ALCOHOLISMO Padecimiento crónico y progresivo que puede ser mortal; se caracteriza por tendencia a beber alcohol en exceso, intentos

inútiles por dejarlo y mantenimiento de su consumo pese a las desfavorables consecuencias sociales, laborales y económicas que ocasiona. Causas Actitudes depresivas , estrés o problemas económicos. Las personas cuyos familiares de primer grado (padre y madre) son alcohólicos tienen mayores posibilidades de repetir la enfermedad. Desintegración familiar. Aquellos que requieren gran cantidad de alcohol para emborracharse tienen mayor riesgo de padecer la enfermedad, debido a que su cerebro es menos sensible a los efectos del alcohol. Muchas personas empiezan a consumir alcohol con el fin de ser aceptadas en un grupo social o sentirse importantes. Síntomas Beber solo o escondiéndose de los familiares o compañeros de la escuela y trabajo. Olvido de pláticas recientes y compromisos. Pérdida de interés hacia las actividades diarias. Deseos compulsivos ( ansiedad e imposibilidad para evitarlo) de ingerir alcohol y necesidad de incrementar la cantidad. Problemas de conducta: aislamiento, timidez, depresión y agresividad. Negación del problema. Síndrome de abstinencia, es decir, la aparición de efectos negativos después de abandonar la bebida. Son muy comunes el temblor corporal, debilidad general y náuseas , los cuales son causados por la insuficiencia de vitaminas que les produce el consumo excesivo de alcohol. Rasgos más severos son las convulsiones y alucinaciones. Es común que la flora intestinal (cuya función es la de proteger al cuerpo de microorganismos que provocan enfermedades) se irrite y debilite. Diagnóstico Se basa principalmente en los síntomas antes citados. El diagnóstico se confunde en ocasiones por la desinformación sobre el tema y la aceptación social del alcohol. Sin embargo, de acuerdo con los síntomas establecidos, se puede definir la personalidad alcohólica de un individuo. Hay una prueba de autoevaluación (un cuestionario) que tiene como objetivo identificar las alteraciones de la conducta y los síntomas clínicos. Puede consultar la calculadora adjunta. Es muy importante aceptar el problema y reconocer que se requiere ayuda. Prevención Los padres deben poner el ejemplo en relación con el consumo de alcohol, por lo que es necesario que éste no sea considerado imprescindible cuando se realizan reuniones o festejos.

Debe hablarse abiertamente sobre las consecuencias negativas que el consumo de alcohol puede producir en el organismo. Muchas personas utilizan el alcohol para relacionarse socialmente, situación que debe evitarse mediante la educación e integración familiar. Promover la práctica deportiva y actividades recreativas en las que el alcohol esté ausente. Procurar que sus hijos no acudan a bares o discotecas donde se ofrezcan “barras libres”. Beber con moderación, aunque las bebidas que se consuman contengan pocos grados de alcohol. Tratamiento Lo primero es que el alcohólico reconozca y acepte que está enfermo. Para aliviar los efectos negativos del alcohol se recomienda tomar un complemento alimenticio que ayude a restituir las reservas vitamínicas. Hay algunos de este tipo que no requieren receta médica. Si se produce dolor de cabeza existen analgésicos de venta libre que alivian las molestias. Puede contrarrestar el malestar estomacal ( acidez o agruras ) con antiácidos . El estrés y nerviosismo pueden controlarse mediante tranquilizantes naturales e infusiones de hierbas. Aunque existen clínicas especializadas para tratar esta enfermedad, los grupos de Alcohólicos Anónimos (AA) han demostrado su eficacia para comprender el problema y superar esta adicción. Se ha comprobado que los individuos que se recuperan en este esquema son los que se alejan de la primera copa, asisten regularmente a las reuniones de doble AA y se unen a la gente que ha logrado mantenerse sobria durante algún tiempo, además de que tratan de poner en práctica el programa de recuperación que contiene 12 pasos (ver esquema anexo). La terapia psicológica o psiquiátrica puede ayudar a recuperar la autoestima y confianza del individuo. Alcoholismo Imágenes

