You are on page 1of 10

IV. TECNOLOGÍA Y GÉNERO.

LA REINTERPRETACIÓN DE LA
TECNOLOGÍA DESDE LA TEORÍA
FEMINISTA
M. Carme Alemany
i

f

Enel ámbito de la sociología del conocimiento, hasta hace algo más
de veinte años, las teorías dominantes presentaban la ciencia y la
tecnología como una acumulación progresiva de conocimientos
«objetivos»,como si la producción científica no estuviera condicionada por las relaciones de poder e intereses económicos, políticos
y sociales.
Esta concepción estimaba la producción del conocimiento científicocomo neutral lo que trajo como consecuencia que el proceso
de producción de la ciencia y la tecnología quedase excluido del
análisissociológico. Se consideraba el proceso de elaboración del
conocimiento (las teorías, las fórmulas, las leyes físicas, las pruebas
y lasecuaciones matemáticas) como una caja negra. 1 Desde los años
setenta, las aportaciones de la escuela constructivista han tenido
una remarcable importancia al hacer salir a la superficie el carácter
social de la producción científica y tecnológica, con lo que han
abierto nuevos campos de estudio. Dentro de esta línea de análisis
sehan desarrollado dos escuelas de pensamiento, que se relacionan
y, a la vez, son divergentes. A menudo se las designa por «Red de
actores»introducida especialmente por Bruno Latour (1990) yel
programa SCOT (social construction o/ technology) representada,

1. Whirley (1972).

81

) y no considera suficientemente las estructuras económicas y las redes de intereses que representan. una vez más. es decir las relaciones de poder históricamente construidas y muy generalizadas que son la base del análisis feminista y por tanto que éste difícilmente puede silenciar. el usuario retorna una cierta importancia y. en su estudio sobre el desarrollo de la ~I~Icleta.sido usadas y que las técnicas inventadas por los conceptores (mgeme~os. ninguna de las dos responde plenamente a las preocupaciones e interrogan_ tes que se plantea el análisis feminista sobre la tecnología. A este tipo de análisis se le ha considerado casi como especialmente apto para el estudio exclusivo de la producción de la tecnología. etc. los beneficiarios y las víctimas. 83 . En este estudio muestran cómo los campesinos al aplicar el motor de los automóviles como fuente de energía destinada a hacer funcionar las máquinas agrícolas. o bien ocupan puestos secundarios en el proceso y no están presentes en los puestos que tienen poder de decisión.principalmente. Sin embargo. En lo que concierne a la «Red de actores» las limitaciones más importantes son: 1. Por ejemplo. En cambio. Más recientemente. no se han percatado de que la asimilación de la tec~~logía con la masculinidad es una construcción social. 3. Ronald Kline y. permite potencialmente dar visibilidad a las mujeres (como Usuariasde tecnología) yal ámbito doméstico. dedicados a la concepción de objetos técnicos) pueden a posterzort ser objeto de numerosas adaptaciones no previstas: Desde esta perspectiva. al ignorar las relaciones de poder. aún cuando no se limita al tipo de actores antes ~e6alados.~revor Pinch? han adoptado una perspectiva de género en su análisis sobr. los diseñadores. El análisis se limita al tejido de las alianzas sociales que Se concentra en el proceso de elaboración o construcción de la ciencia y la tecnología. en este análisis se sobrestima el papel del usuario. etc. pero la teoría no alcanza el análisis de las alianzas que se. reforzaron su imagen del «hombre sabelotodo» técnicamente competente. tiende a excluir no solamente las relaciones de clase sino también las relaciones sociales de sexo. 82 En lo que concierne a la vertiente SCOT. científicos. las apreciaciones del usuario resultan poco eficaces y tardías. Ello permite al personal investigador encontrar alguna mujer en el trayecto. mientras que los actores destacados por Bruno Latour c~nducen forzosamente al análisis de aquellos que son los más influyentes en el desarrollo de una técnica dada. E~tos g~upos pe:mlten incluir a gente que no actúa de una forma activa o directa. demostraron que la seguridad y el confort de las ciclistas con faldas resultaron ser aspectos pertinentes en las decisiones de los conceptores. estos autores (hombres) que se han dedicado a investigar minuciosamente los procesos de desarrollo de la tecnología. aunque trata de las relaciones y los conflictos sociales los interpreta más desde el punto de vista organizativo que como elementos de poder y de dominación. se caracterizan mucho más por su impotencia que por su poder. sino que mantiene una visión más amplia y a sus act~res les llaman «grupos sociales pertinentes». el uso y el consumo. como consumidores. Por lo que raramente aparecen como actores las mujeres. En definitiva.) están constituidas básicamente por hombres y el análisis no incluye ni hace mención sobre el hecho de que las mujeres están ausentes o se encuentran excluidas. también presenta alguos inconvenientes. ejecutivos. Sin embargo. políticos. Las redes de actores que analiza (ingenieros.e el desarrollo del automóvil en la América rural. como señala ------- 2. de tal manera que se centra principalmente en los microactores (los ingenieros. Este análisis. en los fenómenoS estudiados. Otro aspecto importante del análisis SCOT es la inclusi~n de la «flexibilidad interpretativa». Trevo~ ~inch y Wiebe Bijker. por Pinch y Bijker (1990). la noción de «grupos sociales pertinentes» puede incluir los usuarios. Kline y Pinch (1995). Este concepto plantea que las innovaciones no pueden considerarse terminadas mientras n~ han . Este análisis.construyen alrededor de la producción de los objetos técnicos. ya que cuando se devuelven al conceptor. Los usuarios. 2.

