You are on page 1of 2

¿Qué son los Barnices Cavitarios?

Los barnices cavitarios son fluidos capaces de formar una película protectora y están
compuestos por un material resinoso disuelto en un solvente orgánico volátil.
Los barnices cavitarios han sido objeto de estudios e investigaciones. Si bien existen
numerosas fórmulas y productos comerciales la preparación de un barniz es fácil y
sencilla. Una fórmula conocida en nuestro medio es el barniz copal.
Otras fórmulas incluyen nitrocelulosa disuelto en cloroformo o en éter cloroformo, etc.
Estos solventes son volátiles y se evaporan rápidamente dejando una delgada capa de
material orgánico. Generalmente se suele aplicar dos o tres capas ya que se considera
que una sola aplicación no es suficiente para obtener una película uniforme sin solución
de continuidad, poros u otras fallas.
Tampoco pueden colocarse demasiadas capas ya que un aumento de espesor puede
interferir en la adaptación correcta del material de restauración. Algunos invetigadores
han llegado a la conclusión de que la aplicación de un barniz a base de resina copal
disminuye la resistencia de la unión entre los cementos de fosfato de zinc y de
policarboxilato a la dentina, mientras que la aumentan a los cementos a bases de óxido
de zinc-eugenol.

Indicaciones clínicas
Los barnices cavitarios se emplean en los siguientes casos:
1. Antes de colocar una base de cemento de fosfatos de zinc para disminuir la
penetración de iones ácidos
2. Antes de condensar amalgama dental u oro para orificar para disminuir la micro
filtración marginal que puede producirse en las primeras horas posteriores a la
terminación de la restauración
3. Antes de cementar una restauración de inserción rígida (corona, incrustación) con
cemento de fosfato de zinc en dientes vitales.
En todos los casos se aplican dos o tres capas de barniz, procurando por todos los
medios posibles el aislamiento absoluto del campo.
4. Se ha indicado para evitar transitoriamente el fenómeno galvánico que puede
originarse en el contacto de dos metales disímiles
.
5. Para reducir la sensibilidad dentinaria en erosiones o abrasiones gingivales.
Esto explica la formulación de algunos barnices a base de una resina natural, un solvente
y desensibilizante (fluoruro de sodio, corticoesteroides, etc.).

7. En los casos en que se utilicen cementos a base de óxido de zinc-eugenol e hidróxido de calcio para no afectar su posible acción paliativa e inductor a de acciones reparadoras de la pulpa.Contraindicaciones de los barnices cavitarios 1. 5. En restauraciones con resinas reforzadas o con micro partículas ya que algunos de sus componentes pueden disolver la película de barniz y éste a su vez puede afectar la adaptación del material de restauración. fundamentalmente en el borde cabo superficial ya que el barniz interfiere la acción del ion fluor que se libera permanentemente de la matriz del silicato que actúa sobre el esmalte. En cavidades muy profundas a causa del peligro que puede producir hacia la pulpa el solvente orgánico del barniz. En todos los procedimientos que implican el acondicionamiento del esmalte con ácidos grabadores (técnicas de grabado ácidos) ya que el barniz interfiere la acción del ácido. 2. . En restauraciones con resinas acrílicas para obturaciones (acrílicos sin rellenos) ya que el monómero disuelve la capa de barniz (solvente orgánico). 3. 4. 8. En restauraciones con ionómeros vítreos ya que una capa de barniz puede impedir que se manifieste el fenómeno de adhesión química entre el material y el tejido dentario. En restauraciones con cemento de silicato. En los casos en que se utilicen cementos del policarboxilato de zinc ya que impedirá su acción adhesiva potencial. 6.