Cirrosis hepática; TC

TC de grasa del hígado

TC de hígado con exceso de grasa

Alcoholismo

Alcoholismo

Alcohol y dieta

Anatomía del hígado Lea más Cáncer Cirrosis Comportamiento suicida Consumo de alcohol Depresión Dificultad para dormir Enfermedad hepática Neuropatía alcohólica Pancreatitis aguda Síndrome de Wernicke-Korsakoff Várices esofágicas sangrantes Instrucciones para el paciente Alta tras cirrosis Alta tras pancreatitis

Es el consumo de bebidas alcohólicas a un nivel que interfiere con la salud física o mental, al igual que con las responsabilidades sociales, familiares o laborales. Causas, incidencia y factores de riesgo El alcoholismo es un tipo de drogadicción, en la cual hay tanto dependencia física como mental. El alcoholismo se divide en dos categorías: dependencia y abuso. Las personas con dependencia del alcohol gastan mucho tiempo bebiéndolo y consiguiéndolo. La dependencia física implica: Una necesidad de cantidades de alcohol cada vez mayores para alcanzar la embriaguez o lograr el efecto deseado Enfermedades relacionadas con el alcohol Lapsus de memoria (lagunas o amnesia alcohólica) después de episodios de bebida Síntomas de abstinencia cuando se suspende el consumo de alcohol El comportamiento más grave con relación a la bebida incluye las borracheras prolongadas que llevan a problemas físicos y mentales. Algunas personas son capaces de ganar control sobre su dependencia en las fases iniciales antes de perder el control totalmente, pero nadie sabe cuáles bebedores empedernidos serán capaces de retomar el control y cuáles no. No existe un a causa común conocida del alcoholismo. Sin embargo, varios factores pueden jugar un papel importante en su desarrollo. Una persona con una madre o con un padre alcohólico tiene más probabilidades de volverse alcohólica que una persona sin antecedentes de alcoholismo en la familia inmediata. La investigación sugiere que ciertos genes pueden aumentar el riesgo de alcoholismo, pero no se sabe qué genes o cómo funcionan. Entre los factores psicológicos pueden estar: Una necesidad de aliviar la ansiedad Conflicto en relaciones interpersonales Depresión Baja autoestima Entre los factores sociales están: Facilidad para conseguir el alcohol Presión de compañeros Aceptación social del consumo de alcohol Estilo de vida estresante La incidencia del consumo de alcohol y problemas conexos está aumentando. Los datos indican que alrededor del 15% de las personas en los Estados Unidos son bebedores problema y aproximadamente del 5 al 10% de los hombres bebedores y del 3 al 5% de las mujeres bebedoras podrían diagnosticarse como dependientes del alcohol. Síntomas

El alcohol afecta al sistema nervioso central como depresor, lo cual lleva a una disminución en: Actividad Ansiedad Inhibiciones Tensión Incluso unos pocos tragos pueden cambiar el comportamiento, disminuir las destrezas motrices y reducir la capacidad de pensar con claridad. Además, el alcohol puede alterar la concentración y la capacidad de discernimiento. El hecho de tomar mucho alcohol puede llevar a la embriaguez (intoxicación). Algunos de los síntomas del alcoholismo abarcan: Dolor abdominal Confusión Beber solo Episodios de violencia con el consumo de alcohol Hostilidad al ser confrontado con relación a la bebida Falta de control sobre la bebida, con incapacidad para suspender o reducir el consumo del alcohol Inventar excusas para beber Náuseas y vómitos Necesidad de consumo diario o regular de alcohol para un desempeño adecuado Descuido para comer Descuido en la apariencia personal Entumecimiento y hormigueo Comportamiento reservado para ocultar el consumo de alcohol Temblor en las mañanas La abstinencia del alcohol se desarrolla debido a que el cerebro se adapta al alcohol y no puede funcionar bien sin la droga. Los síntomas de abstinencia pueden abarcar: Ansiedad Confusión o ver y escuchar cosas que no existen (alucinaciones) Muerte (rara vez) Incremento de la presión arterial Pérdida del apetito, náuseas o vómitos Psicosis Aumento de la temperatura Frecuencia cardíaca rápida