«la tecnología seria son realmente los 84 En cada país._Chabaud-Rychter (1997). En definitiva. 6. lo que resultó ser Un momento ideal para realizar la investigación. una lavadora. En la fábrica donde realicé el estudio estaban diseñando un nuevo modelo de lavadora. cada investigadora escogió estudiar la trayectoria de un aparato técnico de uso doméstico: un horno microondas. las mujeres científicas generan verdades diferentes (por ejemplo. Con las ganas de ir más lejos de lo que se ha llegado desde la escuela constructivista y principalmente para poder responder a las preguntas que se plantean cuando se relaciona tecnología y relaciones sociales de sexo. algunas veces. que se puede considerar como el hilo y la trama en un tejido. etc. un robot. la primatología feminista.. ni su miedo ante una máquina. en relación con los artículos de la línea blanca (electrodomésticos). 2. un teléfono. la producción y el consumo no se consideraron como procesos separados sino como profundamente imbricados. que ni uno ni otro término se consideran como dados (por lo tanto se excluye cualquier determinismo ya sea tecnológico o biológico). El género y la tecnología se consideraron como una construcción social. Cockburn (1997). Las principales hipótesis que han orientado esta investigación son: 1." 3. La tecnología penetra en la identidad del género y las relaciones de género penetran en la trayectoria de la tecnología. ~n lugar preferente. hay que subrayar que raramente los objetos domésticos se encuentran en los museos de ciencia y tecnología. 3. procedentes de ocho países europeos. de distribución y de uso de la tecnología. y el diseño de la investigación se basó en el concepto tejido sin costuras. El trabajo doméstico y el trabajo remunerado se consideraron como un solo proceso. que se considera de importancia menor. los artículos de la línea marrón ocupan. descubren que ciertos intereses masculinos han influido en determinadas opciones tecnológicas' y aún menos sorpresa cuando. «La tecnología doméstica es el pariente pobre de la sociología de la tecnología». tendría que haber menos escepticismo cuando las investigadoras que se interesan en el proceso y la trayectoria de la tecnología desde una perspectiva de género.Cynthia Cockbum' Además. 4. Cockburn y Ormrod (1993). un conjunto de investigadoras. de producción. el consn. ya que el proceso ordenadores y el material de guerra» (artículo citado). 5. iniciamos una investigación sobre la tecnología doméstica. Igualmente. lo cual no es paradójico. Es decir. el de las mujeres.. 1997). . los procesos de construcción de la tecnología. En esta ponencia expongo muy brevemente los principales resultados de esta investigación como ilustración de la configuración mutua y socialmente construida entre tecnología y género. . al tratarse del ámbito privado. Igualmente." ya que ahí se podían encontrar las mujeres. como sociales. Esta investigación fue impulsada por el Centro Europeo para la CoordInación y Documentación de la Investigación en las Ciencias Sociales de Viena y sus resultados fueron publicados en Cockburn y Fürst Dilic (1994). 7. T ampoco puede buscar apoyo en una teoría que explique el dominio de los hombres en el campo de la tecnología y la exclusión o marginación de las mujeres en este ámbito. el análisis feminista no encuentra un modelo de análisis que permita explicar el malestar de las mujeres ante la tecnología. Haraway y como señala Cynthia Cockburn. Además es un campo poco estudiado en la sociología de la técnica. un sistema de aspiradora. La concepción. No obstante. como se verá más adelante. 85 . Como señala Cynrhia Cockburn. tal como fue explorada por Donna]. ni su indiferencia. La investigación que llevé a cabo se centró en el estudio de la trayectoria de la lavadora. el trabajo conceptual realizado por ambas corrientes de la escuela constructivista es importante y como resultado de su trabajo. es decir analizando. en las tiendas. midor paga una serie de accesorios que no utiliza y que finalmente terminan en un cajón de la cocina (caso robot culinario estudiado por Danielle Chabaud-Rychter)" o como los numerosos programas de las lavadoras que son rechazados por las usuarias cotidianas. como señalé en Alemany (1993). sino que se construyen conjuntamente en el curso del proceso de innovación.

