You are on page 1of 1

Argumento deductivo

En primer lugar, la muerte varía según las creencias personales, es decir, que
para alguien que basa su concepción en la religión cristiana, no estarán bien
algunas cosas que observa en otras religiones. Esto se ve reflejado cuando
vemos lo que propone Santo Tomás de Aquino responde al interrogante sobre
la muerte como castigo y a la vez como algo que de algún modo peculiar es
también natural. De igual manera diferentes culturas alrededor del mundo
pueden tener algunas concepciones diferentes respecto a la muerte, como lo
son las personas que creen en la rencarnación, en su concepción esta que las
personas que necesitan más tiempo en este mundo o sencillamente no
cumplieron con una misión para la cual estaban en el mundo, deben encarnar
en otro cuerpo para seguir en el mundo y mejorar la vida ya pasada. Como
conclusión podemos evidenciar que a pesar de que hablamos de la muerte lo
cierto es que El ser humano no entiende que no existe vida sin muerte y más
aún que es algo natural. Tienen pánico al hablar o saber de morirse, pero todo
depende de cómo cada persona lo tome según lo que haya vivido o la situación
por la que esté pasando. Lo cierto es que es algo muy natural y que todos
tenemos que ser partícipes en algún momento.
Argumento de ejemplo
Adicional a esto, podemos ver como a lo largo de la historia la muerte ha
tomado diferentes formas de practicarse según la situación actual de la época.
Empezando, como lo mencione anteriormente, la eutanasia está tomando
fuerza en diferentes partes del mundo ya que es una muerte normal y digna
para el hombre; esta definición según la OMS organización mundial de la salud
resalta la intención del acto médico, es decir, el querer provocar
voluntariamente la muerte del otro. La eutanasia se puede realizar por acción
directa: proporcionando una inyección letal al enfermo, o por acción indirecta:
no proporcionando el soporte básico para la supervivencia del mismo. En
ambos casos, la finalidad es la misma: acabar con una vida enferma.
Considerado que es un procedimiento normal y que para muchas personas lo
ven una oportunidad de terminar con el sufrimiento diario, la eutanasia permite
evidenciar como la mentalidad de las personas cambia a modo de querer
expresar a los demás que el dolor es muy fuerte y no quieren que este también
llegue a sus conocidos, familiares y amigos. La información y conocimiento del
paciente sobre su enfermedad y su demanda libre y voluntaria de poner fin a
su vida, el llamado suicidio asistido, no modifica que sea un homicidio, ya que
lo que se propone entra en grave conflicto con los principios rectores del
Derecho y de la Medicina hasta nuestros días.