You are on page 1of 2

ENSAYO SOBRE EL VIDEO “LUZ EN LA SOMBRA”

Día con día nos enfrentamos en una lucha silenciosa a nosotros mismos, a aquellos
pensamientos y emociones que tomamos como inaceptables y por lo tanto que queremos
reprimir. Según Freud es en el inconsciente donde guardamos todo lo que nos duele o nos
avergüenza, la parte que nuestro súper-yo nos impide mostrar. Sin embargo seguramente
llegará un momento en que la carga del remordimiento sea demasiada y sin saberlo se dé una
manifestación de nuestro inconsciente a través de errores que dan lugar a que revelemos las
malas emociones, sentimientos e instintos reprimidos. El interesante enfoque que maneja esta
teoría para dar nombre a dichos entes inaceptables es el de la sombra.
La sombra la podemos entender entonces, como la oscuridad que yace en todos nosotros y
que quizá pensamos es inmanejable y que incluso tiene control sobre nosotros. Muchas veces
la forma de no aceptar dicha sombra es mediante los mecanismos de defensa; usamos la
proyección cuando atribuimos o escondemos en otros las malas cualidades o sentimientos
que en realidad nos pertenecen, pero que nos ayuda a creer que somos diferentes y así
podemos enseñar una figura exterior, y es aquí donde entra otro mecanismo: la formación
reactiva, cuando manifestamos aquellos sentimientos que consideramos buenos, como
sustitutos de los que nos harían ver como malas personas. Es decir, tememos a nuestra
sombra, la cual podría ser vista en la teoría de Freud como la energía del thanatos, pues la
mayoría de las cosas que reprimimos no nos gustan porque son negativas y creemos que de
aceptarlas nos pueden llevar a la depresión o el suicidio, como extremo.
Más como lo plantea el título, no existe una totalidad: hay una luz en cada sombra; sino una
dualidad y eso es justamente lo que debemos aceptar para poder lograr vivir en plenitud, ya
que si somos conscientes de que podemos usar nuestra energía thanatos como un
sentimiento de firmeza y coraje en diversas situaciones, eso nos conducirá a lograr nuestras
metas y objetivos, a lo que Jung llama una autorrealización. Cuando aceptamos que tenemos
un lado bueno y un lado malo dejamos atrás las excusas y las justificaciones que antes
usábamos para encubrirnos y así sentirnos mejor momentáneamente, es decir, dejamos de
racionalizar y por ende logramos una superación. Superamos nuestros miedo a ser seres

Me llama la atención la idea de probar esta teoría conmigo. la cual puede resultar muy difícil de reconocer. . personas marcadas por las experiencias más nos determinados a vivir emocionalmente culpables. de la que jamás había escuchado. experiencias. En mi opinión es una forma muy interesante. está también el poder aceptar nuestro ambiente y a todas las personas con las que llegamos a convivir y a la vez el buscar esa autorrealización y llevarla a cabo con una profunda pasión. emociones. todas buenas y malas porque las aceptas como una parte de ti mismo. sobretodo por la parte de la aceptación. que sería el punto de vista humanista. sentimientos. Más el simple hecho de saber que las emociones y pensamientos que a veces pueden llegar a sorprenderme son algo natural que puedo llegar a emplear en momentos difíciles realmente me tranquiliza y me da una mayor confianza en poder enfrentar satisfactoriamente situaciones futuras. A la vez creo en que la mente es muy compleja y que quizá vaya más allá de aceptar lo que hay en el inconsciente para poder ser felices. de ¨seguir adelante¨ pero en el sentido de que continuas viviendo ya siendo dueño de todo. pensamientos.humanos.