han de ser mujeres. Ahora bien. Si se analizan las causas por las cuales las mujeres están presentes en el laboratorio de ensayo se puede constatar que su presencia no es casual (como tampoco lo son las economistas culinarias en el caso del horno microondas. Por una parte. sino que. se centra la atención en el diseño de los mandos que se utilizan para programar y poner en marcha la lavadora (tanto en lo que se refiere a las dimensiones como a la facilidad de manipulación). compuesto únicamente por personal femenino se encarga de probar los cambios y las innovaciones (elaboradas por los hombres) que se introducen en el nuevo prototipo y deben comunicar los resultados obtenidos al departamento de Ingeniería del Producto. las razones que guiaban la innovación eran de carácter económico puesto que estimaban que el nuevo modelo se podría fabricar co~ una rentabilidad multiplicada por tres respecto al modelo anterior. 87 . distribuye entre los cuadros y algunas secretarias de la empresa un número limitado de ejemplares del nuevo prototipo para que las esposas de los primeros y parte del personal femenino de la empresa prueben el nuevo modelo de lavadora y den su opinión. la venta de este objeto técnico. de forma pasiva. más adelante. No obstante. por medio de los electrodomésticos. las pruebas que realiza el laboratorio de ensayos son limitadas. Este servicio. precisamente. Este tipo de pruebas muestra muy claramente que la usuaria potencial será una mujer. los hombres modelan y controlan las tareas domésticas que realizan las mujeres (ámbito «femenino» por excelencia) y que justamente se consideran como sus actividades «naturales». Este aspecto confirma la hipótesis de que. La primera observación que salta a la vista es que estos departamentos están compuestos por hombres y que las mujeres no están presentes ni en la concepción ni en los puestos de responsabilidad técnica desde los cuales se puede ejercer un cierto poder de decisión sobre las orientaciones y las características del objeto técnico. o las mujeres que ensayan el sistema de aspiración concebido en Finlandia). De todas maneras. los departamentos más implicados eran el de marketing y el de Ingeniería del Producto. así como la comodidad para introducir la ropa (medida de la puerta. Los innovadores también necesitan imaginar quién será el usuario del nuevo prototipo y para eso recurren a otro tipo de estrategias. en la parte final del proceso de concepción del objeto técnico elaborado por los hombres. Relaciones entre concepción y uso En el proceso del diseño del nuevo prototipo. son los hombres quienes mantienen el control y el dominio técnico del objeto. En este análisis se trata de diferentes fases de la trayectoria. que Incapacita a los ingenieros (hombres) de la empresa a juzgar por ellos mismos las características del nuevo prototipo. La intervención de estas mujeres tampoco se entiende si no es ~omo resultado de la división sexual del trabajo doméstico. Pude seguir paso a paso. la producción y. aunque no figure de una manera explícita.de innovación estaba en su pleno desarrollo. para acceder a un mejor conocimiento de las usuarias. no por ser operarias sino en su función de amas 86 de casa. el proceso de concepción y producción del nuevo modelo. Además. aún cuando impide que participen activamente en el proceso de concepción. así como la venta y uso de este electrodoméstico. por lo tanto. las mujeres que realizan estos tests no disponen de los conocimientos técnicos suficientes para evaluar las soluciones técnicas que se han incorporado. se sabe que la utilización de este electrodoméstico interesa muy directamente a las mujeres. Las únicas mujeres que intervienen a lo largo del proceso de la concepción son las operarias del laboratorio de ensayo (lo que también se confirmó en los restantes países). Aparentemente. tipo de mecanismo para abrirla). En primer lugar. este tipo de ensayos se refiere básicamente a la utilización del objeto por las usuarias y no se busca poner en cuestión los aspectos básicos de la concepción. Éstas van dirigidas a comprobar si el ruido o la duración de los programas equivalen a los de los modelos de la competencia. el departamento de Ingeniería del Producto. Esta situación todavía resulta más sorprendente si se tiene en cuenta que se trata de un electrodoméstico y que. las relaciones entre la concepción y el uso de la lavadora. ya que esta estrategia contribuye a introducir a la usuaria. finalmente.

