You are on page 1of 143

Artículos tomados para la

elaboración de diapositivas.
Temas varios

Autor:
Elma Cecilia Santiago Guerra

Asignatura:
Gestion Ambiental

Programa de Ingeniería Industrial
Facultad de Ingeniería
Universidad Autónoma del Caribe
Mayo 31 del 2016
Barranquilla, Colombia

1

Contenido
Producción más limpia ....................................................................................................................3
GESTIÓN AMBIENTAL PARA SISTEMAS PRODUCTIVOS PISCÍCOLAS, EN
ECOSISTEMAS ALTOANDINOS EN EL CONTEXTO DE LA PRODUCCIÓN MÁS
LIMPIA ..........................................................................................................................................3
Environmental management for systems fish production in high Andean ecosystems in
the context of the cleaner production ........................................................................................3
End-of-Pipe or Cleaner Production? .......................................................................................10
An Empirical Comparison of.....................................................................................................10
Environmental Innovation Decisions Across OECD Countries ...........................................10
Revisión Ambiental inicial ...........................................................................................................105
APLICACIÓN DE LAS NORMAS ISO 9000 E ISO 14000 A LA GESTIÓN DE LAS
PLAYAS ....................................................................................................................................105
Análisis de ciclo de vida .............................................................................................................118
ACTUALIZACIÓN DE LA HERRAMIENTA INFORMÁTICA CICLOPE PARA ANÁLISIS
DE CICLO DE VIDA ................................................................................................................119
Uso eficiente de la energía ........................................................................................................131
EFICIENCIA ENERGÉTICA Y MEDIO AMBIENTE ............................................................131
AHORRO DE ENERGÍA Y EFICIENCIA ENERGÉTICA EN SISTEMAS DE AIRE ......131
ACONDICIONADO Y REFRIGERACIÓN ...........................................................................131
Buenas prácticas de manufactura .............................................................................................186
“Nuevos enfoques” de las Buenas Prácticas de Manufactura ..........................................186
Ecoindicadores . ..........................................................................................................................208
Los ecoindicadores y los sistemas de gestión ...................................................................208

2

Producción más limpia
GESTIÓN AMBIENTAL PARA SISTEMAS PRODUCTIVOS PISCÍCOLAS, EN
ECOSISTEMAS ALTOANDINOS EN EL CONTEXTO DE LA PRODUCCIÓN MÁS
LIMPIA
Environmental management for systems fish production in high Andean
ecosystems in the context of the cleaner production
SAMIR JOAQUÍ-DAZA 1
Universidad del Cauca
E-mail: sjoaqui@unicauca.edu.co
Recibido: 29 de Junio de 2010
Aceptado: 17de Enero de 2011

Resumen

Los productores rurales del departamento del Cauca tienen como base de sus
actividades agrícolas el capital natural; en una región como el suroccidente
colombiano privilegiada por la oferta ambiental esta situación se convierte en una
ventaja, pues con un adecuado manejo que involucre comunidades, sector
académico, sector privado y estatal, se podría convertir en una región líder en el
manejo integral de los recursos naturales, propiciando acceso a mercados
diferenciados por ende un aumento en los ingresos y un mejoramiento de la
calidad de vida. En el departamento del Cauca, hay ejemplos de productores
rurales de pequeña escala que están incursionando mercados diferenciados, que
han mejorado su calidad de vida y reducido la presión sobre los ecosistemas por
medio del desarrollo de estrategias integrales que involucran equipos de trabajos
interdisciplinarios de diversos ámbitos. Específicamente para el sector piscícola,
se han realizado importantes avances al respecto, mediante la estructuración de
una estrategia organizativa comunitaria en alianza con el sector productivo
académico y estatal, aportando significativamente a la economía de la zona
mejorando su calidad de vida y reduciendo la presión sobre el medio ambiente.

Palabras claves: Gestión ambiental, Producción más limpia, Competitividad,
Cadena piscícola, Agua, Ecosistemas alto Andinos, Vulnerabilidad
3

could turn into a leading region in the integrated management of natural resources. there has been significant progress in this direction. Specifically for the fish sector. In the department of Cauca. Keywords: Environmental management. Cleaner production.Abstract Rural producers in the department of Cauca are based on agricultural activities on natural capital. Competitiveness. in a region like southwestern Colombia privileged by the environmental supply this situation becomes an advantage. High Andean ecosystems. Hi fish. promoting access to different markets hence increasing revenues and improving the quality of life. since with proper management that involves communities. private and state sector. Water. through the structuring of a community organizing strategy in partnership with academic and state productive sector. 4 . Vulnerability. there are examples of small-scale rural producers who are moving into different markets. academics. which have improved their quality of life and reducing pressure on ecosystems through the development of comprehensive strategies that involve teams of interdisciplinary work. contributing significantly to the economy of the area by improving their quality of life and reducing pressure on the environment. industry.

han apoyado la generación de agroempresas . comunitario. En este sentido el trabajo organizacional. esto ha permitido establecer un buen engranaje con el entorno institucional regional. de estos. es por esto que se busca el desarrollo de modelos productivos sostenibles. a través estrategias comunales en algunas localidades y con el apoyo de instituciones de diversos ámbitos. la globalización económica ha generado que las empresas locales. Los diferentes arreglos productivos de las zonas altoandinas del departamento del Cauca.INTRODUCCIÓN En el Suroccidente Colombiano. productivo. competitivos. Con aportes de diferentes fuentes nacionales e internacionales se han realizado grandes avances en el ejercicio asociativo consolidando una visión compartida de cadena y la estructura de articulación para la gestión estratégica de las necesidades del encadenamiento. convirtiéndose en una herramienta de competitividad latente para las comunidades de base asentadas en estos ecosistemas. es por eso que se hace indispensable que las empresas creen un entorno que propicie el crecimiento de este sector de la producción al ofrecer productos de alta calidad con bajos riesgos ambientales para competir en el ámbito internacional y mantener su presencia en el mercado nacional y en el tiempo. entre otros. Bajo este esquema de comercio competitivo y producción sostenible. gubernamental. regionales y nacionales busquen ser cada día más competitivas para que tengan cabida en la demanda del mercado. ya que constituye gran parte de la materia prima empleada en sistemas productivos. comunitario y productivo del encadenamiento piscícola del Cauca. innovadores y adaptables a este macroproceso. Colombia posee un mercado con excelentes perspectivas a mediano y largo plazos ya que está atravesando por un momento definitorio en cuanto a tratados internacionales de comercio. cuyo proceso de fortalecimiento inicia en el año 2003 enfilando sus esfuerzos para evolucionar hacia una cadena de valor (CREPIC 2003). Por otro lado. están estrechamente relacionados con el recurso hídrico. industriales. de igual forma se han conformado redes horizontales y verticales para la realización de negocios conjuntos respondiendo paulatinamente a las exigencias de los mercados y generando valor agregado principalmente en los procesos organizativos teniendo en cuenta su condición rural. el agua ha desempeñado un papel fundamental dentro de estas sociedades como un factor clave para el crecimiento sustentable y el alivio de la pobreza. convirtiéndose en un eje articulador entre el entorno natural y la actividad humana ( CRN-CUD 2004). las dinámicas del desarrollo están ligadas a economías complementarias de micro y mesoescala donde ha primado el uso del capital natural. han logrado establecer alianzas estratégicas que han sido significativamente positivas para los pequeños y medianos productores. energéticos y de transporte. en el departamento del Cauca entidades encargadas de la gestión ambiental bajo diferentes enfoques de ámbito académico.

que involucran la gestión ambiental. especialmente las rurales (Joaqui et al. del cual se beneficia toda la sociedad. incluyendo al hombre (Grey & Sadoff 2006). Sabiendo que los procesos de productivos han implicado históricamente la degradación de los sistemas naturales. Las herramientas de implementación de desarrollo sostenible en la producción y los servicios. y de las formas e intensidad del consumo del recurso por parte de los distintos grupos sociales (Procuraduría General de la Nación 2008). y que ello. reduciendo cada día su resiliencia o capacidad de respuesta a perturbaciones. 2007). 2007). la tecnología. además de los impactos negativos sobre la salud y sobre el medio ambiente. una de ellas puede ser el conjunto de actividades denominadas "Producción Más Limpia". la extensión de los asentamientos humanos y la industrialización han provocado una creciente alteración de los factores físiconaturales (Joaqui et al. gestión tecnológica. y por ende afectando los bienes y servicios que ofrecen a la sociedad. Que es la aplicación continúa de una estrategia de prevención ambiental a los procesos y a los productos con el fin de reducir riesgos tanto para los seres humanos como para el medio ambiente. está íntimamente relacionada con la capacidad de los ecosistemas para captarla y mantenerla. pueden evitarse . así como de su uso racional. el costo de los desperdicios y de las emanaciones. LA GESTIÓN AMBIENTAL Y LAS DEMANDAS DEL MERCADO La oferta del recurso hídrico para los diferentes usos. las formas de producción y las vivencias de las comunidades. La función de captación de tal recurso es considerada un servicio ambiental. en este sentido. En este sentido. 2007). que es visto como un capital. para proponer e incorporar medidas de costoeficiencia que busquen gestionar los sistemas naturales para garantizar su sustentabilidad. gestión del conocimiento e inteligencia competitiva.rurales innovadoras enmarcadas bajo diferentes iniciativas de investigación. Los modelos de desarrollo ineficientes. mejorar las condiciones socio-económicas de las comunidades. el fortalecimiento del conocimiento de estos ecosistemas. posibilitando las diversas actividades de producción. que consideren las demandas del mercado. modelos productivos (especialmente agrícolas y pecuarios). se requiere entonces de estrategias de articulación para el desarrollo tales como: La gestión ambiental. y con ello. considerado el agua como uno de los recursos trascendentales para la supervivencia de las especies. Así planteado. ha venido tomando mayor conciencia sobre la protección y uso racional del recurso. junto con la prosperidad económica y un desarrollo social equilibrado son condiciones imprescindibles para lograr una mejor calidad de vida (Joaqui et al. sumados al crecimiento de la población. de forma tal que permitan encontrar un punto de equilibrio mediante el desarrollo de modelos alternativos sustentables contextualizados.

un elemento sociológico. sino debe hacer parte de un tejido en el cual la producción. colocando límites a las concentraciones de vertimientos contaminantes. Este concepto de desarrollo sostenible. producto y/o servicio. De esta forma. los países desarrollados consideran que los programas de eco-eficiencia constituyen uno de los pilares de la gestión empresarial de las empresas más competitivas. el bienestar y el ambiente juegan del mismo lado. mejorar el ambiente de trabajo. se observa que el desarrollo sostenible no es. Se trata de trabajar por un desarrollo ambientalmente sostenible en el acceso y uso de los recursos naturales. pues su implementación. legales y tecnológicos (Bart Van 2008b). PANORAMA DE LA PRODUCCIÓN LIMPIA En mayoría de los países en vías de desarrollo se construyen políticas orientadas al control de la contaminación posterior a su generación. La producción más limpia en ultimas deriva del concepto de competitividad empresarial. Para el contexto del suroccidente y el Cauca. con la visión de obtener rendimientos firmes. pude ser por medio de la diferenciación de precio.desde el comienzo mediante la aplicación del concepto de producción limpia (PNUMA 2006). ambientales. económicos. mediante los cuales se buscan ajustar procesos. es perentorio buscar puntos de equilibrio entre los componentes productivo/económico y natural. Por otro lado. fortalece la posición competitiva de las empresas. que sea cultural y socialmente sostenible en la medida de que mejore la calidad de vida y propenda por el respeto de la diversidad cultural de las comunidades (Bart Van 2008a). para proponer e incorporar medidas de costo- . mediante el desarrollo de modelos alternativos sustentables contextualizados interdisciplinares y que consideren las vivencias de las comunidades en escalas de trabajo adecuadas. una productividad básica. políticos. de acuerdo a la capacidad que pueden suministrar los ecosistemas. se enfoca desde la oferta ambiental. la economía. estos factores pueden ser: Socioculturales. la diferenciación del mercado. en este sentido la competitividad empresarial depende de factores que van a influir en el contexto de la empresa. Esto sumado a la falta de información sobre las ventajas de una gestión ambiental preventiva ha contribuido a que en muchas empresas se mantenga una actitud negativa ante los temas medioambientales. Es decir. por sí mismo. reducir costos operativos. exigencia de plantas de tratamiento y las penalidades contra los infractores.). con la premisa de que el que contamina paga. a la vez que se reducen sus impactos ambientales (Oestreich et al. las cuales en su interacción determinan las limitaciones y oportunidades del negocio.

entre otros. y específicamente para la alta montaña colombiana. Los ecosistemas altoandinos son especialmente vulnerables al cambio climático y su consecuente variabilidad climática donde es evidente la afectación en la regulación hídrica. hasta 500 m más arriba de su localización actual. Según la Primera Comunicación Nacional ante la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (IDEAM 2001).eficiencia que busquen restablecer. Además. La fragilidad de los ecosistemas de alta montaña se puede evidenciar recientemente. . en cuanto a calidad y cantidad. propicia ascensos asociados a un calentamiento. En cuanto al cambio climático. especialmente el AGUA (Joaqui et al. podrían verse desplazadas por efecto del nuevo patrón de clima. con variaciones altitudinales de acuerdo con las condiciones locales. DESCRIPCIÓN Panorama de los ecosistemas de alta montaña en relación con la variabilidad climática. sustentar y proteger los sistemas naturales. está la temperatura y precipitación. pues la disponibilidad del agua para las diferentes actividades se afecta considerablemente. Revisando un análisis realizado con el escenario de cambio climático moderado. Los ecosistemas altoandinos se han visto afectados por el avance de la frontera agrícola en áreas de alta montaña. Andino y Nival de Holdridge. ocho zonas de vida: ―Zonas de vida de Holdridge para la alta montaña colombiana con escenario de cambio climático 2X CO2 (Gutiérrez). Esta situación afecta directamente las actividades productivas de los habitantes de estas zonas aguas abajo. reducción de la biodiversidad. Subandino. Este retroceso está asociado con el aumento térmico global (Muñoz 2007). denotando un marcado retroceso en los espejos de agua de los sistemas lagunares. se pueden constatar casos de esta problemática en la región. la posición de los sistemas andinos en las partes altas de los sistemas montañosos. Todo indica que aproximadamente la mitad de las áreas ocupadas actualmente por las zonas de vida de alta montaña colombiana y que corresponden a los pisos altitudinales Montano. El incremento de la temperatura media del aire en el largo plazo impulsará el ascenso de la zona altitudinal sobre la cual se encuentran los ecosistemas de páramo. 2007). procesos erosivos. se puede observar ecosistemas humedales reducidos a pequeños pantanos. pues durante el siglo pasado se extinguieron ocho de los catorce nevados colombianos y los seis nevados actuales presentan un derretimiento constante muy marcado en las últimas décadas. que genera una reducción del área y una disminución de la diversidad biológica (IDEAM 2001). plantea que aproximadamente para el año 2100 en Colombia podrían existir 26 Unidades Bioclimáticas o Zonas de vida de Holdridge. plantean que las zonas altoandinas y en especial los páramos serán impactados considerablemente por dos componentes del cambio global: el climático y el cambio en el uso de la tierra.

Esta difícil situación. El proceso de fortalecimiento de la competitividad del sector piscícola del Cauca. En este sentido. pasar de la subsistencia a un enfoque empresarial e industrial de esta actividad productiva. En la medida en que el cambio climático evolucione. con la cooperación técnica y económica de la Corporación Autónoma Regional del Cauca (CRC) y Centro Regional de Productividad e Innovación del Cauca (CREPIC). en el departamento del Cauca ya existen ejemplos de aplicación de estas estrategias. surge entonces la necesidad de generar factores diferenciales para la producción piscícola para lo cual en principio se establecen acciones que permitan mitigar el impacto ambiental que esta actividad genera. Finalmente. firmaron en octubre de 2003 el Acuerdo Regional de Competitividad. compensar y mitigar los . hace evidente la necesidad de que las diferentes actividades productivas que se desarrollan en la región. hagan un uso racional de los recursos y en especial el agua.El cambio en el uso del suelo generado por la transformación de las tierras para pastoreo o cultivos en la alta montaña los afecta directamente. agricultura orgánica. La importancia de emprender acciones ambiéntales en la producción piscícola fue inicialmente resaltada en el plan estratégico de la cadena productiva y posteriormente fue incorporada como línea de trabajo en los ejercicios de Direccionamiento Estratégico realizada en cada una de las Asociaciones de Productores que integran el eslabón primario de la Cadena Productiva. el cual se constituye en un instrumento de concertación para implementar acciones en el corto. que ameritan ser replicados en otras regiones y a otros sectores productivos como se verá más adelante. corregir. las áreas de páramo tenderán a reducirse. producción más limpia. PRODUCCIÓN MÁS LIMPIA EN PISCICULTURA La Cadena Piscícola del Cauca. mediante la incorporación a sus actividades agropecuarias de estrategias que optimicen la interacción con el medio ambiente. el cual consta de una Visión-Misión de Cadena y un plan estratégico cuyos lineamientos apuntan a contribuir con la reorientación de la vocación de la piscicultura en el Departamento. reconoce las limitaciones del Departamento frente a un proceso de economía globalizada. La presión de la actividad humana sobre estas zonas ha acelerado este proceso. mediano y largo plazo. en febrero de 2006 la cadena piscícola del Cauca firma el convenio de producción limpia. lo cual permitiría que sus productos ingresaran al renglón de los mercados diferenciados. encaminadas a prevenir. ya que esta es el eje articular entre el entorno natural y la actividad humana [1]. y esto a su vez se traduciría en una menor presión sobre los sistemas naturales. a través de buenas prácticas agrícolas. donde percibirían más recursos por sus productos. mejorando su calidad de vida y potenciando su competitividad. lo cual podría culminar con la desaparición prematura de páramos importantes para el país.

Umatas. otras características de este renglón productivo se muestran a continuación: Actividad productiva de subsistencia. Al proceso de fortalecimiento de la Cadena Piscícola del Cauca lo acompañan diversas instituciones de carácter productivo públicos y privados. mejores prácticas productivas. empresarial. Organizaciones empresariales incipientes. se ha generado con las dinámicas de investigación pertinentes a la cadena. para la cual la gestión del plan estratégico del convenio propone propiciar espacios de capacitación en los temas de interés para los miembros del encadenamiento productivo Tecnificación de los sistemas productivos: en la primera fase del plan se tomara un grupo de estaciones piscícolas en las cuales se iniciará un proceso de ajuste tecnológico de la producción mediante la aplicación de herramientas de gestión ambiental. empresarios. Igualmente. Carencia de enfoque empresarial y de mercadeo. éxito que se fundamenta en las relaciones de confianza existentes y reglas de juego claras por parte de los actores que las conforman (CCC 2007). paulatinamente. entre otros. la firma del Convenio de Producción más limpia y el más importante. el acercamiento que. comercializadores. El citado convenio propone analizar y estructurar los componentes y elementos para una producción sostenible en el sector piscícola considerando dos ámbitos: Sensibilización y formación de los signatarios del convenio: se hace indispensable que los actores apropien conocimientos y herramientas de gestión ambiental. el establecimiento de relaciones comerciales de mayor alcance. reconociendo en éste la condición para el éxito en los ámbitos organizacional. que trabajan en aspectos tales como metodologías participativas. universidades y sus grupos de investigación. Descoordinación de las instituciones locales de apoyo a la piscicultura. Eslabones de la cadena desarticulados. productivo. colegios agropecuarios.impactos ambientales que se generan con el desarrollo actividad productiva piscícola. La cadena ha realizado grandes avances como la articulación de los productores con la institucionalidad. Estructura Organizacional . la apropiación cultural del trabajo asociativo por parte de los actores de la cadena.

Otro problema frecuentemente encontrado en algunas estaciones piscícolas es el uso de la misma agua a través de diferentes estanques. CONCLUSIONES . la producción estará en función de un buen soporte de vida (calidad de agua) y la cantidad de agua que puede ser administrada (Klontz 1991). generalmente. cuenta con una estructura organizacional integrada por el Comité de Cadena o Consejo Consultivo. es decir. RELACIÓN CON La producción en las estaciones piscícolas depende directamente de la cantidad de agua y su calidad. Para responder efectivamente al Plan Estratégico el Comité se divide a su vez en grupos temáticos así: Grupo de investigación Grupo académico Grupo de gestión de la información Grupo de producción limpia y Grupo de asociatividad y empresarismo En general el Comité representa los intereses de los actores de la cadena buscando su sostenibilidad con el diseño y gestión de propuestas pertinentes. la capacidad de carga de una granja es el balance entre los factores bióticos (animales acuáticos) y los factores abióticos (agua). derivan en enfermedades o en estrés. CULTIVO DE TRUCHA EN ZONAS ANDINAS Y SU LAS CONDICIONES AMBIENTALES (AGUA). viables y concertadas con los beneficiarios (Rebolledo & Sanchez 2006).La Cadena Piscícola del Cauca. esto ha traído como consecuencia que los animales que reciben esta agua. al cual pertenecen instituciones cuya oferta tecnológica es pertinente a las necesidades de la cadena y que además su compromiso de trabajo ha sido evidente. Para un desarrollo óptimo (crecimiento. Este comité se encarga de discutir y generar las estrategias para toda la cadena. baja velocidad del agua y sobrepoblación de los espacios de cultivo (Klontz 1991). salud y conversión alimenticia) de un determinado cultivo. ejecutando acciones enfocadas en el Plan Estratégico de la cadena. ocasionando generalmente la muerte (Klontz 1991). tengan problemas sanitarios o de supervivencia. la alta concentración de sólidos suspendidos. que no permite el buen desarrollo de los animales acuáticos. Los problemas que actualmente se tienen en granjas acuícolas relacionados con la cantidad de agua son: bajo tiempo de recambio. debido a la baja cantidad de oxígeno disuelto. Los problemas relacionados con la calidad del agua.

de tal manera que sean aceptados por sus ventajas respecto a los productos químicossintéticos. económicos y sociales. aquellas que están en proceso de emprendimiento. deberían incorporarlas seriamente y de requerirse lleven a cabo modificaciones en la estructura productiva siendo esta integral e innovadora. es decir incluyendo criterios de sostenibilidad y unificación del proceso productivo. mediante la reducción de impactos ambientales. que es lo que llevaría a nuestra economía incipiente de nuestras comunidades de base a ser competitivos. permite alcanzar beneficios ambientales. demandan la necesidad de la generación de productos limpios que prevengan los impactos al ambiente y a la salud humana. . El proceso de globalización que se está viviendo actualmente. con los tratados de libre comercio.La incorporación de la dimensión ambiental en la planificación de empresas es competencia de grandes empresas o entidades oficiales para ser competitivos las pequeñas y medianas empresas más aún. La aplicación de la gestión ambiental dentro de un esquema productivo. acceso a mercados diferenciados y el respeto por la diversidad cultural respectivamente.

U. Programa de las naciones unidas para el medio ambiente. D.G. GREY. H. Universidad de Idaho. Centro Regional de Productividad e Innovación del Cauca Popayán.. CREPIC Convenio programa Colombia Universidad Georgetown Popayán. IV Foro Mundial del Agua. MONROY. Situación de los páramos en Colombia frente a la actividad antrópica y el cambio climático. Producción de trucha arcoiris en granjas familiares. 2004. Producción más limpia como estrategia de competitividad. E. 543 pp.REFERENCIAS BART VAN. 2008a. & SAER.S.L. 2008b. 2007. Producción Más Limpia. FIGUEROA. BART VAN.D. 2008. sf. 44 pp. El cambio climático una visión de lo local a lo global. JOAQUI. REBOLLEDO. H. K. N. H. Línea Base Cadena Piscícola del Cauca. KLONTZ. CCC. Sistematización de la fase diagnostica de la cadena piscícola del Cauca. & MARTINEZ. 2006.M.. Bogotá. in Metodología para la Intervención Integral en Agrocadenas de Pequeña Escala. 300 pp C. Producción Más Limpia.C.U. 70 pp. PROCURADURÍA GENERAL DE LA NACIÓN. CAUCA. S & SANCHEZ. Número 2. Popayán. ed. A. MONROY. Agua para el Crecimiento y el Desarrollo. Gestión Ambiental en Encadenamientos Productivos Rurales de Pequeña Escala. IBRD/Banco Mundial. & SAER. 2007. Alfaomega. 2006. Producción más limpia y competitividad Un camino hacia la excelencia empresarial sustentable. ROCCO V. El medio ambiente en Colombia. OESTREICH A. Documento Temático. N. En: BART VAN. H. V. 300 pp. recurso articulador entre el entorno natural y la actividad humana para la competitividad regional. J. &SADOFF. 2003.D. CREPIC. Producción Limpia.D. 2001. 2007.R. En: BART VAN. Cauca región líder en el manejo integral del agua. R. Bogotá. Antecedentes de la producción más limpia. Cauca. . 2008. Modelo para evaluar la vulnerabilidad de las coberturas vegetales de Colombia ante un posible cambio climático utilizando sig con énfasis en las coberturas nival y de páramo. S. MUÑOZ. A. A. C. sf. Bogotá. W. IDEAM.. U. Universidad del Cauca: Popayán. Revista de Antiguos Alumnos del IEEM.D. 1991. GUTIÉRREZ. A. Región Revista de la Cámara de Comercio del Cauca.N. Bogotá. Alfaomega. PNUMA. 112 pp.

Norway. we distinguish between two different types of environmental innovations that mitigate the environmental burden of production: cleaner production and end-of-pipe technologies.de/pub/zew-docs/dp/dp0482. It is a widespread assumption that end-of-pipe technologies still dominate investment decisions in firms. and the U. or economic instruments which leave decisions about the appropriate abatement technology up to the firm? This paper analyzes factors that may enhance a firm’s propensity to implement cleaner products and production technologies rather than end-of-pipe technologies.S. Jens Horbach and Klaus Rennings Download this ZEW Discussion Paper from our ftp server: ftp://ftp. Thus. 76.zew. additional obstacles arise due to the nature of the environmental problem and the type of regulations involved. is often hampered by barriers such as additional co-ordination input and a lack of organizational support within firms. Cleaner production reduces resource use and/or pollution at the source by using cleaner products and production methods. On the basis of a unique facility-level data set based on a recent survey covering seven OECD countries (Canada. whereas end-of-pipe technologies curb pollution emissions by implementing add-on measures. Command and Control (CaC) regulations.8% of our sample facilities report that they . France. for instance.) we find a clear dominance of cleaner production in these countries: Surprisingly. Japan. This is because there has been exceptionally little empirical analysis directed to the determinants of the use of specific types of abatement measures .pdf Non-technical Summary Typically.End-of-Pipe or Cleaner Production? An Empirical Comparison of Environmental Innovation Decisions Across OECD Countries Manuel Frondel.principally because of the paucity of available data. With particular respect to the diffusion of cleaner production and products. frequently impose technology standards that can only be met through end-of-pipe abatement measures. cleaner products and production technologies are frequently seen as being superior to end-of-pipe technologies for both environmental and economic reasons. In addition to substantial investment costs in new technologies. The establishment of cleaner production technologies. Germany. voluntary measures. however. Hungary. the question arises which one of several alternative policy approaches is to be preferred: performance standards.

we find that a large majority of facilities in these OECD countries report that their measures are aimed at production processes and not so much at products to reduce environmental impacts.5 %). a certain amount of end-of-pipe technologies will still be necessary to curb specific emissions which cannot easily reduced with cleaner production measures. The potential for continuously substituting end-of-pipe technologies with cleaner technologies might be limited. Germany displays the lowest percentage of cleaner production technologies among these OECD countries (57. Our estimation results based on a binary probit model indicate that the determinants of environmental product innovations are quite similar to those of process innovations.predominantly invest in cleaner production technologies. The explanation is that Germany’s command and control policy heavily supported end-of-pipe technologies in the past. Thus. For example. in other words. We conclude that additional investments in cleaner production and products may be stimulated by widening the cost gap between the two types of technologies. whereas cleaner production may be motivated − among other factors − by market forces. since not all regulations favoring end-of-pipe technologies can be cut down. while Japan exhibits the highest respective share (86. presumably by improving the necessary information basis for the development of such technologies. There are. however. however. .5 %). This might be explained by the fact that product-integrated environmental innovations include process changes “from cradle to grave”. product-integrated environmental innovations still seem to suffer from poor market incentives. additional filters currently reduce particulate emissions of Diesel cars more effectively than the more eco-efficient Diesel engines. With particular respect to environmental product innovations. While pollution problems have been mastered quite successfully through the use of cleaner processes at the production site. These results suggest that the application of end-of-pipe measures depends at least partially on regulatory pressure. Furthermore. indicate that cost savings tend to favor clean production and that regulatory measures and the stringency of environmental policy are positively correlated to end-ofpipe technologies. We thus conclude that improvements towards cleaner products and production may be achieved by developing and disseminating these management tools to a larger extent. Our estimation results. Furthermore. the introduction of cleaner technologies and products is supported by R&D investment specifically related to environmental matters. which are based on multinomial logit models. significant differences: Most notably. point to a growing importance of cleaner technologies in Germany. however. Recent empirical results. for instance. by additionally charging for the use of waste and energy. we find empirical evidence that organizational innovations improve the technological capabilities of facilities: General management systems and specific environmental management tools such as process control systems or environmental audits seem to support the implementation of cleaner production measures. there is a wide overlap between these two types of innovations.

JEL-Classification: Q55. Introduction Typically. ZEW (rennings@zew. end-of-pipe-technologies. Improvements may also be stimulated by widening the cost gap between the two types of technologies. and specific environmental management tools tend to favor clean production.8% of the facilities report that they invest predominantly in cleaner production technologies. Bernburg (horbach@wi. while cost savings. While both fundamental types of abatement measures mitigate the adverse environmental impacts of production. With regard to environmental product innovations. .de). We conclude that improvements towards cleaner products and production may be reached by the continuous development and wider diffusion of these management tools. cleaner production technologies are frequently more advantageous than end-of-pipe technologies for environmental and economic reasons. by additionally charging for waste and energy use. discrete choice models. Klaus Rennings. C25 * Manuel Frondel. we distinguish between two different types of environmental innovations that mitigate the environmental burden of production: cleaner production and end-of-pipe technologies. the large majority of facilities reports that the measures they have undertaken to reduce environmental impacts were geared at production processes and not so much at products. technological innovation.de). Jens Horbach. and Klaus Rennings* Abstract. we find a clear dominance of cleaner production in seven OECD countries: Surprisingly.End-of-Pipe or Cleaner Production? An Empirical Comparison of Environmental Innovation Decisions Across OECD Countries Manuel Frondel. Our estimation results are based on multinomial logit models which indicate that regulatory measures and the stringency of environmental policies are positively correlated with end-of-pipe technologies. for instance. Jens Horbach. FH Anhalt.de). technological change. On the basis of a unique facility-level data set derived from a recent OECD survey. 76. This paper analyzes a variety of factors that might enhance firms’ propensity to implement cleaner products and production technologies instead of end-of-pipe technologies.hs-anhalt. general management systems. RWI Essen (frondel@rwi-essen. Keywords: Cleaner production. O33. government policy. O38.

On the basis of a facility and firm-level database derived from a recent OECD survey. we first attempt to identify the determinants of end-of-pipe and cleaner production technologies by using a multinomial logit model. The establishment of cleaner production technologies. Our unique cross-country database allows us to address the influence of a variety of correlates. With particular respect to the diffusion of cleaner production and products. voluntary measures. do internal factors. do other factors than market demand for environmentally beneficial products also influence decisions in favor of environmental product innovations? This paper empirically analyzes facilities’ discrete choice between different environmental innovation types. 2003. Command and Control (CaC) regulations. the question arises which one of several alternative policy approaches is to be preferred: performance standards. There is a further set of related questions: First. 2002). In addition to substantial investment costs in new technologies. cleaner products and production technologies are frequently seen as being superior to end-of-pipe technologies for both environmental and economic reasons. it seems natural that policy makers are primarily interested in such incentives that affect the firms’ choice among various types of environmental innovations. frequently impose technology standards that can only be met through end-of-pipe abatement measures. whereas end-of-pipe technologies curb pollution emissions by implementing add-on measures. is often hampered by barriers such as additional co-ordination input and a lack of organizational support within firms. customers. however. JAFFE et al. it appears particularly desirable from the perspective of environmental policy to identify incentives that can be 76 . In particular. or economic instruments which leave decisions about the appropriate abatement technology up to the firm? There has been exceptionally little empirical analysis directed at the diffusion of specific types of environmental technologies.Cleaner production reduces resource use and/or pollution at the source by using cleaner products and production methods. Thus. We then employ a binary probit model in order to investigate the impact of these factors on the environmental product and process innovations selected by a facility. the impact of pressure groups and (environmental) management tools on the firms’ environmental innovation behavior. market forces. additional obstacles arise due to the nature of the environmental problem and the type of regulations involved. Given the potential relative advantages of cleaner products and production technologies.. such as environmental regulations and pressure from suppliers. it is still unknown to what extent and why firms may shift from end-of-pipe solutions to cleaner production and products. such as the existence of environmental management systems (EMSs). principally because of the paucity of available data (BRUNNERMEIER and COHEN. for instance. or other stakeholders? Finally. Furthermore. support the environmental innovation decision for cleaner production and products? Secondly: Are innovation decisions driven by external factors. such as environmental policy instruments.

