Las metáforas también matan: el uso de las metáforas en el discurso

de la dictadura argentina
Breve introducción a la metáfora:
Su uso no está limitados en absoluto al lenguaje poético, por el contrario: las
metáforas pueblan el lenguaje cotidiano. Habitualmente, una metáfora
pretende procurarnos un acceso a lo desconocido y a lo indeterminado dando
un rodeo por algo familiar reconocible, esto significa que lo nuevo es
aprehendido en términos de una experiencia conocida, pero que la supera: va
más (meta) allá (fora).
La metáfora establece una relación que permite un acercamiento, una primera
comprensión de un fenómeno extraño o recóndito, ilumina un rasgo del objeto
desconocido y produce un saber. Como tipo específico de representación, la
metáfora organiza conceptos a través de la asociación de imágenes.
Las metáforas se encuentran entre nuestros principales vehículos de
comprensión y por lo tanto desempeñan un papel central en la construcción de
la realidad social y política.
La verdad siempre es relativa al sistema conceptual y la construcción
metafórica facilita por un lado construir "diferentes verdades" y por el otro, en
los niveles de la comprensión, la aceptación o la réplica nos permite entender
el mundo y estructurar entidad sobre él. Entonces, aun lo que resulte difícil de
entender (como una guerra, por ejemplo), adquiere nuevos sentidos.
Decimos entonces, que las metáforas cruzan todos los discursos, no solamente
los poéticos. A través de ellas se exacerba y se oculta, se producen
asociaciones e identificaciones. En este sentido podemos analizar el discurso
justificador de la guerra a través de metáforas. El discurso bélico (de Bush, del
nazismo, de la dictadura argentina) se construye esencialmente a partir de
metáforas que se reiteran.
La guerra como cuento de hadas:
La metáfora del enemigo como demonio se presenta como consecuencia del
hecho de que entendemos cuál es una guerra justa, en este caso el terrorismo
de Estado, en términos de cuento de hadas.
Existe un conflicto que es necesario reivindicar. Un malvado se ha apoderado
de la víctima, usurpa sus derechos, la relega a una vida de privaciones y
castigos, y el héroe decide salvar a la víctima e inicia su lucha contra el
malvado.
El malvado es muy malvado, no tiene límites ni escrúpulos. Es capaz de usar
cualquier arma para reducir a la víctima. El malvado y perverso tiene una
historia reiterada de usurpaciones y de sometimientos hacia los más
desvalidos.
El héroe es llamado por la víctima para que la salve, o bien posee una actitud
de atenta vigilancia para estar listo a actuar ante una situación de injusticia. El
héroe también puede ser molestado por el malvado y actuar en consecuencia.

El héroe debe ganar, porque es el bien que debe triunfar sobre el mal. El héroe
puede tropezar, pero nunca va a caer. Debe doblegar al malvado y destruirlo.
El discurso justificador de la guerra va construyéndose a partir de distintas
versiones (también las de la prensa) que estructuran un eje relacional basado
en la utilización de las metáforas de la vida cotidiana para hacer
comprensibles, justificables y aceptables prácticas que están vedadas por las
legislaciones internacionales, y también por el sentido común (por ejemplo
someter al otro). Si bien no nos hemos detenido aquí en el discurso
intermediario del periodismo que toma posición según los intereses en juego
de la institución medios de comunicación y su relación con el poder y con el
mercado, resulta clave para que la versión oficial sea aceptada y compartida.
Estas construcciones metafóricas no son privativas del discurso de estas
guerras sino que se repiten en la justificación de los diferentes conflictos
armados políticos e ideológicos. Huelgan ejemplos en el discurso del fascismo y
el nazismo. En nuestra reciente y nefasta historia enmarcada en el sanguinario
"Proceso de reorganización nacional" (así se autodenominó el gobierno de facto
que comenzó a partir del golpe de estado del 24 de marzo de 1976). cuya
denominación también puede ser leída como metáfora, encontramos el mismo
esquema conceptual metafórico.
Veamos de qué modo el discurso, recurriendo a metáforas de la vida cotidiana,
se va estructurando de tal forma que invierte los sentidos originales al punto
de construir nuevos significados en los que crímenes de lesa humanidad se
intentan convertir en acciones heroicas, morales y justas.
Fragmentos de discursos: "El objetivo fundamental del proceso es permitir la
plena vigencia de la democracia, representativa, republicana y federal, tal
como lo concibe nuestra tradición.... Ya que tenemos el convencimiento
profundo de que ese es el camino idóneo a través del cual debemos transitar,
inspirados en una tradición histórica y cristiana del mundo y del hombre"
(Jorge Rafael Videla, 13/5/76)
"El cauce de la democracia en el país se hallaba obturado, obstaculizado.
Había crecido la maleza y de ahí que el estilo nacional se hallaba desbordado"
(Jorge Rafael Videla, 13/4/76)
"En este contexto de escándalo, desorden y violencia, las fuerzas armadas han
asumido, la peligrosa, la abnegada misión de combatir la subversión y dar una
imagen de austeridad ante la falta de ella en los cenáculos civiles. Para esta
patriótica tarea, que incumbe a su alta misión de defender la nacionalidad y la
paz amenazadas por la guerrilla y el crimen cobarde, se contradice con la
irresponsabilidad de los responsables políticos y se perjudica por la falencia del
poder..." (Monseñor. Antonio Plaza, vicario castrense, 30/12/75)
"Las ideas nefastas de la izquierda marxista atentan contra nuestras familias,
nuestra patria, nuestra libertad. Sepamos defenderlas" (Albano Harguindeguy,
Ministro de Interior, 19/6/76)
"Si alguien quiere hacerse apátrida, ateo, perverso y sanguinario siga la
intención marxista de la Biblia Latinoamericana. La Biblia Latinoamericana

encuadra dentro del plan establecido por el comunismo internacional cuya
doctrina es atea, perversa y sanguinaria..." (Monseñor Ildefonso María
Sansierra, arzobispo de San Juan, 5/9/76).
"En esta guerra no se puede adobar el pavo. Hay que ir a los papeles y pronto.
Yo respaldo incluso excesos de mis hombres si el resultado es importante para
nuestro objetivo" (General Eduardo Vila, en relación al accionar del Operativo
Independencia, accionar armado del ejército contra grupos guerrilleros en la
provincia de Tucumán, Argentina; 1/10/76)

1) Por qué se afirma que la metáfora produce un saber, desarrollar.
2) Cómo es caracterización del estado de situación previo al golpe de 1976
en Argentina y cómo aparece la metáfora
3) Cómo aparece construido el héroe, el enemigo y la víctima y quién
encarna cada uno de estos papeles.
4) Cómo se justifican los actos no deseados "daños colaterales" y cuál es su
objetivo.