Hugo Fernando Guerrero Sierra

Jaime Andrés Wilches Tinjacá

PERSPECTIVAS
MULTIDIMENSIONALES
DE LA PAZ EN COLOMBIA

6

Tabla de contenido

Guerrero Sierra, Hugo Fernando
Perspectivas multidimensionales de la paz en Colombia / autores compiladores
Hugo Fernando Guerrero Sierra, Jaime Andrés Wilches Tinjacá. -- Bogotá : Grupo
Editorial Ibáñez, 2015.
436 páginas : gráficos, diagramas ; 17 x 24 cm.
Incluye bibliografías.
ISBN 978-958-8561-83-7
1. Paz - Colombia 2. Proceso de paz - Colombia 3. Conflicto armado - Colombia
I. Wilches Tinjacá, Jaime Andrés II. Tít.
303 .60986 cd 21 ed.
A1475 384
CEP-Banco de la República-Biblioteca Luis Ángel Arango
© Hugo Fernando Guerrero Sierra
© Jaime Andrés Wilches Tinjacá

Compiladores y editores
©


Grupo Editorial Ibáñez
Carrera 69 Bis Nº 36-20 Sur
Teléfonos: 2300731 - 2386035


Librería:
Calle 12 B No. 7-12. L. 1
Tels: 2847524 – 2835194
http://webmail.grupoeditorialibanez.com

Queda prohibida la reproducción parcial o total de este libro por cualquier
proceso reprográfico o fónico, especialmente por fotocopia, microfilme, offset o
mimeógrafo.
Ley 23 de 1982
ISBN 978-958-8561-83-7
Diseño de Portada: Santiago Moreno Gómez
Diagramación electrónica: Clara Gómez C.
® 2015

Tabla de contenido

Universidad Santo Tomás
Directivos
Fray Aldemar Valencia Hernández, O.P.
Rector Seccional Tunja
Fray José Antonio González Corredor, O.P.
Vicerrector Académico
Fray José Bernardo Vallejo Molina
Vicerrector Administrativo - Financiero
Fray Giovanni Guarnizo Valenzuela, O.P.
Decano de División de la Facultad de Derecho
Ph. D. c. Jorge Eduardo Londoño Ulloa
Decano de la Facultad de Derecho
Ph. D. c. Edmer Leandro López Peña
Director Centro de investigaciones Socio - Jurídicas
Ph. D. c. Diego Mauricio Higuera Jiménez
Director unidad de Investigaciones
Mg. c. Diana Paola Corredor Pamplona
Secretaria de División facultad de derecho

Comité Editorial
Fray José Antonio González Corredor, O.P.
Vicerrector Académico
Galo Christian Numpaque Acosta
Director Centro de Investigaciones
Andrea Sotelo Carreño
Directora Departamento de Comunicaciones
Henry Sánchez Olarte
Docente Departamento de Humanidades

Comité Editorial Facultad
Ph D. Nidia Catherine González
Universidad Johannes Gutenberg, Alemania
Ph D. Ana Yazmín Torres Torres
Universidad Carlos III, España
C. Ph. D. Gloria Yaneth Veléz Pérez
Universidad de Antioquia, Colombia
C. Ph. D. Juan Ángel Serrano Escalera
Universidad Carlos III, España

7

Este libro es producto de los procesos de investigación que surgen de la colaboración académica entre el Centro de Investigaciones Socio-Jurídicas (CIS) de la Universidad Santo Tomás-Seccional Tunja. el Grupo Interdisciplinar en Políticas y Relaciones Internacionales (GIPRI) de la Universidad de La Salle y la la Red Latinoamericana de Estudios sobre Juventud (RedJuventud) .

............................................................................................ 29 TRANSFORMAR EL MODELO PARA LOGRAR LA PAZ............................................................... UNA APROXIMACIÓN A LA ECONOMÍA POLÍTICA DEL CONFLICTO COLOMBIANO Diego Fernando Carrero Barón...................... 17 Introducción............................................. .....................................TABLA DE CONTENIDO Prólogo........................... 21 Capítulo I PENSAR LA PAZ: PRÁCTICAS POLÍTICAS Y MODELO ECONÓMICO ¿INSTITUCIONALIDAD PARA LA PAZ O PARA LA GUERRA? UN ANÁLISIS DE LAS POLÍTICAS PARA COLOMBIA 1980-2010 Gina Paola Rico Méndez............................................................ 117 .................... ........................................ 87 Capítulo II CONSTRUIR LA PAZ: RETOS DEL POSCONFLICTO EXPERIENCIAS Y DESAFIOS: ENTRE EL CONFLICTO Y EL POST-CONFLICTO EN EL CONTEXTO COLOMBIANO Janiel David Melamed Visbal...................................................... 13 Presentación.............................................. 55 EL CLIENTELISMO EN COLOMBIA: UNA ARISTA INVISIBLE DEL CONFLICTO ARMADO Javier Fernando Torres Preciado.................................. ..............................

............. UNA CONTRIBUCIÓN A LA PAZ Iván Rodríguez Benavides............................................................ ........................................ 231 CAPACIDADES Y ACUMULADOS DE PAZ DE LA SOCIEDAD CIVIL EN COLOMBIA Mauricio Hernández Pérez....................... SANTOS Hugo Fernando Guerrero Sierra...................................................................................... ........... ........................... 135 EL PAPEL DE LO COMUNITARIO EN LOS PROCESOS DE REINTEGRACIÓN SOCIAL DE EXCOMBATIENTES: UN ASPECTO CENTRAL DEL TRÁNSITO HACIA EL POSCONFLICTO Anascas Del Río................... 315 ............. 163 ¿PUEDEN LOS JUECES ADMINISTRATIVOS OFRECER REPARACIÓN TRANSFORMADORA A LAS VÍCTIMAS DEL DESPLAZAMIENTO FORZADO EN COLOMBIA? ALGUNAS PROPUESTAS EN PUNTOS SUSPENSIVOS Miguel Andrés López Martínez.............................................................................. 267 LA COMUNIDAD INTERNACIONAL Y LA GESTIÓN DEL CONFLICTO COLOMBIANO: ANÁLISIS DESDE LA EXPERIENCIA DE LOS GOBIERNOS DE ANDRES PASTRANA................................................... ALVARO URIBE Y JUAN M................... ....................................... 181 Capítulo III MOVILIZAR LA PAZ: ESCENARIOS PARA LA TRANSFORMACIÓN DEL CONFLICTO LAS VIRTUDES CÍVICAS.. 245 INCIDENCIA DE LA INVESTIGACIÓN ACADÉMICA EN LA CONCEPCIÓN DE LA PAZ: UN ANÁLISIS DESDE EL FENÓMENO PARAMILITAR EN COLOMBIA Jaime Andrés Wilches................................................10 Tabla de contenido LAS FUERZAS MILITARES Y DE POLICÍA EN EL POSCONFLICTO ARMADO: FUTUROS ESCENARIOS Y REFORMAS Christian Álvarez Gómez Viviana García Pinzón Alexander Madrigal.........

......... Instrumentos legales que concedieron Indulto en el Gobierno de Belisario Betancur...... 42 Cuadro 2.......................... Instrumentos legales que concedieron Indulto en el Gobierno de Virgilio Barco.... 411 TABLA DE CUADROS Y GRÁFICOS Cuadro 1............................................................................ 349 INTERSTICIOS DE GUERRA Y PAZ: NARRATIVA LITERARIA Y CONFLICTO ARMADO EN COLOMBIA Leopoldo Prieto Páez....................................................... 47 Cuadro 4.......... 42 Cuadro 3.............................................................................. EL ‘ETHOS MAFIOSO’ Y LA EXEGESIS DE LA ILEGALIDAD EN LAS NARRATIVAS DE DRAMATIZADOS SERIADOS Y TELENOVELAS EN COLOMBIA Juan Carlos Sánchez Sierra........................................ .....................................................................................................................................................Tabla de contenido 11 Capítulo IV MOVILIZAR PAZ: EL ROL DE LA CULTURA REFLEJOS INSIDIOSOS CONTRA LA PAZ....... Cercanía y complementariedad entre la noción de RETRA y el estándar internacional...................................... 383 APROXIMACIONES A LA FORMACIÓN CIUDADANA Y LA CULTURA DE PAZ DESDE LA BIBLIOTECA PÚBLICA José Ignacio Caro........................ 200 ........................................ Instrumentos legales que concedieron Indulto en el Gobierno de Álvaro Uribe Vélez.............

