Asilo y refugio político

Es el derecho que tiene una persona a no ser extraditado de un país a otro que
lo requiere para juzgarle por delitos políticos. Cuando el asilo político se
concede a personas que se encuentran en lugares que por las convenciones
diplomáticas se consideran una extensión del territorio nacional, tales como la
sede de embajadas o consulados, la residencia del embajador o los buques de
guerra anclados en puertos extranjeros, se lo denomina asilo diplomático.
Refugiado es una persona que ha huido de su país de origen debido a un
temor bien fundado de persecución” y el Departamento de Estado enfatiza que
“quedan excluidos de esta denominación aquellos que salieron de su patria
únicamente en busca de mayor prosperidad.
Se debe distinguir, en cuanto a la extensión del derecho de asilo, cuatro
posibilidades: el derecho a asilar, el ejercicio activo del asilo, la tolerancia de su
ejercicio y la aceptación pasiva de que en el territorio de un estado se preste
asilo a los delincuentes políticos. Son 20 los países latinoamericanos que están
ligados por convenciones que reglamentan el ejercicio del derecho de asilo
Una institución antigua que sigue siendo un instrumento eficaz para proteger
los derechos de las personas es el refugio político. Las cuales por diversas
razones son víctimas de persecución tanto política como religiosas así como
otras índoles. Es por ello que ante estas circunstancias en aras de proteger su
vida, libertad o seguridad, suya y la de su familia, salen de su territorio hacia
otro país procurando que las autoridades del Estado receptor adopten medidas
para hacer efectiva la protección impetrada. Ante la necesidad de crear un
instrumento protectivo a favor de miles de refugiados en el mundo, el sistema
de las Naciones Unidas aprobó la Convención sobre el Estatuto de los
Refugiados, adoptada en Ginebra, Suiza, el 28 de julio de 1951 por la
Conferencia de Plenipotenciarios a convocatoria de la Asamblea General de la
ONU.
Analizando cada uno de los temas podemos concluir que en vías de protección
de los derechos humanos y la democracia, en la guerra contra el terrorismo se
busca eliminar cualquier otro medio de hacer llegar las demandas de los

aunque no directamente. aunque sus fines sean esencialmente políticos.609.080 .diferentes grupos de la población. Que no sean por medios democráticos. Considero que es importante hablar sobre el tema a pesar de que el otorgamiento del asilo político tuvo un momento de mayor importancia durante la guerra fría lo que se puede corroborar con la elaboración de diversos tratados que tocaban el tema. corriendo el riesgo. de ser considerado como terrorista. el antes llamado delincuente político. ya que el hablar sobre asilo político de manera literal ocasionaba problemas en las relaciones diplomáticas de los países Bladimir Vargas CI: 22.