Inquietud o nerviosismo Convulsiones Temblores Signos y exámenes Las personas en riesgo de desarrollar alcoholismo abarcan: Los hombres que toman 15 o más tragos a la semana Las mujeres que toman 12 o más tragos a la semana Cualquier persona que tome 5 o más tragos por ocasión, al menos una vez por semana (Un trago se define como una botella de cerveza de 12 onzas, un vaso de vino de 5 onzas o un trago de licor de 1 1/2 onza). Todos los médicos deben interrogar a sus pacientes acerca de la bebida. El médico puede obtener una historia de la familia si la persona afectada no desea o es incapaz de responder a las preguntas. Se realiza un examen físico para identificar los problemas físicos relacionados con el consumo del alcohol. Las siguientes preguntas las utiliza el National Institute on Alcohol Abuse and Alcoholism (Instituto Nacional de Abuso de Alcohol y Alcoholismo) para evaluar el abuso o dependencia del alcohol: ¿Alguna vez maneja cuando ha estado bebiendo? ¿Tiene que beber más que antes para embriagarse o sentir el efecto deseado? ¿Ha sentido que debe dejar de beber? ¿Ha tenido alguna vez lagunas después de beber? ¿Se ha ausentado alguna vez del trabajo o ha perdido un trabajo a causa de la bebida? ¿Existe alguien en su familia preocupado por su forma de beber? Los exámenes para el consumo excesivo de alcohol abarcan: Un examen toxicológico o un examen de alcoholemia (éste puede decir si alguien ha estado bebiendo alcohol recientemente, pero no necesariamente confirma el alcoholismo) Conteo sanguíneo completo (CSC) Exámenes de folato Pruebas de la función hepática Magnesio en suero Proteína total Ácido úrico Tratamiento Aquellos que son dependientes necesitan dejar de tomar alcohol (abstinencia), mientras que los bebedores problema pueden tener éxito bebiendo con moderación. Debido a que muchas personas se rehúsan a creer que su manera de beber está fuera de control, una prueba de beber con moderación a menudo puede ser una forma efectiva de tratar el problema. Si ésta tiene éxito, el problema está resuelto; de lo contrario, la persona por lo general está lista para probar con la abstinencia.

Hay tres pasos generales involucrados en el tratamiento una vez que se ha diagnosticado el trastorno: Intervención Desintoxicación Rehabilitación INTERVENCIÓN Muchas personas con problemas de alcohol no reconocen cuando la bebida se les sale de las manos. Anteriormente, los médicos tratantes creían que los alcohólicos debían ser confrontados acerca de los problemas con la bebida, pero ahora la investigación ha demostrado que la compasión y la comprensión son más efectivas. El método ideal es ayudar a las personas a darse cuenta del impacto negativo que el consumo excesivo de alcohol está teniendo en sus vidas y en las de aquellos que los rodean. Ellos pueden aspirar a una meta personal de llevar una vida más realizada y sobria. Los estudios encuentran que más personas entran en tratamiento si los miembros de su familia o los empleadores son honestos con ellos acerca de sus preocupaciones y tratan de ayudarlos para hacerles ver que la bebida les está impidiendo alcanzar sus propias metas. DESINTOXICACIÓN La abstinencia del alcohol se lleva a cabo en un escenario controlado y supervisado en el cual los medicamentos alivian los síntomas. La desintoxicación por lo general toma de 4 a 7 días. Es necesario realizar una evaluación para buscar otros problemas médicos; por ejemplo, los problemas hepáticos y de coagulación sanguínea son comunes. Es importante consumir una alimentación balanceada con suplementos vitamínicos. Se pueden presentar complicaciones asociadas con la abstinencia del alcohol, como delirium tremens (DT), que podrían ser mortales. Se deben evaluar y tratar la depresión u otros trastornos del estado de ánimo. Con frecuencia, el consumo excesivo del alcohol se desarrolla a partir de esfuerzos por autotratar una enfermedad. REHABILITACIÓN Después de la desintoxicación, los programas de recuperación o de rehabilitación del alcoholismo pueden ayudar a las personas a permanecer lejos de la bebida. Estos programas generalmente ofrecen asesoría, apoyo psicológico, asistencia y cuidados médicos. La terapia involucra educación acerca del alcoholismo y sus efectos. Muchos de los miembros del personal en los centros de rehabilitación son alcohólicos en proceso de recuperación y sirven como modelos. Los programas pueden darse como paciente hospitalizado, donde los pacientes viven en los centros durante el tratamiento, o como paciente ambulatorio, donde los pacientes asisten al programa pero viven en sus casas. En algunas ocasiones, se prescriben medicamentos para evitar las recaídas. Acomprosate es un nuevo medicamento que ha demostrado disminuir las tasas de recaídas en aquellas personas que son dependientes del alcohol. El disulfiram (Antabuse) produce efectos secundarios muy desagradables incluso si usted toma una cantidad pequeña de alcohol en un período de 2 semanas después de tomar el medicamento. La naltrexona (Vivitro ) disminuye el deseo vehemente por el alcohol y está disponible en inyección. Usted no puede tomar estos medicamentos si está embarazada o padece ciertas enfermedades. A menudo, es necesario el tratamiento a largo plazo con asesoría o grupos de apoyo. La efectividad de los medicamentos y de la asesoría varía.