According to the VDI (2001) end-of-pipe technologies do not make up an essential part of the production process. In Section 5. see Figure 1): Process innovations enable the production of a given amount of output (goods. we commence with the description of environmental innovation types and how these types are addressed in our analysis. but are add-on measures so as to comply with environmental requirements. such as total quality management. Incineration plants (waste disposal). public procurement. such as consumer preferences and firm-specific factors. Section 4 provides a descriptive summary of our data set. and to isolate motives that are mainly spurred by other determinants.g. and exhaust-gas cleaning equipment (air quality control) are typical examples of end-of-pipe technologies. flexible economic instruments. This distinction is in line with the technical guidelines of the Society of German Engineers (VDI) which sets forth industrial environmental protection measures and their respective costs (VDI. 77 . waste water treatment plants (water protection). Types of Environmental Innovations The OECD (1997) Guidelines for Collecting and Interpreting Technological Innovation Data distinguish between technical and organizational innovations.influenced by policy measures. replacing organic solvents by water). voluntary measures. Process-related measures are commonly subdivided into end-of-pipe technologies and integrated technologies (hereinafter: cleaner production technologies). Section 6 uses the same variables to investigate whether determinants regarding the introduction of cleaner processes and products differ from each other. the use of environmentally friendly materials (e. In contrast. Product innovations encompass the improvement of goods and services or the development of new goods. technology support programs. and the modification of the combustion chamber design (process-integrated systems) are examples of cleaner production technologies. 2001). The final section concludes this study. cleaner production technologies are seen as directly reducing environmentally harmful impacts during the production process. Section 3 reviews the literature on trends and determinants pertaining to the shift from end-of-pipe to cleaner production. sound absorbers (noise abatement). services) with less input. we analyze the decision between end-of-pipe and cleaner production technologies using a multinomial discrete choice model. The recirculation of materials. such as performance standards. In the subsequent section. with technical innovations being divided into product and process innovations (for an illustration of theses distinctions. Organizational innovations include new forms of management.

primarily environmental protection tasks. Yet. Organizational innovations contribute to the firms’ technological opportunities and can be supporting factors for technological innovations. Environmental management systems (EMS) are typical examples of organizational measures. Figure 1: Types of Environmental Innovations Product Innovations Process Organizational Innovations Innovations Cleaner Production Technologies End-of-pipe Technologies (Integrated Measures) Frequently. aim at diminishing harmful substances that occur as by-products of production. In contrast. cleaner production measures generally lead to both reductions of by-products and energy and resource inputs. increased competitiveness.Typically. Reduced costs. such as filters utilized for desulphurization. at least. etc. Finally. are seen as potential benefits of an innovationfriendly environmental policy. the creation of new markets for environmentally desirable products and processes. 78 . since end-ofpipe technologies fulfill. by definition. end-of-pipe technologies. firms hope that innovations will offset the burden and cost induced by environmental regulation or. that they will help them to reach environmental policy goals without severe negative economic consequences. positive employment effects. these benefits can be realized more easily with cleaner products and cleaner production technologies than with end-of-pipe measures. organizational measures include the re-organization of processes and responsibilities within the firm with the objective to reduce environmental impacts.

shifts to cleaner production would be beneficial (RENNINGS et al. there is wide agreement on the following three findings. 2004b). and related costs. Secondly. Trends and Determinants of Facilities’ Environmental Technology Choice Investments in cleaner production technologies cannot be separated all that easily from other. This observation raises the question as to whether this fact might be explained by the shift of investments to cleaner production technologies. On the other hand. been included in official environmental statistics thus far. the total replacement of end-of-pipe technologies by cleaner production measures is certainly not possible. and. international statistics on the use of cleaner production technologies are still unavailable. cleaner production technologies are frequently more advantageous than end-of-pipe technologies for both environmental and economic reasons. Figure 2: Investments in End-of-pipe Technologies in German Industry in the 1990ies (BECKER and GRUNDMANN (2002:421-422)). But technology choices are often influenced by the specific environmental problem and the regulatory framework stipulating a certain technology standard that can only be reached with end-of-pipe measures. because it heavily draws upon insights of general empirical innovation research. Apart from the flexibility of regulation. EUROSTAT (1999). data on the use of cleaner production technologies have hardly ever. Although international statistical offices. which neither distinguishes between environmental and nonenvironmental innovations nor between end-of-pipe and cleaner production technologies. environmental regulations relied far more on end-of-pipe in the past than on cleaner production technologies. see Figure 2). the literature on environmental innovation cannot provide a satisfying answer to this question to date. In the remaining part of this section. 2004). Unfortunately. Nevertheless. Therefore. non-environmental technologies (SPRENGER. such as the OECD and. 2004a. technology options. the choice among these two technology options also hinges on the option that is more cost-effective when meeting the required standards. these technologies are still dominating in OECD countries. In short. Firstly. there will always be a mix of end-of-pipe and cleaner production technologies that depends on the underlying environmental targets. if at all. thirdly. 79 .Thus. agreed to add cleaner production to environmental protection activities. we will review the innovation literature with a focus on the general determinants of innovation decisions that may be decisive for the choice of environmental abatement technologies. In practise. statistical data indicates that investments in end-of-pipe technologies decreased during the 1990ies (for Germany..

In Billion Euros

3,6

3, 6

3,2

3, 2

2,8

2, 8

2,4

2, 4

2,0

2, 0

1,6

1, 6

1,2

1, 2
1991

1992

1993

1994

1995

1996

1997

1998

1999

2000

The general innovation literature discussed intensely as to whether technological innovation is
triggered by supply-push or demand-pull factors, or by both. Often, these factors are also called
technology-push and market-pull factors, respectively, with market-pull factors emphasizing the
role of consumers’, firms’ and the government’s demand as determinants of environmental
innovation (HEMMELSKAMP, 1997). While corporate image and preferences for
environmentally friendly products are typical examples of market-pull factors, technologypush
factors include subsidies that promote research and development (R&D).
Empirical evidence indicates that both market-pull and technology-push factors are relevant for
spurring technological progress and innovation (PAVITT, 1984). This also seems to be
plausible for the choice among environmental abatement technologies, with market-pull factors
being expected to be more important for cleaner products and processes than for endof-pipe
technologies. The major technology-push and market-pull factors found in innovation literature
are the technological capabilities, the possibility of appropriation, market structure and other
factors that are described in the following section.
Technological capabilities
The concept of technological capabilities, conceived by ROSENBERG (1974), encompasses
the knowledge and know-how of the development of new processes and products. Empirical
studies support the hypothesis that technological capabilities are decisive determinants of
innovation cost. They are thus important factors for innovation decisions (COHEN, 1995) and
relevant for both cleaner production and end-of-pipe technologies. JANZ et al. (2003) find
evidence that private R&D activities are decisive internal push factors for innovation activities,
especially for knowledge-intensive sectors. Financial resources and skilled employees
80

(CZARNITZKI, 2002), R&D activities, especially activities dedicated to environmental issues,
and the support of organizational structures, such as management systems, in particular EMSs
also represent important internal capabilities for successful innovation activities. Empirical
evidence on the positive impact of EMSs on environmental innovation is found by RENNINGS
et al. (2003) and REHFELD et al. (2004), while FRONDEL et al. (2004a) do not find any
significant influence.
Possibility of appropriation
Research investment differs from physical investment, because it is difficult to exclude third
parties from the assets produced by the research process. As noted in the classic contribution
by ARROW (1962), the creator of these assets will typically fail to appropriate most or even all
of the social returns it generates. Much of the social returns will accrue as spillovers to
competing firms and consumers. The appropriation problem is likely to lead to significant
underinvestment in R&D by private firms (JAFFE et al., 2002). Innovation incentives may
increase if the private innovator can appropriate the expected innovation rents. The creation of
a temporary monopoly by patents, the implementation of market barriers to complicate and
hamper imitation, or keeping the innovation secret are instruments that can be used to ensure
appropriation. Yet, the appropriation problem seems to be of minor importance for
environmental innovations, since the expected rents are rather low due to the good public
character of most environmental goods and services. In addition, this problem can be expected
to be of lower importance for environmental process innovations than for product innovations.
Market structure
One of two major innovation incentives is the expectation of innovation rents, even if these
rents are temporary (COHEN, 1995). In addition to R&D investment profits, strategic
advantages over rivals are also motivating forces for innovations (CARRARO 2000). Innovation
rents are commonly expected to be higher in oligopolistic regimes than in highly competitive
markets. SCHUMPETER (1942) argues that firms with large market shares are superior with
regard to innovations due to potential economies of scale for inventive activities. There is also
empirical evidence that highly concentrated industries are more innovative than others
(MANSFIELD, 1968, SCHERER, 1967). Yet, once monopolistic rents are secured, the pressure
to innovate may decrease. New products and processes are more frequently developed in
deregulated markets than in regulated markets (BEISE and RENNINGS, 2003). Thus, a few
empirical studies also find support for the hypothesis that market concentration has a negative
effect on innovations (GEROSKI, 1990, WILLIAMSON, 1965). Regarding the technology choice
between end-ofpipe and cleaner production, it can be expected that firms in protected markets
are more likely to opt for end-of-pipe technologies. They can concentrate on environmental
protection functions since they experience less competitive pressure to simultaneously improve
their resource efficiency.
Miscellaneous factors, such as market demand, sector specific differences, and firm size
81

Both actual and expected market demand crucially affect firms’ decisions on R&D investments,
especially concerning product innovations (HARABI, 1997). Of course, this also holds true for
cleaner production investments and, in particular, environmental product innovations.
Furthermore, due to specific market situations and technology options the “modes of innovative
search” and the technology choice between end-of-pipe and cleaner production measures differ
from sector to sector (DOSI, 1988). Innovation processes in the pharmaceutical industry, for
example, appear to be rather complex, particularly in comparison to the textile industry, where
innovations frequently consist in changes of textile designs. Finally, the complexity of
innovations seems to determine the role that the firm’s size plays for innovation behavior.
Empirical findings are controversial, though. While complex innovations - most notably process
innovations - can be easily accomplished by large firms, less complex innovations - commonly
product innovations - frequently originate from small firms due to their higher degree of flexibility
(PAVITT, 1984). The general existence of economies of scale for innovation activities has not
yet been empirically confirmed.
Beyond such technology-push and market-pull factors, regulations are often considered to be
an important driving force for environmental innovation. This is at least partially due to the
public-goods character of environmental innovation (RENNINGS, 2000) which leads to
underinvestment in environmentally related R&D. It is argued that market forces alone would
provide insufficient innovation incentives and that consumers’ willingness to pay for
environmental improvements would be too low. The Porter Hypothesis underscores the view
that regulations can trigger environmental innovations and postulates that in a non-optimizing
world strict environmental policy may spur "innovation offsets", that is, environmental
innovations can offset the burden and cost induced by regulations and create new markets for
environmentally desirable products and processes. In a series of case studies, PORTER and
VAN DER LINDE (1995) find anecdotical evidence for their hypothesis.
The Porter Hypothesis has been received with skepticism, however (see JAFFE and PALMER
(1996)). While it is widely agreed that potentials for cost savings and improved efficiency may
exist in imperfect markets, it is frequently argued that these potentials are rather limited (ULPH,
1996). Nevertheless, the Porter Hypothesis might be valid for both of our technology options
due to the secondary benefits of an innovation-friendly environmental policy: end-of-pipe
technologies might increase, for instance, the competitiveness of an industry that is the
forerunner of an international trend. If a country imposes a specific regulation on an industry
that requires end-of-pipe investments, firms might have gained a competitive “first mover”
advantage in the long run once other countries adapt the same regulation. Strict environmental
regulations may also improve the competitiveness of firms in the long run by stimulating
resource and cost-efficient, cleaner production measures.
Empirical evidence on this issue is rare due to a lack of technology specific firm data. By
analyzing the effects of a German environmental investment program, HORBACH et al. (1995)
show that in some cases process-integrated measures, as opposed to end-of-pipe
82

(2003). results originating from general equilibrium models of endogenous growth and game theory models suggest that regulation standards may be a more appropriate method for stimulating innovation. management systems as well as of the environmental policy framework. The questionnaire contains questions on the facilities’ environmental impacts. under conditions of imperfect competition. MILLIMAN and PRINCE. Furthermore. see AGHION and HOWITT 1998. and the USA.186 observations originating from manufacturing facilities with more than 50 employees. as it is done in evolutionary economics as well as in the new institutional and growth theory1. Japan. It remains unclear whether such a small impact induces firms to shift their investments from end-of-pipe to cleaner production technologies. The survey was performed in 2003 and covers seven OECD countries: Canada. and RENNINGS et al. Table 1 indicates that 3. the welfare gain of environmental policy instruments critically depends on the circumstances involved. 1989). integrated technologies in order to curb CO 2 emissions may lead to an increase in total factor productivity. Germany. see CARRARO (2000) and MONTERO (2002). (2004a) find that generally policy stringency is more important than the choice of single policy instruments. The same results are obtained in a series of cases studies carried out by HITCHENS et al. Finally. none of the policy instruments is generally preferable.technologies. This characterization has been confirmed for situations of perfect competition and information. lead to significant cost savings. According to FISCHER et al. France. The OECD Data Set and Descriptive Results In our analysis of different abatement technologies. see the description of our variables provided in Section 5 and the Appendix). the influence of stakeholders. Furthermore. when the endogeneity of technological progress is taken into account. facility-specific structural characteristics (for more details. Market-based instruments have been regarded as superior in the early environmental innovation literature with particular respect to the choice of the appropriate environmental policy instruments (DOWNING and WHITE.100 of our sample facilities. Yet. we use a facility and firm-level data set established within a recent OECD survey on environmental policy tools and their impact on firm management practices in manufacturing. (2003) confirm that environmental innovations have a small but nevertheless beneficial economic impact on sales and employment. particularly when firms gain “strategic advantages” from innovation. took significant technical measures to reduce the environmental impacts associated with their activities. WALZ (1999) shows that the introduction of new. FRONDEL et al. The whole data set includes 4. industry surveys conducted by PFEIFFER and RENNINGS (2001). 83 . their motivations for the implementation of environmental practices and abatement technologies. Hungary.8% changed their production technologies 1 For a comprehensive summary. and. that is around 74%. Norway. Out of these facilities with altered production processes 76. (2003) for European SMEs. 1986. RENNINGS and ZWICK (2002). last but not least.

6% Process Innovations 2632 84.8% End-of-Pipe Technologies 720 23. indicate that cleaner production innovations have almost caught up.and only a minority of about 23% implemented end-of-pipe technologies. Table 1: Distribution of Abatement Technology Types in our Sample Facilities in 2003 Cleaner Production Measures 2380 76. significant differences among the interviewed OECD countries. Germany displays the lowest percentage of cleaner production technologies among the seven OECD countries (see Figure 3). the respondents of our sample firms indicated which of these innovation types they use predominantly. Figure 3: Choice of Environmental Technologies in Seven OECD Countries In % 84 . however. or even exceeded the share of end-of-pipe innovations. see the survey by RENNINGS and ZWICK (2002) for the European context. Recent surveys. Not surprisingly.4% Total 3118 100% There are. Most notably.2% Total 3100 100% Regarding the introduction of product or process innovations. since it is a widespread assumption that end-of-pipe technologies still dominate investment decisions in firms. see the German survey by CLEFF and RENNINGS (1999). though. most facilities report that they took more significant measures in the area of production processes than in product design (see Table 2). Table 2: Distribution of Product and Process Innovations in our Sample Facilities Product Innovations 486 15. This is a surprising result.

. see FRONDEL et al. 2002). Germany and Hungary exhibit the lowest proportion of facilities stating that they implemented product measures (see Figure 4). These results are in line with findings of recent surveys in Germany (e. These surveys confirm the general view that rate and direction of environmentally benign technological progress differ according to the type of innovation. product integrated environmental innovations still suffer from poor market incentives (RENNINGS et al. But recent empirical results point to a growing importance of cleaner technologies in Germany (see HORBACH 2003a and 2003b).. REHFELD et al..100 100 80 80 60 60 40 40 20 20 0 0 end-of-pipe cleaner production Germany France Japan Norway Hungary United States Canada The share of cleaner production technologies ranges from 57. While a large majority of our sample facilities reports that the established measures to reduce environmental impacts tend to aim at production processes and not at products. Figure 4: Incidence of Measures Undertaken (Production rather than Product) 85 . While pollution problems have been countered quite successfully through the use of cleaner processes at the production site. 2004b). 2004) and Europe (RENNINGS and ZWICK. 2004b). The crucial problem still seems to be that environmental innovations are not scaled up from niche markets to mass markets (take-off phase).5 % in Germany to 86.g. The reason for this result is that CaC heavily supported end-of-pipe technologies in Germany in the past (HAUFF und SOLBACH. 1999).5 % in Japan (for more details on the German data.

In % Canada France Germany Hungary Japan Norway United States 70 75 80 85 90 95 100 Determinants of Technology Choice End-of-pipe vs. our categorical variable choice reflects the technology that is predominantly employed by a firm. and the no-abatement option – no new environmental technologies are implemented. which reflects three distinct unordered abatement choices: end-of-pipe technologies. discrete choice methods. because they can be easily confused with ordinary production processes.e.. Cleaner Production Using an unordered multinomial logit model. Clearly. Our econometric model addresses this issue by using dummies for branches. On the basis of the OECD firm and facility-level data set summarized in the previous section. Respondents of our sample firms indicated which of these technology types characterized the nature of their abatement measures most accurately. Another problem results from the fact that firms sometimes cannot easily choose between end-of-pipe technologies or integrated measures – a problem that is based on technological restrictions. While a firm may use both types of technology. cleaner production technologies. i. this variable may suffer from the fact that the identification of process-integrated technologies is rather difficult. 86 . we analyze why firms decide to introduce different abatement technologies. because some types of technological abatement options may be industry-specific (see the discussion on sector-specific modes of innovative search outlined in Section 3). we capture a firm’s decision on a specific environmental abatement technology by applying the categorical variable choice.

for instance. may have distinct implications for the choice of abatement technologies. since these responses reflect both genuine variations across facilities and individual differences in the perception of the respondents. This may also be true for specific environmental management tools. such as expected corporate image improvements. This approach is far from unproblematic. Environmental policy instruments: This category comprises respondents' assessment of the importance of market-based instruments.The individual decision of a facility to opt for one of the three abatement alternatives depends on factors that are divided into the following five categories 2: Motivations: This category captures the goals of environmental protection activities. such as health and safety management systems and process or job control systems. Process control systems. The variable policy stringency describes respondents’ perception of the stringency of environmental regulation. identified as officer. facility size and turnover. internal environmental audits. may help identify energy saving potentials by controlling the whole production process and thus may serve as an information basis for the design of cleaner technologies. In many cases. Finally. cost savings due to the implementation of abatement technologies or potential avoidance of environmental incidents. see the Appendix. Environmental management practices may help to provide this information basis. for instance. and public environmental reports. commercial and private customers. Management tools: Different management practices. and environmental (green) organizations. For descriptive statistics and details on construction. 87 . internal forces. (Italic terms stand for the names of the variables used in the tables presenting our estimation results). such as corporate headquarters and management employees. Furthermore. The stringency of a government’s environmental policy may also foster abatement decisions. Pressure groups: This category reflects the –influence of interest groups – as perceived by the survey respondents – such as industrial associations and labor unions (summarized in the variable unions). the relevance of environmental impacts of any kind of pollution and a person explicitly responsible for environmental concerns. and subsidies. respectively. Quantitative 2 All variables are constructed from the answers provided by the survey respondents. regulatory measures (input bans and technology standards). such as environmental taxes. measured in terms of number of employees and sales. a specific research and development budget for environmental matters (R&D) was used as an indicator for the respective technological capabilities. Such covariates are. such as written environmental policies. Facility Characteristics: Abatement decisions may be affected by a set of facility-specific covariates that are discussed in the literature review provided in Section 3. the firms need sufficient information about the environmental impacts at each phase of the production process so as to implement cleaner technologies. information measures. might also be relevant. environmental accounting.

The influence of the market structure was captured in the variable competition reflecting the number of competitors of the responding firm. Table 3: Multinomial Logit Model of Available Abatement Options Policy Stringency Regulatory End-of-pipe Cleaner Production End-of-pipe Cleaner Production Environmental Policy Motiv ations Image 1.53)** . While theoretical considerations would expect that a strict environmental policy would have a significant effect on both endofpipe technology and cleaner production. the relative importance of policy stringency for end-ofpipe technologies might be explained by the fact that CaC is still the dominating environmental policy. tend to be stimulated by other factors than CaC. This result is perfectly in line with recent theoretical research on the innovation effects triggered by various environmental policy instruments described in Section 3. Estimation results for our multinomial logit model are reported in Table 3 and indicate a significant.88)** Cost Savings 1. positive correlation of environmental policy stringency with the introduction of endof-pipe technologies.10 (0.63) 88 1. but not with cleaner production.62 (4.85)** 1. This interpretation is in accordance with the observed differences in the impacts of environmental instruments: The implementation of end-of-pipe measures seems to be fostered by input bans and technology and performance-based standards. This result might be explained by the fact that cleaner production measures have been less subject to environmental regulations so far. however.47 (2.23 (1. which suggests that policy stringency is more important than the choice of a single environmental policy instrument. Cleaner production measures.indicators for research and development were not available due to a high number of missing values.37 (2.18) 1.84) Incidents 1. whereas the respective variable regulatory measures is not significant for the introduction of cleaner production technologies.03 (0.

15 (0.22 Competition 1.60)** 1.06) Unions 0.91) 2.43 (2.07)** 1.47) (1.73 (1.92) 0.95)* 0.90 (-0.01 (0.08 (0.78 (4.15)* 1.28 (-4.31 (1.88) Hungary 1.48) 1.12) (2.76) 1.02 (0.79 (1.76)** 0.20 (2.97) Pressure Groups Country Dummies Germany 0.21 (-6.52 (3.57)** France 0.59) Norway 0.82 (-1.92 (-0.62)** Internal Forces 1.75 (2.46) 1.86)** 1.23) 1.02 (0.84 (-0.12) 1.32) Japan 1.26) 4.11 (4.00 (-0.14 Impacts Officer Information R&D Voluntary Size Measures Subsidies 1.15) Turnover 1.51) 1.00 (-1.76)* 89 2.34 (1.27)** Green orgs 1.40 (2.81)** .79) 1.37 (3.56 (-1.09) 0.93)** 1.96 (-0.34 (1.52) 1.07 (0.63 (4.34)** 1.27) 1.91 (-0.65 (-1.15 (0.03) 1.30 (0.86) 1.02 (0.27) (2.11)* 1.06 Characteristics 0.54 (1.92 (6.95)** 2.80 (-1.Measures Market Instruments Facility 1.53) USA 1.47)* 0.43 (1.13) 0.

53) 0.26 (1.28) Minerals 1..52 (2.42)* 1.49)** Accounting and Reports 1.52)** 1.33 (2.51) Metals 0.46 (1.85) 1.79) Machines Transport 0.61 (-2. respectively.22)* 0.77 (-1.58 (3.43)** 0. 90 . The base category is “no abatement technology”.01)* Wood 0.13 (0.17 (0.42 (-2.52 (3.92 (-0. χ2 (78) = 1267.92 (-0.00 (4.28)* 0. An important assumption of multinomial logit models is that outcome categories have the property of independence of irrelevant alternatives (IIA)..36) Chemicals 0.178.98)* 1.45 (2.96)** 0.39) Paper 0.37 (-4.94 (-0.29 (1.79 (-0.50 (-2.40) 1.57 (-3.84 (-0. The results of Hausman/McFadden tests have shown that there is no systematic change in the coefficients if we exclude one of the alternatives.28 (1.44 (3.56) 1.71.86 (-0. * and ** denote significance at the 5% and 1% level.35)* Industry Dummies Textile 0.77 (-1.13)** Other sectors 0.70 (-1.98)** Number of observations: 3699.81) 0.34) 0.30) 0.14) 1.72)** 2. Odds ratios for one unit changes in the corresponding variables are reported instead of coefficients. Z-statistics are given in parentheses.Health and Safety System Process or Job Control System Written Environmental Management Tools Policy Internal Audits Environmental 1.53) 1.71 (3.14) 0.79 (-0. Pseudo R2 = 0.58 (-2.05)** 1.31)** 1.

the occurrence of environmental incidents spurs the introduction of both technology types.Surprisingly. Furthermore. no surprising result. In contrast. Process or job control systems significantly promote the implementation of integrated technologies. The implementation and operation of cleaner technologies is often more complex than for end-of-pipe-technologies. have statistically significant positive effects on the implementation of environmental technologies. to abatement actions. are often watered down in the political process. since both policy tools may help to get the information required for cleaner technologies. confirm our expectation that the implementation of cleaner production and end-of-pipe measures varies across branches. the documentation of both environmental problems and solutions and. (environmental) management tools appear to be particularly important for the introduction of clean technologies. indicated by the dummy variable officer. Product versus Process Innovations 91 . there is no significant impact of market-based environmental instruments. It seems to be plausible that internal environmental audits and the preparation of environmental reports are not significantly important for end-ofpipe measures but for cleaner technologies. a result that is explained by the fact that policy instruments do not have a significant impact if their implementation is lax. Our estimation results indicate that the high importance of environmental impacts for firms is positively correlated with the realization of environmental investment – indeed. irrespective of the type of technology options. which capture the distinct technological options across industries. technological capabilities seem to be more important for cleaner technologies than for end-of-pipe measures. Furthermore. second. One explanation might be that environmental accounting reveals the facilities’ problems in this area. This result supports the view that the nature of integrated technologies often leads to energy and/or material savings as well as cost savings. Particularly market-based instruments. The respective variable R&D is only significant for cleaner technologies. The introduction of both types of abatement measures is significantly promoted if at least one employee is explicitly responsible for environmental concerns. Among pressure groups the internal forces. such as ecotaxes. be it end-of-pipe or cleaner production technologies. Not surprisingly. which may lead to. Estimation results for the industry dummies. External forces. Another result suggests that innovations in cleaner production technologies tend to be market-driven and not so much regulationdriven: cost savings tend to favor process-integrated measures and not end-of-pipe technologies. environmental accounting and a written environmental policy seem to favor the realization of both types of abatement technologies. such as labor unions (unions) or environmental or neighborhood groups (green orgs) do not seem to be influential with respect to either decision. such as corporate headquarters and management. first.

01 (0.02 (-1.81) Image 0.01 (0. which showed process.01 (0. Environmental Policy Policy Stringency Regulatory -0.68) -0.40) 0.01 (-0.30) -0.32) Size Turnover -0. we analyze a firm’s binary decision to introduce product instead of process innovations: Respondents of our sample facilities indicated which type of technology was implemented and reflects the nature of their environmental innovations. we will not estimate the same multinomial model as in the previous section.17) Impacts Measures Subsidies Officer 0.80) Primary customer R&D 0.02 (-1.50) Competition 0.02 (1.25) Incidents -0.and product innovations versus the no-abatement alternative.01 (-0.32) -0. Table 4: Probit Model of the Available Product Innovations (1) versus Process Innovations (0).00 (-1.82) Cost Savings 0.01 (0.03 (1.96) Facility Characteristics Instruments Information Voluntary 0.00 (0.02 (-0. product or process innovations of their firm most accurately.02 (-0.01 (0. Because of the violation of the IIA assumption. Instead.19) 0.In this section.62) 0. we investigate a firm’s decision to introduce environmental product innovations by applying a binary probit model.02 (0.07) Pressure Groups Country Dummies 92 .44) Measures Market Motivations -0.

76) 0.33)* Japan 0.18) Process or Job Textile 0.16 (3.02 (-0. χ2 (41) = 126.08) Management Tools Health and Safety System -0.01 (-0.11 (-3.03) Report Number of observations: 2776.07 (-2.63)** Wood 0.06 (1. Marginal effects are reported instead of coefficients. respectively.13 (3.73)** Customers -0.03 (-1.01 (-0.87) 0. Z-statistics are given in parentheses.14 (2.13 (2.053.13) Germany -0.35) Norway USA -0.16)* -0.42) France 0.97)* 0.06) Green orgs 0. Pseudo R2 = 0.94) System Written Environmental Policy Internal 0.09 (1.96)** 0.45) Hungary -0.01 (0.00 (-0.12 (2.04 (1.40)** 0. * and ** denote significance at the 5% and 1% level.97.90)** Paper Chemicals Control -0.27) Unions -0.50) Accounting and Industry Dummies Minerals Metals Machines Transport Other sectors 0.00 (-0.01 (0.13 (3.01 (-0.00) -0.02 (1.Internal Forces -0.38) 0.00 (-0.00 (-0.78)** 0.01 (1.28) Audit Environmental -0.08 (1. 93 .

however. an improvement of the environmental performance of products including the selection of raw materials or supplied parts. while Japan exhibits the highest respective share (86.S. The explanation is that Germany’s command and control policy heavily supported end-ofpipe technologies in the past. Nevertheless. Germany.Apart from country and industry-specific differences. environmental innovations are more often identified with cleaner production measures than with end-of-pipe technologies. In short. There are. Our estimation results.8% of our sample facilities report that they predominantly invest in cleaner production technologies. Germany displays the lowest percentage of cleaner production technologies among these OECD countries (57. Japan. France. Hungary.) we find a clear dominance of cleaner production in these countries: Surprisingly. the research and development phase. consumption. Recent empirical results.5 %). indicate that cost savings tend to favor clean production and that regulatory measures and the stringency of 3 Note that product design is likely to be within the responsibility of a firm and not so much of a facility. we were unable to find a significant impact of this variable due to the corresponding high number of missing values. and the U. the determinants of our estimation results 3 do not show any difference between the two innovation decisions (see Table 4). which are based on multinomial logit models. which becomes obvious when taking a closer look at the European Commission’s definition of product-integrated environmental innovations. Norway. cleaner production technologies are frequently more advantageous than end-ofpipe technologies for both environmental and economic reasons. According to this definition (see EC 2001 and 2003). This is because there has been exceptionally little empirical analysis directed to the determinants of the use of specific types of abatement measures principally because of the paucity of available data. On the basis of a unique facility-level data set based on a recent survey covering seven OECD countries (Canada. and disposal phases. point to a growing importance of cleaner technologies in Germany. In fact. While attempting to take account of this aspect by including a binary variable in our model that indicates whether or not a facility belongs to a multi-facility firm. as well as the production. While both of these two fundamental types of abatement measures mitigate the adverse environmental impacts of production. 76.5 %). which reduce environmental impacts by using add-on measures without changing the production process. Summary and Conclusions This paper analyzes factors that may enhance a firm’s propensity to implement cleaner products and production technologies rather than end-of-pipe technologies. however. significant differences: Most notably. environmental product innovations include process changes “from cradle to grave”. This outcome might be explained by the fact that there is a wide overlap between these two types of innovations. it is a widespread assumption that end-of-pipe technologies still dominate investment decisions in firms. the determinants of product and process innovations appear to be quite similar. 94 . in other words.

These results suggest that the application of end-of-pipe measures depends at least partially on regulatory pressure. For example. Furthermore. Acknowledgements: This paper originates from the research project “Environmental Policy Tools and Firm-Level Management: A Cross-OECD Survey of Firms”. funded by the Organization for Economic Cooperation and Development (OECD) and the German Federal Ministry of Education and Research (BMBF) under the research initiative “Policy Frameworks for Sustainable Innovations” (project number 07RIW7). we find that a large majority of facilities in these OECD countries report that their measures are aimed at production processes and not so much at products to reduce environmental impacts. Dirk Engel as well as to participants of the 95 . however. for instance. the introduction of cleaner technologies and products is supported by R&D investment specifically related to environmental matters. a certain amount of end-of-pipe technologies will still be necessary to curb specific emissions which cannot easily reduced with cleaner production measures. we find empirical evidence that organizational innovations improve the technological capabilities of facilities: General management systems and specific environmental management tools such as process control systems or environmental audits seem to support the implementation of cleaner production measures. Our estimation results based on a binary probit model indicate that the determinants of environmental product innovations are quite similar to those of process innovations. there is a wide overlap between these two types of innovations. product-integrated environmental innovations still seem to suffer from poor market incentives.environmental policy are positively correlated to end-of-pipe technologies. by additionally charging for the use of waste and energy. Thus. While pollution problems have been mastered quite successfully through the use of cleaner processes at the production site. additional filters currently reduce particulate emissions of Diesel cars more effectively than the more eco-efficient Diesel engines. We thus conclude that improvements towards cleaner products and production may be achieved by developing and disseminating these management tools to a larger extent. With particular respect to environmental product innovations. We are grateful to Dr. in other words. The potential for continuously substituting end-ofpipe technologies with cleaner technologies might be limited. Furthermore. since not all regulations favoring end-of-pipe technologies can be cut down. presumably by improving the necessary information basis for the development of such technologies. This might be explained by the fact that product-integrated environmental innovations include process changes “from cradle to grave”. whereas cleaner production may be motivated − among other factors − by market forces. We conclude that additional investments in cleaner production and products may be stimulated by widening the cost gap between the two types of technologies.

Seeon conference 2004 on Sustainability, Innovation, and Policy for helpful comments, special
thanks go to Dr. Joachim Schleich.

96

Appendix: Description and Descriptive Statistics of Variables.

Name of variable

Description

Mean Std.
Dev.