los fabricantes de muebles de cocina han determinado de una manera rígida que el mejor espacio para instalar la lavadora es la cocina (en otros países es el cuarto de baño. mientras esté funcionando. el nivel del agua llega a una altura superior que la puerta. Ahora bien. los aspectos que se han señalado sobre la carga frontalo superior suscitan hacer la hipótesis que la posición curvada requerida para cargar la lavadora no ha sido contemplada como una incomodidad para la usuaria porque corresponde a una posición física considerada como «natural» en las tareas domésticas realizadas por las mujeres. como si la mujer tuviera tan poca capacidad de razonamiento como un niño de pocos años de edad. Así mismo. A título de ejemplo. En cambio. es decir desde una división androcéntrica. Ello implica partir desde 10 masculino para construir el imaginario sobre la usuaria. podríamos preguntamos si la lavadora de carga frontal se hubiera divulgado con igual intensidad si se tratase de usuarios masculinos o. representaciones sobre las usuarias.El departamento también dispone del conocimiento acumula_ do de los técnicos. como resultado de las relaciones sociales de sexo en la construcción del imaginario sobre las usuarias. por e! contrario. en nuestro territorio. son muy pocas las marcas de lavadoras que fabrican. De igual modo. de manera que no se pueda introducir ningún objeto cuando está triturando. se hubieran buscado las «soluciones técnicas adecuadas» para fabricar las lavadoras de carga superior Con menor dificultad. este último modelo tiene. en relación con las lavadoras de apertura frontal. o por si «un niño abre la máquina». En cambio. Por ello. esto explica que la lavadora de carga superior no alcance los niveles de venta de la lavadora con carga frontal. modelos con la apertura superior. cortando. cuando están en funcionamiento. al ser la posición erguida más propia de los hombres. que e el resultado de haber construido a 10 largo del tiempo una serie d. los arquitectos. (¿Así como la «adecuada» para e! ser dominado?). en el nuevo prototipo. el imaginario sobre la usuaria se construye en el laboratorio de pruebas (compuesto por hombres) donde los técnicos intentan imaginar «los posibles errores que las usuarias pueden cometer cuando utilicen la lavadora» (al igual que sucede en la fábrica de robots culinarios). en relación con la puerta. Ello implica construir una serie de representaciones sobre la «ignorancia técnica» propia de las mujeres. Paralelamente. lo que llaman la «cultura de la lavadora». a través de la publicidad y otras estrategias de venta de los comerciales. o bien sobre sus escasas aptitudes para la técnica. etc. como si los usuarios potenciales al manejado no supieran que los discos que se colocan para triturar o cortar. ya que no puede hacer su expe~ rimentación a partir de una comunicación directa con la usuaria. son peligrosos. según los técnicos. o una dependencia especial para e! lavado) y este tipo de máquina se presenta como más funcional con la distribución «programada» de! espacio. estas máquinas tienen más dificultades de montaje. que en los modelos anteriores (ello por razones estrictamente técnico-económicas. con la finalidad de reducir el tiempo de montaje). una mayor divulgación que el de carga superior. Este cambio ha obligado a introducir un sistema de bloqueo de la puerta por si «la mujer distraída abre la puerta mientras la lavadora está en funcionamiento».. los diseñadores de interior. hombres y mujeres. en España. el bombo de la lavadora está situado en una posición más alta. Juntamente con la cultura de la lavadora que poseen los ingenieros dedicados a la concepción técnica. los dispositivos que incluye el conceptor (hombre) no siempre introducen una mejora en el uso real de la lavadora que hacen las mujeres. un mal funcionamiento de la máquina. esta modificación significa que cuando la lavadora está en funcionamiento. una pieza adicional de ropa. 89 . Este imaginario también ha llevado a los conceptores de los robots culinarios a introducir un mecanismo de bloqueo en la 88 colocación del recipiente y la tapa del mismo para que pueda funcionar. Según los técnicos. a pesar de que representan una mayor comodidad para las usuarias. el departamento de Ingeniería del Producto no ha podido imaginar o ha menospreciado la comodidad que resultaría para la usuaria poder incorporar en la lavadora. e incorporar una serie de dispositivos que impidan. El uso del objeto técnico Últimamente la lavadora se presenta a nivel publicitario como Un objeto a la disposición de los usuarios.

