You are on page 1of 10

EL SENDERO POÉTICO DEL PSICOANÁLISIS: DIÁLOGOS CON LA

FILOSOFÍA DE HEIDEGGER

Lic. Psic. Humberto Rojas González
RESÚMEN
El presente artículo tiene como objetivo presentar de manera inicial un trabajo de
pensamiento que circula alrededor de una práctica fundamental: la experiencia de la poesía y
el psicoanálisis. Se pretende señalar los puntos de confluencia y el diálogo posible entre
ambas experiencias. Es así como se realiza un pequeño recorrido que fundamenta la hipótesis
anterior partiendo del pensamiento de Freud y la dimensión del sueño, para tratar de localizar
posteriormente el lugar que ocupa la poesía en el dispositivo analítico. Se realizan algunos
comentarios del filósofo alemán Martín Heidegger que sirven para fundamentar la dimensión
de una subjetividad poética. La relación entre psicoanálisis y poesía aparece en ocasiones
como evidente, otras no tanto, el empeño consiste en señalar los puntos en donde ambos
discursos se encuentran en un interés fundamental ante la creciente tecnificación del lenguaje:
el pensar de manera distinta la subjetividad.
Donde no hay consciencia del acto
poético no hay escritura.
Donde no hay consciencia de la vida
y la muerte como afirmaciones
siempre contradictorias que
trascienden géneros y agendas
no puede haberla. La escritura
nace cada día que muere un cierto
tipo de discurso. Si no hay sangre
atrás de la tinta no hay escritura.
Juvenal Acosta.

Freud pasea en compañía de dos amigos, que él describe como un amigo taciturno y el
otro poeta. Caminan por una “riente campiña” de los Dolomitas. Es posible imaginar árboles,
quizá un riachuelo, flores de verano y un aroma a naturaleza fresca inigualable. Pero este no
es cualquier paseo, con semejante compañía, era normal que surgieran importantes preguntas
en el sendero. Una interrogación que se manifiesta como preocupación punzante: el amigo
poeta tiene un sentimiento de añoranza por una pérdida. Ahora el paisaje ya no es igual, todo

tan lleno entre líneas de la manifestación de un duelo. un camino en círculo donde se con-funden principio y fin. La pregunta es válida: ¿Quién es más poeta en este punto. 1916: 309)1. y esto es precisamente la revuelta anímica en su fundamento. o Freud mismo ante la visión de la Vergänglichkeit como condición fundamental de la realidad? Es por ello que “si hay una flor que se abre una única noche. Esto lo sabe el poeta y también Freud. como toda belleza humana y todo lo hermoso y lo noble que los hombres crearon o podrían crear” (Freud. el amigo de Freud invadido por un sentimiento de debilidad absoluta por la pérdida. El amigo poeta de Freud siente un desasosiego por que “le preocupaba que toda esa belleza estaba destinada a desaparecer. como opina Freud. no por eso su florescencia nos parece menos esplendente” (Freud. Más aún. La Vergänglichkeit acerca a Freud mucho más a una tradición presocrática en una concepción de la Physis mucho más poética que científica. un rechazo absoluto a que la belleza tenga que perecer en un futuro para nada lejano. 1982: 10)2. por que muere en cada instante precisamente la belleza se vuelve más apreciable. traducida como transitoriedad. perdura más allá de la transitoriedad. que en el invierno moriría. En la perspectiva de Freud esto produce un posible y dolorido hastío del mundo. Lo que vive es independiente de la duración absoluta. ¿Será entonces que el poeta vive en eterno duelo? Es que si alguien sabe de pérdidas es el poeta. ¿De dónde se pueden extraer las perspectivas necesarias para este lugar y cuales serían sus consecuencias?3 . En el contexto de este pequeño escrito aparece quizá una de las concepciones más fuertes de Freud que lo acerca más que nunca al campo de la filosofía. puesto que “en un círculo se confunden el principio y el fin” (Fragmentos Heráclito. Es así como podríamos preguntar.se transforma. 1916: 310). Es la Vergänglichkeit. Solamente en un poeta puede surgir tremendo sentimiento trágico y a la vez. puesto que lo bello existe y más aún. Lo inmanente es la “fecha de caducidad”. Quizá sin el hecho de que todo pereciera no habría posibilidad de apreciación posible ni mucho menos de ningún acto creativo. Es precisamente este aspecto lo que no soporta el amigo poeta de Freud. ahora surge en medio de ellos la tonalidad de una tregua melancólica. Pero la postura freudiana es muy clara: no por la existencia de la transitoriedad habría que desvalorizar lo bello. 1916: 310) el cual tiene la consecuencia de una desvalorización pesimista de lo bello que rodea esa campiña que es el lugar de paseo. Es la intuición de la transitoriedad lo que conlleva a este sentimiento que constituye una “revuelta anímica contra el duelo” (Freud. como todo artista nos lo puede hacer notar. ¿cuál es el lugar que ocupa la dimensión poética en la intimidad del psicoanálisis? Si es que la poesía tiene un lugar.

