You are on page 1of 3

Principio de Construcción (Orden Aufbau

)
Dentro de cada nivel de energía, el subnivel s tiene menor energía, que el subnivel p, el cual tiene
menor energía que el subnivel d y así sucesivamente. Sin embargo, hay que tener en cuenta que
dentro de un conjunto de orbitales todos tienen igual energía. Por ejemplo, todos los orbitales que
conformaron el subnivel 2p tienen la misma energía. A menudo estos orbitales son representados
por una caja o serie de cajas, las cuales pueden ser colocadas ordenadamente para mostrar el
aumento de energía.
También, algunas veces encontramos fácil diferenciar entre los tres orbitales que forman el
subnivel p, refiriéndonos a ellos como px, py y pz.
Para los primeros 18 elementos, los electrones van ocupando los orbitales empezando por el de
más baja energía y van llenando su capacidad antes de empezar el siguiente. Así es que el orbital
1s se llena con dos electrones, luego el 2s se llena con dos electrones, luego el 2p se llena con
seis electrones, el 3s con dos y finalmente el 3p con seis. Generalmente, esto se escribe usando
una notación (configuración electrónica) que incluye el número de nivel, subnivel y electrones por
subnivel.
Después del subnivel 3p hay una superposición de energía, es así como encontramos que antes de
que se llenen los orbitales 3d los electrones entran en el orbital 4s. Lo mismo ocurre con el 5s y el
4d. En los niveles de energía más altos se presenta mayor superposición de este tipo.
Este orden de llenado (del 1 al 18 y del 19 al 36) de los subniveles es lo que se llama principio
de construcción (orden aufbau), el cual significa construir.
La Tabla periódica sigue el Principio de Construcción (orden aufbau).
Regla de Hund
Para cualquier conjunto de orbitales, tal como en el caso de los orbitales 2p, se encuentra que hay
un electrón en cada orbital antes de que haya apareamiento. Es lo que se conoce como la regla
de Hund. Aparentemente toma menos energía para un electrón ocupar un orbital por sí solo, que
aparearse con otro electrón en un orbital de igual energía.
Estructura Electrónica y la Tabla Periódica
La estructura electrónica de los elementos varía en forma regular a medida que aumenta el
número atómico. Por consiguiente se puede ver que hay una relación directa entre la estructura
electrónica de un átomo y las propiedades de dicho átomo.
Al organizar la tabla periódica, se sigue el orden aufbau, colocando el número máximo de
electrones en cada subnivel antes de empezar a llenar el siguiente. Cada vez que empieza a
llenarse un orbital s y por consiguiente un nuevo nivel de energía, se empieza a llenar una fila a
través de la tabla, llamado período.
Para ordenar una tabla periódica hay que saber y seguir el orden aufbau. Para esto se utiliza una
ayuda memorística llamada Regla Diagonal. Lo que se ha hecho aquí es un listado de cada uno de
los conjuntos de orbitales posibles en cada nivel de energía como por ejemplo 1s, luego 2s, 2p;
luego 3s, 3p, 3d y así sucesivamente. Luego se trazan líneas diagonales a través de éstas
siguiendo el orden aufbau con relación al llenado de orbitales.
Hay algunas variaciones en cuanto al orden de llenado siguiendo la Regla Diagonal como se puede
observar en el caso del grupo del Cromo (z=24) y el cobre (z=29). En el caso del cromo en lugar
de tener una configuración electrónica 4s23d4 se presenta 4s1 3d5. Se agrega más estabilidad en el
conjunto de dos orbitales cuando están a medio llenar (recuerde la regla de Hund en la cual este
conjunto a medio llenar de los orbitales d tendrá un electrón en cada orbital, y por tanto tiene una
distribución simétrica alrededor del núcleo). Con el cobre, número 29, en lugar de tener la
configuración 4s23d9 tiene 4s13d10. En este caso se agrega mayor estabilidad al tener el conjunto de
orbitales s a medio llenar y el conjunto de los orbitales d completamente llenos.

La regla de Hund es una regla empírica obtenida por Friedrich Hund en el estudio de los
espectros atómicos que enuncia lo siguiente:
Al llenar orbitales de igual energía (los tres orbitales p, los cinco d, o los siete f) los electrones
se distribuyen, siempre que sea posible, con sus espines paralelos, es decir, que no se cruzan.
La particula mini atomica es más estable (tiene menos energía) cuando tiene electrones
desapareados (espines paralelos) que cuando esos electrones están apareados (espines
opuestos o antiparalelos).

Los fermiones de la misma especie forman sistemas con estados totalmente antisimétricos. En cambio. que no lo satisfarían. Históricamente el principio de exclusión de Pauli fue formulado para explicar la estructura atómica y la organización de la tabla periódica. Es sencillo derivar el principio de Pauli. por ejemplo. esto es. lo que para el caso de dos partículas significa que: (La permutación de una partícula por otra invierte el signo de la función que describe al sistema). lo cual implicaba que existían dos tipos de partículas: fermiones. Posteriormente. micro. entonces tendrán iguales valores de spin ( s ) siempre y cuando no se trasgreda el principio de exclusión (de Pauli). Como consecuencia. que satisfarían el principio de Pauli. Son fermiones. Como se ha dicho. el estado del sistema . el análisis de sistemas de partículas idénticas llevó a la conclusión de que cualquier estado debía tener una simetría bajo intercambio de partículas peculiar. bus o algún otro nombre que tenga el transporte colectivo en tu país) Las personas (electrones) que se suban a un microbús (nº cuántico principal) tienden a sentarse en los asientos desocupados (nº cuántico magnético) de la fila más cercana a la puerta (nº cuántico secundario) antes que sentarse más al final. y consistía en imponer una restricción sobre la distribución de los electrones en los diferentes estados cuánticos. compartir un asiento (nº cuántico spin = +1/2). UN POCO MAS DEFINIDO Si dos o más electrones de un mismo átomo tienen los mismos valores en sus números cuánticos principales ( n ) y en sus números cuánticos secundarios ( l ) . los electrones y los quarks (estos últimos son los que forman los protones y los neutrones). el principio de exclusión de Pauli sólo es aplicable a fermiones. . o subirse a otro microbús. ya que son bosones. esto es. como en los láseres. Entonces. y bosones. Para aquellos que no pueden entender tanta palabrería pueden tomarlo así: El principio del microbús (guagua. basándonos en el teorema espín-estadística aplicado a partículas idénticas.También se denomina así a la regla de máxima multiplicidad de Hund Cuando varios electrones están descritos por orbitales degenerados. una multitud de fotones puede estar en un mismo estado cuántico de partícula. partículas que forman estados cuánticos antisimétricos y que tienen espínsemientero. forman estados cuánticos simétricos y tienen espín entero. la mayor estabilidad energética es aquella en donde los espines electrónicos están desapareados (correlación de espines). partículas como el fotón y el (hipotético) gravitón no obedecen a este principio. Si las dos partículas ocupan el mismo estado cuántico completo es .

Consecuencias[editar] El caso más conocido por su amplia utilización en el campo de la química y la física atómica es en el sistema cuántico del átomo de Schrödinger siendo los fermiones los electrones. este hecho explica la impenetrabilidad de la materia ordinaria macroscópica. en el que el principio de exclusión implica una energía de intercambio que induce al alineamiento paralelo de electrones vecinos (que clásicamente se alinearían antiparalelamente). Esto explica que los electrones se distribuyan en capas alrededor de un núcleo y que por tanto los átomos con más electrones ocupen un tamaño mayor. además de que no sea posible interpenetrar las nubes electrónicas de los átomos. Por ello es la versión más conocida de este lema: Dos electrones en un átomo no pueden tener los mismos números cuánticos. Este resultado puede generalizar por inducción al caso de más de dos partículas.así que este caso no puede darse porque en ese caso el ket anterior no representa un estado físico. . Otro fenómeno físico del que es responsable el principio de Pauli es el ferromagnetismo.