LA  DETERMINACIÓN  DEL  SEXO  EN  LA  ABEJA  MELÍFERA  
 
 
 
 
 
 
Steve  Taber    
 
 
 
 
 
 
ABJ-­‐  Mayo  96-­‐p  353  

O  este  artículo  podría  titularse,  el  problema  del  alele  sexual  de  las  abejas  
 
 
 
En  los  últimos  100  años  la  ciencia  de  la  genética  se  ha  desarrollado  más  rápido  que  
cualquier   otra   ciencia   que   haya   existido,   y   desgraciadamente   para   mí   y   muchos   otros  
eruditos   antiguos,   es   muy   difícil   mantenerse   al   día   con   los   nuevas   revelaciones.   Y   en  
genética   estas   nuevas   revelaciones   están   surgiendo   constantemente.   Lo   que   voy   a  
presentar   hoy   no   es   nuevo,   el   problema   con   ello   sí   es   nuevo.   Si   se   toma   un   curso   en  
genética,   elemental   o   avanzada,   los   libros   ni   los   profesores   jamás   tocan   el   tema   de   las  
abejas  y  de  su  mecanismo  de  determinación  sexual.  Este  artículo  lo  hace.  
 
 
Desde  la  época  en  que  el  cura  polaco  Dzierzon  demostró  que  los  zánganos  vienen  
de   huevos   no   fertilizados,   todos   asumieron   que   ese   era   el   mecanismo   para   la  
determinación   sexual.   Simple,   si   el   huevo   estaba   fertilizado,   era   hembra,   si   no   estaba  
fertilizado,  era  macho.  Y  de  esta  manera  todos  los  biólogos  concluyeron  que  el  problema  
se  había  solucionado.  
 
 
 
En  realidad,  el  estudio  de  la  determinación  del  sexo  en  la  abeja  melífera  se  remonta  
más   atrás,   y   estableceré   el   comienzo   de   este   estudio   a   fines   de   la   década   de   1930,   con  
algunas   investigaciones   hechas   por   un   científico   llamado   P.W.   Whiting,   quien   en   esa   época  
estaba   estudiando   una   pequeña   avispa   que   parasita   en   las   larvas   de   diversas   polillas   y  
mariposas.  Tiene  el  nombre  Latín  o  científico  de  Habrobracon.  
 
 
Mackensen,  al  trabajar  en  el  Laboratorio  Apícola  de  la  USDA,  en  Baton  Rouge,  LA,  
fue   uno   de   los   pioneros   en   perfeccionar   la   técnica   de   la   Inseminación   Artificial   (AI)  
alrededor   de   1940.   Luego,   usando   AI   comenzó   a   trabajar   para   ver   si   las   abejas   melíferas  
tienen   el   mismo   mecanismo   de   determinación   sexual   que   la   avispa   Himenóptera   con   la  
cual  había  trabajado  Whiting.  
 
 
Después   de   prácticamente   cientos   de   inseminaciones   artificiales   de   reinas   (AI),  
usando   semen   de   un   solo   zángano,   intracruzando   diferentes   líneas,   cruzándolas   y  
midiendo  el  porcentaje  de  huevos  que  fallaban  en  cuajar,  esta  información  era  muy  similar  
a   aquella   de   Whiting,   con   una   excepción   importante:   en   las   líneas   intracruzadas   de  
Whiting,   obtenía   50%   de   cuaja   que   se   transformaba   en   avispas   hembras,   algo   de   45%   que  
no  cuajaba  y  otro  5%  que  cuajaba  como  machos,  probando  así  que  había  machos  diploides  
que   venían   de   huevos   fertilizados.   Mackensen   no   observó   la   cuaja   de   ningún   macho  
diploide  o  zángano,  así  que  estaba  muy  seguro,  pero  no  positivo,  de  que  la  determinación  
sexual   era   exactamente   la   misma   para   las   abejas   que   para   la   avispa   parásita.   Luego,   W.  
Rothenbuhler   y   posteriormente   J.   Woyke,   surgieron   con   evidencia   positiva   de   zánganos  
diploides,  es  decir,  zánganos  que  venían  de  huevos  fertilizados.  
 