figural y concreta” (Freud. La poesía como forma “estética” que se acerca a la medición y ritmos tendenciosos. Freud da cuenta de manera muy temprana que en la formación de un sueño se presenta algo que denomina como “permutación del sueño”. puesto que así “…una expresión incolora y abstracta del pensamiento onírico es trocada por otra. en el síntoma. Si esto no es así ¿qué sentido tendría el descubrimiento freudiano? Freud justifica por entero la relación entre el trabajo del sueño y el trabajo realizado por el poeta en el apartado . Esto es el contenido fundamental de la metáfora en el psiquismo y una posible “formación” que se asemeja en trabajo y contenido a lo que acontece en una figura poética. ¿no es necesaria la per-mutación de palabras constantes en la creación de las figuras poéticas? El enlace desde este punto de vista es notorio. Pero bien valdría la pena pensar en las formaciones del inconsciente en general. Aquí Freud hace referencia al fenómeno del sueño: desplazamiento y condensación en su pura expresión. ¿Qué está definiendo aquí Freud? ¿Lo que acontece en la poesía o en el sueño? El trabajo del poeta acontece de un modo muy similar al trabajo figurativo del sueño. Per-mutación. Es importante aclarar que no se está pensando a la poesía como forma “estética” del lenguaje. Cambio esencial en las formaciones del sueño que implica de manera fundamental su desfiguración y la acción propia del trabajo del sueño. Puesto que la permutación acontece cuando “…un elemento permuta las palabras que lo expresan4 por las que expresan a otro” (Freud. De manera temprana aparece en la obra freudiana algunas líneas generales que pueden ser útiles para establecer coordenadas específicas que permitan pensar una posible subjetividad poética. en el chiste. 1900: 345). La creación tanto poética como onírica. Es claro que tanto en el lapsus. Que alguien relate un sueño evidencia una situación particular constante: ese “alguien” se presenta como el autor de su sueño. acontecen en un esfuerzo. Per-mutación de la expresión lingüística que configura un sueño. lo cual implicaría cierta formalidad rigurosa que no se pretende aquí desde un punto de vista teórico literario. pero lo esencial es que este “alguien” pertenece a su sueño y no al revés: la dimensión del sujeto en psicoanálisis. algo determinado se convierte en otra cosa. está a un paso muy cercano de dialogar con las formas lógicas y rigurosas de la razón. La palabra clave aquí es “trabajo”. Poesía aquí es la posibilidad de viajar entre palabras y precisamente lo que evidencia el trabajo del sueño es que en el psiquismo acontecen formas de procesamiento distintas a la lógica rigurosa y la razón. Es momento de pensar en el trabajo de un poeta. acontece un fenómeno de per-mutación. 1900: 345).Coordenadas de un psiquismo poético. en un impulso creativo.

