You are on page 1of 4

Educación ambiental y desarrollo de proyectos

La educación ambiental es un campo emergente que ha venido evolucionando en las últimas
décadas.
Esta evolución no ha ocurrido aislada de otras concepciones vinculadas con enfoques,
perspectivas, postulados y corrientes de pensamiento a lo largo del mundo en torno de tres
aspectos que consideramos estrechamente ligados a ella: la conceptualización de “educación”,
la de “ambiente” y la de “desarrollo sustentable”.
¿Qué entendemos por educación?
Recordemos por un momento la noción de educación que considera al estudiante como una
“tabula rasa”.
Si bien antes solía pensarse que educar se trataba de un trasvasamiento de contenidos hoy se
postula que más bien se trata de un camino con otros, de autoafirmación y construcción
personal. Parados en una concepción constructivista y vigoskiana de la enseñanza y el
aprendizaje, la educación se concibe como el proceso bi-direccional mediante el cual se
construyen conocimientos, valores, costumbres y formas de actuar. La educación no sólo se
produce a través de la palabra, sino que está presente en todas nuestras acciones,
sentimientos y actitudes.
Así llamamos educación al proceso de vinculación y concientización cultural, moral y
conductual. Y también al resultado de este proceso, que se materializa en la serie de
habilidades, conocimientos, actitudes y valores adquiridos, produciendo cambios de carácter
social, intelectual, emocional, etc. en la persona.
En forma breve, decimos que la Educación (del latín educare "guiar"), es el proceso de
socialización de los individuos de una sociedad. A través de la educación las nuevas
generaciones asimilan y reconstruyen los conocimientos, normas de conducta, modos de ser y
formas de ver el mundo de generaciones anteriores, creando además otros nuevos.
La educación, bien entendida, es la forma de desplegar la sensualidad del sentido de vivir que
se produce con la búsqueda cuando las personas intentamos ampliar nuestras capacidades
generadoras. La apuesta es educar y educarnos para mejorar la forma de relacionarnos, para
generar capacidades de comunicación, para que podamos conocernos mejor y para saber qué
queremos y cómo lograrlo.
La gratificación de los participantes es parte esencial de la construcción de cualquier
experiencia creadora de valor.
Esta condición o característica de la educación, que muchos todavía pueden juzgar una
frivolización o una expresión de superficialidad, en nuestra experiencia docente
es
exactamente lo contrario; el goce vehiculiza la aparición del compromiso, que a su vez resulta
un facilitador del aprendizaje. Tener el cuenta el placer dentro de la concepción de cómo y
para qué educar también es parte de nuestra visión social humanista.
La educación es también un derecho fundamental reconocido en la Declaración Universal de
los Derechos Humanos de 1948 y en la Convención sobre los Derechos del Niño de 1989; es,
en definitiva, el instrumento de derechos humanos que más ratificaciones ha recibido en toda la
historia.
¿Qué entendemos por ambiente?
Para arribar a algún tipo de definición consensuada, si es que esto es posible, podemos
concluir entonces, que el ambiente se conforma por la interacción entre la naturaleza y la
sociedad. Comprende un sistema complejo, en el que se relacionan la atmósfera, la hidrosfera,
la litosfera, la biosfera y la gnosfera, con gran sensibilidad a la variación de uno solo de los
factores; por lo tanto se desatacan en su definición los conceptos de sistema, de interacción y
de complejidad.
¿Qué entendemos por desarrollo sustentable?
No todos entendemos al “desarrollo” de la misma manera. Lo que significaría avance y
progreso para unos, para otros podría significar la pérdida de estilos de vida, tradiciones y
territorios donde es posible construir compartidamente con otros.
Cada comunidad tiene el derecho de elegir libremente qué estilo de desarrollo es el que más se
adecua a su cultura y deseos de futuro.