 
No   voy   a   entrar   en   el   trabajo   de   Woyke,   pero   aquellos   que   se   interesen   por   este  
libro  teórico,  pueden  consultar  la  bibliografía  al  final  de  este  artículo.  Además,  si  encuentra  
que  este  tema  es  confuso,  consulte  el  capítulo  de  Page  y  Laidlaw  en  la  edición  de  1992  de  
“La  Colmena  y  la  Abeja  Melífera”  (The  Hive  and  the  Honey  Bee).  En  la  práctica  real  de  la  
crianza   de   reinas,   esto   es   lo   que   se   espera   que   suceda.   En   la   naturaleza   los   machos  
diploides  no  existen,  por  lo  tanto,  ignórelos.  Cuando  Ud.  intracruza  reinas  usando  semen  
de  un  zángano  en  su  AI  y  apareos  hermano-­‐hermana,  es  decir,  reinas  vírgenes  y  zánganos  
que  vienen  de  la  misma  reina  madre,  se  obtiene  los  siguientes  resultados  en  alrededor  de  

 habrá  67%   de   cuaja.   no   fertilizado.   “aleles  sexuales”.       Hace   años   Mackensen   ideó   un   método   rápido.   supo   que   ambos   eran   el   mismo.   La   serie   de   genes   en   el   mismo   cromosoma   se   llaman   “aleles”.  Después  de  SABER   que  ciertos  apareos  producirían  todos  100%  de  cuaja.20   apareos   de   este   estilo.   con   4   habrá   75%   y   con   5   habrá   80%.   Todos  los  apareos  se  hicieron  con  AI  y  se  usaron  múltiples  zánganos.   Al   obtener   100%   de   cuaja   supo   que   los   aleles   sexuales   eran   diferentes.  Por  otra  parte.   es   decir.  Esta   técnica  consiste  simplemente  en  cortar  una  abertura  en  un  pedazo  de  cartón.   Luego.  La  época  mejor  y  más  fácil  para  hacer   este  test  es  de  8  a  12  días  después  de  que  una  reina  nueva  ha  comenzado  a  poner  huevos.  aquí  se  explica  la  razón:       Si   su   población   de   apareo   tiene   solamente   dos   aleles   sexuales.  es  decir.   la   viabilidad   promedio  de  los  huevos  puestos  es  50%.   hay   que  factorizarlo  en  la  cantidad  de  veces  que  una  reina  se  aparea.   o   en   este   caso.   Los   huevos   tienen   que   tener  la  oportunidad  de  cuajar.   se   llama   hemizigoto.  no  es  muy  nuevo.   Si   el   gene   está   en   un   cromosoma   no   pareado.   y   cuando   cuaja.  o   quizás  más.  controlando  la  población  de  aleles  sexuales   con  un  esquema  de  crianza.  a  menos  que  haga  lo   que  hizo  el  Dr.   Esta   abertura   se   pone   sobre   las   celdillas   de   cría   desoperculada.       Los  genetistas  piensan  que  lo  que  sucede  esquemáticamente  es  lo  siguiente.  no  importa  la  cantidad  de   apareos  de  la  reina  ni  la  cantidad  de  aleles  en  la  población.  cuente  todas  las  celdillas  que  no  estén  ocupadas  por   larvas  de  la  misma  edad.   Muchos   apicultores   y   criadores   de   reinas   cometen   el   gran   error   de   mirar   los   marcos   de   cría   sellada.  o  más  exactamente  -­‐-­‐  la  viabilidad  de  los  huevos.  en  uno   de   los   16   pares   de   cromosomas   hay   un   gene   que   cuando   es   heterozigoto   (el   gene   es   diferente)   hace   que   la   abeja   sea   hembra.   fácil   y   más   barato   para   medir   el   porcentaje  de  cuaja  de  los  huevos.  trabajando  con  la  abeja  Africana  surgieron  con  una  cantidad   más  alta.  Esto  es.   como   si   todo   esto   no   fuera   suficientemente   complicado.   Como   se   puede   ver.   no   solamente   sobre   los   huevos.  Inc.   supo   que   por   lo   menos   uno   era   el   mismo.  Bud  Cale  de  Dadant  &  Sons.   Al   obtener   75%.   se   transforma   en   zángano.  y  todo  esto  lo  trabajó  Mackensen  hace  45  años.   y   cuando   ven   un   panal   con   casi   todas   las   celdillas   sólidamente   .       He   hecho   este   test   miles   de   veces   y   con   algunas   reinas   lo   he   repetido   numerosas   veces   y   hasta   la   fecha   nunca   he   podido   medir   una   reina   que   tuviera   más   de   96%   de   viabilidad.  Las  otras  10  pondrán  huevos  que  cuajarán  casi  todos.  Cuando  encuentra  el  mejor  lugar  para  situar  el  orificio  que   deja  al  descubierto  las  100  celdillas.   casi   todas   las   reinas   tuvieron  100%  de  cuaja.   10   reinas   hijas   pondrán   huevos   de   los   cuales   solo   el   50%   o   menos  cuajarán.   obrera   o   reina.  cualquier  criador  puede  hacerlo  de  la  siguiente  manera:         En   primer   lugar   Bud   tenía   una   serie   de   líneas   intracruzadas.  Estudié  el  problema  hace  40  años  en  el  laboratorio  apícola  de  la  USDA   en  Baton  Rouge.  si  hay  3  aleles  sexuales  en  la  población.  sin  excepciones  ni  excusas.  en  realidad.   Todos   los   apareos   fueron   naturales   -­‐   resultado.   cuando   es   homozigoto   (el   mismo)   el   huevo   morirá   o   será   comido   por   las   obreras.   las   cuales   cruzó.  como  pueden   ver.   y   al   obtener   50%..  usando  stock  principalmente  Italiano  y  me  resultó  una  cantidad  de  10.   o  en  la  primavera  cuando  la  reina  está  expandiendo  su  nido  de  cría  rápidamente.  así  es  que.       Varias   personas.  Y  nadie  tiene  la  respuesta   para  eso  tampoco.  crió  todas  las  reinas  de  una  línea  e   inundó   el   área   de   apareo   de   10   o   más   millas   cuadradas   con   varios   cientos   de   zánganos   del   alele   sexual   diferente.   la   cosa   se   estanca   a   menos  de  95%  de  cuaja  y  no  se  puede  hacer  nada  acerca  de  eso.   incluyendo   a   Mackensen   han   calculado   la   cantidad   de   estos   aleles   sexuales  en  una  población  de  apareo  normal  de  abejas  y  han  obtenido  una  cantidad  menor   que   20   y   mayor   que   5.  después  de  “10”  no  hay  mucha  diferencia.  solo  la  mitad  de  los  huevos  cuajan  y  se   transforman  en  obreras.  Algunos  en  Brasil.  la  abertura   deja   a   la   vista   exactamente   100   celdillas   de   obrera.