sino precisamente el trabajo del sueño. como en una especie de deseo furtivo. preguntarle al sueño por su significado implica un cierre de relaciones que más bien lo emparentarían a un concepto. El deseo está en consonancia directa con la rima que establece su condición. ¿Cómo es posible que se lleve a cabo el “trabajo del poeta” de forma similar al “trabajo del sueño”? Lo que Freud resalta es que toda poesía acontece en una ley que permite la creación de rimas que acontecen en la ley del lenguaje. pero se puede desviar en el camino. Una rima que responde a una condición subjetiva que se podría ejemplificar en el relato de un sueño. ya no es el sueño propio. cuya expresión acaso está fijada por otras razones. Lo descrito anteriormente no tendría ningún lugar de acontecimiento sin una condición fundamental: lo que Freud denomina como la multivocidad de la palabra. Es que el “trabajo del poeta” responde de igual forma a una ley. 1900: 346). influirá sobre las posibilidades de expresión de otro distribuyéndolas o seleccionándolas. dos formas fundamentales que acontecen en el sendero teñido con la marca de la palabra. como sucede en el trabajo del poeta5” (Freud. La característica de todo sueño está en los . y ello quizá de ante mano. la segunda serie de versos está atada a dos condiciones: debe expresar el sentido que le corresponde y hallar la consonancia con los versos de la primera serie” (Freud. Trabajo del poeta y trabajo del sueño. El poeta sabe que no se trata del deseo por el deseo. puesto que del sueño sólo sabemos lo que recordamos que en lo esencial. ¿Freud explorando en la teoría literaria? Cualquier tratado de teoría en literatura podría explicarnos lo que se dice en la cita anterior. se trata de hacer del relato del sueño una construcción subjetiva que crea poesía. La evocación del poeta es precisamente a partir de recuerdos que son el pre-texto de una expresión metafórica. Más adelante Freud comenta lo que para él implica el trabajo del poeta: “Si una poesía ha de crearse respetando la rima. Relato que necesariamente realiza metáfora. 1900: 346). La demostración rotunda de todo sueño no se fundamenta en lo que conceptualiza. una ley del deseo y del lenguaje. Es que la palabra no significa. Ahora bien. ya que ni el sueño trabaja así. resaltemos la palabra de Freud.sobre El miramiento por la figurabilidad en la investigación sobre los sueños. Freud menciona: “Un pensamiento. la palabra anuda.

las relaciones pueden seguir planteándose. toda interpretación es necesariamente transitoria. El lenguaje es siempre figural: la palabra no es más que la figura poética de la cosa. una pérdida poética que es al mismo tiempo una ganancia de sentido. Un término como “lenguaje poético” no es más que un simple pleonasmo. Pasajes poéticos en el dispositivo analítico. El significante al final. Freud resalta la expresión “construcción léxica”. podemos encontrar un eco notorio en la palabra freudiana: “…la permutación de la expresión facilita la condensación onírica por una vía aún más corta: cuando permite hallar una construcción léxica8 que por su multivocidad puede servir de expresión a varios pensamientos oníricos” (Freud. Esto tiene consecuencias subjetivas. La multivocidad de las palabras es el medio fundamental de creación poética. sin embargo el sólo hecho de pensarla resulta posible. ¿No es precisamente mediante este tipo de construcciones que acontece la forma poética? Quizá se pueda dudar lo contrario. de la consideración hipotética de la existencia de “formaciones poéticas subjetivas”7. Se trata entonces en este punto. 1900: 346). Esto produce. esto es cierto y se conecta en su totalidad con la multivocidad de la palabra. La creación del sentido poético depende en su totalidad de esta cualidad inmanente del lenguaje mismo. significa nada. El significante es sentido (incluyendo el verbo sentir) precisamente por su característica figural y de anudamiento. Solo mediante esta pérdida original en el vacío del significante se gana un pleno sentido poético. Tal vez ni siquiera existe una relación posible tal como se la viene planteando hasta este punto. los términos concretos son más ricos en anudamientos que los conceptuales6” (Freud. en virtud de su evolución. Es por ello que nunca hay una única interpretación del sueño. y si a esto sumamos el acontecimiento del acto analítico. por llamarlo de algún modo. ¿será posible que el pensamiento subjetivo trabaje a través de inducciones poéticas9 y no por inducciones lógicas? En Freud podemos encontrar un rastro: . solamente otro significante.“anudamientos” que es capaz de producir abriendo el camino de los sentidos múltiples. de ahí la característica de que en una interpretación del sueño surjan múltiples posibilidades. Ya que “…en cualquier lenguaje. El lenguaje al final no es más que lenguaje figural. Considerando entonces el hecho de que el principio de toda subjetividad poética tenga su acontecimiento fundamental en la condición de la multivocidad de la palabra. 1900: 346).