............................. Percepción de corrupción en los países de las Américas........ 92 Gráfico 5........................ Enfoques de construcción de paz..... Por país o región (Ayuda total desde 1996 hasta abril de 2013) ........ Ayuda económica y social de Estados Unidos a América Latina y el Caribe......... Movilidad de líderes intermedios en iniciativas de paz...................... Zonas de constantes combates entre fuerzas oficiales y guerrilla.......... Securitización de la estrategia frente al conflicto colombiano......... 328 .......... 2004-2012.............. 253 Gráfico 6............. Número de iniciativas de paz de la sociedad civil en Colombia.......... 44 Gráfico 2. 262 Gráfico 1................... Por país o región (Ayuda total desde 1996 hasta abril de 2013) .......................... 217 Cuadro 6. Relación entre Gobierno – Sociedad Civil en procesos de paz................ 91 Gráfico 4........ Percepción de corrupción en Colombia....... Ayuda militar de Estados Unidos a América Latina y el Caribe.......... 259 Gráfico 8.. 258 Cuadro 7............................................................. 45 Gráfico 3.............. 254 Gráfico 7... Líneas de fuga para alcanzar reparaciones transformadoras en el ámbito judicial............12 Tabla de contenido Cuadro 5.......

Actualmente cursa la Maestría en Análisis de Problemas Políticos. Docente de la Facultad de Ciencias Económicas y Sociales de la Universidad de La Salle y miembro del Grupo de Investigación en Seguridad y Defensa (GISDE) de la Universidad Nacional de Colombia. Analista político e investigador del Grupo en Seguridad y Defensa (GISDE) de la Universidad Nacional de Colombia. con estudios de posgrado en métodos de análisis socio-político de la Universidad de Salamanca. Económicos e Internacionales de la Academia Diplomática San Carlos – IAED. ** Politóloga de la Universidad Nacional de Colombia y Magister en Ciencia Política de la Universidad de Chile. se pasa a la caracterización de un posible escenario de seguridad tras el fin del conflicto armado violento en donde se registrarían las principales reformas y transformaciones de la fuerza pública. Luego de una aproximación teórica a las reformas del sector seguridad y defensa (RSSD).LAS FUERZAS MILITARES Y DE POLICÍA EN EL POSTCONFLICTO ARMADO: FUTUROS ESCENARIOS Y REFORMAS Christian Álvarez Gómez* Viviana García Pinzón** Alexander Madrigal Garzón*** RESUMEN Este artículo analiza la agenda de seguridad colombiana en un eventual escenario de posconflicto armado con el fin de describir las perspectivas de reforma de la naturaleza y el rol de las Fuerzas Armadas y de Policía en dicho contexto. *** . Politólogo de la Universidad Nacional de Colombia y candidato a Magíster en Relaciones Internacionales con mención en Negociaciones Internacionales y Manejo de Conflictos de la Universidad Andina Simón Bolívar (UASB). Miembro del Grupo de Investigación en Seguridad y Defensa (GISDE) de la Universidad Nacional de Colombia. Se concluye la necesidad de un mantenimiento operativo y preventivo de las Fuerzas Militares en la etapa de transición y el forta* Politólogo de la Universidad Nacional de Colombia y especialista en Finanzas y Administración Pública de la Universidad Militar Nueva Granada.

el desarrollo de un análisis sobre la naturaleza y el rol que deberán asumir las Fuerzas Armadas y de Policía en un escenario 1 2 El conflicto interno armado y los procesos de paz son una constante histórica en la dinámica socio-política del Estado-nación en Colombia. y los derechos de las víctimas. Palabras clave: Reformas al sector seguridad y defensa. el gobierno de Juan Manuel Santos comenzó una negociación con las FARC-EP. En la mesa de conversaciones instaurada en 2012 por el Gobierno Nacional y las FARC-EP2. Posconflicto armado. la cual se mantiene en la dialéctica entre la permanencia de la violencia y los intentos por encontrar salidas negociadas al conflicto. 2) Fase de diálogos: entre el 27 de agosto de 2012 y mediados de junio de 2013 (con inicio el 19 de noviembre) se llevarían a cabo las negociaciones para llegar a acuerdos sobre los temas de la agenda que terminarían con la firma de un documento final. dada la importancia del ámbito de la seguridad para el asentamiento y garantía de la paz.Construir la paz: posibles escenarios de posconflicto lecimiento y profesionalización de la Policía Nacional para garantizar la protección de los derechos y libertades ciudadanas y la no recurrencia de factores que perpetúen la violencia. garantías para el ejercicio de la oposición política y la participación ciudadana. 136 Capítulo II . . En consecuencia. Fuerzas Militares y de Policía. Sin embargo. Así. y 3) Fase de cumplimiento simultáneo de las obligaciones: las partes implementarán lo acordado con los correspondientes mecanismos de verificación. Luego del fracaso de los diálogos del gobierno Pastrana y dos periodos presidenciales de “mano dura” en donde se intentó la derrota político-militar de las guerrillas y se adelantó un cuestionado proceso de desmovilización de los grupos paramilitares. el proceso de paz fue estructurado en tres (3) fases: 1) Fase exploratoria: encuentro confidencial desarrollado entre el 23 de febrero y el 26 de agosto de 2012 en el que sostuvieron reuniones que dieron lugar al documento “Acuerdo general para la terminación del conflicto y la construcción de una paz estable y duradera” que contempla cinco puntos de agenda para la negociación: desarrollo rural. el fin del conflicto armado. la superación de la violencia y la construcción de la paz territorial implican una revisión institucional de este asunto. el narcotráfico. sino que se trata de un proceso que implica un conjunto de reformas político-institucionales necesarias para dar lugar a una etapa de construcción de paz. uno de los temas no contemplados fue la agenda de seguridad tras la firma de un Acuerdo de Paz. INTRODUCCIÓN El proceso de finalización de un conflicto armado y la garantía de no retorno a la violencia no se restringen tan solo al cese definitivo de hostilidades entre las partes enfrentadas1.

con la expansión funcional y territorial del Estado civil (Schultze-K raft. 144). En este sentido. dado que la construcción y consolidación de la paz requiere de Fuerzas Armadas y de Policía con la capacidad de hacer frente a nuevos riesgos y amenazas. sea vía negociación. victoria militar u otra forma. las sociedades entran en un período de posconflicto” dando lugar a los retos de la construcción de paz: “el fortalecimiento y la solidificación de la paz para evitar una recaída en el conflicto” (Ugarriza. 2013. y supone un punto de quiebre para las sociedades a través de un proceso de construcción de paz. la construcción de la paz duradera en Colombia “solamente puede darse si el país logra dar el paso crucial hacia el posconflicto pleno. hacía énfasis en que el posconflicto conlleva la creación de un nuevo clima para la consolidación de la paz. XIX). 2002. cuando se logre poner fin al enfrentamiento armado con las guerrillas por medio de una estrategia de resolución integral del conflicto y cuando se avance de manera certera hacia un control del narcotráfico y del crimen organizado. es decir.Las fuerzas militares y de policía en el posconflicto armado: futuros escenarios y reformas 137 de posconflicto constituye uno de los aspectos más trascendentales para la construcción de una paz territorial estable (segura) y duradera (sostenible). el periodo de posconflicto armado supone llevar a cabo reformas institucionales sobre las estructuras involucradas en el conflicto con el fin de garantizar las condiciones para el mantenimiento de la paz. “vale decir las medidas destinadas a individualizar y fortalecer estructuras que tiendan a reforzar y consolidar la paz a fin de evitar una reanudación del conflicto” (ONU. la fuerza pública tendrá que desempeñar un papel importante en ese proceso” (2012. En consecuencia. 6). se . 2009. La categoría posconflicto remite a “aquel periodo de tiempo que se inicia con el cese de hostilidades entre las partes previamente enfrentadas” (Rettberg y Camacho. Según Ugarriza. 426). Una de las estructuras sujetas a reforma en un escenario de posconflicto es la fuerza pública. “una vez superado el conflicto. Boutros Boutros-Ghali. 2010). Como sostiene Schultze-Kraft. 1992. Junto con las demás entidades del Estado y la sociedad. El anterior argumento se traduce en que las Fuerzas Armadas y de Policía indefectiblemente tendrán un papel en el posconflicto y que para ello el gobierno deberá adelantar un proceso de Reforma al Sector Seguridad y Defensa que defina el futuro de la fuerza pública y que. el ex Secretario General de la ONU. valga subrayar.