p~oviene~ del lavado ~anual. fabricado y difundido tiende a predeterminar no solamente quién (hombre y mujer) habrá de utilizado preferentemente. fases y duración. que es la selección y la clasificación de la ropa por tipo de materia y resistencia de los teñidos y de la suciedad. como ya se ha señalado.indistintamente. por ejemplo. Se necesita. además. con el fin de poder escoger el programa más adecuado en función de la naturaleza y el estado de la ropa seleccionada. que les permite prescindir de los consejos o recomendaciones que figuran en los manuales de uso y evitar. producto de la tecnología moderna. basados en la experiencia y la repetición de los gestos. Estas competencias no están enraizadas solamente en la «cultura de la lavadora» sino que sus raíces. necesita de estos conocimientos de carácter más bien artes anal y no puede utilizarse correctamente sin recurrir a ellos. para facilitar las tareas domésticas. para poder participar en la utilización de la lavadora. De este modo. sino que necesita una serie de conocimientos que no se adquiere con una simple lectura del manual de instrucciones que acompaña la lavadora. De esta manera.anchas o de la suciedad en determinados tejidos y también cómo saber evitar su persistencia. En efecto. ámbito en el cual los hombres se consideran mejores conocedores que las mujeres. son asimilados con una capacidad natural exclusiva de las mujeres. En particular. Si nos referimos al modo de funcionamiento de la lavadora se puede observar que lleva incorporada una serie de mecanismos que difícilmente se pueden utilizar correctamente si no se dispone de una serie de conocimientos sobre los tejidos y teñidos y su comportamiento durante el lavado. ya que es un bien de consumo de masa que se encuentra en el mercado desde hace más de 35 años y son las mujeres las que tradicionalmente la han utilizado. ya que los hombres difícilmente pueden responsabilizarse del cuidado de la ropa si no han adquirido previamente estas competencias. Se precisa. programar el lavado con temperatutas desmesuradas que 1 cinúan aconsejando los fabricantes de lavadoras. las mujeres disponen mayoritariamente de conocimientos que también podríamos nombrar como «cultura de la lavadora». Por lo tanto. sino también el tipo de organización doméstica que se tendrá que consolidar a su alrede_ dor. el lavado automático no es una tarea doméstica sencilla. ~ocual le ha proporcionado la sabiduría sobre la resistencia de las . disponer de unos conocimientos técnicos sobre las propiedades de los diferentes tipos de materias textiles junto con una experiencia del lavado. 90 91 . por ello. sin condicio_ nar en absoluto el tipo de organización o de distribución del trabajo en el interior del colectivo que comparte su utilización.:l aprendizaje del género femenino y que se transmite de madres a hijas de manera informal. nada despreciable. las soluciones técnicas que se han adoptado para el lavado automático representan un obstáculo. Así. los con ocimientos que poseen las usuarias forman parte de la cultura r:rnésti~a que las mujeres han adqui~ido por medio d. aunque se presente como un instrumento «automático». contrariamente a lo que se podía esperar. la lavadora. No obstante. pues. De hecho. no ha introducido una redistribución de las tareas domésticas entre hombres y mujeres. la utilización de la lavadora exige una operación delicada previa. las mujeres acostumbran a hacer servir este objeto técnico con unos conocimientoS básicos adquiridos. Estos conocimientos. su aparición en el mercado tiende a reforzar la función del ama de casa y. esta neutralidad del electrodoméstico se hunde cuando se analizan sus características técnicas y la publicidad qUe le acompaña. las mujeres han adquirido. para que los hombres intervengan más fácilmente en el lavado de la ropa. no constituyen un saber formal y son difícilmente transmisibles. la determinación de que la mujer sea la usuaria principal y casi exclusiva de este electrodoméstico figura en las propias cargcterfsticas técnicas del aparato. De este modo. Los hombres. el Conocimiento tecnológico adecuado para evitar «los errores» que . Mientras que. que da mujer ha practicado y continua practicando ocasionalmente. por lo menos en las fases de preparación y programación del lavado. ya que la manera en que se ha concebido. un conocimiento de los efectos de los diferentes programas según la temperatura. se han de situar previamente en una posición de aprendices respecto a sus compañeras. lo cual no siempre es fácil y más cuando este aprendizaje se refiere a Una máquina. a menudo. por la práctica del trabajo doméstico. Actualmente.