Choice

End-of-pipe or integrated (change in processes)
technologies (1 end-of pipe, 2 integrated, 3 no
new technology)

---

---

Motivations for
environmental
activities

The variables get the value 1 when “very
important” was chosen, and 0 for other categories

Corporate profile/image

0.57
0.46

0.50
0.50

Cost savings

0.43

0.50

Stringency of environmental policy (1 stringent, 0 0.17
not or moderately stringent)

0.37

Prevent or control environmental incidents
Incidents
Image
Cost Savings
Environmental policy
instruments

Policy Stringency

The following variables get the value 1 when
“very important” was chosen for at least one of
the items, and 0 for other categories:

Input bans, technology and performance
Regulatory Measures standards
Market Instruments
Information

0.43
Taxes, tradable permits, liability for environmental 0.47
damages
0.15
0.11
97

0.50
0.50
0.36
0.31

Voluntary Measures

Information measures for consumers and buyers

0.18

0.39

Subsidies

Voluntary or negotiated agreements

0.56

0.50

0.44

0.50

0.58

0.49

External environmental audits (1 yes, 0 no)

0.57
0.30

0.50
0.46

Environmental accounting (1 yes, 0 no)

0.25

0.43

0.49
0.44
0.36

0.50
0.50
0.48

Subsidies, tax preferences, technical aid
programmes

Management tools

Health and Safety
System

Health and safety management system (1 yes, 0
no)

Process or Job
Control

Process or job control system (1 yes, 0 no)

System

Written environmental policy (1 yes, 0 no)

Written
Environmental
Policy
Internal Audit
Environmental
Accounting

Public environmental report (1 yes, 0 no)

Environmental
Report
Role of interest
groups and
organizations

The variables get the value 1 when “very
important” was chosen for at least one of the
items, and 0 for other categories

Internal Forces

Corporate headquarters, management
employees, shareholders Public authorities

Authorities

98

leather and footwear Wood Wood and wood products.30 0.24 Industry dummies Chemicals 99 0.34 0.70 0. Food Food products. 0 no) Number of full time employees in the last three years 332.40 0. 1 if it increased) 0. furniture Paper Pulp paper.05 0.19 0.05 0.27 0. paper products.43 . labour unions 0. Dev.22 0.22 0.47 0.36 0.46 Facility Characteristics Impacts Officer Importance of environmental impacts (1 very negative impacts.0 855.08 0.15 0. commercial buyers. beverages and tobacco Textile Textiles.20 0. printing and publishing 0.9 Size Turnover Change of turnover in the last three years (0 if it decreased or stayed about the same. banks 0. neighbourhood groups 0. suppliers.10 0. textile products.04 0.Customers Consumers.41 Green Orgs Environmental organizations.31 Unions Industrial associations.47 List and explanation of variables (continued) Name of variable Description Mean Std.10 0.22 0. 0 other) Existence of a person explicitly responsible for environmental concerns (1 yes.33 0.

02 0.32 Other sectors Countries Canada 1 Canada. 0 Other countries Germany 1 Germany.06 0.22 0. 0 Other countries 100 . recycling 0.11 0. rubber and plastic products 0.12 Norway 1 Norway.06 0. electrical and optical equipment Transport equipment e. g.32 0.41 0.Minerals Chemicals.14 Machines Basic metals and fabricated metal products Transport Machinery.25 0. 0 Other countries France 1 France. 0 Other countries Hungary 1 Hungary.25 Metals Other non-metallic mineral products 0.24 0. 0 Other countries USA 1 USA.07 0. 0 Other countries 0. 0 Other countries 0.36 0.26 0. fuel.07 Japan 1 Japan.48 0.

Handbook of the Economics of Innovation and Technological Change. M. W.References AGHION. (3). Oxford. Heidelberg. P.. EC 2003. Hemmelskamp. Additive Investitionen für den Umweltschutz. K.J. (eds. Blackwell. S. 2000. Princeton University Press. European Commission. B.. Lead Markets of Environmental Innovations: A Framework for Innovation and Environmental Economics. COM 2003 302 final. Physica.B. ARROW. Endogenous Growth Theory. Journal of Economic Literature 26. J. T. 1995. and Microeconomic Effects of Innovation. CLEFF. BECKER. GRUNDMANN. Mannheim. RENNINGS. New York. 2003. The Rate and Direction of Inventive Activity.A. 5. In: Wirtschaft und Statistik. edited by H. F. Environmental Technological Innovation and Diffusion: Model Analysis. CARRARO. 410423.. 1120-1171. 2003. 278293. K. 1988. Economic Welfare and the Allocation of Resources for Invention.J. Mannheim. G. Determinants of Environmental Product and Process Innovation – Evidence from the Mannheim Innovation Panel and a Follow-Up Telephone Survey. Sources. 03-01. K. P. Empirical Studies on Innovative Activity. Determinants of Environmental Innovation in US Manufacturing Industries. COHEN M.. Journal of Environmental Economics and Management. Ergebnisse im Produzierenden Gewerbe von 1991 bis 2000. DOSI. 5/2002. Brussels. USA. C. Cambridge. Research and Development: Financial Constraints and the Role of Public Funding for Small and Medium-Sized Firms. 9. R. Special issue on Integrated Product Policy.. BEISE. Innovation-oriented Environmental Regulation: Theoretical Approaches and Empirical Analysis. Communication on Integrated Product Policy – Buidling on Environmental Life Cycle Thinking. K.). 191-201. T.. WHITE. 02-74. Nelson (editor). New Jersey. ZEW Discussion Paper No. P. L. D.). Vol. (Ed. 269-297. London. European Environment. Orwat. 101 . Procedures. UK & Cambridge. BRUNNERMEIER. 18-29. Princeton. Journal of Environmental Economics and Management 13. Innovation in Pollution Control.. 1986. 2002. Leone. 45. 1998. Vol. 2002. COHEN.. M. Stoneman. CZARNITZKI. 1962. Karl and C. No. Rennings. HOWITT P.. RENNINGS 1999.B. DOWNING. ZEW Discussion Paper No. 182-263.

Green Paper on Integrated Product Policy.. 1995. HAUFF.. C.Eine empirische Analyse auf der Basis des IAB-Betriebspanels. J. HEMMELSKAMP. 2003.A.. THANKAPPAN. Small and Medium Sized Companies in Europe – Environmental Performance. Heidelberg. A. Brussels. Fondazione Eni Enrico Mattei. Environmental and Resource Economics 22.. RWI: Discussion Papers No. Journal of Environmental Economics and Management 45. A.What Triggers Environmental Management and Innovation? Empirical Evidence for Germany. forthcoming.. 6/95. 2003... FISCHER. HORBACH. K. FRONDEL. 1990. PIZER. Instrument choice for environmental protection when technological innovation is endogenous. 1/99. 586-602. M. Berlin. ZEW Discussion Paper No. 177-194. J. M. 523-545. J. 1999. Jg. 2003b. R. P. NEWELL. Perspektiven integrierter Umweltschutztechnologie in der Bundesrepublik Deutschland. 67 – 85. HITCHENS. STAVINS. HORBACH. Wirksamkeit des Investitionsprogramms zur Verminderung von Umweltbelastungen. European Commission. Milano. RENNINGS.EC 2001. MICHAEL V. JOAS. Springer Verlag. R... 2003a... G. Nota di Lavoro 47. 97-02. Oxford Economic Papers 42. Environmental Policy and Technological Change.. M. HORBACH. J. REQUATE.. R. Zeitschrift für Umweltpolitik und Umweltrecht (ZfU). DE MARCHI. N.. PARRY. S./2003. 291-299. HORBACH. J. technological opportunity. K. N. I. NOLTE.W. Determinanten des technischen Fortschritts auf Branchenebene: Ein Überblick. W.2003.. J. HARABI. Beschäftigungserwartungen und Innovationen im Umweltbereich . GEROSKI.. SIEGLER. Competitiveness and Management. Mitteilungen aus der Arbeitsmarktund Berufsforschung 36. Texte des Umweltbundesamtes.).-J. SOLBACH D. Employment and Innovations in the Environmental Sector: Determinants and Econometric Results for Germany.. H. CLAUSEN. Umweltbundesamt (Hg. 1997.. Innovation.. FRONDEL. H. B. R. 41-69. and market structure. 2002. TRAINOR. COM 2001 68 final. Environmental Policy Tools and Firm-Level Management Practices: Empirical Evidence for Germany. T. B. Mannheim. 1997. 2004. RENNINGS. 102 . JAFFE. D. Environmental Policy Instruments and their Effects on Innovation. 15. 2004a. HORBACH. Nr. RWI: Mitteilungen Quarterly. J. European Planning Studies 2.

Journal of Environmental Economics and Management 44. Integrated Product Policy and Environmental Product Innovations: An Empirical Analysis. 04-71.. E.. RENNINGS. Ecological Economics 32. 343-373. Mannheim. RENNINGS. EUROSTAT 1999. Review of Economics and Statistics 96(4). ZEW Discussion Paper No. Towards a New Conception of the EnvironmentCompetitiveness Relationship. Business Strategy and the Environment 10(3). and Technology Innovation. 161-175. forthcoming. R. 03-14. Employment Changes in Environmentally Innovative Firms. Journal of Economic Perspectives 9(4). ZIEGLER. F. 2004. Employment Impacts of Cleaner Production – Evidence from a German Study Using Case Studies and Surveys. 247-265. Firm Level Innovation and Productivity – Is there a Common Story Across Countries? ZEW Discussion Paper No. The Influence of the EU Environmental Management and Auditing Scheme on Environmental Innovtions and Competitiveness in Germany: An Analysis on the Basis of Case Studies and a large-Scale Survey. LÖÖF. K.. Industrial Research and Technological Innovation: An Econometric Analysis. 03-26. 2002. A. ZWICK 2004a.. N. Research Policy 13. K. 2000. 1984. MILLIMAN.Oslo-Manual. RENNINGS. R. J. 1989. H. REHFELD. 1995. S. ZIEGLER. Environmental Regulation and Innovation: A Panel Data Study. OECD/Eurostat. OECD 1997..-M. 2003. Norton Press. Redefining Innovation . ZIEGLER. K. HOFFMANN..-P. 319-332. 1968. 23-44. K. 2003. K. E. Permits.JAFFE.. MONTERO. VAN DER LINDE. C. JANZ. K. PFEIFFER. Manual for Data Collection and Analysis.Eco-Innovation Research and the Contribution from Ecological Economics. Journal of Environmental Economics and Management 17. Business Strategy and the Environment. MANSFIELD. 1996. Standards. A.. K. Paris. 103 . Paris. 610-619. M.. Firm Incentives to Promote Technological Change in Pollution Control. PRINCE. PORTER. T. A. Mannheim RENNINGS. 97-118. ZEW Discussion Paper No. A. OECD. New York. PALMER. J. Sectoral Patterns of Technical Change: Towards a Taxonomy and a Theory. B. K. K. PAVITT. ANKELE. The Environmental Goods and Services Industry. PETERS. OECD Proposed Guidelines for Collecting and Interpreting Technological Innovation Data . Mannheim RENNINGS. E.. NILL. 2001. B.

2004. O. New York. 524-531. Technology and Environmental Policy (BLUEPRINT). HEMMELSKAMP. 1967. Science. Einbeziehung integrierter Technologien in Umweltstatistiken. Invention and Economic Growth. WALZ. Socialism and Democracy. Productivity effects of technology diffusion induced by an energy tax. Ploetz. D.-U.. 2004b. Journal of Political Economy 73. 337-376. H. Düsseldorf. SCHUMPETER.E. K. R. WILLIAMSON. 169-180. T. 1996. Schug. N. A. 104 . H. Erhebungen zu integrierten Umwelttechnologien: Eine Sackgasse für die amtliche Statistik? B. 94108. 67-73. HITCHENS. Zweck. Market Structure and the Employment of Scientists and Engineers. M. Determination of costs for industrial environmental protection measures. Mannheim. BARTOLOMEO. Strategic Environmental Policy and International Competitiveness. Tübingen. RENNINGS. ZWICK. Thesen für eine umweltpolitische Neuorientierung. 1999.M. 1965. Innovation and Market Structure. J. Rothstein.. A. Elemente einer rationalen Umweltpolitik. Economic Journal 84. VEREIN DEUTSCHER INGENIEURE (VDI) 2001. ROSENBERG. ULPH. Harper Bothers. F. 1974. M. Düsseldorf. R. KEMP. 319-342.).A. Siebert (Ed. Centre for European Economic Research (ZEW). International Journal of Innovation Management (IJIM). VDI Guideline. J. SCHERER. American Economic Review 57. Capitalism.RENNINGS. Special Issue on ”The Management of Innovation for Environmental Sustainability“ 6(3). Mohr. R. K. 2002. Energy and Environment 10(2). Blueprints for an Integration of Science. Zukünftige Technologien Consulting des VDI. The Employment Impact of Cleaner Production on the Firm Level – Empirical evidence from a Survey in Five European Countries. SPRENGER. C. 1942. 312. 3800.

Este municipio. aporta casi dos terceras partes de las pernoctaciones hoteleras que realiza la clientela española en los establecimientos de la Comunidad Valenciana. permitir flujos de turistas en temporada baja. Fax: 963 877569. Medio marino: Serán aptas las áreas de baño con pendientes batimétricas suaves y un régimen de vientos y oleaje compatible con la seguridad de los bañistas. Universidad Politécnica de Valencia. e-mail: vyepesp@cst. Telf: 963 879563. ICCP. Para ello serían necesarios cuatro requisitos (DGPyC. Se ha convertido en una parcela económica de primer orden basada fundamentalmente en la explotación de la zona costera. Generalitat Valenciana.Revisión Ambiental inicial APLICACIÓN DE LAS NORMAS ISO 9000 E ISO 14000 A LA GESTIÓN DE LAS PLAYAS V. proporción que en el caso de los extranjeros alcanza al 94%. ya de forma excepcional. Por tanto. 2002a. y en particular de sus playas. 105 . Algunas cifras son realmente elocuentes (ver Yepes. cuyo litoral funcionalmente útil no supera los 5 km de largo. sino que suponen el soporte de la actividad económica de muchas familias en nuestro país. no todas las playas son capaces de generar un potencial turístico a gran escala y con presencia internacional.upv.b): tres cuartas partes de los europeos que visitan España vienen motivados por el clima y las playas. Director de Producto de la Agencia Valenciana del Turismo. algunas playas de uso masivo como las de Benidorm proporcionan ingresos anuales superiores a los 12. 46022 Valencia. 2002): Clima: La aptitud climática debe asegurar una estancia agradable al abrigo de inclemencias meteorológicas y. las playas no sólo constituyen espacios relevantes desde el punto de vista medioambiental y de protección costera.000 €/m2. No obstante. el 90% de las plazas hoteleras no urbanas se encuentran en el borde litoral. Yepes.es LAS PLAYAS COMO FACTOR PRODUCTIVO DE LA INDUSTRIA TURÍSTICA En España nadie duda de la trascendencia social y económica del turismo. Dr. Departamento de Ingeniería de la Construcción y Proyectos de Ingeniería Civil.

Desgraciadamente. Además. Percibir estas playas únicamente como espacios naturales significa despojarles de otros atributos de enorme importancia. olvidándose de sistematizar otros de importancia capital como la opinión de los usuarios y otros grupos de interés. tareas generalmente subcontratadas a terceros. salvo afortunadas excepciones.3 de los 12. por lo que no es atribuible. Medio urbano: Una playa turística debe integrarse con un medio urbano denso y complejo. El nivel de gestión es débil. Tampoco se despliega un planeamiento urbanístico eficaz del entorno de la zona litoral y sus accesos. con servicios comerciales y hosteleros numerosos y variados. el 0. dirigiéndose fundamentalmente hacia aspectos tales como los primeros auxilios y la limpieza. indicadores físicos (topografía y batimetría) y biológicos. sólo 5. 106 . quedando eliminadas aquellas playas sin suficiente anchura o longitud.5 millones de m2 de playas se pueden considerar como verdaderos espacios productivos al permitir la comercialización turística: son fundamentalmente las playas urbanas y semiurbanas de los municipios turísticos. en ese caso. las playas son el escaparate más eficaz de las ciudades turísticas. Pues bien. el espacio más representativo y fotografiado. con una primera línea que resulta accesible a los usuarios de la playa. la responsabilidad a ningún departamento concreto. LA IMPRESCINDIBLE GESTIÓN DE LAS PLAYAS Un análisis sosegado del panorama actual de la gestión turística de las playas conduce. Sólo se recogen como indicadores los necesarios para catalogar la calidad de las aguas de baño (requisito de las Banderas Azules).001% de la superficie nacional proporciona más del 10% de la renta española. la forma de gestionar este bien tan preciado desde múltiples puntos de vista no ha permitido una optimización del recurso compatible con otros usos. En numerosas ocasiones la ordenación de los espacios se centra en las autorizaciones de los servicios de temporada. etc. No existe un Plan de Ordenación Funcional de la playa sólidamente fundamentado que sirva para la gestión de las zonas de baño y que programe los usos de temporada.Medio terrestre: El turista busca preferentemente la arena fina. Por tanto. hacia un escenario poco propicio a la maximización sostenida de las necesidades y expectativas de todos los grupos de interés (Yepes. 2002b): Los municipios costeros no cuentan con los medios económicos y humanos necesarios para la gestión eficaz de las playas. el lugar donde los turistas perciben y evalúan la calidad de la oferta del municipio. tal y como veremos a continuación.

Mayor utilización de las zonas de baños. Así. EL NUEVO ENFOQUE La competencia entre los distintos destinos turísticos. Mejoras de los servicios como la higiene y limpieza. vigilancia. de modo que la playa no sea el principal consumidor de tiempo turístico. un Plan de Ordenación Funcional de la Playa debe constituirse como un instrumento básico capaz de dar soporte a todas las acciones que se van a realizar sobre este espacio. Fomento de iniciativas culturales y lúdicas. junto con las crecientes exigencias legales administrativas y medioambientales. Iribas (2002) comenta cómo fue suficiente con que la Concejalía de Playas de Benidorm eliminara los toldos y los sustituyera por sombrillas para retrasar unos 10 m el borde interior del espacio útil y así incrementar el área activa de la playa en un 20% aproximadamente. De este modo. 2002b. seguridad. están modificando el escenario antes descrito. 107 . etc. señalización. Mejorar la distribución horaria de la playa.Inexistencia de Planes de Emergencia ante catástrofes medioambientales de diversa índole o de temporales. Generar espacios y acontecimientos que constituyan alternativas al uso en horas punta. Impulsar la emergencia de ofertas alternativas de carácter estructural que alivien la presión sobre el espacio playero. Regeneración de la percepción municipal del espacio playero como elemento de promoción visual. 2002): Propiciar aumentos del espacio de uso mediante la ampliación de la franja activa de la playa. Este panorama plantea nuevos retos y conlleva la adopción de una forma distinta de gestión . atención sanitaria. Pero no todo es cuestión de dinero. ordenación espacial y funcional del recinto. Cualificar las concesiones playeras. Tampoco las Administraciones Supramunicipales han percibido la playa más allá de los problemas de estabilidad y dinámica litoral o de los conflictos que produce su relación con el medio urbano inmediato. DGPyC. Acciones que deberían orientarse al logro de los siguientes objetivos (ver Yepes. información. aún cuando muchos de los municipios que ingresan cuantiosos beneficios a través de las concesiones de los usos comprenden la importancia de la playa para su imagen. pocos son los que reinvierten sus ingresos en mejorar las playas y organizarlas eficazmente.

1999) y planes de intervención a largo plazo (Yepes y Cardona. las normas de un modelo de calidad de las playas (Massó y Yepes. seguras. Las playas de Cádiz. los siguientes (Yepes. el AEN/CTN 150/SC1/GT y el AEN/CTN 66/SC1/GT para elaborar sendas guías de aplicación de las normas ISO 14000 e ISO 9000 a las playas de uso público. San Sebastián y Cullera fueron las primeras en obtener el certificado de gestión medioambiental de acuerdo con las normas ISO 14001. y con diversas administraciones y agentes actuando sobre ella. la planificación y el control de la gestión. Se percibe claramente la necesidad de un Órgano Gestor. diversas administraciones turísticas regionales han empezado a definir las necesidades de las playas en atención a su localización y uso turístico (DGPT. Como muestra del punto de inflexión que supone el nuevo escenario. con múltiples grupos de interés. La playa se concibe como un conjunto de procesos interrelacionados que deben garantizar la satisfacción de todos los usuarios. dinámicas.Los elementos que caracterizan este nuevo enfoque son. de ámbito local. acciones correctoras y preventivas. por parte de la Secretaría de Estado de Comercio y Turismo (Ministerio de Economía) y del Instituto para la Calidad Turística Española (ICTE). Busca playas diferentes. entre otros. (1999) estudiaron la posibilidad de incorporar los sistemas de gestión de calidad y medioambiente en las playas. La gestión costera es compleja. 108 . La gestión se sustenta en procedimientos. con personalidad. Así. 2003). capaz de organizar funcionalmente las playas. 2002a): El usuario ha cambiado. 2000). este mismo año están elaborándose. buscar fuentes de financiación y coordinarse con otras administraciones. capaces de facilitar el disfrute y la interacción social. El 15 de febrero de 2002 se constituyeron en AENOR dos grupos de trabajo. Además. Yepes et al. Además. baste citar que han aparecido simultáneamente diversas iniciativas que están empezando a incorporar los principios de la calidad de la gestión y del medioambiente en las playas.

Las normas que definen las características que deben cumplir un producto. un carácter voluntario (salvo que algún organismo obligue a cumplirlas por algún motivo). 1999). Es el caso de las Banderas Azules o del modelo para playas que en este momento se está desarrollando por parte de la Secretaría de Turismo (distintivo “Q”). 109 . servicio o proceso son tienen. La gestión de la playa constituye un conjunto de procesos que persiguen determinados objetivos. LAS NORMAS APLICABLES A LAS PLAYAS La gestión de la calidad y del medio ambiente en las organizaciones ha pasado por diversas fases: del control se ha pasado al aseguramiento de la calidad. En la Tabla 1 se recogen algunas de las diferencias más significativas en relación con los distintos tipos de gestión de la calidad. especificaciones y atributos que debe cumplir en este caso una playa..Figura 1. La filosofía de estas normas se centran en el control de la calidad: se identifica un modelo de referencia para realizar comparaciones. Sin embargo convendría dividir las normas aplicables al ámbito de la playa en varios grupos: Las normas de producto o servicio: se centran en las características.. alcanzándose la excelencia en la gestión aplicando modelos de Calidad Total (ver Yepes et al. algunas de ellas comportan un proceso de certificación por parte de terceros.Esquema del borrador de las normas del ICTE para las playas. y otras no. por definición. y por tanto. son aplicables los sistemas anteriormente citados. También entraría en este grupo la futura Etiqueta Ecológica Europea para las playas (análoga al caso de los alojamientos turísticos aprobada recientemente por la Comisión Europea). Además.

De hecho.Las normas del sistema de gestión: en este caso se inciden en las especificaciones que deben cumplir. La visión que subyace en estas normas es la del aseguramiento de la calidad. no sólo para las playas. el cual incluso permite la obtención del Sello de Excelencia Europea en tres grados: Nivel Bronce-Calidad Europea. Algunas características de los tipos de gestión de la calidad. de la European Foundation for Quality Management. Fuera de este conjunto de normas podrían citarse los modelos de gestión estratégica de la calidad (Total Quality Management). son mayoría los municipios que han adoptado a la vez un 110 . Así. las normas ISO 9000 en calidad y las ISO 14000 en medio ambiente constituyen los referentes internacionales de gestión. Además. son el camino hacia la excelencia. Así. que si bien aún no se han empleado en la gestión de las playas. las actividades que conforman los procesos en relación con la calidad o el medio ambiente. sino para cualquier actividad o sector en cualquier parte del mundo. Nivel Plata-Excelencia Europea y Nivel Oro-Excelencia Europea. ASPECTO CONTROL DE CALIDAD ASEGURAMIENTO DE CALIDAD Ámbito Producto o servicio Proceso de Todos los procesos producción y algunos importantes de la otros de apoyo empresa Objetivo Detección de errores Crear confianza en el Satisfacción de los cliente grupos de interés Referencia Especificaciones del producto o servicio Responsabilidad Departamento de Representante de la calidad e inspectores dirección Manuales y procedimientos de calidad GESTIÓN DE LA CALIDAD TOTAL Las expectativas presentes y futuras de los grupos de interés La alta dirección y todo el mundo en su puesto de trabajo Tabla 1. Toda esta amplia variedad de modelos y normas sólo tienen sentido si mejoran la gestión. en Europa pueden certificarse las playas conforme el Reglamento (CE) nº 761/2001 por el que se permite que las organizaciones se adhieran con carácter voluntario a un sistema comunitario de gestión y auditoría medioambientales (EMAS). con carácter general o específico. En Europa el modelo empleado es el EFQM de Excelencia. como veremos posteriormente. en muchas organizaciones se plantean sistemas integrados de gestión de la calidad y del medio ambiente introduciendo las especificaciones propias del producto o servicio.

autoridad -Responsabilidad y autoridad y comunicación Representante de la dirección -Comunicación interna Revisión por la dirección -Generalidades -Información para la revisión -Resultados de la revisión Gestión de los recursos Provisión de recursos Recursos humanos -Generalidades -Competencia. etc. con una clara tendencia a incorporar todos los criterios de producto que se están manejando (Banderas Azules.).sistema de gestión ISO 9000 e ISO 14000. marca “Q”. toma de conciencia y formación Infraestructura Ambiente de trabajo Realización del Planificación de la realización del producto 111 . Sistema de gestión de la calidad Requisitos generales Requisitos de la documentación -Generalidades -Manual de calidad -Control de los documentos -Control de registros Responsabilidad El compromiso de la dirección de la dirección Enfoque al cliente Política de la calidad Planificación -Objetivos de calidad -Planificación del sistema de gestión de la calidad Responsabilidad.

producto Procesos relacionados con -Determinación de los requisitos el cliente relacionados con el producto -Revisión de los requisitos relacionados con el producto -Comunicación con el cliente Diseño y desarrollo -Planificación del diseño y desarrollo -Elementos de entrada para el diseño y desarrollo -Resultados del diseño y desarrollo -Revisión del diseño y desarrollo -Verificación del diseño y desarrollo -Validación del diseño y desarrollo -Control de los cambios del diseño y desarrollo Compras -Proceso de compras -Información de las compras -Verificación de los productos comprados Producción y prestación del -Control de la producción y prestación de servicio servicio -Validación de los procesos de producción y prestación del servicio -Identificación y trazabilidad -Propiedad del cliente -Preservación del producto Control de los dispositivos de seguimiento y medición Medición. Generalidades análisis y mejora Seguimiento y medición -La satisfacción del cliente -Auditoría interna -Seguimiento y medición de los procesos -Seguimiento y medición del producto 112 .

Control del producto no conforme Análisis de datos Mejora -Mejora continua -Acción correctiva -Acción preventiva Tabla 2. sensibilización y competencia profesional -Comunicación -Documentación del sistema de gestión medioambiental -Control de la documentación -Control operacional -Planes de emergencia y capacidad de respuesta Comprobación y acción correctora -Seguimiento y medición -No-conformidad. 113 . Requisitos generales Política medioambiental Planificación -Aspectos medioambientales -Requisitos legales y otros requisitos -Objetivos y metas -Programa(s) de gestión medioambiental Implantación y funcionamiento -Estructura y responsabilidades -Formación. acción correctora y acción preventiva -Registros -Auditoría del sistema de gestión medioambiental Revisión por la dirección Tabla 3: Guía de los requisitos de la norma ISO 14001:1996. Guía de los requisitos de ISO 9001:2000.

El grupo de trabajo cuenta con la participación de representantes de empresas consultoras. Este documento se está elaborando en un grupo de trabajo constituido dentro del seno del AEN/CTN 150/SC 1 Gestión Medioambiental. Definiciones. En la redacción de este documento se han considerado las características de las playas como ecosistema natural. Las tareas de coordinación del grupo están siendo desempeñadas por la Agencia Valenciana del Turismo de la Generalitat Valenciana mientras que la secretaría la lleva AENOR. esta guía pretende servir de apoyo para definir las responsabilidades de las organizaciones que tienen competencias en la gestión y prestación de servicios en las playas. Se considera igualmente la particularidad de la estacionalidad de los servicios y la necesidad de considerar la playa y su entorno como una unidad completa. Objeto y campo de aplicación. Los requisitos de aplicación se refieren a la revisión ambiental inicial. Adicionalmente. a la planificación. a la comprobación y acción correctora y a 114 . La guía se estructura de la siguiente forma: Introducción. universidades y del organismo responsable de Banderas Azules. administraciones locales y autonómicas. garantiza la transparencia del sistema de elaboración de la norma. Normas para consulta. Por otra parte. Este matiz constituye una diferencia importante respecto a otras organizaciones industriales. a la hora de establecer el alcance del sistema de gestión ambiental.GUÍA DE APLICACIÓN DE LAS NORMAS ISO 14001 A LAS PLAYAS Uno de los documentos más novedosos en relación con las playas lo constituye el Proyecto de Norma Española PNE 150104 Guía para la implantación de un sistema de gestión ambiental conforme a UNE-EN ISO 14001 en playas. junto con la fase de información pública a la que se someterá el documento. a la política ambiental. y requisitos adicionales para el registro en el Reglamento “EMAS”. Anexos. en las cuales el alcance del sistema puede referirse a un determinado proceso o área de actividad. uno de los requisitos del sistema según la Norma UNE-EN ISO 14001 se refiere a la identificación de las obligaciones legales y al compromiso de cumplimiento de la legislación. en el cual la intervención humana no sigue las mismas pautas que en otros entornos del ámbito industrial. generalmente los ayuntamientos. Aplicación de los requisitos de un sistema de gestión ambiental. a la implantación y funcionamiento. Esta amplia participación.

Establecer la metodología de evaluación de aspectos ambientales. de sistemas de gestión de la calidad y del 115 . Seguimiento y revisión del sistema de gestión medioambiental. En los anexos aparecen ejemplos de política ambiental en playas. Planes de emergencia y capacidad de respuesta. decidió impulsar la adopción. de objetivos. Determinación de la estructura tipo del Órgano Gestor de Playas. Definición de la Política ambiental del municipio en la gestión de sus playas. entre otras: Definir el concepto “Playa” en el ámbito de la Norma – Guía. Las principales dudas y dificultades encontradas por el grupo fueron. APOYO PÚBLICO PARA LA IMPLANTACIÓN DE SISTEMAS Conscientes de la importancia estratégica de la gestión profesionalizada de las playas. acciones formativas y de sensibilización. fichas. por parte de los municipios turísticos. la Generalitat Valenciana. ejemplos prácticos de aplicación de la metodología de evaluación de los aspectos ambientales. ámbito de influencia. Los asuntos tratados por el grupo de trabajo han sido los siguientes: Definiciones y conceptos claves (playa. Metodología para la identificación y valoración de aspectos ambientales.). Requisitos documentación del sistema de gestión ambiental. etc. Precisar el alcance de la certificación del sistema. de aspectos ambientales más usuales. de requisitos legales exigibles. Comprobación y acción correctoras y preventivas. Establecer criterios de identificación y valoración de aspectos ambientales. Comunicación interna y externa. de registros. concesionario. metas e indicadores asociados. Identificar y clasificar la normativa aplicable a la gestión de playas. Fijar del concepto “Organización” y “Dirección” en las playas. Revisión ambiental inicial en las playas del municipio. Determinar el grado de similitud y diferencia con otros referentes (Banderas Azules)..la revisión por la dirección.. a través de la Agencia Valenciana del Turismo. Definición de responsabilidades.

Adicionalmente a la consecución del certificado correspondiente. En la campaña correspondiente a 2003. se exige al municipio la elaboración de un Plan de Ordenación de las Playas. En la Tabla 4 se recogen las certificaciones obtenidas a junio de 2003 en las playas de la Comunidad Valenciana. Son 9 ayuntamientos. puso en marcha en el año 2002 una novedosa línea de colaboración con los municipios del litoral que subvencionaba hasta el 75% de los gastos y con un límite de 12000 euros la implantación de estos sistemas de calidad. con 14 certificados y un ámbito de 99 playas. organización y funcionamiento de un Órgano de Gestión de Playas.medio ambiente basados en las normas internacionales ISO 9000 e ISO 14000. nº Municipio Provincia Certif Certificadora Fecha doc OK certificación 1 Cullera Valencia 14000 TÚV Rheiland octubre-01 2 Guardamar Alicante 9000 AENOR noviembre02 3 Oliva Valencia 14000 TÚV Rheiland diciembre02 4 Campello Alicante 14000 Bureau Veritas Internacional noviembre02 9000 TÚV Rheiland noviembre02 14000 TÚV Rheiland diciembre02 Teulada 5 Alicante Calpe Alicante 14000 Bureau Veritas Internacional octubre-02 Alicante 9000 Bureau Veritas Internacional octubre-02 Alicante 9000 TÚV Rheiland diciembre02 Alicante 14000 TÚV Rheiland diciembre- 6 7 Denia 116 . Para ello. 19 nuevos municipios turísticos han solicitado un total de 29 certificados que deberían sumarse a los 14 ya obtenidos. que suponen un 70% del total de certificados registrados en España. y bajo los auspicios del Programa QUALITUR©. así como la existencia.

Iribas. Dirección General de Puertos y Costas. Definición y evaluación de estándares de equipamiento en las playas andaluzas. modelos de aprovechamiento y plan de actuación. Síntesis. Generalitat Valenciana. 2002. CONCLUSIONES La importancia social y económica de las playas turísticas está motivando un punto de inflexión en la forma de gestionar estos espacios de gran interés ambiental y de protección costera. J.02 Valencia 14000 IVAC diciembre02 Valencia 9000 IVAC diciembre02 8 Canet 9 14000 AENOR noviembre02 9000 AENOR noviembre02 Valencia Gandia Tabla 4. Junta de Andalucía. Valencia. Se recoge en la ponencia las distintas iniciativas que derivan del mundo de la gestión empresarial donde los conceptos asociados a la calidad y al medio ambiente adquieren una importancia de primer orden en mercados altamente competitivos. Libro Blanco de la Costa Valenciana. 2002..M. Además. REFERENCIAS Dirección General de Planificación Turística. El órgano gestor de las playas turísticas necesita planificar sus actividades y coordinarse con otros ámbitos administrativos para maximizar la satisfacción de todos los usuarios y grupos de interés. Una perspectiva sociológica sobre las playas. 262 pp. 61: 7885. al igual que ha ocurrido en otros sectores y ámbitos económicos. Los modelos de gestión de calidad y medio ambiente suponen en este contexto herramientas valiosas para los municipios costeros. se detecta un esfuerzo por integrar los diversos modelos y sistemas de gestión. 1999. 117 .Certificaciones en sistemas de calidad y gestión ambiental en las playas de la Comunidad Valenciana. OP Ingeniería y territorio.