Grupos de apoyo Los grupos de apoyo están disponibles para ayudar a las personas que están enfrentando el alcoholismo. Alcohólicos Anónimos es un grupo de autoayuda de alcohólicos en recuperación que ofrece apoyo emocional y un modelo de abstinencia para las personas que se recuperan de la dependencia del alcohol. Hay capítulos locales a lo largo y ancho de todos los Estados Unidos. Los miembros de AA: Reciben un modelo de recuperación mediante la observación de los logros de los miembros sobrios del grupo. Tienen ayuda disponible 24 horas al día. Aprenden que es posible participar en actividades sociales sin beber. Debido a que el alcoholismo también puede afectar a todos aquellos que están en torno a la persona con el problema de alcohol, los miembros de la familia con frecuencia necesitan asesoría. Al-Anon es un grupo de apoyo para las esposas u otras personas que están afectadas por el alcoholismo de alguien, mientras que Alateen brinda apoyo a los adolescentes hijos de padres alcohólicos. Si a usted no le gusta el método de los 12 pasos, hay disponibilidad de otros grupos de apoyo diferentes. Es importante saber acerca de estos otros grupos, ya que en el pasado, aquellos que no le encontraban utilidad a AA o tenían problemas con la relación con un "Ser superior" no tenían alternativas. El programa SMART Recovery utiliza métodos cognitivos para ayudar a las personas con la recuperación del alcoholismo. LifeRing Recovery y SOS son otros dos programas laicos. Women for Sobriety es un grupo de autoayuda sólo para mujeres; muchas mujeres con problemas de alcohol tienen preocupaciones diferentes a las de los hombres. Moderation Management es un programa para bebedores problema que busca moderar su consumo y que recomienda la abstinencia para aquellos que no tienen éxito con la moderación. Ver también: grupo de apoyo para el alcoholismo Expectativas (pronóstico) Únicamente el 15% de las personas con dependencia del alcohol busca tratamiento para esta enfermedad. Comenzar a beber de nuevo después del tratamiento es común, por lo que es importante mantener sistemas de apoyo con el fin de hacerle frente a cualquier desliz y asegurarse de que no se conviertan en retrocesos totales. Los programas de tratamiento tienen tasas de éxito variables, pero muchas personas con dependencia del alcohol se recuperan por completo. Complicaciones Degeneración cerebral Cáncer de laringe, esófago, hígado y colon Cirrosis hepática Delirium tremens (DT) Depresión Sangrado esofágico Lesión del músculo cardíaco Hipertensión arterial Insomnio