se produzca un vaciado automático de ésta y que suene un pitido para avisar al usuario que entre las prendas introducidas una destiñe con la temperatura programada. es decir. la capacidad de acción de los usuarios es muy limitada en relación a la oferta que se les presenta. implícitamente. tanto en la concepción como en la fabricación. es muy limitada en el caso de la lavadora. característico de las sociedades occidentales y con una determinada organización del trabajo doméstico. tener una visión de la usuaria como un ser débil o despistado que necesita su atención protectora. en cambio les interesa más dedicarse a resolver problemas técnicos relacionados con la apertura de la puerta o la dureza de los mandos. cuando no son excluidos por las mismas mujeres que les consideran unos «inútiles». el tipo de usuario potencial también está implícito en las dimensiones de la capacidad del lavado. vemos que la «flexibilidad interpretativa» a la que hacen referencia los investigadores del modelo SCOT. la manera masculina de utilizar la lavadora es distinta de la de muchas mujeres. Por otra parte.incluye un electrodoméstico diseñado por los hombres. por ejemplo el riesgo de teñido o de arrugado de las prendas por exceso de temperatura. En definitiva. constituye uno de los argumentos de venta de este electrodoméstico. Éste es el caso de las personas solas. o bien. los hombres. de ropa aprox. La lavadora. En este aspecto. ya que son un colectivo que no representa. cuando realizamos el seguimiento de la lavadora en la fase de uso. que los conceptores (hombres) tienen tendencia. Por ello. ya que. en cambio. encontramos algunos hombres jóvenes que se cuidaban del lavado de la ropa. que probablemente no existirían si las mujeres participasen activamente en los procesos de concepción y en la puesta a punto de los nuevos prototipos. y con el fin de evitar cualquier tipo de error. por ejemplo. jabón y energía más elevado en relación a la cantidad de ropa lavada. a menudo. cuando técnicamente no hay ningún impedimento que obstaculice que cuando se produce el teñido del agua. un grupo de usuarios suficientemente numeroso para ser considerado como un objetivo comercial interesante. la mayoría de objetos técnicos destinados a las mujeres presenta unas lagunas importantes. al no disponer de los conocimientos previos que poseen las mujeres. que tienen un coste en agua.) está diseñado para el lavado programado de una familia compuesta por cuatro o cinco personas y toda desviación respecto a esta situación media se traduce por unas dificultades suplementarias de uso o por un sobrecoste. No obstante. las soluciones técnicas que se han encontrado para lavar la ropa automáticamente. o de las parejas sin hijos que se ven obligadas. Bruno Latour señala que la construcción social del objeto técnico se acaba con una fase de clausura que determina las características definitivas del aparato tanto técnicas como de uso social. amparados en su desconocimiento de la tecnología doméstica. han de 93 . En efecto. En consecuencia. no se tienen en cuenta desde la concepción y la fabricación. las dificultades de utilización que afectan principalmente a los usuarios poco experimentados en el cuidado de la ropa. La capacidad de la cuba (5 kgs. cosa que les permite. desde el punto de vista del mercado. tal como se la conoce hoy en día. además. Como resultado de esta lógica de la construcción de la tecnología doméstica. a usar los programas de media capacidad. al igual que los usuarios del 92 robot culinario pueden guardar una serie de accesorios en un cajón de la cocina. Ahora bien. de momento. aún no teniendo ningún conocimiento del lavado a mano. pueden mantenerse al margen de estas tareas. puesto que los usuarios solamente pueden limitarse a despreciar los esfuerzos de los conceptores en aumentar el número de programas. ha sido configurada en relación a un determinado marco familiar. cabe señalar. por desconocimiento y falta de una práctica personal. Es decir. los hombres. las mujeres continúan lavando a mano esporádicamente. ya que convierte aún más en irrisorios los esfuerzos de los innovadores por introducir un mayor número de programas en las máquinas más modernas y que. Este modo de utilizar la lavadora tiene un efecto perverso respecto a la complejidad de los programas de lavado que se han empeñado en incorporar los conceptores. son coherentes con la persistencia de la división sexual del trabajo en el ámbito doméstico. optan por lavado todo en frío. a infravalorar las dificultades reales.

De este modo. existe una misma representación del papel de la mujer y de la organización doméstica. el hecho de no tener en cuenta que las mujeres no tienen la 9. ya que éstas han sido diseñadas y concebidas para que sean utilizadas por los hombres. consideran más adecuados para aquéllos. donde el número de personas solas es mayor que en España. Sin embargo. quién realizará determinadas tareas en el curso de la fabricación. a las mujeres de determinados puestos de trabajo. su talla y su coste. Por lo tanto. se ha introducido un modelo de lavadora de menor capacidad para esta franja de la población. 94 Si se sigue la trayectoria del objeto técnico de la concepción a la producción las implicaciones de la tecnología en el refuerzo de las relaciones sociales de sexo son evidentes. del mismo modo que pretende no tener presente a la persona que usará la lavadora. piensas en cómo eso se ha de montar». al margen del cual el aparato parece disfuncional o mal aprovechado. la manera «racional» de utilizar la lavadora lleva a un cierto tipo de funcionamiento del grupo. todos los ingenieros que trabajan en la concepción y fabricación de lavadoras están de acuerdo en señalar que no existen barreras físicas que impidan la participación de las mujeres en la fabricación de este electrodoméstico. De hecho. yaún menos tener presente que la principal usuaria es la mujer. Sin embargo. ya que las mujeres consideran que no son tareas difíciles. entre el equipo conceptor y entre el conceptor y el cliente. las mujeres no pueden realizar algunas tareas como resultado de las barreras físicas que presentan algunas máquinas o herramientas.guardar más tiempo la ropa sucia con el fin de poder llenar una lavadora. la concepción y el desarrollo de la tecnología aparecen teóricamente de forma asexuada o al margen de las relaciones sociales de sexo. En algunos países. Cockburn (1985). Así el tamaño de determinados mandos está adaptado para el tipo de manos masculinas. o la altura de determinados elementos está diseñada en correspondencia con la altura de los hombres. tanto hombres como mujeres. lo que implica una cierta concepción del trabajo doméstico. A este propósito. Sin embargo. la fabricación y la comercialización de la lavadora. salvo en puestos muy específicos que tienden a desaparecer. en términos de género. En definitiva. las opciones tecnológicas adoptadas en la concepción de un objeto técnico no solamente condicionan a la usuaria. lo que excluye. como se ha puesto de relieve. familiar o no. Ello confirma que la construcción de la tecnología y. En la fábrica de lavadoras los trabajos de prensa y planchistería. o bien las fuerza a trabajar en unas condiciones que incrementan el riesgo de los accidentes de trabajo. de manera enmascarada. 95 . de hecho. automáticamente y lógicamente. no es un proceso neutral. sino por el tipo de máquinas que se debe manejar. en particular la tecnología doméstica. cuando se diseña una herramienta o una máquina se generan numerosos debates sobre su función. sino que también tienen implicaciones directas en la producción." Del mismo modo. no por el tipo de trabajo. se constata que las mujeres sólo representan alrededor del 200/0 de la mano de obra en este tipo de industria. En efecto. a poner en común la ropa sucia para poder posteriormente seleccionar la ropa por colores o por materias y finalmente lavarla en un programa determinado. Al analizar la distribución de las tareas en el proceso de producción de los modelos que se fabrican actualmente se ha confirmado. son puestos que. el ingeniero responsable se expresa con las siguientes palabras: «Cuando diseñas. la solución tecnológica que se ha escogido para el lavado obliga al grupo. 8. en la concepción. corrto ya han señalado otras investigaciones realizadas' desde el enfoque de la teoría feminista? que la tecnología actúa como elemento excluyente de las mujeres de determinados puestos de trabajo. La producción de un objeto técnico El departamento de Ingeniería del Producto. también aspira a no contemplar. Actualmente.

