Consignas

:
1. Realiza un informe de los capítulos I y II de “La Tragedia Educativa”.
2. ¿Cuáles son las necesidades que se señalan en el texto y que urge su solución?
3. ¿Cuáles son los aspectos negativos de la Educación Actual (2001)? ¿Cuáles se han
solucionado en la actualidad (2016)?
4. ¿Cuáles son los aspectos positivos de la educación según el autor?
5. Buscar dos artículos periodísticos vinculados con un punto o aspecto del texto.
Fundamentar su vinculación.
6. Buscar un proyecto de mejora ante alguna problemática presente en el texto.
7. Elaborar una opinión o comentario que te inspire a partir de la lectura del texto.

1) La esencia de los capítulos I y II del libro “La Tragedia Educativa”, de Etcheverry
nos hace una inversión a la educación como una de las cuestiones que más preocupan a la
sociedad, es decir, de los cambios que se producen en ella afectándola de manera negativa.
Podríamos decir, que nos informa de como disminuyó la confianza depositada en el sistema
educativo.
El capítulo I, se enfoca en que la educación atraviesa serios problemas que se notaron
por los cambios presentados en las escuelas. Los mismos fueron, como por ejemplo, la
calidad educativa, la metodología de enseñanza, entre otros. Si bien este deterioro es a
nivel mundial, principalmente en Argentina es muy marcado. Los estudios realizados, nos
demuestran que los padres argentinos consideran que la educación atraviesa una enorme
crisis.
Si bien, los estudios estadísticos presentados demuestran que los jóvenes argentinos
reflejan un bajo rendimiento académico, podemos mencionar que en Japón presentan
generaciones con estudios finalizados en mayor porcentaje. Argentina contempla una
decadencia en la función de calidad educativa. Por ejemplo, en 1998 el 84% de los 1727
alumnos examinados en la Facultad de Medicina de la Universidad de La Plata, no logro
responder ninguna pregunta y un solo alumno logro contestar la mitad del examen.
Etcheverry cita un estudio realizado bajo el lema de la calidad de lo aprendido por
alumnos en diferentes instituciones. El mismo dejo bajo en evidencia de que los logros del
proceso

enseñanza-aprendizaje

argentino

son

decadentes

y

no

los

esperados,

independientemente de la gestión de cada institución. Como consecuencia, el nivel de
respuesta lógica de las nuevas generaciones es bajo en comparación con las generaciones
pasadas. De esta manera, el obstáculo que se presenta en el momento de ingresar a la
universidad se torna de suma dificultad debido a que no poseen ese desarrollo del
pensamiento lógico ni tampoco disponen de los contenidos necesarios para poder superar el
examen de ingreso o el CBC. Esto último se pudo ver afectado por la forma de enseñanza
que de asimilo en los últimos años en las instituciones educativas. Se prioriza el “cómo
enseño” que el “qué enseño”. Los docentes se preocupan en buscar enseñar contenidos que
los alumnos encuentren llamativos o interesantes, en lugar de construir en los esquemas
cognitivos saberes relevantes.

Las razones que conducen a esta tragedia están enmarcadas en una serie de situaciones
sociales, culturales y económicas de la realidad actual argentina por los valores sociales
transmitidos por los adultos y especialmente por los medios masivos de comunicación.
Como los padres y alumnos le brindan un valor a la educación para la construcción del
futuro, Etcheverry caracteriza las circunstancias socio-culturales en que están inmersas las
instituciones educativas y especialmente, los jóvenes de hoy, dejando así de lado los
conocimientos relevantes. Así, para los grupos sociales de necesidades insatisfechas, las
instituciones educativas desvirtúan sus principales objetivos (como enseñar) para responder
a estas nuevas necesidades en donde se destaca la alimentación. A diferencia de estos, para
los grupos estables económicamente, los chicos asisten a los colegios con el fin de
enfocarse principalmente en saberes que preponderan la familia como los deportes e inglés.
Esto llegó a tal punto que el porcentaje de personas que continúan sus estudios
universitarios o finalizan los secundarios es pobre. El autor propone volver a la cultura del
esfuerzo, donde todo aprendizaje supone dificultades y su superación demanda sacrificios.
A su vez, los estados no logran administrar correctamente su PBI y, en consecuencia, la
inversión al sector educativo en países como la Argentina es mínima. Paralelamente, la
inversión por estudiante y el correspondiente sueldo a los docentes, no logra ser el
suficiente debido a la decadencia en el interés de la educación, incrementándose por los
cambios en la sociedad en general. Esto se puede observar en el capítulo II que se enfoca en
mostrar los nuevos intereses de la sociedad y, como estos afectan al interés sobre la
educación.
De esta forma, la sociedad se ve totalmente influenciada por la ideología que transmite
la cultura televisiva. Esta última se centra en desestimar a la cultura educativa y ridiculizar
a los intelectuales, dando relevancia a cuestiones superficiales, consumistas y efímeras.
Esto lleva a que los jóvenes en lugar de proyectar su vida en función a sus verdaderos
intereses, lo hagan priorizando aquello que brinde una remuneración mayor. Como
consecuencia, se genera una visión pura y exclusivamente materialista. Frente a la nueva
manera de pensar de la sociedad, se considera que a partir del dinero se obtiene todo lo que
se desea, eso implica que si uno paga una institución de gestión privada, eso determina que

el hijo debería obtener buenas notas. Los jóvenes son muy susceptibles a la hora de elegir
un grupo de referencia positivo o negativo, por lo tanto aquellas actitudes que estén
presentes en su vida cotidiana, ya sea por parte de la familia, de los docentes o de
personajes televisivos, influenciarán en gran medida en su ideología y por ende, en su
accionar.
Es relevante mencionar que los aspectos culturales inciden de manera significativa en la
educación. Así, las expectativas sociales sobre la misma determinan el desempeño de las
nuevas generaciones. Frente al avance tecnológico, el autor propone ejercitar la creatividad
y capacidad de pensar y relacionar conceptos para que se puedan establecer conexiones
frente al caudal de información procedente de los medios masivos.
En conclusión, se podría destacar que todos deben tener la posibilidad de acceder a una
buena educación sin importar la gestión de la institución ni el nivel social al que
pertenecen. Como objetivo se buscar brindar todas las herramientas que sean necesarias
para que ellos puedan desempeñarse de manera autónoma en la sociedad moderna.
2) El objetivo final de la educación ha sufrido una seria metamorfosis con el paso
del tiempo. Esto se debe principalmente al cambio significativo de los modelos y valores
familiares que transitó la sociedad. Por lo tanto, cuando en un primer momento la escuela
era el centro del saber y lo importante era proporcionar dichos conocimientos de difícil
transmisión en el hogar; hoy la escuela es un centro de contención social. La sociedad
moderna espera que la escuela logre responder a los déficits que presentan dicho conjunto
de personas en función de su nivel social. Así pues, como demuestra el texto a analizar, las
familias de escasos recursos esperan que la escuela logre satisfacer los mismos, de forma
tal que la institución se transforma en un comedor para sus alumnos. En el caso de las
familias pertenecientes a un nivel social más estable, esperan de los centros educativos un
lugar que brinde un entorno seguro para que sus hijos estén varias horas en el mismo y, a su
vez, logren asimilar determinados conocimientos que la propia familia le otorga especial
relevancia, como el inglés o el deporte, dejando en un segundo plano el resto de los saberes.
Por lo tanto, en este punto, se puede apreciar como la escuela se ha desvirtuado en su
primera funcionalidad, cuestión que se deja entrever de forma aún más explícita en el
enfoque de la enseñanza actual. En este último, se prepondera el “Cómo” se va a enseñar

más que el “Qué” se va a enseñar. Por lo tanto, se busca que los alumnos logren construir el
conocimiento, aunque sea escaso, con el fin de desarrollar el paradigma constructivista en
donde la enseñanza se centra en el alumno. Así, las escuelas deben lograr un incentivo en el
desarrollo de los valores sociales que escasean desde el ámbito familiar, promoviendo la
comunicación entre los alumnos llevando en un segundo plano la transmisión de los saberes
que ésta debería enseñar. En síntesis, la escuela ha dejado de ser el centro de transmisión de
conocimiento, para ser una institución encargada de tapar, reparar, solucionar (al menos
intentarlo) esos baches que ha dejado la sociedad superficial moderna en las nuevas
generaciones, así como la función fundamental de lograr una mayor equidad social.
3) Los aspectos negativos de la educación de la Educación actual (2001) se pueden
ver desarrollados en los capítulos I y II de La Tragedia Educativa, narrada por Etcheverry.
Como principal hecho, podemos observar que la sociedad tiene mal visto al Sistema
Educativo, en el año 1984 el 54% de las personas confiaba en el mismo, mientras que en
1996 sólo lo hacía el 33%. Se realizó una encuesta que dio como resultado que el 65% de
los entrevistados considera que la educación en la Argentina es regular, mala o muy mala.
También, podemos mencionar que las escuelas de gestión estatal están mal vistas a
comparación de las de gestión privada. Los mismos que tienen esta visón, diversificada de
los propósitos por los cuales los chicos deben ir a la escuela: adquieren valores y actitudes
de convivencia (79%), capacidad de razonamiento autónomo (77%), buenos conocimientos
de lengua y ciencias sociales (76%) y de matemática y ciencias exactas (75%).
Se considera también, que el nivel de conocimiento alcanzado por los jóvenes al
concluir sus estudios secundarios ha disminuido, pero cabe destacar que el rendimiento de
los alumnos de escuelas estatales y privadas no se diferencia. Por lo tanto, se reflejan los
fracasos a la hora de querer ingresar a la Universidad, ya sea por un examen de ingreso o en
el CBC. Por ejemplo, en el año 1998, con contenidos del nivel secundario a los postulantes
a ingresar a la Facultad de Medicina de la Universidad Nacional de La Plata, el 84% de los
1.727 alumnos examinados no logró responder ninguna pregunta.
Es notable, a su vez, el deterioro que presenta la calidad educativa. Detalla el texto
que en el área lógico-matemática vinculada con la capacidad de abstracción, se comprueba

que, en la década de 1970, el 70% de los jóvenes evaluados logra el nivel considerado
aceptable mientras que, a comienzos de la década de 1990, sólo lo hace el 18%.
La valoración de la importancia de la educación argentina no refleja hechos
positivos, ya que hay una inversión global escasa. En el año 1995, la Argentina invirtió en
educación fondos públicos equivalentes a un 3,4% del total de la riqueza generada por la
misma. Es preocupante el hecho que el país crezca más la riqueza que el porcentaje
asignado a la inversión en educación. Además, es escasa la inversión que se le da a cada
estudiante para cubrir las necesidades educacionales desde el jardín de infantes hasta la
universidad. Y como consecuencia, una escasa remuneración docente, ya que su salario es
bajo y tiene una tendencia declinante a lo largo del tiempo.
A lo largo de los años, fue variando el porcentaje de personas con los niveles de
educación alcanzados. Se observa que a lo largo del tiempo la situación fue empeorando: el
10% más desfavorecido de la población argentina, la proporción de personas sin educación
o menos que primaria completa aumento, entre 1992 y 1997, desde el 21,4% hasta el 23,4%
mientras que la cantidad de individuos que, como mínimo, tienen educación secundaria
completa disminuyo casi a la mitad observada en 1992, de 19,9% a 10,8%. Lo mismo
sucede en el caso de los universitarios, que pasaron del 5% al 1%. Esto sucedió en todas las
regiones del país.
Existe un 73% de jóvenes desocupados entre 14 y 24 años carece de estudios
secundarios completos. Este porcentaje aumento cinco veces más entre quienes si
terminaron sus estudios secundarios. Observándose que 63 de cada 100 jóvenes, están fuera
del sistema educativo.
Si el objetivo de la sociedad es que sus integrantes puedan competir efectivamente
en el día de mañana, no resultará viable que lo haga sólo un porcentaje reducido de la
población. Actualmente, la mayoría de los estudiantes no logran desempeñarse en la
sociedad porque no han podido desarrollar las habilidades necesarias que le permitirían
incorporarse en esa competencia. Es por esto que se torna de vital importancia la
finalización de los estudios secundarios. Sin embargo, como lo nombramos anteriormente,
esta situación en Argentina no es del todo agradable. Esto es así, debido a que la tasa de

matriculación para estudios primarios y secundarios ha presentado un importante declive a
lo largo de los años por diversidad de factores: poca relevancia al estudio desde el ámbito
familiar, deserción durante el desarrollo del nivel secundario, necesidad imperiosa de
insertarse en el mundo laboral para mantener una familia en crecimiento, etc. Por lo tanto,
se puede observar que la finalización de los estudios para poder tener un nivel equitativo de
oportunidades, está íntimamente ligado al nivel socioeconómico que presenta la familia.
Esto se puede observar en ciertos porcentajes expresados, en donde muestra que el 70% de
los estudiantes de clase media y alta terminan el secundario y sólo lo logra el 14% de las
clase baja. Es relevante aclarar que, como se citó líneas arriba, la visión que posea la
familia del estudio es vital para la finalización de los mismos por parte de los hijos. Así
pues, el porcentaje de estudios finalizados aumenta conforme se analice a hijos de padres
que hayan terminado el secundario y/o estudios universitarios. Caso contrario sucede en el
momento de analizar a jóvenes pertenecientes a familias en donde los padres no terminaron
los respectivos estudios. Es decir, que el origen social de los jóvenes y el capital educativo
que posea la familia a la cual pertenecen, se torna de vital importancia a la hora de que las
nuevas generaciones terminen o no sus estudios fundamentales. Es preocupante, afirma
Etcheverry, que las oportunidades de participar en las mejoras educacionales se sigan
distribuyendo de forma desigual según el nivel socioeconómico de las personas. Existe una
relativa rigidez del sistema social en términos de la movilidad educacional entre
generaciones, factor que, al actuar a través de la desigualdad de ingresos producidos por el
trabajo, contribuye a reforzar la desigualdad distributiva del ingreso de nuestros países.
De las problemáticas citadas anteriormente, hacia la actualidad 2016, se lograron
mejorar algunas cuestiones. Es así que, a la hora de realizar un examen de ingreso a la
Universidad o transitar el CBC, se puede observar que hay mayor caudal de alumnos
ingresantes a la misma.
A lo largo de los años, desde el 2001 hacia el día de hoy, se vio favorecida la calidad
educativa. Debido a que, por parte del Estado, aumento el porcentaje de inversión a la
educación, se puede observar obras públicas de mejora en los edificios, entrega de libros de
cada una de las materias en cada curso, para que todos los alumnos tengan a su alcance la
bibliografía completa. También, se le otorgó a cada alumno de la Escuela Secundaria

Básica y Superior una netbook, con el objetivo de armar aulas virtuales para una mayor
propagación, por parte del docente, de la información y variabilidad en las actividades. Y
así mismo, la implementación de las NTICS en la educación.
Por último, el Estado brinda a cada estudiante mayor de 18 años, inscripto en la
Escuela Secundaria Superior, nivel Terciario o Universitario, generalmente de gestión
estatal, una ayuda económica. Con el propósito de disminuir la cantidad de jóvenes que
tienen que ir al encuentro con lo laboral por problemas económicos, ya sea para el aporte en
sus hogares o para sustentar sus estudios.
4) Los aspectos positivos de la educación en la actualidad (2001), hace relevancia a
la flexibilidad ante las exigencias de la sociedad. Como se pudo observar a lo largo del
texto, la sociedad actual espera de las instituciones educativas una respuesta que logre
satisfacer determinadas cuestiones insatisfechas. Sin embargo, en multiplicidad de casos, la
escuela no sólo tratará de brindar una respuesta a ello, sino que intentará conservar su
objetivo final desarrollándolo de la forma más eficiente posible. Es decir, no mantendrá una
postura indiferente de la realidad, todo lo contrario. Buscará poder comprenderla, teniendo
de esta manera un rol activo, para poder otorgar todas aquellas herramientas que estén a su
disposición para dar una solución parcial a dichas situaciones problemáticas.
A su vez, la optimización de lo invertido en educación. En muchas oportunidades, a
pesar de la escasa inversión que se realiza en el ámbito educativo, las instituciones logran
desarrollar un correcto ciclo lectivo optimizando de forma significativa el dinero otorgado.
Lo que le permite, a pesar de las circunstancias, desarrollar un proceso de enseñanzaaprendizaje eficiente.
Además, se estimula el pensamiento autónomo ya que se privilegia la construcción
del autoestima y se desacredita la competencia por sobre la enseñanza, el objetivo que tiene
la educación es “entrenar” a los jóvenes a cuestionar, criticar y rechazar el saber
convencional. Por lo tanto, el sistema educativo pretende que se adquieran herramientas
para poder abordarlas al proceso de realización de los jóvenes, de esto se trata aprender de
ciencias exactas y sociales, de valores, de experimentar el trato con el otro, entre otros.

5)
Anexo nº 1:
http://www.clarin.com/sociedad/mejorar-calidadeducacion_0_937106387.html
La selección de este artículo periodístico se debe a que presenta una gran similitud
con el texto de Etcheverry al momento de plantearse “qué enseño” respecto a la calidad
educacional. Compartimos con el presidente de la ONG Educar 2050, Manuel Álvarez
Tronge, que para lograr una calidad educativa, se debe estar evaluando constantemente, de
manera objetiva y subjetiva, tanto a alumnos como así también a los docentes.
Es sumamente relevante destacar las palabras de Alicia Cancilieri: “La escuela de
calidad es la que prepara a los chicos para que puedan transformar la realidad”. Como
así también narra Etcheverry, crear en los alumnos herramientas para que hagan de las
mismas una puesta en la práctica y de esa manera abordar un trabajo y la realidad social.
Por último, y no menos importante, como detalla el autor del texto “La Tragedia
Educativa” anteriormente nombrado, hay que abordar al contenido desde lo exacto, pero así
también inculcar en los alumnos valores, el deporte, lo artístico y la importancia del
escuchar al otro. Porque la calidad de la educación abarca y es más amena llevarla a cabo
desde la calidez y la apertura al diálogo.
Anexo nº 1:
http://www.clarin.com/sociedad/Argentina-escalon-rankingeducacion_0_1041495909.html
Como narra el capítulo I de “La Tragedia Educativa”, nuestro país, se encuentra en
una grave crisis educacional. Debido a que está desbalanceado todo el Sistema: desde los
bajos salarios a los docentes, la preocupación de “cómo enseño” en vez de “qué enseño”, la
expresión “complejidad” ya no se encuentra en el vocabulario, dado que se reduce el
contenido a lo más básico e indispensable con el simple objetivo de que los alumnos
aprueben. Con esta situación, los alumnos tienen serias dificultades con la lectura y
escritura. Les resulta muy difícil comprender y organizar un texto que responda a las
características que demanda la universidad. Como expresa el artículo periodístico: “no

pueden reconocer la idea principal de un texto, ni realizar “inferencias sencillas”, ni hacer
comparaciones o contrastes. En otras palabras, no entienden lo que leen. Argentina está
por debajo del promedio latinoamericano (416) y muy lejos de la media de la OCDE
(496)”.
Aún más relevante, es lo que se destaca en el último párrafo de la noticia
periodística: que la crisis que atraviesa la Argentina a nivel educación no solo es un
problema político, del gobierno de turno, sino que la educación es prioridad y
responsabilidad de todos. Si los chicos no aprenden, habría que pensar por qué la sociedad
no está reclamando que los aprendizajes mejoren, debido a que la educación es el futuro de
todos.
6) Título: “La ciencia de todos los días”
Objetivo: promover el conocimiento científico como un saber fundamental para el
desarrollo cotidiano
Descripción: Como se menciona en el objetivo, se buscará darle relevancia a los
saberes científicos de forma tal que los alumnos logren interiorizarla como una herramienta
para desempeñarse cotidianamente. Esto se trabajará día a día en las aulas mostrando la
utilidad que tienen los conocimientos en el desempeño cotidiano. Adicionalmente, se
organizarán diferentes charlas informativas conocidas como simposios, en donde se
convocará a determinados especialistas relacionados con el contenido a trabajar. El objetivo
de dichas charlas es que logren mostrar cómo sus trabajos y proyectos influyen en la
sociedad y no quedan sólo en el ámbito científico.
7) Actualmente se está llevando adelante una educación que claramente, como se
vio en el texto de Etcheverry, presenta más puntos débiles que fuertes. Sin embargo, el
análisis que efectúa el mencionado autor, deja en evidencia que la educación depende en
gran medida del desarrollo social que se desempeñe. En función de valorar y/o criticar la
educación se puede mencionar un sin fin de ítems, de la misma forma que se hace en “La
Tragedia Educativa”. Falta de inversión, una pésima calidad, falta de relevancia debido a
multiplicidad de factores sociales, ausencia total de una dirigencia firme y concisa,

inminente incidencia de las cualidades socioeconómicas de nuestros alumnos, desinterés
absoluto por parte de los jóvenes, realidad cada vez más frías y duras, entre otros.
Lo cierto es que la educación que conocemos hoy en día tiene, también,
multiplicidad de puntos fuertes y un desarrollo que apunta al cambio. La flexibilidad, la
tolerancia y la perseverancia son cualidades que, creemos, caracterizan a la educación de
hoy en día. Vemos como, con frecuencia, docentes se reúnen para poder dejar en las
condiciones más aceptables las instituciones a falta de una buena administración
económica.
Además, ayudar a los alumnos que se encuentran en un contexto desfavorable desde
el punto de vista educativo, no significa brindar conocimientos extremadamente
simplificados. Al momento de realizar la transposición didáctica, proceso que implica
adaptar los conocimientos científicos al nivel escolar, es necesario que el docente al
momento de controlar dicha transposición, debe asegurarse que no se haya transformado o
modificado el contenido de forma tal que ese saber se vuelva extremadamente sencillo ya
que de esta forma no se está ayudando al alumno. Simplificar totalmente un contenido
impedirá que el joven pueda desarrollar el pensamiento necesario para comprender la
complejidad del mundo que lo rodea.
En conclusión, debemos resaltar la importancia de que el docente enseñe los
contenidos establecidos, aunque sean complejos, sin importar el contexto en el que se
encuentre. Debe intentar llevar adelante esta tarea sin caer en la idea de que simplificar el
contenido implica comprenderlo en su totalidad. El docente debe otorgar el conocimiento
en su totalidad, de forma tal que el alumno pueda abordar el contenido en su máxima
profundidad y frente a las dificultades que se le presenten, el docente esté ahí como guía
para poder ayudarlo a lograr asimilar el mismo.