Enfermedad hepática (hepatitis alcohólica) Náuseas, vómitos Daño nervioso Pancreatitis Desnutrición debido a que las vitaminas no son absorbidas apropiadamente Problemas para lograr una erección en los hombres Pérdida grave de la memoria Suspensión de la menstruación en las mujeres Suicidio Síndrome de Wernicke-Korsakoff El consumo de alcohol durante el embarazo puede ocasionar anomalías congénitas severas, de las cuales la más grave es el síndrome de alcoholismo fetal que puede conducir a retardo mental y problemas de comportamiento. Una forma leve de la afección que aún puede producir daño de por vida se denomina efectos del alcoholismo fetal. Las personas que son dependientes o que abusan del alcohol continúan bebiendo a pesar de los problemas físicos o mentales. Ellos pueden tener problemas con borracheras (beber 6 ó más tragos de una sentada). Aquellos con dependencia tienen problemas más graves y una mayor necesidad de beber. El alcoholismo es un problema social, económico y de salud pública grave, pues está implicado en más de la mitad de todas las muertes accidentales y casi la mitad de las muertes por accidentes de tránsito. Además, un alto porcentaje de suicidios está relacionado con el consumo de alcohol en combinación con otras sustancias. Las personas que abusan o son dependientes del alcohol tienen mayor probabilidad de estar desempleadas, involucrarse en violencia doméstica y tener problemas legales (como beber y conducir). Situaciones que requieren asistencia médica Si usted o alguien que usted conoce tiene dependencia del alcohol y desarrolla confusión, convulsiones, sangrado u otros problemas de salud graves, acuda a la sala de urgencias o llame al número local de emergencias (el 911 en los Estados Unidos). Prevención Los programas educativos y las recomendaciones médicas acerca del alcoholismo pueden ayudar a disminuir el consumo de alcohol y sus problemas. La dependencia del alcohol requiere un manejo más intensivo. El Instituto Nacional de Abuso de Alcohol y Alcoholismo (National Institute on Alcohol Abuse and Alcoholism ) recomienda que las mujeres no tomen más de un trago y los hombres no más de dos tragos por día. Un trago se define como una botella de cerveza de 12 onzas, un vaso de vino de 5 onzas o un trago de licor de 1 1/2 onza. Nombres alternativos Dependencia del alcohol; Abuso del alcohol; Consumo excesivo de alcohol Referencias Pettinati HM, O'Brien CP, Rabinowitz AR, Wortman SP, Oslin DW, Kampman KM, Dackis CA. The status of naltrexone in the treatment of alcohol dependence: specific effects on heavy drinking. J Clin Psychopharmacol. 2006;26:610-625.

Assanangkornchai S, Srisurapanont M. The treatment of alcohol dependence. Curr Opin Psychiatry. 2007;20:222-227. Laaksonen E, Koski-Jännes A, Salaspuro M, Ahtinen H, Alho H. A randomized, multicentre, open-label, comparative trial of disulfiram, naltrexone and acamprosate in the treatment of alcohol dependence. Alcohol Alcohol. 2008;43:53-61. Kleber HD, Weiss RD, Anton RF Jr., George TP, Greenfield SF, Kosten TR, et al. Work Group on Substance Use Disorders; American Psychiatric Association; Steering Committee on Practice Guidelines. Treatment of patients with substance use disorders, second edition. Am J Psychiatry. 2007;164:5-123 Alcohol: Qué hacer si constituye un problema para usted ¿Cómo puedo saber si el alcohol constituye un problema para mí? El alcohol constituye un problema cuando afecta cualquier parte de su vida. Esto incluye su salud, su trabajo y su vida en el hogar. Usted puede tener un problema con el alcohol si usted piensa en beber todo el tiempo, si usted siempre está tratando de dejar de beber por sí solo pero no puede, o si usted frecuentemente bebe más que lo que planea hacerlo. Volver Hágase estas preguntas: Si usted responde sí a una (1) o más de las siguientes preguntas, usted puede tener un problema relacionado con el alcohol. ¿Alguna vez ha sentido: la necesidad de reducir la cantidad que bebe? disgusto por las críticas que hacen acerca de como usted bebe? culpabilidad por beber? necesidad de tomar una bebida alcohólica en la mañana? Volver ¿Cuáles son algunos de los signos que indican que el alcohol constituye un problema? Alguno signos pueden ser cambios que no son tan obvios. Por ejemplo, usted puede tomar más de lo que se propuso o más de lo que es seguro para lo que usted está haciendo; por ejemplo manejando un carro. A muchas personas les cuesta trabajo admitir que el alcohol es un problema. Frecuentemente, aquellos a su alrededor pueden notar su problema antes que usted. Piense acerca de las cosas que se mencionan aquí. Piense acerca de las cosas que sus amigos y familiares le dicen acerca de la bebida. Después hable con su médico de familia sobre sus inquietudes. Volver Otros signos que indican que el alcohol constituye un problema Accidentes Ansiedad Ser sospechoso fuera de lo normal Desvanecimientos/pérdida de la memoria Problemas que han acabado con relaciones personales Depresión

