APARATO RESPIRATORIO

Aparato Respiratorio

El aparato respiratorio o sistema respiratorio es
el encargado de captar el oxígeno (O2) del aire
e introducirlo en la sangre, y expulsar del
cuerpo el dióxido de carbono (CO2) ―que es
un desecho de la sangre y subproducto del
anabolismo celular.

En organismos simples

Los protozoarios (organismos unicelulares), así
como las hidras y las medusas (organismos
pluricelulares que están compuestas por dos
capas de células), respiran a través de su
membrana celular (por medio de difusión) y sus
mitocondria.

En organismos complejos

Los insectos, en cambio, bombean aire
directamente a los tejidos corporales por medio
de una red de tubos, llamados tráqueas, que se
abren a los costados del cuerpo. La zona final
del sistema traqueal está formada por finísimos
conductos denominados «traqueolas».

En el ser humano

En los seres humanos, el sistema respiratorio consiste en
las vías aéreas, pulmones y músculos respiratorios, que
provocan el movimiento del aire tanto hacia adentro como
hacia afuera del cuerpo. El intercambio de gases es el
intercambio de oxígeno y dióxido de carbono, del cuerpo con
su medio. Dentro del sistema alveolar de los pulmones, las
moléculas de oxígeno y dióxido de carbono se intercambian
pasivamente, por difusión, entre el entorno gaseoso y la
sangre. Así, el sistema respiratorio facilita la oxigenación con
la remoción contaminante del dióxido de carbono (y otros
gases que son desechos del metabolismo) de la circulación.

Control de la ventilación

La ventilación es controlada de forma muy cuidadosa y permite
la regulación del intercambio gaseoso, es decir que los niveles
normales de PaO2 y PaCO2 arteriales se mantengan dentro de
límites estrechos a pesar de que las demandas de captación de
O2 y eliminación de CO2 varían mucho. El sistema respiratorio
se puede considerar un sistema de control de lazo cerrado ya
que posee un grupo de componentes que regula su propia
conducta, estos componentes pueden ser clasificados como:
sensores que reúnen información y con ella alimentan al
controlador central, en el encéfalo, que coordina la información
y a su vez envía impulsos hacia los músculos respiratorios
efectores, que causan la ventilación.

Adaptación a las alturas

El organismo siempre conserva una atracción
inspirada de oxígeno de 21 % (FiO2) porque la
composición de la tierra es constante pero a
medida que va aumentando la altitud irá
bajando la presión atmosférica y por lo tanto la
concentración de oxígeno que inspiramos
también disminuirá.

Vídeo sobre el aparato respiratorio

https://www.youtube.com/watch?
v=VzhefVyGfs4