 lo  que  yo  uso  es  un  cuchillo  cartonero.  y  es  diploide.  y  un  panal  vacío.   apic.     Woyke.  Esto  puede  o  no  puede   ser  así.       En   la   fotografía   se   muestra   cómo   se   hace   y   se   usa   este   aparato.selladas.  1963.  porque  cuando  un  huevo  tiene  4  días.  J.   se   sigue   agrandando   hasta   que   queden   exactamente   100   celdillas   expuestas.   y  varias  tarjetas  de  3x5  pulgadas  para  trabajar.  Res.  creen  que  los  huevos  de  esa  reina  son  altamente  viables.  Larvas  de  zángano  a  partir  de  huevos  fertilizados  de  la  abeja  melífera.  J.  Este  mide  aproximadamente  2-­‐1/8  pulgadas  por  lado  y  el   ángulo   es   aproximadamente   60.  la  reina   frecuentemente  volverá  a  ese  lugar  y  pondrá  otro  huevo.   En   la   práctica   no   se   necesita   nada   de   esta   información.  Se  corta  un  orificio  y  se   cuentan   las   celdillas   expuestas.  es  decir.   Esta   tarjetita   se   lleva   en   el   bolsillo   de   la   camisa   para   usarla   cuando   desee  medir  la  viabilidad  de  los  huevos  de  una  reina.   Se   corta   una   abertura  con  forma  de  rombo.  ha  sido  fertilizado  por   un  espermio  y  debería  ser  una  obrera.  2:19-­‐24   ..  y  en  vez  de  eso  es  comido  por  las  abejas.   Lo   que  se  necesita  es  una  navaja  o  cuchillo  bien  afilado.