Madrid. Ingenieros de Caminos. Cardona. Yepes. Gestión turística de las playas. Yepes. Yepes. V. en Blanquer. 203 pp.. 2003. 2002a. Yepes. Ordenación y gestión del territorio turístico. V Jornadas Españolas de Ingeniería de Costas y Puertos. OP Ingeniería y territorio. 174: 8-11. V. 549-579. Guía de aplicación de sistemas de gestión ambiental a las playas. Guía municipal de gestión de playas turísticas. Gestión integral de playas. Ejercicio Final de Carrera. Síntesis. E. Canales y Puertos. (Vol II): 857-876. Ed. D. 515 pp. La explotación de playas. (dir. D. 1999.S. A. 2000. I. V.). El Plan de Turismo Litoral 1991-99 de la Comunidad Valenciana. 2002. Esteban. Yepes. 2002b. UNE Boletín Mensual de AENOR. Ed. V. J. V. Ed.T. 3385: 25-34. V. Las playas. Revista de Obras Públicas. Análisis de ciclo de vida XIII CONGRESO INTERNACIONAL DE INGENIERÍA DE PROYECTOS 118 . Tirant lo Blanch. Aplicabilidad de los modelos de calidad. La madurez del sector turístico. pp. 2003. Valencia.. Mantenimiento y explotación de las playas como soporte de la actividad turística.Massó. Universidad Politécnica de Valencia. 61: 72-77. D.. Universidad Politécnica de Valencia. Ordenación y gestión del territorio turístico. Serra. Rubio. Sánchez.

siempre siguiendo las pautas ISO para ACV. CICLOPE is still evolving and will continue to provide a customized service of the LCA studies. has been an evolving work ever since. it applies the Hierarchist vision of Cultural Theory with a better use of the uncertainty. But it also intends to be an integrated tool that emphasizes on specific impact categories (Land-use and Resources) and includes new categories like Noise and Energy and Exergy efficiency. El desarrollo de la herramienta informática CICLOPE ha sido continuo e inició 1997. databases and energy models. Arose to meet the need of software to compare real data of life cycles stages. software. CICLOPE development has kept pace with the needs of environmental projects where it has been used. Keywords: LCA. Surgió para responder a la necesidad de un software que permitiera comparar tanto datos reales de las etapas del ciclo de 119 .Badajoz. Subsequently it has been adapted to the waste management and transportation models. La evolución de CICLOPE ha ido a la par de las necesidades de los proyectos medioambientales a los que ha auxiliado. using to use the Distance-to-Target approach of the Eco-indicator 95. The complexity of the process requires support for the overcoming difficulties arising from the handling of data and facilitate the results analysis. created in 1997. CICLOPE Resumen El Análisis de Ciclo de Vida (ACV) es una herramienta de gestión ambiental que considera las cargas ambientales de un sistema producto. 8-10 de julio de 2009 ACTUALIZACIÓN DE LA HERRAMIENTA INFORMÁTICA CICLOPE PARA ANÁLISIS DE CICLO DE VIDA Isabel Joaquina Niembro-García Sheoane García Rangel Carlos Sierra Garriaga María Margarita González Benítez Universidad Politécnica de Cataluña Abstract The Life Cycle Assessment (LCA) is an environmental management tool that considers the environmental burdens of a system product. The development of the computational tool CICLOPE. La complejidad del proceso requiere apoyo informático para salvar las dificultades derivadas del manejo de datos y facilitar el análisis de resultados. CICLOPE v 3. always following the ISO guidelines for LCA. the Ecoindicator 99 Damage Model.0 today is an updated tool that uses to determining impact model.

vida como bases de datos y modelos energéticos.Desarrollo de políticas públicas -Marketing . proceso o actividad. El ACV analiza el ciclo de vida completo de un producto o servicio. materiales y vertidos. Calificación los impactos de este uso de la energía. CICLOPE v 3. Posteriormente integró modelos de gestión de residuos y transportes y utilizó el modelo de Distancia al Objetivo del Ecoindicador 95.Planificación estratégica . reciclado y disposición final.Otros Evaluación del impacto 120 . muestra el marco de referencia de un ACV de acuerdo a la norma ISO 14040. su uso. CICLOPE sigue en evolución y continuará prestando un servicio “personalizado” a los estudios de ACV. su transporte y distribución. aplica la visión Jerárquica de la Teoría Cultural. Desde la extracción de las materias primas. Las normas ISO 14040 y 14044 son normas de gestión ambiental específicas en el ámbito de los ACV.0 es una herramienta actualizada utiliza el modelo de Análisis de Daños del Ecoindicador 99. La Figura 1. su manufactura. Se lleva a cabo mediante: Identificación y cuantificación de la energía. reutilización. vertidas al medio ambiente. los materiales utilizados y las corrientes residuales de todo tipo. Marco de referencia de un análisis del ciclo de vida Definición del objetivo y el alcance Análisis del inventario Interpretación Aplicaciones directas -Desarrollo y mejora del producto . Eficiencia Energética y Exergética. Pretende ser una herramienta integral que enfatiza categorías específicas (Uso de la tierra y Recursos) e incluye nuevas categorías tales como Ruido. CICLOPE Introducción El Análisis de Ciclo de Vida (ACV) es una metodología que ha sido desarrollada para poder visualizar un producto con perspectiva de sistema. El ACV es una herramienta objetiva para evaluar las cargas ambientales asociadas a un producto. mantenimiento. Una definición común de ACV es: análisis de “cuna” a “tumba”. Hoy. Palabras clave: ACV. software. Evaluación de los impactos potenciales e implementación de las mejoras ambientales oportunas.

Figura 1 Marco de referencia de un ACV. Hoy en día. Una fase fundamental del proyecto es la actualización v. de norma ISO 14040 Las normas indican que: los objetivos y el alcance de un ACV. 2004). CICLOPE v 1. En 1997. le invitó a colaborar en el proyecto “Desempeño Ambiental de Bienes de Equipo”.0 y v 2. Reconociendo la experiencia del GIIP. Los enfoques de ciclo de vida forman parte del proceso de identificar y aprovechar esa oportunidad. el medio ambiente y la sociedad (PNUMA. uno de los retos es el diseño eficiente y rentable de los sistemas. Adoptar un enfoque de ciclo de vida significa reconocer la manera en que las decisiones tomadas influyen en cada etapa de un proceso y así sopesar las ventajas y desventajas globales. Gracias al apoyo financiero del Departamento de Medio Ambiente y Vivienda de la Generalitat de Cataluña. tanto los individuos. 2006). La evolución de CICLOPE ha ido a la par de las necesidades de los proyectos medioambientales a los que ha auxiliado. dependen del tema y del uso previsto del estudio. tienen la oportunidad de definir sus preferencias de consumo de manera informada. en ella se resumen y discuten los resultados de ICV y/o EICV como base para las conclusiones. el proyecto se ha puesto en marcha en el 2009. siempre siguiendo las pautas ISO para ACV. contribuyendo a la economía.3. todos. CICLOPE es un programa informático que responde a la necesidad de comparar tanto datos reales de las etapas del ciclo de vida de un sistema producto como bases de datos y modelos energéticos. En la fase de Análisis de Inventario de Ciclo de Vida (ICV) se realiza un inventario de los datos de entrada y salida del sistema bajo estudio.0 de CICLOPE y su adecuación a los requerimientos de los bienes de equipo. La fase de Evaluación de Impacto de Ciclo de Vida (EICV) tiene por objetivo proporcionar información adicional para ayudar a evaluar los resultados del ICV de un sistema a fin de comprender mejor su importancia ambiental.0 121 . La fase de Interpretación de Ciclo de Vida es la fase final del procedimiento de un ACV. incluyendo los límites de sistema y el nivel de detalle. El Grupo de Investigación en Ingeniería de Proyectos (GIIP) del Departamento de Proyectos de Ingeniería (DPE) de la Escuela Técnica Superior de Ingeniería Industrial de Barcelona (ETSEIB) de la UPC. que además reúnan las condiciones medioambientales aceptadas por la sociedad y establecidas legalmente. reconoce que en el camino hacia la sostenibilidad. la fundación CEQUIP que agrupa a fabricantes de bienes de equipo. como los responsables de las empresas y entidades gubernamentales. recomendación y toma de decisiones de acuerdo con el objetivo y el alcance definidos (ISO. Es por ello que desde 1992 adoptó un enfoque de ciclo de vida y trabaja en el desarrollo y aplicación de la metodología de ACV. se inició el desarrollo de la herramienta CICLOPE.

incorporando criterios ambientales. CICLOPE ha sido pensado y desarrollado para su empleo como herramienta de diseño y rediseño de procesos y sistemas. CICLOPE está concebido como una herramienta modular y abierta. La idea original fue la de anexarle un módulo de cálculo de Eco-indicador.0 inició como la ampliación de CICLOPE v 1. al consumo de energía. en vez de afirmar que la versión v 2. al uso y a los transportes del ciclo de vida. en diferentes escenarios.0 es una mejora de la v 1. A diferencia de otras herramientas ya existentes. Un sistema de valoración del Ecoperfil. Una vez incorporados los dos primeros módulos señalados se hizo patente la necesidad de reescribir el resto del programa. no solo de los propios procesos productivos. Así pues. Ordenar las actuaciones en mejora de procesos.0) y que se presentó en el 5º Congreso Internacional de Ingeniería de Proyectos (González.0. 2000). CICLOPE v 2. El uso de CICLOPE es especialmente adecuado para: Ayudar a la toma de decisiones en la fase de diseño. ya que permite comparar los efectos ambientales asociados a las alternativas estudiadas mediante la comparación de los indicadores ambientales correspondientes. La comparación de los indicadores asociados a cada una de las posibles fuentes de materia prima permite seleccionar los proveedores cuyas materias primas llevan asociadas un menor impacto ambiental. al tratamiento de residuos.CICLOPE incorpora desde su versión v 1. se utiliza una parte de su código y se reestructura el programa informático.0 aprovecha el concepto de la v 1. sería más fiel a la realidad decir que la v 2. priorizando aquellas que correspondan a los procesos y transportes para los que se ha obtenido un peor índice ambiental. en los distintos procesos productivos y de consumo.0. si no también de 122 . mediante la aproximación de los volúmenes críticos.0. especialmente para uso por los productores. Evaluar los impactos sobre el medio ambiente del sistema de producción. que permite evaluar los impactos asociados a los procesos productivos.0 se ha desarrollado partiendo de un proyecto anterior del GIIP: “Diseño y desarrollo de un soporte informático para la realización del análisis del ciclo de vida de productos” que desarrollaba una primera versión del programa (v 1. Facilitar la selección de proveedores de materias primas. Un modelo de residuos CICLOPE v 2. un módulo de cálculo de depuración de Aguas Residuales y un módulo de Entrada Gráfica de Datos.0: Un modelo energético para el cálculo de las repercusiones ambientales derivadas de los consumos de energía térmica y/o eléctrica.

Como respuesta 123 . presentando dos indicadores que valoran estos impactos: el Ecoindicador 95 y el Ecoperfil (según la aproximación de los volúmenes críticos). Se muestra al usuario informes y gráficos con información de los vectores ambientales. CICLOPE v 2.).0 mejoró la aplicación de la herramienta ACV. y permite exportar la información obtenida a un soporte informático. en las etapas de construcción del ciclo. incorpora características que lo hacen útil en la toma de decisiones. Muestra de los resultados: a partir de los vectores ambientales se calculan los indicadores ambientales. Las nuevas prestaciones de CICLOPE v 3. especialmente. transportes y vínculos se procesa recalculando las cantidades de materiales transferida en los flujos de material. para posibilitar un posterior uso de los datos y de los resultados.0 se desarrolló para ayudar al usuario. gracias al Proyecto de Desempeño Ambiental de Bienes de Equipo.proveedores. El programa es de fácil uso. mayor es el impacto ambiental. Se calculan con la introducción de coeficientes de ponderación para cada proceso y material. evaluar los impactos asociados a los procesos y transportes del ciclo de vida estudiado. Procesado de los datos: el conjunto de procesos.0 El GIIP tenía planeada la actualización de CICLOPE desde el año 2008. transportes y flujos de materiales entre ambos (vínculos). de forma fácil. CICLOPE v 2. flexible con el tipo de ciclo a calcular.0 incluyen entre otras: el nuevo concepto del modelo de daños del Ecoindicador 99. Ecoindicador 99 Los Ecoindicadores son números que expresan el impacto ambiental total de un sistema producto. introducción de datos de inventario y en la de evaluación de impactos. etc. Su aplicación en los ACV arroja un valor representativo del impacto ambiental asociado al sistema en estudio (Goedkoop. no establecer de manera clara los parámetros del modelo de distancia del objetivo (su fundamento) y por limitar sus referencias unos cuantos países europeos. la inclusión de la categoría Ruido -enfocada a la industria y enfatizando el ruido de la maquinaria industrial. lo que facilita la selección de aquellos que mejor contribuyan a un menor impacto negativo global. consumos del proceso e indicadores ambientales.y los resultados del Análisis Exergético que permiten estimar la eficiencia energética del sistema producto y la calidad de la energía utilizada. La estructura del programa se puede dividir en tres partes: Entrada de los datos del Ciclo de Vida: se define el ciclo de vida como un conjunto de procesos. generación de residuos. ésta ha sido factible. cuando más grande es el indicador. CICLOPE v 3. etc. A continuación se calculan los vectores ambientales (emisiones. El Ecoindicador 95 fue criticado por considerar un reducido número de impactos. gestores. es actualizable. 2001). CICLOPE continúa siendo una herramienta flexible y abierta. ya que permite.

contempla valores representativos para toda Europa. En el Ecoindicador 99 se reestructuran las categorías tanto de impacto como de daño. Las categorías de daños y de impacto se presentan en la Tabla 1. Los modelos utilizados son: Efectos Carcinogénicos y de Ecotoxicidad: Se modelan con la herramienta EUSES. 1990). Efectos por Acidificación y Eutrofización: Se emplea el modelo SMART. Efectos por Radiaciones Ionizantes: Se utilizan diferentes modelos dentro de diferentes partes del ciclo de combustible nuclear francés. El Ecoindicador 99 introduce modelos de daños diferentes para cada categoría de impacto evaluada. e introduce la Teoría Cultural conla intención de “proporionar un carácter científico a los juicios de valor” (Thompson. el cual a su vez sufre una actualización en el año 2001. Efectos de Cambio Climático y Disminución de la capa de Ozono: Se emplean modelos de Suerte (Fate Models). Categorías de Daño • Recursos • Salud Humana • Ecosistema •• Recursos minerales • Fuentes Fósiles • Uso de la tierra (ocupación y uso) • Efectos Carcinogénicos Categorías de Impacto Eco-toxicidad • Efectos respiratorios • Capa de Ozono 124 . y observaciones empíricas. que evalúan dispersión. y degradabilidad. El Ecoindicador 99 introduce todo un nuevo concepto para el modelo de daños. que arrojen indicadores más representativos de los daños ocasionados por el proceso. hace un manejo más claro de las incertidumbres. lo que permite una mejor caracterización de los impactos asociados. Efectos Respiratorios: Se utilizan modelos de deposición atmosférica. y busca contabilizar un mayor número de efectos.a estas críticas surge en el año 1999 el Eco-indicador 99.

los originados por maquinarias industriales. golpes de martillo. y las características del sistema auditivo individual. Categorías de daño e impacto del Ecoindicador 99. dentro de los cuales se enmarcan todos los seres humanos. entre otros. Intervienen tres elementos: Foco (fuente emisora). es importante tener en cuenta el factor subjetivo de la sensación. Para mantener el carácter científico de la metodología. Es contaminante ya que perturba al ambiente que lo rodea. tales como (Rejano. Un foco de ruido origina una transmisión aérea y otra estructural. 2000): Transmisión de energía. entre otros. Ruidos de Impacto: Tienen un máximo en su intensidad muy alto. Carácter subjetivo de la sensación. El ruido puede clasificarse en 2 clases de acuerdo al tipo de variación producida. La exposición a 125 . y a la intensidad del mismo (UPC. son típicos ejemplos de este tipo de ruido. Cada uno de estos factores condiciona el análisis. Es causante de lesión. no deseados en una persona o grupo” (Sanz.• Cambio climático • Acidificación y eutrofización • Radiación Tabla 1. CICLOPE considera específicamente el modelo Jerárquico de la teoría. la medición y la interpretación de este fenómeno. es importante reducir los juicios de valor que tienen lugar durante todo el procedimiento de obtención del Ecoindicador. 2000): Ruidos Continuos: Varían su intensidad permaneciendo en el tiempo. pero que luego decrece en un corto intervalo de tiempo. El concepto de ruido además supone diferentes factores a considerar. Ruido El ruido se define como: “un sonido molesto e intempestivo que puede producir efectos fisiológicos y psicológicos. Es por ello que se implementa la Teoría Cultural. 1987). son ejemplos de estos los originados por armas de fuego. motores eléctricos o de explosión. en la que establecen 5 arquetipos de perspectivas. En la determinación del daño ocasionado por el ruido. Medio (a través del cual se propaga la onda) y Receptor (ente sobre el cual se tiene un efecto).

vértigo y pérdidas de equilibrio. impulsivo y aleatorio”. y la comparación de estos valores con los establecidos como adecuados en el Real Decreto (Real Decreto.niveles de ruido elevados (superiores a 80 dB) por tiempos prologados origina molestias en el receptor y puede derivar en diferentes problemas de salud humana (Rejano. IMAGINE. Efectos en el equilibrio: náuseas. vómitos. Es reconocida la afectación de la salud humana consecuencia de la exposición al ruido ocasionados por la maquinaria industrial y por tanto imperativo el estudio del impacto del ruido en un ACV. 2007). como herramienta para la toma de medidas preventivas y correctivas al respecto de este tipo de contaminación. Para la valoración de estas emisiones se considera además el valor medio de la energía fluctuante generada en un intervalo de tiempo (LAeq). intermitente. Esta categoría permite la evaluación de la energía acústica emitida por el equipo en estudio. 2000): Efectos sobre el sistema nervioso: problemas de riego cerebral y coordinación del sistema nervioso central. y la toma de medidas correctoras que disminuyan los impactos ocasionados. Efectos sobre el aparato digestivo: alteraciones en las secreciones ácidas del estómago. esto porque se considera que el ruido “en un ambiente industrial no se presenta de forma continua. La comparación de estos valores permite la determinación de la calidad del ambiente en la fase de uso del equipo. y genera mayor incidencia de úlceras duodenales y trastornos gastrointestinales. 1989). siendo éste la transposición de la Directiva Europea (UE. 1999. crea propensión a muertes por infarto de miocardio. siendo las variaciones del nivel de presión sonora fluctuante. aumento de la tensión. diversos estudios se han centrado el estudio del problema generado por el ruido del tráfico rodado (Müller-Wenk. Efectos sobre el sistema cardiovascular: alteraciones del ritmo cardíaco. 126 . Hasta ahora. Por ello se plantea la inclusión de la categoría de impacto Ruido para ACV. 1986).

no es uniforme. por lo que se pueden emplear las funciones de daños asociadas a tráfico para estimar daños de producidos por cualquier otra fuente cuyas emisiones sean fluctuantes tal como lo describe Benetto (Benetto. basado en 127 . Éste valora el efecto del ruido emitido por distintos medios de transporte. Nuestro planteamiento del modelo de valoración del impacto de ruido se basa en que la distribución de las frecuencias de las ondas sonoras producidas por el tráfico de vehículos. 2004). sobre la salud humana. ya que las características de estos fenómenos varían considerablemente de acuerdo al entorno de evaluación. servicios y transporte requieren del sistema de abastecimiento energético. el modelo de daños se ilustra en la Figura 2 (Müller. a través de la utilización de funciones del tipo Crisp y Fuzzy (lógica difusa). 2004) Para CICLOPE v 3. 2006). Las actividades de los sectores industria. Además nuestro modelo no considera la atenuación y propagación de las ondas. La determinación de los DALY’S se hace mediante una adaptación del modelo genérico utilizado por Müller para tráfico rodado.0 hemos tomado como referencia el modelo desarrollado por Benetto. y al no limitarse el modelo a un único escenario. resulta de extrema complejidad establecer estos parámetros. El sistema energético debe garantizar un suministro regular de energía. que permiten caracterizar los daños asociados a las emisiones evaluadas.Figura 2 Esquema del modelo de ruido (Müller. Nuevo modulo de eficiencia energética y exergética El desarrollo económico de las sociedades está ligado al consumo energético.

Dicho de otra manera la exergía cuantifica el trabajo potencial máximo de un sistema en relación con el ambiente. Figura 3 Ventana de visualización del diagrama de Sankey para la exergía. transformación. El análisis exergético permite evaluar la capacidad de producir trabajo que se pierde en cada proceso dentro de un sistema y con esta visión definir en que parte del sistema es más conveniente actuar para disminuir las pérdidas de exergía y así identificar las posibles mejoras del sistema. está desarrollando indicadores relacionados con energía y exergía para interpretar de forma más clara el estado de un sistema estudiado mediante la herramienta de ciclo de vida (Niembro. La exergía es una propiedad que determina el potencial de trabajo útil de una cantidad de energía determinada en cierto estado especificado (Feidt. la energía no es destruida. sino transformada en otras formas. El ciclo de la energía: generación (captación.recursos más o menos abundantes que puedan obtenerse a costes asequibles. que permiten la optimización del proceso.3. debe ser de fácil transporte y con calidad energética para poder ser aplicado con eficiencia. 2008). provocan impactos sobre el medio ambiente.0 incorpora un nuevo Módulo de Eficiencia Energética y Exergética. transporte). lo que facilita la 128 . contribuir a la disminución del impacto ambiental. cada vez menos aptas para realizar procesos reales. En los procesos reales. tal como lo muestra la Figura 3. Es por eso que además de la energía. El GIIP concienciado de la problemática derivada del ineficiente uso de la energía en los sistemas-producto. tanto en relación con el agotamiento del recurso como en la emisión de contaminantes y sus efectos secundarios. y por ende. debe introducirse otra entidad física para caracterizar la calidad del tipo de energía en virtud de diversas consideraciones. uso y degradación. 1996). Los sistemas energéticos se seleccionan en función de la disponibilidad técnica y la viabilidad económica (IDEA. 2000). CICLOPE v. La representación de resultados en 100% gráfica pues genera diagramas de Sankey. El módulo presenta los resultados de los cálculos de la eficiencia energética y análisis exergético del ciclo de vida del sistema producto en estudio.

Ecomed publishers. Technique et documentation. adaptable. Hoy CICLOPE v 3. Instituto para la Diversificación y Ahorro de la Energía.. 2004 129 .interpretación de eficiencia del sistema. Thermodynamique et optimisation des systèmes et procédés.0 una herramienta actualizada e integral. Castillo. con posibilidad de elegir tanto los modelos a utilizar (agua. que permite reconocer la eficiencia energética de los sistemas y la calidad de la energía utilizada. Deliverable 11 of the Imagine Project (disponible en http://www. E. abierto.. A Method to Include in LCA Road Traffic Noise and its Health Effects. utiliza el modelo de Análisis de Daños del Ecoindicador 99. Mediante su uso se evalúan los impactos potenciales sobre el medio ambiente de los consumos. Mendoza... France.M. The noise emission model for European road traffic. R. 2006 Feidt M. 2000IDEA.M.. Análisis de Ciclo de Vida. Ecomed publishers.. Además explota la riqueza del Análisis Exergético. como los indicadores que mejor se adapten a los objetivos de los estudios. C. 1999 Müller-Wenk. Lleida. M. R. P.. Tercera Edición. 2007 ISO 14040 Gestión ambiental. CICLOPE es un programa informático modular. Cíclope”.imagine-project. 2000 IMAGINE. Methodology Annex. Spriensma. Switzerland. R. Life-cycle impact assessment of road transport noise. Gallen. Conclusiones CICLOPE satisface las necesidades de los estudios de ACV desarrollados por el GIIP.. Madrid. The Eco-indicator 99. “Elaboración de un ACV mediante el uso de una herramienta informática. Ginebra. 1996 Goedkoop. IWÖ Universität St. E. 5º Congreso Internacional de Ingeniería de Proyectos. Principios y marco de referencia. Incluye la categoría Ruido con la novedad de su aplicación al ruido de maquinaria industrial y no la clásica metodología enfocada a ruido de tráfico rodado. energía y residuos). M. Sierra. Dujet. Además el nuevo módulo está actualizado a los datos del Mix energético español del 2008. 2001 González.org). X. Análisis de Ciclo de Vida de ocho tecnologías de generación eléctrica”. Referencias Benetto. 2006 Müller-Wenk. Rousseaux. C. Fuzzy-Sets Approach to Noise Impact Assessment. Organización Internacional de Normalización. procesos y transportes que componen el ciclo de vida en estudio. “Impactos Ambientales de la Producción Eléctrica.

. Relativa a la protección de los trabajadores contra los riesgos debidos a la exposición al ruido durante el trabajo. Ministerio de Obras Públicas y Urbanismo. Westview Print. El Ruido.. Canada.conama9. 2000 Sanz. Naciones Unidas. M. Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Monterrey (ITESM). 1987 Thompson. 1986 Agradecimientos Los autores agradecen el apoyo de las siguientes instituciones: España: Universidad Politécnica de Cataluña (UPC). M. Cumbre del Desarrollo Sostenible. Departamento de Proyectos de Ingeniería. Comunicación técnica escrita. M. J. Gónzalez-Benítez. España. I. 130 . Ruido Industrial y Urbano.org/conama9/paginas/paginas_view. J. Sobre protección de los trabajadores frente a riesgos derivados de su exposición al ruido durante el trabajo. Coordinación de Ingeniería Química. Departamento de Medio Ambiente y Vivienda (DMAH). 1989 Rejano De La Rosa. Energía. R. Cultural Theory. Energía y Exergía: Enfoques hacia la Sostenibilidad mediante el Análisis de Ciclo de Vida..Niembro-Garcia.. Fondo Documental. Escuela Técnica Superior de Ingeniería Industrial de Barcelona (ETSEIB). España.. España. Campus Estado de México • Venezuela: Universidad Simón Bolívar (USB). Boulder 1990 Unión Europea (UE). Temática: Cambio climático. Wildavsky. Generalitat de Cataluña. Ellis. Parlamento Europeo Directiva 86/188 del 12 de mayo de 1986. Presentado al Congreso Nacional del Medio Ambiente. doi:http://www.php?idpaginas=157&lang=es& menu=472&id=543&op=view&tipo=C .A. Madrid. España. M. Internacional Thomson. 2008 PNUMA Iniciativa de Ciclo de Vida. ¿Por qué adoptar un enfoque de ciclo de vida?. 2004 Real Decreto 1316/1989 27 de octubre. México: Concejo Nacional de Ciencia y Tecnología CONACYT.

es la más significativa. eficiencia energética. 1. Clasificación JEL: Q41. El autor agradece los comentarios recibidos de Ignacio Pérez Arriaga. pospone el agotamiento de nuestros escasos recursos fósiles (de los que sin embargo depende mayoritariamente nuestro suministro energético) y. tal como se muestra en el Gráfico 1. así como una evaluación rigurosa de las acciones adoptadas hasta el momento en España. el ahorro y la eficiencia energética aparecen como la principal opción desde el ámbito energético para responder a estos tres desafíos. Q54. por último. y sobre las políticas más adecuadas para su promoción. cos: por tanto. Palabras clave: energía. sino servicios energéti- 131 * Instituto de Investigación Tecnológica. energética y medioambiental. En este artículo se reflexiona sobre los factores que influyen en las decisiones de ahorro y eficiencia energética. medio ambiente. . sí es cierto que su contribución a algunos de ellos. puede ser posible proveer el mismo nivel de servicio energético con un menor nivel de consumo de energía. en especial en lo que se refiere al calentamiento global. Versión de enero de 2009. La clave para la existencia de estos ahorros reside en el hecho de que no consumimos energía. Si bien no todas las actuaciones públicas parecen justificadas. Universidad Pontificia Comillas. no hay más que observar el paralelismo entre el consumo energético en España y las emisiones de CO2.Uso eficiente de la energía Pedro Linares Llamas* EFICIENCIA ENERGÉTICA Y MEDIO AMBIENTE El ahorro y la eficiencia energética constituyen un elemento fundamental para la mejora del medio ambiente. políticas públicas. como el cambio climático. parece revelarse como una de las mejores alternativas para reducir las emisiones de CO2. Si bien el ahorro energético no es crítico para la resolución de todos los problemas ambientales. preferiblemente basadas en instrumentos económicos y de información al consumidor. Introducción En estos tiempos de crisis económica. María Mendiluce y Gonzalo Sáenz de Miera. se considera que son necesarias políticas específicas de promoción del ahorro. Q48. Para comprobar la importancia de esta relación. El ahorro de energía permite ahorrar nuestros escasos recursos económicos.

la gran mayoría de las cuales son de ahorro y eficiencia energética. el Plan de Acción para la Eficiencia Energética (EC. 2006a). Así lo hace por ejemplo el Panel Intergubernamental sobre Cambio Climático en su cuarto informe de evaluación (IPPC. a pesar de todo este apoyo político. En la Unión Europea el apoyo político a la eficiencia energética es incluso mayor. la demanda de energía no para de crecer en todos los países. 2007). 2008). cuando estima que se podrían ahorrar entre un 7 y un 14 por 100 de las emisiones de gases de efecto invernadero globales para 2030 con medidas de coste negativo. En los 132 . por su parte. también considera que el ahorro y la eficiencia deben ser capaces de aportar un 43 últimos tiempos. relacionada de nuevo con los objetivos de la Unión en materia de cambio climático. La Agencia Internacional de la Energía (IEA. y España es un buen ejemplo de ello.º 847 GRÁFICO 1 EMISIONES DE CO 2 Y CONSUMO DE ENERGÍA PRIMARIA EN ESPAÑA. competitivo y sostenible» (EC. en las que la eficiencia energética juega un papel fundamental. el Libro Verde de energía «Estrategia europea para un suministro energético seguro. 1990-2007 (Base 1990 = 100) 180 160 140 120 % 100 80 60 40 20 0 1990 1991 1992 1993 1994 1995 1996 1997 1998 1999 2000 2001 2002 2003 2004 2005 2006 2007 CO 2 Energíaprimaria FUENTE: Agencia Internacional de la Energía. lo cierto es que el ahorro energético no acaba de satisfacer las expectativas creadas. Como se verá posteriormente.Esta relación hace que el ahorro energético se plantee desde numerosas instituciones como la alternativa con mayor potencial y rentabilidad para reducir las emisiones de CO2. Pero. N. por 100 de la reducción de emisiones prevista en su escenario BLUE (que pretende reducir las emisiones de gases de efecto invernadero —GEI— en un 50 por 100). 2006b). 2007). la Unión ha afirmado su postura en el Libro Verde de eficiencia energética «Hacer más con menos» (EC. ECONOMÍA Y MEDIO AMBIENTE MarzoAbril 2009. o en las propuestas relacionadas con el programa Climate Action (EC. 2005).

como se ve en el Gráfico 2. También se incluyen referencias al ahorro y la eficiencia energética en la Estrategia Española de Desarrollo sostenible.000 100. existe un importante apoyo público al ahorro y la eficiencia energética.000 20. Así.000 120.000 0 1990 1991 1992 1993 1994 1995 1996 1997 1998 1999 2000 2001 2002 2003 2004 2005 2006 2007 Energíaprimaria Energíafinal FUENTE: Agencia Internacional de la Energía. como contribución al debate actual y a la definición de las políticas futuras. ¿Cuáles son las razones de esta aparente paradoja? ¿Qué se debería hacer para corregir esta preocupante tendencia. su objetivo es presentar un análisis crítico sobre las preguntas planteadas. En España. o en los planes nacionales de asignación (PNA) de derechos de emisión de CO2.000 40. No pretende justificar la necesidad de impulsar la eficiencia energética. como el Plan de Acción de la Unión Europea. el apartado 5 presenta algunas recomendaciones acerca de las directrices generales a seguir. en lugar de disminuir como en estos países. ya que lo preocupante no es únicamente que aumente el consumo energético (como en muchos otros países de nuestro entorno socioeconómico). como ya hacen las instituciones citadas anteriormente.000 60. en el apartado 2 se ofrece una panorámica breve de la evolución del consumo de energía en España.000 140. ni constituirse en una guía para la acción en esta materia. la intensidad energética española ha ido aproximándose a la media de la OCDE. que ha sido desarrollada mediante el Plan de Acción 2008-2012.000 80. Antes bien.GRÁFICO 2 EVOLUCIÓN DEL CONSUMO ENERGÉTICO EN ESPAÑA. y en el apartado 4 se ofrecen algunas ideas sobre qué elementos deben incluir las políticas públicas para su promoción. En el apartado 3 se analiza la «paradoja» de la eficiencia energética. el consumo de energía en España no ha dejado de crecer. al igual que en el resto de Europa. 1990-2007 (En ktep ) 160. de forma que mejore nuestro medio ambiente mediante la eficiencia y el ahorro energético? El objetivo del presente trabajo es tratar de reflexionar sobre estas preguntas. y el Plan de Activación del Ahorro 2008-2011. 2. Finalmente. hasta muy recientemente. Sin embargo. sino que además. y de las claves de esta evolución. El instrumento principal es la Estrategia Española de Ahorro y Eficiencia Energética 2004-2012. tampoco disminuía la intensidad energética de nuestra economía —que mide el consumo energético por unidad de PIB—. La eficiencia energética en España 133 . Como se muestra en el Gráfico 3. Se han buscado muchas explicaciones a este fenómeno.

y no de los cambios estructurales —aunque otros como Wing (2008). en EE UU algunos autores (Metcalf. De hecho. dan más peso a estos cambios estructurales. por diversas razones que expone por ejemplo Ramos-Martín (2003). aportes hidráulicos. ha permitido mantener crecimientos del PIB hasta cierto punto «desacoplados» del crecimiento energético. 18 0 . Pero también 134 .º 847 En España.22 0 . 2004). 16 0 . 15 0 . y que cuando Abril 2009. FUENTE: Agencia Internacional de la Energía.Esta disminución de la intensidad energética de otros países. 1990-2007 0 . los análisis realizados por Mendiluce (2007) o Marrero y Ramos (2008) muestran que la moderación en la evolución de la intensidad energética se debe.12 1990 1991 1992 1993 1994 1995 1996 1997 1998 1999 2000 2001 2002 2003 2004 2005 2006 2007 España TotalOCDE NOTA: En tep por 1. estímulo del ahorro y la eficiencia—. Richmond y Kaufmann (2006) defienden que la inclusión de los precios energéticos en este tipo de análisis ayuda a explicar la evolución de la intensidad en muchos países. los precios se incluyen la hipótesis de la desmaterialización queda desmontada. 20 0 . 17 0 . Así. a los cambios estructurales de la economía española (la llamada terciarización). 13 0 . dirigidas en parte por los precios. 14 0 . en paridad de poder de compra. también puede ser que reflejen el impacto de los mayores precios energéticos u otros elementos coyunturales (climatología. N. 21 0 . y a la mejora de la productividad de la energía. Aunque puede ser que los dos últimos años (2006-07) muestren el comienzo de este proceso —o la incidencia de las políticas de ECONOMÍA Y MEDIO AMBIENTE Marzo- GRÁFICO 3 EVOLUCIÓN DE LA INTENSIDAD ENERGÉTICA EN ESPAÑA COMPARADA CON LA OCDE. justificada en la «desmaterialización» de sus economías (Medlock. fundamentalmente. esto no ha tenido lugar. En nuestro país. 19 0 .000$ de 2000. en cambio. 2008) defienden que las mejoras en la intensidad energética parecen haber venido generalmente de mejoras en la eficiencia energética de los procesos. como se ve. etcétera).

