Revista de Cultura

Domingo 15 de mayo de 2016

Buscar...

Literatura
 

Ideas

Literatura

Arte

Escenarios

Agenda

Multimedia

LITERATURA 01/09/11

Lo último en Ñ

La transgresión latinoamericana
La reedición de “El barroco y el neobarroco”, un ensayo publicado originalmente
en 1972 por el escritor cubano, funciona como una máquina de lectura para el
continente.
POR LUIS DIEGO FERNANDEZ

Programación: Filmoteca regresa a la TV
Pública
Esta semana en Revista Ñ
Ultimas mutaciones en la Feria

Recomendar

50

Imágenes
Twittear

Mesa debate El rock y la Feria del Libro
Placeres y agonía de la voz plebeya

compartir
tamaño

a+ a­

Recomendados en Facebook

enviar
imprimir

NEOBARROCO. Para Severo Sarduy, sus ideas centrales eran la
ambigüedad, el artificio y la parodia.
Etiquetado como: Severo Sarduy

El barroco y el neobarroco de Severo Sarduy, publicado en 1972
y reeditado recientemente por Cuenco de Plata –con un muy lúcido estudio de Valentín
Díaz– no deja de ser un texto de una actualidad –quizá por estar a contrapelo hoy– y
fundante en la poética literaria de Latinoamérica. Pero sobre todo es el intento de la
construcción de una estética propia de la región. La empresa de Sarduy –y su pensamiento
durante su estadía en París– tuvo la intención de hacer confluir dos fuentes: la filosofía
francesa contemporánea, desde Bataille y Klossowski a Foucault, Deleuze y Derrida –de
modo vago conocido como postestructuralismo–, junto a la tradición literaria americana,
donde se reunía a autores del Boom –Julio Cortázar, José Donoso– junto a otros más
heterodoxos –William Burroughs, Oscar Masotta. Pero el epígono del pensamiento de
Sarduy fue José Lezama Lima.  
Máquina de lectura 
Para Sarduy, Lezama Lima continuaba sembrando el linaje abierto por Góngora y, él,
desde luego, lo culminaba. De modo que el neobarroco tenía sólo tres miembros. Junto a
muchas otras cosas, el neobarroco fue una máquina de lectura específicamente
latinoamericana. Una máquina que transgredía la economía de la austeridad, el ascetismo
y la funcionalidad burguesa. El elogio del derroche, el exceso y el despilfarro de las
palabras no era sino una estética que cruzaba e intentaba herir de muerte una escritura
conservadora –populista– que respondía de modo implícito a una lógica que dejaba de
lado lo lúdico y el placer: el gasto improductivo. Para Sarduy la palabra no era medio sino
fin. Ese es el gesto claro. La palabra no justifica ser un mero instrumento de otro “decir”,
sino la consumación de su propio peso.
Severo Sarduy escribe con una fineza conceptual digna de un filósofo, en algún sentido, lo
fue, y su amistad con Roland Barthes lo hizo posicionarse en un territorio que expandió su
origen cubano. La noción de lo neobarroco estaba constituida a caballo de tres ideas
centrales: la ambigüedad y la excrecencia propia del barroco histórico, el artificio del caos