cuando no hace falta realizar una inducción lógica para la elaboración del sentido poético. sino que los dos pensamientos han seleccionado de ante mano. 1900: 346). para que esto suceda hace falta de “alguien” que se haga cargo de su discurso poético y “alguien” que represente una escucha poética que mantenga un lugar específico. El sentido en una poesía implica una captación del pensamiento que no tiene que ver necesariamente con las formas lógicas estrictas. a su morada. esto es la cadena fundamental del significante. Esta hipótesis11 acontece más en el sentido heideggeriano del Ereignis. Ahora bien. que inmediatamente remite al anudamiento significante. Caemos hacia lo alto. pero no sólo la del sueño. ¿No recuerda esto al hecho de que el significante al final significa nada? Puesto que “si nos dejamos caer en el abismo indicado por esta frase no caemos en el vacío. Esto no es metalenguaje como el de la ciencia. la frase “el habla habla” provoca un abismo. Se trata de una inducción poética llena de sentido. Consonancia del significante en su anudamiento con otros significantes. de lo que podría ser la interpretación analítica” (Lacan. Su altitud abre una profundidad” (Heidegger. Se trata del inminente y necesario enlace entre la dimensión del lenguaje y el dispositivo analítico. el recogimiento en el advenimiento apropiador: llevar el sentido poético del habla a nosotros mismos en su lugar de esencia. la explicación del habla que acontece en el interior y gracias al habla. El sentido poético es captado por medio de lo que Freud denomina como “inducción recíproca”. que no sólo se comprueba en la elaboración y el trabajo del sueño. Es decir. Toda interpretación en el dispositivo analítico tiene algún sentido cuando acontece como dimensión poética. tras lo cual una ligera reelaboración permite hacer surgir la consonancia”. La interpretación no es traducción. pertenece al lenguaje y el anudamiento de significantes. Interpretación es creación de sentido y esto no está ni del lado del analista ni del lado del analizante. 1990) que esto acontece. . algo suena con sonido poético. Es así como podemos confiarnos al habla. por inducción recíproca10. Por supuesto. (Freud. su expresión lingüística.“Las mejores poesías son sin duda aquellas en que no se nota el propósito de hallar la rima. una “falta de fundamento”. Es en tanto que “el habla habla” (Heidegger. La interpretación del sueño sólo es posible desde una base poética. pueden ustedes tener la dimensión de lo que podría ser. Con-sonancia. La realización del acto analítico es posible “…con ayuda de lo que se llama escritura poética. ya en el sentido heideggeriano. darle luz. 2008: clase 19 de abril de 1977). sino aún más importante: en su interpretación. lo que Heidegger llama “dilucidar el habla”.

llena de sentido. precisamente la profundidad del sentido poético. Es por ello que las más bellas poesías hablan de lo sexual. el orden de la poesía tiene lugar en un psicoanálisis. es el único medio en el que la ciencia puede trabajar. lo imaginario lo atraviesa en su juntura simbólica. Es ante la “falta de fundamento” específico que la poesía puede nadar en el cause de las palabras. Esto hace pensar a la poesía en el sentido lacaniano: como una estafa. puesto que no se mantiene más que en significaciones. 2008: clase del 15 de marzo de 1977). Es la relación entre dispositivo analítico. Es por lo anterior que la interpretación de un sueño acontece como acto poético. entre sentido poético e interpretación. Eso se llama la verdad concernientemente a la relación sexual” (Lacan. 1900: 346). 2008: clase del 15 de marzo de 1977). cuando . como un mar que no espera un río específico. Lo imaginariamente simbólico: la poesía y la verdad. como Freud lo señala acerca de las mejores poesías (Freud. A lacan le gusta definir a la poesía como imaginariamente simbólica: por eso es una estafa. la interpretación. Que el deseo corra sin cause (o sin rima) específico. las que se atienen al lenguaje y su figuración. como un río que no desemboca en ningún lugar predeterminado. sino ¿cómo crear nuevos sentidos y causes de posibilidades? Hay otra dimensión que Lacan define como imaginariamente simbólica: la dimensión de la verdad. Lacan lo expresa de manera muy clara. Comenzamos a sospechar este vínculo entre experiencia poética y analítica. Por eso el psicoanálisis y la poesía son una estafa: “El psicoanálisis no es yo diría más una estafa que la poesía misma y la poesía se funda precisamente en esa ambigüedad de la que hablo y que califico de doble sentido. La ciencia produce palabra vacía. sin embargo para Heidegger esto es una ventaja. lo real: no hay relación sexual. las que no muestran el propósito específico de serlo. 1994). ¿qué sería la poesía sin el trasfondo de lo sexual? La poesía es palabra plena. La poesía no parece remitir al menos a la relación del significante con el significado. (Lacan. pero que su sentido sea ubicado y señalado. Quizá por ello “la ciencia no piensa” (Heidegger. Sin embargo. mucho menos crea sentidos. “Lo que yo connoté de imaginariamente simbólico eso se llama la verdad. Se puede decir en cierta forma que la poesía es imaginariamente simbólica”. entre lenguaje figural y formaciones del inconsciente. la poesía y la verdad. Permitir que se le añada más sentido y que esto corra como creaciones que implican posibilidades sin ningún propósito específico. Por ello también el acto analítico no es un acto puramente simbólico.1990).