2008). no está claro cuál debe ser la política más adecuada para incentivarlo. 1994) o en el número especial de Energy Policy acerca de este tema (Huntington et al. y que.. a pesar de esta terciarización de la economía. al contrario de otros países del entorno español. el consumo energético en España no deja de aumentar. pues si se invirtiera todo lo esperado en ahorro y eficiencia. lo que hace que no sea tan evidente cuál es el potencial real y. y todavía no está claro que la velocidad de este aumento esté disminuyendo. también por razones estructurales. Así pues. Climent y Pardo (2007) defienden que el consumo energético está muy relacionado en España con la actividad económica. Gran parte de esta complejidad se debe a la paradoja de la eficiencia energética. el potencial «rentable» se habría agotado. la intensidad ha aumentado en los sectores terciarios (en especial en el transporte. un aumento del ahorro podría tener consecuencias negativas sobre el empleo y el PIB. 1994). por tanto. además.apuntan al hecho preocupante de que. 3. se ve que. a menos que se emprendan cambios estructurales. lo cierto es que conseguir mejoras en la eficiencia energética es complicado. están los que defienden que la llamada paradoja de la eficiencia energética no es tal: las inversiones que tienen lugar La paradoja de la eficiencia energética 135 . Esto. Esta aparente tautología o razonamiento circular es. a su vez. y más aún lo es conseguir reducir el consumo energético. y a pesar de las buenas intenciones traducidas a diversas estrategias y planes de acción. En cualquier caso. Lovins. La llamada paradoja de la eficiencia energética. una de las razones que pueden explicar los fracasos de muchas políticas de ahorro y eficiencia energética. Y. por tanto. la evolución de la intensidad energética refleja más bien cambios estructurales que mejoras de la eficiencia energética. es lo que explica la existencia todavía de un abundante potencial por explorar a bajo coste. que estas tendencias no se corresponden con las que están experimentando otros países de la Unión Europea (Marrero y Ramos. 1994. Es decir. el nivel de inversión en ahorro y eficiencia no alcanza los niveles que corresponderían a dichas ventajas. Y. Por un lado. algo de lo que desgraciadamente el autor no es consciente que se haya realizado para España). que estima un potencial de reducción del crecimiento energético del 50 por 100 en los próximos 15 años a costes competitivos—. consiste en la constatación de que. a pesar de que el ahorro y la eficiencia energética parecen presentar evidentes ventajas económicas — véase por ejemplo el reciente estudio de McKinsey (2007). como se decía antes. ejemplificadas muy bien en el debate entre Paul Joskow y Amory Lovins en The Electricity Journal (Joskow. Por su parte. y en los hogares y los servicios). parece que las políticas de eficiencia energética no están teniendo el éxito esperado (aunque para poder afirmar esto con total rotundidad haría falta un análisis riguroso de esta cuestión. No están claras las razones por las que no se invierte en ahorro y eficiencia energética. o la «brecha» de la eficiencia energética (energy efficiency gap). Existen fundamentalmente dos posiciones extremas (con sus evidentes intermedios) a la hora de explicar las razones por las que no se invierte todo lo esperado en ahorro y eficiencia energética. a la que se dedica el siguiente apartado. además.

Aquí se situarían análisis como los de Metcalf y Hassett (1999). muestran cómo los consumidores están dispuestos a pagar por mejoras en eficiencia energética una cantidad superior al coste de las mismas y. En el otro bando se sitúan aquellos que defienden que los mercados energéticos están llenos de fallos. Por tanto. también se afirma que generalmente los estudios del potencial de ahorro y eficiencia suelen subestimar los costes y sobreestimar los beneficios. de acuerdo con elementos habitualmente no considerados en los estudios de potencial tecnológico (como el comportamiento del consumidor). salvo algunas excepciones. sin embargo. dado que los suelen realizar instituciones parciales (Joskow. (2008). Estudios como el de Banfi et al. Esto puede indicar que efectivamente puede haber fallos de mercado o barreras que impidan alcanzar el nivel eficiente de ahorro y eficiencia energética. estas inversiones no se realizan finalmente. y que estos fallos explican el que la inversión en ahorro y eficiencia se aleje de su punto óptimo. dado que. Además. si se invierte menos de lo esperado en ahorro y eficiencia energética es porque la racionalidad económica de los consumidores así lo aconseja. Una buena ilustración de estos argumentos puede encontrarse en Koomey y Sanstad (1994). los mercados energéticos son eficientes. por ejemplo. 136 . 1994).realmente son las económicamente óptimas.

El problema es que generalmente no lo son. evidentemente. sino tasas de descuento implícitas. si los precios de la energía son eficientes. Train (1985) hace una revisión de las tasas de descuento observadas en distintos estudios y encuentra valores de hasta un 90 por 100. no puede considerarse esto como un fallo de mercado. o porque existen subvenciones perversas —como el déficit de la tarifa eléctrica en España. Joskow y Marron. N. Esta diferencia entre los tipos de interés de mercado y las tasas de descuento de los consumidores se considera. salvo en el caso ECONOMÍA Y MEDIO AMBIENTE Marzo-Abril 2009. Seguramente algunas de las razones para la baja inversión puedan considerarse claramente fallos de mercado (que tendrán que ser corregidos para alcanzar la eficiencia). Así. parece adecuado detenerse en el análisis de una de las razones más habitualmente esgrimidas. es preciso señalar que las tasas de descuento descritas no son valores expresados por los consumidores. mientras que en otras situaciones la menor inversión respecto a lo esperado pueda explicarse por la no consideración de determinados aspectos relevantes para el consumidor. o pueden ser. Esto. o los costes de transacción (por ejemplo. 1992). De hecho. como la calidad de la iluminación). De nuevo. indicadores de otros fallos de mercado o barreras subyacentes en el proceso de decisión de los consumidores.. bien porque los precios no incluyen todos los costes externos o externalidades (principalmente las medioambientales. por ejemplo— que mantienen unos precios artificialmente bajos. A continuación se exponen las razones más habituales. un menor nivel de servicio energético. Por tanto. — Costes de inversión mayores que los previstos: en algunas ocasiones se ha observado que los costes de la inversión son mayores de los previstos en los estudios de potencial (Dennis. las tasas de descuento tan elevadas que presentan algunos consumidores al enfrentarse a las decisiones de inversión en materia de ahorro y eficiencia energética. 1982). a veces no se recogen los costes «ocultos» (por ejemplo. pero no sólo). Antes de entrar en la pormenorización de dichas razones. ni pueden considerarse una explicación del comportamiento de los consumidores (Jaffe et al. como demuestra por ejemplo Laibson (1997). 2004) porque no existen como tales. las tasas de descuento elevadas o inconsistentes no son específicas del consumo de energía. la virtud esté en el término medio. la principal barrera o fallo de mercado que explica la paradoja de la eficiencia energética. que como se puede observar están muy por encima de los tipos de interés habituales en el mercado. el que algunos consumidores tengan tasas de descuento implícitas elevadas. y que no son fallos de mercado como tales. sino que más bien son. 2006). Las principales razones que permiten explicar una inversión menor de la esperada en ahorro y eficiencia energética son: — Bajos precios de la energía: si los precios de la energía son bajos las inversiones en ahorro y eficiencia energética no serán rentables.EFICIENCIA ENERGÉTICA Y MEDIO AMBIENTE Posiblemente. en ocasiones. que no constituyen un fallo de mercado o barrera por sí mismas. Sin embargo. no es un fallo de mercado por sí mismo.º 847 ICE 137 . como en tantas otras cosas. no justifica una intervención pública si estas tasas se deben a otros factores distintos de los fallos de mercado (Hausman y Joskow. Es decir.

la tasa de descuento implícita del consumidor. o no estar interesado en. especialmente en lo que se refiere a los precios futuros de la energía —aunque evidentemente hay una parte de este problema que se debe a la incertidumbre—. Cuando el riesgo es asistemático. además de con más educación e información. hacer los complejos cálculos necesarios para tomar la mejor decisión. esto no constituye un fallo de mercado. como información imperfecta o miopía): habitualmente se entiende que los consumidores no disponen de información perfecta a la hora de evaluar sus inversiones. 1995). Por tanto. N. se creen ilusiones acerca de los precios futuros. Si a esto se le suma la incertidumbre respecto a los precios energéticos. es decir. el consumidor confía en reglas imprecisas. una vez realizada la inversión es difícil recuperar su coste si se observa que no es necesaria o rentable. que quizá haya que corregir con medidas de «paternalismo libertario». o en comportamientos que le han dado resultados satisfactorios anteriormente. sino un déficit de racionalidad económica. ECONOMÍA Y MEDIO AMBIENTE Marzo-Abril 2009. 1994). Si bien hay autores — como Baughman y Joskow (1975)— que defienden que el fallo de información en sí mismo no es tan grande. el coste adicional de comprar un equipo eficiente es generalmente muy pequeño con respecto al coste total de la compra—. — Racionalidad acotada: incluso disponiendo de toda la información. y que hace que la inversión sea menos rentable que si no se considera este valor de opción. busca lo satisfactorio. no hay ningún fallo de mercado que corregir (Awerbuch y Deehan. En general. De hecho. a menos que este riesgo asociado a la incertidumbre e irreversibilidad sea más diversificable a nivel social que a nivel individual. no lo óptimo. etcétera. — Incertidumbre e irreversibilidad de las inversiones: las inversiones en ahorro y eficiencia energética son generalmente irreversibles. el consumidor puede no ser capaz de. Train (1985) observa que cuando los gastos tienen más relevancia. se dé mayor importancia a los costes (pérdidas) que a las ganancias (de la mayor eficiencia). como proponía Simon (1955). Por ejemplo. y por tanto no diversificable a nivel social. se hace evidente la necesidad de incorporar a la inversión un valor de opción o prima de riesgo (Metcalf. A esto contribuye el hecho de que las implicaciones de estas decisiones sobre el presupuesto del consumidor no son generalmente significativas —de hecho. es decir. Esto lleva generalmente a que en la práctica: se conceda mayor importancia a los costes iniciales. Es decir.º 847 ICE 138 . — Fallos de información (que pueden incluir tanto información asimétrica. por parte de los consumidores. 1994).EFICIENCIA ENERGÉTICA Y MEDIO AMBIENTE de los costes de transacción que pueden ser reducidos mediante reformas institucionales. que es mayor cuanto más volátil sea el precio de la energía. ya que generalmente los retornos de estas inversiones están negativamente correlacionados con los retornos de la bolsa. y también a las características de las opciones de ahorro y eficiencia. En sí mismo esto no es un fallo de mercado. el ahorro y la eficiencia energética constituyen una buena cobertura de riesgos (Metcalf. es más próximo al racional. su comportamiento. lo generalmente aceptado es que este déficit de información constituye un fallo de mercado que debe ser corregido.

Por otra parte. Simplemente habría que señalar que ese mismo problema existe para muchas otras inversiones. Una posible demostración de su existencia sería el hecho de que los estratos más bajos de renta muestran tasas de descuento implícitas más elevadas. aunque no necesariamente deba cubrir todo el gap. sino un factor a incluir en los análisis. — Heterogeneidad de los consumidores: una inversión que puede ser rentable para algunos consumidores puede no serlo para otros (por ejemplo. esta heterogeneidad no suele estar adecuadamente recogida en los estudios de potencial tecnológico. No es un fallo de mercado a corregir. Este desacoplamiento entre la inversión y sus beneficios constituye un fallo de mercado. — Problema principal-agente: este fallo de mercado surge cuando el encargado de pagar la inversión no es el mismo que el que va a recibir los beneficios de la misma. 2001). De nuevo. y permite explicar algunas de sus divergencias respecto a la situación real. — Finalmente. Jaffe y Stavins (1994) demuestran que estos procesos son lentos. por lo que no se suele considerar como un fallo de mercado significativo en este contexto. los que alquilan una vivienda son habitualmente los encargados de pagar las facturas mensuales de energía. Sin embargo. 1994). y la cuestión sería anali- ECONOMÍA Y MEDIO AMBIENTE Marzo-Abril 2009. un aspecto que también se menciona en ocasiones para explicar las diferencias entre las inversiones reales y las esperadas es la divergencia entre las tasas de descuento privadas y las sociales. y que esta lentitud (que a su vez depende de la incertidumbre y heterogeneidad de los consumidores) permite explicar gran parte del gap. lo cierto es que también hay otros factores que pueden explicar esta situación (Hausman. que debe corregirse habitualmente mediante reformas institucionales. Este problema afecta por ejemplo al 35 por 100 de la demanda residencial de energía en EE UU (Murtishaw y Sathaye. para el que usa muy poco un determinado equipo). no parece apropiado entrar en él. ya que afecta a todas las decisiones de la sociedad y. Esto no puede considerarse como un fallo de mercado por sí mismo. por tanto. que depende del equipamiento comprado por el propietario de la vivienda. 2006). Metcalf. N. Por ejemplo. — Imperfecciones en el mercado de capitales: otra de las razones que puede explicar la baja inversión es la dificultad en el acceso a los mercados de capitales. que por tanto impediría la financiación adecuada de las mismas. 1979. Otra cuestión es el hecho de que los procesos de innovación y difusión tecnológica llevan asociadas externalidades positivas. Sin embargo. al aumentar el coste de oportunidad (Van Soest y Bulte. también hay que tener en cuenta que acelerar la tasa de innovación puede aumentar el valor de la opción. Éste es un debate que excede el alcance del presente trabajo.EFICIENCIA ENERGÉTICA Y MEDIO AMBIENTE — Lentitud del proceso de difusión tecnológica: en los estudios de prospectiva tecnológica generalmente se es demasiado optimista respecto a la velocidad de la difusión de las nuevas tecnologías de ahorro y eficiencia. y que sí puede haber por tanto un fallo de mercado que corregir en este aspecto.º 847 ICE 139 . como reflejo de su mayor dificultad en la disponibilidad de crédito.

aunque parece poco significativo Heterogeneidad de los consumidores No Divergencia con tasas de descuento sociales No. salvo que el riesgo sea más diversificable a nivel social Lentitud de la difusión tecnológica de la innovación no incorporadas No. En el Cuadro 1 se resumen todas estas razones. si hay externalidades negativas de la Costes ocultos y de transacción No. necesariamente zar hasta qué punto la rentabilidad social de las inversiones en ahorro y eficiencia es superior a la del resto de inversiones.EFICIENCIA ENERGÉTICA Y MEDIO AMBIENTE CUADRO 1 RAZONES QUE EXPLICAN UNA INVERSIÓN EN EFICIENCIA ENERGÉTICA MENOR DE LA ESPERADA Posibles razones ¿Puede considerarse fallo de mercado? Bajos precios de la energía energía no internalizadas No. Así. del tipo de consumidor. en todo caso. parece razonable pensar que los estratos más bajos tendrán menor información y educación. Esto indicaría que los fallos de mercado o barreras afectan de forma distinta a los distintos segmentos de población: por ejemplo. 1979). La importancia de los fallos de mercado y barreras expuestos depende del sector considerado —véase por ejemplo una descripción de las barreras concretas por sector en IPCC (2007)— y. Se puede observar. y también mayor dificultad en el acceso a la financiación de las inversiones. que existen muchas razones que permiten explicar las ECONOMÍA Y MEDIO AMBIENTE Marzo-Abril 2009. en sí mismo. los segundos Incertidumbre e irreversibilidad Fallos de información Sí Racionalidad acotada No No. indicando si se pueden considerar o no fallos de mercado. es interesante hacer notar que las tasas de descuento implícitas son más elevadas en los estratos inferiores de renta. sí. N. si hay externalidades positivas Problema principal-agente Sí Imperfecciones en los mercados de capitales Sí. los primeros.º 847 ICE 140 . mientras que los estratos superiores muestran tasas muy cercanas a los tipos de interés de mercado (Hausman. sí. en sí mismo. sí. también.

EFICIENCIA ENERGÉTICA Y MEDIO AMBIENTE

inversiones menores de lo esperado en
ahorro y eficiencia energética, y que es
complicado distinguir nítidamente entre las
razones que son fallos de mercado de las que
no lo son. Es necesario, sin embargo,
comprender estas razones para poder diseñar
las políticas adecuadas de promoción del
ahorro y la eficiencia.
Hay que ser consciente, en primer lugar, de
que en ocasiones la razón para que no se
invierta en ahorro y eficiencia energética es
porque esta inversión tiene una rentabilidad
menor de la supuesta para el consumidor
(valor de opción, costes «ocultos»,
heterogeneidad, bajos precios, etcétera), sin
que ésto se deba a fallos de mercado. Y por
tanto, que un aumento «forzado» de la
inversión en ahorro y eficiencia puede no
aumentar el bienestar: el obligar a alguien a
invertir en ahorro y eficiencia energética
cuando claramente no lo desea —por
ejemplo, porque usa muy poco su equipo
energético— supondría una reducción de
bienestar.
En otras ocasiones, sin embargo, sí que
aparecen claramente fallos de mercado, y ahí
la intervención pública parece adecuada.
Ahora bien, hay que recordar que la
regulación tiene siempre un coste y que,
además, es imperfecta por naturaleza. Por
tanto, una intervención pública sólo estará
justificada si los fallos de mercado son lo
suficientemente significativos, y el coste de la
regulación se compense por eliminarlos. Esto
depende, entre otras cosas, del tipo de
política utilizado.
Estas conclusiones son, sin embargo,
solamente aplicables en un entorno first best,
en el cual se conocen todos los fallos del

mercado y se pueden solucionar todos ellos.
Sin embargo, la realidad es generalmente
más compleja, y lo habitual es situarse en un
entorno second best, en el que hay múltiples
fallos y no es posible internalizar todos. En
estas condiciones, algunos autores (Dennis,
2006) defienden que puede estar justificado ir
más allá de la eliminación de los fallos de
mercado, y trabajar en la eliminación de
barreras siempre que pueda hacerse de
modo eficiente en términos de coste, porque
de una u otra forma aumentarán el bienestar.
De nuevo, la clave estará en seleccionar las
políticas adecuadas para alcanzar al menor
coste posible el objetivo de eficiencia
marcado.
4.

Políticas para el ahorro energético

Como se ha visto en el apartado anterior hay
fallos de mercado relacionados con la baja
inversión en ahorro y eficiencia energética
que parece necesario corregir. Sin embargo,
existe una reflexión anterior que parece
imprescindible realizar, y que tiene que ver
con el punto inicial de este trabajo.
Efectivamente, hay que recordar que no se
está considerando el ahorro y la eficiencia
energética como un fin en sí mismo para
mejorar la eficiencia productiva (a este
respecto, podría ser quizá más interesante
aumentar antes la productividad del trabajo o
del capital, es decir, del resto de los factores
productivos), sino como medio para lograr
mejoras medioambientales. En consecuencia,
quizá fuera más razonable utilizar políticas
directamente dirigidas a solucionar los fallos
de mercado relacionados con el impacto
ambiental, y no con la eficiencia. De hecho,
éste es el enfoque preferido por algunos
economistas: para solucionar el problema del
ECONOMÍA Y MEDIO AMBIENTE
Marzo-Abril 2009. N.º 847

ICE 141

EFICIENCIA ENERGÉTICA Y MEDIO AMBIENTE

cambio climático, por ejemplo, lo que hay que
hacer es internalizar la externalidad
correspondiente directamente. Un impuesto
sobre el CO2 (o un sistema equivalente de
permisos de emisión negociables) cumple
esta misión, y cualquier otra política accesoria
no hará más que impedir la asignación
eficiente de los recursos (Brookes, 2000).
Sin embargo, también hay que señalar que, al
igual que ya se ha comentado antes, esto
sería lo deseable en un entorno first best.
Pero la realidad política hace que lo eficiente
en la teoría no lo sea en la práctica: parece
difícil imaginar impuestos sobre el CO2 lo
suficientemente altos como para incentivar las
reducciones de emisiones necesarias (o
incluso antes, confiar en una buena
estimación de las externalidades para fijar
estos impuestos), y un clima de estabilidad
regulatoria suficiente como para que estos
impuestos cumplan su papel de
internalización a largo plazo. En estas
condiciones, las políticas tecnológicas como
las de promoción del ahorro y eficiencia
energética pueden seguir teniendo un papel
relevante que jugar frente al cambio climáti-

ECONOMÍA Y MEDIO AMBIENTE
Marzo-Abril 2009. N.º 847

ICE 142

EFICIENCIA ENERGÉTICA Y MEDIO AMBIENTE
-

co (Linares y Pérez Arriaga, 2008). Por tanto,
y como ya propuso Grubb en 1990, parece
conveniente dejar de discutir sobre si hay que
apoyar el ahorro y eficiencia energética y
analizar cuáles son las mejores políticas (las
que consiguen una mejor asignación de
recursos) para alcanzar las mejoras
deseadas, que deberán ser determinadas en
un entorno second best, y no mediante una
internalización —limitada por naturaleza— de
los fallos de mercado.
En primer lugar, hay que recordar que lo que
deben perseguir las políticas es el ahorro de
energía: la mejora de la eficiencia sólo es
interesante si consigue ahorros, es decir, si
no hay efecto rebote. En segundo lugar, las
políticas deben ser lo más eficaces y
eficientes posible, evitando efectos como el
free riding. Finalmente, las políticas deben ir
dirigidas a los fallos de mercado o barreras
que se pretenda solucionar. Así, no tendría
sentido pretender solucionar un fallo de
información mediante una política fiscal, o
una externalidad medioambiental con
campañas informativas. A continuación se
van a tratar cada uno de estos aspectos.

energética. El ahorro mide las reducciones en
términos absolutos, mientras que la eficiencia
lo hace en términos relativos. Y el efecto
rebote implica la ruptura de la relación causal
directa entre la mejora de la eficiencia y la
reducción del consumo.
Hay tres razones para el efecto rebote, y son
las que se suelen usar para clasificar sus tres
modalidades:
— Directo, o efecto precio: cuando se mejora
la eficiencia energética de un proceso o
producto, lo que sucede es que baja
implícitamente el coste de su uso, esto es, su
precio efectivo. Y, si la demanda es elástica al
precio, una bajada en el precio efectivo de la
energía su pondrá un aumento de su
consumo.
— Indirecto, o efecto renta: si baja el precio
efectivo del uso de la energía (por la mejora
en eficiencia), y aunque no se consuma más
energía (si la demanda no es elástica), el
presupuesto disponible para consumir otros
bienes aumenta. Y el consumo de estos otros
bienes generalmente también supone un
consumo asociado de energía. De nuevo, la
mejora de eficiencia puede resultar en un
aumento del consumo energético.

El efecto rebote
El efecto rebote es aquel por el cual, ante una
mejora en la eficiencia energética, el
consumo energético global no disminuye
proporcionalmente a esta mejora, al contrario
de lo que cabría esperar, sino que incluso
puede aumentar. Por decirlo así, el efecto
rebote mide de alguna forma la diferencia
entre el ahorro energético y la eficiencia

— Macroeconómico: cuando cambian los
precios efectivos de la energía también
cambian los precios relativos de los factores
productivos de la economía, y cambia por
tanto la utilización de estos factores
(favoreciendo por ejemplo los sectores más
intensivos en el uso de la energía). Además,
un aumento de la eficiencia suele estimular el

-

ECONOMÍA Y MEDIO AMBIENTE
Marzo-Abril 2009. N.º 847

ICE 143

desde la economía ecológica se está generalmente en contra de la eficiencia energética por su efecto sobre el flujo de la economía: cualquier aumento de eficiencia tecnológica aumenta el consumo de recursos. 2008). por ejemplo. lo cierto es que mitiga la reducción del consumo - ECONOMÍA Y MEDIO AMBIENTE Marzo-Abril 2009. según las circunstancias. Finalmente.º 847 ICE 144 . Otra cosa es que esta reducción cueste más de lo previsto (al ser menor la cantidad de ahorro lograda para un mismo coste). De hecho. Sin embargo. el mismo Jevons se equivocó al predecir el agotamiento del carbón en el Reino Unido (o más bien acertó por las razones equivocadas). y por tanto del impacto ambiental —y esta reducción del consumo debe evaluarse respecto al escenario en ausencia de eficiencia energética.EFICIENCIA ENERGÉTICA Y MEDIO AMBIENTE - crecimiento de la economía. N. en otros sectores como el transporte se han observado efectos rebote de hasta el 67 por 100 (Frondel et al. Así que. Así pues. con una elasticidad reducida. no del tendencial—. aunque en teoría siempre se podría esperar un cierto efecto rebote. (2009) un 50 por 100 a corto plazo y un 130 por 100 a largo plazo para Escocia. sino que. como se puede ver hay razones objetivas para esperar un efecto rebote ante acciones que mejoren la eficiencia energética. es interesante señalar que el efecto rebote no es necesariamente pernicioso. tal como proponen algunos autores como Herring. como ya propuso de hecho Jevons en 1865 al hablar del futuro del carbón en el Reino Unido. y que cuando es mayor lo que está reflejando es un efecto sustitución no considerado. el efecto rebote en sí mismo no hace que se deba abandonar la eficiencia energética. y Hanley et al. en la práctica hay situaciones donde sí es significativo y otras donde no. ya que se produce como consecuencia de la maximización del bienestar del consumidor. siempre que el efecto rebote sea inferior al 100 por 100. lo importante no es tanto la existencia teórica del efecto rebote. también pueden resultar en un mayor uso de la energía en una economía.. Por tanto. aunque algo anticuada. sino su validez práctica: el efecto rebote depende de cuánto baje el precio. (2000)— apuntan a valores muy variables. Mizobuchi (2008) un 27 por 100 en Japón. de la posible sustitución entre combustibles. Esto hace que ahorros de energía a nivel de consumidor puedan no traducirse en ahorros a nivel macroeconómico. Éste quizá puede ser el efecto rebote esperable en el consumo de electricidad. Ahora bien. Es importante destacar que. Sin embargo. De hecho. (2007) estimaron un 19 por 100 para el Reino Unido. las estimaciones realizadas por muchos investigadores —puede consultarse una buena. de la elasticidad del consumo ante los cambios de precio y de renta (incluyendo su posible saturación). revisión en Greening et al. A nivel macroeconómico también se han estimado efectos rebote significativos: Barker et al. habrá reducción del consumo. o de las relaciones productivas en la economía. De hecho. argumenta que su impacto es despreciable (entre un 5 y un 15 por 100). Grubb (1990).

o Pérez Arriaga et al.º 847 ICE 145 . los programas de ahorro y eficiencia energética deben tratar de ser eficientes. Bye y Bruvoll (2008) ofrecen un buen análisis de las distintas medidas para promover el ahorro y la eficiencia. (2006) analizan retrospectivamente las medidas aplicadas en EE UU. ofrecen una buena recopilación histórica de las principales medidas de ahorro energético. es decir. por ejemplo. En el plano teórico. a la vez que se mantienen los efectos beneficiosos de las políticas utilizadas. Tipos de políticas Free riding Como cualquier otra política pública. Esto se produce generalmente asociado con el free riding. ya que no eran necesa rios para conseguir una determinada reducción del consumo energético. No se va a hablar aquí de políticas específicas ya que existe abundante literatura sobre el tema. generalmente referidos a una eficiencia energética mínima de distintos equipos energéticos. (2007) para los sectores de la edificación y el transporte. y por tanto reduce la eficacia de las mejoras de eficiencia en la mitigación de su impacto ambiental. han sido. efecto. N. en lo que respecta a propuestas para el futuro. Por tanto.EFICIENCIA ENERGÉTICA Y MEDIO AMBIENTE - energético. (2005) para el sector eléctrico. o la situación en la cual algunos agentes perciben recursos públicos para realizar acciones que hubieran llevado a cabo aun en ausencia de estos recursos. 2006b) ofrece una amplia batería de medidas. Evidentemente. 2008). parece deseable diseñar las políticas de forma que se minimice este A continuación se describen los rasgos generales de las principales alternativas para la corrección de los fallos de mercado referidos anteriormente. y por tanto también se aprovecharon de la subvención. - ECONOMÍA Y MEDIO AMBIENTE Marzo-Abril 2009. Gibbons y Gwin (2004). y Hassett y Metcalf (1995) detectaron que una gran parte de las subvenciones para el ahorro energético eran recibidas por los hogares que iban a hacer las inversiones en cualquier caso. utilizar los recursos de forma óptima. y para conseguir eficientemente los objetivos medioambientales que se planteen. al igual que hacen para el caso español Pérez Arriaga et al. Sin embargo. la política más popular en materia de ahorro y eficiencia energética. en ocasiones se observa que parte de es tos recursos son malgastados. Joskow y Marron (1992) identificaron una cantidad significativa de free riding en los programas de ahorro y eficiencia promovidos por las compañías distribuidoras de electricidad en EE UU. Finalmente. En Alemania. el Plan de Acción de la UE (EC. este dinero público no era necesario. A nivel internacional también es interesante el informe del World Energy Council (WEC. Grosche y Vance (2008) observaron que un 50 por 100 de los hogares a los que se facilitaron subvenciones para su renovación energética estaban dispuestos a pagar más que el coste sin subvención. y siguen siendo. Estándares Los estándares tecnológicos. mientras que Gillingham et al.

es decir. Generalmente. aunque sea de oportunidad y no explícito. De hecho. 1982). y lo cierto es que plantean muchos problemas (Hausman y Joskow. el primero de ellos es que típicamente suponen un aumento de los costes de inversión y una disminución de los costes de utilización. y es discutible si el gobierno es el más cualificado para ello (Jaffe y Stavins. debida a sus gustos. así que sí se puede decir que existe un coste. Esto se - ECONOMÍA Y MEDIO AMBIENTE Marzo-Abril 2009.EFICIENCIA ENERGÉTICA Y MEDIO AMBIENTE - posiblemente por su atractivo político —entre otras cosas porque sus costes no son transparentes. 2002). y porque son relativamente fáciles de implantar en el aspecto institucional—. 2008).º 847 ICE 146 . como los famosos «frigoríficos para cerveza» en EE UU y Canadá (Young. lo que sucede es que los fabricantes compensan el mayor coste del equipo eficiente con reducciones de coste en otros elementos (Nadel. 1994). Nadel (2002) ofrece una buena perspectiva de la aplicación de los estándares en distintos países. Finalmente. para ser efectivos deberían ser actualizados continuamente. porque en esta situación muchos consumidores pueden conservar los equipos antiguos. al referirse a la eficiencia energética de los equipos. cuando la tecnología avanza tan rápido que los estándares estorban. Dado el carácter hundido de los costes de inversión. Cuando los estándares son absolutos. N. pero oculto. En esta situación. El segundo es que. esto genera una alta posibilidad de rebote. en especial para el consumidor. pero no comparan con los precios que hubieran existido después sin estándares. Tratan de resolver problemas como la información incompleta. Sin embargo. En cuanto a los problemas genéricos de los estánda res. parece difícil creer que la mera imposición de los estándares haga conscientes a los fabricantes de la necesidad de bajar los precios. 2008). el fijar unos estándares uniformes puede también disminuir el bienestar si hay heterogeneidad entre los consumidores (tanto intrínseca. 2002). Los estudios que defienden el no incremento de costes comparan los precios de los equipos antes y después de los estándares. Este rebote aumenta cuando los estándares no van acompañados de programas de retirada acelerada. más que incentivan el cambio tecnológico. cuando se impone una reducción absoluta y obligatoria de consumo energético (asegurada a poder ser por una multa en caso de incumplimiento) este tipo de estándares son muy efectivos en cuanto a ahorro energético (Waide y Buchner. como debida a otros factores como los climáticos). esto no es lo habitual: los estándares suelen ser relativos. los estándares suponen un mayor coste para el consumidor. Hay situaciones en que los estándares no son recomendables de partida: por ejemplo. en contra de lo que defienden algunos (Nadel. la racionalidad acotada o la lentitud en la difusión tecnológica. porque son efectivos (en cuanto a la eficiencia. no necesariamente tanto respecto al ahorro).