Clare Short. En segundo lugar. el presente trabajo se encuentra estructurado a través de tres apartados: en primer lugar. se aborda la particular situación colombiana ubicando los principales aspectos de la agenda de seguridad. 1. éste se ha convertido en una pieza clave en los programas de asistencia al desarrollo. 24). Desde entonces. De tal manera es acertado proponer este análisis como un aporte académico para la ampliación del campo temático de la reflexión sobre la construcción de paz desde la inclusión y el posicionamiento de la agenda de seguridad en el posconflicto. Sin embargo. POSCONFLICTO Y FUERZAS ARMADAS Y DE POLICÍA EN EL MARCO DE LAS REFORMAS AL SECTOR SEGURIDAD Y DEFENSA (RSSD) Las guerras civiles y conflictos armados internos ocurridos tras la terminación de la Guerra Fría posicionaron el concepto de Reformas al Sector Seguridad y Defensa (RSSD) como un campo relevante de análisis en los estudios sobre Paz y Conflicto. 138 Capítulo II . se desarrolla una aproximación teórica a las reformas al sector seguridad y defensa (RSSD) como marco general donde se ubican procesos internacionales similares. se exponen algunas consideraciones generales sobre las posibles reformas y transformaciones en la Fuerza Pública colombiana. sino que surgieron en el mundo de la cooperación y la asistencia internacional. “la reforma al sector seguridad es la transformación del sistema de seguridad. lo cual incluye todos los actores. particularmente a partir de su incorporación en el discurso de las Naciones Unidas y otros organismos como la Organización para la Cooperación y el Desarrollo -OECD (Bryden & Hänggi. de tal manera que sean administrados y operen . 2004. El concepto fue propuesto por primera vez en 1998 en un discurso del entonces Ministro de Desarrollo Internacional del Reino Unido. teniendo en cuenta las características propias del país. Para cumplir con tal acometido.Construir la paz: posibles escenarios de posconflicto encuentra intrínsecamente ligado al proceso de consolidación y éxito de la paz territorial. responsabilidades y acciones. Finalmente. la promoción democrática y la construcción de paz en contextos de conflicto y postconflicto. en tercer y último lugar. necesarias para asumir institucionalmente los retos que en materia de seguridad tiene la etapa de construcción de la paz estable y duradera. el concepto y la discusión sobre RSSD no nacieron en el ámbito académico. De forma general. sus roles.

desmovilización y reinserción (DDR). la inteligencia. Así. La RSSD en el posconflicto se enfoca en acciones que puedan prevenir el retorno a la confrontación armada. Boone (2013) señala que “los esfuerzos de RSSD en zonas conflictivas o “bajo fuego” priorizan la construcción de fuerzas militares y de policía incluyentes y capaces de conducir operaciones y garantizar seguridad. La RSSD apunta a la promoción de la democracia y diverge de las tradicionales reformas al sector defensa. programas para el control de armas pequeñas y construcción de iniciativas para la justicia transicional y la democratización a largo plazo” (p. como también a los mecanismos parlamentarios y judiciales de supervisión y control. a conducir procesos de desarme. etc. A partir de los actores. y de manera más general. Según la OECD (2007) el denominado “sector seguridad” incluye “los actores de seguridad centrales (fuerzas armadas. son las medidas dirigidas al fortalecimiento de la administración civil y la supervisión democrática del aparato de seguridad. . proveen seguridad para los ciudadanos y crean el contexto adecuado para el desarrollo sostenible” (Wulf. sino que también son implementadas en países con democracias consolidadas que buscan implementar medidas institucionales que estén en línea con los principios democráticos en el sector seguridad y defensa. las cuales incluyen reformas parciales como las militares. las RSSD no se restringen a sociedades en situación de conflicto y posconflicto. gendarmería e inteligencia). las instituciones de justicia y aplicación de la ley y las fuerzas de seguridad no estatales (compañías de seguridad privada. milicias y guerrillas). la aplicación de reformas en la defensa. el sistema judicial. La segunda. organismos de administración financiera y las comisiones de veeduría ciudadana). policía. la RSSD está enfocada a la provisión de seguridad estatal y humana en el marco de gobernanza democrática. Para el caso de los primeros. Bryden & Hänggi (2004) establecen dos categorías de reformas: la primera. las medidas encaminadas a la reestructuración de aparato de seguridad. El diseño e implementación de medidas de RSSD depende del proceso de democratización del país y de su estabilidad. la policía. los cuerpos de administración y control (ministerios de defensa. Principalmente. 2004). Estas actividades incluyen las reformas a los ministerios relevantes y su capacidad de gerencia. 30).Las fuerzas militares y de policía en el posconflicto armado: futuros escenarios y reformas 139 de una manera más consistente con las normas democráticas y los principios de buena gobernanza (…) Las fuerzas de seguridad responsables reducen el riesgo del conflicto.

Por un lado. Un aporte significativo para superar esta falencia lo constituye el estudio de Boone (2013) quien a través de un análisis de regresiones lineales con un conjunto de datos que aborda . 2008). Una crítica constante apunta a que. los Balcanes. 2004) es una compilación donde se esbozan los principales elementos del concepto de RSS y luego se presentan los análisis en casos como la región Euro-Atlántica. este libro se centra en las experiencia de RSSD en el posconflicto con un universo de casos mucho más variado. su implementación. Un segundo texto que ofrece una mirada diversa sobre los procesos de RSS es el editado por Albrecht Schnabel & Hans-Georg Ehrhart. 2013). En este sentido. ONU. en la producción sobre RSSD se reconoce una brecha entre la práctica y la investigación (Cooper y Pugh. Por ejemplo. Afganistán. pese a la gran difusión del concepto de RSS y su implementación durante las dos últimas décadas. bajo el título Security sector reform and post-conflict peacebuilding. Liberia. donde la discusión se centra principalmente en las variables de la Reforma al Sector Seguridad (RSS). el libro busca profundizar en el estudio del papel de los donantes internacionales. el tipo de reformas implementadas y la construcción de paz. Mientras el de Bryden & Hänggi aborda el estudio de la RSS en contextos diversos (países relativamente estables. que bien podrían denominarse el práctico y el investigativo. Medio Oriente y África del Este. regímenes post-autoritarios y contextos de posconflicto). En general. desarrollo y relación con la política pública de acuerdo a los diversos contextos (Ball. la OECD cuenta con un Manual de Reforma al Sector Seguridad dirigido a donantes internacionales y actores encargados de diseñar e implementar estos procesos. 2002). África y Centro América. A partir de ello.Construir la paz: posibles escenarios de posconflicto La literatura sobre RSSD se estructura en dos frentes. existe poco análisis empírico para determinar la efectividad de las reformas o la forma en que las RSS se relacionan con indicadores más amplios de estabilidad democrática (Bryden & Hänggi. Respecto al primero. el texto titulado Reform And Reconstruction of the Security Sector (Bryden & Hänggi. se encuentra la producción por parte de actores del sistema internacional involucrados en procesos de asistencia al desarrollo y cooperación internacional. La investigación sobre las RSSD se ha desarrollado principalmente a través del estudio de casos concretos en Asia. 2004. hay dos textos que a partir de un ejercicio de compilación de diversos casos formulan algunos elementos comunes a los procesos de RSS. Boone. Sierra Leona. 140 Capítulo II . 2000.

la mayoría de la literatura se ha desarrollado en torno a las experiencias de América Central. Restrepo y Tobón. Sin embargo.Las fuerzas militares y de policía en el posconflicto armado: futuros escenarios y reformas 141 iniciativas de RSS entre los años 1991 y 2010 concluye que las reformas están estrechamente relacionadas con indicadores positivos de democratización y avances en la seguridad humana. LAS FUERZAS ARMADAS EN COLOMBIA: ENTRE LA LUCHA CONTRAINSURGENTE Y LA GUERRA CONTRA LAS DROGAS Una de las constantes de la historia colombiana ha sido la persistencia de múltiples violencias en cabeza de diversos actores. debido al contexto y a la continuidad del conflicto armado. desmovilización y reincorporación (DRR) que comenzó a finales de 2003 con estructuras paramilitares. 2012). desde su formación. En Colombia. tales como la efectividad del proceso (Nussio. O’neill. desafiando el poder del Estado. 2005. los que incluso. han llegado a formar verdaderos estados paralelos o proto-estados. Call. las Fuerzas Militares han estado abocadas principalmente a tareas y misiones de seguridad interna. sin considerar las demás áreas que comprenden la RSSD y una visión integral de las transformaciones necesarias en el sector. González. la principal fuente de amenaza para el Estado colombiano ha provenido del interior de su territorio. 2003. la reflexión sobre RSSD desde una perspectiva de posconflicto armado se ha desarrollado a partir del proceso de desarme. 2003. 2009). Por ello. Adentrándose en el estudio de RSSD en escenarios de postconflicto para América Latina. particularmente en El Salvador y Guatemala (Slaby. 2011). . La discusión se ha centrado en diversas aristas del tema. Debido a la persistencia de estas violencias como una fuente permanente de inseguridad y la ausencia de confrontaciones bélicas con los Estados vecinos3. Si bien posteriormente se han manejado hipótesis de confrontación bélica por disputas territoriales con países como Venezuela o Nicaragua. 2010). 3 La última guerra interestatal que Colombia tuvo fue con Perú entre 1932 y 1933. la justicia transicional y los estándares internacionales (Herrera y González. y que hoy incluye también a miembros de las guerrillas. las continuidades y cambios con la violencia y la relación con estructuras y formas de criminalidad (Granada. para el Estado colombiano las principales amenazas usualmente han tenido su origen en el interior y no en el exterior de sus fronteras. la discusión se ha centrado en el área de DDR. Amaya. 2005 y 2008. 2. 2013) y el análisis de la política pública (Labrador y Gómez.

