mm. 5,5 mm. 1,2 mm. peso: 0,4 gr. (Fig. 49.4). cas’00 27-14. cuenta de collar de oro esférica rematada en sus extremos por un engrosamiento a modo de tonelete. 6,6 mm. 5,4 mm. 1,1 mm. peso: 0,5 gr. (Fig. 49.5). cas’00 27-15. cuenta de collar de oro esférica rematada en sus extremos por un engrosamiento a modo de tonelete. 6,6 mm. 5,5 mm. 1,2 mm. peso: 0,6 gr. (Fig. 49.6). cas’00 27-16. cuenta de collar de hueso de forma troncocónica. 5,0 mm. 5,3 mm. 2,7 mm. (Fig. 49.8). cas’00 27-20. amuleto realizado en esteatita con representación del ojo de Horus (Oudja) en ambas caras. tiene dos perforaciones paralelas en sus lados cortos. 7,8 mm. 9,2 mm. 4,3 mm. (Fig. 49.1).

Fig. 47. Restos óseos de la tumba 11

tro de la sepultura y orientados de n a s, aparecen prácticamente sobre el fondo de la fosa que corresponde al nivel geológico (Ue 2503), y da la impresión de que fueron colocados envueltos en una especie de lienzo, de ahí su agrupación (Fig. 46; Fig. 47).

8.12. tumBa 12
8.12.1. descripción de la tumba Fosa de planta de tendencia rectangular con las esquinas redondeadas y las paredes recubiertas de barro amarillo. estaba cubierta por una laja de piedra de forma aplanada de 86 cm de longitud por 36 cm de anchura y 15 cm de altura (Ue 2710). Rodeada de una estructura de mampostería de forma rectangular a modo de cista (Ue 2720). La cubierta estaba formada por una capa de tierra de color marrón suelta y granulosa (Ue 2701). el estrato de depósito de la cremación (UUee 2702 y 2703), estaba formado por una capa de tie-

tripa_necropolis.indb 62

29/4/09 09:50:25

continentes y contenidos

63

Fig. 48. planta y secciones de la tumba 12. 1: superestructura. 2: fosa. 3: secciones

Fig. 49. ajuar de la tumba 12. 1: amuleto de esteatita. 2: cuenta de collar de oro. 3: cuenta de collar de oro. 4: cuenta de collar de oro. 4: cuenta de collar de oro. 5: cuenta de collar de oro. 6: cuenta de collar de oro. 7: cuenta de collar de hueso. 8: cuenta de collar de hueso. 9: cuenta de collar de hueso. 10: Fragmento de fíbula de bronce

tripa_necropolis.indb 63

29/4/09 09:50:25

64

José ramón garcía gandía

8.13. tumBa 13
8.13.1. descripción de la tumba Fosa de planta rectangular con las esquinas redondeadas y las paredes recubiertas de barro amarillo. La cubierta está formada por una tierra amarillenta apisonada (Ue 2801) de unos dos centímetros de potencia tras la cual aparece el estrato de la cremación de color ceniciento con los restos humanos, de una potencia de nueve centímetros. (Ue 2802). Los restos humanos aparecían de considerable tamaño y sin agrupación aparente, aunque con tendencia a situarse en las paredes de la fosa. no contenía elementos de ajuar. el fondo de la fosa corresponde con el nivel geológico (Ue 2803) (Fig. 50; Fig. 51).

Fig. 50. Fosa de la tumba 13

Fig. 51. planta y sección de la tumba 13

tripa_necropolis.indb 64

29/4/09 09:50:25

continentes y contenidos

65

8.14. tumBa 14
8.14.1. descripción de la tumba Fosa de planta rectangular con las esquinas redondeadas y las paredes recubiertas de barro amarillo. La cubierta está formada por una tierra amarillenta apisonada (Ue 2901) de unos cuatro centímetros de potencia tras la cual aparece el estrato de la cremación de color ceniciento con los restos humanos, de una potencia de nueve centímetros. (Ue 2902). Los restos humanos aparecían de muy fragmentados y sin agrupación aparente, aunque con tendencia a situarse en las paredes de la fosa. tiene una señalización formada por una alineación de piedras al norte de la fosa y en dirección

e-o. su único ajuar consistía en varios fragmentos de bronce que pertenecían a una fíbula. el fondo de la fosa corresponde con el nivel geológico (Ue 2903) (Fig. 52; Fig. 53).

Fig. 52. Fosa de la tumba 14

Fig. 53. planta y sección de la tumba 14

tripa_necropolis.indb 65

29/4/09 09:50:25

66

José ramón garcía gandía

Fig. 54. planta y secciones de la tumba 15

8.15. tumBa 15
8.15.1. descripción de la tumba Fosa de grandes dimensiones de planta rectangular con las esquinas redondeadas y las paredes recubiertas de barro amarillo. La cubierta está formada por una tierra amarillenta apisonada (Ue 3001) de unos cinco centímetros de potencia tras la cual aparece el estrato de la cremación de color ceniciento con los restos humanos, de una potencia de nueve centímetros. (Ue 3002). Los restos humanos aparecían muy fragmentados y sin agrupación aparente, aunque con tendencia a situarse en las paredes de la fosa. su ajuar consistía en varios fragmentos de bronce que pertenecían a una fíbula, una cuenta de

collar de pasta vítrea fragmentada y una cuenta de collar de oro. el fondo de la fosa corresponde con el nivel geológico (Ue 3003) (Fig. 54). 8.15.2. materiales cas’00 30-2. cuenta de collar de pasta vítrea, oculada con ojos estratificados. Fondo de color azul claro y ojos formados por un anillo blanco, un anillo amarillo y un anillo azul cobalto. 7,2 mm. 8,1 mm. 6,9 mm. cas’00 30-3. cuenta de collar oro esférica rematada en sus extremos por un engrosamiento a modo de tonelete. 6,5 mm. 5,5 mm. 1,1 mm. peso: 0,5 gr. (Fig. 55.1).

tripa_necropolis.indb 66

29/4/09 09:50:25

continentes y contenidos

67

Fig. 57. proceso de excavación de la tumba 16

ajuar de la tumba 15: cuenta de collar de oro

8.16. tumBa 16
8.16.1. descripción de la tumba Fosa excavada de forma rectangular y sección trapezoidal cerrada que sirvió para contener una cista formada por ocho adobes dispuestos formando un trapecio (Ue 3410) (Fig. 56). Las esquinas de la estructura aparecen con un enlucido de barro amarillo (Ue 3420), que también se encuentra en los tramos de unión de los adobes. La cubierta estaba formada por una capa de tierra amarillenta, compacta y homogénea, de unos 23 centímetros de potencia (Ue 3401) (Fig. 57), al excavar esta unidad estratigráfica apareció una jarrita modelada a torno junto a una tierra más oscura (Ue 3402) (Fig. 58) que se apoyaba en una capa de tierra de aspecto ceniciento con carboncitos donde aparecían restos óseos resultantes de la cremación (Ue 3403).
Fig. 58. Jarrita de cerámica de la tumba 16

Los restos humanos aparecían algo fragmentados y sin agrupación aparente, aunque con tendencia a situarse en las paredes de la fosa. entre éstos apareció un conjunto de amuletos de oro, y cuatro cuentas de collar de pasta vítrea y una de oro (Fig. 59). Los adobes están decorados con cuatro líneas paralelas en su base realizadas con los dedos en sus lados más cortos. Hacia el centro de la cista, la decoración aparece formando líneas paralelas inclinadas y convergentes hacia arriba. el fondo de la tumba corresponde con el nivel geológico (Ue 3404) (Fig. 60; Fig. 61).

Fig. 56. cista de adobes de la tumba 16

Fig. 59. estrato ceniciento y amuletos de la tumba 16.

tripa_necropolis.indb 67

29/4/09 09:50:26

68

José ramón garcía gandía nado al exterior, cuello hiperbólico, cuerpo de tendencia esferoide horizontal y base ligeramente cóncava. pasta de color ocre anaranjado con desgrasantes de esquisto finos y medios (>0,3 mm y <1 mm). cocción oxidante. tiene restos de engobe rojo sobre el labio interior y sobre parte del borde, cuello y cuerpo al exterior. superficie alisada. 85,6 mm. 103,2 mm. 4,4 mm. diámetro boca: 90,8 mm. profundidad interior: 71,3 mm. diámetro base: 53,0 mm. (Fig. 62). cas’00 34-5. cuenta de collar de pasta vítrea de forma circular de color granate. 3,5 mm. 3,2 mm. 1,9 mm. (Fig. 62.2). cas’00 34-6. cuenta de collar de pasta vítrea de forma circular de azul marino. 3,3 mm. 4,4 mm. 1,2 mm. (Fig. 62.3). cas’00 34-7. cuenta de collar de pasta vítrea de forma circular de azul marino. 3,4 mm. 4,0 mm. 1,7 mm. (Fig. 62.4;).

Fig. 60. adobes decorados de la tumba 16

8.16.2. materiales cas’00 34-2. Jarrita a torno de engobe rojo con pico vertedor y boca en forma unilobulada con una asa en extremo opuesto. Labio convexo, borde recto incli-

Fig. 61. planta y sección de la tumba 16

tripa_necropolis.indb 68

29/4/09 09:50:26

continentes y contenidos

69

Fig. 62. ajuar de la tumba 16. 1: Vaso de cocina con engobe rojo. 2: cuenta de collar de pasta vítrea. 3: cuenta de collar de pasta vítrea. 4: cuenta de collar de pasta vítrea. 5: cuenta de collar de pasta vítrea. 6: cuenta de collar de oro. 7: enlace triple de oro. 8: amuleto de oro. 9: amuleto de oro

cas’00 34-8. colgante de oro realizado a molde y formado por tres círculos realizados en lámina lisa de sección circular. el círculo central es algo más grande que los exteriores. 24,3 mm. 9,7 mm. 2,0 mm. peso: 1,7 gr. (Fig. 62.7). cas’00 34-9. colgante en forma de semicírculo alargado, cerrado en su base; su contorno está rematado por un ribete semicircular liso. La parte posterior es lisa. sistema de suspensión en forma de carrete estriado. La parte frontal está decorada con microgranulado y con representación de arriba a abajo de disco solar alado, sol y creciente, Flor de

Loto, y los Urei. entre estos elementos tiene un orificio circular para la colocación una piedra preciosa perdida de antiguo, ya que no apareció en la fosa. pertenece al tipo Xi de Quattrocchi y a los colgantes en forma de nicho de Quillard. 23,1 mm. 16,2 mm. 1,2 mm. peso: 2,0 gr. (Fig. 62.9) cas’00 34-10. colgante de oro que representa sol y creciente, realizado a molde su interior es hueco. al igual que el anterior, tiene un orificio circular para la colocación de una piedra preciosa perdida de antiguo. sistema de suspensión en forma de carrete estriado. pertenece a los colgantes establecidos por

tripa_necropolis.indb 69

29/4/09 09:50:27

70

José ramón garcía gandía

Fig. 63. planta de la tumba 17. superestructura

Quillard (Quillard 1979: pl. iX-6b).12,5 mm. 14,7 mm. 1,6 mm. peso. 0,6 gr. (Fig. 62.8). cas’00 34-11. cuenta de collar de oro realizada en filigrana mediante retorcido de hilo en espiral formando una cuenta esférica. 3,9 mm. 4,9 mm. 1,8 mm. peso: 0,1 gr. cas’00 34-18. cuenta de collar de pata vítrea esférica. 3,1 mm. 2,9 mm. 1,1 mm. (Fig. 62.5).

8.17. tumBa 17
8.17.1. descripción de la tumba tumba construida que se realiza excavando una gran fosa de forma oval que corta el nivel de gui-

jarros geológicos (Ue 4), tras la cual se realizaría un encofrado de barro de color rojizo (Ue 3510), creando una estructura de forma cruciforme con las esquinas en forma de escalones (Ue 3520) (Fig. 63; Fig. 64). Las paredes de esta estructura se enlucen con una capa de barro amarillento con un grosor regular de 2 cm (Ue 3525) (Fig. 65) alrededor de esta estructura se dispone una cenefa de cantos rodados (Ue 3530), aunque apareció en mal estado de conservación. posiblemente esta estructura contenía una tapadera de madera que soportaba un conjunto de piedras talladas de forma cuadrangular que formaban una superestructura rectangular a modo de túmulo (Ue 3560) (Fig. 66; Fig. 67; Fig. 68).

tripa_necropolis.indb 70

29/4/09 09:50:27

continentes y contenidos

71

Fig. 64. planta de la tumba 17. Fondo

Fig. 65. encofrado de barro y enlucido de la tumba 17

Fig. 66. estructura de piedras caídas durante su excavación

tripa_necropolis.indb 71

29/4/09 09:50:27

72

José ramón garcía gandía temente depositados sobre el fondo. su único ajuar consistía en un quemaperfumes de bronce (Fig. 70; Fig. 71).

Fig. 69. tumba 17 Fig. 67. proceso de excavación de la tumba 17

Fig. 70. planta de la tumba 17 con el ajuar en el fondo

Fig. 68. Reconstrucción hipotética de la tumba 17

La cremación se realizó en el fondo de la tumba, que es de planta rectangular (Fig. 69), posiblemente in situ, donde se documentó gran número de carbones dispuestos a lo largo de la fosa, junto a los huesos humanos conservados de gran tamaño, aparen-

Fig. 71. Thymiaterium de bronce de la tumba 17

tripa_necropolis.indb 72

29/4/09 09:50:28

continentes y contenidos 8.17.2. materiales cas’00 35-17. Quemaperfumes de bronce formado por dos piezas unidas entre sí. el pie está formado por una lámina de bronce de forma troncocónica rematada en su base por un ribete de sección circular y un engrosamiento en su parte superior donde va unido a la cazoleta en forma de casquete esférico de donde sale, aproximadamente en el centro, un ala

73

decorada en su extremo con círculos repujados. en el interior de la cazoleta tiene otra cazoleta más pequeña en el centro. 89,0 mm. 139,3 mm. 1,9 mm. diámetro de la cazoleta interior: 16,7 mm. diámetro de la cazoleta: 77,4 mm. anchura del ala: 31,0 mm. (Fig. 72.1). cas’00 35-19. clavo de hierro con cabeza circular y vástago. 90,0 mm. 17,2 mm. 10,0 mm. (Fig. 72.2).

Fig. 72. ajuar de la tumba 17. 1: Thymiaterium de bronce. 2: clavo de hierro.

tripa_necropolis.indb 73

29/4/09 09:50:28

74

José ramón garcía gandía

Fig. 73. planta y secciones de la tumba 18

8.18. tumBa 18
8.18.1. descripción de la tumba Fosa de planta de tendencia rectangular con las esquinas redondeadas y las paredes recubiertas de

barro amarillo. La fosa estaba cubierta por una capa de tierra de color amarillento (Ue 3601) de unos tres centímetros de potencia. en esta capa se recogieron dos fragmentos de hierro informes. La siguiente Unidad estratigráfica (Ue 3603), de aspecto ceniciento, presentaba una cremación con dispersión de

tripa_necropolis.indb 74

29/4/09 09:50:28

continentes y contenidos restos humanos, algunos de considerable tamaño especialmente cerca de las paredes (Fig. 73) Los restos del cráneo se situaban en el extremo W justo en el ángulo de unión del ajuar metálico. La profundidad de la fosa es de 25 cm con el fondo plano donde aparece el nivel geológico de guijarros (Ue 3604). Los restos humanos aparecían de considerable tamaño y sin agrupación aparente, aunque con tendencia a situarse en las paredes de la fosa. La tumba presentaba un ajuar depositado ordenadamente: en una primera deposición se colocaron los elementos metálicos formados por dos regatones, dos puntas de lanza y unas pinzas o tenazas de hierro (Fig. 74). Las dos puntas de lanza se encontraban dispuestas en paralelo a las paredes de la fosa, una de considerable longitud en el lado más largo, y la otra en el lado corto, cruzándose en sus puntas y formado casi un ángulo recto donde se encontraban los fragmentos de cráneo. en la pared s, se encontraban alineados los dos regatones y las pinzas o tenazas. estos elementos se encontraban a una cota de –0,24 a –0,17 cm. en la segunda disposición del ajuar se colocaron tres recipientes cerámicos: una cantimplora de fayenza (Fig. 75), un plato de labio ancho y cazoleta interior con engobe rojo, y un soporte anu-

75

lar para cerámica (Fig. 76; Fig. 77). Las tres piezas estaban dispuestas de e a W, y prácticamente a la misma profundidad, entre –0,17 y –0,09 cm. Las dos cuentas de collar aparecieron a una cota de –0,22 cm, aunque debido a su pequeño tamaño bien pudieron colocarse al final de la deposición y haberse colado entre los restos de la cremación.

Fig. 76. Fosa con ajuar de la tumba 18

Fig. 77. esquina oeste de la tumba

Fig. 74. primera deposición del ajuar de la tumba 18

8.18.2. materiales cas’00 36-1. clavo de hierro de cabeza circular con la punta doblada. 60,0 mm. 10,0 mm. 6,8 mm. (Fig. 79.4). cas’00 36-5. cantimplora de fayenza Verde del nilo del tipo nuevo año realizada a molde bivalvo. Labio redondeado convexo, borde vuelto al exterior y cuello cilíndrico. cuerpo de tendencia esférica y base convexa, ligeramente aplanada. sobre el cuello se desarrolla decoración de flor de loto a modo de capitel nilótico; como asas tiene dos figuras antropoides en cuclillas, con los codos apoyados en las rodillas y las manos en la cara. sobre el cuerpo y

Fig. 75. cantimplora de fayenza de la tumba 18

tripa_necropolis.indb 75

29/4/09 09:50:29

76

José ramón garcía gandía

Fig. 78. ajuar cerámico de la tumba 18. 1: cantimplora de fayenza egipcia. 2: cartela “a”. 3: cartela “B”. 4: cuenta de collar de hueso. 5: cuenta de collar de pasta vítrea. 6: soporte anular. 7: plato de ala ancha

Fig. 79. ajuar metálico de la tumba 18. 1: punta de lanza. 2: punta de lanza. 3: Regatones. 4: clavo de hierro. 5: clavo de hierro. 6: pieza de hierro indeterminada

en ambas caras se reproduce el collar de Usekh. en las bandas laterales, en el cuarto superior, tiene dos cartelas con escritura jeroglífica, y el resto está decorado con motivos vegetales a modo de palmetas simétricas. 161,1 mm. 129,8 mm. 2,5 mm. diámetro del borde: 35,9 mm. altura del cuello: 38,0 mm. anchura del cuello: 12,4 mm. (Figs. 78.1). cartela a: 43,7 x 12,9 mm (Fig. 78.2). cartela B: 43,6 x 11,4 mm. (Fig. 78.3). cas’00 36-6. clavo de hierro de cabeza circular con la punta doblada. 71,6 mm. 13,7 mm. 7,8 mm. (Fig. 79.5). cas’00 36-7. plato a torno de ala ancha y cazoleta interior de cerámica común. pasta de color ocre anaranjado con desgrasantes oscuros muy finos (< 1 mm) y calizos medios y gruesos (>1 mm y < 1,5 mm). cocción oxidante. presenta restos de engobe rojo sobre el labio. 22,7 mm. 126,6 mm. 6,1 mm. diámetro de la cazoleta: 53,1 mm. profundidad de la cazoleta: 12,5 mm. diámetro de la base: 43,5

mm. anchura del borde: 73,5 mm. índice diámetro/ anchura de borde: 1,7. (Fig. 78.7). cas’00 36-8. soporte anular de cerámica de forma circular con diámetro interior de 53 mm. pasta de color gris ocre con desgrasantes oscuros finos y medios (>0,4 mm y < 1,7 mm). cocción reductora, y acabado con engobe bruñido. sección hueca. 29,5 mm. 111,4 mm. 30,5 mm. (Fig. 78.6). cas’00 36-9. pieza de hierro formada por dos láminas unidas que terminan en vástagos perpendiculares a modo de cruz. 112,4 mm. 15,5 mm. 12,7 mm. peso: 55,5 gr. (Fig. 79.6). cas’00 36-10. punta de lanza del tipo iiB.6 de Quesada. nervio muy marcado de sección rectangular. 279,5 mm. 38,3 mm. 4,3 mm. Longitud del cubo: 100,3 mm. Longitud de hoja: 179.2 mm. ancho máx. hoja: 38,3 mm. profundidad del cubo: 80,4 mm. diámetro del cubo: 20,6 mm. índice 1. Long. Hoja/ancho max. hoja: 4,6. índice 2. Long. Hoja/ Long cubo: 1,7. peso: 203,6 gr. (Fig. 79.2).

tripa_necropolis.indb 76

29/4/09 09:50:29

continentes y contenidos cas’00 36-11. punta de lanza del tipo ia.2 de Quesada. nervio muy marcado de sección cuadrangular. 533,2 mm. 37,2 mm. 5,3 mm. Longitud del cubo: 95,6 mm. Longitud de hoja: 437,6 mm. ancho máx. hoja: 34,8 mm. profundidad del cubo: 51,6 mm. diámetro del cubo: 23,0 mm. índice 1: Long. Hoja/ancho max. hoja: 12,5. índice 2: Long. Hoja/Long cubo: 4,5. peso: 303,5 gr. (Fig. 79.1). cas’00 36-12. cuenta de collar de hueso de sección circular con perforación central. 1,1 mm. 2,2 mm. 0,9 mm. (Fig. 78.5). cas’00 36-13. cuenta de collar de pasta vítrea esférica de color azul marino de sección circular. 4,2 mm. 4,7 mm. 1,9 mm. (Fig. 78.4). cas’00 36-15. Regatón troncocónico terminado en punta. profundidad del cubo 76,5 mm, tiene perforación a 18,8 mm del enmangue. 202,7 mm. 20,0 mm y 9,0 mm. 2,0 mm. peso: 76,2 gr. (Fig. 79). cas’00 36-16. Regatón troncocónico terminado en punta. profundidad del cubo 39,3 mm. 172,7 mm. 18,5 mm. 3,0 mm. peso: 32,6 gr. incompleto. (Fig. 79.3).

77

8.19. tumBa 19
8.19.1. descripción de la tumba Fosa de planta rectangular con las esquinas redondeadas y las paredes recubiertas de barro amarillo. La cubierta está formada por una tierra amarillenta apisonada (Ue 3701) de unos cuatro centímetros de potencia tras la cual aparece el estrato de la cremación de color ceniciento con los restos humanos, de una potencia de catorce centímetros. (Ue 3102). Los restos humanos aparecían de considerable tamaño y sin agrupación aparente, aunque con tendencia a situarse en las paredes de la fosa. su ajuar consistía en dos cuentas de collar de hueso, un pendiente también en hueso, una cuenta de collar de plata y tres colgantes de plata, junto a una fusayola y varios fragmentos de bronce que podrían corresponder a los restos de una fíbula. se observan dos deposiciones ordenadas del ajuar. en una primera deposición cerca del fondo de la fosa (Ue 3703) se colocan los adornos de bronce y de plata, y en una segunda cerca de la cubierta se coloca la fusayola junto a los pendientes de hueso (Fig. 80).

Fig. 80. planta y sección de la tumba 19

tripa_necropolis.indb 77

29/4/09 09:50:30

78
8.19.2. materiales

José ramón garcía gandía cas’00 37-6. colgante de plata realizado con un hilo de sección circular, redondo y estrangulando por el centro formando un ocho. 30,0 mm. 11,7 mm / 3,8 mm. 2,0 mm. peso: 0,6 gr. (Fig. 81.1). cas’00 37-7. colgante de plata realizado con un hilo de sección circular entrelazado en forma de ocho. tiene decoración estriada. 12,2 mm. 8,5 mm / 4,6 mm. 1,8 mm. peso: 0,2 gr. (Fig. 81.2). cas’00 37-8. arete de plata formado por un hilo de sección circular. 14,5 mm. 1,8 mm. peso: 0,2 gr. (Fig. 45.3). cas’00 37-9. concha de Glycimeris. 30,1 mm. 18,7 mm.

cas’00 37-1. pendiente realizado en hueso con perforación circular en vástago y terminado de forma cónica con pequeño pedúnculo. 13,1 mm. 5,0 mm. 5,5 mm. (Fig. 81.7). cas’00 37-2. cuenta de collar de plata esférica rematada en sus extremos por un engrosamiento a modo de tonelete. 7,4 mm. 8,8 mm. 1,5 mm. peso: 0,3 gr. (Fig. 81.4). cas’00 37-3. Fusayola bitroncocónica con perforación central vertical. pasta de color gris oscuro con desgrasantes plateados muy finos (<0,5 mm). exterior bruñido. 19,0 mm. 31,7 mm. (Fig. 45.8; Lám. Xii.1). cas’00 37-4. cuenta de collar de hueso de forma troncocónica. 4,3 mm. 4,2 mm. 1,8 mm. (Fig. 81.5). cas’00 37-5. pendiente de hueso con perforación circular en vástago y terminado de forma cónica con pequeño pedúnculo. 16,1 mm. 5,0 mm. 5,5 mm. (Fig. 81.6).

8.20. tumBa 20
8.20.1. descripción de la tumba Fosa de grandes dimensiones de planta rectangular con las esquinas redondeadas y las paredes recubiertas de barro amarillo (Fig. 82; Fig. 83). La cubierta está formada por una tierra amarillenta api-

Fig. 81. ajuar de la tumba 19. 1: enlace doble de plata. 2: enlace de plata. 3: pendiente de plata. 4: cuenta de collar de plata. 5: cuenta de collar de hueso. 6: pendiente de hueso. 7: pendiente de hueso. 8: Fusayola

tripa_necropolis.indb 78

29/4/09 09:50:30

continentes y contenidos

79

Fig. 82. planta y secciones de la tumba 20

tripa_necropolis.indb 79

29/4/09 09:50:30

80

José ramón garcía gandía rección e-o. se observan dos deposiciones ordenadas del ajuar. en una primera deposición se colocó la punta de lanza en la esquina o de la fosa y en dirección e-o junto a una cuenta de collar de plata de plata, y en la segunda deposición, se depositó un soliferreum junto a un pilum, y alrededor, broches de cinturón, botón de bronce, fíbula y varias láminas de bronce, en una disposición ordenada del ajuar (Fig. 85: Fig. 86).

Fig. 83. Fosa de la tumba 20

sonada (Ue 3801) de unos tres centímetros de potencia tras la cual aparece el estrato de la cremación de color ceniciento que contiene los restos de la cremación del cadáver, con una potencia de dieciocho centímetros. (Ue 3802). Los restos humanos aparecían de considerable tamaño y sin agrupación aparente, aunque con tendencia a situarse en las paredes de la fosa. al sur de la misma se documentó una estructura formada por un encanchado de piedras irregulares de forma agrupada (Ue 3820) con una pequeña cubeta con restos de material carbonizado (Ue 3830) (Fig. 84). Los restos humanos aparecen agrupados en torno a las puntas de lanza y el pilum y dispuestos en di-

Fig. 85. Restos óseos y disposición del ajuar de la tumba 20

Fig. 86. Botón de broche de cinturón de bronce de la tumba 20

8.20.2. materiales cas’00 38-2. Botón de bronce circular rematado en su perímetro por 16 remaches circulares. su parte interna está ligeramente elevada y en el centro tiene un pequeño pivote. en su parte posterior tiene un vástago aplicado con un orificio en forma de pasador. 65,2 mm. 15,0 mm. (Fig. 87.4).

Fig. 84. encanchado de piedras cercano a la tumba 20

tripa_necropolis.indb 80

29/4/09 09:50:30

continentes y contenidos

81

Fig. 87. ajuar de la tumba 20. 1: Broche de cinturón decorado con repujado de plata (pieza activa). 2: pieza pasiva de bronce 3: Fíbula anular. 4: Botón de bronce. 5: cuenta de collar de plata

cas’00 38-4. Soliferreum del tipo 3 a de Quesada. punta con hoja de aletas con terminación invertida, y empuñadura con engrosamiento en la parte central de la pieza. 1666,7 mm. 23,0 mm. 12,1 mm. (Fig. 88.1).

cas’00 38-5. Fragmentos de un broche de cinturón hembra en bronce de forma serpentiforme. 33,2 mm. incompleto. 4,5 mm. (Fig. 87.2). cas’00 38-7. Broche de cinturón de tres garfios con dos escotaduras laterales abiertas con tendencia

tripa_necropolis.indb 81

29/4/09 09:50:31

82

José ramón garcía gandía

Fig. 88. ajuar de la tumba 20. 1: Soliferreum. 2: pilum. 3: punta de lanza.

a cerrarse y seis remaches de sección cónica. el bronce tiene pátina color verde oliva y en un rebaje de su parte central presenta decoración con damasquinado en lámina de plata con grabado de bandas de círculos concéntricos entre zigzag, líneas onduladas y puntos. tipo B2c3 según la clasificación de a. Lorrio. 111,5 mm. 71,2 mm. 4,3 mm. peso: 113,1 gr. (Fig. 87.1). cas’00 38-8. punta de lanza del tipo ia.2 de Quesada. nervio muy marcado de sección rectangular. 662,5 mm. 37,5 mm. 5,3 mm. Longitud del cubo: 94,1 mm. Longitud de hoja: 568,4 mm. ancho máx. hoja: 36,2 mm. profundidad del cubo: 63,7 mm. diámetro del cubo: 24,6 mm. índice 1. Long. Hoja/ancho max. hoja: 15,7. índice 2. Long. Hoja/ Long cubo: 6. peso: 227,7 gr. (Fig. 88.3). cas’00 38-9. Lámina de bronce. 56,7 mm. 8,6 mm. 2,6 mm. cas’00 38-10. Fíbula anular de bronce. el puente está decorado con líneas paralelas incisas. 97,1 mm. incompleta. 4,0 mm. peso: 32 gr. (Fig. 87.3). cas’00 38-19. Pilum del tipo iii de Quesada. 483,6 mm. 11,5 mm. 6.9 mm. Longitud de la hoja:

412,9 mm. Longitud del cubo: 70,7 mm. diámetro del cubo: 18,4 mm. peso: 648.9 gr. (Fig. 88.2). cas’00 38-20. cuenta de plata esférica rematada en sus extremos por un engrosamiento a modo de tonelete. 5,0 mm. 5,8 mm. 1,0 mm. peso: 0,5 gr. (Fig. 87.5).

8.21. tumBa 21
8.21.1. descripción de la tumba Fosa de grandes dimensiones de planta rectangular con las esquinas redondeadas y las paredes recubiertas de barro amarillo. La cubierta está formada por una tierra amarillenta apisonada (Ue 4101) de unos siete centímetros de potencia tras la cual aparece el estrato de la cremación de color ceniciento con los restos humanos, de una potencia de diecinueve centímetros. (Ue 4102). Los restos humanos aparecían de considerable tamaño y sin agrupación apa-

tripa_necropolis.indb 82

29/4/09 09:50:31

continentes y contenidos rente, aunque con tendencia a situarse en las paredes de la fosa. en el lado o de la fosa se documentó una cubeta de barro (Ue 4120) de 15 cm de diámetro interior y 21 cm de exterior, en cuyo interior no había cenizas ni restos humanos. el ajuar se encontraba depositado ordenadamente y consistía en dos puntas de lanza y un pilum,

83

muy deteriorados por la acción del fuego. Las tres piezas de hierro se encontraron juntas y alineadas a la pared n de la fosa en dirección e-o. también se documentaron varios fragmentos de bronce muy alterados correspondientes a una fíbula. el fondo de la fosa corresponde al nivel geológico (Ue 4103) (Fig. 89; Fig. 90).

Fig. 89. planta y secciones de la tumba 21

tripa_necropolis.indb 83

29/4/09 09:50:31

84

José ramón garcía gandía

Fig. 90. Fosa de la tumba 21

8.21.2. materiales cas’00 41-2. Pilum fragmentado perteneciente al tipo iii de Quesada. 961,9 mm. 22,0 mm. 21,8 mm. Longitud del cubo: 79,6 mm. diámetro del cubo: 20,3 mm. profundidad del enmangue: 70,1 mm. (Fig. 91.1). cas’00 41-6. punta de lanza del tipo iB.2 de Quesada. nervio muy marcado de sección cuadrangular. 377,5 mm. 30,8 mm. 6,0 mm. Longitud del cubo: 127,6 mm Longitud de hoja: 249,9 mm ancho máx. hoja: 30,8 mm. profundidad del cubo: diámetro del cubo: 23,0 mm. índice 1. Long. Hoja/ancho max. hoja: 8,1. índice 2. Long. Hoja/Long cubo: 1,9. peso: 145,7 gr. (Fig. 91.2).
Fig. 91. ajuar de la tumba 21. 1: Fragmentos de un pilum. 2: Fragmentos de una punta de lanza.

por una capa de tierra de color marrón y granulosa (Ue 4201), tras la cual aparecía el nivel de tierra ceniciento correspondiente a la cremación (Ue 4202). Los restos humanos se encontraban agrupados en el centro del hoyo, donde se pudieron identificar varios dientes. el fondo del hoyo corresponde con el nivel geológico de guijarros (Ue 4203) (Fig. 92).

8.23. tumBa 23 8.22. tumBa 22
8.22.1. descripción de la tumba sepultura realizada en hoyo simple sin tratamiento de las paredes. La cubierta estaba formada Fosa de planta rectangular con las esquinas redondeadas y las paredes recubiertas de barro amarillo. La cubierta está formada por una tierra 8.23.1. descripción de la tumba

tripa_necropolis.indb 84

29/4/09 09:50:31

continentes y contenidos

85

Fig. 92. planta y sección de la tumba 22

amarillenta apisonada (Ue 4301) de unos cuatro centímetros de potencia tras la cual aparece el estrato de la cremación de color ceniciento con los restos humanos, de una potencia de once centímetros (Ue 4302). Los restos humanos aparecían fragmentados y sin agrupación aparente, aunque con tendencia a situarse en las paredes de la fosa. su ajuar consistía en un vaso realizado a mano, dos cuentas de collar de hueso, una campanita de bronce y varios fragmentos

de bronce que podrían corresponder a una fíbula. se observa una disposición ordenada del ajuar. en una primera deposición cerca del fondo de la fosa (Ue 4303) se depositan las cuentas de collar junto con la campanita, y en una segunda, cerca de la cubierta, se colocan las conchas de glycimeris y cypreae (Fig. 95). La concha de glycimeris presentaba un desgaste muy acusado en la zona del umbo, y contenía en su interior un fragmento de exoesqueleto de erizo de mar (Fig. 93; Fig. 94).

tripa_necropolis.indb 85

29/4/09 09:50:32

86

José ramón garcía gandía

Fig. 94. Fosa de la tumba 23 Fig. 93. planta y sección de la tumba 23

8.23.2. materiales cas’00 43-1. Vaso fabricado a mano. Borde exvasado y cuerpo troncocónico invertido, base plana con pie indicado. pasta de color negruzco, friable con desgrasantes heterogéneos medios y gruesos (>1,5 mm a <2,5 mm). cocción reductora, y acabado grosero. 81,8 mm. 121,3 mm. 5,4 mm. diámetro de la boca: 125,4 mm. diámetro de la base: 95,4 mm. (Fig. 96.1). cas’00 43-3. concha de Cypreae. 28,8 mm. 63,5 mm. 5,3 mm. (Fig. 96.3). cas’00 43-4. Fragmento de esqueleto de un erizo de mar que se encontraba dentro de la concha de glycimeris. 48,5 mm. 35,7 mm. 3,5 mm. (Fig. 96.5). cas’00 43-5. campanita de bronce de forma cónica con cuatro bandas formadas por líneas en relieve de dos, dos, tres y cuatro de arriba abajo, tiene badajo de 24,0 mm de longitud, 6,2 mm de anchura y 4,6 mm de grosor. perforación en parte superior

Fig. 95. disposición del ajuar de la tumba 23

fragmentada. 35,4 mm. 26,3 mm. 2,8 mm. peso: 14,8 gr. (Fig. 96.2). cas’00 43-7. cuenta de collar de hueso de forma troncocónica. 5,0 mm. 5,5 mm. 1,9 mm. cas’00 43-8. cuenta de collar de hueso de forma troncocónica. 5,0 mm. 5,5 mm. 1,9 mm. cas’00 43-12. concha de Glycimeris que presenta una perforación en el umbo. en su interior contenía un fragmento de esqueleto de erizo marino. 30,1 mm. 18,7 mm. (Fig. 96.4).

tripa_necropolis.indb 86

29/4/09 09:50:32

continentes y contenidos

87

Fig. 96. ajuar de la tumba 23. 1: Vaso de cerámica fabricado a mano. 2: campanita. 3: concha de Cypreae. 4: concha de Glycimeris. 5: exoesqueleto de erizo de mar

tripa_necropolis.indb 87

29/4/09 09:50:32

88

José ramón garcía gandía tímetros de potencia tras la cual aparece el estrato de la cremación de color ceniciento con los restos humanos, de una potencia de nueve centímetros. (Ue 3302). Los restos humanos aparecían muy fragmentados y sin agrupación aparente. el fondo de la fosa corresponde al nivel geológico de cantos (Ue 3303). no contenía elementos de ajuar (Fig. 97).

8.24. tumBa 24
8.24.1. descripción de la tumba Fosa de planta rectangular con las esquinas redondeadas y las paredes recubiertas de barro amarillo. La cubierta está formada por una tierra amarillenta apisonada (Ue 3301) de unos tres cen-

Fig. 97. planta y sección de la tumba 24

tripa_necropolis.indb 88

29/4/09 09:50:32

continentes y contenidos

89

8.25. tumBa 25
8.25.1. descripción de la tumba Fosa de planta rectangular con las paredes recubiertas de barro amarillo. La cubierta está formada por una tierra amarillenta apisonada (Ue 4601) de unos veinte centímetros de potencia tras la cual

aparece el estrato de la cremación de color ceniciento con los restos humanos, de una potencia de veintisiete centímetros. (Ue 4602). Únicamente se documentaron cuatros restos óseos resultantes de la cremación hacia el centro de la fosa. el fondo de la fosa corresponde al nivel geológico de cantos (Ue 4603). no contenía elementos de ajuar (Fig. 98).

Fig. 98. planta y sección de la tumba 25

tripa_necropolis.indb 89

29/4/09 09:50:32

90

José ramón garcía gandía

Fig. 99. planta y sección de la tumba 24

8.26. dePósito 1
8.26.1. descripción Fosa de planta rectangular con las esquinas redondeadas, las paredes se encuentran sin tratamiento alguno. tiene una señalización formada por una piedra trabajada de forma prismática de 41 cm de longitud por 17 cm de anchura y 4,5 cm de al-

tura (Ue 2410). su cubierta está formada por una capa de tierra amarillenta con presencia de piedras de pequeño tamaño de unos tres centímetros de potencia. tras esta capa aparece un nivel ceniciento formado por cenizas, tierra y carbones (Ue 2402) donde se encontró una cuenta de collar de oro. no contenía restos humanos. el fondo de la fosa corresponde al nivel geológico (Ue 2403) (Fig. 99; Fig. 100).

tripa_necropolis.indb 90

29/4/09 09:50:33

continentes y contenidos

91

Fig. 100. Fosa del depósito 1

Fig. 102. depósito 2

8.26.2. materiales cas’00 24-2. cuenta de collar de oro esférica rematada en sus extremos por un engrosamiento a modo de tonelete. 7,6 mm. 6,6 mm. 1,1 mm. peso: 0,6 gr. (Fig. 101.1).

un escalón para el depósito de la cremación, donde se documentaron restos de cenizas y carbones. Formando parte del ajuar se documentaron dos piezas de un broche de cinturón tartésico, macho y hembra, una fíbula muy fragmentada, un clavo de hierro, una concha, y dos pendientes de plata (Fig. 103). 8.27.2. materiales cas’00 35-1. Broche de cinturón tartésico parte activa formado por una lámina rectangular de bronce de donde salen 9 garfios alineados en paralelo. 41,6 mm. 79,9 mm. 5,7 mm. peso: 39,5 gr. (Fig. 104.1). cas’00 35-2. Broche de cinturón tartésico parte pasiva hembra formado por una lámina de bronce con cuatro líneas de orificios en forma de triángulos, unos opuestos a los otros. La parte superior está doblada sobre sí misma. contiene ocho garfios cogidos con remaches alineados en paralelo. 54,4 mm. 79,7 mm. 7,6 mm. peso: 17,4 gr. (Fig. 104.2). cas’00 35-3. Fragmento de bronce correspondiente al puente de una fíbula. 13,3 mm. 3,4 mm. 2,2 mm. cas’00 35-4. clavo de hierro con cabeza circular y vástago. 93,2 mm. 18,1 mm. 9,9 mm. cas’00 35-11. anillo de plata realizado con un hilo de sección circular que termina en dos resortes. 3,0 mm. 22,0 mm. 2,2 mm. (Fig. 104.3). cas’00 35-12. Fragmento de bronce correspondiente al puente de una fíbula. 16,6 mm. 3,7 mm. 2,2 mm. (Fig. 104.5). cas’00 35-13. arete de plata formado por un hilo de sección circular. 2,0 mm. 16,0 mm. 2,3 mm. peso: 0,2 gr (Fig. 104.4).

Fig. 101. ajuar del depósito 1.1: cuenta de collar de oro

8.27. dePósito 2
8.27.1. descripción en la esquina s del punto 35, y tras la caída de la estructura de piedras que se apoyaba en la tumba 17, se realizó una reutilización de la estructura para colocar una cremación (Fig. 102). en el momento de la deposición de este enterramiento, la tumba 19 estaba rellena de tierra y con las piedras caídas de la superestructura. se delimitó, una fosa construyendo una pared de barro al interior de la estructura y se utilizaron las paredes de la esquina s que forma

tripa_necropolis.indb 91

29/4/09 09:50:33

92

José ramón garcía gandía

Fig. 103. planta y sección del depósito 2

tripa_necropolis.indb 92

29/4/09 09:50:33

continentes y contenidos

93

Fig. 104. ajuar del depósito 2. 1: Broche de cinturón tartésico parte activa. 2: Broche de cinturón tartésico parte pasiva. 3: pendiente de plata. 4: arete de plata. 5: Fragmento de bronce de una fíbula.

tripa_necropolis.indb 93

29/4/09 09:50:33

94

José ramón garcía gandía tados e incluso reducidos a polvo (Ue 3903). Los guijarros y la tierra de las paredes de la fosa aparecieron muy alterados por la acción térmica. en su interior se documentó una cuenta de collar de bronce. La fosa estaba delimitada por una cenefa (Ue 3920) formada por cantos redondeados colocados por su parte más estrecha formando dibujos serpentiformes a modo de mosaico en zigzag (Fig. 106; Fig. 107). su estructura es semicircular y contiene en su interior el Fuego Ritual. sus dimensiones son de 2,70 m de longitud por 0,60 m de anchura. se ha interpretado como un fuego ritual. (Fig. 108).

8.28. fuego ritual
8.28.1. descripción a 15 centímetros de profundidad del suelo de uso de la necrópolis se documentó una fosa de tendencia circular que había sido excavada en el estrato geológico de guijarros (Ue 3905); las paredes no tenían tratamiento alguno. La fosa había sido tapada de antiguo con una capa de tierra de color marrón oscuro (Ue 3902), tras la cual, se documentó un estrato de tierra carbonizada (Fig. 105), con abundantes restos de carbones fragmen-

Fig. 105. Fuego Ritual

Fig. 107. cenefa de cantos

8.28.2. materiales
Fig. 106. cenefa de cantos alrededor del fuego

cas’00 39-1. cuenta de collar de bronce de forma troncocónica 8,2 mm. 8,0 mm. 3,2 mm.

tripa_necropolis.indb 94

29/4/09 09:50:34

continentes y contenidos

95

Fig. 108. planta y sección del Fuego Ritual

tripa_necropolis.indb 95

29/4/09 09:50:34

tripa_necropolis.indb 96

29/4/09 09:50:34

iii Las LectURas de La inFoRmación FUneRaRia

tripa_necropolis.indb 97

29/4/09 09:50:34

tripa_necropolis.indb 98

29/4/09 09:50:34

9. Las estRUctURas FUneRaRias
a la hora de abordar el estudio tipológico de las estructuras relacionadas con el ámbito funerario, en primer lugar hemos diferenciado las que han sido consideradas como tumbas, donde se ha incluido en una ocasión una sepultura que, sin contener restos humanos, ha sido interpretada como un cenotafio, teniendo en cuenta la estructura de la fosa, así como la disposición de los elementos, y otro tipo de estructuras que, sin llegar a ser consideradas como tumbas, están directamente relacionadas con el ritual funerario. en cuanto a las tumbas, se han distinguido cuatro grupos atendiendo a su complejidad, elaboración y recursos utilizados para su construcción, así como aspectos tan significativos como la disposición de los restos óseos, la cubrición de la tumba y la seña-

lización, características que tienen que ver profundamente con los conceptos de gasto de energía anteriormente explicados, y que tienen como objetivo el dilucidar el estatus social relativo de los individuos dentro del espacio funerario. estos cuatro grupos se han denominado como Hoyos, Fosas, estructuras simples y estructuras complejas. dentro de las estructuras no identificadas como tumbas se han distinguido dos grupos: los depósitos de ofrendas y el Fuego Ritual. de un total de 25 tumbas, el grupo predominante es el de la Fosa, que representa un cincuenta y dos por ciento del total. en segundo lugar, se encuentran las estructuras simples, que suponen el veinte por ciento, seguidas por las tumbas en Hoyo con el dieciséis por ciento, y por último las estructuras complejas, que constituyen el doce por ciento del total (Fig. 164).

tipos de sepULtURa
11%

Fosa
18% 56%

Hoyo estructura simple

15%

estructura compleja

Fig. 164. Gráfico de tipo de sepulturas

tripa_necropolis.indb 99

29/4/09 09:50:34

100

José ramón garcía gandía lo que representan estas manchas cenicientas, algo que ocurre también en la sepultura aislada de la cercana necrópolis de mesa de algar (Lazarich 1985; torres ortiz, op. cit.). en la necrópolis de la cruz del negro en carmona, se ha identificado esta práctica en las excavaciones de Bonsor (maier 1992), y en las recientes excavaciones de salvamento de la década de los noventa (carrilero 1993: 179; Gil de los Reyes et alii, 1991: 612; Gil de los Reyes y puya 1995: 84-86). más claramente tenemos noticias de la necrópolis de medellín, en su fase más antigua (almagro-Gorbea 1977: 300-317; 1991: 160-161), así como en la de alcaçer do sal en la desembocadura del sado (arruda 1999-2000: 64), en la necrópolis de cerro alcalá, cerca de la localidad de torres en Jaén (carrasco et alii 1980: 223) y en la necrópolis del cortijo de las sombras en Frigiliana, málaga (arribas y Wilkins 1969). en cuanto a las necrópolis de la meseta, generalmente de cronología más reciente que ésta que presentamos en esta monografía, las deposiciones directamente sobre el suelo en Hoyo, son poco frecuentes. no obstante, se encuentran en ocasiones deposiciones directamente sobre hoyo en algunas de las necrópolis como es el caso de la necrópolis de La osera en chanmartín de la sierra (cabré, cabré de moran y molinero 1950; Baquedano y martín 2001), y de forma minoritaria en las necrópolis celtibéricas. en el ámbito de las necrópolis fenicio-púnicas de la península ibérica, se han constatado deposiciones de cremaciones en hoyo simple, en la necrópolis de puente noy, en almuñécar, necrópolis púnica, donde los grupos i y Vii pertenecen a este tipo, así como los enterramientos recientes de las necrópolis de cádiz y Villaricos (Ramos sainz 1986: 42, lám. 27). con respecto a las necrópolis localizadas en un área más cercana a la de Les casetes, encontramos dentro de al provincia de alicante, la necrópolis de Les moreres, en crevillente (González prats 2002). esta necrópolis, que podría ser perfectamente el antecedente inmediato de la necrópolis de Les casetes, presenta de las 137 tumbas que contienen restos humanos, 36 con deposiciones de los restos directamente sobre fosa. sin tener más datos acerca de la planta o sección de las mismas, bien podrían ser similares a los hoyos documentados en nuestra necrópolis, ya que en Les moreres, se señala la posibilidad de la existencia junto a los restos de un lienzo que los agrupase (González prats 2002: 228). también en la cercana necrópolis de el molar en la localidad de san Fulgencio (alicante), se han identificado diversos tipos de sepulturas, donde se

9.1. tumBas en hoyos
Las tumbas en Hoyo documentadas en esta necrópolis, son simples agujeros realizados en el suelo, que cortan el nivel geológico del terreno formado por margas de color amarillento y gravas. tienen generalmente forma redondeada, en ocasiones ligeramente ovalada, sin estar relacionada su planta con ningún tipo de orientación geográfica. no presentan tratamiento alguno en las paredes ni en el fondo de la tumba, y tampoco en el sistema de cubrición, que generalmente está formado por una capa de tierra endurecida, que al estar en contacto con los restos de la cremación tenía un aspecto ceniciento, lo que servía para identificarla y delimitarla. estas estructuras son generalmente de pequeñas dimensiones, entre 30 y 40 centímetros de diámetro, y una profundidad que apenas sobrepasa los 45 centímetros. La deposición de los restos humanos se hace directamente sobre el fondo de la tumba, sin orden aparente, posiblemente colocados cuando todavía conservaban una alta temperatura, ya que se han observado señales de alteración térmica en el nivel geológico que las rodeaba. ninguno de los hoyos documentado en la necrópolis contiene elementos de ajuar, únicamente se colocan los restos del difunto, generalmente tras una recogida parcial junto a algunos restos de madera carbonizada. este tipo de estructura funeraria está documentada en las necrópolis de cremación de la península ibérica, si bien, se apunta en algunos casos la parquedad de la información, ya que muchas de las noticias de este tipo de tumba nos llegan de excavaciones antiguas, y sobre todo, porque en muchos de los casos, se incluyen en este tipo restos de tumbas que presentan señales de destrucción y/o arrasamiento, lo que puede presentar una información distorsionada de las mismas. por otra parte, en muchas de las necrópolis consultadas, el tipo de cremación en Hoyo, corresponde a cremaciones secundarias en urna, siendo poco frecuente la realización de la deposición de los restos óseos directamente sobre el hoyo. Repasando los datos existentes de las necrópolis de cremación de cronología más o menos contemporánea de la península ibérica, podríamos incluir en este tipo, las tumbas documentas en la necrópolis de mesas de asta en Jérez de la Frontera (González, Barrionuevo y aguilar, 1995: 219), donde se identificaron manchas cenicientas redondeadas de unos 60 centímetros de diámetro (torres ortiz 1999: 128). no obstante, tenemos que presentar nuestras reservas, ya que nos encontramos ante una prospección superficial, sin tener datos certeros de

tripa_necropolis.indb 100

29/4/09 09:50:34

las lecturas de la información funeraria especifica claramente la existencia de deposiciones de las cenizas con los restos óseos directamente en un hoyo de reducidas dimensiones realizado en el suelo (peña Ligero 2003: 24). evidentemente se trata de sepulturas que indican un componente social de rango inferior a las demás tumbas identificadas en la necrópolis, eso aun teniendo en cuenta que no todos los individuos del grupo han sido sepultados, pues no corresponde el número de tumbas localizado en un área con el potencial número de habitantes de la zona. en cuanto al intervalo cronológico que ocupan estas deposiciones en Hoyo, tenemos desde las más antiguas documentadas en la necrópolis del cerro alcalá, donde la aparición de fíbulas de codo nos lleva a una cronología cercana al siglo ix a.n.e., hasta la de mediados del siglo vi a.n.e. de alcaçer do sal y el cortijo de las sombras donde se han documentados platos de barniz rojo de tipología muy evolucionada (torres ortiz, 1999: 129).

101

9.2. fosas
Las tumbas en fosa, que se han documentado en ésta necrópolis, tienen forma rectangular con las esquinas redondeadas, presentando las paredes y cubiertas un tratamiento que consiste en una capa de varios centímetros de grosor de una especie de enlucido de barro amarillo. sus dimensiones son variadas, desde los 40 por 20 centímetros de la fosa más pequeña a los 180 por 60 de la más grande. se ha observado que el tamaño de las fosas es directamente proporcional en la mayoría de los casos al tamaño de los ajuares que contienen, ya que las tumbas más grandes suelen contener armas, y las más pequeñas, únicamente elementos de adorno. suelen tener algún elemento señalizador, generalmente alguna piedra irregular colocada sin orden aparente encima de su cubierta, sin llegar a ser encanchados ni tapaderas. en cuanto a los paralelos formales que podemos encontrar en las necrópolis peninsulares de cronología similar, nos encontramos en esta ocasión, con que la mayoría de las sepulturas que se identifican con fosas, sobre todo en el área tartésica, corresponden a cremaciones primarias o busta, donde se ha realizado la cremación del cadáver previamente a su cubrición, y que en ocasiones los restos del difunto, tras una recogida más o menos selectiva se introducen en una urna que se entierra junto a la fosa (torres ortiz 1999). no obstante, habría que tener en cuenta que los datos de los estudios antropológicos,

indican que la cantidad de madera necesaria para la correcta cremación del difunto, incluso después del periodo de exposición del cadáver que permite una mejor cremación gracias al secado del mismo, está en torno a los 2 metros cúbicos, volumen que parece demasiado teniendo en cuenta las dimensiones de la fosa que contiene los restos óseos. por esto es posible que algunas de las fosas que tradicionalmente se han identificado como busta, sean fosas de cremación individual secundaria, existiendo de forma independiente un ustrinum o varios ustrina donde se realizaban las cremaciones. también habría que tener en cuenta la posibilidad de que, una vez consumida la pira funeraria, se construya la fosa en el mismo lugar, y depositen los restos en ella, algo poco probable, teniendo en cuenta en algunos casos, lo escaso de la representación anatómica del difunto, y lo reducido del peso que presentan algunos conjuntos óseos, lo que indica una recogida parcial en ocasiones de los restos del difunto. a pesar de estas consideraciones, en las necrópolis del área tartésica, que sugieren cronologías similares a la necrópolis de Les casetes, encontramos cremaciones en fosa en el ámbito colonial, como ocurre en la necrópolis de cádiz (perdigones 1991: 223), concretamente en las tumbas número 17, 20, 21, 22, 24 y 25 de la calle tolosa Latour; en la tumba de la calle ciudad de santander esquina Brunete y en las dos fosas de cremación de la calle condesa Fuente; las tumbas 17 y 18 de la avenida de andalucía y la fosa 19 de la playa de santa maría. corresponde a este tipo, también, el grupo e de la necrópolis de Villaricos, y las tumbas 18 y 22 de la necrópolis de Jardín en almuñécar. también se ha constatado en los contextos orientalizantes de las necrópolis de la Joya (Huelva), en la necrópolis de las cumbres, se tiene noticias de enterramientos donde los restos óseos se depositan en el fondo de fosas. estas tumbas, ubicadas en el cuadrante noroeste de la necrópolis, aparecen entremezcladas con otras más elaboradas, y por lo general contienen poco ajuar (Ruiz mata y pérez 1989: 289). esta forma de estructura funeraria, también la encontramos en la necrópolis de mesas de asta (Jérez de la Frontera), en el túmulo i de la necrópolis de Bencarrón (entre alcalá de Guadaíra y mairena de alcor, sevilla) y en seis tumbas de fosa (sánchez andreu 1994: 7576) de alcaudete (sánchez andreu 1994: 118), en las tumbas a, B, c y F de el acebuchal (sánchez andreu 1994: 135), santa Lucía (sánchez andreu 1994: 102), campo de las canteras y la cruz del negro (carmona), setefilla (Lora del Río, sevilla), medellín (Badajoz) y en el área portuguesa de la

tripa_necropolis.indb 101

29/4/09 09:50:34

102

José ramón garcía gandía turas de cremación que se atestigua desde el Bronce antiguo, todas las sepulturas consisten en deposiciones en fosa, sin urna, señalizadas con estructura tumular, circular en muchos de los casos. nos referimos a los túmulos de Las Garrigas (dedet 1992: 292), cercano a la necrópolis de Les peyros. en el ámbito del mediterráneo central, es interesante resaltar las similitudes existentes, en cuanto a estructuras funerarias e incluso algunos de los materiales de la necrópolis de Les casetes con la necrópolis sarda de monte siria. Las fosas de cremación de esta necrópolis tienen forma rectangular con las esquinas redondeadas (Bartoloni 2000: 69), y es común la existencia de platos de ala ancha como ajuar en las fosas, platos por otra parte, similares a los dos documentados en Les casetes (Bartoloni 2000: tav. iV.b; tav. Viii.b-c), algo que también es habitual en la cercana necrópolis de Bitia, donde la sepultura habitual es la fosa donde se depositan directamente los restos óseos y carbones de la combustión (Bartoloni 1996: 55, fig 5).

desembocadura del sado, en la necrópolis de Senhor dos Martires en Alcaçer do Sal (torres ortiz 1999; pereira 2001: 19), así como en el sureste en la necrópolis de castellones del céal (chapa et alli 1998), en la necrópolis de tútugi (cabré aguiló 1920: 4), en la necrópolis del estacar de Robarinas, cástulo (García-Gelabert y Blázquez 1992), y en la también jienense de mengíbar. en la isla de ibiza, se ha constatado la presencia de incineraciones directamente en fosa en el área excavada de can partit, con sepultaras de tipología y ritual semejante a Les casetes (costa 1991: 49). en yacimientos cercanos al de Les casetes, es importante atestiguar la similitud de las fosas de cremación secundaria de la cercana necrópolis del poble nou, con las estructuras de Les casetes. esta necrópolis excavada en varias campañas desde 1996, ha aportado un considerable número de tumbas que los investigadores agrupan en dos fases, la primera desde el siglo vi al iv a.n.e. y otra que iría desde el siglo ii al i a.n.e. (espinosa, Ruiz y marcos 2005: 184). el yacimiento se encuentra a algo más de un kilómetro de Les casetes, en la orilla opuesta del río amadorio a su paso por la ciudad de La Vila Joiosa. este tipo de fosas se encuadra dentro del Grupo B de esta necrópolis, definido por sus excavadores como «fosas con loculus central de planta oblonga, excavado en el suelo, revocado con barro y posteriormente quemado, que en ocasiones presentan superestructura tumular» (op cit. 2005: 192). en la necrópolis de Les moreres en crevillente, como hemos apuntado anteriormente, existe la posibilidad de la existencia de fosas con deposición directa de los restos óseos, pero con los datos que tenemos no podemos diferenciarlas de los hoyos (González prats 2002: 228-229). más datos obtenemos de la necrópolis de el molar, donde se recoge una noticia publicada por su excavador en 1929, que habla de la existencia de «hoyos protegidos con obra de yeso», incluso menciona la existencia de cajas de madera que han sido carbonizadas (peña Ligero 2003: 24-25; Lafuente 1929: 620). también en la necrópolis ibérica de la albufereta en alicante, se documentaron hoyos de escasa profundidad y fosas que mostraban la deposición de los restos óseos sin urna, la mayoría de planta rectangular, también ovales, circulares y algunas con tapadera de piedra plana (Figueras pacheco 1952: 182). La deposición de los restos óseos directamente sobre el suelo de la fosa, sin urna, en todas las tumbas del espacio funerario, únicamente lo hemos constatado en el área del sureste francés, en el Languedoc. en una zona de tradición tumular con sepul-

9.3. estructuras simPles
se han agrupado dentro de las estructuras simples: las tumbas que presentan cubierta formada por una piedra plana, la cista de adobes, y la pseudocista, estructura formada por varias piedras dispuestas alrededor de la fosa en un nivel superior, que, en realidad, es una especie de túmulo, cuya finalidad es la de cerrar y/o señalizar el enterramiento. La tumba 1 se encontraba delimitada en su superficie por una pseudocista formada por una serie de piedras calizas dispuestas de forma irregular sin trabar, a lo largo de los laterales de la fosa. Una vez tapada ésta y a modo de señalización, la tumba presentaba como único elemento de ajuar una campanita de bronce. es de destacar el tamaño de la fosa, que prácticamente llega al metro y medio de longitud por el metro diez de anchura. también fue interesante comprobar la existencia de numerosos carbones de gran tamaño en el fondo de la fosa, dispuestos ordenadamente. La tumba 3 es una fosa que tenía como superestructura una laja de piedra trabajada muy toscamente que servía como una especie de tapadera de la tumba, o tal vez como elemento señalizador de la misma. debajo de esta piedra, y antes de poder vislumbrar los contornos de la fosa apareció un amuleto de oro, y debajo de éste, tras unos centímetros de tierra, se encontraba la fosa con los restos de la cremación, y el ajuar formado por un plato de ala

tripa_necropolis.indb 102

29/4/09 09:50:34

las lecturas de la información funeraria ancha, un anforisco de pasta vítrea y varias cuentas de collar. similares características presentaba la tumba 12. en su aspecto externo, ésta contaba con una superestructura formada por una piedra de forma triangular, trabajada toscamente y colocada sobre la fosa. en los laterales de la misma, se disponía una serie de piedras irregulares a modo de delimitación de una fosa mucho mayor, a modo de túmulo, pero sin llegar a la cantidad de piedras que se forman en los encanchados tumulares. La tumba 16 se construye realizando una fosa de planta rectangular y cubriendo las paredes con 8 adobes prismáticos. estos adobes, de unas dimensiones aproximadas de 40×20×10, se encontraban decorados con líneas paralelas incisas, que se realizaron sobre ellos con los dedos mientras la pasta todavía estaba fresca. tras una capa de barro endurecido de unos 15 cm de espesor se encontró un cooking pot con engobe rojo en el cuerpo y en el interior a la altura del borde. tras la retirada de esta pieza, se documentó la unidad estratigráfica que contenía los restos de la cremación y un conjunto de piezas de oro formado por dos amuletos y varias cuentas de collar. Uno de los amuletos está decorado con microgranulado, y sus motivos representan varias deidades egipcias. en su parte superior está el disco solar alado, sol y creciente lunar, palmeta y los Urei, algo esquematizados. este tipo de tumbas se ha constatado en la cercana necrópolis del poble nou en La Vila Joiosa, donde se han distinguido dos tipos similares, la cista formada con adobes y la cista formada con lajas de piedra (espinosa, Ruiz y marcos 2005: 192). el tipo a de esta necrópolis se define como «tumbas con fosa de adobes», mientras que el tipo c se define como «tumbas de cista, formadas por grandes lajas de piedra de cara plana delimitando la fosa central de planta rectangular». el tipo a de esta necrópolis (espinosa, Ruiz y marcos 2005: Fig. 17), es de gran similitud con la tumba 16 de Les casetes, mientras que el tipo c, (op. cit. Fig. 16) es semejante formalmente a las denominadas en Les casetes como pseudocistas. a la hora de establecer modelos comparativos con otras necrópolis de cronología similar, y/o en un ámbito cercano a la nuestra de Les casetes, nos encontramos en primer lugar con la dificultad de hallar necrópolis con estructuras similares y donde la deposición de los restos óseos no sea en una urna cerámica. La gran mayoría de las necrópolis que hemos consultado, tiene, si es el caso, tras la construcción de un sistema que podría semejarse al

103

de una estructura simple, una o varias urnas con o sin tapadera que alojan los restos del difunto, sin embargo, en esta de Les casetes, ni una sola de las tumbas tiene urna funeraria. algo, que sin ser muy habitual, ha podido comprobarse en alguna necrópolis del mundo orientalizante peninsular, que aun estando en áreas muy lejanas, comparten con la necrópolis de Les casetes, la deposición de los restos óseos directamente sobre el fondo de las fosas, denominadas loculi, que tienen forma ovalada, y que en ocasiones presentan preparación de sus paredes con arcillas y tienen las esquinas de las mismas redondeadas. además, habría que añadir la presencia de armas en alguna de estas necrópolis, algo que también se comparte con la necrópolis alicantina, y que es algo infrecuente en las necrópolis orientalizantes del área tartésica. nos referimos a las necrópolis de la zona extremeña y sur de portugal. en la necrópolis de el Jardal, cercana a la localidad de Herrera del duque (Badajoz), todas las cremaciones se realizan en un bustum, no localizado, siendo, los restos depositados sobre el fondo de los loculi sin orden aparente (Jiménez Ávila 2001: 114). además en este yacimiento, se distinguen tres tipos de tumbas, que son realmente muy semejantes a los tipos de fosa y estructura simple de la necrópolis de Les casetes, sobre todo en las fosas con tratamiento de las paredes con arcilla y en la señalización de las tumbas mediante tapadera, tipos 1, 2 y 4 (Jiménez Ávila op. cit.). con respecto a los ajuares, en esta necrópolis únicamente se han recuperado dos collares de cuentas de pasta vítrea, lo que sirve a su investigador para situar la necrópolis hacia finales del siglo v a.n.e. este mismo investigador recoge la similitud de las estructuras de el Jardal con las del área del Bajo alentejo y el algarbe portugués. el sistema de enterramiento en fosas preparadas simples o con señalizaciones a base de cantos o piedras a modo de tapadera, son el sistema habitual en necrópolis como Fonte santa y chada (Beirao 1986), Fernâo Vaz (correia 1993), pardieiro (Beirao op. cit.), Heredade do pego (arruda 1999-2000), entre otras muchas que se encuentran en la zona. por otra parte, este tipo de estructuras aparecen reflejadas en el estacar de Robarinas, la necrópolis más antigua de cástulo, donde se combina el ritual utilizado con la presencia de armas como parte del ajuar (Blázquez et alii 19861987: 190). es cierto que la lejanía de estas necrópolis con el área alicantina, es una cuestión que debatir, no obstante, los materiales que se asocian a estas tumbas son muy similares y algunos de ellos tienen una procedencia mucho más lejana en el área del

tripa_necropolis.indb 103

29/4/09 09:50:34

104

José ramón garcía gandía La tumba 4 es un túmulo de forma rectangular formado por piedras irregulares de tamaño mediano, y rodeado de una cenefa de cantos de distintos colores (Fig. 8, 1). sus dimensiones son de 1,90 m de longitud por 1,77 m de anchura. en el momento de su excavación, dio la impresión de haberse alterado en época antigua: la cenefa de cantos estaba muy arrasada, y la esquina suroeste se encontraba sin piedras. sólo se pudo recuperar varios fragmentos de cáscara de huevo de avestruz, unos pocos restos humanos, y un arete de plata fragmentado. nos lleva a plantearnos la posible expoliación de la tumba en época romana, debido a la cercanía de estructuras de esta cronología a escasos metros de la necrópolis. dentro de las estructuras que podrían ser semejantes en forma a las estructuras complejas de la necrópolis de Les casetes, están los denominados encanchados tumulares, que se han documentado por ejemplo en necrópolis cercanas como la del poble nou, donde se ha indicado la existencia de estructuras tumulares que, en ocasiones, cubren las fosas de cremación secundaria de esta necrópolis (espinosa, Ruiz y marcos 2005: 185, Fig. 11). este tipo de estructura, lo encontramos en otras zonas de la península, sobre todo dentro del área tartésica, y donde se han dividido en varios tipos según su forma (torres ortiz 1999:144), de las cuales los denominados encanchados tumulares de planta rectangular, son los que a nuestro parecer tiene mayores similitudes con nuestras sepulturas de estructuras complejas (Fig. 164). estos encanchados son en realidad un amontonamiento de piedras a modo de cubrición de las fosas que se encuentran debajo. estas estructuras, según su investigador, se caracterizan por la existencia de una fosa que acogería los restos del difunto y que ha sido enmarcada por piedras de diversos tamaños (torres ortiz 1999: 145), aunque en realidad, no se explica claramente, si estas fosas contienen o no urnas cerámicas. por otra parte, el área de influencia de estas tumbas tartésicas, se encuentra bastante alejada del entorno de Les casetes, ya que en su mayoría se trata de necrópolis del suroeste, así como un grupo muy numeroso del sur del portugal. La tumba 17 se construyó mediante un vaciado del nivel geológico, dentro del cual se conformó por medio de encofrados una estructura de planta cruciforme de 1,90 m de longitud por 1,20 de anchura máxima, con las paredes enlucidas y con escalones en sus cuatro esquinas. La profundidad de la tumba alcanza el metro ochenta cinco centímetros. Una vez la tumba estuvo derruida en su mitad superior, una de sus esquinas fue reutilizada para colocar una deposición formada por cenizas, dos aretes de plata y

mediterráneo oriental. en este orden de cosas, estos datos nos hacen volver la mirada hacia otras zonas peninsulares como son el valle del Guadalquivir, y la zona ibérica del sureste, definida en ocasiones como un área de transición en la formación del mundo ibérico, relacionada directamente con el suroeste (Blánquez 1984-1985). siendo además compartido por numerosos investigadores la importancia de los puertos de la zona levantina como distribuidores de las importaciones del mediterráneo oriental en la zona ibérica del sureste (Jiménez Ávila 2001: 119; García cano 1991: 372; santos 1994: 77-88). con respecto a las tumbas construidas mediante una cista de adobes que cubren las paredes de la fosa, éstas se han constatado en las necrópolis de almuñécar (pellicer 1962), en la necrópolis de castellones del céal (chapa et ali 1998), en el túmulo de la dehesa de Bencarrón en Los alcores, en las necrópolis de torre del mar cercanas a la factoría fenicia de toscanos (niemeyer, schubart y pellicer 1969), o en la necrópolis de la atalaya, encuadrada dentro de los campos de urnas recientes, alimentando la discusión sobre la perduración de este tipo de sepultura cuyo origen se remonta a las prácticas funerarias de la edad del Bronce (pereira 2001: 21). son relativamente frecuentes las tumbas formadas por cistas, con piedras de diversos tamaños, aunque generalmente todas tienen una estructura similar. son generalmente de tamaño más grande que la cista de Les casetes, y habitualmente han contenido restos inhumados. en la necrópolis de Jardín, se depositaron los restos de la cremación directamente sobre el fondo de la tumba 8, formada por una cista construida con piedras de forma prismática. cremaciones depositadas en el fondo de cistas, también se han documentado en la calle tolosa Latour, de la necrópolis de cádiz, concretamente en las tumbas 21 y 23. en el mediterráneo central, conviene destacar la existencia de cistas muy similares en la necrópolis de Bitia (Bartoloni 1996: Fig. 5; 10-11), que en algunos casos, contienen platos de ala ancha en sus ajuares, y la existencia, también de puntas de lanza en algunas de las fosas de cremación.