Recibir multas por conducir bajo la influencia del alcohol Insomnio Pérdida de la autoestima Falta de cuidado para con si mismo Desenvolvimiento ineficiente en el trabajo Faltas en el trabajo por causa de la resaca Manos que tiemblan Problemas para alcanzar la erección (hombres) Volver ¿Cómo afecta mi salud el alcohol? El alcohol es conocido mejor como la causa de cirrosis que es una enfermedad del hígado. Sin embargo, el alcohol afecta su salud de muchas otras formas. Es una causa principal de muertes y lesiones por causa de accidentes. Puede también tener efectos graves para un bebé durante el embarazo. También puede ocasionar dolor de estómago por el sangrado de una úlcera o por la irritación de la pared del estómago. Volver ¿Qué causa el alcoholismo? Las causas del alcoholismo no se conocen totalmente. Una historia de alcoholismo en su familia lo hacen más probable. Parece que los hombres tienen más riesgo que las mujeres. Algunos bebedores usan el alcohol para tratar de aliviar la ansiedad, depresión, tensión, soledad, duda en sí mismos o infelicidad. Volver ¿Por qué debo parar? Parar de beber es la única forma de parar los problemas que el alcohol está causando en su vida. Quizá no sea fácil parar. Pero sus esfuerzos serán recompensados con mejor salud, mejores relaciones con otros y un sentido de logro. Cuando usted piense en dejar de consumir alcohol quizás desee hacer una lista de las razones para dejarlo. Volver

¿Cómo paro? El primer paso es dándose cuenta que usted controla su propio comportamiento. Es el único control verdadero que usted tiene en su vida. Entonces úselo. Aquí están los siguientes pasos: Comprométase a dejarlo. Una vez que usted decide parar, puede hacer planes para asegurarse que va a tener éxito. Pídale ayuda a su médico. El médico puede ser su mejor aliado. El alcoholismo es un tipo de enfermedad que puede tratarse. Hablar con su médico o con un asesor psicológico acerca de sus problemas también puede ser útil . Consiga apoyo. Entre en contacto con Alcohólicos Anónimos o con el Consejo Nacional estadounidense para el alcoholismo y la dependencia de las drogas (Alcoholics Anonymous o National Council on Alcoholism and Drug Dependence). Ellos le darán las herramientas y el apoyo que usted necesita para parar. Pídale también apoyo a su familia y amigos.

Volver ¿Cómo se siente al parar de beber? Cuando usted bebe su cuerpo trata de reemplazar los efectos depresivos del alcohol. Esto hace que usted aumente su tolerancia al alcohol, lo cual puede causar síntomas de abstinencia graves cuando la gente que consume mucho alcohol trata de dejarlo. Los síntomas de abstinencia graves incluyen ver cosas, tener convulsiones y el delirium tremens (confusión, ver imágenes claras, tener temblores fuertes, sentir mucha desconfianza) e incluso pueden incluir la muerte. Esta es la razón por la que usted necesita el cuidado de su médico si usted ha estado bebiendo demasiado y está tratando de parar ¿Es el alcoholismo una enfermedad? Sí, el alcoholismo es una enfermedad progresiva, crónica y degenerativa; con síntomas que incluyen una fuerte necesidad de tomar a pesar de las consecuencias negativas. La enfermedad está caracterizada por daños físicos en todos los sistemas del organismo, siendo los más complicados los que se relacionan con el sistema cardiovascular, el sistema nervioso y el hígado. Cuando el consumo de bebidas alcohólicas es exagerado o recurrente se produce tolerancia. Es decir, el organismo requiere una mayor dosis de alcohol para obtener las mismas sensaciones. Esta situación facilita la adicción, la cual es acompañada de grandes dificultades por detener el consumo cuando se empieza a beber. Al suspender la utilización de alcohol, se desarrollan síntomas como náuseas, temblores y ansiedad. Por otra parte, el alcohólico pierde el interés por lo que le rodea, lo cual puede ocasionar la pérdida de su empleo y de su familia. ¿Cuáles son los efectos inmediatos del consumo de las bebidas alcohólicas? Los efectos se presentan en una secuencia de etapas, siempre que el individuo continúe bebiendo y de acuerdo con la cantidad y el tipo de bebida ingerida. Influye también el volumen de alimentos que se encuentran en el estómago, el peso corporal de la persona y las circunstancias en que se bebe: Primera: El sujeto se ve relajado, se torna comunicativo, sociable y desinhibido, debido a que el alcohol primero deprime los centros nerviosos que controlan la inhibición de los impulsos, por lo que la conducta se libera, el individuo parece excitado. Segunda: La conducta es esencialmente emocional, errática, se presentan problemas de juicio y existe dificultad para la coordinación muscular; así como trastornos de la visión y del equilibrio. Tercera: El individuo presenta confusión mental, se tambalea al caminar, tiene visión doble, así como reacciones variables del comportamiento: pánico, agresividad y llanto. Por otra parte tiene serias dificultades para pronunciar adecuadamente las palabras y para comprender lo que se le dice. Cuarta: Incapacidad para sostenerse en pie, vómitos, incontinencia de la orina, estupor, aproximación a la inconsciencia. Quinta: inconsciencia, ausencia de reflejos. Estado de coma que puede llevar a la muerte por parálisis respiratoria. Lo que sucede es que cuando una persona ingiere una copa, el 20% del alcohol presente en esa bebida es absorbido en forma inmediata a través de las paredes del estómago y pasa a la sangre. El otro 80% es procesado un poco más lentamente y también se absorbe, desde el intestino delgado, para circular en la sangre. Si la ingestión de bebidas alcohólicas se detiene o continúa en forma moderada, los niveles de alcohol en la sangre se mantendrán bajos, pues el hígado sano podrá metabolizarlas, con la ayuda de la eliminación del alcohol en la orina y el aliento. Sin embargo, cuando la velocidad de ingestión y la cantidad ingerida rebasan la posibilidad de eliminarlo, se dificultan la coordinación muscular y el equilibrio, se obstaculizan la memoria y el juicio; además se puede llegar a estados de intoxicación que ponen en peligro la vida.