Incluso para Heidegger. un deslizamiento de palabra en palabra sino un trabajo enteramente poético? El Unbewuste (el inconsciente) acontece aquí. en su trabajo sobre El habla. Introduce la presencia como tal. al mismo tiempo. 1983). Un trasfondo poético del psicoanálisis. un traspié. 1987). el Unbewuste una vez más es el pre-texto para el acto subjetivo poético: nombrar el deseo. Por último en este mismo sentido. totalmente dado. Nombrar es esencialmente un acto de invocación. relaciona el nombrar con un llamado a la lejanía donde se halla como ausente lo llamado (Heidegger. Sin embargo aquí hay una diferencia con el psicoanálisis. El círculo en el cual hace presencia el deseo a partir de la posibilidad de la presencia y la ausencia. de invocación del ser. sí hay algo antes del acto del nombrar. listo para ser coaptado. y. sin embargo. El Unbewuste es el pre-texto para el inicio del sentido poético. El acto de nombrar indica siempre un punto inicial. está antes del ser. No se trata de una interpretación bajo una lógica articulada. cava la ausencia como tal. Aquí regresamos a la transitoriedad freudiana. Al nombrarlo. Únicamente en este nivel es concebible la acción de la interpretación”. 2008: clase del 19 de abril de 1977). aquí todo se radicaliza puesto que algo no era y en la medida en que es nombrado llega al ser. Invocar es llamar a la presencia para cavar la ausencia y . ¿de qué trata el acto psicoanalítico como acto poético? “Pueden apreciar que la acción eficaz del análisis consiste en que el sujeto llegue a reconocer y a nombrar su deseo. (Lacan. Lacan relaciona esto con una nueva presencia en el mundo. es un llamado a la poesía o la poesía del llamado. Es por ello que Lacan dice que el inconsciente es pre-ontológico (Lacan. Lacan dice que no se trata de algo que estuviera ahí totalmente dado. ¿Qué es un-desliz. el sentir del decir y el habla en el dispositivo analítico se mantiene como efectivo en el ámbito de la poesía. Nombrar para Heidegger es traer la cosa a la palabra. ¿no es esto el ser-en-el-mundo de Heidegger? Sin embargo al mismo tiempo aparece la ausencia. nunca hay la seguridad entera de la certeza en la invocación poética. un tropiezo.nos dice: “Que ustedes sean inspirados eventualmente por algo del orden de la poesía para intervenir es en lo que yo diría incluso… eso es hacia lo cual hay que volverlos” (Lacan. La verdad acontece como poesía puesto que es así como se comprueba los efectos de una interpretación en el sentido del síntoma (Lacan. 1990). hace surgir una nueva presencia en el mundo12. Nombrar el deseo sobre la base de la falta del fundamento. Ahora bien. Heidegger en el mismo texto sobre El habla. Pero no se trata de reconocer algo que estaría allí. 2008: clase del 19 de abril de 1977). el sujeto crea. el nombrar siempre tiene una relación intrínseca con el decir fundamental: la poesía.