9.4. estructuras comPleJas
dentro de las estructuras complejas se ha incluido: el túmulo rectangular construido con piedras de gran tamaño, la tumba de cámara, y la cista con cenefa de cantos redondeados de distintos colores.

tripa_necropolis.indb 104

29/4/09 09:50:34

las lecturas de la información funeraria un conjunto de broches de cinturón de clara filiación tartésica. en el fondo de la tumba, junto a numerosos carbones, y junto a los restos del difunto se colocó un thymiaterion de bronce. el estudio antropológico nos ha permitido identificar el cadáver como los restos de una mujer de edad joven. La tumba contenía una superestructura formada por varias piedras trabajadas de forma cuadrangular, que, por su posición en el momento de la excavación, nos hizo plantearnos la existencia de una cubierta de madera sobre la que se apoyaban. La denominación de tumba de cámara se ha elegido para diferenciarla de las restantes tumbas de la necrópolis, dado su tamaño, profundidad, y considerable complejidad. Las tumbas de cámara suelen ser de proporciones mayores, con paredes de piedra de aparejo irregular pero de gran solidez. Habitualmente tienen un solo ambiente, aunque pueden tener hasta tres, como ocurre en toya (cabré 1925). su estructura se complementa con una puerta y un corredor de acceso (no siempre presente). en ocasiones presentan nichos en las paredes en número variable. característics general de este tipo de sepultura es estar parcialmente excavada en el suelo, cubriéndose con losas de piedra o adobe, y sobre éstas, con un túmulo formado por piedras, que en ocasiones llegan a formar verdaderas colinas artificiales (chapa et alii 1998), algo que queda bien atestiguado en la necrópolis de Galera (cabré y motos 1920). Una de las diferencias de esta sepultura con las tumbas de cámara con depósito de restos incinerados es que, en el caso de Les casetes, los restos del difunto se colocan directamente en el suelo de la tumba y no en un recipiente cinerario, generalmente urna cerámica, como suele ser habitual. en la necrópolis de trayamar, la incineración 1 está formada por una cámara construida con sillares, a la que se accede por medio de una serie de escaleras, o de una rampa. en esta tumba, el depósito se realizó en ánfora, al igual que en la incineración 4c. en las tumbas 2 y 3, los restos fueron depositados en urnas de alabastro (schubart y niemeyer 1976). sin embargo, para las incineraciones 4a y 4b se ha apuntado que su depósito se debió realizar sobre algún soporte perecedero (Ramos sainz 1990: 43), al estar apoyadas directamente sobre el suelo. en realidad, esta tumba no tiene paralelos formales idénticos dentro de las necrópolis fenicio-púnicas del mediterráneo occidental, al margen de algunos descubrimientos recientes en el área de Rekade, próxima a Lixus (Larache, marruecos) todavía inéditos, en la fachada atlántica. su estructura, aunque similar a otras, no se ha podido contrastar con los

105

tipos definidos para este periodo y contexto cultural. en el trabajo de a. tejera sobre las tumbas fenicias y púnicas del mediterráneo occidental (tejera 1979), el análisis tipológico se establece sobre la base de su aspecto constructivo, sin tener en cuenta el ritual seguido (García Gandía 2003). no obstante, dentro del tipo Vii-7, tumbas de cámara con escalera de acceso, el subtipo k representa las cámaras con superestructura tumular, tomando como referencia una tumba de la necrópolis de sahel-mahdia en túnez (anziani 1912) (tejera 1979: 147), donde se especifica que es la «única en todo el contexto del mediterráneo occidental, siendo un ejemplo claro de la coexistencia de dos tradiciones funerarias». sin embargo, a nuestro parecer, la tumba de cámara con sus diferentes variantes forma parte de la tradición funeraria oriental desde el iii milenio, y este tipo se caracteriza por tener cámara rectangular. su perduración a lo largo del tiempo hace que el prototipo originario se transforme apareciendo variantes; aun así, todos estos elementos se hallan dentro de la misma tradición cultural. tumbas con cámara rectangular se han documentado a partir del s. vii en el ámbito del mediterráneo central, así, en la necrópolis de monte sirai en cerdeña (Barreca et alii 1964) y en la necrópolis de palermo en sicilia (marconi 1930). en el s. vi se conocen en Djidjelli en argelia (astruc 1937), y en Mahdia (túnez) (Hannezo 1892). por otra parte, diversos autores consideran el prototipo de cámara rectangular bajo túmulo típicamente andaluz, donde la influencia mediterránea coexiste con tradiciones locales como las grandes cámaras de trayamar (schubart y niemeyer 1976), las de cabo espartel en marruecos (ponsich 1970), la cámara sepulcral de toya en peal del Becerro (Blázquez 1975), Villaricos (astruc 1951; aubet 1986a) cástulo (Blanco 1963), setefilla (aubet 1975), castellones del céal (chapa et alii 1998), y otras más: túmulos que posiblemente tienen su antecedente remoto en la tradición funeraria desde los momentos finales del neolítico. así, tendríamos una confluencia de factores: por una parte la introducción del rito de la incineración, finalmente la estructura de cámara de influencia oriental y por otra parte la superestructura tumular recogida por la herencia cultural peninsular. La tumba 9 es una cista con una cenefa de cantos redondeados de distintos colores (Fig. 33). Una vez construida la fosa, se coloca la cista encima, aunque ésta no coincide exactamente con las dimensiones de la fosa, y posteriormente se añade la cenefa de piedras. en su interior se colocó un gran tronco de

tripa_necropolis.indb 105

29/4/09 09:50:34

106

José ramón garcía gandía labio plano, cuerpo troncocónico y base plana con el pie algo indicado. Las demás piezas son importadas.
Tabla 1. Piezas cerámicas
Tumba 3 5 6 16 18 18 18 23 Signatura Cas'00 11-11 Cas'00 15-5 Cas'00 14-3 Cas'00 34-2 Cas'00 36-5 Cas'00 36-7 Cas'00 36-8 Cas'00 43-1 Tipo Plato Trípode Cooking Pot Cantimplora Plato Soporte Vaso Vaso Subtipo Ala Ancha Cazoleta interior Forma

madera, y se realizó la cremación in situ de un varón adulto, con un ajuar compuesto por un huevo de avestruz decorado en forma dentada y con la impronta de haber sido pintando, dos cuentas de collar de plata y una cuenta de collar de bronce. es interesante comprobar la gran similitud existente entre esta decoración de la tumba por medio de una cenefa de cantos redondeados de distintos colores, con las que se han documentado en la necrópolis del estacar de Robarinas en cástulo (Jaén), donde el tipo de estructura funeraria más generalizado corresponde a cremaciones individuales secundarias depositadas directamente sobre tierra en una fosa excavada previamente, y que, tras taparse, era rodeada de una cenefa de cantos redondeados de distintos colores que iban alternándose (Blázquez et alii 1986-1987: 390). por otra parte, y en relación a las cenefas de cantos redondeados que se construyen alrededor de las fosas, en la necrópolis de Les casetes, se ha documentado alrededor del Fuego Ritual tal vez relacionado directamente con la tumba 17, apareció alrededor del mismo, una cenefa de cantos hincados verticalmente que formaban líneas en zigzag, motivo que recuerda al documentado en la necrópolis del estacar de Robarinas (García Gelabert y Blázquez 1992: 462-463, Láms. iV-Vii), denominada en este yacimiento como Pebble Mosaic, y de gran tradición en la zona de cástulo (Blázquez et alii 1986-1987: 391), decoración, según sus investigadores, inspirada en las cenefas de decoración de los vasos cerámicos procedentes del mediterráneo oriental.

A mano Pintado Engobe rojo

Fayenza Ala ancha

Cerámica gris A mano

Cazoleta interior Anular

Verde del Nilo

10.1.1. platos de ala ancha La tumba 3 y la tumba 18, aportaron un ejemplar de platos de ala ancha con cazoleta interior cada una. ambos presentan restos de engobe rojo (Fig. 109; Fig. 110). La anchura de borde de estos platos es de 5,9 cm en una pieza de 19 cm de diámetro y de 7,3 cm para la otra pieza que tiene un diámetro de 12 cm, lo que aporta unos índices resultantes de la relación diámetro/anchura del ala de 3,2 para la pieza más grande y de 1,7 para la de diámetro más bajo. este tipo de platos comienza a documentarse en la costa mediterránea andaluza a partir del siglo viii a.n.e. y sobre estas fechas empiezan a acusar la influencia púnica sobre la fenicia y el borde aumenta hasta ocupar casi todo el plato quedando éste reducido al pocillo central (Gómez Bellard et allii 1990). este tipo de platos, también llamados de pescado, se ha documentado, buscando los paralelos más cercanos, en el yacimiento de peña negra clasificados en las formas d2 y d3 (González prats 1983) en los niveles de peña negra ii, así como un ejemplar inventariado en la tumba 7 de la necrópolis de Les moreres (González prats 1983: 209). este mismo autor señala la presencia de estos platos en el yacimiento fenicio de La Fonteta en Guardamar del segura a unos pocos kilómetros siguiendo la costa alicantina en las fases de Fonteta iV a Fonteta Vi (González prats 1999) con una cronología de mediados del siglo vii hasta mediados del siglo vi a.n.e. es en el sureste donde se han documentado estos platos con mayor profusión: en el yacimiento de

10. JoYas, amULetos Y aRmas. Los oBJetos Y sUs ReLaciones espacio-tempoRaLes 10.1. cerámica
de las 28 estructuras funerarias que se han excavado en la necrópolis, dieciocho de ellas contienen elementos de ajuar, lo que representa un 64,2% del total. Las tumbas que contienen piezas cerámicas son cinco, que en términos porcentuales representan un 17 % del total y el 27 % de las que contienen elementos de ajuar. es significativo, por otra parte, que en una de las tumbas que contiene cerámica se depositen tres de estas piezas y en otra dos. el total del conjunto cerámico está formado por ocho piezas de las cuales sólo dos son de factura local y corresponden a dos vasos fabricados a mano de

tripa_necropolis.indb 106

29/4/09 09:50:35

las lecturas de la información funeraria toscanos son muy abundantes y a partir de su estudio se elaboró la hipótesis que relaciona así el ancho del borde y el índice diámetro/anchura del borde, con la cronología de estas producciones, siendo los ejemplares de bordes más anchos los de cronología más reciente, mientras que los índices decrecían progresivamente con el paso del tiempo, siendo los índices mayores los de más antigüedad (niemeyer, shubart y pellicer 1969: 107-111); en la necrópolis Laurita de almuñécar se conocen siete de estos platos y fragmentos de otros ocho, y en la necrópolis de puente noy podemos destacar el conjunto de platos de la tumba 1e, relacionados con rituales funerarios (molina y Huertas 1985: 129 y 136), y aunque son algo más grandes, por sus valores de índice podemos relacionarlos con los encontrados en nuestro yacimiento. en la necrópolis de trayamar, encontramos un mayor número de estos platos, en concreto, se documentaron en la tumba 1, donde apareció uno en vertical junto a centenares de fragmentos y algunos enteros en la tumba 4. también se han documentado en las excavaciones urbanas de la ciudad de málaga, como en el sondeo de san agustín, con cocciones oxidantes y desgrasantes de calizas y esquistos, fechados a comienzos del siglo vi a.n.e. son, por otra parte, ampliamente documentados en los yacimientos orientalizantes de andalucía oriental y occidental, donde los encontramos en el valle del Guadalquivir, en medellín, el cerro de la mora y el cerro de los infantes en la provincia de Granada (torres ortiz 2002: 142, fig. Vii.8); en el área portuguesa, con numerosos ejemplares en alcáçova de santarém (arruda 1999-2000: 185, fig. 117-118), abul (op. cit.: 89, fig. 50), Quinta do almaraz (op. cit.: 104, fig. 58), castro marim (op. cit.:), alcaçer do sal (op. cit.; 75, fig. 39), santa olaia (op. cit.: 231, fig. 159), coimbra, Figueira da Fôz o almada, así como los ya mencionados en el sudeste peninsular. es de destacar la reciente publicación de un avance de los materiales recuperados en algunas de las tumbas de la fase antigua de la necrópolis del poble nou, también en la localidad de La Vila Joiosa y a poco más de un kilómetro de distancia de Les casetes, donde se han recuperado platos de ala ancha muy similares a los aquí descritos (espinosa, Ruiz y marcos 2005: 185, Fig. 17). podremos comprobar la coincidencia de sus medidas e índices con los de Les casetes en cuanto salga a la luz la publicación definitiva de esta importante necrópolis que viene a ser la continuidad en el tiempo de Les casetes, ya que las tumbas más antiguas de esta necrópolis son datadas por sus investigadores a finales del siglo vi a.n.e.

107

otros ejemplares similares a los de Les casetes, lo encontramos en ibiza, donde se han documentado varios ejemplares procedentes de la necrópolis del puig des molins con valores tiponométricos y de pastas muy similares (Fig. 110; Fig. 111). con respecto a los valores de los índices y de la anchura del ala, ya se expuso en su día, la dificultad de establecer esta relación en otras zonas de la península alejadas de la costa malagueña, en concreto en el suroeste, se pudo atestiguar que esta periodización no se cumplía, observando platos con bordes tipológicamente pertenecientes al siglo viii a.n.e. en ambientes del siglo vi a.n.e. como en la necrópolis del cabezo de san pedro (Blázquez et alii 1981: 166), o en la necrópolis de setefilla (aubet 1975: 142). este problema se intentó resolver argumentando la diferente evolución tipológica según la zona, otorgando una independencia entre los dos conjuntos y observando el análisis de las pastas, y explicando la cuestión en términos de un taller de la zona del estrecho, tal vez en cádiz, con un comportamiento diferente a la zona suroccidental (aubet 1975: 143). en este sentido, los platos del yacimiento de Les casetes, teniendo en cuenta sus valores tiponométricos, así como el uso de desengrasantes calizos y el tipo de pasta de color anaranjado, parece que se encuentran dentro de la órbita de las producciones del sureste para este tipo de piezas, lo que los pone en relación con el conjunto ibicenco, ya al tratarse de piezas con un origen común, ya debido a que ambos modelos están siguiendo los patrones básicos de una tercera zona de producción.
Relación tiponométrica entre los platos ibicencos y de Les Casetes (tomado de Gómez Bellard, et alii, 1990) modificado
Número 125 Diámetro 18,5 Anchura borde IBIZA 5,3 7,2 Índice (D/A.b.) 3,5 Altura 3,4 3,4 3

126

127

25,4 23

131

22,6 25,8 19,3 22 22 24

6,6

3,5

132

5,9 6

3,4

133

6,9 4,7

3,9 4

3,7 3,9

144

159

361

6,5

Cas’00 11-11

LES CASETES 5,9 7,3

6,2

3,4

3,5 3,2 1,7 3,8 2,2

19,3 12,6

Cas’00 36-7

tripa_necropolis.indb 107

29/4/09 09:50:35

108

José ramón garcía gandía

con relación a estos datos, el plato de la tumba 3 (Fig. 109), se puede encuadrar dentro del conjunto de platos ibicencos donde se establece una cronología en torno al último cuarto del siglo vii y primera mitad del vi a.n.e. para el ejemplar de la tumba 18 (Fig. 110), el tamaño de la anchura del borde estaría dentro de este conjunto, no así el índice, que ofrece un valor más bajo, y por tanto con cronología más reciente, no obstante, habría que tener en cuenta que, en este caso, el diámetro es más bajo que la mayoría de ejemplares consultados, por lo que podría pertenecer a un centro de producción distinto, algo que queda atestiguado por las pastas, donde este último ejemplar difiere notablemente del primero con desgrasantes en caliza que acompañan a los esquistos de diámetro más fino. por tanto, pensamos que la cronología de finales del siglo vii a mediados del vi a.n.e. puede establecerse para estas dos piezas.

Fig. 111. Plato de ala ancha del Puig des Molins. Museo Monográfico de Puig des Molins

Fig. 109. Plato de ala ancha de la Tumba 3 Fig. 112. Reverso del plato de la Tumba 18

10.1.2. Jarrita con engobe rojo otra de las piezas cerámicas es una jarrita hecha a torno con un asa y con restos de engobe rojo en el borde al interior y al exterior, localizada en la tumba 16 (Fig. 113). como desgrasante lleva esquisto y se asemeja a un tipo definido de las producciones púnicas del norte de África, definido por cintas con las formas 58 y ss a 102 (cintas 1950), y por Bisi como la forma 6 de su clasificación (Bisi 1970). su denominación común es la de cooking pots o vasos de cocina que tienen sus orígenes en la costa sirio-palestina hacia el ii milenio a.n.e. en occidente, tienen una cronología bastante amplia perdurando desde el siglo vii a.n.e. hasta la época helenística.

Fig. 110. Plato de ala ancha de la Tumba 18

tripa_necropolis.indb 108

29/4/09 09:50:35

las lecturas de la información funeraria

109

y el siglo vi a.n.e. (Vidal González 1994: 73, Figs. 8-11). en españa puede citarse el ejemplar fabricado a mano de ibiza proveniente de una incineración de la 1ª mitad del siglo vi a.n.e. (Gómez Bellard 1990: 2829, Fig. 7), descrito como una imitación de la forma 58 de cintas (costa Ribas 1991: 31). es importante la numerosa presencia de estas piezas en la costa portuguesa, con ejemplares en santa olaia, châves o castillo de alcaçer do sal (arruda 1999-2000: 68, fig. 37) estudiadas y publicadas inicialmente por s. Frankenstein (1997: 314. lám. 40). La pieza de nuestro estudio está fabricada a torno, y tiene restos de engobe rojo sobre el borde, tanto al interior como al exterior, lo que nos lleva a proponer una cronología de finales del siglo vii a.n.e. para esta pieza.
Fig. 113. Jarrita (cooking pot) de la Tumba 16

10.1.3. trípode en la tumba 6, formando parte del ajuar, se encontraba un trípode con decoración pintada (Fig. 30.1). esta forma ha sido ampliamente estudiada, y se ha presentado como característica del periodo arcaico de la presencia fenicia en el mediterráneo central y occidental (culican 1970), con una cronología que abarca desde los inicios del i milenio hasta el siglo vii a.n.e., si bien este tipo de trípode fenicio es una derivación de las producciones siriopalestinas fechadas en el siglo viii (Botto 2000: 66). en occidente encontramos esta forma en cartago, Rachgun, mogador, toscanos, carmona, minas del Río tinto, mozia, tharros (culican 1970), castillo de doña Blanca (Ruiz mata 1986: 259; Ruiz mata y pérez 1995: 57), y casa de la montilla (schubart 1988: Fig. 11). también en el área portuguesa donde tenemos el ejemplar completo de castro marín (arruda 1999-2000: 45, Fig. 20). en la isla de ibiza, en la necrópolis del puig des molins, y en el asentamiento de sa caleta, donde los trípodes de labio pendiente son más frecuentes que los de borde horizontal y rectilíneo (Gómez Bellard 1990; Ramón torres 1999: 178-181, Fig. 14), en las colonias fenicias del sureste peninsular como chorreras (maas-Lindemann y aubet 1979: 116), morro de mezquitilla (maass-Lindemann 1994: 98), cerro del Villar…, y también en contextos indígenas del suroeste peninsular (carmona, Huelva), así como en el área valenciana, con algunos ejemplares en saladares (arteaga y serna 1973 y 1975a) y peña negra (González prats 1983), plana Justa, al norte de denia, Bancals de satorre (martí y mata 1992), y puig d’alcoi (Grau 2000-2001), camara y el monastil en el valle de elda (poveda 2000), castellar de

su variación tipológica ha sido mínima, y aunque se ha apuntado una variación según zonas, prácticamente en todas ellas encontramos el cuerpo globular, con base aplanada y con una asa a la altura del borde. no todas las piezas tienen pico vertedor como en la pieza de nuestro estudio. La existencia de estos recipientes en las tumbas se ha atribuido a la incorporación de restos de alimentos en su interior. en la tumba 13 del yacimiento de Djidjelli se documentaron restos de pescado en el interior de uno de estos vasos de cocina (astruc 1937); por otra parte, Lancel relaciona estos recipientes con ofrendas alimenticias en honor al difunto al encontrar restos de carbón en su interior (Lancel et alii 1982: 362-384). Los ejemplares más antiguos de occidente los encontramos en Mozia, donde 98 de las 162 tumbas contenían al menos una de estas piezas, datadas a finales del siglo viii a.n.e. (cintas y Jully 1980: 48); en cartago se indica la existencia de una de estas piezas entre los objetos de una tumba datada en el 2º cuarto del siglo vii a.n.e. (Benichou-safar 1982: 296). 6 de estas piezas se documentaron en la colina de saint Louis (saumagne 1932-33), y dos ejemplares en una tumba de la colina de Junon (Fantar 1972: 23-24) con una cronología entre finales del siglo vii y principios del vi a.n.e. también se ha indicado su presencia en contextos del siglo vi a.n.e. en el yacimiento de djidjelli (astruc 1937); en la necrópolis de palermo, un ejemplar procede de la tumba 11, de inhumación, así como numerosos ejemplares fechados entre el siglo vi y v a.n.e. (tamburello 1968 y 1972). en la isla de malta se han documentado 15 de estas piezas datadas entre mediados del siglo vii

tripa_necropolis.indb 109

29/4/09 09:50:35

110

José ramón garcía gandía la producción de estas piezas cerámicas, también a partir de esta fecha (Gómez Bellard 1990). es interesante señalar la relación de este trípode con la presencia de una piedra de ocre rojo e incluso de una ofita en la misma tumba, pudiendo ser el resultado de la existencia de un ritual asociado al uso del ocre rojo, y de la funcionalidad de este tipo de recipientes, identificándose como morteros para la mezcla de sustancias como en este caso, más o menos simbólicas, tal y como se ha señalado en algunas tumbas del Latium Vetus (Botto 2005: 174-175), donde los trípodes se han utilizado para triturar sustancias de uso simbólico, o en todo caso, mezclar substancias aromáticas para el vino, en una práctica heredada de los fenicios, y destinada a las elites de la zona. 10.1.4. soporte anular en la tumba 18, junto a uno de los platos de ala ancha, se depositó un soporte anular de cerámica gris con el exterior bruñido (Fig. 114). estos tipos de soporte se han documentado en cástulo en compañía de cerámicas fenicias del siglo viii a.n.e., también suelen aparecer en contextos del Bronce Final y yacimientos orientalizantes de la costa levantina, como los documentados en la fase del hierro antiguo de peña negra, identificado dentro de la cerámica gris como la forma B18 del estrato iB (González prats 1983: 63, Figura 8), así como otros más recientes registrados en la fase Fonteta iii de mediados del siglo vii a.n.e. también en contextos del periodo orientalizante e ibérico antiguo como en la necrópolis de Los cerros de la mora y cerro de los infantes y saladares (arteaga y serna 1975), necrópolis de el molar (monraval sapiña 1992; peña Ligero 2003), y cabecico del tío pío y el oral, datados entre la 1ª mitad del siglo vi a.n.e. y principios del siglo v a.n.e. (abad y sala 1993). su dispersión es muy amplia por toda el área andaluza, donde los ejemplares más alejados se encuentran en portugal en los niveles antiguos de la catedral de Lisboa (arruda 199-2000: 125, fig. 81), y dentro del conjunto de cerámicas grises de santa olaia (op. cit.: 232, fig. 163). en nuestra pieza, la pasta bien depurada con desgrasantes en esquisto propios de la costa malagueña y granadina, apunta a una importación de estos soportes desde estos lugares, ya que además difieren notablemente de los soportes cerámicos propios de los ambientes tartésicos del área occidental andaluza, donde predominan las formas en carrete (Gasull 1982). La funcionalidad de este elemento está directamente relacionada, al menos en este caso, a la fun-

Librilla (Ros 1989) y Bajo de la campana (Roldán et alii 1995) en el área murciana, y algo más al norte de alicante, ya en el área valenciana, en el castellar de meca (Broncano 1986), Requena, tossal de sant miquel en Lliria (Bonet 1995) y Los Villares de caudete (mata 1991), puig de la nau (oliver y Gusi 1995), torrelló del Boverot (Gusi y sanmartí 19761978) o Vinarragell (mesado 1974), en castellón, por citar los más importantes. La función de estos trípodes se relacionó en principio con soportes para ánforas, pero más tarde, se indicó su utilización como morteros (González prats 1983: 200-204; Ramón torres 1999: 178, nota 35). se han definido tradicionalmente como morterostrípodes, cuencos-trípodes y platos-trípodes, sin que en realidad hubiera distinción tipológica, y sí, más bien, una variabilidad en su funcionalidad otorgada a estos recipientes. es cierto que algunos ejemplares adolecen de cierta fragilidad y por tanto, su utilidad como morteros debe establecerse en torno a materias de poca consistencia como productos cosméticos, que en ocasiones se han atribuido al ámbito funerario (Vidal González 1994), o especias para mezclar con el vino. Los ejemplares más parecidos al de nuestro estudio se han documentado en cartago, en etruria y en ibiza, son de pequeño tamaño, y en el trípode ibicenco se encontraron restos de pigmentación (Gómez Bellard 1990: 142), lo que apoyaría la hipótesis anterior. sin embargo, algunos ejemplares más robustos y de mayor tamaño podrían haber sido utilizados para la molienda del grano. en relación a su cronología, la presencia de esta pieza otorgaría un contexto arcaico a la tumba, pues es común establecer la desaparición de esta forma en los momentos finales del siglo vii a.n.e. sin embargo, en estudios posteriores, la mayoría de los hallazgos de estas piezas en yacimientos de la costa oriental de la península se ha propuesto una datación que engloba los siglos vii y vi (Vives-Ferrándiz 2005: 1353). en otro orden de cosas, también se ha apuntado la posible existencia de un taller ibicenco en torno al último cuarto del siglo vii a.n.e. en este sentido, los estudios realizados sobre las pastas de las piezas de la necrópolis del puig des molins han aportado una gran homogeneidad en el material, salvo en unos pocos casos donde se ha sustituido el feldespato como desgrasante por la caolinita. según los investigadores de este yacimiento, se han expuesto dos explicaciones para este conjunto, por una parte, esta homogeneidad de las piezas estaría relacionada con la existencia de un taller local que podría fecharse en torno al 600 a.n.e. o por otra parte, lo que ha ocurrido se podría explicar gracias a un cambio notable en

tripa_necropolis.indb 110

29/4/09 09:50:35

las lecturas de la información funeraria

111

Fig. 114. Soporte anular de la Tumba 18

ción de servir de soporte al plato de ala ancha con el que formaba parte del ajuar, ya que su diámetro interior coincide perfectamente con el diámetro de la base del plato (Fig. 115).

como «cantimplora». es de fayenza egipcia de color amarillento con reflejos de verde turquesa (Fig. 116; Fig. 117). Los códigos de los colores de acuerdo con la tabla münsell son los siguientes: para la pasta, 5Y 8/4, amarillo pálido; para el vidriado, Gley 1 5/56, verde grisáceo. en la actualidad está restaurada, ya que se había desprendido el cuello y una de las figurillas de las asas. presenta un pequeño orificio en el ángulo inferior izquierdo, cercano a su base, y una grieta en la parte frontal, que partiendo del hombro llega hasta medio cuerpo. sus dimensiones son de 161 mm de altura y 129 mm de anchura. se trata de una cantimplora de fayenza verde del nilo del tipo nuevo año realizada a molde bivalvo. Labio redondeado convexo, borde vuelto al exterior y cuello cilíndrico. cuerpo de tendencia esférica y base convexa, ligeramente aplanada. sobre el cuello se desarrolla decoración de flor de loto a modo de capitel nilótico; como asas tiene dos figuras antropoides en cuclillas, con los codos apoyados en las rodillas y las manos en la cara. sobre el cuerpo y en ambas caras se reproduce el collar de Usekh (Fig. 118). en las bandas laterales, en el cuarto superior, tiene dos cartelas con escritura jeroglífica, y el resto está decorado con motivos vegetales a modo de palmetas simétricas.

Fig. 115. Plato y soporte de la Tumba 18

10.1.5. cantimplora de fayenza Una de las piezas cerámicas destacadas que se han documentado en la excavación de esta necrópolis se recogió formando parte del ajuar de la tumba 18. se trata de una cantimplora de fayenza egipcia con cartelas con escritura jeroglífica en sus laterales (García y padró 2002-2003). La pieza aparecida en Les casetes es un vaso lenticular, del tipo conocido

Fig. 116. Cantimplora de la Tumba 18. Vista frontal. Foto Museu Arqueològic de Catalunya (Barcelona)

tripa_necropolis.indb 111

29/4/09 09:50:36

112

José ramón garcía gandía (Fig. 119; Fig. 120). el conjunto puede, pues, relacionarse con la columnita-uadye, amuleto de color verde ya mencionado en el Libro de los muertos, capítulos 105, 159 y 160, y que simboliza la eterna juventud; este amuleto se colgaba en el cuello

Fig. 119. Gollete de la cantimplora. Vista frontal. Foto Museu Arqueològic de Catalunya (Barcelona)

Fig. 117. Cantimplora de la Tumba 18. Vista lateral. Foto Museu Arqueològic de Catalunya (Barcelona)

Fig. 118. Representación del collar de Usekh. Foto Museu Arqueològic de Catalunya (Barcelona)

el gollete de la vasija ha sido concebido como un capitel o umbela de papiro, decorado con flores y yemas de lotos intercalados. el haz del tallo es casi cilíndrico, y está atado en su parte superior por una doble cuerda, por encima de la cual se abre el capitel

Fig. 120. Gollete de la pieza. Vista lateral. Foto Museu Arqueològic de Catalunya (Barcelona)

tripa_necropolis.indb 112

29/4/09 09:50:36

las lecturas de la información funeraria del difunto para asegurar su resurrección (Libro de los muertos, capítulos 105, 159 y 160: Barguet 1967: 140-141; 226-227). asimismo hay que tener en cuenta que de un loto había surgido el sol al comienzo de los tiempos primordiales, y con los lotos simbolizaban los egipcios el nacimiento del mundo a partir del elemento húmedo, así como su renacimiento anual con la llegada de la inundación. a ambos lados del gollete, y a modo de asas, se han representado dos simios sedentes, con los codos apoyados en las rodillas y la barbilla sobre las manos. el simio, animal sagrado del dios tot, representa el paso del tiempo que es regido precisamente por este dios (Fig. 121).

113

a. «Que (el dios) ptah abra un feliz año a su dueño».

el dios ptah aparece frecuentemente citado en las inscripciones ostentadas por este tipo de vasos, en las que se desea un feliz año nuevo a su poseedor; del mismo modo que también son frecuentes las otras divinidades de la tríada de menfis, sacmis y nefertem (Lagarce y Leclant 1976: 286, nota 373). Ptah está, además, relacionado directamente con la inundación, y es el dios de la creación y el dueño de los años. con todo, esta predilección por Ptah y por los demás dioses menfitas, puede también justificar la fabricación de estas cantimploras en la capital del Bajo egipto (Fig. 122).

Fig. 121. Simios sedentes. Foto Museu Arqueològic de Catalunya (Barcelona)

Las dos caras de la panza del vaso están decoradas, en su parte superior y a partir del cuello, por una especie de collar o pectoral egipcio, compuesto por seis hileras de cuentas de collar separadas por cinco líneas lisas. La decoración es incisa. Las tres primeras hileras están integradas por pequeños cuadrados; la cuarta por una especie de rosetas; la quinta es sogueada; y por último, la sexta por perlas en forma de gotas. el resto de las dos panzas está libre de decoración. La carena que rodea las dos caras de la cantimplora en todo su perímetro y a partir del gollete, está constituida por una franja plana en cuya parte superior, a lado y lado, hay dos cartelas con sendas inscripciones jeroglíficas incisas; las cartelas están delimitadas por dos líneas paralelas también incisas, que cierran los rectángulos alargados en que se hallan las inscripciones. Las dos inscripciones son como sigue:

Fig. 122. Cartela «A» . Foto Museu Arqueològic de Catalunya (Barcelona)

B. «Que (la diosa) neit dé vida y fuerza a su dueño».

La diosa de sais, neit, aparece también invocada a veces en las cantimploras de año nuevo. su relación con la inundación, comentada por muchos autores, lo justifica plenamente (Lagarce y Leclant 1976: 286, nota 373) (Fig. 123). por debajo de las cartelas de las inscripciones jeroglíficas, el resto de la franja plana que rodea la carena de la cantimplora está cubierto en su totali-

tripa_necropolis.indb 113

29/4/09 09:50:37

114

José ramón garcía gandía relativa abundancia de estos objetos en el delta del nilo, y más concretamente en lugares como mendes, entre otros, que poseían un nilómetro y que rendían culto a Hapy, el dios de la inundación (meeks 2001: 506). probablemente, pues, estas cantimploras debían de contener agua del comienzo de la crecida del nilo, a la cual se atribuían toda clase de virtudes y beneficios. La tipología de estos vasos lenticulares remonta al imperio nuevo, a la época de amenhotep ii (c. 1438-1412) (Lagarce y Leclant 1976: 242). de todos modos, es durante el período saíta cuando experimentan una serie de cambios técnicos y decorativos (Lagarce y Leclant 1976: 243), que coinciden con la difusión fuera de egipto. La cronología de las cantimploras como la procedente de la Vila Joiosa, así como de otras que presentan ligeras variantes, se sitúa entre los siglos vii y vi a.n.e. algunos, pocos, de estos vasos ostentan cartuchos del faraón amasis (570-526 a.n.e.), considerándose que corresponden al último momento de su producción (von Bissing 1902: 51, nº 3767, del museo del cairo = maspero 1883: 123, nº 2962; Reflets du divin 2002: 72, nº 60, de una colección privada en suiza) (García y padró 2002-2003: 362) La significación de la fayenza y del vidriado turquesa azul-verde que la cubre merece también un comentario. este material era considerado equivalente a la turquesa, y por consiguiente era utilizado preferentemente en todo tipo de objetos relacionados con Hathor. Hathor era la diosa del amor y del placer, y la fayenza vidriada evocaba sensualmente el cuerpo femenino (derchain 1975: 55-74). Y además, la fayenza turquesa simbolizaba las olas de la inundación, portadora de la vida y de la alegría (Lagarce y Leclant 1976: 242). Las cantimploras de año nuevo tuvieron una amplia difusión durante el período saíta en egipto; las hay en número más o menos importante en diversos museos como la expuesta en el museo egipcio de turín, publicada por d’amicone (1988: 104, Fig. 132). también puede verse una abundante lista de yacimientos, museos y bibliografía en Lagarce y Leclant (1976: 282-283, nota 354), entre los que destaca, naturalmente, el museo egipcio de el cairo (von Bissing 1902: 42-46, notas. 3738-3749; 50-51, nº 3766; 54, nº 3775), todos de época saíta. entre los yacimientos egipcios que han proporcionado cantimploras de año nuevo pueden citarse menfis (von Bissing 1902: 42-46, nos. 3739, 3744, 3748; 50-51, nº 3766), tell el-Yahudiya (petrie 1906: 19, lám. XXi) y náucratis, donde además, existen pruebas de su fabricación (petrie 1886: 37-38).

dad por un friso de liliáceas, frecuente como motivo decorativo desde el imperio nuevo (Fig. 124).

Fig. 123. Cartela «B» . Foto Museu Arqueològic de Catalunya (Barcelona)

Fig. 124. Friso decorativo de liliáceas. Foto Museu Arqueològic de Catalunya (Barcelona)

actualmente ningún autor duda ya de cuál era el contenido originario de este tipo de cantimploras: agua. Las viejas teorías que hablaban de ungüentos o perfumes han sido desechadas. a favor del agua se esgrime la asociación del objeto en sí, una cantimplora, con un acontecimiento, la llegada de la inundación que tenía lugar precisamente en el comienzo del año nuevo en egipto, en torno al día 20 de julio de nuestro calendario; a ello aún hay que añadir la

tripa_necropolis.indb 114

29/4/09 09:50:37

las lecturas de la información funeraria La difusión fuera de egipto de las cantimploras de año nuevo es bien conocida. sin embargo, una cuestión previa importante consiste en saber si pudieron ser exportadas con agua del nilo en su interior. al respecto, lo único que puede asegurarse es la existencia de abundantes testimonios escritos acerca del consumo de agua del nilo fuera de egipto, escalonados entre la época persa y el siglo xix (Lagarce y Leclant 1976: 243-244; meeks 2001: 499 y 506). por consiguiente, nada se opone en principio a la opinión de que las cantimploras de año nuevo hubiesen viajado fuera de egipto cumpliendo al pie de la letra la función para la que fueron fabricadas: contener agua de la primera crecida del nilo, líquido este de un alto valor mágico, que podía llegar muy lejos gracias a estos recipientes. Fuera de egipto, y siempre entre los siglos vii y vi a.n.e., se conocen ejemplares de cantimploras de año nuevo en palestina (Lagarce y Leclant 1976: 284, nota 357), Fenicia (Lagarce y Leclant 1976: 283, nota 356), asur (v. Bissing 1941: 5-6, nota 10; aubet 1974: 30), chipre (Lagarce y Leclant 1976: 284-285, nota 358), Rodas (aubet 1974: 30; Lagarce y Leclant 1976: 243, 283 nota 356, 285 nota 360, lám. XXXi, 1-2), Quíos y éfeso (Lagarce y Leclant 1976: 283 nota 356). en etruria son también relativamente abundantes, en lugares como Vulci, praeneste (?) y caere (cerveteri) (von Bissing 1931: 531-534, lám. XXVii; von Bissing 1939: 447-454, láms. XXXViXXXViii; v. Bissing 1941: lám. ii, 1-4; aubet 1974: 30-40; Lagarce y Leclant 1976: 283 nota 356, lám. XXXi, 4-5). de cartago, en cambio, sólo se conocen dos vasos (aubet 1974: 37 y 39-43). Los ejemplares de etruria (Fig. 125) y de cartago son los más cercanos, geográficamente hablando, al hallado en La Vila Joiosa. sin embargo, teniendo en cuenta la excepcionalidad de los dos hallazgos cartagineses, sobre todo si la comparamos con la extraordinaria abundancia de hallazgos de otros tipos de objetos egipcios, nos inclinaremos a pensar que parece más lógico admitir una relación etrusca para el vaso egipcio alicantino que estamos estudiando, tal vez con algún intermediario griego. ello no debería, en todo caso, sorprendernos, si tenemos en cuenta que otro tipo de vasos egipcios de fayenza, los aríbalos, tampoco parecen haber tenido una distribución en el extremo occidente mediterráneo, acorde con la colonización fenicia (padró 1995: 188-189). de todos modos, estas elucubraciones basadas en una sola pieza son meramente provisionales y pueden ser revisadas en cualquier momento. Queda por señalar que muchas veces cantimploras de año nuevo han sido halladas depositadas en

115

Fig. 125. Cantimploras de fayenza del Museo de Turín. Foto Museo delle Antichità Egizie di Torino

tumbas, como es el caso del recipiente procedente de la necrópolis de Les casetes. ello se explica convincentemente debido al simbolismo de estos frascos, relacionado con la regeneración de la vida y, en definitiva, con el renacimiento de la misma incluso en el más allá (Lagarce y Leclant 1976: 243-244): García y padró 2002-2003). Los objetos manufacturados en fayenza están compuestos por un núcleo silíceo poroso envuelto en un vidriado alcalino. esta técnica empezó a desarrollarse hacia el iv milenio a.n.e. y llegó a convertirse en una de las labores artesanales egipcias más características. en el i milenio a.n.e. fueron exportados numerosos objetos realizados en ésta técnica, gracias a la labor de los comerciantes fenicios (aston 1994). algunos de estos objetos, como los pequeños aryballos, se pueden encontrar prácticamente en todas las zonas costeras del mediterráneo. el núcleo se realizaba mediante un polvo que se obtenía de rocas y cantos de cuarzo o cristal de roca que, después de machacados, daba un material de color blanco, o pardo si la base era arena, arenisca o sílex. este polvo, mezclado con agua producía una pasta susceptible de ser utilizada sin otro proceso de elaboración previo. Una vez cocida, resultaba de gran dureza, aunque friable y frágil. a esta materia se le daba forma mediante moldes. se utilizaban de una sola cara, con la imagen del frente, o bivalvos. Los detalles se terminaban después a mano. Los recipientes podían modelarse también en el torno, como si se tratase de arcilla, o a mano. Los objetos de gran tamaño se hacían en secciones, mantenidas mediante clavijas de madera y unidas con la misma pasta. tras el secado o una primera cocción se podía continuar el proceso (Bultè 1991).

tripa_necropolis.indb 115

29/4/09 09:50:37

116

José ramón garcía gandía de estos recipientes. dentro del ajuar de la tumba 5 apareció un vaso de labio plano, borde recto ligeramente exvasado y cuerpo cilíndrico, con base plana y pie indicado. La pasta es de color negrusca, friable y presenta desgrasantes heterogéneos de tamaño medio y grueso. su acabado es fino y algo bruñido al exterior, que es de aspecto gris (Fig. 23.6). en la tumba 23 se documentó un vaso fabricado a mano, con borde exvasado y cuerpo troncocónico invertido, y base plana con pie indicado. pasta de color negrusca, friable con desgrasantes heterogéneos medios y gruesos, de acabado alisado y aspecto gris al exterior (Fig. 96.1). tradicionalmente este tipo de cerámica fabricado a mano y documentado en yacimientos fenicios del sur peninsular, o incluso en ocasiones formando parte de repertorios junto a elementos fenicios, se ha atribuido a las producciones locales herederas de las producciones cerámicas del Bronce Final. en este sentido, muchos autores se han manifestado abiertamente a favor de considerarlas de origen autóctono (aubet et alii 1979: 124; López castro et alii 198788: 166), si bien en alguna ocasión se ha manifestado cierta incertidumbre en su origen, o incluso se ha especulado con la posibilidad de que fueran fenicias (schubart 1986: 78), siendo los argumentos que se han esbozado a su favor, criterios de índole morfológica y tecnológica. sin embargo, no se citan paralelos orientales o centro mediterráneos que puedan apoyar, tales teorías, aun no encontrando tipologías similares en el entorno inmediato de los yacimientos donde se han documentado. tipológicamente, en los corpus tradicionales sobre cerámica fenicia (Bikai l978; 1987), no aparecen menciones a ningún tipo de cerámica realizada a mano, a excepción de algunas series fabricadas a mano de los denominados cooking pots, u ollas de cocina que no tienen nada que ver morfológicamente con nuestras piezas en cuestión, y que ya han sido analizadas anteriormente en la factoría de toscanos, la aparición de estas cerámicas se atribuyó en principio a contactos con las comunidades indígenas del Bronce Final/Hierro antiguo del interior de la costa malagueña (niemeyer, schubart y pellicer 1969: 128-140). La arcilla usada para estas piezas del yacimiento de toscanos, no es uniforme, estando muy depurada. Los colores van desde el pardo rojizo al blanco amarillo pasando por el pardo amarillento, amarillo grisáceo, o los grises parduzco, verduzcos o claro. cronológicamente se podrían situar hacia el siglo viii a.n.e, siendo una cerámica similar a la de otros lugares de andalucía como asta Regia, cerro del Real, carmona y el carambolo, o la localidad portuguesa de Lapa de Fumo. este

el vidriado solía ser de color azul, verde o azul verdoso, aunque en ocasiones se encuentran objetos blancos, violetas o amarillos. Químicamente es una combinación de sílice, un alcalí (de carbonato sódico o carbonato potásico) y cal (óxido de calcio). son los mismos componentes que los que se utilizaban en los vidrios antiguos, pero con una proporción menor de cal y mayor de sílice. el color dependía de la cantidad de cobre y del uso de ceniza de vegetales. después de aplicar el material vítreo y antes de la cocción final se añadía la decoración, que suele consistir en dibujos pintados en negro o líneas incisas y rellenadas con vidrio de colores (Bultè 1991). se empleó para realizar una gran variedad de objetos, desde piezas muy pequeñas, como amuletos, cuentas, escarabeos o esmaltes para engastar en joyas, a estatuillas, baldosas o azulejos para arquitectura de prestigio y otros objetos realizados casi exclusivamente con esta materia, como los ushebtis, determinados tipo de copas y otros cuencos y vasijas. de cualquier manera es extraño que sobrepasen la veintena de cm. se conocen bastantes restos de instrumentos procedentes de talleres de fayenza, aunque en ningún caso se puede considerar que representen el conjunto del utillaje necesario para la producción. en egipto, la mayoría de estas piezas ha aparecido en las proximidades de palacios o entre las dependencias de los templos, en malqata, tell el amarna, Gurob, Qantir, naucratis, menfis, etc. (Fig. 126).

Fig. 126. Detalle frontal. Foto Museu Arqueològic de Catalunya (Barcelona)

10.1.6. cerámica a mano en relación a los vasos fabricados a mano, en la necrópolis de Les casetes se han documentados dos

tripa_necropolis.indb 116

29/4/09 09:50:37

las lecturas de la información funeraria elemento autóctono está presente dentro de un asentamiento fenicio, que en los primeros momentos de su existencia, importaba desde otros lugares una cerámica hecha a torno. por tanto, necesariamente, tuvo que darse algún tipo de contacto entre los «indígenas» y los fenicios, quizás pudiéndose instalar aquéllos dentro de toscanos, en algún tipo de «barrio» propio, de la misma manera que pudieron hacerlo los griegos, según las tesis de niemeyer, en virtud de la cual se identifica por tanto toscanos con Mainake. en el yacimiento de La Fonteta, también se han documentado piezas cerámicas fabricadas a mano. su porcentaje es reducido, sin superar valores del 20%. se pueden establecer tres grupos: el primero de procedencia alóctona, del sur peninsular; otro con pastas ricas en calcita y el tercero, posiblemente local, idéntico a la producción manufacturada de los centros indígenas, que sus investigadores ponen en relación con la fase i de peña negra (González prats 1999: 118). también se ha documentado en el cabezo de san pedro (Huelva), con piezas decoradas, que presentan en ocasiones signos de identificación dudosa que algunos autores describen como tartésicos y otros como pertenecientes al signario fenicio. esas piezas han sido datadas en el siglo viii a.n.e. en ocasiones, también se ha apuntado que pudiera tratarse de un producto indígena de andalucía o Levante (Gómez Bellard 1990: 144). en este sentido hay que resaltar la presencia de estos vasos en la zona catalana en contextos cronológicos similares, como los documentados en la necrópolis de mas de mussols en tarragona (maluquer de motes 1984: 37, Fig. 10). en estudios recientes, que se han centrado en estas producciones a mano encontradas en yacimientos fenicios, se ha considerado la pertenencia de estos tipos a la tradición de cerámicas del Bronce Final, y que se mantienen en el ámbito indígena durante la i edad del Hierro, siendo además, el testimonio de la presencia de grupos pertenecientes, en un principio, a la formación social indígena cohabitando con los colonos en los asentamientos fenicios (martín Ruiz 2000: 1626). es de destacar, en este sentido, que este tipo de producciones son las propias de unos procesos relacionados con el nivel doméstico, sin que tenga que estar relacionado con los procesos de producción fenicios, aunque la mano de obra residente haya participado directamente de estos procesos, por lo menos en una primera etapa de contacto. 10.1.7. Fusayolas en la necrópolis se han recuperado dos fusayolas. Una de ellas pertenecía al ajuar de la tumba 3 (Fig.

117

15.12). consiste en una pieza de forma esferoide horizontal con base ligeramente convexa y boca plana con perforación central vertical. pasta de color ocre claro con desgrasantes de esquisto muy finos (<0,5 mm), también calizos y plateados. exterior bruñido. La otra fusayola se recuperó en el ajuar de la tumba 19, y corresponde a una pieza bitroncocónica con perforación central vertical. tiene pasta de color gris oscuro con desgrasantes plateados muy finos exterior bruñido (Fig. 81.8; Fig. 95). por regla general, la colocación de fusayolas en las tumbas hacía pensar a los investigadores en la presencia de un individuo femenino en la tumba, al ser un elemento de fácil asociación a las labores domésticas realizadas por mujeres, ya que estos objetos eran utilizados para tejer. no obstante, el estudio antropológico de los restos ha aportado la existencia de fusayolas asociadas a restos de varones, aunque la mayoría de estas piezas se identifican con individuos del sexo femenino. como ejemplo sirva que, de las 21 fusayolas recuperadas en la necrópolis de cabezo Lucero, solo en una ocasión se tiene una relación clara con los restos de una mujer (aranegui et alii 1993).

10.2. las armas

Una de las circunstancias que destaca entre los materiales de esta necrópolis, es la presencia de panoplias militares, algo que en otras necrópolis peninsulares que han ofrecido piezas de filiación fenicio-púnica no es muy abundante, aunque sí, en necrópolis localizadas en el mediterráneo central. sin duda, la presencia de armamento en compañía de cerámicas fenicias ahonda en la problemática sobre la cronología y/o el origen de los tipos. Las armas documentadas en esta necrópolis, depositadas como elementos de ajuar, han sido siete puntas de lanza, dos regatones, un soliferreum, dos pila y un cuchillo o navaja de hierro, que tal vez no pueda considerarse como arma, pero que hemos incluido en este apartado, ya que prácticamente todas las piezas de hierro de este yacimiento son armas.
Tabla 2. Armamento y piezas de hierro
Tumba Signatura Tipo Subtipo

6 Cas’00 15-9 Cuchillo de hierro 6 Cas’00 15-11 Punta de Lanza IA .1 Quesada 1997 10 Cas’00 23-3 Pieza 10 Cas’00 23-4 Punta de Lanza IB .2 Quesada 1997

tripa_necropolis.indb 117

29/4/09 09:50:37

118
Tumba Signatura Cas’00 23-18 Cas’00 36-9 Cas’00 36-10 Cas’00 36-11 Cas’00 36-15 Cas’00 36-16 Cas’00 38-4 Cas’00 38-8 Cas’00 38-19 Cas’00 41-2 Cas’00 41-6 Tipo Punta de Lanza Pieza Punta de Lanza Punta de Lanza Regatón Regatón Soliferreum Punta de Lanza Pilum Pilum Punta de Lanza

José ramón garcía gandía ban junto al trípode descrito anteriormente, además de un huevo de avestruz decorado, y una piedra de ocre rojo. tipológicamente, se encuadraría dentro del tipo ia.1 definido por Quesada en su trabajo sobre el armamento ibérico (Quesada 1997), como lanzas largas y muy largas, mayores de 30 cm y casi siempre mayores de 40 cm, donde la anchura media de la hoja no sobrepasa nunca los 4,5 cm. con cubos normalmente cortos. su índice 1, definido por la relación entre la longitud máxima de la hoja y la anchura máxima de la hoja es mayor que 10; y el índice 2, definido como la relación entre la longitud de la hoja y la del cubo tiene como media 3,1. esto da lugar a hojas estrechas y muy alargadas con la base casi perpendicular al cubo. nervios gruesos marcados hasta la punta y con secciones redondeadas o cuadrangulares altas (Quesada sanz 1997). cronológicamente se trata de la variante a la que se le otorga una fecha de cronología más alta, documentándose en los yacimientos más antiguos del levante y del sureste peninsular como La solivella (Fletcher 1965), el puig de Benicarló, (oliver y Gusi 1995), en mianes, con piezas de 50, 51 y una excepcional de 77 centímetros de longitud (maluquer de motes 1987: 51, Fig. 19), mas de mussols (maluquer de motes 1984: 70-72, Fig. 24-26), el Bovalar (esteve 1966), Los nietos (cruz pérez 1990), el molar (peña Ligero 2003) o cabezo Lucero (aranegui et ali 1993), todos ellos con fechas que se encuadran entre el siglo vi y el v aunque en algunos casos se ha propuesto su perduración durante el siglo iv a.n.e. (Quesada sanz 1997). en lo referente al área de la meseta, la panoplia que observamos en las sepulturas se caracteriza por la ausencia de espadas o puñales y por la existencia de largas puntas de lanza de fuerte nervio central de sección cuadrada, rectangular o circular, aletas estrechas, y longitudes que a veces superan los 50 cm., provistas de un regatón, a veces de gran longitud, que puede incluso ser considerado como una punta de jabalina, y cuchillos de dorso curvo. en el oriente de la meseta, una serie de tumbas pertenecientes a los primeros momentos de la necrópolis de sigüenza, contiene puntas de lanza de hasta 62 centímetros de longitud, con marcado nervio central, junto a otras de menores dimensiones, entre 13 y 22 centímetros, así como cuchillos de dorso curvo. Las puntas de lanza de esta necrópolis aparecen asociadas a fíbulas de doble resorte de puente de cinta, que podrían fecharse en torno al último cuarto del siglo vi y todo el v a.n.e. (Lorrio 1997: 160). en la necrópolis de carratiermes (argente, díaz y Bescós 2000: 66), de 650 tumbas, 170 contiene

Subtipo IB .1 Quesada 1997 IIC .6 Quesada 1997 IA .2 Quesada 1997

10 18 18 18 18 18 20 20 20 21 21

3A Quesada 1997 IA .2 Quesada 1997 III Quesada 1997 III Quesada 1997 IB .2 Quesada 1997

estas piezas han aparecido formando parte del ajuar en cinco tumbas, lo que representa un 17 % del total y un 27 % de las tumbas que contienen ajuar, relación que resulta idéntica a la que representan las piezas cerámicas. 10.2.1. puntas de lanza en la tumba 6, se documentó una punta de lanza y una navaja de hierro (Fig. 128), que se encontra-

Fig. 128. Punta de lanza de la Tumba 10

tripa_necropolis.indb 118

29/4/09 09:50:38

las lecturas de la información funeraria armas como parte de su ajuar, y de éstas, 140 tumbas tienen al menos una punta de lanza, donde la mayoría es de las consideradas largas, existiendo también algunas cortas y muy cortas, que podrían identificarse con jabalinas, en lugar del arma penetrante robusta y sólida que deben ser las anteriores. en esta necrópolis, donde sus momentos iniciales se fechan hacia finales del siglo vi y todo el siglo v a.n.e., sus puntas de lanza presentan longitudes a menudo superiores a los 50 ó 60 cm. y marcado nervio central, así como regatones y cuchillos de dorso curvo. en La mercadera (Lorrio 1990), una de las necrópolis más importantes de la celtiberia, un conjunto de tumbas de la fase más antigua proporcionó, entre otros elementos donde destacan las fíbulas de doble resorte, puntas de lanza, regatones, y un cuchillito de filo curvo de hierro, elemento este presente en la mayoría de las tumbas. si bien estas puntas de lanza de La mercadera son de menor longitud. en las necrópolis del alto duero se han documentado también estas largas puntas de lanza, denominadas como «tipo alcácer», por su semejanza con las recuperadas en la necrópolis del Senhor dos Martires cercana al yacimiento del castillo de Alcaçer do Sal, donde aparecen en los ajuares junto a otros tipos de longitud menor y sus respectivos regatones (arruda 1999-2000: 83, Fig. 44). así lo confirmaría la tumba Q de Quintanas de Gormaz, donde uno de estos ejemplares, de aproximadamente 42 cm. de longitud, se asocia a otras dos puntas de lanza más pequeñas, en uno de los pocos enterramientos carentes de espada o puñal de esta zona de la península. según a. Lorrio (1997: 155), la panoplia característica de esta fase antigua de la meseta, formada por largas puntas de lanza acompañadas de sus regatones y de cuchillos de dorso curvo, puede verse como un influjo de la panoplia documentada en ambientes orientalizantes del sur de la península ibérica a partir de los siglos vii-vi a.n.e. como ocurre en el túmulo de el palmarón en la necrópolis de niebla (pingel 1975: 126s., Fig. 10), donde dos puntas de lanza de sección rómbica y más de 50 cm. de longitud aparecieron junto a una espada de hierro inspirada en modelos del Bronce Final, encuadrable cronológicamente en el siglo vii o quizá en el vi a.n.e. gracias a la presencia en el mismo conjunto de un jarro fenicio de bronce (pingel 1975: 134). en una tumba de cástulo, con fechas también del siglo vii a.n.e., las puntas de lanza que aparecieron en este enterramiento ofrecen el característico nervio central, aunque son de menor tamaño que los ejemplares de niebla (Blanco 1963: Figs. 7,8-9 y 8).