Las más leídas
Del día De la semana Del mes

Física aplicada a la vida cotidiana

Ahora bien ¿cuáles son los atributos centrales a nivel estilístico por los que reconocemos una estética neobarroca? Básicamente. No hay “neutralidad” en Sarduy. de la iteración. Las razones políticas internacionales y la posición de relativo privilegio de Latinoamerica con respecto a una Europa y Estados Unidos en crisis permanente. sino incluso los confines del mundo natural”. movilidad. tal como señala Valentín Díaz: “la noción de parodia y carnavalización permite a Sarduy formular la idea del español de América como una lengua simulacro (y por extensión. androginia y “degeneración”. tres: 1) el exceso. lo nietzscheano del neobarroco que postula Sarduy no deja de ser. El dandismo de barro. el plexo de la piel. del origen contaminado. Frente a la metafísica borgiana. fragmentariedad. En estos casos el cruce intenta anudar la tradición gauchesca al lenguaje psicoanalítico y/o filosófico. Quizá la estética del neobarroco no haya sido la forma expresiva de la revolución cubana sino. El hedonismo y el neobarroco se conjugan y comparten este ideario en el sentido de colocar el cuerpo en el centro. en el que la inversión del platonismo es utilizada para pensar no sólo el arte más contemporáneo. su adscripción al neobarroco impedía ese linaje. Pero también es la obsesión por el espejo. El hedonismo latinoamericano es neobarroco: su modalidad y su estilística se embebe en una tradición que no casualmente va. la cosmética –en ello recuerda a Baudelaire y las formas poéticas en que el dandismo tomó a la mujer: femme fatale . Pero Sarduy –que se va de Cuba con una beca para estudiar pintura y nunca regresa– oscila en sus posiciones al respecto. Y la ampulosidad y la desinhibición de las palabras devienen en fiestas del desborde. de forma deliberada.  La fiesta del desborde  El concepto de neobarroco tiene remisiones en la literatura argentina: Osvaldo Lamborghini y Néstor Perlongher. El neobarroco como poética literaria propiamente latinoamericana es un hedonismo con las características de la región: su erotismo es el desperdicio y la voluptuosidad de la demasía. el desequilibrio y la revolución –el aspecto político– del artificio sin límites. y. 3) el juego con el artificio voluntario opuesto al plano “natural” del realismo. travestismo. el marxismo nunca fue una filosofía de la que se nutra lo neobarroco. precisamente. que esculpe Sarduy. de la máscara y la indiferencia de géneros –exhibido por medio de la inter e intratextualidad. tu cuenta debe estar activa) Se deja expresamente aclarado que los comentarios realizados en los espacios de participación del Sitio . la inmanencia neobarroca. El esteticismo desbordado. la mujer tiene un lugar central y clave. lo festivo y el exceso. Y el neobarroco fue la punta de lanza de ello. El choque contra el realismo implicaba un corte con la filosofía que lo sustentaba. lo celebrante. repetición. en América Latina y en la década del 70. por último. Se trata del libro más decididamente nietzscheano de Sarduy. la feminidad es hibridez. la parodia hija de lo carnavalesco. son sus dos émulos. gradual. de allí el neologismo de Perlongher. realista y la destrucción del origen . hacen que esta estética surgida en la región tenga mucho más para darnos en esta década. quizá de manera más clara. En el neobarroco lo femenino es. o la metamorfosis permanente. Pareciera haber un parcial desintéres. El travesti es símbolo del artificio. prostituta: el fetichismo exagerado. en última instancia. Después de todo. Esta idea adquirirá tal relevancia que su tercer libro teórico llevará por título La simulación . también. remite sólo a la revolución cubana. Lo “femenino” es.primitivo articulado en tres procedimientos poéticos –sustitución. evidenciado. En el neobarroco. en torno al “neobarroso”. cambio. La mujer es objeto pero también sujeto de deseo. comentarios notaCOMENTARIOS (Para comentar. el narcisismo –de Lezama o Lamborghini– es Edipo en todos los casos: la madre como objeto de adoración. lo erótico. ese gesto o marca proveniente de Nietzsche deja alumbrar la soledad del simulacro. La palabra “revolución” en ese marco. contra la ley borgiana. la extravagancia y las características del hedonismo latinoamericano antes mencionadas. una crítica a la estética representativa. lady vamp . una política. En la tradición neobarroca. La poética de Sarduy responde a un nietzscheísmo claro. la figura del barro como epigrama. Por ello. expresado en inestabilidad. del suplemento. Lo femenino como emblema del artificio. sino coherencia. Quizá hoy más que nunca se vislumbre una vuelta del neobarroco que luego de los años 80 vio descender su hegemonía. su contrario: la transgresión. ninfómana. el espacio americano como un espacio también simulado y por lo tanto no periférico). o disipación. como se explicita. 2) la disonancia. proliferación y condensación–. diabólica. mimética. La ley transgredida. Nuevamente. el maquillaje.

son de exclusiva responsabilidad de sus autores. Utilizar los espacios de participación implica la aceptación de los Términos y Condiciones de Uso del Sitio.com ­ All rights reserved ­ Directora Ernestina Herrera de Noble Protección de datos personales Normas de confidencialidad y privacidad Diario Clarín Diario Olé Diario La Razón Biblioteca Digital Publicidad Grupo Clarín . Ediciones anteriores Edición impresa Rss Copyright 1996­2013 Clarín. pudiendo estos ser pasibles de sanciones legales. Los comentarios que fueran violatorios de los Términos y Condiciones de Uso del Sitio y/o del ordenamiento legal vigente podrán ser eliminados e incluso podrá inhabilitarse a los Usuarios en cuestión para volver a comentar.