Por otra parte no e . la venta y el consumo están profundamente imbricados formando un único proceso social. coinciden con el conocimiento que tienen del mercado y no entra en su perspectiva reconsiderar implícitamente el papel tradicional de la mujer en relación al trabajo doméstico. Este. ni como un elemento que podría incidir en introducir una flexibilidad mayor en la distribución del trabajo doméstico. Así. también tienden a consolidar el papel del ama de casa. ya que no se trata en ningún momento de liberar a las mujeres de las tareas del hogar y ni tan siquiera de ahorrarles tiempo de dedicación. 1 ' . y es por ello que considera las necesidades y las motivaciones del mayor número posible de usuarios para cada tipo de lavadora. que la exclusión de las mujeres del proceso de concepción tecnológica no es un hecho casual e inhabitual. El nuevo electrodoméstico aparece. Por un lado. Sino bien al contrario. en los departamentos de investigación y desarrollo de las empresas estudiadas hu. que se define sistemáticamente como una mujer.misma corpulencia que los hombres no es ajeno a las relaciones sociales de sexo que se establecen en el ámbito laboral. y básicamente. No se utilizan nunca mensajes. también la presencia de mujeres. como un elemento de conservadurismo social y no como un factor de emancipación o de transformación progresiva de las relaciones sociales de sexo. pa:a que. y se ignoran las tendencias emergentes sobre la participación de los hombres en el trabajo doméstico y en particular en las tareas de lavado de la ropa. sino que hoy en día el acceso de las mujeres a los puestos de poder y de decisión se presenta como un desafío y como una lucha contra la hegemonía masculina en el ámbito de la cie~cia y la tecnología. Ello conduce a referirse al usuario medio. el departamento de marketing tiene como objetivo concluir la trayectoria del objeto técnico con la venta. las especificaciones elaboradas por el departamento de marketing contribuyen a reforzar la imagen dominante que asocia la mujer a la esfera privada y al trabajo doméstico. los mensajes giran entorno a la siguiente ecuación: Ja lava~or~. al no representar un mercado suficientemente importante. real con las usuarias que los' m~todos utilizados por los ingenieros (hombres). por tanto.biiera aportado una semejanza más. después. partiendo de la imagen del ama de casa cumplidora y dedicada a la familia. habrían producido técnicas mejor adaptadas a las diversas necesidades que plantean las tareas domésticas? Se puede contestar que sí. El interés personal de los técnicos en publicidad.resumen sobre algunos aspectos de la investigación realizada muestra muy explícitamente las implicaciones entre género y tecnología y cómo el diseño. la producción. La publicidad que acompaña la venta de la lavadora también confirma estos aspectos. como ya se ha visto. La concepción y la venta y distribución Los métodos de márketing que buscan la definición del perfil medio del usuario potencial. como por ejemplo «ponga en marcha la lavadora y no se preocupe por el lavado de su ropa». procuran que se evite un posible rechazo por parte de la futura compradora. generalmente hombres. para funcionar necesita a la mujer y la mujer necesita la maquma para cumplir mejor su papel de cuidadora de la familia. ya que ello podría dar a entender que las mujeres quieren liberarse de 96 su papel de amas de casa. buscan un fenómeno de identificación entre esta imagen y la lavadora. En efecto. ni 97 . Al contrario. En este sentido. el caso de Kline y Pinch y otros en Francia) y desde su propia identidad de género respondan a las cuestiones que se plantean en este ámbito. }(Istlría a costumbre de rebajar la importancia de lo doméstico. ya que del mismo modo que se observa que han sido las mujeres investigadoras las primeras que han puesto en evidencia la relación entre tecnología y género. Est~s reflexiones s?bre la trayectoria de un objeto técnico plantean diferentes cuestiones. algunos hombres se unan al carro (como ya se ha senalado. sin ser ingenuas o esencialistas. Así es significativo constatar que las campañas publicitarias no utilizan jamás argumentos que podrían presentar la lavadora como un factor potencial de «liberación» de las tareas domésticas (como no lo hace tampoco ningún nuevo electrodoméstico). o bien «es tan sencillo de hacerla funcionar que hasta los hombres pueden cuidarse del lavado de la ropa». ¿Podemos considerar que si hubiera habido mujeres.