119

con una cronología similar, hacia inicios del siglo a.n.e., tenemos la tumba 16 de La Joya, donde se localizó una punta de lanza de sección rómbica de 52,5 cm. de largo a la que acompañaba un regatón de casi 40 cm. (Garrido y orta 1978: 50 ss., Fig. 27). otros ejemplos de puntas de lanza de este tamaño y cronología, los encontramos en la necrópolis de la cruz del negro (monteagudo 1953: 360, Fig. 10), y en el túmulo de la cañada de Ruiz sánchez (Bonsor 1899: 56-57, Fig. 57). es por tanto que, en los conjuntos de la mitad sur peninsular desde la desembocadura del tajo, hasta al menos, la desembocadura del segura, durante el período orientalizante, es habitual encontrarnos con sepulturas caracterizadas por la total ausencia de espadas o puñales y por tener en cambio, largas puntas de lanza acompañadas de regatones y cuchillos curvos. como ocurre en las necrópolis de la i edad del Hierro del sur de portugal (correia 1993: 355): Mealha Nova (ourique), Heredade do Pêgo (ourique), Fonte Santa (ourique), Chada (ourique), Pardieiro (odemira) y Mouriços (almodôvar) (Beirao 1986: 71 y ss; 87 y ss, Figs. 23-28). a ellas hay que añadir las tumbas de la fase inicial de la necrópolis de Senhor dos Martires en alcácer do sal donde se han registrado dos ejemplares de más de 50 cm junto con sus regatones en una tumba fechada con seguridad gracias a la presencia de un escarabeo en el siglo vi a.n.e. (schüle 1969: lám. 95,6-7; paixao 1983: 277 y ss; arruda 1999-2000: 83, Fig. 44). en el área extremeña, en la necrópolis orientalizante de medellín, se localizó en un bustum una punta de lanza de gran longitud con un fuerte nervio de sección cuadrangular asociada a un regatón y un cuchillo de dorso curvo, junto a un conjunto formado por un broche de cinturón de escotaduras laterales y un garfio tipo «acebuchal», que llevan a sus investigadores a datarla entre los inicios del siglo vi y el v a.n.e. (Lorrio 1988-89: 311; almagro Gorbea 1991: 236). también se han localizado este tipo de lanzas largas en el santuario de cancho Roano, denominadas como «tipo alcaçer», donde de un total de 14 piezas identificadas, la mayoría corresponde a este tipo antiguo (Kurtz 2003: 298-299) La tumba 10 de Les casetes ha proporcionado dos ejemplares de punta de lanza de la variable iB, una con nervio de sección redondeada iB.1 y otra con nervio de sección cuadrangular alto iB.2 (Fig. 128) La variable iB no difiere, según Quesada, en mucho con la variable ia, si bien en esta ocasión, las lanzas son algo más cortas, con un índice 1 entre 5 y 10, y un índice 2 con un valor medio de 2,1. en cuanto a la cronología de esta variante, es similar
vii

tripa_necropolis.indb 119

29/4/09 09:50:38

120

José ramón garcía gandía

a la de la variante ia, distribuyéndose en los yacimientos más antiguos de la costa levantina con una buena representación al norte, desde donde se infiere que quizás cerca del área castellonense se encuentre el origen de estas variantes que aquí aparecen con mayor profusión (Quesada sanz 1997). en la tumba 18 han aparecido dos puntas de lanzas con sus correspondientes regatones, una de ellas del tipo ia.2, y otra del tipo iic.6 (Fig. 129) esta última variable tipológica se define como una lanza larga con longitud media en torno a los 31,8 cm y con unas hojas más anchas proporcionalmente. parece ser una variante muy abundante en el ámbito peninsular, y su cronología se ha establecido en torno al siglo v y mediados o quizás finales del siglo iv a.n.e. (Quesada sanz 1997). no obstante, el hecho de que aparezcan estas dos variables tiponométricas en la misma tumba junto a un depósito de cerámicas fenicias y la cantimplora de fayenza, piezas datables entre finales del siglo vii y como mucho mediados del vi a.n.e. pensamos que debe servir para establecer una cronología más antigua a estos tipos. en la tumba 20, se ha documentado una punta de lanza de la variable ia.2 (Fig. 130), donde en este caso el hierro llega a medir 66, 2 cm y el índice 1 obtiene una cifra de 15,6. es por tanto un claro exponente de la tipología de puntas de lanza más antiguas de la península. por último, la tumba 21 ha proporcionado una punta de lanza del tipo iB.2. todas ellas con hierros superiores a los 30 centímetros de longitud y en ocasiones mayores de 40

Fig. 130. Punta de lanza de la Tumba 20

Fig. 129. Punta de lanza de la Tumba 18

centímetros, y por lo tanto se pueden englobar en los tipos ia y iia de Quesada (1997: 360-362), por lo que, según este autor, pertenecen a las puntas de lanza con cronología más antigua de la península ibérica. son de destacar las puntas de lanza localizadas en la necrópolis de el molar, en el término municipal de san Fulgencio, en la provincia de alicante, donde se recuperaron un total de doce puntas de lanza y seis regatones. todas ellas se pueden clasificar dentro de los tipos ia, iia y Va, lo que permite a sus investigadores datarlas entre el 550 y el 375 a.n.e. (Quesada 1997: 880-881; peña Ligero 2003: 81). su localización se realizó, formando parte del ajuar de sus tumbas de cremación, y donde se tienen noticias de diversos materiales asociados de filiación orientalizante (peña Ligero 2003). tenemos también noticias de la aparición de puntas de lanza en la necrópolis del poble nou, en La Vila Joiosa (espinosa, Ruiz y marcos 2005: 186), pertenecientes a la fase antigua de la necrópolis, para la que se propone una cronología entre finales del siglo vi y mediados del siglo iv a.n.e. no tenemos más información acerca de la relación de las armas con los tipos de tumba que la contienen, así como el resto del ajuar, que por otra parte, ofrecen muchas similitudes con las tumbas documentadas en Les casetes. es interesante destacar la existencia de puntas de lanza en una necrópolis que, aunque alejada de la

tripa_necropolis.indb 120

29/4/09 09:50:38

las lecturas de la información funeraria costa levantina peninsular, ofrece unja serie de rasgos muy similares a Les casetes; se trata de la necrópolis de Bitia, en el sur de cerdeña, donde en fosas de cremación primarias y secundarias, así como también en cistas similares a la tumba 16 de Les casetes, se depositan puntas de lanza, algo que no es muy habitual en tumbas con materiales fenicios del mediterráneo occidental. esto se puede constatar en las tumbas 9, 24 y 99 (Bartoloni 1996: Figs. 6, 7, 10). 10.2.2. Regatones Las lanzas son armas formadas por una punta con cubo de enmangue, donde se inserta un vástago de madera a modo de mástil, y un regatón, pieza de hierro de forma cónica que también posee cubo de enmangue y que tiene su utilidad para apoyar la lanza en el suelo, y sobre todo para equilibrar su peso con el objetivo de mantener su posición lo más horizontal posible, ya que estas armas con puntas de lanza de gran longitud y peso, las convertirían en armas penetrantes y no arrojadizas. en la necrópolis de Les casetes se han recuperado dos de estos regatones, ambos en el ajuar de la tumba 18, y relacionados con las dos puntas de lanza que se encontraban junto a ellos (Fig. 131).

121

fijo. este conjunto de punta de lanza, mástil y regatón conseguía armas de una longitud superior a los 170 centímetros (Quesada 1997: 343), y aunque era la punta la que se usaba como arma penetrante en la contienda, también se ha apuntado la posible utilización del regatón para rematar a los enemigos caídos. 10.2.3. Soliferreum La tumba 20 ha proporcionado un ejemplar de soliferreum (Fig. 88.1) que apareció doblado en forma de «s», pensamos que no de forma ritual, sino posiblemente para encajar dentro de las dimensiones de la fosa. esta pieza, puede catalogarse dentro del tipo 3a definido por Quesada (Quesada 1993: 168-169) con las aletas terminadas en punta y un enmangue que en realidad está formado por un engrosamiento simple hacia la mitad de la pieza, lo que sirve para la sujeción y el equilibrio del peso de la misma. no es un soliferreum de gran tamaño en comparación con otras piezas que se han documentado en necrópolis similares, ya que su longitud total es de 166,6 centímetros. La reducida longitud de esta pieza la convierte en uno de los ejemplares más cortos que se han podido documentar en la península, muy alejado de la media en torno a los 192 centímetros de longitud que se otorga al conjunto de soliferrea estudiados (Quesada 1997: 366). el soliferreum es un hierro forjado a golpes, lo que les lleva a tener secciones muy variadas según los ejemplares, con terminaciones generalmente finas, careciendo, lógicamente, de regatón y con remate final en punta. Los datos existentes en la actualidad parecen indicar que las piezas más antiguas de la península ibérica se documentan hacia el siglo vi en las zonas costeras de cataluña y Levante (Quesada 1993: 171). en la regiones del Levante peninsular, se han localizado piezas de características similares a este soliferreum en la necrópolis de can canyís, localizada en el Bajo penedés, Barcelona (Vilaseca et alii 1962: 21; 1963: 44, lám. XXV), con una cronología que puede establecerse, según sus investigadores, hacia el siglo vi a.n.e. tenemos noticias de un soliferreum en la necrópolis de orley, cinco soliferrea se han recuperado en la necrópolis de perelada en Gerona (pons i Brun 1984: 234, Lám. 10), yacimiento con cronología discutida, pero que algunos autores la sitúan entre finales del siglo vii y el siglo v a.n.e. también en torno al siglo vi se han localizado estas piezas en la necrópolis de mianes, una de ellas de 155 centímetros de longitud y otra de

Fig. 131. Regatón de la Tumba 18

estos regatones tienen un orificio cerca del borde del cubo de enmangue que serviría para la introducción de un pasador metálico entre la madera del mástil y el regatón, con el objeto de mantenerlo

tripa_necropolis.indb 121

29/4/09 09:50:38

122

José ramón garcía gandía peña ligero 2003: 83, fig. 23). también tenemos noticias de la existencia de soliferrea en la necrópolis del poble nou en La Vila Joiosa, armas asociadas, según sus excavadores, a las fases más recientes de la necrópolis (espinosa, Ruiz y marcos 2005: 186) 10.2.4. pila prácticamente soldado al soliferreum, apareció un pilum (Fig. 88.2) de 48,3 cm de longitud, sección circular y cubo de enmangue, del tipo iii de Quesada. asimismo, en la tumba 21 se ha documentado un pilum similar al anterior que también se puede clasificar dentro del tipo iii de Quesada (Fig. 51.1 y 52.3). este tipo de arma arrojadiza, aunque con hoja férrea de longitud considerada, difiere del soliferreum por tener cubo de enmangue donde colocar un mástil de madera. su finalidad es similar, y disponemos de piezas desde cronologías antiguas, en torno al siglo vii a.n.e. hasta época histórica, siendo un arma típica de las legiones romanas. en ocasiones, estas piezas han tenido dificultades para diferenciarse de los soliferrea, y en excavaciones antiguas, sobre todo de la meseta, no queda muy claro a qué tipo de arma se refieren las noticias de exacciones antiguas. no obstante, se han documentado en áreas de la celtiberia, en necrópolis como alpanseque, donde en la tumba 27, se localizó una pieza de 76 centímetros (Lorrio 1997: 164), La Requijada de Gormaz donde es una de las armas más representada (op. cit.: 176), o en la necrópolis de osma (op. cit.: Fig. 76. d). en cuanto al sur de la península ibérica, y dentro del periodo denominado orientalizante, destacan los ejemplares localizados en el santuario de cancho Roano, en zalamea de la serena, provincia de Badajoz, donde en el vano entre el departamento H-2 y el H-1 apareció una panoplia completa de guerrero, formada por un puñal con su vaina, un cuchillo, dos puntas de lanza con sus regatones, un pilum y elementos de un escudo. su proximidad al acceso principal permitiría suponer que se tratase del armamento de la guardia del edificio, pero parece más lógico que estas armas constituyeran la panoplia del señor del mismo, depositadas en lugar visible a la entrada como elemento simbólico y de representación del estatus guerrero de su propietario. también en el banco corrido situado al norte de dicho patio se recogieron varios molinos de mano y, en el lado sur, apareció otra concentración de objetos: 3 asadores, 1 pilum, 2 lanzas, 1 cuchillo. con respecto a la costa mediterránea de la península, estas piezas se han documentado en yaci-

195 centímetros (maluquer de motes 1987: 51, Fig. 19) y en mas de mussols (maluquer de motes 1984: 70-72, Fig. 24-26), y en la necrópolis de La oriola (esteve 1974) en tarragona. en el área de la meseta, con una cronología que va desde mediados del siglo vi y sobre todo del siglo v a.n.e., la necrópolis de aguilar de anguita ha proporcionado unos diez ejemplares localizados en las tumbas más ricas de este cementerio, con longitudes en torno a los 180 centímetros (Lorrio 1997: 160, Fig. 63-64). también en carratiermes, con una pieza en la tumba 407 (argente, díaz y Bescós 2000: 69), alpanseque (Lorrio 1997: 160, Fig. 66.13), y en la necrópolis de la olmeda, si bien estos tipos meseteños difieren de la pieza de Les casetes en que ésta tiene la punta dotada de aletas, algo raro en las piezas de la meseta, y que, sin embargo, es habitual en los soliferrea documentados en el área andaluza. La necrópolis portuguesa del Sehnor dos Mártires en alcácer do sal ha proporcionado un buen número de soliferrea (arruda 2000-2001), con puntas provistas de aletas, que se pueden datar a lo largo del siglo vi a.n.e. en el santuario de cancho Roano se localizaron dos soliferrea, uno de ellos en el patio, y un fragmento en la habitación n6, ambas con la punta del tipo 2ª de Quesada (Kurtz 2003: 300-301). estas piezas, aunque incompletas, parece ser que son de corta longitud, en torno a los 160 cm, lo que las hace semejantes a la pieza de Les casetes. en necrópolis del área del sureste y levante peninsular, son especialmente abundantes los soliferrea de la necrópolis de cabezo Lucero en Guardamar del segura, datados a finales del siglo vi y en la primera mitad del siglo v a.n.e. (aranegui 1993: 173). piezas en contextos de similar cronología las tenemos en la necrópolis del estacar de Robarinas en cástulo (García Gelabert 1988: 139-140). en la necrópolis de Galera (cabré y motos 1920: 30, 43). en los castellones del ceal (chapa et alii 1998). en la necrópolis de la Hoya de santa ana en chinchilla, albacete (Blánquez 1986-97: 276, 288289). algo más al sur, son prácticamente presentes en las necrópolis ibéricas a partir de finales del siglo v, durante el siglo iv y el iii a.n.e., donde destacan las piezas del cabecico del tesoro, el Gigarralejo o Los nietos en murcia. es de destacar la presencia de diecisiete piezas en la necrópolis de Villaricos, sin disponer de datos cronológicos (astruc 1951). en la necrópolis de el molar, tenemos noticias de un fragmento de hierro curvado de sección circular, que se ha interpretado como un soliferreum (senent 1930: 12, lám. X.3: Quesada 1997: 867, nº 1348;

tripa_necropolis.indb 122

29/4/09 09:50:38

las lecturas de la información funeraria mientos con contextos similares al de Les casetes en la necrópolis de mas de mussols en tarragona (maluquer de motes: 1984: 70-72, Figs. 24-26), y en la de mianes (maluquer de motes 1987: 57). en la cercana necrópolis del poble nou se tiene noticias de la existencia de pila asociadas a las tumbas más antiguas, en torno a finales del siglo vi hasta el siglo iv a.n.e. (espinosa, Ruiz y marcos 2005: 186). 10.2.5. cuchillos aunque en muchas ocasiones estos elementos no se han considerado como armas, se han incluido en este apartado por su semejanza a las demás piezas, y al estar fabricados en hierro, al igual que las demás. sobre la navaja o cuchillo recuperado en la tumba 6 (Fig. 127). este tipo de elemento refuerza la hipótesis de las conexiones atlánticas, donde este tipo de objetos es relativamente abundante, aunque habría que apuntar la numerosa presencia de estos cuchillos como elementos de ajuar en las tumbas tartésicas, si bien posiblemente, también tienen su origen en las rutas comerciales atlánticas. en la necrópolis de carratiermes, en el ajuar de sus sepulturas se identifican objetos de bronce, sobre

123

Fig. 127. Cuchillo de la Tumba 6

todo brazaletes, fíbulas y broches de cinturón, siendo habitual también su relación con cuchillos de dorso curvo, de hierro, y con collares de cuentas de pasta vítrea. también en la necrópolis de La mercadera, donde estos objetos, en ocasiones aparecen como único objeto de ajuar en las sepulturas (Lorrio 1997: 164). Los cuchillos son piezas relativamente abundantes en las necrópolis de la meseta durante la edad del Hierro. La escasa variabilidad tipológica a lo largo de este período, careciendo por tanto de valor como indicador cronológico,

ha hecho que apenas se les haya prestado atención en los estudios sobre las ajuares de las necrópolis peninsulares. estos cuchillos se caracterizan por tener un solo filo cortante, prolongado en una lengüeta sobre la que irían remachadas las cachas, que serían de materia orgánica en la mayoría de los casos, estando a veces decoradas, aunque la mayoría de las piezas de las que se conocen ejemplares son de mango metálico al igual que la de Les casetes. destacan los cuchillos recuperados en la necrópolis de aguilar de anguita, que en su mayoría responden al modelo afalcatado, caracterizado por poseer un dorso acodado más o menos marcado y un filo curvo. también se conoce un ejemplar, como el de La mercadera-1, de mango metálico con terminación curvada hacia dentro. presentan dimensiones variables que en esta necrópolis oscilaban entre los 9 y los 18 cm. en alguna ocasión, su gran tamaño permite que puedan ser considerados como armas; tal es el caso de dos grandes cuchillos afalcatados de 39 y 33,5 cm. de longitud, respectivamente, aun cuando este último no se haya conservado completo (Lorrio 1997: 164). es habitual, por otra parte, la presencia de estos cuchillos de hoja curva de un solo filo en las necrópolis orientalizantes del mediodía peninsular, formando parte del ajuar de las tumbas y asociados a puntas de lanza y regatones como hemos visto en el apartado correspondiente a las puntas de lanza; así como la presencia de tumbas de cremación en la necrópolis de medellín donde sus únicas «armas» son estos cuchillos afalcatados. son especialmente abundantes en cancho Roano, con valores del 14 % del total de piezas de hierro recuperadas, lo que ha permitido a sus investigadores establecer seis grupos diferentes por su morfología, además de diferentes subgrupos dentro de cada grupo. del total de cuchillos recuperados en este yacimiento, el 66 % corresponde al tipo afalcatado (Kurtz 2003: 317-322). es frecuente también la aparición de cuchillos afalcatados en las tumbas más antiguas de la costa mediterránea peninsular, tal como ocurre en las incineraciones t1, t33 y t43 de la necrópolis de mianes en tarragona (maluquer de motes 1987: 52, Fig. 20), con la pieza de similares características documentada en la necrópolis de mas de mussols (maluquer de motes 1984: 21, Fig. 4). también en las tumbas de la fase más antigua de la necrópolis del poble nou en La Vila Joiosa; piezas que dejan de aparecer en la fase más reciente de esta necrópolis a partir del siglo ii a.n.e. (espinosa, Ruiz y marcos 2005: 186).

tripa_necropolis.indb 123

29/4/09 09:50:38

124

José ramón garcía gandía de el carambolo (carriazo 1973: 302, Fig. 219), una de ellas asociadas a cerámicas de barniz rojo que, según el investigador de este yacimiento, no sobrepasa los inicios del siglo vi a.n.e. (Ruiz mata 1986: 551). de la necrópolis de la cruz del negro, tenemos un ejemplar sin contexto estratigráfico (Bonsor 1899: 82, Fig. 99), y otro de la tumba 35 (maier 1992: 105-106), datada hacia el siglo vi a.n.e. otras fíbulas de cronología antigua son las documentadas en los castellones del ceal (chapa et alii 1998: 72, 82, 84, Figs. 29, 33, 34). medellín (almagro Gorbea 1977: Figs. 129, 134), y muy similar en diámetro forma y decoración es la documentada en la necrópolis de mianes en tarragona (maluquer de motes 1987: 41, Fig. 14). también las encontramos en los yacimientos de la costa portuguesa, donde se han documentado en contextos orientalizantes de la necrópolis del sehor dos mártires (arruda 1999-2000: 78, Fig. 42), y en el yacimiento de moinhos de atalaya (op. cit.: 132, Fig. 86). estos datos hacen pensar a los investigadores en atribuir el origen de este tipo a finales del siglo vii a.n.e. con un gran aumento de su difusión en el siglo vi a.n.e. y convertirse en las fíbulas predominantes en el siglo v a.n.e. su dispersión es amplia, llegando hasta ampurias durante el siglo vi a.n.e. y a la meseta hacia el siglo v a.n.e. cerca del área levantina, y citando únicamente los casos más antiguos, se conocen ejemplares en la necrópolis de Los Villares en Hoya Gonzalo, albacete (Blánquez 1990: 186, 192, 200, 205 y 209) Hoya de santa ana (op. cit.: 293), camino de la cruz, pozo moro Bancal del estanco Viejo y el tolmo de minateda (sanz, López y soria 1992); por otra parte sus derivaciones formales continuaron hasta época romana. en la necrópolis de el molar, todas las fíbulas recuperadas pertenecen al tipo de fíbula anular hispánica (peña Ligero: 88, Fig. 24), en su mayoría en pésimo estado de conservación, pero que algunas de ellas podemos clasificar dentro de los tipos 4b de cuadrado (1957), datables entre la primera mitad del siglo v y mediados del siglo iv a.n.e.
Tabla 3. Objetos de bronce.
Tumba Signatura Cas’00 5-1 Cas’00 11-12 Cas’00 14-12 Tipo Campanita Fíbula Colgante Fragmento Aro Subtipo Forma
Troncocónica

10.3. oBJetos de Bronce
10.3.1. Fíbulas Los elementos de ajuar fabricados en bronce que se han recuperado en las tumbas corresponden en muchos casos a objetos de uso personal que formaban parte de la vestimenta del difunto antes de producirse la cremación. esto ha supuesto que gran parte de las piezas haya sufrido alteraciones térmicas que junto con los procesos de oxidación han ocasionado daños significativos en las mismas. además, es muy posible que se recogieran, tal vez parcialmente, junto con los restos de la cremación, por lo que es muy posible que muchos elementos se hayan perdido y los que se han recuperado lo han sido muy fragmentados. no obstante, estos elementos, aunque significativos a la hora de conocer la vestimenta y costumbres de los individuos, no pueden ser considerados como elementos de ajuar de las cremaciones, aunque en ocasiones aparezcan junto a los restos óseos del difunto. durante el proceso de excavación se recogían numerosos fragmentos de bronce de pequeño tamaño, que, tras su posterior limpieza e identificación, se ha podido observar que podían corresponden a fragmentos de fíbula, por lo que se han enumerado en estos casos como elementos de ajuar, aunque no podamos precisar por el momento de qué tipo estamos hablando ni tampoco si estas piezas corresponden a una sola fíbula o a varias; no obstante, pensamos que en la mayoría de estos casos son piezas que formarían parte de la vestimenta del difunto en el momento de la cremación, algo que no ocurre con los broches de cinturón, botones de bronce e incluso la fíbula de la tumba 20 ya que estas piezas estaban colocadas ordenadamente entre el ajuar de sus tumbas. sólo en una ocasión se ha recuperado una de estas piezas que ha podido recomponerse. se trata de una fíbula anular recuperada en la tumba 20, con casi 10 cm de diámetro y 32 gr de peso con el puente decorado con líneas incisas paralelas. esta pieza debe corresponder al tipo conocido como de puente de cinta (torres ortiz 2002: 203, Fig. Viii.32). La primera sistematización de estas piezas fue la realizada por e. cuadrado (1957), donde definió 14 tipos. La pieza de Les casetes se incluiría dentro del tipo 10 de cuadrado, por poseer puente de cinta, es decir, con su sección más ancha que alta. Las piezas más antiguas localizadas en la península datan en torno al siglo vii a.n.e. con ejemplares en el castillo de doña Blanca (Ruiz delgado 1989: 205), dos piezas en el nivel 2 del poblado bajo

1 3 5

tripa_necropolis.indb 124

29/4/09 09:50:38

las lecturas de la información funeraria

125

Tumba

Signatura

Tipo

Subtipo

Forma B3B3 Lorrio 1997

Tumba

Signatura Cas’00 39-1 Cas’00 41-3 Cas’00 43-5 Cas’00 35-1 Cas’00 35-2

Tipo Colgante Fíbula Campanita Broche de Cinturón Broche de Cinturón

Subtipo Cuenta Collar Fragmento

Forma
Troncocónica

6 6 6 6 6 6 6 6 6 7 7 7 7 7 7 7 7 7 7 7 9 9 10 13 15 16 17 17 19 20 20 20 20 20

Cas’00 15-2 Cas’00 15-3 Cas’00 15-4 Cas’00 15-8 Cas’00 15-10 Cas’00 15-12 Cas’00 15-13 Cas’00 15-14 Cas’00 15-16 Cas’00 17-1 Cas’00 17-2 Cas’00 17-3 Cas’00 17-4 Cas’00 17-5 Cas’00 17-6 Cas’00 17-7 Cas’00 17-8 Cas’00 17-9 Cas’00 17-10 Cas’00 17-11 Cas’00 22-11 Cas’00 22-17 Cas’00 23-1 Cas’00 27-2 Cas’00 29-2 Cas’00 30-1 Cas’00 35-12

Broche de Celtibérico Cinturón Remache Remache Bolita Botón Botón Botón Botón Bolita Pieza Bolita Bolita Bolita Bolita Bolita Bolita Pieza Bolita Pieza Pieza Remache Colgante Fíbula Fíbula Fíbula Fíbula Fíbula Cuenta Collar Fragmento Fragmento Fragmento Fragmento Fragmento Esférico Esférico Esférico Esférico

21 23 23 D2 D2

Troncocónica

Tartésico Tartésico

4a Cerdeño 1981 4a Cerdeño 1981

10.3.2. Botones Junto a las fíbulas, encontramos otros elementos de adorno personal o de funcionalidad relacionada con la vestimenta; se trata de botones. en la tumba 6 se han recuperado 4 de estos botones formados por dos chapas semicirculares cóncavas unidas por dos pequeños vástagos en sus extremos. de singular importancia es el botón de la tumba 20 (Fig. 132); se trata de una pieza circular cónica con 16 apéndices circulares dispuestos en forma radial, uno de ellos desprendido. Una pieza semejante ha sido documentada en la necrópolis del estanco Viejo, cercana al yacimiento de el tolmo de minateda, en Hellín, provincia de albacete (sala sellés y López precioso 1988-89: 150-151), necrópolis excavada de antiguo con un estudio reciente de los materiales. sus excavadores datan este objeto en el siglo iv a.n.e., debido a que aparece asociado a una fíbula anular, a un pondus trapezoidal con perforación superior y a un regatón (sala sellés y López precioso 1988-89).

Esférica

Cas’00 35-17 Thymiaterion Cas’00 37-11 Cas’00 38-2 Cas’00 38-5 Cas’00 38-7 Cas’00 38-9 Cas’00 38-10 Fíbula Botón Fragmento Cónico
Serpentiforme

Broche de Celtibérico Cinturón Broche de Celtibérico Cinturón Lámina Fíbula Anular

B2C3

10 Cuadrado 1957

Fig. 132. Botón de bronce de la Tumba 20

tripa_necropolis.indb 125

29/4/09 09:50:39

126

José ramón garcía gandía ción, de carácter geométrico con líneas en resalte o incisas, puntos grabados, círculos concéntricos troquelados o remaches ornamentales, aunque también pueda faltar por completo (Lorrio 1997: 215). de esta forma, el broche de cinturón de la tumba 6 (Fig. 133) puede clasificarse como del tipo B3B3. Grupo B antes expuesto, «3» al tener dos escotaduras cerradas; «B» por tener decoración grabada, «3», que indica el número de garfios del broche. por otra parte, el broche de la tumba 20 (Fig. 134), puede clasificarse dentro del tipo B2c3, donde el índice «2» indica la presencia de dos escotaduras abiertas pero con tendencia a cerrarse; el índice «c» indica la decoración grabada, y por último, el índice «3» indica el número de garfios de la pieza (Fig. 135).

otra pieza de similares características la encontramos en la necrópolis de el navazo en la provincia de cuenca, pieza hallada fuera de contexto, pero que su excavador incluye dentro de la cronología general del yacimiento, desde la 1ª mitad del siglo vi hasta finales del v a.n.e. (Galván saulmier 1976: 188). 10.3.3. Broches de cinturón 10.3.3.1. Broches de cinturón celtibéricos La variedad tipológica de estas piezas ha llevado a muchos investigadores a realizar desde mediados del siglo xx tipologías para su clasificación, entre las que destacaríamos la de cerdeño (1978), y la de a. Lorrio (1997), utilizando esta última para la clasificación formal de las piezas de Les casetes. todas estas clasificaciones tipológicas diferenciaban cuatro grandes grupos (Lorrio 1997: 217 y ss, Figs. 8991) denominados de la «a» a la «d», donde la forma de la placa de bronce, la presencia y el número de escotaduras, el tipo de decoración, y el número de garfios, han servido para determinar su clasificación. este tipo de cinturón fue denominado como céltico en sus primeros ensayos de sistematización (cerdeño 1978); más tarde, esta denominación ha sido matizada por otros autores, teniendo en cuenta el territorio de aplicación, y proponiendo su clasificación como celtibérico (almagro Gorbea y Lorrio, 1987). Los tres broches de cinturón celtibéricos que se han documentado en Les casetes, son dos piezas activas y una pasiva. Las dos piezas activas se pueden encuadrar dentro del Grupo «B» definido por a. Lorrio, mientras que la pieza pasiva no tiene grupo tipológico en esta clasificación, aunque sí es similar al tipo «Bc» establecido para la necrópolis celtibérica de carratiermes donde se distinguen dos variedades de esta forma (argente, díaz y Bescós 2000: 101). el grupo «B» de las piezas activas se define como broches de placa triangular o trapezoidal, de talón recto, con tres perforaciones para su sujeción en el cinturón por medio de remaches, con escotaduras abiertas o cerradas y número variable de garfios. Los diferentes tipos y variantes se han establecido a partir de una serie de características formales y decorativas. así, se ha tenido en cuenta la presencia de escotaduras laterales, abiertas –en número de dos, valorando la tendencia de éstas a cerrarse– o cerradas –en número de dos o cuatro-, el número de garfios –de 1 a 3 en las de dos escotaduras abiertas, 1 ó 3 en los ejemplares de dos escotaduras cerradas, y 2 o, con más frecuencia, 4 ó 6 en los de cuatro escotaduras cerradas, los llamados broches dobles o geminados–, y la decora-

Fig. 133. Broche de cinturón de la Tumba 6

Fig. 134. Broche de cinturón de la Tumba 20

tripa_necropolis.indb 126

29/4/09 09:50:39

las lecturas de la información funeraria

127

Fig. 135. Decoración repujada en lámina de plata del broche de la Tumba 20

en el área celtibérica, los broches de cinturón constituyen uno de los elementos característicos de los ajuares funerarios de sus necrópolis. son piezas realizadas por fundición fabricadas por medio de una lámina de bronce, aunque en ocasiones ésta es de hierro. constan de dos partes: la pieza activa, provista de uno o más garfios, y la pieza pasiva, formada por un alambre grueso de forma serpentiforme o, más corrientemente, por una placa con una o varias hendiduras para su enganche y en la que se introducen los garfios. ambas irían sujetas al cinturón, que normalmente sería de cuero, mediante un número variable de clavos o remaches (Lorrio 1997: 214). en esta zona de la meseta, se conocen más de 400 de estas piezas, cuya funcionalidad no es otra que la de servir de enganche al cinturón, en necrópolis donde muchos de los ajuares de las tumbas no reflejan una alta ostentación social; en comparación, por ejemplo, con las tartésicas, pueden llegar a ser un indicador del estatus de su poseedor, que se manifiesta tanto por la complejidad y riqueza de su decoración, como por su presencia en contextos funerarios, a menudo formando parte de sepulturas que por el número y calidad de los objetos de sus ajuares pueden ser consideradas ricas (op. cit.: 216) algunas de estas piezas muestran signos de haber sido reparadas, confirmando así su carácter práctico al tiempo que un cierto valor simbólico o puramente económico. su presumible valor como indicador cronológico, cultural, e incluso étnico no ha podido ser suficientemente explotado ya que la mayoría de ellos carece de contexto, aunque últimamente las excavaciones realizadas han aportando un número significativo de estas piezas, donde podemos destacar los hallazgos

procedentes de las necrópolis de carratiermes (argente, díaz y Bescós 2000: 100-110), donde se han documentado 84 broches de cinturón de los que 37 corresponden a elementos de ajuar identificados en 31 tumbas, y donde sobresalen los que se pueden identificar con el tipo B. en necrópolis de La mercadera (Lorrio 1990: 46, Figs. 2 y 6), los broches de cinturón se han documentado en siete conjuntos, asociados tanto con armas, como con adornos espiraliformes, estando presentes en sepulturas muy «ricas», asociados a armas, o también en ocasiones, siendo el único elemento metálico del ajuar. Generalmente se asocian a individuos masculinos, no obstante, en otros casos, los broches de cinturón se vinculan con individuos femeninos, como ocurre en la necrópolis vaccea de padilla de duero, pues de las seis tumbas que tienen este tipo de piezas, todas ellas sin armas, sólo una se ha identificado como correspondiente a un varón. La zona de dispersión de los tipos provistos de escotaduras, con una marcada concentración en la meseta oriental, siendo más abundantes en el alto tajo-alto Jalón y, en menor medida, en el Valle del ebro y cataluña, así como en aquitania y el Languedoc (cerdeño 1978; Lorrio 1997: 216). destaca su rareza en el resto de la meseta. no obstante, debe señalarse la presencia de diferentes ejemplares en sanchorreja (cerdeño 1978: Fig. 9,4), Lara de los infantes (schúle 1969: lám. 155,25-26) o la zona de Segobriga (cerdeño 1978: Fig. 12,5). Resulta significativa la completa ausencia de los modelos de escotaduras abiertas en las necrópolis del alto duero (Lorrio 1997: Fig. 93), con la excepción de carratiermes, cementerio que, en su fase antigua, a la que se adscriben los broches de cinturón, se vincularía culturalmente con el alto Henares. de las nueve necrópolis celtibéricas en las que se han encontrado piezas de este tipo característico, cuatro se hallan en la cuenca alta del río Henares, dos más en la del tajuña, una en el alto Jalón, que, dando las restantes algo más alejadas, en las proximidades de molina de aragón y en la sierra de albarracín, respectivamente. esta dispersión, junto con la estandarización de su tamaño respecto a las piezas del mismo tipo aparecidas fuera de la meseta, hace pensar en la existencia de un único taller local, situado quizás en el alto Henares. Una distribución más homogénea muestra los ejemplares de escotaduras cerradas, muy abundantes entre las necrópolis del alto tajo-alto Jalón y relativamente frecuentes entre las del alto duero (Lorrio 1997: Fig. 93). La presencia de dos escotaduras cerradas parece ser un elemento bastante antiguo como lo demuestra un broche procedente de Valdenovillos con cierta

tripa_necropolis.indb 127

29/4/09 09:50:39

128

José ramón garcía gandía

semejanza al tipo acebuchal, del que se diferencia al poseer dos escotaduras cerradas. La fase inicial de las necrópolis celtibéricas que ocupan fechas en torno a finales del siglo vii, y en mayor número de mediados del siglo vi a.n.e., proporciona algunos ejemplares pertenecientes al tipo B. La tumba sigüenza 5 incluía un broche de escotaduras cerradas y un garfio con decoración de puntos grabados, conjunto que cabe adscribir a la fase inicial de este cementerio. La fase más antigua de la necrópolis de carratiermes, asdcribible de forma general a la fase más antigua de las necrópolis celtibéricas, ha proporcionado un buen número de broches de cinturón de los modelos de escotaduras cerradas y tres garfios, con decoración sobre todo de alineaciones de puntos impresos (tipo B3B), asociados a hembras de forma serpentiforme (argente, díaz y Bescós 2000: 106), hecho que también se ha documentado en la tumba a de Valdenovillos y en la U de aguilar de anguita (Lorrio 1997: 216). aun no siendo frecuente, la perduración de los modelos de escotaduras cerradas y tres garfios (tipo B3) hasta los últimos momentos de las necrópolis celtibéricas, es algo que se ha podido constatar en las tumbas más recientes del mundo celtibérico, como evidencian las tumbas Quintanas de Gormaz R y osma 9 donde están presentes broches de tres garfios, así como el hallazgo de un ejemplar de un garfio en la ciudad de numancia (schüle 1969: lám. 171, 29). piezas de similares características se han documentado en la necrópolis de mas de mussols, prácticamente idéntica (maluquer de motes 1984: 19, Fig. 3, lám. Xi), al igual que la documentada en la necrópolis de mianes (maluquer de motes 1987: 34-35, Figs. 8-9, lám. XV), también en La oriola (esteve 1974), perelada (pons y Brun 1984) y can canyís en tarragona (Vilaseca et alii 1962), y en La solivella en castellón (Fetcher 1965). en la necrópolis de el molar en alicante, donde se documentaron cuatro broches de cinturón, dos de ellas que pueden atribuirse al tipo B3B3, otra que estaría dentro del grupo B, y otra del tipo acebuchal, además de una pieza pasiva similar a la de Les casetes (peña Ligero 2003: 87-88, Fig. 26), y en la tumba 22 de la necrópolis de Los Villares en albacete. con respecto al área meridional, en la necrópolis de el acebuchal, junto con los tipos familiares que reciben nombre de este yacimiento, se documento un broche del tipo B3B3 (sánchez andreu 1994: 160, Fig. 38).

Fig. 136. Broche de cinturón del depósito 2

10.3.3.2. Broches de cinturón tartésicos
de singular importancia es el conjunto de dos broches de cinturón, pieza activa y pasiva (Fig. 136)

localizado en el depósito 2, realizado en una de las esquinas de la cámara que se construye para la tumba 17 y que es reutilizada después de su hundimiento para esta ocasión. en este broche de cinturón, la pieza activa está formada por una lámina rectangular de bronce de donde salen nueve garfios alineados en paralelo, mientras que la pieza pasiva está formada por una lámina de bronce con cuatro líneas de orificios en forma de triángulos, unos opuestos a los otros. este conjunto se ha clasificado en el tipo 4a, establecido por m.L. cerdeño (1981), con cinturones más avanzados tanto por su forma, como por su decoración. Las dos piezas suelen tener las mismas dimensiones, de forma rectangular, y con los extremos laterales arrollados hacia arriba resultando un reborde cilíndrico. el subtipo «a» no suele llevar decoración en la parte activa, mientras que en la parte pasiva suele decorarse recortando la placa con motivos sencillos. este tipo de cinturones tiene su punto de origen en el sudoeste peninsular, donde aparecen en varias necrópolis de inhumación e incineración de las provincias de sevilla, Huelva y en el alentejo portugués (aranegui, 2000). Las primeras noticias las proporciona Bonsor, al excavar en las necrópolis de Los alcores de carmona. La primera clasificación tipológica se debe a cuadrado y asençao (1970), más tarde ampliada por cerdeño (1981), que volvió a ampliarse con la incorporación de las piezas de la colección alhonoz (chaves y de la Bandera 1993). sobre su cronología, en las primeras sistematizaciones de estos broches, las producciones del tipo 4a, se encuadraban dentro de los siglos vi y v a.n.e. (cuadrado y acençao 1970: 513; chaves y de la Bandera 1993: 154-155). tal vez gracias al ejemplar de

tripa_necropolis.indb 128

29/4/09 09:50:39

las lecturas de la información funeraria

129

Fig. 137. Distribución de broches de cinturón de bronce en la Península Ibérica. Distribución de broches de cinturón en la Península Ibérica. 1: Necrópolis de la celtiberia. 2: Depósito de Sanchorreja (Ávila). 3: Castro Taravade. 4: Medellín (Badajoz). 5: La Joya (Huelva). 6: Acebuchal. 7: Córdoba. 8: Peña Negra. 9: La Fonteta. 10: Sierra del Risco (Cáceres): 11: Medellín. 12: Les Casetes. 13: Sanchorreja. 14: Alcaçer do Sal. 15: Azougada. 16: Aljucén. 17: Medellín. 18: Gargáligas. 19: La Joya. 20: El Palmarón (Niebla). 21: Ostur. 22: El Carambolo. 23: Cerro Redondo. 24: Setefilla. 25: Cerro de Cantarranas. 26: Las Cumbres. 27: El Ahorín. 28: Acinipo. 29: Los Canterores. 30: El Castellón. 31: Cerro Boyero. 32: Cerro de la Mora. 33: Frigiliana. 34: Marmolejo. 35: Mármol. 36: Mengíbar. 37: Cerrillo Blanco. 38: Morrón. 39: Peñón de la Reina (Alboloduy). 40: Úbeda la Vieja. 41: Cástulo. 42: Los Saladares. 43: Peña Negra. 44: Les Casetes

la tumba ii de la necrópolis de Los patos en cástulo, que Blázquez (1975: 61, Fig. 19) fecha hacia finales del siglo v a.n.e. no obstante, cerdeño ya apunta la dificultad de extender estas piezas en el siglo v, ya que para esta investigadora, su relación con el periodo orientalizante es muy clara, manteniéndose en la actualidad su propuesta y otorgándoles una cronología de va desde finales del siglo vii manteniéndose durante todo el siglo vi que será el de su apogeo. el conjunto de piezas más similar a los broches tartésicos de Les casetes es en primer lugar el ejemplar recuperado en la tumba ii de la necrópolis de

Los patos en cástulo (Blázquez 1975: 61, Fig. 19; cedeño 1981: 48, Fig. 5.2). corresponde a una pieza pasiva formada por una placa rectangular con cuatro orificios de recepción y dos ganchos en la parte posterior para unir al cuerpo. a esta placa va unida una larga chapa de ampliación con siete filas de cuatro y cinco pequeños triángulos perforados y con los bordes festoneados. Junto a esta pieza otras similares las encontramos en la cruz del negro (Bonsor 1899: 78-80), con una pieza pasiva también decorada con triángulos perforados y bordes festoneados; dos piezas de la necrópolis de el acebuchal.

tripa_necropolis.indb 129

29/4/09 09:50:39

130

José ramón garcía gandía

piezas muy similares a la de Les casetes se han documentado en la necrópolis de el acebuchal y de La cruz del negro (Bonsor, 1899) en las inmediaciones de la ciudad de carmona. también en medellín (almagro Gorbea 1977). en la necrópolis de Los patos en cástulo (Blázquez 1975). Los broches de el acebuchal fueron publicados por shüle junto a otros materiales de los museos de sevilla y de mairena de alcor. este autor fecha estos broches desde finales del s. viii hasta mediados del s. vi y que cerdeño ha ajustado más, encuadrándolos a lo largo del s. vii (cerdeño, 1981). sobre la necrópolis de Los patos, Blázquez (1975) ha fijado su cronología desde finales del s. v o comienzos del s. iv gracias a las importaciones de cerámicas áticas del yacimiento. Los yacimientos más alejados de esta zona nuclear que han aportado este tipo de broches son la necrópolis de medellín (Badajoz), La aliseda (cáceres), tútugi y cástulo en Jaén y el depósito de sanchorreja en Ávila (cerdeño, 1981). con respecto a la necrópolis de medellín, el broche que nos interesa fue hallado en la tumba 21 acompañado de un cuenco del «tipo medellín» y de una fíbula de doble resorte con puente de cinta, habiendo sido fijada la fecha del conjunto a finales del s. vii. el broche de la necrópolis de la cruz del negro se conoce a través de las publicaciones de Bonsor (1899). Broches de cinturón tartésicos del tipo de placa rectangular con doble gancho se han documentado en la necrópolis del cortijo de las sombras en Frigiliana (arribas y Wilkins 1969), en el ambiente orientalizante de peña negra ii, y en el horizonte Fonteta Vi de la colonia fenicia de Guardamar del segura (González prats 2002: 327), así como en una tumba procedente de un hallazgo no controlado en la localidad de tiriez (albacete), y que permite a sus investigadoras datar el conjunto en el siglo vii (soria y García 1994a y 1994b; González prats 2002). siguiendo con asentamientos indígenas, también tenemos noticias de este tipo de broches de cinturón en Los saladares, asociados claramente con materiales fenicios del siglo vii en el nivel i-B2 (arteaga y serna 1975: 131, lám. XVii) junto a una fíbula de doble resorte (Fig. 137). 10.3.4. Thymiaterion en la tumba 17 se depositó en la base de una tumba de cámara de planta cruciforme y a algo más de un metro de profundidad de la superficie, un thymiaterion de bronce (Fig. 138). La fabricación de este recipiente sagrado en metal debió de ser un

Fig. 138. Thymiaterium de la Tumba 17.

producto de lujo en el mundo antiguo, con pocos ejemplares documentados en los yacimientos fenicios y púnicos, donde son algo más frecuentes los fabricados en cerámica. el thymiaterion de bronce de la tumba 17 está formado por dos piezas unidas entre sí. el pie se realiza con una lámina de forma troncocónica rematada en su base por un ribete de sección circular y un engrosamiento en su parte superior donde va unido a la cazoleta en forma de casquete esférico; de éste sale aproximadamente en el centro, un ala decorada en su extremo con círculos repujados. en el interior de la cazoleta contiene otra más pequeña en el centro. anchura: 89,0 mm. altura: 139,3 mm. Grosor de la lámina: 1,9 mm. diámetro de la cazoleta interior: 16,7 mm. diámetro de la cazoleta: 77,4 mm. anchura del ala: 31,0 mm (García Gandía 2003). estos thymiateria de bronce dan siempre una cronología bastante antigua, a diferencia de otros productos cerámicos de cronología más reciente. Thymiateria en oro se conocen los llamados candelabros de Lebrija, con decoración de motivos orientalizantes (almagro Basch 1964). en la tumba 17 de la necrópolis de La Joya apareció un thymiaterion de bronce asociado a un jarro y a un brasero, ambos también de bronce (perea 2000, 149). en cástulo se conoce un thymiaterion de bronce con decoración zoomorfa (Blanco 1963). en el cerro de el peñón, en amayate Bajo, provincia de málaga, otro con decoración vegetal sobre un pie similar a la pieza procedente de La Joya (niemeyer y schubart 1965; niemeyer 1970). en albacete, en La Quéjola (olmos y Fernández miranda 1987), se documentó un thymiaterion de base antropomorfa, y en la tumba de Les Ferreres en san antonio de calaceite en teruel, también se ha

tripa_necropolis.indb 130

29/4/09 09:50:39

las lecturas de la información funeraria

131

Fig. 139. Distribución de thymiateria de bronce orientalizantes en la Península Ibérica. 1: Puig des Molins (Ibiza). 2: Les Casetes (La Vila Joiosa). 3: Estacar de Robarinas (Cástulo, Jaén). 4: Túmulo de El Higuerón (Cástulo, Jaén). 5: Los Villares de Andújar (Jaén). 6: Cerro del Peñón (Málaga). 7: Puente Genil (Córdoba). 8: Alhonoz (Herrera, Sevilla). 9: Lebrija (Sevilla). 10: El Carambolo (Sevilla).11: Alcalá del Río (Sevilla). 12: La Joya (Huelva). 13: Safara (Portugal). 14: Villagarcía de la Torre (Badajoz). 15: La Codosera (Badajoz). 16: Sierra de Fuentes (Cáceres). 17: Las Fraguas (Talavera de la Reina). 18: La Quéjola (Albacete). 19: Colección Sayas (Villar del Arzobispo ¿). 20: San Antonio de Calaceite (Teruel). 21: Les Peyros (Coufoulens, Languedoc).

localizado un thymiateria de bronce, en este caso de base zoomorfa (cabré 1942; almagro Gorbea 1992; Beltrán Lloris 1996). en el Bajo alentejo (portugal) se ha documentado una pieza similar de bronce, en la necrópolis de sáfara (almagro Gorbea 1977), y recientemente un nuevo ejemplar en Villargarcía de la torre, en la provincia de Badajoz (de la Bandera y Ferrer 1994; perea 2000). La pieza más alejada de nuestro ámbito de estudio es la localizada en el sur de Francia, en Las peyros (coufoulens, Languedoc) (almagro Gorbea 1992). más numerosas son las piezas en cartago y el mediterráneo central (almagro Gorbea 1974); pero los thymiateria más parecidos a nuestra pie-

za son el hallado en ibiza, publicado en principio como procedente de la necrópolis del puig des molins (almagro Gorbea 1970: 198), y rectificado más tarde por olmos adscribiéndolo al yacimiento de sa Barda (olmos 1992: 54). La forma es algo diferente ya que, en el caso del ejemplar ibicenco, las dos piezas que lo forman son similares con una base plana determinada por el diámetro de la cazoleta inferior; sin embargo, las dimensiones son similares, y el diámetro de la cazoleta superior del thymiaterion de Les casetes es de 14 cm, por 15 cm del ejemplar de sa Barda, mientras que la altura es de 9 cm en ambos ejemplares. también presenta similitudes con el de Les casetes, el thymiaterion

tripa_necropolis.indb 131

29/4/09 09:50:40

132

José ramón garcía gandía ña, y también en la península ibérica como cádiz y Villaricos (Benichou-safar 1982: 266-267; Quillard 1979: 107-108; san nicolás pedraz 1986b: 73). 10.3.6. cuentas de collar del total de cuentas de collar que asciende al número de 46 piezas, las fabricadas en bronce son dos, lo que supone un 4,3%. estas piezas tienen forma de tonelete, que corresponde al Grupo i. cuentas Lisas. tipo F. en tonelete. siguiendo la clasificación de Quillard (1979). Los Grupos i y ii definidos por Quillard, donde se pueden clasificar todas las cuenta de collar en oro y plata de Les casetes, son las más simples, dentro del conjunto de cuentas de collar de estas características. son bastante frecuentes en cartago, y aparecen en contextos de los siglos vii al iii a.n.e. en la península ibérica aparecen en Villaricos, Jardín, trayamar, cádiz y en las necrópolis de ibiza. Las cuentas en forma de tonelete se fabrican a molde aplicando una fina lámina rematado en los extremos a modo de resalte. 10.3.7. Varios otros elementos de bronce hallados formando parte del ajuar de las tumbas son pequeñas bolitas cuya funcionalidad no podemos interpretar por el momento y que aparecieron en el número de diez en la tumba 7, y pequeñas piezas de bronce, muy alteradas por la acción del fuego que bien pudieran ser fragmentos de remaches, láminas y alambres, que posiblemente formaron parte de objetos personales que se encontraban en la vestimenta del difunto en el momento de la cremación.

de cerro albero (Jiménez Ávila 2005: 1108, Fig. 12). estas piezas, junto con la de Les casetes, no presentan los elementos característicos de otros thymiateria encontrados en la península, como los capullos de sépalos invertidos etc., por lo que se tendrían que relacionar con los ejemplares más recientes de estas producciones, estableciéndose para ellos una cronología que podríamos situar en torno a finales del siglo vii y principios del vi), donde estos elementos acusan una cierta decadencia previa a su desaparición (Jiménez Ávila 2002: 517; 2005: 1107). tal y como apunta este último investigador, si buscamos semejanzas dentro del repertorio de cerámicas de tradición fenicia, se pueden documentar algunos elementos relacionados directamente con la forma de este thymiaterion de Les casetes, como son los vasos cerámicos de Amathunte en chipre (Karageorghis 1978: 157), así como otras piezas documentadas en otras zonas del mediterráneo que mantienen una misma estructura (Jiménez Ávila 2005: 1108) (Fig. 139). 10.3.5. campanitas otras de las piezas fabricadas en bronce con significado ritual son las campanitas. en la necrópolis de Les casetes se han registrado dos campanitas formando parte del ajuar de la tumba 1 (Fig. 7.1) y de la tumba 23 (Fig. 96.2). La campanita de la tumba 1 era el único elemento depositado junto con los restos de la cremación, mientras que la pieza de la tumba 23 se encontraba asociada a conchas marinas y a dos cuentas de collar de hueso, esta última tenía un tipo de decoración de líneas paralelas incisas horizontales a media altura de su cuerpo. estas piezas suelen aparecer en contextos funerarios del mundo ibérico, como el ejemplar localizado en la tumba nº 5 de la necrópolis de Los Villares en albacete (Blánquez 1990: 186, Fig. 39; 205, Fig. 45) asociada a una urna de orejetas, una fusayola, una fíbula anular y dos pendientes de plata; también se han documentado estas piezas en necrópolis de la costa levantina como La albufereta (Rubio 1986), el molar (peña Ligero 2003: 98, fig., 29), La serreta (cortell et alii 1992). en ocasiones se ha apuntado que además de su función real, tuvieron un valor profiláctico. el orificio de suspensión que presentan ambas piezas sugiere que se llevaban colgadas, posiblemente del cuello en forma de colgante, documentándose en el mundo fenicio-púnico en todas la épocas, siglo vii al iii a.n.e., con ejemplares en bronce, pasta vítrea y oro hallados en chipre, Utica, mogador, tipasa, cartago, cerde-

10.4. Piezas de oro
Los objetos fabricados en plata y oro son realizados básicamente para del adorno personal. se trata de elementos de collar, como cuentas y amuletos en ocasiones con significados simbólicos y apotropaicos, y pendientes en forma de aretes con o sin resortes. seis son las tumbas que han proporcionado piezas de oro, y también 6 las que contienen algún elemento de plata. en ningún caso han aparecido los dos elementos juntos en una tumba, siendo más numerosos los objetos de oro que los de plata.

tripa_necropolis.indb 132

29/4/09 09:50:40

las lecturas de la información funeraria
Tabla 4. Piezas fabricadas en oro.
Tumba 3 3 3 3 3 3 3 3 3 3 10 10 10 10 10 12 12 12 12 12 15 16 16 16 16 16 Material Oro Oro Oro Oro Oro Oro Oro Oro Oro Oro Oro Oro Oro Oro Oro Oro Oro Oro Oro Oro Oro Oro Oro Oro Oro Oro Tipo Colgante Colgante Colgante Colgante Colgante Colgante Colgante Colgante Colgante Colgante Pendiente Colgante Colgante Colgante Pendiente Colgante Colgante Colgante Colgante Colgante Colgante Colgante Colgante Colgante Colgante Colgante Subtipo Amuleto Cuenta Collar Forma Capitel Protoeólico Tonelete Tonelete Esférica Hilo en espiral

133

Cuenta Collar

Cuenta Collar

Cuenta Collar

Las cuenta de collar y amuletos de oro debían de formar parte junto con otras piezas de otros materiales como la pasta vítrea o el hueso trabajado de un collar. sin embargo, solo en la tumba 10 se ha observado un orden deposicional de estos objetos, que pudiera indicar la formación de un collar con estas piezas, y su colocación dentro de la tumba de las piezas todavía unidas. en los demás casos, las cuentas de collar e incluso los colgantes en forma de amuletos se depositaron de forma independiente, separados unos de otros y ocupando lugares determinados para cada uno de ellos. 10.4.1. cuentas de collar Las cuentas de collar fabricadas en oro son 17, lo que equivale a un 34,7% del total. en la tumba 15 tan solo se colocó una cuenta de collar de oro (Fig. 55.1), siendo el único objeto de ajuar de esta tumba. La tumba 10 contenía 5 cuentas de collar acompañadas de otras de hueso trabajado, además de dos pendientes de oro con resortes (Fig. 45). La tumba 12 también ha proporcionado 5 cuentas de collar de oro acompañadas de otras cuentas de hueso trabajado. de las 17 cuentas de collar de oro, 13 tienen forma de tonelete, agrupándose dentro del Grupo i. cuentas Lisas. tipo F. en tonelete. siguiendo la clasificación de Quillard (1979). Una de ellas también dentro del Grupo i, en el tipo B. esféricas. Y en cuatro ocasiones dentro del Grupo ii. cuentas estriadas. Los Grupos i y ii definidos por Quillard, donde se pueden clasificar todas las cuenta de collar en oro y plata de Les casetes, son las más simples, dentro del conjunto de cuentas de collar de estas características. son bastante frecuentes en cartago y aparecen en contextos de los siglos vii al iii a.n.e. en la península ibérica, aparecen en Villaricos, Jardín, trayamar, cádiz y en las necrópolis de ibiza. Las cuentas en forma de tonelete se fabrican a molde aplicando una fina lámina rematado en los extremos a modo de resalte. La fabricación de las cuentas de hilo en espiral se consigue batiendo el metal por medio de pequeños golpes hasta preparar una lámina del grosor deseado, que servirá para elaborar el cuerpo de la joya. Una vez conseguida la lámina, se pasa a decorar la misma mediante la técnica de la filigrana (san nicolás pedraz 1986b: 60). es la técnica más utilizada y representativa en la orfebrería del mundo antiguo; consiste en realizar un motivo decorativo soldando hilos sobre un fondo laminar. estos hilos, que en este caso son de sección circular, se aplican retorciéndose sobre sí mismos

Cuenta Collar

Cuenta Collar

Hilo en espiral

Cuenta Collar

Hilo en espiral Anilla Anilla

Cuenta Collar

Cuenta Collar Arete Cuenta Collar

Indeterminada Resortes Tonelete Tonelete Incompleto Resorte Tonelete Tonelete Tonelete Tonelete Tonelete Tonelete Tonelete SolCreciente Hilo Espiral Tres aros unidos

Cuenta Collar

Amuleto Arete Cuenta Collar Cuenta Collar Cuenta Collar

Cuenta Collar Cuenta Collar Cuenta Collar

Cuenta Collar

Amuleto Cuenta Collar Amuleto? Amuleto

XI Quattrochi

tripa_necropolis.indb 133

29/4/09 09:50:40

134

José ramón garcía gandía con un sistema de sujeción para llevar colgado, posiblemente en el cuello. se encontraba en la capa de tierra que separaba la laja de piedra de la fosa (Fig. 10), en cuanto que las restantes cuentas de collar se encontraron en el interior de la fosa junto a los restos de la cremación y los demás objetos de ajuar. esta tumba es la que más piezas de oro ha proporcionado, con 6 cuentas de collar y el amuleto. La pieza está formada por dos espirales simétricas a modo de capitel protoeólico, con presencia de decoración en microgranulado y con sistema de suspensión de carrete estriado (Fig. 140). se realizó juntando dos finas láminas de oro, grabadas a molde con decoración de espirales simétricas. en cuanto a los paralelos formales de esta pieza, conocemos el localizado en el conjunto áureo de talavera la Vieja en cáceres (celestino y Jiménez 2004: 201, lám. ii), si bien este último es algo más estilizado, la suspensión en forma de carrete estriado y su morfología deben corresponder al mismo tipo, que sus investigadores datan hacia los siglos vii y vi a.n.e. estas piezas podrían encuadrarse dentro del Grupo V a definido por a. perea (perea 1986: 312, cuadro 1 c), ya que debe tratarse de colgantes amuletos con representación de simbología astral.

de forma paralela y dispuestos en radial, quedando hueco el núcleo de la pieza. para culican (1973: 35, nota 9), este tipo de cuentas de collar pertenece a la misma serie que los de alambre enrollado alrededor del cuerpo del anillo, que aparecen en la costa occidental de portugal, y que fueron traídos aquí por los mercaderes fenicios occidentales. 10.4.2. pendientes La tumba 10 ha proporcionado como parte de su ajuar además de otros elementos, dos pendientes de oro (Fig. 45). estos pendientes, fabricados con alambre de oro, aparecen colocados en doble sección y cerrados por medio de resortes. es una técnica habitual en este tipo de piezas de larga perduración cronológica documentándose desde el siglo vii al iv a.n.e. a. perea los clasifica dentro del Grupo 8, tipo G de su tipología (perea 1991: 221), definida como pendientes fusiformes de doble aro de sección circular con los extremos enrrollados. piezas similares se han documentado en varias de las necrópolis peninsulares formando parte del ajuar de sus tumbas. algo similar a lo documentado en la tumba 9 de la necrópolis de La Joya, con la colocación de pendientes de este tipo junto a cuentas de collar de oro (Garrido 1970: 39 y ss), o en la necrópolis de setefilla (Blázquez 1975: 396). en la cruz del negro (Bonsor 1899: 79 y ss, Figs. 76-90). tumbas que se consideran indígenas del siglo vii, y posiblemente del vi (Frankenstein 1997: 195). en la necrópolis de Villaricos se han localizados ejemplares similares (astruc 1951: 41, 73-74, lám XV.4, XLi.1-2, lám. XX.2). también en el puig des molins (Fernández 1992: 137, 184, 346, Figs. 69.268, 104.484-485), y en la necrópolis de el molar, su excavador describe la existencia de tres pendientes de oro de gran similitud con los recuperados en Les casetes, formados por un alambre de oro doble dispuesto en circular con dos resortes (senent 1930: 14, lám. XVi: peña Ligero 2003: 99, Fig. 31), que datan entre mediados del siglo vi y finales del v a.n.e. 10.4.3. amuletos en la necrópolis de Les casetes, se han recuperado cuatro amuletos de oro con representación iconográfica, tres completos y uno de ellos fragmentado desde antiguo y depositado en la tumba ya fragmentado. en la tumba 3, debajo de la laja de piedra que sirvió de tapadera a la fosa, se colocó un amuleto