Esta postura se ve claramente expresada en la palabras de Durán y Torchio:"el desarrollo
sustentable está en armonía con la naturaleza y la población, es decir, es aquel que facilita el
equilibrio de los procesos ecológicos y la diversidad de los recursos naturales; el que es

Apunta a comprender las relaciones del sistema y a la búsqueda de soluciones. Más tarde con el crecimiento de las ciudades. Imperativo de acción orientado a comportamientos individuales y colectivos. concientes de ser parte de una red estrechamente interconectada. con la explotación de fuentes de energía como el petróleo. Trabajo interdisciplinario que toma en cuenta la complejidad. en la que cada acción influye o impacta en la que le sigue. dando comienzo así al deterioro de la calidad del agua y del aire. SISTÉMICA: Modelo pedagógico basado en el enfoque sistémico. . así como dar herramientas para su resolución. ¿Existe solo una forma de hacer una educación ambiental valida? La educación ambiental se encuentra desde hace algunas décadas en permanente evolución. Creemos que es misión de la educación ambiental construir una nueva visión de esa relación. sus metodologías y principales estrategias. la eficiencia económica y la equidad social entre las distintas generaciones” (Durán. Han surgido a lo largo de este tiempo numerosas corrientes con distintas miradas respecto de la conceptualización de ambiente. Convoca a la sensibilidad afectiva y la creatividad. con excepción de aquellas que marcadamente responden a intereses poco genuinos. Lo que se pretende con el desarrollo sustentable es una reciprocidad consciente entre el hombre y la naturaleza. y la contaminación creció drásticamente. la erosión. No obstante. culturales. Fomenta el desarrollo de un sentimiento de pertenencia y compromiso en su valoración. desnaturalizando la crisis ambiental como algo dado y replanteando los orígenes y formas de expresión de la misma. económicos. la contaminación y sobre todo. etc. Busca asociar los cambios socio-ambientales y los cambios educacionales necesarios. Pero estos procesos comenzaron a agravarse al comienzo de la Revolución Industrial. Torchio. Propone enfoques educativos múltiples: cognitivo. cabe aclarar que no acordamos con la visión de naturaleza-recurso cuyo valor sólo radica en su utilidad para el hombre. El continuo desarrollo de la civilización occidental ligada a la idea de “progreso ilimitado”. políticos. Tiene un enfoque participativo y comunitario. llegando a hacer peligrar su existencia. RECURSISTA: Propone el desarrollo de habilidades para la gestión y el ecocivismo. Sin embargo creemos que. En base a la clasificación hecha por Lucie Sauvè (2004): NATURALISTA: Reconocimiento del derecho intrínseco de la naturaleza. originándose problemas ambientales como la desertificación.compatible con la cultura y los valores de las sociedades y permite a su vez. trajo consigo una gradual transformación de los ecosistemas. La escuela es aquí el centro de desarrollo social y ambiental. el carbón y el gas. en ocasiones incluso fueron criticadas con el fin de desacreditarlas. PRÁXICA: Pone énfasis en el aprendizaje en la acción. 1995). Estas posturas muchas veces han sido presentadas como contrapuestas. incorporando aspectos históricos. el desarrollo de las centrales nucleares y las nuevas tecnologías aplicadas a todas las actividades humanas. MORAL/ETICA: Pone el énfasis en el desarrollo de valores ambientales. BIOREGIONALISTA: Entiende al ambiente como hogar de vida compartida. los fines que persiguen. la afectación de las poblaciones que habitan los territorios impactados. el crecimiento industrial también marcó el comienzo de una fuerte presión sobre el ambiente. espiritual o artístico. muchas de ellas han sido llevadas a cabo con buenas intenciones y son fuente de aprendizaje para nuestras propias prácticas. Sin embargo. HUMANISTA: Entiende al ambiente en su dimensión humana. RESOLUTIVA: Modelo pedagógico centrado en el desarrollo secuencial de habilidades de resolución de los problemas ambientales. experiencial. El hombre se situó por fuera y por encima de ella. se comenzó una etapa en la que el hombre sometió completamente a la naturaleza. estéticos. afectivo.