. 5-13. Technology and Human Values. o se desentienden de ella. s No. Cahiers Langage et Trauail. KLINE. University ofT~ente. Anthro~os. Finalmente. 62-92. Recherches férninistes». Barcelona. 1993. Cabiers du Gedisst. Twente. UCA. 1.Judy. Change. 98 99 . Ello nos aporta un poco de luz para comprender por qué tantas mujeres y tan a menudo. pp. . sino que confirma a la mujer como principal actora en este tipo de funciones. . Bringing Tec~nology Home-Gender and Tecbnology in a Changing Europe. D. Quebec. «Taki~g the black bo~ off ltSwheels: The social construction of the car m the rural Umted States». 20. L'Harmattan. Buckingham y Philadelphia. _« G e -«Femmes et T echnologies. Londres. 1983. Tbe Sociology of Science.obsta?te. este objeto técnico no se presenta como un instrumento que facilita una mejor distribución de las tareas domésticas. 1997. Gender and Tecbnology m the making. n. Barcelona. .Susan. 1993 . 1997. COCKBURN. Pluto Press.Merete. 1995. Universidad de Laval. Institut Catal?! de la Dona.Cynthia y FÜRSTDILIC. confirman muy frecuentemente su subordinación. sienten un cierto malestar hacia la tecnología. BERG.o s~ trata ~olamente de im~ulsar la presencia de las mujeres m tan siqUIera de incrementar el numero de mujeres deben penetrar en el campo de la concepción de la tecnología pque que se modifiquen las relaciones sociales de sexo. Catégorisations dans l'action. 20. ALEMANY. . 1995. Plut~ Press. 1997..de desvalorizar las capacidades de las mujeres respecto a la téc . Bibliografía nre et techniques domestiques». 1972.Ronald y PINCH. Cynthia y OMROD.T revor. «Ferninism and constructivism: Do artifacts have gender?». P. Open University Press. _«Les rechniques domestiques ou Cendnllon et les mgemeurs». 1990. 19~5. Polity Press.R. Cynthia Brothers-Male Dominance and Tecbnological Coc KBURN ' . como resultado de la implicación entre tecnología y las relaciones sociales de sexo. _Machinery 01 dominance. Feminism confronts tecbnology. LATOUR. . La ciencia en acción. 9. pp. . 1991. Bruno. CoCKBURN. 9. 20. Ruza. L'Harrnattan. en Halmos. Science. Newbury Park. Cahiers du Gedisst. L'Harmattan.. «Coopération et négociation dans le processus de conception d'appareils électroménagers: la fabrication collective du cahier des charges fonctionnel». Sage. ya que en lugar de ser innovaciones liberadoras para las mujeres. el análisis del entorno de este «inocente» electrodo_ méstico ha mostrado que. Londres. París. sept.Anne-Jorunn y LIE. nlCa como se h a Visto que ocurre cuan di" o os equipos estan constituido' solamente por hombres. 20.). 3. Análisis de la configuración de lospuestos de trabajo relacionados con la venta de tecnología. CHABAUD-RYCHTER. (ed. 1994. Keele. WA]MAN. pp. . Cambndge. sino que a la ~~a cabe im-pulsar la crítica a la tecnología para que sea posible innova~ desde el cambio de las relaciones sociales de sexo.' WHITLEY. de una manera intuitiva. Danielle. -«Genre et techniques domestiques». University ofKeele. CA y London. 15-35. c. M. París. 1997.. Cahiers du Gedisst. 1996. «Black boxism and rhe sociology of science: A discussion of me major developments in the field». en International Workshop The Mutual Shaping 01 Gender and Technology. París.