Fig. 140. Conjunto de elementos áureos de la Tumba 3

en la tumba 16 se depositaron cuatro piezas de oro además de otras de pasta vítrea. Junto a una cuenta de collar de oro en forma de tonelete, se depositaron tres amuletos (Fig. 141). Uno de estos amuletos es liso, y está realizado por tres aretes unidos realizados con un alambre de oro de sección circular. Uno de estos colgantes es una pieza en forma de sol y creciente lunar, fabricada a molde uniendo dos finas chapas de oro quedando cerrado y hueco el interior de la pieza, y decorada con un fino granulado sobre el contorno. este tipo de colgantes se ha clasi-

tripa_necropolis.indb 134

29/4/09 09:50:40

las lecturas de la información funeraria

135

Fig. 141. Conjunto áureo de la Tumba 16

ficado dentro del grupo V a denominados como colgantes-amuletos de simbología astral (perea 1986: 299, 312 cuadro 1 c, lám. 10). se trata de piezas con elementos típicos de la iconografía fenicia. es un motivo bastante conocido en el próximo oriente a partir de mediados del ii milenio, donde se han documentados como colgantes realizados en oro y plata, de factura más o menos trabajada, en Ugarit, meggido, y tell-el-aijul. en el mediterráneo oriental aparecen piezas en chipre en época micénica; en Rodas en el siglo vii a.n.e. y en epheso también en el siglo vii (san nicolás pedraz 1986b: 85). en occidente son algo más raros, aunque aparecen en un vaso con forma de esfinge en la necrópolis de Douïmés en cartago, fechado hacia la última mitad del siglo vii y en la necrópolis de dermech a comienzos del siglo vi a.n.e. (Quillard 1979: 116; pl. iX-6b; perea 1986: 299). en la península ibérica, el primer ejemplar con parecidos formales a esta pieza, se localizó en la necrópolis de Herrerías en almería (siret 1907: 434, fig. 37). en la necrópolis del puig des molins en ibiza con una cronología de finales del siglo vii y primera mitad del vi a.n.e. también aparecen en motivos iconográficos colgados en algunas figuras de terracota de la isla de ibiza, que copian motivos del mediterráneo oriental como la figura masculina sedente hallada en Hazor (israel) del siglo xiii a.n.e., y en la figura de selinunte representando a la diosa athenea Lindia, fechada en el 550-450 a.n.e. (san nicolás pedraz 1986b: 85). este elemento también presenta una gran similitud con las piezas descubiertas en la tumba 1 de la necrópolis fenicia de cádiz (perdigones, muñoz y pisano 1990: fig. 35, lám. Vii) que contenía una inhumación, así como con algunos de los elementos del collar localizado en la necrópolis del poble nou, en la misma localidad de La Vila Joiosa. en esta necrópolis se recuperó en 1996 un conjunto de piezas de oro que apareció formando parte de una serie de

elementos de un collar. en posteriores intervenciones en la necrópolis, se han ido recuperando piezas áureas donde destacan los pendientes, anillos, y colgantes orientalizantes (espinosa Ruiz y marcos 2005: 186). otro de estos amuletos recuperado en la tumba 16 es un colgante fabricado en una pieza maciza en forma de semicírculo alargado (Fig. 142), cerrado en su base y con el contorno rematado por un ribete semicircular liso con la parte posterior también lisa. La decoración del colgante amuleto, que también podría adscribirse al tipo V a definido por a. perea, está realizado por un finísimo granulado, y representa un compendio iconográfico típico de la simbología adoptada por los fenicios con una clara procedencia de la religiosidad egipcia. en la parte superior del amuleto, encontramos el disco solar alado, al igual que aparece en muchos motivos pintados del antiguo egipto, apareciendo como un manto protector del resto de los elementos, y justo debajo de él, de nuevo creciente y lunar como sello de filiación fenicia de este objeto. en línea descendente vertical aparece la flor de loto y más abajo un orificio para albergar algún tipo de piedra. en los laterales los aurei, algo esquematizados. el granulado aparece contorneando

Fig. 142. Amuleto de oro de la Tumba 16

tripa_necropolis.indb 135

29/4/09 09:50:40

136

José ramón garcía gandía fertilidad del creciente lunar, asociado al disco solar, tiene un contenido simbólico que alude al ciclo vital. La resurrección se intensifica con la presencia de la flor de loto en el centro de la pieza. en los dos laterales cercanos a la base del amuleto aparecen los Urei que representan a la cobra sagrada; un antiguo símbolo de soberanía que precede las cartelas y cartuchos de los reyes y reinas del antiguo egipto. el último de los amuletos áureos es un fragmento formado por dos finas láminas pegadas con decoración de microgranulado, que se recuperó entre el ajuar de la tumba 10 (Fig. 23.5). se encontró incompleto, probablemente de rotura antigua, sin sistema de suspensión, aunque pensamos que sería, al igual que los demás ejemplares de la forma de carrete estriado, y sin poder observar exactamente los motivos decorativos representados, tan solo se puede intuir una línea sinuosa realizada con granulado. el sistema de suspensión en forma de carrete estriado, es característico del mundo fenicio-púnico, y lo encontramos en piezas de factura bastante cuidada en diversos ejemplares del mediterráneo central y occidental. Un cuidado examen de las joyas nos revela que este sistema de suspensión es independiente del resto de la pieza. es decir, que podría considerarse el motivo en sí como un elemento aparte que se ha soldado posteriormente para rematar el objeto. el proceso de fabricación del elemento de suspensión en forma de carrete estriado es el siguiente: sobre una serie de hilos paralelos se sueldan, a distancia regular, hilos transversales. Una vez conseguida esta especie de reja, se procede a cortar en sentido vertical a la distancia elegida, según el número de canutillos que se quiere conseguir, todo ello en función de la longitud de la joya cuya suspensión quiere asegurarse. se adapta la pieza en torno a un cilindro de idéntico grosor al del canutillo que servirá de alma de la pieza y, posteriormente, corta el canutillo sobre el que se va a montar la decoración del carrete. en relación al peso de las joyas y al valor de uso real de estas piezas, diversos autores ya han manifestado que, si en el Bronce Final, el peso de la joya juega un papel fundamental para considerar su valor, en la época orientalizante, al cambiar el concepto creativo y ornamental del adorno de oro, ese par metro desaparece (perea 1991: 200; celestino pérez 1999). el distinto reparto de la superficie en la joyería orientalizante conlleva necesariamente una disminución de la materia prima, por lo que aparece una nueva valoración del objeto, ahora en función de su calidad técnica por una parte, y de su naturaleza simbólica por otra. en este sentido, no hay que

el interior del amuleto, y formando triángulos con el vértice al interior, así como en el contorno de todos los elementos iconográficos. este colgante también se ha podido clasificar dentro del tipo iX establecido por Quattrocchi (1974: 31 y 61), así como a la clasificación perteneciente a los colgantes en forma de nicho de Quillard (1979: 55-66), con paralelos, según este investigador, en cerdeña, sicilia, cartago y argelia. dentro de este grupo de colgantes, aparecen en ocasiones, otros realizados en plata, carentes de decoración como el encontrado en la tumba de incineración nº 25 en el solar de can petit del puig des molins formando junto a un fragmento de clavo de bronce su único ajuar (costa Ribas 1991: 38). La forma de estos colgantes recuerda a un nicho o estela en miniatura, de base rectangular y coronamiento semicircular. aunque esta forma suele ser rara en la orfebrería de época antigua, también la encontramos en algunos ejemplares de Ur, Faras (nubia) y atlit, así como en amuletos y tabletas egipcias (Quillard 1979; nicolás pedráz 1986a). La decoración de microgranulado consiste en decorar las piezas a base de pequeñas esferas de oro que se sueldan a la lámina usando óxido de cobre. esta técnica aparece por primera vez en mesopotamia hacia el iii milenio a.n.e.; los testimonios más antiguos proceden de la orfebrería hallada en las tumbas reales de Ur, fechadas hacia el 2500 a.n.e. también se conoce en troya, anatolia, Biblos, egipto y creta. en Grecia comienza a aplicarse esta técnica a partir del siglo ix a.n.e., alcanzando un gran apogeo en etruria en los siglos vii y vi a.n.e., y desapareciendo paulatinamente en el siglo v a.n.e. todas estas piezas de orfebrería están situadas cronológicamente entre finales del siglo vii y la primera mitad del siglo vi a.n.e. (san nicolás pedraz 1986a). La iconografía de algunos de estos motivos decorativos estudiada por Quillard, es semejante a la de las estelas de cartago, motya y nora; y es exactamente la misma que aparece en el colgante, aunque en este caso de forma circular, hallado en la tumba nº 4 de la necrópolis de trayamar (Blázquez 1975; schubart y niemeyer 1976). el disco solar alado está relacionado directamente con el poder faraónico. tiene una abundante representación en las estelas grabadas y pintadas de las tumbas egipcias, así como en las pinturas de las paredes de templos y tumbas reales. se coloca generalmente en la parte superior de las representaciones, al igual que en esta pieza, con las alas extendidas a modo de manto protector sobre los demás elementos. el significado de

tripa_necropolis.indb 136

29/4/09 09:50:40

las lecturas de la información funeraria considerar que la disminución del peso de la joya no indica una disminución en su valor, porque en este periodo, ya separado de las producciones coloniales, aumenta la dificultad técnica que entraña la preparación de cada elemento contando con los complicados conocimientos sobre aleación que ahora tendrán que suplir las personas que formen este grupo de artesanos altamente especializados. es, por tanto, que, desde este punto de vista, las joyas indígenas poseen un valor real mucho más elevado que las joyas del entorno colonial, y que de esta manera, los grandes conjuntos no han sido amortizados en rituales funerarios, sino que proceden de depósitos u ocultaciones. algo que tener en cuenta en relación con los distintos amuletos áureos de la necrópolis de Les casetes es una distinción en la fabricación de las diferentes piezas. el amuleto en forma de semicírculo alargado, y el formado por tres aretes unidos entre sí de la tumba 16, están realizados en una pieza maciza; mientras que, los demás amuletos áureos se han fabricado con una fina lámina de oro, a veces doble. en este sentido, observamos un peso diferente, según el tipo de piezas: los dos amuletos de la tumba 16 tienen un peso de 2,0 y 1,7 gr respectivamente, mientras que las demás piezas fabricadas en oro tienen pesos que oscilan entre 0,1 y 0,6 gr. no obstante, pensamos que no existen diferencias significativas en torno a su fabricación, y que probablemente su pertenencia está relacionada con los talleres de producción colonial, dígase por ejemplo el taller de cádiz, u otro extra peninsular, pero que, a nuestro entender, poco tienen que ver con las denominadas Unidades de producción relacionadas con zonas geográficas de la península ibérica. sin embargo, existen algunas diferencias entre el denominado collar del poble nou y la pieza de Les casetes. esta última se fabricó en oro macizo, al contrario de la pieza del poble nou, que está formada por dos láminas de oro unidas entre sí, lo que lleva a considerarla de un momento más reciente, y perteneciente a las últimas series, o posiblemente a las imitaciones que hacen los pueblos indígenas de la joyería orientalizante que traían los comerciantes fenicios a estas costas. en este sentido, el conjunto del poble nou podría datarse en torno a inicios o mediados del siglo v a.n.e., como por otra parte, así lo atestiguan las cerámicas de barniz negro que han sido recuperadas en la necrópolis formando parte de los elementos de ajuar de las tumbas.

137

10.5. Piezas de Plata
10.5.1. cuentas de collar Las cuentas de collar de plata son 4, lo que representa un 8,6% del total. todas tienen forma de tonelete. Grupo i. cuentas Lisas. tipo F. en tonelete. siguiendo la clasificación de Quillard (1979). Los Grupos i y ii definidos por Quillard, donde se pueden clasificar todas las cuenta de collar en oro y plata de Les casetes, son las más simples, dentro del conjunto de cuentas de collar de estas características. son bastante frecuentes en cartago y aparecen en contextos de los siglos vii al iii a.n.e. en la península ibérica, aparecen en Villaricos, Jardín, trayamar, cádiz y en las necrópolis de ibiza. Las cuentas en forma de tonelete, se fabrican a molde aplicando una fina lámina rematado en los extremos a modo de resalte. cuentas de collar de plata del tipo de tonelete se han documentado en cuatro tumbas de la necrópolis de Les moreres en crevillente (González prats 2002: 252), donde se asocian a individuos de alto rango de la necrópolis. también en la necrópolis de el molar, donde se han documentado pendientes de plata con resortes similares a los documentados en Les casetes (peña Ligero 2003: 99, Fig. 31). 10.5.2. colgantes. amuletos. pendientes Las restantes piezas realizadas en plata corresponden a pendientes en forma de arete, o arete doble. en el depósito 2 se depositaron dos pendientes en forma de arete junto al broche de cinturón tartésico (Fig. 143). La tumba 19 ha proporcionado un conjunto de cuatro elementos de plata formados por aretes, uno de ellos entrecruzado (Fig. 144), y otro estrangulado en el centro formando un ocho (Fig. 145). en la tumba 20 el único elemento de collar que se deposita junto a las armas y los objetos de bronce es una única cuenta de plata. colgantes de plata formados por dos anillas soldadas en posición tangente o de una misma anilla estrangulada en el centro o doblada, formado un «8», tenemos localizadas en la necrópolis de Les moreres (González prats 2002: 352, Fig. 250), también se han documentado en la necrópolis de el navazo, Griegos, La osera y las madrigueras (Galván saulmier 1976), relacionados con el aumento de yacimientos con evidencias de producción de plata que comienzan a constatarse a partir del siglo ix a.n.e. en el sur de la península ibérica (Hunt 2005: 1244).

tripa_necropolis.indb 137

29/4/09 09:50:40

138

José ramón garcía gandía a.n.e. así como en corta Lago, datados entre los siglos vii y vi a.n.e., donde la asociación del inicio de la actividad metalúrgica se da con los fenicios y no al revés (amores 1988). estos datos corroboran las noticias que tenemos sobre la actividad metalúrgica de la plata en los ambientes de la Fonteta (González prats 2005: 805), con la presencia de pequeños hornos que se establecen en la misma línea de la playa, que, según su investigador, lo harían para aprovechar el viento de levante, y que generan grandes escombreras que vierten al mar, donde se han localizado tortas de ligiartitio y galena argentífera (op. cit.), así como los obtenidos en el yacimiento de La punta de los Gavilanes en mazarrón, donde se ha documentado un cargamento de ligiartitio que transportaban dos pequeñas naves hundidas en la playa de la isla. esta explotación de la plata en el sudeste peninsular obedece a la misma dinámica detectada en la isla de ibiza, concretamente en el yacimiento de sa caleta. piezas de características similares, también se han constatado formando parte del ajuar de alguna de las tumbas de la necrópolis del poble nou en La Vila Joiosa (espinosa, Ruiz y marcos 2005: 168). pendientes de plata de doble aro cerrados por medio de resortes y de aro simple, fabricados a molde, similares a los de Les casetes como los documentados junto al broche de cinturón tartésico en el depósito 2 (Fig. 61.4 y 5), se han documentado en Villaricos (astruc 1951: 41, 73-74, lám XV .4, XLi.1-2) y en la necrópolis del puig des molins en ibiza (Fernández 1992: 137, 184, 346, Fig. 69.268, 104.484-485).
Tabla 5. Piezas fabricadas plata
Tumba Material 4 9 9 9 19 Plata Plata Plata Plata Plata Plata Plata Plata Plata Plata Plata Plata Tipo Pendiente Pendiente Colgante Colgante Colgante Colgante Colgante Pendiente Colgante Broche Pendiente Pendiente Subtipo Arete Cuenta Collar Cuenta Collar Arete Tonelete Tonelete Tonelete Forma

Fig. 143. Arete de plata del depósito 2

Fig. 144. Pieza de plata de la Tumba 19

Fig. 145. Pieza de plata de la Tumba 19

Cuenta Collar Enlace doble Arete

en estos yacimientos, localizados tanto en las zonas mineralizadas como en las zonas costeras, aparece una variada tipología de elementos relacionados con la actividad productora de plata, documentados en ocasiones, gracias a la presencia de una escoria denominada de «sílice libre» (Hunt op. cit.), y siempre en contextos con influencia o presencia fenicia, como ocurre en el cerro salomón (Blanco et alii 1970: 12-13), y en el yacimiento de Quebrantahuesos, donde aparecen en los estratos del siglo viii

19 19 19 20 20 D2 D2

Enlace

Cuenta Collar B2C3 Arete Arete

Tonelete Resortes

tripa_necropolis.indb 138

29/4/09 09:50:41

las lecturas de la información funeraria

139

10.6. elementos de Pasta vítrea
10.6.1. cuentas de collar el total de cuentas de collar es de 46 piezas de las cuales once se fabricaron en pasta vítrea, lo que supone un 23,9% del total. de estas once cuentas, seis son anulares, cuatro oculadas y una esférica. Las cuentas anulares son monocromas con tonalidades en distintas gamas de verde. su tamaño es pequeño con medidas que van desde 1,1 mm a 1,9 la de mayor tamaño. Los contextos funerarios donde se asocian estas cuentas en Les casetes, las tumbas 5, 16 y 18, aportan una cronología de finales del siglo vii y primera mitad del vi a.n.e.; y en relación con otros yacimientos peninsulares, su distribución es amplia teniendo constancia de su aparición tanto en necrópolis como en poblados del área de Levante, sur, meseta y extremadura. este modelo parece ser el más antiguo con piezas documentadas durante la edad del Bronce incluso en momentos anteriores (González prats 2002: 336). Las 4 cuentas oculadas pertenecen a las tumbas 5, 10 y 15. en todos los casos se pueden incluir dentro de la clasificación propuesta por eisen de 1916 (Ruano 1996) dentro del grupo de ojos estratificados, variante B. Las cuentas oculadas de las tumbas 5 y 10, en relación con los elementos de ajuar que las acompañan, se pueden datar en torno a finales del siglo vii y mediados del vi a.n.e.; la cuenta de collar de la tumba 16, apareció con otra cuenta de collar de oro en forma de tonelete, siendo sus dos únicos elementos de ajuar. Las cuentas oculadas con ojos estratificados aparecen hacia el 1500 a.n.e. en egipto, siendo de uso muy popular entre ellos. Los fenicios las usaron hacia el i milenio a.n.e., y se tiene constancia de la utilización de este tipo de adorno en el imperio chino. estas cuentas se realizaban mediante la inclusión de una gota de cristal puesta sobre una matriz, la gota era empujada dentro mientras la matriz estaba blanda, y otra gota se introducía en el interior de la primera. el resultado final es una sucesión de círculos concéntricos, con un punto central más oscuro y espeso. La variante B, donde se incluyen las cuentas de Les casetes, presentan los «ojos» en dos hileras tan aproximados que parecen ojos de animales. su agrupación es de dos en dos, situados en extremos opuestos de la cuenta.

Tabla 6. Cuentas de collar de pasta vítrea y hueso.
Tumba 3 3 3 5 5 5 9 10 10 10 10 10 12 12 12 15 16 16 16 16 18 18 19 23 23 F1 Signatura Cas’00 11-19 Cas’00 11-20 Cas’00 11-5 Cas’00 14-17 Cas’00 14-16 Cas’00 14-15 Cas’00 22-17 Cas’00 23-10 Cas’00 23-11 Cas’00 23-12 Cas’00 23-13 Cas’00 23-9 Cas’00 27-10 Cas’00 27-16 Cas’00 27-11 Cas’00 30-2 Cas’00 34-5 Cas’00 34-18 Cas’00 34-6 Cas’00 34-7 Cas’00 36-12 Cas’00 36-13 Cas’00 37-4 Cas’00 43-7 Cas’00 43-8 Cas’00 39-1 Material Hueso Trabajado Hueso Trabajado Pasta Vítrea Pasta Vítrea Pasta Vítrea Pasta Vítrea Bronce Hueso Trabajado Hueso Trabajado Hueso Trabajado Hueso Trabajado Pasta Vítrea Hueso Trabajado Hueso Trabajado Hueso Trabajado Pasta Vítrea Pasta Vítrea Pasta Vítrea Pasta Vítrea Pasta Vítrea Hueso Trabajado Pasta Vítrea Hueso Trabajado Hueso Trabajado Hueso Trabajado Bronce Forma Cilíndrica Cilíndrica Esférica Anular Oculada Oculada Esférica Cilíndrica Cilíndrica Cilíndrica Cilíndrica Oculada Cilíndrica Cilíndrica Cilíndrica Oculada Anular Anular Anular Anular Circular Anular Cilíndrica Cilíndrica Cilíndrica Cilíndrica

como se ha apuntado en ocasiones, son piezas habituales de comercio a partir del siglo vi y al menos hasta el iv a.n.e. (García cano 1997: 258). La dispersión espacial de las cuentas oculadas halladas en españa, muestra un amplio territorio donde destaca sobre todo la zona de la costa mediterránea porque suelen aparecer en las tumbas desde Gerona hasta Lisboa como por ejemplo en la necrópolis de el puntal de salinas (sala y Hernández 1998: 225 y ss), en los amplios conjuntos de las tumbas localizadas en sines (García y Bellido 1970: 233 y ss, Fig. 24) formándolos Villares de caudete (mata 1991), cabezo Lucero (aranegui et alii 1993: 182 y ss), La solivella (Fletcher 1965: 28 y ss) y algunos puntos de la meseta como albacete, cuenca, madrid, y Ávila; la alta andalucía (Jaén y córdoba); y las dos provincias extremeñas. en el yacimiento de cancho Roano, se localizaron un total de dieciocho cuentas de pasta vítrea, todas ellas procedentes de las exca-

tripa_necropolis.indb 139

29/4/09 09:50:41

140

José ramón garcía gandía ción del fuego (Jiménez Ávila 2003: 265, Fig. 2), y que ocupan casi el 40% de la producción de este material. estos anforiscos de cancho Roano son en su mayoría encuadrables dentro del tipo i de Harden, que aporta un horizonte cronológico que discurre entre mediados del siglo vi a.n.e. hasta finales del siglo v e inicios del iv a.n.e. (Harden 1981), y se acercan morfológicamente al ejemplar de Les casetes. también se han localizado en el yacimiento cercano de Villanueva de pajares en cáceres (celestino 1999). mientras que para el área valenciana, se pueden destacar los recuperados en La Bastida de les alcuses (Bonet et alii 1997), La escuera (abad y sala 2001), cabezo Lucero (aranegui et alii 1993), Los nietos (cruz 1990), Los Villares y Hoya de santa ana (Blánquez 1990) entre otros. teniendo en cuenta el área de distribución de estas piezas en la península obtenemos una dispersión, donde los ejemplares más numerosos aparecen en la isla de ibiza, y la zona levantina, a los que hay que sumar los conjuntos de cancho Roano, pajares y ampurias, lo que confirma la compleja red comercial mediterránea existente en la primera mitad del i milenio a.n.e. 10.6.3. máscara demoníaca otra de las piezas interesantes que ha proporcionado la necrópolis de Les casetes, es la procedente del ajuar de la tumba 5. se trata de un amuleto de pasta vítrea con representación de una máscara demoníaca (Fig. 146). está realizada a molde, con una pasta de color azul marino con una banda amarilla que recorre el contorno de la cara desde la barbilla hasta las cejas. sobre las cejas sobresalen dos cuernos de color blanco con remate en una bolita azul, las orejas son de color blanco, de forma semiesférica y colocadas simétricamente a la altura de los ojos, éstos se representan con dos placas circulares negras. La nariz se muestra con dos puntos amarillos. Las características formales y especialmente los ojos prominentes contorneados en blanco opaco, llevan a clasificar la pieza dentro del grupo denominado «cabezas demoníacas» establecido por Haevernick dentro del Grupo 5 (1977: 336) y seefried dentro del tipo a (1976: 43). Los primeros ejemplares fabricados desde un núcleo aparecieron en la segunda mitad del siglo vii a.n.e. en egipto, siria y chipre, y son las pequeñas cabezas de demonio tipo a (seefried 1976: 26). Los ejemplos occidentales para este tipo de colgantes nos llevan a cerdeña, particularmente en tharros, y a siracusa en sicilia, donde existen ejemplares aparecidos en una tumba fechada en el siglo v a.n.e. es significativo que, aunque egipto fue

vaciones de maluquer, la mayoría de ellas procedentes del sector 5 de la trinchera de 1978, junto a otros objetos de adorno (Jiménez Ávila 2003: 276), lo que hace pensar en su pertenencia a un mismo conjunto. de este yacimiento, las más abundantes son las oculadas, donde las redondas suelen ser de mayor tamaño que las achatadas. así como también en las tumbas de la necrópolis de medellín (almagro Gorbea 1977: Fig. 129). también se han registrado en el castro de santa tecla, en la provincia de pontevedra. numerosas son las cuentas procedentes de la isla de ibiza con 287 piezas que representan un 18,1% del total de cuentas en pasta vítrea de los yacimientos de la isla (Ruano 1996). como uno de los ejemplos de cronología más antigua para estas cuentas de pasta vítrea, tenemos los ejemplares catalogados en la necrópolis de Les moreres (González prats 2002: 252), formando parte del ajuar de tres tumbas y otros recogidos en hallazgos superficiales. 10.6.2. anforisco además de las cuentas de collar en pasta vítrea se han registrado dos piezas fabricadas en este material. en la tumba 3 se recuperó depositado junto al plato de ala ancha un anforisco polícromo decorado con líneas en zigzag. La base es de color azul marino, mientras que la decoración es de filamentos aplicados al núcleo en color amarillo y blanco. se encontró muy deteriorado por la acción del calor, y únicamente conserva parte del borde y un asa. La altura media de estos ejemplares está en torno a los 8 cm y su diámetro medio sobre los 4,5 cm. estos pequeños contenedores de ungüentos y perfumes, han sido estudiados por Harden (1981). dentro su tipología, esta pieza en cuestión podría clasificarse dentro del Grupo mediterráneo i, sin poder especificar la variante que se aplica teniendo en cuenta el ángulo de unión entre el cuello y la base dado la conservación de la pieza (Harden 1981: 58-59, 82-82). el estudio de Harden muestra sobre todo piezas procedentes del cementerio de Fikeltura en camiros (Rodas), con una cronología en torno a principios del siglo v a.n.e. Grose también ha estudiado estos recipientes (Grose 1989) procedentes de Rodas, y adscribe una cronología de finales del siglo vi a.n.e. en la península la distribución de estas piezas es amplia, con hallazgos en ampurias, donde se ha expuesto la posibilidad de un taller autóctono (carreras y Rodríguez 1985), ibiza, con un ejemplar muy similar (Fernández 1992). en cancho Roano se han documentado numerosos fragmentos de anforisco de pasta vítrea, algunos de ellos alterados por la ac-

tripa_necropolis.indb 140

29/4/09 09:50:41

las lecturas de la información funeraria

141

Fig. 146. Máscara demoníaca en pasta vítrea y amuletos de esteatita de la Tumba 5

Las cuentas de collar fabricadas en hueso, con excepción de un solo caso, son de sección cilíndrica; realizadas con la técnica de abrasión y pulimento y con perforación central vertical, piezas que posiblemente recogen la tradición indígena de realización de estos elementos ornamentales desde época prehistórica. además se localizaron dos pendientes realizados en hueso, formando parte del ajuar de la tumba 19. se trata de dos piezas pequeñas similares, fabricadas con hueso blando, poroso, con perforación circular en vástago y terminado de forma cónica con pequeño pedúnculo (Fig. 81.6; Fig. 81.7).

un importante centro productor de vidrio, no existen muchos colgantes de este tipo documentados. solo unos pocos se documentan en informes arqueológicos, y en relación con los objetos de pasta vítrea que vinieron de egipto, son pocos los que están en las colecciones de sus museos (Ruano, Hoffman y Rincón 1996: 248). máscaras demoníacas del tipo a se han registrado en los últimos años en los yacimientos israelíes de tell-macnish en Gedi, y en Beer-sheba. en siria se han documentado numerosas cabezas de vidrio en el puerto de al-mina, varias de éstas del tipo a, donde sus excavadores ponen como fecha límite el siglo iv a.n.e. en relación a la península ibérica, es en ibiza donde se ha encontrado un ejemplar de cabeza demoníaca similar al nuestro de Les casetes (Ruano, Hoffman y Rincón 1996). se trata en realidad de un fragmento de colgante bastante deteriorado; sin embargo, es interesante el estudio del análisis químico, que lleva a pensar a los autores en un origen sirio o egipcio, que unido a los pocos ejemplares egipcios conocidos, induce a tener un dato más de las rutas de comercio entre los talleres sirios y la isla de ibiza (padró 1983: 67-75). La cronología que se aplica a este tipo de colgantes expuesta por Haevernick y seefried, es, como hemos dicho, amplia, entre el siglo vi y el iv a.n.e. no obstante, la presencia dentro del conjunto de ajuar de la misma tumba de un trípode de filiación fenicia, nos lleva a establecer una cronología algo más antigua, entre finales del siglo vii y mediados del siglo vi a.n.e.

10.8. amuletos de esteatita
La necrópolis de Les casetes ha proporcionado 5 amuletos egipcios en esteatita. en el ajuar de la tumba 5 aparecieron cuatro de estos colgantes (Fig. 146), y en la tumba 13 otro más. este tipo de objetos ha tenido una amplia bibliografía desde el primer trabajo de Vercoutter sobre los objetos egipcios de cartago (Vercoutter 1945). La doctora GamerWallert, en un ambicioso proyecto, intentó hacer un estudio de estos amuletos en la península ibérica, que fue publicado en 1978 (Gamer Wallert 1978), sin embargo, no catalogó los más de 250 amuletos de la isla de ibiza, estudio que se realizó años más tarde (Fernández y padró 1986). nosotros, obviamente dada la cercanía de la isla y similitud de sus materiales con los de Les casetes, hemos recurrido a este último estudio a la hora de clasificar los amuletos de Les casetes, utilizando como referencia, al igual que la obra anteriormente citada, el catálogo de amuletos egipcios del museo de cagliari (acquaro 1977). de los cinco amuletos que presentamos, uno de ellos, el de la tumba 13 representa un udyat, representación del ojo indestructible de Horus. tipológicamente pertenece al Grupo c, partes del cuerpo humano tipo calado, estando recortado siguiendo las líneas exteriores e interiores del ojo udyat. este amuleto corresponde al signo d 10 de Gardinet y al 99,1 del i.F.a.o. (Fernández y padró 1986). Los ejemplares conocidos son muy numerosos en egipto; en el mediterráneo occidental se han encontrado en cantidad importante en cartago, y en cerdeña, donde son especialmente numerosos y variados en forma y tamaño (acquaro 1977), mientras que en la península ibérica se han encontrado ejemplares en ampurias, Villaricos, puente noy, Gorham’s cave, cádiz y la isla de ibiza. en los amuletos de la tumba 5 encontramos uno con representación de un halcón,

10.7. hueso traBaJado
de las 41 cuentas de collar documentadas en la necrópolis, las realizadas en hueso son 13 (28,2%),

tripa_necropolis.indb 141

29/4/09 09:50:41

142

José ramón garcía gandía

una esfinge criocéfala, un enano panteco y una placa rectangular con representación de horus y el oudja. el halcón es el animal sagrado de Horus. corresponde a los signos 184,12; 186,9; 187,2; del i.F.a.o. y al G 5 de Gardinet (Fernández y padró 1986). tiene una distribución similar al anterior, mientras que en la península ibérica se ha documentado en Villaricos, puente noy, con fecha del siglo v a.n.e., en el cabecico del tesoro, en peña negra, datado en el siglo vi a.n.e. y en las necrópolis de ibiza. La esfinge criocéfala aparece descansando sobre un pequeño zócalo, y se puede identificar con el dios Cnum de la 1ª catarata, o mejor con el propio dios Amon-Ra. corresponde al signo 128,3 del iFao y aproximadamente al e 10 de Gardinet (Fernández y padró 1986). se conocen paralelos de esta pieza en cartago, cerdeña y la isla de ibiza. Los enanos pantecos eran los encargados de los trabajos metalúrgicos en menfis, y que en el mito egipcio asistían al dios ptah en las labores de la forja. La adopción iconográfica de estas divinidades es en forma de embriones humanos, con el cuerpo desnudo, la barriga prominente y la cabeza calva desproporcionada. corresponde al signo jeroglífico nº 36,5 del catálogo del i.F.a.o. estos semidioses alcanzaron gran popularidad en egipto, y en mediterráneo central, con numerosos ejemplos en cartago y cerdeña; en el ámbito peninsular se conocen un ejemplar en el cabecico del tesoro, otro en cádiz, y cuatro en el museo arqueológico de ibiza, tres de procedencia desconocida y uno de la necrópolis del puig des molins. La placa rectangular (Fig. 147) es en realidad un amuleto compuesto por dos representaciones iconográficas distintas, una en cada cara. Los motivos aparecen apaisados, y rodeados por una orla lineal rectangular que sigue el borde de la placa. presentan un único motivo en el anverso, el ojo udyat, mientras que en reverso, aparece la vaca Hathor amamantando a su ternero Harpócrates en las marismas de Quemis bajo una flor de loto. este tipo de amuletos agrupaba dos de los motivos más populares del mundo mágico egipcio, con prototipos en egipto, cartago, cerdeña, ampurias, puente noy, Gorham’s cave y las necrópolis de la isla de ibiza. de estos amuletos los más frecuentes en la península son los Udyat con 72 ejemplares, seguido por el Halcón con 34, la placa rectangular con 31, el enano panteco con 15 y la esfinge criocéfala con 7. de todas estas piezas, los registros más numerosos corresponden a la isla de ibiza. en la necrópolis de Villaricos, de casi 2.000 tumbas sólo aparecieron 41 amuletos (padró 1980-1985); en la necrópolis de puente noy, de 102 tumbas, tan solo dos propor-

Fig. 147. Placa rectangular de la Tumba 6

cionaron amuletos de este tipo, aunque de tamaño considerable (molina, Ruiz y Huertas 1982: 45-51 y 56-60; molina y padró 1983: 107-122). con estos datos parece claro que este tipo de amuletos relacionan ibiza mucho más con el círculo comercial de cartago que con el resto de la península. algo que nos lleva a emparentar a Les casetes dentro de este círculo, ya que de 25 tumbas inventariadas, se ha recuperado un total de cinco amuletos de este tipo, procedentes de dos tumbas.

10.9. huevos de avestruz
se han documentado fragmentos de cáscara de huevo de avestruz formando parte de los elementos de ajuar que se han depositado en el interior de las tumbas de esta necrópolis. en cuatro tumbas se ha documentado cáscara de huevo de avestruz, si bien en solo dos de ellas se puede realizar un estudio tipológico de las mismas debido a su pésimo estado de conservación, ya que se trataba de fragmentos que habían sufrido alteraciones ya por acción del fuego o calor intenso o bien por la destrucción parcial de la tumba, tal y como ocurre en la tumba 3.
Cáscaras de huevos de avestruz.
Tumba Signatura Cas’00 13-2 Cas’00 15-20 Cas’00 22-9 Cas’00 27-7 Tipo Fragmentos Casquete superior Tallado Subtipo Forma

4 6 9 12

Con Perforación Dentado

Pintado

Fragmentos

tripa_necropolis.indb 142

29/4/09 09:50:41

las lecturas de la información funeraria La tumba 6 ha proporcionado un casquete superior con perforación y decorado con una banda blanca (Fig. 148), que siguiendo el estudio de san nicolás pedraz (1975: 78), se puede clasificar dentro de la forma iV, y teniendo en cuenta el borde dentro del tipo 6c. en la tumba 9, se han recuperado algunos fragmentos de una pieza de huevo de avestruz decorado (Fig. 149), que con toda probabilidad estaría prácticamente entera a excepción del casquete superior; se ha podido reconstruir la decoración dentada, que se realizó mediante tallado del mismo, tras seccionar la parte superior. esta pieza, se puede clasificar dentro de la forma iii, tipo 5, siguiendo la clasificación antes mencionada de san nicolás pedraz. esta pieza estuvo decorada con dibujos pintados de color rojo, posiblemente realizados con piedra de ocre rojo. esta decoración pintada ha desaparecido casi por completo, quedando las señales

143

de su existencia, al quemarse la cáscara, o al entrar en contacto la pieza con los restos aún calientes de la cremación. Los restos de estos elementos recuperados en las tumbas 4 y 12, no permiten su clasificación ni estudio, al tratarse de fragmentos de reducidas dimensiones, y muy alterados por el calor resultante de los restos de la cremación. en relación a los yacimientos peninsulares que han aportado huevos de avestruz, sin duda en primer lugar habría que señalar la necrópolis de Villaricos, siendo el yacimiento que más ejemplares de huevos de avestruz ha proporcionado. La presencia de huevos de avestruz en esta necrópolis, ya fue mencionada por Luis siret en su estudio del grupo de tumbas denominadas «tirias», en el cual distingue dos grupos según su nivel de riqueza. Las más pobres están constituidas por fosas de incineración, con ajuares escasos en los que destaca las lámparas y los huevos de avestruz pintados, con paralelos en Herrerias y carmona (siret 1906:101; oliva y puya 1982). en términos globales, en la necrópolis de Villaricos se recuperó un total de 724 piezas en 1.132 tumbas (astruc 1951: 128s; l55s; san nicolás pedraz 1975 figura. 5), si bien solo se encontraron de las formas i, en 447 ocasiones; la forma ii, en 226 tumbas; y la forma V, en una ocasión (san nicolás pedraz, 1975: 82). por otra parte, también se documentaron huevos de avestruz en las tumbas de inhumación y en las denominadas púnicas. Un huevo de avestruz con borde dentado, similar al recuperado en la tumba 9 de Les casetes, se ha documentado en la tumba 18 de La Joya, y en el túmulo G de el acebuchal (oliva y puya 1982: 99100, 111). en la tumba 1 de santa Lucía, uno con decoración incisa (Bonsor 1899: 50; amores 1982: 95; sánchez 1994: 104), y otro con decoración pintada en rojo con líneas en zig-zag. también en la necrópolis de la cruz del negro (oliva y puya 1982: 102-103, 111; torres ortiz 1999: 157). así como en la necrópolis Laurita de almuñécar. en la isla de ibiza se han recuperado numerosos piezas completas o fragmentos de huevo de avestruz, tanto en las necrópolis rurales (Fernández 1980), como en la necrópolis del puig des molins, así como otros conservados en el museo de menorca (san nicolás pedraz 1977), y los depositados en el museo arqueológico de ibiza, que ha sido objeto de diversos estudios y monografías (Fernández 1981; manfredi 1986; accuaro 1987). en total se han recuperado 68 elementos de huevo de avestruz, donde están prácticamente representadas todas las

Fig. 148. Huevo de avestruz perforado y pintado con banda blanca de la Tumba 6

Fig. 149. Fragmento de huevo de avestruz con decoración dentada de la tumba 9

tripa_necropolis.indb 143

29/4/09 09:50:41

144

José ramón garcía gandía

formas. destaca un ejemplar bien fechado, según sus investigadores (Fernández 1992: 146), a mediados del siglo vi a.n.e., que se halló formando parte de una ofrenda funeraria que contenía un amuleto de esteatita que representaba al dios tot y un prótomo femenino (Fernández y padró 1986: 59-60 nº 169). Las demás piezas y fragmentos se recuperaron durante las excavaciones de 1921-1929; los materiales asociados a estos elementos sugieren una cronología que va desde el siglo v al siglo iv a.n.e. (Fernández 1992: 146). en el yacimiento de La Fonteta, en Guardamar del segura, a lo largo de la secuencia de las ocho fases de ocupación se ha documentado la extrema abundancia de vasos realizados sobre huevos de avestruz, con más de 150 fragmentos de dichos vasos, que presentan casi todos restos de ocre rojo por el interior y algunos han conservado la decoración externa pintada o la huella mate de ésta tras la desaparición de la pintura (González prats 1991; 1998). estos hallazgos, junto con los realizados en otros centros fenicios, como es el caso del cerro del Villar, en la desembocadura del Guadalhorce, ponen de manifiesto el carácter no exclusivamente funerario de esta peculiar producción que perdura en época púnica y cuyo sentido simbólico parece haber cuajado en algunos ambientes funerarios ibéricos. también se tiene constancia de la utilización de huevos de avestruz en ambientes religiosos, como los documentados en el cerro del Villar, en un área interpretada como un altar. también tenemos noticias de su existencia en otros contextos peninsulares como en el carambolo (carriazo 1970: 44), en una cronología de mediados del siglo viii a.n.e.; en las necrópolis de almuñécar (pellicer 1962: 18; 37-38 figuras 11 y 31, láminas XViii), datados a principios del siglo vii a.n.e. La distribución de este elemento en muy amplia a lo largo del mediterráneo en las necrópolis de filiación fenicio-púnica. en españa se han encontrado en 20 yacimientos siendo el más septentrional de ellos el puig des molins y el de Les casetes. La cronología que se establece para estas piezas es del siglo vi al iv a.n.e. (san nicolás pedraz, 1975). según los datos que ofrece m. astruc, los huevos de avestruz se depositaban en las tumbas de cartago desde el siglo vii al ii a.n.e. (astruc 1956). en contexto del mediterráneo central, se han documentado en la necrópolis occidental de cagliari (accuaro 1975) en sicilia, así como en la necrópolis de Bithia, y en la de tharros (accuaro 1981).

10.10. ocre roJo
en la tumba 6 de la necrópolis de Les casetes, se recogió junto a un trípode con decoración pintada, una piedra de ocre rojo, en la parte superficial del depósito de la cremación. el ocre rojo o almagre, cuyo color recuerda al de la sangre, fue utilizado en la antigüedad como una especie de reconstituyente mágico que se daba al difunto, y a veces a su ajuar, para adquirir la fuerza que le permitiera obtener una nueva vida. en las necrópolis fenicias de la península ibérica únicamente en dos ocasiones se ha constatado la presencia de ocre rojo en el interior de las tumbas. se trata del huevo de avestruz con ocre rojo en su interior del nicho de la tumba 19 de la necrópolis Laurita del cerro de san cristóbal en almuñécar (pellicer 1962: 38; Ramos sanz 1990: 110), así como las urnas de las tumbas 10 y 11, que se encontraron manchadas de este mineral; y de la sepultura de la cámara i del hipogeo de trayamar, donde el ocre rojo se encontró mezclado con los restos óseos de la cremación (schubart y niemeyer 1976: 120; Ramos sanz 1990: 110). en cuanto a los enterramientos de las comunidades indígenas peninsulares, en la necrópolis de el acebuchal, en el túmulo G se documentó la presencia de este mineral dentro de un huevo de avestruz (Bonsor 1899; amores 1982: 103; sánchez 1994:

Fig. 150. Pieza de hierro de la Tumba 18

tripa_necropolis.indb 144

29/4/09 09:50:42

las lecturas de la información funeraria 147). en una tumba descubierta en mesa de algar, se documentaron bolas de almagre (sic) (Lazarich 1985: 110), y también se menciona la presencia de ocre en una tumba de la necrópolis de la cruz del negro, aunque en este caso el color amarillo del ocre hace dudar el sentido del ritual, tal y como apunta m. torres (1999: 158).

145

Fig. 151. Concha y exoesqueleto de erizo de la Tumba 23

11. sitUación Y oRGanización deL espacio FUneRaRio 11.1. datos toPográficos
a la hora de evaluar los aspectos relacionados con el espacio funerario, tenemos en cuenta diferentes variables como la situación de la necrópolis en relación a los accidentes topográficos, así como los diferentes aspectos del contexto cultural de su época. en primer lugar, y dentro de los datos topográficos que podemos establecer para la necrópolis de Les casetes, ésta se encuentra en una zona amesetada que discurre con una ligera pendiente hacia el sureste que es donde se encuentra la línea de costa a un par de kilómetros de distancia. en la actualidad las edificaciones de La Vila Joiosa, no permiten una visibilidad clara del entorno inmediato de la necrópolis, aun así, podemos intuir que ésta se halla en un lugar prominente, con una visibilidad media alta hacia las zonas que se encuentran hacia el mar, y presumiblemente en una zona de fácil acceso desde el interior.

tal vez podríamos hablar de la situación del yacimiento en torno a un camino antiguo –en la actualidad discurre paralela a la carretera que une La Vila Joiosa con alcoy– que llevara hasta el núcleo de hábitat de la zona, y para este argumento contamos con los siguientes datos: por lado conocemos por experiencia propia la existencia de niveles, posiblemente de hábitat, del Bronce Final en un espacio cercano a la necrópolis1, en torno a unos 180 metros de distancia, identificados gracias a unos sondeos que realizamos previos a una edificación (García Gandía 2002), si bien es cierto que estamos hablando de un mundo posterior y con una diferencia cronológica considerable, intuimos que el supuesto hábitat orientalizante no debió de estar muy lejos. otro dato que juega a favor de esta hipótesis es la cercanía y en la misma dirección hacia la costa, de una necrópolis romana (espinosa Ruiz 2003), que como es bien sabido se suelen situar en los caminos de entrada de los núcleos urbanos como el que existió con categoría de municipium e identificado con la Alone de las fuentes clásicas (espinosa Ruiz 1997) en la localidad de La Vila Joiosa. en este sentido, la situación del espacio funerario en torno a un camino que discurre hacia la zona de hábitat, es un dato que se ha observado en muchas de las necrópolis orientalizantes, donde se sitúan en las importantes vías de comunicación que articulan el territorio (torres ortiz 1999: 160). datos que podemos atestiguar en necrópolis como en La Joya, muy cerca de la ciudad de Huelva, donde las sepulturas se sitúan junto a una vía que controla el acceso al poblado; o como el túmulo de el palmarón, cercano a la localidad de niebla en Huelva, y asentado en una antigua calzada romana (Belén y escacena 1990: 236); o en la necrópolis de mesas de asta, que se encuentra cercana a una antigua cañada que da acceso al poblado; o la necrópolis de Las cumbres, que está separada en la actualidad del emplazamiento del castillo de doña Blanca por una carretera, algo similar a lo que ocurre con la necrópolis de la cruz del negro, en la actual carretera de carmona a Guadajoz. en la provincia de alicante podemos comprobar estos datos con la situación de la necrópolis de el molar en el término municipal de san Fulgencio, que discurre junto a los márgenes de la actual carretera
1. datos que se han podido contrastar gracias a una intervención que se realizó días antes de la finalización de este trabajo, donde se documentó la existencia de un yacimiento de hábitat del Bronce Final, en un solar cercano al descrito, con la presencia de cerámicas bruñidas y dientes de hoz (comunicación personal de d. antonio espinosa Ruiz.).

tripa_necropolis.indb 145

29/4/09 09:50:42

146

José ramón garcía gandía ibérica, donde en la mayoría de los casos sus emplazamientos están cercanos a vaguadas y cursos fluviales más o menos estacionarios que las separan de las zonas de hábitat (torres ortiz 1999: 159). desde el punto de vista de las interpretaciones que en un contexto religioso se pueden deducir de la ubicación de las necrópolis junto a cursos de agua y caminos, diversos autores han expuesto la correlación de estos elementos en el plano simbólico con la existencia de las vías de acceso al mundo de ultratumba (torres ortiz op. cit.). Hay que tener en cuenta que en la visión del paso al más allá en el mundo antiguo, éste se realiza cruzando la laguna estigia, hecho que se puede representar con un curso de agua. en cuanto a las necrópolis asociadas a los emplazamientos fenicios de la costa peninsular, éstas se hallan, por regla general, cerca de los núcleos habitados y ocupando laderas de una zona elevada cercana del mar, y separadas del poblado por un río o curso de agua. La necrópolis del cerro de san cristóbal se extendía sobre un promontorio cercano al río Guadalfeo, que en la actualidad aparece colmatado por el proceso de urbanización de la ciudad de almuñécar. también parece haber existido otra necrópolis fenicia en almuñécar, ubicada en el cerro Velilla tras la desembocadura del río Verde, ya que la necrópolis de puente noy es de cronología púnica. en trayamar, las tumbas se disponen en una loma que sube directamente desde la orilla oriental del río algarrobo. La necrópolis de casa de la Viña, se situó en la orilla oriental del río Vélez, y la de Jardín en la orilla opuesta de este río.

de alicante a torrevieja, en lugar fácilmente accesible; así como en la necrópolis de cremación de Les moreres, situada en el camino de acceso del poblado de peña negra hacia el valle de crevillente. el hecho de situar las necrópolis en zonas cercanas a las vías de paso, tiene que ver posiblemente, con la intención de señalizar el espacio que se ocupa por un grupo poblacional concreto, en un intento de legitimar el territorio con la presencia de sus antepasados, prácticas que tienen antecedentes desde el neolítico, momento en que las tumbas megalíticas ya actuaban como delimitadores territoriales de las sociedades segmentarias (shee 2004). en este orden de cosas, la monumentalidad de las estructuras aporta un valor iconográfico comunicativo hacia el paisaje, donde se expresa por medio de estos símbolos la pertenencia e la tierra, otorgando, por otra parte, la consecución de un espacio sagrado. otra de las variables que tener en cuenta sobre la ocupación de la necrópolis desde el punto de vista topográfico, es su cercanía a un curso de agua. en este sentido, la ubicación de la necrópolis está relacionada con una rambla o paleocanal antiguo que discurre desde la zona de la ermita de sant antoni, al norte del núcleo urbano de La Vila Joiosa en dirección al mar. en realidad nos encontramos en una zona donde discurren varios de estos paleocanales; no en vano el área de la marina Baixa tiene uno de los descensos más abruptos en términos de altitud de la costa mediterránea donde se pasa de los 1.400 metros de altitud del puig campana a los 0 metros de la línea de playa en apenas ocho kilómetros en línea recta. prueba de esto es la existencia en la población de una calle denominada Barranquet, donde se ubican las dependencias del museo de arqueología de La Vila Joiosa, a pocos metros del yacimiento. este dato lo pudimos comprobar en una actuación anterior, cuando sondeamos un solar a pocos metros de la necrópolis, y donde en la estratigrafía general del yacimiento observamos, en los niveles geológicos estériles arqueológicamente línea de gravas y arcillas que interpretamos en su momento como un cauce de rambla que discurría de forma paralela junto al margen izquierdo de la necrópolis de Les casetes en dirección al mar (García Gandía 2001b). esta rambla separaría, en una interpretación del paisaje antiguo de la zona, la necrópolis orientalizante del emplazamiento de hábitat del Bronce Final mencionado anteriormente, y que debe de estar relacionado con el sustrato anterior a los contactos semitas que originan la facies orientalizante en la zona. algo que también es común a las necrópolis coloniales fenicias y orientalizantes de la península

10.2. la distriBución de
estructuras funerarias

dentro del espacio de la necrópolis, y en relación a la distribución de tipos de estructuras funerarias como de los elementos de ajuar que se han depositado en ellas, se pueden observar en cierta medida, una planificación a la hora de abordar la organización del espacio, a pesar de lo reducido del mismo, e inferir una serie de variables que salen a la luz tras la conjugación de las variables resultantes entre tipos de ajuar y estructuras funerarias. en primer lugar destaca la posición de las tres estructuras complejas en la necrópolis, ocupando las distancias mayores entre tumbas del cementerio, y estar prácticamente equidistantes unas de otras. a su alrededor se distribuyen las demás tumbas, con excepción de la tumba 9, que se encuentra algo separada de las demás, destacando la existencia de tres estructuras simples junto a las otras dos estructuras complejas.

tripa_necropolis.indb 146

29/4/09 09:50:42

las lecturas de la información funeraria

147

Fig. 152. Distribución de áreas y tumbas en la necrópolis

esto nos lleva a dividir de forma primaria el espacio funerario en tres zonas, si bien en la práctica debemos simplificarlo en dos, ya que una de las zonas no presenta comportamiento de distribución de variables

al no tener tumbas asociadas. estos datos nos llevan a inferir un primer comportamiento del espacio funerario distribuido en razón de linajes o familias, donde el individuo sepultado en las estructuras complejas

tripa_necropolis.indb 147

29/4/09 09:50:42

148

José ramón garcía gandía jidad de la misma, habría que añadir las variables resultantes de la importancia que tienen los elementos de ajuar. Las tumbas que contienen ajuar representan el 71 % de la totalidad de la necrópolis (Fig. 153). entre los objetos de ajuar, los elementos de bronce son los más numerosos, seguidos de las armas, la cerámica de importación, los elementos de oro y plata, y las cuentas de pasta vítrea. La cerámica local, realizada a mano se ha documentado en dos ocasiones. en este sentido, los materiales recuperados de las tumbas se han agrupado en cuatro grupos teniendo en cuenta su funcionalidad en vida, y la importancia de su propiedad en términos de uso y consumo; así como la posible interpretación de su depósito en la tumba, en una lectura que debe informarnos sobre la sociedad que gestionó ese cementerio, y el estatus del individuo que yace en una determinada tumba.

representa el estatus de mayor entidad en cada una de las zonas, a excepción hecha de la tumba 9, que tal vez, corresponde a una zona donde la estratigrafía horizontal de la necrópolis no creció en extensión, ya que, al parecer, se encuentra en una zona perimetral de la necrópolis. Las estructuras simples, distribuidas en estos dos grupos, deben representar a sectores de población secundario en el estatus social establecido, al que es posible que pertenezcan también algunas tumbas que, sin tener una carga de gasto de energía considerable en su construcción, sí tienen una considerable importancia los ajuares depositados en ella. por otra parte, el comportamiento de las tumbas en Hoyo, que se presentan en todas las ocasiones sin ajuar, alrededor de los agrupamientos dispuestos en torno a las estructuras complejas, y ocupando en ocasiones la zona perimetral de las mismas, nos lleva a deducir en el estatus más bajo dentro de la escala social asignada a la necrópolis. es interesante comprobar, teniendo en cuenta todos estos datos, que ha existido un diseño previo del espacio funerario, una planificación a la hora de ubicar las tumbas más grandes, además del espacio necesario alrededor de ellas para albergar las otras tumbas de dimensiones más pequeñas. en este sentido, no habría que olvidar el crecimiento que experimenta un cementerio a lo largo de su existencia. se ha podido constatar la presencia de un área libre de tumbas que ocupa la zona central del espacio excavado. esta zona podría servir para diferenciar grupos de tumbas relacionadas entre sí, o quizá también como área de paso: una vía de circulación dentro del espacio funerario que permitiría la realización del proceso fúnebre y de los rituales funerarios (Fig. 152). La distribución de estructuras funerarias dentro del espacio de las necrópolis de filiación fenicia en la península ibérica, se realizó, a vista de lo que sugiere el estudio de las planimetrías que pueden consultarse en alguna de las necrópolis, siguiendo una planificación, existiendo hileras de tumbas en disposición a un eje que en muchas ocasiones discurría en dirección este-oeste, y en otras norte-sur, como ocurre en la necrópolis de Jardín (schubart, niemeyer y Lindemann 1972), o en la necrópolis «Laurita» del cerro de san cristóbal (pellicer 1962).

29%

sin ajuar ajuar

71%

Fig. 153. Gráfico de relación de tumbas con ajuar y sin éste en la necrópolis

12. Las VaRiaBLes de distRiBUción de aJUaRes
a las variables antes descritas, que tienen que ver con el tipo de tumba, teniendo en cuenta la comple-

Las variables que se han asignado teniendo en cuenta los elementos de ajuar son por un parte las armas, formadas por puntas de lanza, pila, regatones, soliferra y cuchillo de hierro. el segundo grupo está formado por los elementos de adorno, si bien este grupo está compuesto por diferentes tipos de materiales de diferentes valor y uso, integrándose en él, desde cuentas de collar de pasta vítrea y hueso hasta los elementos argénteos y áureos, pasando por los broches y botones de bronce. el tercer grupo se ha definido como elementos de tipo simbólico, esto es, determinadas piezas que, sin ser en algunos casos elementos de gran valor intrínseco, sí tienen una carga de valor simbólico, con poco valor material en la vida cotidiana o que únicamente tienen significado dentro de un ambiente estrictamente funerario como son las cáscaras de huevo de avestruz, las

tripa_necropolis.indb 148

29/4/09 09:50:42

las lecturas de la información funeraria

149

15
elementos de adorno

12

ajuar doméstico armas

9

armas y adornos armas, adornos y ajuar doméstico

6

armas y ajuar doméstico adornos y ajuar doméstico

3

0
Fig. 154. Gráfico de grupos de ajuares por tumba.

piedras de ocre rojo, e incluso el quemaperfumes de bronce (Fig. 154).

12.1. armas
estas dos zonas, descritas en el apartado anterior teniendo en cuenta la distribución de estructuras funerarias, responden, atendiendo a la distribución de elementos de ajuar, a dos espacios que presentan comportamientos diferentes si consideramos las tumbas que tienen armas como elementos significativos de ajuar. en este sentido, en el grupo norte, formado por la agrupación de estructuras en torno a la tumba 17, encontramos cuatro tumbas con armas, de un total de 6, mientras que en la zona sur, la que corresponde a la agrupación de tumbas alrededor de la tumba 4, tenemos dos tumbas con armas. es cierto que la diferencia no es muy significativa, aun teniendo en cuenta que el número de tumbas es escaso. esta pequeña diferencia viene acentuada al comparecer otros aspectos como la situación de las tumbas con elementos de adornos.

12.2. elementos de adorno Personal
teniendo en cuenta la complejidad del grupo formado por los elementos de adorno personal, donde en principio, las formas de objetos tan diversos como broches de cinturón, fíbulas, cuentas de oro, plata,

bronce y hueso, e incluso amuletos de esteatita, la distribución de las tumbas con presencia de estos elementos en el área de la necrópolis, muestran un predominio en la zona sur de la necrópolis, esto es, las tumbas que se encuentran alrededor de la tumba 4. en la zona norte se agrupan las fosas de mayores dimensiones, y que contienen armas, que en este yacimiento son los elementos depositados como ajuar de mayores dimensiones, piezas además que no aparecen en ningún caso dobladas de forma ritual como se ha expuesto en alguna ocasión para las necrópolis ibéricas y de forma previa a su deposición en la tumba, con excepción del soliferreum de la tumba 20 que aparece doblado en forma de «s», aunque pensamos que el hecho de doblar la pieza, está en relación con su longitud, cerca de los 170 centímetros, mientras que la fosa que lo contiene llega a los 125 centímetros de longitud. por otro lado, en la zona sur, se encuentran las fosas de menor tamaño, y es aquí donde encontramos un claro predominio de las tumbas que contienen elementos de adorno personal, con ocho de ellas de un total de once. si tenemos en cuenta, por otra parte, las diferentes piezas que conforman este grupo, habría que añadir que los objetos de bronce como los broches de cinturón o los botones de bronce siempre aparecen asociados a las armas, así como los elementos áureos, cuentas y amuletos y los de plata, en prácticamente todas las ocasiones aparecen relacionados con cuentas de collar de otros materiales como las de pasta vítrea o las de hueso.

tripa_necropolis.indb 149

29/4/09 09:50:42

150

José ramón garcía gandía se han recuperado piezas cerámicas. dos de ellas corresponden a una estructura simple y otra de ellas a una fosa; las estructuras simples que contienen cerámica de importación albergaban el cadáver de una mujer, mientras que en la fosa se encontraban los restos de un varón adulto, que acompañaba el ajuar con su panoplia.

12.3. elementos simBólicos
en cuanto a los elementos simbólicos es representativa su distribución en el espacio de la necrópolis, ya que estos elementos aparecen asociados directamente a las estructuras complejas. en la tumba cuatro, si bien como se ha explicado con anterioridad, tenemos problemas de interpretación del ajuar, ya que ésta fue alterada en época antigua, aparecieron, entre los restos alterados, varios fragmentos de huevo de avestruz, por lo que es obvio su presencia como elemento de ajuar, con el contenido simbólico del mismo. en la tumba 9 también encontramos fragmentos de huevo de avestruz; en esta ocasión, aunque también fragmentados, son de mayor tamaño y se pudo reconstruir parte del mismo, y en la tumba 17 el quemaperfumes de bronce. de singular importancia es la comprobación de que estas estructuras, que por otro lado, son las que mayor gasto de energía suponen, presentan ajuares de menor entidad teniendo en cuenta los conjuntos de otras tumbas de construcción más sencilla.

12.5. el comPortamiento del aJuar
teniendo en cuenta las variables de situación en la necrópolis, tipo de estructura, y tipo de ajuar depositado en la tumba, podemos establecer una serie de relaciones que nos ayuden a entender el grado de jerarquización que se advierte dentro del espacio funerario, aun teniendo en cuenta lo escaso del repertorio de tumbas. no obstante, la variabilidad que existe entre los tipos de estructura funeraria, y los objetos de ajuar, hacen de esta necrópolis un yacimiento excepcional, lo que nos permite aventurarnos en este tipo de hipótesis (Fig. 155). en primer lugar, para abordar este trabajo de lectura de información funeraria, clasificaremos los elementos de ajuar en cuatro grupos, atendiendo a su significado o funcionalidad, y los pondremos en relación con las agrupaciones dadas a los grupos en cada tumba, y con el tipo de estructura que las acoge.