¿el canto de la poesía como canto del deseo? Hacer del deseo una poesía o hacer poesía a partir del deseo. el habla como siendo una presencia que está siendo sostenida en la ausencia. ¿Por qué no concluir con un poema del filósofo de la selva negra? “Cuando baja un repicar de campanas por las laderas del valle. La experiencia del psicoanálisis no es nunca una experiencia metafísica. lo lleva al habitar” (Heidegger. El poetizar. Ahora adquiere sentido el hecho de que no se trata de una poesía formal y estética. Como se dijo antes. 1990). adquiere un lugar en este punto. Es en lo fundamental una escritura que lleva en su interior una tinta hecha de sangre. se encuentra totalmente anclado en el habla de la vida cotidiana. dado que ahora sabemos que esto no es una contradicción. la posibilidad. Es el seguir del sendero poético que lleva al lugar in-definido pero siempre nombrado. Es tan poética y por ello tan escasa como la poesía” (Heidegger. El sentido del decir poético se encuentra y hace presencia en el habla cotidiana. Jamás ocurre así. Eso no quiere decir “escribir poesía” o ser escritor y versado en el mundo de la literatura. 1990).. Se trata de construirse una subjetividad en el camino de las posibilidades poéticas. de una experiencia poética en el mundo de las múltiples posibilidades. de sangre poética. La experiencia del psicoanálisis trata sobre el habitar. Se podría pensar que se hace referencia a un habla elevada por sobre la prosa cotidiana.. Es el dem Abwesen zu-gehaltene Anwesen. antes que nada pone al hombre sobre la tierra. El “habitar poéticamente” para Heidegger siempre es un “construir”. Es que “la prosa pura no es jamás <<prosaica>>. 1994). Es por eso que en este mismo sentido Heidegger dice que “el hablar cotidiano es un poema olvidado y agotado por el desgaste” (Heidegger. y esto con reservas. La pregunta de Heidegger. Se trata también del habla cotidiana y su prosa poética. el anhelo. Por que aquí tiene lugar el dolor. “¿de qué modo el hablar humano puede estar fundado en lo poético?”. hace falta una condición para que este hablar pase del olvido al nombramiento: la escucha. Entonces.abrir posibilidades en el camino de lo incierto. donde suben despacio los rebaños. Pero ¿qué es poetizar? “Este no sobrevuela la tierra ni se coloca por encima de ella para abandonarla y flotar sobre ella. aunque en ocasiones se acerque al misticismo. Tiene más bien el sentido de una vivencia poética. . sobre el construir a partir del deseo. lo lleva a ella.

La interpretación de los sueños. Se pretende señalar que esto configura el plan de una investigación más amplia aún en sus inicios. (Heidegger. Heidegger. 2 La posibilidad de lo anterior no deja de resultar interesante. S. Barcelona: Serbal. S. 12 El resaltado es propio. Barcelona: Serbal. Precisamente en esta concepción de la transitoriedad llevada a cabo por Freud. Lacan. REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS Freud. Buenos Aires: Amorrortu. (1994). J. 1 El año de publicación de las obras de Freud corresponde a la edición de Amorrortu. 4 El resaltado es de Freud. (2006). S. La transitoriedad. (1983). Se intenta delimitar los puntos fijos de apoyo que puedan justificar el sostén de una subjetividad que tiene como transfondo la dimensión poética partiendo de la experiencia del psicoanálisis. la perspectiva lo cambia todo. (1990). de C.El carácter poético del pensamiento aún está velado. (2006). Buenos Aires: Amorrortu. J. Madrid: Cuadernos Hispano Americanos. M. El chiste y su relación con lo inconsciente. podrían localizarse una serie de perspectivas filosóficas y epistémicas que bien podrían ser el germen de otro sendero en el pensamiento del psicoanálisis. largo tiempo semeja la utopía de un entendimiento semipoético. 11 Es importante mencionar a partir de aquí que el hacer la aclaración de que se trate de una hipótesis no es cuestión de honestidad o humildad. A. 1954: 180). (2008). S. S. El fracaso del Un-desliz es el amor. Los cuatro conceptos fundamentales del psicoanálisis. (1954). Buenos Aires: Paidós. Freud. Buenos Aires: Amorrortu. (2006). De camino al habla. Freud. 3 Se tiene en cuenta que no es la primera vez que se formulan preguntas en este contexto. 10 El resaltado es propio. Psicopatología de la vida cotidiana. S. M. 5 El resaltado es propio. M. . 8 El resaltado es de Freud. Pero el poetizar pensante es de veras la topología del ser: Le dice el sitio de su esencia. sin embargo. Freud. Buenos Aires: Paidós. Cuando se muestra. 9 El término no es tomado al azar. Buenos Aires: Amorrortu. V. (1987). sin embargo en este trabajo sólo se pretenden resaltar sus incidencias poéticas. Una relación entre un símbolo y un síntoma. J. De la experiencia del pensar. Conferencias y artículos. Buenos Aires: Amorrortu. Lacan. Lacan. Freud. Heidegger. Heidegger. (2006). 7 Concepto que se introduce de manera provisional puesto que es importante aclarar que todo lo señalado hasta aquí forma parte de las consideraciones de un trabajo mucho más amplio de investigación. (2006). México: Ortega y Ortiz editores. 6 El resaltado es propio. El yo en la teoría de Freud y en la técnica psicoanalítica. En seguida se demostrará que está en consonancia con el pensamiento freudiano.