2008). Las experiencias hasta el momento en el Reino Unido. Pavan. mediante impuestos). son compati bles con la heterogeneidad de los consumidores. A nivel global. deben ser incrementados (por ejemplo. 2008) aunque Entre los economistas el uso de los precios se considera. e in centivan por sí mismos el cambio tecnológico. por su potencial de eficiencia económica para lograr un objetivo dado —aunque menor que la de otros instrumentos. o tradable white certificates (TWC). Por todo ello generalmente son preferibles a los estándares de eficiencia energética. En este sentido. Impuestos Certificados blancos negociables Los certificados blancos negociables. N. al no reducir el precio efectivo de la energía. además de otras ventajas como su aceptabilidad política. o no son suficientes para incentivar la eficiencia energética. la hipótesis de la innovación inducida (Newell et al. son similares a los permisos de emisión negociables. Este esquema está cobrando gran importancia. habitualmente. 2006): hay que definir correctamente la línea de base para evaluar el ahorro. elimina a corto plazo el efecto rebote directo (aunque a largo plazo. últimamente. 1999) dice que un aumento en los precios de la energía induce cambios tecnológicos que permiten una mejora en la eficiencia energética. también pueden generar cierto - ECONOMÍA Y MEDIO AMBIENTE Marzo-Abril 2009. Evidentemente también tienen problemas (Langniss y Praetorius. efectivamente aún quedan problemas por resolver. lo habitual es que sean los países con los precios energéticos más altos (como los países nórdicos) los que también tienen mayores niveles de eficiencia energética. como ocurre bajo el esquema de certificados blancos negociables (Bertoldi y Rezzesy. como la herramienta más poderosa para la promoción del ahorro y la eficiencia energética: si los precios energéticos no incorporan las externalidades. Los impuestos no tienen los mismos problemas de los estándares: sus costes son transparentes.EFICIENCIA ENERGÉTICA Y MEDIO AMBIENTE - puede resolver permitiendo que los objetivos de ahorro sean intercambiables.º 847 ICE 147 . consisten en fijar una cantidad absoluta de reducción en consumo energético para luego permitir que la obligación de reducción se pueda intercambiar entre los agentes obligados a la misma mediante certificados negociables.. Francia e Italia han sido positivas (Mundaca. De hecho. 2008). suele ser necesario fijar límites sectoriales. hay que reducir al máximo los costes de transacción. 2007. Otra ventaja de este tipo de instrumento es que. o el énfasis en el ahorro absoluto (Perrels. su mayor flexibilidad. ver Giraudet y Quirion (2008)—. al incentivar la eficiencia energética y por tanto la reducción del precio. Y así se ha visto también en algunos estudios de evolución de intensidad energética ya citados anteriormente —aunque otros como Wing (2008) no encuentran esta relación—. etcétera.

y dado el carácter irreversible de las inversiones en ahorro y eficiencia. Así. la reacción ante una subida de precios es más intensa que la que se experimenta ante una bajada de los mismos. Linn (2006) dice que hace falta un 10 por 100 de incremento en el precio para reducir la demanda en un 1 por 100.º 847 ICE 148 . De hecho. la subida de los precios de la energía siempre se enfrenta a una fuerte contestación social. tienen una gran aceptación política y social. en especial en lo que se refiere En segundo lugar. el potencial de los instrumentos basados en precio para inducir ahorros en el consumo energético parece limitado. chocan con dos problemas fundamentales: en primer lugar. 2004). N. mejorar la equidad—. Aunque aquí sería bueno recordar el segundo teorema de la teoría del bienestar —es posible combinar la mayor eficiencia del instrumento de precio con una redistribución adecuada de la renta para. Sin embargo. y el efecto indirecto y el macroeconómico siguen existiendo) y tampoco da lugar a free riding. Los incentivos. la subida de precios tiene siempre un carácter regresivo).EFICIENCIA ENERGÉTICA Y MEDIO AMBIENTE - rebote directo. lo cierto es que la mayoría de los consumidores prefieren los incentivos a los impuestos (Boardman. Además. lo cual de nuevo prueba el valor de estos instrumentos (Gately y Huntington. lo que explica su uso muy extendido como herramienta de promoción del ahorro y la eficiencia. como se ha comentado. 2002). manteniendo la eficiencia. los impuestos no gozan de una elevada aceptación social. Incentivos - ECONOMÍA Y MEDIO AMBIENTE Marzo-Abril 2009. si la elasticidad es baja (como parecen indicar muchos estudios). que incluye los efectos sobre las rentas más bajas (ya que la energía es un bien de primera necesidad.

no sólo existe el problema de los incentivos en sí mismos. Además. sino todo lo contrario—. por ejemplo. ya que una mayor eficiencia puede llevar a un menor nivel de ventas e ingresos. Boardman (2004) dice que el aumento del nivel de conocimiento sobre el consumo energético de equipos en stand by reduce su - ICE ECONOMÍA Y MEDIO AMBIENTEMarzo-Abril 2009. encontraron que el nivel de educación (y por tanto de información) no tenía mucho efecto en las inversiones en ahorro energético en aislamiento—. las propuestas —comunes a todos los tipos de instrumentos de promoción del ahorro y la eficiencia— van en la línea de desacoplar los ingresos de las ventas.PEDRO LINARES LLAMAS a la compra de equipos eficientes. Políticas de mejora de la información Ésta ha sido la situación. existen razones objetivas (basadas en los conceptos ya mencionados de racionalidad acotada e incertidumbre) que explican que los incentivos puedan ser más efectivos que los impuestos. Si bien las estimaciones ofrecidas por las empresas apuntan a reducciones importantes con bajos costes —más aún teniendo en cuenta que esta área no es el negocio principal de las empresas. sino que además hay una falta de alineamiento entre los intereses de la empresa eléctrica y los del ahorro. aunque evaluaciones sencillas puedan concluir que han resultado exitosos. en este caso. y también permiten la existencia de free riding. Hassett y Metcalf (1995). Los programas de información como el etiquetado energético se dirigen directamente al fallo de mercado de la información incompleta y. (2008) han 149 revisado algunas de estas estimaciones con una conclusión más optimista—. a la barrera que supone la racionalidad acotada del consumidor. Joskow y Marron (1992) o Loughran y Kulick (2004) encontraron que las reducciones eran menores de lo esperado. en los programas de incentivos utilizados por las empresas eléctricas (uno de los principales vehículos de promoción del ahorro y la eficiencia energética). Aunque hay algunos autores (Hassett y Metcalf. por ejemplo. Sin embargo. N. por su parte.º 847 Cabe señalar a este respecto que. o de sacar la obligación de eficiencia de las empresas y asignársela a agencias o em presas independientes (Waide y Buchner. al reducir el precio efectivo de la energía. Jaffe y Stavins (1994) encontraron que los subsidios al coste de inversión eran tres veces más efectivos que una subida de precios equivalente. Por tanto. 1993) que dicen que la información por sí sola no es efectiva porque el fallo de información no es muy significativo —Bill et al. 2008). otros sí consideran que las políticas de este tipo son muy valiosas y muy eficaces en términos de costes. también aportan evidencia de que las desgravaciones fiscales por inversión en ahorro y eficiencia son hasta ocho veces más eficaces que una subida de precios equivalente. su efectividad y eficiencia última se ven muy comprometidas. los incentivos permiten (y favorecen) el efecto rebote. con costes mayores —aunque Aufhammer et al. también. 2008. (1999). . En este sentido. Munns. Por ejemplo.

En primer lugar. estas políticas prioritarias no son suficientes.EFICIENCIA ENERGÉTICA Y MEDIO AMBIENTE uso. como el del cambio climático. Por ejemplo. Woods (2008) en su estudio de medidas aplicadas por los consumidores residenciales en EE UU observa que hay poco potencial para el ajuste de termostatos. y que por tanto son necesarias políticas de acompañamiento en materia de ahorro y eficiencia energética. el ahorro energético debe interpretarse como un medio para lograr este objetivo. y no como un fin en sí mismo. por tanto. Sin embargo. Sanstad y Howarth (1994). Ahora bien. Ante este agotamiento de potencial puede interesar acudir a otro tipo de política. y como ya se ha mencionado. 2007). más allá de los niveles de ahorro . como las cuotas de emisión (negociables o no) o los impuestos sobre las emisiones. Estas políticas tratarían de conseguir los volúmenes de ahorro energético necesarios para reducir las emisiones a los niveles requeridos. parece claro que. (1999) comprobaron que el efecto de los precios es mayor cuando hay programas de información asociados. a la efectividad de los instrumentos basados en precio (Boonekamp. Por tanto. las políticas prioritarias deberían ser aquellas enfocadas directamente a la reducción de impactos. y por tanto el ahorro de energía es absolutamente fundamental para la reducción de dichas emisiones. 5. Por ello. se cuantifica el ahorro esperado. por ejemplo. A ello colaboran dos factores. en algunos casos. también hay que recordar la importancia de las interacciones entre instrumentos: muchas medidas pueden afectar a la elasticidad demanda-precio y. en especial. porque aumentan la sensibilidad de las decisiones al precio. el consumo energético está altamente relacionado con las emisiones de CO2. porque esta medida ya es muy popular. también se aprecia cómo todos ellos presentan inconvenientes. Por ejemplo. Combinaciones de políticas Si bien en teoría se pueden observar ventajas evidentes en algunos de los instrumentos descritos. por tanto. en un entorno second best. la información debe ser lo suficientemente completa. y por tanto ir mitigando su respuesta. por tanto. Newell et al. 2006). incluso aun que eso suponga ir más allá de la mera internalización de los fallos de mercado y. también hay que recordar que. Efectivamente. el hecho de que las políticas pueden agotarse en sus posibilidades. En segundo lugar. En otro estudio. Ahora bien. (2008) encuentra un impacto positivo de la educación en el ahorro energético. a los compromisos de reducción de emisiones de gases de efecto invernadero. Conclusiones Este trabajo ha tratado de reflexionar sobre cómo las políticas de ahorro y eficiencia energética pueden contribuir al logro de los objetivos medioambientales y. y más aún en su aplicación práctica. dicen que las políticas de etiquetado energético no sirven para nada si no se conocen los precios y. Zografakis et al. si el objetivo es la mejora medioambiental. puede resultar razonable utilizar combinaciones de las distintas políticas como modo más efectivo de promover el ahorro y la eficiencia energética (Metcalf. si el objetivo final es la reducción de emisiones.

EFICIENCIA ENERGÉTICA Y MEDIO AMBIENTE energético económicamente «eficientes». En todo caso. Por tanto. que hacen aparecer en mayor medida fenómenos contraproducentes como el efecto rebote o el free riding. como parece ser el caso en material de cambio climático. que. sino en cuanto a reducción inducida en el consumo energético. A ello habrá que sumar. no se debe confundir la eficiencia energética con el ahorro: si bien casi todas las acciones se suelen enfocar a la mejora de la primera. a la hora de diseñar las políticas para promover el ahorro. además. a su vez. Desgraciadamente. si los beneficios que resultan de estas acciones en términos medioambientales los compensan. parece imprescindible avanzar en el análisis de la efectividad y eficiencia de las distintas políticas de ahorro energético. no tanto en cuanto a volumen de inversión o número de actuaciones. que a pesar de que algunos estudios ya citados hablan de costes negativos para las acciones de ahorro. como se ha mencionado. en general. con ello. por ejemplo. Sólo mediante una evaluación rigurosa será posible diseñar las políticas más acertadas para el ahorro energético y. Por tanto. 2008). Un aspecto fundamental también a subrayar es que. contribuir de la manera más eficiente a la mejora medioambiental. Pero sí que no hay que creerse fácilmente la existencia de soluciones milagrosas —por baratas y eficaces—. las políticas de ahorro y eficiencia tendrán un coste económico para la sociedad. un empeoramiento del bienestar del consumidor —sabiendo que por otra parte están mejorándolo en términos de costes evitados por los daños ambientales—. Es decir. En los casos en que la falta de ahorro se deba a cuestiones de aparente falta de racionalidad de los agentes pueden ser necesario otro tipo de políticas que corrijan esta falta de racionalidad en su origen. Esto contrasta con la situación en EE UU. los costes propios de las políticas de estímulo. no existen en España evaluaciones rigurosas del impacto de las políticas de ahorro. todas las acciones que se planteen en términos de ahorro y eficiencia energética tendrán un coste económico para la sociedad. esto no quiere decir que estos costes no deban incurrirse.000 estudios de evaluación de efectos de programas de ahorro y eficiencia energética (Vine. puede incluso suponer. También parece muy conveniente la provisión de información suficiente a los consumidores. abandonando la idea de la eficiencia energética como fin en sí mismo y orientándolas más bien hacia el ahorro. donde se han identificado más de 1. esto no supone en Finalmente. parecería recomendable cambiar la orientación de las políticas. pero no de la corrección de otras barreras—. Esto. . hay que ser plenamente consciente de que. desde el momento en que el ahorro energético es superior al nivel económicamente «eficiente» —que recordemos es el que resultaría de la internalización de los fallos de mercado. los instrumentos económicos como los impuestos o los certificados blancos negociables parecen revelarse muy superiores a otros como los estándares o los incentivos. son limitadas. todos los casos un aumento correspondiente del segundo debido al efecto rebote. Por supuesto. desde el punto de vista estrictamente económico.

BLUMSTEIN. y METCALF. P. A European Strategy for Sustainable. S. (2008): «Multiple Instruments to Change Energy Behavior: The Emperor’s New Clothes?». Energy Policy. 28: 355366. M. Energy Economics. BRILL. EKINS. Energy Economics. T. y FOXON. HASSETT. Energy Policy. Policy Measures and Actual Developments in Household Energy Consumption . (2007): «Price Elasticities. 1: 373-386. (2007): «Decoupling Factors on the Energy-Output Linkage: The Spanish Case».ht m. (2008): «Willingness to Pay for Energy-Saving Measures in Residential Buildings». EC (2006a): Green Paper. (1995): «Do Consumers Discount the Future Correctly? A Market-Based Valuation of Residential Fuel Switching». BROOKES. y DEEHAN. BANFI.. y PARDO.EFICIENCIA ENERGÉTICA Y MEDIO AMBIENTE Referencias bibliográficas AUFHAMMER. M. 1: 237-255. M. Comisión Europea. T. 29: 91-104. S. FILIPPINI. http://ec. (2007): «Macroeconomic Effects of Efficiency Policies for Energy-Intensive Industries: The Case of the UK Climate Change Agreements. M. M. Luxembourg: Office for Official Publications of the European Communities. (2004): «New Directions for Household Energy Efficiency: Evidence from the UK». Discussion Paper 99-18. E. European Commission. . Tufts University. BERTOLDI. (1975): «The Effects of Fuel Prices on Residential Appliance Choice in the United States». 29: 760-778. K. P. (2008): «Tradable White Certificate Schemes: Fundamental Concepts». M. 30: 503-516. Energy Policy. BOONEKAMP. Land Economics. COM(2006) 105 final. L. Competitive and Secure Energy. BOARDMAN. K.eu/climateaction/index_en. A. 23: 57-69. 19: 58-73. BAUGHMAN. y JAKOB. S. Energy Efficiency.. A. C. BYE. Energy Economics. EC (2005): Libro Verde de Eficiencia Energética «Hacer más con menos». y FOWLIE.. BARKER. (1999): «Household Energy Conservation Investment and the Uninformed Consumer Hypothesis».. A. M. EC (2006b): Plan de Acción para la Eficiencia Energética. y JOSKOW. The Electricity Journal. COM(2006)545 final EC (2008): Climate Action. 32: 1921-1933.. DENNIS. y REZESSY. P. 29: 133157. F. G. P. (2000): «Energy Efficiency Fallacies Revisited». G. B. Energy for a changing world. 20002010». FARSI. y BRUVOLL. (2006): «The Compatibility of Economic Theory and Proactive Energy Efficiency Policy».europa. (2008): «Demand-Side Management and Energy Efficiency Revisited». Energy Journal. 35: 522-528. T. 51: 41-49. AWERBUCH.A Bottom up Analysis for the Netherlands». M. CLIMENT. Energy Efficiency. A. W. Energy Policy.

D. y QUIRION. (2004): «History of Conservation Measures for Energy». GATELY. PETERS. GIBBONS. GIRAUDET. 1: 649-659. H. 29: 145-164. Annual Review of the Environment and Resources.. FEEM Nota di Lavoro 88. y GWIN. R. H. C. GILLINGHAM. NEWELL. y VANCE. J. L. K. 31: 161-192. (2006): «Energy Efficiency Policies: A Retrospective Examination». P. «The Asymmetric Effects of Changes in Price and Income on Energy and Oil Demand». Subsidies and Regulations». M. y PALMER. J. y (2002): HUNTINGTON. Energy Journal. H. 23: 19-55. L. K. Energy Journal. (2008): «Efficiency and Distributional Impacts of Tradable White Certificates Compared to Taxes. .2008. (2008): «Identifying the Rebound: Evidence from a German Household Panel». G..EFICIENCIA ENERGÉTICA Y MEDIO AMBIENTE FRONDEL. Encyclopedia of Energy.

G. [25] GRUBB. 28: 389-401. Ruhr Economic Papers número 58. N. J. SCHIPPER. H. IEA (2008): Energy Technology Perspectives 2008. N. 68: 692-709.. A. D. K. HASSETT. P. Energy Policy. Energy Policy. (2000): «Energy Efficiency and Consumption —The Rebound Effect— A Survey». A. A. 18: 783-785. SWALES.º 847 . K. Evidence from Germany». M. L. GROSCHE. 72: 220-225. Ecological Economics. G.. The Bell Journal of Economics.. (1995): «Energy Tax Credits and Residential Conservation Investment: Evidence from Panel Data». IPCC (2007): Climate Change 2007: Synthesis Report. L. Scenarios and Strategies to 2050. II and III to the Fourth Assessment Report of the Intergovernmental Panel on Climate - 126 ICE ECONOMÍA Y MEDIO AMBIENTEMarzo-Abril 2009. C. P. A. J.GREENING. Contribution of Working Groups I. y VANCE. y SANSTAD. Energy Policy. y TURNER. E. y JOSKOW. K. International Energy Agency: París. Journal of Public Economics. MCGREGOR. 10: 33-54. (1994): «Markets for Energy Efficiency. 57: 201-217. (1982): «Evaluating the Costs and Benefits of Appliance Efficiency Standards». y METCALF. C. (1990): «Energy Efficiency and Economic Fallacies». 22: 795-797. HAUSMAN. (2009): «Do Increases in Energy Efficiency Improve Environmental Quality and Sustainability?». L. (1993): «Energy Conservation Investment. L. K. y DIFIGLIO. Editor’s Introduction». HAUSMAN. 21: 710-716. HUNTINGTON. E. J. GREENE.. Do Consumers Discount the Future Correctly?». (1979): «Individual Discount Rates and the Purchase and Utilization of Energy-Using Durables». HANLEY. HASSETT. Energy Policy. G. A. (2008): «Willingness-to-pay for Energy Conservation and Free-Ridership on Subsidization. P. American Economic Review. H. y METCALF.

[39] LAIBSON. R.. (1997): «Golden Eggs and Hyperbolic Discounting».)]. 7: 50-61. PACHAURI.+ LINARES. 25: 19-43. 22: 826-832. y KULICK. P. JOSKOW. J. I. IPCC. K. European Review of Energy Markets. B. H. KOOMEY. N. A. A. (eds. D. y PÉREZ-ARRIAGA. D. y SANSTAD. en prensa. O. Switzerland. The Electricity Journal. Energy Journal. R. Quarterly Journal of Economics. A. (2006): «Energy Prices and the Adoption of Energy-Saving Technology». (2004): «Economics of Energy Efficiency». B. 16: 91-122. y MARRON. 34: 200-211. A. 13: 41-75. y STAVINS. L. (1992): «What does a Negawatt Really Cost? Evidence from Utility Conservation Programs». B. A. Working Paper 06-12. R. [36] JOSKOW. Energy Policy. N. The Electricity Journal. MIT CEEPR. J. (2006): «How Much Market do Market-Based Instruments Create? An Analysis for the Case of “White” Certificates». R. Encyclopedia of Energy. B. (1994): «More from the Guru of Energy Efficiency: “There Must be a Pony!’». 7: 29-49. Geneva. G. D. B. S. 2: 79-90. L. 62: 443-77. (1994): «The Energy Paradox and the Diffusion of Conservation Technology». Resource and Energy Economics. LOUGHRAN. G. P. Energy Journal. LOVINS. (1994): «Apples. [40] LANGNISS. JAFFE. LINN. Energy Policy. JAFFE. . y PRAETORIUS. NEWELL. y STAVINS. (1994): «Technical Evidence for Assessing the Performance of Markets Affecting Energy Efficiency».Change [Core Writing Team. P. J. Oranges and Horned Toads: Is the Joskow & Marron Critique of Electric Efficiency Costs Valid?». (2004): «DemandSide Management and Energy Efficiency in the United States». y REISINGER. (2008): «Promoting Investment in Low-Carbon Energy Technologies».

(2008): «La intensidad energética en la UE-15 en el período 1990-2005. E. mimeo. MUNDACA. 2: 6578. The Electricity Journal. Review of Economics and Statistics. G. 30: 2486-2516. 29: 1-26. y HASSETT.MARRERO. G. MUNNS. ¿Por qué ha crecido en unos países y disminuido en otros?». 21: 20-16. MCKINSEY (2007): Curbing Global Energy Demand Growth: The Energy Productivity Opportunity. MEDLOCK. A. METCALF. y RAMOS. METCALF. Energy Journal. 65: 362-385. A. J. 81: 516-528. G. . (1994): «Economics and Rational Conservation Policy». (2007): «Cómo afectan los cambios estructurales a la intensidad energética en España». MENDILUCE. McKinsey Global Institute. Ekonomiaz. (2007): «Transaction Costs of Tradable White Certificate Schemes: The Energy Efficiency Commitment as Case Study». Energy Policy. (2004): «Economics of Energy Demand». 35: 4140-4354. Energy Economics. M. (1999): «Measuring the Energy Savings from Home Improvement Investments: Evidence from Monthly Billing Data». D. F. (2008): «Modeling New Approaches for Electric Energy Efficiency». G. (2006): «Energy Efficiency Overview Paper». Energy Policy. METCALF. (2008): «An Empirical Study on the Rebound Effect Considering Capital Costs». K. (2008): «An Empirical Analysis of Energy Intensity and its Determinants at the State Level». MIZOBUCHI. G. May 2007. B. METCALF. Encyclopedia of Energy. K. E. K. 22: 819-825. Pew Center/NCEP 10-50 Workshop. E. E. L.

y STAVINS. (2003): «Intensidad energética de la economía española: una perspectiva integrada». Energy Policy. R. PÉREZ-ARRIAGA. MENDILUCE. M. J. 22: 811-818. G. PAVAN. y HOWARTH. I. L. B. M. J. J. Quarterly Journal of Economics. GARCÍA CASALS. Documento de Trabajo 114/2007. Energy Journal. 27: 159-192. N. B. H. MIRAS.MURTISHAW. A. LBNL-59773 Rev. J.. NADEL. August. RAMOS-MARTÍN. (2006): «Energy Prices and Turning Points: The Relationship Between Income and Energy Use / Carbon Emissions». Economía Industrial. (2006): «Quantifying the Effect of the Principal-Agent Problem on US Residential Energy Use». (2008): «Market Imperfections and Economic Efficiency of White Certificate Systems». y KAUFMANN. Market Imperfections and Energy Efficiency»... R. SÁNCHEZ DE TEMBLEQUE. Fundación Alternativas. A. y SÁNCHEZ DE TEMBLEQUE. P. I. SANSTAD.. 27: 157-178. A. NEWELL. (2007): «La gestión de la demanda de energía en los sectores de la edificación y el transporte». JAFFE. PERRELS.. 114: 941-975. y SATHAYE. X. Documento de Trabajo 65 (I) / 2005. 1: 349-371. J. Annual Review of Energy and the Environment. M. (2005): «La gestión de la demanda de electricidad». (1999): «The Induced Innovation Hypothesis and Energy-Saving Technological Change».. RICHMOND. (2008): «Tradable Energy Efficiency Certificates: the Italian Experience». K. 1: 257-266. L. 351: 59-72. S. [60] PÉREZ-ARRIAGA. Energy Efficiency. Fundación Alternativas. A. y PARDO. J. Energy Efficiency. R. S. K. (2002): «Appliance and Equipment Efficiency Standards».R. . (1994): «Normal Markets.

YOUNG.. A. N. 1: 297-311. Renewable Energy. Demand Response and Climate Change». P. y TSAGARAKIS. VINE. 10: 1243-1253. y BUCHNER. H. (2008): «When Do Energy-Efficient Appliances Generate Energy Savings? Some Evidence from Canada». . ZOGRAFAKIS. VAN SOEST. D. 1: 49-63. 69: 99-118. Energy Efficiency. 36: 34-46. 18: 101-112. (2008): «Breaking Down the Silos: The Integration of Energy Efficiency. Energy Efficiency. TRAIN. WOODS. Resource and Energy Economics. B. 36: 1945-1956. (2008): «Explaining the Declining Energy Intensity of the US Economy». Energy Policy. Quarterly Journal of Economics. (2008): «What People Do When They Say They Are Conserving Electricity». WING. MENEGAKI. P. (1955): «A Behavioral Model of Rational Choice». N. Energy Policy. (2008): «Utility Energy Efficiency Schemes: Savings Obligations and Trading». I. K. S. J. E. Energy. H. Environmental and Resource Economics. (2008): «Effective Education for Energy Efficiency». K. Energy Policy.SIMON. D. WAIDE. WEC (2008): Energy Efficiency Policies Around the World: Review and Evaluation. 36: 3216-3222. P. E. A. World Energy Council. y BULTE. (1985): «Discount Rates in Consumers’ Energy-Related Decisions: A Review of the Literature». (2001): «Does the Energy-Efficiency Paradox Exist? Technological Progress and Uncertainty». 30: 21-49.

And will be code in the future.2004. Those standards have been developed in Colombia by ICONTEC with the UPME program: CONOCE. UTP. ISSN 0122-1701 AHORRO DE ENERGÍA Y EFICIENCIA ENERGÉTICA EN SISTEMAS DE AIRE ACONDICIONADO Y REFRIGERACIÓN RESUMEN CARLOS ALBERTO OROZCO Las necesidades de confort termico y calidad del aire interno (iaq) son incuestionables en sistemas HVAC/R. but they have to be supported by energy efficiency standards. ICONTEC dentro del programa CONOCE de la UPME y serán código en el futuro. PALABRAS CLAVES: Ahorro de energía en sistemas CVAC/R ABSTRACT Thermal Comfort and IAQ have not question about it in HVAC/R systems. Este articulo describe el uso de algunas normas y aplicación. pero los conceptos deben estar soportados en normas Profesor Titular relacionadas con la eficiencia energética. M. This article describe the . Estas normas de eficiencia energética. HINCAPIÉ.Sc. han sido desarrolladas en Ingeniería Mecánica Colombia por Universidad Tecnologica de Pereira.

correcto 2. 50 dB o menos para todas las aplicaciones en sistemas de aire acondicionado. KEYWORDS: Energy management in HVAC/R systems. humedad. cabinas de soldadura Eléctrica y limpieza abrasiva 100 cfm/ft2) y el articulo 154 (ppm de contaminación permisibles) de la resolución 2400 /1979 del MTSS. sugiere una clasificación para la rejilla (norma ANSI/ASHRAE 41. aparte de obtener una conformidad del 80 % de los usuarios (según norma ANSI/ASHRAE 55-1992). Fecha de recepción: 29 Marzo de2004 Fecha de aceptación: 16 Abril de 2004 Este articulo enfatiza el primer aspecto. la humedad relativa interna.1-2001. dirijiendo el comité de maquinaria en Caudal = Velocidad medida promedio en aire acondicionado). incluyendo las normas técnicas colombianas (NTC. Como complemento se debe operar el sistema en la ley 697 de 2001 mediante la cual se fomenta . correcta operación de filtro de aire. con el nivel de ruido apropiado. filtraciones de empresas. eficiencia energética. Desde el punto de vista legal Verifique el cumplimiento al menos de los artículos 73 ( 1-2 general cfm /ft2. acorde con la norma Los aspectos legales en Colombia se fundamentan ANSI/ASHRAE 62. da aplicaciones y sugiere estrategias para ahorrar energia en proyectos de aire acondicionado. La calidad del aire se verificara mediante la medición de la cantidad del aire externo: Todo lo anterior debe ser manejado dentro del concepto del uso racional de la energía y el desarrollo sostenible. Dicha toma en áreas que garanticen la limpieza del aire externo y se verificara .use of some standards with examples.2equipos de aire acondicionado. escribe el ámbito legal y las normas técnicas al respecto.la no existencia de acumulaciones de La eficiencia energética es una herramienta para agua en los serpentines. define la relación de 1987) x área. inexistencia de contaminantes y microorganismos. INTRODUCCIÓN Las necesidades de CONFORT TERMICO y CALIDAD DEL AIRE INTERNO (IAQ) son exigencias en los sistemas de aire acondicionado y refrigeración (CVAC/R) Para lograr dichos propósitos es necesario confirmar la primera midiendo la temperaturas seca y húmeda . MARCO LEGAL Y NORMATIVO DEL USO mantenimiento de los elementos del RACIONAL DE ENERGIA sistema. mejorar la productividad y la competitividad de las condensaciones. 1. proceso en el que la UTP ha participado a través del autor.

CLASIFICACION DE LOS EQUIPOS DE AIRE ACONDICIONADO Y SUS NORMAS DE ENSAYO. . La lista de equipos y aparatos eléctricos cobijados por las pautas establecidas en esta resolución deberá ser consultada con las entidades 3. No 24. normalización y uso eficiente de equipos y aparatos eléctricos. Sin embargo si se presentan cambios en alguna o algunas de las características del producto. los aspectos relacionados con la clasificación de los equipos de Colombiano de Normalización. paquetes terminales de aire acondicionado y que tengan funciones de normalización en las materias a que se refiere esta deshumidificadores resolución y podrá ser modificada por la Equipos de recinto son aquellos diseñados para ser UPME periódicamente. su 2000 ASHRAE HANDBOOK: HVAC SYSTEMS Certificación y Etiquetado de Equipos de AND Uso final de Energía “ PROGRAMA EQUIPMENT.1 Acondicionadores de recinto. Mayo 2004. La CREG expide la resolución 097 del 2000: “Por la cual se establecen pautas para el diseño. Teniendo en cuenta las fases que tendría el proceso de formulación de una norma que serian clasifi cació Scientia et Technica Año X.” Esta resolución en su articulo primero establece que la UPME definirá los equipos y aparatos dando prioridad a los de mayor consumo. U. Todo lo anterior sirvió de soporte para desarrollar el trabajo de normalización y servirá para la Certificación voluntaria: Los fabricantes e importadores de equipos y aparatos eléctricos podrán llevar a cabo una certificación previa de las etiquetas URE de uno o varios de los productos que ofrezcan en el mercado. sin o con ducto (máximo . CONOCE”. se cual se determina la lista de equipos de presento entonces a consideración del comité de uso final que serán objeto del Programa maquinaria en aire acondicionado. instalados sobre muros o en ventanas con el fin de enfriar o tibiar un cuarto. 3.T.P n. que implique cambios en la etiqueta URE. y promueve la utilización de energías alternativas y se dictan otras disposiciones.el uso racional y eficiente de la energía. metod Otro soporte legal es la resoluciones 0165 de 2001 de la UPME. aire acondicionado establecida por la ASHRAE en Acreditación. En el articulo séptimo establece las etiquetas URE (Uso Racional de Energía) para los equipos en mención entre los que están los refrigeradores domestica y comercial y los aire acondicionados de ventana y unitarios. la certificación expedida con anterioridad no aplicará para las etiquetas URE de los nuevos productos que incluyan dichos cambios. por medio del ología de ensayo y desempeño energético.