12.4. la cerámica
La distribución de la cerámica de importación en área de la necrópolis no es representativa, ya que el número de piezas es reducido. solo en tres tumbas

LECTURA JERÁRQUICA DE LAS TUMBAS
25 20
Índice de riquezas

15 10 5 0
1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18 19 20 21 22 23 24 25 D1 D2

Tumbas
Fig. 155. Gráfico de número de objetos por tumba

tripa_necropolis.indb 150

29/4/09 09:50:42

las lecturas de la información funeraria el Grupo i es el formado por los objetos cerámicos de importación, compuesto por la cantimplora de fayenza, los platos a torno, la jarrita de engobe rojo y el trípode. el Grupo ii lo forman las armas, donde el cuchillo de hierro, aun siendo de pequeño tamaño, forma parte del grupo, al ir asociado a ellas. el Grupo iii lo integran elementos de bronce con funcionalidad de adorno personal, como botones, fíbulas y cuentas de collar, junto con las campanitas. el Grupo iV, las cuentas de collar de oro, junto con las cuentas de collar de plata, pendientes y colgantes de plata y oro. dentro del Grupo V hemos colocado los amuletos de oro. en el Grupo Vi se han situado las cuentas de collar de pasta vítrea, el anforisco de pasta vítrea, así como los amuletos de esteatita y la cáscara de huevo de avestruz decorado. el Grupo Vii está integrado por la cerámica de factura local, las conchas, molino, fusayolas y cuentas de collar de hueso. Y por último, el Grupo Viii, formado únicamente por el Thymiaterion de bronce.
Tabla 7. Grupos de Ajuares.
Asociaciones. Grupos. III II Tumbas 10; 7; D1 3; 5; 1 Asociaciones. Grupos. II – IV – V – VII I – IV – V – VI I – II – VI – VII II – III – IV III – VII III – IV IV – VII VIII IV – VI – VII II – III – VI Tumbas 10; 12 16 17 18 19 20 D2 23 6;

151

I – III – IV – V I – III – IV – VI IV – VI

IV

4; 9; 15

Un primer intento que abordaremos de clasificación jerárquica de las tumbas (Fig. 155), se va a enfocar teniendo en cuenta el número de objetos que contiene cada tumba; donde a cada uno de los elementos de ajuar, se le otorga un valor similar, siendo, según este sistema, las tumbas más ricas las que mayor número de piezas contengan. La simplicidad de este sistema, hace que no sea muy efectivo, y que se reduzcan tanto los resultados obtenidos, como las posibilidades de efectuarlo. no obstante, en el sencillo gráfico que da lugar, tras la aplicación de este sistema, se puede observar ya a primera vista la existencia de al menos cuatro grupos que estructuran jerárquicamente la necrópolis (Fig. 156), con la existencia en la parte más alta de un grupo de cinco tumbas con más de diez objetos, otro grupo, también de cinco tumbas entre cinco y diez objetos. sie-

VALORACIÓN DE ESTRUCTURA FUNERARIA Y NÚMERO DE GRUPOS POR TUMBA

8 7 6
Índice

5 4 3 2 1 0
1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18 19 20 21 22 23 24 25 D1 D2

Grupos estructura

Tumbas
Fig. 156. Gráfico de relación de lectura jerárquica de las tumbas

tripa_necropolis.indb 151

29/4/09 09:50:42

152
TUMBAS Ritual Tipo Tumba Ajuar Sexo Edad V a mano Trípode Leyenda: Ritual. B: Bustum. IS: Indivudual Secundaria / Tipo Tumba. H: Hoyo. F: Fosa. ES: Estructura Simple. EC: Estructura Compleja / Sexo. H: Hombre. M: Mujer. In: Indeterminado / Edad. AM: Adulto Maduro. A: Adulto. AJ: Adulto Joven. J: Juvenil. I: Infantil. In: Indeterminado. Plato Jarrita Soporte an
1

José ramón garcía gandía
1
B

2
IS

3
IS

4
IS

5
IS

6
IS

7
IS

8
IS

9
IS

10 11 12 13 14 15 16 17 18 19 20 21 22 23 24 25
IS IS IS IS IS IS IS IS IS IS IS IS F In I 1 1 1 2 1 4 SI IS F NO In J IS J
29/4/09 09:50:43

B

EC

EC

EC

ES

ES

ES

ES

B

H

H

H

F

F

F

F

F

F

F

F

F

F

F

NO

NO

NO

NO

NO

F

NO

M

M

M

M

M

In

In

In

In

In

In

In

In

In

AM

AM

AM

AM

AM

AJ

AJ

AJ

In

In

A

A

A

A

A

A

A

A

1 1 1 1 1 1 2 2 2 1 1 1 1 1 4 10 1 1 1 1 2 1 3 2 6 2 5 1 1 1 4 1 3 1 4 1 2 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1

Fayenza

Punta lanza Regatón Pilum

Soliferreum Cuchillo Fíbula

Pieza hierro

Botón br Bolita br Broche cin Campanita Arete Br

Arete plata Cuenta h Cuenta p v . Cuenta br Cuenta Ag

Cuenta oro

Pendiente h Pendien Ag Pendien Au

Amuleto p v Amuleto est Fusayola Concha Amuleto oro H avestruz Anforisco Thymater Caja mad Clavo Ocre
1 1 1 1

2 1 4 1 1 1 1 1 3 1

1 1 1 1 1 1 1 2 2

Molino Ofita Sílex

tripa_necropolis.indb 152

A

J

J

I

In

H

H

H

H

H

H

H

H

NO

SI

SI

SI

SI

SI

SI

SI

SI

SI

SI

SI

SI

SI

SI

SI

SI

F

las lecturas de la información funeraria

153

Tumbas 2 1

Total 1 4

Objetos 0 1

Tumbas 1 2 3 4 5 6 7 8 10 12 13 14 15 16 17 18 19 20 21 22 23 24 D1 D2 25 11 9

Total 5 1 8

10 12 14 13 11

9

8

7

6

5

4

3

6 6 2 2

6

2

3

5

6

6

7

14 14 2

21 20 15 13 10 20 17 2 2 16 19 12 5 1 2 2 3 7 9 7 7 1 2

10 4 0

10

1

14 11 0 0 0

D2

D1

25

24

23

22

21

20

19

18

17

16

15

3

2

2

2

4

1

2

5

4

6

5

7

4

13 7 5

2

9

3

4

1

0

0

8

0

3

12

LECTURA JERÁRQUICA DE LAS TUMBAS
25 20
Índice de riquezas

15 10 5 0
1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18 19 20 21 22 23 24 25 D1 D2

Tumbas
Fig. 157. Gráfico de valoración de estructura funeraria y número de grupos por tumba

tripa_necropolis.indb 153

29/4/09 09:50:43

154

José ramón garcía gandía litud entre los dos sistemas, lo cual resulta evidente (Fig. 157). de nuevo, la última lectura jerárquica de la distribución de riqueza en la necrópolis, nos ofrece tres grupos. el más alto con seis tumbas, uno intermedio con la presencia de nueve tumbas, y el más bajo con once tumbas. en definitiva, lo que nos muestran estos gráficos, es la distribución de riqueza que reflejan las distintas estructuras funerarias de la necrópolis. Hecho que debe de estar relacionado con el estatus social existente, y que se intenta reflejar en el mundo de los muertos (Fig. 158). ahora bien, si tenemos en cuenta, dado lo reducido de la muestra, que no todos los individuos están representados en esta necrópolis, esto es, si existiera otro cementerio donde se entierren otros miembros de la sociedad, esto daría lugar a una diversidad muy acentuada del grupo social, a no ser que tengamos en cuenta, la agrupación por clanes, familias o miembros clientelares con distinto estatus social dentro de un grupo, que podría considerarse como de más alto rango, un grupo elitista dentro del conjunto social de esta época en la costa de la marina Baixa (Fig. 163).

te tumbas en el siguiente grupo que contienen entre dos y cinco objetos, y un último grupo con diez tumbas con un objeto o ninguno. otro sistema que podemos utilizar, a la hora de abordar la lectura jerárquica de la información funeraria, parte de la base de ponderar el comportamiento del ajuar y el de la estructura funeraria que contiene los restos del difunto (tabla 8). en este orden de cosas, podemos valorar de 1 a 4 el valor de la estructura funeraria, dándole el valor más bajo al Hoyo (1), y el más alto (4) a la estructura compleja. en cuanto al valor de los elementos de ajuar, es complicado establecer desde el punto de vista actual, cuál es el valor relativo de un objeto depositado en la tumba con respecto a otro, aun teniendo en cuenta el poder adquisitivo necesario para obtenerlo, ya que en este caso entran factores determinantes como la importancia social que tiene el objeto en sí, o el valor simbólico del mismo. por lo tanto, en principio empezaremos otorgando un valor unitario a cada grupo, independientemente del número de objetos por grupo. La lectura de este sistema nos ofrece resultados similares, si bien se ajustan algo más las diferencias, lo que da lugar únicamente a tres grupos jerárquicos. en primer lugar con un índice de seis-siete, tenemos ocho tumbas. nueve tumbas, entre un índice de tres a cinco; y diez tumbas con un índice de uno y dos. por otra parte, si calculamos el coeficiente de correlación entre esta lectura y el número de objetos por tumba, nos da un 0,76, lo que indica la alta simi-

12.6. distriBución Por sexos
en cuanto a la distribución de estructuras funerarias en razón del sexo de los individuos sepulta-

30 25 20
cerámica tumbas armas

15 10 5 0

a mano oro plata

Fig. 158. Gráfico distribución de elementos de ajuar por tumba.

tripa_necropolis.indb 154

29/4/09 09:50:43

las lecturas de la información funeraria dos, el primer dato que tener en cuenta es el alto porcentaje de alofisos que presenta el estudio antropológico. algo lógico que tener presente, y que está relacionado en algunos casos con la recogida más o menos sistemática de los restos óseos tras la cremación, con la pérdida de información que esto supone. el número de hombres identificados en los restos óseos es de ocho, mientras que han sido identificadas cinco mujeres. en la zona sur del espacio funerario, se ha constatado la presencia de cuatro mujeres y cuatro hombres, junto a nueve individuos alofisos. en la zona norte de la necrópolis se han encontrado cuatro hombres, una mujer y cuatro individuos alofisos (Fig. 159).

155

31% 46% 23%

sin determinar Hombres mujeres

Fig. 159. Gráfico de distribución de sexos por tumba

estos datos, en primer lugar, indican una equivalencia clara entre las tumbas con armas y la presen-

Fig. 160. Distribución de sexos en el área de la necrópolis.

tripa_necropolis.indb 155

29/4/09 09:50:43

156

José ramón garcía gandía sa la coincidencia de una de las campanitas con una tumba donde se sepultó un individuo infantil, además el ajuar que lo acompañaba estaba compuesto por conchas marinas, una de glycimeris, que contenía en su interior un fragmento de exoesqueleto de erizo de mar, junto a otra de cypreae y de un vaso de cerámica fabricado a mano. otra de las conchas documentadas en la necrópolis también estaba asociada a un individuo infantil. algo que ocurre de forma similar con las fusayolas, que aparecen relacionadas directamente con los individuos de edad infantil (Fig. 161).

cia de varones en ellas. sin embargo, los elementos de adorno personal no tienen un predominio claro respecto al sexo de los individuos. en cuanto a la situación de los grupos en la necrópolis, se podría inferir que, si los individuos alofisos de la zona sur fueran del sexo femenino, constataría la hipótesis expuesta sobre la diferencia entre los dos grupos asociados a las dos estructuras complejas, algo que por el momento no podemos dilucidar con los datos de que disponemos. La cerámica de importación, en dos casos, aparece asociada a una mujer, y en un caso, en la tumba 18 aparece junto a un varón. es curiosa por otra parte, la adscripción de un individuo femenino a la tumba 17, teniendo en cuenta la complejidad y la tumba y la existencia de un thymiaterion de bronce como ajuar, sin embargo, la colocación de los broches de cinturón tartésicos en el depósito que se efectúa más tarde en el interior de la tumba, podría ser algo que tener en cuenta, ya que en ocasiones se ha expuesto la relación existente entre este tipo de broches de cinturón y el sexo femenino. no obstante, tenemos que admitir nuestras reservas, ya que con apenas 250 gramos de restos óseos, no tenemos un alto grado de fiabilidad de la muestra para afirmar el sexo del difunto con rotundidad. en cuanto a tipo de estructura y sexo, no existe una correlación que pueda translucirse de su estudio, ya que ambos sexos ocupan indistintamente fosas, y estructuras simples y complejas, siendo el grupo de los hoyos el más difícil de analizar, ya que la mayoría de estas estructuras presenta individuos alofisos, algo inherente a este tipo de estructura (Fig. 160).

DISTRIBUCIÓN DE EDADES
sin determinar infantiles Juvenil adulto joven adulto adulto maduro Fig. 161. Gráfico de distribución de edades por tumba

12.7. distriBución Por edades
en cuanto a la edad de los individuos sepultados, el análisis de los restos óseos nos ha permitido conocer más datos sobre el grupo social que la variable anterior. se han constatado la presencia de catorce individuos adultos, cinco de edad juvenil, tres infantiles y cuatro donde no se ha podido calcular su edad. Los individuos adultos ocupan indistintamente todos los tipos de sepultura de la necrópolis, no constatándose la predilección por un tipo concreto. otra cosa es la relación entre los ajuares funerarios y la edad de los individuos sepultados. es curio-

por otra parte, no encontramos a ningún individuo de edad juvenil e infantil con presencia de armas en su tumba, siendo sus ajuares predominantes los elementos de adorno, y en particular las cuentas de collar de pasta vítrea, bronce, plata y oro, e incluso amuletos de oro. en cuanto a la relación entre edades y sexo de los individuos, lo único reseñable del estudio antropológico es la coincidencia en todos los casos de los individuos de edad juvenil con mujeres. todos estos datos se presentan con las reservas propias que tienen que ver con el proceso de análisis de los restos, y de los resultados que se infieren de los mismos teniendo en cuenta la dificultad de análisis que presentan los restos, así como lo reducido de la muestra (Fig. 162).

tripa_necropolis.indb 156

29/4/09 09:50:44

las lecturas de la información funeraria

157

Fig. 162. Distribución de edades en el área de la necrópolis

tripa_necropolis.indb 157

29/4/09 09:50:44

Fig. 163. Distribución de ajuares en el área de la necrópolis

tripa_necropolis.indb 158

29/4/09 09:50:44

iV inteRpRetando eL ReGistRo

tripa_necropolis.indb 159

29/4/09 09:50:44

tripa_necropolis.indb 160

29/4/09 09:50:44

13. RitUaLes Y símBoLos. La mateRiaLización de Las cReencias de ULtRatUmBa 13.1. tratamiento del cadáver
con respecto a los rituales predeposicionales, no tenemos pruebas directas de estas prácticas a raíz de los resultados obtenidos en la excavación de la necrópolis. Generalmente este tipo de datos se expone en los estudios sobre necrópolis, gracias a paralelos paleoetnográficos, que se han podido rescatar de las fuentes escritas de la Grecia antigua y que autores clásicos mencionaron para la península ibérica (apiano LXXi y diodoro sículo 33, 21). con las reservas que nos sugiere la diferencia en el tiempo y en el espacio, más aun si cabe, tras los datos que nos llevan a asociar el origen del rito de la cremación con la cultura de campos de Urnas procedente de áreas centroeuropeas a través del mediodía francés. no obstante, podemos resaltar algunos de los tópicos que vienen siendo habituales para ilustrar los rituales previos a la cremación del difunto y a la deposición de los restos óseos en la tumba. en los pueblos de la antigua Grecia, se denominaba prothesis al procedimiento mediante el cual el cadáver era expuesto para sus honras fúnebres, y ekphora, al traslado del difunto desde su residencia hasta el lugar donde se tenía que realizar la cremación. Ya en los párrafos de la Ilíada, podemos comprobar cómo, para las honras fúnebres de Héctor, príamo pide nueve días de luto antes de quemar el cadáver. durante este tiempo, el difunto es lavado y preparado por sus allegados, vestido con sus ropas, armas y/o adornos personales, tras lo cual era tras-

ladado al cementerio; y posiblemente allí, colocado sobre la pira funeraria, tenía lugar la exposición, que probablemente estaría relacionada con la necesaria pérdida de agua del cuerpo, para así tener una mejor combustión y utilizar una menor cantidad de madera en la pira. costumbres funerarias que todavía se manifiestan en los pueblos incineradores de la actualidad, si bien la exposición del difunto no se prolonga tanto en el tiempo. La cremación que, como ha quedado de forma evidente en lo expuesto en este trabajo, es la única forma documentada de tratamiento del cadáver en esta necrópolis, procedimiento común a la gran mayoría de necrópolis del Bronce Final, periodo orientalizante y de la primera edad del Hierro en muchas de las zonas de la península ibérica. La deposición de los restos de la cremación puede ser, por otra parte, primaria, cuando se realiza en el mismo lugar donde se produjo la cremación, o secundaria, cuando los restos, tras su recogida, se depositan en otro lugar excavado o construido al efecto. así como a su vez, las sepulturas pueden ser individuales, colectivas o múltiples, diferenciándose en este caso, las que albergan varios individuos a lo largo del tiempo o las que se utilizan para el enterramiento de varios individuos simultáneamente. en la necrópolis de Les casetes existe un predominio claro de las cremaciones individuales secundarias, existiendo, eso sí con algunas reservas, tres sepulturas que se han considerado como busta, o cremaciones primarias. en todos los casos, las sepulturas corresponden a cremaciones individuales. no existen en esta necrópolis, ni la reutilización de las estructuras, ni la existencia de dos o más individuos en alguna de las tumbas documentadas. este tipo de deposición funeraria lo comparte con la cer-

tripa_necropolis.indb 161

29/4/09 09:50:44

162

José ramón garcía gandía similar a Les casetes, y que incorporan una serie de elementos similares a ésta, siendo el tipo de tratamiento del cadáver más generalizado durante el periodo orientalizante. este tipo de sepultura se caracteriza por la presencia de una fosa de forma más o menos rectangular, con una longitud superior al metro y medio, excavada en el suelo. en el fondo de la fosa se disponen las maderas que van a realizar la cremación, sobre las que se coloca el cadáver. Una vez realizada la cremación, se recogen los restos de la combustión en la fosa, tapándose y señalizándose la estructura. este ritual aparece ampliamente documentado en las necrópolis orientalizantes del área tartésica peninsular, con ejemplos en la necrópolis de La Joya (Huelva), en mesas de asta (Jerez de la Frontera), en los túmulos de el Bencarrón (alcalá de Guadaira), en la necrópolis de alcaudete, en el acebuchal, en la del campo de las canteras, en la cañada de las cabras, cruz del negro (carmona), y setefilla (Lora del Río), en la necrópolis de medellín (Badajoz) en el área extremeña y en alcaçer do sal (estuario del sado) para la zona portuguesa. La presencia de elementos de filiación fenicia entre los ajuares de las tumbas de esta necrópolis, hace incidir en la discusión del origen del rito de la cremación en las necrópolis de finales de la edad del Bronce y periodo orientalizante de la península ibérica, tema que ha sido tratado en numerosas ocasiones y que ha sido uno de los que mayor controversia ha creado en los últimos años. se han propuesto tres orígenes de la presencia de este ritual de la cremación, cada uno de ellos apoyado por una serie de investigadores. Uno de estos grupos de investigadores apoya la idea de un origen del rito en las colonias fenicias peninsulares (Blázquez 1986: 169; 1993: 128; González Wagner 1986: 138139; 1995: 122-123; escacena 1989: 434; pellicer 1989: 214; 1992: 196-197; 1995: 49: Belén y escacena 1992). otro grupo de investigadores supone el origen de las cremaciones en las necrópolis tartésicas, orientalizantes del sudeste y meridionales, dentro de los campos de Urnas, siendo en este caso un origen indígena (almagro Gorbea 1986-87: 33-35; torres ortiz 1996) como las necrópolis descritas por siret (1970), a las que se pueden sumar las descubiertas en alicante (González prats 2002), así como las del estuario del sado (coelho y Varela 1998). también existe una corriente que propone el origen de este rito en algún lugar del mediterráneo (molina 1978), o traído a la península ibérica por gentes procedentes del mediterráneo oriental durante las migraciones de los pueblos del mar (Bendala 1992: 34; 1995: 261).

cana necrópolis del poble nou también en La Vila Joiosa, donde se han documentado fosas de cremación secundaria donde los restos óseos se depositan en el fondo de la misma. estas fosas se han datado por sus excavadores hacia finales del siglo vi y mediados del siglo v a.n.e. (espinosa, Ruiz y marcos 2005: 184) La presencia de cremaciones secundarias hace necesaria la existencia de uno o varios ustrina donde se realizarían las cremaciones. este tipo de estructura funeraria no ha sido identificada durante el proceso de excavación del área funeraria, tal vez, por las peculiaridades propias de la zona de excavación, donde los límites de la misma no tienen que ver con los límites propios de la necrópolis, ya que el espacio de excavación estaba sujeto a delimitaciones de tipo urbanístico, y queda la posibilidad de su existencia fuera de la superficie excavada. en otras ocasiones, la reutilización del mismo espacio donde se ha realizado la cremación para la construcción de la fosa o estructura (Fig. 164) que va a contener los restos humanos, acaba con los restos de la pira funeraria. otra posibilidad es la existencia de piras funerarias de poco volumen, de modo que una vez recogidos los restos cremados, las cenizas y los carbones, las huellas del proceso fueran borradas por los agentes atmosféricos. no obstante, en la mayoría de los casos que se realiza la deposición secundaria de los restos óseos, ésta se efectúa dentro de urna cerámica, y en pocas ocasiones se ha documentado la deposición secundaria del cadáver sobre el fondo de la fosa (Fig. 165).

TIPOS DE RITUAL
7% 4%

secundaria
11% 78%

Busta Fuego depósito

Fig. 165. Gráfico de tipo de rituales

en cuanto a las cremaciones realizadas in situ, éstas están ampliamente documentadas en las necrópolis que se encuadran en un intervalo cronológico

tripa_necropolis.indb 162

29/4/09 09:50:44

interPretando el registro con respecto a la primera de las teorías, en los últimos años, diversos investigadores han demostrado que estas hipótesis se pueden descartar gracias a los resultados obtenidos del registro arqueológico, que han proporcionado dos necrópolis clave para la solución de este proceso. el túmulo 1 de la necrópolis de Las cumbres, en el puerto de santa maría en cádiz (Ruiz mata y pérez 1995; torres ortiz 1996), y las prospecciones realizadas en la necrópolis de mesas de asta (González, Barrionuevo y aguilar 1995: 194; 219), donde se ha podido demostrar la existencia del ritual de la cremación antes del establecimiento de las primeras colonias fenicias en la península (torres ortiz 1999: 149). en relación a la propuesta del origen del rito en el mediterráneo oriental y relacionado con las migraciones de los pueblos del mar, torres ortiz, (1999: 150) no ve factible la procedencia del rito desde estos lugares basándose en que los materiales que aparecen en las necrópolis de los siglos xii al viii del área sirio-palestina y en Grecia no aparecen en las tumbas de las necrópolis de la península ibérica, más si cabe, cuando en todo caso, deberían ser el origen de la cremación en sicilia y sur de italia, cosa que no ocurre. mientras que en la península itálica, el fenómeno es similar a lo que ocurre en la península ibérica, proponiendo un origen del ritual de la cremación dentro del horizonte de los campos de Urnas durante los periodos del Bronce Final, orientalizante y primera edad del Hierro de la península. esta introducción del rito de la cremación podría haber sido la respuesta de comunidades donde se está produciendo de forma paulatina un cambio en sus estructuras sociales. en contra de las opiniones mantenidas según las cuales se pensaba que los ritos funerarios tienen que ver con el substrato más inmovilista del acervo cultural de un pueblo, más recientemente se tiene conocimiento de la movilidad del mundo funerario, de modo que las diferencias rituales no deben explicarse únicamente como cambios culturales, religiosos o étnicos. La temperatura de la cremación ha sido generalmente buena. Los restos óseos cremados, en su mayoría, presentan coloración blanca, lo que supone una temperatura media superior a los 800 grados centígrados, que viene a identificarse como temperatura alta. esto ocurre en el 64 % de las cremaciones mientras que en el resto de las cremaciones la combustión ha sido deficiente. Los restos óseos se recogen de la pira funeraria, en los casos de deposiciones secundarias, de forma poco selectiva, abundando las recogidas deficientes. es decir, las que no aportan restos de casi todas las

163

partes del cuerpo, o en las que se han recogido muy pocos restos óseos. no obstante, en siete ocasiones se han recogido más de 600 gramos de restos óseos, alcanzando en una de las tumbas casi el kilo. por otra parte, en algunas de ellas se han recogido partes significativas del cuerpo, aun a pesar de que contenían entre 200 y 300 gramos. La recogida de los restos, por otra parte, se realiza junto con cenizas y carbones, en ocasiones de gran tamaño, formando paquete heterogéneo que es el que se deposita en la tumba. Los restos óseos no aparecen, por tanto, ni lavados, ni tan siquiera separados de cenizas y carbones. en cuanto a la colocación de los restos óseos en las sepulturas, como se ha indicado anteriormente, éstos se disponen sobre el suelo de la tumba, que por regla general corresponde al nivel geológico del terreno, formado por arcillas de color anaranjado y gravas de pequeño y mediano tamaño. se ha podido observar que la colocación de los restos se hace directamente sin una intencionalidad previa. esto se ha podido observar, ya que durante el proceso de excavación de las sepulturas se situaban mediante triangulación los restos óseos de mayor tamaño, se dibujaban en la fosa, y se anotaban sus coordenadas en la ficha de la tumba. La recogida de los restos cremados de la pira se realizó posiblemente en algunos casos con alguna especie de tela, o lienzo. sin embargo, pensamos que la deposición en los hoyos fue con una especie de urna u otro objeto usado para su transporte, ya que durante su excavación estos aparecían alrededor de las paredes del hoyo, como si hubiesen caído en vertical hacia el hoyo. aunque esto también puede haber sucedido al tapar la sepultura echando tierra en su interior. en lo referente a las fosas, pensamos que sí hubo una intencionalidad en la deposición de los restos óseos. algo que se ha comprobado al observar la disposición del ajuar de ciertas tumbas. en la tumba 3, el ajuar se coloca tras la deposición de los restos humanos de forma ordenada y cuando aún conservaban parte del calor que alteró el anforisco de pasta vítrea, fragmentándolo, pero que no fue suficiente para dejar señales en el plato de cerámica depositado. Y es que, en la mayoría de las tumbas, los elementos de ajuar se colocan cuando los restos óseos se están enfriando y quedan con poco calor acumulado. en alguno de los casos, los objetos no presentan ninguna alteración por calor. en la tumba 18, se depositan restos óseos junto con cenizas y carbones en el fondo de la fosa, tras lo cual se deposita una parte del ajuar, que consiste en la panoplia militar del difunto, formada por dos regatones, dos puntas de lanza, y una pieza de hierro

tripa_necropolis.indb 163

29/4/09 09:50:44

164

José ramón garcía gandía de su calendario y fecha en la que celebraban una gran festividad. en la necrópolis de Les casetes, excepto en los casos en que la estructura de la sepultura es una fosa, de forma redondeada, y por tanto no se puede saber la orientación de la misma, en todos los demás la orientación de las tumbas es de este-oeste, colocando sus lados más cortos de forma aproximada a la salida y al ocaso del sol. al determinar esta orientación, se han obviado algunas diferencias de grado, incluyendo las nordeste-sudoeste, así como tampoco se ha diferenciado entre las este-oeste y las oeste-este, al carecer de elementos para poder diferenciarlas, ya que no existe ninguna inhumación en la necrópolis. no obstante, la orientación de las sepulturas tiene que ver en algunos casos, con la variación de la salida del sol, según la estación del año en que se realice el enterramiento, ya que a lo largo del año, el sol cambia en varios grados su posición con respecto al punto cardinal. en primavera, el sol sale varios grados por encima del punto cardinal, mientras que en otoño ocurre todo lo contrario. por otra parte, en ocasiones, la topografía del terreno incide en la orientación de la sepultura, así como el régimen de vientos para conseguir una mejor combustión de la pira funeraria. La orientación más generalizada de las tumbas en las necrópolis orientalizantes de la península ibérica, coincide con las tumbas de la necrópolis de Les casetes. m. torres (1999) en su trabajo sobre las necrópolis tartésicas, distingue entre cuatro tipos de orientación: este-oeste, nordeste-sudeste, nortesur y noroeste-sudeste, donde, de entre las tumbas documentadas, la orientación norte-sur se da en un 17, 5 %; siendo el restante a las otras orientaciones, con un 43, 7 % de la orientación este-oeste (torres ortiz 1999: 152). en las necrópolis orientalizantes del área tartésica, la necrópolis de la Joya ofrece mejor detalle para conocer la orientación de las tumbas; predomina en ésta la orientación este-oeste, con su variantes, en concreto en los tumbas 6, 19, 5, 9, 12 y 16 (Garrido 1970: 23-51, Figs. 8, 11, 20, 23-25, láms. Vi-XXi). asimismo se ha constatado en los túmulos de la necrópolis del Bencarrón, en la necrópolis de santa Lucía, en la totalidad de las tumbas de la necrópolis de alcaudete en carmona, y en el acebuchal del bajo Guadalquivir (sánchez andreu 1994). en extremadura, se ha confirmado esta predilección en la necrópolis de medellín, así como en la necrópolis del Senhor dos Martires en alcaçer do sal, que coincide con las restantes del área portuguesa. en todas las tumbas de la necrópolis de la al-

indeterminada. Una vez depositadas estas piezas, se vuelven a depositar más restos óseos con cenizas que tapan las armas, y sobre éstos se colocan tres piezas cerámicas de importación: una cantimplora de fayenza egipcia, un plato de cazoleta interior, y un soporte anular de cerámica, tras lo cual se cierra la fosa. posiblemente los restos óseos de algunas de las fosas, se trasladaron en una especie de lienzo que permitía su colocación intencionada. esto se ha podido observar en la tumba 11, donde la disposición de los restos parece indicar esta hipótesis (Fig. 46; Fig. 47). en otros casos se ha observado cómo algunos restos identificativos del difunto como algún fragmento de cráneo de buen tamaño, aparecía «colocado» entre el hueco que formaban dos puntas de lanza en forma de «L», como ocurre en la tumba 18. en la tumba 17, tras la cremación del difunto en una pira dentro de la tumba, se coloca, una vez enfriados los restos de la cremación, el thymiaterion de bronce, ya que éste no presentaba alteración por fuego. en la tumba 20, la disposición del ajuar también aparece ordenada. tras la deposición de los restos, se coloca el soliferreum, que aparece doblado en forma de «s», pensamos que para que quepa dentro de la fosa, y alrededor del mismo, se deposita el resto del ajuar y fragmentos de cráneo, como ocurre entre el broche de cinturón y el botón de bronce. nos encontramos, por tanto, ante una serie de prácticas postdeposicionales que inciden en el ritual funerario, otorgando una imagen de las creencias de ultratumba de esta sociedad, ya que la minuciosidad con la que se prepara la sepultura, posiblemente tiene que ver con la creencia de la trasmutación y la vida en el más allá.

13.2. orientación de las sePulturas
es de uso generalizado el recoger la orientación de la tumba con respecto a los puntos cardinales con el objeto de poder observar el grado de asimilación que una cultura determinada tenía con respecto a las concepciones cosmogónicas y su relación con el mundo de ultratumba. esta búsqueda de la orientación de las sepulturas en torno a la salida y ocaso del sol, está documentada desde al menos el neolítico. en el oriente próximo, los sirios y fenicios adaptaron los conocimientos astronómicos de los caldeos; prueba de ello es que la estrella polar pasara a llamarse estrella Fenicia 5 y que la constelación de la osa mayor se conociera en el mundo clásico como Phoinikélb. conocían el equinoccio, que era la base

tripa_necropolis.indb 164

29/4/09 09:50:44

interPretando el registro bufereta en alicante la orientación era de este-oeste (Figueras pacheco 1952: 182). estos datos avalan la predilección del mundo orientalizante por el eje este-oeste a la hora de construir las sepulturas de sus individuos, donde se plasma la relación de los puntos cardinales-salida del sol, con las creencias cosmogónicas, que son en cierto sentido, parte de sus creencias religiosas y de su mundo de ultratumba. en las necrópolis fenicias de la península ibérica, la mayoría de las tumbas aparecen orientadas hacia el eje este-oeste, algo que se ha constatado en trayamar, donde las puertas de las tumbas de cámara estaban orientadas hacia el este, en dirección al asentamiento de morro de mezquitilla. también en las tumbas excavadas en la roca de puente noy, y en la cámara 66 de Jardín.

165

túmulo d de la necrópolis de setefilla se documentaron restos de animales amontonados donde predominaban los de cabras y ciervos. en la tumba 2 del cortijo de las sombras se encontraron los restos de una mandíbula de cabra en el interior de la urna funeraria (arribas y Wilkins 1969: 219). Bonsor también da cuenta de los restos de animales quemados entre las tumbas de la cruz del negro (op. cit. 1899: 79), y restos de bóvidos sin quemar. en la tumba 20 de la necrópolis de medellín, entre los restos cremados, se recuperó una taba y un cráneo de ovicáprido (almagro Gorbea 1977: 335).

13.4. hogueras, liBaciones y
dePósitos de ofrendas

13.3. restos de fauna
se han documentado restos de animales cremados en el interior de algunas de las tumbas de la necrópolis. es necesario apuntar que en el momento de la excavación no se distinguieron de los restos de los huesos de la tumba, por lo que fueron recogidos y documentados junto al resto de la cremación. Una vez realizado el estudio antropológico, se han distinguido fragmentos de restos de fauna que han sido separados de los restos humanos. estos restos corresponden a fragmentos de ovicáprido de la tumba 1, restos de fauna que no ha podido ser identificada de la tumba 7, restos de fauna que podría tratarse de un ave de la tumba 8, restos de microfauna de la tumba 15 y fauna no identificada de la tumba 17. en todos los casos, los restos óseos aparecen cremados, y surge la pregunta del porqué de su existencia en el interior de las tumbas, y si tienen que ver con la existencia de banquetes funerarios que tiene lugar sobre la tumba en el momento del sepelio, o son ofrendas alimenticias que se colocan junto al difunto en la pira funeraria como avituallamiento en el viaje al más allá. existen paralelos sobre la existencia de este ritual en las necrópolis orientalizantes de la península. en la necrópolis de el Bencarrón se documentó la presencia de huesos de pájaro en uno de los túmulos de cremación (Bonsor 1899: 49; sánchez andreu 1994: 79), restos de pájaro también se recogieron en la tumba 24 de la cruz del negro, aunque aquí sin estar quemados. de la tumba 2 de la necrópolis de santa Lucía se recuperaron restos de fauna cremada, al igual que en el túmulo de alcantarilla. en el

Una de las estructuras del ámbito funerario de Les casetes que no se ha considerado como tumba son los restos de una hoguera que se documentó cercana al lado norte de la tumba 17, y que se ha interpretado como un Fuego Ritual. se identificó gracias a una mancha de color oscuro, de unos 30 centímetros de diámetro que cortaba el estrato geológico natural formado por arcillas de color anaranjado con presencia de abundantes gravas de pequeño tamaño. La zona excavada al efecto no presentaba preparación alguna, identificándose únicamente los bordes del hoyo, al estar sus márgenes alterados por calor intenso. alrededor de este fuego se identificó una cenefa de cantos redondeados de distintos colores, que formaban líneas en zig-zag y otros motivos. La presencia de esta cenefa no hace más que configurar la importancia de esta estructura en la necrópolis, que pudiera estar relacionada con la tumba 17, o simplemente ser de uso general en el espacio funerario. dentro del fuego, no se han documentado restos de ofrendas de ningún tipo. el único objeto que se recuperó en su interior fue una cuenta de collar de bronce del tipo de tonelete, que no podemos descartar que hubiese ido a parar allí de forma accidental. es por tanto que no podemos incluir esta estructura dentro de los denominados silicernia, o fuegos de ofrendas generalizados en las necrópolis orientalizantes e ibéricas de las que encontramos numerosos ejemplos en la península. La existencia de fuegos en las necrópolis orientalizantes del área tartésica, al igual que ocurre en la cultura ibérica, viene asociada, en la mayoría de los casos documentados al ritual de las libaciones. este elemento post-deposicional deja su huella a modo de numerosos fragmentos cerámicos, en su mayoría copas, aryballos, quemaperfumes y platos de barniz rojo,

tripa_necropolis.indb 165

29/4/09 09:50:44

166

José ramón garcía gandía mentada en Les casetes, y las del área de cástulo, en especial las que se han identificado en la necrópolis del estacar de Robarinas, donde la forma como la decoración y dibujo de la misma es muy similar (García-Gelabert y Blázquez 1992: 462-463, Figs. iV-Vii). por otra parte, la presencia de libaciones en la necrópolis de Les casetes, pudiera estar atestiguada en la existencia de una pequeña estructura circular, construida con arcilla en el interior de la fosa de la tumba 21. no es más que una hipótesis que sugerimos, al no encontrar explicación a esta pequeña cazoleta de barro, que por otra parte no contenía nada en su interior. según se ha expuesto en algunos estudios (Ramos sainz 1990: 118), el agua es uno de los elementos más importantes de la ofrenda funeraria, y de vital importancia para los habitantes de regiones secas como es el caso de los fenicios. por una parte, el agua representa fuente de vida, además de ser el único remedio eficaz contra al sed. el uso del agua también está asociado a propiedades purificadoras, algo que ha llegado hasta nuestros días en la cultura cristiana, a través del bautismo, y en las pilas de agua bendita de nuestras iglesias. en el mundo antiguo, las aguas fluviales nacidas de la tierra representaban la vida y muerte, en su incesante fluir, desapareciendo y apareciendo nuevamente (Llobregat 1981: 161-162). en este sentido, cabe destacar la existencia de la cantimplora de fayenza egipcia dentro de la tumba 18 de Les casetes, donde no sólo se amortiza una pieza que otorga una indudable tasa de prestigio a su propietario, sino que además, le confiere un valor simbólico, donde el agua portadora de la cantimplora, en principio recogida a orillas del río nilo en su crecida anual, otorgaba a su poseedor la cualidad mágico – protectora para abordar el trayecto a la vida en el más allá. Lo que desconocemos, en este caso, es si existió libación de agua procedente del nilo, o alguna otra en el interior de la fosa a través de la cantimplora. pero es evidente el significado simbólico de este tipo de prácticas en la religión fenicia, y el proceso de permeabilización de estas prácticas rituales y su significado en el seno de las comunidades autóctonas. en realidad, si observamos los ajuares procedentes de las tumbas fenicias y orientalizantes del occidente mediterráneo, en muchas ocasiones encontramos recipientes cerámicos, que pudieron contener líquidos. en la gran mayoría de tumbas, se pueden identificar ánforas, vasos, jarritas, botellas... que en ocasiones se ha expresado su utilidad como continentes de agua, leche o vino (Ramos sainz 1990: 119), y en ocasiones, como en la necrópolis

platos de cerámica gris, así como restos de fauna, en algunos casos descuartizados intencionadamente para la ocasión. no obstante, existen hogueras donde no se han registrado este tipo de ofrendas, por lo que su carácter de fuego ritual parece algo diferente, o al menos no en el ámbito de ofrendas y/o libaciones. en la tumba 15 de la necrópolis de la cruz del negro, se interpretó un Fuego Ritual encendido con ramas (maier 1992: 101). en las tumbas 6 y 7 de la necrópolis del cortijo de las sombras, aparecen varias hogueras interpretadas como hogares comunes de valor ritual (arribas y Wilkins 1969: 223-226). en la necrópolis de la Joya, se interpretó la posible existencia de una hoguera ritual asociada a la tumba 17, y en el sector B en una zona con presencia de inhumaciones, se registró la existencia de manchas de ceniza y madera carbonizada (Garrido 1983: 541). como hemos apuntado anteriormente, junto a los restos de hogueras aparecen numerosos fragmentos cerámicos y fauna, como en la necrópolis tumular de Huelva, o en la necrópolis de alcaudete, donde en fuegos de planta circular o cuadrada se recuperaron huesos de animales y lascas de sílex (Bonsor 1899: 60-61, Fig. 60). también junto al túmulo 1 de la necrópolis de Las cumbres en el puerto de santa maría en cádiz, con presencia de hogueras con restos de copas de cerámica de lujo con decoración monocroma que según sus investigadores fueron fragmentadas inintencionadamente junto a la hoguera (Ruiz mata y pérez 1988: 43; 1989: 290). Y en la necrópolis de medellín, donde se han documentado estas estructuras junto a fragmentos de platos de cerámica gris (almagro Gorbea 1977: 381-382). al parecer la presencia de algunos rituales relacionados con el fuego no deja de ser relativamente habitual en el mundo funerario tartésico (torres 1996: 258). en cartago, en la ladera sur de Byrsa, durante la excavación de las tumbas de fosa, se constató la presencia en el relleno estratigráfico de numerosos fragmentos de ollas de cocina, los denominados cooking pots, así como platos y fuentes de engobe rojo, especialmente en las tumbas a. 195 y 196, a. 187 y 188, y a. 325 (Lancel et alii 1982: 362, Figs. 528-531). La asociación de estas observaciones es interpretada como la celebración, tras la deposición del difunto, de «un ritual de ágapes funerarios, tal como demuestra la presencia de carbón de madera y de recipientes intencionadamente rotos y arrojados sobre la tumba junto con la arena del relleno» (Lancel 1994: 62). sobre la presencia de la cenefa de cantos, es de destacar la gran similitud existente entre la docu-

tripa_necropolis.indb 166

29/4/09 09:50:44

interPretando el registro de cádiz, se han documentado incluso conductos libatorios en el interior de las tumbas. en este sentido, las investigaciones que se han realizado en el interior de las tumbas de la necrópolis de Rabs en cartago, han puesto de manifiesto la existencia de resinas (Benichou-safar 1975-1976: 135). en ocasiones, también se ha expuesto la posibilidad de la existencia de este tipo de libaciones sobre la tumba, una vez cerrada, algo que evidentemente queda sin poder contrastarse, y que como único dato tenemos la existencia de silicernia, con gran cantidad de fragmentos cerámicos destinados a contener líquidos que se arrojan en su interior y que aparecen altamente fragmentados.

167

13.5. huevos de avestruz
desde el punto de vista simbólico, éste es un claro elemento de filiación fenicia documentada en esta necrópolis. según la mitología fenicia, el origen cosmogónico del universo, narrado en la Historia Phoenicia que escribió Filón de Biblos hacia el siglo ii d.n.e. y que transcribió sanchuaniatón, sacerdote de Beirut anterior a la Guerra de troya (Jiménez Flores 1996: 70), sobre las columnas de tahúr, parte de la idea de que el huevo para los fenicios era la representación del globo terrestre (Ramos sainz 1990). según se desprende de esta cosmogonía, el caos agitado por la esfera mutua de amor o deseo, formó el limo genésico que al condensarse originó un enorme huevo (la tierra). del resto del limo salieron los astros y los seres producidos por ella misma que vinieron a poblarla. entonces los dioses aún no existían, y los seres contenidos en la materia cósmica no tenían vida propia. por tanto, el huevo una vez formado desarrollará la vida por su sola fuerza espontánea. este significado esencial será trasladado al mundo de los muertos para revitalizarles en la pérdida de la vida. desde este punto de vista, los huevos de avestruz tienen un componente mágico asociado a la fertilidad y a la vida eterna, lo que nos lleva a pensar que su deposición en la tumba tiene que ver con este sentido mágico-religioso. en la necrópolis de Villaricos, los vasos de huevos de avestruz aparecen en varias de las tumbas, lo que hizo a su investigadora realizar una tipología de los mismos y profundizar en su contenido simbólico. en este sentido, en relación al significado de la presencia de estas piezas, m. astruc considera que «los huevos de avestruz se interpretan como el principio vital que contiene, ya sea por haberlo considerado

como un alimento idealmente vivificante (cáscara entera), sea como una copa rústica generadora de vida (vaso, copa, ritón)… en fin, el huevo ha podido ser visto como una clase de enterramiento místico receptáculo esencialmente favorable a una resurrección» (astruc 1952: 22). el empleo de los huevos de avestruz como alimento, y el de sus cáscaras como objetos preciosos de uso, responde según afirma en otro trabajo (astruc 1956: 50-53) a una antigua costumbre africana; el avestruz, ave familiar de los desiertos asiáticos y africanos, también debió de ser un recurso alimenticio para estos pueblos. por otra parte, c. picard (1954) en su tratado sobre las religiones del África antigua, estudia los huevos de avestruz perforados (ritones); dice que en su origen el vaso sagrado representaría la fuerza vital del huevo. L. J. elferink (1934: 52) en su libro habla de la simbología del huevo afirmando que es un principio de vida que se depositaba con frecuencia en las tumbas micénicas y etruscas, para que sirviera de alguna manera de alimento mágico al muerto. Uno de los últimos trabajos dedicados al estudio de las cáscaras de huevo de avestruz en los yacimientos fenicios y púnicos de la península ibérica, se debe a san nicolás pedraz, donde expone que «los huevos de avestruz tienen un carácter sagrado y representan el símbolo en el que cual se encuentra encerrado el hálito vital, con el que se puede volver los muertos a la vida, por lo que su aparición en las sepulturas es frecuente» (san nicolás pedraz 1975: 75). es de destacar la presencia de estos elementos en las tumbas más representativas de la necrópolis; las denominadas estructuras simples y complejas; algo similar que podemos observar en las tumbas «principescas» del horizonte tartésico, como ocurre en la tumba nº 18 de la necrópolis de La Joya, la tumba nº 1 de santa Lucía en mairena de alcor, o en túmulo G de el acebuchal, hecho que incide en la problemática sobre el proceso de interacción cultural, que de forma selectiva y restringida se dirige a las elites que se encuentran en una posición de poder en la sociedad indígena (torres ortiz 1999: 157). este elemento está destinado prácticamente a su uso de carácter funerario. en muy pocas ocasiones, se han documentado estas piezas en los asentamientos coloniales fenicios de la costa española, como almizaraque, toscanos, torre del mar, y La Fonteta, y en algunos ambientes orientalizantes como en el poblado de el carambolo, pero que representan un porcentaje mínimo en relación a las documentadas formando parte del ajuar de las tumbas de este

tripa_necropolis.indb 167

29/4/09 09:50:44

168

José ramón garcía gandía nicio. en cartago este rito debió proceder de una población Libia que en contacto con la fenicia (libiooccidental), mantuvo en sus enterramientos dicha práctica funeraria.

periodo, donde se depositaban con la idea de que tuvieran una función de alimento ideal y vivificador, siendo continente especial de dicho alimento y lugar particular para la resurrección, o vasija engendradora de vida (oliva y puya 1982: 99).

13.6. ocre roJo
el uso de este mineral que al utilizarse como pigmento, colorea de rojo similar a la sangre, los objetos que impregna, ha simbolizado, en diferentes culturas, la idea de la vida y la fuerza. el pigmento rojo, utilizado en el ambiente funerario, proporcionaba una imagen de la sangre vital, que pudiera reemplazar a la del cuerpo que ha dejado de existir. el tinte rojo se extendía, además de al cadáver, al ajuar funerario con el fin de conferir en ambos las nuevas propiedades y virtudes que les hicieran inmortales. desde la prehistoria, se han podido documentar prácticas donde ha intervenido el uso del pigmento rojo en las tumbas de inhumación, coloreando los restos óseos y en ocasiones partes de la estructura de la tumba y de los ajuares depositados en ella, posiblemente gracias a las propiedades desinfectantes de este mineral, que no habrían pasado desapercibidas en la antigüedad, lo que pudiera provocar las extensión de su uso, de forma independiente en diversos lugares. en las tumbas 10 y 11 de la necrópolis del cerro de san cristóbal de almuñécar, se mancharon las urnas funerarias de color rojo, utilizando ocre para ello (pellicer 1962: 65). también se documentó la presencia de ocre en el interior de un huevo de avestruz en la tumba 19a de esta misma necrópolis, lo que bien pudiera interpretarse como una reserva una renovación de vida. (pellicer 1962: 38). donde su simbiosis con el huevo de avestruz puede responder a la unión de dos objetos con sentido íntimamente vitalista, y en consecuencia a la reafirmación de un mismo principio: el de la inmortalidad (Ramos sainz 1990: 110). en la necrópolis de trayamar en la cámara 1, mezclado con los restos del difunto, aparecieron residuos de almagre. en los enterramientos fenicios era usual el depósito junto al difunto de una pequeña cantidad de ocre rojo contenido en un cofrecillo de piedra, o dispuesto en un montoncito como se ha observado en algunas tumbas cartaginesas (H. Benichou-safar 1982: 266). esta última investigadora (1982: 266) considera que el empleo del ocre rojo no debe ser considerado como un uso funerario típicamente fe-

14. La sociedad indíGena Y eL pRoceso de inteRacción cULtURaL 14.1. el Proceso de interacción cultural
el papel de la colonización fenicia en los procesos de transformación de las sociedades autóctonas, y muy especialmente en la formación de la cultura ibérica, ha sido analizado por distintos autores desde perspectivas diversas a partir de los años setenta (arteaga y serna 1975a, 1975b; sanmartí y padró 1976-1978; Gusi 1975; mesado y arteaga 1979). más recientemente los estudios sobre el tema han incidido especialmente en el análisis de los procesos de innovación tecnológica y en los cambios operados en las estructuras económicas indígenas. Ya desde los primeros trabajos sobre el tema, se empezó a tener conciencia de la dificultad de explicar el proceso de cambio durante los últimos momentos del Bronce Final en la mitad meridional de la península ibérica en una sola dirección, es decir, como un proceso de aculturación directa de las comunidades autóctonas recibida desde los ambientes fenicios peninsulares a través del comercio. en primer lugar, tal y como apunta s. Frankenstein (1997: 49), los llamados fenicios en la historiografía tradicional son en realidad una población heterogénea sin identidad étnica unificada que vivían en las costa de siria y palestina, y que tenían como denominador común la práctica de actividades comerciales, por lo que es más adecuado, atribuir el término fenicio a un grupo de gentes que se dedicaban al comercio. por otra parte, también podrían denominarse fenicios los elementos de población indígena que alcanzaron tal identidad llevando a cabo actividades fenicias, pues es lógico atribuir tal participación de las comunidades indígenas en los procesos de obtención de materias primas y manufacturas, ya que si tenemos en cuenta la densidad de los centros fenicios de occidente y la intensidad de sus transacciones comerciales, constituyen logros que los fenicios difícilmente hubieran conseguidos por si mismos, y que exigía la participación de al menos una minoría de los grupos humanos que habían entrado en contacto con ellos. Ya que a diferen-

tripa_necropolis.indb 168

29/4/09 09:50:45

interPretando el registro cia de la colonización griega, los fenicios captaban la mano de obra de las poblaciones cercanas a sus colonias transformándose en fenicios, mientras que los griegos la reclutaban en sus ciudades de origen, utilizando las poblaciones locales como esclavos. en realidad, los comerciantes fenicios, a través de sus prácticas comerciales, conectaron entre sí centros de producción de manufacturas de bienes de lujo y elementos de prestigio, con comunidades que no tenían la capacidad de poder realizarlos por sí mismas, conectando entidades políticas diferentes y aprovechándose de la ausencia de relaciones de intercambio organizadas, para crear un tipo de cambio favorable para sus intereses (Frankenstein 1997: 53). Las comunidades indígenas que ya tenían un alto grado de autonomía, fueron integradas en un circuito regional comercial más amplio donde se coordinaban las relaciones de intercambio e influyeron en la producción de bienes y la utilización de materias primas. este proceso es expresado por s. Frankenstein (1997: 93) en estos términos como: ...La estrategia fenicia encaminada a intensificar la explotación de recursos locales y estimular la producción de determinados bienes, vinculando así distintas esferas económicas y políticas. Y proponíamos que la incorporación de gentes no fenicias a actividades típicamente fenicias constituyó la fuente de mano de obra y de población que exigía el tipo extensivo de asentamiento fenicio en el mediterráneo oriental y central... no obstante, el comportamiento de los fenicios con los grupos indígenas es diferente dependiendo de la complejidad de las relaciones comerciales preexistentes en las zonas de intercambio: mientras que en oriente, las estructuras económicas únicamente necesitan la presencia física de los comerciantes, en las colonias de occidente, la ausencia de organizaciones complejas hace necesaria la presencia de elementos aristocráticos para legitimar de alguna forma los procesos de intercambio (alvar: 2000: 31), donde estos elementos participan en una modalidad de intercambio que beneficia a su grupo, y que es muy probable que esté dirigido, además, a la clase aristocrática existente de las comunidades indígenas, siendo éstas, por otra parte, las últimas responsables del proceso de intercambio. el primer modelo de contacto entre fenicios y poblaciones autóctonas se establece como un modo de contacto no hegemónico, donde los contactos no necesitan de ocupación territorial, siendo este tipo reemplazado por el contacto sistemático, donde la esencia del intercambio se realiza mediante la ex-

169

plotación del trabajo ajeno sometiendo a la población autóctona y ocupando su territorio, para así, conseguir un mejor control de los recursos (alvar 2000: 28). esta ocupación física del territorio, se realiza en principio sin generar violencia ni coerción, según se vislumbra del «comercio silencioso», pero requiere de un programa de explotación de los recursos existentes y de sus gentes realizando un ejercicio de hegemonía y captación sistemática de beneficios, donde la cooperación de un sector de la sociedad autóctona capaz de controlar a sus miembros es necesaria, sector social que compartiría los beneficios del intercambio con los mismos fenicios. muchos de los datos disponibles en la actualidad, aconsejan la observación de la existencia de un planeamiento previo de los asentamientos fenicios en la costa mediterránea peninsular. el patrón de asentamiento de estos establecimientos requiere de unos conocimientos precisos sobre las posibilidades económicas y geoestratégicas de los territorios en que se asientan (González Wagner 2000: 84), que difícilmente pudieron ser adquiridos desde oriente. algo que queda demostrado con las primeras ocupaciones de morro de mezquitilla, toscanos o chorreras en la costa andaluza o en La Fonteta en la desembocadura del segura, que parecen estar plenamente constituidos en el siglo viii a.n.e. a partir del periodo orientalizante, la relación de los establecimientos fenicios con las poblaciones autóctonas se hace más evidente, sobre todo en lo relacionado al comercio y a la explotación intensiva de los metales, fundamentalmente la plata y el hierro (Frankenstein 1997:183 y ss; González Wagner 2000: 86). según ha indicado este último autor, se trata de un comercio desigual, de tal forma que los fenicios reciben enormes riquezas a cambio de mercaderías, si bien este comercio desigual obra en mayor medida en la periferia de los establecimientos coloniales, donde además queda oculta la mano de obra. de esta forma, el modo de producción propio de las comunidades autóctonas, al entrar en contacto con el modo de producción de los fenicios queda dominado por él y sometido a un proceso de transformación, lo mismo que el modo de producción fenicio se transforma con el contacto indígena. Las relaciones que se establecen entre modo de producción dominante y modo de producción local darán lugar a un nuevo modelo de producción, y por tanto a una organización social diferente asociada a los nuevos mecanismos de producción que aseguran su estatus. en otro orden de cosas, respecto a las sociedades autóctonas, una figura que resulta determinante en este proceso es el protagonismo de una elite emergente en proceso de formación y consolidación

tripa_necropolis.indb 169

29/4/09 09:50:45

170

José ramón garcía gandía el intercambio de dones para celebrar alianzas y matrimonios (Ruiz Gálvez 1992), que era la forma habitual con la que individuos y grupos se relacionaban entre las sociedades autóctonas, hacia otros grupos y dentro del conjunto parenteral, y en cualquier caso, lo que provocaron los fenicios fue acelerar el proceso de jerarquización social, agudizando las diferencias sociales existentes en el seno de la comunidad indígena, otorgando dones a un grupo minoritario, y provocando a su vez que éste explotara a sus poblaciones dependientes. Ya que, aunque hemos afirmado que el intercambio aristocrático se realiza entre iguales, también hemos incidido en el hecho de que se realiza dentro del denominado intercambio desigual, porque en ambas sociedades circulaban valores distintos en los intercambios, mientras para las comunidades indígenas se opera teniendo en cuenta el valor de uso, para los fenicios, los intercambios se llevaban a cabo teniendo en cuenta el valor de cambio, ya que operaban en otras esferas distintas donde ya se utilizaba el dinero como medida. La hipótesis sobre la presencia de aristocracia semita, al menos durante la etapa de consolidación, y sobre todo durante la implantación territorial de los centros coloniales, se refuerza con el surgimiento de una aristocracia local que refleja su poder en los ajuares de sus tumbas y en la arquitectura de sus edificios singulares. desde este orden de cosas, el intercambio se produjo entre las elites autóctonas y la aristocracia colonial. Un intercambio aristocrático basado en el establecimiento de alianzas políticas y el intercambio de dones entre iguales en rango y posición social (López castro 2005: 406). en este sentido, la ocupación de la tierra para el establecimiento de las colonias debió de realizarse mediante relaciones que legitimasen la cesión de la tierra al grupo extranjero, ya que la posesión de la tierra es considerada ancestral e intransferible, constatado en la distribución y señalización de las necrópolis, y la fórmula podría haber sido la del enlace de mujeres de las elites indígenas con varones de la aristocracia semita, ya que se presupone que los grupos extranjeros serían predominantemente varones. este tipo de alianza matrimonial queda expuesto en el mismo relato de la fundación de cartago, donde los dos miembros de más alto rango social de ambas comunidades, el rey iarbas y la reina elisa, contraen matrimonio como parte de una negociación para obtener el control de una zona territorial (Justino XViii, 4-6). es en este orden de cosas donde podemos establecer la existencia de matrimonios mixtos entre autóctonos y fenicios, cuyo testimonio material podría

como aristocracia dominante en el área tartésica, costa oriental de andalucía, portugal, norte de marruecos y también en el Levante peninsular, que se distinguen netamente por sus enterramientos, donde la profusión de elementos de alto valor adquisitivo, y de alto valor social como elementos de prestigio. estos grupos posiblemente tenían una posición de dependencia hacia otro grupo aristocrático que residía en los establecimientos coloniales fenicios, tal vez una aristocracia de sangre llegada desde el levante mediterráneo, o tal vez grupos que buscaban en el ámbito colonial ocupar una posición similar a la que ocupan los reyes orientales y aristócratas, pero que en cualquier caso, no representaban una «burguesía comercial», sino que se asemejan a la realeza y a la cúpula de la sociedad semita tal y como queda reflejado en la utilización de urnas de alabastro de tipo egipcio para sus enterramientos, al modo habitual de la aristocracia y realeza del próximo oriente asiático (Frankenstein 1997: 187: López castro 2000: 126). estos grupos traerían a su vez personas en condición de dependencia o libres de inferior condición social dedicadas al artesanado y a oficios especializados como la metalurgia, la alfarería, orfebrería, etc. de esta forma, la complejidad social resultante de los procesos de intercambio, aún más si tenemos en cuenta las variadas formas que pueden llegar a darse en los distintos modelos, dependiendo de los centros y periferias creados a partir de las colonias fenicias de la costa, dará lugar a una variada estratificación social y a distintos sistemas de relaciones sociales entre sus miembros, donde el mestizaje entre población autóctona y alóctona ocupará una posición predominante a lo largo del tiempo. más si tenemos en cuenta la necesaria contribución de los miembros femeninos de la aristocracia local a la perduración de la clase dominante, asegurándose su descendencia y la herencia de su estatus. en este orden de cosas, en los ajuares de tumbas periféricas del área tartésica como La aliseda o la de La casa del carpio, se han interpretado como tumbas de mujeres pertenecientes a elites aristocráticas tartésicas que han contraído matrimonio con miembros de las elites del interior de la meseta con el fin de establecer alianzas políticas (Ruiz Gálvez 1992; López castro 2005: 408). es un hecho consolidado admitir que la sociedad autóctona de la época se encontraba en un proceso de diferenciación social desde antes de la llegada de los fenicios, tal y como muestran los enterramientos diferenciadores de la cultura argárica, o del Bronce tardío en estas zonas levantinas. para estas sociedades, se ha propuesto un tipo de relaciones basadas en

tripa_necropolis.indb 170

29/4/09 09:50:45

interPretando el registro encontrarse, según se ha sugerido, en la presencia de cerámicas a mano en los asentamientos coloniales (Whittaker 1974: 70; López castro 2005: 411). estos matrimonios mixtos representarán la constitución de alianzas políticas que tendrá como resultado la legitimación del territorio, y el establecimiento de los asentamientos coloniales. pero los fenicios no transmitieron únicamente objetos de prestigio ente las elites de las comunidades indígenas, también aportaron la ideología necesaria para poder entender el proceso de cambio, el simbolismo religioso que sirvió de base para conseguir la reproducción de los modelos de relaciones sociales de oriente, y la ideología del poder para dar coherencia a su nuevo estatus. La comunidades indígenas mostraban cómo elementos diferenciadores de las elites, armas y objetos de prestigio, además de éstos, que, como hemos visto, en Les casetes perduran en el tiempo, se les añaden los proporcionados por los fenicios, que en su mayoría tienen que ver con objetos de alto contenido simbólico que refuerza sus prácticas sociales, y cuyo ejemplo material son los huevos de avestruz decorados, los thymiateria de bronce, las cuentas y amuletos de oro y plata, o los collares de pasta vítrea, objetos que se amortizan en las tumbas de necrópolis como Les casetes, donde esta amortización de ajuares en los que se incluyen exóticos objetos orientales, que marcan una profunda diferenciación social, junto con la adopción de rituales funerarios propios del oriente próximo, desconocidos hasta la fecha por las comunidades indígenas, pone de manifiesto las profundas transformaciones que se están produciendo en el seno de la sociedad autóctona (López castro 2005: 415). estos ajuares representan el éxito y la consolidación de esta nueva aristocracia surgida a raíz de una nueva diferenciación social, inalcanzable para el resto de la sociedad, bajo formas que imitan la realeza oriental procurando la herencia del estatus conseguido.

171

14.2. el estatus social rePresentado
en la necróPolis

sobre el grupo humano que aparece representado en las tumbas de la necrópolis de Les casetes, el primer problema que abordamos, al igual que en otros facetas de este trabajo, es lo reducido del número de tumbas que estudiamos en la investigación. no obstante, es interesante apuntar que de 28 estructuras funerarias, el 71 % de las mismas contiene elementos de ajuar, de las que el 7 % contienen piezas de oro, otro 7 % de plata, otro 7 % armas y el 6 %

cerámica de importación. Las tumbas restantes contienen amuletos de esteatita, pasta vítrea y objetos de bronce. nos encontramos probablemente con un segmento social de alto rango, que tiene la posibilidad de manifestar su estatus con la pertenencia de objetos de prestigio, y con la perduración del mismo emplazándolos en sus tumbas. Los objetos que transmiten prestigio constituyen un valor, debido no sólo a su potencial social, sino al hecho de simbolizar una idea específica, cuando son monopolizados por un grupo social determinado que los utiliza para legitimar su poder emulando los de una sociedad más avanzada (aubet 2005: 120). estas prácticas, comunes al periodo orientalizante, han sido precedente por parte de respuestas de las comunidades autóctonas, desarrolladas hacia la innovación en las prácticas agrarias, hacia la acumulación de metal, hacia la aparición de sedes principescas, y hacia la clara diferenciación entre unos centros y otros, y la formación de entidades locales y regionales. esto aparece visualizado con la aparición de prácticas funerarias de elite, donde la exclusividad de los bienes de prestigio se ha logrado a través del control directo de la tierra de la producción agrícola, pero sobre todo gracias a la manipulación de las relaciones de intercambio, alianzas políticas y circuitos matrimoniales (aubet 2005: 122). no debe extrañar entonces, que las importaciones fenicias de lujo, y los materiales híbridos orientalizantes se concentren en unas pocas tumbas representadas en La Joya, niebla, setefilla, cañada de Ruiz sánchez en el área tartésica del Guadalquivir. similar a lo que ocurre en otras pocas tumbas del área levantina como Les casetes, donde sus propietarios debieron de monopolizar el comercio con la costa, así como la presencia de elementos de menor gradación como elemento de prestigio, como son las urnas a torno tipo cruz del negro van a parar a segmentos sociales más bajos o que reciben los materiales de forma indirecta por medio de estas elites que distribuyen estos objetos para atraer o retener seguidores que no pertenecen a su mismo rango social para ampliar su propio estatus. La identificación de esta clase social representada en la necrópolis está atestiguada por una parte, por un grupo social que gusta de llevar objetos de adorno, posiblemente a modo de collar o pulseras, objetos en su mayoría de importación. este grupo social, preferiblemente de sexo femenino, según los datos aportados por el estudio antropológico, ocupa una posición predominante en el seno social, como lo atestiguan las estructuras funerarias que acogen sus restos, y los amuletos de oro, plata y esteatita que

tripa_necropolis.indb 171

29/4/09 09:50:45

172

José ramón garcía gandía mentado en ocasiones, estarían ligados a los jefes guerreros únicamente por vínculos de parentesco dentro de una organización de tipo tribal propia de los momentos, o por el contrario podría tratarse de miembros más jóvenes que se encontraban en periodo de preparación, o bien disponían de un menor poder adquisitivo (mederos y Harrison 1996). nos encontramos en un momento precursor del ejército hoplita, en un tipo de organización que implica una lealtad absoluta de los miembros hacia un líder o jefe militar, en un tipo de vínculo suscrito mediante un pacto de fidelidad otorgado en una ceremonia sacra, la devotio. en este marco explicativo, donde existe la figura de un líder a modo de gran guerrero, no sería, por tanto, extraño imaginarse un tipo de lucha individual tal y como aparece representada en la Ilíada entre Héctor y aquiles. combates individuales de tipo heroico, que podrían existir junto a las luchas entre los seguidores de ambos (almagro-Gorbea 1996: 31-33; 1997: 212-213). estos jefes guerreros debieron alcanzar su posición gracias a su valor, sin que, tal y como ha expuesto m. almagro-Gorbea (1997: 212-213), su estatus sea consecuencia de herencias patriarcales. además, este personaje estaría dotado de poderes sobrenaturales al igual que sus armas. por otra parte, la existencia únicamente de lanzas entre las armas del periodo orientalizante de la península parece indicar la adopción de prácticas militares propias del próximo oriente, donde los soldados de infantería no llevan espadas, sino que sus armas habituales son la lanza y el arco, lo que nos permite identificar dos tipos de guerreros y de lucha perfectamente documentados en oriente (torres 2002: 264). evidentemente, también existe un grupo social representado en la necrópolis que no aporta elementos de ajuar, ocupando además las tumbas más simples: los hoyos, y que evidentemente representa el estatus social más bajo de la sociedad. La ubicación de estas tumbas alrededor de otras más complejas, en zonas identificadas como periféricas de la necrópolis, o al menos de las agrupaciones de tumbas que hemos constatado, nos lleva a pensar que pudieran tratarse de clientes de los grupos sociales antes mencionados. miembros situados en un escalafón inferior, pero con un estatus asociado de alguna manera a los individuos de rango superior, ya que la necrópolis ofrece un número de tumbas muy reducido, y por lo tanto, tal vez no nos encontramos ante una necrópolis propiamente dicha, sino tal vez ante un cementerio más o menos familiar, donde no se representan todos los rangos sociales imperantes en

suelen portar y que colocan en sus tumbas. aunque en alguno de los casos, las tumbas con objetos de adorno fabricados en oro, fueran fosas de reducidas dimensiones, pero tal y como se ha apuntado en este trabajo, las dimensiones de las tumbas, en ocasiones estaban directamente relacionadas con el tamaño de sus ajuares, con excepción de las estructuras complejas. nos encontramos, pues, con un segmento social de elite probablemente femenino que incorpora elementos de estilo orientalizante, y que a su vez utiliza los rituales fúnebres característicos del mundo oriental mediterráneo. Rituales que han sido traídos por los fenicios a través de sus contactos por todo el mediterráneo y trasladado a las poblaciones nativas. estos ritos incluyen una idea más o menos exacta de la cosmogonía y de la religión fenicia, así como de los objetos simbólicos que representan estos flujos vitales, y que comienzan a partir de su incorporación como rito fúnebre a ser parte integrante de su acervo cultural. algo que está íntimamente ligado a la transmisión cultural heredada, que se perpetúa en un modelo social que tiene como finalidad mantener su rango. en otro orden de cosas, a raíz de la aparición de panoplias militares en las tumbas de la necrópolis, podemos pensar en la existencia de una clase militar o portadora de símbolos de referencia guerrera y que ocupan un rango social elevado dentro del seno social representado en las tumbas de Les casetes. Las armas representadas son un conjunto de puntas de lanza, dos pila y un soliferreum. La inexistencia de espadas en las tumbas es lago característico de la fase orientalizante en el sudoeste de la península ibérica, algo que se constata en el registro de los yacimientos de esta época, en contraposición a la fase anterior, el denominado Bronce Final precolonial, donde la presencia de estos puñales era habitual junto a puntas de lanza, cascos e incluso escudos. estas armas recuperadas en Les casetes no se consideran armas arrojadizas, ya que incluso las puntas de lanza, excepto en una de las piezas de la tumba 18, son hierros de gran longitud y demasiado peso para tal fin, por lo que se deben incluir dentro de los tipos pesados penetrantes a modo de lanza, aunque el tipo más pequeño antes mencionado pueda considerarse dentro de las jabalinas. estos datos nos muestran la posible presencia de lanceros dentro de los cuerpos militares de elite. Un cuerpo de infantes equipados con armamento relativamente ligero, que se sitúa en clara desventaja frente a grupos que cuentan con panoplias más pesadas, a los que únicamente sus iguales podrían hacer frente. estos grupos de lanceros, se ha argu-

tripa_necropolis.indb 172

29/4/09 09:50:45

interPretando el registro el momento. existe la posibilidad de que en estas tumbas no esté representada toda la sociedad que ocupaba este territorio en esta época. es posible la existencia de individuos que no han dejado huella en esta necrópolis, y que posiblemente estén enterrados en otros lugares, o bien su sepultura no ha dejado rastro. Una sociedad capaz de enterrar a su miembros con la adopción de rituales que de forma tan clarividente han dejado huella hasta nosotros, está demostrando una creencia tan fuerte en la vida de ultratumba y del procedimiento que hay que seguir para llegar a ella en estado óptimo, que impide pensar en la inexistencia de algún ritual funerario para el resto de la sociedad. en este orden de cosas, nos inclinamos a pensar que los segmentos sociales representados en las tumbas de Les casetes corresponden a elites de poder y elevado rango social junto con otros miembros clientelares que podrían estar relacionados con éstos por medio de relaciones de clanes o de tipo familiar, dentro de los grupos humanos que vivían en esta parte de la costa mediterránea a finales del siglo vii y mediados del siglo vi a.n.e.