Somos sujetos emergentes de las propias relaciones que nos constituyen por lo tanto se deberá trabajar en una educación en valores. que partan de la propia reflexión y se vinculen estrechamente con los intereses y las expectativas de los estudiantes. Habilidades de saber: Estos conceptos están vinculados a la comprensión de la crisis ambiental entendida como crisis de un modelo de desarrollo que se manifiesta caduco. La igualdad de oportunidades equipara a las comunidades y potencia su posibilidad de creación e innovación. Es así que al impulsar procesos educativo-ambientales consideramos indispensable contemplar las inquietudes sociales surgidas de nuestra particular forma de relacionarnos con la naturaleza. Sólo a través de impulsar aprendizajes significativos es que se pueden proponer conocimientos que logren cambios personales y sociales. el ejercicio de los derechos. único camino hacia la sustentabilidad. la organización de la producción y del consumo. Saber hacer: Este tipo de competencias está estrechamente vinculado con el objetivo de la educación correspondiente al de construir herramientas que posibiliten actuar en la realidad. a través de estos procesos. trabajar en proyectos de investigación – acción.. incorporando la responsabilidad ecológica. en el hecho de que el uso insustentable y derrochador de los recursos naturales conduce. que no se encuentren supeditados a la economía especulativa imperante. Abordar los procesos de cambio implica no sólo la transmisión de nociones meramente conceptuales relacionadas con la problemática ambiental sino que requiere contemplar una ética orientada hacia la construcción de valores socialmente significativos. la valoración de la diversidad. las pautas culturales. que las personas desplieguen su capacidad latente para tomar la iniciativa y participar en la construcción de una ciudadanía que trabaje responsablemente en pos de un desarrollo sustentable. en particular. La educación ambiental ayuda a tomar conciencia de la diversidad y a construir. la solidaridad. Son aquellos construidos en la acción. deberá superar la fragmentación disciplinar y aprovechar espacios donde pueda confluir la trama de interrelaciones que conforman el saber ambiental.. la ocupación y usos del territorio. Promueve el diálogo de saberes. . Es así que propone la adaptación de la pedagogía a las realidades culturales diferentes. a partir de la misma. En un marco de valores: La participación activa. Creemos necesario permitir.. Fomentar el trabajo grupal. La educación ambiental si quiere cumplir con su objetivo de promover un análisis de los problemas ambientales desde su complejidad. Estos contenidos contemplan los valores y actitudes susceptibles de ser construidos a partir del proceso de enseñanza-aprendizaje. una identidad regional que nos haga sentir parte del ambiente. evitando el modelo de conocimiento fragmentado y.CRÍTICA SOCIAL: Apunta a la transformación de realidades y de ella emergen proyectos de acción con una perspectiva emancipatoria. ETNOGRÁFICA: Pone énfasis en el carácter cultural de la relación con el ambiente.. Lograr que el conocimiento sea significativo. Creemos que es necesario reconstruir el espacio a partir de valores como la libertad. Entre estos contenidos acordamos con los propuestos por Caride y Meira: “el desarrollo tecnológico. Un enfoque interdisciplinar. reconociendo colectivamente acciones al respecto. la toma de decisiones. el modelo energético. Problematizar el abordaje de cuestiones ambientales... los valores proyectados por la naturaleza y con la percepción social de los problemas ambientales. son ejemplos de valores que resalta la educación ambiental. el respeto hacia la otredad. La educación basada en lo local o regional es lo que da sentido a la educación misma y al hombre como ser capaz de trasformar su propia existencia. ¿Qué es importante saber? ¿Qué es importante enseñar? La educación no puede ser mera instrucción formal de saberes dominantes funcionales al poder hegemónico. Trabajar con lo local. en la interacción con otros.

hemos escogido el análisis de esta problemática entendiendo que resulta un terreno fértil para establecer una comparación significativa entre el paradigma mecanicista de la modernidad insustentable y el paradigma emergente de la complejidad ambiental. Educar en un contexto de incertidumbre puede constituirse a la vez en un obstáculo y en un desafío para el educador ambiental. de asignar significados a las cosas y a los eventos. Dice que el profesor que piensa acertadamente “deja vislumbrar a los educandos que una de las bellezas de nuestra manera de estar en el mundo y con el mundo. nos referimos a un sistema de condiciones del pensar. a un método y a unas técnicas o estrategias adecuadas para investigar la naturaleza de una realidad natural o social. el hecho de no “caminar sobre terreno firme” y la incógnita sobre el futuro que vendrá. en su capacidad y forma de simbolizar la realidad. deforestación. sobre todo en nuestros estudiantes. en último término. 2005). contaminación del aire. brota con vigor la posibilidad de construir “los inéditos posibles” a los que tan bien se ha referido Freire. que las fábricas arrojan humo a la atmósfera y que los residuos pueblan las calles y veredas del barrio. la mayoría de nosotros. residuos. que. Muchas veces. Por eso. a una mentalidad e ideología específicas. Compartimos con Eloísa Trellez que ese escenario vital lo debemos construir “de manera anticipada para saber con mayor precisión hacia dónde enrumbados nuestros esfuerzos. conocer el mundo”. Siendo que la problemática de los residuos es inherente de los grandes centros urbanos. qué metas nos trazamos. consiste en el modo propio y peculiar. hoy. hacia la utopía. es importante incentivarlos a que se involucren y participen en actividades concretas a favor de su ambiente y ayuden a construir un mejor futuro para la comunidad bonaerense. En el fondo. También nos referimos a cierto grupo de teorías y. es decir. Un obstáculo. Pero entendiéndolo como un desafío. al intervenir en el mundo. Por consiguiente. en la dialéctica y proceso histórico-social de cada grupo étnico. habituados a pensar en imágenes como: Vertidos industriales. como seres históricos.” (Trellez. el mundo de vida y. la fuente que origina y rige el modo general de conocer. y. que constituye la misma vida y el modo de ser. civilización o cultura.. la creatividad. Se trata del trasfondo existencial y vivencial. dando origen a una cosmovisión. que tiene un grupo humano. propio de un determinado período histórico-cultural y ubicado también dentro de una geografía específica. lo “predeterminado”.Fomentar la resolución de problemas ambientales. Desde que nacimos sabemos que se talan bosques y selvas. cuando hablamos de paradigma o matriz epistémica. mañana y pasado mañana. cómo las alcanzaremos juntos y cuál será nuestro papel para impulsar su logro. en su esencia. al espíritu de un tiempo o modo de mirar. es la capacidad de. es una propuesta para el cambio y la antifatalidad. Por sobre la idea de “lo dado”. interiorizar y expresar la realidad. la incertidumbre sobre el futuro se abre a un abanico de posibilidades. Nuestro gran desafío es rescatar la vitalidad.. por el temor que provoca la falta de certezas. ha ido generando o estructurando su matriz epistémica". a su vez. (Freire. generalmente inconsciente. es anticiparnos para poder girar el timón y mantenerlo firme hacia nuestros sueños. . estas cuestiones se encuentran “naturalizadas”. Esta situación nos crea la falsa sensación de que las cosas “necesariamente” son (o deben ser) así. ésta es la habilidad específica del homo sapiens. entre otras. 2000) Al hablar de problemáticas ambientales estamos. el entusiasmo de niños y jóvenes en el desarrollo de proyectos educativos que tengan efectos positivos en la calidad de vida de nuestro Departamento. Juzgamos oportuno que nadie mejor que Freire puede darnos algunas pautas para comprender el rol del educador ambiental. La educación ambiental es uno de los caminos para la construcción de esos futuros deseados en el marco de un proyecto comunitario compartido.