dando lugar a la “policialización” del Ejército y la “militarización” de la Policía. la precariedad estatal. ha llevado a una indiferenciación de los roles entre fuerzas militares y de policía. Desde mediados del siglo XX. Las guerrillas han sido consideradas como la principal amenaza a la seguridad nacional y. por lo tanto. una arraigada cultura del contrabando. En Colombia. según la cual los militares no deberán involucrarse en los asuntos del gobierno y los partidos políticos. A pesar del nombramiento de civiles como ministros de defensa. . ello supuso la autonomía militar en la conducción de la seguridad y defensa (Vargas. A diferencia de los casos presentados en el Cono Sur o en Centroamérica. las Fuerzas Militares en Colombia se han caracterizado por no tener una intervención directa en el ámbito político. permitieron el crecimiento y consolidación del complejo coca-cocaína a lo largo de la década de 1980 y de 1990. múltiples violencias que tienen como correlato la existencia de actores que desafían el poder estatal y/o actúan como una suerte de para-estados (guerrillas como el Ejército de Liberación Nacional –ELN– y las Fuerzas Armadas Revolucionarias 4 Llamada así porque surge a partir de un discurso del entonces Presidente Alberto Lleras Camargo en 1958. la crisis económica en ciertos sectores (tales como la industria textil). Si bien los militares han respetado el devenir de la democracia colombiana. el mantenimiento del orden público y la seguridad interior han constituido tareas prioritarias de los militares. Desde mediados del siglo XX. 2008a). la confluencia de factores estructurales y coyunturales. 142 Capítulo II . la lucha contrainsurgente se convirtió en su misión principal. la creciente deslegitimación del régimen político. la piedra angular del modelo de relaciones cívico-militares radica en la denominada Doctrina Lleras4. Sin embargo. en tanto que los civiles no deberían involucrarse en los temas de seguridad y defensa.Construir la paz: posibles escenarios de posconflicto Esta característica que Vargas (2008) denomina la singularidad colombiana. los militares progresivamente fueron involucrados en la “guerra contra las drogas”. con el crecimiento y consolidación del narcotráfico en Colombia. algunas de estas son: las condiciones geográficas del país. esto no ha supuesto la efectiva conducción política de la de seguridad y defensa –entre otras razones por la falta de preparación civil y la politización de los cargos del Ministerio–. y en buena medida por presión de Estados Unidos.

se generó el concepto de narcoguerrilla bajo un discurso que relacionaba la guerra contra las drogas y la estrategia contrainsurgente y justificaba así la participación militar en los esfuerzos contra el narcotráfico.Las fuerzas militares y de policía en el posconflicto armado: futuros escenarios y reformas 143 de Colombia –FARC–. A su vez. en el marco de la guerra mundial contra el terrorismo. en las dos últimas décadas hay un involucramiento mayor de los militares. no es posible comprender el conflicto armado colombiano y la dinámica del desarrollo de las guerrillas y las agrupaciones paramilitares sin tener en cuenta el narcotráfico. las guerrillas –especialmente las FARC– se habrían convertido en el tercer cartel. Sin embargo. el surgimiento y crecimiento de agrupaciones paramilitares contrainsurgentes y carteles de narcotraficantes). . De tal manera. esta industria ilegal tuvo un efecto catalizador que aceleró el proceso de deslegitimación institucional. degradar la guerra y enturbiar las líneas del conflicto. elemento que ha hecho más compleja la confrontación. tras la desaparición de los grandes carteles del narcotráfico. Esta vinculación entre narcotráfico y guerrillas implican el desdibujamiento de éstas últimas como organizaciones insurgentes. y posteriormente. el gobierno de Estados Unidos aprobó la utilización de los recursos de la ayuda contra las drogas en actividades contrainsurgentes–. y las evidencias de participación de la guerrilla en el negocio del narcotráfico. fortaleciendo la economía subterránea. A finales de la década de los noventa. en parte. En el marco de esta estrategia. las cuales habrían perdido sus bases políticas e ideológicas para convertirse en agrupaciones criminales. De esta forma. fue creada la Brigada Antinarcóticos dentro del Ejército colombiano. para el gobierno la institucionalidad militar y policial. 2008a). puesto que los esfuerzos en materia antinarcóticos son tarea de la policía mientras que en los militares ha primado la idea que su misión prioritaria es la lucha contrainsurgente (Vargas. Esta visión de lucha contrainsurgente y guerra contra las drogas como fenómenos entrelazados se consolidó con el Plan Colombia –si bien solo hasta 2002. contribuyendo a dilucidar los actores. sobre todo en lo que hace referencia a erradicación de cultivos ilícitos e interdicción aérea y marítima de cargamentos. sectores políticos colombianos y formuladores de política estadounidenses. la violencia creciente y la corrupción. La participación de las Fuerzas Militares en la política antidrogas ha seguido una trayectoria irregular. por el interés de Estados Unidos de militarizar la guerra contra las drogas.

pero a la vez invisibilizó otras problemáticas de seguridad. En el documento que formula la política. La creación de este organismo afirmó el compromiso de las Fuerzas Armadas en la ejecución de la Política Antinarcóticos. en efecto. municiones y explosivos. obedecen a una lógica de acción terrorista. La misión de la Brigada Antinarcóticos era crear condiciones de seguridad necesarias para llevar a cabo operaciones antidrogas en el Putumayo. . La Política de Seguridad Democrática. de forma paralela al Plan Colombia. y g) El homicidio. se encuadró en la cruzada mundial contra el terrorismo.300 hombres en 3 nuevos batallones.Construir la paz: posibles escenarios de posconflicto conformada por 2. el término terrorismo es empleado en dos sentidos: para señalar el método de acción de los grupos al margen de la ley y para indicar que estas agrupaciones. haciendo de las FARC su objetivo principal. c) Las finanzas ilícitas. e) El secuestro y la extorsión. Mientras que la respuesta frente a la guerrilla fue la confrontación militar. se inició un proceso de modernización y fortalecimiento de las capacidades militares de cara a una guerra irregular. Asimismo. lo que en términos de resultados llevo a que. En la práctica. A partir de aquel momento el binomio narcotráfico y terrorismo fue inseparable. igualmente graves y que en este período se fortalecieron. los dos restantes en 2000 y 2001 respectivamente. esta agrupación insurgente se viera debilitada. especialmente las guerrillas. Entre las amenazas que enuncia la Política de Defensa y Seguridad Democrática se encuentran: a) El terrorismo. Tanto en el terreno como en el discurso sobre la seguridad se dio una suerte de farcentrismo. 144 Capítulo II . bandera de la administración de Álvaro Uribe (2002-2010). b) El negocio de las drogas ilícitas. a) Del farcentrismo a las bandas criminales Los hechos del 11 de septiembre de 2001 redireccionaron la política internacional de Estados Unidos de manera definitiva. el primero de ellos inaugurado en 1999. durante la presidencia de Uribe se llevó a cabo el proceso de negociación y desmovilización de las agrupaciones paramilitares. lo que las desliga de los fundamentos políticos y sociales que tiene la confrontación armada en Colombia. d) El tráfico de armas. Si bien estos grupos reivindicaban la lucha contrainsurgente como objetivo político. tal es el caso de las agrupaciones de crimen organizado vinculado al narcotráfico. el grueso de los esfuerzos se enfocó en el combate a las FARC.

se prioriza la acción militar. Respecto al rol de las Fuerzas Militares y de Policía. 53% provenían del paramilitarismo.Las fuerzas militares y de policía en el posconflicto armado: futuros escenarios y reformas 145 el narcotráfico es un elemento central tanto en su origen como en su posterior consolidación. el combate a las BACRIM estuvo en cabeza de la Policía Nacional. hay una amplia discusión respecto a si estas bandas son una expresión de paramilitarismo de tercera generación o sólo organizaciones de crimen organizado. De este proceso se concluye que dada la fragmentación de los grupos paramilitares. entre un 7 y 10% de los miembros de Bacrim capturados por la Fuerza Pública fueron integrantes rasos de grupos paramilitares. y se establece que la intervención debe ser principalmente policial. a saber: en las denominadas zonas rojas donde hay presencia de BACRIM. en el 2010. Ello evidencia la relación entre los dos fenómenos y la continuidad de estructuras criminales incluso después del proceso de desmovilización. manteniendo las estructuras de control territorial y social. En las zonas amarillas. se establece un esquema de acuerdo a las condiciones territoriales. para continuar con las actividades de tráfico de drogas ilícitas. mientras que de los 63 jefes de Bacrim capturados. Dada la relación entre estos grupos y los miembros de grupos paramilitares desmovilizados. en las zonas verdes las amenazas son la delincuencia común y el narcotráfico. milicias y narcotráfico y se propone la acción conjunta de militares. La Política Integral de Seguridad y Defensa para la Prosperidad establece una diferenciación entre Grupos Armados al Margen de la Ley –GAML– y BACRIM. desde febrero de 2011 se planteó la estrategia . las amenazas son las BACRIM. Al respecto. Entre los objetivos de la política se encuentra la reducción a un mínimo histórico de los cultivos ilícitos. Sin embargo. en vista del crecimiento de las acciones de agrupaciones de crimen organizado. Finalmente. En principio. la desarticulación de los GAML y las BACRIM. la política de seguridad del presidente Santos (2010-2014) incluyó como parte de las amenazas a las denominadas bandas criminales Bacrim. policías e instituciones como la Fiscalía General de la Nación. hubo algunos que no se acogieron a la desmovilización o que se recompusieron posteriormente. según cifras del Ministerio de Defensa. Ya en el nuevo gobierno. El paramilitarismo no es un fenómeno que se restrinja a lo militar sino que también existe una estructura política y económica que lo configura. y la consolidación territorial del Estado colombiano. guerrillas y narcotráfico.

Así. Sin embargo. desmantelar. Así. se opera en el marco del Derecho Internacional Humanitario (DIH). se planteó la creación de Fuerzas de Tarea Conjunta contra las BACRIM. Ejército. el enfoque prioritario de la política de seguridad y defensa sigue siendo el combate a . disuadir. el desaparecido DAS y la Fiscalía. con el Comando Conjunto Pacífico. el fortalecimiento de la presencia policial. la política de seguridad del ex presidente Uribe. en mayo de 2011. En el caso de la actual política de seguridad del Presidente Santos. Nariño y Valle. se reconoce la dimensión urbana como espacio de acción de múltiples actores (narcotraficantes. privilegió los espacios rurales como el principal escenario de desarrollo de los esfuerzos en materia de seguridad. Para finales de 2011. se desarrolló una operación conjunta entre Policía. En el marco de la D6 fue puesto en marcha el “Plan Troya” contra las BACRIM en el departamento de Córdoba. al estar enfocada en las FARC. Para ello. conformadas por miembros de todas las fuerzas. y el DAS. el mejoramiento del aparato de justicia y la mayor participación ciudadana. la Fuerza Aérea. en el marco de la cual se involucraron elementos de las Fuerzas Militares. De forma similar a como se formuló en la lucha contra las FARC. direccionar y difundir. se contemplan medidas que incluyen la prevención situacional del delito. y Fuerza Aérea en el Vichada. no son las mismas. 146 Capítulo II . Posteriormente. en 2010 fue formulada la Política Nacional de Seguridad y Convivencia Ciudadana. En el caso de las primeras. las formas de combate contra las guerrillas y las BACRIM. a pesar de las problemáticas de seguridad urbana y el fortalecimiento de agrupaciones de crimen organizado. contra las BACRIM no se pueden emprender operaciones de combate o acciones bélicas como ataques aéreos o bombardeos. En suma.Construir la paz: posibles escenarios de posconflicto D6: desarticular. mientras que en el caso de las BACRIM. se replicó el plan en los departamentos de Cauca. No obstante. denegar. cuyo objetivo es la protección de los ciudadanos mediante la reducción y sanción del delito. el Ejército Nacional. la Infantería de Marina. operación conjunta de la Policía Nacional. se actúa en el marco del sistema internacional de los derechos humanos y con el mismo tratamiento jurídico que a la delincuencia común. paramilitares y delincuentes comunes) en el que se deben poner en marcha medidas para garantizar la seguridad de los ciudadanos. como actores del conflicto armado.

En marzo de 2012. Cundinamarca. el cual contará con más de 50. En el contexto del conflicto armado interno. 2012). segundo. REFORMAS Y TRANSFORMACIONES DE LA FUERZA PÚBLICA COLOMBIANA EN UN ESCENARIO DE POSCONFLICTO Ante un hipotético escenario de posconflicto en Colombia. Vaupés. Arauca. . preparar sus estructuras para cumplir con un nuevo rol en la construcción de la paz y el desarrollo nacional. el principal objetivo de este plan es debilitar las estructuras de las FARC. y tercero aumentar la gobernabilidad y la presencia estatal en el territorio” (Ávila. esta tendencia no sólo obedece a un patrón histórico y a las condiciones propias del país. Amazonas. sur del Tolima. hay una profundización de la tendencia a la participación de los militares en la seguridad interior.Las fuerzas militares y de policía en el posconflicto armado: futuros escenarios y reformas 147 las FARC. sino que es reforzado por la tendencia regional a involucrar las Fuerzas Militares en la seguridad interior y al desdibujamiento de las fronteras tradicionales entre misiones militares y de la policía. reducir las tropas y frentes de las FARC a la mitad de ahora hasta el 2014. Caquetá y Vichada. reducir los indicadores de violencia en 15%. nordeste de Antioquia. Putumayo y Caquetá. el presidente Santos anunció el plan “Espada de Honor 2”. y cuya zona de acción considera el territorio en los departamentos de Guaviare. Norte del Cauca. En este escenario. 2013). Para ello fueron creadas o fortalecidas Fuerzas de Tarea (militares y policía) en la Guajira. es claro que las instituciones militares deberán repensar su misión y objetivos estratégicos. las cuales llevan a cabo operaciones con énfasis en inteligencia y poder aéreo (WOLA.000 hombres. Catatumbo. fue establecido el plan “Espada de Honor” con los objetivos de: “[P]rimero. esto es. particularmente los bloques sur y oriental (El Tiempo. Meta. Huila. 2012). Como se puede colegir. Nariño. En el contexto actual. en octubre de 2013. que contempla la creación del Comando Conjunto Número 3 Suroriente. Posteriormente. 3. la situación de seguridad en Colombia presenta una compleja dinámica donde se yuxtaponen y retroalimentan múltiples violencias y actores. las Fuerzas Militares colombianas asumieron objetivos que difieren de la concepción tradicional de defensa nacional –la contención de amenazas externas y la protección– orientando su misión.

la independencia. el redireccionamiento estratégico de la Fuerza Pública en un eventual escenario de postconflicto en Colombia deberá estar orientado a la consolidación de la seguridad y la reconstrucción de la legitimidad y efectividad del Estado6. La buena gobernanza. Las Fuerzas Militares tendrán como finalidad primordial la defensa de la soberanía. Al respecto. nuevas formas de operar que anteriormente no se conocían” (García. “La Nación tendrá para su defensa unas Fuerzas Militares permanentes constituidas por el Ejército. 2014) señala que. será esencial el fortalecimiento de las capacidades operacionales y la efectividad de las fuerzas. Partiendo de las reflexiones hechas por Binkerhoff (2005) a propósito de la construcción de paz y gobernanza en escenarios de postconflicto.Construir la paz: posibles escenarios de posconflicto particularmente hacia una defensa relacionada con amenazas al orden constitucional interno5. en esta dimensión. la reconstitución de la legitimidad implica profundizar la participación y la inclusión. lo cual no solo por prevenir el resurgimiento de la violencia. sino además garantizar las condiciones para que el Estado pueda prestar. 2007). 6 Para Binkerhoff (2005). el postconflicto implica cambios para las Fuerzas Militares y de Policía de carácter institucional y doctrinario. al menos. la integridad del territorio nacional y del orden constitucional”. En este orden de ideas. Constitución Política de Colombia. Además. esto es la capacidad y voluntad del sector público para responder a las demandas de los ciudadanos. articulo 217. provisión de vías y redes de transporte y seguridad social. 148 Capítulo II . Para ello. los servicios públicos que permitan satisfacer las demandas y necesidades sociales y avanzar en la construcción de la paz. 5 . crear mecanismos de rendición de cuentas (accountability) combatir la corrupción y garantizar elecciones competitivas y transparentes tanto a nivel nacional como regional. Una primera premisa es que el advenimiento del acuerdo de paz con las guerrillas obliga al Estado a iniciar un proceso de reducción –tanto del pie de fuerza como del presupuesto– del aparato militar. educación. la eventual desaparición del enemigo interno –la insurgencia armada– implica para las instituciones militares un proceso de transformación que parte de “reconocer nuevas misiones y roles que nunca antes se desarrollaron o. reducir las inequidades. la Armada y la Fuerza Aérea. Francisco Leal Buitrago (cfr. significa una infraestructura pública adecuada y funcional a las necesidades de las poblaciones de salud. Asimismo. bajo principios de buena gobernanza. la legitimidad se relaciona con la efectividad de la prestación de servicios públicos.

a bandas criminales organizadas y dedicadas especial. Asimismo. Existe entonces la posibilidad de que combatientes desmovilizados de la guerrilla continúen incursos en actividades delictivas. Schultze-Kraft (2012: 426-427). ante 7 En aquel momento. Ahora bien. que se rearmen y formen nuevos grupos criminales o que se articulen con bandas criminales ya existentes. En tal sentido. como sucede actualmente en México y Brasil. En el posconflicto. aunque no exclusivamente. . para Velásquez (cfr. estaría encaminada a limitar la capacidad de incidencia política que puede llegar a ostentar las instituciones militares –en particular el Ejército– sobre las decisiones públicas. que pasó de grupos ilegales con una estructura militar y una jerarquía de mandos definidas. al tráfico de drogas y la extorsión” (Bello. Una segunda razón para esta reducción militar.Las fuerzas militares y de policía en el posconflicto armado: futuros escenarios y reformas 149 Colombia tiene un Ejército sobredimensionado. con conocimientos de terrenos selváticos y rutas para el desarrollo de negocios ilegales que. 2014) la actuación del Ejército al interior del país debería presentarse solo en casos excepcionales para apoyar la labor de la Policía Nacional frente al narcotráfico y al crimen organizado. acostumbrados a detentar el poder que otorga el porte de armas.000 soldados –más oficiales y suboficiales– para hacer frente a tan solo 10. Por tal razón. Se trata de personas que conocen muy bien el oficio de la guerra y la violencia. lo cual no solo se refiere al fortalecimiento del Ministerio de Defensa. sino también a una mayor participación del Congreso y de los diferentes sectores de la sociedad política y civil en la definición y creación de las reglas de gobernanza del sistema de seguridad y defensa. la desmovilización de las AUC “implicó una transformación en la naturaleza de la criminalidad. la principal lección aprendida dejada por el proceso de paz con las Autodefensas Unidas de Colombia (AUC) es que la desmovilización de las estructuras combatientes no implica la finalización de las actividades criminales desarrolladas por esos grupos7. Se tienen más de 120. 2009). incluso en la actual situación de conflicto armado interno.000 guerrilleros. Esta disminución del aparato militar estaría orientada a reducir su papel en materia de seguridad interna y control del orden público. es importante deshacerse del lastre del numeroso pie de fuerza militar. llama la atención sobre la necesidad de avanzar en una mayor institucionalización del control y de la supervisión civil. la conscripción y el servicio militar deberían pasar a ser de carácter voluntario.

podría implicar que la institución policial fuese eventualmente superada por los factores y actores ilegales del posconflicto. es de esperar que los desmovilizados continúen vinculados a economías ilegales. las Fuerzas Militares estarían llamadas a seguir prestando un apoyo operativo. licenciar a militares activos. En cualquier caso. Al respecto. serán proclives a continuar o reincidir en las prácticas criminales. .Construir la paz: posibles escenarios de posconflicto la falta de alternativas económicas8 desde la legalidad. Si bien este hipotético escenario de inseguridad es una responsabilidad propia de la Policía Nacional. al menos durante un período de transición (entre 10 y 15 años). la reducción del aparato militar deberá ser producto de una planeación político-estratégica responsable que considere el fortalecimiento del servicio de policía rural para asumir –de forma gradual– el control territorial en 8 Nos referimos a las alternativas laborales que brinde el Estado para la reinserción de los excombatientes a la sociedad. sobre todo en el ámbito rural. Por esta razón. posteriormente y luego del periodo de transición. de territorio y población. los militares deben continuar apoyando a las fuerzas policiales en el control. presupuestales–. Armando Borrero Mansilla afirma que: “En los primeros años de un período de posconflicto. 2008). Se necesitará una fuerza todavía numerosa para cumplir con ese cometido esencial y no se puede pasar bruscamente de un dispositivo antiguerrillero a un dispositivo de disuasión estratégica. sino que esta debe obedecer a un proceso de estabilización del crecimiento de la tropa limitando progresivamente el ingreso de nuevos suboficiales y soldados conscriptos y profesionales para. Sí los ingresos percibidos desde la legalidad resultan inferiores a aquellos devengados por ser miembros del grupo guerrillero y de su participación en negocios criminales. cercano y fuerte. logísticas. La paz tiene en Colombia muchos peligros y la violencia se puede reproducir fácilmente si no se controlan los mecanismos de auto-perpetuación de la misma. 150 Capítulo II . Por tal razón. sin la transición adecuada” (Borrero. humanas. como institución responsable de la convivencia pacífica y la seguridad ciudadana. para garantizar las condiciones necesarias para la desactivación de la violencia política. así como para prevenir la aparición de grupos criminales a partir de estructuras desmovilizadas. no es viable una reducción inmediata del pie de fuerza militar. la reducción abrupta del número de militares sin el necesario fortalecimiento de sus capacidades –operativas.

pero sin mayores miramientos a la construcción de una capacidad disuasiva efectiva frente a posibles agresiones internacionales o al mantenimiento de un equilibrio estratégico regional. con todos los fenómenos de violencia. Esto pasa por la definición consensuada que involucre a todos los sectores políticos del país incluyendo a las fuerzas políticas resultantes de la eventual firma de paz con la guerrilla en torno a las amenazas y a los intereses estratégicos de la nación. de lo contrario se corre el riesgo que ellos mismos se vinculen con organizaciones del crimen organizado. Así. en las cuales el Estado mantiene una presencia deficiente. Se han de reorientar entonces algunas unidades militares dedicadas actualmente a la lucha contrainsurgente –especialmente del Ejército y la Infantería de Marina–. 2010). Fronteras porosas y sin control no sólo posibilitan la irrupción territorial por parte de fuerzas externas. . sino que se convierten en escenarios propicios para el desarrollo de actividades criminales de carácter transnacional. inseguridad y desestabilización que ello conlleva para las poblaciones fronterizas. Pero también deberá prever programas de reinserción laboral para aquellos soldados que queden cesantes. Se trata. de implementar una metodología de diseño de fuerza con la participación de civiles y militares. los procesos de modernización y reforma militar estuvieron orientados a mejorar las capacidades de las instituciones castrenses para afrontar las exigencias del conflicto armado interno –preparándolas para una guerra irregular–. 2007). el desafío es proteger y blindar los más de 6. nuevas formas de operar que anteriormente no se conocían” (García. y las zonas del Catatumbo y Arauca fronterizos con Venezuela.300 km. en últimas. que permita identificar y definir las variables necesarias para la concepción de capacidades militares anticipadas para proveer la defensa (Donadio. es necesario que las Fuerzas Militares recuperen la defensa nacional como su misión central. 2014) señala que será necesario adelantar una revisión de la 9 Nos referimos especial aunque no exclusivamente a la región del Darien fronteriza con Panamá. En este sentido. Leal Buitrago (cfr. Durante las últimas décadas. a la protección de las fronteras terrestres más vulnerables9. Al respecto. El proceso de transformación de las estructuras militares parte de “reconocer nuevas misiones y roles que nunca antes se desarrollaron o. de fronteras terrestres. los departamentos de Nariño y Putumayo fronterizos con Ecuador. al menos.Las fuerzas militares y de policía en el posconflicto armado: futuros escenarios y reformas 151 aquellas zonas donde hoy prima la presencia militar.

El soldado del postconflicto. compartir partes comunes de preceptos políticos y culturales. el fortalecimiento de programas de Acción Integral desarrollados por Ejército y Armada Nacional para llevar servicios básicos como salud. etc. Ante las evidentes falencias del país en materia de infraestructura. Por su parte. debe estar en capacidad de entender a sus aliados. en materia de restitución de tierras. las Fuerzas Militares deberían tener una mayor participación en actividades de desarrollo nacional. 152 Capítulo II . más el estudio de la amplia variedad de los casos internacionales y una organización para su cumplimiento. la protección de la soberanía en el Amazonas. alcantarillados. en aquellas zonas donde la dinámica del conflicto ha impedido el desarrollo de instalaciones públicas para mejorar el bienestar de las poblaciones. por ejemplo. se convierten en una necesidad futura (Borrero. desminado y retorno de desplazados por la violencia a sus lugares de origen. debe ser capaz de trabajar en grupo y con un medio ambiente multinacional. operacional y táctico (Holger. antes que militar. Sin embargo. las Fuerzas Militares están compelidas a prepararse para participar y apoyar misiones de mantenimiento de paz y estabilización. Así. Delgado. puentes. Para Medina (cfr.Construir la paz: posibles escenarios de posconflicto distribución militar en el país. operar de acuerdo a una doctrina común y comunicarse en un lenguaje estratégico. 2014). 2010). 2014). De igual manera. sustitución de cultivos ilícitos. la atención de desastres y catástrofes naturales y las guerras por recursos naturales como el agua y la biodiversidad. el primer recurso para hacer frente a las amenazas transfronterizas es la inteligencia. por ejemplo]. un escenario creciente de actuación para las Fuerzas Militares será el apoyo a la realización de los acuerdos. 2008). los ingenieros militares están llamados a desempeñar un papel cada vez más importante en la construcción de vías –especialmente terciarias–. escuelas. Esta proyección internacional de las Fuerzas Militares es lo que parece estar detrás de los acuerdos de cooperación con la OTAN [así como con pares de Estados Unidos y Centroamérica] (cfr. para destinar su presencia a zonas estratégicas de frontera como. las condiciones de seguridad en el mundo de hoy implican la promoción y la defensa de la paz en el plano internacional. citado por Vargas. por ejemplo. diques. Finalmente. Las experiencias adquiridas [la participación en el SINAI. acueductos. . Otro de los campos de acción para las Fuerzas Militares es el de las amenazas no convencionales como los ataques cibernéticos a la seguridad del Estado.

manteniendo siempre una presencia disuasiva contra el delito. por el fortalecimiento y profesionalización de la Policía Nacional. Además. Según Medina (cfr. por esencia destructiva. la reintegración efectiva de los desmovilizados y la construcción de una convivencia democrática real. 10 Para Leal Buitrago (2014). inexorablemente. No obstante. facilitando las condiciones para que los acuerdos de paz se cumplan. Un primer desafío para la institución policial es garantizar la seguridad en los campos y sectores rurales. la Dirección de Carabineros y Seguridad Rural tendría que reorientar el servicio de policía contrainsurgente prestado por los Escuadrones Móviles de Carabineros hacia una unidad policial especializada en la lucha contra el crimen organizado en el ámbito rural. la evolución de los roles implica cambiar la perspectiva del combate. 2014). prospectivamente. La eventual desaparición de las FARC como amenaza nacional debe implicar necesariamente un cambio en la doctrina orientada hacia la eliminación del enemigo interno –heredado de la Guerra Fría–10. este cambio en la doctrina está relacionado estrechamente con un cambio político que permita la reducción de la polarización y el trámite de las diferencias ideológicas únicamente por medios democráticos. Se trata de pasar de una acción de defensa de los intereses del Estado ante una amenaza del enemigo interno –la insurgencia armada–. Delgado. a ser un organismo que minimiza las vulnerabilidades del Estado. inteligencia e investigación criminal. apoyando programas de desarrollo y asistencia a las poblaciones. 2014). asumirían los militares en la reconstrucción del tejido social. se han de consolidar las competencias que le permitan relacionarse con el campesino y el indígena. lo que implica el desarrollo de capacidades de anticipación. el reto más importante de las Fuerzas Militares de cara al posconflicto es el tema doctrinal. especialmente en aquellos más afectados por el conflicto armado. institución que tendrá la obligación del despliegue total de la seguridad ciudadana. .Las fuerzas militares y de policía en el posconflicto armado: futuros escenarios y reformas 153 educación y agua a zonas rurales que han sido fuertemente golpeadas por el conflicto armado interno. a una visión constructiva de la acción militar. evidencian la participación que. antes restringida por causa de la lucha contrainsurgente (cfr. De tal forma. evitando que se generen nuevos factores de violencia. A la larga. el posconflicto más que cualquier reducción eventual de la Fuerza Militar pasará.

sería necesario que las capacidades en investigación e inteligencia policial en las que se ha avanzado durante los últimos años. sean aplicadas a la seguridad en las ciudades. Para ello. la resolución de conflictos y la convivencia ciudadana. implica la formación con nuevas competencias y perfiles acondicionados a un trato más cercano a los ciudadanos. Implica un policía capaz de analizar y tomar decisiones frente a escenarios problemáticos de seguridad. en últimas. así como con su apego irrestricto de los derechos humanos. entre otros. un policía más profesional en la prestación del servicio público que desarrolla y que. la Policía ha de avanzar hacia una concepción de policía preventiva. helicópteros y demás medios logísticos puestos al servicio de la seguridad de los ciudadanos y no en el combate a una estructura guerrillera. En las ciudades. Preparar más y mejor personal del nivel ejecutivo para cumplir con los retos del posconflicto. Ya no se trata de espectaculares operaciones contra los blancos de alto impacto (jefes guerrilleros). el crimen organizado transnacional. los delitos informáticos. conocedor y respetuoso de los derechos humanos –incluso de aquellos quienes transgreden la ley–. capaz de anticiparse al delito y de velar por las condiciones necesarias para la convivencia ciudadana. 154 Capítulo II . el delito medioambiental. garantizar el cumplimiento de la ley. por tanto. pasará por el fortalecimiento de equipos de comunicación y seguimiento. fleteros. y enfocados en la anticipación y la prevención del delito. . Esto pasa por generar mayor confianza y legitimidad de la Institución a través de prestar un servicio de policía efectivo para contrarrestar el crimen. lejos de prácticas militaristas. sino de mayores operaciones de investigación e inteligencia para desarticular las bandas de extorsionistas. Pero además. ladrones que asolan al ciudadano y que son causantes de la creciente percepción de inseguridad en las grandes ciudades del país. Al igual que con los militares. debe estar mejor remunerado –con lo cual se evita que éste sea seducido por prácticas corruptas o de amaño con los criminales–.Construir la paz: posibles escenarios de posconflicto Frente al crimen y la delincuencia. la Policía tendrá que desarrollar competencias para comunicarse asertivamente con comunidades cada vez más diversas y conflictivas. policía mediadora de conflictos sociales. Y es claro que. la minería ilegal. Implica. la Policía Nacional deberá fortalecer su capacidad para hacer frente a amenazas tales como el narcotráfico. el reto mayor se presenta en la educación policial. aun manteniéndose en las dinámicas propias de un conflicto armado interno.

Más allá de las evidentes necesidades en materia de modernización y profesionalización de las Fuerzas Militares. la discusión y la formulación de política pública. dado su significado para la construcción de la paz y su aspiración de que ésta sea estable y Binkerhoff (2005) señala que unas fuerzas de seguridad sin supervisión y/o corruptas pueden constituir una de las mayores barreras para la construcción de paz y contribuyen a la reanudación del conflicto. y que llevan a pensar que una reducción inmediata del personal y el presupuesto para la Fuerza Pública no es viable en el futuro inmediato. el posconflicto genera para las Fuerzas Militares y la Policía Nacional desafíos de adaptación a los nuevos contextos de seguridad. el mejoramiento de la gobernanza de la seguridad y la defensa por medio de la introducción de estándares y buenas prácticas derivadas de las experiencias internacionales (Schultze-K raft. Ello implica llevar avante procesos de reforma. la interiorización de prácticas transparencia y rendición de cuentas11. el apego irrestricto a los derechos humanos. CONSIDERACIONES GENERALES La agenda de seguridad colombiana en cualquier escenario de postconflicto siempre será un componente necesario e imprescindible en el análisis. 2012). la ampliación de la participación experta del Congreso de la República y la academia en la definición de reglas y objetivos estratégicos y de control y supervisión– necesarias para mejorar la democracia. Como se evidencia. que permitan la identificación y desvinculación de todos aquellos elementos que han participado en violaciones a los derechos humanos.Las fuerzas militares y de policía en el posconflicto armado: futuros escenarios y reformas 155 Tanto para policías como militares es necesario desarrollar las capacidades de contrainteligencia y control interno. que demandará profesionales civiles preparados y conocedores de la función militar y policial. corrupción o complacencia con bandas del crimen organizado. así como garantizar un sistema de justicia eficiente y transparente. 11 . el proceso debe estar articulado dentro de los requerimientos relacionados con las reformas institucionales de la defensa y la seguridad: el fortalecimiento de las relaciones cívicomilitares. modernización y transformación de estructuras que demandarán recursos y personal. Ello pasará además por una mayor sinergia con el Ministerio Público y la Rama Judicial.

156 Capítulo II . Finalmente. y. dando lugar a la re-comprensión tanto de las misiones convencionales (la defensa nacional exterior y la seguridad pública. roles. urbana y rural) como de las no convencionales (narcotráfico. Se espera que este importante proceso garantice la provisión de seguridad en el marco de la gobernabilidad democrática para la prevención del retorno a la confrontación y la construcción de paz. la reorientación estratégica de las Fuerzas Armadas y de Policía en el posconflicto. Este capítulo analizó la agenda de seguridad en un hipotético escenario posconflicto. Lo anterior responde a un marco de referencia como lo es el proceso de reforma al sector seguridad y defensa (RSSD). Tras la aproximación teórica a las reformas del sector seguridad y defensa (RSSD). concluyendo –sin pretender menoscabar la amplitud temática y la variedad de reformas identificadas a lo largo de este trabajo. Cabe reiterar que el fin del conflicto interno armado cambiaría la agenda de seguridad del país en la medida en que la principal amenaza a la seguridad nacional desaparecería. se espera entonces que se abra ampliamente el debate en el país nacional y el país político sobre el tema de la agenda de seguridad en el posconflicto en razón a su importancia para la paz territorial. .Construir la paz: posibles escenarios de posconflicto duradera. describiendo las perspectivas de reforma de la naturaleza y el rol de las Fuerzas Armadas y de Policía en ese nuevo contexto de riesgos y amenazas. requisito de sostenibilidad de la paz. operaciones internacionales y desarrollo nacional). estructura institucional y doctrina. La exploración realizada expuso razones de peso para sostener que las Fuerzas Militares y de Policía en el posconflicto armado colombiano deberán ser readecuadas en su naturaleza. abriendo la posibilidad de superar la misión de combate al binomio guerrilla-narcotráfico (la lucha contrainsurgente y la guerra contra las drogas). La necesidad de la reforma al sector seguridad y defensa. al igual que la no recurrencia de factores que perpetúen la violencia. tienen un papel fundamental que cumplir en la construcción de paz. en consecuencia. única garantía del no retorno al conflicto histórico.la necesidad de un mantenimiento operativo y preventivo de las Fuerzas Militares en la etapa de transición y el fortalecimiento y profesionalización de la Policía Nacional para garantizar la protección de los derechos humanos y las libertades de los ciudadanos. la caracterización del escenario de seguridad posconflicto presentó el registro de las principales reformas y transformaciones para la fuerza pública.

La transformación militar: el futuro de las Fuerzas Militares Colombianas. Call.Las fuerzas militares y de policía en el posconflicto armado: futuros escenarios y reformas 157 BIBLIOGRAFÍA Amaya. Recuperado de: http://www. & Pugh. Bastick. 827-862. R. A. 163-177. 25. 4 (35). M. Cooper. (2004). Revista Fuerzas Armadas. N. Centre for the Democratic Control of Security Forces: Geneva. M. A. ® Delgado. Working Papers. SIPRI Yearbook. C. B oone .com. Arcoiris. 13-55. H. (2002). (2004). J. Cnel. Recuperado de: http://www. Bryden. Assessing Security Sector Reform: Evaluating the Effectiveness of a Development Strategy Targeting Security Apparatuses Based on National Indicators. A. (2013).sipri. 18-21. Revista URVIO. E.co/2012/04/masbala-que-mantequilla-en-el-plan-espada-de-honor/. Entrevista realizada el 10 de febrero de 2013. (2012). 208. Brinkerhoff. Borrero. 1 (5). (2009). Security & Development Group. Bello. Journal of Latin America Studies. Militarización de la seguridad pública en El Salvador. (2005). Posconflicto en Colombia: un análisis del homicidio después del proceso de desmovilización de los grupos de autodefensa.arcoiris. Bogotá. Democratization. 1992-2012.org/ yearbook/2008/04. 12.. & Hänggi. (2008). (2014). 1 (3). Ávila. Londres: Universidad de Londres. Duke Political Science Standard. C. War and State-Building: Constructing the Rule of Law in El Salvador. . 71-82. The Conflict. Integrating gender in post-conflict security sector reform. Reform and Reconstruction of the Security Sector. Revista Criminalidad. 3-14. Security-sector transformation in postconflict societies. Más bala que mantequilla en el Plan Espada de Honor.. D. (2003). (2012). Public Administration and Development. Rebuilding governance in failed states and postconflict societies: Core concepts and cross-cutting themes.

php/poblacion-y-demograf ia/ proyecciones-de-poblacion.dane. El Tiempo (10 de octubre de 2013). Neoparamilitarismo en Colombia: una herramienta conceptual para la interpretación de dinámicas recientes del conflicto armado colombiano. J. Security Sector Transformation and Democratic Control in Central America. 21. M. M. D. M. (2007). S. Military Review. Hendrickson.eltiempo.. 16-24.Construir la paz: posibles escenarios de posconflicto Departamento Nacional de Estadística (2011). A. La reconstrucción de la seguridad nacional. Bogotá: autor. J. Buenos Aires: Prometeo. R estrepo. Recuperado de: http://www. (2009). Security & Development Group. Departamento Nacional de Planeación de la República de Colombia (2011). Bogotá: Pontificia Universidad Javeriana. Política Nacional de Seguridad y Convivencia Ciudadana. Guerras y violencias en Colombia (pp. FLACSO. & Tobón. R estrepo & D. Aponte (Eds. Estimaciones de población 1985 .gov. García. González. (2008).co/index. En J. Working Papers.. Los dilemas de la evaluación en la prevención de conflictos y la construcción de la paz. Tesis Maestría Derecho Humanos. (2005). Donadio. Guatemala: War – Torn Societies Project.).2005 y proyecciones de población 2005–2020. Espada de Honor 2. (2010). Londres: Universidad de Londres. A Review of Security-Sector Reform. (2004). el plan de guerra para cazar 5 cabecillas de FARC. González. Guatemala: SIPRI/ASDR/CDD. com/politica/ARTICULO-WEB-NEW_NOTA_INTERIOR-13113139. The Conflict. Granada. González. 158 Capítulo II . México. html. Los tres pilares de la transformación militar. M. .467-499). (1999). Recuperado de: htt p://w w w. Reforma del Sector Seguridad y Justicia Transicional en Guatemala.

Buenos Aires: Programa Regional de Becas CLACSO. 272-302.ar/ar/libros/becas/2003/mili/nieto. 77. (2011). Mobbick. P. ¿Subordinación o autonomía? El ejército colombiano. Entrevista realizada el 5 de febrero de 2013. Bogotá. su relación política con el gobierno civil y su configuración en la violencia. Logros de la Política Integral de Seguridad y Defensa para la Prosperidad – PISDP. Política de Seguridad Democrática. Entrevista realizada el 7 de febrero de 2013. L abr ador . F. Ministerio de Defensa de la República de Colombia (2003). (2010). Geneva: Centre for the Democratic Control of Security Forces. 2 (6). E.oecd. 88-92. R. K. Nieto. (2007).Las fuerzas militares y de policía en el posconflicto armado: futuros escenarios y reformas 159 Herrera.. Recuperado de: http:// bibliotecavirtual. (2006). Bogotá: autor. Recuperado de: http://www. Ministerio de Defensa de la República de Colombia (2011). (2013). the rule of law and post conflict peace building. & G ómez . Transitional Justice and SSR: Enabling Sustainable Peace. (2014).org/development/incaf/38406485. (2014). Política Integral de Seguridad y Defensa para la Prosperidad. Colombia Internacional. Mani. En Informe final del concurso: El papel de las fuerzas armadas en América Latina y el Caribe. desmovilización y reincorporación en Colombia. ® Medina. 1953-1990. International Peacekeeping.clacso.org. Leal. E. Journal of Peace building and development. Learning from shortcomings: The demobilization of paramilitaries in Colombia. 9-26. P. D. Contextualizing police reform: Security. Bogotá: autor. OECD (2007). Handbook on Security System Reform (SSR). M. Ministerio de Defensa de la República de Colombia (2013). Gral. Bogotá: Fundación Restrepo Barco. 6 (4). & González. (2004). Estado del arte del DDR en Colombia frente a los estándares internacionales en DDR (IDDRS). Bogotá.pdf Nussio.pdf. Bogotá: autor. Desarme. . H..

Bogotá: Universidad de los Andes. 160 Capítulo II . Vargas. Fundación Ideas para la Paz. J. La cuestión militar en Colombia: la fuerza pública y los retos de la construcción de la paz. En A. (2010).. Medellín: La Carreta Editores. Slaby. 141-176. Security Sector Reform in Central America: Is it working? Monterrey: Institute of International Studies. (2005). Informe del Secretarlo General presentado de conformidad con la declaración aprobada el 31 de enero de 1992 en la Reunión en la Cumbre del Consejo de Seguridad. La singularidad colombiana: Fuerzas Armadas en seguridad interior. New York: International Peace Academy. A. & Camacho. Bogotá: Universidad de los Andes. (2008b). (2003). El papel de las Fuerzas Armadas en la política antinarcóticos colombiana 1985-2006. Un programa de paz. (2012). A. A. Alfaomega Grupo Editor. Security sector reform and postconflict peacebuilding. 77.104/~ipinst/media/pdf/publications/ polreferpt.54. (Coord. 405-433).). (Editor) (2008a). (2005). M. La Dimensión Política Del Posconflicto: Discusiones Conceptuales Y Avances empíricos. Vargas. H. Asamblea General. R ettberg (Comp.). . S/24111. Serie “Libros de Cambio”. K. Preparar el futuro: conflicto y post-conflicto en Colombia. R ettberg. Colombia Internacional. Organización de las Naciones Unidas (1992). & Ehrhart. Construcción de paz en Colombia (pp. En Atlas Comparativo de la Seguridad y Defensa (pp. Schnabel A. Schultze-K raft.pdf. Ugarriza.. Cuadragésimo séptimo periodo de sesiones A47/277. A. establecimiento de la paz y mantenimiento de la paz. 17 de junio de 1992.Construir la paz: posibles escenarios de posconflicto O’Neil. Las Fuerzas Armadas en el conflicto colombiano: antecedentes y perspectivas. (2002). Diplomacia preventiva.88. 156-164). W. Bogotá: Universidad Nacional de Colombia. Recuperado de: http://74. (2013). A. Buenos Aires: Resdal. Vargas. New York: United Nations University Press. Police reform in post conflict societies: What we Know and what still need to know.

wola. Recuperado de: http://www. Consolidating “consolidation”. A.pdf. Washington Office on Latin America (2012).org/files/Consolidating_Consolidation.pdf. Colombia’s “security and development” zones await a civilian handoff.Las fuerzas militares y de policía en el posconflicto armado: futuros escenarios y reformas 161 Cnel. Recuperado de: http:// www. while Washington backs away from the concept. Entrevista realizada el 6 de febrero de 2013. H. Berghof Research Center for Constructive Conf lict Management. (2014). ® Velásquez. Bogotá. (2004).net/ documents/publications/dialogue2_wulf.berghof-handbook. . Security Sector Reform in developing and transitional countries. Wulf.