173

15. RecapitULación Y concLUsiones
Los datos obtenidos del estudio de las estructuras funerarias, de los elementos integrantes del ajuar, y los restantes datos que ha dado como resultado este estudio, siempre teniendo en cuenta el escaso número de tumbas, que impide realizar estudios con mayor fiabilidad, permiten realizar una serie de inferencias que deberán ser contrastadas en el futuro. en primer lugar expondremos una serie de conclusiones parciales resultantes de la información proporcionada por la necrópolis: 1. La presencia de una serie de elementos de raigambre celtibérica, nos muestra la continuidad de las relaciones con el ámbito meseteño, que desde momentos del Bronce tardío se han mostrado en los materiales del área levantina. estas influencias de la meseta configuran una vía de penetración de doble sentido, donde también los materiales que van llegando a la costa mediterránea penetrarán hacia el interior de la península. 2. Las influencias con las zonas del sudeste peninsular, y con el área tartésica andaluza, que llegan hasta el levante vía cástulo, donde se ha comprobado la similitud existente en algunas

tumbas de sus necrópolis con las de Les casetes, así como algunos de sus materiales. 3. Una tercera vía que provee materiales procedentes del mediterráneo central y/o oriental, vía posiblemente de los centros fenicios occidentales, donde yacimientos como la Fonteta, o los localizados en ibiza jugaron un papel de especial intensidad. 4. La presencia en la totalidad de las sepulturas del rito de la incineración con la deposición de los restos óseos directamente sobre el fondo de la fosa u hoyo, en las cremaciones secundarias. esto nos configura un paisaje compuesto por tres vías de influencia que resultan ilustrativas para entender el significado de esta necrópolis. Y es que el primer dato que salta a la vista de este yacimiento es la heterogeneidad. distintos ajuares de procedencia diversa, y distintos tipos de estructuras funerarias con un denominador común, la presencia del ritual de la cremación como tratamiento del cadáver, y la ausencia de urnas como contenedores de los restos cremados. como se ha expuesto anteriormente, el ritual de la cremación en la península ibérica debe tener su origen en los campos de Urnas, que como se ha demostrado penetran hasta el segura, dejando una importante huella en la mola d’agres, así como indicios de contacto con los habitantes de Los saladares (Ruiz zapatero 1985: 694). Las necrópolis de cremación del área alicantina, de momentos anteriores al yacimiento de Les casetes donde la necrópolis de cremación de Les moreres ha marcado un post quem en la historiografía arqueológica de este periodo, utilizan la deposición de los restos óseos en urnas de distinta tipología donde sobresalen los vasos a chardon, las urnas tipo cruz del negro, y otros fabricados a mano. no obstante, existen algunas necrópolis, que en ocasiones han pasado algo desapercibidas y que contienen semejanzas a Les casetes, con la deposición de los restos óseos en fosas sin urna, y con una similitud en el registro material de sus ajuares. entre otras, tenemos un ejemplo hacia el sur y otro hacia el norte, fiel reflejo en este caso de la variedad formal de algunos de los elementos de campos de Urnas, que debieron penetrar en la península ibérica junto con los más conocidos que depositan los restos en el interior de recipientes cerámicos. se localiza en la depresión de Vera, cerca de Herrerías en la provincia de almería, la necrópolis de la Loma de el Boliche, excavada a finales del siglo xix, fue objeto de una revisión de sus materiales a finales de los años setenta, siguiendo los diarios de

tripa_necropolis.indb 173

29/4/09 09:50:45

174

José ramón garcía gandía sobre hoyos o fosas, sin urna (maier 1992: 100). Y también en la necrópolis de medellín en el área extremeña y en el extremo occidental de la península, en la necrópolis portuguesa del Sehnor dos Mártires. también nos gustaría destacar la necrópolis de Rachgoun en la costa mediterránea norteafricana, donde de 114 tumbas de cremación, únicamente 33 se depositaron en el interior de urnas cerámicas que no siempre fueron fabricadas a torno (aubet 1986b). esta investigadora propuso una serie de contactos entre gentes tartésicas con las del norte de África, proponiendo incluso la filiación tartésica de las tumbas de Rachgoun (aubet 1986b: 129), basándose en la presencia de puntas de lanza de hierro formando parte del ajuar de alguna de sus tumbas, armas que en ocasiones aparecían junto a vasos de cocina o cooking pots, por otra parte, la cronología otorgada a esta necrópolis es de fines del siglo vii y todo el siglo vi a.n.e. sin embargo, de las necrópolis estudiadas con motivo de este trabajo dos son los conjuntos funerarios que más se asemejan a la necrópolis de Les casetes, por una parte el conjunto funerario antiguo de cástulo, integrado por la necrópolis de estacar de Robarinas y la fase antigua de la necrópolis de Los patos, y la información relativa al grupo de túmulos de las Garrigas en el área suroriental francesa, en la región del Languedoc, y el cercano al yacimiento de Les Peyros. en este último yacimiento se señala la existencia de deposiciones de restos cremados sin urna, y de superestructuras cuadrangulares de las sepulturas en unos casos, mientras que en otros resalta la simple colocación de piedras sobre la fosa con alguna plana en el centro (Janin 2000). es interesante por similitud a Les casetes, la ordenación rigurosa del espacio de Les Peyros, con verdaderos barrios separados por calles de circulación, donde las tumbas más simples se han dispuesto alrededor de las tumbas más complejas, estando presentes en ambos tipos de tumbas todas las categorías de edad y los dos sexos. sobre los grupos de túmulos de las Garrigas, su investigador (dedet 1992: 292) señala en primer lugar que la tradición de las características funerarias de estas tumbas provienen desde momentos del Bronce antiguo de estas regiones, tradición que incluye el rito de la cremación. en estas tumbas de túmulos de Las Garrigas, los restos óseos resultantes de la cremación nunca se depositan en el interior de urnas cerámicas. Utilizando para este propósito fosas de variadas dimensiones, que únicamente acogen a un solo individuo. por otra parte, la distribución de tumbas y objetos de ajuar recuperados en la necrópolis, parece reflejar según este autor agrupamientos

pedro Flores, quien fuera capataz de Luis siret, y publicando un resumen de sus resultados en 1981 (osuna y Remesal 1981). del conjunto de medio centenar de tumbas sobresalen las consistentes en paquetes óseos con restos de carbones y cenizas directamente en las fosas, sin urna y que pueden tener o no ajuar, algo que por otra parte, también sucede en Les moreres, aunque en menor proporción. sus investigadores otorgan una cronología situada entre los siglos vii y vi a.n.e. (osuna y Remesal 1981: 39). entre los ajuares de esta necrópolis, que son más bien escasos, y donde aparecen en ocasiones aretes de bronce y cuentas de hueso cilíndricas, hay que destacar la publicación por parte de siret, de dos cascarones de huevo de avestruz, y una lucerna de dos picos, objetos que no se encuentran depositados junto al resto de los mismos en el man, y hasta la fecha en paradero desconocido (Fig. 164). estas piezas, de filiación fenicia, llevan a pensar en la existencia de contactos con semitas, en una necrópolis fechada dentro de la edad del Hierro del sureste, si bien, dada la poca entidad de los ajuares, y lo escaso de los productos alóctonos, podríamos encontrarnos ante los primeros contactos entre estas poblaciones del Bronce Final, y al menos, los materiales de origen oriental. aunque es interesante la presencia del huevo de avestruz, que necesita de una comprensión de la simbología cosmogónica fenicia, que es difícil de entender a inicios de los primeros contactos, y si es más tarde, según las fechas que postulan sus últimos investigadores, es extraño que tras varias décadas de contacto con los semitas, no se haya producido ningún cambio visible en el ámbito funerario de estructuras sociales, siendo además los materiales importados tan poco frecuentes. más al sur, en la costa gaditana, la necrópolis de las cumbres, en el puerto de santa maría, también ha aportado deposiciones de restos óseos directamente sobre fosa, colocando en algunas de ellas una losa de piedra a modo de tapadera (Ruiz mata y pérez 1989: 288). es interesante señalar lo que apuntan los investigadores de este yacimiento cuando afirman que en el túmulo 1, estructura de 22 metros de diámetro que albergaba 63 tumbas de cremación, todos los enterramientos pertenecen a un colectivo que utilizó este espacio funerario durante el siglo viii a.n.e., tiempo que debió permanecer abierto para recoger a los miembros de un mismo clan familiar, integrado tanto por indígenas como por fenicios, cremados en el ustrinum central (Ruiz mata y pérez 1989: 293). cerca de este yacimiento, en la conocida necrópolis de la cruz del negro, también se tienen noticias de la deposición de los restos cremados directamente

tripa_necropolis.indb 174

29/4/09 09:50:45

interPretando el registro sin duda familiares, siendo únicamente singularizados algunos sujetos, que debieron ser jefes de familia o de clanes, algo que se asemeja de forma directa a los datos que hemos inferido de la necrópolis de Les casetes, pudiendo ser esta zona del sur de Francia un posible difusor cultural, su origen en el tiempo y en el espacio, ya que la cronología propuesta para esta necrópolis es del siglo viii y vii a.n.e. con algunos enterramientos a principios del vi a.n.e. (dedet 1992: 146), y teniendo conocimiento del traslado de estas

175

influencias, hacia zonas más al sur, al igual que sus antecesores de los campos de Urnas (Fig. 166). con respecto a la zona de cástulo, es evidente la concomitancia existente entre las estructuras tumulares de la necrópolis del estacar de Robarinas con algunas estructuras de Les casetes, algo que además se manifiesta en los elementos de ajuar depositados en ellas. en este sentido, los broches de cinturón tartésicos de Les casetes, son muy similares al conjunto documentado en cástulo (Jiménez Ávila

Fig. 166. Yacimientos con materiales orientalizantes en el levante peninsular. 1: Necrópolis del Puig des Molins, Sector Arcaico Can Partit (Ibiza). 2: Sa Caleta (Ibiza). 3: Necrópolis de Sa Barda (Ibiza). 4: Necrópolis de Les Casetes (La Vila Joiosa). 5: Necrópolis del Poble Nou (La Vila Joiosa). 6: Alt de Benimàquia (Denia). 7: Cam Prim (Jávea). 8: Plana Justa (Jávea). 9: Mola d’Agres (Agres). 10: El Puig d’Alcoi (Alcoi). 11: Cabeço de Mariola (Bocairent). 12: Camara (Petrer). 13: El Monastil (Elda). 14: Peña Negra (Crevillente). 15: Necrópolis de Les Moreres (Crevillente). 16: Caramoro II (Elche). 17: Los Saladares (Orihuela). 18: La Fonteta (Guardamar del Segura). 19: Cabezo Pequeño del Estaño (Guardamar del Segura). 20: Cobatilla la Vieja. 21: Santa Catalina del Monte. 22: Coimbra del Barranco Ancho (Jumilla). 23: Los Almadenes (Hellín). 24: Hoya de Santa Ana (Chinchilla). 25: Pecio de Mazarrón. 26: Playa de Mazarrón. 27: Los Villares (Caudete de las Fuentes). 28: Llíria. 29: Vinarragell. 30: El Puig de Nau (Benicarló). 31: Aldovesta (Tarragona)

tripa_necropolis.indb 175

29/4/09 09:50:45

176

José ramón garcía gandía distribución espacial, tal y como hemos expuesto en el capítulo iii de este trabajo. en otro orden de cosas, tenemos en la necrópolis de cremación de Les moreres, su antecedente inmediato en el tiempo, pero en este caso, no se observa ni la variedad, ni el costo de fabricación de algunas tumbas, ni la riqueza de algunos de los elementos que aparecen en La Vila Joiosa. esta necrópolis presenta casi una uniformidad en las cerca de 140 tumbas de la necrópolis, con restos cremados depositados en el interior de urnas, con algunas semejanzas con otras necrópolis como el cortijo de las sombras o la cruz del negro. esta necrópolis viene a demostrar, desde nuestro punto de vista, que la gran mayoría de la población indígena no participó de los intercambios comerciales con los fenicios, o al menos, no participó de los beneficios de estos intercambios. estos datos aparecen en otras necrópolis, donde se han localizado elementos singulares procedentes del mundo fenicio como pueden ser las cáscaras de huevo de avestruz, tal y como ocurre por ejemplo en la necrópolis de la Loma del Boliche1, siendo las tumbas de esta necrópolis particularmente pobres respecto a otras contemporáneas. evidentemente, si se han apropiado, aun transformándolo, del significado y simbolismo del huevo para utilizarlo como objeto funerario, no han sido partícipes hasta este momento, de los beneficios de los intercambios y de la nueva producción de riqueza, ya que no se han producido cambios que puedan ser visualizados en la necrópolis que reflejen una ruptura radical de la base social. otros autores han interpretado la necrópolis de Les casetes como el resultado de una hibridación cultural entre elementos indígenas y semitas, para lo que necesariamente deben bajar la cronología de la necrópolis y establecerla a lo largo del siglo vi a.n.e. (Vives-Ferrándiz 2005: 196-200), no obstante, ¿cómo podemos interpretar la existencia de la necrópolis de altea la Vella? este yacimiento dista apenas diez kilómetros en línea recta del otro, y tiene una cronología establecida del ibérico antiguo similar al yacimiento de el oral (abad y sala, 1993). no obstante, únicamente se asemeja a Les casetes en la presencia de armas, siendo Les casetes, además, la
1. tuvimos la oportunidad de estudiar los materiales de este yacimiento depositados en el museo arqueológico nacional gracias a la amabilidad de la dra. carmen cacho. también con respecto a este yacimiento, quiero agradecer las indicaciones del dr. a. Lorrio, que se encuentra en proceso de estudio de las necrópolis del sureste.

c.p.), que a su vez, adolece de similitud con algunos documentados en la necrópolis de el acebuchal en carmona. La existencia de la necrópolis de Les casetes en la marina Baixa, como ha expresado J. moratalla en su reciente tesis doctoral, representa la irrupción de una sociedad estratificada y consolidada (moratalla Jávega 2004), donde se ha producido un proceso de mestizaje, resultado de la llegada de un contingente de tipo semita a esa zona de la costa levantina, y configurando este proceso por medio de los matrimonios mixtos, tal y como en ocasiones se ha expresado por otros autores (Whittaker 1974: 70-71). en este orden de cosas, tendremos que resolver algunos problemas de similitudes, relaciones y cronologías para intentar de la forma más acertada posible definir cuál es el grupo humano que se refleja de esta necrópolis. en ocasiones ya he apuntado la más que posible existencia de elementos alóctonos en la necrópolis, como resultado del estudio de algunas tumbas sobresalientes del espacio funerario, en particular la tumba 17 (García Gandía 2003; 2005). también sería fácil admitir la presencia de elementos autóctonos formando parte de la población cremada en la necrópolis, sobre la base de tan significativos elementos de ajuar que en ocasiones encontramos depositados en ellas, como es el caso de las armas y objetos de adornos típicos del área meseteña. sin embargo, hablar de necrópolis mixta, no soluciona el problema; es más bien una opción un tanto problemática. en ocasiones se ha apuntado la «querencia» de algunos investigadores a utilizar objetos arqueológicos inamovibles con respecto a los grupos humanos que los utilizan en un espacio concreto, frente a otros que se consideran meros objetos de comercio (sala sellés 2004: 76-77). sin embargo, no ha sido la tradición interpretativa la que ha llevado a asumir claramente como indígenas necrópolis que han proporcionado un número ingente de cerámicas de procedencia griega como pudiera ser el caso de la necrópolis de cabezo Lucero o coimbra del Barranco ancho, por citar alguna de ellas. pensamos que la presencia de armas es significativa; no parece estar relacionada con las poblaciones semitas que se dedican al comercio, sino más bien con elementos que una vez amortizados como piezas de ajuar funerario, deben significar la legitimidad de su circulo social, la pertenencia a una clase guerrera con una base social dominante en el territorio indígena, algo que además se apoya en la similitudes tipológicas de las puntas de lanza, soliferrea, y pila, con las piezas distribuidas en otras zonas de la península, así como en su

tripa_necropolis.indb 176

29/4/09 09:50:45

interPretando el registro única de su entorno donde todas las sepulturas presentan deposiciones sin urna. parece ser que la necrópolis que le sigue en el tiempo y en espacio a Les casetes, es la necrópolis del poble nou, también localizada en La Vila Joiosa, de la que tan solo conocemos la publicación de un avance de sus resultados (espinosa, Ruiz y marcos 2005), pero puede ser interesante observar un grado de homogeneización mayor que en Les casetes, tanto en la forma y distribución de las estructuras funerarias como en los elementos de ajuar, donde ya aparece la cerámica griega de importación, y que a la vez presenta algunas características heredadas de Les casetes, como algunas tumbas en cista y elementos áureos en algunos casos con una iconografía similar, tal y como se puede observar en el denominado «collar del poble nou», expuesto en el museo arqueológico de la localidad. en nuestra opinión, la necrópolis del poble nou refleja un grado más en el proceso de «iberización» de las comunidades de la costa levantina. proceso más bien complejo donde, según hemos observado, intervienen numerosos factores, pero donde es evidente que las elites dominantes de las poblaciones autóctonas han tenido un papel predominante, y que parece ser que son las únicas que pudieron beneficiarse del control de los intercambios con las poblaciones semitas, tal vez procedentes de la costa malagueña. sin embargo, el verdadero cambio social comenzará una vez se produzca una mayor especialización de las unidades de producción que englobe a gran parte de la población residente, aunque esto venga auspiciado en un primer momento por la aparición de una aristocracia beneficiaria de la nueva situación económica, y por consiguiente de las nuevas estructuras de poder. por otra parte, la presencia de fenicios en estas costas de la provincia de alicante, debe ponerse en relación con el establecimiento de la colonia de sa caleta en ibiza, y con la presencia, ya sea como colonia, o como centro receptor de mercaderías fenicias de La Fonteta en Guardamar del segura, siendo éste además, de cronología más antigua que sa caleta. en este sentido, resulta muy complicado aceptar la naturaleza fenicia de Les casetes, y otorgar un carácter no fenicio al yacimiento de Guardamar, del que dista apenas un día de viaje por mar (moratalla Jávega 2004), así como relacionar Les casetes únicamente con la presencia semita en ibiza. también algunos autores han utilizado argumentos para reflexionar sobre los arquetipos que se utilizan en arqueología para interpretar yacimientos siguiendo los paralelos y dispersión de los objetos, argumentado la posibilidad de que algunos de los

177

yacimientos que en la actualidad se consideran tartésicos, es decir indígenas en proceso de interacción cultural con elementos fenicios cercanos en el tiempo y en el espacio, sean realmente fenicios en proceso de interacción cultural donde los elementos que se adquieren en este caso son autóctonos (escacena 2004: 16). siguiendo esta hipótesis, tendríamos una necrópolis fenicia en Les casetes, donde algunos individuos han adoptado elementos propios de la población residente como son las armas, broches de cinturón y elementos de adorno típicamente indígenas, y por tanto, por esta misma razón, se establecen claras diferencias con respecto a las necrópolis indígenas de similar cronología que se encuentran en su entorno inmediato. pero entonces, ¿qué papel juega la necrópolis del estacar de Robarinas de cástulo, con estructuras funerarias y objetos de ajuar tan semejantes a Les casetes, que al menos, evidencian la presencia de un contacto entre grupos algo más definido que un mero circuito comercial? pensamos que la verdadera población híbrida es la resultante final del proceso, ya considerada de cultura ibérica, siendo la población que refleja la necrópolis de Les casetes una población de carácter mixto, donde algunas de las sepulturas ya comienzan a evidenciar la dualidad cultural. es indudable la diferencia que muestran algunas de las sepulturas: mientras que la tumba 16 representa un tipo de estructura, y un ajuar típicamente alóctono, semejante a elementos procedentes de la costa mediterránea africana o a algunas de las necrópolis fenicias de la costa peninsular; la tumba 20 refleja un componente social que podría ser asdcribible a zonas de la meseta o del nordeste. otras, como hemos apuntado, muestran en la misma sepultura ambos tipos de elementos, sea el caso de la tumba 17 y 18. en la tumba 17, si bien la estructura e incluso el thymiaterion podrían ser de filiación oriental, el depósito posterior, formado por arete de plata y broche de cinturón tartésico, evidencia una relación directa entre dos individuos o familias que podrían tener un sustrato diferente. La necrópolis de Les casetes, evidentemente, no puede servir para explicar el proceso de dualidad cultural que se produce a partir del siglo viii y hasta finales del vi en las zonas del mediodía peninsular, pues en cada zona los modelos que interactúan son básicamente diferentes. no obstante, este yacimiento nos muestra una pieza del puzzle, directamente relacionada con un entorno inmediato de características diferentes a otras zonas. Un modelo de parte de un proceso de interacción donde la existencia de una dualidad cultural fue produciendo elementos di-

tripa_necropolis.indb 177

29/4/09 09:50:45

178

José ramón garcía gandía tadas en ibiza, bien pudiera ser un elemento con una gran perduración en el tiempo, ya que algunos de estos elementos se han datado en contextos que no ofrecen ninguna duda, si bien, también es cierto que prácticamente la mayoría de estos amuletos documentados en ibiza, procede de colecciones y otros casos en los que no puede establecerse un contexto arqueológico claro. aun pese a los esfuerzos por intentar explicar el mundo que refleja esta necrópolis, nuestro trabajo queda pendiente de nuestras propuestas y seguramente se verá ampliado con la excavación de nuevas necrópolis y la incorporación de datos procedentes de publicaciones que todavía no han visto la luz. desde nuestra visión lo importante ha sido sacar a la luz de los investigadores este yacimiento para que sirva de debate y pueda utilizarse como herramienta de investigación entre los profesionales de esta disciplina. me quedo con las palabras de un investigador de los principios de la arqueología alicantina del siglo xx, el profesor Figueras pacheco (1952: 194), que, al exponer los datos de la necrópolis de la albufereta, hacía esta reflexión: el mayor servicio que puede prestar a la arqueología el director de unas excavaciones, no consiste en formular con más o menos acierto, su opinión personal sobre el yacimiento que se le confió. La misión de desentrañar sus secretos dista mucho de serle exclusiva. en ocasiones ni siquiera está a su alcance. Lo que interesa de modo fundamental a la ciencia, no es que el excavador interprete los hechos, si no que los observe y registre bien en el momento oportuno y los exponga con fidelidad absoluta. de su testimonio bajo este aspecto, depende la utilidad básica de las excavaciones.

ferentes a los anteriores, creando un sustrato nuevo que sería el germen de la cultura ibérica. de vueltas con la cronología, y dejando a un lado las tumbas que no ofrecen datos fiables para determinar su datación, la fecha de las tumbas más antiguas, pensamos, debe situarse hacia el último cuarto del siglo vii a.n.e., tal sería el caso de las tumbas 3, 4, 9, 16 y 17. Las tumbas 18, 5, 6 corresponden, al parecer, a una fecha inicial del siglo vi a.n.e. en torno al primer cuarto del mismo, mientras que una serie de tumbas, entre las que se encuentran la 10, 12, 20, 21 y 22, podrían fecharse hacia mitad del siglo vi a.n.e., si bien los argumentos que manejamos para establecer la cronología son su situación en el espacio funerario y su relación con el resto de elementos de la necrópolis, ya que pensamos que no existe un periodo de inutilización de la necrópolis. por otra parte, los datos que se han utilizado para datar elementos que podrían bajar la cronología de algunas tumbas, como es el caso de las armas o de los amuletos de esteatita, pensamos no son del todo determinantes. en el caso de las armas, si bien está claro que los tipos de forma general se pueden datar a lo largo del siglo vi (finales según la cronología expuesta por Quesada), es bien cierto que las necrópolis que se utilizan para evaluar esta cronología han sido excavadas de antiguo, y en algunos casos no se puede establecer, o su cronología al menos quedaba pendiente de su relación final con otros contextos. tal vez, la relación de estas armas con los objetos importados de esta necrópolis, pudiera servir para subir su cronología, algo que no parece que vaya a contradecir las documentadas en ambiente similares documentados en el nordeste peninsular. por otra parte, los amuletos de esteatita, que en numerosas ocasiones se han datado hacia el siglo iv a.n.e. como sucede con las más de doscientas piezas documen-

tripa_necropolis.indb 178

29/4/09 09:50:45

BiBLioGRaFía

tripa_necropolis.indb 179

29/4/09 09:50:46

tripa_necropolis.indb 180

29/4/09 09:50:46

aa.VV . 2002: Reflets du divin. Antiquités pharaoniques et classiques d’une collection privée. Exposition. Musée d’Art et d’Histoire (2002), Ginebra. aBad casal , l.; sala sellés, f. 1993: El poblado ibérico de El Oral (San Fulgencio, Alicante). serie de trabajos Varios del servicio de investigación prehistórica nº 90. Valencia. 2001: El poblamiento ibérico en el Bajo Segura: El oral (II) y La Escuera. Real academia de la Historia. Biblioteca archaeologica Hispana. anejos de Lucentum nº 5. Universidad de alicante. acquaro, e. 1975: Uova di struzzo dipinte dalla necropoli occidentale di cagliari (tuvixeddu). Rivista di Studi Fenici nº III, 2: 207-211. Roma 1977: Amuleti egiziani ed egittizzanti del Museo Nazionale di Cagliar. consiglio nazionale delle Ricerche. Roma. 1981: Uova di struzzo dipinte da Bitia. Oriens Antiquus nº XX, 1: 57-65. Roma. 1987: antichità puniche d’ibiza: La maschera e l’uovo di struzzo. Studi di Egiptologia e di Antichità Puniche: 63-66. pisa alaminos, a.; oJuel solsona, m.; sanmartí grego, J.; santacana mestre, J. 1991: algunas observaciones sobre el comercio colonial en la costa central y meridional de catalunya en época arcaica. Remesal, J.; Musso, O. La presencia de material etrusco en la Península Ibérica: 275-294. Universidad de Barcelona.

almagro Basch, m. 1964: Los thymateria llamados candelabros de Lebrija. Trabajos de Prehistoria nº 13. centro superior de investigaciones científicas. madrid. almagro gorBea, m. 1974a: orfebrería del Bronce Final en la península ibérica: el tesoro de abía de la obispalía, la orfebrería tipo Villena y los cuencos de axtroki. Trabajos de prehistoria, Vol. 31, Nº 1. Pags. 39100. csic. madrid 1974b: dos thymateria chipriotas procedentes de la península ibérica, Miscelánea Arqueológica I: 43-55. diputación de Barcelona. Barcelona. 1977: El bronce final y el periodo orientalizante en Extremadura. Biblioteca praehistorica Hispana XiV. centro superior de investigaciones científicas y Universidad de Valencia. madrid. 1986-1987: Los campos de Urnas en la meseta. Zephyrus nº 39-40: 31-47. Universidad de salamanca. 1991: La necrópolis de medellín. Extremadura Arqueológica nº 2: 159-173. mérida. 1996: Ideología y poder en Tartessos y el mundo ibérico. Real academia de la Historia. madrid. 1992: Las necrópolis ibéricas en su contexto mediterráneo. Congreso de Arqueología Ibérica: Las Necrópolis: 37-75. Universidad autónoma de madrid. 1997: Guerra y sociedad en la Hispania céltica. La guerra en la antigüedad. Una aproximación al origen de los ejércitos en Hispania: 207-221. madrid.

tripa_necropolis.indb 181

29/4/09 09:50:46

182

José ramón garcía gandía 2000: (ed.). Argantonio rey de Tartessos. Fundación el monte. sevilla. aranegui gascó, c.; Jodin, a.; lloBregat conesa, e. a.; rouillard, P.; uroz sáez, J. 1993: La necrópolis ibérica de Cabezo Lucero (Guardamar del Segura, Alicante). Universidad de alicante. colección casa Velázquez nº 41. madrid. argente oliver, J. l.; díaz díaz, a.; Bescós corral, a. 2000: Tiermes V Carratiermes necrópolis celtibérica. arqueología en castilla y León nº 9. Junta de castilla y León. Valladolid. arriBas Palau, a.; Wilkins, J. 1969: La necrópolis fenicia del cortijo de las sombras (Frigiliana, málaga). Pyrenae 5: 185-244. Barcelona. arruda, a. m. 1999-2000: Los fenicios en Portugal. Fenicios y mundo indígena en el centro y sur de Portugal. Cuadernos de Arqueología Mediterránea nº 5-6. Universidad pompeu Fabra. Barcelona. arteaga matute, o. 1987: perspectivas espacio-temporales de la colonización fenicia occidental. ensayo de aproximación. Iberos. Actas de las I Jornadas sobre el Mundo Ibérico, 205-228. ayuntamiento de Jaén y Junta de andalucía. Jaén. arteaga matute, o.; Padró i Parcerisa, J.; sanmarti-greco, J. 1978: La expansión fenicia por las costas de cataluña y del Languedoc. Los Fenicios en la Península Ibérica II: 303-314. sabadell. arteaga matute, o. serna gonzález, m. r. 1973: Los saladares. Un yacimiento protohistórico en la región del Bajo segura. XII Congreso Nacional de Arqueología: 437-450. zaragoza. 1975a: Los saladares 71. Noticiario Arqueológico Hispánico nº 3: 7-140. madrid.. 1975b: influjos fenicios en la región del bajo segura, XIII Congreso Nacional de Arqueología: 737750. zaragoza.

almagro gorBea, m.; lorrio alvarado, a. J. 1987: La expansión céltica en la península ibérica: una aproximación cartográfica. I simposium sobre los Celtíberos (Daroca 1986): 105-122. zaragoza. almagro gorBea, m.; Jiménez ávila, J.; lorrio alvarado, a.; mederos martín, a.; torres ortiz, m. 2007: La necrópolis de Medellín .I. La excavación y sus hallazgos, madrid. Real academia de la Historia. almagro gorBea, m. J. 1970: Un quemaperfumes en bronce del museo arqueológico de ibiza. Trabajos de Prehistoria nº 27: 191-200. consejo superior de investigaciones científicas. madrid. d´amicone, e. 1988: Formas y materiales de la producción de vajilla. Donadoni Roveri, A.M. Museo Egipcio de Turín. Civilización de los egipcios. La vida cotidiana: 76-105. milán. alvar ezquerra, J. 2000: comercio e intercambio en el contexto precolonial. Intercambio y comercio preclásico en el Mediterráneo. I Coloquio del Centro de Estudios Fenicios y Púnicos: 27-34. Universidad autónoma de madrid. amores carredano, f. 1982: Carta Arqueológica de Los Alcores (Sevilla). diputación de sevilla. 1988: el yacimiento arqueológico de corta Lagos (Riotinto, Huelva), datos para una síntesis. Actas Congreso Nacional Cuenca Minera Río Tinto: 741-753. Huelva. anziani, d. 1912: nécropoles puniques du sahel tunisenne. Mélanges d’Archéologie e d’Histoire nº 32: 245303. mélanges de l’école Française de Rome. aranegui gascó, c. 1985: el Hierro antiguo valenciano. Las transformaciones del mundo indígena entre los siglos Viii y V a.n.e Arqueología del País Valenciano. Panorama y perspectivas: 185-200. alicante.

tripa_necropolis.indb 182

29/4/09 09:50:46

BiBliografía aston, B. g. 1994: Ancient egiptian stone vessels: materials and forms. Heilderberg astruc, m. 1937: nouvelles fouilles a djidjelli (algérie). novdec. 1935. Revue Africaine 82, XXX, núm. 371, 2º. 1951: La necrópolis de Villaricos. Junta superior de excavaciones arqueológicas nº 25. madrid. 1956: tradicions funéraries de carthage: Cahiers de Byrsa VI: 29-58. paris. auBet semmler, m. e. 1974: Vasos egipcios en las necrópolis de etruria y cartago, Simposio Internacional de Colonizaciones. Barcelona, 1971: 25-45. Barcelona. 1975: La necrópolis de setefilla en Lora del Río (sevilla). centro superior de investigaciones científicas. Barcelona. 1982: El Santuario de Es Cuieram. trabajos del museo arqueológico de ibiza y Formentera nº 8, ibiza. 1986a: La necrópolis de Villaricos en el ámbito del mundo púnico. Actas del Congreso Homenaje a Luis Siret (1934-1984), 612-624. 1986b: contactos culturales entre el Bajo Guadalquivir y el noroeste de África durante los siglos Vii y Vi ac. Atti del Congreso Internacional di Amalfi: 109-144. Nápoles. 1989a: La mesa de setefilla: la secuencia estratigráfica del corte 1. Tartessos: arqueología protohistórica del bajo Guadalquivir, Aubet (Ed.): 297338. sabadell. 1989b: Tartessos. Arqueología protohistórica del Bajo Guadalquivir: 297-338. sabadell. 2005: el «orientalizante». Un fenómeno de contacto entre sociedades desiguales. Actas del III Simposio Internacional de Arqueología de Mérida. Protohistoria del Mediterráneo Occidental. El Periodo Orientalizante. Anejos del Archivo Español de Arqueología XXXV: 117-128. madrid. auBet semmler, m. e.; maas-lindemann, g.; schuBart, h. 1979: chorreras, un establecimiento fenicio al e. del río algarrobo. Noticiario Arqueológico Hispano nº 6: 89-138.

183

auBet semmler, m. e. serna gonzález, m. r.; escacena carrasco, J. l.; ruiz delgado, m. m. 1983: La Mesa de Setefilla. Lora del Río (Sevilla). Campaña de 1979. excavaciones arqueológicas en españa nº 122. madrid. Baquedano Beltrán, i.; martín escorza, c. 2001: estructuras y formas en la distribución de las sepulturas de la necrópolis de La osera (Ávila). Arqueología Funeraria: las necrópolis de incineración, García Huerta, R.; Morales Hervás, J. ediciones de la Universidad de castilla La-mancha. cuenca. Barguet, P. 1967: Le Livre des Morts des anciens Égyptiens. Litteratures anciennes du proche-orient 1. parís. Bartoloni, P. 1996: La necrópoli di Bitia - I. consiglio nazionale delle Richerche. istituto per la cilviltà Fenicia e punica. 2000: La necrópoli di Monte Sirai - I. consiglio nazionale delle Richerche. istituto per la cilviltà Fenicia e punica. «sabatino moscati». Beirâo, c. m. de m. 1986: Une civilisation protohistorique du sud du Portugal (1ª Âge du Fer). paris. Belda domínguez, J. 1953: descubrimientos arqueológicos de Villajoyosa. La Villa romana de La encina. Revista Formación nº 29: 20-26. alicante.. 1959: Descubrimientos arqueológicos de Villajoyosa (Alicante): Les Casetes. Memorias del Museo Arqueológico Provincial de Alicante nº 20. alicante. Belén deamos, m.; escacena carrasco, J. l. 1990: niebla (Huelva). excavaciones junto a la puerta de sevilla (1978-1982). La cata 8. Huelva Arqueológica nº 12-169-249. Huelva. 1992: Las comunidades prerromanas de andalucía oriental. Complutum nº 2-3: 65-87. Universidad complutense de madrid. Bendala galán, m. 1991: tartessos. Veinte años de Arqueología en España. Homenaje a Don Emeterio Cuadrado Díaz.

tripa_necropolis.indb 183

29/4/09 09:50:46

184

José ramón garcía gandía Bissi, a. m. 1970: La cerámica púnica. Aspetti e problemi. XXX tavola. Roma. Blanco freJeiro, a. 1963: el ajuar de una tumba de cástulo. Archivo Español de Arqueología XXXVI: 40-69. madrid. Blanco freiJeiro, a.; luzón nogué, J. m.; ruiz mata, d. 1970: excavaciones Arqueológicas en el Cerro Salomón (Ríotinto, Huelva). madrid. Blánquez Pérez, J. J. 1986-1987: notas acerca de una revisión de la necrópolis ibérica de la Hoya de santa ana (chinchilla, albacete). Cuadernos de Arqueología y Prehistoria. Homenaje a D. Gratiniano Nieto Gallo II. Universidad Autónoma de Madrid nº 13-14: 9-27. madrid. 1990: La formación del mundo ibérico en el sureste de la Meseta. instituto de estudios albacetenses. albacete. Blázquez martínez, J. m. 1975: Tartessos y los orígenes de la colonización fenicia de occidente. 2ª edición. madrid. 1986: el influjo de la cultura semítica (fenicios y cartagineses) en la formación de la cultura ibérica. Aula Orientalis nº 4: 163-178. institut del pròxim orient antic. Universidad de Barcelona. 1993: el enigma de la religión tartésica. Los enigmas de Tarteso, Alvar, J. Bázquez, J. M.: 117-138. madrid. Blázquez martínez, J. m.; martín de la cruz, J. c.; ruiz mata, d. 1981: excavaciones en el cabezo de san pedro (Huelva): campaña de 1978. Huelva arqueológica nº 5: 149-316. Huelva. Blázquez martínez, J. m.; garcía gelaBert mª P.; rovira llorens, s.; sanz náJera, m. s. 1986-1987: estudio de un broche de cinturón de la necrópolis del «estacar de Robarinas» (cástulo, Linares). Zephyrus 39-40: 387-396. salamanca. Bonet rosado, h. 1995: El Tossal de Sant Miquel de Lliria. La antigua Edeta y su territorio. Valencia.

Boletín de la Asociación española de amigos de la Arqueología, 30-31: 99-110. madrid. 1992: La problemática de las necrópolis tartésicas. Congreso de Arqueología Ibérica: Las Necrópolis: 27-36. Universidad autónoma de madrid. 1995: componentes de la cultura tartésica. Tartessos 25 años después: 225-264. Jerez de la Frontera. Benichou-safar, h. 1975-1976: Les bains de resine dans les tombes puniques de carthage. Karthago nº 18: 133-138. túnez. 1982: Les tombes puniques de Carthage. Topografie, structures, inscriptions et rites funeraries. etudes d’antiquité africaine. centre national de la Recherche scientifique. parís. Beltrán lloris, m. 1996: Los iberos en Aragón. colección mariano de pano y Ruata nº 11. caja de ahorros de la inmaculada. zaragoza. Binford, l. W. 1972: mortuary practices: their study and their potential. An Archaeological Perspective, Binford (ed.): 208-243. seminar press. nueva York Bikai, P. m. 1978: The pottery of Tyre. Warminster. 1987: The phoenician pottery of Cyprus. nicosia. von Bissing, f. W. 1902: Fayencegefässe, catalogue Général des antiquités égyptiennes du musée du caire, nos. 3618-4000. 18001-18037. 18600. 1860., Viena. 1931: materiali archaeologici orientali ed egiziani scoperti nelle necropoli dell’antico territorio etrusco. Studi Etruschi V: 531-534, lám. XXVii. istituto nazionale di studi etruschi ed italici. Florencia. 1939: materiali archaeologici orientali ed egiziani scoperti nelle necropoli dell’antico territorio etrusco. Studi Etruschi Xiii: 447-454, láms. XXXVi-XXXViii. istituto nazionale di studi etruschi ed italici. Florencia. 1941: Zeit und Herkunft der in Cerveteri gefundenen Gefässe aus ägyptischer Fayence und glasiertem Ton, sitzungsberichte der Bayerischen akademie der Wissenschaften. philosophisch-historische abteilung. Jahrgang 1941, Band ii, Heft 7. munich.

tripa_necropolis.indb 184

29/4/09 09:50:46

BiBliografía Bonet rosado, h.; mata Parreño, c. 1994: La cultura ibérica en el país Valenciano: estado de la investigación en el década 1983-1993. Actas de las Jornades d’Arqueologia Valenciana de L’Alfàs del Pì. alicante. Bonet rosado, h.; díes cusí, e.; Pérez Jordà, g.; alvarez garcía, n. 1997: La Bastida de les alcuses (moixent) : resultados de los trabajos de excavación y restauración: años 1990-1995. Archivo de prehistoria levantina nº 22: 215-296. Valencia. Bonsor, e. g. 1899: Les colonies agricoles de la valleé du Betis. separata de Revue Archèologique XXXV: 126-128. paris. (traducción castellana: Las colonias agrícolas prerromanas del valle del Guadalquivir. a cargo de Jorge maier. Gráficas sol. écija. 1997). Botto, m. 2004: infusi orientali nei contesti funerari orientalizzanti del Latium Vetus. Actas del III Seminario Internacional sobre temas fenicios. El mundo funerario: 171-204. alicante. Broncano rodríguez, s. 1986: El Castellar de Meca (Ayora, Valencia). excavaciones arqueológicas en españa nº 147. madrid. Bultè, J. 1991: Talismans égiptiens d’heureuse maternité «Faience» bleu-vert á pois foncés. paris. caBré aguiló, J. 1920: La necrópolis de Tútugi. Objetos exóticos o de influencia oriental en las necrópolis turdetanas. Boletín de la Sociedad Española de Excursiones. tomo XXViii. iV trimestre. madrid. 1942: el thymiaterion céltico de calaceite. Archivo Español de Arqueología nº 15: 181-198. consejo superior de investigaciones científicas. madrid. 1925: arquitectura Hispánica. el sepulcro de toya. Archivo Español de Arqueología i: 73-101. madrid. caBre aguiló, J.; caBré de moran, m. e.; molinero Pérez, a. 1950: El castro y la necrópolis del Hierro céltico de Chamartín de la Sierra. Acta Arqueológica Hispana nº V. madrid.

185

caBré aguiló, J., de motos fernández, f. 1920: La necrópolis ibérica de tútugi, Galera provincia de Granada. Junta Superior de Excavaciones Arqueológicas nº 21. caPó garcía, B. 1999: Espigolant pel rostoll morisc. Bullent. picanya. carrasco rus, J.; Pachón romero, J. a.; Pastor muñoz, m.; lara, J. 1980: Hallazgos del Bronce Final en la provincia de Jaén. La necrópolis de cerro alcalá, torres (Jaén). Cuadernos de Prehistoria de la Universidad de Granada nº 5: 221-236. Granada. carreras rossel, e. rodríguez garci, J. 1985: els vidres pre-romans d’empuries al museu arqueologic de Barcelona. Empúries. Revista de Prehistória Arqueologia y Etnologia nº 47: 264275. Barcelona. carriazo y arrioquía, J. del m. 1970): El tesoro y las primeras excavaciones en El Carambolo (Camas, Sevilla). excavaciones arqueológicas en españa nº 68. madrid. 1973: Tartessos y El Carambolo. Investigaciones arqueológicas sobre la Protohistoria de la Baja Andalucía. ministerio de cultura. madrid. carrilero millán, m. 1993: discusión sobre la formación social tartésica. Alvar, J.; Blázquez, J.M. Los enigmas de Tarteso: 163-185. madrid. celestino Pérez, s. 1999: (ed.) El yacimiento protohistórico de Pajares. Villanueva de la Vera (Cáceres). 1. Las necrópolis y el tesoro áureo. Memorias de Arqueología Extremeña nº 3. mérida. celestino Pérez, s.; Jiménez ávila, J. 2004: el conjunto orientalizante de La talavera La Vieja (cáceres). I Symposium Internacional sobre la Tecnología del Oro Antiguo: Europa y América. Anejos del Archivo Español de Arqueología nº XXXII: 197-208. consejo superior de investigaciones científicas. madrid. cerdeño serrano, m. l. 1978: Los broches de cinturón peninsulares de tipo céltico. Trabajos de Prehistoria nº 35: 135-147. madrid.

tripa_necropolis.indb 185

29/4/09 09:50:46

186

José ramón garcía gandía Trabajos del Museo Arqueológico de Ibiza nº 24: 29-58. ibiza. costa riBas, B.; fernández gómez, J. h; gomez Bellard, c. 1991: ibiza fenicia; la primera fase de la colonización de la isla (s.Vii y Vi a.J.c.). Atti II Congresso Internazionale di Studi Fenici e Punici: 759-795. Roma. cruz Pérez, m. l. 1990: Necrópolis ibérica de Los Nietos (Cartagena, Murcia). Metodología aplicada y estudio del yacimiento. excavaciones arqueológicas en españa nº 158. madrid. . cuadrado díaz, e. 1957: La fíbula anular hispánica y sus problemas. Zephyrus nº 8: 5-76. Universidad de salamanca. 1961: Broches de cinturón de placa romboidal en la edad del Hierro peninsular. Zephyrus XII. Universidad de Salamanca. salamanca. cuadrado díaz, e.; acençao, m. a. 1970: Broches tartésicos de cinturón de»doble gancho». XI Congreso Nacional de Arqueología: 494-514. zaragoza. culican, W. 1970: phoenician oli-botlles and tripod-bowls. Berytus nº XIX: 5-18. 1973: phoenician jewellery in new York and copenhagen. Berytus nº XXII: 31-52. chaPa Brunet, m. t. 1991: La arqueología de la muerte: planteamientos, problemas y resultados. Arqueología de la muerte: metodología y perspectivas actuale, Vaquerizo Gil: 13-38.Universidad de córdoba. chaPa Brunet, t.; Pereira sieso, J.; madrigal Belinchón, a.; mayoral herrera, v. 1998: La necrópolis ibérica de Los Castellones de Céal (Hinojares, Jaén). Universidad de Jaén. chaves tristán, f.; de la Bandera romero, m. l.; oria segura, m.; garcía vargas, e.; ferrer alBelda, e.; manceBo dávalos, J. 1993: investigación arqueológica en montemolín. Investigaciones Arqueológicas en Andalucía, 1985-1992. Proyectos. Comunicaciones que se

1981: Los broches de cinturón tartésicos. Huelva Arqueológica nº V: 31-56. Huelva. cintas, p. 1950: Cèramique punique. institut des Hautes etudes de tunis, i. túnez. cintas, P. Jully, m. 1980: Onze sépultures de la necrópole archaïse de Motyé. cuadernos de trabajo de la escuela española de Historia y Roma. arqueología en Roma. coelho, a.; varela, m. 1992: Protohistoria de Portugal. Universidad aberta. Lisboa. correa cifuentes, c. 2005: aproximación a un modelo de interacción indígenas-fenicios en el sureste peninsular: La Rambla de las moreras (mazarrón, murcia). Actas del III Simposio Internacional de Arqueología de Mérida. Protohistoria del Mediterráneo Occidental. El Periodo Orientalizante. Anejos del Archivo Español de Arqueología XXXV: 9951004. madrid . correia, v h. 1993: as necròpoles da idade do Ferro do sul de portugal: arquitectura e rituais. Actas do 1ª Congresso de Arqueología peninsular vol II. Trabalhos de Arqueología e Etnología XXXIII 3-4: 351-375. sociedade portuguesa de antropología y etnología. oporto. cortell Pérez, e.; Juan moltó, J.; lloBregat conesa, e. a.; reig seguí, c.; sala sellés, f.; segura martí, J. m. 1992: La necrópolis ibérica de La serreta: resumen de la campaña de 1987. Serie de Trabajos Varios del Servicio de Investigación Prehistórica nº 89: 83-116. Valencia. corzo sanchez, r. 1991: cádiz fenicia. I-IV Jornadas de Arqueología fenicio-púnica (Ibiza 1986-89): 79-88. Trabajos del Museo Arqueológico de Ibiza nº 24..ibiza. costa riBas, B. 1991: Las excavaciones arqueológicas en el solar nº 38 de la Vía Romana (can partit). I-IV Jornadas de Arqueología Fenicio-Púnica (1986-1989).

tripa_necropolis.indb 186

29/4/09 09:50:46

BiBliografía presentan a las VI Jornadas de Arqueología Andaluza del 25 al 29 de enero de 1993: 501-513. consejería de cultura de la Junta de andalucía. Huelva. chaves tristán, f.; de la Bandera romero, m. l. 1993: Los broches de cinturón llamados tartesios. nuevas aportaciones. Homenaje a José María Blázquez, Mangas, J.; Alvar, J. II: 139-165. ediciones clásicas. madrid. dedet, B. 1992: Rites funénaries protohistoriques dans les Garrigues languedociennes. Approche ethnoarchéologique. Revue Archéologique de Narbonnaise nº 24. centre national de la Recherche scientifique. parís. de la Bandera romero, m. l. 2000a: arracada orientalizante de Villanueva de la Vera (cáceres). propuesta de reconstrucción. Spal. nº. 7: 107-127. sevilla. 2000b: arracada siriana en cástulo (Jaén). El mundo mediterráneo ss. III-VII d.C. Actas del III Congreso Andaluz de Estudios Clásicos: 265274. sevilla. . de la Bandera romero, m. l.; ferrer alBelda, e. 1994: el timiaterio orientalizante de Villargarcía de la torre (Badajoz). Archivo Español de Arqueología LXVI: 41-61. madrid. 1995: Reconstrucción del ajuar de una tumba de cástulo ¿indicios de mestizaje?. Kolaios nº 4. Arqueólogos, Historiadores y Filólogos. Homenaje a Fernando Gascó. Tomo I: 53-65. sevilla. del olmo lete, g.; auBet semmler, mª e. 1986: Los Fenicios en las Península Ibérica, vol. I y II. sabadell. derchain, P. 1975: La perruque et le cristal. Studien zur altägyptischen Kultur nº 2: 55-74. Universidad de Heilderberg. eiroa garcía, J. J. 2004: La edad del Bronce en la Región de murcia. Hernández Alcaraz, L.; Hernández Pérez, M. S. La Edad del Bronce en tierras valencianas y zonas limítrofes: 399-428. alicante.

187

elferink L. J. 1934: Lekythos. Archäologische, sprachliche und religionsgeschichtliche Untersuchungen. amsterdam. escacena carrasco, J. l. 1986: Gadir. Del Olmo; Aubet, M. E. Los fenicios en la península Ibérica, vol. I: 39-58. sabadell. 1989: Los turdetanos o la recuperación de la identidad perdida. Tartessos. Arqueología protohistórica del Bajo Guadalquivir, Aubet, M.E.: 433-476. sabadell. 2004: tartessos (des)orientado. Colonialismo e interacción cultural: el impacto fenicio-púnico en las sociedades autóctonas de occidente. Actas de las XVIII Jornadas de Arqueología Fenicio-Púnica (Eivissa, 2003). Treballs del Museu Arqueologic d’Eivissa i Formentera nº 54: 7-56. ibiza. esPinosa ruiz, a. 1997: dos yacimientos romanos del casco urbano de Villajoyosa (alicante), a partir de los fondos del museo local: consideraciones sobre la ubicación del Municipium y su relación con el poblamiento ibérico. Actas del XXIII Congreso Nacional de Arqueología Elche 1995, Vol. 2: 187-194. alicante. 2003: plaça de Juan carlos i-plaça del mercat. Actuaciones Arqueológicas en la Provincia de Alicante 2002. Edición en CD-ROM. ilustre colegio oficial de doctores y Licenciados en Filosofía y Letras y en ciencias de alicante. esPinosa ruiz, a.; ruiz alcalde, d.; marcos gonzález, a. 2005: nuevas aportaciones al conocimiento de La Vila Joiosa en época ibérica. Abad, L.; Sala, F .; Grau, I. La Contestania 30 años después: 178196. Universidad de alicante. estevez gálvez, f. 1966: La necrópolis ibérica de el Bovalar (Benicarló, castellón de la plana). Archivo de Prehistoria Levantina nº XI: 125-148. Valencia. 1974: La necrópolis de La Oriola, cerca de Amposta (Tarragona). diputación provincial de Valencia. fantar, m. 1972: Une tombe punique sur le versant est de la colline dite de Junon. antiquités africaines nº 6. parís.

tripa_necropolis.indb 187

29/4/09 09:50:46

188

José ramón garcía gandía galván saulmier, c. 1976: memoria de la 1ª campaña de excavaciones en la necrópolis de el navazo (La Hinojosa, cuenca). Noticiario Arqueológico Hispano nº 8. madrid. gallart fernández, J.; Junyent sánchez, e. 1986: el jaciment del Bronze Final de Rocaferida (sarroca de Lleida, segrià). Protohistòria Catalana. 6è Col.loqui Internacional d’Arqueologia de Puigcerdà: 115-126. puigcerdà. gamer-Wallert, i. 1978: aegyptische und aegyptisierende Funde von der iberischen Halbinseln, Beheifte zum tübinger atlas des vorderen orients, Reihe B, 21, Wiesbaden. garcés estallo, i. 1993: els Vilars (arbeca, Les Garrigues): primera edat del ferro i època ibèrica a la plana occidental catalana. Actas del seminario: El poblament ibèric a Catalunya, Laietània 8: 43-59. museu de mataró. Barcelona. garcía y Bellido, a. 1970: algunas novedades sobre la arqueología púnico-tartésica. Archivo Español de Arqueología nº 43: 3-49. consejo superior de investigaciones científicas. madrid, garcía cano, J. m. 1991: el comercio arcaico en murcia. La presencia de material etrusco en la península Ibérica: 369382. Barcelona. 997: Las necrópolis ibéricas de coimbra del Barranco ancho (Jumilla, murcia). i Las excavaciones y estudio analítico de los materiales. Universidad de murcia. garcía gandía, J. r. 2001a: Joyas, amuletos y armas. La necrópolis orientalizante de Les casetes. Revista de Arqueología nº 249: 36-47. Zugarto. Ediciones. madrid. 2001b: partida chovaes. els capellans. Actuaciones Arqueológicas en la provincia de Alicante 2000. Edición en CD ROM. ilustre colegio de doctores y Licenciados en Letras y en ciencias de alicante. 2002a: ap 1731. avda. pianista González soriano, 11. Actuaciones Arqueológicas en la provincia

fernández gómez, J. h. 1980: El hipogeo de Can Pere Catalá des Port (San Vicente de Sa Cala). Trabajos del Museo Arqueológico de Ibiza y Formentera nº 4. ibiza. 1981: Un hipogeo intacto en la necrópolis del Puig des Molins. trabajos del museo arqueológico de ibiza y Formentera nº 6. ibiza. 1992: Excavaciones en la necrópolis del Puig des Molins (Eivissa). Las campañas de D. Carlos Román Ferrer (1921-1929). Trabajos del Museo Arqueológico de Ibiza y Formentera nº 28-29. 3 vols.. ibiza. fernández gómez, J. h. Padró i Parcerisa, J. 1986: Amuletos de tipo egipcio del Museo Arqueológico de Ibiza. Trabajos del Museo Arqueológico de Ibiza y Formentera nº 16. ibiza. fernandez Jurado, J. 1988-1989: aspectos de la minería y la metalurgia en la protohistoria de Huelva. Huelva Arqueológica X-XI. Vol. 3: 177-214. diputación de Huelva. fernández izquierdo, a., gómez Bellard, c., riBera lacomBa, a. 1988: Las ánforas griegas, etruscas y fenico-púnicas en las costas del país Valenciano. Navies and Commerce of the Greeks, the Carthaginians and the Etruscans in the Tyrrhenian Sea T. Hackens (ed.), PACT 20, IV: 317-333. estrasburgo. figueras Pacheco, f. 1952: esquema de la necrópolis cartaginesa de alicante. tirada aparte del Archivo de Prehistoria Levantina iii: 179-199. servicio de investigación prehistórica. Valencia. fletcher valls, d. 1965: La necrópolis ibérica de La Solivella (Alcalá de Xivert, Castellón). serie de trabajos Varios del servicio de investigación prehistórica nº 32. Valencia Frankenstein, s. 1997: Arqueología del colonialismo. El impacto fenicio y riego en el sur de la Península Ibérica y el suroeste de Alemania. crítica. Barcelona. galiana soriano, a. 2001: Història Natural de la Marina Baixa. editorial club Universitario. alicante.

tripa_necropolis.indb 188

29/4/09 09:50:46

BiBliografía de Alicante 2001. Edición en CD ROM. ilustre colegio de doctores y Licenciados en Letras y en ciencias de alicante. 2002b: c/ Gemán aragonés esq. c/ ciutat de València esq. c/ aitana. Actuaciones arqueológicas en la provincia de Alicante 2001. Edición en CD ROM. ilustre colegio oficial de doctores y Licenciados en Letras y en ciencias. alicante. 2003: La tumba 17 de la necrópolis de Les casetes (La Vila Joiosa, alicante). Sagumtum nº 35: 219228. Universidad de Valencia. 2004: La necrópolis orientalizante de Les casetes (Villajoyosa, alicante). Actas del III Seminario Internacional sobre temas fenicios. El mundo funerario: 539-576.Universidad de alicante. 2005: La necrópolis orientalizante de Les casetes. ajuares y estructuras funerarias. Abad, L.; Sala, F Grau, I. La Contestania 30 años después: .; 342-356. Universidad de alicante. garcía gandía, J. r. Padró i Parcerisa, J. 2002-2003: Una cantimplora de fayenza egipcia procedente de la necrópolis de Les casetes (La Vila Joiosa, alicante). Pyrenae nº 32: 347-364. Universidad de Barcelona. garcía gelaBert, m. P.; Blázquez martínez, J. m. 1992: Las necrópolis oretanas de cástulo. paralelos con las necrópolis ibéricas del sureste. Congreso de Arqueología Ibérica: Las Necrópolis: 455472. Universidad autónoma de madrid. garrido roiz, J. P. 1970: Excavaciones en la necrópolis de La Joya, Huelva (1ª y 2ª campaña). excavaciones arqueológicas de españa nº 71. madrid. 1983: avance sobre los nuevos trabajos en la necrópolis orientalizante de Huelva. XVI Congreso Nacional de Arqueología: 539-548. zaragoza. garrido roiz, J. P.; orta garcía, e. mª. 1978: Excavaciones en la necrópolis de la Joya, Huelva, II (3ª, 4ª y 5ª Campañas. Excavaciones Arqueológicas en España nº 96. madrid. gasull vilella, m. J. 1982: Los soportes en el Bajo Guadalquivir: intento de clasificación. Madrider Mitteilungen nº 23: 62-95. madrid.