¿Cuáles son las consecuencias del consumo exagerado? Ø Después de un tiempo de abusar del consumo de bebidas alcohólicas, se presenta un deterioro en diversos órganos como el estómago, el hígado, los riñones y el corazón, así como en el sistema nervioso. Ø Existen una serie de enfermedades que se relacionan con el consumo reiterado de bebidas alcohólicas, como la cirrosis hepática y las enfermedades cardiacas. Ø Algunos estudios señalan que quienes se inician en el abuso de las bebidas alcohólicas desde jóvenes, tienen una expectativa de vida 5 a 10 años menor que los que no experimentan esta situación. Ø El alcohol es una de las drogas más peligrosas para la mujer que esta embarazada, ya que en el cuerpo de la mujer el alcohol se transforma en sustancias dañinas para las células que son absorbidas por el feto. En cantidades abundantes aumenta el riesgo de nacer con defectos, como el "síndrome alcohólico fetal", que implica la formación de un cráneo pequeño, facciones anormales, retardo físico y mental. Consumir bebidas alcohólicas al final del embarazo, puede también afectar al feto. Ø En el sistema cardiovascular, incrementa el riesgo de enfermedades al corazón , el bebedor incrementa sus niveles de lípidos ( grasa en al sangre) que puede resultar en arteriosclerosis , incrementa el riesgo de una muerte temprana y un ataque al corazón, y el desarrollo de cardiomopatia. Ø En el sistema nervioso, daño en el sistema nervioso central se reconoce luego de muchos años. Ø Pueden aparecer problemas neurológicos desarrollados por falta de vitamina B. Ø El sistema gastrointestinal es probablemente el sistema más dañado por efecto del consumo de alcohol. Podemos ver úlceras faciales ( ulceras sangrantes y perforantes), problemas en el páncreas e incremento de la incidencia de desarrollo de cáncer al esófago. Ø Los alcohólicos podrían desarrollar cirrosis. En la primera etapa de la cirrosis, las células del hígado se perjudican y acumulan gotas de grasa; cuanto más células sufren esta infiltración, el hígado se dilata más. Si el consumo de alcohol continúa, se forman cicatrices hasta que esto se vuelve irreversible. ¿Qué es el abuso de alcohol? El abuso del alcohol se presenta cuando el bebedor llega a sentirse intoxicado y no puede cumplir con sus obligaciones o pone en peligro su vida y la de los demás al manejar, toma riesgos excesivos o presenta conductas violentas bajo los efectos del alcohol. Si estos episodios en los que se bebe en exceso se repiten con frecuencia, puede desarrollarse dependencia o alcoholismo. ¿Puede el alcoholismo ser curado? Aun no. El alcoholismo es una enfermedad tratable y la medicación ha llegado a estar disponible para prevenir las recaídas, pero la cura aun no ha sido encontrada. Ello significa que es posible sostener la abstinencia por un periodo largo de tiempo, con lo cual la salud del alcohólico mejora; sin embargo la recaída es un riesgo permanente

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful