UNIDAD III

La Historia De Las
Cosas
ALANÍS BRISEÑO CARLOS
DE SANTIAGO ROMERO CARLOS MIGUEL
ISLAS LÓPEZ CESAR AUGUSTO

Desarrollo sustentable | Grupo
D08

La Historia de las Cosas
Lo primero que llama la atención en el documental es que se habla de un
sistema lineal, es decir, el comportamiento de lo que estamos estudiando
(prácticas de consumo y comportamiento de los consumidores) se puede
expresar como la suma de los descriptores individuales. Se le da igual
importancia a cada una de las fases del proceso, individual y colectivamente.
Otro punto que se ha venido discutiendo en clase es la adquisición de poder
político y económico de las empresas privadas, tienen cada vez más poder de
decisión, generalmente las personas que lideran estos grupos tienen un estilo
de vida ostentoso, usan más recurso del que teóricamente les corresponde; los
recursos naturales, como cualquier componente más del medio ambiente, son
bienes públicos y, por tanto, nos pertenecen a todos. Pero ¿qué tipo de
organización puede gestionar los recursos naturales? Pareciera que el sector
privado no debe hacerse cargo, entonces el estado debería tomar la batuta en
este sentido, pero como comentamos antes, ha estado perdiendo poder. Los
países son las únicas “organizaciones” capaces de gestionar los recursos
naturales de forma que sean asequibles para su población.
Visto desde una perspectiva más económica existe una paradoja, ya que
debemos de moderar nuestro consumo de productos, pero al disminuir el ritmo
de consumo actual se tendrían problemas en torno a lo monetario; se necesita
de menos consumo y a la vez más consumo ya que el modelo económico
global así está diseñado.
Si las futuras generaciones observan constantemente este tipo de consumo
superficial y desmesurado, inevitablemente lo aceptarán y se verá como lo
normal, lo cotidiano y lo acertado. No es fácil hacerles ver lo contrario cuando
ellos mismos ven que la mayoría lo hace, pero al menos debemos intentar con
nuestros medios cambiar un poco lo absurdo de este tema.
El punto elemental es la salud humana. El consumo de materiales y energía
producen desechos y la liberación de sustancias nocivas y peligrosas que
afectan al ecosistema. Además, estos productos electrónicos albergan en su
interior sustancias y materiales químicos peligrosos. Debemos tener cuidado a
la hora de reciclarlos, ya que muchos de estos aparatos pueden reaccionar al
contacto con el agua y con la materia orgánica, pudiendo desencadenar la
contaminación de los suelos y aguas subterráneas.
También puede verse afectada nuestra salud, debido a que el plomo, el
arsénico, el cromo o el níquel son altamente tóxicos y se encuentran en las
piezas de nuestros aparatos, como por ejemplo en las baterías de los móviles.
Al parecer los problemas parecen multiplicarse, pero hay que pararse a pensar,
un problema generalmente tiene más de una solución, cada uno de nosotros
puede proponer soluciones racionales. Si somos proactivos podemos
resolverlos de forma periódica, se debe pensar globalmente pero actuar
localmente.