189

genera monells, m. 1986: els pobles dels camps d’Urnes al sud de catalunya: l’establiment del puig Roig (el masroig, priorat). Tribuna d’Arqueologia 1985-1986: 5368. Barcelona. gil de los reyes, s.; Puya garcía de leaniz, m.; viñuales, o.; luque, J. m.; maier allende, J.; franco, c.; huecas atenciano, J. m.; 1991: informe preliminar sobre el resultado de la excavación de emergencia de la necrópolis tartésica de la cruz del negro (carmona, sevilla). Anuario Arqueológico de Andalucía / 1989 nº III: 611-612. sevilla. gil de los reyes, s.; Puya garcía de leaniz, m. 1995: excavaciones en la necrópolis de la cruz del negro (carmona, sevilla). Actes du IIIe Congrès International des Études Phéniciennes et Puniques II: 83-87. institut national du patrimonie. túnez. Gómez Bellard, c. 1988: Levant et catalogne. Dossiers Histoire Archéologie, 132, 72-73. 1991: ibiza en época arcaica: estado actual de la investigación. I-IV Jornadas de arqueología fenicio-púnica. Trabajos del Museo de Arqueología de Ibiza y Formentera nº 24: 21-28. ibiza. 1993: el vino en los inicios de la cultura ibérica. nuevas excavaciones en el alt de Benimaquia, denia. Revista de Arqueología nº 142: 16-27. madrid. gómez Bellard, c alvarez garcía, n.; castelló mari, J. s. 2000: estudio preliminar de las ánforas del alt de Benimaquía (dénia, alicante). Quaderns de Prehistòria i Arqueologia de Castelló nº 21: 121136. castellón de la plana. gomez Bellard, c.; costa riBas, B.; gomez Bellard, f.; gurrea, r.; grau almero, e.; martinez valle, r. 1990:La colonización Fenicia de la Isla de Ibiza. Excavaciones Arqueológicas en España nº 157. madrid. gómez Bellard, c.; guérin, P. 1991: testimonios de producción vinícola arcaica en L’alt de Benimàquia (denia). Huelva Arqueoló-

tripa_necropolis.indb 189

29/4/09 09:50:46

190

José ramón garcía gandía 1991: La presencia fenicia en el Levante peninsular y su influencia en las comunidades indígenas. I-IV Jornadas de arqueología fenicio-púnica (Ibiza 1986-89). Trabajos del Museo Arqueológico de Ibiza 24: 109-118. ibiza. 1998: La Fonteta. el asentamiento fenicio de la desembocadura del río segura (Guardamar, alicante, españa). Resultado de las excavaciones de 1996-97. Rivista di Studi Fenici 26 (2): 191-228. Roma. 1999: Las cerámicas fenicias de la provincia de alicante. La cerámica fenicia en occidente: centros de producción y áreas de comercio. Actas del I seminario Internacional sobre temas fenicios: 111-128. alicante. 2000: El yacimiento fenicio de la Fonteta (Guardamar del Segura, Alicante. Comunidad Valenciana). Real academia de cultura Valenciana. sección de prehistoria y arqueología. serie popular 4. Valencia. 2002: La necrópolis de cremación de Les Moreres (Crevillente, Alicante, España) s. IX-VIII AC. edición aparte del iii seminario internacional sobre temas fenicios. Universidad de alicante. alicante. gonzález Prats, a.; Pina gosalvez, J. a. 1983: análisis de las pastas cerámicas de vasos hechos a torno de la fase orientalizante de peña negra (675-550/535 ac). Lucentum II: 115.145. Universidad de alicante. gonzález Prats, a.; ruiz-gálvez Priego, m. l. 1989: La metalurgia de peña negra en su contexto del Bronce Final del occidente europeo. XIX Congreso Nacional de Arqueología: 367-376. zaragoza. gonzález Wagner, e. c. 1986: notas en torno a la aculturación en tartessos. Gerión nº 4: 129-160. Universidad complutense de madrid. 1992: tartessos en la historiografía: una revisión crítica. La colonización fenicia en el sur de la Península Ibérica. 100 años de investigación. Centenario del inicio de las excavaciones de Luis Siret en Villaricos: 81-115. instituto de estudios almerienses. almeria. 1995: Fenicios y autóctonos en tartessos. consideraciones sobre las relaciones comerciales y la dinámica de cambio en el suroeste de la península

gica XIII, 2. Íberos y griegos. lecturas desde la diversidad: 9-32. diputación de Huelva. gómez Bellard, c., guérin, P., Pérez Jordà, g. 1991: témoignage d’une production de vin dans l’espagne préromaine. La production de vin et de huile en Méditerranée. Bulletin de Correspondance Hellénique. Supplément XXVI: 379-395. paris. gómez Bellard, c. vidal gónzález, P. 2000: Las cuevas santuario fenicio-púnicas y la navegación por el mediterráneo. Santuarios fenicio-púnicos en Iberia y su influencia en los cultos indígenas. XIV Jornadas de Arqueología Fenicio-Púnica (Eivissa 1999). Treballs del Museu d’Arqueologia d’Eivissa i Formentera nº 46: 103-146. ibiza gonzález rodríguez, r.; Barrionuevo contreras, f.; aguilar moya, l. 1995: mesas de asta, un centro indígena tartésico en los esteros del Guadalquivir. Tartessos 25 años después 1968-1993: 215-237. Jerez de la Frontera. gonzález Prats, a. 1977-1978: sobre las excavaciones realizadas en el yacimiento de «La peña negra», sierra de crevillente (alicante). Pyrenae 13-14: 121-135. Universidad de Barcelona. Barcelona. 1981: el tesorillo de tipo orientalizante de la sierra de crevillente. Ampurias, 38-40. 1982: La peña negra iV. excavaciones en el sector Vii de la ciudad orientalizante. Noticiario Arqueológico Hispano nº 13. 305-418. madrid. 1983a: Estudio arqueológico del poblamiento antiguo de la Sierra de Crevillente (Alicante). anejo i de la revista Lucentum. Universidad de alicante. 1983b: La necrópolis de cremación del Bronce Final de la peña negra de crevillente, alicante. Crónica del XVI Congreso Nacional de Arqueología: 285-294. 1985: sobre unos elementos materiales del comercio fenicio en tierras del sudeste peninsular. Lucentum IV: 97-106. Universidad de alicante. 1986: Las importaciones y la presencia fenicias en la sierra de crevillente (alicante). Los fenicios en la Península Ibérica, vol II: 279-302, Del Olmo y Aubet (ed.). sabadell.

tripa_necropolis.indb 190

29/4/09 09:50:47

BiBliografía ibérica. Trabajos de Prehistoria nº 52 (1): 109126. consejo superior de investigaciones científicas. madrid. 1997: comercio lejano, colonización e intercambio desigual en la expansión fenicia arcaica. Intercambio y comercio preclásico en el Mediterráneo. Actas del I Coloquio del Centro de Estudios Fenicios y Púnicos: 79-91. Universidad autónoma d madrid. 2005: consideraciones sobre un nuevo modelo colonial fenicio en la península ibérica. Actas del III Simposio Internacional de Arqueología de Mérida. Protohistoria del Mediterráneo Occidental. El Periodo Orientalizante. Anejos del Archivo Español de Arqueología XXXV: 149-165. gracia alonso, f.; munilla caBrillana, g. 1993: estructuración cronocupacional del poblamiento ibérico en las comarcas del ebro. Actas del seminario: El poblament ibèric a Catalunya, Laietània, 8: 209-255. museu de mataró. Barcelona. grau mira, i. 2000-2001: La formación del mundo ibérico en los valles de l’alcoià y el comtat (alicante). Un estado de la cuestión. Lucentum XIX-XX: 95-112. Universidad de alicante. alicante. 2002: La organización del territorio en el área central de la Contestania Ibérica. publicaciones de la Universidad de alicante. serie arqueología. anejo de la Revista Lucentum 6. alicante. grose, d. 1989: The Toledo Museum of Art. Early Ancient Glass. Hudson Hill press. new York. gusi Jener, f. 1975: La problemática cronológica del yacimiento de Vinarragell en el marco de la aparición de la cultura ibérica del levante peninsular. Cuadernos de Prehistoria y Arqueología Castellonenses nº 2: 173-184. castellón de la plana. 1976a: el puig de Vinaròs, nuevo yacimiento con materiales fenicios. Cuadernos de Prehistoria y Arqueología Castellonenses: 287-288. castellón de la plana. 1976b: Los hallazgos fenicios y de la i edad del Hierro en el poblado de el puig (Benicarló). Cuadernos de Prehistoria y Arqueología Castellonenses III: 285. castellón de la plana.

191

gusi Jener, f.; sanmarti grego, e. 1976-1978: asentamientos indígenas preibéricos con materiales fenico-púnicos en el área costera del Baix maestrat (provincia de castellón de la plana). Simposi Internacional: Els Origens del Món Ibèric: 38-40, 361-380. ampurias. Barcelona. haevernick, t. e. 1977: Gesichtsperlen. Madrider Mitteilungen nº 18. madrid. hannezo, g. 1892: note sur des sépultures phéniciennes découvertes pres de mahedia. Anthropologie, 161. harden, d. 1981: Catalogue of Greek and Roman Glass in the Britsh Museum. Britsh museum publications. Londres. hernández Pérez, m. s. 2001: La edad del Bronce en alicante. ...Y acumularon tesoros. Mil años de historia en nuestras tierras: 201-218. Universidad de alicante. 2005: La contestania vista desde la prehistoria. Abad, L.; Sala, F.; Grau, I. La Contestania 30 años después: 17-36. Universidad de alicante. hernández Pérez, m. s.; lóPez mira, J. a. 1992: Bronce Final en el medio Vinalopó. a propósito de dos conjuntos cerámicos del tabaià (aspe, alicante). Trabajos varios del Servicio de Investigaciones Prehistóricas nº 89: 1-16. Valencia. hodder, i. 1982: social structure and cemeteries: a critical appraisal. Anglo-Saxon Cemeteries: 161-169. British Archaeological Reports 82. hunt ortiz, m. a. 2005: plata de tartessos: producción y dispersión. Actas del III Simposio Internacional de Arqueología de Mérida. Protohistoria del Mediterráneo Occidental. El Periodo Orientalizante. Anejos del Archivo Español de Arqueología XXXV: 1241: 1248. madrid. Janin, t. 2000: necropoles et sociétés élisyques: les communautés du premier Âge du fer en Languedoc

tripa_necropolis.indb 191

29/4/09 09:50:47

192

José ramón garcía gandía karageorghis, v. 1988: chipre. Los Fenicios (Catálogo de la Mostra del Palazzo Grassi): 152-165. Barcelona. kurtz, g. 2003: Los Hierros. Celestino, S. Cancho Roano VIII. Los Materiales Arqueológicos I: 293-366. instituto de arqueología de mérida. lancel, s. 1994: Cartago. crítica. Barcelona. lancel, s.; morel, J. P.; thuillier, J. P. 1982: Byrsa II. Rapports prèliminaires sur les foulles 1977-1978: niveaux et vestiges puniques. coll. ecole Francaise de Rome nº 41. Roma. lagarce, e.; leclant, J. 1976: ii. Vase plastique en faïence Kit. 1747: une fiole pour eau de jouvence. Clerc, G.; Karageorghis, V.; Lagarce, E.; Leclant, J., Fouilles de Kition, II. Objets égyptiens et égyptisants: scarabées, amulettes et figurines en pâte de verre et en faïence, vase plastique en faïence. Sites I et II, 1959-1975: 183-290, láms. XX-XXXIII. nicosia. lazarich gonzález, m. 1985: Una sepultura de incineración del período orientalizante tartésico en La mesa de algar (Véjer de la Frontera). Gades nº 13: 103-120. cádiz. leclant, J.; clerc, g.; karageorghis, v.; lagarce, e. 1979: Fouilles de Kition, ii. objets egyptiens et egyptisants: scarabees, amulettes et figurines en pate de verre et en faience, vase plastique en faience. sites i et ii. The Classical Review New Series. Vol. 29. nº 2: 183-290. Láms. XX-XXXIII. nicosia. loPez castro, J. l. 1992: La colonización fenicia en la península ibérica: 100 años de investigación. La Colonización fenicia en el sur de la Península Ibérica. 100 años de investigación. 11-79. instituto de estudios almerienses. almería. 2000: Formas de intercambio de los fenicios occidentales en época arcaica. Intercambio y comercio preclásico en el Mediterráneo. Actas del I Coloquio del Centro de Estudios Fenicios

occidental. Mailhac et le Premier Àge du fer en Europe occidentale. Hommages à Odette et Jean Taffanel. Monographies d’Archéologie Méditerranéenne nº 7: 117-131. Lattes. Jiménez ávila, J. 2001: La necrópolis de el Jardal (Herrera del duque, Badajoz). elementos para el estudio del ritual funerario del suroeste peninsular a finales de la 1ª edad del Hierro. Complutum nº 12: 113122. madrid. 2002: La toréutica orientalizante en la Península Ibérica. Real academia de la Historia. Biblioteca archaeologica Hispana. studia Hispano-phoenicia. madrid. 2003: pasta Vítrea. Celestino, S. Cancho Roano VIII. Los materiales arqueológicos I: 263-291. instituto de arqueología de mérida. 2005: de los bronces tartésicos a la toréutica orientalzante. Actas del III Simposio Internacional de Arqueología de Mérida. Protohistoria del Mediterráneo Occidental. El Periodo Orientalizante. Anejos del Archivo Español de Arqueología XXXV: 1089-1116. madrid Jiménez de cisneros, d. 1908: excursiones por el s. Y sW. de la provincia de alicante. Boletín de la Real Sociedad Española de Historia Natural nº 8, 193-208. madrid. Jiménez flores, a. m. 1996: Ritual funerario y sociedad en las necrópolis fenicias de época arcaica de la Península Ibérica. Gráficas sol. écija. 2002: Pueblos y Tumbas. El impacto oriental en el mundo funerario del Extremo Occidente. 2 vols. Gráficas sol. écija. Jully, J. J. 1978: Vase non tourné à enduit rouge foncé d’ambiance phénicienne, Rivista di Studi Fenici V 195-204. Roma. . Junyent sánchez, e.; seser Pérez, r.; olaria Puyoles, c.; gusi Jener, f.; aguiló, P.; romám, i. 1982-1983: el abric de les cinc (almenara, castellón). 2 campaña de excavaciones 1977. Cuadernos de Prehistoria y Arqueología Castellonenses nº 9: 55-121. castellón de la plana.

tripa_necropolis.indb 192

29/4/09 09:50:47

BiBliografía y Púnicos: 123-136. Universidad autónoma de madrid. 2005: aristocracia fenicia y aristocracias autóctonas. Relaciones de intercambio. Actas del III Simposio Internacional de Arqueología de Mérida. Protohistoria del Mediterráneo Occidental. El Periodo Orientalizante. Anejos del Archivo Español de Arqueología XXXV: 405-421. madrid. lóPez castro, J. l.; sanmartín montilla , c.; escoriza mateu, t. 1987-1988: La colonización fenicia en la desembocadura del almanzora. el asentamiento de cabecico de parra de almizaraque. Cuadernos de Prehistoria y Arqueología nº 12-13: 157-169. Universidad de Granada. loPez Palomo, a. 1981: alhonoz: (excavaciones de 1973 a 1978). Noticiario Arqueológico Hispánico nº 11: 33-188. madrid. lorrio alvarado, a. J. 1988-1989: cerámica gris orientalizante de la necrópolis de medellín (Badajoz). Zephyrus 41-42: 283-314. Universidad de salamanca. 1990: La mercadera (soria). organización social y distribución de la riqueza en una necrópolis celtibérica. Necrópolis Celtibéricas. II Simposio sobre los Celtíberos (Daroca 1988), Burillo, F.: 39-50. zaragoza. 1997: Los Celtíberos. Universidad complutense y Universidad de alicante. madrid. lucas Pellicer, m. r. 1998: algo más sobre el tesoro de Villena: reconstrucción parcial de tres empuñaduras. Cuadernos de prehistoria y arqueología, 25, 1. Pags. 157-200. Universidad autónoma de madrid. lull santigo, v. c.; Picazo gurina, m. 1989: arqueología de la muerte y estructura social. Archivo Español de Arqueología nº 62: 5-20. Consejo Superior de Investigaciones Científicas. Instituto de Historia. madrid. llatas Burgos, v. 1957: carta arqueológica de Villar del arzobispo y su comarca. Archivo de Prehistoria Levantina VI.

193

lloBregat conesa, e. a. 1974: Las relaciones con ibiza en la protohistoria valenciana. Prehistoria y Arqueología de las Islas Baleares. VI Symposium de Prehistoria Peninsular: 291-320. Universidad de Barcelona. 1975: El papel de los cartagineses en la Historia Antigua del País Valenciano. Cuadernos de Historia V. Valencia. 1981: toros y agua en los cultos funerarios ibéricos. Saguntum 16: 161-164. Universidad de Valencia. 1982: iberia y etruria: notas para una revisión de las relaciones. Lucentum nº I: 71-91. Universidad de alicante. alicante. 1992: presència fenícia al país Valencià: novetats i balanç provisional. Fonaments nº 8: 171-179. Barcelona. maas-lindemann, g. 1994: La primera fase de la colonización fenicia en españa, según los hallazgos de morro de mezquitilla (málaga). El mundo Púnico. Historia, sociedad y cultura. González, A: Cunchillos, J.L.; Molina, M.: 281-292. murcia. maas-lindemann, g.; auBet semmler, m. e. 1979: chorreras, un establecimiento fenicio al e. de la desembocadura del algarrobo. Noticiario Arqueológico Hispano nº 6: 89-138. madrid. maier allende, J. 1992: La necrópolis de la cruz del negro (carmona, sevilla). Cuadernos de Prehistoria y Arqueología de la Universidad Autónoma de Madrid nº 19: 95-119. madrid. maluquer de motes nicolau, J. 1956: La técnica de incrustación de boquique y la dualidad de tradiciones cerámicas en la meseta durante la edad del Hierro. Zephyrus nº VII: 176215. Universidad de salamanca. 1969: Los fenicios en cataluña. Tartessos y sus problemas. V Symposium de Prehistoria Peninsular: 241-250. Universidad de Barcelona. Barcelona. 1983: El poblado paleoibérico de La Ferradura (Ulldecona, Tarragona). consejo superior de investigaciones científicas. institut milà i Fontanals. programa de investigaciones protohistóricas Vii. Barcelona. 1984: La necrópolis paleoibérica de Mas de Muslos (Tortosa, Tarragona). consejo superior de in-

tripa_necropolis.indb 193

29/4/09 09:50:47

194

José ramón garcía gandía Congresso Internazionale di Studi Fenici e Punici, vol. III: 1081-1091. Roma. 1991b: Los Villares (Caudete de las Fuentes, Valencia): origen y evolución de la Cultura Ibérica. trabajos varios del servicio de investigación prehistórica nº 88. Valencia. meeks, d. 2001: traitement, conservation et transport de l’eau du nil. Histoire et problèmes. Techniques et sociétés en Méditerranée. Hommage à Marie-Claire Amouretti, Aix-en-Provence: 499-515. paris. mederos martín, a.; harrisson, r. J. 1996: patronazgo y clientela. Honor, guerra y festines en las relaciones sociales de dependencia del Bronce Final atlántico en la península ibérica. Pyrenae nº 27: 31-52. Universidad de Barcelona. mederos martín, a.; ruiz caBrero, l. a. 2000-2001: trashumancia, sal y comercio fenicio en las cuencas de los ríos Vinalopó y Bajo segura (alicante). Lucentum XIX-XX: 83-94. Universidad de alicante. alicante. mesado oliver, n. 1974: Vinarragell (Burriana – Castellón). serie de trabajos varios del servicio de investigación prehistórica nº 46. Valencia. mesado oliver, n., arteaga matute, o. 1979: Vinarragell (Burriana, Castellón) II. serie de trabajos varios del servicio de investigación prehistórica nº 61. Valencia. molina faJardo, f.; huertas Jiménez, c. 1985: La necrópolis fenicio-púnica de Puente Noy II. ayuntamiento de almuñécar. Granada. molina faJardo, f.; Padró i Parcerisa, J. 1983: Una sepultura con amuletos de tipo egipcio de la necrópolis de puente noy (almuñécar, Granada). Almuñécar, Arqueología e Historia: 107122.almuñécar. molina faJardo, f.; ruiz fernández , a.; huertas, Jiménez, c. 1982: Almuñécar en la antigüedad. La necrópolis Fenicio-Púnica de Puente Noy. almuñécar

vestigaciones científicas. institut milá i Fontanals. programa de investigaciones protohistóricas Viii. Barcelona. 1987: La necrópolis paleoibérica de Mianes en Santa Bárbara (Tarragona). consejo superior de investigaciones científicas. institut milà i Fontanals. programa de investigaciones protohistóricas nº iX. Barcelona. manfredi, l. i. 1986: Un uovo dipinto da ibiza. Oriens Antiquus XXV Fasc. 1-2: 87-91. Roma. . marconi, P. 1930: scoperta di tombe puniche a camera (marsala-trapani). Notizie degli scavi di antichitá, 413415. martì Bonafé, m. a., mata Parreño, c. 1992: cerámicas de tipo fenicio occidental en las comarcas de l’alcoià i el comtat (alacant). Saguntum XXV: 103-117. Valencia. martín ruiz, J. a. 1995: Catálogo documental Los Fenicios en Andalucía. sevilla. 1996: Las sepulturas principescas del periodo orientalizante tartésico. textos mínimos. Universidad de málaga. martín ruiz, J. m. 2000: cerámicas a mano en los yacimientos fenicios de andalucía. Actas del IV congreso Internacional de Estudios Fenicios y Púnicos. Vol. IV: 1625-1630. Universidad de cádiz. mascort roca, m. t.; sanmartí grego, J.; santacana mestre, J. 1991: aldovesta. Les bases d’un modèle commercial dans le cadre de l’expansion phénicienne au nord-est de la péninsule ibérique. II Congresso Internazionale di Studi Fenici e Punici, vol. III: 1073-1079. Roma. masPero, g. 1883: Guide du visiteur au Musée de Boulaq. Bulaq. mata Parreño, c. 1991a: Las cerámicas fenicias occidentales de Los Villares (caudete de las Fuentes, Valencia). II

tripa_necropolis.indb 194

29/4/09 09:50:47

BiBliografía molina gonzález, f. 1978: definición y sistematización del Bronce tardío y Final en el sudeste de la península ibérica. Cuadernos de Prehistoria de la Universidad de Granada nº 3: 159-232. Granada. monraval saPiña, m. 1992: La necrópolis ibérica de El Molar (San Fulgencio-Guardamar, Alicante). catálogo de Fondos del museo arqueológico provincial de alicante nº V. alicante. monteagudo, l. 1953: Álbum Gráfico de carmona, por G. Bonsor. Archivo Español de Arqueología nº 26: 356-370. madrid. moratalla Jávega, J. 2004: Organización del territorio y modelos de poblamiento en la Contestania ibérica. tesis doctoral inédita. Universidad de alicante. navarro ruBio, J. v. 1981: candelabro de bronce de els ebols (L’alcúdia, Valencia). Saguntum nº 16: 177-182. Valencia. niemeyer, H. G. 1970: zum thymiaterion vom cerro del peñón. Madrider Mitteilungen XI: 96-101. madrid. niemeyer, h. g., schuBart, h. 1965: ein ostphönikisches thymaterion vom cerro del peñón (almayate Bajo, prov. málaga), Madrider Mitteilungen VI: 74-83. madrid. niemeyer, h.g. shuBart, h. Pellicer, m. 1969: Toscanos. La factoría paleopúnica en la desembocadura del río Vélez. excavaciones arqueológicas en españa nº 66. madrid. oliva alonso. d.; Puya garcía de leaniz, m. 1982: Los huevos de avestruz de los alcores de carmona. Homenaje a Conchita Fernández Chicarro: 93-112. ministerio de cultura. madrid. oliver foix, a. 1980: Las influencias mediterráneas en el mundo ibérico de la zona sur del delta del ebro. Cuadernos de Prehistoria y Arqueología Castellonenses nº 7: 99-118. castellón de la plana.

195

oliver foix, a.; gusi Jener, f. 1991: Los primeros contactos comerciales mediterráneos en el norte del país Valenciano. La presencia de material etrusco en la Península Ibérica, Remesal, J. y Musso, O. Universidad de Barcelona: 197-213. Barcelona. 1995: El Puig de la Nau. Un hábitat fortificado ibérico en el ámbito mediterráneo peninsular. monografies de prehistòria i arqueologia castellonenques nº 4. castellón. oliver foix, a.; Blasco arasanz, m.; freixa foz, a.; rodríguez BarBerán, P. 1984: el proceso de iberización en la plana litoral del sur de castellón. Cuadernos de Prehistoria y Arqueología Castellonenses 10: 63-109. castellón de la plana. olmos romera, r. 1992: Broncística fenicia y orientalizante en el sur peninsular y en ibiza. Una aproximación iconográfica y simbólica. IV Jornadas de Arqueología fenicio-púnica. Trabajos del Museo Arqueológico de Ibiza y Formentera. Nº 27: 41-64. ibiza. olmos romera, r.; fernández miranda, m. 1987: el timiaterio de albacete. Archivo Español de Arqueología nº 53: 5-14. consejo superior de investigaciones científicas. madrid. o’shea, J. 1984: Mortuary Variability. academy press. nueva York. Padró i Parcerisa, J. 1980-1985: Egyptian-type Documents from the Mediterranean littoral of the Iberian Peninsula before the Roman Conquest. Études Préliminaires aux Réligions Orientales dans l’Empire Romain nº 65, 3 vols. Leiden. 1983: amuletos y divinidades egipcias en la Hispania prerromana. Blázquez, J. M. Primitivas religiones ibéricas. Religiones Prerromanas. madrid. 1995: New Egyptian-type Documents from the Mediterranean Littoral of the Iberian Peninsula before the Roman Conquest. orientalia monspeliensia nº Viii, montpellier. Paixâo, a. c. 1983: Una nova sepultura com escaravelho da necròpole proto-histórica do senhor dos mártires

tripa_necropolis.indb 195

29/4/09 09:50:47

196

José ramón garcía gandía 2000: Joyas y bronces. Argantonio Rey de Tartessos: 147-156. sevilla. 2005: mecanismos identitarios de construcción de poder en la transición Bronce-Hierro. Trabajos de Prehistoria vol. 62 nº 2: 91-103. consejo superior de investigaciones científicas. madrid. Pereira sieso, J. 2001: el registro arqueológico de las cremaciones, una fuente para la reconstrucción del ritual funerario. Arqueología Funeraria: las necrópolis de incineración: 11-36. Universidad de castilla-La mancha. cuenca. 2005: entre la fascinación y el rechazo: la aculturación entre las propuestas de interpretación del periodo orientalizante. Actas del III Simposio Internacional de Arqueología de Mérida. Protohistoria del Mediterráneo Occidental. El Periodo Orientalizante. Anejos del Archivo Español de Arqueología XXXV: 167-187. madrid. Petrie, W. m. f. 1886: Naukratis. Part I., 1884-5, publications of the egyptian exploration Fund., iii, Londres. 1906: Hyksos and Israelite Cities, publications of the egyptian Research account, Xii. Londres. Picard, g. ch. 1954: Les religions de l’ Afrique Antique. paris. Pingel, v. 1975: zur vorgeschichte von niebla (prov. Huelva). Madrider Mitteilungen nº 16: 111-136. madrid. Pla Ballester, e. 1959: el problema del tránsito de la edad del Bronce a la del Hierro en la región valenciana. V Congreso Nacional de Arqueología. Pla Ballester; e; riBera lacomBa, a. 1980: Los Villares (Caudete de las Fuentes, Valencia). Valencia. Pla Ballester, e., Bonet rosado, h. 1991: nuevos hallazgos fenicios en yacimientos valencianos (españa). Festschrift für Wilhelm schüle zum 60 Geburstag. Veröffentlichung des Vorgeschichtlichen seminars marburg, 6-internationale archäologie, 1, marburg, 245-258.

(alcácer do sal). O Arqueólogo Portugues serie IV I: 273-286. , Pellicer catalán, m. 1962: excavaciones en la necrópolis púnica de «Laurita» del Cerro de San Cristóbal (Almuñécar, Granada). Excavaciones Arqueológicas en España nº 17. ministerio de educación nacional. madrid. 1964: Relaciones de la necrópolis púnica del cerro de san cristóbal, de almuñécar en el mediterráneo occidental. VIII Congreso Nacional de Arqueología. Sevilla-Málaga 1963: 393-403. secretaría General de los congresos arqueológicos nacionales. zaragoza. 1989: observaciones sobre la problemática tartésica. Habis nº 20: 205-216. Universidad de sevilla. Peña ligero, a. 2003: La necrópolis ibérica de el Molar (San Fulgencio-Alicante). Revisión de las excavaciones realizadas en 1928 y 1929. Fundación municipal José maría soler. Villena. Peña sánchez, J. l.; gil mascarell, m. 1989: La fíbula «ad occhio» del yacimiento de la mola d’agres. Saguntum nº 22: 125-146. Valencia. Perdigones moreno, l. 1991: La necrópolis fenicio-púnica de cádiz (siglos Vi al iV ac). Treballs del Museu Arqueològic d’Eivissa i Formentera nº 24: 221-232. ibiza. Perdigones moreno l.; muñoz vicente a.; Pisano g. 1990: La necrópolis fenicio-punica de Cádiz. Siglos VI-IV a. de C. studia punica nº 7. ii Università degli studi di Roma. Roma. Perea caveda, a. 1991: Arqueología del oro. Orfebrería prerromana. Cuadernos de la Universidad Autónoma de Madrid. 1994: proceso de mercantilización en sociedades premonetales. Archivo Español de Arqueología 67: 3-14. madrid. 1996: La orfebrería púnica de cádiz. Olmo, G; Aubet, M. E. Los fenicios en la Península Ibérica: 295-322. sabadell.

tripa_necropolis.indb 196

29/4/09 09:50:47

BiBliografía Pons Brun, e. 1984: L’Empordà de l’Ètat del Bronze a l’Ètat del Ferro. Gerona. Pons i Brun, e.; Pautreau, J.P. 1994: La nécropole d’anglès (La selva, Gérone, espagne) et les relations atlantico-méditerranéennes à travers les pyrénées au début de l’ ge du Fer. Aquitania 12: 353-375. Burdeos. Ponsich, m. 1970: Recherches archéologiques a Tánger et dans sa region. tánger. Poveda navarro, a. 1994-1995: La fase del Hierro antiguo y la influencia fenicia en la cuenca interior del Vinalopó (alicante). Alebus nº. 4-5: 49-71. elda. 2000: penetración cultural fenicia en el territorio indígena del valle septentrional del Vinalopó (alicante). IV Congreso Internacional de Estudios Fenicios y Púnicos (Cádiz 1995): 1863-1874. Universidad de cádiz. quattrocchi Pisano, g. 1974: I Gioielli fenici di Tharros nel Museo Nazionale di Cagliari. Collezione di studi Fenici. Roma. quesada sanz, f. 1993: soliferrea de la edad del Hierro en la península ibérica. Trabajos de Prehistoria nº 50: 159183. centro superior de investigaciones científicas. madrid. 1997: El armamento ibérico. Estudio tipológico, geográfico, funcional, social y simbólico de las armas en la cultura ibérica (siglos VI al I a.C.). 2 volúmenes. monographies instrumentum 3. éditions monique mergoil. madrid. quillard, B. 1979: Bijoux carthaginois i. Les colliers aurifex 2. Institu Supérieur d’Archeologie et d’Historie de l’Art. parís. rafel fontanals, n. 1991: La necròpolis del coll del moro de Gandesa. els materials. Publicacions de la Diputació de Tarragona. tarragona.

197

ramon torres, J. 1982: Es Cuieram 1907-1982 : 75 años de investigación. ibiza. 1985: es cuieram 1981. Noticiario Arqueológico Hispano nº 20: 225-256.madrid. 1988: el recinto púnico del cap des Llibrell (ibiza), Saguntum nº 21: 267-293. Valencia. 1991: el yacimiento fenicio de sa caleta. I-IV Jornadas de Arqueología Fenicio-Punica. Trabajos del Museo de Ibiza y Formentera nº 24: 177-187. ibiza. 1995: Las ánforas fenicio-púnicas del Mediterráneo Central y Occidenteal. col.lecció instrumenta nº 2.Universidad de Barcelona. 1999: La cerámica fenicia a torno de sa caleta (eivissa). La cerámica fenicia en occidente. centros de producción y áreas de comercio. actas del i seminario internacional sobre temas fenicios: 149-214. Guardamar del segura. Ramos sainz, m. l. 1990: Estudio sobre el ritual funerario en las necrópolis fenicias y púnicas de la Península Ibérica. Universidad autónoma de madrid. riBera lacomBa, a. 1982a: Las ánforas prerromanas valencianas (fenicias, ibéricas y púnicas). serie de trabajos Varios del servicio de investigación prehistórica nº 73. Valencia. 1982b: Un ánfora etrusca del litoral de alicante. Boletín del Instituto de Estudios Alicantinos nº 34. alicante. renfreW, c; Bahn, P. 1993: Arqueología: Teorías, métodos y prácticas. akal. madrid. riPollès alegre, P. P. 1978: Una incineración en ánfora fenicia hallada en la pobla tornesa. Cuadernos de Prehistoria y Arqueología Castellonenses nº 5: 369-373. castellón de la plana. roldán Bernal, B.; miñano dominguez, a; martín camino, m. 1995: el yacimiento arqueológico subacuático de el Bajo de la campana. Actas del XXI Congreso Nacional de Arqueología, vol. 3: 965-974. zaragoza.

tripa_necropolis.indb 197

29/4/09 09:50:47

198

José ramón garcía gandía queología protohistórica del Bajo Guadalquivir, Aubet, M.E.: 287-295. sabadell. 1995: El poblado fenicio del Castillo de Doña Blanca (El Puerto de Santa María, Cádiz). ayuntamiento de el puerto de santa maría. ruiz zaPatero, g. 1985: Los Campos de Urnas del NE de la Península Ibérica. 2 vols. Universidad complutense de madrid. sala sellés, f. 1996: Algunas reflexiones sobre la fase antigua de la Contestania ibérica: de la tradición orientalizante al periodo clásico. Anales de Arqueología Cordobesa nº 7: 9-31. córdoba. 2004: La influencia del mundo fenicio púnico en las sociedades autóctonas del sureste peninsular. Colonialismo e interacción cultural: el impacto fenicio-púnico en las sociedades autóctonas de occidente. Actas de las XVIII Jornadas de Arqueología Fenicio-Púnica (Eivissa, 2003). Treballs del Museu Arqueològic d’Eivissa i Formentera nº 54: 57-102. ibiza. sala sellés, f.; hernández alcaraz, l. 1998: El Puntal de Salinas. Un hábitat ibérico de época plena en el alto Vinalopó. Fundación municipal José maría soler. Villena sala sellés, f. lóPez Precioso, f. J. 1988-89: La necrópolis del Bancal del estanco Viejo (minateda-Hellín, albacete). Lucentum nº VIIVIII: 133-160. Universidad de alicante. 2000: Los almadenes (Hellín, albacete), un poblado orientalizante en la desembocadura del río mundo. IV Congreso Internacional de Estudios Fenicios y Púnicos. Vol IV: 1885-1894. Cádiz. salvador heras, J. 1979: nuevo yacimiento con materiales fenicios de importación. el palau. alcalà de Xivert. Cuadernos de Prehistoria y Arqueología Castellonenses 6: 267-268. castellón de la plana. sánchez andreu, m. 1994:Las necrópolis tumulares de los Alcores (Sevilla). servicio de publicaciones de la Universidad de cádiz.

ros sala, m. m. 1989: Dinámica urbanística y cultura material del hierro antiguo en el valle del Guadalentín. Universidad de murcia. ruano ruiz , e. 1995: el collar con cuentas y colgante de vidrio de la tumba nº 33 de La albufereta (alicante). Boletín de la Asociación Española de amigos de la Arqueología nº 35: 192-203. madrid. 1996: Las cuentas de vidrio prerromanas en el Museo Arqueológico de Ibiza y Formentera. Trabajos del Museo Arqueológico de Ibiza y Formentera nº 36. ibiza. Ruano ruiz, e. hoffman, P. rincón lóPez, J. m. 1996: Una cabecita demoníaca en vidrio procedente de ibiza. Complutum 7: 247-250. Universidad complutense de madrid. ruiz-gálvez Priego, m. l. 1989: La orfebrería del Bronce Final: el poder y su ostentación. El oro en la España Prerromana: 46-57. zugarto. madrid. 1992: La novia vendida: orfebrería, herencia y agricultura en la protohistoria de la península ibérica. Spal nº 1: 219-251. Universidad de sevilla. 1995: el significado de la Ría de Hueva en el contexto de las relaciones de intercambio y de las transformaciones producidas en la transición Bronce Final/edad del Hierro. Ritos de paso y puntos de paso: la Ría de Hueva en el mundo del Bronce Final Europeo. Complutum Extra nº 5: 129-15. Universidad complutense. madrid. ruiz mata, d. 1986: aportación al análisis de los inicios de la presencia fenicia en andalucía sudoccidental, según las excavaciones del cabezo de san pedro (Huelva), s. Bartolomé (almonte, Huelva), castillo de doña Blanca (puerto de santa maría, cádiz), y el carambolo (camas, sevilla). Actas del Congreso Homenaje a Luis Siret: 537-556. almería. ruiz mata, d.; Pérez Pérez, c. J. 1988: La necrópolis tumular de Las cumbres (puerto de santa maría): el túmulo 1. Revista de Arqueología nº 87. 36-47. zugarto. madrid. 1989: el túmulo 1 de la necrópolis de Las cumbres (puerto de santa maría, cádiz). Tartessos. Ar-

tripa_necropolis.indb 198

29/4/09 09:50:47

BiBliografía sanmartì grego, J. 1991: el comercio fenicio y púnico en cataluña, I-IV Jornadas de Arqueología Fenicio-púnica. Trabajos del Museo Arqueológico de Ibiza nº 24: 119-136. ibiza. sanmartì grego, J.; Padró i Parcerisa, J. 1956-1987: ensayo de aproximación al fenómeno de la iberización en las comarcas meridionales de cataluña. Ampurias nº 30-40: 157-175. Barcelona. san nicolás Pedraz, m. P. 1975: Las cáscaras de huevo de avestruz fenicio-púnico en la península ibérica y Baleares. Cuadernos de Prehistoria de la Universidad Autónoma de Madrid nº 2: 75-100. madrid. 1986a: dos colgantes excepcionales del museo arqueológico de ibiza. Homenaje a Gratiniano Nieto Gallo. Cuadernos de Prehistoria de la Universidad Autónoma de Madrid nº 13-14. madrid. 1986b: orfebrería púnica: collares de ibiza en el museo arqueológico nacional de madrid. Saguntum 20: 57-90. Valencia. santos velasco, J. a. 1994: Cambios sociales y culturales en época ibérica: el caso del sureste. cran estudios. madrid. sanz gamo, r.; lóPez Precioso, J.; soria comBadiera, l. 1992: Las fíbulas de la provincia de Albacete. instituto de estudios albacetenses. albacete. saumagne, ch. 1932: Note sur les tombeaux puniques decouverts sur le flanc sudoest de la colline de Saint Louis. B.a.c. parís. saxe, a. a. 1970: Social Dimensions of Mortuary Practices. University of michigan. seefried, m. 1979: Glass Core Pendants found in the Mediterranean Area. Journal of Glass Studies 21. Londres. senet, J. J. 1930: La necrópolis de El Molar. Memorias de la Junta Superior de Excavaciones y Antigüedades nº 107. madrid.

199

shennan, s. 1975: The social organization at Branc. antiquity 49 nº 196: 279-288. Universidad de York. simón garcía J. l. 1998: La metalúrgia prehistórica valenciana. serie de trabajos varios del servicio de investigación prehistórica nº 93. diputación de Valencia. siret, L. 1907: Villaricos y Herrerías. Antigüedades púnicas, romanas, visigóticas y árabes. Memoria descriptiva e histórica. memorias de la Real academia de la Historia. nº XiV: 379-480. de esta edición se han hecho dos ediciones facsímiles: a) museo arqueológico nacional, madrid 1985, con estudio preliminar en librito aparte de eduardo Ripoll. b) arráez editores, macael, 1996, con estudio preliminar de oswaldo arteaga. scarre, c. 1994: the meaning of death: funerary beliefs and the prehistorian. The Ancient Mind: Elements of Cognitive Archaeology, Renfrew, C.; B. W. Zubrow B. W. New Directions in Archaeology. Cambridge University Press.. cambridge. schuBart, h. 1988: endbronzezeitliche und phönizische siedlungsfunde von der Guadiaro-mündung, prov. cádiz : probegrabung 1986. Madrider Mitteilungen nº 29: 132-173. madrid. schuBart, h.; fletcher valls, d.; oliver J. 1962: Excavaciones en las fortificaciones del Montgó cerca de Denia (Alicante). Excavaciones Arqueológicas en España nº 13. madrid. schuBart, h.; niemeyer, h. g. 1976: Trayamar. Los hipogeos fenicios y el asentamiento en la desembocadura del río Algarrobo. Excavaciones Arqueológicas en España nº 90. madrid. schuBart, h.; niemeyer, h. g.; maas-lindemann, g. 1972: toscanos, Jardín y alarcón. Noticiario Arqueológico Hispano nº 1: 32-41. madrid. shee, e. 2004: Megalithic Tombs in Ireland. shire publications. princes Risborough.

tripa_necropolis.indb 199

29/4/09 09:50:47

200

José ramón garcía gandía chaeologica Hispana. studia Hispano-phoenicia. madrid. 2002: Tartessos. Real academia de la Historia. Biblioteca Archaeologica Hispana. studia Hispano-phoenicia. madrid. vercoutter, J. 1945: Les Objets Égyptiens et Égyptisants du Mobilier Funéraire Carthaginois. Bibliothèque archèologique et Historique nº XL. paris. Vidal gonzález, P. 1996: La isla de Malta en època fenicia y púnica. British Archaeological Reports International Series nº 653. oxford. vilaseca anguera, s.; solé caselles, J. m.; mañé guell, r. 1963: La necrópolis de Can Canyís. Trabajos de Prehistoria nº Viii. consejo superior de investigaciones científicas. madrid. vives-ferrándiz sánchez, J. 2005: trípodes fenicios entre el ebro y el segura: nuevas perspectivas de estudio. Actas del III Simposio Internacional de Arqueología de Mérida. Protohistoria del Mediterráneo Occidental. El Periodo Orientalizante. Anejos del Archivo Español de Arqueología XXXV: 1351-1361. madrid. 2005: negociando encuentros. situaciones coloniales e intercambios en la costa oriental de la península ibérica (ss Viii-Vi a.n.e). Cuadernos de Arqueología Mediterránea nº 12: 15-269. Universidad pompeu i Fabra. tarragona. Whittaker, c. 1974: the western phoenicians: colonisation and assimilation. Proceedings of the Cambridge Philological Society 200 (n.s. 20): 58-79.

shüle, W. 1969: Die Meseta-Kulturen die Iberischen Halbinsen. Walter de Gruyter and company. Berlín. soler garcía, J. m. 1965: El Tesoro de Villena. Excavaciones Arqueológicas de España. madrid. soria comBadiera, l.; garcía martínez, h. 1994a: Broches y placas de cinturón de la edad del Hierro en la provincia de albacete. Archivo de Prehistoria Levantina XXI: 277-310. Valencia. 1994b: Un conjunto funerario orientalizante en la provincia de albacete. Saguntum 28: 247-250. Valencia. tainter, J. 1978: Mortuary practices and the study of prehistoric social system. Advances in Archaeological Method and Theory, vol I. academic press. nueva York. tamBurello, i. 1968: Necrópoli (Parte I): loculi e sarcofagi. nazionale scienza archeologia nº. 23. palermo. 1972: Intervento di I. Tamburello (Palermo). Kokalos 18-19. istituto di storia antica. Facoltàdi Lettere. Università degli studi di palermo. teJera gasPar, a. 1979: Las tumbas fenicias y púnicas del Mediterráneo occidental. sevilla. torres ortiz, m. 1996: La cronología de los túmulos a y B de setefilla. el origen del rito d la cremación en la cultura tartésica. Complutum nº 7: 147-162. Universidad complutense de madrid. 1999: Sociedad y Mundo Funerario en Tartessos. Real academia de la Historia. Biblioteca ar-

tripa_necropolis.indb 200

29/4/09 09:50:47

aneXos

tripa_necropolis.indb 201

29/4/09 09:50:47

tripa_necropolis.indb 202

29/4/09 09:50:48

1 taBLa de tUmBas

tripa_necropolis.indb 203

29/4/09 09:50:48

tripa_necropolis.indb 204

29/4/09 09:50:48

Tumba Cotas Cubierta Tipología Longitud Planta Ajuar Edad Peso Sexo Técnica Ritual -0,14

Superestructura

Cremación Individual Primaria Estructura simple Excavada 110 cm -0,02

1

Cotas Fondo

-0,37

Orientación Sección

195 cm

Anchura

Redondeada con las esquinas redondeadas Elementos Rituales Adulto maduro 366 gr . Hombre Rectangular

Este – Oeste

Altura

23 cm

Tumba Cotas Cubierta Tipología Longitud Planta Ajuar Edad Peso Sexo Técnica Ritual +0,10

Superestructura

Cremación Individual Secundaria Hoyo –

2

Cotas Fondo

-0,18

Orientación Sección

Anchura

Excavada –

Altura

28 cm

Circular Recta Indeterminado Indeterminada – Sin Ajuar

Circular

tripa_necropolis.indb 205

29/4/09 09:50:48

206
Tumba Cotas Cubierta Tipología Longitud Planta Ajuar Edad Peso Sexo Técnica Ritual -0,03

José ramón garcía gandía
3

Superestructura

Cremación Individual Secundaria Estructura Simple Excavada 23 cm -0,13

Cotas Fondo

-0,40

Orientación Sección

80 cm

Anchura

Rectangular con las esquinas redondeadas Amuleto de oro . Cerámica de Importación Adulta madura 902,5 gr . Mujer? Circular Recta

Este-Oeste

Altura

27 cm

Tumba Cotas Cubierta Tipología Longitud Planta Ajuar Edad Peso Sexo Técnica Ritual -0,10

Superestructura

Cremación Individual Secundaria Estructura Compleja 187 cm +0,24

4

Cotas Fondo

-0,36

Orientación Sección

190 cm

Anchura

Excavada y Construida Este-Oeste

Altura

60 cm

Cuadrangular Adornos . Elementos Simbólicos Indeterminado Indeterminada 0,5 gr . Rectangular

Tumba Cotas Cubierta Tipología Longitud Planta Ajuar Edad Peso Sexo Técnica Ritual +0,08

Superestructura

Cremación Individual Secundaria Fosa –

5

Cotas Fondo

-0,25

Orientación Sección

42 cm

Anchura

Excavada Este-Oeste 20 cm

Altura

33 cm

Adornos . Cerámica de Importación Indeterminado Adulto 23 gr .

Circular Cerrada

Rectangular

tripa_necropolis.indb 206

29/4/09 09:50:48

taBla de tumBas
Tumba Cotas Cubierta Tipología Longitud Planta Ajuar Edad Peso Sexo Técnica Ritual +0,09 6

207

Superestructura

Cremación Individual Secundaria Fosa –

Cotas Fondo

-0,29

Orientación Sección

88 cm

Anchura

Excavada Este-Oeste 35 cm

Altura

38 cm

Rectangular con las esquinas redondeadas Armas . Adornos . Elementos Simbólicos Juvenil . Adulto Joven 905 gr . Hombre Circular Recta

Tumba Cotas Cubierta Tipología Longitud Planta Ajuar Edad Peso Sexo Técnica Ritual +0,08

Superestructura

Cremación Individual Secundaria Fosa –

7

Cotas Fondo

-0,10

Orientación Sección

19 cm

Anchura

Excavada Este-Oeste Rectangular Adornos Adulta Mujer Ovoide 17 cm

Altura

18 cm

118 gr .

Tumba Cotas Cubierta Tipología Longitud Planta Ajuar Edad Peso Sexo Técnica Ritual +0,17

Superestructura

Cremación Individual Secundaria Fosa –

8

Cotas Fondo

-0,06

Orientación Sección

42 cm

Anchura

Excavada Este-Oeste Circular Recta Sin Ajuar Hombre 139 gr . Adulto Ovoide 27 cm

Altura

23 cm

tripa_necropolis.indb 207

29/4/09 09:50:48

208
Tumba Cotas Cubierta Tipología Longitud Planta Ajuar Edad Peso Sexo Técnica Ritual +0,08

José ramón garcía gandía
9

Superestructura

Cremación Individual Primaria Estructura Compleja 187 cm -0,11

Cotas Fondo

-0,48

Orientación Sección

230 cm

Anchura

Excavada y Construida Este-Oeste

Altura

53 cm

Rectangular Adornos . Elementos Simbólicos Adulto Maduro 745,8 gr . Hombre? Rectangular

Tumba Cotas Cubierta Tipología Longitud Planta Ajuar Edad Peso Sexo Técnica Ritual +0,14

Superestructura

Cremación Individual Secundaria Fosa –

10

Cotas Fondo

-0,12

Orientación Sección

90 cm

Anchura

Excavada Este-Oeste 40 cm

Altura

22 cm

Rectangular con las esquinas redondeadas Armas . Adornos Indeterminado 210 gr . Adulto Circular Recta

Tumba Cotas Cubierta Tipología Longitud Planta Ajuar Edad Peso Sexo Técnica Ritual +0,07

Superestructura

Cremación Individual Secundaria Hoyo –

11

Cotas Fondo

-0,08

Orientación Sección

52 cm

Anchura

Excavada Norte – Sur Circular Abierta Indeterminado 151,1 gr . Adulto Sin Ajuar Ovoide 22 cm

Altura

15 cm

tripa_necropolis.indb 208

29/4/09 09:50:48

taBla de tumBas
Tumba Cotas Cubierta Tipología Longitud Planta Ajuar Edad Peso Sexo Técnica Ritual +0,30 12

209

Superestructura

Cremación Individual Secundaria Estructura Simple 31 cm +0,06

Cotas Fondo

-0,17

Orientación Sección

88 cm

Anchura

Excavada y Construida Este-Oeste

Altura

23 cm

Rectangular con las esquinas redondeadas Adornos . Elementos Simbólicos Hombre Adulto Rectangular

681,2 gr .

Tumba Cotas Cubierta Tipología Longitud Planta Ajuar Edad Peso Sexo Técnica Ritual +0,06

Superestructura

Cremación Individual Secundaria Fosa --

13

Cotas Fondo

-0,05

Orientación Sección

70 cm

Anchura

Excavada Este-Oeste Circular Abierta Indeterminado 71,1 gr . Adulto Sin Ajuar Ovoide 38 cm

Altura

11 cm

Tumba Cotas Cubierta Tipología Longitud Planta Ajuar Edad Peso Sexo Técnica Ritual +0,16

Superestructura

Cremación Individual Secundaria Fosa –

14

Cotas Fondo

-0,07

Orientación Sección

70 cm

Anchura

Excavada Este-Oeste 39 cm

Altura

23 cm

Rectangular con las esquinas redondeadas Rectangular Sin Ajuar Joven

Indeterminado 96,1 gr .

tripa_necropolis.indb 209

29/4/09 09:50:48

210
Tumba Cotas Cubierta Tipología Longitud Planta Ajuar Edad Peso Sexo Técnica Ritual -0,01

José ramón garcía gandía
15 –

Superestructura

Cremación Individual Secundaria Fosa

Cotas Fondo

-0,15

Orientación Sección

111 cm

Anchura

Excavada Este – Oeste 65 cm

Altura

16 cm

Rectangular con esquinas redondeadas Circular Recta Sin Ajuar

Joven (12-15 años) 206,2 gr .

Indeterminado

Tumba Cotas Cubierta Tipología Longitud Planta Ajuar Edad Peso Sexo Técnica Ritual -0,06

Superestructura

Cremación Individual Secundaria Estructura Simple 47 cm –

16

Cotas Fondo

-0,54

Orientación Sección

89 cm

Anchura

Excavada y Construida Este – Oeste Trapezoidal Cerrada Mujer Rectangular

Altura

24 / 15 cm

Cerámica de Importación . Adornos . Amuletos Juvenil . Adulta - Joven 298 gr .

Tumba Cotas Cubierta Tipología Longitud Planta Ajuar Edad Peso Sexo Técnica Ritual +0,14

Superestructura

Cremación Individual Primaria Estructura Compleja Construida 155 cm -0,03

17

Cotas Fondo

-1,48

Orientación Sección

215 cm

Anchura

Este – Oeste Cruciforme Escalonada Mujer

Altura

162 cm

Elementos Rituales Juvenil . Adulto Joven 254,5 gr .

tripa_necropolis.indb 210

29/4/09 09:50:48

taBla de tumBas
Tumba Cotas Cubierta Tipología Longitud Planta Ajuar Edad Peso Sexo Técnica Ritual -0,0 18 –

211

Superestructura

Cremación Individual Secundaria Fosa

Cotas Fondo

-0,25

Orientación Sección

110 cm

Anchura

Excavada Este-Oeste 46 cm

Altura

25 cm

Rectangular con las esquinas redondeadas Armas . Cerámica de Importación Adulto Maduro 841,3 gr . Hombre Circular Recta

Tumba Cotas Cubierta Tipología Longitud Planta Ajuar Edad Peso Sexo Técnica Ritual +0,11

Superestructura

Cremación Individual Secundaria Fosa –

19

Cotas Fondo

-0,07

Orientación Sección

50 cm

Anchura

Excavada Este-Oeste 32 cm

Altura

18 cm

Rectangular con las esquinas redondeadas Adornos . Fusayola Infantil (7 años) 259 gr . Indeterminado Rectangular

Tumba Cotas Cubierta Tipología Longitud Planta Ajuar Edad Peso Sexo Técnica Ritual +0,12

Superestructura

Cremación Individual Secundaria -0,06 Fosa

20

Cotas Fondo

-0,28

Orientación Sección

124 cm

Anchura

Excavada y Construida Este-Oeste 65 cm

Altura

22 cm

Rectangular con las esquinas redondeadas Armas . Adornos Hombre Adulto Circular Abierta

879,6 gr .

tripa_necropolis.indb 211

29/4/09 09:50:48

212
Tumba Cotas Cubierta Tipología Longitud Planta Ajuar Edad Peso Sexo Técnica Ritual +0,03

José ramón garcía gandía
21 –

Superestructura

Cremación Individual Secundaria Fosa

Cotas Fondo

-0,23

Orientación Sección

121 cm

Anchura

Excavada Este-Oeste 68 cm

Altura

26 cm

Rectangular con las esquinas redondeadas Circular Abierta Hombre Armas

Adulto Maduro 646,8 gr .

Tumba Cotas Cubierta Tipología Longitud Planta Ajuar Edad Peso Sexo Técnica Ritual +0,09

Superestructura

Cremación Individual Secundaria Hoyo

22

Cotas Fondo

-0,01

Orientación Sección

--

Anchura

Excavada Este-Oeste Circular Abierta Indeterminado 213 gr . Adulto Sin Ajuar Circular

Altura

10 cm

Tumba Cotas Cubierta Tipología Longitud Planta Ajuar Edad Peso Sexo Técnica Ritual +0,04

Superestructura

Cremación Individual Secundaria Fosa

23

Cotas Fondo

-0,15

Orientación Sección

64 cm

Anchura

Excavada Este-Oeste Rectangular Ovoide 27 cm

Altura

19 cm

Cerámica a Mano . Adornos Infantil (2 años) 2,5 gr . Indeterminado

tripa_necropolis.indb 212

29/4/09 09:50:49

taBla de tumBas
Tumba Cotas Cubierta Tipología Longitud Planta Ajuar Edad Peso Sexo Técnica Ritual +0,04 24 –

213

Superestructura

Cremación Individual Secundaria Fosa

Cotas Fondo

-0,09

Orientación Sección

30 cm

Anchura

Excavada Este-Oeste Circular Abierta Indeterminado Joven – Sin Ajuar Ovoide 20 cm

Altura

12 cm

Tumba Cotas Cubierta Tipología Longitud Planta Ajuar Edad Peso Sexo Técnica Ritual +0,03

Superestructura

Cremación individual Secundaria Fosa –

25

Cotas Fondo

-0,50

Orientación Sección

98 cm

Anchura

Excavada Este – Oeste Rectangular Rectangular Indeterminado Joven 3 gr . Sin Ajuar 29 cm

Altura

47 cm

Tumba Cotas Cubierta Tipología Longitud Planta Ajuar Edad Peso Sexo Técnica Ritual +0,03 Superestructura

Depósito Indeterminado Estructura Simple Excavada 12 cm +0,06

DEPÓSITO 1

Cotas Fondo

-0,12

Orientación Sección

32 cm

Anchura

Rectangular con las esquinas redondeadas Rectangular Adornos – – –

Este-Oeste

Altura

11 cm

tripa_necropolis.indb 213

29/4/09 09:50:49

214
Tumba Cotas Cubierta Tipología Longitud Planta Ajuar Edad Peso Sexo Técnica Ritual -0,15

José ramón garcía gandía
DEPÓSITO 2 –

Superestructura

Depósito Indeterminado Reutilización 37 cm –

Cotas Fondo

-0,32

Orientación Sección

61 cm

Anchura

Cuadrangular Rectangular Adornos – – –

Este – Oeste

Altura

17 cm

Tumba Cotas Cubierta Tipología Longitud Planta Ajuar Edad Peso Sexo Técnica Ritual -0,17 Superestructura

FUEGO Fuego Hoyo – Cotas Fondo -0,44

Orientación Sección

100 cm

Anchura

Excavada Este – Oeste Circular Abierta Adornos – – – Circular 87 cm

Altura

17 cm

tripa_necropolis.indb 214

29/4/09 09:50:49

2 aspectos antRopoLóGicos Y RitUaLes de Las cRemaciones de La necRópoLis de Les casetes (ViLLaJoYosa, aLicante)

tripa_necropolis.indb 215

29/4/09 09:50:49

tripa_necropolis.indb 216

29/4/09 09:50:49

“No hay que perder de vista nunca, que el sujeto central de toda sepultura es el difunto, el estudio de un cementerio no puede resumirse al estudio de una serie de conjuntos mobiliarios funerarios donde está ausente el elemento central, el muerto”. J.P. Giraud, 1990

tripa_necropolis.indb 217

29/4/09 09:50:49

tripa_necropolis.indb 218

29/4/09 09:50:49

1. intRodUcción
todos los estudios que en la actualidad conciernen a hallazgos arqueológicos, y a los funerarios en particular, requieren de la participación de un equipo interdisciplinar que con sus aportaciones intente acercarse de una forma integral a la información histórica y cultural que en ellos se contiene. éste fue nuestro objetivo desde el inicio de los trabajos arqueológicos, apoyar en la metodología que aporta la antropología de campo a la identificación de los gestos funerarios de un yacimiento concreto, con sus características y peculiaridades. del estudio de las cremaciones hay ciertos aspectos que deben ser tomados en consideración. en primer lugar podremos aproximarnos a la valoración de si la cremación ha sido realizada en el lugar de la inhumación de los huesos (depósito primario), o si por el contrario se ha realizado un traslado de los restos desde la pira funeraria a la sepultura (depósito secundario). Las propuestas para esta diferenciación parten de la conservación de partes anatómicas poco frecuentes en depósitos secundarios como son los dientes o las falanges de las manos. cuando en una sepultura están representadas adecuadamente todas las zonas esqueléticas, con un peso significativo, en un espacio suficientemente grande, con señales de rubefacción en el terreno, y frecuentemente con restos de carbones, tenemos argumentos suficientes para proponer que estamos ante una cremación primaria. en segundo lugar hay que considerar los pesos de las diferentes partes anatómicas. es posible que a partir de la presencia o ausencia de porciones del esqueleto podamos reconstruir fases del ritual; por ejemplo, si se ha primado la recogida de restos del

esqueleto craneal o si se conservan partes pequeñas como dientes, falanges, etc. estos datos permitirán hacer una valoración de la calidad de recogida, en el caso de depósitos secundarios, o del posible vaciado parcial de los huesos en cremaciones primarias. Hay casos en los que, tanto el volumen de huesos como la minuciosidad de su recogida, parecen indicar una cremación primaria, pero el espacio de la deposición no permite la realización de una hoguera suficientemente amplia para quemar un cadáver, por ello hemos de desechar que se trate de una cremación primaria. otro dato que considerar es el de la calidad de la cremación (Gómez, 1992). La acción del calor sobre el hueso condiciona que vaya variando su color, desde el color hueso habitual del resto indemne hasta el blanco intenso del que ha estado expuesto a temperaturas elevadas (etxeberria, 1994). para llegar a la coloración blanca uniforme, la inversión de combustible y de tiempo en la realización de la cremación ha de ser muy elevada, por lo que debemos considerar que el gasto económico también lo fue. esta circunstancia podría estar indicando la pertenencia de la persona a un estatus elevado, huesos blancos, y quizás a estatus menos alto quienes presentan unos huesos con coloraciones más obscuras. no obstante, siempre podemos matizar, ya que la robustez del individuo, la estación del año en que falleció, o circunstancias especiales que no sabemos reconocer, pudieran ser causas que condicionaran la postrera coloración de los huesos. este dato, al igual que los demás, ha de ser contrastado con otros como el ajuar acompañante, el tipo de sepultura, su localización en la necrópolis, etc. con el estudio que aquí presentamos, intentamos conocer cuántas personas ocupaban cada sepultura,

tripa_necropolis.indb 219

29/4/09 09:50:49

220

mª Paz de miguel iBáñez paso (santonja, 1985, 1989; Gómez, 1985, 1996; Reverte, 1990; santonja y montero, 1992; trellisó, 2001: 92) (Figura 2). si los restos se hubieran recogido por agrupaciones, obtenemos el peso según la identificación de los fragmentos, dato que permite valorar si hay o no un cierto orden en la disposición de los huesos en la sepultura. ejemplo de esta metodología es la sepultura 9 en la que se realizó la triangulación de los fragmentos tanto óseos, como de otros elementos materiales hallados en el lugar. en otros trabajos, esta metodología ha permitido identificar cierta disposición de los huesos, bien porque la cremación se realizara in situ, sin que hubiera sufrido gran remoción de los restos (de miguel, 2001; de miguel et al. 2003), o permitiendo reconocer un orden intencional en el momento de la deposición secundaria de los mismos (Grévin y Bailet, 2001).

sus edades y sexos, al igual que sus posibles enfermedades. a partir de estos datos podremos realizar inferencias sociales, observar el perfil demográfico de la población representada, y relacionar los datos osteoarqueológicos con los materiales (estructura y ubicación de la sepultura, elementos de ajuar, etc.). muchos de los temas relacionados con el ritual son tratados por J. R. García Gandía en la presente publicación, por lo que no haremos incidencia sobre ellos.

2. metodoLoGía Y Limitaciones
el estudio de restos humanos sometidos al rito de cremación, supone una limitación muy relevante a la hora de extraer información, aunque no por ello debemos renunciar a ella (santonja, 1985; duday, 1990; Gómez, 1996). tras la excavación y recogida de los restos ubicados en la tumba, procedemos a su limpieza e intento de reconstrucción. en algunos casos, el estado de fragmentación se ve potenciado parcialmente, por los procesos tafonómicos que sufren durante su cremación, depósito y permanencia en la sepultura (Figura 1); al igual que por la manipulación sufrida durante su exhumación, traslado y estudio en el laboratorio, dada su elevada fragilidad. por esta circunstancia, en nuestro trabajo consideramos con cautela el estado de fragmentación, ya que el cómputo de fragmentos y el tamaño de los mismos, sólo sería información fehaciente, si los datos se extraen en el momento preciso de su excavación. La identificación de las partes anatómicas a las que corresponden los fragmentos sería el siguiente

Fig. 2. Identificación de partes anatómicas. Manos y pies. Tumba 6

Fig. 1. Estado de fragmentación de algunos materiales. Tumba 3

a partir de la determinación de las diferentes partes anatómicas, podemos observar si hay algún elemento que nos indique la presencia de más de un individuo (peñascos del temporal, apófisis odontoides del atlas, cóndilos mandibulares, sínfisis mandibulares, etc.), o estados de maduración ósea diferente entre los materiales. ambas circunstancias permitirán reconocer la presencia de más de un individuo en una sepultura (duday, 1990). La identificación de la edad está basada en el reconocimiento de signos en los huesos y dientes, que nos permitan la adscripción de los individuos a los diferentes grupos de edad. para el caso de los infantiles, el hecho de encontrar dientes en formación

tripa_necropolis.indb 220

29/4/09 09:50:49

asPectos antroPológicos y rituales de las cremaciones de la necróPolis de les casetes (villaJoyosa, alicante) será la clave para aproximarnos a la edad, según las propuestas de Ubelaker (1994: 64) (Figura 3). algunas veces será la conservación de líneas metafisarias abiertas o en vías de fusión, las que nos permitan identificar la presencia de subadultos (scheuer y Black, 2000).