1 párrafo segundo. Basado en lo anterior. un compresor pared. como valor mínimo de eficiencia energética para equipos tipo paquete ANSI/ASHRAE 79-1984 (RA-91): Room o sistema dividido. La norma lo NTC 4295: Norma técnica colombiana especifica en el numeral 2. ¿Aplica la norma NTC 3292. Las normas and heat pumps de soporte son las siguientes: La NOM-011-ENERO 1996. las discusiones en el comité. También puede acondicionado (PTAC) una perimétrica y incluir un serpentín de calentamiento (no usado en no encapsulada combinación de Colombia). se presento una modificación a la NTC4366 y esta pendiente la modificación a la NTC-4295. Un PTAC incluye componentes y un serpentín externo.2 Acondicionadores unitarios filtrando o limpiando y recirculando el aire del recinto.1200m. Lo mas común son los fancondensadoras. Puede también proveer renovación de aire. operados eléctricamente con Fan-coil capacidades de enfriamiento de 10540 W hasta ANSI/ASHRAE 16-1983 (RA 88) 17580 W. Cuando las louvers. para enfriamiento. los mini-split o multi-split. Una bomba de calor unitaria es un serpentines de calentamiento y conjunto de fabrica de una o mas partes que incluye enfriamiento montados a través de la un serpentín acondicionador interno.93 Wt/We. Los documentos base fueron: coils. se presento una modificación a la NTC4366 y la elaboración de dos nuevas normas: NTC –5104 sobre eficiencia energética y la norma de ensayo NTC5115. consideradas para equipos de 1758 A 10548 W. y la consulta publica. La función basica es proveer confort enfriando. para ensayo de equipos de ventana NTC 4366: Eficiencias máximas consideradas para NTC 4366: Eficiencias máximas equipos de recinto. Basado en lo anterior.m. un compresor y un serpentín condensador processing Room unitary airenfriado por aire o agua. El calor puede ser extraído de refrigeración. vapor o resistencia sistema es dividido (SPLIT). conditioners. ARI define acondicionadores unitarios uno o mas conjuntos o ensamblajes hechos en fabrica que normalmente incluyen un evaporador o enfriador. 3. separable outdoor o rechazado de un ciclo de agua o aire. deshumectando. .). ventilación forzada y calefacción partes a ensamblar son mas de una se dice que el por agua caliente. caso de manejadoras y electrica.? Si. que podrían incluir ANSI/ASHRAE 37-1988R: unitary air conditioners serpentín de calefacción. las discusiones en el comité y la consulta publica. norma mexicana sugiere un COP de 2. ARI define un paquete terminal de aire un compresor y el condensador. que funcionan por compresión mecánica y que incluyen un serpentín evaporador enfriador de ASHRAE 127-1988: Computer and Data aire.

3 Aplicación 3 demandada. UTP 129 sobre vatios eléctricos requeridos (Wt/We).3 7. ASHRAE 2000.4.1 energética de equipos definen la 7000-7900 3.45 0.9-3.8. 10.3-2. sugiere los siguientes valores de relación de eficiencia energética: RANGOS DE EFICIENCIA ENERGÉTICA 5.W! D . pagina 46. La norma mexicana sugiere un valor mínimo de REE = 2. Mayo 2004. Tabla 1.85 TIPO G 5.05-EEC: EER (BTU/W-H) TIPO B 2.(BTU/W-H).6-2. pero calculado con base en la potencia demandada. No 24. NTC5104. RELACION DE EFICIENCIA ENERGÉTICA (REE) Capacidad (W) COP (Wt/We) 1200-2900 2.4Aplicación 4 Los fabricantes lo expresan el COP como el EER.75 TIPO F 2.2 relación de eficiencia energética como la relación entre la capacidad de enfriamiento Q!o y la potencia 5. para sistemas divididos.89 8.87 APLICACIONES 5.93 que será igual a EER = 10 BTU/W-H. Q!o REE = W!D TIPO A 3.9 Las nuevas normas sobre eficiencia 3500-5900 3. Basta multiplicar el REE por 3.4 9.75-2.3.2 Aplicación 2 (Wt/We) Para el caso de equipos de ventana.1 Aplicación 1 5. Este es un numero La nueva norma NTC-4366 del 2002 sugiere los adimensional o simplemente vatios siguientes rangos para equipos de recinto: térmicos producidos Scientia et Technica Año X. La nueva norma técnica para equipos unitarios.9 TIPO D 2.412 Para obtener el EER. Este es el mismo COP termodinámico. sugiere: RANGO Límite inferior (incluido) Límite superior .05 TIPO C 2.36 2.

30 3. ubicada al final del articulo.1. Un reglamento expedido por el Ministerio de Minas y Energía definirá si estos equipos se pueden vender en el mercado Colombiano. se obtiene con: Seleccionando o diseñando la unidad apropiada (cálculo adecuado de cargas térmicas) Minimizando las infiltraciones de aire externo Las características son las siguientes: Dimensiones normalizadas Tipo de letra normalizada Barras de mejor eficiencia las mas cortas. (preventivo y predictivo) .35 EEC B 4.35 C 3. La etiqueta contendrá la capacidad de enfriamiento en vatios térmicos (Wt) y el tipo de enfriamiento del condensador.95 3. las cuales implican un del aire.60 2. rango como se vio en la aplicaciones 3 y Aplicar un programa de mantenimiento apropiado 4. La Figura 5. muestra la forma de la etiqueta de Eficiencia Energética de equipos de aire acondicionado para recinto. donde con la presión de descarga se controla la velocidad de los ventiladores de la condensadora) Optimización del diseño de ductos y distribución El equipo debe especificar su eficiencia usando las barras. Alta eficiencia de los equipos empleados en aire acondicionado: alto COP o REE. Máxima eficiencia Barra A. Se debe especificar la REE en vatios térmicos por vatio eléctrico (Wt/We).60 Tabla 1.00 2. AHORRO DE ENERGIA EN ACONDICIONADO Y REFRIGERACIÓN AIRE Para el diseño de equipos de aire acondicionado tenga en cuenta que una alta REE de los equipos no es garantía de un alto desempeño del sistema. compresores y motores eléctricos. Usar velocidad variable en ventiladores de manejadora o condensadora (caso de Bogotá.30 F 2. Reduciendo el U de paredes Mejorando la eficiencia de la iluminación.95 G 0. En la etiqueta se especificará la norma técnica usada durante el ensayo de los equipos. Rangos de la relación de eficiencia energética para equipos unitarios aplicación 5.00 4.65 4. Eficiencia minima G. Un Uso Racional de la Energía de los sistemas de aire acondicionado. 6.00 D 3. Alta eficiencia de ventiladores.65 E 2.A 4.

NTC-5104.Emplear el control automático (PID).T. USA: ASHRAE . GA.2 Marzo/Abril 2002 Emplear sistemas de recuperación de calor. Ingeniería de Proyectos para Plantas en Proceso. No 24. 1973.P 7. Scientia et Technica Año X. Adoptar Sistemas de manejo de energía. 5 No. al. CARLOS ALBERTO. ductos. et. BIBLIOGRAFIA Scientia et Technica Año X. Para cada caso es necesario diseñar un procedimiento de calculo de los ahorros y estimar el tiempo de recuperación de capital adicional invertido. con Fecha de aceptación: 16 Abril de 2004 programación de eventos. 8. II semestres 2002. Fecha de recepción: 29 Marzo de2004 OROZCO HINCAPIE. hasta la selección de equipos de alta eficiencia energética. NTC-5115: Normas de eficiencia energética y ensayo de equipos ASHRAE Handbook .P al igual que las NTC sobre equipos de aire acondicionado en este articulo. U.(BMS) Ver AC/R Vol. Nunca se debe descartar la aplicación de las normas ANSI-ASHRE 55. Mayo 2004. notas de Clase. 2000 HVAC SYSTEMS AND EQUIPMENT . RASE. 62. Colombia: UTP. Máquinas Térmicas.29.16-17. Méjico: CECSA.T. Mayo 2004. Un uso racional de la energía de los sistemas de aire acondicionado y refrigeración se obtiene aplicando un conjunto de estrategias que se aplicaran desde el principio del diseño de cargas. Pereira. CONCLUSIONES Para el diseño de sistemas de aire acondicionado tenga en cuenta que una alta REE de los equipos no es garantía de un alto desempeño del sistema. Atlanta.pgs 57. HOWARD F. Ver revista ACAIRE No. sistemas. U. Resoluciones 097/2000 de la CREG y 0165 /2001 NTC-4366. NTC-4295. No 24.1 y 901..

CD Eficiencia Energética.gov.upme. Colombia: UPME.co . Febrero en : 2003. Programa CONOCE.UPME. Bogotá.ICONTEC. disponible http:/www.

Scientia et Technica Año X. 185 Gest. Soc.1. 4(2).T.. La figura muestra la etiqueta de los equipos para recinto. 185-193. ISSN 2027-1433 . Mayo 2004. U. julio-diciembre 2011. No 24.P Figura 5.

Vol. además de contribuir a mejorar la calidad de los productos farmacéuticos disponibles en el mercado. 2009 www.Buenas prácticas de manufactura Rev. ofrece claros beneficios organizacionales y . En ese sentido. Resumen Durante los últimos años. fax 571-3165060. Quím. Farm. Colomb.edu. este artículo analiza los aportes que sobre este tema han tenido las buenas prácticas de ingeniería.edu. 14490. Facultad de Ciencias. Sin duda. la gestión del riesgo en calidad. 42-58. A. los programas de acciones correctivas y acciones preventivas. 38 (1).unal. el control de procesos productivos en tiempo real y el sistema de gestión de la calidad para la industria farmacéutica.. ha permitido realizar un avance importante en la interpretación conceptual y en la aplicación práctica del verdadero significado del aseguramiento de la calidad en la industria farmacéutica. Aceptado para publicación: abril 27 de 2009. Cienc.co Recibido para evaluación: diciembre 10 de 2008.co Artículo de revisión “Nuevos enfoques” de las Buenas Prácticas de Manufactura Claudia Elizabeth Mora Huertas1 1 Departamento de Farmacia. C. su adopción. Bogotá. D. Correo electrónico: cemorah@unal. que en la mayoría de los casos no corresponde a una exigencia explícita de la guía de bpm y que supone una inversión mayor de recursos. A.farmacia. Universidad Nacional de Colombia. el desarrollo de producto. Colombia. el trabajo en Buenas Prácticas de Manufactura (bpm).

especially for the competent national authorities. Palabras clave: bpm. However. the product development. aseguramiento de calidad. quality assurance. Key words: gmp. could suppose spending more money from the firm. the quality risk management. it would give obvious benefits and contribute to have evidence. about the fulfillment quality police implementation. pharmaceutical industry. the process analytical technology and the pharmaceutical quality system. las Buenas Prácticas de Manufactura (bpm): son una parte de la función de garantía de calidad de una empresa dedicada a la elaboración de productos farmacéuticos. Summary Good Manufacturing Practices “New approaches” During the previous years. As a contribution to this issue. industria farmacéutica. the Good Manufacturing Practices (gmp) work. de acuerdo con las normas adecuadas al uso que se les pretende dar y conforme a las condiciones exigidas para su comercialización.aporta evidencia para fortalecer la confianza. besides contributing in improving the pharmaceutical products quality. especialmente de las autoridades reguladoras. has allowed an important progress in both the understanding and the practical application in the real meaning of the quality assurance in the pharmaceutical industry. the corrective and preventive action system. que asegura que dichos productos se fabriquen de manera uniforme y controlada. . on the contrary. this document studies the contributions of the good engineering practices. Introducción Como bien lo establece el informe 32 de la Organización Mundial de la Salud (oms) (1). that in the majority of cases are not explicit gmp guide requirements. del cumplimiento del compromiso con la calidad que manifiesta una empresa determinada. The implementation of these concepts.

Ellos ofrecen valiosos aportes al trabajo diario que se desarrolla en una empresa farmacéutica. El direccionamiento acerca de los nuevos enfoques que apoyan a las bpm se observa claramente en algunos de los documentos que se han publicado sobre la materia a partir de 1992 y que provienen de organizaciones como la Conferencia Internacional de Armonización (ich. Éstos deben entenderse como aquellos conceptos y prácticas que pueden corresponder a nuevas propuestas que apoyan a la función de aseguramiento de la calidad. se encontraban implícitos y no se les había reconocido su verdadera importancia. por sus siglas en inglés). la academia y los organismos reguladores. Este artículo pretende destacar y analizar la importancia. el desarrollo de productos. la gestión del riesgo en calidad.No obstante. de algunos de esos “nuevos enfoques”. entre otros fines. Ha sido el trabajo diario e interdisciplinario en la labor de aseguramiento de calidad el que ha permitido comprender su verdadero alcance y significado y el que ha dado lugar al surgimiento de los aquí denominados “nuevos enfoques”. . según el estado del arte. a pesar de que dicha definición ha sido ampliamente divulgada en eventos que varían desde las actividades que forman parte de los programas de capacitación de las empresas hasta reuniones de carácter nacional e internacional. Como ejemplo de dichos nuevos enfoques se seleccionaron los siguientes: las buenas prácticas de ingeniería. de cada uno de los requerimientos. a la luz de las bpm de la oms. dicha difusión no es garantía del completo entendimiento. práctico y conceptual. Sin embargo. y permiten ejemplificar las prácticas que reflejan madurez conceptual dentro del contexto del aseguramiento de la calidad. que buscan. la armonización de criterios y el trabajo conjunto entre la industria. el control de procesos productivos en tiempo real y el nuevo modelo de sistema de gestión de la calidad para la industria farmacéutica. Un “nuevo enfoque” no necesariamente es un requerimiento de la guía de bpm. se considera válido para lograr su adecuada implementación. o a conceptos y herramientas que aunque ya existían. sea de índole administrativo u operativo. los programas de acciones correctivas y acciones preventivas.

como evidencia de una práctica más completa e integral respecto a la propuesta del modelo clásico en “v”. instalaciones y sistemas que intervienen en la labor de producción en la industria farmacéutica. De esta forma. así como la criticidad de los cambios que se efectúen según el sistema de interés sea de impacto directo. Aunque no son exigencia de las bpm. En este sentido. las bpi le proveen a una organización los elementos de juicio y el criterio requerido para decidir acerca del alcance de las labores de commissioning. su adopción dentro de los proyectos de diseño. User . En dicho modelo en “w”. A la fecha.la Administración de Medicamentos y Alimentos de los Estados Unidos (fda. indirecto o sin impacto para la calidad de los productos farmacéuticos en los que interviene (6). por sus siglas en inglés). se considera fundamental en el cumplimiento de la calificación y la validación. Además de las prácticas de evaluación pormenorizada de los detalles técnicos propios de cada una de las etapas del ciclo de vida de un proyecto y de propender por lograr soluciones costo-efectivas. por sus siglas en inglés). calificación y validación. surge el planteamiento del Modelo en “w” de la validación. dos de los requerimientos clave de las bpm. dichos documentos sirven de apoyo a la discusión que se presenta a continuación. las bpi se encuentran en revisión con el objeto de incorporar comentarios. construcción y puesta en marcha de equipos. como resultado de su trabajo conjunto con la fda y representantes de la industria farmacéutica tanto de los Estados Unidos como de Europa (2-4). Buenas Prácticas de Ingeniería Los conceptos de Buenas Prácticas de Ingeniería (bpi) o Good Engineering Practice (gep) y commissioning (expresión para la que no se dispone de un término adecuado al castellano) fueron presentados por la ispe a mediados del decenio del noventa pasado. la oms y la Sociedad Internacional de Ingeniería Farmacéutica (ispe. aunque el aseguramiento de la calidad del sistema de interés parte igualmente de las especificaciones requeridas por el usuario (urs. mejorar los apéndices y comparar el documento actual con documentos internacionales existentes (5). entre otras.

la evolución de las bpi ha propiciado el surgimiento de prácticas de trabajo apoyadas en las filosofías de calidad desde el diseño (qbd Quality by Design) y evaluación del riesgo en calidad.Requirements Specification). También se establece la revisión del diseño mejorado (edr Enhanced Design Review). destacan las pérdidas económicas relacionadas con la inadecuada inversión de recursos en el intento por cumplir las exigencias de validación y la generación de datos e informaciones aparentemente aberrantes. y no descubrirlos cuando la solución podría implicar retrasos y costos mayores. según se considere apropiado en el diseño del sistema se incluyen actividades de aceptación previa a la liberación (pdi Pre-Delivery Acceptance) y se establecen requerimientos tales como las pruebas en las instalaciones del fabricante (fat Factory Acceptance Test) o en el lugar donde se encuentra el equipo o sistema (sat Site Acceptance Testing ). Sin duda todo esto causa retrocesos en cuanto a la credibilidad de los procesos de aseguramiento de la calidad dentro de una organización específica. la que obliga a valorar y a tomar conciencia del impacto del sistema en la operación desde el comienzo de su diseño. Desarrollo de productos y procesos Procurar cumplir las exigencias de bpm sin partir de bases sólidas en cuanto al diseño de los productos y sus procesos genera consecuencias de elevado costo desde diferentes puntos de vista. Así las cosas. para presentar una herramienta para la toma de decisiones durante la fase de diseño. que no pueden ser ignorados. Por ejemplo. es la conciencia que se ha desarrollado acerca . Asimismo. definida como una revisión documentada del diseño. mediante un proceso de revisión riguroso y estructurado. Así se ha acuñado el término “Diseño para el impacto”. Unidas a los demás requerimientos de las bpi. en una etapa apropiada del proyecto. para verificar el cumplimiento de las expectativas operacionales y regulatorias. estas dos prácticas tienen como objetivo fortalecer el trabajo de identificación de los problemas en una etapa temprana de un proyecto específico. un “nuevo enfoque” planteado a partir de conceptos implícitos a los que no se les había reconocido su importancia.

La preformulación. Asimismo. No obstante. se observa cómo la fda destaca la actividad de desarrollo de productos en lo que ha denominado bpm farmacéuticas vigentes para el siglo xxi. publicado en septiembre de 2004 (7). El adecuado desarrollo de productos y procesos no es una exigencia de la norma de bpm ni es un concepto de última generación en la industria farmacéutica. no hay duda de su verdadero significado como elemento de apoyo de un sistema de aseguramiento de calidad fundamentado en las bpm. al desarrollo de un producto y su proceso de manufactura”. entre otras acciones. en la preformulación. analizar quejas y reclamos y manejar resultados fuera de especificación.de la labor de desarrollo de productos y procesos. ich resalta la importancia de que los desarrollos de producto y de proceso se realicen de forma integrada aplicando la filosofía de gestión del riesgo y de qbd. Constituye la fuente confiable de información técnica para tomar decisiones respecto a un producto específico y su proceso productivo y aporta elementos de juicio para diseñar acciones correctivas o preventivas. como actividades interdependientes y bases fundamentales para llevar a cabo la validación de procesos y lo que es más importante. gracias a la experiencia que se ha logrado con la implementación de la validación de procesos. tales como los de optimización. entendiendo esta labor como “una oportunidad para relacionar el conocimiento ganado a través de la aplicación de aproximaciones científicas y la gestión del riesgo en calidad. y en noviembre de 2007 (9) su anexo. acerca de cada uno de los materiales y de la tecnología disponible. para su mantenimiento en el trabajo cotidiano. Además. hoy por hoy. Indudablemente. la formulación y el escalonamiento se encuentran los fundamentos de una adecuada validación de procesos productivos. En este sentido. como actividad orientada en esencia a buscar información. ofrece la argumentación para tomar decisiones en las demás etapas de desarrollo de un producto y en proyectos posteriores relacionados. así como de transferencia de la tecnología asociada. sea experimental o bibliográfica. la ich en noviembre de 2005 publicó la última versión del documento técnico q8 Desarrollo farmacéutico (8). Es la .

y la pertinencia de las actividades de supervisión de la producción y de control de calidad. es decir. Ahora bien. una correcta preformulación debe presentar. Entre tanto. También aporta criterios para seleccionar los equipos de producción y brinda evidencia de que éstos no representan un riesgo para los productos. un valor agregado adicional de este trabajo de desarrollo de producto se encuentra en el soporte que brinda a los programas de capacitación y entrenamiento. facilita la argumentación para sustentar lo que se denominarían las “mejores condiciones de fabricación”. la adecuada estructuración de los procedimientos de fabricación y la correcta definición de los controles de calidad que se han de realizar. Como resultado. es el primer paso en lo que se denomina el aseguramiento de calidad en compras. como uno de sus resultados. hoy es claro que a las materias primas no se les controla la calidad únicamente por las especificaciones establecidas en un compendio farmacopeico (o por especificaciones establecidas por los fabricantes de la materia prima en cuestión). especialmente del personal directamente involucrado con las . de dispensación y de producción. Allí se encuentra uno de los “secretos” del éxito de la validación. el escalonamiento.preformulación la que orienta la adecuada selección de los componentes de una formulación y constituye uno de los principales insumos al diseñar cada una de las operaciones unitarias que integran el proceso productivo. tales como las áreas de almacenamiento. las que tienen como objetivo garantizar la reproducibilidad del comportamiento del material en la línea de producción. las etapas de formulación y escalonamiento son indispensables para demostrar el conocimiento de la tecnología empleada. En este mismo sentido. sino que éstas se complementan con especificaciones de carácter farmacotécnico establecidas por el propio laboratorio farmacéutico. Sin duda. Por su parte. la definición de las especificaciones de calidad de las materias primas. la preformulación ofrece información clave acerca de los requerimientos de diseño de las áreas de trabajo. sea al producto en proceso o al producto terminado. adecuadamente soportado en el análisis de riesgos y el diseño estadístico experimental.

Aunque. Desarrollar un procedimiento de limpieza también requiere poner en marcha pruebas que permiten. técnicas y condiciones de operación que se emplean para obtener un dato analítico. seleccionar cada uno de los insumos para la limpieza. Sistema de acciones correctivas y acciones preventivas Otro ejemplo de un “nuevo enfoque”. En este sentido. igual importancia debe dársele al desarrollo de una metodología analítica. como se ha discutido hasta ahora. Debe entenderse que el desarrollo es una actividad neurálgica previa a cualquier tipo de validación. que podría considerarse implícito en el trabajo de aseguramiento de calidad. tales como detergentes y sanitizantes. su alcance no debe restringirse solamente a este campo. es el relacionado con el sistema de acciones correctivas y acciones preventivas (capa Corrective Action and Preventive Action System). entre otros aspectos. Es decir. de un procedimiento de limpieza o de una aplicación computarizada que apoya a la actividad productiva. puede explicarse con evidencia. pero que la experiencia al respecto obligó a que en los últimos años adquiriera mayor relevancia. Por ejemplo: desarrollar una metodología analítica exige un conocimiento exhaustivo del analito y de la tecnología disponible. la importancia y justificación de decisiones tales como el requerimiento de unas especificaciones de calidad particulares para una materia prima o la forma de trabajo específica que debe seguirse al realizar una operación unitaria determinada. lo que implica llevar a cabo estudios cuidadosamente diseñados.labores de producción y control de la calidad. los documentos de la fda y de la ich han rescatado la importancia de la etapa de desarrollo de producto como elemento clave de la validación de procesos productivos. puede surgir gran variedad de propuestas que enriquecen los programas de mejoramiento continuo asociados a la actividad de producción. A partir de este punto. La objetividad y congruencia con la que este sistema se . cuyos resultados conducen a la toma de decisiones acerca de cada uno de los reactivos. la temperatura y el tiempo requeridos para cada una de las etapas. y definir las instrucciones relacionadas con la forma de operación.

tanto de la fase i —en laboratorio de análisis— como de la fase ii —en la que se revisa el proceso de producción. es un reflejo de la adopción de una filosofía de investigación dentro de una organización. la mala interpretación de los alcances de un sistema de aseguramiento de la calidad ha llevado a considerarlo sinónimo de “cero defectos” o a que surjan dilemas éticos al momento de liberar un producto para su comercialización. en herramientas estadísticas para eliminar supuestos “datos aberrantes”. es decir. demuestra la apropiación del método científico como “estilo de vida” en todo nivel y como soporte del mejoramiento continuo. de acuerdo con los últimos informes de la oms. La adopción de esta práctica de aseguramiento de calidad en una empresa. Por tanto. el manejo de oos (11) y la realización de la rap (12.estructura y que se materializa en un programa capa. Las investigaciones de oos. durante los últimos años se han desarrollado y divulgado metodologías para la adecuada implementación de los programas capa (10). Lamentablemente. se realiza trabajo adicional de laboratorio— buscan de forma metódica establecer el impacto de dichos oos sobre la calidad del producto en estudio e identificar posibles consecuencias en lotes del mismo producto o de otros productos que hayan sido liberados previamente. apoyados. lo que constituye una de las pruebas contundentes de que se ha comprendido el significado del mejoramiento continuo. 13). 15) se observa una clara tendencia a incluirse como exigencia de las bpm. en especial el 37 y el 42 (14. demuestra que dicha organización está dispuesta a aprender de sus errores. junto con los programas capa han adquirido particular importancia el manejo de los resultados fuera de especificación (oos Out of Specification) y la Revisión Anual de Producto. por ejemplo. o a que se repitan . lejos de ser vista como una autoincriminación por las fallas que se cometen —que es natural que se presenten—. Con el propósito de apoyar a la industria farmacéutica en este tema. y si se considera pertinente. los que a diferencia del commissioning y del desarrollo de productos farmacéuticos. rap (apr Annual Product Review).

programar verdaderos mantenimientos preventivos de equipos o sistemas o realizar cambios críticos sin que éstos se conviertan en actividades traumáticas para la empresa.ilimitadamente ensayos de control de calidad hasta lograr respuestas analíticas “convenientes”. la rap ofrece una visión integrada de cada uno de los aspectos inherentes a los productos. pueda enriquecerse el análisis con información proveniente. lo que permite identificar proyectos de optimización de las formulaciones y de los procesos. el hecho de que un producto cumpla permanentemente las especificaciones de calidad no es suficiente. establecer los períodos de revalidación de los procesos o de la recalibración de los instrumentos de medición. enriqueciendo de esta forma la práctica de aseguramiento de la calidad. El oportuno descubrimiento de las tendencias. ya sea de forma directa o como apoyo. Sobre esta base es posible construir criterios racionales para determinar cambios en las especificaciones de los productos. permite identificar fuentes potenciales de falla para diseñar las medidas preventivas pertinentes. la rap constituye una de varias estrategias disponibles para monitorear el desempeño de los procesos y la calidad de los productos. aun dentro de los rangos de aceptación establecidos por la empresa. de literatura científica acerca de las propiedades químicas. manejo de oos y rap. de actualizaciones técnicas respecto a su seguridad y eficacia. de reportes obtenidos en los estudios de farmacovigilancia o de las experiencias de su comercialización. permite que además del conocimiento de las tendencias en producción y en aseguramiento de calidad. Sobre ésta lógica. lo cual facilita además definir con claridad los objetivos que se pretenden. evidencian la necesidad de un sistema para implementar acciones . unidas a otras como las auditorías de calidad. Por su parte. Su esencia se encuentra en el análisis de las tendencias de datos en cierto lapso. físicas o biológicas del producto. Ahora bien. por ejemplo. La participación de diferentes dependencias de la organización. Las dos herramientas anteriores. Lo importante es observar cómo se comporta ese cumplimiento dentro de la producción rutinaria. en realidad es lo esperado.

a más de reflejar su coherencia administrativa y su grado de evolución respecto a la implementación de los sistemas de aseguramiento de la calidad. de manera que puedan controlarse oportunamente su avance y su estado de cumplimiento. por lo que su cumplimiento o incumplimiento. No obstante. que demuestren que se cumplen de forma eficiente para darles respuesta a los problemas o decisiones que originaron su construcción y lograr así resultados tangibles que demuestren su utilidad. afectan de forma directa el grado de motivación y la credibilidad de la empresa misma en sus proyectos y constituyen factor decisivo para generar confianza en una auditoría de calidad. A diferencia de otros programas que se estructuran dentro del contexto del sistema de aseguramiento de la calidad de una empresa.correctivas y preventivas. definiendo objetivos que hay que alcanzar y asignando tiempos de cumplimiento y recursos para su puesta en marcha. sobre todo. Dicho programa permite organizar las acciones que deben realizarse. Asimismo. Evidentemente. las hojas de ruta y los mapas de proceso. entre otras. puesto que en la actualidad su aplicación exige una visión de carácter gerencial fundamentada en el conocimiento de los aspectos técnicos y científicos asociados al objeto de estudio. en este artículo esta práctica se cataloga como un “nuevo enfoque”. los árboles de decisión. Gestión del riesgo en calidad Prever el riesgo en cualquier actividad es una actitud inherente al ser humano. es recomendable que los tiempos previstos para su ejecución sean cortos (tres a seis meses). los diagramas de flujo. En el campo del aseguramiento de la calidad para la industria farmacéutica se conocen y con frecuencia se aplican herramientas como el análisis causaefecto. los programas capa dirigen el mejoramiento continuo en una organización. que brinden flexibilidad para empezar proyectos que por circunstancias particulares requieran prioridad y. la forma de pensar. la metodología de trabajo y la profundidad del análisis realizado son orientadas tanto por los principios de la escuela del pensamiento crítico en la que el arte de pensar se caracteriza . que se materializa en un programa capa.

comunicación y revisión del riesgo. su principal característica es la retroalimentación. Sin duda. la gestión del riesgo en calidad se define como un medio proactivo para identificar y controlar ítems críticos para la calidad de los productos. En teoría. y su resultado inevitable. En ella. 37 estableció. Es una forma de pensar que debe ser adoptada como una práctica natural y en la que el nivel de esfuerzo y la formalidad con que se realice debe estar de acuerdo con el nivel de riesgo que represente el objeto en cuestión. fruto de la experiencia de su implementación.por ser racional y reflexivo. el aprendizaje continuo. Como práctica permanente. Así pues. la aplicación de esta guía puede darse en cualquier situación relacionada con la calidad. esta herramienta fue un excelente punto de partida para la evaluación de riesgos. surge una propuesta de manejo del riesgo en calidad en la que prima la visión gerencial que brinda un mayor alcance. Una evidencia del reconocimiento de que la gestión del riesgo en calidad es una herramienta clave para la implementación de los programas de bpm se dio en 2003. desarrollo. no debe perderse de vista que su . las directrices para aplicar la metodología de Análisis de Riesgos y Detección de Puntos Críticos de Control (haccp Hazard Analysis and Critical Control Points) en el diseño. en su Informe Técnico No. proyección y efectividad al trabajo realizado. en el campo farmacéutico se empleó como un instrumento netamente técnico para analizar procesos. producción y utilización de los productos farmacéuticos (16). Sin embargo. cuando la oms. dentro de las que destaca Failure Mode Effects Analysis (fmea). control. Dicha propuesta es presentada por la ich en la Guía Tripartita ich q9: Gestión del Riesgo en Calidad (17). Si bien la gestión del riesgo en calidad y las herramientas sobre las que se apoya son de reciente adopción en la industria farmacéutica. organizada en las etapas de valoración. en el que el método y el análisis son elementos fundamentales. teniendo como fin último la protección del paciente y se presentan diferentes herramientas operativas que pueden utilizarse en su adopción. como por la teoría y la práctica del método científico. a manera de recomendación.

dentro de un contexto de reducción de costos operacionales. lo que se convierte a la vez en otra estrategia para facilitar el desarrollo de las actividades de capacitación e implementación asociadas. entendidos éstos como la secuencia de etapas para lograr un resultado. Además es imprescindible para adoptar la estrategia de liberación de lotes en tiempo real. Control de procesos productivos en tiempo real De acuerdo con la fda (18). Hoy se considera un factor clave de aseguramiento de calidad lote por lote y de optimización en el manejo de los recursos asociados a la producción farmacéutica. El interés de la industria farmacéutica por pat surge de la necesidad de demostrar mayor control. puesto que apoya la toma rápida de decisiones sobre los estándares de calidad de los productos. En este sentido. y aunque se encuentra en sus primeras etapas en el ámbito mundial y por problemas de accesibilidad y costo no puede ser fácilmente adoptado por la gran mayoría de las empresas. lo cual disminuye los desperdicios y potenciales rechazos de lotes completos. con el objetivo de asegurar la calidad final del producto. la . Con esta premisa se han propuesto e implementado conceptos como el Control Estadístico en Proceso (cep). es posible afirmar que la gestión de riesgo es imprescindible en la creación y revisión de la base documental de una empresa. Cualquier procedimiento debe estructurarse bajo este principio. que no necesariamente es un producto farmacéutico. tanto de materias primas. analizar y controlar la manufactura a través de medidas oportunas de atributos críticos de calidad y de desempeño de las materias primas. la tecnología de análisis en proceso o pat (Process Analytical Technology) se define como: un sistema para diseñar. sin duda sus principios tecnológicos constituirán uno de los aspectos que se deben considerar al diseñar líneas de producción futuras. los materiales en proceso y los procesos. de producto en proceso y de producto terminado.aplicación se da desde el desarrollo mismo de cada uno de los procesos.

los que precedieron a pat. en los cuales primará un mayor criterio de flexibilidad que el que actualmente se acepta para garantizar la reproducibilidad de las diferentes unidades producidas. fundamentalmente gracias al actual desarrollo de metodologías analíticas robustas y rápidas que se pueden acoplar eficientemente a la rutina productiva y a los avances tecnológicos asociados a la capacidad de almacenamiento y de procesamiento de información de los sistemas computarizados. También presenta ventajas en términos de la reducción de tiempos de manufactura. No obstante. De esta forma se logra un entendimiento científico de las interdependencias entre los atributos de calidad de un producto y las variables propias de la formulación o del proceso productivo. microbiológicos. Asimismo. Para su puesta en marcha exige además tener un conocimiento exhaustivo del proceso y el producto y emplear herramientas para generar y analizar datos de forma optimizada. de forma integrada. se justifica hacer consideraciones particulares al momento de desarrollar las actividades de validación de procesos y de diseño de protocolos de producción. En consecuencia. pat incluye los análisis químicos. el mejoramiento de la seguridad de los operarios y ofrece la posibilidad de liberar el producto en tiempo real. es necesario disponer de sistemas que puedan ser fácilmente acoplados a los ambientes de producción y que . matemáticos y de riesgos. Es importante tener en cuenta que dentro del contexto de pat. el punto final de un proceso no es un tiempo fijo. las medidas realizadas no necesariamente son valores absolutos del atributo de interés. sino que pueden corresponder a mediciones de diferencias relativas en los materiales antes del procesamiento (por ejemplo dentro de un lote. sino lograr el atributo deseado para el material. tales como el diseño de experimentos y la simulación de procesos. lote por lote o de diferentes proveedores) y durante él. Además.Gestión de la Calidad Total (tqm Total Quality Managment) o Seis Sigma. pat se presenta como una alternativa que puede asociarse a cualquier otra propuesta de aseguramiento de la calidad empleada en el ámbito de la producción farmacéutica (19). físicos.

generen datos a partir del análisis no destructivo de muestras obtenidas directamente en el proceso de transformación de materiales (muestras dinámicas) o por muestreo para un posterior análisis (muestras estáticas). todas buscan los mismos objetivos. entre las herramientas de análisis más empleadas sobresale la espectroscopia infrarroja cercana (nir Near Infrared Spectroscopy). caso en el que la muestra no se remueve del proceso y la medición puede ser de carácter invasivo o no invasivo. la ich en mayo de 2007 sometió a discusión un nuevo modelo para un sistema de gestión de . según el grado de contacto del material con el sistema de análisis. las determinaciones pueden realizarse at-line. puesto que en términos prácticos. 20). a saber: proveer productos con los atributos de calidad apropiados. o in-line. la muestra se remueve. no es conveniente que su implementación sea realizada de forma independiente o aleatoria. se han considerado otras propuestas fundamentadas en la espectroscopia raman. No obstante. proteger a los consumidores y satisfacer los requerimientos tanto de las autoridades regulatorias como de la misma empresa. la cromatografía de gases. on-line. Con este propósito. y con el propósito de articular las “nuevas premisas” que la experiencia muestra como claves en la garantía de calidad. en que la medida se obtiene a partir de una muestra que se separa temporalmente del proceso de manufactura pero puede retornarse. la resonancia magnética nuclear en línea (in line nmr. aísla y analiza en estrecha proximidad al proceso. Nuevo modelo de sistema de gestión de calidad para la industria farmacéutica Hasta el momento en este artículo se han discutido de forma independiente diferentes “nuevos enfoques”. lo que ha permitido subrayar la importancia de cada uno de ellos en el aseguramiento de la calidad de los productos farmacéuticos. la espectroscopia de infrarrojo medio (mid-ir. es decir. En este sentido. por sus siglas en inglés). En este sentido. por sus siglas en inglés). el análisis de imágenes hiperespectral o en técnicas fotoacústicas tales como la difusividad y la efusividad térmicas (19. Igualmente. la fluorescencia inducida (lif Light Induced Fluorescence).

Dicho sgc tiene como esencia un enfoque de gestión del riesgo en calidad y gestión del conocimiento aplicado mediante el ciclo de vida del producto y se presenta como un complemento a los conceptos aportados por otros sistemas de aseguramiento de la calidad aplicables a la industria farmacéutica. cada una de las etapas de este ciclo constituye invaluable oportunidad para que la experiencia y el conocimiento en conjunto fortalezcan la función de aseguramiento de la calidad en una empresa. De la misma suerte. es decir. el desarrollo farmacéutico (ich q8) (8. como los relacionados con las bpm para ingredientes activos farmacéuticos (ich q7) (23). Si bien la validación provee la evidencia inicial de que el proceso entrega un producto de la calidad esperada. permite replantear el verdadero significado y el alcance del trabajo de validación de procesos. 9) y la gestión del riesgo en calidad (ich q9) (17). También tiene fundamento en algunos de los elementos presentados en septiembre de 2006 por la fda y otras instituciones del gobierno de los Estados Unidos. identificado como ich q10: Sistema de Calidad Farmacéutico (21). debe convertirse en el eje central de aprendizaje para la empresa y como base para la retroalimentación del desarrollo farmacéutico y dar paso así a la innovación y al mejoramiento continuo tanto de los productos como de los procesos. entre los que resaltan las bpm (1) y las normas iso 9000 (22). aquel que comienza en el desarrollo farmacéutico. la validación de procesos no es sólo un evento en el tiempo. En esencia. continúa con la transferencia de tecnología y la manufactura rutinaria y finaliza cuando el producto es descontinuado. la ich q10 establece que el ciclo de vida de un producto. sino una actividad permanente (24). En este sentido. el estudio . en la Guía para la Industria denominada “Aproximación de los sistemas de calidad a las regulaciones de bpm farmacéuticas vigentes” (24).calidad (sgc) efectivo para la industria farmacéutica. Asimismo. no hay duda de que a medida que se gana experiencia en la producción comercial pueden hacerse evidentes oportunidades de mejoramiento y optimización de los procesos. cuando un producto es descontinuado. Como se ejemplificó previamente en el aparte destinado al análisis del desarrollo farmacéutico. y en documentos propuestos por la ich.

innovaciones en el campo de interés según el tipo de productos y la tecnología disponible y cambios en las estrategias de negocios. además. Conclusiones En términos generales. 2) implementar un sistema capa. la ich q10 subraya el mejoramiento continuo del sgc en sí mismo. independientemente del organismo que haya formalizado la propuesta. Como el lector notará. el manejo de resultados oos y los programas capa.juicioso de todo su historial permitirá extrapolar conocimiento para apoyar el aseguramiento de calidad de procesos de manufactura. Insiste. De acuerdo con el sgc ich q10. al igual que los sgc tradicionales. 3) establecer un sistema de gestión del cambio y 4) contar con herramientas para realizar la revisión administrativa de la calidad de los productos y el desempeño de los procesos. la planeación de la calidad. la comunicación interna y la revisión permanente como los factores clave de éxito de la labor de gestión asociada. en que la atención fundamental radica en la calidad del producto y del proceso de producción asociado. propone su revisión administrativa y el monitoreo interno y externo de los factores que lo afectan. sean éstos similares o no. los elementos clave para garantizar el mejoramiento continuo del desempeño de los procesos y la calidad del producto son: 1) disponer de un sistema de monitoreo de la calidad del producto y del desempeño del proceso. puesto que ya han sido discutidos al detalle previamente. como nuevas regulaciones. éstos corresponden a la rap. Como complemento de lo anterior. ich q10 acentúa la responsabilidad de la alta gerencia en la estructuración apropiada del sistema de garantía de calidad para la empresa y en el aseguramiento de su efectivo funcionamiento e identifica la definición de una política de calidad. Para ello. nuevas prácticas de aseguramiento de la calidad. la gestión de los recursos. en la necesidad del cumplimiento de los compromisos surgidos a partir del desarrollo de las actividades de monitoreo y revisión. otros de los “nuevos enfoques” para los que son claros los aportes que ofrecen. el desarrollo del personal. pueden identificarse . De otro lado.

el adecuado manejo de los resultados oos. el desarrollo de productos. estos nuevos enfoques han sido acogidos como elementos fundamentales dentro de lo que se ha denominado el Sistema de Gestión Farmacéutica (ich q10).como “nuevos enfoques” en el trabajo de implementación de las bpm los siguientes: Las bpi. lo cual refleja el avance en la comprensión de lo que significa el aseguramiento de la calidad en la industria farmacéutica y el logro de resultados. En ese sentido vale la pena destacar la tan anhelada credibilidad dentro de la empresa respecto a su propia función de aseguramiento de calidad. por medio del análisis de las tendencias de los datos o rap. que sean las mismas personas que trabajan en la empresa las que se sientan satisfechas con los resultados de su trabajo. El establecimiento y mantenimiento de un estado de control en los procesos y sistemas. la gestión del conocimiento y la adecuada transferencia de tecnología desde la función de desarrollo a la función de producción. en el que implícitamente se encuentra la calidad. . es decir. el cumplimiento de las especificaciones de los productos. De una u otra forma. estas propuestas generan un comportamiento proactivo en la identificación y control de riesgos potenciales en cada etapa del ciclo de vida de un producto. como elemento fundamental para garantizar permanentemente la capacidad del proceso y como consecuencia. la aplicación de la técnica de pensamiento crítico para la solución de problemas y la gestión del riesgo. sólo hasta ahora se vislumbran las verdaderas prácticas cotidianas que permiten hacerlos tangibles. programas capa. que reconozcan como indispensables y naturales las prácticas que permiten cumplir las exigencias de la norma. y lo más importante. como requisitos indispensables para lograr la validación de procesos. que aunque siempre se ha divulgado que pueden lograrse con un sgc. La práctica del mejoramiento continuo mediante la adopción de sistemas de gestión de cambios. En conjunto.

The Society for Pharmaceutical and Medical Device Professionals ispe.También cabe hacer referencia al resultado relacionado con la confianza que desarrollan respecto la empresa instituciones externas tales como contratistas y organismos reguladores. Jones y S. An update. 20 (3). “WHO technical report series 823. el que se ve fortalecido con el “nuevo enfoque” que se le ha dado a la auditoría de aseguramiento de calidad. 18 (1). un evento circunstancial. 1992. ISPE. Baseline® pharmaceutical engineering guides update and a preview of volume 5: Commissioning and qualification (draft). Wyn. Lo que un auditor busca es evidencia de que en el tiempo. WHO Press. Podría decirse que en la actualidad. “Baseline® pharmaceutical engineering guides for new and renovated facilities. pp. Pharmaceutical Engineering. A. se reconoce que éste es un “instante”. Aunque es importante que una empresa demuestre el cumplimiento de las exigencias de bpm al momento de la auditoría. Bibliografía World Health Organization. Pharmaceutical Engineering. las que valga la pena aclarar. 1 (2000). Volume 5: Commissioning and qualification”. P. Baseline® pharmaceutical engineering guides. 24-25. International Society for Pharmaceutical Engineering. sin que importen las eventualidades propias de cada empresa. Thirty-second report – Annex 1”. la que predominaba en los comienzos del trabajo en aseguramiento de la calidad. la labor del auditor se orienta hacia “una auditoría de confiabilidad” más que hacia una “auditoría de cumplimiento”. la calidad surja como una consecuencia natural de las prácticas que ésta ha adoptado. Ginebra. 26 (1998). url: . 2001. Tampa. Expert Committee on Specifications for Pharmaceutical Preparations. International Society of Pharmaceutical Engineering. ispe Good Practice Guide under development. no necesariamente se restringen a las exigencias de las bpm.

G. 1999. “Pharmaceutical cgmps for the 21 st century. 2003. “Guidance for industry: Investigating out-ofspecification (OOS) test results for pharmaceutical production”. Expert Committee on Specifications for Pharmaceutical Preparations. Thirty-seventh report . Center for Drug Evaluation and Research (CDER).S. Expert Committee on Specifications for Pharmaceutical Preparations. “Pharmaceutical development annex to Q8”. U. Tesis de Grado. A risk based approach”. México. 36-89. Department of Health and Human Services. Ginebra. “Propuesta de una metodología para la revisión anual de producto en un laboratorio farmacéutico”. “WHO technical report series 908. Rodríguez.http://www. FDA. 2004.ispe. “Revisión Anual de Producto . fda. 1 (2008). World Health Organization. Pharmaceutical Engineering. Department of Health and Human Services. C. World Health Organization. Food and Drug Administration. Commissioning and qualification: The ispe baseline guide. WHO Press. ICH Harmonised Tripartite Guideline”. Pharmaceutical Engineering. ICH. Universidad Nacional de Colombia. ICH. s.Annex 4”. Corrective action preventive action (capa): A risk mitigating quality system.Monografia Técnica Nº 14”. A. Rockville. 2007. 2008. SIPAM. 21 (2). International Conference on Harmonisation of Technical Requirements for Registration of Pharmaceuticals for Human Use. Amer. 2005. 50 (2001). Comisión Interinstitucional de Buenas Prácticas de Fabricación. 28 (3). u.org/cs/technical_documents_section/ispe_goo d_practice_guides_under_development. Wood. “WHO . Ginebra. Rockville. pp. “Pharmaceutical development Q8. 1999. 2006. Food and Drug Administration. Ginebra. International Conference on Harmonisation of Technical Requirements for Registration of Pharmaceuticals for Human Use.

International Conference on Harmonisation of Technical Requirements for Registration of Pharmaceuticals for Human Use. Center for Drug Evaluation and Research (CDER). pp. ICH. Rockville. E1 (2007). 32-33.S. Ghorab. Forty-second report”. U. ICH. Application of termal effusivity as a process analytical technology tool for monitoring and control of the roller compaction process. 2008. ICH. 2004. R. Ginebra. “Quality risk management Q9”. WHO Press. Department of Health and Human Services. Organization International of Standarisation Technical Committee ISO/TC 176. 8. Center for Drug Evaluation and Research (CDER).technical report series 948. 2000. “Guidance for industry: PAT – A framework for innovative pharmaceutical development. Thirty-seventh report .Annex 7”. 171 (2007). International Conference on Harmonisation of Technical Requirements for Registration of Pharmaceuticals for Human Use. Food and Drug Administration. Center for Biologics Evaluation and Research . Department of Health and Human Services. International Conference on Harmonisation of Technical Requirements for Registration of Pharmaceuticals for Human Use. Center for Veterinary Medicine (CVM) and Office of Regulatory Affairs (ORA). Hasan y A. “Pharmaceutical quality system Q10”. 44. Chatlapalli. pp. “ISO 9001:2000 Quality management systems – Requirements”. Process analytical technology: A strategy for keeping manufacturing viable in Australia. “Good Manufacturing Practice Guide for Active Pharmaceutical Ingredients Q7”. ISO. Vibracional Spectroscopy. S. 2007. U. WHO Press. World Health Organization. B. Ginebra. Ginebra. Ginebra. K. AAPS PharmSciTech. Ginebra. “WHO technical report series 908. Food and Drug Administration. 2005. Expert Committee on Specifications for Pharmaceutical Preparations. Center for Biologics Evaluation and Research (CBER). 2000. 2003. Nagi. Swarbrick. FDA. manufacturing and quality assurance”. Ginebra. 99-112.S. M.

. FDA. 2006. “Guidance for industry: Quality systems approach to pharmaceutical cGMP regulations”. Center for Veterinary Medicine (CVM) and Office of Regulatory Affairs (ORA). Rockville.(CBER).

Docente de tiempo completo de la Facultad de Ciencias Administrativas y Contables de la Universidad de La S alle.co . Administrador de Empresas de la Pontificia Universidad Javeriana. se explican los denominados indicadores medioambientales. Correo electrónico: fguarnizo@unisalle. Por último. también llamados ecoindicadores. y también cómo deberían ser evaluados dichos impactos. Especialista en Docencia Universitaria de la Corporación Universitaria. se presentan las conclusiones.co 5 Contador público de la Universidad Central de Colombia. se presenta una clasificación de estos y cómo pueden ser implantados. Magíster en Economía de la Pontificia Universidad Javeriana. Magíster en Contabilidad y Auditoría de Gestión de la Universidad S antiago de Chile.Ecoindicadores . Asimismo. se definen para qué sirven. en donde se evidencia la importancia que debe tener la perspectiva medioambiental en los procesos de gestión con miras a los retos que enfrenta la empresa con las nuevas realidades. GRI) sobre los impactos que sufre el planeta por los diferentes procesos de desarrollo. Enseguida se exponen los planteamientos que hace la organización Iniciativa de Reporte Global (o Global Reporting Initiative. se habla sobre la importancia de la perspectiva medioambiental. sus funciones principales y cómo se relacionan con los sistemas de gestión. Los ecoindicadores y los sistemas de gestión Luis Eduardo Gama Díaz4 Fabio Guarnizo Cuéllar5 Recibido: 10 de junio de 2011 Aprobado: 22 de agosto de 2011 Resumen Se presentan. Además.edu. inicialmente. Posteriormente. Profesor de tiempo completo de la Facultad de Ciencias Administrativas y Contables de la Universidad de La S alle. Correo electrónico: lgama@unisalle. Palabras clave 4 Contador público de la Universidad Autónoma de Colombia. las disertaciones que hacen Oscar Amaya y Marcela Bonilla sobre el medio ambiente.edu. Sobre estos últimos.

as well as how these impacts should be evaluated. are also explained. Iniciativa de Reporte Global. . a classification of such indicators and how they might be applied is shown. ecoindicadores. the approaches by the Global Reporting Initiative (or Global Reporting Initiative [GRI]) organization on the impact of the different development processes on the planet is presented. Eco-Indicators. conclusions are presented. The so-called environmental indicators. Finally. The purpose of such indicators is defined. indicadores medioambientales.Medio ambiente. Eco-indicators and Management Systems Abstract The dissertations made on the environment by Oscar Amaya and Marcela Bonilla are initially presented in this paper. Global Reporting Initiative. Then. The importance of the environmental perspective is subsequently discussed. Environmental Indicators. Keywords Environment. Moreover. as well as their main functions and how they relate to management systems. which are also called Eco-indicators. evidencing the importance of an environmental perspective in the management processes aiming at the challenges faced by the company with the new realities.

entre otros). los requerimientos documentar la evaluación. decisiones (PTD): el promotor debe la iniciativa por evaluar y conocer existente dentro de las actividades. Vivienda y Banco Mundial. Dicha evaluación es. tipos y estudios realizados. se deben describir las involucrados y las posibles 0 Gest. de las políticas. los actores alternativas que van a ser consideradas. según los autores. por los impactos significativos que Identificación de objetivos determinada iniciativa requiere EAE causaría sobre el medio ambiente. debe tener como objetivo mejorar el perfil mediante un procedimiento de estudio y el medio. julio-diciembre 2011. participación pública y las principales de datos recolectados. 185-193. En ese implicaciones ambientales.. evaluaciones t Identificación de momentos claves claves del PTD son aquellos en los tienen implicaciones ambientales. integrando todos los aspectos decisión. dentro del PTD: los momentos cuales se toman decisiones que contexto. el nivel de entre EAE y evaluaciones ambientales de cuáles son los requerimientos legales. EAE es una iniciativa compartida por el Planeación (DNP) y el Ministerio del Desarrollo Territorial. apoyados por el la estructura esquemática general de esta manera. Una de Según Amaya y Bonilla (2007). en el país evaluación se define de la siguiente propuesta del DNP: t Tamizaje: se toma la decisión de si una o no. incorporar consideraciones estratégicas del desarrollo”. el método apropiado para información necesaria y la relación los proyectos. 4(2). “un instrumento sistemático para ambientales en las decisiones ocasionan al medio ambiente sean desde diferentes miradas. evaluación ambiental estratégica (EAE) incorporación de la dimensión ambiental. asimismo. Los mismos autores (Amaya y Bonilla. la retroalimentación los procedimientos de consulta y fuentes de insumos (investigación. Soc. planes y programas ambientales. de los proyectos públicos y privados evaluación de dichos impactos sobre ambientales en el propio proceso de para Colombia. (PPP) ante los objetivos t Focalización: se deben establecer específicos de la EAE.Introducción Es necesario que los impactos que se estudiados y buscar que sean evaluados ellas es la perspectiva medioambiental. por tanto. t Descripción del proceso de toma de establecer con claridad cuál es el PTD de sus distintos pasos. ISSN 2027-1433 . según se planteó en la 2007) señalan que en Colombia la Departamento Nacional de Medio Ambiente. la como instrumento de apoyo para la además de obtener mayor eficiencia.

los resultados de la EAE pueden ser objeto de seguimiento. Los resultados deben presentarse a quienes toman las decisiones y a los interesados identificados al inicio del proceso de toma de decisiones. es necesario realizar el seguimiento al proceso de planificación. reduciendo la necesidad de acciones remediales. Según Amaya y Bonilla (2007): La EAE protege la salud humana. impide la demora para la aprobación de las políticas y sus desarrollos al existir análisis ambiental. En este sentido. con información completa y confiable. sino de verificar que los proyectos que se derivan de la iniciativa son los deseables. reduce los costos ambientales. La Iniciativa de Reporte Global La Iniciativa de Reporte Global o Global Reporting Initiative (GRI). No se miden los impactos ambientales. y que hayan sido incorporados los requerimientos de sostenibilidad dentro de la iniciativa. t Revisión: tiene como objetivo garantizar que la EAE se haya realizado de manera efectiva. es una institución independiente que creó el primer estándar mundial de lineamientos 1 . sino también indicando cómo se llegó a ellos. no en términos de un proceso de medición. t Seguimiento: una vez que las decisiones han sido tomadas. t Reporte: es un requisito indispensable de la EAE que pueda realizarse como un documento independiente o formar parte del reporte del proceso de planificación.t Evaluación del momento de decisión: se debe aplicar un conjunto de criterios que permitan asegurar que la decisión tomada en cada etapa del proceso sea la mejor. sino que se monitorea la implementación de la iniciativa. ayuda a eliminar la necesidad de coordinar algunos asuntos ambientales a nivel de proyectos. no solamente mostrando los resultados del proceso. direcciona los efectos acumulativos de las varias propuestas individuales. e incrementa la rapidez de la aprobación de las propuestas por la identificación de las consideraciones ambientales positivas.

Es un centro oficial de colaboración del Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA). pretende contribuir en el futuro. la cual considere de cuentas a los grupos de interés desempeño de la organización respecto Para la elaboración de dicha memoria se contenidos generales y sectoriales número de grupos de interés en todo el protocolos que proveen las definiciones y compilación de información y otras redacción de las memorias y probar la indicadores de desempeño. a la tendencias. sino también indispensable pensar en un mundo en cuenta diversas alternativas y impacto de todo tipo de explotación sobre el medio ambiente. minera y de recursos naturales magnitud y sus amenazas han implementar mecanismos que hagan de los seres humanos. parámetros comunes respecto a la medio ambiente. ambientales y sociales al medio ambiente. avances y condiciones a nivel local. consigue exhibir su relación con el aforo del ecosistema Respecto al desempeño de una organización. alternativas para atender la abierta. ambiental y social. A fin de pensar. la organización en ecoeficiencia. divulgación y rendición internos y externos sobre el al impacto económico ambiental. la organización contribuye o mejora o al deterioro de las económicas. puntualizan en su marco unos específicos. su creado la necesidad urgente de posible la sostenibilidad colectiva.para la elaboración de memorias de sostenibilidad de aquellas compañías que desean evaluar su desempeño económico. teniendo oportunidades que permitan minimizar el industrial. que tiene como proporcionando un marco fiable y creíble sostenibilidad que pueda ser utilizado por independencia de su tamaño. los riesgos ambientales. sector o pertinente tener en cuenta lo misión: “satisfacer la necesidad para la elaboración de memorias de las organizaciones con ubicación”. convenidos por un gran mundo. definir objetivos y sostenibilidad de una forma clara y mundial se defina un compromiso formal. es preciso que a nivel con un lenguaje análogo y conservación y preservación del El GRI promueve la elaboración de una de las organizaciones. regional o global. Según el GRI. memoria de sostenibilidad por parte la medición. la memoria de 2 . Respecto además de informar sobre las tendencias carga absoluta de contaminación en regional para absorber contaminantes. Es para las nuevas generaciones. Al tratar los temas medioambientales es expuesto por el (GRI). Dicho marco define los recomendaciones para la indicaciones pertinentes para la fuerza de la exégesis de los Mediante una memoria de sostenibilidad. no solo de todas las especies en el planeta.

el aire y el agua. entonces una perspectiva ambiental es legítima porque el mejoramiento del desempeño ambiental puede ser fuente de una ventaja competitiva. derechos humanos. La perspectiva medioambiental Como se plantea en la sección de los aspectos medioambientales. con dichas guías para lograr determinar el deterioro o mejoramiento que se presenta. y en la sección de los indicadores medioambientales. energía. vertidos y residuos. en la cual se manifiestan los inconvenientes que ha sufrido el planeta por causa de las diferentes actividades desarrolladas por el hombre. según Perspectiva de la Dirección. energía. El enfoque de gestión en su información debe incluir una manifestación sucinta de elementos. 3 . ambiental. la dimensión de sostenibilidad ambiental debe referirse a los impactos en los sistemas naturales vivos e inertes. Así mismo. como también el resultado de esas mismas decisiones. en la cual se pone de presente la importancia que tiene la verificación del impacto en nuestro medio ambiente. Respecto a los indicadores. Si se acepta el paradigma de la eco-eficiencia que implica una relación positiva entre el desempeño ambiental y el desempeño económico. emisiones. señala “que los indicadores ambientales deben cobijar la práctica en correspondencia con los flujos de entrada (materiales. prácticas laborales y ética del trabajo.sostenibilidad contempla los siguientes conceptos: económico. vertidos. agua. Según el GRI. observancia reglamentación legal ambiental y demás elementos relevantes tales como los gastos de naturaleza ambiental o los impactos de productos y servicios”. el suelo. agua) y de salida (emisiones. cumplimiento normativo. sociedad y responsabilidades sobre productos. y lo dicho por (Hansen y Mowen. El conocimiento de las causas básicas para las actividades ambientales es un aspecto fundamental para cualquier cambio en el diseño del proceso necesarios para mejorar el desempeño ambiental. Un sistema de administración ambiental basado en estrategias proporciona un marco conceptual operativo para el mejoramiento del desempeño ambiental. producto terminado de otra industria o de las que se encuentran en estado natural. relacionados con aspectos ambientales de materiales. Se puede afirmar que se requieren por lo menos cinco objetivos básicos: Reducir al mínimo el uso de las materias primas. transporte y aspectos generales. el CMI proporcionaría objetivos y medidas que están integradas para lograr la meta general de mejoramiento del desempeño ambiental. residuos). afirma que éstos encierran el desempeño en correlación con la biodiversidad. productos y servicios. 2006) así: La meta general de mejoramiento del desempeño ambiental indica que un marco continuo de mejoramiento para el control ambiental sería lo más apropiado. de este modo. incluidos los ecosistemas. biodiversidad.

para obtener un resultado más amigable con el medio ambiente. Las funciones principales de un indicador medioambiental 4 . líquidos y gaseosos. En lo referente a los residuos se puede presentar una mejora a través de tecnología que permita un resultado más amigable de dichos elementos o evitando la producción de estos desechos o su minimización en el proceso de producción o de consumo. ¿Para qué sirve un indicador medioambiental? Presenta un resumen de diferente y compleja información medioambiental de fuentes diversas. También. En la tabla 1 se presentan algunos objetivos y medidas de la perspectiva medioambiental. Un ecoindicador contiene una información estática y otra dinámica. Debe permitir cuantificar la evolución de determinados parámetros o factores medioambientales y hacer comparaciones en diferentes períodos. Cuando se miran los tres primeros objetivos. su utilización debe ser mínima por el daño que causa su uso en el proceso productivo y en el consumo o utilización del producto. La información estática se refiere a la situación en un momento específico. en el cual se relacionan aspectos medioambientales con aspectos no medioambientales. Indicadores medioambientales ¿Qué es un indicador medioambiental? Un indicador medioambiental. cuando se trata de productos peligrosos. Rebajar en lo posible la liberación de residuos sólidos. es un parámetro que permite proporcionar información sobre el momento actual de los ecosistemas.Minimizar el uso de materiales peligrosos. y el quinto objetivo se refiere a la posibilidad de reutilizar todos los diferentes componentes que existen en la producción y consumo de un producto. Extender las oportunidades para el reciclaje. Por tanto. se puede intuir que las materias primas deben ser utilizadas con la mayor eficiencia y eficacia posibles. como resultado de las actividades del ser humano o las consecuencias que estas pueden tener en el medio ambiente o sobre las relaciones entre tales variables. así como estándares o tendencias en el estado del medio ambiente. también llamado ecoindicador. y la información dinámica tiene que ver con la evolución de los indicadores en sí mismos. se puede definir un ecoindicador como “el parámetro que ofrece información o evalúa las tendencias de la situación medioambiental”. Reducir los requerimientos de energía para la producción y el uso del producto.

Las principales funciones que pueden ser atribuibles a este tipo de indicadores son: Evaluar el comportamiento medioambiental entre diferentes organizaciones y mercados en un tiempo determinado. 5 .

Tabla 1. 6 . p. Perspectiva medioambiental. producto terminado de otra industria o de las que se encuentran en estado natural Tipos y cantidades (totales y por unidad) Medidas de productividad (producto/insumo) Reducir los requerimientos de energía para la producción y el uso del producto Tipos y cantidades (totales y por unidad) Medidas de productividad (producto/insumo) Libras de residuos tóxicos producidas Metros cúbicos de efluentes Rebajar en lo posible la liberación de residuos sólidos. 712). líquidos y gaseosos Toneladas de gases de invernadero producidas Reducción porcentual de los materiales de empaque Libras de materiales reciclados Número de componentes distintos Extender las oportunidades para el reciclaje Porcentaje de unidades remanufacturadas Energía producida por incineración Fuente: Hansen y Mowen (2007. Objetivos y medidas Objetivos Medidas Tipos y cantidades (totales y por unidad) Minimizar el uso de materiales peligrosos Porcentaje del costo total de los materiales Medidas de productividad ( producto/insumo) Reducir al mínimo el uso de las materias primas.

Identificar los puntos débiles y fortalezas para una optimización. informes y declaraciones Ilustrar las posibles mejoras o medioambientales. Identificar oportunidades de mercado y potenciales reducciones de costos. sensibilización y competencia profesional Comunicación Documentación del sistema 7 . Determinar las metas medioambientales cuantificables.Evaluar la variación de un sistema de gestión medioambiental. Implantación Estructura y responsabilidades Formación. detrimentos en los aspectos Revelar potenciales de optimización. Se constituye entonces en una política medioambiental de cada organización. sino que permitan el logro de objetivos y metas medioambientales superiores a lo exigido por la norma. Documentar la mejora continua. Para su implantación es necesario tener en cuenta el siguiente ciclo de actividades: Planificación Aspectos medioambientales Requisitos legales y otros Objetivos y metas Programa de gestión medioambiental. Los ecoindicadores y los sistemas de gestión La relación existente entre los ecoindicadores y la gestión en las empresas se fundamenta en que debe permitir conocer el estado actual y futuro de su impacto en el medioambiente. En las organizaciones estos indicadores el fin de: medioambientales son utilizados con Comunicar el comportamiento medioambiental. Proporcionar indagación esencial para ambientales. para favorecer acciones que no solamente den como resultado el cumplimiento de la normatividad vigente.

Alimentación del SIMA: definir procedimientos y cálculos necesarios para la evaluación. en las cuales se evalúe el sistema en su totalidad. Diseño del SIMA: en esta etapa se diseñan los indicadores medioambientales a través de diferentes herramientas. Comunicación del SIMA: se debe definir cómo. Revisión del SIMA: se debe en lo posible hacer revisiones semestrales. de acuerdo con cada ente. Conclusiones 8 .Control de la documentación Control operacional Plan de emergencia y capacidad de respuesta. medioambientales Los indicadores medioambientales se pueden catalogar en tres grandes ramas: indicadores de comportamiento medioambiental. indicadores de gestión medioambiental e indicadores de situación medioambiental. el procesamiento de la información medioambiental. Implantación y funcionamiento: poner en funcionamiento el sistema y definir cómo debe ser dicho funcionamiento. a saber: Diagnóstico de la situación medioambiental: es la obtención de los datos. Cómo implantar un sistema de indicadores medioambiental Los pasos para implantar un sistema de indicadores medioambiental (SIMA) en una organización son seis. todos los cuales se presentan en la figura 1. mediante el inventario de entradas y salidas. Comparación y acciones correctoras Seguimiento y medición No conformidad. acción correctora y preventiva Registro de sistema Auditorías de sistema de gestión medioambiental Revisión por la dirección Declaración medioambiental. cuándo y quién dará la información tanto a clientes internos como a clientes externos.

(2007). Es necesario crear conciencia sobre la necesidad de preservar el medio ambiente. planes que ayuden a su sostenimiento. así como la adopción de políticas.De acuerdo con lo expuesto. (1996). y ante todo. El medio ambiente no solo le pertenece a las actuales generaciones. Coyuntura Económica (Fedesarrollo). (26). cualesquiera que ellas sean. 9 . Impacto de las reformas estructurales sobre la eficiencia y la equidad: la experiencia colombiana en los noventa. las futuras generaciones también tienen el derecho de gozar de las riquezas naturales como lo hemos hecho nosotros. puesto que de este depende la calidad de vida de todos los seres humanos. es responsabilidad de la actual generación conservar el medio ambiente. M. Bogotá: Norma. responsable con el medio ambiente que les provee de las diferentes materias primas. programas y Figura 1. y Gutiérrez. Por tanto. O y Bonilla. se decidan a tener un trato más amigable. Clasificación de indicadores medioambientales Indicadores medioambientales Muestra el impacto medioambiental de una empresa. M. C. se hace necesario que las organizaciones. Se refiere a procesos e infraestructura Se relaciona con el control y respuesta diferentes riesgos ambientales Indicadores de comportamiento medioambiental Indicadores de gestión medioambientales Entradas Materia primas Agua Energía Se relacionan con el control y los diferentes riesgos medioambientales Indicadores situación medioambiental Salidas Residuos Aguas residuales Emisiones atmosféricas Productos Aspectos legales Costos medioambientales Formación Comunicación interna y externa Implantación del sistema Situación ecosistema Fuente: elaboración de los autores.. Avances y perspectivas de la aplicación de las evaluaciones ambientales estratégicas en Colombia. Cárdenas. Referencias Amaya.

México: Pearson. México: Thomson Learning. L. Costo de capital. M.).). 10 . J. Gerencia financiera empresarial. durante el período 20002005. Estudio de la incidencia de las variables determinantes del costo de capital y el consiguiente reflejo en los estados financieros de las pymes del sector avícola de Bogotá. Cómo utilizar el cuadro de mando integral. R.. (2004). Bogotá: Universidad de La Salle. Gama. Bogotá: ECOE. Warren. L. (2001).. y Fees. y Luxhoj. Sullivan. J. (2004). Ingeniería económica de Dergamo (12ª Ed. Kaplan. (2006).. (2007).Córdoba.. Contabilidad administrativa (6ª Ed. Bogotá: Prentice Hall. Reeve. Barcelona: Gestión 2000. E. (2007).. D. C.). P. Gitman. Wicks. Administración financiera (8ª Ed. y Norton. W.