221

Fig. 4. Restos craneales de una persona adulta. Tumba 6

Fig. 3. Dientes en formación. Tumba 19

para los individuos adultos, la determinación de la edad precisa es un hecho bastante complejo. sabemos que el grado de sinostosis craneal está sujeto a una gran variabilidad que nos limita su clasificación a amplios grupos de edad. por otra parte, el grado de desgaste dental propuesto entre otros por Brothwell (1985: 108), no puede ser utilizado en el caso de las cremaciones ya que en la mayoría de ellas se produce la destrucción de las coronas dentales, debido a la acción de las altas temperaturas, lo que imposibilita su valoración. en algunas ocasiones, la presencia de artropatías asociables a la realización de diversas actividades, se ve incrementada con la edad, lo que nos permitirá inferir que la presencia de artrosis se ha de relacionar con personas adultas. en nuestro estudio hemos utilizado todos los parámetros a nuestro alcance para la determinación de la edad de los individuos (Figura 4). La determinación del sexo está igualmente condicionada por el carácter intencionalmente destructivo del ritual, la exposición a altas temperaturas y la parcial recogida de los huesos quemados de la pira. a esta circunstancia debemos añadir el desconocimiento del grado de dimorfismo sexual que pudieran tener estas gentes, de las que desconocemos su aspecto físico (trellisó, 2001: 94; de miguel, 2005: 329). no obstante, en algunos casos hemos podido aproximarnos al sexo del individuo, siempre en personas adultas. Hemos valorado el espesor craneal, al igual que el de algunos fragmentos de huesos largos

(Grejvall, 1980), y el aspecto más o menos robusto de vértebras, costillas, huesos de manos y pies, etc. dadas estas circunstancias debemos considerar los sexos más como una probabilidad, que como una determinación totalmente segura. a pesar de los escasos resultados en este campo, creemos que los datos obtenidos permitirán realizar inferencias socioculturales de relevancia. Valoraremos igualmente la presencia o ausencia de restos pertenecientes a las diferentes partes anatómicas. esta circunstancia nos permite clasificar la calidad de recogida del esqueleto (Gómez, 1996: 59). La coloración ósea, aunque no exenta de matizaciones, como hemos expuesto en la introducción, será utilizada para valorar la temperatura más o menos elevada que alcanzaron los restos óseos durante la cremación (etxeberria, 1994; Gómez, 1996: 62) (Figura 5).

Fig. 5. Diferente coloración. Tumba 9.

tripa_necropolis.indb 221

29/4/09 09:50:49

222

mª Paz de miguel iBáñez • La recogida es buena, estando representado todo el esqueleto. • Pertenece a un individuo adulto; la aparente gracilidad del conjunto nos induciría a considerarlo como mujer, dado que en el conjunto estudiado hay individuos claramente diferenciables como hombres.

3. descRipción de Las sepULtURas sePultura 1 (ue.5)
Neurocráneo Mandíbula Dientes Restos Gramos 48 0 1 0 6 158 151 366 0 2

C . escapular y pelviana Costillas y esternón Huesos largos Sin identificar Total Manos y pies Vértebras

sePultura 4
no se conservan restos humanos.

sePultura 5 (ue.14)
Neurocráneo Mandíbula Dientes Restos Gramos 0 0 0 0 2 11 10 23 0 0

• Restos de una cremación realizada a temperatura media, irregular. el aspecto de las partes anatómicas conservadas es robusto. • Recogida media. • Consideramos que probablemente fuera hombre, por la robustez de las corticales y el espesor craneal. • Adulto maduro ya que las suturas craneales aparecen fusionadas. • Sin evidencias patológicas.

C . escapular y pelviana Costillas y esternón Huesos largos Sin identificar Total Manos y pies Vértebras

sePultura 2
no se conservan restos humanos.

• Restos correspondientes a la cremación de un individuo posiblemente adulto, de sexo indeterminado. • Temperatura media-alta. Recogida deficiente.

sePultura 3 (ue.11)
Neurocráneo Mandíbula Dientes Restos Gramos 1’5 14 18 181 581´5 902’5 0’5 12 2 92

sePultura 6 (ue.15)
Neurocráneo Mandíbula Dientes Restos Gramos 88 2 2

C . escapular y pelviana Costillas y esternón Huesos largos Sin identificar Total Manos y pies Vértebras

C . escapular y pelviana Costillas y esternón Huesos largos Sin identificar Total Manos y pies Vértebras

25 35 322 406 905 10 15

• Restos pertenecientes a una cremación sometida a altas temperaturas, si bien parece que la zona del brazo derecho quedó expuesta más irregularmente al fuego.

• Restos abundantes de una cremación realizada a altas temperaturas. La recogida es muy buena.

tripa_necropolis.indb 222

29/4/09 09:50:49

asPectos antroPológicos y rituales de las cremaciones de la necróPolis de les casetes (villaJoyosa, alicante) • Corresponde a una persona fallecida a inicios de la edad adulta. • Sexo: su aspecto es grácil, similar a otras cremaciones que han sido clasificadas como mujer. no obstante, en este casos hemos de considerarla como sin determinar debido a la ausencia de partes anatómicas que nos la identifiquen como tal. más adelante discutiremos este caso.

223

algunas partes anatómicas no permite saber si fue uniforme o no. • Individuo adulto, robusto; posiblemente hombre.

sePultura 9 (ue.22)
Neurocráneo Restos Gramos 142’5 2 1

sePultura 7 (ue.17)
Neurocráneo Mandíbula Dientes Restos Gramos 11 0 1 0 7 33 65 1 0

Mandíbula Dientes

C . escapular y pelviana Costillas y esternón Huesos largos Sin identificar Total Manos y pies Vértebras

29’3 18’5 294 4’5

30

C . escapular y pelviana Costillas y esternón Huesos largos Sin identificar Total Manos y pies Vértebras

745’8

224

118

• Restos de una cremación realizada a alta temperatura; muy fragmentados. Recogida deficiente, con partes anatómicas poco representativas. no se ha observado una deposición de los restos con un orden significativo. • Adulto grácil; posiblemente mujer. • No se ha evidenciado ningún signo patológico, a excepción de la angulación anómala de la articulación distal del radio.

sePultura 8 (ue.18)
Neurocráneo Mandíbula Dientes Restos Gramos 20 0 0 0 0 40 79 0 0

C . escapular y pelviana Costillas y esternón Huesos largos Sin identificar Total Manos y pies Vértebras

139

• Restos de una cremación realizada a altas temperaturas, aunque la escasez de fragmentos de

• Restos humanos procedentes de una cremación, que presentan una coloración irregular, desde gris a negro, debido posiblemente a la diferencia de temperatura que sufrieron en la pira. parece corresponder con temperaturas altas pero con una exposición irregular. La recogida fue buena, apareciendo fragmentos de todas las partes del esqueleto. • Las características anatómicas indican que se trata de un individuo adulto, posiblemente maduro, debido a las claras evidencias de alteraciones de carácter degenerativo. • La determinación del sexo no está clara aunque nos inclinaríamos hacia un individuo posiblemente hombre, dado el espesor craneal que en algunas zonas supera los 6 mm. no obstante el desconocimiento del fenotipo de la población estudiada nos impide realizar determinaciones sexuales que estén exentas de dudas razonables. • En los aspectos paleopatológicos, dada la infrecuencia de determinar alteraciones patológicas, queremos destacar la existencia de signos artrósicos en el cóndilo mandibular conservado, exostosis en la clavícula y la calcificación del ligamento amarillo. todas estas alteraciones se corresponden más con signos degenerativos relacionados con la edad y con la realización de forma reiterada de esfuerzos osteoarticulares. • A partir de la combinación de los datos obtenidos durante la excavación arqueológica y los datos antropológicos, consideramos que pudiera corresponder con un bustum.

tripa_necropolis.indb 223

29/4/09 09:50:50

224

mª Paz de miguel iBáñez
Restos Gramos 18 31 7 9

sePultura 10 (ue.23)
Neurocráneo Mandíbula Dientes Restos Gramos 60 0

C . escapular y pelviana Costillas y esternón Huesos largos Sin identificar Total Manos y pies Vértebras

C . escapular y pelviana Costillas y esternón Huesos largos Sin identificar Total Manos y pies Vértebras

0’5 10 37 97’5 210 1 4 0

192 317’5 681’2

• Restos óseos procedentes de una cremación irregular, con una recogida deficiente, donde parece haberse primado los fragmentos craneales. • Parece corresponder a un individuo adulto, de sexo indeterminado.

• Restos bien representados de un hombre adulto. • Fue sometido a una cremación a temperatura media, de manera irregular. • Presenta signos degenerativos posiblemente causados por los esfuerzos reiterados a lo largo de los años.

sePultura 13 (ue.28)
Neurocráneo Restos Gramos 0 0 0 0 28 43 0 0

sePultura 11 (ue.25)
Neurocráneo Mandíbula Dientes Restos Gramos 12’5 0’5 0 1 0 73 0

Mandíbula Dientes

C . escapular y pelviana Costillas y esternón Huesos largos Sin identificar Total Manos y pies Vértebras

0’2

C . escapular y pelviana Costillas y esternón Huesos largos Sin identificar Total Manos y pies Vértebras

71’2

0’1 155’1 68

• Restos procedentes de una cremación sometida a una temperatura media-alta, irregular. • Recogida escasa, con restos poco representativos • Epífisis totalmente cerrada, adulto, de sexo indeterminado.

• Restos de una cremación sometidos a una temperatura irregular, mala recogida. • No existen partes anatómicas representativas, excepto algunos fragmentos de huesos largos con una cortical claramente desarrollada, así como un fragmento de raíz dental totalmente cerrada. • Pensamos que se trata de un individuo fallecido bien a edad adulta o próxima a ella; sexo indeterminado.

sePultura 12 (ue.27)
Neurocráneo Mandíbula Dientes Restos Gramos 103’5 1’5 1’7

sePultura 14 (ue.29)
Neurocráneo Mandíbula Dientes Restos Gramos 4 0 0

C . escapular y pelviana

0’1

tripa_necropolis.indb 224

29/4/09 09:50:50

asPectos antroPológicos y rituales de las cremaciones de la necróPolis de les casetes (villaJoyosa, alicante)
Restos Gramos 1 0 0 Restos Gramos 221 298 0

225

Costillas y esternón Huesos largos Sin identificar Total Manos y pies Vértebras

15 76

Sin identificar Total

Manos y pies

96’1

• Restos de una cremación sometida a altas temperaturas. • No nos permite determinar ni la edad ni el sexo, sólo podemos inferir que se trata de una persona grácil, juvenil o adulta joven.

• Restos pertenecientes a una cremación irregular, cuyo estado es muy fragmentado. temperatura alta. • Pertenece a un individuo juvenil o adulto joven, bastante grácil. posiblemente mujer.

sePultura 17 (ue.35)
Neurocráneo Mandíbula Dientes Restos Gramos 8 0

sePultura 15 (ue.30)
Neurocráneo Mandíbula Dientes Restos Gramos 13 0

C . escapular y pelviana Costillas y esternón Huesos largos Sin identificar Total Manos y pies Vértebras

1’2 0 1 140 103 0’5 0

C . escapular y pelviana Costillas y esternón Huesos largos Sin identificar Total Manos y pies Vértebras

1’2 0 2

0’5 0’5 43

253’7

206’2

146

• Restos procedentes de una cremación, irregular, color blanco con partes de negro, fue sometido a temperatura media. se realizó una recogida minuciosa. • Pertenecen a un individuo fallecido entre los 12 y 15 años de edad. se ha identificado a través de la presencia de piezas dentales en formación. sexo sin determinar.

• Restos de cremación a alta temperatura. Recogida poco significativa. • Parece que la persona correspondería con una edad juvenil o adulta joven. posiblemente mujer.

sePultura 18 (ue.36)
Neurocráneo Mandíbula Dientes Restos Gramos 63’1 0’5 2’2 3 9

sePultura 16 (ue.34)
Neurocráneo Mandíbula Dientes Restos Gramos 32 0 1

C . escapular y pelviana Costillas y esternón Huesos largos Sin identificar Total Manos y pies Vértebras

297 451’5 841’3 2

13

C . escapular y pelviana Costillas y esternón Huesos largos Vértebras

0’5 0’5 41 2

• Restos bien identificados de un individuo sometido a un proceso de cremación irregular, con temperatura media. • Buena recogida de los restos.

tripa_necropolis.indb 225

29/4/09 09:50:50

226

mª Paz de miguel iBáñez • Restos pertenecientes a una cremación sometida a temperatura media, irregular. • Recogida buena. • Parece pertenecer a un individuo adulto, hombre.

• Aparentan pertenecer a un individuo robusto, aunque el espesor craneal no es muy elevado, las corticales de los huesos largos nos permiten inferir que muy probablemente se trate de un hombre. • La edad estaría marcada por la presencia de signos claros de sinostosis craneal, además de signos artrósicos. sería, por tanto, un individuo adulto maduro. • Se ha podido evidenciar la presencia de patologías degenerativas en algún fragmento vertebral, con osteofitos, además de exostosis en un radio.

sePultura 21 (ue.41)
Neurocráneo Mandíbula Dientes Restos Gramos 7’1 0’7 8’5 14 65

C . escapular y pelviana Costillas y esternón Huesos largos Vértebras

sePultura 19 (ue.37)
Neurocráneo Mandíbula Dientes Restos Gramos 68 0 4 3 1 60 123 261 1 1

13’5 303 226 9

Sin identificar Total

Manos y pies

646’8

C . escapular y pelviana Costillas y esternón Huesos largos Sin identificar Total Manos y pies Vértebras

• Restos procedentes de una cremación realizada a alta temperatura. Buena recogida. Restos muy fragmentados. • Pertenecen a un individuo infantil de unos 7 años de edad.

• Restos significativos procedentes de una cremación. por su coloración parece que fue sometida a una temperatura media/alta, regular. • Parecen pertenecer a un individuo adulto maduro, ya que existen fragmentos craneales con las suturas en vías de sinostosis, además de la presencia de signos degenerativos. por su robustez parece corresponder con un hombre. • Como signos patológicos hemos identificado osteofitos vertebrales y calcificación del ligamento amarillo.

sePultura 22 (ue.42)
Neurocráneo Mandíbula Dientes Restos Gramos 9 0 5 1 0 75 123 213 0 0

sePultura 20 (ue.38)
Neurocráneo Mandíbula Dientes Restos Gramos 109 3’5 19 27 5

C . escapular y pelviana Costillas y esternón Huesos largos Sin identificar Total Manos y pies Vértebras

C . escapular y pelviana Costillas y esternón Huesos largos Sin identificar Total Manos y pies Vértebras

14’1 390 306 8

881’6

• Restos pertenecientes a un individuo adulto. sexo sin determinar. se ha recogido una elevada cantidad de restos dentales.

tripa_necropolis.indb 226

29/4/09 09:50:50

asPectos antroPológicos y rituales de las cremaciones de la necróPolis de les casetes (villaJoyosa, alicante) • La cremación se realizó a temperatura alta.
Restos Gramos 0 0 0 0 0 1 3

227

C . escapular y pelviana Costillas y esternón Huesos largos Gramos 2 0 Sin identificar Total Manos y pies Vértebras

sePultura 23 (ue.43)
Neurocráneo Mandíbula Dientes Restos

C . escapular y pelviana Costillas y esternón Huesos largos Sin identificar Total Manos y pies Vértebras

0’5 0 0 0 0 0 2’5 0

• Restos poco representativos de una cremación, posiblemente realizada a alta temperatura. • Parece pertenecer a un individuo juvenil o adulto. sexo sin determinar.

4. inteRpRetación Y Limitaciones
como ya hemos comentado, partimos de un desconocimiento total de cómo eran los rasgos físicos de esta población. esta circunstancia condiciona casi de manera absoluta las conclusiones a las que podamos llegar. el estado de fragmentación de los huesos es bastante elevado, por ello en muchas de las tumbas la cantidad de material que hemos podido identificar anatómicamente es escaso. Los pesos reflejados en el cuadro.1, muestran una gran variabilidad. debemos excluir de nuestras conclusiones aquellas sepulturas que carecen de restos humanos, posiblemente por haber sufrido expoliaciones antiguas. observamos que los valores ponderales totales varían desde los 2’5 gramos a los 905 gramos, muestra de una falta de uniformidad en las recogidas. Hay siete sepulturas que superan los 500 gramos, peso que no es frecuente en las necrópolis de cremación. La clasificación, a partir de las partes anatómicas identificadas, nos permite inferir, en algunos casos, la mayor o menor minuciosidad con la que se hizo la recogida de los materiales. si exceptuamos aquella sepultura que puede ser identificada, a partir de la combinación de los datos antropológicos y los de su contexto, como bustum (sepultura 9), las otras (sepultura 3, 6, 12, 18, 20, 21) permiten considerarlas como recogidas minuciosas. La determinación de la edad a partir de los elementos de valoración disponibles (suturas craneales, epífisis, signos degenerativos, etc.), nos obliga a agrupar a las personas en grupos de edad amplios

• Restos muy escasos de una cremación humana, aparentemente sometida a temperatura elevada. • Pertenecen a un individuo infantil de unos 2 años de edad.

sePultura 24 (ue.33)
Neurocráneo Mandíbula Dientes Restos Gramos 0 0 0 0 0 61 0 0 0

C . escapular y pelviana Costillas y esternón Huesos largos Sin identificar Total Manos y pies Vértebras

61

• Restos escasos, sólo se conservan huesos largos. temperatura alta. • Pudiera corresponder a un individuo juvenil o adulto joven; sexo sin determinar.

sePultura 25 (ue.45)
Neurocráneo Mandíbula Dientes Restos Gramos 2 0 0

tripa_necropolis.indb 227

29/4/09 09:50:50

228

mª Paz de miguel iBáñez
Cintura escapular y pelviana -0 Costillas y esternón -6 Huesos Largos 158 181 11 --Manos pies -0 Sin determinar 151 581,5 10 ---

Sepultura 1

Cráneo Mandíbula Dientes 48 92 -0 -0 1

Vértebras 2

Total 366 902,5 23 ---

10 12 11

9

8

7

6

5

4

3

2

1,5 -2 0

--

--2 0 2

14 -0

18 -2

12 -0

--

0,5 -0

88 20 11

142,5 12,5 0 60

25

24

23

22

21

20

19

18

17

16

15

14

13

103,5 4

1,5 0 0

0,5

0

2

0

0

0,5 1,7 0

1

0

1

25 0 0

35 0 7

15 0 0

322 40 33

10 0 1

406 79 65

905 139 118

30 1 0

29’3 10 9 0

18’5 0 4

294 73 37

4,5 0,1 0 7 1

97,5 317,5 76 43 68

224

745’8 155,1 71,2 210

32 8

13

63,1 109 65 2 9 68

0,5 5 0

0

0

0

1,2 1,2 4 1

0,1

0,2

18 0 0

0,5 3 0

0

0,5 9 1

2

1

0

31 0 0

192 15 28

681,2 96,1 298

0,5 0 2

2,2 3,5 5

7,1 0 0

0,7 0,5 0 0

14 0 1

19

3

8,5 0 0

27

1

13 14,1 0 1

297 390 75 0 60

140

41

43

0,5 0,5 1 2 0

0

451,5 306 123

103

221

146

206,2 253,7 261

841,3 881,6 213 2,5 61 3

13,5 0

303

2

0

0

0

0

0

0

0

0

0

61 0

0

0

0

0

9

8

123 0 0

226

646,8

1

Cuadro 1. Relación de pesos en gramos por partes anatómicas

12 10 8 6 4 2 0 Infantil Infantil II Juvenil Juvenil adulto joven Adulto joven Adulto Adulto maduro

Cuadro 2. Distribución por edades

tripa_necropolis.indb 228

29/4/09 09:50:50

asPectos antroPológicos y rituales de las cremaciones de la necróPolis de les casetes (villaJoyosa, alicante) (juveniles, adultos jóvenes, adultos y adultos maduros). se observará en los cuadros 2 y 3 cómo varios de los esqueletos han sido clasificados como juveniles-adultos jóvenes. debemos reconocer que la diferenciación entre ambos grupos de edad puede ser realizada a partir de la observación, bien de dientes en formación, o de las epífisis de los huesos largos. en estos casos señalados (sepulturas, 14, 16, 17, 24) no hemos dispuesto de elementos que nos permitan asignarlos a un grupo de edad más preciso. Hemos considerado adultas a las personas halladas en diez sepulturas (3, 5, 6, 7, 8, 10, 12, 13, 20, 22), y cuatro adultas maduras (sepulturas 1, 9, 18, 21). aunque hay gran escasez de restos conservados en la sepultura 25, creemos que es posible que se trate de una persona fallecida a edad juvenil o adulta, descartando que se trate de un individuo infantil, dada la robustez que presentan los escasos fragmentos. en tres casos hemos podido precisar a partir del grado de desarrollo dental, la presencia de personas fallecidas antes de llegar a los 21 años. en la sepultura 15 determinamos una edad de entre 12-15 años. Las otras dos corresponden a un fallecido a los dos años (sepultura 23) y otro a los 7 años (sepultura 19). en todos ellos la determinación se ha realizado a partir del desarrollo de las raíces dentales de algunas piezas conservadas. aunque el número de sepulturas es escaso, 25, de las que tan solo en 23 se han podido estudiar materiales osteológicos, cabría esperar que el número de individuos infantiles fuera similar al de adultos, como suele ocurrir en sociedades prevacunales. Hemos de recordar que la infancia es un periodo de gran riesgo de fallecimiento. en esa fase de la vida se inicia la exposición a los diferentes agentes patógenos que están relacionados con los alimentos (enfermedades infecciosas y parasitarias), además de contactar con otros causantes de enfermedades exantemáticas. todo ello supone un alto riesgo para quienes las padecen, más en sociedades que carecen de los recursos proporcionados por los antibióticos. del mismo modo que es el momento en el que las personas adquieren su independencia deambulatoria, inician el contacto con animales y comienzan a tener responsabilidades laborales. por todo ello es frecuente que el número de infantiles presentes en las necrópolis entre los 0 y 4 años sea bastante elevado. La infrarrepresentación observada de infantiles en la necrópolis de Les casetes puede ser interpretada al menos de dos modos. pudiera ser que el grupo usuario de la misma estuviera formado por un colectivo muy reducido de personas, quizás no estable

229

(comerciante), con lo que el porcentaje de nacimientos, y por tanto de población infantil, fuera muy escaso. La segunda idea que nos surge, quizás la más probable a partir de lo que ocurre en otras necrópolis estudiadas, es que existiera una restricción de ritual, accediendo al mismo sólo un grupo de personas, con lo que la representación demográfica tendría un carácter aleatorio, condicionado por cuestiones socioculturales o económicas. el tema de los sexos, como es bien sabido, es sumamente controvertido en el caso de las cremaciones. carecemos de referentes relacionados con las características antropológicas, por lo que desconocemos el grado de dimorfismo sexual del grupo estudiado. si además la determinación de la edad no es precisa, tenemos un número de personas entre la juventud y la edad adulta, en las que los caracteres sexuales suelen estar aún poco diferenciados llevándonos a posibles errores de adscripción difíciles de subsanar. de las veintitrés sepulturas estudiadas tan solo en cinco casos creemos que la identificación sexual es casi segura, cuatro hombres (sepulturas 1, 12, 18, 20), y una mujer (sep. 7). en otros seis se presentan con ciertas dudas, tres son hombres (sep. 8, 9, 21), y tres mujeres (sep. 3, 16, 17). en todos los casos se realizó el estudio antropológico sin conocer los materiales asociados a cada persona. cuando se han cruzado los datos entre identificación sexual y elementos de ajuar, no se ha producido ninguna discrepancia entre ellos. parece, por tanto, clara la asociación de las armas con hombres, y la ausencia de las mismas en las sepulturas de mujeres. como excepción debemos presentar la sepultura 6. Los restos óseos tienen un peso elevado (905 gramos), estando bien representadas todas las partes anatómicas. corresponden a una persona adulta joven, cuyo cadáver fue incinerado a una temperatura media, con una buena recogida. Los datos antropológicos muestran una persona grácil a partir de los fragmentos craneales y vertebrales, si bien las diáfisis de los huesos largos tienen un aspecto algo más robusto. en esta sepultura se da la circunstancia de haberse identificado dos concentraciones de huesos, que durante la excavación fueron recogidas de forma individualizada. aunque no podemos descartar de manera tajante su correspondencia con personas distintas, no hemos identificado ningún elemento que nos permitiera aseverar que haya más de un individuo en la sepultura. en definitiva, el estudio de la sepultura 6 realza las dificultades de analizar un contexto funerario de cremación, con restos humanos abundantes, pero con una destrucción que limita la obtención

tripa_necropolis.indb 229

29/4/09 09:50:50

230

mª Paz de miguel iBáñez óseos (etxeberria, 1994), además de valorar si existe o no uniformidad en el color. sabemos que la temperatura está condicionada por varios factores: combustible, orientación de la pira, robustez del cuerpo, modo de realización mayor o menor ventilación, remoción o no de los restos, etc.), entre otros. es complejo inferir a partir del estado óseo cómo fue realizada la cremación, más considerando la falta de referencias sobre el aspecto físico de la población. igualmente, en algunas cremaciones inferimos una exposición a altas temperaturas, si bien la cantidad de restos es escasa. por ello no debemos olvidarnos de que pudo realizarse una recogida selectiva de los huesos primando los de color blanco sobre otros.

de conclusiones absolutas. desde una perspectiva socio-cultural identificar un esqueleto con una persona grácil, tal vez mujer, vendría a mostrar un caso anómalo, dada la asociación con un ajuar en el que se incluyen las armas, propio de un hombre. por el momento, y a partir de los datos disponibles, creemos más prudente presentar la sepultura 6 como la de una persona grácil, de sexo indeterminado, fallecida a inicios de la edad adulta. es posible que con el tiempo, a la luz de nuevos métodos de investigación se puedan obtener datos más fiables que permitan disipar nuestras dudas. La determinación de la temperatura (cuadro 3) se realiza a partir de la coloración de los fragmentos

Sepultura 1 2

Temperatura Media Alta Media-Alta Media Alta Alta ---

Recogida Regular Buena Deficiente Deficiente Buena Deficiente Deficiente Deficiente Deficiente Deficiente Regular Buena Buena Buena Deficiente Buena Buena Buena Buena ---

Sexo H ---

Edad AM A A ---

Patologías

3 5 6 4

M? Indeterminado M

8 9

7

Indeterminado H? H?

AJ A A AM A A A? A Artrosis

Deficiente

Alta, irregular Media; irregular Alta Alta Alta Media Alta Media

Desgaste dental; artrosis mandibular . Exostosis de clavícula; calcificación ligamento amarillo

10 12 13 14 15 16 17 18 19 20 22 21 11

Indeterminado Indeterminado Indeterminado Indeterminado Indeterminado M? H Indeterminado H Indeterminado Indeterminado Indeterminado Indeterminado H? M? H

Media-alta

12-15 J-AJ AM 7 años A AM 2 años J-AJ grácil JoA A Artrosis vertebral; calcificación del ligamento amarillo J-AJ

J-AJ grácil

Media; irregular Media; irregular Alta Alta

Artrosis temporo-mandibular. Osteofitos vertebrales; exostosis radio

Media-alta Alta Alta Alta

23 24 25

Deficiente Deficiente Deficiente

Cuadro 3. Temperatura, calidad de recogida, edades, sexos y patologías

tripa_necropolis.indb 230

29/4/09 09:50:51

asPectos antroPológicos y rituales de las cremaciones de la necróPolis de les casetes (villaJoyosa, alicante) La calidad de recogida es otro parámetro que hemos tenido en consideración (cuadro 3). es frecuente que en las sepulturas de cremación encontremos una cantidad de huesos que no se corresponda con el total esperado tras el ritual. es bien cierta la intencionalidad destructiva, pero los huesos tienen una gran resistencia por lo que perduran, más o menos fragmentados, tras haber sido expuestos a temperaturas superiores a los 800º c. La dificultad interpretativa viene cuando, con mucha frecuencia, sólo una parte de los huesos aparece en la sepultura, siendo en ocasiones tan escasa, que hace dudar de que se trate realmente de un depósito funerario. son diferentes las interpretaciones que nos sugiere este hecho, tanto de origen socio-cultural como circunstancial. si consideramos que una parte de la persona representa al todo, sería suficiente un pequeño porcentaje esquelético para que la sepultura fuera considerada como última morada, cumpliendo con el ceremonial funerario de depositar los restos junto con su ajuar en un lugar de la necrópolis. en general, los restos craneales y los huesos largos son los más fácilmente reconocibles, por lo que no es de extrañar que, en ocasiones, sean éstos los que estén mejor representados en las tumbas. en algunas de nuestras sepulturas no hay restos craneales o son muy escasos (sep. 5, 13, 14, 17, 22, 23, 24, 25), mientras que en otras son muy abundantes (sep. 3, 6, 9, 10, 12, 18, 19, 20, 21). en principio esta diferente recogida no está relacionada ni con la edad, ni con el sexo, por lo que deberemos reflexionar sobre cuales pudieron ser los motivos de esta marcada diferencia ritual, entre sepulturas de una misma necrópolis. como podemos observar son muchas las perspectivas desde las que podemos analizar una cremación. Llegar a saber por qué existen diferencias entre el modo de cremación, la cantidad de recogida, la temperatura de exposición, la selección o no de huesos, etc., entraña unas limitaciones difíciles de superar. no debemos olvidar que el ritual debió realizarse por personas especialistas que pudieran tener particulares formas de hacerlo. es posible que la época del año condicionara las disponibilidad del combustible adecuado, o que las inclemencias metereológicas potenciaran o no la ventilación de la pira. incluso no debemos descartar que algunos restos hubieran sido traídos desde otros lugares, si el fallecimiento ocurrió lejos del lugar de residencia. como podemos comprender, muchas de estas cuestiones serán difíciles de dilucidar. por último, quisiéramos referirnos a las evidencias paleopatológicas que hemos identificado. como podemos constatar a partir de los datos presentados

231

a modo de resumen en el cuadro 3, tan sólo en cuatro sepulturas se ha constatado la presencia de alteraciones patológicas. todos los individuos en los que se observan alteraciones óseas han sido identificados como hombres (sep. 9, 12, 18, 21), fallecidos a edad adulta. se aprecian signos de artrosis en todos ellos, principalmente a partir de la presencia de osteofitos en algunos fragmentos de cuerpos vertebrales (Figura 6). en dos observamos artrosis en la articulación temporomandibular de la mandíbula (sep. 9, 18).

Fig. 6. Osteofitosis vertebral. Tumba 18

en las sepulturas 9 y 21 se han documentado la calcificación del ligamento amarillo, en algunos fragmentos de arcos vertebrales. tan solo hay un caso de exostosis radial (sep. 18) que pudiera ser consecuencia de algún traumatismo (Figura 7). en el individuo de la sepultura 9 observamos marcadas inserciones ligamentosas en un fragmento clavicular, relacionadas con la realización de actividades forzadas. aunque la patología dental es difícil de valorar en las cremaciones, dado que el calor destruye las coronas dentales, hemos observado un acusado desgaste dental en una pieza de la sepultura 9. todas estas patologías han de ser consideradas leves, y relacionarlas tanto con la edad, como con la realización de actividades físicas forzadas. a modo de conclusión final, señalaremos que en el área excavada se ha documentado la presencia de veintitrés individuos sometidos al ritual de cremación.

tripa_necropolis.indb 231

29/4/09 09:50:51

232
T 1 2 Sexo Edad

mª Paz de miguel iBáñez
Temperatura ? Recogida Media Buena ? Patologías

4

3 5 6 7 8 9

Indeterminado Indeterminado Mujer Mujer Mujer

Hombre

Adulto maduro Adulto maduro Indeterminada Adulto Joven Adulto Adulto Adulto Inderminada

Media Irregular Alta

Sin evidencias

Indeterminado

Media Alta Alta Alta Alta Alta Irregular Media a Irregular Alta Irregular Alta Alta Irregular Media Irregular

Alta

Deficiente Muy buena Deficiente Deficiente Buena Deficiente Deficiente Buena Buena Deficiente Deficiente

Hombre Hombre? Indeterminado Indeterminado Indeterminado Mujer Mujer Hombre Indeterminado

Angulación anómala de la articulación del radio Exóstosis de clavícula; desgdental; artrosis mandibular

Adulto maduro Adulto Adulto Adulto Joven Joven Adulto

10 12 11

14

13

Signos degenerativos por esfuerzos reiterados

15

Indeterminado

16 17 18

Adulto Joven Adulto maduro Infantil Adulto Adulto Joven

Media Irregular Alta Irregular Alta

Deficiente Deficiente Regular Buena Buena Osteofitos; exostosis cúbito

19 20 21 22 23 24 25

Indeterminado Hombre Hombre Indeterminado Indeterminado Indetermiando Indeterminado

Hombre

Media Irregular Media Irregular Media Alta Alta Alta Alta Alta

Buena Buena

Adulto maduro Infantil Joven Joven Adulto

Deficiente Deficiente Deficiente

Osteofitos vertebrales y calcificación del ligamento amarillo

Alta

Deficiente

T 1 2

Neurocrán 48 0

Mandíb 0 0

Dientes 1 0

Cintur 0 0

Costill 6 0

Vérteb 2 0

Huesos l 158 0

Man/Pies 0 0

151 581,5 0,5 10 0

NI

Total 366 0

3

4

92 0 0

1,5 0 0

2

5

0

14 0 0

18 0 2

12 0 0

181 11 0

0,5 0 0

902,5 0,5 23

6

7

88 20 11

2

0

8

0

2

10 12 11

9

142,5 12,5 0 60

0

1

25 0 0

35 7 0

15 0 0

322 33 40

10 1 0

406 65 79

905 139 118

2

0

13

103,5 4

0,5 0

0

0,5 1,7 0

1

23 0 1

14 0

10 9

11 4 0

295 37 73

4,5 0,1 7 0 1

97,5 317,5 43 76 68

258

751

1,5 0

14

0,2

18 0 0

15

16

13 8

17

32

0

0,1 1

0

31 0 0

192 28 15

155,1 71,2

210

681,2 96,1 298

0

1,2 1,2

0

0,5 0

0

1

0,5 1

2

0,5 2 0

43

140

41

0,5 0,5 0

0

146

221

206,2 253,7

103

tripa_necropolis.indb 232

29/4/09 09:50:51

asPectos antroPológicos y rituales de las cremaciones de la necróPolis de les casetes (villaJoyosa, alicante)
T Neurocrán 63,1 109 65 9 2 68 Mandíb 0,5 0 5 Dientes 2,2 4 Cintur 3 3 Costill 9 1 Vérteb 13 1 Huesos l 297 60 Man/Pies 2 1 NI

233
Total 261

18

19

451,5 123 306

841,3 881,6 213 2,5 61 4

20

21

22

7,1 0 0

3,5 5

0,7 0,5 0 0

19 1

14 0

8,5 0 0

27

14,1 0

13,5 0

390 75 0

303

8

9

23

0

226 0

24

25

0

2

0

0

0

0

0

0

0

0

61 0

0

123 0

646,8

0

0

2

Tabla 9. Datos antropológicos

Fig. 7. Lesión distal del radio. Tumba 18

mentos válidos para justificar las variaciones rituales presentes en la necrópolis de Les casetes. a partir de los datos que hemos presentado es posible inferir la dificultad de llegar a conclusiones claras sobre las características físicas de la población inhumada. debemos reiterar que, a pesar de esta limitación, pensamos que cualquier dato aportado permitirá avanzar en el conocimiento de los contextos culturales que nos precedieron y de las personas que los protagonizaron. con nuestro trabajo buscamos información sociocultural, demográfica, y de los aspectos físicos y paleopatológicos de las sociedades del pasado, por ello consideramos importante la participación de equipos interdisciplinares en cualquier investigación arqueológica, más si se trata de contextos funerarios, en los que estudiamos directamente a las personas que vivieron en determinando momento de la historia. mª paz de miguel ibáñez Área de prehistoria y departamento de Biotecnología Universidad de alicante pdm@ua.es

aunque escasos en número, hay tres subadultos de edades diferentes (2, 7, y 12-15 años), hecho que debe ser considerado como indicador del acceso restringido de una mínima parte de la población infantil a la necrópolis. entre los adultos hay personas de diferentes edades, si bien es complicado realizar precisiones cronológicas mayores. están igualmente representados ambos sexos, si bien, como es habitual en contextos funerarios de cremación, la gran capacidad destructiva del fuego y la parcial recogida, en muchas ocasiones, de los restos óseos, hacen que la adscripción sexual de muchos de ellos quede sin determinar. pocas son las patologías observadas, siendo preferentemente de origen degenerativo, relacionadas tanto con la edad, como con la realización de actividades físicas forzadas. en el aspecto ritual se constata una gran diversidad tanto en las temperaturas, como en la cantidad de huesos recuperados, circunstancias que, unidas al hecho de haber identificado al menos una sepultura como depósito primario, nos lleva a carecer de argu-

5. BiBLioGRaFía
BrothWell, d.R. (1987): Desenterrando Huesos. La excavación, tratamiento y estudio de los restos del esqueleto humano. Fondo de cultura económica. méxico. de miguel iBáñez, m.p. (2001): “estudio antropológico de los individuos cremados”. en J.L. simón García (com.): En el umbral del Más Allá. Una tumba ibérica de Elche, 47-51. ajuntament d’elx y pimesa. elche.

tripa_necropolis.indb 233

29/4/09 09:50:51

234

mª Paz de miguel iBáñez grévin, G. y Bailet, p. 2001. “Une éstude pionnière en archéologie. Les rites de crémation”. Archéologie, 381, 48-53. guiraud, J.p. “La fouille d’urnes funéraires: l’ensemble de la necrópole à incinération de Gourjade à castres (tarn)”. Bull. et Mém. de la Soc. D’Anthrop. de Paris., n.s. t.2, nº 3-4, 75-76. reverte coma, J.m. 1990. “posibilidades de estudio antropológico y paleopatológico de las cremaciones”. Necrópolis celtibéricas. II Simposium sobre Celtíberos, 329-335. santonJa alonso, m. 1985. “necrópolis de “el cigarralero” mula (murcia). estudio osteológico y paleopatológico (primera parte)”. Boletín de la Asociación Española de Amigos de la Arqueología, 21, 46-57. santonJa alonso, m. 1989. “Revisión de las técnicas en osteología a la luz de su estudio en la necrópolis de el cigarralero (mula, murcia)”. Boletín de la Asociación Española de Amigos de la Arqueología, 27, 51-60. santonJa alonso, m. y montero Ruiz, i. 1992. “Valores métricos de los restos óseos cremados en las necrópolis ibéricas de el cigarralero, pozo moro y Los Villares”. Boletín de la Asociación Española de Amigos de la Arqueología, 32, 3236. scheuer, L. y Black. 2000. Developmental Juvenile Osteology. elsevier academic press. trellisó carreño, L. 2001. “La acción del fuego sobre el cuerpo humano: la antropología física y el análisis de las cremaciones antiguas”. Cypsela, 13, 73-88. uBelaker, d.H. (1994): Human Skeletal Remains. Excavation, analysis, interpretation (2ª edition). taraxakum. Washington.

de miguel iBáñez, m.p. (2005): “muertos y ritos. aportes desde la osteoarqueología”. en: abad, L.; sala, F.; Grau, i. (eds.): La Contestania Ibérica, treinta años después. actas de las primeras Jornadas de arqueología ibérica. Universidad de alicante, 325-336. de miguel iBáñez, m.p.; Guardiola martínez, a. y martínez Lledó, m.t. (2003): “antropología de una sepultura singular de cremación (elche, alicante)”. en aluja, m. p.; malgosa, a. y nogués, R.m. (eds.) Antropología y Biodiversidad. actas del Xii congreso nacional de la sociedad española de antropología Biológica. Barcelona, vol. 1, 135-141. duday, H. 1990. “L’étude anthrpologique des sepultures à incineration”. Les Nouvelles de l’Archéologie, 4, 27. etxeBerria, F. 1994. “aspectos macroscópicos del hueso sometido al fuego. Revisión de las cremaciones descritas en el país Vasco desde la arqueología”. Munibe (Antropologia-Arkeologia), 46, 111-116. gómez Bellard, F. 1985. “estudio antropológico de algunas incineraciones púnicas del puig dels molins. ibiza”. Saguntum, 19, 141-151. gómez Bellard, F. 1992. “apéndice: propuestas de definición de la calidad de las cremaciones”. en c. Gómez Bellard; e. Hachuel y V. marí. “más allá del tofet: hacia una sistematización del estudio de las tumbas infantiles en las necrópolis fenicias”. Saguntum, 25, 102. gómez Bellard, F. 1996. “el análisis antropológico de las cremaciones”. Complutum, extra, 6 (ii), 55-64. greJvall, n.G. (1980): “cremaciones”. en Brothwell, d. y Higgs, e. (comp.). Ciencia en Arqueología, 482-493. madrid.

tripa_necropolis.indb 234

29/4/09 09:50:51

3 ReLación de mateRiaLes poR tUmBa

tripa_necropolis.indb 235

29/4/09 09:50:51

tripa_necropolis.indb 236

29/4/09 09:50:51

tUmBa 1
Cas'00 5-1 Cas'00 5-2 Cas'00 5-3 Cas'00 5-4 Signatura Material Carbón Bronce Objeto Campanita Restos situados Sin situar Tipo Subtipo

Restos Humanos

Restos Humanos

Varios

3

tUmBa 2
Cas'00 6-1 Signatura Cerámica Carbón Material Fragmento Objeto Tipo Subtipo

Cas'00 5-5 Cas'00 6-2 Cas'00 5-6 Cas'00 7-1

Malacofauna Sedimento Cerámica

Fragmento

tUmBa 3
Cas'00 11-1 Signatura Cerámica Oro Material Fragmento Colgante 3 Objeto Tipo Restos situados Polícromo Amuleto Subtipo

Cas'00 11-3

Cas'00 11-2

Restos Humanos Pasta Vítrea Oro

Cas'00 11-4

Cas'00 11-6

Cas'00 11-5 Cas'00 11-7

Pasta Vítrea Oro

Anforisco Colgante 4 bolsas 12 Colgante Colgante Colgante

Capitel Protoeólico Esférica

Cuenta de Collar Cuenta de collar UE 1103

Cuenta de collar

Tonelete

Cas'00 11-8 Cas'00 11-9

Sedimento Restos Humanos Oro

Tonelete Esférica

Cas'00 11-10

Cuenta de collar Restos situados

tripa_necropolis.indb 237

29/4/09 09:50:51

238
Signatura Material Bronce

José ramón garcía gandía
Objeto Fíbula Plato Tipo Subtipo

Cas'00 11-12

Cas'00 11-11

Cerámica Terracota

Cas'00 11-13

Cas'00 11-14

Cas'00 11-15 Cas'00 11-16 Cas'00 11-17 Cas'00 11-18

Restos Humanos Sedimento Oro Oro Oro Oro Oro Oro

Fusayola 3 bolsas Varios

Esferoide horiz Sin situar UE 1104

Indeterminada

Ala Ancha

Cazoleta interior

Colgante Colgante Colgante Colgante Colgante Colgante Colgante

Cuenta de collar Cuenta de collar Cuenta de collar Cuenta de collar Cuenta de collar Cuenta de collar Cuenta de collar

Hilo en espiral Hilo en espiral Hilo en espiral Anilla Anilla

Cas’00 11-20 Cas’00 11-21 Cas'00 11-19 Cas'00 11-20

Cas’00 11-19

Hueso Trabajado

Hueso Trabajado

Colgante

Cuenta de collar

Troncocónica

Informe

Troncocónica

tUmBa 4
Cas'00 13-1 Signatura Material Huevo Avestruz Sedimento Restos Humanos Plata Cerámica Cerámica Adobe Fragmento Objeto Tipo Subtipo

Cas'00 13-3 Cas'00 13-4 Cas'00 13-6 Cas'00 13-7

Cas'00 13-2

Fragmentos Fragmento Fragmento Arete 4 UE 1302

Cas'00 13-5

Restos situados Anular

tUmBa 5
Cas'00 14-1 Cas'00 14-2 Cas'00 14-4 Cas'00 14-5 Cas'00 14-6 Cas'00 14-7 Cas'00 14-8 Cas'00 14-10 Cas'00 14-12 Cas'00 14-14 Cas'00 14-15 Cas'00 14-11 Cas'00 14-9 Cas'00 14-3 Signatura Material Carbón Carbón Bronce Objeto Tipo Subtipo

Cerámica Carbón Carbón Carbón Esteatita Carbón

Indeterminado Estructura

Vaso

A mano

Estructura Colgante

Esteatita Esteatita Esteatita Bronce

Colgante

Amuleto

Colgante Colgante Colgante Colgante Colgante

Amuleto Aro

Placa rectangular Esfinge Beth

Amuleto Amuleto

Cas'00 14-13

Pasta Vítrea Pasta Vítrea Pasta Vítrea

Cas'00 14-16

Colgante

Cuenta collar

Cuenta collar

Amuleto

Máscara demoníaca Oculada Oculada

Halcón

tripa_necropolis.indb 238

29/4/09 09:50:52

relación de materiales Por tumBa
Signatura Material Objeto Varios Tipo Subtipo Anular

239

Cas'00 14-18

Cas'00 14-17

Restos humanos

Pasta Vítrea

Colgante

Cuenta collar Sin situar

tUmBa 6
Cas'00 15-1 Signatura Material Bronce Ocre Objeto Broche Cinturón Remache Remache Trípode Ofita 2 Piedra Tipo Activo Subtipo B3B3

Cas'00 15-3 Cas'00 15-4 Cas'00 15-6 Cas'00 15-5

Cas'00 15-2

Bronce Bronce Lítico

Cerámica Restos Humanos Bronce Bronce Bronce Hierro Hierro

Cas'00 15-7

Pulimentada Situados

Pintado

Hacha

Cas'00 15-8 Cas'00 15-9

Cas'00 15-10 Cas'00 15-12 Cas'00 15-11

Navaja Punta de Lanza Botón Ofita Botón Botón

Bolita

Esférica Esférica Esférica Botón Bolita Fragmento Borde I A1

6

Cas'00 15-13 Cas'00 15-15 Cas'00 15-16 Cas'00 15-18 Cas'00 15-19 Cas'00 15-21 Cas'00 15-22 Cas'00 15-14

Bronce Bronce Bronce Lítico

Esférica

Cas'00 15-17

Cerámica Huevo Avestruz Cerámica

Lítico

Fragmento Casquete sup Varios 15 Fragmento

Molino

Bolita

Cas'00 15-20

Restos Humanos Restos Humanos Malacofauna Bronce Fauna Sedimento

Perforado Sin situar Situados

Pintado

Cas'00 15-23 Cas'00 15-24 Cas'00 15-25 Cas'00 15-26

Indeterminado

tUmBa 7
Cas'00 17-1 Cas'00 17-2 Cas'00 17-3 Cas'00 17-4 Cas'00 17-5 Cas'00 17-6 Cas'00 17-7 Cas'00 17-8 Signatura Material Bronce Bronce Bronce Bronce Bronce Bronce Bronce Bronce Objeto Bolita Bolita Bolita Bolita Bolita Bolita Pieza Pieza Subtipo Tipo

tripa_necropolis.indb 239

29/4/09 09:50:52

240
Signatura Material Bronce Bronce

José ramón garcía gandía
Objeto Bolita Pieza Pieza 3 Subtipo Tipo

Cas'00 17-10 Cas'00 17-12 Cas'00 17-11

Cas'00 17-9

Cas'00 17-13

Restos Humanos

Cerámica

Bronce

Fragmento

Situados

tUmBa 8
Cas'00 18-1 Signatura Restos Humanos Material Objeto 6 Situados Subtipo Tipo

tUmBa 9
Cas'00 22-1 Signatura Cerámica Lítico Material Fragmento Sílex Fragmento Pendiente Objeto Tipo Subtipo

Cas'00 22-2 Cas'00 22-4 Cas'00 22-6 Cas'00 22-5 Cas'00 22-3

Sedimento Sedimento Cerámica Carbón Huevo Avestruz Cerámica Bronce Carbón Plata

Lasca

Cas'00 22-7 Cas'00 22-8 Cas'00 22-9

Arete

Cas'00 22-10 Cas'00 22-12 Cas'00 22-11

Fragmento Remache 13

Tallado

Forma III

Tipo 5

Cas'00 22-13 Cas'00 22-14 Cas'00 22-16 Cas'00 22-15

Restos Humanos Sedimento Cerámica Plata Plata

Situados

Fragmento Colgante Colgante Varios 8 Colgante

Cas'00 22-18

Cas'00 22-17 Cas'00 22-19

Restos Humanos Carbón Carbón

Bronce

Cuenta Collar Cuenta Collar Situados

Cuenta Collar

Tonelete Tonelete Esférica

Cas'00 22-20 Cas'00 22-21 Cas'00 22-22 Cas'00 22-23 Cas'00 22-24

Restos Humanos

Tronco

Sin situar

Sedimento Sedimento

Semilla

tUmBa 10
Cas'00 23-1 Signatura Material Bronce Fragmento Objeto Fíbula Tipo Subtipo

tripa_necropolis.indb 240

29/4/09 09:50:52

relación de materiales Por tumBa
Signatura Material Bronce Hierro Oro Hierro Oro Objeto Pieza Tipo Subtipo

241

Cas'00 23-2 Cas'00 23-3 Cas'00 23-5 Cas'00 23-4

Fragmento Punta de Lanza Pendiente Colgante Colgante Colgante Colgante Colgante Colgante Varios Pendiente 7 Colgante

Indeterminado Resortes IB .

Fíbula

2 Tonelete Incompleto Troncocónica Troncocónica Troncocónica Troncocónica Oculada Tonelete

Cas'00 23-7 Cas'00 23-8 Cas'00 23-9

Cas'00 23-6

Oro Oro

Cuenta Collar Cuenta Collar Cuenta Collar Cuenta Collar Cuenta Collar Cuenta Collar Sin situar Resortes IB . Situados Cuenta Collar Amuleto

Cas'00 23-10 Cas'00 23-12 Cas'00 23-11

Pasta Vítrea Hueso Hueso

Cas'00 23-13 Cas'00 23-14

Cas'00 23-15

Restos Humanos Sedimento Hierro Oro

Hueso

Hueso

Colgante

Cas'00 23-16 Cas'00 23-17

Restos Humanos

Cas'00 23-18

Punta de Lanza

1

tUmBa 11
Cas'00 25-1 Cas'00 25-2 Cas'00 25-3 Cas'00 25-4 Signatura Malacofauna Restos Humanos Restos Humanos Sedimento Material Objeto Tipo Subtipo

Varios

15

Sin situar

Situados

tUmBa 12
Cas'00 27-1 Signatura Cerámica Bronce Bronce Material Fragmento Fíbula Fíbula Objeto Tipo Subtipo Fragmento

Cas'00 27-5 Cas'00 27-6 Cas'00 27-8 Cas'00 27-7

Cas'00 27-4

Cas'00 27-3

Cas'00 27-2

Bronce Bronce Oro

Bronce

Indeterminado Indeterminado Fragmentos Colgante Colgante 1

Fíbula

Fragmento

Fragmento

Huevo Avestruz Restos Humanos Hueso Oro Oro Oro Oro Hueso

Cas'00 27-10 Cas'00 27-12 Cas'00 27-13 Cas'00 27-14 Cas'00 27-15 Cas'00 27-11

Cas'00 27-9

Cuenta Collar Cuenta Collar Situado

Tonelete Troncocónica Tonelete Tonelete Tonelete Tonelete

Colgante Colgante Colgante Colgante

Colgante

Cuenta Collar Cuenta Collar Cuenta Collar Cuenta Collar Cuenta Collar

Troncocónica

tripa_necropolis.indb 241

29/4/09 09:50:52

242
Signatura Material Cerámica Cerámica Restos Humanos Restos Humanos Esteatita Carbón Hueso

José ramón garcía gandía
Objeto Tipo Subtipo

Cas'00 27-17

Cas'00 27-16

Cas'00 27-18 Cas'00 27-19 Cas'00 27-20

Fragmento Fragmento Colgante Varios 41

Colgante

Cuenta Collar

Troncocónica

Cas'00 27-21 Cas'00 27-22

Amuleto Sin situar Situados

Oujda

tUmBa 13
Cas'00 28-1 Cas'00 28-2 Cas'00 28-3 Cas'00 28-4 Cas'00 28-5 Signatura Restos Humanos Restos Humanos Sedimento Sedimento Sedimento Material Objeto Varios 10 Situados Tipo Subtipo

Enlucido

Sin situar

tUmBa 14
Cas'00 29-1 Signatura Cerámica Restos Humanos Bronce Material Fragmento Fíbula Varios 2 Objeto Tipo Fragmento Sin situar Situados Subtipo

Cas'00 29-3

Cas'00 29-2

Cas'00 29-4

Restos Humanos

tUmBa 15
Cas'00 30-1 Signatura Material Pasta Vítrea Restos Humanos Oro Bronce Objeto Colgante 3 Fíbula Tipo Cuenta Collar Situados Subtipo Oculada

Cas'00 30-2 Cas'00 30-4

Cas'00 30-3

Colgante

Cuenta Collar

Tonelete

tUmBa 16
Cas'00 34-1 Signatura Cerámica Enlucido Material Fragmento Jarrita Objeto Tipo Cooking Pot Subtipo Engobe rojo

Cas'00 34-3 Cas'00 34-4 Cas'00 34-5

Cas'00 34-2

Cerámica

Pasta Vítrea

Sedimento

Colgante

Cuenta Collar

Anular

tripa_necropolis.indb 242

29/4/09 09:50:52

relación de materiales Por tumBa
Signatura Material Objeto Tipo Subtipo Anular Anular XI de Quattrochi Sol y Creciente Hilo en espiral

243

Cas'00 34-6 Cas'00 34-7 Cas'00 34-8 Cas'00 34-10 Cas'00 34-12 Cas'00 34-13 Cas'00 34-14 Cas'00 34-15 Cas'00 34-16 Cas'00 34-18 Cas'00 34-17 Cas'00 34-11 Cas'00 34-9

Pasta Vítrea Pasta Vítrea Oro Oro

Colgante Colgante Colgante Colgante Colgante

Cuenta Collar Cuenta Collar Amuleto? Amuleto Amuleto

Oro

Restos Humanos Restos Humanos Malacofauna Pasta Vítrea Adobes Sedimento

Carbón

Oro

Colgante 10

Cuenta Collar Situados

Varios

Sin situar

Rectangular Colgante

Cuenta Collar

Anular

tUmBa 17
Cas'00 35-15 Signatura Cerámica Bronce Hierro Material Fragmento Thymiaterium Clavo Objeto Tipo Subtipo

Cas'00 35-16 Cas'00 35-17 Cas'00 35-18 Cas'00 35-19 Cas'00 35-20 Cas'00 35-21 Cas'00 35-22 Cas'00 35-23 Cas'00 35-24

Sedimento Carbón Carbón Carbón Restos Humanos Sedimento Sedimento Carbón Carbón

Cas'00 35-25 Cas'00 35-26 Cas'00 35-27

Restos Humanos

Varios

6

Sin situar

Situados

Carbono - 14

tUmBa 18
Cas'00 36-1 Cas'00 36-2 Cas'00 36-4 Cas'00 36-6 Cas'00 36-8 Cas'00 36-9 Cas'00 36-7 Cas'00 36-5 Cas'00 36-3 Signatura Material Hierro Hierro Objeto Fragmentos Fragmento Fragmento Fayenza Clavo Plato Clavo Tipo Subtipo

Cerámica Cerámica Cerámica Hierro Hierro

Cerámica

Verde del Nilo Ala ancha Anular IIC

Cantimplora Cazoleta interior

Cerámica Hierro

Soporte Punta de Lanza Pieza

Cas'00 36-10

6

tripa_necropolis.indb 243

29/4/09 09:50:52

244
Signatura Material Hierro Hueso

José ramón garcía gandía
Objeto Tipo Cuenta Collar IA Subtipo Circular Anular 2

Cas'00 36-12 Cas'00 36-13 Cas'00 36-14 Cas'00 36-15 Cas'00 36-16 Cas'00 36-17 Cas'00 36-18 Cas'00 36-19 Cas'00 36-20 Cas'00 36-21 Cas'00 36-22

Cas'00 36-11

Punta de Lanza Colgante Colgante Regatón Regatón Varios Fragmento Int . cantimplora 16

Pasta Vítrea Hierro Hierro

Pasta Vítrea

Fragmento

Cuenta Collar

Restos Humanos Restos Humanos Malacofauna Sedimento Sedimento Cerámica

Situados

Sin situar

tUmBa 19
Cas'00 37-1 Cas'00 37-3 Cas'00 37-4 Cas'00 37-5 Cas'00 37-6 Cas'00 37-8 Cas'00 37-7 Cas'00 37-2 Signatura Material Hueso Plata Colgante Objeto Pendiente Tipo Subtipo Tonelete Troncocónica Enlace doble

Terracota Hueso Hueso Plata Plata

Fusayola

Colgante

Colgante Colgante

Bitroncocónica Cuenta collar Pendiente Colgante Enlace Arete

Cuenta Collar

Cas'00 37-10 Cas'00 37-11

Cas'00 37-9

Restos Humanos Restos Humanos Bronce

Plata

Pendiente Varios 22

Colgante

Fíbula

Fragmento

Sin situar

Situados

tUmBa 20
Cas'00 38-1 Signatura Cerámica Bronce Hierro Bronce Material Fragmento Fragmento Botón Objeto Tipo Circular 3A Subtipo

Cas'00 38-4

Cas'00 38-3

Cas'00 38-2

Cas'00 38-5

Cas'00 38-8 Cas'00 38-9

Cas'00 38-7

Cas'00 38-6

Bronce Bronce Bronce Bronce Bronce Hierro Hierro

Broche Cinturón Broche Cinturón Punta de Lanza Lámina Fíbula Fragmento

Soliferreum

Pasivo Activo IA

Serpentiforme B2C3 2

Cas'00 38-10 Cas'00 38-12 Cas'00 38-13 Cas'00 38-11

Bronce Bronce

Fragmento Fragmento Fragmento

Anular

tripa_necropolis.indb 244

29/4/09 09:50:53

relación de materiales Por tumBa
Signatura Material Cerámica Bronce Objeto Tipo Subtipo

245

Cas'00 38-14 Cas'00 38-15 Cas'00 38-16

Fragmento 21

Cas'00 38-17 Cas'00 38-18 Cas'00 38-19 Cas'00 38-20

Restos Humanos Sedimento Hierro Plata

Fragmento Varios Pilum

Restos Humanos

Sin situar III

Situados

Colgante

Cuenta Collar

Tonelete

tUmBa 21
Cas'00 41-1 Cas'00 41-3 Cas'00 41-2 Signatura Material Carbón Bronce Hierro Objeto Pilum 30 Tipo III Subtipo

Cas'00 41-4 Cas'00 41-5 Cas'00 41-7 Cas'00 41-6

Restos Humanos Restos Humanos Cerámica Hierro

Fíbula Varios

Fragmento Sin situar IB Situados

Punta de Lanza Fragmento

2

Cas'00 41-8

Sedimento

tUmBa 22
Cas'00 42-1 Cas'00 42-3 Cas'00 42-5 Cas'00 42-6 Cas'00 42-4 Signatura Restos Humanos Carbón Material Objeto Varios Fragmento 2 Situados Tipo Subtipo

Cas'00 42-2

Restos Humanos Cerámica

Sin situar

Sedimento Sedimento

tUmBa 23
Cas'00 43-1 Cas'00 43-2 Cas'00 43-3 Cas'00 43-5 Cas'00 43-4 Signatura Cerámica Malacofauna Malacofauna Bronce Hueso Hueso Bronce Cerámica Material Objeto Vaso A mano Tipo Subtipo

Erizo de mar Campanita Colgante Colgante Varios 1 Fragmento

Cypreae

Exoesqueleto

Cas'00 43-8 Cas'00 43-10 Cas'00 43-9

Cas'00 43-7

Cas'00 43-6

Cuenta Collar Cuenta Collar Sin situar Situado

Troncocónica Troncocónica

Restos Humanos

Restos Humanos

tripa_necropolis.indb 245

29/4/09 09:50:53

246
Signatura Material

José ramón garcía gandía
Objeto Concha Tipo Glycimeris Subtipo

Cas'00 43-12

Cas'00 43-11

Malacofauna Malacofauna

tUmBa 24
Cas'00 33-1 Signatura Restos Humanos Material Objeto Varios Sin situar Tipo Subtipo

tUmBa 25
Cas'00 46-1 Cas'00 45-3 Cas'00 45-4 Cas'00 45-5 Cas'00 45-2 Signatura Restos Humanos Sedimento Sedimento Cerámica Cerámica Material Objeto Fragmento Fragmento Varios Tipo Subtipo

depósito 1
Cas'00 24-1 Signatura Material Bronce Oro Fragmento Colgante Objeto Tipo Cuenta Collar Subtipo Tonelete

Cas'00 24-3

Cas'00 24-2

Carbón

depósito 2
Cas'00 35-1 Cas'00 35-2 Cas'00 35-4 Cas'00 35-6 Cas'00 35-7 Cas'00 35-8 Cas'00 35-10 Cas'00 35-12 Cas'00 35-11 Cas'00 35-9 Cas'00 35-5 Cas'00 35-3 Signatura Material Bronce Bronce Bronce Malacofauna Carbón Carbón Carbón Cerámica Bronce Carbón Plata Plata Carbón Fragmento Pendiente Pendiente Fíbula Hierro Broche Cinturón Broche Cinturón Fíbula Clavo Objeto Tartésico Activo Tartésico Pasivo Tipo Subtipo

Fragmento

Glycimeris

Arete Arete

Cas'00 35-14

Cas'00 35-13

Fragmento

Resortes

tripa_necropolis.indb 246

29/4/09 09:50:53

relación de materiales Por tumBa

247

FUeGo RitUaL
Cas'00 39-1 Signatura Material Carbón Bronce Colgante Objeto Cuenta de collar Tipo Troncocónica Subtipo

Cas'00 39-2 Cas'00 39-3

Sedimento

tripa_necropolis.indb 247

29/4/09 09:50:53

tripa_necropolis.indb 248

29/4/09 09:50:53

tripa_necropolis.indb 249

29/4/09 09:50:53

tripa_necropolis.indb 250

29/4/09 09:50:53

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful