You are on page 1of 908

A mis hijos:
Santiago, Mariano,
Estelita y Cecilia.

I.S.B.N. 950-14-0956-2 (ob. compl., 4- ed.)
I.S.B.N. 950-14-0957-0 (vol. 1)

E D I C I O N E S ~ t Z % W . ZBUENOS AIRES

Talcahuano 494

Hcclio el depósito 9rre establece ln 1l. 11.723. Derechos reserz~ndos.
l~ilpresoen ln Argei~tina.Printed in Argentina.

PRINCIPIOS GENERALES

.

.

Sucesión. Concepto . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Sucesión entre vivos y mortk causa . . . . .. .. . .... . . . .
Sucesión a titulo particular y sucesión a titulo universal.
Los elementos de la sucesión mortis causa . . . . . . . . . .
Fundamentos del derecho sucesorio . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Distintas clases de sucesión mortis causa: legítima, testamentaria y contractual . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Pactos sobre herencia futura admitidos en el derecho
extranjero y argentino . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Supuestos discutidos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

.
.

.

.

11. SUCESION EN LA PERSONA Y EN LOS B I E N E S

8.

9.
10.
11
12.

13.

Los distintos sistemas sucesorios: sucesión en la persona
y en los bienes . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Los antecedentes romanos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
L a antecedentes germánicos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
La teoría del patrimonio de Aubry y Rau . . . . . . . . . . . .
Derecho comparado . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Régimen del Código Civil argentino y de la ley 17.711

.

..

13

14
15
16

18
19

111. EL SUCESOR

14.
15.

Sucesores. Concepto y clases . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
El legatano de parte alícuota . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

20
21

Este ír\dict. c<tciesporide al toiriu 1 el del rolno [I s e incl~iyea continuación d e la
página 428

16.
17

Naturaleza jurídica del deredso otorgado a la nuem
vida
Naturaleza del derecho otorgado al fisco
,..........
.........................................a.

.

...

.

IV CONTENIDO DE LA SUCESIÓN

Derechos y obligaciones que se trasmiten por causa de
muerte ..........................................
Exclusión de los derechos extrapatrimoniales ..........
Derechos y obligaciones de contenido patrimonial .....

16.

.

19

20.

.

V TRASMISION HEREDITARIA

20 bis. Trasmisión hereditaria . Momento en que se opera ....
2013 Prueba de la muerte. de su tiempo y lugar ..........
21.
Supuesto de conmoriencia ..........................
Apertura de la sucesión. delación de la herencia y ad22 .
quisición de la herencia ............................
23.
Efectos de la trasmisión ...........................

.

VI . LEY APLICABLE

24.

25.
25.
27 .

Sistemas de la unidad y de la pluralidad de sucesiones
Régimen del Código Civil ..........................
La solución en los tratados de Montevideo ............
Proyectos de reforma ..............................
VI1 . COMPETENCIA

Juez competente para entender en el juicio sucesorio . .
Prueba del domicilio ..............................
Supuesto de último domicilio en el extranjero
Acumulación de autos .............................
Acumulación de juicios sucesorios de distintos causantes
El fuero de atracción .............................
Acciones comprendidas en el fuero de atracción ......
Acciones excluídas ................................
Caso de heredero único. Doctrina ...................
Jurisprudencia de la Corte Suprema .................
Bibliografía especial ...............................

........

CAPACIDAD PARA SUCEDER
1. CAPACIDAD PARA SUCEDER Y EXCLUSIÓN
DE LA VOCACION

35.
36 .
37 .
38 .
39.
40.

Capacidad para suceder. Concepto ..................
Momento en que debe existir la capacidad ............
Los casos de incapacidad ...........................
Ley aplicable . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Vocación sucesoria . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Causas de exclusión de la vocación sucesoria . . . . . . . . . .
11. INDIGNIDAD

La indignidad para ruceder . Concepto . . . . . . . . . . . . . .
Fundamento . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Personas que pueden ser declaradas indignas . . . . . . . .
Causales de indignidad . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
El homicidio . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Omisión de denuncia de la muerte violenta del causmte
Acusación criminal contra el causante . . . . . . . . . . . . . . .
Adulterio con la mujer del difunto . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Abandono del difunto cuando se hallare demente . . . . .
Atentado contra la libertad de testar . . . . . . . . . . . . . . . .
Falta de reconocimiento voluntario . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Faita de prestacióri de alimentos y asistencia . . . . . . . . . .
Momento en que debe existir la indignidad . . . . . . . . . . .

52.
53.
54.

Acción de indignidad . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Legitimacibn actil a . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Legitimación pasiva . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
.. . . . .
IV . EFECTOS DE LA INDIGNIDAD

55 .
56.
57 .

Efectos respecto del indigno . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Respecto a los descendientes del indigno . . . . . . . . . . . . . .
Efectos con relación a terceros . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

V. EXTINCIÓN DE LA ACCION DE INDIGNIDAD

58.
59.
60.

Modos de extinción ...............................
Disposiciones testamentarias posteriores ...............
Posesión de la herencia ............................

Concepto y fundamento ............................
Antecedentes históricos y legislación comparada ......
Indignidad y desheredación en el Código Civil argentino
Forma de realizarse ...............................
Las causales de deshe~edación.......................
Causales de desheredación de los descendientes . . . . . . . .
Causales de desheredación de los ascendientes ........
Personas que pueden ser desheredadas . . . . . . . . . . . . . . . .
La exclusión de herederos legítimos . . . . . . . . . . . . . . . . .
La acción de desheredación. Invocación y prueba . . . . .
Posibilidad de preconstituír la prueba . . . . . . . . . . . . . . . .
Efectos de la desheredación . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Efectos respecto del desheredado . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Efectos respecto de terceros . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Situación de los descendientes del desheredado . . . . . . . .
La reconciliación . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Bibliograjía especial . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

ACEPTACION Y RENUNCTA DE LA HERENCIA
1. DERECHO DE OPCION

76.
77 .

78.
79.
80.

Derecho de opción del llamado a la herencia . . . . . . . .
Momento desde el cual puede ejercerse el derecho de
opción . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Plazo para ejercer el derecho de opción. Problemas que
.
plantea su perdida . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Las posiciones de la doctrina argentina . . . . . . . . . . . . . . .
Facultad de los terceros interesados . . . . . . . . . . . . . . . . . .

.

81.
82 .
83.
83!1 .
$312 .
8313 .

Legitimación activa para realizar la intimación . . . . . .
Consecuencias del vencimiento del plazo . . . . . . . . . . . .
Trasmisión del derecho de opción . . . . . . . . . . . . . . . . . .
A quien se sucede . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
El derecho de trasmisión y el derecho de representación
Efectos del derecho de trasmisión ..................

.

11 ACEPTACION DE

LA HERÉNCIA

Aceptación de la herencia . Concepto . . . . . . . . . . . . . . . .
Clases de aceptación . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Caracteres . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Formas de la aceptación: expresa. tácita y forzada ....
Aceptación expresa . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Aceptación tácita . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Enumeración legal de los actos de aceptación tácita . . .
Actos que no importan aceptación tácita . . . . . . . . . . . .
Aceptacibn forzada . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Capacidad para aceptar . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Aceptación por mandato . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Efectos de la aceptación pura y simple . . . . . . . . . . . . . .
111. YULIDAI) DE L.4 ACEPTACION

96 .
97 .

98.
99 .
100.

101.
102.

La nulidad de la aceptación . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Causas de nulidad . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
El error . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Dolo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Violencia . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Legitimación activa . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Efectos de la nulidad de la aceptación . . . . . . . . . . . . . . . .
IV . REVOCACION DE L.4 ACEPTACIdN

103.

La acción revocatoria conferida a los acreedores

.....

.

V RENUNCIA DE LA HERENCIA

104.
IQ5.
106.

Concepto .........................................
Oportunidad para renunciar . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Trasmisibilidad del derecho de renunciar ...........

Caracteres de la renuncia ..........................
La renuncia y sus formas ..........................
El art 784 del código civil francds ...................
La forma de renuncia establecida por el Código argentino .............................................
La renuncia entre coherederos ......................
Escritura pública o instrumento público . . . . . . . . . . . .
Capacidad para renunciar ..........................
Renuncia por medio de mandatarios ................
Efectos de la renuncia .............................
Retractación de la renuncia ........................

.

VI . NIJLIDAD DE LA RENUNCIA

117.
118.

119.

120.

Nulidad de la renuncia . Causas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Ejercicio de la acción . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Prescripción de la acción . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Efectos de la nulidad . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
VI1. REVOCACIÓN DE LA RENUNCIA

121.

122.
123.

Revocación de la renuncia . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Ejercicio de la acción . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Efectos de la revocación . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Bibliografía especial . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

BENEFICIO DE INVENTARIO

.

1 BENEFICIO DE INVENTARIO

El beneficio de inventario. Concepto . . . . . . . . . . . . . . . .
Antecedentes históricos y legislación comparada . . . . . .
Derecho de acogerse al beneficio . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
1. Precisiones al principio . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Beneficiarios de pleno derecho. Régimen del Código
civil y de la ley 17.711 ............................

XIII

.

11

128.
129.
130.
131.
132.
13" 1.
13212.
133.
134.
134/1.
134/2.
135.
136.
137.
138.
139.
140.
14 1.

FORMA DE LA ACEPTACIÓN BESEFICIARIA

Régimen del Cbdigo Civil: plazos y efectos de su ven. .
cimiento . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Régimen de la ley 17.711 . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Los alcances de la presunción del art . 3363 . . . . . . . . . .
Intimación a hacer el inventario . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Legitimación activa para intimar . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Sujetos pasivos. Situaciones especiales . . . . . . . . . . . . . . .
Realización espontinea del inventario . . . . . . . . . . . . . .
Plazo para inventariar . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Utilizacihn del plazo de deliberación para completar el
inventario . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Muerte del heredero durante el plazo para inventariar
Pluralidad de herederos intimados . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Facción del inventario . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Gastos del inventario . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Omisión de pronunciamiento luego de la realización del
inventario . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Derecho de renuncia . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Omisión del inventario . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Efectos de la omisión del inventario con respecto al
heredero intimado . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Situación (le1 heredero que expresamente aceptó con beneficio de inventario y que no realizó éste en plazo . .

190
191
191
193
193
194
19.5
195
196
196
198
198
199
199
200
200
200

205

111. EFECTOS DE LA ACEPTACldN BENEFICIARIA

A . Limitación de la responsabilidad
142.
143.
144.
145.

Limitación de responsabilidad . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Valores provenientes de la colación . . . . . . . . . . . . . . .
Bienes provenientes de la acción de reducción . . . . . . . .
Frutos de la herencia . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

204
205
206
206

B . Relaciones entre el heredero beneficiario y sus
acreedo~espersonales
14511. Derecho de 10s acreedores del heredero

..............

207

XIV
C. Separación d e patrimonios
La separación de patrimonios . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Derechos entre el heredero y la sucesión . . . . . . . . . . . .
Subrogación en los derechos de acreedores o legatarios
Reivindicacihn de bienes . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
.
.....
.. .
Compensación . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Acciones del heredero beneficiario contra la sucesión . .
Acciones de la sucesión contra el heredero beneficiario
Suspensión de la prescripción . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Alcance de la suspensión . Las acciones comprendidas . .
Derechos del heredero frente a la sucesijn acreedora de el
Pluralidad de herederos beneficiarios deudores de la
sucesión . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Comienzo de la suspensihn de la prescripción establecida
por el art . 3 9 2 . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Momento en que cesa la suspensión . . . . . . . . . . . . . . .
El período de inventario y deliberación . . . . . . . . . . . . . . .
I V . r\DMINlSTRAC16N DE LOS BIENES POR
EL HEREDERO BENEFICIARIO

A . Principios generales
Pautas generales sobre la administracibn . . . . . . . . . . . .
Carácter de la administracibn . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
La administraci6n en el supuesto de pluralidad de herederos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

B . Facultades del administrador
Alcance de las facultades del administrador . . . . . . . . .
a) Actos conservatorios . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
b) Actos de administracibn . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
c) Interposicidn de acciones y contestación de demandas
d) cobro de créditos y pago de deudas . . . . . . . . . . . . . . . .
e) ~najenacibnde bienes muebles . . . . . . . . . . . . . . . . . .
f) Enajenacibn de bienes inrnuebles . . . . . . . . . . . . . . . .
g) ~onstituci6nde derechos reales . . . . . . . . . . . . . . . . . .

171.
172.
173.

h) Aceptacibn de herenci:is . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
i) Transacción o sometimierito a arbitraje . . . . . . . . .
Sanciones . Suerte de los actos prohibidos . . . . . . . . . . .
C . Pago de deudas y legados
Observacihn metodolbgica . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Orden de pago . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Oposicihn a1 pago . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Alcance de la oposición . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Recursos :rente a la inobservancia de las oposiciones . .
Prescripci6n de la accihn . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Derecho de oposic.ihri de los legatarios . . . . . . . . . . . . . . . .
Derecho del heredero a cobrar su crédito . . . . . . . . . . . .
Pago de los gastos de administracidn y liquidación . . . .
Recurso de los acreedores remisos . . . . . . . . . . . . . . . . . .
D . Responsabilidad y sanciones

183.

Derecho de acreedores y !egatarios a fiscalizar la administración . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
183/1 . Responsabilidad del heredero . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
18312. Patrimonio sobre el cual recae la responsabilidad . . . .
184.
Rendici6n de cuentas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
18411. Contenido de las cuentas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
185 .
Derecho d e los acreedores a exigir fianzas . . . . . . . . . . . .

E . Abandono
186.

Abandono de la administración por el heredero beneficiario . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Formalidades para realizar el abandono . . . . . . . . . . . .
187.
18711 . Quién administra . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
188.
Efectos del abandono . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
189.
Modo de administrar . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
iS9/1 . Posibilidad de que el heredero retome ]a administración

V . FIN DEL B E S EFICIO DE I N V E S T . \RIO

Causas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Renuncia . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Fin del beneficio por via de sanción . . . . . . . . . . . . . . .
Efectos de la cesación de! beneficio . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Situación del heredero que ha pagado integramente a
acreedores presentados y legatarios . . . . . . . . . . . . . . .
Bibliografia espccial . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

242
242
242
243
243

245

SEPARACION DE PATRIMONIOS
1. COSCEPTO Y FCNDhMENTOS

Concepto y fundamento . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 247
Antecedentes históricos y legislación comparada . . . . . . 248
La separación de patrimonios en nuestro derecho. Naturaleza jurídica . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 249

Sujetos que pueden invocarla . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Sujetos que no pueden pedir la separación de ~atrimonios
Contra quiénes se concede . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Forma de hacer valer la separación de patrimonios . . . .
Gastos originados por la facción del inventario . . . . . .
Supuestos de separaciones de patrimonios indirectas . .
Oportunidad de hacerla valer . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Medidas conservatorias . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Competencia . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
111. EL OBJETO DE LA SEPARACION

Bienes comprendidos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 256
Bienes excluidos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 257

~l principio general en cuanto a los efectos . . . . . . . . . . 258
Accibn de los separatistas por los saldos impagos . . . . . 259

fNDICE

XVII

V . EXTINCION DE LA S E P A I L ~ C I ~ N
DE PATRIMONIOS

Distintos Pupuestos que producen la extinción de la separación . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Bibliografía especial . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

DERECEOS Y OBLIGACIONES DEL HEREDERO
1. POSESION HEREDITARIA

Obseivación metodológica . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
La posesión h e d i t a r i a . Concepto . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Antecedentes históricos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Derecho francés . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Derecho español . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Régimen del Código Civil . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Proyectos de reforma . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
11. ADQUISICION DE LA POSESION HEREDITARIA

Modos de adquirir la posesión hereditaria . . . . . . . . . . . .
Posesión hereditaria de pleno derecho . Régimen del Código y de las leyes 17.71 1 y 23.264 . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Herederos domiciliados fuera de la República o de la
provincia . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Posesión conferida judicialmente . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Efectos de la posesión hereditaria . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Legitimación para actuar en juicio . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Trasmisión de la posesión . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
111. DECLARATORIA DE HEREDEROS

Concepto . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Diligencias previas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Forma . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Ampliación de la declaratoria de herederos . . . . . . . . . .
Alcance de la declaratoria . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Declaración de validez formal del testamento . . . . . . . . .
Proyectos de reforma . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

XVIII

f

NDICE

IV. PETICIóN DE HERENCIA

232.
233.
231 .
235.
236 .
237 .

Concepto . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Esencia jurídica . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Competencia . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Sujetos activos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Sujetos pasivos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
La petición de herencia y el detentador que rio invoca
título hereditario . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
2371 1 . Legitimación pasiva del cesionario de derechos hereditarlos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
La petición de herencia y la reivindicación . . . . . . . . . .
238 .
239 .
Medidas cautelares . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
240 .
Efectos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
241 . Caracterizacibn de la posesión de buena o de mala fe
242.
Efectos de la buena o mala fe . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
24211 . Carga de la prueba . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
243
Prescripción de la acción de petición de herencia . . . . . .

.

244 .
245.
246.
247 .
248.

La acción posesoria hereditaria en el texto legal . . . .
La fuente del art . 3421 . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
La acción posesoria en la doctrina . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Tesis que nicge la posibilidad de la acción posesoria . .
Tesis que admite la posibilidad de la acción p o s ~ o r i a
VI . HEREDERO APARESTE

249.
250.
2501 1 .
25012 .
25013 .
251 .
252 .
253 .
25311 .
253/2 .

Concepto . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
La configuración del heredero aparente en el Código Civil y en la 17.711 . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Disposición de bienes gananciales . . . . . . . . . . . . . . . . .
Boletos de compraventa . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Carácter de la adquisición . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Fundamento de la validez del acto realizado por el heredero aparente . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Apariencia y error común . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Actos de disposición de bienes miiebles . . . . . . . . . . . . . .
Actos de administración . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
La buena fe del tercero . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

f

NDICE

XIX

253/3 . Situación del heredero . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 310
254.
Relaciones entre el heredero aparente y el real . . . . . . . . 311
VI1. CESION DE DERECHOS HEREDITARIOS

Concepto . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Normas legales aplicables . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Calidad del cesionario . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Caracteres del contrato de cesión . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Esencia jurídica . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Forma . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Capacidad . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Contenido de la cesión . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
La cesión y el derecho de acrecer . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Efectos de la resibn entre ias partes contratantes . . . . . .
Efectos respecto de terceros . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Bibliografía especial . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

311
311
312
313
314
314
317
318
319
319
321
322

1 LA COMUNIDAD HEREDITARIA

Concepto y presupuesto . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Objeto de la comunidad hereditaria . . . . . . . . . . . . . . . . .
Esencia jurídica: distintas teorías . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
La comunidad gerniánica . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Comunidad romana . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
.. . . . . . .
El sistema argentino . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Apreciación crítica . Moderna concepción de la cuota . .
Tesis de la personalidad jurídica . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Tesis que la conceptúa como una especie del género
propiedad colectiva . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
11. DIVISION DE LOS CREDITOS

269.
270 .
271 .
272 .

División de los créditos hereditarios . . . . . . . . . . . . . . . . . 333
Consecuencias . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 334
Adjudicación del crédito a uno de los comuneros en la
partición . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 335
Apreciación crítica . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 338

.

111 nIVISI6N DE LAS DEUDAS

División de las deudas hereditarias . . . . . . . . . . . . . . . . .
Momento en que se produce la división de las deudas . .
Apreciación critica . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Consecuencias de la divisihn de las deudas hereditarias
Adjudicación de la deuda a uno de los comuneros en la
partición . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
'Situación de los legatarios de cuota y particulares . . . .
Derecho de los acreedores a oponerse a la partición y
a la entrega de bienes . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Cargas de la sucesión . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
IV. DERECHOS DE LOS COMUNEROS

281.
282.
283.
284 .

Derechos de los comuneros . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Posesión . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Acción reivindicatoria . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Acciones conservatorias . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
V . ADMINISTRACION DE LA HERENCIA INDIVIS.4

285 .
286 .
287.
288 .
289.
290 .

La solución del Código . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Designación de administrador . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Facultades del administrador . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Obligaciones del administrador . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Derechos del administrador . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Fin de las funciones del administrador . . . . . . . . . . . . . .
VI

. LA

INSCRIPCIdN DE LA DECLARATORIA
Y LA COMUNIDAD

290/I . Los efectos de la inscripci6n de la declaratoria o del auto
aprobatorio del testamento . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Ribliografía especial . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

CAP~TULO
VI11
DIVISIóN DE LA HERENCIA

.

1 PARTICION

Partición . Concepto . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Principio de división forzosa . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Casos de indivisión forzosa temporaria creados por la
ley 14.394 . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Bienes excluidos de la partición . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Oportunidad de solicitar la particibn . . . . . . . . . . . . . .
Prescripción de la acción de partición . . . . . . . . . . . . . .
11. LEGITIMACION ACTIVA PARA EJERCER LA ACCI6N
DE PARTICION Y MODO DE EJERCERLA

Legitimación activa para ejercer la acción de partición
Modo de dividir y adjudicar los bienes . . . . . . . . . . . . . .

.

111 FORMAS DE LA PARTICION

Las formas de la partición . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

A . Partición privada
Partición privada . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
B . P a ~ t i c i ó n judicial
Partición judicial . Casos en que debe hacerse . . . . . . .
Procedimiento de la partición judicial . . . . . . . . . . . . . .
Inventario . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Tasación .........................................
Impugnación y reclamaciones contra el inventario y
avalúo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Retasa . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Licitación . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Designación y funciones del partidor . . . . . . . . . . . . . . . .
Mecanismo de la partición . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Pautas que debe observar el partidor ................
Forma de la cuenta particionaria . . . . . . . . . . . . . . . . . .

. . . . . . . . . . . . . Conocimiento del peligro de la eviccibn . . . . . . . . REFORMA Y NI:I. . . . . . . . . . . . . Garantía de evicción . . . . Carúcter igualitario Principio de la igualdad y consecuencias . . . . . . . . . . . . . . . . . Competencia . . . . . . . . . . . . . . . . . A Carcícter declarativo La conapción del código argentino . . . . . . Reforma de la partición . . . . . . . . . . . Vicios redhibitorios . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Casos . . . . . Prescripción de la acción de garantía . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Acción revoca toria . . . . . . Consecuencias del caricter declarativo . . . . La regla sentada por el art . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . A . . . . . . B . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . C. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Especies de colación . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .Presentación y aprobación de la cuenta particionaria . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Distribución de la responsabilidad . . . . . . . . . Partición mixta Los supuestos de partición mixta . . . . . . . . . . . . . . . . . . V . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Alcances de la garantia . . . . . . . . . . Renuncia a la garantía . IV. . . . . . . . . . . . . La lesibn . . . . . . . . . . . . . NATURALEZA Y EFECTOS DE LA PARTICION Caracteristicas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 3470 . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .IDAD DE LA PARTICIÓN Nulidad de la particibn . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Generalidades Concepto . . . . . . . . . . . . . . . . . .

. . . . .Elementos de la colación . . . . . . . . . . . . . . . . .. . . .. .. . . . .. . .. .. . .. . . . . .. . . . Ambito de funcionamiento . . . . . . . 1/91 por la ley 17.. . . . . . . . . .. . . . Actos exceptuados expresamente de la colaci6n . . . . . . . . . . 404 405 406 407 408 D. . . 414 F . . . . . Actos sujetos a colación Liberalidades colacionables . . . . . . Carácter de la acción . . . . . . . . . . . . . . . . . Modificación del art . . 41. .. . . . 411 El regimen establecido por la ley 17. .. .. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Liberalidades no colacionables . . . . . . . . . . . . 398 398 399 399 399 B . . . . . . . . . . .. . . . . .. . . . . . . . . . . . . .. . Descendientes del indigno y del desheredado . . . . . . . . . . . . . .. . . . Colación de deudas Interés de la cuestión . . Cdlculo del valor colacionable RPgimen del C6digo . . . . Divisibilidad de la obligacibn . .. Algunos supuestos particulares . . Situación del cónyuge . . . . . . . . . .. . . .5 Forma de la dispensa . .711 . . Contra quiénes se solicita la colacibn . . . . . . .. . . . . .71 1 . . . . . . . .. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .. Liberalidades realizadas a terceros (colación por otro) 399 401 402 403 403 403 404 C . . . . . Dispensa de la colacidn Autorización para dispensar de la colaci6n . .. . . . . . . . . . . . . . . 412 E . . . . .. . . . . . . . . . . . . . . . . . .. . . Analogías y diferencias con la accibn de reducción . . . . . . . 41 1 Ea colación como obligaci6n de valor . . . Herederos que suceden por derecho de representacihn . . . . . . . . . . . . .. .. . . . .. Sicjetos de la colacion Quiénes pueden pedir la colación . . . . . . . . . . . . . . 414 Fundamentos de la tesis que admite la colación de deudas 415 Fundamentos de la tesis que niega la colación de deudas 416 . . . .. Heredero aceptante con beneficio de inventario . . . . . . . .

. .. . Sujetos de la partición por testamento . . . . . . . .. . . .. . . . .. . . . . . .. . . . . . . . . . . . . . . . . . . .. . . . Bibliograjia especial . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Ventajas e inconvenientes . . B . . . . . . . . . . . . . . . . .. Mejora a uno de los descendientes . .. . Bienes partibles . . . . . . ... . . . . . . . . .. C ... . . . . . . . . . .. . . . . . Bienes comprendidos . . . Acciones de rescisión y de reduccijn . . .. . . . VI1 PARTICIÓN POR ASCENDIENTES A . . . .. . . . . . . . . . . . Aceptación por los descendientes . .. . . ... . .. . . . . . . . .. . . . . .. . . . . . . . . . . .. . . . . . Condiciones prohibidas .. .. . . . . . .. . . . . . . . . . . .. . . . . . .. . . . .. . . . . . . R e g l a particulares de la partición por donación Forma .. . . . . . . D . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Reglas particulares de la partición por testamento Concepto y normas aplicables . . . . . ... . . . . . . . . . . . .. Reglas comunes a a m b u clases de partición Las reglas comunes . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .. . . . . . . . . . . .. . . . . . . . . . . . . . . . Revocación .. .. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .. . . . . .. . . . . . . . . Generalidades Formas . . .. . Efectos . . . . . . . . . . . . . .. . . . . .. . . . . . . . . .. . . . . . . . . . . . . Efectos . . . . . . . . . . . . . . .

Esta adqiiisición puede obedecer a dos causas distintas: o bien el derecho nace en cabeza del adquirente o. En el primero de los supuestos estamos en presencia de una adquisición a título originario. donde el derecho es objeto de un acto de creación.PRINCIPIOS GENERALES L. operándose el reemplazo de un sujeto por otro en la titularidad de la relación jurídica. la incorporación deriva dr un titular anterior en cuya cabeza el derecho preexistíü. la que aparejará simultáneamente. sino una constitución nueva de ella.a incorporación de un derecho al patrimonio de una persona implica su adquisición. En Iri adquisición a título derivado el derecho es objeto de un acto de traspaso o trasmisión. Conviene remarcar dos características referentes a la . No hay ninguna derivación de la relación. ya que el nexo se opera en forma directa entre el sujeto adquirente y el derecho adquirido. la que permanece inalterada eii sus elementos objetivos. por incompatibilidad. por el contrario. la extin: ción de una relación anterior si hubiera existido. La característica de la adquisición a título originario está dada por la ausencia de una relación de hecho que vincule a dos sujetos (uno trasmitente y otro adquirente).

Más característicamente. ella marca n o solamente el momento cronológico determinante de la apertura de la sucesibn. lo que permite diferenciarlo de Dtras mutaciones subjetivas. de tal manera que en adelante puedan ejercerles en su propio nombre. Constituye esto la sucesión entre vivos. al cual se lo denomina elípticamente de cujus (de cujus s~iccessioneagitur) .pecisión del concepto: la primera es la identidad y continuidad de los derechos. tales corno la suplantación o la comunicación. Debe observarse que al erigirse la muerte en el hecho fundamental de la trasmisión. se 11arnan sucesores. Los conceptos que dejamos apuntados son los que enuncia nuestro Código en el art. La trasmisión de los derechos patrimoniales puede originarse en un acto jurídico bilateral manifestado en un negocio válido. como por ejemplo una venta. sino el hecho jurídico al cual está vinculada. Ellas tienen ese carácter. o por voluntad del individuo en cuyos derechos suceden. Interesa advertir que esta derivación de los derechos puede provenir de la voluntad del causante i i originarse en una disposición del ordenanliento jurídico. una permuta o irna donación. la segunda es que la sucesión supone necesariamente y siempre. . que la sustituci(5n de titulares de la relación jurídica importa que el sucesor estará en condiciones de ejercer el derecho en su propio nombre. o por la ley. 3262: Las personas a las cuales se trasmitan los derechos de otras personas. la sucesión se califica como mortis causa cuando tiene como presupuesto necesario y determinante la muerte del sujeto a quien se habrá de suceder. La venta y la sucesión intestada son ejemplos de una y otra de las posibi"dades.

3263. El rasgo distintivo de la sucesión a titulo particular está dado por el iitt stngults. 3281.La extensión del objeto determina que la sucesión pueda ser particular o universal. estamos en presencia de la sucesión universal o a titulo universal. baste para ello recordar la afirmación formulada por Vélez en la nota al art. A ello . Como se ve. la nota esencial que caracteriza al sucesor universal es la recepción del todo o de la parte alícuota del patrimonio. sino una porción determinada de los bienes. donde escribió que la sucesión universal puede también no abrazar la totalidad. Si es necesario remarcar el concepto buscando su claridad. El concepto sentado por la norma es una reiteración de lo establecido por la primera parte del art. 0 Es lo que expresa el Últixno período del art. ni a ¿os objetos de esos derechos. Con referencia a lo primero n o se presenta dificultad alguna. 231 1. 3263: Sucesor singular es aqitel al cual se trasmtte un objeto particular que sale de i . sin embargo. donde se dice: El sucesor universal. es aquel a quien pasa todo. 328 1 al expresar: La sucesión a titulo universal es la que tiene por objeto u n todo ideal. es de advertir que no debe los blenei. Es la que caracteriza el art.de otra p ~ r w n ~Pero tratarse necesariamente de la trasmisión de un objeto corporal con el alcance que le asigna el art. sino que la definición comprende también los bienes inmateriales que mienta el art. En cambio. como la fracción a la unidad. o una parle alicuota del patrimonio d c otra persona. sin consideración a su contenido especial. 2312. Cuando la trasmisión comprende uno o varios derechos se denomina s~tcesidnparticular o a t í t ~ ~ 1particular. ellas aparecen y con gravedad cuando entra a jugar la segunda de las posibilidades. cuando la trasmisión comprende la totalidad de los derechos contenidos en un patrimonio o en una parte alícuota de éste. porque esta porcitjn tiene por base necesaria el conjunto total.

hasta que ello ocurra habrá tan sólo un llamado al sucesible. 331 1 y 3312). ya sea universal o a título particular. Pero para que el acto de aceptación tenga eficacia es menester que el llamamiento se haya producido. Como todo criterio fundado en esa premisa. 0 ) la vocación del sucesor. No existe en nuestro derecho la sucesión sin que se opere por parte del sucesor un acto volunt~riode aceptación. La apertura de la sucesión coincide con la muerte de una persona o con la declaración de su ausencia con presunción de fallecimiento. puesto que las herencias futuras no pueden aceptarse ni repudiarse. por tanto.harerrios referencia ciiarido analicemos la cai-acteriza'ción del legatario de cuota. sin embargo. en las consabidas imprecisiones y vaguedades. La sucesión mortis cnirsa. a la simple enumeración de las respuestas que se han ensayado para justificar la trasmisión hereditaria. Hemos de limitarnos. presenta los inconvenientes que derivan de la dificultad de definir ese derecho natural y cae. a) Teoría del derecho natural. se opera por la concurrencia de tres elementos: a) la apertura de la sucesión. aceptarla o repudiarla después de la muerte de esa persona (arts. y sólo despirés de ese acto de adicihn se producirá la trasmisión efectiva. Como se ha señalado. por tanto. y si el sucesor presuntivo hubiera aceptado o repudiado la sucesión de una persona viva podrá. . y c) la aceptación. los fundamentos del derecho sucesorio corresponden al campo de la filosofía jurídica.

Si el causante n o lo ha redactado. al . Es dable ob~ervarque ésta se halla restringida por el legislador cuando debe atender a principios superiores. que respondan a la forma de organización del gobierno. por ende. a esa ley fisiológica. que no es. sabiendo de antemano que la ley ha de interpretar su silencio. pues no alcanza a satisfacer el fundamento de la trasmisión a los ascendientes o a los parientes lejanos. Parece obvio marcar que tidas las teorías anteriores reconocen. Como las anteriores. más que una consecuencia de seguir el orden natural o biológico. por ejemplo. la explicación no basta. De tal manera que el sujeto puede omitir la expresión de sus deseos. se resiente de parcialidad en el exagerado respito que otorga a la voluntad individual. Contrariamente a la teoría anterior.b ) 7'eoria biolbgica. indudablemente. la única. e ) Teoria utilitaria. d) 7'eorín de la copropiedad familiar. Sus partidarios sostienen que el sistema sucesorio debe organizarlo el Estado fundándose exclusivamente en principios económicos y políticos. Las normas sucesorias deben obedecer. como premisa necesaria. No obstante que radica en un principio exacto y es una de las mis difundidas. la existencia del derecho de propiedad. expresada en su testamento. ésta rechaza la voluntad del autor. También aquí se observan las limitaciones. cuando regula el sistema legitimario. dado que esta teoría resultaría insuficiente para justificar el llamado de los herederos lejanos. Como se advierte. c) Teoria d e l aJecto presunto del causante. ya que el derecho del heredero derivaría de su copropiedad sobre el patrimonio que pertenecería a toda la familia. tal. Para la tesis socialista. f ) Teorías negatorias. ésta peca de incompleta al atender sólo a una de las faces de la cuestión. la ley debe organizar un sistema que responda a la presunción de cuál hubiera sido su voluntad. Finca su punto de partida en la prevalecencia de la voluntad del difunto. Para ella la sucesión no e-. atendiendo a que la muerte implica la continuidad del individuo a través de sus descendientes.

en primer término. Conceptualmente corresponde entonces distinguir. la sucesión legitima de la voluntaria. Conviene observar q u e nuestro derecho. puesto que ella puede manifestarse unilateralmente mediante el acto jurídico del testamento o eii forma bilateral por el concurso de dos o más voluntades reguladas contractualmente. dentro de esta última categoría puede admitirse una subdivisión motivada en la formulación de la voluntad. por el sistema argentino. ya que si bien es cierto que la voluntad del causante tiene un papel importante.voluntaria contractual ha sido desechada. respondiendo a la tendencia imperante en los ordenamientos modernos. Como se advierte. una razón valedera. CONTRACTUAL. A su vez. Ello. Más adelante ha de verse que la posíbilidad . ella está constreñida por razones de orden social y ético que son las que impulsan al legislador para condicionarla. sin olvidar trascendentes motivaciones político-económicas relativas al movimiento de los bienes y al resguardo de la organización democrática del Estado. en definitiva.carecer de fundamento el dominio privado. todas las teorías que hemos enunciado se resienten de parciales al centrar su bondad en uno solo de los aspectos del problema y resultan insuficientes para explicarlo en su integridad. Y acaso no resulte descaminado sostener que en casi todas ellas puede encontrarse. La naturaleza de la fuente del llamamiento puede determinar distintas clases de sucesiones. . no tiene ninguna validez el reconocimiento del derecho sucesorio. y que la explicación total resulte de la síntesis. n o admitiendo la validez de los pactos sucesorios. ya sea que el título creador de la vocación reconozca su origen en las disposiciones legales o bien en la voluntad del causante. 6. DISTISTAS CLASES TESTAMENTARIA Y DE SIJCESIÓN "MORTIS CAUSA":LEGÍTIMA. en terminos generales. permite la coexistencia de la fuente legal y la testamentaria.

por voluntad del hombre e n una parte. una función supletoria similar a la de la primera adecuación. testamentaria o mixta. El concepto es completado por el art. o ambos a la vez. por último. junto al hecho jurídico de la muerte puede operar en forma conjunta o consecutiva el acto jurídico unilateral del testamento.apartándose así de la solución del sistema romano que n o admitía la compatibilidad de la sucesión testamentaria conjuntamente con la ab-intestato ): que se manifestaba en el conocido aforismo nemo pro parte testatus pro parte intestatus decedere potest. a la cual la ley o el testado7 llama para recibirla. O dicho de otra forma. 3279 al expresar: La sucesión es la trasmisión de los derechos activos y pasivos que componen la herencia de una persona muerta. Puede también deferirse la herencia de una misma persona. nuestro ordenamiento ~ o s i t i v oestablece C O ~ O . limitándose la ley a asignarse a sí misma una función supletoria que cobrará eficacia cuando falte el testamento. Esta caracrerizacitn es la que recoge la primera parte del art. En síntesis. En cuanto al modo de operar conjunto o consecutivo de ambas fuentes merece recordarse la observación de Rébora. a la v e luntad del causante manifestada en un acto de última voluntad al cual se le reconoce una eficiencia superior a otrm intereses. como también simultáneo-consecutiva. y e n otra por disposición de la ley. La adecuación consecutiva se atiene. en primer término. la sucesión se presentará como legitima. quien precisó que entre la función de la voluntad y la función de la ley ha de haber una adecuación que puede ser consecutiva. E a cambio. 3280. n Ea persona que sobrevive. que caracteriza a nuestro sistema. y testamentaria cuando lo es por voluntad del hombre manifestada e n testamento vúlido. de tal manera que únicamente cuando éstos faltan se extiende la eficiencia del testamento y se atribuye a la Iey. y según el uno o el otro. donde se establece: La sucesión se llama legitima cuando sólo es defertda por la ley. contempla como primordial el derecho de ciertos herederos. la adecuación simultáneo-consecutiva.

el pacto dispositivo. En primer lugar. Hemos dicho que la sucesión puede obedecer a una fuente voluntaria contractual. Y como tercera. y frente a ellos limita la posibilidad-testamentaria. el pacto institutivo. por el cual el suce- . el pacto renunciativo. sostiene Guastavino que pacto sucesorio es el contrato cuyo objeto es el todo o la parte de una herencia futura y cuyo contenido concierne a su organización o a iin aspecto de esa organización. trasfieren o abdican sus derechos. estipulando entre sí en vida del causante. que el pacto se celebre en mérito a un derecho hereditario. mediante el cual se renuncia a una herencia en vida del causante. que sólo se expande en su ausencia. Perfilando más estrechamente los conceptos. esto es. Conlo surge de las definiciones dddas. no siendo necesario que esté referido a toda ella o una parte alícuota. y . Constituye ello el pacto sucesorio. por referir a disposición n trasferencia de derechos sucesorios eventuales o por referir a reglas de distribución de la herencia o a otras cuestiones sucesorias. concurren para la existencia del pacto tres condiciones. 7. IAasegunda es que el objeto del contrato forme parte de esa sucesión. a una res sing~tlarisde la herencia. bastando que se aplique a una cosa determinada. PACTOSSOBRE IlERENCI. o éstos. en función de una manifestación de voluntad bilateral.no a título de crcdito u otra clase. La primera es que se celebre en previsión de una herencia futura. al que se lo ha definido como la convención mediante la cual el causante organiza su sucesión de acuerdo con otros interesados. es decir.4 FUTURA ADMITIDOS EN EL DERECkIO EXTRANJERO Y ARGENTINO. Convendrá advertir que la denominación abarca distintas figuras. En segundo lugar.predominante la función de la ley cuando existen herederos de llamamiento forzoso. por último. aquel por el cual se dispone de la propia herencia para después de la muerte. todavía no abierta.

Como se observa. y a los citados por Vélez en la nota al. en primer término. es decir. y la prohibición de tales convenciones se remosita ai derecho romano. por las circunstancias :n que se celebran. tales como la que dichos pactos resiiltan petjudiciales y lesivos. lo que provocaría el deseo de ese evento. No obstante el viejo linaje y el predicamento de la tesis prohibitiva. La inseitución del pacto sucesorio no ha contado con las simpatías del legislador. convenciones que se traducen en una despiadada usura. 1 i75 (francés. el peruano. menoscabada al restringirse al causante la facultad de disponer por medio del testamento. en los dos primeros la estipulación se anuda entre el de cujus y el sucesible.sible dispone de la herencia abierta en favor de u n tercero. el uotum ~nortis. modernamente se han agregado otras consideraciones. la tendencia imperante en 10s códigos es la prohibitiva. de esa forma. . Sin embargo. y esta corriente permisiva se ve robustecida por el acogimiento que al pacto sobre herencia futura han brindado ordenamientos de tanto prestigio corno el Código Civil alemán y el suizo. que incorporó una minuciosa casuística al Digesto y al Código. ar~uyindose además que la proh. el iiruguayo. dado que ordinariamente. el brasilefio y el italiano. en segundo lugar se esgrime la defensa de la libertad de testar. Los rnotivos que lian impulsado a prohibir la vocacihn contractual en lcs tiempos clásicos obedecen a un doble orden de razones: se ha aducido.bición tiende a iinpcdii que st. Manual. se aceptar. ya que giran en torno de una especulación sobre la muerte y la ventaja queda subordinada a la proximidad del deceso. art. mientras que en el último el contrato vincula a éste con cualquier extraño. 1\15. altere la lgualdad entre los Lerederos forzosos niediante citnvenci~nesque burlen el pr~ncipio desnocrático de la divisi0n igualitaria entre los sucesores. no pocas argumentaciones doctrinales en los tiempos modernos han señalado la insuficiencia de sus razones. que quedaría. holandés y napalitano) deben agregarse los dictados con posterioridad. tales como el chileno. que tales convenciones resultan contrzrias a las buenas costumbres e indecenteq. 1. - S Maffia.

ya sea porque las figuras soslayan los límites prohibidos. ya sea en mérito a autorizaciones especiales de !a ley que derogan la norma genérica. en el art. 1805. ha consagrado el régimen prohibitivo en virtud de una serie minuciosa de disposiciones. cuyo eje es el art. 3312 que el heredero presuntivo que hubiera aceptado la sucesión de una persona viva. estas últimas son las excepciones genuinas a la prohibición.10 MANUALDE DERECHO SUCESOR10 El Código Civil argentino. ni se admite la cesión de las esperanzas de sucesión (art. Otra posibilidad derogatoria aparece en la última parte del art. debiéndose formular la opción únicamente después de la apertura. Como bien se ha observado. Allí se permite una convención previendo una sucesión que no se ha abierto todavía. A su vez. aztnque se celebre con el consentimiento de la persona de cuya sucesión se trate. regulada en 10s arts. 1449). aparece la posibi- . siguiendo los modelos romano y francés. entendiéndose que deben comprenderse como un adelanto de la legítima. que en principio el legislador adoptó y que cuidó de regular minuciosamente. ni los derechos hereditarios eventuales sobre objetos particulares. Pero no obstante este categórico rechazo. 1175: donde se establece: N o puede ser objeto de u n contrato 10 herencia fztura. no se permite la transacción sobre los derechos eventuales a una sucesión ni sobre la sucesión de una persona viva (art. Una clara derogación se evidencia en la partición por donación del ascendiente respecto a sus descendientes. es dable encontrar en nuestro ordenamiento posibilidades de pacto sobre herencia futura. cuyo objeto versa sobre esa futura sucesión y que se condiciona a r n derecho presuntivo. Con'cordanteinente. 848). 3311 se dispone que las herencias futuras no pueden aceptarse n i repudiarse. De la misma manera y también tipificando la figura de un pacto sobre herencia futura. 3514 a 3538. podrá sin embargo aceptarla o repudiarla después de la muerte de esa persona. que determina la imputación de las liberalidades realizadas por los padres en favor de sus hijos. agregándose en el art.

Interesa. Si la obligación consiste en un mutuo en el cual el deudor se obliga a devolver con lo que reciba de la herencia. de la que el deudor es heredero presunto. No es pacífica la doctrina en cuanto a las proyecciones de la prohibición sobre distintas figuras. Ello así. Por último. por tanto. O blignciones cu).o pago subordina a la muerte.711. derogó Id posibilidad del pacto institutivo que configuraba éste cuando en su inc. si el deudor debe. y aunque no en forma tan definida. como lo señalan Baudry y Barde. según las circunstancias. finalmecte. 3604). la posibilidad de pactos sobre herencia futura en las normas contractuales que en las sociedades regulan la eventualidad del deceso de uno de los socios durante la vigencia de la sociedad. al menos. ya que en definitiva se ha pactado la trasmisión actual de un beneficio patrimonial que se obtendrá de una sucesión aún no abierta. después de la muerte de esa persona. examinar algunos de los supuestos de mayor significación. no se debe ver un pacto sobre sucesión futura en la convención por la cual la exigibilidad de una deuda es postergada hasta la niuerte de una tercera persona. estaremos frente a un pacto sucesorio alcanzado por la prohibición. Pero en cambio. Conviene advertir.lidad de que ciertas enajenaciones realizadas por el causante en favor de sus herederos forzosos cedan en la presunción que se establece de su gratuidad. al modificar el art. como convención prenupcial. permitiendo que los demás legitimarios reconozcan el carácter oneroso de ellas (art. Es preciso establecer distinciones. 1217 del Código. permanecer obligado en a) se . que la ley 17. 4 autorizaba. las donaciones que los esposos se hicieran de los bienes que dejaren por su fallecimiento. puede darse.

al serle deferida. En cuanto a las condiciones de existencia. A ello se agrega la conveiiiencia práctica de su admisibilidad. v clasificaciOn por el contenido. sea porque éste se ha otorgado como consecuencia de una convención nula. Se observa. Existen discrepancias sobre la validez del mandato conferido para ser ejercitado una vez que se efectivice el llamamiento a una sucesión aítn no abierta. b) Testamento otorgado en cumplimiento de u n pacto. es también un pacto de herencia futura el contrato por el cual uno de los estipulantes se obliga a instituír como heredero o legatario al otro. Para esta autora. planteándose el interrogante sobre la suerte del testamento. aduciéndose que el mandato es esencialmente revocable permitiendo al mandante conservar la libertad de aceptar o repudiar la herencia. En sentido lato. el asunto puede considerarse desde tres aspectos: el concepto de pacto de herencia futura. afirma que la expresión objeto del contrato se identifica con contenido. y siendo objeto del mandato la aceptación de la herencia. sea porque no es el fruto de una voluntad genuinamente libre y espontánea. n o cabe ninguna duda de que cae bajo la sanción de nulidad. . La tesis contraria ha sido lúcidamente sostenida por Méndez Costa. En cuanto' al contrato en sí. en consideración a los casos en que el sucesible debe alejarse del lugar donde hsbrá de producirse la apertura de la sucesión. Para una posición. sin embargo. c) Mandato conferido para aceftar o repudiar 7 ~ n aherencia futiira. que si el mandato fuera irrevocable caería dentro de la prohibición. sus condiciones de existencia. Compartimos la opinión que rechaza su valide^.todos los casos. dicha posibilidad es válida. aun cuando no heredase o no recibiese nada en esa sucesión. entra decididamente en la conceptualizaciGn del pacto sobre herencia futura. a su criterio. Con relación al primero de' ellos.

la posición que se adopte en el tema repercute sobre otras cuesti~riesde importancia. Por fin. de contestar a un simple interrogante: ¿continúa el heredero la persona del causante o exclusivamente lo sucede en los bienes? Las respuestas han originado. la validez de la cláiisula para aceptar o repudiar lzerencias que se incorpora a mandatos cclrniprensivos de otros negocios jiirídicos. concluye que es sencillo ubicarlo en alguna de las clasificaciones de los pactos sobre herencia futura. Si para la comprensión de cualquiera de las instituciones jurídicas es útil la referencia histórica. en definitiva. Así. LOSDISTINTOS SISTEMAS SUCESORIOS: SUCESIÓN EN LA PERSONA Y EN LOS BIENES. en la especie resulta casi ineludible la mención de los orígenes y evolución.5 y sus correlativos. 117.observa que se celebra en previsión de una sucesión no abierta y que el mandato se otorga en virtud de un derecho hereditario eventual. al abarcar todas las herencias aún no abiertas a las cuales el mandante pudiera ser llamado y que estuvieron en sus previsiones al otorgarlo. A partir de esos tres piintos llega a una conclusión única: recayendo el negocio juridico a celebrar por el mandatario sobre una herencia filtiira. SUCESIQN EN LA PERSONA Y EN LOS BIENES 8. sin los cuales resultaría muy difícil la explicación del por- . queda incluído entre las figuras prohibidas por el art. dos sistemas denominados: sucesión en la persona o sistema romano. en grandes líneas. por ejemplo. que dc admitirse permitiría violar la veda legal por su generalidad. y sucesión en los bienes o sistema germano. Conio se observa. 11. La historia del derecho sucesorio y el análisis comparativo de las legislaciones muestran gran variedad de soluciones que tratan.

la trasmisión de los derechos patrimoniales. de modo que la vacante dejada por el muerto es ocupada instantáneamente por el swesor. a la tarea de los pontífices.qué de las soluciones legislativas. impulsó ia elaboración de un concepto que. negaba la desaparición del fallecido como entidad de derecho y establecía su prolongación mediante la continuidad de su persona por el heredero. descansando en una ficcidn. Baste. por ahora. lo cierto es que su enunciación primera se encuentra en la Novela 48 de Justiniano. I. concepto acuñado en la frase sacra c u m pecunia. quienes decidieron que la sacra incumbía a aquel de los herederos que hubiera recibido la mayor porción de los bienes. en buena parte. Aunque sucintamente. llegan- . De todos modos. y debida.OS ANTECEDENTES ROMANOS. pues no faltan aquellos que sostienen .c o n la autoridad de Ronfante. a ellos hemos de referirnos en lo que sigue. una fundamentacióri religiosa. en un primer tiempo. Existen divergencias sobre el InoInento en que aparece esta concepción. sustancialmente. Éste y aquél son una misma persona.a aecesidad de impedir que las relaciones jurídicas anudadas por un sujeto quedaran desatadas por su muerte. a la que luego hemos de referirnos. marcar que de esa forma el heredero se convirtió en contiriuador no sólo de la persona del causante sino también de su patrimonio. I. y cuya culminación ha de encontrarse en la exposición de Aubry y Rau. Mediante este y otros recursos es como comienza a elaborarse la teoría del patrimonio. 9. ya que el heredero pasaba a desempeñar la misión de continuador de ministro del culto privado.que ella es extraña al derecho clásico. Esta concepción reconoce. Pero estas funciones sacerdotales vinculadas a la sacra no aparejan necesariamente. La relación entre ambos es obra posterior. aunque referida al modo en que los herederos deben cumplir la voluntad del testador.

las que adoptaron las concepciones de sus aparentes vencidos. LOSANTECEDENTES GERMANICOS. El derecho germánico primitivo no conoció ni tuvo necesidad de apelar a la ficción romana de continuidad de la persona para dar fundamento a la sucesión mortis causa. sin necesidad de acudir al artificio de la continuación de la persona. tal como se la concibe hoy. Sin embargo. sierido más bien aquélla una suerte de posesión combinada con dominio que a la muerte del jefe de familia era continuada por sus herederos de sangre. Esa copropiedad familiar rio tenía una organización tan unificada y con los caracteres de autoridad que caracterizaban al grupo romano. Todo indica que los germanos de los primeros tiempos desconocieron la propiedad exclusiva. La primera puede referirse al tremendo prestigio del derecho romano que tiñó las legislaciones dictadas por los pueblos germanos que ocuparon el Imperio. Tal vez dos de ellas hayan sido las decisivas.PRINCIPIOS GENERALES 15 do eri. no obstante aventajar notoriamente a éste no fue el que prevaleció en las legislaciones posteriores. El patrimonio trasmitido no se confunde con los bienes personales del heredero y. se introdujo en el Fuero . ya que el poder del jefe. era una facultad de administración de los bienes y de protección de los miembros de la familia. él no está obligado personalmente por el pasivo hereditario: su responsabilidad se reduce a responder exclusivamente con lo que ha recibido. aunque con limitaciones. 10. Corolario de esta concepción y de que el heredero adquiría los bienes en mérito a esa copropiedad preexistente es que éste resultaba un sucesor en los bienes. el sistema resulta más lógico y simple que el romano. por tanto. Como se advierte. incidiendo para ello no pocas causas. a diferencia de la potestas y de la manus. y así fue como el principio de la responsabilidad ultra vires.sus ulterioridades a que las deudas de éste pasaran a gravitar sobre su sucesor.

v el arma contra la feudalidad va a ser proporcionada por los jurisconsultos medievales. n o corresponde a nuestra materia. por otra parte. tan sólo. u n atributo . a l compás de los estudios emprendidos por los juristas boloiieses. LA T E O R ~ ADEL PATRIMONIO DE AUBRYY RAU. ya que en mérito a la ficción se entendía que era el muerto quien hacía entrega de los bienes al heredero. La concepción de la continuidad personal y de la responsabilidad ultra vires adquirió sólida raigambre y se trasvasó a 10s códigos. quienes recuriieron a la vieja concepción romana de la continuación de 13 persona. sin que mediara intervención alguna de los poderes públicos. 11. Ida s a i ~ i n efeudal se asentaba en la suposicici~ide que los bienes del causante pasaban. el patrimonio aparece como una emanación de la personalidad. En efecto.~ u z g o .Es de notar que ese prestigio se acrecentó aún más al llegar el siglo X I I . cobrando para ello un estipendio a veces confiscatorio. se soslayaba la intervención del señor. (. una prieta síntesis de sus postulaciones y de su incidencia sobre el derecho sucesorio. Segiín la concepción de Aubry y Rau. como res nullius. Pero acaso sea viiido conjeturar que la razón última reconozca iiria rnntivaciiíii decididamente económico-politica. que resultó un factor importante en la caída del feudalismo. quien a sil vez otorgaba la investidura al sucesor. Así tuvo nacimiento la máxirria del medioevo francés le mort saisit le vif. Damos por supuesto el desarrollo de la f a m ~ s aconstrucción cuyo estudio. el sistrriia geriila:iico de la silzsine se había con\fertido eii manos de los seiíores feudales en una deleznable institución que destinaron a usurpar patrimonios v coilio instrumerlto de tiranía. al poder del selior. Retornamos. De esa forma. consolidándose definitivamente en la construcción realizada por Aubry y Rau.oiitra este sisteriia opresivo va a reaccionar el poder monárquico.

Sin embargo. 6) que toda persona. Parcce ocioso señalar que el gran esfuerzo de la estructuración es uno de los más acabados ejemplos del período dogmáticc. ya que el alcance de lo trasmitido podrá tener un ámbito más reducido que aquél. la que apareja la confusión de los respectivos patrimonios. que siendo u n a emanación de la personalidad. y aparecen así. los institutos del beneficio de inventario o de la separación de patrimonios. se rige por la ley personal de su titular. distinta de los elementos que la componen La segunda es que él no solamente comprende los bienes mismos. la que lo hará rcsponder con sus propios bienes cuando los dejados por el cacsante no alcancen a satisfacer las deudas. e) que siendo u n todo ideal. y no por la ley del lugar. sino la facultad del titular para crear nuevos valores. Corolario de ambas premisas resulta: a) que el patrimonio es uno e indivisible como la persona. La primera es que el ~ a t r i m o n i oconstituye una universalidad jurídica. que no es del todo exacto que el patrimonio pase íntegramente al heredero. posee necesariamente uno. esto es. física o moral. como lo señalaremos más adelante al considerar el contenido de la sucesión. c). a su tiempo. O que el criterio de unicidad tiene que ceder en ciertas ocasiones.de ella. y debe reconocerse que contribuyó. no solamente los bienes ya adquiridos sino zn potentza los a adquirir. como excepciones a la regla. Como consecuetlcia de la unicidad del patrimonio y de la confusión. identificación a la cual llegan por el juego de dos abstracciones. a explicar los problemas que se plantearon. donde el sujeto resulta titular . la famosa construcción no ha podido salir airosa de los ataques que se le hicieron. Y así es dable ver. d) que por ello. él es intrasmisible en vida dc sil titular. la trasmisibilidad sólo se produce en caso de muerte al operarse la confusión de ~ersonalidadeseritre el causante y su heredero. surge la responsabilidad ultra vires del heredero. de contenido indeterminado. que centraron su crítica en el exagerado juego d? la ficción y en las ostensibles contradicciones del sistema.

ya que ello importa tanto como accionar contra sí mismo. De la misma forma. resultando de allí que el continuador del causante termina demandándose a sí mismo. pues a ellas se le han agregado las injustas consecuencias que apareja el sistema de la responsabilidad ultra vires. El proceso se opera más lentamente en las legislaciones latinas. el actual Código Civil para el distrito federal de hléjico. el peruano y el soviético . NO es difícil presumir que las soluciones futuras en materia de derecho hereditario tiendan a regularse por normas impregnadas de un criterio objetivo. El desprestigio de la teoría no ha derivado exclusivamente de sus contradicciones. Así. en función de los bienes. siendo ese punto de partida susceptible de matices de diversa intensidad. aunque sea heredero único. en favor de la sucesión en los bienes.18 MANUAL DE DERECHO SUCESORIO de más de un acervo. Es que resulta de toda evidencia que puede llegarse a la liquidación de la herencia en una forma lógica y práctica. o que el heredero beneficiario pueda demandar a la sucesih por el cobro de los créditos que tenga contra el causante. Se advierte en el pensamiento actual de los juristas un rechazo de la concepción romana y una inclinación. se ha señalado la incoherencia resultante de que el heredero pueda impugnar los legados o las donaciones que agravien su legítima. y no de las personas. sustancialmente en los códigos de raíz germánica. correspondiendo la prioridad a Percerou. cada vez más frecuente. Esta tendencia puede advertirse ya en la legislación comparada. quien expuso las críticas en un notable trabajo sobre la liquidación del pasivo hereditario. Los embates más enérgicos comenzaron a poco de iniciado este siglo. sin necesidad de apelar a las ficciones ni a identificar el patrimonio con la capacidad de derecho. Varios códigos contemporáneos limitan la responsabilidad del heredero.

Por su parte. No es extraño. El Código Civil alemán ha establecido. pero éste aparecía regulado en una forma en extremo severa y sometido a plazos angustiosos. la cual. a SL.consagran la responsabilidad intra tlires como norma general. mediante una regulación encaminada a favorecer los derechos del heredero. apertura de concurso. 3343). insignificancia de la masa o por el trascurso de cinco a5os sin que los acreedores hayan ejercido sus derechos. que tanto el Anteproyecto de ~ i b i l o n i como el Proyecto de 1936 procuraran s ~ . Vélez se enroló decididamente en la concepción romana de la continuidad personal. Pero. no sólo con los bienes recibidos sino también con los propios (art. ella puede limitarse en caso de intimacióri de los acreedores. RÉG~MEN DEL CÓDIGOCIVILARGEN rINO Y DE LA LEY 17. consagran el principio general de la responsabilidad plena del heredero. En el Código del Brasil y en el de Pwtugal también se establece coxrio principio la limitación de la iesponsabilidad. vez.711. puede limitarse mediante el instituto del beneficio de inventario. pero ella puede ampliarse en virtud de una inversión de la carga de la prueba cuando no existe el inventario. entonces. La limitación de responsabilidad podía obtenerse mediante el beneficio de inventario. dictados ambos en 1942. esta limitación de la responsabilidad puede extinguirse frente a otras circunstancias derivadas de la conducta del heredero. el principio d e la responsabilidad plena del heredero. mediante una ordenacibn sumamente complicada. por supuesto. ~ v i zlas a r consecuencias de la responsabilidad ultra vires. Al redactar su Código. el Código Civil de Italia y el de Venezuela. . No obstante. La regla general que estableció fue la de la responsabilidad plena del heredero por las deudas y cargas de la herencia. 13.

o lo relativo a la eficacia de los actos jurídicos (art. la ley 17. 2475. Nuestro Código ha permanecido fiel a la terminología romana que denominaba heredero tanto al que tenía su Ila- . según la caracterización de la ley argentina.). sigue manteniendo toda su vigencia el principio de la unidad de las sucesiones (art. 3485 y SS. Así. conforme al concepto romano. tiene vocación al todo y su responsabilidad puede extenderse ultra vires. dos categrías definidas de sucesores mortis calesa: los herederos y los legatarios. ya que todas sus soluciones siguen siendo las que responden al sistema de la sucesión en la persona. continila la persona del causante.711. 3279 que el hereder o es el llamado a recibir la sucesión y. T a l situación cederá cuando el heredero manifieste expresamente su voluntad de aceptrir pura y simplemente o cuando se lo sancione con la pérdida del beneficio. presumiendo que toda aceptación de herencia se reaíiza con beneficio de inventario. ya sea por la realización de actos prohibidos o por no haber confeccionado el inventario en tiempo. dictada en 1968. facilita la limitación de la responsabilidad del heredero estableciendo como principio general que éste responderá intra vires. 3418 y 4004). Conviene marcar que este facilitamiento de las limitaciones a la responsabilidad del heredero no implica que el sistema del Código haya tornado al de la sucesión en los bienes. Nuestro ordenamiento muestra. como la conserva el referido a la trasferencia o accesión de posesiones (arts. es un sucesor universal. claramente. 3283).20 MANUALDE DERECHO SUCESORIO Adhiriéndose a esa tendencia. 1195). etc. El heredero. o el de 12 división ipso jure de créditos (arts. Establece el art.

y no del testador. originándose las dificultades que luego se verán. Como se advierte. I. ya que no existe desigualdad alguna en el ordenamiento argentino entre el que sucede como heredero abintestato y el que ha sido instituído por el testador. Éstas se manifiestan y en forma ardua . monio col1 el de aquél. pues. una institución hereditaria O un legado dc cosa cierta. ni va a confundir su patri. no pocas veces las distinciones verbales han trascendido a nuestros textos. cuatro clases de sucesores: a) el heredero propiamente dicho. 3263. clúe más arriba hemos examinado. donde no se admitía otra posibilidad de heredero típico que la de aquel que procedía de la sangre. concepto acuñado por los juiistas franceses en la riláxima Dieu seul peut faire un héritier. no hay dificultad alguna para distinguir ambas categorías cuando se enfrentan las posibilidades extremas. al cual se lo denominó legatario zrniversal. es decir. y d ) el legatario a título singular.a otra categoría claramente definida es la del legatario. Distinta solución ofreció el derecho medieval. h ) el legatario universal. que corresponde a nuestro heredero instituido. un sucesor particular con la caractriización dada por el art. Esta diferencia de terminología carece para nosotros de significado. Para el derecho francés hay. que va a recibir uti objeto determinado y cuya responsabilidad habrá de extenderse únicamente al valor de la cosa legada. Es. Sin embargo. c) el legatario a título universal. lo que para nosotros es el legatario de parte alícuota.mado de la ley como al instituído por una disposición de última voluntad. Cuando se dictó en 1804 el Código Napoleón se mantuvo la diferencia entre el heredero propiamente dicho y el erigido en tal por el causante. el cual se muestra corno un sucesor singular que no va a continuar la persona del causante. por tanto.

Anastasi y Fornieles ven en él a un sucesor singular. Rébora. aparece una situación intermedia que es la del legatario de cuota. El citado autor sostiene que así era en el derecho romano. y la ausencia de una regulación suficiente torna muy difícil la tarea del intérprete. El heredero es el único continuador de la persona. mientras que Segovia.).. De Gasperi y Fassi consideran que el legatario de cuota es un sucesor universal. sea legítimo o testamentario. que las respuestas de la doctrina resulten diametralmente discordantes y que la misma vacilación se haya mostrado en los pronunciamientos judiciales.22 4 N l J A L DE DERk CHO SUCESORIO cuando el deslinde debe realizarse frente a una disposición del testador por la cual deja al legatario una parte proporcional de SU herencia. un tercio. ya . porque es expansivo y tiende a la absorción del conjunto. Los legatarios de cuota no tienen solidaridad ni con los herederos ni con otros legatarios del mismo género. entre el heredero. Machado. porque no existo eventualidad algunLi capaz de dar mayor extensión a sus derechos. Mientras que la parte del heredero contiene el todo en potencia y es eso lo que justifica que sil título sea universal. sin especificación concreta de cuáles le corresponden (por ej. donde todo se presentaba con claridad y sencillez. etc. por consiguiente. 1. un cuarto. la parte del legatario es inalterable y sin acción sobre el resto de la herencia. Rayces. que solamente recibe un cuerpo cierto perfectamente individualizado. que es un sucesor universal porque recibe el patrimonio que es una universalidad. entonces. Junto a estas expresiones extremas debe mencionarse la cpinión de Lafaille. N o es extraño. Busso. y es. el único universal. Las escasas normas referidas a él están lejos de ser claras. y el legatario. (Se trata entonces de un sucesor universal o de un sucesor particular? Nuestro Código ha ubicado el legado de cuota en una posición autónoma. quien formula una tercera tesis de contenido contemporizador. a mitad de camino entre la institución de herederos y el legado particular. Segiin éste.a posición según la cual el legatario de cuota es un sucesor particular ha sido vigorosamente defendida por Fornieles. Y así.

Como consecuencia de ello se confunden los patrimonios -arc. es para hacer notar que parten de una base que a mi juicio es inconmovible en el Código argentino y en cualquiera que acepte los principios romanos: la imposibilidad de separar el patrimonio de la persona". 3365. Si hay un sucesor universal en todo o en parte. ya que los arts. Ese antagonismo fue resuelto por el Código Napoleón adoptando los principios romanos sin abandonar del todo la tradición germánica. 3719 y 3720 expresamente disponen que el legatario de cuota no es heredero. 3344. 3117. 3417. Queda. dice el art.y a quienes lo siguen. de que todos representan al causante de un modo indivisible. t o d ~ stienen los derechos del autor de una manera indivisible -art. .-. vocación que nace. Por otra parte. "Si he citado a Demolombe -dice. 3279-. Según Fornieles las dudas interpretativas que pueden originarse en el derecho francés no son posibles entre nosotros. 3342 y el mismo 3417 ya citado-. pues. sin que pueda darse tal nombre a quien no tenga una vocación solidaria. Este heredero es el único propietario de todo aquello que era propietario el difunto -arts. hay un heredero. cuando son muchos los llamados. excluída la ~osibilidadde un copropietario de la herencia que no sea heredero". y estas palabras se repiten en varias notas -3341. etc -. etc. 3421.YRINCIPIOS GENERALES 23 que el patrimonio en que se sucede es uno mismo con la persona. Ahora bien: hemos visto que nuestro Código consagra el sistema romano: el heredero continúa la persona del difunto. distinguiendo entre el legatario universal y el legatario a titulo ~tniversal. Agrega que la confusión arranca del derecho francés al confluír dos corrientes opuestas: la romana y la consuetudinaria. se llama heredero en el código -art. 3416-. y cuando muchos son llamados a una misma sucesión. aquel a quien se trasmiten los derechos activos y pasivos que conlponen la herencia. Y agrega más adelante: "En la sucesión personal. y no queda sitio para legados parciarios que extraigan una porción de la universalidad desprendida de la persona. el único sucesor universal es el que continúa la persona.

es un simple acreedor de la herencia". equiparándolo en un todo al de la sangre y donde la denominación legatario o titulo zlniversal es desconocida por nuestra ley. y -por consiguiente. Veamos. en nuestro derecho como en el romano clásico. expresa que entre herederos universales no es necesario que exista. no habría derecho de acrecer. en el cual las denorninaciones son distintas. el dueño de un legado parciario es un sucesor a título particular. La segunda. el pensamiento de Fornieles. La primera pone e1 ejemplo de un testador que lega los tres cuartos de sus bienes a Semproriio. y dice que en tal caso el causante no habría hecho sino legados de parte alícuota. porque el codificador en lugar de reproducirlos ha adoptado una posición contraria al crear el heredero testamentario. no sé si por la mala traducción o deliberadamente. que resulta para nosotros la valedera. infiere la conclusión de que el legado parciario no engendra un sucesor universal y que elfo está confirmado con claridad por dos notas del Código: la del art. con independencia de la proyección del llamamiento. Discurre que los precedentes franceses no son válidos para nosotros. al referirse al derecho de acrecer. más que nada se apunta a las asignaciones patrimoniales. en sus aspectos sustanciales. La afirmación inicial de Fornieles está sujeta a correcciones: cuando en el derecho romano se distingue entre la instituciósl de heredero y el legado. un legatario de cantidad. por lo mismo que es universal.Del enunciado.no siendo el título universal y estando divididas las partes de cada legatario. Hemos cuidado de mostrario en todos sus pasos porque a través de su examen y crítica quedará expuesta ia posición contraria. Éste es. puesto que el acrecimiento se produce en virtud de la universalidad del título que absorbe todo. concliiye afirmando: "En resumen. como dice la nota 3719. Es así que por largo tiempo pudo . Luego dc expresar que el hecho de que varios preceptos hablen de herederos y sucesores universales carece de importancia por haberse copiado del derecho francés. 3719 y la del 3812. Por lo tanto.

los legatarios a título universal y los legatarios particulares. Nadie discute. que el legatario de cuota no es un continuador de la persona del causante ni que no habrá de responder ultra tlirec. Es decir. Es exacto que la creación de tsa tercera categoría de legatario a título universal originó confusiones en lugar de despejarlas. El problema. Ello no obstante. la doctrina ha visto en él una limitación de los legados iiniversales le ha asignado una naturaleza igual a la de ellos. Pero adviértase qiie esas dos consecuencias anejas a la calidad de heredero no son las esenciales para reconocerle a éste el carácter de sucesor iiniversal. El Código Napoleó~iexhibe así. como es sabido. se lo presume . Debe obserirarse también que la segunda consec~irnciaes perfectamente separable de la condición de heredero. de todas formas. tres categorías en los llamados por testamento: los legatarios universales. Debe observarse que ciiando el Código define al sucesor universal. tampoco. No se discute que el art. pero tampoco deja de advertirse que la mentada norma omite pronrinciarse sobre si ellas constituyen un par de especies de un gknero común. y -como una soIiición transaccional. giró en torno de la atribución de la saisine. 3719 demarca perfectamente anibas categorías. llama asi a (7cl?iela quien pastt el todo o ztna parte alicuota del p t r i 71~onzod e una persona. n o es la que dividió a los ~edactoresdel Código francés ni la que determinó O ' y ectarse en las soluciones vacilantes que luego habrían de p~ la interpretación de los textos.apareció la idea del legatario a titulo ~tniversalque n u n a la tendrá de pleno derecho. se enfatiza la idea patrimoiiial con abstracción de la continuidad personal. Es exacto lo que dice Fornieles en cuanto a que en nuestro derecho no es posible confundir al legatario de cuota con el heredero. y tanto que en la legislación vigente. a partir de la reforma.PRINCIPIOS GENERALES 25 darse la posibilidad de un sucesor universal distinto del heredero. Pero esta distinción. más que nada por la ausencia de preceptos que enmarcaran definidamente su regulación. como consecuencia del enfrentamiento entre opiniones adversas.

Esa operación conceptual es la que recoge Vélez. Piénsese la situación creada cuando ha nacido ya el estado de comunidad por la aceptación de los herederos: en el supuesto y con proyección a la propiedad. puesto que no es un heredero. para caracterizar al sucesor. No cabe duda de que el legatario carece de vocación al todo. cuando en la Ilota al art. sino que es usado con una significacióil técnica precisa y que está referida a cómo se sucede y no a c u á n t o se sucede. ya que existe la posibilidad de que el causante haya dispuesto legados de cosa cierta o de créditos. esa fracción se trasmitirá a sus sucesores de la misma forma que habrá de trasmitirse la parte del legatario. Pero esa carencia del acrecimiento no significa que su título no sea universal. 3365 y 3421. ya que no podría aspirar a la totalidad. 3281 dice: "La sucesión itniversal ~ u e d etambién no abrazar la totalidad sino una porción determinada de 10s bienes porque esta porción tiene . No resulta válida. ni puede inferírsela de los arts. Cuando la ley emplea el término u n i v e r s a l i d a d . Y no hay tal: la universalidad no es una entidad. siguiendo a Savigny. ya que habrá de concretarse sobre una parte definida de la herencia sin posibilidad de expansión y.siempre beneficiario con un patrimonio que no habrá de confundirse y respondiendo tan sólo intra vires. Si el alcance de la universalidad estuviera en función de lo cuantitativo r. sobreviniendo su muerte. el título de éstos no tiene diferencias con el del legatario. como en el caso del párrafo anterior. 3344.o podríamos decir que el heredero es un sucesor universal en cuanto hubiera legados que restaran bienes a la masa. 3417. tampoco. sino que implica una operación del pensamiento y un modo de considerar las cosas en determinadas relaciones jurídicas. n o dice que el heredero la tenga con exclusividad. la afirmación de que el heredero sea el único propietario de todos los bienes de que era propietario el difunto. no le da el sentido de totalidad. N o es ésa la expresión del art. Con mayor razón aún cuando la disposición es de una parte alícuota. Cuando el primero de los preceptos atribuye la propiedad de la herencia.

3719. ver art. y por consiguiente. Segovia. y que es apócrifa tal como aparece en las ediciones del Código posteriores a 1883. ha sido la infiel traducción del término quotité que emplea éste. aparece a continuación de la frase legados de cantidad. es preciso advertir que el vocablo cantidad que aparece en ella como tomado de Troplong. no siendo el título universal y estando divididas las porciones de cada legatario. la frase de Troplong. pretendiendo aclarar sus alcances. los doctores Ruiz de los Llanos y Chavarría presentaron como del propio codificador un texto en el cual. puesto que los doctores Ruiz de los Llanos y Chavarría introdujeron una sustitución y un agregado al original. En efecto. El testamento contendría dos legados distintos sin relación ni conéxión alguna". En cuanto al argumento referido a la nota del art. 3821. la frase o parte alicuota. 3625) y estando divididas las porciones de cada legatario no habría derecho de acrecer (ver art. Aun sin entrar a considerar la validez que como elemento interpretativo debe darse a las notas. El testamento contendría dos legados distintos sin ielación alguna". m habría derecho de acrecer. hizo intercalaciones enunciando la frase así: "Pero otra cosa sería si el testador hubiese dicho: lego los tres cuartos de mis bienes a Sempronio.por base necesaria el conjunto total como la fracción a la unidad". Sancionada la Ley de Fe de Erratas. En tal caso el testador n o habría hecho sino legados de cantidad (o de parte alícuota. Además de ello. los estudios realizados por Rébora y Grünberg demuestran concluyentemente que la citada nota no corresponde a la redacción que le dio Vélez. no siendo el título universal (ver art. En tal caso el testador no habría hecho sino legados de cuota (quotité). en la traducción de .Vélez. bajo la evidente influencia de Segovia. y por consiguiente. carece por completo de relevancia. y con este agregado ha aparecido la nota en las sucesivas ediciones del Código. decía. . 2). 3501). inc. "Pero otra cosa sería si el testador hubiese dicho: lego los tres cuartos de mis bienes a Sempronio.

tendrá derecho a la cuarta parte de los bienes que hubiese correspondido a su esposo en dichas s%icesiones.28 ~ ~ A N ~ JDE A L DERFCHO SUCESORIO 16. por su parte. Salas ha sostenido que se trata de un supuesto de representación anómala. Borda. . y. NATIJRALEZA J U R ~ D I C A DEL DERECHO OTORGADO A L A NUERA VIUDA. El novel instituto ha originado posiciones encontradas en nuestrn doctrina. 3. 357S y 3575 o si hubiere incurrido en actos de notoria inconducta moral. Entendemos que ninguna de las tres posibilidades enunciadas es válida. El art. 3551 exige que para qu'e la representación tenga lugar es preciso que el representante mismo sea hábil para suceder a aquel de cuya sucesión se trata. Ello resulta evidente. que tiende a remediar la premoriencia del marido.Este derecho no podrá ser invoclzdo por la mujer en los arts.776 bis establece: La viuda qlie permaneciere en ese estado y na tliviere hijos. La ley 17. o que si los tuvo no sobrevivieren en el momento en que se abrid la sucesión de los suegros. n o obstante los méritos de sus argumentaciones. que es imposible asimilar técnicamente el nuevo instituto a la representación. como lo atestigua la nota de Vélez Sarsfield al art. en primer término. Spota y Guastavino. Por otra parte. al pretender desentrañar su naturaleza jurídica. entienden hallarse frente a u11 heredero por derecho propio. supone como requisito que los representantes sean hijos o descendientes del representado. mientras que hlolinario y Povifia consideran que la nueva figura corresponde a la de un heredero de vocación limitada. 3549.71 1 ha creado un nuevo sucesor. ya que. Digamos. la representación imaginada para reparar el interés de los hijos perjudicados por la muerte prematura de sil padre. 3549 establece que los representantes sucederán a la misma parte de la herencia a la cual el padre o la madre habrían sucedido. dos circunstancias más preceptuadas por el mismo Código impiden la asimilación: el art. el ya mencionado art. 3573. por su parte.

se agrega que si le son aplicables a la nuera viuda las mismas causales de exclusión hereditaria que al cónyuge supérstite.a nuera excluye al fisco. en tercer lugar. Tampoco es posible considerar a la nuera como heredera. ya que normalmente cabe suponer entre ella y el causante un grado de afección. En primer lugar. Estas pautas interpretativas no aparecen como suficientes para otorgar a la nuera viuda el carácter de heredera. 3586. ya que la adjudicación de la herencia a éste se produce cuando no hay sucesores legítimos.. y no que una parte de ellos sea adquirida por el Estado. no se advierten cuáles son las razones que harían admisible sustentar que se trata de una representación anómala. 357G bis. No es válido hacer reposar la afirmación en un error. Para ello se han aducido distintas razones: en primer lugar se ha afirmado que la ley no niega la vocación universal de ella y que la referencia a la cuarta parte contenida en la norma debe entenderse formulada en filnción de una pluralidad de herederos. que esa interpretación se justifica por el método de la ley.4sí como no aparece claro que pueda hablarse de un derecho de representación. que dichas razones están corroboradas desde un punto de vista axiológico por lo preferible que resulta que los bienes relictos se trasmitan en su totalidad a la nuera. y no en el caso de acudir como única sucesora intestada. en segundo término. con porción legítima y ubicada entre los sucesores a los cuales remite el art. se aduce. puesto que es una pretendiente con derecho a la sucesión. en cuarto término. ya que la nueva norma se la ha ubicado en las concernientes a la sucesión intestada. y que la circunstancia evidenciaría una situación de soledad y desamparo que refirmaría la conveniencia del derecho de acrecer. finalmente. circunstancia que no se daría frente a ella. cabe inferir la igualdad de naturaleza de un derecho sometido a idénticas posibilidades extintivas. no resulta convincente el argumento referido a la ubicación del nuevo art. se afirma que 1. se sostiene. y . ya que el lugar dad6 a la norma no es el que un buen método legislativosindicaria.

El argumento está. Finalmente. Quienes sostienen esta posición. Menos válida resulta la tesis que asigna a la nuera sucesora el carácter de heredera de vocación limitada. 3539 establece que si luego de trascurridos los términos fijados.sostener que la inclusión del precepto en el capítulo destinado a la sucesión de los cónyuges es correcta porque se trata de efectos del vínculo matrimonial. Tampoco resulta suficiente el argumento fundado en la aplicacióri a la nuera de las mismas causas de pérdida de la vocación sucesoria establecidas para el cónyuge supérstite. viciado por una petición de principios. ningún pretendiente se presentara. ya que el art. y n o que una parte de ellos sea adquirida por el Estado. implica forzar las reglas del razonamiento y disimular el injerto en un sistema que ha cuidado de discriminar nítidamente los distintos órdenes hereditarios. Se ha observado que cualquiera que fuese la naturaleza de ese delecho. 3573 y 3575. por tanto. o habiendo repudiado la herencia el heredero. puesto que de otra forma aquél hubiera heredado a éstos y a su vez la esposa lo habría sucedido a él. no parece exacta la afirmación de que la nuera excluiría al fisco. se ha producido antes que el de sus padres. lo que equivale a decir que la reputación de vacancia se producirá en ausencia de quienes invoquen títulos a la universalidad de lo relicto. En segundo lugar. la abonan . desafortunadamente la solución de la ley ha sido otra. ya que para admitir la exclusión del fisco debe concederse previamente la vocación universal a la nuera. la sucesión se reputará vacante. lo que torna procedente la extensión de ellas. Pero esta circunstancia no se daría en los supuestos en que la cónyuge hubiera incurrido en las causales de los arts. si bien es cierto que desde una perspectiva axiológica es preferible que los bienes relictos pasen en su integridad a la nuera. ya que el llamamiento tiende a remediar el fallecimiento del marido que. según la cual la nuera n o tendría posibilidad en caso alguno de extender su vocación al todo por falta de una norma expresa que así lo permita. contrariando el orden natural. ésa sería la solución obligada.

entonces. Pero ello no importa desconocer que estamos en presencia de un legitimario. Del carácter que le asignamos se desprenden las siguiestes consecuencias: a) que no continuará la persona del causante conio puede continuarla el heredero. todos los !lamados a la szccesión intestadn en el orden y modo determinado en los cinco primeros cap. a la masa sucesoria. la figura del heredero de vocación limitada no ha sido acogida por nuestro ordenamiento. . la de un legitimario no heredero. queda claro que rechazamos la condición de heredera que algunos han pretendido asignarle.tulos del título ante~ i o r La . 3592: Tienen una porción legítima. 3576 bis es. De lo que llevamos dicho al formular las valoraciones de las tesis precedentes. como lo hace el aceptante beneficiario. como lo ha señalado muy autorizada doctrina. POdAa ser considerado como un copropietario virtual: un copropietario cuyo derecho a la partición se subordinaría al de los acreedores hereditarios. naturaleza del nuevo sucesor crzado por el art. ): e ) que. Conviene observar que no obstante tan ilustres antecedentes. sucesor universal. y no resulta válido conceptuar así a la nuera sucesora en un sistema en el cual la caracterís~icaesencial del heredero es su vocación a la universalidad. se llegarla a la ostensible desarmonía de permitir por vía de la ley el llamamiento de un heredero limitado en su vckación e impedirlo cuando la vocación pretendiera ser creada por el testador al hacer la institución hereditaria. b) que no podrá representar. como claramente resulta de su inclusión y de lo dispuesto por el art. d ) que su responsabilidad no será ultra vires. c) que no es propietaria de la universalidad ni de los elementos que la componen. De aceptarse esta tesis. que no debe ni le es debida la colación.con los precedentes romanos y con la acogida que a esa categoría dieron los proyectos de reforma.

procediendo jure occupationis. provincial o nacional. toma los bienes porque éstos no tienen dueño. Si bien es cierto que en el art. ya que la equiparación n o puede ir más allá de pagar las deudas del causante y. de haberlos. cuya doctrina apela a un término más contundente. puesto que afirma que el Estado recibe los bienes par deshé~ence. Conviene agregar que4si el Estado se asimilara al heredero recibiría la universalidad patrimonial del causante y n o se produciría. Es lo que dispone el art. ya sea extranjero o ciudadano a~gentino. El concepto es explícitamente aceptado por Vélez. dentro de los límites de lo que recibe. según fueren las leyes que rigieren a este respecto. los biener del difunto. es incuestionable que el fisco n o hereda. sean raices o muebles. según sea la jurisdicción en que se hallen situados.En caso de no existir ningún heredero o. que se encuentren e n el territorio de la República. como ocurre en nuestro sistema. sino que. porque él adquiere los bienes de un muerto precisamente en virtud de un títiilo que supone que no haya herederos. que éstos renunciaran a la herencia. el patrimonio del causante es recogido por el fisco.589 se establece que los derechos y obligaciones serán los mismos que los de los Iiet-ederos.corresponden al fisco. quien en la nota al artículo trascrito señala que el Estado en realidad no es un heredero ni un sucesor en el sentido téc:ico de la palabra. Esta concepciGn es también la francesa. 3388. el traspaso de los bienes al Estado nacional o a los Estados provinciales. Entre las distintas concepciones sobre la manera en que el Estado interviene en las sucesiones nuestro codificador ha optado claramente. lógicamente. 3. . es preciso reducir el alcance del principio a su verdadera dimensión. al regular la vacancia de la herencia: A falta de los que tengan derecho u heredar conforme a lo displtesto anteriormente. y según la solución dada.

3279. En lo que sigue se tratará de precisar cuáles derechos y obligaciones integran la trasmisión y cuáles n o son trasmisibles por causa de muerte. que no debe confundirse el contenido de la sucesión con derechos nacidos en cabeza del heredero con motivo de su apertura.En definitiva. Sería Mcil pero equivocado. 2342 considera como bienes privados del Estado general o de los Estados particulares todas las tierras de la República que carezcan de dueño. la sucesión por causa de muerte es la trasmisión de los derechos activos y pasivos que componen la herencia de una persona muerta. y más específicamente. . aunque ella sea el hecho originante de su nacimiento. a la persona que sobrevive. IV. dicho de otro modo. el art. a la cual la ley o el testador llama para recibirla. A su vez. En ese sentido. Conviene advertir. 23 12 caracteriza al patrimonio como el conjunto de los bienes de una persona. DERECHOS QUE SE TRASMITEN POR CAUSA DE MUERTE. el art. sería fácil concluír estableciendo una identidad total entre patrimonio y herencia o. Si ambos conceptos se unieran simplemente. por otra parte. es este principio combinado con razones de policía el que justifica el derecho estatal a los bienes relictos sin duefio. todo lo qde constituía aquél se trasmitiría por ésta. ya que en la generalidad de los casos lo trasmitido n o comprenderá en su integridad lo que conformaba el patrimonio del causante. los bienes vacantes o mostrencos y los de las personas que mueran sin tener herederos. CONTENIDO DE LA SUCESIóN Y OBLIGACIONES 18. puede afirmarse que n o obstante los embates que ha sufrido la teoría medieval del dominio eminente. Según la definición dada por el art.

resultan no trasmisibles y se extingue el derecho a promoverlas con la muerte del legitimado activamente. El hecho de que ellas no integren la trasmisión hereditaria no impide que en determinadas ocasiones sean el medio necesario para la protección de los derechos sucesorios. el art. de hijo o de esposo. y no como herederos.Debe observarse. que los derechos extrapatrimoniales resultan ajenos a la trasmisión hereditaria. inicialmente. los atributos de la persona. la ley confiera la posibilidad de su ejercicio a otras personas. dado el fin primordial por ellas perseguido. y es propietario. etc. o que ha sido puesto en ella por juez competente. con excepción de aquellos derechos que no son trasmisibies por sucesión. es decir. 1195 señala las pnméras limitaciones al principio declarando la intrasmisibi- . a la libertad. Y así los derechos de la personalidad. Ello no obsta para que producido el fallecimiento. no es concebible que se herede o se legue el carácter de padre. al honor. El principio general de trasmisión de derechos y obligaciones de contenido patrimonial está dado por el art. En cuanto a las acciones de estado. concluyen con la muerte de su titular y no se trasmiten sucesoriamente. acreedor o deudor. continúa la persona del difunto. todos los derechos y obligaciones que resultan del emplazamiento en el estado de familia son inherentes a la persona e intrasmisibles por causa de muerte. pero otorgándoles la legitimación en calidad de parientes. De la misma forma. el derecho a 1-a vida. A su vez. acreedor o deudor de todo lo que el difunto era propietario. 3417. donde se dispone: El heredero que ha entrado en posesión de la herencia.. a la integridad física.

b ) Contratos. La primera está referida al usufructo. que se extingue por la muerte del usufriictuario y cualquiera que sea el término asignado a aquél (arts. así como los demás derechos reales. Dos excepciones deben marcarse. o los de aquellos que así lo determinara una cláusula del contrato o una disposición expresa de la ley o su naturaleza misma.el valor de la parte ejecutada y de los materiales preparados si fueran útiles a la obra. los herederos podrán continuar la construccióii de la obra cuando . 2969. pero no por la del locatario. quien debe pagar a los herederos de aquél -en proporción del precio convenido. donde se dice que lo dispuesto sobre la extinción del usufructo se aplica igualmente al uso y al derecho de habitación. Corolario de esta regla es lo dispuesto sobre la locación de obra. .723 y decr.Son trasmisibles el dominio y condominio sobre las cosas. Las prestaciones de hacer quedan extinguidas por la muerte cvando la persona del deudor hubiese sido elegida para hacerla por su industria.lidad de los derechos inherentes a la persona. Sin embargo. 2920 y 2921). ya que se le reconocen durante el plazo de cincuenta años (ley 11. la misma norma declara su intrasmisibilidad cuando estipularen obligaciones inherentes a la persona o resultaren así por la misma naturaleza del vínculo creado. su posesión y las correspondientes acciones petitorias y posesorias. G26).603 de 1957). Corresponde. Vean~oslos supuestos principales. 1195 es el de la trasmisibilidad de los efectos de los contratos. también. Los derechos de autor se trasmiten al heredero. La segunda está dada por el art. El principio general sentado por el art. a) Derechos reales. Además. marcar una particularidad en materia de propiedad intelectual y artística.-ley 12. donde el contrato queda resuelto por la muerte del empresario. pero limitados en el tiempo. arte o cualidades personales (art.

Ida solución aparece contradicha por el art. 1852 y 1864). En la compraventa. 1640 y 1641). la acción compete tanto al donante como a sus herederos (arts.ser que éstos y los otros conuiniesen entre ellos contin~rarla sociedad. o si ésta n o fuese conuenida con el socio q u e hubiera fallt. En materia de sociedades. dado que está vinculado estrechamente a las afecciones en favor de quien se instituy6. no es trasmisible mortis causa (art. y ace#tada por el heredero. . pues mientras la primera norma no exige que los demás socios consientan nuevamente y sólo requiere que la siistitución sea aceptada por el heredero. la segunda impone el mutuo convenio entre los herederos y los socios sobrevivientes. ya que si se hubiera convenido copulativamente en favor del donante y sus herederos. mientras que en la segunda se ~ r e ~ c r i bele mutuo convenio entre los herederos y los socios sobrevivientes. 1670. Según el art. de manera que el pacto primitivo y el inciso último del art. 1842).ésta no exigiese en el empresario cualidades especiales (arts. Segovia sostuvo que la primera de las normas no exigía que los demás socios consintiesen nuevamente y sólo requería que la sustitución fuese aceptada por el heredero. la reversión condicional de ellas no puede ser estipulada sino en provecho del donante. 1670 quedan sin efecto. n o tienen calidades de socios los herederos o legatarios de los derechos sociales. si todos los otros socios n o consintiesen e n la sustitución.cido. En materia de donaciones. 1396). Haciéndose cargo de la contradicción. el derecho adquirido por el pacto de preferencia. donde se establecen las normas de par~ición. Como se ve. 1761. la cláusula será reputada no escrita respecto a estos últimos (art. dos normas encontradas del Código han suscitado disidencias en su interpretación. a n o . Pero tratándose de la revocación de las donaciones por inejecución de las cargas o por ingtatitud. la contradicción es evidente.a u n cuando se hubiese convenido e n el contrato social q u e la sociedad continuaria con los herederos.

A esto contestaba Rfachado que la explicación podría considerarse satisfactoria. por consiguiente. pidiendo adeniás la de los socios. o es tan importante que su falta hiciese probable que la sociedad no pudiese continuar. Y en el relativo al ait. En el comentario al art. pudiendo. y debemos entenderlo así. 1670 escribía: "A más es necesario que los otros socios consientan en continuar la sociedad como lo establece el art. y el art. suplir su falta con sus herederos. que . y otra que exige el consentimiento de los herederos y de los socios? Es natural completarla con la segunda. como la del art. que resguarda la libertad de los herederos.L. 1761. habiéndose convenido en el contrato que continuaría con los herederos. conformándose así con la verdadera doctrina. 1759.lercna. o es industrial. 1670. al considerar que deben complementarse los requisitos del art. en que los demás asociados tienen dcrecho para disolver la sociedad. eso explicaría la razón por q u e necesitan del consentimiento de los deinás socios. no debemos trepidar. Pareciera que esta interpretación. siii hacer distinción alguna. si allí se exigió sólo el consentimiento de los'herederos. ap!icando el artículo al fallecimiento de! socio administrador. en cuyo caso sólo con su consentimiento se puede continuar. Y agrega: "Pero entre una disposición expresa como la del presente artículo. 1670 a cuando el socio muerto no reíine ninguna de las condiciones indicadas. el presente la completa. ya que el fallecimiento del administrador los autoriza para pedir la disolución. y una dudosa o que guarda silencio. 1761 en el caso allí propuesto". ensayaba otr. ¿Por qué buscar colisión entre una disposición que dice. porque el silencio de la una no puede oponerse a la expresión categórica de la otra". y pueden usar esa facultad. con los del 1761. la sociedad no puede continuar sin el consentimiento de los socios y de los herederos del fallecido. 1670. es porque de elloa se hablaba. volvía sobre la contradicción sosteniendo que éste se refiere al caso especial del art. se necesita el consentimiento de los herederos.1 explicación. en cambio. cuando el socio muerto es administrador. es decir.

por lo cual.550 consagra la validez de los pactos de integración de la sociedad con los herederos. n o cabe admitir de manera alguna tal razonamiento.ampara la libertad de los socios sobrevivientes. el pacto será necesario para éstos y los sobrevivientes. del mismo modo que el heredero debe responder por las deudas del causante. pero pueden ellos condictonar su incorporación a la trasformación de su p a ~ t ee n comandita1 za. Ida solución consagrada por la ley puede analizarse desde dos perspectivas. desde otro ángulo. resulta satisfactoria la licitud del pacto de incorporación de los herederos a la sociedad. cuyo pensamiento compartimos. el elemento de . y que nadie puede tener derecho a heredar un patrimonio activo sin obligaciones. -4 su vez. con relación a las sociedades de responsabilidad limitada.onformidad de éstos para su incorporación. debiendo sancionarse el incumplimiento de los socios sobrevivientes con el resarcimiento de daños y perjuicios. 00 de la mencionada ley se establece que e n las sociedades colecttvm y e n comandita simple es licito pactar q u e la sociedad continúe con sus herederos. la que se ha pretendido justificar con el argumento de no diferir la situación del sucesor-socio a la del sucesor-deudor. 90 y 155 de la ley 19. Pero. Dicho pacto obliga a éstos sin necesidad d e un nuevo contrato. Como observa Guastavino. resulta la más valedera. aunque la redacción de los textos no aparezca muy feliz. resulta desacertada la admisión del pacto de incorporación en la modalidad que impone a los herederos del socio muerto la obligación de ingresar a la sociedad. En el art. niodalizado con el derecho que se les ha conferido del ingreso. apartándose del requisito impuesto por el ordenamiento civil al no requerir la . tambié~ debe cumplir la obligación de incorporarse a la sociedad. la ley 19. Por una parte. Tratándose de sociedades comerciales.. 155 dispone que si el contrato previera la incorporación de los herederos del socio fallecido. tal como corresponde en las obligaciones de hacer. el art.550. al menos en los tipos a que aluden los arts. El contrato de sociedad presupone.

nte o del mandatario. 2083 y 2086). cuando el acreedor de una renta constituída en cabeza de un tercero. Pero. Sin embargo. contra su íntima voluntad o predisposición. Lo comprendió Vélez al consignar en la nota al art. contra su voluntad. sus herederos o representantes dispongan sobre ellos. sea como enajenantes. por lo que seria inadmisible incorporar a alguien forzosamente a una sociedad. Sin embargo. las obligaciones de restitución y rendición de cuentas que pesaban sobre el causante. bajo pena de responder por el perjuicio que de su omisión resultare (arts. 1195. . como fluencia natural del principio senrado en el art. Con relación al mandato. la renta pasa a sus herederos hasta la muerte del tercero (arts. No obstante. Con la muerte se extinguen la tutela y la curatela. los herederos del mandatario suceden en la obligación de continuar por sí o por otros los negocios que no admiten demora.nffertio s o c i ~ t a t i scomo requisito esencial e impone obligaciones muy particulares. 460). iiiiplícitamente. se trasmiten a sus herederos (art. La gárantía de evicción existe entre todas las personas que directamente han sido parte en el contrato que la origina. el derecho de invocar la garantía de evicción como la obligación de prestarla se trasmite a los herederos de ambos. o de otra manera. forzaría a los herederos a ingresar como socios. y al faltar la affectio soci~tatises probable que las actividides societarias se resientan de un modo pronunciado. 1670 que nadie puede ser socio por herencia. c) Obligaciones de fuente no contractual. pues ello. sea como adquirentes. Prever como único medio de eludir la incorporación a la sociedad cl camino de la renuncia a la herencia es altamente inconveniente. llega a morir antes que éste. para no perder la herencia. hasta que el mandante. La obligación de pagar una renta vitalicia se extingue por la muerte de la persona en cabeza de quien ha sido constituída. establece el Código que el contrato cesa por falleciniiento del manda. 1963 y 1969).

Además. 1708. 3474 y su nota). en la redacción dada por la ley 17. habr5 una nueva gesticin de negocios entre ellos y el dueño. únicamente tendrán accidn los herederos forzosos. En iriateria de delitos y cuasidelitos. 2290 que comenzada la gestión y producida durante la agencia la muerte del interesado. establece que la acción por indemnización sólo competeri al damnificado directo: si del hecho hubiera resultado la muerte de la victima. la segunda parte del art.ser entendido en el sentido de que no corresponde el resarcimiento por agravio moral si la pretensión accionable n o la . por las personas que tenian obligación de alilnentar a2 muerto citando vizría. aceptando la posición predominante entre nuestros autores. Empero. la obligación de satis facerlos integra el contenido de la sucesibn. constitriyendo una genuina carga de la herencia (arr. Se ha tenido en cuenta para ello que si bien es cierto que el art. también lo es que dicho precepto debe . y cuan do éste no tuviese bienes. su pago podrá ser reclamado a otras personas. pero no la coritinuación de la que había emprendido el gestor fallecido. pero pasa a sus herederos la obligaci3n de rendir. estableciendo tina diferencia con las soluciones dadas en materia de mandato. Tratdndose del daño mora!. En cuanto a los gastos funerarios. la Cámara Nacional Civil en pleno ha decidido que la acción e n curso por reparación del daño moral n o caduca por la muerte del damnificado y puede ser continuada por sus herederos. el derecho que tenía el causante de reclamar los daños sufridos en su patrimonio se trasmite a sus herederos. 2308: N o dejan do el dijunto bienes. es ohli gación dcl gestor continuarla hasta que puedan pioveer los herederos de aquél.71 1 .La gestión de negocios concluye con el fallecimiento del gestor. las cuentas pendientes (arts. Per(s si el causante nada dejarc. se dispone en el art. en nombre del causante.'a de suyo que si los sucesores continúan los negocios pendj:entes. tal como lo prcceptúa el art. 2296 y 3417). los gastos funerarios serán pagados por el cónyuge sobreviviente. 1078 limita la legitimación activa. \.

o repudiarla. Como remedio a ello apareció el instituto de la herencia yacente. 1. "J. pura y simplemente. nadie puede hacerlo.ha intentado el damnificado directo. si el propio interesado no se siente daííado o no cree digno precio a su dolor. entidad controvertida en cuanto a sus facultades. T'RASMISIÓN HEREDITARIA.". Civil (Cám. el derecho que competía al causante para impugnar la aceptación o retractar la renuncia se trasmite a sus herederos. sustancialmente en el periodo final de la codificación.. . pero si él la hubiese iniciado y luego fallece por causa ajena al hecho.ciones prácticas. ya que ella sólo se operaba con la aceptación del heredero. encaminadas a regular el comienzo de los efectos del traspaso. donde la trasmisión hereditaria se opera en el momento mismo de 6 . Por otro lado. mientras que otros le niegan tal calidad. Nac. 7/3/77. 20 bis. De la misma forma. Manual. esta solución recibe su fundamento en la norma general del art. En el derecho romano. Esta concepción ofrecía no pocos inconvenientes derivados de la existencia de una masa de bieries que carecía de titular. Como bien se destaca. Civ. El niomento en que opera la traslación de los bienes en virtud de la sucesión rnortis causa ha recibido distintas so1u.A. ya que para algunos romanistas era iin sujeto de derecho. 1977-11-229). MOMENTOEN QUE SE OPERA. d ) Derechos sucesorios. la mutación sucesoria no se producía de manera instantánea. pueden continuarla sus herederos. es decir: aceptarla con beneficio de inventario. Distinta es la concepción de nuestro Código. El llamado a la herencia trasmite a sus sucesores todos los derechos que sobre ella le competían.Hiffia. en pleno. 1099 del C.

a) Prueba directa. producida de pleno derecho en ese instante y sin solución de continuidad. es resuelta mediante la curatela de los bienes. sin que exista el menor intervalo en que los bienes carezcan de titular. con abstracción de que el sucesible haya o no aceptado la herencia. la del Código Civil. Distiritos artículos sientan el criterio resumido en la nota. por otra parte. la apertura y la trasmisión de la herencia. El criterio aceptado por Vélez está expuesto en la nota al art. siendo la niuerte el hecho determinante de la apertura de la sucesiór. DE SU T1EhiPO Y LUGAR. se advertirá la importancia de un orden de prueba y. y a ese resultado conduce lo preceptuado en el 3415.la muerte del causante. son indivisibles". La dificultad que puede presentarse cuando e1 heredero no es conocido o no esté precisado. pero con más simpleza nos conduce a resultados prácticos similares. y la posterior a la creación de los registros de estado civil. !a trasmisión hereditaria se produce desde el instante misrno de la muerte. alteren o modifiquen el estado civil y . en el 3-19 y en el 3420. No hay entre ellas el menor intervalo de tiempo. LA MCERTE. PRUEBADIi. y como las circunstancias de tiempo y lugar en que ella se produzca habrán de aparejar consecuencias sobre el régimen de la trasmisión. De manera tal que. 3282: "La muerte. la trasmisión ipso jure adoptada por nuestro C d i g o es técnicamente distinta del sistema romano. Como se ve. La legislación vigente establece que todos los actos y hechos que den origen. se causan en el mismo instante. 20/3. Como se observa. como se muestra en ello un ejemplo genuino del entrelazamiento de las disposiciones de fondo y de forma.. Deben distinguirse tres épocas con relación a la prueba de defunción: la anterior al Código Civil. hasta un grado que resulta problemático desvincular las unas de las otras.

La ley 14. b ) Prueba supletoria.248. Va de suyo que quien intente la prueba scpletoria deberá demostrar primeramente su procedencia. debe tenerse en cueiita qiie el acca será redactada conforme a lo que exprese el respectivo certificado de defunción que comúnmente se expide sc. los que serán organizados por los gobiernos locales. los que tendrán carácter de documento público (decr. recogiendo el nuevo criterio judicial sentado a . Particularmente en lo relaiivc a! n3omento del fallecimiento. 85 y 104 del C. los que estaian corrietidos a 13 prrtinenre rectificación. esto es. Por tanto. por las leyes 18.327 y 20.751). 18. Convendrá advertir qiie la presunción legal sobre la veracidad del contenido de esos doc~imentospuede ceder a otras pruebas. las circunstaiicias enunciadas por el precepto que impiden la presentación de la partida. o se hayan deslizado en ella errores. modif. h'o sería extraordiiiario. La prueba de la defunción se hará mediante las partidas o fotocopia de los originales que expidan los registros. En el caso de imposibilidad de producir la prueba legal por medio de la correspondiente partida. Civil). Para labrar la partida es necesario que se extienda el certificado de defunción que pruebe la muerte por quienes hayan visto el cadáver. 12 base de informaciones proporcionadas por amigos oficiosos que rodean a los dolientes. Es posible que las enunciaciones del acta no se ajusten a lo real. también corresponderá la prueba supletoria cuando el cadáver no haya podido ser visto.brt. o faltaran ios asientos en ellos.394. Ella será admisible cuando no hiibiere registros. obtenida por el prgcedimiento judicial que establezca el hecho del fallecimiento. será procedente la prueba supletoria. entonces. o por no estar éstos en la debida forma (arts. inexactitud que puede tener una honda repercusión.-ley 8204/b3.la capacidad de las personas deberán inscribirse en los correspondientes registros de las provincias y de la Nación. que la determinación del tiempo rio coincidiera con cl verdadero instante de la muerte.

el juez podra tener por comprobada la muerte y disponer la pertinente inscripcic. sin que se pueda alegar trasmisión alguna de derechos entre ellas. .~~ en el registro. donde se establece que si dos o rnás personas fallecieren en u n desastre cornún o en ciialqiiier otra circunstancia de modo que no 5e pueda saber curil falleció primero. agregó al art. el fenómeno sucesorio se integra a través de tres aspectos que en alguna ocasión pueden ofrecer siniultaneidad.inea operada en el momento de la muerte del causante pilede repercutir en u n problema derivado del deceso siniultáneo de dos o rnás personas. Iglial regla se aplicará en los caros e71 q u e ?lo filesc $ost?)le la identtficación del cadiver. 22. Ellos son: la apertura. . Ya hemos visto que la afiertura se cfectiviza a la muerte de la persona o en 10s casos de ausencia con presunción d e fallecimiento. El estudio del tenia resiilta ajeno a nuestra materia.DELACIÓN DE LA HERENCIA Y A D S ~ U I S I C I ~DE N L A HERENCIA. Como se advierte.partir del caso planteado por el naiifragio del rastreador "Fournier". La trasmisi6n instant. Rástenos precisar qiie la solución aparece dada por el art. sin q u e sea posible deterrninzr ciiál se produjo primero. la delación y la adquisición de la herencia. 108 el siguiente apartado: E n los casos e n que el cadáver de ztna persona n o fuese hallado. 109. ~ i e r n p r eq u e la desaparict0n se h u t ~ i e r a~ r o ~ l ~ ~ c nc rlrrzc~zstanc~as zd~ tales q u e la muerte deba ser trnzcia c/lrnQ czrrta. se presume que fallecieron todas al niismo tiempo.APERTURA DE LA S C C E S I ~ N .

Para este último. siguiendo a Bello. en determinadas circunstancias. la apertura y la trasmisión de la herencia se producen en el mismo instante. cambiando cada uno de sus elementos de titular. sin embargo.La delación es la atribución de la here~iciaque se opera mediante el derecho de opción concedido al sucesible. 3287). La adquisición de la herencia. El principio resulta cundo en consecuencias. mientras que Mar~ínezPaz lo desecha. lo vincula con el vocablo francés dévolution. d ) La aptitud del sucesibIe para recibir la herencia está referida al día de la muerte del causante (art. propietario de ella desde la muerte del autor de la sucesión (art. e) La competencia para entender en el juicio sucesorio corresponde al juez del domicilio al producirse el fallecimient o (art. derecho que se desdobla en la facultad de aceptar el llamado o de repudiarlo. que gozan como él la facultad de aceptarla o de repudiarla. impuestos por la ley por vía de sanción. Conviene advertir que el término delación n o es admitido uniformemente por nuestros autores. aunque fuera incapaz o ignorase que la herencia se le ha deferido. es. en tanto que Guastavino encarece la utilidad de su empleo. finalmente. se produce por medio de los actos de aceptación que pueden ser expresos o tácitos o. el ius delationis es el derecho que tiene el sucesible d e hacer suya la herencia de modo efectivo y actual o de rechazarla. b) A partir del deceso se opera la mutación del acervo. Ya hemos puntualizado que la muerte. 3284). f ) El derecho aplicable en todo lo relativo a las conseciiencias jurídicas de la trasmisión se rige por la ley vigente . 3420). ya que Rébora. c) El sucesible que sobrevive un solo instante al difunto trasmite la herencia a sus propios Iierederos. y así: a) El heredero.

debe aplicarse en cada caso la ley del país donde estén los bienes. tratándose de pluralidad de herederos. 10 que implica la pluralidad de leyes cuando ellos estén situados en distintas naciones. UNIDAD Y DE LA PLURALIDAD El tema referido a la debatida cuestión sobre el sistema aplicable en materia sucesoria evade los límites de nuestra materia. con la partición hereditaria. denominado d e u n i d a d d e las szicesiones. en cambio. sin que sea procedente la excepción de falta de acción. 3283). g) Los herederos están obligados a responder las demandas que sc entablen contra el causante. VI. aunque en forma sucima. para la otra. SISTEAIAS DE LA DE SLICESIONES. a los perfiles del problema. responde a la aspiración de los internacionalistas en el intento de lograr la comunidad jurídica universal. el estado de indivisión hereditaria. y ella será la que corresponda al domicilio o nacionalidad del causante. aunque se trate de aquellos que no tienen la posesión de pleno derecho y que deben pedir la investidura judicial (art.a la fecha del fallecimiento. 3414). Ese estado de indivisión ha de cesar. En la actualidad. El primero de los sistemas. Quienes sostienen su procedencia la abonan en las siguientes . dos son las soluciones que ofrece el derecho en materia de conflictos de leyes sucesorias. puesto que su tratamiento es propio del derecho internacional privado. en el supiiesto comíin. h) Desde el instante mismo de la muerte se origina. De todas formas convendrá que hagamos refeiencia. y cada uno de ellos tiene los mismos derechos que el causante en cuanto a la propiedad y posesión de los bienes. sean los sucesores nacionales o extranjeros (art. Para una. LEY APLICABLE 24. la ley aplicable debe ser única.

Según tstos. la inspiración seguida por el (:ódigo en cuanto al patrimonio-persol~a. el principio de la unidad ha debido recibir los embates críticos de los partidarios del sistema de la pluralidad. la célebre construcción del patrimonio-persona carece actualmente del vigoroso predicamento de que gozó. lo que hace que la unidad sucesoria no resulte una consecuencia obligada de la trasmisión mortis caitsa. que responde a la tradición estatutaria y que en épocas de desorden crimplió puntiiales servicios.razones: en primer término.universalidad indivisible y abstracta dependiente del sujeto y con radicaci6. ya que el exagerado sometimierrto a la vsluntad individual no existe. Además. y ei derecho moderno se inclina hacia el sistema de sucesión en los bienes.n en un solo lugar. se sostiene que la zplicación de una ley única. Lafaille ha serialado que en el campo de la política jurídica cabe aceptar un modus . el problema se desplaza del campo científico al utilitario. ya que distinto es el régimen de la propiedad regulado por cada Estado y el derecho que pueden tener los sujetos sobre ella. radican la critica en el hecho de que el ordenamiento sucesorio responde a principios de política que se enmarcan en el orden público nacional. Eti ese sentido. aun cuando fuera extranjera. puesto que debe ceder a las regulaciones inipuestas por el legislador. Acertadamente se ha observado que ninguna de las dos teorías presenta una consistencia inconmovible que permita elegirla como la valedera y. en segundo término. la admisión de que la trasmisión hereditaria responde a la voluntad expresa o presumida del causante. No cbstante la vieja prosapia del sistema. se remiten a las objeciones que merece la teoria del afecto presunto del causante. De esa forma. por tanto. por último. Por ultinio. en nada afecta la soberanía nacional. es preciso admitir que la doctrina de la unidad aparece como más conveniente al ofrecer la ventaja de una liquidación uniforme de la masa sricesoria. en tercer orden. las ventajas que se derivan de la tramitación de un solo juicio sucesorio. lo que hace necesario que esa volición no quede fragmentada por la aplicación de distintas leyes.

donde se establece: El derecho de sucestón al patrimonio del difzlnto. donde se dispone que en el caso de división de una misma sucesión entre herederos extranjeros y argentinos o extranjeros domiciliados en la Re- . Las dificultades aparecen. 3470. sin embargo. que puede considerarse mayoritaria entre los tratadistas de derecho internacional y que ha sido sostenida -entre otros. pudiendo definirse el sistema legal diciendo que el derecho sucesorio es regulado por las normas vigentes en el último domicilio del causante. su validez o nulidad. que no abrace en absoluto ninguna de las opiniones en pugna y que partiendo de una de ellas como regla introduzca las suficientes atenuaciones. Una opinión. lo relativo a las personas a quien se concede vocación. y así propugna la adopción del sistema unitario con las reservas derivadas del orden público. sostiene que la única excepcian al principio de la unidad estaría dada por el art.vivendi entre los diversos Estados.ación esti muy lejos de ser clara y unívoca. La regla general aplicable está dada por el art. El derecho d e sltcesi8n mentado en esta norma comprende tres categorías. esto es. Nuestro ordenamiento se ha pronunciado aceptando el principio de la unidad. es regido por el derecho local del domicilio que el difunto tenia n S I L muerte. Romero del Prado y Lazcano. con la existencia de otras reglas que enfrentan el principio y sobre cuyo alcance ha discrepado la doctrina. c) el derecho testamentario en cuanto al contenido del testamento. sean los sucesores nacionales o extranjeros.por Vico. la porción que reciben y en qué condiciones. b) los derechos y obligaciones de los herederos. que son: a) el orden sucesorio. 3283. pero la concepti. Si Ia cuestión se detuviera aquí no se plantearían problemas de interpretación.

Ello no obstante. y la referencia a "los modos de trasferir y a las solemnidades que deben acompañar esos actos" estaría referida al sistema de la trasmisión. la discriminación entre cosas muebles e inmuebles en el patrimonio hereditario regidas por la lex rei sitae y los derechos personales y de crédito sometidos a la Iey de1 último domicilio del difunto. en cambio. el principio de 13 unidad cedería en tres situaciones: en la trasmisión de los bienes inmuebles. y a las solemnidades que deben acompañar esos actos. estando dirigida exclusivamente a las u t singuli. a los derechos (1. las excepciones a la regla del art. sostienen que esta norma no tiene aplicación con respecto a las trasmisiones universales. y no a lo relativo a la capacidad y derechos de las partes. las pul tes. en absoluta contradicción con la teoría de Aubry y Rau.pública. Los sostenedores de esta posición no dejan de advertir la argumentación realizada por los pluralistas en función del art. a la cnpacidad de adquirirlos. De otra manera. que es la que cuenta con la mayoría de los sufragios en la doctrina de los civilistas y en 10s pronunciamientos judiciales. arguyen. 10 del Código Civil. en la de los muebles que tienen una situación permanente y en 10 relativo a la regulación de la porción legítima. a una propiedad raíz sólo puede ser adquirido. Y así. pierde de vista la naturaleza puramente intelectual de los elementos que integran el patrimonio y. Para otra opinión. según el cual los bienes raíces sit~iadosen la Repiihlica son exclusivamente regidos por las leyes del pais. por lo tanto. . El titulo. a los modos de trasferirlfir. 3283 no se limitarían a la sola enunciada anteriormente. estos últimos tomarán de los bienes situados en el una porción igual al valor de los bienes situados en el Estado extranjero de los que fueran excluídos en virtud de leyes locales. trasferido o perdido de conformidad con las leyes de la Repiihlica. sino que su ámbito seria más amplio. respecto a su calidad de tales. lleva a establecer una distinción fundada solamente en las cualidades naturales de las cosas comprendidas en aquel.

". son regidos por las leyes del lugar e n que están situados. Cap. t. pero los muebles que el propietario lleva siempre consigo. 54. t. más aún cuando dichos autores reconocían una excepción al principio de la unidad en materia de trasmisión de inmuebles. p. donde se dispone: Los mzsehles que tienen situación permanente y que se conservan sin intencirjn de trasportarlos. igual conclusión hay que aceptar respecto de los muebles con . Esta interpretación es la que informa el pronunciamiento casi unánime de nuestros tribunales (puede verse: plenario de las Cámaras Civiles de la Cap. 11 del C. esté o no en su domicilio.Según esta tesis.A. son regidos por las leyes del domicilio del du. 2524). ya que la sucesión es una de las maneras admitidas de trasmitir los bienes a título prticular (art. o que son de su uso personal. ya que sería inconsecuente defender la soberanía en un caso y desampararla en otro. 101). La excepción referida a los bienes raíces es extendida por algunos a los muebles de situación permanente. Civ. sala D. "J. De donde resultaría incongruente que los 'mismos inmuebles pudieran estar sometidos a leyes distintas según que fuesen considerados en si: individualidad o formando parte del patriinoriio del difunto. Sostienen que es evidente que si se admite que el derecho hereditario de los ininuebles se rige por la ley territorial. p.. Fed. resulta arbitrarkn la distinción entre trasmisiones de los bienes considerados ut singuli o como integrantes de un patrimonio. como también los que se tienen para ser vendidos 0 trasportados a otro lugar.". como lo acepta nuestro Código acogiendo la opini6n de los territorialistas. "La Ley". . 75. tomando como razón el art. 29. 596. los mismos motivos deben guiar la soluci6n cuando se trata de trasferencias a título universal. p. máxime en un país de inmigración como es el nuestro. Cám. Cám.A. El pensamiento está robustecido por la argumentación de que si el Estado debe proteger de manera muy especial la propiedad raíz.eño. l e a p . 5.. t. Civ. A ello se agrega que la teoría de Aubry y Rau no puede ser esgrimida como un antecedente vinculatorio en la interpretación. "J. Civil.

agrega. agregan.sitiiación permanente. ningún mueble quedaría sometido a la ley local. no se justificaría la extensión y. Lafaille afirma que el distingo aparece en la vida real erizado de dificultades y sería arriesgado fundar en él una diferencia de legislación. excepción que no tiene ninguna relevancia. Su redacción distinta y los antecedentes doctrinales a que obedece demuestran que se refiere al régimen de los muebles por actos entre vivos. . a los objetos considerados ut singuli. Afirman que así como el arL. 11. demuestra que son muebles de situación permanente todos los que se hallan en un país de manera fija. dada la fuerza y generalidad de sus términos. Guarda mayor coherencia. se rigen por el estatuto personal del de ciljus. ello está motivado por la razón de evitar una repetición inútil y fatigosa. 11 no ha emp l e a d ~los mismos términos que el anterior. Además. Su lectura. Se aduce que si el art. por tanto. Para otros. no participando de tal carácter únicamente los que el propietario lleva siempre consigo o que tiene para ser vendidos o trasportados. Las sucesiones. nada hay en el art. en consecuencia. primera parte. no queda sino circunscribir la norma del art. si se tiene en cuenta que ellas surgían de la confrontación de ese precepto y aqiiellos otros incompatibles con tal norma. las razones del apartamiento no parecen muy decisivas rii congruentes. 7 que nada se infiere de !a circunstancia de que el codificador no cornpletó el enunciado de las excepciones al art. no cabe aducir con la misma eficacia el fundamento de orden público que tanto se esgrime en materia de inmuebles. a nuestro juicio. en cambio. 10 comprende la trasmisión por causa de muerte. 11 que suponga lo mismo. cuando se trata de valores mobiliarios. Si bien debe admitirse que en ocasiones resulta muy dificultoso establecer un distingo entre las distintas categorías de muebles. adoptar la misma solución que en materia de inmuebles. 3283. A pesar de los inconvenientes que ofrece tal dualidad.

de las condiciones y circunstancias en que se le ha dado ubicación. debe atenderse r\. quizá interese advertir que la cuestión parece no revestir caracteres de importancia y de practicidad. Se ha negado la calidad de situación permanente a los depósitos bancarios a plazo fijo. . Corno ha sido señalado. cualquiera que fuere su antigüedad. En cuanto a los créditos. si se tratara de herederos legitimarios argentinos o domiciliados en nuestro país su legítima está suficientemente protegida por lo preceptuado en el art. El punto referido a la regulación de la legítima ha originado también dificultades. o en cuenta corriente. ella debe estar normada por la legislación nacional. De todas formas. La doctrina sentada por los pronunciamientos judiciales se vuelca a entender que. por tanto. como a las cédulas hipotecarias argentinas depositadas en custodia en un banco del país. la que puede inferirse de la naturaleza de aquél. Corno ce advierte. no son muebles de situación permanente y están sometidas a la ley del domicilio del difunto. y de la manera como se ha comportado a su respecto. el margen de po- . Y así.4 ello debe agregarse que lo referente a la trasmisión de bienes raíces o muebles de situación permanente debe regirse por la ley nacional. Se ha tratado de caracterizar la categoría diciendo que para determinar si un bien mueble tiene situación permanente en la República.Las decisiones judiciales scn vacilantes y no puede hablarse de una línea definida. las alhajas que el causante llevaba consigo al momento de su muerte. no así el quirografario resultatite de haber pagado conio fiador una deuda contraída por el afianzado en el extranjero. la intención de su titular. dado que todo lo referente a la organización de la sucesión legitimaria constituye materia de orden público. y resulta improcedente. salvo que por las circunstancias particulares del caso se pueda inducir la voluntad de su titular de conservarlas inmovilizadas por tiempo indefinido en la República. la aplicación de la ley extranjera. se ha decidido que debe reputarse bien mueble con situación permanente el crédito garantizado con hipoteca sobre un inmueble ubicado en la Kepública. 3470.

La única excepción está dada en lo referente a la trasmisión de . del cual son signatarios nuestro país. los títulos y derechos hereditarios. 44 y 45. aunque se reconoce eficacia a los testamentos por acto público realizados en cualquiera de los Estados signatarios. no afecta ninguno de los principios básicos de nuestro ordenamiento jurídico. Uruguay. que se redactó en 1940. El anteproyecto de Juan Antonio Bibiloni y el Proyecto de la Coniisión reformadora de 1936 adoptan el principio de la unidad. Inclusive la forma del testamento debe regirse por la ley locw rei sitae. determinado por el domicilio del causante. que regulan la materia. El sistema ortodoxamente pluralisti ha sido atenuado en el segiindo Tratado. Bolivia y Perú. Paraguay. ha adoptado el sistema de la pluralidad sucesoria. se establece que la capacidad de testar y la de los herederos estará regida por la ley del lugar de situación de los bienes de la misma forma que la validez y efectos del testamento. la regulación de las legítimas y todo lo relativo a la sucesión deterida por ley o por testamento.sibilidad queda rediicido a que se tratara de bienes muebles de situación no permanente y de extranjeros no domiciliados en nuestro país. El l'ratado de hlontevideo de 1889. En él se estipuló que la capacidad para testar debe regirse por la ley del domicilio del causante y que las formas del testamento deben regularse por la ley del lugar de su otorgamiento. Bien se observa que el hecho de que un extranjero no domiciliado en el país sea privado de recibir bienes qiie por nuestra ley le hubieran correspondido. Por sus arts.

El Proyecto de 1954. A4í se ha establecido. por ejemplo. adoptó el sistema de la pluralidad sucesoria. 3284 son de orden público. Conviene señalar que la jurisdicción no puede ser prorrogada. donde se establece que la jurisdicción sobre la sucesión corresponde a los jueces del lugar del último domicilio del difunto. en la hipótesis de que una persona tuviera distintas residencias. . ya que los alcances del art. Ida competencia para entender en el juicio sucesorio está dada por el art. En el supuesto de dificultades suscitadas en la precisión.lós bienes inrnuebles situados en eI pais. en cambio. dentro de una misma provincia la jurisdicción es prorrogable siempre que medie el acuerdo de los interesados. 3284. JUEZ COMPETENTE PARA ENTENDER EN EL JUICIO SUCESORIO. Va dc suyo que para la determinación del domicilio deberán aplicarse las normas establecidas por el Código en los arts. la cual es regida por la ley nacional. que en caso de duda debe presumirse que la persona se domiciliaba donde falleció o que el conocimiento del sucesorio corresponde al juez del lugar donde el causante residía con su familia. y no al del asiinto de sus negocios. Ello no obstante. ellas han sido resueltas por las decisiones judiciales sentando diversas pautas. prevalece la competencia de1 juez del lugar en que aquélla tuviera el asiento principal de sus negocios o la mayor parte de sus bienes. 28. 89 y siguientes.

ello no basta para desvirtuar la conclusión que resulta de otras pruebas m5s relevantes acumuladas a la causa. y aunque señale un sitio como residencia del causante y que su muerte se ha producido en éste.como se ha visto. adquiriendo particular significación la que emanx de escrituras públicas en que el causante ha expresado su domicilio.Como principio. que la cumpetencia aceptada por todos los herederos al iniciar el juicio sucesorio en un determinado tribunal es irrevisible. que demuestran que el domicilio lo tenía en otra parte. En el supuesto de impugnarse el doniicilio que consta en el acta de defunción y que coincide con el del lugar del fallecimiento. finalmente. Sin perjuicio de esto. se admite todo género de probanzas. y mantuviera intacto el hogar conyugal. . Y así se ha resuelto que el acta de defuncibri.debe tenerse como tal el del lugar donde falleció. todavía más si así lo manifestó el propio causante al celebrar ciialquier acto jurídico. si coincide con el lugar del fallecimiento. otros hechos adquieren igual fuerza de convicción. Para ello. prueba el deceso del causante pero no el último domicilio. E~ilpero. prestara dinero que debía devolverse allí. la carga de la prueba pesa sobre el impugnante. trasladara la mercadería restante de la venta de un negocio. se acepta que el domicilio es el que enuncia el acta de defunción. Cabe señalar. la presunción de veracidad del contenido de las partidas puede ceder. y así se han tenido por contrarios a la intención de rnudar domicilio al extranjero las circunstancias de que poco antes de su partida el causante tomara una caja de seguridad en un banco de la ciudad. Ilor si solo. en especial el que se atribuye en su testamento. En caso de duda sobre cuál fue el último domicilio real del de C I L ~ Z L S . ante la pretensión de uno de ellos que no discutió oportunamente el domicilio.

. a elección de quien inicie el juicio. la menor parte de los bienes merece tanta atención como la mayor. 731 del Código Proccsal de la provincia de Buenos Aires. habrá de acudirse al juez donde están situados los bienes. 722 del Código Procesal Civil y Comercial de la Nación dispone que cuando se hubiesen iniciado dos juicios sucesorios. El mismo criterio se aplicará en caso de coexistencia de juicios testamentarios o ab-intestato. para su acumulación prevalecerá. uno testamentario y otro ab-intestato. 3284. siempre que la promoción del proceso o su sustanciación no revelen el propósito de obtener una prioridad indebida. 3238. el fallecimiento de una persona con domicilio en el extranjero que deja bienes en nuestro país. Si éstos estuviesen diseminados en distintas jiirisdicciones podri recurrirse a cualquier juez en cuya jurisdicción existan bienes. en principio.Admitidas las excepciones a la regla de la unidad sucesoria. no hay razón alguna que dé preeminencia al juez d. Además. aplicáridose las reglas de .prioridad que examinaremos. puesto que ello dependería del inventario y avalúo.onde esté situada la mayor cantidad de bienes. habría que estarse al monto. teniendo en cuenta el grado de adelanto de los trámites realizados y las medidas útiles cumplidas en cada caso. medidas que forman parte ya de la tramitación del juicio y que sólo pueden ser decretadas por juez competente. pues como acota Vélez en la nota al art. lo que sería impracticable.a norma es reproducida por el ñrt. 1. el primero. El art. Como se destaca. Quedará a criterio del juez la aplicación de esta regla. Conio no es de aplicación el principio sentado en el art. suscita el problema de determinar el juez competente para entender en la sucesión.

que la regla de la atracción n o fiinciona de manera absoluta. 3284 desgrana en cuatro incisos los alcances de ella. La acumulación de juicios referidos a distintos causantes es admisible cuando exista conexidad entre ellos. . sin embargo. todos los que tengan algún derecho. Esto hace. no se hallen expuestos a tener que litigar en una multitud de tribunales diferentes. por trasmitirse un acervo común y concurrir los mismos herederos. en la realización del acervo y en la distribucirin de los bienes. debe preferirse la del que primero hubiera muerto. naturalmente. y de esa forma es preciso que no haya más que un solo tribunal para decidir sobre las cuestiones relativas a la sucesión aún indivisa. que se traduce en que el juez que entiende en el sucesorio no se limita exclusivamente a éste. Resulta ocioso destacar que esta solución protege no solamente los intereses de los sucesores.29/ 1. Ello se funda en la ostensible ventaja que deriva de centralizar todo lo relativo a la herencia. Si se trata de acumular las sucesiones donde ambos cbnyuges son los causantes. los acreedores. sino que su conocimiento se extiende a cuestiones vinculadas a la trasmisión.ACIÓN DE DE DISTINTOS JUICIOS SUCESORIOS CAUSANTES. y el mismo art. sea en razón del domicilio de cada uno de ellos. y este tribunal debe ser. los legatarios. el del lugar en que la silcesión se ha abierto. desde que allí los bienes y los negocios del difunto son más conocidos que en ninguna otra parte". ACUMUI. sea en razón de la situación de los bienes. sino que alcanza también a los terceros interesados. "que los herederos. Debe advertirse. Persiguiendo la unidad procesal se establece el denominado "fuero de atracción". como enseñaba Chabot. sea por las demandas de garantía que tendrían que interponerse unos contra los otros.

justifica que ésa sea la solución. Sin consideracióii al tiempo trascurrido. De esa forma quedan iricluídas. el resultado de ellas determinará quiénes son los llamados a recibir la herencia ) . El iiiciso 2 se refiere a las controversias que pudieran suscitarse con motivo de la partición. y pese a que el acervo esté liquidado. 3284 establece que deberán entablarse ante el juez de la sucesión las demandas concernientes n los bienes hereditarios.~s 3 1. X c c i o ~ COMPRENDIDAS EN EL FUERO DE ATRACCIÓN.cuando son interpuestas por nrgunos de los sucesores universales contra sus coherederos. . y las que tiendan a la refornza o nulidad de la partzción. expresando: Las demandas relattvas n las garantías de los lote^ entre los coparticipes. el fuero de atracción se prolonga más allá de la división. Lle la misma manera. de igual manera que en el supuesto de que se pretendiera atacar la cuenta particionaria. el destino de los bienes. más que por lo dispuesto en el inciso. El hecho de que en el expediente sucesorio están reunidos todos los elementos relativos al litigio. va que un pleito de esta naturaleza forma parte del juicio sucesorio mismo. alterada por la evicción que hubiese sufrido. quedan comprendidas aquellas que persiguen la petición o la exclusión de la herencia. En cuanto a las acciones que tienden a la exclusión de herederos (cónyuges. El precepto se refiere a todas las cuestiones que piiedan surgir entre los integrantes de la comunidad hereditaria o las que se susciten sobre los elementos que la componen. es el iuez del sucesorio el llamado a conocer cuando uno de los comuneros reclama contra los otros por la integridad de su lote. hasta la partición incl~rsive. en virtud del párrafo inicial del artículo. en el inciso de marras. aun cuando se ha observado que la heredttatis petztto corresponde al juez de la universalidad. En este supuesto. El inciso 1 del art. indignos o desheredados). tanto las acciones referidas a la colación como las que versan sobre la inclusión o exclusión de bienes en el inventario. por tanto.

el inciso 4 comprende las acciones personales de los acreedores del difunto. de la que la hipoteca es u n accesorio. todo l o referente a la validez e interpretación de las disposiciones testamentarias. ya que consulta tanto la naturaleza personal del mutuo que constituye la obligación principal. Por último. sosteniendo. convendrá remarcar dos circunstapcias. aunque sean í1 titulo particular. como sobre la entrega de los legados. en concordancia con las manifestaciones de Vélez expuestas en la nota. La tesis opuesta era la sostenida por la casi totalidad de las salas de la Cámara Nacional y es. las exigencias de cumplimiento de cargos o. comprendiendo todos los casos en que la silcesión es demandada. La primera. Es decir. En segundo lugar. que el vocablo acreedores debe ser entendido en sentido lato. que se trataba de una acción real. ya que ellas deben dirigirse al juez del lugar donde se hallan situados los bienes. Si se tratare de la acción por cobro del saldo resultante. aun en el caso de que la demanda fuera deducida por un deudor. luego de la venta . Sin duda. Previo a todo. conio sería el siipuesto de un juicio de consignación. esta solución es la correcta. la predominante en los pronunciamientos judiciales. actualmente. en una palabra. una reiterada jurisprudencia de la Corte nacional tenía resuelto que el fuero de atiacción no regía respecto de ella. la reducción de las mandas. antes de la división de la herencia. Atribuye al juez del sucesorio el conocimiento de las demandas relativas n la ejecución de las disposiciones del testador. la forma de cumplirlas. En cuanto a la ejecución hipotecaria. la ejecución de la voluntad del testador. están excluídas las acciones reales.El inciso 3 está referido exclusivamente a la sucesión testamentaria. cuanto las finalidades prácticas que han determinado el fuero de atracción. que como lo enfatiza el codificador en la nota. El precepto enmarca en la conveniencia de la intervención de un solo juez y de la unicidad de la liquidación.

el fallecimiento de uno de los codemandados produce el desplazamiento de la competencia hacia el juez de la sucesión. se ha decidido que aun cuando es juez competente para la ejecución costas devengadas el que intervino en el juicio principal. nace la atracción del juicio sucesorio para la ejecución de aquélla. de allí que si el procedimiento es nulo respecto de alguno de los demandados por defecto de la notificación. y si se hallare en trámite. la demanda deberá sustanciarse contra todos los sucesores universales. la invalidez alcanza a todos. se entiende que el juicio en que se ha reconvenido a la sucesión es atraído por ésta. Si la muerte se produce cuando al conocimiento se hubiera avocado el tribunal de apelación no hay atracción. En el caso de litisconsorcio pasivo. y no cuando la persona contra la cual se pide la ejecución ha fallecido. Así. Conxendrá formular un par de observaciones antes de finalizar. resulta indiscutible el carácter personal & aquélla y su atracción por el juicio sucesorio. la competencia de ese lugar deberá ceder ante el fuero de atracción. inclusive a los que hubieran sido bien notificados. La ~Fimeraes que siendo en esencia la reconvención una genuina demanda. El fallecimiento del deudor origina soluciones particulares con relación a los juicios en trámite. que aun cuando el causante hubiera constituído d e micilio especial en una obligación personal. cuando el pleito se hallare pendiente de sentencia en primera instancia. pues en ese caso particular entra a jugar el fuero de atracción del juicio sucesorio. ya que no se da ninguna situación de excepción a la regla contenida en la norma que lo establece. . La segunda. Si a la herencia de aquél concurren varios herederos. deberá continuarse ante éste. en cambio.del bien hipotecado. ese principio se refiere a las situaciones normales. pero sí la hay. originándose un litisconsorcio necesario. Aun más: una vez dictada la sentencia definitiva.

o la acción declarativa de usucapión. como la de simulación de un condominio. el art. a opción del ejecutante. el art. 28 del decr. en su art. la acción de división de un condominio que integraba el causante. En cuanto al cobro de medianería. aun por accesión. será competente el juez del lugar en que estén o el del domicilio del demandado. las acciones reales están excluídas de la atracción. aun cuando se trate de acciones reales inmobiliarias. 28. o del lugar del domicilio del deudor. y no estará sujeto al fuero de atracción de los juicios universales. se ha resuelto que si bien se funda en un derecho real. tiende a la percepción . Tampoco seri atraída. Tratándose de bienes que no sean inmuebles. por su mismo carácter. sera competente el juez federal del lugar donde se halle el bien a expropiar con jurisdicción en lo contenciosoadministrativo.56 dispone. que la acción compete al jiiez de comercio del lugar convenido para pagar el crédito. el art. y deben sustanciarse ante los jueces del lugar donde están situados los bienes. el juez del sucesorio no está impedido de conocer en las acciones reales cuando las partes se someten 3 su jurisdicción. Con relación a la ejecución prendaria. o del lugar en que según el contrato se hallaban o se hallan situados los bienes. la acción reivindicatoria de un objeto determinado comprendido en la herencia. En materia de expropiaciones. 21 dispone que tratándose de inmuebles. Ello no obstante.499 establece que el proceso se ~ramitarápor juicio sumario. ni las declarativas o de mera certeza de derechos reales.348í. Conio ya se ha dicho. a elección del actor.-ley 15. 19 de la ley 21. A su vez. dado que la competencia territorial es prorr&ble. no podrá ser entablada ante el juez del sucesorio si éste no es el que corresponde al lugar de la situación del bien. Por tanto.a) Acciones reales.

265. que la sucesión del empleador. As. La solución no ha sido recibida por los códigos procesales de la Capital Federal y de la provincia de Bs. el Régimen de Contrato de Trabajo (leyes 20. inscripción o fiscalización. el del liigar en qqre deban pagarse o el del domicilio del deudor. y salvo disposici8n e n contrario. N i el fuero de atracción n i la conexión modiJicartin esta regla.de una indemnizacihn y que. y no real. a elección del actor.. 5. en su art. puesto que las demandas relativas a cargas impositivas tienen carácter personal. el juez del lugar del bien o actividad gravados o sometidos a inspección. por tanto. Sobre la base de lo dispuesto por el primitivo texto del art. cualquiera que fuera la jurisdicción en que estuvieran los inmuebles. ya que ambos ordenamientos en su art.744 y 21. d ) Liquidación y partición de sociedades. no atrae las acciones judiciales que tenga promovidas o promoviere el trabajador por créditos u otros derechos provenientes de aquella relación. es una acción personal comprendida en el fuero de atracción. 7. las decisiones judiciales establecieron que las cuestiones relativas a la liquidación y partición de los bienes sociales de u n a sociedad comercial regular resultaban excluídas del fuero de atracción. 428 del Código de Comercio 7 sus concordantes. Los tribunales pacíficamente habían sostenido la doctrina de que el juez del sucesorio era el llamado a conocer en los juicios por cobro de impuestos. . al establecer las reglas generales de competencia disponen: E n lar acciottes fiscales por cobro de impuestos. inc. c) Contrato de trabajo.297) establece. b ) Acciones por cobro de impuestos. En lo referente a las consecuencias emergentes de la relación laboral. tasas O multas.

personales. Dispone el art. que la unidad procesal no comprende tampoco todo lo relativo a la faz activa de la universalidad. a nuestro juicio. deberá someterse a la competencia común. que el art. Nada obsta en la actualidad. aducen para abonar sus tesis distintas razones.a ausencia de normas semejantes en la nueva ley 19. f) Faz actiua de la unive~salidad. las que también se han proyectado a los pronunciamientos judíciales. con abstracción de la vigencia del fuero de atracción. se refiere exclusivamente a las acciones personales mentadas por el inc. y que. Según una posición. Dentro de esta posición hay quienes defienden u n criterio más amplio. el intérprete no está . La iriterpretación de esta norma ha suscitado divergencias doctrinales. 3284. Debe marcarse. 3255: S i el difunto no hubiese dejado m i s que un solo heredero.550 torna objetable esa conclitsión. después que hubiere aceptado la herencin. 3285 no hace distinciones. por tanto. finalmente. De allí que si los herederos tienen que accionar contra terceros. 4. a la aplicación de las previsiones del art. Tanibién resulta ajena al juicio sucesorio la cuestión derivada del traslado del cadáver.I. inclusive a la tramitacisn del juicio sucesorio. ~ 0 s teniendo que también están incluídas las acciones previstas en el inciso 3. sean las acciones reales o. Quienes sostienen que cuando existe solamente un heredero tiene competencia el juez de su domicilio. así. el precepto constituye una excepción que abarca todos los supuestos previstos por el art. en cambio. Para otra. Se dice. 3284. las acciones deben dirigirse ~ n t e el j u e z del domicilio de este heredero.

Y. que la separación establecida entre el art. ya que hasta tanto ello ocurra no cederá la competencia del juez del último domicilio. Fornieles. Asi. mientras que el comienzo del art. Pero si la mera referencia gramatical resultara insuficiente. que. entre los cuales puede mencionarse a Segovia. Se hallan enrolados en esta posición Machado y Borda. y que el art. 90. hacen una interpretación estricta. el juez competente para investir al heredero o a 10s herederos es el juez del lugar . que existiendo solamente un heredero no aparecerían las dificultades que han impulsado al codificador a establecer la competencia d. 3285 menciona a las acciones. y ya que los acreedores deben iniciar sus acciones ante el domicilio del heredero.64 ~IANUA nELDERECHO SUCESORIO autorizado a hacerlas sin violar la ley. puede fundarse en varios argumentos. que compartimos. en t o d ~ slos casos.habla de la sucesión. cabe observar que para que funcione la norma excepcional establecida por el art. sosteniendo que en todos los casos. no se ve la razón por la cual los legatarios u otros que se creyeran con derecho a la herencia y que ejercen acciones personales tendrían el privilegio de ocurrir al juez del domicilio del difunto. 3294 -de igual forma que el art. la competencia para el juicio sucesorio corresponde al juez del último domicilio. no habría ninguna ventaja en tramitar la sucesión en un lado y las acciones en otro. aun existiendo un solo heredero. 3284. En primer lugar. como escribe Rébora. pueden aducirse otras razones corroborantes. Esta interpretación restrictiva. Rébora y Guastavino. 3285 es requisito previo que se determine la existencia de un único heredero. 3285 y el inciso 4 del 3284 obliga a inferir que aquél está dirigido a todos los supuestos de competencia previstos por éste. 3285 solamente comprende las acciones personales de los acreedores a que hace referencia el inciso 4 del art. en cambio. Otros.si se obliga a los acreedores por acciones personales a ocurrk al juez del domicilio del único heredero. uno de carácter gramatical: el art.el juez del último domicilio del causante cuando exista pluralidad de herederos.

acudir a jueces distantes -donde se damicilia el heredero íinico. allí se sabrán las causas de indignidad si existieren. con los inconvenientes que derivan de la falta de inmediatez procesal. "desligar el juicio sucesorio de los jueces del último domicilio del causante y atribuír la competencia a jueces del domicilio del heredero único -que para iniciar el juicio deberá comenzar por titularse heredero excl~isivosin que todavía haya certeza de que jurídicamente lo sea-. el juez del último domicilio del causante se encuentra en mejores condiciones de conocer la verdadera voluntad del testador que el juez del domicilio del heredero. los herederos pospuestos que quieran concurrir con él a la herencia. Los que quieran promover acciones de exclusión de la herencia del sujeto que se titula heredero único. A más de los fundamentos estrictamente jurídicos. En caso de discutirse el sentido de una cláusula del testamento. Guastavino ha cuidado de puntiializar que los motivos que determinan la competencia del juez del último domicilio no se refieren exclusivamente a los problemas de partición de la herencia o al pago de las deudas del causante.del último domicilio del difunto: solamente él puede decir si el heredero es uno solo o son más. de prosperar la interpretación amplia del art. sino que tienen un alcance mucho mayor y subsisten aun para el supuesto en que haya un solo heredero. . alejaría la jurisdicción del lugar donde han ocurrido los hechos que originaron la relación jurídica hereditaria. como también donde serán conocidos sus sucesores.para proteger sus derechos a la herencia. en ese lugar estarán sus bienes y será donde se han contraído las deudas. Es preciso tener en cuenta que habitualmente el último domicilio del causante será e i lugar donde es más conocido. Por tanto. deben añadirse otros que son de relevancia por su razonabilidad. 3285. deberían. o los que tengan interés en cuestionar la validez o la inteligencia del testamento. Es muy que en jurisdicción del primero hayan ocurrido los hechos que expliquen la disposición testamentaria y se encuentren las pruebas de la verdadera intención del testador.

".A. "J. t. t. "Rev. "L. t.". 571.: Et legatario de parte alicuotn. "Rev. Carlos."También el juez del último domicilio del causante estará en mejores condiciones de apreciar las causales de exclusión de herencia contra el heredero o las reclamaciones de conciirrencia de otros herederos". del Colegio de Abogados de La Plata".". p. 113. 116. . t . 3285 constituía una excepción que comprendía todos los supuestos re vistos en el art. 53. p. El legado de cuota. 163.4 ESPECIAL ACURAANZQRENA. p. La postura inicial ha sido dejada de lado en el último pronunciamiento del tribunal. 579. Santiago C.p. 1968. A. 4 1 1 ~El contenido de la herencia. ~ 449).". p. "L. nQ 13. p.~NASTASI.: Pactos sobre herencia futuras. 13. BIBLIOGRAF1.Augusto C. enero-junio 1968. . Elías P.". x.del Colegio de Abogados dc La Plata". 1968-V. 73.. pues el art. t. As. S / Suc. As. "L. 174. 10-1971. 11. p. Jurídica de Bs. GUASTAVINO. 341).: Naturaleza del derecho suresorio de la nuera viuda.L. "Rev. . Una reiterada y antigua jurisprudencia de nuestro más alto tribunal había establecido que el art. nQ 1.".L. F~ssr. 124. dado el 18 de julio de 1968 en los autos "Himrnelpacher. julio-diciembre 1964. p. 1957. Eduardo B. Rs. 94.". As.. t .: Contratos sobre hr~cncia futura. p. t. t . 3284 y también al juicio sucesorio ("Fallos". p 1157. AMBROSIONI. 123.24. 2 1 5 . vrr. t.". t. p. t. 822. Competencia . RELLUSCIO. nQ 20.p. pero no sefiala otro lugar que el previsto para la apertura del juicio sucrsorio ("J. 14. Carlos: El concepto de sricesidn universal en el derecho romano. donde se estableció que el domicilio que tenía el difunto al tiempo de su muerte determina el lugar en que se abre su sucesión aunque exista un heredero único. 3285 del Código Civil sólo fija la jurisdicción del juez a quien corresponde entender en las acciones personales que se dirigen contra el heredero único que hubiere aceptado la herencia. Arturo: El fuero de atraccidn del juicio sucesorio en las acciones deducidas por acreedores de la sucesidn. Russo.L. Bs. Leónidas: La situacidn jurídica de los legatarios de parte alicuota: "L.. t.L.

J . 584.: Lo trasmisión "mortis causa" y la respons~bilidnddel heredero. Bs. 19M. 150. 67. RAYCES.uota. "LL. "L. M ~ N D ECOSTA. 1977-1-735.Alejandro: Legado de la universalidad de los bienes con asignación de partes. : Curso de derecho internacional priuado. 57. t.. 2' ed. . p. Unidad y pluralidad). p.L. 134. Notas de jurisprudencia: Naturaíera del legado de parte alicuota. A.Acdeel E. 7 . Interpretación del u t . t.. 5. "E. 341. E Z Enrique: Noción y fundamento de la sucesión hereditaria. 461. MORENODUBOIS.. 1943-11. J .: L s principios q u e rigen la succsión y la naturaleza jurídica del legado de parte alícuota. p. Legado de parte alic. 91. t. p. Ley aplicable a uno y otro. t. La sucesión de la nuera (art. no 1. p. 5 3 6 . Internacional del Notariado".A.As.L. 1972. Bs.". SPOTA. no 44. año 1934. As.L. p. ORÚS. "J.. 63.". Bs. 868. 1936. : E s t u d ~ o de la reiorma del Cddigo Civil..: Acciones de indemnización por la muerte dc una personca: [o accidn directa y la accidn como heredero del difunto. y GRWNBERG..: Conmoricncia.L. t.: Manual d c derecho internacionaI privado. t. 7.". Civil).A.L.L. 942. 84. t . 939.".". "L. 372 SALAS. enero-abril 1952. Jurídica y Ciencias Sociales". PORTAS. p. 3576 bis del C . p. "L. "J. Carlos M. ~ I E Eduardo: . 3576 bis del C.". Bs.. 715. t.". "Rev.Eduardo: ~ a í u r a í e r adel derecho sucesorío otorgado a la viuda sin hijos e n la sucesidn de s w suegros. 831. Dtrecho sucesorio de la nuera. año 11.Juan C.Néstor L. 1343. 1968-V.. Jorge O. "L. El fuero de atracción dcl juicio sucesorio. 1944. ~ r \ z c a ~ oCarlos . RÉBORA.: U n d a d sucesoria e n el derecho p r i ~ a d o y en el derecho fiscal. p. p. p. 1941. QUINTEROS. e n Cinco estudios de derecho sucesorio.". Civil. Bs. 1422. 133. 833.: El derecho sucesorio e n la reforma del C . "L. Alberto G. del Colegio de Abogados d2EÍs. 48. p. Fuero d e atraccidn.".A. Federico D. 118. As.L.".711. 219. 1072. Régimen de los bienes muebles y rdgimcn sucerorw de los mismos. M ~ T ~ N PAZ. Manuel: Sucesiones (Fundamento filosófico. . t. t. 1968-IV. V I C Carlos ~ A . 1969. secc.A. doct.". p. 8. "L. "Rev. t. t.". 1930. As. xxx. As. As. MAFF~A.".". t.".: La unidad y pluralidad d e suceswnes. : Mandato para aceptar herencia.". p. El derecho sucesorw dc la nuera ante la exhtencia de hijos del marido habidos c o n otra mujer. 140.L. t. "J. p . Bs. p. D. t. 598. "L. "Rev. ROMERODEL PRADO. L e y 17.José: Introducción al derecho de suceswnes por causa de muerte. "L.". t. "L. h. "J. p.Víctor N. Civil.. As. p. L~AMB~A Jorge S . PUIGBRUTAU.A. 1942-1.sucesoria e n cato de heredero únzco.. Z M.D.L. "J.

286 y siguientes del Código se refieren a la titularidad de los derechos sucesorios. dado que han desaparecido en las legislaciones actuales las incapacidades que otrora se conocieron. los muertos civiles. y así. la de los extranjeros. goza de la capacidad de suceder o recibir una sucesión. en el art. 3. las fundadas en motivaciones raciales o religiosas. se establece: Toda persona visible o jurídica. tales como la de los esclavos. 3288. o. . Conviene advertir que el tema referido a la capacidad sucesoria ha perdido prácticamente t o d ~vigencia. más recientemente. Conviene advertir. también. En el estado actual de nuestro derecho y obedeciendo al principio liberal que lo caracteriza. que no debe confundirse la capacidad requerida para recibir una sucesión con la que se exige para aceptarla o repudiarla. ya que las aptitudes de que hablan los arts. Conviene advertir. a menos de una Oisposiciún contraria de Zn ley. son capaces de adquirir por sí mismos o por sus representantes todas las personas.CAPACIDAD PARA SUCEDER 1. por último. CAPACIDAD PARA SUCEDER Y EXCLUSION DE LA VOCACIóN La capacidad para suceder consiste en la aptitud legal para recibir por trasmisión mortis causa. y no a su ejercicio. que la capacidad mentada es la de derecho.

agregando en el título xv ciertas incapacidades para recibir por testamento. esta conceptuación de incapacidades realizada por el codificador y que parece atribuíble a la influencia de Aubry y Rau. 37. El que no está concebido a1 . La norma. en virtud de la regla catoniana. la capacidad para adquirir una sztcesión debe tenerse al momento en que la sucesión se defiel-e. Pues bien. Sin embargo. era necesario tener capacidad al tiempo en que el testamento se realizaba y al niomento del fallecimiento del de cujus. como lo advierte pacíficamente nuestra doctrina. MOMENTOE N Q U E DEBE EXISTIR LA CAPACIDAD. coherente con el sistema de nuestro Códi. Según lo establece el art. ya que.36. La norma del art. LOS CASOS DE INCAPACIDAD. el principio sentado cede a una excepcibn. 10s supuestos dados no se enmarcan en la genuina noción de incapacidad. A renglón seguido el Código señala las dos primeras excepciones referidas al no concebido y a los indignos. En efecto. 3288 es completada por el art. concordantemente con lo establecido en el 47 y en el 1806.5. véase lo dispuesto en el art. 3289: N o hay o t r a incapacidades para suceder o recibir las sucesiones que las designadas en este titulo y en el "De las sucesiones testamentarias". se autori7a a recibir por testamento a las corporaciones que no tengan el carácter de personas jurídicas. 3287. cuando la siicesióii que se les defiera o el legado qiie se haga sea con el fin de fundarlas y requerir después la competente autorización. donde. En el art. importa una solución distinta de la que imperó en Roma. no lo muestra muy feliz en el uso de la terminología. 373. 3290: El hijo concebido es capaz de suceder.go que refiere la adquisición de los derechos al instante de la muerte del causante.

n o puede sucederle. ya que la niuerte producida antes de estar completamente separados del seno materno. . la indignidad se configura a posteriori de la apertura. y que ello se ~ r o d u c i r ácuando una sentencia judicial así lo declare. Como puede observarbe. 74 del C. Al legislar el instituto. tampoco puede sdcederle. El q u e estando concebido naciere muerto. Como se ve. puede disponer de ellos gratuita u onerosamente y tendrá su calidad de sucesor hasta que una sentencia lo excluya de la herencia. Fácil es concluír de todas estas notas del instituto que dejamos apuntadas. obrando como condición resolutoria. sino que configura un impedimento para conservar la sucesión. en ninguna de las dos hipótesis se halla en juego un problema de capacidad. Debe agregarse a ello que los deudores de la sucesión no pueden oponer la excepción de indignidad y que ésta puede desaparecer por el perdón del causante o purgarse por el trascurso de tres años de posesión de la herencia. Civil). por tanto. En otros supuestos. que en ninguno de los casos la indignidad se traduce en una incapacidad de derecho que se operaría mintsterlo legis. los concebidos son plenamente capaces siempre que nacieren vivos. Tampoco aquí puede hablarse correctamente de capacidad. dejará sin efecto una trasmisión ya operada. el concepto no corresponde al término que usa la ley. y. Ida segunda incapacidad que establece el Código es la de los indignos (arts.tiempo d e la muerte del autor de la suc¿sión. hará que se los considere como si nunca hubieren existido (art. adjudicársele incapacidad. ya que el que no está enkendrado no es persona y mal puede. En ambas corresponde hablar de inexistencia del sujeto. 3291 y siguientes). tales como la omisión de la muerte violenta del causante o sustracción de su testamento. Vdlez Sarsfield ha seguido la concepción francesa según la cual la indignidad no produce ningún efecto hasta que haya sido declarada judicialmente: mientras tanto el indigno recibe los bienes. declarada. De la misma forma.

Como advierte Fornieles. se advierte que para impedir la captación que podrían lograr ciertas personas en mérito a su situación. las iglesias en que estuviesen empleados y las comunidades a que pertenecieren. en colisión. puede usarse el concepto incapacidad sin incurrir en una errónea aplicación de él. la única repercusión utilitaria radicaría en la determinación de la ley aplicable. ni en el supuesto del no concebido. ha de entenderse a lo que ella acertada o erróneamente mienta con el vocablo capacidad. habrá que referir la posibilidad hereditaria a la ley de su domicilio. 3736.En cuanto a la sucesión testamentaria. el Código establece algunas incapacidades para recibir por testamento que responden a aventar las posibilidades de captación de herencia. No puede hablarse. los parientes de éstos dentro del cuarto grado. aparentemente. ni en las disposiciones destinadas a evitar la captación. 3739 y 3740). es de observar que ese interés desaparece. y pese al lenguaje que se emplea. ya que nada obsta a que las mismas personas puedan recibir válidamente si en ausencia de testamento heredaran ab intestato. El Código dedica al tema dos normas que se hallan. En resumen. Si se examinan las normas respectivas. de incapacidad. Sin embargo. Segíin el art. salvo que sean ascendientes. extendiendo la misma prohibición al niinistro protestante que asiste al testador en su Última enfermedad (arts. 3283 el derecho dv . T a l vez corresponda marcar aquí una observación que realiza nuestra doctrina sobre el interés práctico que reviste la cuestión. puesto que cuando la ley establece que la rapacidad se rige por la ley personal del heredero. la ley anula la disposición testamentaria que los favorece. ni en la indignidad. I)e manera tal que frente a cada supuesto y tratándose de un sucesor domiciliado fuera de la República. a los confesores del testador en su última enfermedad. Se menciona entonces como incapaces a los tutores. por tanto.

y la capacidad del sucrsor reglada por el art. Sin perjuicio de io qtir hrn:os de considerar en el parágrafo siguiente. 3283 es la vocación hereditaria. convendrá obseilrar que los dos preceptos r e c e noceii una misma fiieiite. 3286. No está de más agregar que tratándose de bienes inrnuebles o muebles de situación permanente ha de aplicarse en todos los casos la ley de !a República.lercncias entre ambos conceptos. siguiendo el pensamiento de Fornieles. es decir. es preciso reconocer que tanto la capacidad del causante.M i f f í a . Nos remitimos a lo dicho cuando considerarnos las soluciones en wteria de colisión de leyes. la vocación hereditzria o la forxxa de los testamentos mencior~adaspor el arr. el art. sean los sucesores nacionales n ext~anjeros. 9286 estB r-ferido a la capacidad del heredero. entendemos que no existe contradicción alguna entre ambas disposiclones. De cualquier forma y. mientras que el art. Para e110 nos fundamos en que lo aludido por el art.CPPACIDAD P A R . ha motivado distintas explicaciones en nuestra doctrina. 3286 establece que la capacrdad para suceder es regida por la ley del domicilto d e la per~iinn a¿ tiempo de la muerte del autor de la sucesidn. Por nuestra parte. 3288.A su vez.en atención a 18s diferencias. Manual. 1. estableciendo las d. Esta aparente diferencia de soluciones. que fue la Formulada por Savigny en su Sistema. el llamamiento que realiza la ley a cieterminadas personas. en cuanto una norma somete e2 derecho de siicesidn a la ley del domicilio del causante y la otra refiere la capacidad para suceder a la ley del domicilio del heredero. debieron someterse a una solución iiniforme que resultaría más racional. 7 . . SUCEDER 75 szlcesión cl patrimonio del difzinto es regtdo por el derecho local del domicilio que el difunto tenía a su muerte.

Ellos son: a) El matrimonio in extremis. el que hubiere dado . El concepto debe diferenciarse de la vocación. IX). este llamado o titulo a la sucesión constituye antes de la apertura de ella un dato de hecho que solamente con la muerte del causante cobrará eficacia jurídica actual. corresponde que precisemos ahora sus alcances. la privación de la vocación sucesoria cuando hallándose enfermo uno de los cónyuges al celebrar el matrimonio. La vocación sucesoria reconoce como fuente una disposición legal que la otorga en función de determinada relación de parentesco. esto es. aunque tangencial.No obstante que hemos hecho referencia reiterada. Sin pretender adelantarnos a lo que habrá de ser motivo de estudio pormenorizado al considerar la sucesión del cónyuge (infra. que la capacidad para suceder consiste en la aptitud para recibir por trasmisión mortk causa. al iniciar el capítulo. al concepto vocación. muriese de esa enfermedad dentro de los treinta días siguientes. en cuanto ésta constituye el llamamiento de un sucesor a una sucesiós determinada. Como se ve. b ) En el caso de que los cónyuges estuvieran separados por sentencia de juez competente. Hemos dicho. cap. por Último. salvo que el matrimonio se hubiere celebrado para regularizar una situación de hecho (art. o en mérito al vinculo conyugal. 3573). convendrá mencionar los distintos supuestos erigidos por el Código como causales de exclusión de la vocación hereditaria. o bien. en virtud del llamado que puede realizar el causante mediante el acto de última voluntad denominado "testamento". llamamiento que presupone necesariamente como sustento previo la capacidad del llamado.

En nuestro derecho. Tampoco los tendrá el inocente. por hechos propios. A esta situación responde el instituto de la indignidad. 357 5). el inocente conserva su vocación siempre que no incurriere en adulterio o grave inconducta moral (art. pero está sometido a la eventualidad jurídica de que .71 1 ha establecido el mantenimiento de la vocación sucesoria del inocente. al que puede definirse como la sanción operada por medio de sentencia judicial y a petición de los legitimados activamente. INDIGNIDAD La relación jurídica sucesoria anudada por la vocación. se haya colocado en una suerte de incompatibilidad moral respecto del causante y que eila posibilite su exclusión de la herencia. la que perderá si hubiere pedido la disolución del vínculo. la ley 17. en virtud de la. d) Con relación a los matrimonios disueltos durante la vigencia de la ley 14.causa al divorcio no tendrá ningún derecho sucesorio. Si la separación fuera imputable a uno solo de ellos. si con posterioridad a la sententia viviere en concubinato o incurriere en injurias graves contra el otro cónyuge (art. contraído nuevas nupcias o incurrido en actos de grave inconducta moral (art. supone que el nacimiento de ésta responde a vínculos de afecto y solidaridad. c) Cesa también la vocación entre los cónyuges si viviesen separados de hecho sin voluntad de unirse o estuvieran provisoriamente separados por juez competente.cual se produce la caducidad de la vocación sucesoria y hace que el declarado indigno sea excIuído de la sucesión. 11. el indigno es capaz de suceder y el llamamiento se efectiviza.394. como ocurría en el sistema romano. 3574). Pero puede ocurrir que el llamado a la sucesión. 6 ) .

Si bien resulta innegable que la conciencia se rebela frente a la posibilidad de que alguien que ha cometido un grave delito contra el difunto pueda sucederle. 3300 resulta clara la inclus'ión de los legatarios entre los que pueden ser objeto de la exclusión. . distinción alguna. sea que yngan su llamamiento de la ley o de un testamento. a diferencia del ordenamiento francés. Esta concepción del fundamento de la indignidad nos lleva a no aceptar otra tesis que se ha formulado.se produzca su exclusión de la herencia. 3297). Los herederos. PERSONAS QUE PUEDEN SER DECLARADAS INDIGNAS. Claro está que declarada. no pudo manifestar s. perdonando la ofensa inferida (art. Pero esta presunción debe ceder cuando el causante mantiene la vocación del indigno. sed non potest retinere. Por consiguiente. no está imposibilitado de convertirse en sucesor. y quien sustituya al indigno sucederá directamente al causante. como los legatarios. y según la cual la sanción no se impondría atendiendo a la presunta voluntad del causante. la descrita en el viejo brocardo: potest capere. Ocurre que la ley impone la sanción presumiendo que el de cujits no ha conocido la causal en que incurrió el sucesor o que. el fundamento de la indignidad no debe buscarse en una razón de orden píiblico. pueden ser alcanzados por la declaración de indignidad. Su situación es.u voluntad para excluirlo. y del texto del art. sino que respondería a velar por la moral y el buen orden social. sino que obtenida la declaración judicial que así lo califique no podrá continuar siendo sucesor. 43. ella obrará retroactivamente. por tanto. sino que está referida a una interpretación de la presunta voluntad del causante. conociéndola. Nuestro Código no establece.

d ) adulterio con la mujer del causante. no solamente los que tomaren parte en la ejecución del hecho o prestasen al autor un auxiIio o cooperación sin . mediante el art.Nuestro Código erigió en causales de indignidad a las siguientes: a ) el homicidio o la tentativa de homicidio contra el causante. incorporadas por la ley 23. A esta enunciación debe sumarse dos nuevas causales. La primera causal es la descrita por el art. a diferencia de lo preceptuado al regular la desheredación. el cómplice. 3296 bis que se agrega al Código. su cónyuge o descendientes.264. por tanto. donde una norma expresa impone el carácter taxativo. la falta de reconocimiento voluntario durante la menor edad o no haberles prestado alimentos y asistencia conforme a su condición y fortuna. El concepto debe comprenderse con el alcance que determina el art. c ) acusación criminal contra el causante. Las causales enumeradas son de carácter excepcional y lhitado. De igual forma. La existencia de circunstancias atenuantes no es suficiente para evadir la indignidad. según lo ~receptuado en Ia norma. en la muerte producida con consentimiento de la víctima y en la ayuda al suicidio. y f ) atentado contra la iibertad de testar. 45 del Código Pena& es decir. Conforme a este precepto constituyen también causales de indignidad para suceder los padres a los hijos. Corresponde advertir que no obstante el silencio de la ley. e ) abandono del difunto cuando se hallare demente. extendehe a otras situaciones aunque ellas fueran de mayor gravedad. no pudiendo. modificatoria del régimen de la filiación y de la patria potestad. 3291. Incurre también en indignidad. se incurre en ella en los casos de eutanasia. 6 ) omisión de la denuncia de la muerte violenta del causante. la limitación deriva de la naturaleza misma del instituto.

La causal se configura no sólo cuando se atenta contra la vida del causante. la que no podrá entonces dictarse. sino también contra su cónyuge o los descendientes. robustecido por sus fuentes y por las explicaciones que trae la nota respectiva. En torno de este punto. En cuanto al delito. N DENUNCIA 46. sean matrimoniales. 1101 del C. extramatrimoniales o adoptivos. 3291. sino también los que hubiesen determinado directamente a otro a cometerlo. Civil. En ambos supuestos la culpabilidad existe. incurrió el codificador al omitir considerar el homicidio de los ascendientes del causante. el heredero rnuyorfde edad que es sabedor de la . Reiteradamente se ha señalado la parcialización en que lamentablemente. la que sólo puede ser dictada por los tribunales penales por ser la autoridad competente. O M I S I ~DE DE LA MUERTE VIOLENTA DEL CAUSANTE. Aunque no deja de advertirse el principio de justicia que envuelve la proposición. Se ha formulado la opinión de que en este caso sería aplicable. por analogía. lo previsto por el art. Ida parte final del articulo establece que Ia causa de indignidad no puede ser cubierta ni por gracia otorgada al criminal ni por la prescripción de la pena. interesa considerar la situación planteada en la hipótesis de que el acusado se hallare prófugo o falleciere antes de recaer sentencia. ella no puede admitirse frente al texto preciso del art. la norma en estudio presupone una condena firme. ya que la norma legal no distincue. con abstracción de que mediante un indulto o por el trascurso del tiempo se exima al victimario de la pena. que autoriza en iguales supuestos a dictar el fallo al juez civil. En el art. por seguir con toda fidelidad al modelo. 3292 se establece: Es también indigno de suceder.los cuales no habría podido cometerse. ya que por su gravedad también debió erigirse en causal de indignidad.

marido o mujer.&erteviolenta del at~torde la sucesión y que n o la denun-. Esta segunda causal tiene tan sólo importancia histórica y carece de aplicación práctica. descendientes. ya que la ley no distingue. Si los homicidas fuesen ascendientes o descendientes. cesara en Lste la obltgaciótz de denunciar. cuando sobre ella no se hubiese procedido de oficio. La exigencia de la norma se reduce a la simple denuncia a la justicia. y a que resulta en extremo difícil que actualmente las autoridades no hayan procedido de oficio frente a una muerte violenta. resultando indiferente que el parentesco sea legítimo o extramatrimonial. . Son las mismas personas que el Código Penal exime de penalidad como encubridores. I.-ia a los jueces en el tkrrnino de un mes. ya que se supone el discernimiento para valorar las ci~cunstanciasdel caso. . puesto que de no ser así cesaría la obligación. sin que sea menester que designe expresamente la persona del matador aunque le fuese conocida. ya que un dempnte o un sordomudo que no sabe darse a entender por escrito carecen del discernimiento suficiente para apreciar el hecho. Va de suyo que debe tratarse de persona capaz. los demás coherederos estarán eximidos de formalizarla. y no a la fecha de producida ésta. puesto que la autoridad tendrá conocimiento del hecho y seguirá actuando de oficio por tratarse de un delito de acción pública.rni. La norma expresamente exceptúa de la obligación de denunciar a los ascendientes.a obligación de denunciar recae exclusivamente sobre el heredero mayor de edad. El cómputo del plazo se remite aí conocimiento de la muerte. cónyuges o hermanos del homicida. Debe estimarse que si un heredero formuló la denuncia dentro del término. lo que constituirá una situación de hecho a determinarse en cada caso. o hermanos del heredero.

es preciso que esta denuncia sea realizada volcntariamente. pues hace referencia a prisión o trabajos públicos. De allí que si mediare por parte del sucesor un deber legal de formular la dznuncia no incurriría en indignidad. ya que en aquéllas se exigia que se tratara de un delito punible con capital y que la denuncia fuera calumnicsa. En segundo lugar. Importa señalar que al mentar el concepto denuncia o acusación. En primer lugar. . Como se advierte. Sin embargo. que son las únicas traducciones de la privación dc la libertad que contemplan las leyes penales. y no la mera expresión irrelevante jurídicaniente. debe tratarse de la denuncia de un delito que posibilite una condena a cinco o más años. siendo indiferente que se lo condene o no en razón de ella. es necesaria la presencia de tres requisitos para que se configure la causal. la norma esti exigiendo iina presentación formal ante un funcionario. Conviene advertir que la terminología del Código resulta anacrónica. esto es. que exista una acusacibn contra el difunto. 3293 declara indigno a quien voluntariamente acusó o denzincin al difzi~ztode u n delito que habria podido hacerlo c o n d e n ~ ra prisibn o trabajos p~iblicos por cinco años o mh. en la solución de nuestro codificador hay un apartamiento de las fuentes.El art. En tercer lugar. Vélez siguió las inspiraciones del derecho romano y de las codificaciones de su tiempo. Al e ~ i g i la r denuncia contra el causante como motivo de indignidad. Actualmente debe referirse la norma a prisión o reclusión. las penas que pudieron imponerse en otros tiempos cuando la condena se integraba además con la imposición de trabajos forzados.

debe marcarse que el precepto se refiere únicamente al cómplice por adulterio con Ia mujer. por lo demás. sino también a la del marido. N o resulta lógico. precisamente por tratarse de una sanción. conforme a lo disPuesto por el art. de allí que si éste en vida no ha obtenido la sentencia luego de-haber hecho la denuncia. Según lo establece el art. 74 del Código Penal.CON LA 48. Digamos. es igualmente indigno el condenado e n juicio por adulterio con la mujer del difunto. que al exigirse la condena en juicio se establece el requisito de una sentencia dictada en sede penal. que la misma sentencia que apareja la exclusión del culpable no baste para determinar la de su cómplice. Corresponde formular dos observaciones sobre la norma. ya que la semejanza de las situaciones haría que el distingo se tradujera en un agravio a la moral. donde la sola sentencia civil que admita el adulterio resulta suficiente para determinar la caducidad de la vocación. salirse de los márgenes de la estrictez para dar a la norma un sentido lato. Sin embargo. El requerimiento guarda coherencia con lo dispuesto al considerar el delito de homicidio. la posición de quienes sostienen la imposibilidad de que la acción pueda . en primer lugar. no será procedente ejercer la pretensión luego de su fallecimiento. En cuanto al ejercicio de la acción. ella es privada y corresponde exclusivamente al cónyuge. En segundo término. Ello ha llevado a que se sostuviera que la sanción alcanza por igual no sólo al cómplice de la mujer. pues. a la equidad y al buen sentido. bien se ha observado q u e aparece cierta desarmonía con lo preceptuado en materia de exclusión de cónyuges. 3294. Debe reconocerse que la distinción no es razonable y resulta injusta. y no puede el intérprete. lo que expresa un inequitativo concepto de la fidelidad conyiigal. ADUL~TERIO MUJER DEL DIFUNTO. Compartimos. Pero la ley ha limitado a esos términos la causal. sin incurrir en un exceso inadmisible.

sin embargo.a primera está referida al concepco parientes. La norma ofrece dos dificultades en su interpretación. L. E1 art. ya que si bien no puede conceptuárselo pariente. Estimamos que n o obstante que hubiera sido preferible que la ley abarcara esos supuestos. 3295 considera indigno al pariente del difunto que hnlkííndose éste demente y abandonado. lo que ha llevado a algunos a equiparar situaciones y entender que en la misma sanción incurriría también quien n o prestara asistencia al sordomudo que n o supiera darse a entender por escrito y al menor de diez años por carecer de diacerriimiento. Pareciera. . Sobre el tema hemos de volver al considerar la legitimación activa para entablar la acción de indignidad.ma al cónyuge. los límites del precepto son muy precisos y no admiten esa extensión. Según la norma en estudio. Con mayor razón a í h . debe considerarse incluído en los alcances de la no:. Una interpretación rigurosamente gramatical llevaría a la afirmación de que los únicos alcanzados por la sanción serían los parientes en grado sucesible del demente abandonado. La segunda dificultad la ofrece la condición del abandonado. n o cuidó de recogerlo o hacerlo recoger en establecimiento público o privado.82 MANUAL DE DERECHO SUCESORIO ser continuada por los herederos cuando el ofendido hubiera muerto diirante el curso del proceso penal. motivadas por el alcance de los términos empleados. éste debe hallarse demente. que el sentido de la norma no puede ser ese y que la expresión "pariente" ha sido empleada en uso de lo que Rébora denomina sinonimia accidental. de donde cabe inferir que también está alcanzado por la indignidad el heredero instituído que incurrió en la inasistencia. los deberes de asistencia están impuestos sobre él con mayor rigor y constituyen una de las obligaciones sustanciales del matrimonio.

por tanto. ya que de otro modo sería imposible que este la conociera. Allí se establece: Es incapaz de suceder el que estorbó por fuerza o fraz~de. tomada casi literalmente del Proyecto español de 18. está dirigida a proteger la libertad de testar y prevé cuatro situaciones bien diferenciadas que analizaremos por su orden. Lo que sí importa señalar es que el autor del impedimento debe ser el sucesor. La amplitud de los términos legales permite inferir que la fuerza a que hace mención el precepto no es la física irresistible. el deber de asistencia queda cumplido tanto con los auxilios directos prestados al insano como si se hubieran hecho las diligencias necesarias para que fuera internado en un establecimiento público. caracterizada por los arts. sino sobre e1 escribano o 10s testigos . La primera situación comprendida es la de quien estorbó por fuerza o fraude que el difunto hiciera testamento.A LIBERTAD DE TESTAR. en primer lugar.Dos observaciones finales en cuanto a la norma. 936 y siguientes del Código como vicio de los actos jurídicos. o q u e sustrajo este.q u e el difunto hiciera testamento. Digamos. La última causal de indignidad está tipificada por el art. En segundo término. En el supuesto de qiie la fuerza o el fraude no se ejerk a n sobre el causante. sin consideración a la posesión de reciirsos suficientes.51. ATENTADO CONTRA 1. Basta. Ida norma. o reuccara el ya hecho. que para confiqurar la causal n o es menester que se trate de un demente declarado. puesto que la interdicción no agrega nada a la injuria. 3296. o q u e forzó al d i f ~ i n t oa que testara. cualquier medio violento o fraudulento encaminado a estorbar que el causante manifieste su última voluntad. Ello no implica que la demencia ostente un grado tal de notoriedad que pueda ser apreciada por el pariente. 50.

además. Entendemos que el sentido del precepto n o puede ser ese. de atentar contra la libertad de testar. Se aduce para ello que el legislador n o exige que efectivamente se haya impedido testar. que al impedir la revocación el sucesor ha contribuído a un estado de incertidumbre jurídica que pudo desaparecer si el causante efectivamente hubiera revocado el testamento. Con relación a los alcances del concepto estorbar puede presentarse una dificultad. ya que aunque e\ sucesor n o alcance plenamente su propósito queda igualmente vulnerada. igualmente se configuraría la causal de indignidad. éste hubiera otorgado testamento. La tercera situación se presenta cuando el sucesor sustrajo el testamento. 1. como se ha observado. Debe agregarse. ya que algunos han entendido que se incurriría igualmente en indignidad aun en el caso en que. Se ha planteado la posibilidad de si se configuraría igualmente la causal cuando se impidió revocar un testamento nulo. el fundamento del inciso es garantir la libre y espontánea voluntad del testador. La respuesta debe ser afirmativa. cuando aquél ha destruído el testamento. ya que sería ésa una forma. que el uso del verbo estorbar induce a pensar que de ninguna mariera la ley ha querido que se evite que efectivamente se cumpla la voluntad del testador y porque.para impedir que se otorgue el testamento. no obstante las maniobras dolosas o la fuerza empleada por el sucesor sobre el causante. Ha de entenderse que la acción del sucesor debe ser dolosa y que la causal se configura. y que lo penado es el haber impedido que la voluntad del causante se expresara. aunque indirecta. ya que lo que tipifica la ley es el comportamiento ilícito del sucesor impidiendo la libre manifestación de la voluntad. con mayor razón. Por igualdad de mo- .a segunda situación es la que se configura cuando por los mismos medios se impide que el causante revoque un testameiito anterior.

Civil establece entre la posesión de estado y el reconocimiento . incorpora dos nuevas causales de indignidad. a su muerte.tivos a los dados al considerar la re\rocación. 3296 bis. Como se advierte. la aplicabilidad de la norma supone el emplazamiento del causante. parecjera ser la interpretación más razonable el entender que la conducta fraudulenta del heredero para obtener que el causante otorgue el testamento debe estar alcanzada por la indignidad. Como se advierte. el nuevo art. ya que el precepto no menciona aquí el fraude. infra. Pese a ello. conforme a la redacción pareciera haberse limitado la conceptuación de la conducta del sucesor. La primera de eUas vicia la vocación sucesoria del padre o de la madre que no hubieran reconocido voluntariamente al hijo durante la menor edad. en el estado de hijo extramatrimonial. 249 del C. Civil. Como ya se ha dicho. 256 del C. priva de vocación sucesoria al padre que reconociera al hijo ya fallecido y a los ascendientes de su rama (véase. Vinculada con esto último aparece una dificultad. el cual. puesto que de otro modo sería de aplicación el nuevo art. De manera tal que el supuesto podrá cobrar vigencia en los casos en que el reconocimientci se hubiera producido voluntariamente luego de haber llegado el hijo a la mayor edad. introducido por la ley 23. buscando coherencia con el primitivo régimen de nuestro ordenamiento. no 430). o que aquél fuera el fruto de una acción de reclamación de estado.264. derivada de la equiparación que el nuevo art. La última hipótesis prevista es la de quien forzó al difunto a que testara. entendemos que la indignidad también se configura aun cuando fuere nulo el testamento sustraído.

su viciosa redacción lo hace doblemente objetable. Convendrá formular una última precisión. El precepto ha pretendido recoger una solución postulada por la doctrina y que ha tenido acogimiento en ordenamiento~modernos. la indignidad que predica el art. se ha omitido considerar la situación simétrica. estimamos que en tal supuesto también se configura la indignidad. la ausencia de reconocimiento voluntario. Desafortunadamente. la indignidad del hijo que incurriera en idéntica falta. como el Código mejicano (art. por la conjunción establecida conLrespecto al reconocimiento. la causal . los únicos sujetos pasivos resultan ser el padre y la madre. Ello así porque la equiparación concedida por la ley se establece para el caso de una acción de reclamación de estado. el padre hubiera dado trato de hijo a su descendiente? No obstante que una autorizada opinión se ha pronunciado por la afirmativa. padre del causante. En primer lugar. La segunda causal establecida por el art. conforme a su condición y fortuna. estaría legitimado activamente para solicitar la indignidad de su hijo. podría darse la singular situación de que el abuelo. lo que supone. esto es. que tampoco hubiera cumplido su deber alimentario. pese a la ausencia de reconocimiento expreso. A diferencia de la veda total de llamamiento que el art. . 810).expreso. Por eso. 3296 bis se configura respecto al padre o la madre que no hayan prestado alimentos y asistencia al hijo. sin proyectarse sobre los ascendientes de éstos. obviamente. 249 impone para todos los ascendientes. 3296 bis se configura exclusivamente para el padre o la madre. Dicho de otra forma. no pudiendo admitir la mención el lato alcance de ascendientes. 1316) o el venezolano (art.carecería de andamiento cuando. En segundo lugar.

solicitado por aquellos a quienes la ley les confiere legitimación exclusiva. para calificar la indignidad se atenderá solamente al tiempo de la muerte de aquel a quien se trate de heredar. como la dpor el ordenamiento venezolano. Ello no obstante. La segunda. Según lo que establece el Código en su art. La primera está dada por el supuesto de omisión de denuncia de la muerte violenta del causante. . 3302. será dado por el juez civil del último domicilio del difunto (art. La acción deberá deducirse en juicio ordinario. 3284). a una fórmula extensiva. donde el hecho generador de la indignidad también puede producirse a posteriori del deceso del de cujw. y no podrá eludime éste aunque hubiera sentencia criminal condenatoria Pasada en autoridad de cosa juzgada. ACCION DE INDIGNIDAD Al considerar la situación del indigno hemos visto que 61 no está incapacitado para adquirir la herencia. y que &lb será excluído mediante la condigna sentencia que así 10 declare. Para entonces parecería 10 indicado acudir. en el caso de sustracción del testamento. El pronunciamiento. concordante con el principio sentado en el 3287. deben advertirse dos excepciones al principio general. separando en oraciones distintas las causales.Es válido conjeturar que estas deficiencias habrán de corregirse en una futura reforma. 111. donde se aluda a los parientes a quienes incumbía prestar alimentos al causante.

por ejemplo.lo dispone el art. Esta conclusión. De igual forma. En efecto. 3304 quedaría soslayado y se burlaría el sentido evidentemente restringido que lo ha inspirado. ya que. y considerando que el vocablo pariente ha sido usado. Es de hacer notar. Bien se ha observado que la expresión parientes minimiza la noma. que la acción también está conferida al cónyuge. a quien se cita en la nota. concordante con la enseñada por Chabot. está abonada por las soluciones dadas en otros preceptos. literalmente interpretada. y que los legatarios carecen. en materia de revocación de donaciones por ingratitud. en función de una sinonimia accidental. sin embargo. el art. No se desconoce que éstos pueden tener un genuino interés patrimonial que podría ampararse en la declaración de indignidad (tal. El fisco tampoco puede ejercer la acción de indignidad. no estaría comprendido entre los legitimados el cónyuge. que la interpretación amplia del concepto no puede llevarse más allá. Esa solución contrariaría el sistema de nuestro Código. que ha colocado a los esposos en un grado preferencial en los órdenes sucesorio~y debe entenderse. si ése fuera el medio de enervar una acción de reducción ejercida por el indigno) . . 1864). por tanto. debe incluírse entre los titulares de la acción de indignidad a los herederos instituídos. 3304. pero pacíficamente advierte nuestra doctrina que si la mera existencia de un condicionamiento patrimonial fuera motivo suficiente para otorgar la acción. reemplazando el concepto heredero. por ende.con él. la acción está conferida tanto a los herederos legítimos como a los testamentarios del donante (art. las exclusiones por causa de incapacidad o indignidad no pueden ser demandadas'sino por los parientes a quienes corresponda suceder a falta del excluido de la herencia o en concurrencia. de la legitimación activa. unido naturalmente al causante por lazos más estrechos que los derivados de la relación parental.

el art. 3299 expresamente les niega la posibilidad de excepcionarse en la indignidad del demandante. por filtimo. que habremos de considerar en particular. Debe advertirse. por tanto. también. 3307. Carecen de la legitimación activa. Tampoco pueden ejercer la acción los acreedores del heredero que pasaría a ocupar el lugar del indigno. el derecho está fundado en razones eminentemente morales y debe. a quienes la ley por su propia decisión coloca en SU . los acreedores y deudores del causante. Claro está que dicha solución cederá frente a los descendientes. puesto que si bien estamos en presencia de un contenido patrimonial. dadas las previsiones expresas contenidas en el art. donde se lee: La acción reivindkaimia contra los bienes de la sucesión. pero con el mismo vicio de indign$ad por todo el tiempo que falte para cmpletar los tres años. 3300 establece que a los herederos se trasmite la herencia o legado de que su autor se hizo indigno. considerarse inherente a la persona. Como se advierte entonces. ya que este supuesto evadiría los casos en que es concedida la acción subrogatoria. El art. ya que la categórica redaccibn del art. El principio es concordante con lo dispuesto en el art. que los parientes de grado más alejado no podiáan ejercer la pretensión en caso de inacción del que debiera ocupar el lugar del indigno. Las motivaciones que pudieran justificar la acción de los primeros encuentran su remedio en otras previsiones de la ley. como puede ser la separación de patrimonios. puede intentarse contrü los herederos del mdigno. l por ~ el carácter con que acude a recoger la herencia (supra. la legitimación pasiva estará en cabeza de sus herederos. Si hubiera sido iniciada en vida de éste deberá ser continuada contra sus sucesores y. 3304 impide la extensión analógica de lo preceptuado en el art. sacando a los hijos del indigno.CAPACIDAD PARA SUCEDER 89 ~ l ad. En cuanto a los segundos. 3424. La acción no caduca con la muerte del indigno. nq 17). 3301. deducida luego de muerto.

3300 y 3307). debiendo aplicarse la misma solución al beneficiario del legado que al donatario. Como ya lo hemos dicho. pues existe identidad de razones. Esa interpretación halla su asidero no s61o en la letra de la norma. además. ya que la pretensión se proyecta sobre la universalidad hereditaria. 3309. entendemos que la caracterización de pena civil que implica el instituto impide que sea aplicable a una persona jurídica. y no sobre un bien particular. . 33 10. compartimos el pensamiento de Salas que rechaza esa posibilidad. que mienta exclusivamente a los herederos del indigno (arts. determinada la sanción por hechos de sus administradores. que la mención del precepto no es la acertada. los demás herederos no podrán beneficiarse por la excepción. la acción está dada contra todos los sucesores. Sin olvidar la posibilidad planteada por Rébora con relación a que éstos hubieran impedido al causante modificar el testamento que beneficiaba a la sociedad. Deberá tenerse en cuenta.lugar para que no se perjudiquen por las faltas de aquél. Con relación a si la acción es ejercible contra los legatarios del indigno. Claro está que debe exceptuarse de ello la hipótesis tn que hubiese mediado el concilium fraudis previsto por el art. aunque el traspaso se hubiere operado a titulo gratuito tal como lo prevé el art. nv 43). La Única dificultad se presenta al considerar si es pasible de incurrir en indignidad una persona jurídica. sea que tengan su llamamiento de la ley o de una disposición testamentaria (supra. puesto que malamente se alude a la reivindicación cuando se trata de una petición de herencia. sino también en la consideración de que los sucesores singulares del indigno no resultan afectados por la calificación de su trasrnitente.

EFECTOS DE LA INDIGNIDAD a ) Alcances de la exctusión. b ) Restitución de la herencia. 3553. Tal como lo establece la norma. 3305 al establecer: El indigno que ha entrado en posesión de los bienes. Dicho de otra manera. el que ha sido declarado indigno de suceder no es excluido srno de la herencia de la persona hacia la cual se ha hecho culpable de la falta por la que se ha pronunciado su indignidad.IV. 3303. De allí que. . Conviene advertir que en virtud de lo dispuesto por el art. Así lo dispone el art. si por exclusión del indigno hubieran recibido los bienes sus hermanos. Según lo dispone el art. El efecto sustancial de la declaración de indignidad es apartar al indigno de la herencia. todos los objetos hereditarios de que hubiere tomado posesión con los accesorios y aumentos que hayan recibido. está obligado a restituir a las personas a las cuales pasa la herencia por causa de su indignidad. la privación del llamamiento está referida únicamente respecto al causante que fue objeto de su ofensa. no es posible ejercer el derecho de representación respecto de aquellos de cuya sucesión se ha sido excluído por indignidad. no podrá representar a éste en la sucesión del abuelo que muriera con posterioridad. si el hijo ha sido declarado indigno con respecto a su padre. y si éste hubiera entrado en posesión de ella deberá reintegrarla. Pero ello no impide que pueda recibir de aquellos a quienes benefició su exclusión. siguiendo con los ejemplos. y los productos o rentas que hubiere obtenido de los bienes de la herencia desde la apertura de la sucesión. nada obsta para que a la muerte de éstos los suceda aquél. recogiendo el patrimonio del que fuera privado por la declaración de indignidad.

pues mientras éstas exigen para rendir frutos cuidados. la cuestión ha suscitado Controversias en nuestra doctrina. sean obligados a restituír íntegros los frutos. mientras algunos sostienen la equiparación absoluta. 2432 por no permitirlo el 3302. no hacerlo. la calificación no está en el texto de la ley y que el precepto enumera taxativamente cuáles son las obligaciones a que está sometido el indigno declarado judicialmente. otros entienden que la situación del indigno es similar a la del poseedor de mala fe. 3306 le impone la obligación de pagar los intereses de las sumas que hubiera dejado improductivas. hay entre esta hipótesis y la falta de productividad de otras cosas una diferencia muy señalada. El primero en establecer reservas fue Segovia.La norma está inspirada en el art. Y así. no obstante afirmar que el derecho considera al indigno como poseedor de mala fe. frente al silencio de la norma no hacía plenamente extensivo el art. el dinero puede colocarse con un mínimo de esfuerzo. repitiendo las enseñanzas de Chabot. pese a la conceptuación de la nota. y quizá gastos. En la misma nota el codificador. 729 del código francés a través de las proposiciones de Aubry y Rau. ni el art. Se aduce que si bien es verdad que el art. pero no idéntica. Sc ha sostenido también que. No obstante la categórica afirmación de Vélez. aun antes de la demanda que contra él se deduzca. quien. "por ser una disposición un tanto dura". Sin dejar de admitir que la cuestión resulta en extre%no opinable y que el sistema de la ley hubiera ganado en . trabajos. según lo atestigua la nota. 2439. constituye una negligencia grave que debe ser sancionada y que explica el desigual tratamiento con relación a las otras cosas fructíferas. expresa que el derecho considera al indigno como un poseedor de mala fe. puede referirse al Código romano. por tanto. los que a sabiendas hubieren omitido el debido oficio de piedad". donde se establecía: "Los herederos que constare que dejaron sin vengar la muerte del testador. y su antecedente más remoto. Porque no se considera que fueron poseedores de buena fe antes de promovida la controversia.

Pero si hubieran sido destruídas. es decir que su obligación no se reducirá a restítuir tan sólo los frutos y productos que hubiere obtenido. deben ser restituídos los gastos necesarios. sino que también estará oblip d o por los que por su culpa dejó de percibir y los que hubieran obtenido los llamados a sustituírlo (arts. Por último señalemos. ya que en su momento tuvieron un carácter indispensable. ya que no obran aquí los fundamentos dados para los gastos necesarios. Además. según lo establece la norma que analizamos. se podrá repetir aqGellas que hayan aumentado el precio de la cosa hasta la concurSencia del mayor valor existente.. sin perjulclo . no parece convincente fundar soluciones distintas en la mayor o menor laboriosidad que exija la obtención de los frutos. tal como lo dispone la primera parte del art. 2438 y 2439). ef decir. Si las mejoras se hubieran destruído por caso fortuito o fuerza mayor procederá también el reembolso. 2440 y 2441. Finalmente. Convendrá advertir que la restitución. . que el criterio expuesto se compadece con el pensarnientu del codificador y el de las fuentes de que se sirvió. E11 cuanto a las mejoras útiles. puesto que la ignorancia de las leyes no podría aducirse aquí. no corresponderá la indemnización. aunque no consideramos al argumento decisivo. debe hacerse con los aumentos y accesorios que los bienes hayan recibido. voluptuarios. su regulación está dada por los arts. cuando los accesorios son de mero lujo o recreativos. comprendiéndose tanto las accesiones espontáneas y naturales como las mejoras introducidas. los perderá el indigno. . y no se advierte cuáles son las razones que impulsen a suavizar las previsiones de la ley.posición en que el indigno posee una herencia que no le corresponde con perfecto conocimiento del vicio que afecta su posesión. Fundamos nuestra.claridad aplicando una simple remisión a los principios general% nos inclinamos por conceptuar al indigno en igual situación a la del poseedor de mala fe. Por tanto. y "nguna ventaja se habría producido para el actor. porque sin ellos la cosa hubiera perecido. 2441. En cuanto a estas últimas.

2438). la ley no ha fijado desde qué momento se inicia el curso de los intereses. pertenecientes a la herencia. El art. entienden que se debe el valor justo de la cosa apreciado al tiempo de la demanda. el precio obtenido será siempre un elemento sustancial para la determinación del valor. con acierto. obviamente. c ) Enajenación de la cosa. Otros. 3309. pues. En nuestra doctrina predomina. tal como lo establece la última parte del art. que está obligado a satisfacer los frutos que hubiere dejado de percibir por su culpa (art. 3306 dispone que el indigno está obligado igualmente a satisfacer intereses de todas las s u m a de dinero que hubiere recibido. se plantean discrepancias. Como se observa. Si las cosas hereditarias hubiesen sido enajenadas. la discrepancia no alcanza mayor relevancia práctica. por cualquier título. Como se advierte. El precepto constituye una traducción estricta de los principios referidos al poseedor dt: mala fe. aunque no haya percibido de ellas intereses algunos. Para algunos. debe los intereses desde el momento que ha recibido las sumas de dinero. el criterio de que el indigno incurre en mora legal sin necesidad de requerimiento alguno y.del ius tollerzdi si al hacerlo no causare perjuicio a la cosa. la restitución debe comprender el precio íntegro. el indigno estará obligado a satisfacer la indemnización por los daños y perjuicios causados. ya que el indigno no puede enriquecerse por causa de la herencia que no le pertenecía. máxime cuando él sea superior al estimado por los peritos. Cuando la enajenación hubiese sido a título oneroso y el precio obtenido resultara superior al del valor de la cosa. por ende. tema que ha suscitado divergencias en la doctrina francesa. en cambio. con independencia de que se haya obtenido por ella un precio mayor o menor del justo. . d ) Sumas de dinero.

renacen con las . tendrá derecho a exiair su reembolso por parte de los herederos. las obligaciones reviven en virtud de lo establecido por el art. Por tanto. sin perjuicio de la acción de reducción que pudieran intentar los herederos forzosos. En los casos en que la herencia es aceptada sin beneficio de inventario. donde se dispone: Los créditos que tenia contra la herencia o de los que era d e u d o ~ el heredero excluido por causa de indignidad como también sus derechos contra la sucesión por gastos necesarios o útiles. g ) Indiubibilidad de la acción. En el caso de que el indigno hubiese pagado deudas o cargas de la sucesión con fondos propios. ya que no estarán sometidas a la colación. las donaciones mantendrán su validez. conviene hacer referencia a la posible divisibilidad de la obligación de restituír admitida por algunos autores y según la cual. Corolario de elio resulta que no estará obligado a restituír los bíenes que hubiera recibido del causante por actos entre vivos. si éste es declarado indigno. Ello. Ya que ese fraccionamiento llevaría a que el heredero fuera . Ello no obstante.e ) Extinción de la confusión de créditos y deudas. Para concluír. la declaración únicamente beneficiaría al que la hubiera reclamado y en la medida de su interés. cualquiera que fuera el título de la trasferencia. f ) Bienes recibidos en vida del causante. la identificación de los patrimonios produce la extinción por confusión de los créditos y deudas existentes entre el causante y el heredero. en la medida en que no fueran revocables por ingratitud. 3308. en caso de pluralidad de herederos que entrarían a sustituir al indigno.?arantias que los aseguraban como si no hubieren sido extinguidos por confusión. La exclusión emergente de la declaración de indignidad trasforma al indigno en un extraño a la herencia. Entendemos que no es ésa la solución que corresponde. ejercida la acción por uno solo de ellos.

en su redacción anterior. no son excluidos por las faltas de su padre. El principio recogido por Vélez reconoce un antiguo linaje.qno no puede en ningún caso reclamar sobre los bienes de la sucesión el u s u f ~ u c t oy la administración que la ley acuerda a los padres sobre los bienes de sus hijos. ya que en el siglo xvm. disponía que los hijos del indigno vienen a la sucesión por derecho propio y sin el auxilio de la representación. ateniéndose estrictamente a su letra: interpretaciones incompatibles con el sistema del Código. Pothier sostuvo que la indignidad no podía trasmitirse a los herederos. pero el indi. Así. El nuevo texto. El concepto. 730 del Código francés. La redacción ha resultado deficiente y posibilita. 3301. establece: Los hijos del indigno vienen a la sucesión por derecho de representación. y en todos los casos se afirmó que el descendiente del indigno concurría a la sucesión por derecho propio. cuando se enfrentaban las soluciones del derecho romano y las del derecho de las costumbres. fuente de nuestro art. 3317.711 al art. Sin embargo.digno con respecto a unos e indigno con relación a los demás. determinado por la nueva concepción de la personalidad de la pena. nuestro codificador incurrió en una infidelidad al traducir el modelo. y en lugar de viniendo usó la forma verbal vienen. El art. fue el que inspiró el art. conforme a la redacción dada por la ley 17. lo que estaría en abierta contradicción con lo normado en el art. en su redacción original. no obstante la exclusión de su ascendiente. 3301. la de entender que en los supuestos de indignidad la representación existe en todas . Sabido es que el precepto. provocó críticas e interpretaciones encontradas. ya que hizo desaparecer el condicionamiento impuesto por aquélla. De esta manera se apartó de la solución francesa. 3301. sobre las cuales no hemos de detenernos.

que se traducían paradójicamente en un premio legal al sancionado. los descendientes del indigno o del desheredado están obligados a colacionar el valor de las donaciones recibidas por el excluído. por tanto. no obstante. . estas posibilidades deben desecharse. Debe advertirse. 3482 en los supuestos y. Así. al igual que la referida a los descendientes del desheredado. Sin lugar a dudas. pone punto final a las discrepancias que en torno de las vinculaciones de ambos supuestos con el instituto de la colación mostraba la doctrina. los descendientes no tendrían Ilamamiento aunque pudierb invocar un título propio. Conviene advertir que la nueva retlacción de la norma. afirmaron que el art. sino también de la administración. no son exctuidos por las faltas d e su ascendiente. el descendiente del indigno debía colacionar lo donado a su padre. La actual redacción aventa toda posible duda sobre la vigencia del art. 3301 y 3749. o que en los casos en que no juegan los esquemas de la representación. y sin dejar de reconocer que con su interpretación se llegaba a conclusiones estrictamente legales pero injustas. aunque algunos entendían que pese a la defectuosa concepción del precepto. Pueden representarlo como si hubiese fallecido. porque como ellos no representaban al excluido no podían ser obligados a colacionar donaciones que no habían recibido. Por el nuevo texto se priva al indigno no sólo del usufructo de los bienes de la sucesión que la ley coficede a los padres sobre los bienes de sus hijos. Se ha equiparado de esta forma la sanción a la aplicada en el caso de desheredación. no faltaron autorizadas .las líneas. 3482 no era aplicable a los hijos del indigno o del desheredado. que no resulta feliz el reemplazo de un texto criticado por otro tan deficiente como el sustituído.opiniones que sostuvieron lo contrario. y hubiera sido preferible acudir a la fórmula imaginada por Bibiloni: Los descendientes del indigno que vienen a la sucesión m su defecto. haciendo desaparecer las diferencias que sobre el punto existían entre los originarios arts.

aunque el derecho lo suponga poseedor de mala fe.de obtener una ganancia. 3554. Ellas son: el art. tratan . 3309 dispone: Las ventas que el excluido por indigno de la sucesión hubiere hecho. como también las donacbnes. que dispone que no se puede representar sino a las personas que habrían sido llamadas a la sucesión del difunto. Aunque en la norma pareciera existir una parcialización en cuanto a los actos celebrados a título oneroso. El concepto es enfatizado por el mismo Vélez. Igualmente el precepto extiende la validez a los actos realizados a título gratuito. Su dominio sólo se revoca desde la sentencia que lo excluye de la sucesión ex n m c . servidumbres e hipotecas. Las donaciones hechas por él no son revocables porque tanto el heredero que entra en lugar d d excluído como el donatario. donde escribe: "El indigno era dueño efectivo de los bienes hereditarios. son válidas y sólo hay acción contra él por los daños y perjuicios. las hipotecas y servidumbres que hubiere constituido en el tiempo intermedio. puesto que sólo menciona a las ventas. EFECTOS CON R E L A C I ~ NA TERCEROS. Tal como resulta de esta norma.Debemos decir. con excepción del renunciante a la herencia. y el art. en la nota respectiva. que la nueva redacción modifica virtualmente otras dos aormas del Código. que establece que no se puede representar sino a las personas muertas. el indigno es considerado en sus relaciones con los terceros como un genuino heredero hasta el momento en que una sentencia califique su indignidad. 57. así como también los personales por los cuales se hubiere obligado. El art. al solo efecto de castigar su culpa o delito. La solución aparece como un . finalmente. 3576. y en tal caso es mejor la condición del que posee". va de suyo que en su conceptuación están comprendidos todos los derechos reales que pudo constituir el indigno.

no deja de advertirse que tal conclusión no se aviene del todo con los principios de justicia. sin embargo. En cfecto. a una excepción.corolario lógico de conceptuar al indigno como un heredero. 3310 al disponer: Lm enajenaciones a titulo oneroso o gratuito. los celebrados hasta el momento en que la sentencia declara la indignidad. En punto a esta última semejanza. Sin embargo. las hipotecas y las servidumbres que el indigno hubiese constituido. en materia de donaciones la inevocabilidad de los actos realizados por el donatario ingrato sólo se extiende a aquellos celebrados con anterioridad a la notificación de la demanda de revocación (art. ésa es la expresa solución del Código y marca una diferencia sustancial con relación a los actos realizados por el heredero aparente. cuando han sido el efecto de un concierto fraudulento entre él y los terceros con quienes hubiese contratado. es decir. la interpretación que dejamos sentada está confirmada por la fuente del precepto. aunque la expresión tiempo intenned w resulta un tanto imprecisa. una posición mayoritaria de nuestra doctrina se inclina a entender que la intención que guió al codificador fue la de exigir algo más que la mala fe del tercero. 1866. más indicado pareciera atender los derechos del heredero. y no hasta que fue promovida la pertinente acción. tomado literalmente de Aubry y Rau. el art. En cambio. pueden ser evocad as. De todas formas. 1866. Como se ha destacado. ya que si bien es muy respetable el interés del donatario. in fine). Es la que establece el art. 3309 reconoce validez a los actos que hubiere realizado el indigno en el tiempo intermedio. su inteligencia ha originado criterios dispares en cuanto a los requisitos de su procedencia. vuelve a repetir el Código las soluciones dadas para el donatario íngrato en el art. Como se advierte. a los cuales tan sólo se les reconoce validez cuando son celebrados a títula oneroso. La interpretación de la norma pareciera de toda claridad. configurada por el conoci- . quienes llegan a igual conclusión. empero. Y así. debe destacarse una diferencia. La validez de los actos está sujeta.

968). Agrega que no se percibe la razón por la cual. al requerir el concierto o acuerdo destinado a perjudicar los derechos de quienes habrían de sustituír al excluido. o lo que es lo mismo: la mala fe del tercero hace presumir su complicidad en el fraude. EXTINCIÓN DE LA ACCIÓN DE INDIGNIDAD Hay dos modos de extinción de la acción de indignidad: por el llamamiento que el causante haga en su testamento y por la posesión por parte del indigno de la herencia o legado durante el término de tres años. como de la situación en que la misma ley lo coloca. De una y otra nos ocuparemos en lo que sigue. la mala fe del tercero que contrata con el indigno no puede hacer presumir "el concierto fraudulento". conocía el estado de insolvencia del deudor (art. en materia de indignidad. Para otros. pero este concierto fraudulento se presume si el tercero. debiendo observarse que la mala fe del indigno resulta tanto del conocimiento que necesariamente ha tenido de la causa por la cual se lo podía excluír de la sucesión -ya que se trata de actos que le son imputables-. esto es. sostiene Salas que en la acción pauliana se requiere. lo mismo que en la acción pauliana. existen en el mismo Código elementos interpretativos que permitirían soslayar esa solución que tiene como consecuencia obligada y reconocida la de amparar la mala fe. cuando se trata de actos a títdo oneroso. En este sentido. al contratar. que el.miento de la condición del indigno. . el concilium fraudk de la doctrina tradicional. en cambio. tercero haya "sido cómplice en el fraude" (art. 969). V. concierto . que es también acuerdo.

Claro está que ello podrá repercutir sobre la prueba del perdón. La segunda atañe al carácter jure et de jure de la presunción establecida. la manifestación adquiere igual relevancia como causal extintiva de la indignidad. no podrán alegarse contra disposiciones testamentaria posteriores a los hechas que las producen. Debe advertirse que la extinción supone como presupuesto necesario la existencia de un testamento válido. La primera es la exigencia de posterioridad del testamento con relación al hecho determinante. aun cuando te ofreciere probar que el difunto no tuvo conocimiento de esos hechos al tiempo de testar ni después. Según los términos de la norma. si se admiten otros medios que la exclusiva expresión testamentaria. Este artículo constituye ia reproducción literal de la norma redactada por Bello para el Código Civil chileno. De allí que ella no se operaría cuando aquél fuera nulo o hubiese sido revocado por una disposición ulterior. Parece ocioso acotar que si la disposición de última voluntad se redujera a expresar que el causante perdona. . al no admitirse la prueba de la ignorancia por parte del testador de la inconducta del indigno. estableciendo un principio admitido en casi todas las legislaciones contemporáneas. 3297 establece: Las causas de indignidad mencionadas en los artículos precedentes. Su fundamento debe hallarse en el respeto a la voluntad del causante. cuestión a que hemos de referirnos en lo que sigue. A ello conviene agregar las dos circunstancias marcadas por la misma norma. quien puede decidir si es aplicable la sanción legal motivada en la injuria cometida contra su persona.El art. sin que sea necesario que la remisión de las ofensas conste de manera expresa. es suficiente para que cobre eficacia el perdón cualquier disposición testamentaria hecha en favor del indigno.

tanto más acentuados cuanto más grave sea el hecho cometido. en cambio. No está de más recordar. 3298. que parece excusado decir que el perdón ha de ser fundado en hechos inequívocos. dos causales de indignidad lo son también de desheredación: el atentado contra la vida y la acusación criminal. sin necesidad de la manifestación de última voluntad. como lo veremos más adelante. Para algunos. En efecto. la desheredqción queda sin efecto si media reconciliación posterior entre el causante y el ofenm. en cualquiera de ambos supuestos. la solución se concilia con otras respuestas del Código dadas en situaciones semejantes. entienden que cuando existe la prueba inequívoca del perdón del causante queda extinguida la acción. como anotaba Bibiloni. y entender que se lo excluya cuando el perdón sobreviene sin que el padre ht haya desheredado previamente. de atenemos a la primera posición caeríamos en la ostensible contradicción de admitir que el hijo que atentó contra la vida de su ascendiente y fue por ello desheredado. la única forma admisible sería la testamentaria.Existen discrepancias en nuestra doctrina en cuanto a la posibilidad de eficacia del perdón no instrumentado en testamento. La razón de la norma resulta clara: se busca de esa forma la seguridad jurídica. evitando que las cuestiones relativas a la titularidad de la herencia se prolonguen en el tiempo. Pues bien. Pese a la opinión vertida en la nota. graves y concordantes. La segunda causal de extinción de la acción de indignidad está dada por el art. G t a interpretación pareciera ser la más lógica y razonable. no quede excluído de la herencia si medió una reconciliación posterior. fundándose en la letra del artículo y en lo manifestado por el codificador en la nota al 3307. . donde se establece: La indignidad se purga con tres años de posesión de la herencia o legado. Otros.

Corolario obligado de ello es que la acción de indignidad podría prosperar con respecto de unos bienes y cabría rechazarla respecto de otros. El perjuicio existiría. Compartimos la observación realizada por Salas en el sentido de que la posesión de legado sólo puede referirse a . se aduce que la ley habla de posesión de la herencia o legado. lo que posibilitaría una dual situación del indigno que resultaría heredero de parte del patrimonio y sería excluído del resto. y en punto a ello discrepan las respuestas de nuestros autores. nos inclinamos por la tesis que conceptúa que la posesión mentada es la hereditaria. por una razón sustancial destacada por los defensores de esta posición. Sin desconocer el mérito de esos argumentos. no puede actuar como dueño. no obstante ser heredero. fundándose para ello en que lo primordialmente perseguido por la 'ley al imponer el plazo es evitar que la masa de bienes esté por mucho tiempo en manos de quien. por último. de lo cual habrán de derivar serios daños. Para algunos se trataría de la posesión material de los bienes. Ello así.No tan claro. pues si lo hace deberá responder más tarde a aquellos que lo sustituyan. purgaríancon más rapidez la indignidad que los parientes lejanos que deben pedir la posesión judicial. consistente en el hecho de que si se tratase de la posesión material el término correría con independencia respecto a cada uno de los objetos individuales que integran el acervo. Se señala. Por otra parte. de modo tal que quienes más acreedores se hacen al repudio resultarían beneficiados. en el caso de poseerse materialmente los bienes. aludiendo en ambos casos a una misma clase de posesión. que la solución contraria consagraría una injusticia. y resulta evidente que con respecto a estos últimos no pueda existir otra posesión que la material. en cambio. entonces. 3317. contrariando esa situación híbrida el principio sentado por el art. ya que los más allegados al causante que tienen la posesión hereditaria de pleno derecho y desde la muerte del causante. resulta caracterizar a que clase de posesión ha hecho referencia el precepto.

invocación. Tal postura nos parece inadmisible. consideramos que la caracterización debe ser otra. de manera tal que fenecido éste. Admitiendo que existen diferencias específicas entre prescripción y caducidad. es decir que lo requerido por la ley no es tampoco aquí la mera posesión material. sino que además es necesario que haya poseído durante el plazo legal la herencia o legado. Por lo dicho. La segunda dificultad se presenta cuando se trata de caracterizar el plazo establecido por la norma. improcedencia de la interrupción o suspensión. Algunos entienden que se trataría de un supuesto de prescripción adquisitiva. consistiría en una prescripción liberatoria. Debe observarse que tal explicación tampwo resulta satisfactoria. debe convenirse que es a esta Última a la cual debe referirse el lapso trienzl. etc. sino la que se apera una vez que el legatario fue puesto en posesión de la cosa por el heredero o albacea. Para otros. Va de suyo que esta conceptuación del plazo lleva consigo todas las consecuencias del instituto en cuanto a oponibilidad. El término otorgado a los que podrían sustituír al indigno constituye uno de los ejemplos de los derechos o facultades que requieren un ejercicio pronto o perentorio dentro de? plazo marcado. puesto que si se tratara de una usucapión estaríamos frente a una adquisición originaria. el derecho se ha extinguido. contrariamente a lo que ocurre w n el indicgno que adquiere y retiene los bienes como genuino sucesor. . 3767). si consideramos que la situación del indigno no se consolida con la mera inacción de los legitimados para excluírlo. y no como un extraño.la que deriva de su entrega (art. ya que sobre su naturaleza discrepan también nuestros autores y se proyectan las respuestas ensayadas en tres direcciones definidas.

VI. DESHEREDACION

Conforme a la conceptuación establecida por los arts.
3714 y 3744, la desheredación consiste en la privación de la
legítima a los herederos forzosos en virtud de una causa justa,
demostrable, taxativamente señalada por la ley y expresada
en el testamento.
El concepto de nuestro Código, por tanto, se ajusta ceñidamente a las notas que perfiló el derecho romano y mantiene sus características esenciales, no obstante las vicisitudes
experimentadas por el instituto a lo largo del tiempo. .
Sin duda, el fundamento de la desheredación queda genéricamente referido al juego de las potestades y deberes
familiares, y ellos son los que dan la explicyción última de
esa facultad. Sin adentramos en el examen de las seductoras
posibilidades del tema y restringiendo las perspectivas al
aspecto exclusivamente jurídico, es evidente que ,au fundamentación está ineludiblemente unida al sistema de legítímas. Pareciera ocioso remarcar que entre los dos sistemas
antagónicos que pueden determinar el orden sucesorio, nuestro instituto supone necesariamente la herencia forzosa y resulta extraña a aquellos que admiten la libertad de testar.
En el sistema de herencia forzosa el testador debe tener
presente a aquellos herederos a quienes no puede privar de
su porción, porque ello se lo impide la ley. Y es aquí donde
adquiere toda su vigencia la desheredación, ya que si la legítima se funda en los deberes de afecto y asistencia del causante hacia el legitimario, aquélla importa la dispensa que
el orden jurídico confiere al testador de seguir vinculado a
ese officium pietatc cuando concurre una causa grave y reconocida por la ley. La desheredación aparece'como una regla
o pauta que el causante puede ejercer o dejar de hacerlo, y
todavía más, ya que aun en el supuesto de haberla establecido
puede borrar sus efectos mediante el perdón. De todas for-

mas, esta suerte de contracara del sistema legitimario no es
otra cosa que una consecuencia lógica de él, ya que no sería
racional obligar al testador a favorecer a aquel que por su
conducta resulta indigno de recibir el beneficio.

Con acierto se ha observado que en forma compatible y
sin excluirse, desheredación e indigniaad han convivido durante siglos en los ordenamientos jurídicos. Sin adelantamos
a lo que ha de verse más adelante, conviene advertir que
desarrollada en el derecho romano, aunque tardíamente, mostró luego de la época justinianea notas características, que
marcaban su diferencia con la indignidad. La desheredación
de los ascendientes y descendientes debía realizarse en un
testamento que contuviera institución de herederos y en virnid de alguna de las causas previstas pm Justiniano, lo que
originaba una exclusión determinante de que los bienes pasaran directamente a los que venían a suceder en su lugar.
Por la indignidad, en cambio, no se originaba una verdadera
exclusión inicial, y la situación ha quedado acuñada en la
frase que hemos recordado: indignus potest capere sed non
potest retinere. Los bienes de que era privado el indigno
pasaban al fisco por el procedimiento de la extraordinaria
cognitio (bona ereptoria) .
También el derecho consuetudinario francés admitió la
indignidad y la desheredación como institutos diferentes. Sin
embargo, apartándose del precedente romano, se uniíicaron
las causales que para uno y otro resultaron idénticas, variando las formas operativas. La desheredación dependía de la
voluntad del causante expresada en el testamento, apareciendo la indignidad como una forma tácita de aquélla, pronunciada por la justicia después de la muerte del causante,
cuando las circunstancias no le habían permitido desheredar
al heredero culpable. Ambas producían análogos efectos, ya
que a diferencia del sistema romano, los bienes de los cuales

era excluído el indigno pasaban a los otros si?cesores sin que
se produjera la confiscación por el Estado. La dualidad de
institutos subsistió durante el período revolucionario, desapareciendo al dictarse el Código Civil francés, que abolió la
desheredación.
El Código argentino se mantuvo fiel a las inspiraciones
justiniarieas y legisló separadamente ambos institutos. No
han faltado críticas contra esta solución, postulándose la supresión de la desheredación por considerarla odiosa e inútil.
Así, Bibiloni, al borrar el titulo respectivo, adujo que tratada
en el Código la exclusión del heredero o legatario por indignidad, de manera comprensiva toda clase de sucesión, carecía de objeto decir cuándo el heredero forzoso debía ser separado de la sucesión por declaración del testador. El mismo
temperamento fue adoptado por el Proyecto de 1936, aunque
Martínez Paz cuidó de puntualizar que si bien la Comisión
había seguido el consejo 'del Anteproyecto, las razones con
que Bibiloni apoyaba su supresión no aparecían como del todo
convincentes.
Quienes, en cambio, rechazan la refundición, defienden
la conveniencia de mantener la autonomía de los kstitutos
para posibilitar de esa forma el ejercicio por parte del testador de una suerte de magistratura doméstica, permitiéndole
castigar la infracción de deberes contrarios al buen orden de
la familia. Se agrega, además, que la desheredación se propone moderar las consecuencias del sistema legitimario. En
concordancia con ello ) en la pretensión de señalar diferencias, se formulan dos ase\,eraciones más: primero, que desheredación e indignidad tienen distinto carácter y sentido, ya
que mientras aquélla se desenvuelve en la esfera privada, ésta
se mue\.e cn la pública y que apunta a la conservación de la
sociedad, quedando la otra adscrita a la órbita estrictamente
familiar; en segundo lugar, se aciuce que en los supuestos dc
indi<gnidades la ley la que determina la exclusión, siendc, en
cambio, en la desheredación el ofendido el encargado de
apreciar y sancionar la falta del heredero.
Importa advertir que eFtos arqumentos no parecen muy

valederos. Conviene señalar, con referencia a la índole de las
causales, que el carácter de público o privado no resulta de
la propia naturaleza de las faltas, ya que tanto entre las
causales de' indignidad como en las de desheredación se hallan comprendidas las d e ambos tipos. En cuanto a la distinción entre la esfera familiar y: la pública, la diferenciación
sólo es factible desde la perspectiva de los posibles sujetos
sancionados, puesto que el desheredado sólo puede ser un
familiar, mientras que la indignidad puede alcanzar a cualquier sucesor, sea heredero forzoso o no. Sin embargo, debe
tenerse en cuenta que si el que incurre en indignidad es un
legitimario, su falta no dejará de incidir en la esfera familiar.
Agudamente se ha señalado que en cuanto hay causas de
desheredación que al mismo tiempo están enunciadas como
de indignidad, no es admisible la aseveración de que unas y
otras puedan representarse como dos círculos concéntricos
de radios desiguales, que una se refiera a la moral social y
la otra se reduzca al castigo de faltas privadas, ya que un
mismo hecho no puede originar una ofensa en el orden social
y otra en el familiar y privado del testador.
Respecto a la distinción fundada en quién determina la
exclusión, debe hacerse notar que no está en juego la magnitud de la ofensa, ya que si la ley sanciona la indignidad no
lo hace porque la falta sea más grave, sino porque se sustituye
a lo que se presume que hubiera sido la voluntad expresa
del causante. Y sin llegar a sutilezas exageradas, puede afirmarse que tanto en la indignidad como en la desheredación
se halla siempre presente la voluntad del causante, puesto que
conociendo la ofensa la sanciona con la mención expresa o
bien se abstiene de remitirla con su perdón.

Piies bien, más allá de las razones que determinen o no la
refundición de los institutos, nuestro Código ha aceptado

ia desheredación y la indignidad legislándolas por separado.
Examinando la regulación que se ha dado a cada una de
ellas pueden advertirse diversas notas diferenciales.
En primer lugar en cuanto a su nacimiento, ya que
mientras la desheredación requiere la voluntad expresa del
causante manifestada en su testamento (art. 3745), la indignidad opera por decisión de la ley (arts. 3 29 1 a 3 296).
En segundo término en lo relativo a las causales, diferencia que se proyecta en un doble aspecto. Por una parte,
son distintas -aunque un par de ellas coinciden-, y por la
otra, las causales de desheredación deben ser anteriores a
la muerte del causante, lo que no ocurre necesariamente
con las de indignidad que pueden originarse con posterioridad a ella, como ocurre en las hipótesis previstas en los
arts. 3292 y 3296 (supra, no 5 1 ) .
En tercer lugar, difieren en cuanto al ámbito de actuación, tanto objetivo como subjetivo. En efecto, la indignidad recibe aplicación sea la sucesión ab-intestato o testamentaria, mientras que la desheredación actúa exclusivamente
en la última. En cuanto a los sujetos comprendidos, también
es más amplio el radio de la indignidad, ya que abarca a
toda clase de sucesores, quedando reducida la posibilidad
de desheredar exclusivamente a los legitimarios.
En cuarto término, las diferencias se manifiestan también en cuanto a los legitimados activamente para iniciar las
respectivas acciones. Si bien es cierto que nuestra doctrina
exhibe encontradas opiniones sobre los alcances que debe
conferirse al art. 3304, la limitación impuesta en materia de
indignidad no existe en cuanto a la desheredación, Puede
encontrarse una justificación de las distintas soluciones en el
hecho de que la acción de indignidad importa remover episodios íntimos que el causante pudo haber callado, en tanto
que la desheredación es la expresión ostensible del testador que ya no es necesario silenciar.
En quinto lugar, pueden señalarse también diferencias
en cuanto a la extinción. El art. 3298 establece que la indignidad se purga con tres años de posesión de la herencia o

legado, mientras que para la desheredación ningún término
temporal se ha determinado.
Cabe observar, finalmente, que algunos autores consideran distintos los efectos que producen ambos institutos. Y
así se ha señalado que una vez pronunciada la desheredación en el testamento del causante, la vocación sucesoria queda solemnemente refutada, y lo que en materia de indignidad habría sido una anomalía, aparece como un desconocimiento antagonista, lo que aparejaría - e n t r e otras consecuencias- que el desheredado no pudiera beneficiarse con
la posesión de pleno derecho. Sobre este aspecto, y dada su
importancia, volveremos al considerar los efectos de la desheredación.

Para que la desheredación resulte válida debe ser hecha
en testamento, expresando la causa y designando al desheredado.
La primera parte del art. 3745, al establecer que la causa de la desheredación debe estar expresada en el testamento:
responde al criterio tradicional que no admitía ninguna otra
forma que no fuera la testamentaria. Va de suyo que la
revocación del testamento determina la invalidez de la desheredación realizada. Empero, la nueva redacción dada por
la ley 17.711 al art. 3828 abre en este aspecto novedosas
posibilidades, en el supuesto de que el causante falleciera
habiendo otorgado varios testamentos que resultaran compatibles. En ese caso, como se ha observado, las circunstancias
legalmente necesarias para la desheredación podrán no constar todas en cada uno de los testamentos, siempre que reunidos las completen y que no se excluyan o revoquen uno al
otro.
El mismo art. 3745 establece el segundo de los requisitos, al prescribir que la desheredacióri que se haga sin expresión de causa o por una que no sea admitida por el Código

no tendrán ningún efecto. Importa señalar que el requerimiento legal queda satisfecho si el causante se limita a enunciar la causa, sin evocar los hechos que la configuraron, de
la misma forma que si describe la falta del heredero sin
nominar la causal, bastando que la voluntad de desheredar
aparezca clara y sin ambigüedades.
La ley 3, título va, de la 6@Partida, citada entre las
fuentes del artículo que venimos considerando, establecía la
necesidad de la designación de manera que ciertamente pueda
saber cuál es aquel que se deshereda. No hay en nuestra
materia una disposición expresa, pero la solución resulta
idéntica teniendo en cuenta otras prescripciones del ordenamiento. En efecto, al regular la institución de heredero, se
establece en el art. 3712 que el llamado debe ser designado
con palabras claras que no dejen lugar a dudas sobre la
persona instituída.

'

El art. 3744, en su afán de enfatizar limitaciones, repite
a García Goyena e incurre de esa forma en igual redundancia
que éste al expresar: El heredero forzoso puede ser privado
de la legitima que le es concedida, por efecto de la desheredación, por las causas designadas en este título, y no por otras
aunque sean mayores.
Como se ha señalado con precisión, se trata de una enumeración taxativa, de un numerus clausus sin posibilidad
de analogía ni de interpretación extensiva, ni siquiera de
argumentación de minoris ad maiorenr.
Importa advertir que el mismo Código, como u n corolario de lo anterior, en su art. 3745 señala que la desheredación hecha sin expresión de causa será de ningún efecto, como
tampoco lo tendrá la fundada en causas que no fueran enumeradas por la ley.

La primera de las causales de desheredación de los descendientes legítimos o extramatrimoniales, válida también
por supuesto para los adoptada y su descendencia, sea la
adopciGn plena o la simple, está preceptuada en el inciso
inicial del art. 3747 y se configura con la injuria de hecho,
poniendo el hijo las nzanos sobre su ascendiente, agregando
la misma norma que la simple amenaza no es bastante.
El enunciado resulta objetabie por sus limitaciones. Circunscribir la ofensa a la violencia fííica, importa dejar dc
lado hechos qrie piieden resultar más sensibles que aquélla,
ya que la difamación, por ejemplo, puede constituir un ultraje muchc mzyor que una bofetada. Si la parcialización
se, motivó en el afán de evitar los peligros de una excesiva
latitud en 12 apreciación judicial, es evidente que la fórmula
no resultó feliz. Con agudeza se adelantó a aventar el prejuicio Goyena, reflexionando que será mayor el número
de quienes devoren en silencio las injurias graves, que el de
quienes usen esta arma legal para las realmente leves.
No está de más advertir que la injuria supone para su
andamiento la intencionalidad, lo que equivale a decir que
no incurrirían en el ultraje ni el demente ni el menor de
catorce años.
La segunda de las causales la constituye el atentado
contra la vida de2 ascendiente. Como se ve, se reitera aquí
la causa de indignidad que prevé el art. 3291, aunque con
dos características diferenciales. En primer lugar, se limita
el radio de acción, puesto que no están comprendidos en la
figura el cónyuge y los descendientes del causante. Pero, por
otra parte, se establece una latitud mayor al no requerirse
la condena criminal. Fuera de ello, jugarán aquí los mismos
elementos, ya que ambas causales suponen la imputabilidad,
lo que importa dejar de lado los hechos producidos por imprudencia, en estado de necesidad o aquellos realizados por
quienes carecen de discernimiento.

La tercera de las causas de desheredación coincide también con una de las de indignidad: consiste en haber acusado
criminalmente el descendiente al ascendiente de delito q u ~
merezca pena de cinco años de prisión o de trabajos forzador.
Debe observarse, sin embargo, el matiz diferencial que
aparece aquí al erigirse en causal la acusación, y no la mera
denuncia como en el tercero de los casos de indipiidad. Debe
observarse, también, que por lo establecido en las leyes adjetivas, excepto en los casos de delitos cometidos contra el denunciante, no es admisible la denuncia de descendiente contra ascendiente, o viceversa.
Debe agregarse que la causal se tipifica con abstracción
de la consumación del delito. Este apartamiento del precedente qiie exigía el requisito de que !a acusación fuera calumniosa, ha sido justificado entre nosotros sosteniéndose que
el solo hecho de exponer al causante a Ia acci6n criminal
constituye ultraje suficiente que justifica la desheredación.
Antes de finalizar el parágrafo, convent?rá detenerse en
la cuestión planteada en torno del alcance de la mención
ascendient~empleada por la norma. O dicho de otra forma,
y tal como lo planteó Machado: 2 Es necesario que la injuria
se haya cometido contra el mismo ascendiente que deshereda
o, por el contrario, la facultad se extiende 2 10s supuestos
en que la conducta injuriante se manifieste con relación a
cualquiera de los ascendientes de1 heredero? Machado responde el interrogante pronunciándose por la segunda variante, sosteniendo que el espíritu se halla inclinado forzosamente a extender esta facultad, para castigar hechos tan
bochornosos, y aunque el Código busca el perdón de la ofensa por la reconciliación del ofensor y del ofendido, hay que
sujetarse al hecho material de la injuria contra la persona
de su ascendiente. de modo que el padre pueda ejercer la
facultad de la desheredación aun por hechos que no le sean
personales,
Más allá de las valoraciones y sin entrar a considerar
la bondad de ampliar la norma, entendemos que no es válida la interpretación ensayada por Machado. De haber sido

competeilte autorización. Ello no implica que la disposición
tenga que ser expresa ni que esté sometida a términos sacramentales, pero debe surgir indudablemente del acto.
El prmcipio general del art. 3674 está sometido a uiia
excepción. La establece el art. 3734 al disponer: No pueden
~dqfririrpor testamento la corporaciones no permitidas por
la ley. Recogemos la observación de Lafaille y admitimos que
el texto se presta a confusión, pero debe tenerse presente que
&te no tuvo en mira las entidades ilfcitas, como podría inferirse de la fórmula no permitidas, sino que ha considerado las
no aiitorizadas, es decir, aquellas que no reúnen los extremos
exigidos por los arts. 45 y siguientes.
BIBLIOCRAFlA ESPECIAL
ACURA ANWRENA,Arturo: (Pueden rmlidarse los legados Iiechos n @rientes dc
uno de los testigos del testanlento otorgado por acto publico?, *'L.i.", t. 120,
p. 174.
.
CtCu. Antonio: El testnnimto, traduccibn y notas al derecho eipatiol por Minucl
FairCn hfartínu, Madrid, 1959.
CORONAS,
Juan Enrique: Impugnacihn del testamento por incapacidad mental dcl
tcstador, "Revista del Notariado", Bs. As., ano 1.111, n'J 597, mayo-junio de
1951. p. 173.
DANL.C.: Interpretacidn de los n'egocios juridicos, Madrid, 1926.
CUASTAVINO,
Ellas P.: La prevcncidn del fraude de los testigos testamentario;,
"J.A.", t. 1955-VI, p. 299.
HALPFRIN,Nicolds: La declaracidn de voluntad en el testatnento, "L.L.", t. 63,
p. 10.
~ J E Eduardo
,
J.: Apeciacidn temporal de las incapaci&&s Qurd recibir por
testamento, +'L.L.*',
t. 90, p. 816; Interpretación de las disposiciones testamentadas, "L.L.", t. 100, p. 620.
L U ~ NPedro
,
A.: A propdsito de la capmidad parn testar del alienado interdicto
V otras cuestiones conexas, "Boletín del Instituto de Derecho Civil de U r doba", 1914, año ix,. n'J 1, p. 7 .
capacidad para testar, "Rev. de Ciencias siiridica*
MOLINAS,Alberto J.: Edad
y Sociales de la Facultad de Ciencias Jurídicas y Sociales de la Universitlad
Nacional del Litoral", Santa Fe, 1943, no SR, p. 5; Algo mds sobre la fupfl.
cidnd W r a poder t e t a r dcl demente interdicto, "J.A.", t. 1954-1, =C. d ~ c t . .
p. 34; Incapacidad civil de los insanos men'tales.
OR~AG
Alfredo: Personas indi~o¿fuales,Bs. As., 1946: El. acto o nrgocio jrrridico.
Nuevos estrrdios de dercrlao civil, Bs. AL, 1954. p. 201.
Q u ~ m Federico
,
D.: Los wienores de dieciocho años emancipador 1' Su capad a d para testar, despuCs de [a reforma introducida por In Irv 17.711, "L.L."
t. 150, p. 1165.

R o u m DEL P W , Viaor: Inrrcili&z en nctestra República de los testamentos
mancomunqdo~ o rerfprodos otorgados en paises extranjeros cuyas leyes los
admiten, "L.L", t 45, p. 1065.
SIMO SANTONJA, Vicente: La interprctacidn de las disposiciones "mortis causa",
"Rev. de Derecho Privado", Madrid, enero-dic. 1961, t. XLV, p. 371.
SPOTA, Alberto C.: Nulidad de testamento por alienacidn menial del testador,
"J.A.", t. 1942-11, p. 575; .Invalidez del testamento por enfermedad mental
del testador: carga de la prueba de la iricapacidad, "L.L.", t. 101, p. 229.
TANNONI, Eduardo: Lo interpretoo'dn del testamento y reconocimiento judicial
del tltulo hereditario por pcticidn de herencia, "L.L", t. 140, p. 182.
Nota de jurisprudencia: Capacidad mental requerida para testar, "E.D.", t. 2,
p. 507.

CAP~TULO
XII

FORMA DE LOS I'ESTAMENTOS
1. PRINCIPIOS GENERALES

A. Generalidades

T a l como lo preceptúan los arts. 3607 y 3632, el testamento es un acto que requiere necesariamente para su validez la observancia de las disposiciones de forma impuestas por
la ley.
Como advierte Vélez, en la nota al art. 3622, "las formalidades testamentarias no son prescritas como pruebas, sino
como una forma esencial, y la falta de una sola forma anula
el testamento". Ellas han sido erigidas en elementos viscerales del acto, y su inobservancia, por tanto, acarrea la invalidez de éste. Se ha procurado con ello, atendiendo a la importancia social del testamento, garantizar una seria reflexión
que asegure su genuinidad y ponderación.
Este carácter de las formalidades, exigidas ad solemnilatem, y no ad probationem, no impide que se admita que el
testador elija entre múltiples maneras, llamadas también formas, de testar. Convendrá, entonces, distinguir entre las formalidades o soletnnidades, que son requisitos exigidos para la
validez del acto, de las formas o maneras de testar aiitorizadas
Por la ley. Así, el testamento ológrafo, que constituye tina de
las formas admitidas de testar., requiere la maniiscripción del
testador coino una de las formalidades para si1 validez.

Según lo dispuesto por el art. 3627, la prueba de la 06seroancia de las formalidades #rescritas para la ualidez de ttn
testamento, debe resultar del testanlento mismo, y no de los
otros a c t o s , p ohados por testigos.
Como lo anotaba Segovia, precisando la verdadera fuente del artículo, la segunda parte de tste debe entenderse como
con mayor propiedad se expresa en el modelo, esto es, que la
prueba no debe resultar de otros actos ni de la probanza
testimonial. Así, por ejemplo, uno de los requisitos de validez del testamento por acto público es que aparezca el escribano dhndole lectura de aquél al testador (art. 3658) . Si el
notario hubiera omitido hacerlo constar, no podrá subsanarse esa omisi6n apelando a la prueba testimonial ni a ninguna
otra, por más concluyente que ellas fueran.
Se obseva que para dichas cwstancias el mencionado
precepto no impone el uso de frases o fórmulas sacramentales,
ni que deban utilizarse los mismos términos usados por la ley
para prescribirlas, ni que sean indispensables los giros notariales impuestos por la costumbre, pudiendo reemplazarse por
otras equivalentes, siempre que resulte indudable que la
formalidad requerida ha sido cumplida.
555. FORMALIDADES
SUPERFLUAS.

Suele ocurrir que se inserten en el testamento menciones que la ley no exige. Asi, por ejemplo, la declaración de 13
religión a la cual pertenece el testador, o la enumeracióil dc
los bienes que componen su patrimonio, o el uso de formulismos notariales.
L.a inserción de menciones superfluas no reviste consecuencia alguna, pues su existencia en nada afecta a la validcz
del acto. En ese sentido, dispone el art. 3628: El empleo de
formalidades in~itilesy sol>reahztndantes 710 vicia un testamento, por otra parte regular, azinqlte esas formalidades en

el caso de haberlas supuesto necesarias, n o pudiesen ser consideradas como cumplidas válidnmente. Asi, u n número mayor
de testigos del que exige la ley, no vicia el testamento, qzte
qtteda vdlido a pesar de la incapacidad de alguno de ello;,
cuando suprimiendo el número de testigos incapaces queda
un nrimero suficiente de testigos capaces.

Establece el art. 3624 que toda persona capaz de disponer
por testamento puede testar a su elección, e n una u otra de
lar formas ordinarias de los testamentos; pero es necesario que
posea las cualidades fisiccis e intelectuales requeridas para
aquella forma en la que quiera hacer sus disposiciones.
Este precepto consagra la libertad de elección de las formas, acogiendo un principio que viene del derecho romano,
y tiende, de esa manera, a facilitar la facultad de testar.
Las únicas limitaciones a la elección provienen de la
falta de aptitudes físicas o intelectuales que impiden realiza;
determinado testamento. Como acota Vélez en la nota al artículo mentado, un sordomudo o un ciego pueden hacer su
testamento ológrafo si saben escribir. Pero un mudo no puede
testar por acto público, pues se halla en la imposibilidad de
dictar sus disposiciones. Lo mismo el sordo, que no puede oír
la lectiira del testamento. El testamento cerrado no puede ser
]lecho sino por las personas que saben leer y escribir.
Convendrá advertir qiie la regla rige para las formas ordinarias, pero no para las especiales. En cuanto a éstas, el otorgante no puede escoger, y podrá apelar a ellas íinicamente
cuando se den las particulares circunstancias exigidas.

Las solemnidades de cada una de las formas testamentan sido minuciosamente regladas por el Código, que

198

MANUAL
DE

DERECHO SUCESOR10

además ha establecido el principio de la especialidad de cada
una de ellas.
Dispone el art. 5626: La forma de una especie de testamento no puede extenderse a los testamentos de otra especie.
Aclarando ideas, escribe Vblez en la nota: "Así, por ejemplo,
no se podrá aplicar a las firmas 'de los testamentos cerrados o
de los testamentos ológrafos, lo que se dispone respecto a las
firmas de los testamentos por acto público que pueden ser a
ruego por otra persona".
Como se observa, la autonomía de las formas de cada
testamento no debe entenderse solamente en el sentido de no
ser exigibles mayores solemnidades que las establecidas para
cada especie de ellos, so pretexto de ser necesarias en otra,
sino también que no es excusable la carencia de las propias.
La especialidad significa, por tanto, que las distintas formas
se mantengan independientes, sin mezclarse, confundirse, o
completarse las unas por las otras.

558. CI.ASIFICACI~N
DE LAS

FORMAS.

Las formas testamentarias se clasifican en ordinarias o
comunes; y en extraordinarias o especiales o privilegiadas. Las
primeras son aquellas que el testador puede usar en cualquier
circunstancia. Las especiales, en cambio, son las autorizadas
en situaciones particulares a determinadas personas, y que
muestran como característica específica lo limitado de su diiración. Convendrá remarcar esto último, señalando que los
testamentos ordinarios se distinguen de los especiales en que
aquéllos subsisten mientras no sean revocados, en tanto que
los segundos caducan si el testador sobrevive a determinados
plazos (arts. 3631, 3676 y 3684).
Las formas ordinarias de testar son: el testamento ológrafo, el testamento por acto público y el testamento cerrado.
Las formas especiales las constituyen el testamento militar y
el testamento marítimo.

Interesa advertir, para disipar posibles confusiones, que
no son formas especiales el testamento en lazareto ni el testamento redactado a bordo de una aeronave. El primero queda asimilado al testamento por acto público. En cuanto al
segundo, aunque debiera constituír una forma especial por
las circunstancias en que se otorga, no lo es por sus efectos,
pues no está sometido a plazo de caducidad, quedando asimilado. también, a los realizados por acto público.
La diferencia de formas no importa variaciones de contenido. Tal como lo establece el art. 3623, todos están sometidos a las mismas reglas en lo que concierne a la natu:
raleza y extensión de las disposiciones que contengan, y gozan de la misma eficacia jurídica.

B. Firma
559. LAFIRMA

DE LOS TESTAMENTOS.

Una de las formalidades exigidas por la ley es la firma
del otorgante. Debe tenerse en cuenta, sin embargo, que lío
en todos los testamentos Ia exigencia funciona de modo perentorio, ya que en algunos supuestos (testamento por acto pÚblico y testamentos especiales) se admite la firma a ruego
cuando el testador no supiere o no pudiere hacerlo.
Dispone el art. 3633: En los testamentos en que la ley
exige la firma del mismo testador, debe ésta escribirse con
todas las letras alfabéticas que componen su nombre y apellido. El testamento no se tendrá por firmado ~ n d sólo
o se
ha suscrito el apellido, o con letras iniciales, nombre y apellidos, ni cuando en lugar de s~iscribire1 apellido propio se
ha puesto el de otro familia o lo n ~ n no
l pertenece el testado^.
El precepto, tomado de Aubry y Rau, muestra una redacci~ndemasiado extensa y complicada. Como observa la
doctrina, en principio se impone que las personas utilicen
las letras qiie componen sii nombre y apellido: Pero
"Ir»-.basca m que sean colocadas en una línea más 0 n~enos

horizontal para que haya firma. L,a firma es la manera corriente de estampar el nombre y apellido para expresar una
conformidad, y es válida la signatura de aquellos que acostumbran a abreviar las denominaciones. De ahí que la Gltiina parte del mencionado art. 3633 establezca: Stn embargo,
tina firma irregular e incompleta se considerara suficiente
c~uandola persona esluviese acostumbrada a jirmnr de esa
manera los actos públicos y privados.
En rigor, ésta es genuinamente la firma, sin importar que
no estén completas todas las letras por supresión voluntaria
del otorgante. Constituye casi un lugar común en esta materia la cita del ejemplo francés, donde se admitió como válida la firma de monseñor h4assillon, celebre orador sagrado,
consistente en una cruz scguida de las iniciales y la indicación de la dignidad eclesiástica del firmante (obispo de
Clermont).
Finalmente, como acota Kipp, es suficiente que la firma consista-en el nombre que el testador lleva de hecho en
la vida civil, aunque no le corresponda legalmente. De manera que un seudónimo artístico puede ser válidamente
usado para firmar el testamento, presuponiendo que el causante haya acostumbrado usarlo en la vida civil para designar su persona. Va de suyo que también es válido el acto si
cl testador ha usado su nombre auténtico, ocultado durante
sil vida. En cambio, no serán suficientes expresiones como
"vuestro fiel padre" o "tu esposo" puestas al pie del testamento.

C . Testigos

560. NECESIDAD
E IMPORTANCIA.
Salvo en el testamento ológrafo, que no requiere la
presencia de testigos, ellos son imprescindibles en las otras
formas testamentarias, variando su número. Así, cinco son
los testigos requeridos en el testamento cerrado, tres en el

por acto público y en el marítimo, y dos en el
consular.
Aunque no ha faltado la opinión que niega la importancia de su participación, sosteniendo que su manteniIniento se debe más que nada a un respeto de la tradición
jurídica, la doctrina encarece el interés de su presencia. Se
funda, para ello, en que los testigos constituyen una garantía de la seriedad del acto, contribuyen a su solemnidad, y
robustecen la fe dada por el escribano sobre la autenticidad
de que el testamento traduce fielmente la voluntad del otorgante.

La cuestión planteada acerca de si las reglas sobre testigos testamentarios establecidas por los arts. 3696 y SS.constituyen u0 régimen autónomo y específico, o si, por el contrario, son aplicables además los preceptos generales relativos a los testigos de los instrumentos públicos, ha suscitado
respuestas encontradas en nuestros autores.
Para algunos, como Machado y Lafaille, debe entenderse que siendo el testamento por acto público una escritura pública corresponde combinar las disposiciones propias de aquél con las referidas a ésta, en tanto dichas normas no entren en colisión. Deberán computarse, entonces,
las incapacidades previstas por el art. 990 que no hayan
sido expresamente derogadas en materia testamentaria, y
por ello, resultarán inhábiles como testigos de un testamento 10s que por sentencia estén privados de serlo en cualquier
acto, los comerciantes fallidos no rehabilitados, y los religiosos.
Otros, en cambio, no admiten la aplicación de las reglas generales. Esa tesis, que puede considerarse mayorítaria en nuestra doctrina, se sustenta en un razonamiento apoyado en sólidas razones: en primer lugar, la minuciosidad
*las
incapacidades previ5tas en los arts. 3696 y SS. que

3696. La regla general es la capacidad y está estab1. la segunda parte de este precepto agrega que la incapacidad no se presume. Además. 3698.repiten.ecida en el art. 996. la comprobaci6n de que k materia jurídica resiste a las generalinciones. en segundo término. o que hubiera caído en incapacidad con posterioridad a él. se hubiera remitido a ella. lo que se evidencia no sólo en la especialidad de' la regulación matrimonial. En preceptos sucesivos. sino aun de la testamentaria. tal como sucede con la incapacidad para disponer por testamento. por último. por tanto. tal como lo preceptúa el art. imponiendo la carga de la prueba a quien funde su acción en ella. . No importa. enmiendan y derogan las reglas del art. la regla general se limita mediante la previsi6n de incapacidades. la capacidad de los testigos debe existir al tiempo de la formación del testamento. to& las personas a quienes la ley no les prohibe serlo. si Yélrz hubiera entendido que era aplicable esta norma. donde se dispone: Pueden ser testigos bn los testamentos. algunas referidas a cualquier clase de testamentos y otras que comprenden a ciertos supuestos particulares. modificándola en lo que creyera pertinente. como observa Fassi. Debe advertirse que. que aquél hubiera sido inhábil con anterioridad al otorgamiento del acto.

Como se observa. los testigos de un testamento deben ser varones mayores de edad. . Convendrá formular dos observaciones: la primera.Son incapaces de actuar como testigos testamentarios: a) Los menores de edad. si tuvieren el grado de sargento en adelante. Los dementes no pueden serlo ni aun en los interuaios lúcidos.nQ 5 17). J-.a prohibición es razonable. Interesa destacar que la regla cede en el supuesto de !os testamentos militares.71 1 les ha concedido (si~pra. impidiendo que aquéllos puedan actuar ni aun en los intervalos 1úcidos. la ~rivaciónde la razón no está referida a la demencia únicamente. referida a la incapacidad derivada del sexo. 3615. es que ella ha desaparecido desde la sanción de la ley 11. ya que si en el caso del testador demente se sacrifica la seguridad jurídica en aras del ejercicio de un derecho personalísímo. donde se admite que pueden ser testigos los mayores de dieciocho años. sino que comprende cualquier supuesto que determine la ausencia del cabal juicio.337.10 establece el art. 3709. En cuanto a los dementes. no pueden ser testigos los que estén privados de szi razón por cualquier causa que sea. la segunda es que la aptitud debe extenderse a los menores emancipados. tal como la ebriedad o la intoxicación por ingestibn de drogas. 3705. dada la amplinid de facultades que el nuevo régimen establecido por la ley 17. el precepto se aparta de la solución admitida para el testador en el art. Según lo establecía el art. b) Los que estén privados de rnrón. nada justifica que se admita la posibilidad de un testimonio sospechoso que debilite la certeza del acto. Según.

Ellas son: a) N o tener residencia en el distrito donde se otorga el testamento. Ello no obstante.testamento habían visto o entendido. los sordos y los mudos. su presencia constituye una mayor garantía para la validez dei acto. 3701. donde se establece la prohibicibn.os ciegos. en cambio. La misma norma agrega que pueden serlo. es la vecindad. los colaterales o rs siempre que el testamento no contenga alguna disposición en su favor. c ) Se7 uscendiente o descendiente del testador La prohibición la establece el art. anotaba Vélez que ella obedece a que cuando la explicaciGn de los testigos fuere necesaria. pareciera un tanto innecesaria. esto es.c) L. . b) N o entender el idioma nacional y el idioma en que se extendió el testamento. La norma se justifica en la necesidad de facilitar la identificación del testigo. La exigencia del art. la residencia en la misma población urbana o en el misnio distrito rural. sería únicamente por signos equívocos que no podrían nunca dar al juez evidencia de lo que en el . Importa destacar que lo mentado con el vocablo distrito en el art. referida a los testamentos realizados en idioma extranjero. 3708. Al pie del art. 3700. dada la intervención de intérpretes. 3702. Diversos preceptos establecen incapacidades específicas referidas al otorgante o al acto en particular.

Importa observar que la violación de lo preceptuado no implica la nulidad del testamento. Dice el codificador que la capacidad putativa puede establecerse 110 sólo por la creencia general. 991. y n o el mero error del escribano (sobre la diferencia entre el tin y la apariencia del derecho ver supra. La previsión. 565. nQ 547). 37ii0). sino por una serie de actos que formen como una posesión de estado. Por ejemplo. y a sus domésticos (art. La jnhabilidad se funda en que los beneficiados. La prohibición está referida a los parientes del escribano. que adopta una solución coherente con la referida a los instrumentos públicos en general por el art. dependiente o doméstico del escribano. es aclarada por Vélez en la nota respectiva. 990. sino tan sólo la del beneficio otorgado al incapaz. . De manera tal. Según lo establece el art. por tanto. dentro del cuarto grado. por ra7ones obvias. 3707). ni los legatarios.d) Ser beneficiado por el testamento. si según la opinión común \?tere tenido como tal. que lo que aquí importa es la creencia generalizada sobre la habilidad del testigo. No comprende. vendría a ser de estilo Y serviría para eludir a la ley. e) Ser pariente. a los dependientes de otro escribano. si tal declaración hubiere de valer siempre. u n tcstigo incapaz debp ser considerado como capaz. 3664 ( r i l p r a . entonces. no 252). a los dependientes de su oficina. tal como resulta de lo dispuesto en el art. como para los instrumentos públicos en general lo establece el art. 3697. Poco importa. ERRORCOMÚN SOBRE LA CAPACIDAD DEL TESTIGO. carecerían de la imparcialidad necesaria. que el testigo se diga mayor de edad. No pueden ser testigos los herederos instituídos en el testamento.c iben algiin favor por las disposiciones del testador (art. rii los que rc.

3629 dispcme: El testador no puede confirmar por u n acto posterior lac disposiciones contenidas e n u n testamento nulo por sus formas. sin reproducirlas. como a su tiempo lo destacó Segovia. La previsión se reitera en el art. los que justificaban la solución de este modo: "Admitir que se pueda. de quienes han sido torriados. que dos indivitiuos aseguren la identidad de sus personas y la residencia ae ellos. 3632.d. ya que. Interesa observar que el requisito del conocimiento es impuesto tan sólo cuando el testamento se otorga ante escribano. donde se establece: El testador n o puede confirmar sin reproducir las disposiciones contenidas e n itn testamento nulo por ius formas. aunque el acto esté revestido de todas las forrnaliaades requeridas para la validez de los testamentos. Dispone el art. Si éste no los conociese. confirmar. por un acto revestido de las formalidades piescsitas para los testamentos. aunque dicho acto esté revestido tEc todas las formalidades requeridas para la validez de los testamentos. D. ESCRIBANO. CONOCIMIEN'TO TESTIGOS POR k'I. no son más que corolarios del principio establecido en el art. sin reprodiicirlas.206 ANUAL DE DERECHO SUCESORIO DE LOS 566. pzede exigir antes de otorgar el testanzento. está eiiderez-d a a a asegurar el acto mediante la certeza del escribano sobre la habilidad del testigo. del militar o del marítimo. Ambos preceptos resultan sobreaburidantes. Su sentido lo dan Aubry y Rau. 3829. . La previsión. según froplong. del hecho cn lazareto. y que no rige cuando se trata del cc nsular. 3699: Los testigos det~t~íl ser conocidos del escribano. Confirmación del testamento nulo por vicios de forma La primera parte del art. disposiciones con- .

De manera tal que si en el testamento nulo figuraba una modalidad no reproducida en el segundo. Prescripción d e la acción (le nu'lidad 1-a aLción de nulidad de un testamento por vicios de ?form? es impres~ri~tible. 569. En primer lugar. E. y ella no está reproducida en el posterior. la confirmación exige dos requisitos. Y o obstante. En segundo lugar. el nuevo testamento se basta a sí =ismo y para nada necesita del a:to anterior. Como se observa. no tendrá vigencia. EJECUCIÓN VOLUNTARIA POR LOS HEREDEROS DE U N TES- TAMENTO NULO. respecto a disposiciones que figuran en ambos. el testamento posterior debe reunir todas las formalidades de una especie determinada de testamento. si el acto que adoleciera de ese vicio hubiera sido cumplido voluntarianlente por los herederos. cl sucesor que haya . es necesario que el nuevo acto contenga en sil integridad las disposiciones testamentarias. no podrán arrepentirse y pretender que se deje sin efecto la ejecucióil de la manda. lo que no es sostenible". No obstante el carácter absoluto de la nulidad originada en los vicios de forma. Como observa Demolombe. con el cual no se complementa.tenidas en un testamento nulo por sus formas. sin que haya ninguna remisión al testamento nulo. sería admitir que se pueda testar por simple relación a un acto anterior.

c he-hos en el territorio de la Repuhlzca. bien sean lo7 tv\tridores argentinos o extranjeros.recibido los bienes en virtud del acto anulado podrií oponer la prescripción adquisitiva de ellos. 1. deben serlo en a l g ~ r ~ lrn l ~las formas estal)lecidas e n este Código. 3634: Idos te. lógica en cuanto atañe a nuevas leyes que contienen formalidades no exigidas en el momento de testar. esta regla. No ixnporta que la ley posterior sehdictada viviendo el testador. donde se establece: La validez del testamento depende de la observancia de la ley que iija a l tiempo de hacerse. Con relación a los primeros se dispone en el drt. aunque no cabalmente. es injusta e irrazonable si se la aplica también a las nuevas leyes que eliminan alguna formalidad anteriormente requerida. nuestro Código ha aceptado.rtamento. distingue entre los testamentos otorgados en nuestro país y los hechos en el extran jero. Como observa nuestra doctrina. en mérito a la ausencia de una formalidad que ya n o es exigida. Ley aplicable a las formas El principio tempus regit nctum ha sido consagrado en el art. No hay razón alguna que justifique que se anule un testamento redactado de conformidad con la ley vigente en la actualidad.a preceptiva. en esta materia. . el principio loc~tsregit actum. 3625. puesto que ella no traerá cambio alguno. Con relación a la ley aplicable a las formas. en cuanto ~11Iilgar. F.

TESTAMENTO OLóGRAFO A. Según el art. al coincidir la ley argentina con la de la nacionalidad. y en cualquier época que muera. 3639. cuando u n argentino se enc~ientreen pais extranjero. en las formas prescritas por la ley del lugar en que reside. segiín se trate de un extranjero que se ha ausentado de su país o de un argentino que testa en el exterior. donde se establece: El testamento del que se hallare fuera de su país. Allí se establece: El testamento ológrafo para ser válido en cuanto a sus formas. sólo tendrá efecto e n la República. si fuese hecho. La falta (le alguna de estas formalidades lo anula en todo su contenido.En cuanto los testamentos otorgados fuera de la República se impone una nueva distinción. fechado y firmado por la mano misma del testador. o según las formas que se obervan e n la nación a que pertenezca. El primer supuesto está contemplado en el art. aunque el testador vuelva a la Reptiblica. Generalidades El testamento ológrafo está caracterizado por el art. De manera tal que el testador podrá optar eqtre las formas del país en que se halle o las de nuestro Código. Ese testamento será siempre válido. En cambio. está autorizado a testar en alguna de las formas establecidas por la ley del país en que se halle. debe ser escrito todo entero. . o según las que este Código designa como formas legales. si se trata de un argentino que testa en el extranjero. 11. las tres opciones del artículo anteriormente trascrito se reducen a dos. 3638. 3635.

En primer lugar. y la doctrina elaborada al respecto. por la sencillez de sus requisitos. pues se evitan los gastos de escritura y honorarios notariales. posibili- . Esto último permite soslayar las influencias extrañas. existe la posibilidad de su destrucción por los que no resultaren favorecidos en las disposiciones. y la más económica. En segundo término. Troplong y Demolombe. lo que le permite el uso del idioma más familiar y con ello la mejor expresión de su voluntad. El testamento ológrafo constituye la forma más simple y cómoda de testar. donde solamente se autorizaba para algunas disposiciones en favor de los hijos. sustancialmente la de las obras de Aubry y Rau. Por ú1timo.irancks fue admitido por los países de la Costumbre. pueden formularse reparos. ha sido la inspiradora de las soluciones de nuestro codificador. coincidiendo su difusión con la de la escritura. Se agrega que esa forma facilita la captación y que con ella se priva la útil intervención del escriba110 y de los testigos. se objeta que.La forma ológrafa reconoce un viejo linaje y su uso se remonta a los romanos. Sin embargo. constitiiye la forma más siinplificada. pueda prescindirse de las solemnidades que se exigen para negocios entre vivos menos importantes. ya que el otorgante puede redactarlo en el momento más conveniente. El Código napoleónico lo aceptó. el testador puede valerse de cualquier lengua. no así en el Mediodía. y sus previsiones permanecen en secreto. a la vez que aventa posibles antipatías y rencillas familiares originadas en mezquinos intereses. En el antiguo derecho . Éstas son algunas de sus bondades. siendo el testamento el más serio y grave de los actos jurídicos. Además de ello.

Nuestro ordenamiento exige que el testamento constituya un acto independiente de cualquier otro. entonces. Así.h s cartas misivas. 3648 se dispone: El testamento ológrafo debe ser un acto separado de otros escritos y libros en que el tcstador acostumbra escribir sus negocios.as cartas por expresas que sean respecto a la disposición de los bienes. en el art. ninguno de los inconvenientes apuntados. que la exigencia de la norma va enderezada a que no cualquier anotación en los libros del testador o en sus apuntes constituya un testamento. Es indudable que la norma se refiere a las .tando que se teste en ausencia de una perfecta razón. puesto que el testamento extendido en un libro de contabilidad o en una libreta de apuntes no tendría validez. I. pero tendría eficacia si se escribiera en una hoja en blanco no formando cuerpo con los asientos que el libro contiene. ya que de atenernos rigurosamente a los términos de la norma se llegaría a consecuencias inaceptables. y la creciente difusión de la forma ológrafa atestigua que las ventajas superan a los inconvenientes. son tan decisivos e insuperables. lo que subordinaría la suerte de él a circunstancias en extremo triviales. sino a que el acto tenga una definida independencia intelectual. 1. como se advierte. Pacíficamente se admite que no es razonable atribuír a las hojas adheridas al libro un valor distinto del que tendrían si estuvieran separadas.0s mismos ~rincipiosdebemos aplicar c0. que revista individualidad y significados propios. y se observa que habría bastado arrancarlas para que el acto fuera eficaz. No obstante. no pueden formar un testamento ológrafo.. Debe concluírse. La cuestión ha suscitado dificultades interpretativas. judicialmente se ha resuelto que un testamento incluído en libros de contabilidad no valdría si formara parte de un asiento contable. \' así.i relación a .

etc. También en este supuesto pareciera que la escritura es obra de la mano. para ser válido el testamento ológrafo debe ser escrito todo entero por la mano misina del testador. a) Cuerpo de la escritura Según lo dispone el art. lápiz. En cambio. por desaparecer la razón que la ley busca para exigir la autografía: que se pueda probar que lo escribió el testador. en el sentido del requisito exigido por la ley. Sin embargo.epístolas enviadas a terceras personas que no importan la voluntad seria y definitiva del causante. si lo que realmente se quiso fue testar y así resulta en forma indudable del escrito. puesto que habitualmente no se escribe simplemente con la mano. de manera que la mano no haga sino imprimirlos. estaremos en presencia de un testamento. tiza. B. no obstante su apariencia formal de carta. Cicu observa que esta expresión plantea un problema. sino mediante un instrumento con el cual aquélla lo hace: pluma. 3639. la doctrina está de acuerdo en excluir este caso. Requisitos Los requisitos formales del testamento ológrafo son tres: maniiscripción. . Lo escrito con tipos de imprenta o dactilografiado no es un escrito hecho por la mano del testador. En lo que sigue habremos de ocuparnos de cada uno de ellos. El medio empleado puede ser de tal naturaleza que sirva para hacer los signos de la escritura o bien que contenga en sí los caracteres ya formados. fecha y firma.

los que no ofrecerían la garantía de la exactitud de la escritiira común y obstarian. El precepto no establece distinciones entre los diversos caracteres que son propios de cada idioma. 3641. la concurrencia de dos requisitos para que proceda IfTn*idez: que la ~scrituraextraña forme parte del tes- . debemos estar a lo dispuesto por el art. válido. De allí que se observe que la expresión caracteres alfabéticos no resulta correcta. o criptográficos. el testamento será nulo. además. representando cada una de ellas una palabra completa. si 10 escrito ha sido por orden o con~entimientodel testador. De manera tal que es necesaria. ya que existen lenguas que emplean figuras ideoIbgicas. bastaría una mera interpolación hecha por extraños para que el testamento ológrafo fuera inválido. 3640. y si la escritura hace parte del testamento mismg. como lo exige el precepto. Un testamento redactado en chino y escrito en caracteres ideológicos sería. 3639. De atenernos a los términos del art. Tal como dispone la segunda parte del art. a la comprobación de la certeza del acto. el testamento 016grafo puede escribirse en cualquier idioma. Al examinar las ventajas de la forma hemos marcado que esta posibilidad permite la más auténtica expresión del testador. Sin embargo. donde se precisa: Si hay algo escrito por una mano extraña. Lo prohibido es el uso de caracteres taqiiigráficos. por tanto. 3641. o de signm del alfabeto morse.Según lo establecido en el art. el testametzto ológrafo debe ser escrito precisamente con caracteres alfabéticos.

y también. ya que pudo hacerse maliciosamente para perjudicar a los instituídos. Así. o cívica (día de la independencia de 197. siendo válidas las enunciaciones perfectamente equivalentes que fijen de manera precisa la fecha del testamento (art.tamento. Convendrá señalar que si la escritura extraiía rio forriia parte del testamento por haber sido interlineada o estampa da al margen. Ella permitirá establtcer si el testador era capaz al tiempo de otorgar el acto. 3642). y que ella obedezca a tina orden o consentimiento del testador. T'ampoco se viciará el acto si lo agregado no ha sido pedido o consentido por el causante. no es indispensable que se adopte esa forma. iiics y año correspondientes al calendario gregoriano. el cómputo ruso o el hebreo. en el caso de existir varios testamentos. b) Fecha 582. entre nosotros. El ejemplo clásico se da cuando el causante. con la mencióii dí.1 día. Otro de los requisitos esenciales para la validez del testamento ológrafo es la fecha. determinará cuál de ellos prevalece. no afectará su validez. la exigencia quedaría cumplida si se determinara con referencia a una celebración religiosa (navidad de 1975). EXIGENC~A E IMPORTANCIA. De igual manera sería eficaz si se adoptara. Sin embargo. aiiiique n o rijan en el lugar del otorgamiento. requiere la colaboracihn ajena. . no pudiendo concluír el testamento por no dominar sus mano\.5). por ejemplo. Ordinariamente la fecha se enuncia. en lirgar del calendario gregorizno.

58. 3643 prevé las posibilidades de una fecha defectuosa. además. El juez Puede apreciar las enunciaciones que rectifiquen la fecha. mes y año) la calidad de formas indepetidientes. y existen en el testamento mismo.A FECHA. estableciendo: Una fecha errada o incompleta puede ser considerada suficiente. que de otro modo se asignaría a cada uno de los elementos que componen la fecha (día. enunciaciones o elementos materiales que fijan la fecha de una manera cierta. Con relación a la omisión del día en la enunciación de la fecha. de ma-J&la que si se llega a establecer que ella es auténtica. y el otro mil sept soixante qualre. Se sostuvo. tanto en la doctrina de 10s autores como en la judicial. La opinión predominante. no .-4 su vez. dos ejeiiiplos judiciales franceses donde se admitió la validez de fcchas incompletas: uno tenia la fecha mil sept trente neuf.1. ni existe otro testamento que por raz6n de la fecha pudiese juzgarse posterior y llamado. cuando el vicio que presenta es el resultado (le una simple inadvertencia de parte del testador. La duda se suscita cuando aquélla se ubica luego de firmado el testamento. por tanto. Normalmente. habiendose omitido en ambos la palabra cent. COLOCACI~N DE 1. y admitir pruebas que se obtengan fuera del testamento. la fecha se coloca al comienzo del acto o al final. se inclina por la validez del feStamento. antes de la firma. Vélez cita. aduciéndose que la mayor garantía de que esa indicación pertenece al testador consiste en la letra. si la omisión carece en el caso de significación porque el testador no tuvo ningún perfodo de incapacidad que obligue a determinar si obró dentro o fuera de él. el art. la Siiprema Corte de Buenos Aires ha decidido que no procede anular un testamento ológrafo que sólo consigna el mes y el año de otorgamiento. a prevalecer sobre aquel. en la nota respectiva. en la práctica.

el testador puede dispensarse de indicar el lugar donde ha hecho el testamento. ni bajo la misma fecha. y a continuación tuviera un agregado que reuniera ambos requisitos.-!aditamento se manifiesta la conformidad con el acto de su integridad. Dispone el art. y el error que cometa en la indicación de ese lugar. 3647: El testador no esta obligado a redactar su testamento de una sola vez. el día en qlip tpr mine su testamento. no influye en la validez del acto. 3644. S i escribe sus disposicimzes en épocas d i jcrentes. Si bien la costumbre más generalizada muestra la enunciación de la fecha precedida por la indicación del lugar.bastaría para decidir la ineficacia del acto que él se cerrara con la fecha. Si un testamento ológrafo apareciera firmado. el conjunto es valido. pero .in fecha. este no forma parte de aquélla ni constituye su complemento. cualquiera que sea el tiempo. o poner a todas la fecha y la firma. . esta -@ha hace valer las disposiciones anteriormcnte escritas. ya que en . Tal como lo dispone el art. Ida unidad de tiempo en la redacción del testamento es totalmente innecesaria. y una última disposición tenga la firma y la fecha. Así lo preceptúa el art. Puede datar y firmar cada una de ellas sepuraaamente. 3646: Cuando muchas disposiciones están firmadas sin ser fechadas.

FORMA DE LOS TESTAMENTOS c) Firma . Convendrá observar que la firma cierra el testamento. A mas de ellos. A lo dicho allí nos remitimos. nQ 559).\ FIRMA. quizá. 7 . o depositarlo en poder de un escribano. que no bastarían con que fueran de su puño y letra y que tuvieran la fecha para considerarse como jurídicamente eficaces. su elemento más esencial y característico. d) Formalidades superfluas Los tres requisitos formales examinados son esenciales para la eficacia del testaniento ológrafo.. si lo juzgara más conveniente. Como observa Lafaille. 3649: El testador Puede. y desde luego es el que demuestra la conformidad definitiva del causante con las últimas disposiciones. 3645: Lar disposiciones del testador escritas después de su firma deben ser fechadas y firmadas para que puedan valer como disposiciones testamentarras. Es lo que establece el art. o usw de cualquiera otra medida que dé seguridad de que es su última voluntad. estableciendo en el art. de ahi que si se le hicieran agregados deberán reunir todas las condiciones del testamento ológrafo para ser eficaces. ponerle su sello. la firma del testamento ológrafo representa.387. el C6digo enuncia otras previsiones que deja al libre arbitrio del disponente. Las cuestiones concernientes a la firma han sido tratadas con anterioridad (supra. hacer autorizar el testamento con testigos. L.

todo lo escrito no es más que mera enúnciación del testador y no puede valer más que las declaraciones del otorgante de un . T/alor probatorio El art. ya que aunque normalmente ello es lo que sucede y esa intervención es lo que hace lógico reconocer la autenticidad. 3623 confiere a todas las formas testamentarias autorizadas la misma eficacia jurídica. Para otros. El testamento ológrafo no está incluido en el art. atribuído por la norma al testamento ológrafo. Concliiyen. Por su parte. que l o que configura un instrumento piiblico.C . ni hay enunciaciones sobre las cuales el oficial público dé fe. en suma. para ser tal. por todos aqtte110s a quienes se oponga. pero puede ser atacado por su fecha. no es la interverición del oficial público sino sil autenticidad. Sostienen que esta conceptuación es errónea. Corolario de ello resulta que la prueba de la autenticidad recae sobre quien la invoca. entiende qiie es un acto privado. firma o escritura. requiere ser otorgado con intervención de un oficial público. en cambio. 3630 preceptúa: El testarnento ológrafo vale como acto Público y solemne. no es menos cierto que a veces la intervención del oficial público es suplida por la ley por otras exigencias formales. o por la capacidad del testador. el art. Aducen para ello que la tesis que ve en él un acto privado parte de la idea de que el instrumento público. ya que se realiza sin la intervención del oficial público. 989. El valor de acto público y solemne. pudiendo éstos seruirse de todo género de pruebas. Una opinión. Por tanto. y recogemos la observación que de esta forma se está confundiendo naturaleza jurídica con analogía de efectos. coiistituye un acto público. ha suscitado discrepancias sobre su naturaleza. No nos parece válida esta afirmación. predominante en la doctrina francesa e italiana.

Resultando identidad. testador. Se& citados a la audient i a . el juez lo abrirá en dicha audiencia en presencia del secretario. y al escribano y testtgos si se tratare de testamento cerrado. intestato que se halla- . en concepto de los testigos. el agente fiscal. el juez rubricará el principio y fin de cada una de las páginas del testamento 11 designará u n e~crihanopara que lo protocolice. el juez Tutricarci el principio y el fin de cada pagina y designará audiencia para la comprobncicín de la letra y firma del t e s t a d ~ r . se procederá a S I L apertura en la forma determinada precedentemente. el juez rubricará el principio y fin de cada página. Si estuviese cerrado. Si estuviere cerrado. el código procesal de Santa Fe dispone en SU art. Precisando las disposiciones de la ley de fondo. en la forma en que se halle. 677: Presentado el testamento ológrafo. será abierto por el juez y procederá al examen de testigos que reconozcan la letra y firma del. que pueden ser atacadas sin redargución de falsedad. 3691 y 3692. al juez del último domicilio del testador. Por su parte. En el artículo siguiente de ambos ordenamientos se agrega: Si los testigos reconocieren la letra y fjrma del testador. El juez señalarn' audiencia a la que citara a los beneficiarios y a los presuntos herederos cuyos domicilios fueren conocidos. el testamento ológrafo debe presentarse. Si e1 testamento olhgrafo se acompañare e n sobre cerrado. respectivamente) disponen: Quien presentare testamento olbgrafo deberú ofrecer dos testtgos para q u e reconozcan la firma y letra del testador. los herederos al. los códigos procesales de la Nación y de la provincia de Buenos Aires (arts. y mandará que se entregue con todas las diligencias hechas al escribano.instrumento público. 730 y 739. T a l como lo disponen los arts.

Otorgamiento por acto notarial La intervención del oficial público en la redacción del testamento fue conocida en la época del imperio romano. la cuestión se swtanciará por el trámite de los incidentes. se dictará auto mandando protocolizar el testamento. o por dos escribanos. que las hacia recurrir a los profesionales. acreditada la autenticidad de la letra y firma. . 741 del bonaerense prevén la oposición a la protocolización. en Francia. estableciendo: Si reconocida la letra y la firma del testador por los testigos. El articulo siguiente agrega que. 111. En la legislación española aparece en la Novísima Recopilación. o bien por el cura asistido de tres testigos. se formularen objeciones sobre el cumpllmiento de las formalidades prescritas. este procedimiento debió generalizarse por la falta de instrucción de las personas. los herederos instituidos y el defensor respectivo si hubiere incapaces o ausentes. TESTAMENTO POR ACTO PUBLICO A. o reclamos que no se refieran a la validez del testamento. Así. el derecho de las costumbres permitía que el testamento fuera recibido por un escribano y dos testigos. 732 del Código Procesal de la Nación y el art.ren presentes y con domicilio conocido. Como observa Trasbot. admitiéndose oficialmente en una constitución de Teodosio y Honorio en el año 413. El art. como una de las formas del nuncupativo o abierto.

pues se evitan los gastos de escritura y honorarios notariales. manifestamos que constituye la forma más simplificada.ese supuesto de funciones análogas a las notariales. por la sencillez de requisitos. impide mantener el secreto del testamento. A más de ello. a la par. nQ 575). Pero. e s aquel que se otorga ante un escribano. Toda persona capa7 puede. investida para. A la vez. por escritura pública. sin etll. ofrece la ventaja de que la intervención del notario aleja la posibilidad de que se hagan mandas inoficiosas o ineficaces. I. en las ciiales podría incurrir el testador por su desconocimiento jurídico.a regla queda limitada. aparecen los inconvenientes. La pormenorizada y severa ritualidad de su regulación lo expone fácilmente a caer en la nulidad. y en presencia de testigos. otorgar testamento por acto piihlico. la participación y necesario conocimiento de su contenido por muchas personas. y la más económica. que en circunstancias excepcionales la persona del escribano puede ser suplida por otra. ya que su destrucción por terceros interesados no será posible.FORMADE LOS TESTAMENTOS 22 1 El testamento por acto publico. sub previsiones permanecen en secreto. -4demás de ello. Dispone el art. brinda mayor seguridad. Al examinar las ventajas del testamento ológrafo (supra. pese a la intervención de un funcionario que se presume idóneo. El testamento por acto público. 3651: . en fiincitiii dc aptitiides físicas. denominado eii el derecho comparado testamento abierto. por su parte. b r g o . en principio. Convendrá advertir. como más adelante se verá.

no puede concurrir a la redaccibn del te. La incapacidad del sordo se debe a que no puede cscuchar la lectura del testamento. 3658. Al escribano le son aplicables las reglas establecidas por los arts. ya que puede dar el testamento escrito en su integridad o las disposiciones que debe contener para que el escribano las redacte en la forma ordinaria (art. esto es. 980 a 983. ya que sin riecesidad de ella podrían hacerlo por aplicación de los principios generales. con la lectura. el art. La norma resulta tan categórica como sobreabundante. De ahí que no exista razón alguna para impedir al mudo que escriba sus disposiciones y luego. la previsión establecida en el art. . en cambio.tamento. 3656). el art. requisito ineludible según los términos del art. Con relación a los ciegos. y e n la linea colateral harta el tercer grado de consanguinidad o afinidad inclusive. dispotiiendo: El escribano pariente del testador e n linen recta e n clralquier grado que sea. no es necesario que el testador hable. se cerciore de la correcta traslación al acto notarial. En cuanto a la del mudo. A su vez. en nuestro ordenamiento. 985.El sordo. resulta injustificada y sólo se debe a que Vélez siguió literalmente las disposiciones del derecho francés. aunque en forma menos rigurosa. 3652 les confiere expresamente la capacidad de testar por acto público. 3653 reitera. donde el testamento debe ineludiblemente dictarse al escribano. debe reunir las calidades exigidas y actuar en los límites de su competencia. garantizando la independencia de su intervención. el m u d o y el sordomudo n o pueden testar por acto pziblico.

o sólo darle por escrito las disposiciones q u e debe contener para que lns redacte e n la forma ordinaria. Como se observa. requisito no exigido en la fornia ológrafa. También con relación a las instrucciones escritas. En cuanto al primero de ellos. o díirselo ya escrito. el nombre de los testigos. designar el lugar e n que se otorga. Nuestra doctrina judicial tiene establecido que no es necesario que el otorgante dicte sus disposiciones palabra por palabra. A más de ello. En cuanto a los dos modos posibles restantes. convierie advertir que la palabra dictar n o debe tomarse en un sentido rigurosamente literal. La indicación del lugai. siempre q u e mantenga la fidelidad de su contenido. deberá estarse a lo dispuesto por el art. El testamento debe redactarse cumpliendo las reglas comunes a las escrituras públicas. o si sólo ha recibido por escrito sus disposiciones. 3657. pudiendo ser destruídas después de otorgado el testamento. su residencia y edad. su fecha. bajo pena de nulidad del testamento. donde se establece: El escribano debe. 3656. Interesa *ertir que el li~gnr1177es donde se escribe el testa~nento. obedece a la necesidad de determinar si el escribano ha actuado dentro de sil órbita territorial. reduciendo la intervención del escribano a la mera trascripción mecánica de las expresiones del testador. si ha hecho el testamento. . siendo suficiente que aquél exprese su voluntad en forma clara y espontánea a fin de que el escribano haga la redacción en la forma ordinaria. el escribano puede variar su forma. son tres los modos posibles de ordenar las disposiciones. el testador puede dictar el testamento al escribano.Según lo prescribe el art. debe advertirse que no es necesaria la conservación de las instrucciones.

feriado o fecha religiosa. ya que toda la etapa de la preparación queda cubierta por la lectura de la escritura al testador y su ratificación. los testigos y el escribano. el domicilio del testador. que deben verlo. ha de resultar del instrumento i. 'I'al como lo prescribe el trascrito art. ya que para algunos la designación de la edad debe consistir en la mención de los años cumplidos o la fecha de nacimiento. el testarneiito debe ser firmado por el testador. tanto en la doctrina de nuestros autores como en la de los fallos judiciales. y firmado por el testador. los testigos y el escriba- . pudiendo ser. y obtener la certeza de que lo insertado en el protocolo representa fielmente la última voluntad del causante. ella debe corresponder al acto filial. Uno de los testigos a lo menos debe saber firmar por los otros dos: el escribano debe e x p e s a r esta circunstancia. existe una discrepancia.sino el correspondiente a aquel en que se otorga.rencin de testigos. pudiendo ser la oficina del notario. El art. si las disposiciones fueron dictadas al escribano o si éste recibib las instrucciones por escrito.i. Como se observa. Finalmente. tal como lo dispone el art. el testamento debe ser leido al testador en pre. Como se observa.siii<. la de cualquier día del año. Con relación a las enunciaciones referidas a los testigos. el requisito constituye una exigencia ociosa. mientras que para otros resulta suficiente aludir a la mayoría de edad. En cuanto a la fecha. sea domingo. 1001. disponieiido: Bajo pena d e nulidad. la prescripción constituye uri medio más para afianzar la seriedad del procedimiento. o cualquier otro sitio. 3658. 3658 prevé el desarrollo del acto final.

3661. b ) Es posible. En esta hipótesis se procede como en la anterior. aunque esté firmado a su ruego por alguno de los testigos. yarque. y d ) que no complete su firma. En este último caso dos de los testigos por lo menos deben saber firmar. hay que tener en cuenta que debe expresarse cuál es la causa que impide la firma. Allí se prevén cuatro hipótesis: a) que no sepa firmar. otra persona o alguno de los testigos. a) Según el art. cuya firma es imprescindible. que puede ceder a algunas excepciones.no. C ) El art. prescribiendo el art. Los arts. no siendo procedente una mención genérica. se enziende que cuando el testador sabiendo firmar dijo lo contrario. puede firmar por él otra persona. La explicación es lógica. puede hacerlo por él. 3662: Si el testador sabe firmar y no lo pudiere hacer. el testamento será de ningún valor. salvo eii lo que respecta al escribano. dijere que n o firmaba el testatnento por no saber firmar. -4si1si el notario asentara escuetamente que el testador manifiesta no firmar por no poder hacerlo. o por alguna otra persona. si el testadm no supiese firmar. El escribano debe expresar la causa por que n o puede firmar el testador. incurrió conscientemente en un engaño. como lo observa la doctrina. Convendrá tener presente que éste constituye el principio general. dadas las circunstancias en que suele otorgarse el testamento. c) que manifieste falsamente no saber firmar. En este cato. b ) que no pueda hacerlo. 3659 a 3662 contemplan lo relativo a la firma del testador. +ndo de esa forma él mismo un motivo de nulidad para . que no obstante saber el testador firmar no pueda hacerlo. dos de los testigos por lo menos deben saber firmar. ello sería insuficiente y el acto adolecería de nulidad. 3660 establece: Si el testador sabiendo firmar. o uno de los testigos. Con referencia a la última parte del precepto.

rencin de testigos. la persona que muera antes de haber firmado.eludir las maniobras practicadas contra su voluntad. los testigos n o dcbcri vcr al testador simplcrncntc. í. y ?le deben verlo. Kl curripljfiiicnto de cse rccjuisito debe dejarse docuincnt. sino (juc ticncn que presenciar la lectiira del testamento. de la implícita negativa del causante enciibierta en la falsa afirmación. u n o de los testigos. en'iu primera parte. debe saber firmar para suscribir el acto por los otros dos. a quien remite la nota. Como expresa Marcadé. pero. además. 3fi58. La ineficacia del acto deriva. por l o menos. es necesario q u e los testigos firmantes sean dos. prevista en el art. d) La última hipótesis a contemplar es la de la firnia incompleta. 3639.omo se desprcridc dc los tcrminos del precepto. Como se ha expresado.. bien pudo morir con la intención de testar. tcstigos. . ella ha muerto sin haber realizado esa intención. sercí este de ningún ualor aunque lo huhiere principiado a firmar.ado en el instriirricnto. de la omisión de un requisito necesario. Ia perfección del acto se alcanza con la firma y. donde se lee: Si el testador muriese antes de firmar el testamento. ella debe producirse en último término. n o bastando qiic sc cxprc:sc cluc cl tcstarrierito luc leído al tcstador y a lo. En cuanto a la firma del escribano. q u e bajo pena de nulidad. Cuando el testador n o supiere o n o pudiere firmar. por tanto. el testamento dehe ser Icido al testador e n pre. dando fe del otorgamiento y de haberse cumplido todas las formalidades. Establece el art.

debe advertirse que solo pueden actuar como intkrPretes los habilitados para el ejercicio de esa profesión. quien sostie- ne que la verdadera interpretación consiste en que los testigos no sólo han de asistir a la lectura. se requiere la presencia d e dos intérpretes que harán la traducción en castellano. recibiendo con e! escribano las instrllcciones del otorgante y traduciéndolas para que aquél las traslade al protocolo. sino que deben hallarse suficientemente próximos para apreciar la fidelidad de ella y la conformidad del testador. Lo destaca Vélez en la nota respectiva: el caso del artículo puede suceder todos los días en estos países. donde la corriente de inmipacion trae tantas personas de diversos idiomas. En segundo lugar. En primer lugar. 3663: Si el testador no puede tcs?ar sitio en un idioma extranjero. N o basta. Siguiendo el modelo prusiano. La justificación del precepto se encuentra en la necesidad de posibilitar a quien no conozca !a lengua nacional el otorgamiento del testamento. . y el testamento debe en tal caso escribirse en los dos i d i o m a . Convendrá formular algunas observaciones. Los testigos deben entender trno y otro idioma. nuestro código establece en el art.FORMA DE LOS TEFTAMENTOS 22 7 Compartimos el pensamiento de Lafaille. su intervención comieiiza desde la faz prepaiatoria del testamento. debe seííalarse que si el testador posee varios idioliias piiede utilizar cualquiera de ellos. por cuanto ello podría de esta suerte convertirse en una parodia. Por últiino.ea el de su nacionalidad. aunque iio . con que permanezcan a la distancia y contemplen la escena entre el escribano y el otorgante. pues.

La primera de ellas se presenta cuando en el distrito de la municipalidad no exista escribano a cargo de registro Dispone e! art. y en atención al fin de la norma que tiende a facilitar el otorgamiento del testamento. el testamento debe hacerse ante alguno de los miembros de la municipalidad con tres testigos. puesto que los progresos de la medicina han aventado casi por completo las posibilidades en ella previstas. donde se menciona al oficial municipal. Otras formas de otorgamiento Hasta aquí hemos visto la forma ordinaria de ocorgar el testamento por acto público. es el del testamento en caso de peste o epidemia. n o habiendo escribano en el distrito de la municipalidad donde se otorgar4 el testamento. Si el juez de par no pudiese concurrir. el concurso del notario puede resultar difícil o imposible. De allí que niiestro Código autorice formas excepcionale~. . La ley n o ha determinado el alcance de la expresión miembros de la municipalidad. en ocasiones singulares. que resulta explicable en los tiempos en que se redactó niiestro Código.B. debe éste ser hecho ante el juez de paz del lugar y tres testigos residentes en el municlpio. entendemos que cualquier empleado de la municipalidad puede actuar como autorizante. 3655: En los pueblos de campafia y en la campafin. Por aplicación de lo expresado en e1 art. La norma. en las cuales el escribano puede ser sustituído por otro t u n cionario. Sin embargo. 5690. carece de vigencia práctica en la actualidad. Otro supuesto donde las condiciones excepcionales de otorgamiento justifican la sustitución del escribano. la que supone la necesaria presencia del escribano.

cuando hubiera sido deseable una mayor regulación. o la reiiiisión a figuras análogas. 85 del Código Aeronáutico establece: El comandante de la aeronave registrará en los libros correspondiet~tes los nacimientos. que no se caracteriza por su acierto.FORMA DE LOS TESTAMENTOS 229 Dispone el art. no obstante su ubicación. defunciones. atile ~ o rninistro i plenipotenciario . podrá hacerse ante un municipal. 363íi donde se dispone: Es ~~cilido el t~stnnwratoescrito hecho e n Pais extranjero por ttn nrgen. Se-ha -limitado la preceptiva al mero enunciado. El testamento consular esti autorizado por cl art. El art. Debe observarse qiie piiede otorgarlo ciialquiera qiic esté a bordo de la aeronave. Sin duda. celebrados o extendidos a bordo y remitirá copia auténtica a la autoridad competente. 80 del primer Código Aeronáutico. con l a demás solemnidades prescritas para los testamentos por acto público. La norma. Debe advertirse que. o ante el jefe del lazareto. sino que tan sólo autoriza el reemplazo del escribano por otro funcionario autorizante (suprn. la norma trascrita no establece una £orma de testamento especial. escribano ante el cual pueda hacerse el testamento por ucto público. 3689: Si por causa de peste o epidemia n o se hallare en pueblo o lazareto. es la reiteración del art. o por 1171 f~trflrijerodozicilindo en el Estado. sólo qiie se lia reeiiiplazado al escribano por el comandante de la aeronave coiiio oficial autorizante. nQ 558). sin necesidad de qiie se IialIe enfermo o en peligro de niiierte. pero en la regulación dada iio dcja de constituír una forma ordinaria.tincr. ocurridos. matrimonios y testamentos. el propósito de los legisladores fue crear un testamento especial.

En lo dernás. . domrcilzados e n el lugar donde se otorgue el te~tamento. al ministro de Relaciones Exteriores de la Repziblica. El ait. el art. pues según el art. si no hubiese legación. deben entenderse aplicables las formalidades propias de la forma por la cual se hubiere optado.extendiere ante el ministro o el encargado de negocios. la sustancial es la reducción del número de testigos a dos. y do3 tesitgos argentinos o extranjeros. o un cónsul. sera tambiin válido el que se . además del funcionario autorizante. El testador puede otorgar su testamento por acto público o recurrir a la forma cerrada. ha establecido algunas diferencias. el cónsul. 3636. De ellas. otorga a los cjnsules la facultad de autorizar los mismos actos que en nuestro país se realizan ante escribanos públicos. N o conociéndose el domicilio del testador e n la República. 3637 prevé la protocolizacion y seguridad del testamento consular. y a falta de éste. para que lo haga incorporar e n los protocolos de u n escribano del mismo dotnicilio. u n etlcargado de negoctos. Debe en tenderse que esa disposición no es derogatoria del art. La segunda parte del art. 3637 agrega que el testamento abierto será rubricado al principio y al fin de cada página por el jefe de la legación o por el cónsul. remttirá una copia del testamento abierto o de la carátula del cerrado.teniendo el tnstiumento el sello de la legación o co?~s~tlado. lo remitirk al juez del ultimo domicilio del difunto e n la República. De allí que si bien el testamento debe otorgarse ante el cónsul. el testamento será remitido por el ministro de Relaciones Exteriores a u n juez de primera instancia de la Capital para su incorporación e n los protocolos de la escribanía que el mismo j~iez desig-ne. Allí se lee: El jefe de legación. en lugar de los tres o de los cinco exigidos para el testamento por acto público o el cerrado. sino que lo ratifica. al organizar las funciones consulares.gobierno d e la Republtca. y éste. La ley 47 12. En cuanto a las formalidades. abonando la firma del jefe de la legación o del cónsul en su caso. 3636. 15 de dicha ley ella es una de sus funciones específicas.

mientras que en el cerrado es bastante saber leer y firmar.tiene la desventaja de que ~ u e d eincurrirse eii defectos técnicos e ini~ropiedadesdel lenguaje que tal v e z 1111hiera evitado el notario. eri presencia de testigos. es el que el testador presenta al escribano. Respecto de aquél. El testamento cerrado. el secreto es su principal ventaja. CONCEPTO Y CARACTERES.IV.re constar esa expresión. Aventaja también al testamento ológrafo en que este requiere que'el testador sepa y pueda escribir. donde aparece como una modalidad consistente en que la nuncupatio se limitaba a la manifestación de que las tabulas contenían el testamento. El testador evita las recriminaciones o mala voluntad de quienes esperaban ser favorecidos o mejor tratados en e! testamento. Además. ya que la voluntad del testador se encierra bajo la cubierta que ha dt: abrirse a su muerte. Como observa Fassi. manifestando que éste contiene su testamento. por la forma de otorgarse es secreto. redactándose en su cubierta un acta que ha. llamado también mistico. un acto notarial. VENTAJAS E INCONVENIENTES. por la intervención del escribano. Sus antecedentes se remontan al derecho romaiio. en pliego cerrado. ANTECEDENTES. sin que los testigos se enteraran de su redacción. tiene el inconveniente de su onerosidad. Con relación al testamento por acto ~ ú b l i c o . Es. TESTAMENTO CERRADO 610. 6 1 1. v una adicihn de formalidades que de no cumplirse hacen fracasar la 1701untaddel causante. En Francia lo admitieron los paises de la Costumbre. y de allí lo recogió el código napoleónico. mmw#=- . ctiyas soluciones han inspirado nuestra regulación.

23 2 % MANUALDE DERECHO SUCESORIO La capacidad queda regida por los principios generales (supra. En segundo lugar. es imprescindible que el testador tenga la seguridad de que el contenido del pliego constituye su genuina voluntad. En este supuesto. es la única forma que no le está vedada al sordo que sabe leer y firmar pero que no sabe escribir. los sordos y los mudos pueden otorgar testamento cerrado. su incapacidad la reemplaza con la aptitud de escribir. debiendo redactar el testamento de puño y letra como lo establece el precepto mentado. el art. Así lo dispone el art. es necesario que el testador sepa leer.Braille no habría obstáculo para admitir la validez. El otorgamiento del testamento cerrado se realiza en dos etapas. Empero. leyéndolo. si está bien escrito. Como se observa. De allí que el ciego. 3668 dispone: El que sepa escribir aunque no pzteda hablar. que no puede leer. aclarando la nota respectiva que no es preciso que sepa escribir: puede dictar el testamento y verificar. En primer lugar. 3665: El que no sabe leer no puede oto?-gnr testamento cerrado. Con relación a los primeros. se halle en la misma situación de quien no sabe leer. a los que deben agregarse ciertas limitaciones derivadas de la peculiaridad de esta forma. nQ . 3669: El sordo puede otorgar testamento cerrado. establece el art. si el testamento hubiera sido redactado mediante la escritura. En cuanto a los mudos. que debe respetar las siguientes formalidades: . puede otorgar testamento cerrado.510). siendo la primera la redacción del pliego interior. En cambio.

j. La fecha del testamento es la que figurará en la cubierta y corresponderá a la realización del acto notarial. el testamento cerrado debe ser firmada por el testador. b ) Firma. 3668). a diferencia de lo que ocurre en la forma ológrafa. etc. como ya hemos advertido. Según el art. el testamento cerrado puede ser escrito a máquina o dictado a un tercero. el mismo art. en presencia de cinco testigos residentes e n el lugar. T a l como 10 dispone el art. expresando que l o contenido en aquel pliego es su testamento. Con relación al acta que debe extenderse en la cubierta. que si el otorgante es mudo la redacción necesariamente deberá ser hecha de puño y letra del tcstador (art. no se requiere la fecha en el pliego interior. 3666 continúa disponiendo: El escribano dará fe de la presentación y entrega. el pliego que lo contenga debe entregarse a u n escribano público. extendiendo el acta en la cubierta del testamento. Interesa advertir que. que requiere la manuscripción. 3666. o deberá cerrarse en presencia de los testigos antes de dar comienzo al acto. 3666. siendo ella la que deberá tenerse en cuenta a todos los efectos (revocación. ?I la firmarcin el testador y todos los . A diferencia del ológrafo.a) Escritura. Quien no sabe o no puede firmar. Convendrá tener presente. El sobre o pliego vendrá cerrado. capacidad. está impedido de testar en esta forma.

3667 preceptúa que la entrega y suscripción del testamento cerrado no puede estar interrumpida por ningun otro acta extraño. donde se aduce que de otra manera el pliego que csn~~váese el testamento podría ser cambiado. jirmarcí por él otra person~i o alguno de los testigos. a ponerlo en noticia de las personas interesadus. declarando al mismo . ya que ninguna norma establece que necesariamente aquél sea su depositario. e: art. El testamento cerrado puede quedar en poder del escrib a n o . a no ser por breves intervalos cuando algún accide~telo exigiere. S i el testador no pudiere hacerla por alguna causa que /e haya sobrevenido. cuando muera el testados. de c~ldquierespecie que sea. Por tanto. mes y aiio cn que el acto pasa. 3691). como t~mbge"nel ¿ugar.~del testador. y por los que no puedan los otros a su ruego. Pero si se diera el primer supuesto. LG exigencia de la unidad de tiempo d d acto notarial está justificada por la nota al precepto. Con relación al desarrollo *del acto notarial. El testamento cenado deberá presentarse al juez del ríltimo dom~iiliodel testador (art. el nombre. la interrupción admitida debe ser. esta obligado. El tscribano debe expresas al extender el acta en la cubie~tadel testamento. 367 1: El escribano que tenga en su poder O en SU registro un testamento. además de breve. n$ellids y residencia del test-rdor. pero nunca serán menos de tres los testigos qtce firmen por sí. será de aplicaci6n el art. de los testigos.testigos que puedan hacerlo. día. siendo responsable de los daños y perjuicios que su ornistón les ocasione. justificada. y del que htcbiere firmado por el teslzdor. NO podrá abrirse sino despuh q u ~el escribano y los testigos reconozcan ante el juez sus firmas y la del testador.

Compartimos el pensamiento de que ello es necesario.nts pttz*ado. instr~~rnr. Pero siendo el ruerFa del testamento UP actí: ajeno a la iritervención del escribano. ~ U Pemana exc~usivzmente del eestador.siendo aplirz5k p r a:21q$a lo dispiiesto en el art. 31395). Si no pueden comparecer todos los testigos por muerte. Cumplida esta dliigencia.tiempo si el testamento está cerrado como lo estaba cuando el testador lo entregó. ea1 el testzmenio ce~rfiduh ~ ydos actos que la integan: el cuerpo del testamento y ei acta de la cubierta. el juez rubricará el pr. estuviere todo e'2 escrito y firmado Por el testador. por la simple concordancia d"ispiciones ya conocidas. o ausencia fuera de la provincia. aunque no este dicho en forma expresa por el texto legal. Según lo establece et art.ccipio y. no se extiende a él dicha natirraicza y es ut".zocii>n. v mandará prorcsslizar el restar. 3635). valdrá como tlistamenro d o g r a f ~si.r-ntr) y dar a los Interesados las copia: que pidiesen (art. para valer como ol&afo. Como observa Fassi. 3670. bastará e1 reconocirnient~de la mayor parte de ellos y del escribano (art. Esta norma no aclara si el instrumento. o todos ellos. el rrayor nUmero de los testigos. 3550. S613 valdrá como escrittm p ibiica después de la prorr~ol. y admitirá la prueba por cotejo de Ietm (art. en particular las que . 3694) Si por iguales causas no pudieren comparecer el escribano. el juez lo liará constar así. debe también ser fechado. el testamento cerrado que n o pudiese valer c o m ~tal por falta de alguna de iris solemnidades que debe tener.fin de cada página. Es indxidable que esta ultima es un instrvmenlo público.

a cuyo vencimiento caducan (arts. los capellanes. 3642. . 3676 y 3684). Así. Constituyen actos de emergencia. Pero cuando han cesado las circunstancias especiales y trascurrido u11 término prudencial. 3639. limitados a un período dado. y asimismo. podrcín testar ante u n oficial que tenga a lo menos el grado de capitcín. 3643 y siguientes de nuestro Código. los que son dispensados por ese motivo. 10s hombres de ciencia agregados a la expedicicin. Testamento militar 620.236 MANUAL DE DERECHO SUCESORIO contienen los arts. Esto constituye el distintivo esencial de su caracterización: se trata de actos transitorlos. los vivanderos. son el militar y el marítimo. o ante el auditor general y dos testigos. V. que se llevan a cabo en condiciones que impiden cumplir los requisitos corrientes. QUIÉNESPUEDEN USAR DE ESTA FORMA. el cuerpo de intendencia. dispone el art. El testamento debe designar el lugar y la fecha en que se hace. el acto carece de eficacia. TESTAMENTOS ESPECIALES Los testamentos privilegiados o especiales tienen su antecedente en el derecho romano. 3672: En tiempo de guerra los militares que se hallen en una expedición militar. A. y los d e m h individuos . rehenes o prisioneros. Los testamentos especiales. o en u n cuartel o guarnición fuera del territorio de la República. los cirujanos militares.que vutr acompafiando o sirviendo a dichas personas. en nuestro derecho. o en una plaza sitiada. o ante u n intendente del ejército. los voluntarios. El testamento militar responde a las circunstancias excepcionales que rodean al otorgante.

en virtud de la capacidad otorgada a la mu'jer a partir de la ley 11. 3672 exige la presencia de dos testigos solamente. agregando el 3675 que deben ser varones mayores de edad. los prisioneros y los simples acompañantes. Si se hallase en un destacamento. ya que quedan asimilados al cuerpo general los auxiliares. el uso de esta forma supone el tiempo de guerra. ante el oficial que lo mande.Como .se observa. de la clase de sargento inclusive adelante. este artículo y sus correlativos deben considerarse modificados. La enunciación de quienes pueden usar el privilegio es amplia. En cuanto a las.condiciones del acto. si sabe y puede firmar. . pero basta que tengan dieciocho años cumplidos. o ante un intendente del ejército o ante el auditor general. el testamento militar puede otorgarse ante un oficial que tenga al menos el grado de capitán.57.la norma trascrita.3. S i el testador no sabe o izo puede firmar. se expresará así y firmará por kl uno de los testigos. Como se advierte. si fuesen s610 soldados. sino también la guerra civil. por el funcionario ante quien se ha hecho. Pero si el que desea testar estuviese enfermo o herido. en cuanto a la exigencii del sexo. lo que implica no sólo las hostilidades con el extranjero. 3674: E2 testamento será firmado por el testador. podrá testar ante el capellán o médico o cirujano que lo asista. Coino lo establece . se dispone en el art. El art. Además de ello. De los testigos uno a lo menos debe saber firmar. 3673). y por los testigos. aunque sea de grado inferior al de capitán (art.

'Tratándose de testamento cerrado. Establece el art. como la ológrafa. el art. posibilitada expresamente por el art. Conviene advertir que éstos son los únicos requisitos exigidos. 3687. El plazo se comienza a contar desde que cesaron para el otorgante las circunstancias excepcionales que posibilitaron la forma privilegiada. 3678). Salvo en la hipótesis de que el testador falleciera dentro del plazo fijado por la ley. valdrá su testamento como si hubiese sido otorgado en la forma ordinaria. . 3676: Si e2 testador falleciere antes de los noventa días subsiguientes a aquel en que hubiese-n ccsudo con respecto a él las circunstancias que lo habilttan para testar militarmente. 3678 autoriza el empleo de la forma privilegiada o del testamento cerrado. y no desde el momento de sil otorgamiento. lo que no implica prescribir las otras formas. la presencia del escribano público es sustituída por cualquiera de las personas ante quienes se puede otorgar el testamento militar (art. El art. 3672 establece los requisitos de fccha y lugar. el testamento militar no es definitivo. desapareciendo los demás que son de rigor eri las formas ordinarias.como se ha visto. Si el testador sohreviviere a este plazo su testamento caducará.

el testamento otorgado en la forma prescrita. sea de guerra o mercante. PA su vez. y se mandasi clb Ministerio de la Guerra. navegue por mar o fluvialmente. Se extenderá u n duplirudo con las rnisntns jirrnm que el original. 3688 contiene una opción. st el testador falleciere. Según lo dispone el art. sean o no indiuiduos de !a oficialidad o tripulación. o bajo la forma de testamento marítimo. prescribiendo el art 3 6 8 5 . el art. y el rninistro de este departamento lo remitira al juez del último domicilio de! testndnr pera que lo haga protocoliurr. deheya ser remitido al cuartel getleral y con el z~trtobueno del jefe de estado mayor. T e s t a n c n t ~marítimo El testamento marítimo es el que se permite otorgar a bordo de un barco. 3683 extiende la posibilidad a los buques mercantee. parn que lo haga protocolimr en la oficina qrie e! JWZ ciicpongo.FORMADE LOS TESTAMENTOS 239 Acaecida la muerte del otorgante. Establece el art. B. Cmviene apuntar que para la procedencia de la forma privilegiada es necesario que el acto se realice en un lugar donde no exista escribano ni ningún otro funcionario que pueda sustituir10. eI art. 3677. podrbn testar ante el comandante del buque y tres testigos de los cuales dos a lo menos sepan fgrmar. El testamento debe ser fechado. pueden testar militarmente. disponiendo que los militares embarcados en buque del Estado para una expedición militar.El tertamenco . lo remitirá a ilno de los lzrc~-er de la Capital. debe protocolizarse el acto. que uc:-~ditcel grado o calidad de la persona ante quien se ha hecho. Si no se conociere d o m i c i l t ~nI testador. 3679: Los que nawegwn en u n btrque de guerra de la República. y sin que el embarcado deba pertenecer a su dotación. Por SU par:e.

Existen más facilidades para obtener su presencia que las que justifican la reducción de su número en el supuesto del testamento militar. el comandante entregará a este agente u n ejemplar del testamento. Por su parte. Debe observarse que el testamento marítimo requiere la presencia de tres testigos. arribare a u n puerto extranjero en que haya u n agente diplomático o u n cdnsul argentino. si no fllesen parientes del testador.se repirtará hecho en el mar. 3679 y 3683). Si se tratare de buque mercante. antes de volver a la Repziblica. 710 En buque de guerra actuará como autorizante el comandante. 3686: Son nulos los legados hechos en testamento marítimo a los oficiales del buque. su segundo o el piloto (arts. y se hará mención de él en el diario de navegación. si en la época en que se otorgó Se hallaba el buque en pue~todonde hubiese cónsul de la República. el testamento será custodiado entre los papeles más importantes del buque. lo entregará al capitán del . para los efectos que re ha dispuesto respecto al testamento militarl Si el buque volviese a la República. Establece el art. el art. T a l como lo prescribe el art. 3680. La imparcialidad de los funcionarios intervinientes se asegura mediante la prohibición de ser beneficiados por las disposiciones del testador. y el agente lo remitir4 al ministro de Marina. el testamento se hará ante el capitán. 3681 dispone: Sr el buque.

t .qriifo.". quienes estuvieren embarcados pueden optar por otras formas. "L. r i e n t ool4. El acto tiene un valor eminentemente circunstancial y transitorio.0 feclia del / ~ $ / n . agrega que no se tendrá por desembarco el bajar a tierra por corto tiempo para reembarcarse en el mismo buque.L. noviernl.". para que lo remita a igtiales efectos al Ministerio de filarina. 787.re 1946. se ot>seroarán las solemnidades prescritas para rsta clase de testarnentos.i. p.a.Ediiardo' J.L. p. 8. según lo establece el art.Antonio: El testomcnto. ya que valdrá sólo cuando el testador hubiese fallecido antes de desembarcar o dentro de los noventa días siguientes al desembarco. 120.!iblito otorgado en lengua fxlrflnle. "L. 3687 autoriza la forma ológrafa. 174. 1959. "L. Al igual que los que pueden testar miiitarmente.". 69. "Revista Sotarial". LAJF. precisando sus alcances. 103G. A c v h A N ~ O R E ~Arturo: A.rictilo por arto l. Madrid. DASSEN.L.Luis Xfaria: Comentarior sol. 451: El toirinienlo por acto público cuando el fcstador . El art. de los c~lnlesa lo menos dos sepan firmar. el 3682 prevé: Si el que puede otorgar testamento marítimo prefiriere hacerlo cerrado. trarluccitin y notas al derecho espaíiol por Vanile1 Fairén hfartinez. p.re la protocolizacion del teslptriento DoFF1 d d g r a f o . 3684. 't. p. actuando como ministro de fe el comandante del buque o su segundo ante tres testigos. t. observándose lo demás di~puestoen este capitulo para el testamento mnritimo. y en cuanto a la cerrada.Julio: 1. La misma norma. C~CU. iPuede21 validarse loc legados heclios a parienlcs de u n o d e los testigos del tesfainento otorgado por acto público?. La Plata.: El tr\t. Bocce~o.puerto.

t. p. "E. del Noiariado". t. "LL.no en. 98. 63. "L. 2. 651: La fecha del tcslomen~ooldgrafo. 165. 130. '.". 360. 74.A.". de 1953. "J. 649. "LL". t.".tiende el idioma casieliano.Eduardo: El requisito de la cxprtsidti de edad de !as testigos del acto en el testamcnto por acto pliblico.".'.l). i'icios y oriiisiones referentes a lor ress:gos del tesiarnaeto por a:io púb!icu.L. a ó o LV.L.". t. LLCÚN.L. t. 555: Designacidn de esnibarso para la potocoirrncian del t e s l a m e n ! ~ oidgrafo. =t. MORF. p.". Su correcta hertneneutica."]. As. Vali&t del tesiomento por acto pzíblico que no cxpresn ¡a edad de los testigh. i. t.L. 115. p.A. 642. 68.L. Bs. . t . "L. p. F. t. El defecto de fecha en el tesramenlc oldgrofo.". Notas de jurisprudencia: Formas andmalas de! testamen'lo oldgrnfo. p. SWTA. Fernando: Equ~porocion:uridica de !ar foriiias ordinarias de testar. 49. 447. "Rey. 55. 274. Alberto 6. nv 611.. que lo vicien de nulidad. p.NODuso~s. "L. p. 1946-IV. 59.: La ofi~isidnde ia edad de los testigos teslatncntartos y la ir%eficacia del testamento por acto P ú b l i i ~ . p. p.-oct.

lo que importa diferenciar conceptualmente dos tipos de actos. por el cual el causante dispone en todo o parte de sus bienes para después de su muerte. El testamento es el acto de contenido patrimonial. donde se prevé la designación de tutor por los ascendientes mediante testamento o escritura pública. el reconocimiento de hijos extramatrimoniales. 633.ctit~rciOnde Iz~redero.reconoce su sustento legal en dos preceptos. FORMASDE 1)ISI'ONF. donde la definición legal mienta expresamente el contenido patrimonial. que distingue dos subespecies dentro de la especie actos de última volut~tad. tales como las instrucciones sobre ei destino del cadáver. designación de tutores. El segundo es el art.es decir. 3607.K DE LOS BIENES. el llatrianiien- . 505) hemos manifestado que en nuestro ordenamiento pueden distinguirse actos de última voluntad testamentarios y actos de última voluritad no testameritarios. Las disposiciones testamentarias piteden asumir distiiltss foririas: a j ili. CONTENIDO DEL TESTAMENTO En el capítulo anterior ( s u p ~ anQ . Esta tipificación. 383.CAII~TULO XIII DISPOSICIONES 1'ESTAME'N'TARlAS J. etc. refiriéndose a estos últimos todos los que no tengan contenido patrimonial. El primero es el art.

3607. pero con una vocación potencial expansiva al todo. 3612: El contenido del testamento. acota el codificador: Supóngase que un testador dispusiera gravando la legítima de los hijos. tal disposición sería nula si no fuese conforme a la ley de su domicilio al tiempo de su muerte.to a alguien a la totalidad o a una parte alícuota del patrimonio. permite que la disposición pueda ser parcial o total. Concordantemente con lo dispuesto en el art. se juzga según ln ley en vigor en el domictlio del testador al tiempo de su muerte. o disponiendo de sus bienes sin consideración a las legítimas que debe reservar. b) legado de cuota. c) legado particular. 3283. Ello constituye un apartamiento de los principios romanos. que remite a Savigny y a Marcadé. admitiendo una pauta universal en la actualidad. Como se ha visto. sin posibilidad de acrecimiento. su validez o invalidez legal. que impedía la coexistencia de la sucesión intestada con la testamentaria. es lógico que todo lo referido a su objeto quede regido por la ley vigente en ese momento. aunque la legítima hubiese sido diferente al tiempo de hacer el testamento. Tratándose de disposiciones que han de producir efecto a la muerte del testador. se establece en el art. el art. donde imperaba la regla nemo pro parte testntus pro parte intestatus decedere potest (nadie puede morir en parte testado y en parte intestado). consistente en la atribución de una cosa o de un bien. . En la nota al prec'epto. que tiene lugar cuando al llamado se le asigna una cuota fija.

Habrá condición. I. puede contener condiciones. entonces. formular una reserva a lo absoluto de la remisión. ya que podrán aplicarse también a la institución de herederos. 3610. Condición Según 10 preceptúa el art. no obstante que las previsiones son genéricas para todas las disposiciones testamentarias. sin embargo. MODAWDADES DE LAS DISPOSICIONES TESTAMENTARIAS El testamento puede otorgarse de manera que sus disposiciones tengan efecto inmediato y pleno. los principios generales referentes a las modalidades de los actos jurídicos. o la extinción de la disposición testamentaria esre . a las disposiciones testamentarias. A.11.a misma falta de rigor metodológico se reitera en materia sucesoria. Convendrá. demoren o graven su voluntad. cuando la existencia. hechas bajo condición. Si bien la condición ha sido tratada de modo general. Serán de aplicación. Pero también el testador puede incorporar previsiones circunstanciales que condicionen. plazos o cargos. ya que las modalidades han sido tratadas en materia de obligaciones. es aplicable lo establecido respecto a las obligaciones condicionales. Es sabido que en esta materia el Código no se destaca por su acierto metodológico. sin perjuicio de las peculiaridades propias impuestas por la particular característica del testamento. el testamento. en lugar de legislarlas al considerar el acto jurídico en general. como cualquier acto jurídico. Ya que la asimilación n o puede ser total. entonces. el plazo y el cargo se han regulado con referencia a los legados exclusivamente. el cumplimiento. O dicho de otra forma.

Así lo dispone el mismo Cód. que en principio y buena rlogica. Se reconocía ciertamente. 1172. y nosotros hemos establecido lo mismo en el art. En efecto. nuestro codificador ha cptado por una de las dos posiciones que desde el derecho romano dividen las respuestas de doctrina y legislación. En la nota al art. contraria a las buenas costumbres. toda. lo cual convertía a la disposición testamentaria en pura y simple. (Por qué. 530 de este Código. la primera discrepancia se muestra en Roma. los sabinianos entendían q u e ella debía tenerse por no escrita. Pero en Roma era un deshonor morir intestado. Con esta solución. disponer lo contrario en los t~stamentos?Porque así lo ordenaba la ley romana.nio sea vuestro heredero . concordante con la establecida en el art. y esta idea hacia decidir que las condiciones imposibles o ilícitas. pues. hacía imposible el cumplimiento de la disposición testamentaria. sobre el art.246 MANI:AI. ya que mientras los proculeyanos sostenian que la condición imposible anulaba la disposici6n. DE DERECHO SUCE!X)RIO subordinada al acaecimiento de un acontecimieilto futuro e incierto. si habéis ordeiiado que Sr. 3608. anula ¿a disposición a que se halle impuesta. o prohibida por las leyes. la condición física o9legalmente imposible.cláusula imposible en su cumplimiento. o contraria a lar buenas costumbres. escribió Vélez: "En los contratos onerosos toda condición. deja sin efecto la obligación. dice Marcadé. Establece el art. 3608 que toda condición o carga. 900. legal o físicamente imposible. imperó en el antiguo derecho francbs y en el español. y es también la solución adoptada por el Código napoleónico. explicando su apartamiento. ::-r. 530 en materia de obligaciones. fuesen como no escritas en los testamentos a fin de que pudiese existir la disposición testamentaria. francés en el art. Este criterio fue el acogido por Justiniano. (Así.

los siguientes supuestos: a) Condición de no enajenar. Pueden citarse. La calificación de algunas condiciones. Ellas son: 1) habitar siempre un lugar determinado. a guisa de ejemplo y sin que ello agote todas las posibilidades. Por eso. 3609 que ccirresponde a los jueces decidir si toda otra condición o carga entra en una de las clases enunciadas en el art. la cláusula que impusiere la condición prohibiendo la enajenación se tendrá por . o sujetar la elección de domicilio a la voluntad de un tercero. que suelen ser usuales en materia testamentaria. o en cierto tiempo. 3609 dispone que son especialmente prohibidas las condiciones designadas en el art. 4) vivir célibe perpetua o temporalmente. suscita dudas. 53 1. 3781. decís por esto mismo que no queréis que sea vuestro heredero". o divorciarse. siguiendo el consejo de Marcadé. o con aprobación de un tercero.toca el cielo con sus manos. 2) mudar o no mudar de religión. o no casarse con persona determinada. Vélez advierte que los escritores se extienden en discutir las condiciones que pueden encontrarse en los testamentos. Tal como lo dispone el art. 531 del Código. pero que es imposible establecer una ley para cada una. dispuso en la segunda parte del art. o en cierto lugar. o no casarse. Ida primera parte del art. como vos sabéis que jaiiiás puede tocar el cielo. 3) casarse con determinada persona.

éste no ha tenido descendencia. puesto que el destino final de los bienes no depende de la muerte del primer instituído. el de la muerte del instituído en primer lugar. si fuera necesario. más que una verdadera condición hay un plazo incierto. la institución que confirma o modifica su vocación legitima. sin embargo. sino de su deceso siti descendencia. y . será válida. debe tenerse por no escrita. Por nuestra parte compartimos la tesis de su validez. c) Condición "si sine liberis decesserit". ya que si el instituido quiere aceptar el llamamiento deberá acatar el testamento que crea su vocación. b) Condicidn de no impugnar el testamento. Hay quien sostiene que debe tenerse por no escrita. mientras que en la cláusula sine liberis decesserit se impone una verdadera condición futura e incierta: la muerte siii descendencia. De donde resulta que en la sustitución fideicomisaria. deberá reducirse al término de diez años. suscita respuestas encontradas en nuestros autores. la institución o el legado se resuelvan. La condición impuesta por el testador de que el heredero instituido se abstenga de impugnar el testamento. así: si la cláusula de no enajenar no fija término. La apalente contradicción entre ambos preceptos debe resolverse. El art. no es una sustitución fideicomisaria. como lo hace nuestra doctrina. Como observa Fassi. pasando a otro beneficiario.si el instituido es. Como se observa. que se imporipa la no enajenación por el término de diez años. además. heredero legitimo. haciendo caer. entonces nada se opone a que en su calidad de tal impugne el testamento.248 MANUAL DE DERECHO SUCESORIO no escrita. 2613 permite. si fija un tértnino menor al decenal. puede haber otros legitimados para atacar los posibles vicios del testamento. . si lo fija mayor. Es aquella por la cual el testador hace el llamamiento con la condición de que si a la muerte del heredero o legatario.

la de desempefiar una profesión inmoral. pues se opondría al principio fundamental de lo indeleble de la calidad hereditaria. Los romanos consideraban nula la condición por la cual el testador subordinaba su disposición a que el beneficiado. Según una opinión. esa posibilidad debe descartarse. y una suspensiva con relación al segundo. Pero si ella encubriera una verdadera sustitución fideicomisaria. Deben considerarse' condiciones ilícitas: la condición de no ejercer los derechos derivados de la patria potestad o del estado de familia. español y portugués. sustentada por Segovia. sería nula. en la actualidad. ni de que la institución de herederos puede subordinarse a una condición suspensiva. Igual solución adoptan.DISPOSICIONES TESTAMENTARIAS 249 De manera tal que habrá que entender que la cláusula contiene una condición resolutoria respecto del primer llamado. los códigos italiano. e) Otras condiciones. La dificultad se plantea respecto de si esta última puede subordinarse a condición resolutoria. La prohibición de la ley está referida a los testamentos conjuntos. supuesto que no alcanza a disposiciones independientes. a su vez. Creemos que en nuestro ordenamiento esa condición es válida. hubiera dispuesto en favor de aquél. d) Condición captatoria. la de no entablar acciones de estado. . Aduce. No hay duda de que los legados pueden someterse a condición suspensiva o resolutoria. donde cada uno de los otorgantes conserva su derecho de revocarlas. la de abstenerse de ejercer los derechos cívicos.

. quedando la trasmisión subordinada 7~ lzs mis mas posibilidades de caducidad. 3'799). pudiendo solicitar embargos. Corolario de ello resvl-tan. Por tanto. semper heres. asimismo. Entendemos que la objeción no es válida. 3341 y 3408. que a si1 jii~cio consagrarian el principici semei heres.5773). 3610. por tataiiito. :il entre condiciones suspensivas o resolutorias. pero la aceptacibn quedará subordinada al cumplimiento de la condición. la disposición testamentaria se convierte en pura y simple. Si se trata de una condición suspensiva y ella está pcndiente. etc. 543). las siguientes consecuencias: a) puede ejercer el derecho de opción. Tratinciore de una condición resolutoria. pues con su deceso ellos habrían caducado (an. el llamado tiene un derecho que se convertirá en puro y simple si aqirélla se cumple. 3341. la sucesión ha de deferirse como si el heredero o e1 legatario no estuvieran sometidos a ella. Deberá distinguirse. Cumplida la condición. no pc'dlendo. depósito judicial. cj debe +ir al momento del ciimplimienro de Ia condicibn. d j está facultado para ejercer los actos conservatorios de su derecho (art. sin distinguir entre legados o institución de herederos. inhibición de bienes. se dirige sustancialmente a la irrevocabilidad de la aceptación. Pendente conditionem. trasmitir sus derechos mortis causo. y de pleno derecho (art. tal como lo ilustra SL! nota. que permite someter a condición las disposiciones testane~tarias. es de aplicación e! are. enrre otras.en apoyo de su tesis.. Éstos podrán dis- . los arrs. ya que el principio sentado por el art. con efecto retroactivo al tnomento de la apertura de la sucesión. bj puede ceder s?ls derechos. 3433 y 3436). e) por asimilación a los acreedores condicionales podr6. pues variarán 10s efectos según se trate de condición suspensiva o resolwtoria. solicitar Ia separación de patrimonios (arts.

Finalmente. subordinada a un acontecimiento futuro y fatal. sin embargo. R. 267 1: Ida revocación del dontinto sobre cosas muebles no tiene efecto contra terceros adqutrente~.usufructuarros. pero con las limitaciones legales (arts. si el sucesor condicional hubiese dispuesto de bienes muebles será de aplicacihn el art. si ella se cumple. 2670). CLASES. 557: Verificadcz la condición resolutoria n o se deberán los frutos perrihidos en el tiempo intermedio. en cuanto a los frutos. Desde otro punto de vista. esto es. 3270. deberá estarse a lo dispuesto por el art. que la necesidad de atender a las relaciones jurídicas que el sucesor condicional pudo haber anudado. tuvieren una obligación per~onalde restituir la cosa. En cambio. Eli el prii~icrcaso. La ciicposici6n testamentaria puede estar modalizada por plazo. el plazo puede establecerse respecto dzl nacimiento del derecho. los sucesores pierden la calidad de tales y la trasmisión habrá de operarse como si ellos no hubieran existido. Una primera clasificación permite dividir el plazo en inicial o ~uspensivosegíin que el derecho se adquiera o se haga exigible a su término. así como los alquileres o arrendamientos qUe hubiese hecho (art. cuando a su vencimjento aquél se pierde. En cuanto a los actos de administración que hubiese realizado. 2670 y 2671).poner de sus derechos por actos entre vivos o lnortzs causa. por razón de su mala fe. los derechos del heredero o legatario se perfeccionan ron retroactividad al momento de la apertura de lz sucesión.Y así. o con relacibn a su ejercicio o exigibilidnd. stno en c~lantoellos. y final o resolutorio. el derecho nace- . Convendrá advertir. tendrán plena validez. Si !a condición impuesta deja de poder cumplirse. o acreedores pignoraticios. impone algunas limitaciones al rigor del principio en~nciado. Plazo 642.

En cambio. La discrepancia se suscita sobre la posibilidad de que la institución hereditaria pueda sujetarse a esa modalidad. cuand o fuese fijado para terminar en designado año. el plazo es incierto. la del instituído a plazo y la del legítimo. ha sido defendida aduciéndose: a ) la falta de una norma que disponga para el plazo lo que el art. lo que surgiría de que el plazo no difiere el nacimiento del derecho sino sólo su exigibilidad.sa tesis. Así. b) lo inconciliable que resultaría la concurrencia simultánea de dos vocaciones. la institución hereditaria no puede sujetarse a plazo. y que recogen en la actualidad los códigos italiano. . F. cuando fuese fijado con relación a un hecho futuro necesario. 567). para terminar el dia en que ese hecho necesario se realice (art. Ninguna discusión existe en cuanto a la aplicación del plazo a los.legados. no siendo válido conjeturar que se innovara respecto de la legislación vigente sin establecer una regla clara e inequívoca. uno soinetido a plazo suspensivo y el otro a resolutorio. 568). mejicano y brasileño. o cuando fuese comenzado desde la fecha de la obligación. que cuenta con la mayoría de sufragios en nuestra doctrina. Para una posición. 3610 establece para la condición. o de otra fecha cierta (art. Finalmente. pero no podrá exigirse hasta que haya vencido el plazo. se posibilitaría una sustitución fideicomisaria prohibida. mes o dia. es cierto el plazo cuando de antemano se conoce el momento de SUrealización. el derecho tiene nacimiento desde la apertura de la sucesión. la clasificación puede atender a la precisión de la fecha en que debe ocurrir el vencimiento del plazo.rá cuando venza el plazo: En el segundo. o como dice el Código. de la antigua legislación española. c) que de admitirse. que inspiró las soluciones del derecho romano.

C. Así.Para otra posición. luego de advertir que lo qiie en el capítulo se llama cargo en las leyes romanas se denominaba modo. Serán de aplicación en materia testamentaria los principios generales relativos al plazo en los actos jurídicos. o desde que llegue el término. reiterada en el 3842. en cambio. El art. sin embargo. Cargo 645. CONCEPTO. sino desde que se cumple la condición. disponiendo: Los legados . trascribe la definición de Mackeldey: "Entiéndese por modo toda disposición onerosa por medio de la cual el que quiere mejorar a otro. 3799. Admiten la modalidad el código espaííol y el alemán. 3781. en el art. En la nota al art. Sin perjuicio de las referencias realizadas por los arts. Vélez. por su parte. el art. exigiendo de él. Convendrá destacar. 3805. que en materia de legados el plazo incierto se asimila a la condición suspensiva. y obligándole a una prestación en cambio de lo que recibe". 3771 se establece que los legados subordinados a una condición suspensiva o a un término incierto. limita su promesa. 3807. entendiéndose en este último que el soinetimiento a término importa una sustitución fideicoinisaria. 558. la institución de herederos puede someterse a plazo. 3774 contiene una remisión. no son adquiridos por los legatarios. dispone que el legado caduca cuando su ejecución está subordinada a una condición suspensiva o a un término incierto. y el legatario muere antes del cumplimiento de la condición o del vencimiento del término. NORMAS APLICABLES. 3811 y 3849.

a) Diferencias con los consejos o ruegos. Como se observa.echos con cargas son regidos por las disposiciones sobre las donaciones entre vivos de la misma naturaleza. En ocasiones pueden suscitarse dudas sobre si la intención del testador ha sido la de imponer un cargo o una condición. esta declaración debe sólo considerarse como la expresión de un consejo o como la ocasión que da lugar a la liberalidad. por ejemplo. Como acota el codificador en la nota al art. 558 da los caracteres difereiiciantes: "La distinción entre el modo y la condición puede reducirse a lo siguiente: la condición es suspensiva pero ~ i o coercitiva. pero no suspeiisivo. Convendrá recordar. anularhn la disposición a que se hallaren irnpuestos. que el art.254 MANUALDE DERECHO SUCESORIO ]!. El modo es coercitivo. la inejecución del cargo faculta al legitimado para reclamar su cumpliniiento (art. "es preciso no confundir el modo con aquellas declaraciones de voluntad que no encierran obligación jurídica. b) Diferencia con la condición. La misma nota al art. se pierde la liberalidad. 558. 3608 establece los límites del cargo. Para recortar los perfiles del cargo resultará útil señalar sus diferencias con otras figuras que se le asemejan. Para admitir una obligación serían necesarias circunstancias particulares que hicieran verosímil la intención de imponerla". o contrarios a las bueRas costumbres. Si una suma de dinero. la distinción resulta simp!e: si la condición no es cumplida. disponiendo que aquellos que fueran legal o físicamente imposibles. en cambio. Habrá de desentrañarse ciiál ha sido su genuina . es legada para que el legatario construya una casa. 560). asimismo. Así el modo no impide la adquisición del derecho. y no expone al peligro de una pérdida total".

y no condición. í)1>0. más que el ejercicio de un derecho de crédito. L. ~ C C I ~1)E N CUAIPLIMIENTO. exigiendo la ejecución. si es indivisible. en cuyo caso se extinguirá con su muerte. cada uno de ellos deberá el cargo en su totalidad. El cargo puede establecerse en beneficio del testador. es la exigencia de tina obligación jiirídica tendiente a actualizar . con cargo de que éste cuide mi sepultura. la acción personal de ciirnplimiento.intención. . Corno observa Gangi. 558: si la duda resulta invencible se juzgará que existe cargo. Sin embargo. El cargo puede gravar a los herederos instituídos o a los legatarios. También puede ser gravado el beneficiario de un cargo.a inejecución del cargo puede dar origen a dos acciones: una acción personal. debe advertirse que en este último supuesto la obligación es intrasmisible cuando consista en una prestación que sólo puede cumplir el gravado. con cargo de alimentar a Cayo. y en proporción a su parte si es divisible. Habiendo pluralidad de gravados. y otra revocatoria del legado. interpretando el testamento. o de un tercero. del gravado con el cargo. El ejemplo clásico se formula así: instituyo heredero a Tizio. y se trasmite a los sucesores universals de los originariamente gravados. con la pauta establecida por el art.

Para que el cumpliniiento pueda exigirse. o por sus acreedores en ejercicio de la acción subrogatoria. No obstante.la voluntad del causante. los legados pueden ser revocados. 3841. Sin embargo. gor la inejscución de los cargos tmpueslos al legatario. tendrá legitimación el Estado mediante sus representantes. . después de la muerte del testador. La acción de cumplimiento es de carácter personal. b) que sil incumplimiento se deba a ciilpa o dolo del gravado. En principio. cuando éstos son la causa final de S I L dispostción. es necesario que el gravado haya sido constituído en mora. su ejecución podrá ser reclamada por el albacea. 2667 y 2665). Si se hubiera establecido en favor de terceros. serán de aplicación las disposiciones relativas a la revocación de las donaciones entre vivos por inejecución de los cargos irnpuestos (arts. o por los herederos. la inejecución del cargo sólo da lugar a exigir su cumplimiento. si el cargo ha sido establecido en favor de la memoria del testador. convirtiéndose el accionante en un órgano ejecutor de esa voluntad. 3842. tal como lo dispone el art. El principio es que la legitimación activa está conEerida a todo aquel que aduzca un interés legítimo. Por la remisión efectuada por el art. 1850 a 1837. su cumplimiento puede ser demandado por éstos. dado que el incumplimiento del cargo no puede tenerse por producido ipso jure. además del albacea y los herederos. En el supuesto de que el cargo estuviera dirigido a un fin de bien pírblico. Así. o por los herederos. deberán formularse algunas distinciones necesarias. Para que la acción sea procedente es nicnester la presencia de dos circunstancias: a) qiie el cargo haya sido el motivo principal y detci iiiiiiante de la disposición testamentaria.

1850. convendrá tener presente que la inejecución parcial no se traduce necesariamente en la revocación de la institución o del legado. . 652. la aplicación extensiva de las reglas de las donaciones entre vivos suscita algunas dificultades. pero esa acción sólo corresponde al donante o a sus herederos (arts. va de suyo que no podrá ejercer la acción. la reveación será procedente aunque la inejecución haya llegado a ser imposible a consecuencia de circunstancias conipletamente independientes de la voluntad del gravado. Los terceros a beneficio d e los cuales las carga han sido impztestas. el donante tiene acción para pedir la revocación de la donación. quedando al arbitrio judicial determinar las consecuencias del incumplimiento. el donatario y el beneficiario del cargo. L E C I ' ~ I M A C I Ó NACTIVA. 1853). 1849 y 1852). Constituido el donatario en mora. el testador ocupa el lugar del donante. n o habrá legitimados para solicitar la revocación y el beneficiario sólo podrá demandar el cumplimiento. Por tanto. En efecto. En efecto. Pero si es éste el obligado con el cargo incumplido. y como la revocación deberá demandarse después de su muerte. siempre que éste haya sido constituído en mora antes de sobrevenir la imposibilidad. Tratándose de un cargo testamentario. sólo tienen ~ t n aacción personal contra el donatario para obligarle a cumplirlas (art. si el gravado es un legatario. en éstas la relación se anuda entre tres sujetos: el donante. Al no haberse dado una regulación especial para el ejercicio de la acción revocatoria. trasfiriéndose el ejercicio a sus herederos. Finalmente.Sin embargo. la revocación podrá solicitarla el heredero. con relación al segundo requisito debe hacerse una salvedad establecida por el art.

En cuanto a los miiebles. sus efectos se retrotraen al momento de la apertura. por la interpelacibn. plirse por el primitivamente obligado en mérito a sus condiciones personales. queda gravado con el ciimplicummiento del cargo.Decretada la revocación de la disposición testamentaria. se aprobó la siguiente recomendación : 1) Si el testador no ha fijado plazo para la ejecución del cargo y de las disposiciones testamentarias no surge su exigibilidad inmediata. 557. . corresponde que se lo fije judicialmente. la revocación tendrá las niisnias consecuencias si el tercer adquirente conocía las cargas impuestas y sabía que ellas n o estaban cumplidas. En las VI1 Jornadas de Derecho Civil. de acuerdo con la voluntad verosímil del testador y la causa final del legado. conviene advertir que el que sustituya al heredero o legatario en la propiedad de los bienes como consecuencia de la revocación. según la naturaleza de la prestación y las circunstancias del caso. realizadas en Buenos Aires en setiembre de 1979. por tanto. 2) Queda sometido al arbitrio judicial dar por cumplida la prestación impuesta en el cargo. se trata de un dominio resoluble y será de aplicación lo dispuesto por el art. en los cargos de exigibilidad inriicdiata. los percibidos por el heredero o legatario hasta la interposición de la demanda. Por lo tanto. 1855). 3) La mora en el cumplimiento del cargo se produce. no afectando la revocación. Por último. salvo que éste solamente pudi. se anulan los actos de disposición sobre los inmueb l e ~que hubiere reaiizado el 'gravado (art. Con relación a los frutos.

pi-les n o podía haber a la vez iiicesitiii c!b intestnto y sucesión w s r a n i p r i r a T 1 P ' + N ~ n z opro p a r l e / P ~ I L I I I / J/. * . ya sea iin bien particular. y para saber si una persona es h e r e r l ~ ~ ha .da > l? 5 .taria por la cual el causante llama a c n r . experimenta aumento o disminuci6n por la aiteraciov de las otras disposiciones. hecha erj t i r .gc prescribe a los diez aiíos dc la exlgibilidc?d de! cargo.632 de revocación de los legados For ~ncumplimien.Y * 'ellos con vocación eventual ai t ~ r i o T .p r P g . queda siempre i r u ~ y? nc..-). hita de sil insritiición) Entonces es heredero. ie i Q n do resulta imposible por causd anterior a j i cí?i?<r . En .i ~ r l f * sacramcntales. c +lué sucedería si las otras disposiclr~n~': 4-1 i ~ ~ ~ i . se2 q k Y r haya sido fijado por el testador o judicia!mrnte.fi qiie se le da.!et ida4 pqr !a !ey Y testáiidose para la totalidad de los bienes. q1iebando d e r í + ~ i. ~ . i r c + .r :a~ ducaran? 2Pasan a esa persona.-j l . L. ) o purte ~ r z t ~ t ~ n t( <u( c ' ~ p ' !r . 4) La acción de cumplimiento del clrgn y ia ?cc.y en los sujetos a plazo. rapllt * t ffin. empleando f<íririii!as estaL.?rede-oc s i 9 6 legado. Segiin la exprcsitiii de Gavo. $+-$rVr--5 ' ' . la i n ~ t i t n r c l i r l d a h ~ r ~ d era considerada u n reqiiisito ineludible paTa la r ~ i s r v r i adel tescaiiieiito.) F arrri ~ p c : ~ -F . por el vencimiento de Gsre.i r .. e r ~ En el derecho romano. i i r ~ íe~ (~ mora. . i i = : r .es o -r.3 . .. ... n o hav i n c t l t l l c i í í ~de ).5 derlo en la universalidad de 1 3 s hier. La institución de heredero es !a b . c p ~ f i l í i .. 5 ) NO puede exigirse el cumplirnirr~roLe1 c?rgy. ya rea Una c u ~ ? ? parte del conjunto de los bienes. (Inmentllm testnmentt. '7 (lue presidía todas las otrai disposiciones..nde! r%..u i ~ ~ q7 t o. Debía ser colocada a l prrricrp::.

reservando esa denominación para el sucesor intestado unido por vínculos sanguíneos. non homo. según el cual puede morirse parte testado y parte intestado. 3280: Puede también deferirse la herencia de tina mis- . contrario al romano. no admitiéndose la idea que pueda haber otros herederos que los parientes con. La frase de Glanville se convierte en adagio: Solus Detis heredem fncere potest. Además. el art. y en el remanente de sus bienes se sucedertí como se ordena en lar sucesiones intestndas. aunque no se adoptaron las soluciones consuetudinarias. 3606 expresa: Toda persona legalmente capar de tener voll~ntady de manijestarla. o bajo el titulo de legados. que se refirma en la expresión del art. con arreglo a los disposiciones de este Código. es la enunciación del principio. ya que el testador puede instituir o dejar de instttuír heredero en s u testamento.Durante la Edad Media el sistema sufrió modificaciones. aunque más allá de esa diferencia de principio se suprimieron casi todas las distinciones entre ambos. aunque. cumplirse. y creando la figura del legatario universal. El pensamiento de Vélez traduce la influencia del sistema francds. En Francia. liberado de la carga histórica que pesaba sobre éste. el art. Al redactarse el código napoleónico. en las de derecho consuetudinario no se admitió la institución de heredero testamentaria.r deben. del instituído. o sea. mientras que las regiones de derecho escrito conservaron las reglas romanas. sea bajo el titulo (le institución de herederos. Y así. Si no instituye heredero. los legisladores permanecieron fieles a la idea de que el testador no puede crear herederos. se exterioriza con un retorno a la terminologia romana. tiene la jacziltad de disponer de sus bienes por testamento. o bajo cualquier otra denominación propia para expresar su voluntad. sanguineos. sus disposicione. 3710 confiere carácter facultativo a la potestad. Se advierte en ello un signo cierto de la hostilidad de las costumbres contra el testamento. Como se advierte.

La institución de herederos está condicionada a la observancia de los siguientes requkitos: a) empleo de la forma testamentaria. e1 testador .ma persona. Tal como lo dispone el art. por voluntad del hombre en una parte. toda disposición que sobre institución de herederos haga el testador refiriéndose a papeles privados que después de su muerte aparezcan entre los suyos. iloi. c ) Determinación ineq~civoca del instituido. c) determinación inequívoca del instituído. Coino se ha visto al analizar el carácter de la especialidad del testamento (supra. que n o dejen duda alguna sobre la persona instituida. 3710. nQ 506) y lo preceptuado por el art. o en poder de otro. El tercer requisito lo establece el art. 3620). 3711 dispone: El testador debe nombrar por si mismo al heredero. el art. 3619. donde se dispone: El heredero debe ser designado con palabras claras. Reiterando ese principio. Si se refiere al que otro nombrará por encargo suyo. h ) designación. común a todas las disposiciones testamentarias. también ha sido analizado al considerar el carácter personalísimo del testamento (supra. a) Empleo de la forma testamentaria. b) Designación por el testador. será de ningún valor si en ellos no concurren los requisitos exigidos para el testamento o16 grafo (art. El segundo requisito. la institución de heredero ptiedti ser hecha sólo por testamento. 3712.ninguno . la institución n o vale. y e n otra por disposición de la ley. nQ 507). S: la institución dejare duda entre dos o más i n d i v i d ~ o s .

En 10 ~ us ~i g t ~hemos t. de ccsnsiderar en particular cada urro de dirklos s~apat-stos. Ha ctlidado..iri.ta.rías de disposiciories.iorrcs ind:rr~tás de herederos.-\c?rirs d t p r ~ c i s á rties supuestos que impor t a n ir.C) legadas con derechos de acrecer.kr IOC p1111cip1~5 generales? t i C d i g o dis i6s cacrgc.í.'. la dtsposlciun se encuentre testrzngtda a la n u d a propiedad. valida la disposiciói~... t a dtsposzctdn rige igualmente por& I L I ) legados.t~4 I. Ellos son: a ) dispoaiciórt 8 2 riilQa p ~ d p i e d a dy de xsufructo.srlsu.cate precepto Iio impone que 1% persomi del iri5cicutdo se determine con su nombre y apellido. h ) institución en el r@raaalrcnre. .r~rversaltuadd e íos brenes q u e deja a su ntzierte. por la cual el causante insritiiy. UfslgJr a ) D i ~ f i o j i c i o nde n u d a propiedad y (de uszrfru~to.:TAS DE HEREDEROS L~acgxac 5it:::.b . además. la dlsposlcrón t e ~ t u m c n t a n a por la cuai el restador da a u n a o muchas personas. para superar pc?sibi$s cu.$ personas designadas.usando el e j e r i i ~ hL ~ ~ S I LvOabligzdo.:ri a U $L L r:l ci rc t.t c t l i d ~P u ~ hr?r~deru. tmporta arrstttutr heredrros a la. sino que se si~m1nlsrrt. C O I ~ se ~ G~ctserua.\ rrdrte dei i.3?!pt4ia * establece la ultima la institiichjn es eqiií L L ' !c ~ f.il conm lo n i .JC. . y q u e separadamente el u s u f r ~ i c í ose ha)a dado dado a -otra persona. la u. t ~ e t e r ~ ~ r 10 o primera persona que acuda el día d e de 2113~3::il . ~dldii ( . ~ i~xdii~if~adtr o cuando id(: f:c . s e p a r a i l d ~la instituLLOÁ-Ide hcredr-io~dc los legados. Según lo establece el art 3717. a u n cuando según los térmrnos del testamento.u~'i'~f~l¿iOr. as !.nlos elementos q u e permitan individ~81iLdrfar OTI p1 c c l s i i i ~ i A ~ Iseiía .t!~dx : ' c c ~y 1 tl ~ I t ' c ~dd~ e i i ade quién es el 11a i71ad6 ~. i ~ .i:TbuP'i" c b e i ~ 2q)leElo. dc aquellas.iUIW. conforme a los caracteres y ex:er13:.

el remanente a Diego. previsto por el art. si el testador dejare un cuarto de sus bienes a Pablo. ya que el favorecido es un sucesor universal. el testador lega lo restante de sus bienes a otra persona. Pero. otro cuarto a Pedro. 2827. Dispone el art. en cambio. el derecho de acrecer viene a caracterizar a los legados como institución de heredero. 3720: Si después de haber hecho a una o mzichas personas legados particulares. aunque el usufructo se extienda a la totalidad de los bienes. la solución del precepto es la lógica. El art. puesto que recibe una universalidad de la que solamente se han exreptuado cosas individualizadas. b) Institución en el remanente. no hay duda de que éste no es un heredero. 37 18 preceptúa: Si las disposiciones testampntar2a-s absorbieran e n legados la universalidad de los bienes d ~ 1testador. cllnndo exista entre los diversos legatarios una conjuncion 921' Pttedn dar lugar al derecho ¿ie acrecer entre ellos. sólo se tendrrin por institución de herederos. cualqutera que sea la importancia de los objetos legados respecto a la totalidad de la herencia. Así. nada impide la existencia de un sucesor universal en la nuda propiedad. en lugar de ser de cosa cierta. Corno anotaba Segovia. Como se observa. es evidente que por una simple sustracción ya no se tendría la universalidad dentro del sistema del Código. si los legados. fueran de parte proporcional. por ejemplo. sino simplemente un legado de cuota. puesto que su llamado se enmarca en los límites precisos de su porción: será un legatario de cuota en los dos cuartos de la herencia. el carácter temporario de aquél no permite que el beneficiario adquiera la calidad de heredero. c) Legados con derecho de acrecer. esta úllima disposicion importa la institución de heredero de esa persona.El supuesto constituye una aplicación del usufructo universal. porque esos diversos títiilos que aparecen singulares son expan- . en cambio. Como se advierte.

Como se observa. ya que tiende a aventar el principio romano. establece que el heredero instititido en cosa cierta y determinada. Apartándose de la regla sentada en el art.58. el codificador reguló $os institutos muy difundidos en su época: la institución a los pobres y la institucióii al alma del testador. 3722. A ella se refiere el art. y uno solo de ellos puede llegar a absorber el patrimonio del difunto o la universalidad hereditaria en virtud de la voluntad implícita o explícita del testador. a) Institución a los pobres. estableciendo: L a instituciOtz de herederos n los pobres. su inclusión debe explicarse por motivos históricos. es tenido sólo por legatario. la aplicación que se debe hacer en sujragios y linzosnas. que mantuvo la antigua legislación española. ESPECIALES: A LOS POBRES O A L ALMA TESTADOR. La norma se dirige a interpretar la voluntad del testador que n o resulta precisa en cuanto al beneficiario.sivos. 3712 (supra. sólo u n legado a los pobres del pueblo de su rpsidencia. o al alma del testador. importa en el primrr caso. según el cual'el instituido irz re certa recogía la herencia como heredero. y en el segundo. La norma puede parecer sobreabundante. 3716. que es un bien particular. en la hipótesis'se plantea una contradicción irreductible entre la denominación usada y el objeto legado. El art. tomado de García Goyena y del Código de Chile. INSTITI~CIONES DEI. nQ 654). que es el alma del derecho de acrecer y demás derechos hereditarios. 6. ya que n o . Sin embargo.

no es exacta. les hubiere hecho el lestador. agregando que ello no es incompatible con lo resuelto en el sentido de que el Estado es. Convendrá advertir que la primera distinción que se establece. Prescribe el art. la dispensa de colación Po- . Como se ha visto (supra. Pueden ejercer todas las acciones que podría ejercer un heredero legitimo: pueden entablar las acciones que competían al difunto. el titular del legado. encargado de. pero no están obligados a colacionar lm donaciones que. La institución al alma se traduce en un cargo impuesto al heredero o legatario para aplicar los fondos en limosnas y sufragios. Fxisten. menos en cuanto a la posesión hereditaría. La misma reserva puede hacerse en cuanto a la última frase del articulo. referida a la posesión hereditaria. no 220). En efecto. La Corte Suprema ha expresado que la institución de herederos a los pobres importa un legado a los del pueblo de la residencia del testador. entendiendo que los favorecidos son los menesterosos del pueblo de su residencia. b) Institución al alma del testador. aun antes que tomen posesión de los bienes hereditarios. otros herederos legítimos que deben solicitarla judicialmente (art. 371 3 : Los herederos instituidos gozan. la posesión hereditaria de pleno derecho se confiere a los ascendientes y descendientes y al cónyuge. en el caso. 3412). y ni siquiera puede saberse los de qué lugar tuvo en miras aquél. respecto de tercero y entre si.hay nada más lato que "los pobres". hacerlo llegar a los beneficiarios por intermedio de sus instituciones de beneficencia y previsión social. de los mismos derechos que los herederos legítimos. por tanto. El Código reconoce la validez de la institución. por actos entre vivos.

o llamando en su porción disponible a otras personas. Existen. haciendo innecesarias la publicación de edictos y la declaratoria de herederos. Como lo advierte nuestra doctrina. tenazmente defendida por Kébora. y que ésta se tramite por el procedimiento de las testamentarias. dos tipos de herederos: uno. CUESTIÓNACERCA DE LA COEXISTENCIA DE HERE~IEROS TESTAMENTARIOS Y FORZOSOS. DE 660. Para una posición. en ocasiones. con vocación a la porción vacante por la ineficacia de la vocación de legitimarios que no quieren o n o pueden . dicha coexistencia es imposible en mérito a los alcances q u e tadjiidica. a los arts. sin que dicha eficacia pr* batoria pueda extenderse a un juicio posterior. pero no ahora. herederos legítimos que tampoco deben colacionar. puesto que desde la reforma de 1882 la colación es impuesta a los herederos forzosos exclusivamente. en una misma sucesión. el legitimario. 3710 y 3280. ello podrá facilitar la prueba del parentesco.día significar una diferencia en el sistema originario del Código. por ende. INSTITU. La posibilidad de concurrencia de herederos forzosos coi1 herederos instituidos ha provocado respuestas encontradas. que de admitirse tendría que reconocerse que el Código habría aceptado. como en su oportunidad se vio (supra. no 339). su inclusión permite conferir al testamento el gobierno total de la sucesión. tanto en la doctrina de nuestros autores como en la judicial. Aduce. Además. adjudicándoles la totalidad de la herencia. amparado por acciones de colación y de reducción.CI&N LOS HEREDEROS FORZOSOS Ocurre con frecuencia que el causante nombra a sus herederos forzosos. donde la obligación pesaba sobre todos los herederos. 661. además.

En otras palabras. Pero. otro. Para otra posición. a la reducción. Estos últimos. si los llamados en reemplazo de los de grado preferente tienen una legítima menor. será un acrecimiento mediato. corno lo atestigua el hecho de qiie . si los herederos forzosos n o quieren o n o pueden aceptar la herencia. si Iiubiera Iierederos forzosos de grado menos preferente. el iiistituído. el heredero instituído para recibirla con ellos extenderá su porción hasta absorber toda la universalidad. el causante puede llamar a la sucesión en carácter de herederos a los forzosos y a quienes n o l o sean. . en concurrencia con aquéllos.DISPOSICIONLS TLS r A M ENTARlAB 267 figurar en ei cuadro de los heredcios y qiie n o estén representados. pero los instituídoi recibirán toda la herencia si tamPOCO aceptan los nuevos ilamados. dado que en nuestro derecho no existe la regla nemo pro parte t$$tatus. etc. obligado a soportar el ciimplimiento de los legados particulares con su p t r i m o n i o particular si no hubiera limitado sil responsabilidad mediante la aceptación beneficiaria. que compartimos.una misina siicesión sc puede deferir a herederos pilros Y sirnples y a herederos que hayan aceptado coii beneficio de inventario ( s u p r u . deben reputarse herederos. a la responsabilidad respecto del pago de los legados. sólo recibirán la porción disponible. en cuanto a la colación. el lcgitimario. dicha coexistencia es posible. En ese caso. como observa Fassi. no 126). el iiistitiiído. los herederos institiildos n o forzosos serin favorecidos con la caducidad del llamamierito preferente. en la medida de la porci0ii disponible. libre de toda oblip c i ó n que pueda traducirse en el ciiniplimiento de legados que afecten su legítima. En ninguna parte de nuestro Código se establece que todos los herederos estarán eii la misma sitiiación jurídica. Como se observa. El mismo autor agrega que n o puede computarse contra esta solución el diferente réginien a que quedarían sometidos los herederos forjrosos y los instituídos. desprovisto de dichas acciones y de aquella vocación. pero si de los términos de la institucihn surge u n llamamiento eventual a la universalidad. y otro. uno.

en el art. puesto que un repaso de ios repertorios jurisprudenciales y de la doctrina nos exhibe las arduas discrepanaias existentes acerca de los efectos de la preterición. sea que vivan al otorgarse el testamento. Según el sistema de Vélez.IV. Seiia fácil concluír. a su vez. 37 15 se establecía: La preterición de alguno o de todos los herederos forzosos en la línea recta. pero valdrrin las mandas y meloras en ctcanto no sean inoficiosas. al otorgar sus disposiciones. de la solución proyectada por García Goyena. omite a un heredero forzoso que existe al momento de manifestarlas..los t6rrnirioh dc clla. El supuesto se presenta cuando el testador. 37 15. otra calificada como amplia. La preterición de herederos forzosos fue resuelta por nuestro codificador mediante un precepto que era la trascripción. muerto el testador. frente a ello. conviene recordar -aunque somerainente. La norma tenía una diáfana y concisa redacción. No abrigamos el propósito de puntualizar niinuciosamente el trasvasamiento del instituto a través de sus fuentes: bástenos con señalar que el jurista español abrevó en la doctrina sentada en la ley 24 de Toro. o que nazcan. En líneas generales y soslayando matices. Por la incidencia que la discusibii ha tenido en la reforma del art. 3715. o que riace con ulterioridad. contrapuesta a ella. puede afirtnarse que las interpretacioncs se proyectan polarizadas en dos sentidos: uiia tesis denominada restrictiva y. anula la instituci6n del heredero. . la cual. que su interpretación no entrallaba problema alguno. Sería fácil. casi a la letra. había seguido las soluciones del derecho justinianeo. pero también equivocado. PRETERICIóN DE LEGITIMARIOS La preterición de legitimarios ha sido prevista por el art.

de proteger al denominado . aunque sostiene la nulidad de la institución. Dentro de esta corriente se halla Lafaille. en últirna instancia. quien. por ejeinplo. a la solución se llega sin mayores dificultades. 3745. ¿produce de un modo total y absoluto la niilidad de la cláusiiia donde se instituye heredero? Si. nuestro civilista se pregunta: "La preterición de un legicimario. lo que hace que ninguno sea apartado de la sucesión. en cfecto. dado que ambos tienen. Como de alguna forma en su pensamiento se insinúan las razones que motivaron la reacción interpretativa. n o deja de advertir ciertas circunstancias desvaliosas en el criterio ortodoxa. Desde un comienzo. derivadas del hecha de que el heredero institiiído fuese o no heredero legitiniario. rio tiabría fiindamento para ~ r i v a rde todo derecho a quien cl de crclirs trat6 de favorecer con la universalidad de los bienes. conviene trascribirlo. la que fue rota por la aparición de enjundiosas rnonografías que pos~ularonuna concepción más equitativa. Pero. 3715. En el primer supuesto. si aquel a qiiieri instituyó heredero el testador carece de la calidad de legitimario. lo que está prohibido por el art. establece mandas por una cuantía inferior a la cuota libre. Se observd.a doctrina civil argentina mostró durante largo tiempo gran homogeneidad en la interpretación restrictiva del art. después de haberlo designado. Luego de enumerar los efectos de la aplicacibn del art.L. adeiiiás. el causante. los comentaristas distinguieron dos posibilidades. la diferencia corresponde al sucesor universal nombrado por el autor?". que la preterición Constituiría un supuesto de desheredación sin causa. cubierta la legítima y cumplidos los legados. la acción del preterido estará dirigida a excluírlo de la herencia anulando para ello la institución. ¿puede pretenderse que. 37 15. una vocación emergente de la ley. "Si atendemos a la finalidad que se propuso el legislador. Sc trata.

las disposiciones deben conservar su plena validez. En la búsqueda d e una comprensión más jtista. 371.5. por lo cual debe prevalecer en caso de futuras reformas.y a la economía del régimen testamentario. se ajusta más a la intención del testadoi. no deja de advertir q u e son muy podelosas las razones derivadas de los textos q u e hacen más procedente la tesis contraria. Díaz de Guijarro. Rébora. "La fórmula empleada por la ley --afirma. El ilustre civilista completaba su pensamiento manifestando que el criterio adverso. que el otorgante habría querido dejar a ese beneficiario todo aquello que le permitiera la ley. es decir. Las consecuencias inequi~ativasderivadas de la aplicación estricta de lo preceptuado por el art. íilti~iiaparte. ese remanente no aparece como manda. 5718 y correlativos). y obtenida esta consecuencia. entre otros. sino como corolario de una institución. Son muy claros en dicho sentido los precedentes de Goyena y de la ley de ?'oro". Sin embargo. conforme a este criterio. 3717. y que fiicron observadas por Lafaille. Aunque en el caso planteado. De Gásperi y Colombo. y apoyada en la reacción . La tesis restrictiva era tambií.n o se concilia con una sanción de nulidad parcial y los legados que deja subsistentes son aquellos independientes y distintos de la institución misma. n o es menos cierto q u e debemos atenernos a la voluntad del testador. aun cuando éste n o hubiera ernplc-do la términos técnicamente corrcctos (arg. si es discutible dentro de la ley vigente. del art. y de los 371G. Cabría decir entonces.heredero forzoso.11 sostenida por Prayones. hicieron que la iiiterpretaci0n realizada por nuestros tribunales n o mostrara la misma homogeneidad q u e la doctrina de los autores. 5606. hasta la concurrencia de su porción disponible".

6lrectióo y rrl e1 ámbito deseado por la ley De allí q l i e c i i ~ n d ohay q i i c esta blecer una incidencia de la sanr.fundártdosc en q u e si esa disposición se hace rneriiarite la institución de heredero.11 -71 I . la clái1srila por la r i ~ a ~c l 1 lgtiáiiye heredero con pretericihii de un l e g i t i r r ~ a x .¿rs. es preciso determinar previ3rnenre cuál es el fin apetecido.círi de nulidad respcctc\ dc un acto determinado. no ser5 legítimo proyectas el efecto aniquilatorio más a l l i de lo qiir la ley ha querido destruir. y así. Y Ion que la norma no p ~ d í aaplicar~eliteralmente.. - i1.rl?ttl.. ella debe ser acatada ( l r . : ' teria testamentaria es q u e si 17 v o l i l i i f ~ c !iir i idóneamente expresada. Es decir. t y j gT~vp'{.?'p . se proyecta 13 tarea & q C . : ' . que n o puede privarse totalmente a qiiien el causante quiso dejar rl todo de s u i bienes. *. puesto que ñ_lcawadn éste. . r A-1 t * i r t . Si éca es la razón q u e h a tenido en cuenta la ley para invalidar la iiistitiición de herederos.-p : mental recorrc lrls slglEifxr:trqt\ i k ' " ' a) El principio fundairiental de i r i t f r t-\rr-. n o por ello merece menrig r o g p c s t r i c r i c . La norma del art.3d q'ir qí1ti puede ejercer s i i acción destrlirtora e:> la. ~ - b a . para Llambias. ' < .ri h ñ t l . y ~ L I C si este ~ x c e d i Gsu capacidad disponiendo de 10 q u e n q rto día.. sino en haber pretendido disponer d e la porción intaxlgible a ellos les pertenece. t a i : . j i 1 t l t 7 1 i2 medida de su porciím disyoniblr. 3715.r?. es decii. n o 1 '27 1% 2 ). . sin que eyta conclvzihn quede enervada por el fiincionamien!~ i n d e p e n d i e n t ~ del art. b ) La nulidad es s l r i c ~ r l r 116.jurisprudencia!. ~ P ámbito de su capacidad.uio institución hereditaria. i. i f f 2 veración e s t i fiirid3da erl ~ I T I . r l 1 1 . La objeción s~istancialal acto está iio eii la omisión de sus herederos fol-zosos. rerri s i c v n c diq)?*>~1~16111s prlción dispnrrit>le írsrarinr i. 3715 invalida una disposición de bienes qiie prescinde de los herederos fo~zos. en 1 0 s Iírnitps en qri~'710 lesione la porción de los legitimarios. el título con vocación total creado por el testador es incompatible con la atribución de una porción de esa misma herencia a los legitimarios.4 t . ~nr) .

como otro acto diferente si es que reúne los elementos esenciales de este último. éste. por lo difícil que resulta determinar el genuino fin querido por las partes. entonces. sin embargo. salvado que sea éste habrá que mantener aquélla en su contenido residual. infinitamente amplio es sil cainpo cuando se la aplica para fijar los alcances de actos unilaterales como el testamento. .hay motivo para mantener la ineficacia de la voluntad del testador. 926 y 3882 haría ociosa la disposición del 37 15. no produce sus efectos propios. c) Cuando la ley invalida una trasmisión de derechos sólo en razón de la magnitud de su objeto. dado que las porciones de los legitimarios quedan a salvo. Y si la expresión de esta voluntad ha tropezado con iin escollo legal. Han defendido taiiibikn la interpretación amplia del precepto Mario Bciideisky y Salvador Fornieles. y no ha cerlo cuando éste ha querido instituír un heredero y dejarle el máximo posible de sus bienes. La nulidad se funda en que los títulos de heredero legitimario y de heredero instituído son incompatibles. No sería razonable. según la cual un acto nulo y que. podrá validarse como legado de cuota en favor del institiiído. aiitor. puede valer. debe entenderse que no existe la reprobación cuando ella queda restriiigida a la porción que la misma ley autoriza. Si la teoría mencionada tiene un papel de aplicación rediicido en el ámbito contractual. y en la intangibilidad de la porción legítima. donde el principio rector es la voluntad del causante. e) En la especie sería aplicable la teoría de la conversión de los actos jurídicos inválidos. y si es que la conversión está determinada por la ley o puede entenderse querida por las partes que han creado el acto en su ser primitivo. respetar la voluntad del testador en la medida d e su porción disponible tratándose de legados. d) La nulidad de la institución de herederos no se fiinda en el error del testador. por tanto. De allí que si la iiistitución de heredero es nula en cuanto tal. puesto que la simple aplicacibli de los arts.

sea que uivrln a la fecha del testatnento o que nazcan después de otorgado. Nuestra doctrina. dado que en él se hablaba estrictamente de los herederos forzosos en la línea recta. inotivo que no pocos proiiuiiciamientos jiidiciales rechazaran Iris pretensiones de los cóny iiges fundadas en su pretericióii. al trasladar ti11 precepto desariiiónico con el sistema que adoptaba. donde el esposo y la esposa iio son lierederos forzosos. qiie es un heredero forzoso. pero no en la línea recta. Por otra parte.u p r e l e ~ . el art. adoptando -aunque por otro camino. aceptaba que la defectuosa redacciOn obedecía a la fuente. la redacción que se lia dado al precepto implica reformas que se proyectan en dof aspectos. Heinos ciiidado de puiitiializar las interpretacioiics del art. el resto debe entregarse al heredero instituido.la tesis que postulaba la interpretación amplia. 37 15 originario. la nueva norma abandona la sanción de nulidad que impoiiía Vélez. casi uninimemente. no inualida la i>~stitiicion tiereditaria. 1. Como se advierte. Importa tairibikn un acicrto la siistitucitiii dc la frase sen que vivan o1 otorgrirsc el tcstíiniento. o que nazcan. El defecto ha sido subsanado con la supresión del aditatneilto e71 1n 'línea rectcl: el cóiiyiige. muer- .qiie caiiibiti sil anterior pos~iiraiiiaiiifestada eii las edicioiies de sii 7 ' ~ d ( ~ t l ~ . está.3715 al excluír de su conceptuaciitn al cónyuge.a inadvertencia del codificador. para mostrar si1 incidencia en el ~ i u c ~ o tcxto establecido por la reíoriiia. Conocidas son las objeciones que se hacían sobre e% pri~nitivo'art. saluada que sea la legitinla y pagadas las ~ n a n das. 3715 establece: 1. Segilii la iiiieva redacción dada por la ley i7.i t i ¿ )d~e ( i l g l ~ ~ ioo tudos los hetederos forzosos. ahora comprendido en las' previsiones de la norma.7 1 1 .

:::. o cuando erróneamente creía r.1-3 PI1~pt?ri~ior.?. é . la enrinciacibn de Vele7 . I ~ p i : r t z advertir que ei supuesto ha sido expresamente p .is-irc:t i c ectos rgriorado por e1 testador. seghn la cual hay revocación p--estrrnida par !a ley en el caso de sobreveniencia de hijos al icstacfor que no los tenía cuando testó. qi:c nazca% d e s p u é s de o t o l g a d o En 1a nueva rtidacciúa Estan incluidos.~lu<i-~. fundada e n u n a falsa cuusa o e n ?inri causa q u e no tiene efecto. de 1855. o de Ea t .cn su nueva redaccióii. drnawnieoirío civil itaíiáno.:.l. ~natrrrnonio or de2 testador. 567 uiia disposición que ya figuraba en e! ti.l--<.Ba-.':-t.<~ti~r~ de la .: dr:e:k ver idefbtica. is s. que las inequitativas consccuericias que podrían derivarse de esta iinprevisión deben encontrar su remedio por otro camino. : ..i-bA::ei2b dt: id zupeinacencia de hijos.evt~ c.a :< z.o tenerlos. 1 .-. como en el proyecto de Gariía C-ayel-) loí herederos nacidos entre la fecha de i e . T T . La omisión. El Código de 3342 r ~ .es testamentarlas no obstan~ J C~dd:c. queda sin valor algzino. sino lo dispuesto por el art. En efecto.. . Ha de aceptarse. no ya la preterición. z._lc)n L i. ~ -su i ~art.:sto p r e? 9.~o j ld muerte del causante.a ~ i .e +!.sibie desajuste normativo con el 3íati::? S r r :1 1 J = LCíKI:go e11 esta materia. ~ r í de-.> =ut Q ~ ! c ~ n i l i ~lz a i irevocación del tesramen~ r por l i i r ~ ~ . ' - :'re) -~. i i l i oster. lf-83 L. se manifiestan eri 11 i~.1 r i: . por tanto. -i..rier. 3832: T o d a disposicidn testamentaria.ripernacericio de un hijo y..zrr. los q u e ter. :T 37 l i. Jugará entonces. a! t l c j ? .-í ~ r i c ~ ~ r .~4igs. r s elae n preterición de aquellos he~ ~ O L Y O -m.t:~ ej restado.. por tanto. no ha v i .6. pol Iá q u e ahoia d i c e sea que tlualz a la f e c h ~ id e l 7esl. -. las ~ t i : ~ l .

insertada en el art. en la naturaleza de las instituciones sucesorias debidamente correlacionadas y en el art. nQ661). Se fui da. en que si surgen nuevos bienes. Para él. no es superflua sino clue concuerda con el comportamiento real de las vocaciones sucesorias de los legitimarios.Para . ha postulado otra interpretación. el comportamiento real de las vocaciones sucesorias comprendidas en la hipótesis demuestra que el legitimario preterido en el testamento es heredero con vocación a la totalidad de la legítima que constituye su herencia. en que si renuncia o es indigno el heredero instituído no hay vacancia de la sucesión sino que la recogen los legitimarios por su vocación al todo. 3715. posibilidad que había sido negada porRebora (supra. sin aludir a institución de herederos por testamento. 3714 y que no figura en la fuente. que sólo es realmente heredero en caso de no recoger su porción ningún legitimario. para ello. y que el denominado "heredero instituído" es legatario de cuota. en principio. Guastavino ha afirmado que pese a los términos del actual art. Desde otra perspectiva. y en que la expresión aunque n o sean instituidos en el tectamento. en que el beneficio del llamado heredero instituido significa prácticamente un legado si es un extraño o una mejora si es heredero forzoso. acrecientan proporcionalmente la cuota legítima y la de libre disposición. 3605. Para una tesis. Belluscio. la solucicín dada por la nueva norma determina que coexistan herederos instituídos y preteridos. en que si concurren dos legitimarios con un heredero instituído la renuncia o indignidad de uno de aquéllos no beneficia al último.La caracterización del preterido ha motivado respuestas dispares en nuestra doctrina. la sol~icicínde la nueva norma no es la misma que había aceptado aiitcrioi-mente la j~lris~riidencia. por s u parte. según el cual de la poi-ción disponible el testador puede hacer legados o mejoras.

Sostiene que para la reforma. a partir de la ley 17. Por tanto. en cambio. cuando hay pluralidad de legitimarioe. porque la renuncia o indignidad de algunos de ellos beneficia exclusivamente a los demás.iaIia como mejora si se instituía a un legitimario y como legado de porción disponible si favorecía a otra persona. 371. 3605 establece que de la porción disponible el testador puede hacer legados o mejorar a sus herederos legítimos. Tampoco comparte el criterio de que en la prhctica la institución funcione como legado y el derecho de los legitimarios como institución. y los legitimarios asumían el carlcter de herederos. son los instituídos quienes conservan el carácter de herederos. y n o a los legitimarios. En cambio. n o por efecto . la institución -niila como tal.esta. afirma. es un legitimario no heredero. 371. a su vez. Afirma que si se contempla el caso iriverso -dos o más herederos instituídos y uno o más legitimarios. si alguno de ellos renuncia a la legítima o es declarado indigno. sino que también puede inslitiiir herederos que la recibirán después de salvada la legítima.5. que expresamente valida la institución de herederos aunque existan legitimarios. sea por el progreso de la acción de entrega de la legítima reconocida por el art. es preciso armonizar esa disposición con la del nuevo texto del art. sea por las propias d i s p o s i c i ~ nes testamentarias.5. sostiene que si bien es cierta que el art.se advierte que los primeros son verdaderos herederos. y n o por eso éstos se trasforman en herederos. Respecto de la circunstancia de que la aparición de nuevos bienes beneficia tanto a los legitimarios como a herederos instituidos. los demás acrecen aiinqiie no sean hercdeios. dice.71 1 el testador no sólo puede' destinar la porción disponible a legados o mejoras. con lo que se extiende a todos los casos el criterio antes vigente en la jurisprudencia respecto de la preterición del cónyuge: el legitimario preterido. entiende qiie ello nada aporta a la tesis que contradice y sostiene qiie lo mismo ocurre cuando hay herederos y legatarios de cuota. Tratando de refutar la tesis de Guastavino.

Aun reconociendo qiie el tema se muestra en extremo opinable. puede determinar un orden para todas o para algunas.de la vocación universal propia de éstos. sino por la simple circunstancia de que su porción legítima se calcula entonces con prescindencia de la de sus colegitimarios renunciantes o indignos. Por último. sino porque en tal caso desaparece el obstáculo para que se abra la siicesión intestada. los legitimarios no reciben la porción disponible por la vocación universal derivada de sil calidad de tales. por renuncia o indignidad del único instituído o de todos los iristituídos. y entonces adquieren el carácter de herederos. es el testador quien establece el orden. dependiendo del orden en que están ubicados los herederos: salvo los supuestos de concurrencia. que era la institución válida. V. como herederos o legatarios por el testador. . el comportamiento real de las vocaciones sucesorias demuestra que el legitimario preterido en el testamento es heredero con vocación a la totalidad de la legítima que constituye su herencia. minándose el orden de los llamados sustitución: instituyo heredero a Pedro y nombro como sustitutb a Diego. rechazamos esta concepción. sino sucesivamente. 3715. Interesa advertir que en la sucesión ab intestato el llamamiento es sucesivo. los órdenes posteriores actualizan su vocación en ausencia de los anteriores. En la sucesión testamentaria. entendiendo que en los términos del nuevo art. y aunque llame a varias personas. afirma que si fallase totalmente la institución. deno. SUSTITUCION DE HEREDEROS Hay sustitución cuando dos o más personas son llamadas no contemporánea.

Como se ha visto. e ) compendiosa. . sea vulgar. pupilar. a través de varias generaciones. 3724. llamándose los unos a falta de los otros.278 MANUALDE DERECHO SUCESORIO Corolario del individualismo romano y de la extrema amplitud reconocida a la voluntad del testador. para el sucesor. T a l como lo recuerda Vélez en la nota al art. a su muerte. la sustitución fideicomisaria consiste en la trasmisión acompañada de la carga. Por la importancia de esta última. f ) fideicomisaria. denominada así porque fue creada por Jiistiniano a ejemplo de la anterior. convendrá detenernos en ella. va que históricamente es la que más relevancia ha alcanzado. o ejemplarmente. de conservar los bienes trasmitidos durante toda su vida. d) reciproccz. para entregarlos a su muerte a otra persona que por mandato del disponente la sustituye. era aplicada a los hijos dementes para el caso de que murieran sin haber recuperado la razón. sin enajenarlos ni gravarlos. y que no es preciso que esté concebida al momento de la muerte del causante. que tenía liigar cuando el testador instituía a una persona dándole el encargo de pasar sus bienes. c ) cuasipupilar o ejemplar. b) pupilar. que tenía lugar entre todos los herederos instituídos. que le permitían a éste gobernar el destino de sus bienes mucho más allá de su muerte. era la que abarcaba una sustitución vulgar y otra fideicomisaria. son las siistituciones. en el derecho romano y en el espaííol se enumeraban las seis sustituciones siguientes: a) m ~ l g a r . que era la que podían hacer los padres con relación a sus hijos y descendientes directos para el supuesto de que murieran impiiberes. a otra.cuando se subrogaba alguno al heredero para cuando éste no quisiera o no pudiera aceptar la herencia.

Por esto. k:llos son: u ) t i 1 1 iiiiiltiplc llariianiierito respecto de 10s . durante varias generaciones. El mismo autor advierte que ése ha sido el medio usado en otros tiempos por las familias nobles. si el legislador n o se opiisiera. F:I. para conservar la integridad de sus fortunas a través de las generaciones. gravar los bienes con cargas y arruinar así definitivamente a la familia. pues si esta institución impedía el reparto de esos bienes trasmitidos al primogénito. puesto que al mismo tiempo el testador impediría la enajenación de los bienes trasmitidos por la carga de conservarlos. I'acíficarricntc se adiiiitc. por la doctrina. pues éste podía contraer deudas.A S U S T I T I ~ C I Ó NFIDEICOMISARIA. 672. la presencia de tres clcniciiios coiitigiii-ati~o~ dc la sustitución fideiconlisaria. a regular a perpetuidad el ordo successiuus de los bieiies de una manera rnás eficaz q u e la rnisma ley. que habría de pesar indefinidamente sobre los sucesivos poseedores. determinando por su única voliintad las personas en quienes han de recaer esos bienes a ]a iniierte del favorecido. la sustitución fideicomisaria ha sido iina de las piedras angulares de la antigua constitución de la nobleza. El derecho de primogenitura por sí solo era insuficiente para garantizar la conservación de los bienes raíces que constituían el patrimonio del título. llevando al extremo tal combinación es fácil ver q u e por medio del procedimiento de la sustitución fideicoriiisaria podría llegar una persona. y asegurar la trasmisibn al primogénito. muy de temer para una clase cuya autoridad social se fundaba en la posesión de la tierra y en la riqueza. representante del apellido y poseedor de sus títulos.Se observa que ella aparece como u n medio para el causante de regular la trasmisión. h'o había otro recurso q u e la sustitución para pievenir contra ese peligro. n o los protegía contra los actos de prodigalidad del mismo heredero. Como observa Colin.EMENTO\~ L)E 1.

esa inalienabilidad a que quedan sujetos los bienes objeto de la siistitución. al sustituto.mismos bienes. en el ari. Fundando el rechazo de las s~istitiicioiles. h ) obligación de conservar esos bienes para traiferirlos.escribib Vélez. ya q u e de admitirse.. eii la nota al precepto: "La lideicoinisaria. Iia prohíbido las sustitiiciories. 3724. valorando las siistitiiciones fideicoinisarias. Se ha dicho. S~JSTITUC~ONF. ellas son incoinpacibles con un régimen q u e proclama la igiialdad d e los ciiidadanos ante la . sólo piensa en obtener cl -provecho personal rnavor. con excepcióii. nitura y el privilegio de masciilinidad. c) u n orden sucesivo. q u e desde un punto de vista político. refiriéndose la obligación de trasferir al momento de la muerte del primer sucesor. úiiicaiiieiitc. sin mejorar aqiiéllos. y en virtud de iina voliintad única. 3723: El derrcllo d e i~lstitrtírrtn heredero no importa el dcreclro de dar n c. a título de propiedad. n o es favorable a su buena administración. de la vulgar. Adernás.ste itn suceso?.S IIROH IUIDAJ I'OR NUESTRO CÓDIGO. se luce ievivir el derecho de primoge-. Las razones económicas n o son menos decisivas: es opuesto al interés general qiie haya bienes sustraídos a la libre circulación durante varias generaciones.ley y no reconoce ningún privilegio a las pretendidas clases aristocráticas. q u e es la principal y la íinica qiie por los csct-itores franceses se llatna sustitución. a la muerte. Siiestro Código. porque reducido el heredero fiduciario al papel de iin simple usufructiiario. Estrín también en oposición con el principio de la igiialdad de los hijos a la herencia de sus padres. Se remarca así lo dispuesto en el art. 67-1. tiene el carácter partictilar de la carga que impone al heredero de devclver a si1 iiiuerte los bienes al heredero ins- .

adopte formas que encubren una siistitución fideicomisaria. Puede ocurrir que la disposición testamentaria. Como se observa. manteniendo el heredero instituído en primer término todos sus derechos y trasmitiendo.tituído. Convendrá. En otras palabras. la conser\ación de los bienes. las disposiciones condicionales son válidas. a su muerte. examinar algunas de ellas para determinar si caen dentro de la exclusión. Como se lia visto. estableciend'o así un orden de sucesión en las familias. a la mejora misma de las cosas dejadas' por el testador. hay en esto una diferencia sustancial con la sus-. Según lo preceptúa el art. ni los derechos del llamado antes. la nulidad de la swtitución fideicomtsaria no perjudica la validez de la institucion del heredero. como se advierte. Esta sustitución es un obstáculo i n m e n s ~al desenvolvimiento de la riqueza. lo que se creía una ventaja. el funcionamiento de la condición importa el reemplazo de un sucesor por otro. lo único inválido es la institución ulterior.Pero. 3730. los bienes a sus sucesores legítimos o testamentarios. por tanto. / . pero para esto es preciso una inmovilidad estéril en lugar del movimiento que da la vida a los intereses económicos". se trate de institución hereditaria o de legados. a) Disposiciones condicionales. ya que tratandose de una condición resolutoria. acaecido el evento el llamado por el testamento deberá entregar los bienes al heredero legítimo: 10 contrario ocurrirá si la condición es sus~ensiva. tratando de eludir la prohibición. Tiene.

el llamado a la niida propiedad es titular de ella desde la muerte del causante. ya que se trasmiten dos derechos distintos. empero. El legado a término puede ofrecer una marcada similitud con la sustitución fideicomisaria. otorgando el usufructo a un legatario. y la nuda propiedad a otro. la diferencia es sustancial. ya que el segundo de los legatarios recibirá el goce pleno d e los bienes a la muerte del usufriictuario. No se dan en la especie. estaríamos en presencia de iina sustitución prohibida. ya que la resolución se produce por el cumplimiento del término.titución fideicomisaria. Además. No obstante. en que no se da un heredero al heredero. En el caso. nQ 67 1). . se observa también una seniejanza con el fideicomiso. no habrá fideicomiso prohibido cuando se instituye heredero con la condición resolutoria de que su derecho se resolverá en el caso de que muera sin hijos. ya que se darían los caracteres de iin verdadero fideicomiso. y con entera abstracción de la muerte del beneficiario. b) Condición "si sine liberis decesserit". ya que la trasmisión n o está referida al fallecimiento del llamado. los caracteres de la sustitiición prohibida (szipra. sino a un acontecimiento futuro e incierto. Pero si el legado se hubiera subordinado al término incierto d e la muerte del legatario. d) Legado de ~ t s ~ f r ~ l c t o Es posible que la disposición testamentaria divida el beneficio. Por lo dicho anteriormente. c) Legados a término. por tanto. sobre todo cuando se lega en propiedad y por un largo lapso. Se diferencia de la sustitución.

Las dos posibilidades que prevé la norma responden a iguales categorías del derecho romano: casus impotentiae y cnsus noluntatis. por ende. pero de todas formas sus facultades estarian restringidas. Por ella. Como ya se ha dicho. no a la inmovilización de los bienes. si bien puede enajenar libremente por actos entre vivos los bienes recibidos. La excepción a la prohibición de las sustituciones. que agrega: La sustitución simple v sin expresión de casos comprende los dos: el caso e n que el heredero instituido n o quiera aceptar la herencia. reconoce como fundamento que no se . 3724: El testador puede s~ibrogaralguno al heredero nombrado en el testamento. La prohibición apunta. sino al respeto del orden sucesorio. al morir el heredero znstituido. (]"e cstablecc el art. 3732 establece una regla complementaria de la prohibición del fideicomiso. L a sustitución para u n o de los dos ca-~os comprende también al otro. Como se ve. La disposición es completada con lo establecido en el art. Sólo esta clase de sustitución es permitida e n los testamentos. y por las que declare inenajenable el todo o parte de la herencra. y el caso cn que n o pudiera hacerlo. La sustitución en el remanente es una institución conocida desde el derecho romano (ex eo ut superit: de la que restare después). 3725. Dispone el art.El art. no puede disponer de ellos mortts causa. quedaría a su libre arbitrio que existiera o no un remanente. para cuando este heredero no quiera o no pueda aceptar la herencia. la única sustitución que el C a i g o admite es la vulgar. Se establece allí: Son de ningún zlalor las dtsposrciones del tesiador. por las que llame a u n tzrcero al todo o parte de lo que reste de la herencia. el heredero instituído. 3724.

siempre dentro de los límites de la vulgar. De manera tal que. . el art.tendrán éstos en ln szistitz~cirjn las mismas partes que en la institución. si se instituye heredero a Pedro.. pueden ser sustitz~idasdos q mtis personas a una sola.entorpece con ella la circulación de los bienes. Tratándose de la sustitución vulgar. se permite la sustitución recíproca de los herederos. sustitutos tendrá los derechos que se adjudicaban a su antecesor. cada uno de los. 3728: El sustituto del sustitzito se entiende también serlo del heredero nombrado en primer lugar. Aclara.testo lo cmztrario. puede sustituírlos recíprocamente y. ya que ellos no han llegado a poder del primer instituído. T a l como lo establece el art. por ej. ni tampoco el orden sucesorio. siguiendo los precedentes romanos y españoles. el testador piiede instituir un sustituto del sustitiito. y en esc supuesto aclara el art. en tal supuesto. 3726. Siempre dentro de la sustitución vulgar.sustituye recíprocamente lo< herederos instilztídos en portes desig~mles. en ese sentido. y a otro a un tercio. puesto que no habiendo éste heredado iio puede trasmitir derechos a ninguno. si col testador no ha dispt. el Código ha dado amplitud a las facultades del testador. 3727: Cuando el testndor . y sustituto de éste a Diego. Si el causante ha Ilamado a un legatario de cuota a los dos quintos de su patrimonio. el últitrio sustituirá a ambos si &tos no quieren o no pueden aceptar la herencia. Además. sustituto a Pablo. y por el contrario. una sola a dos o más personas.

1975. p.". As. "L. 869. p. Ctuil Y la sancidn del nuevo art.L.: Preterición de herederos forzosos. D i ~ zDE GUIJARRO. 781. Bs. As. idéntica a la del sustituído. donde se dispone: El heredero sztstitzrto queda sujeto a las mismas cargas y condiciones impuestas al instituido.68 1. COLMO.Santiago C. en principio. 560. Montevideo.Guillermo A. t. 3729.". año I V .Leonardo A. p. t.: Vocación sucesoria. 106. 1920. GOYENACOPI!U. . La condición del sustituto es.. GARRINO.. o que aquéllas no hayan sido impuestas en mérito a las condiciones personales del instituído. 73. "Revista d e la Facultad d e Derecho y C. t. Sociales". Es posible que el testador haya hecho una institución modal. Bs. si n o aparece claramente q u e el testador quiso limitarlas a la persona del instituido.: L a deroqnctdn del art. F ~ s s r . añadiéndole una sustitución.L. t. B I B L I O G R A F I A ESPECIAL BELLUSCIO.L. 3715. 74. R F N D P R S K YMario . 1970. "E.O. p.n nulidnd del testamento por preterición de herederos forzosos: prirrcipios básicos.: lneficncia del negocio jurídico "mortis causa" por preterición d e legitimarios.-dic.\. En la nota respectiva. 102. 3354 del C. n Q 4 .Enriqiie: 1. 270. C O N D I C IDEL ~N SUSTITUTO.Alfredo: De las obligaciones e n general. "L. Va de suyo que la trasmisibilidad de las condiciones se operará en la medida en que ello haya sido la voluntad del testador. J. Augusto C. "L.".: Efectos d e [a preterición testamentaria de1 heredero forzoso.. 25. oct. G ~ r r r .". p. Héctor R. 849.D. COLOMBO. reemplazándolo en todos sus derechos y obligaciones. "J.Hugo: Modalidadec d e la uoluntad testamentaria. d e 195% p. por tanto..". t. En tal supuesto será de aplicación el art. 652. Bs. el codificador explica su sentido aduciendo que no debe presumirse que el testador quiso favorecer más al sustituto que al heredero.. As. entenderse repetidas en aquél las cargas y condiciones impuestas a éste.: El derecho hereditario del cónyuge q u e h a disuelto su tnatrim m i o con el causante mediante diiiorcio vi~tcular e n el extranjero (pretmicidn del v i u d o o viuda). y debe.

.^ s )' la nulldad de la inslitucidn hereditaria. julio-diciembre de 1968.Jorge J.: La pretericidn d e h e ~ e d e ~ oforzoso. p. Nota de juncprudencia: Prelericidn d e herederos forzosos.GUACLIANONL. Bs..Eduardo: Legado de ronanente: su naturaleur. Universidad Nacional de TucumPn. Bs.: Algunos aspectos d e lnr reformas e n derecho sucesorio. 1971. en Estudioc jurídicos e n homenaje al profesor Enrique Martínez Paz. As. La pretericidn d e legitimarios antes y despuds d e la re/orma civrl.: L a condicidn del legitimario n o heredero. Suslitucidn fideicomisaria. Galli.".". "Revista de la Facultad de Derecho". no 21. p. t. 1953-IV.". "J.Ellas P. 1952. 425. p. "Rev. ZANNONI. As. 1957.Raymundo M. L u w a i ~ s . no 11. scxta edicibn actualizada por Ennquc V. 426. Bs. p.: Obligaciones e n general. t. 2. 143. "LL. p. 105.. p. Aquilm H. 71. GUASAVINO. año x. "ED. t. SALVA?. 259. P O V I ~ ~Horaao: A. del Colegio de Abogados de La Plata". 1954. 358.. As.A.

sin especificación concreta de cuáles le c o rresponden (por ej.CAP~TULO XIV DISPOSICIONES TESTAMENTARIAS (continuación) 1. Como ya hemos advertido. dos categolías definidas de sucesores mortis causa: los herederos y los legatarios. tiene vocación al todo y su responsabilidad puede extenderse ultra vires. El legatario. y la ausencia de una regulación suficiente hace dificil su caracte- . etc. 1. las escasas normas que el adigo dedica al legado de cuota están lejos de ser claras. Establece el art. 3279 que el heredero es el llamado a recibir la sucesión y. y cuya responsabilidad habrá de extenderse únicamente al valor de la cosa legada. conforme al concepto romano. un tercio. claramente. continúa la persona del difunto.). El heredero. se muestra como un sucesor singular que no va a continuar la persona del causante.. que tiene liigar cuando el testador realiza una disposición testamentaria por la cual deja al legatario una parte proporcional de su herencia. por su parte. ni va a confundir su patrimonio con el de aquél. que va a recibir un objeto determinado. según la caracterización de la ley argentina. hemoa dicho que nuestro ordenamiento muestra. es un sucesor universal.EGADO DE PARTE ALICUOI'A Al ocupamos del sucesor (supra. Entre ambas categorías se ubica el legado de cuota. un cuarto. nQ 14).

y las razones qiie nos determinan a coiiceptuarlo coiiio un sucesor iiniversal en los bienes. En otro lugar heinos referido las posturas encontradas qiie muestra la doctrina. en algunos supuestos. En primer tkrmino. adquirirá la cuota desde el inoniento de la apertura de la sucesión. El legatario de cuota y el heredero itistituido son llaniados a una parte alícuota del patrimonio Iiereditario.:\ I N S ~ ~ I T U C I Ó 1)E N f1EKEI)ERO. puede disponerla por actos entre vivos o por testamento. . 683. Siendo propietario de aqii¿-lla. cl legatario tlc cuota carece de él. no la adqiiirii á hasta que se ciimpla la condición o el térniino. existen entre atiibos dos diferencias siistanciales. En segtirido liigar. y entra en coiniinidad coi1 los demás legatarios de cuota y herederos en los bienes sujeto? a partición. rnieritras qiie el heredero institiiído tiene el derecho de acrecer.A I3R0I>IEL)AI) DE 1. iio u n crédito o cantidad. respoiider 111trauirfs:el legatario de cuota.rización. A l o dicho allí 110s reiiiitimos (siiprri. Si su derecho estuviera subordinado a una condición suspensiva o a un tériiiino incierto. debe recibir sil ciiota de los créditos divisibles. en riingíiri caso tciidrá una responsabilidad inás extensa qiie la dada por lo recibido 684. » I S T I S C I ~ N C O S I. Si el legatario de ciiota tiene un llamaniiento puro y simple. en cambio.h CUOTA. el heredero deberi. Como se observa. Es decir. A D Q U I ~ I C I ~ >DE N 1. n(! 15).ecis»s de su porci0ri. piiesto que su llaniarniento queda confinado en los límites pi. Siti einbargo. adquiere la propiedad de la cuota.

Convendrá señalar que el sistema argentino difiere del francés. aunque con derecho a renunciar. el legatario de cuota puede optar entre la renuncia o la aceptación de su llamado. ni como aceptante ni como renunciante. de aplicación a toda clase de legados. Hay quienes entienden. como regla general. entendiendo que el legado de cuota hace suyos los frutos desde la apertura de la sucesión. Rechazamos esa conceptuación. En otras palabras. ya que en este la demanda de entrega del legado es requisito necesario para el goce de los frutos. debe decidirse si se aplica lo establecido por el art. o si debe estarse a lo dispuesto por el art. que no lo tiene. ACEPTACION Y' RENUNCIA. ya que el art. comprendiendo no solamente los legados articulares y a titulo universal. siguiendo las soluciones francesas. discrepando nuestra doctrina sobre el momento desde el cual aquéllos tienen derecho a su percepción. equiparables a nuestra institución hereditaria. en cambio. el Código no ha resuelto expresamente cuál es su situación mientras no ha ejercido la opción. Sin embargo. el heredero instiiuído.685. 3313. cuando existen herederos forzosos o reservatarios. 3804 constituye una norma genérica. Estimamos que debe presumirse su aceptación. que el derecho a los frutos s610 nace desde que el legatario de cuota hubiera reclamado la entrega del legado. sino también los legados universales. 3804 y se lo presume aceptante. en ese período. Como todo sucesible. Los legatarios de cuota tienen derecho a l a frutos de la herencia en proporción a su parte. En nuestro de*ho. ? el legatario de un crédito. gozan de los frutos desde la aPer- . advirtiendo que para interponer el reclamo no es necesario esperar a la partición. el legatario de cosa cierta.

Los acreedores Pueden también exigirles lo que les corresponde e n e2 crédito. el legatario de cuota. por tanto. participar en las operaciones de inventario y avalúo. participa con los coherederos en la administración de la masa en un pie de igualdad. tiene el carácter de parte y. T a l como lo preceptúa el art. es también sucesor particular en la copropiedad de los bienes que ihtegran la comunidad hereditaria. Como se observa. Éstos tendrán recurso contra los legatarios por lo parte en razón de la cual están obligados a contribuir al pago de las deudas. Así. Abierta la testamentaría. . los legatarios de una parte determinada de la sucesión están obligados al pago d e Zas deudas en proporción a lo que recibieren. y su derecho a los frutos no puede ser distinto del de sus comuneros. o dirigirse sólo contra los herederos. Se advierte en los pronunciamientos judiciales una constante tendencia a admitir.tura de la sucesión. que aparecen como un sistema armónico. la intervencibn del legatario de cuota en el juicio sucesorio. decidir en la designación de administrador. no es posible admitir en el pensamiento del codificador una contradicción tan ostensible como la que resultaría de apartarse de esas soluciones. como todo sucesor uriiversal. como se ha marcado. puede solicitar medidas conservatorias y promover incidentes sobre inclusión de bienes. 3499. Está legitimado para preparar la iniciación del juicio testamentario. etc. cada vez con mayor amplitud. debiendo ser oído en el nombramiento de partidor. solicitando la protocolización del testamento que lo instituye. Además.

ya que el propósito de beneficiar debe presumirse siempre. por tratarse de un acto de última voluntad. 3796. la obligación del legatario de cuota existe en todos los casos y no es de aplicación. gozando de esa limitación de pleno derecho. entonces. el art. expresando lo que el legado particular no es. careciendo el legatario de titúlo con irirtualidad expansiva a otros bienes. remitirnos a un concepto que nos sirva de aproximación al tema. En segundo lugar. por tanto. Bástenos. encontrar en la doctrina ensayos que apelan a las definiciones negativas. Puede caracterizarse el legado particular en función de las siguientes notas: a) Es una disposición realizada por causa de muerte y que requiere. 11. En primer lugar. SU responsabilidad es sólo intra vires. No es extraíio. diciendo que es la disposición testamentaria por la cual se llama al beneficiario a uno o más objetos singulares que existen en la herencia. que rige exclusivamente para los legatarios particulares. la forma testamentaria. b) Es iina disposición a título gratuito. o que el heredero debe adquirir. Este carácter no desaparece aun en aquellos casos en que se imponen cargas que pueden insumir todo su valor. por tanto. .Convendrá formular dos aclaraciones. LEGAIIOS PARTICULARES La gran variedad de hipbtesis que posibilitan los legados particulares impide formular una definición precisa de ellos. C) Recae sobre bienes particulares que se separan de la universalidad hereditaria.

o sobre los legatarios. Tal como lo dispone la primera parte del art. todos 10s que son llarnados a recibir la sucesibn o una parte alicuota de ella. Con relación al cargo es donde las diferencias aparecen más desdibujadas. No obstante. el legado es un acto jurídico unilateral. independientemente de la institución de herederos y que puede constituír el único contenido del testamento. 111. accesorio de la institución de heredero o del legado. que vale por sí misma. Sujeto gravado El cumplinliento del legado pesa sobre los herederos y legatarios de cuota. en nuestro ordenamiento. SUJETOS DEL LEGADO A. Debe tenerse en cuenta que mientras que el legatario no puede ser incierto.El legado presenta semejanzas con otras figuras. el legado grava a todos los herederos. por lo que convendrá recortar sus perfiles para distinguirlo de ellas. Por último. consistente en la tasfcrencia gatuita de la propiedad de una cosa con miras de beneficiar al donatario. es un elemento accidental de la disposición testamentaria. 3798. y de última voluntad. revocable. El cargo. en el intento de establecer distinciones. sea . sea en virtud de la ley. señalemos con Gangi que el legado es una disposición autónoma. sobre el legatario de cuota. en tanto que el cargo puede pesar sobre todos o algunos de ellos. dirigido a satisfacer iin fin posible o lícito querido por el testador. en cambio. Se diferencia de la donación en que mientras ésta es un acto jurídico bilateral entre vivos. en principio irrevocable. puede existir incertidumbre sobre el beneficiario del cargo.

Convendrá remarcar lo apuntado en el parágrafo precedente: si la disposición no grava a todos los sucesores universales. están obligados al pago de los legados en proporción a su parte. aplicable también a los legados. salvas stemprc las legítimas de los herederos fonosos. si la disposición dejare dudas entre dos o más individuos. D E T E R M I N . estaremos en presencia de un cargo. B. Sujeto beneficiado 693. ~DEL C I ~LEGATARIO. Como se advierte. Interesa advertir que la exigencia de la determinación del beneficiario presenta características especiales en tres categorías de legados: los hechos en favor de parientes indeterminados. la obligación pesa sobre el llamado a la universalidad. Según lo preceptuado por el art. salvo que el causante hubiere asignado porciones distintas. sin expresar quiénes han de ser los beneficiarios. partes iguales.en virtud de testamento. sin tener en cuenta la persona gravada como tal. Por ello. sino a alguno de ellos o a otros legatarios. llamar a más de una persona a un mismo objeto. el heredero legítimo que ocupe el lugar del instituido debe cumplir los legados que estaban a cargo de este. los de beneficencia. si cae una institución hereditaria por invalidez. 3712. Si el testador dispusiera un legado a los parientes. El testador puede. no de un legado. por medio de un llamamiento plural. dicha manda %ría inváiida si se aplicaran los principios Sin em- . ninguno de ellos será tenido por legatario. Los colegatarios recibirán. y los de sujeto alternativo. N El legatario debe ser designado con la precisión suficiente que no deje diidas sobre la persona del beneficiario.

teniendo lugar el derecho de representactón. el Código ha establecido una excepción. sino que ello no es más que una interpretación supletoria de la voluntad del causante. entendiendo que esos legados gozan de un régimen de favor dentro del Código. por la Sala B de la Cámara Nac. donde se establece: Lo que se legue indeterminadamente a los parientes. así . que tiendan a favorecer la beneticencia pública y privada. Como se ve. la alusión al derecho de representación no significa un apartamiento de la regla que establece que el instituto rige exclusivamente en la sucesión intestada (supra. se entenderán llamados al mismo tiempo los del grado inmediato.bargo. como los adoptados por Velez. la vaguedad de la mención parientes es limitada con su remisión a la proximidad del grado según el orden hereditario. Por último. contempland o el supuesto en el art. o "de sociedades de beneficencia". y no a una sola. según el orden de la sucesión "ab intestato". que todos los preceptos legislativos. la solución contenida en la parte final del precepto resulta justa. En segundo lugar. sin que pueda delegar en otro su nominación. se entenderá legado a los parientes consangttineos del grado más próximo. Si a la fecha del testamento hubiese habido un solo pariente en el grado más próximo. 3791. Civil. Y así. nuestra jurisprudencia ha admitido la validez de legados hechos en beneficio "de los pobres". pues se interpreta que el testador ha expresado claramente su voluntad de beneficiar a varias personas. También en el caso de los legados de beneficencia. se admite un apartamiento de la regla según la cual el legatario debe ser designado directamente por el testador. Bien se ha dicho. disminuyendo la rigidez formalista y correspondiendo a los jueces inquirir con amplitud interpretativa la verdadera voluntad del testador. nQ 382).

la generosidad testamentaria y las donaciones son poco frecuentes. quien dispuso que en el supuesto la conjunción aut se leyera como et.como la caridad de las personas. LEGAD~S DE LLAMAMIENTO ALTERNATIVO. tal si dijera "lego mi casa a Pedro o a Pablo". El derecho romano conoció la categoría del prelegado. máxime en nuestro pais. Convendrá advertir que para asumir la categoría de prelegado. y aun más: su existencia está expresamente prevista para los herederos forzosos en el art. Para otros. deben apoyarse con tcxia firmeza. presumiendo que la enunciación del llamamiento supone un orden preferente.. la disposición debe pesar sobre la herencia. Idéntica solución ha sido propiciada entre nosotros. 3605. no obstante la ausencia de textos que prevean el supuesto. entendiéndose que en lugar de un llamamiento alternativo se había realizado uno conjunto (El ejemplo dado se traduciría. debe rechazarse y dejar la soluci4n al arbitrio del juez. suscita dificultades sobre su validez. Consistente en el legado hecho en favor del heredero y a car60 de la herencia. ya se trate de obras asistenciales o de cultura. etc. entonces. 696. investigación científica. a diferencia de otros. donde. La disposición por la cual el testador dispusiera el llamamiento alternativo de dos o más legatarios. ya que si gravara a alguno de 10s 'ucesores habría tan sólo un cargo. No existe ningún impedimento en nuestro Código para su validez. en "lego mi casa a Pedro y a Pablo"). La controversia en el derecho romano fue resuelta por Justiniano. . con el nombre de mejora.

si el causante dijera que instituye herederos a Pedro y a Pablo. resultan las siguientes consecuencias: a ) tiene un derecho de opción independiente para cada llamado.El beneficiario del prelegado disfrutará de un doble llamamiento: uno como heredero y el otro como legatario. además de su cuota en la universalidad. por ej. ya que como prelegatario sólo estari obligado si se hace necesaria la coritribución de los legatarios. y no un prelegado (tal. Si se tratara de la atribución de un bien dentro de su cuota. a otro i i otros objetos particulares. Debe observarse.ri. . no siempre será sencillo determinar si se ha establecido un prelegado o atribuído u n bien a determinada hijuela. sin perder la titularidad del otro. será preferible mantener la igualdad entre los coherederos y considerar que se ha querido atribuir la cosa individualizada con imputación a la cuota del sucesor. l o que deberán resolver los jueces como cuestión de hecho. o aceptar el legado y renunciar a la hercric. c) las condicioms o cargos impiiestos a la inst~tución hereditarya n o importan su extei-lsión al legado. de modo que puede aceptar la herencia y renunciar al legado. y recíprocamente. puede pedir el cumplimiento del legado sin aguardar a la partición. las que gravan a éste no alcanzan a aquélla. Como se observa. Coiolario de ello. que en sus relaciones con los otros coherederos el legatario tiene los derechos y obligaciones del legatario común. debiendo incluirse en la porción del último su biblioteca). d ) su responsabilidad en el pago de las deudas funcionará de manera independiente. habría una determinación de la partición. El prelegado se traduce en el llamamiento al heredero.. Por tanto. finalmente. 1)) puede enajcnar cualquiera de ambos derechos. Si la duda fuera insalvable.

en caso de duda sobre la mayor o menor cantidad de lo que ha sido legado. y que la duda debe resolverse en favor del heredero. si se trata de un legado de cosa cierta y determinada. mi casa. cierto. mi quinta). Como se observa. el objeto legado debe ser designado por el testador. Legado de cosa cierta a) Reglas generales El legado de cosa cierta es aquel por el cual se dispone de un objeto material. Juega en ello el principio de que las liberalidades son de interpretación restrictiva. repitiendo una regla que viene desde el derecho romano. o sobre el mayor o menor valor. B. OBJETO DE LOS LEGADOS A. no puede dejarse aquél al arbitrio de un tercero. y que su enunciado genérico puede ceder a ciertas excepciones. En segundo lugar.: mi automóvil. pero que existirán después. Por último. pues como lo establece el art. aun los de existencia futura. 3765. 3759. la cosa legada debe pertenecer al testador. Dispone el art. En teicer lugar. tal como lo dispone el art. Principios generales 698. El Código establece. se debe juzgar que es la de menor cantidad o valor. Convendrá advertir que algunas de estas reglas no son absolutas. no que- . y determinado (por ej. REGLAS GENERALES.IV. en principio. 3751: Pueden legarse todas las cosas y derechos que están en el comercio. aun las que no existen todavia. que pueden legarse todos los bienes negociables.

3762. de cosa determinada en su individualidad {arts. nuevos terrenos y edificios. al tiempo de abrirse la sucesión. donde se dispone: Si la cosa legada es u n predio. Este legado es mentado por el C d i g o con diferentes nominaciones: legado de cosa determinada (art. vino. S780 y 3795). La primera derogación del principio aparece al considerarse el legado de un predio al cual se incorporan. está dada por el art. cuerpo cierto (art. La solución. que existan en ella. que no se caracteriza por su acierto. ni tampoco las cosas designadas por sir especie o género exclusivamente (trigo. y las agregaciones valiesen más que el predio en su estado anterior. El Código prevé en distintos preceptos el contenido del legado de cosa cierta. Empero. porque son incorporales. la regla cede en algunos supueazdos. etc. u n todo que no pueda dividirse sin grave pérdida. 3775 y 3803j. como a continuación se verá. La norma no es sino un corolario del principio de que los testamentos producen sus efectos al momento de la muerte del causante. si valiesen menos. 3778) y cosa cierta (arts. más tarde. sólo se deberá al legatario el valor del predio. y si lo nuevamente agregado formase con lo demás. se deberá . los terrenos y los nuevos edificios que el testador le haya agregado después del testamento n o se comprenden e n el legado. comprendiendo los útiles necesarios para s u uso.298 MANUALDE DERECHO SUCESORIO dan comprendidas en esta categoría la disposición de bienes en su sentido específico.). 3761: La especie legada se debe en el estado que existe al tiempo de ta muerte del testador. estableciendo como regla general en el art. 3766).

3763 en su primera parte: Si se lega una c m con JW muebles o con. Si el legado comprendiera esm muebles. 2523 lo que debe entenderse por muebles de ana c m . caldos. No es menos cieno. es el carácter restrictivo de las liberalidades. no se entender¿ que el le- . que en cierto modo revesiiria valor desde el dia mismo en que frie otorgado. no se entenderán comfirendidos en el legado sino los muebles que forman el ajuar de la casa y que se encuentran en ella. las cdecciones cientificas G artistlcas. Tm instaimewos de artes y oficios. opanunidzd de modificar o restringir en vida aquella dispasicidn. y que su silencio no puede ser interpretado mis que en e1 sentido de mantener el testamento existente. Corno acota Lafaille. las joyas.Se en k rneeición no están comprendidm el dineri. las amas. Aquí se prdilcisia un ciirisso efecto retroactivo a 12 fecha del testamento. E! Código ha precisado en e1 aa-t. su extensión estarfa dada por el citado precepto.DISPOSICIONES TESTAMENTARUS todo ello al legatario. sino también el criterio genera! en cuya virtud las disposiciones de íiltima voluntad deben cumplirse con referencia al momento de la muerte. mercaderias. con el cargo de pagar el walm de las agregaciones.cwasrnerrtw y papeles. plantaciones o mejoras. La Única razcín dada por el edificador en la nora. 1. sin embargo. las rneclalias. ninguna clase de ropa 2.. los pnos. el mismo precepto continúa diciendo que si se legase de lo 971L~ma manera una hacienda de campo. que el causante ha tenidc. todo lo que se encontrace en ella. o se refiriera a una casa son sus niuebles.o z s . normas bisias. Referente al legado de un establecimiento rural. establece el art. ni en general otras CWJ que las que Porman el ajuar de una casa. Con relación al segundo supuesto.. sus estantes. 1. esta solucibn no solamente deroe. aclaraodía c.9s librm g.

puesto que no existe dificultad en interpretar la voluntad del causante. el legado tendrá validez. Dispone el art. siempre que se entendiera que aquél quiso ordenar al heredero que adquiriese la cosa para entregarla al legatario. la nulidad se produce sepa o no el testador que la cosa no es suya. que hacía un distingo. sepa o no el testador que no es suya. siempre que éste pueda ser individualizado. si lo ignoraba. Como se ve. pese a su error. por ejemplo. b) Legado de cosa ajena Según lo dispone el art. si dijera "lego el cuadro de Spilimbergo que está sobre la chimenea". No entraña perjuicio alguno la inexacta designación del objeto. el testador no puede legar sino sus propios bienes. confundiendo el autor. la disposición podía ser válida. Nuestro Código ha adoptado las soluciones del derecho francés. si se puede reconocer cual es la cosa que el testador ha tenido la intención de legar. . apartándose del sistema romano. n o es de consideración alguna. ya que la obra pertenece a otro pintor. Vélez. En éste. en cambio. si el testador ignoraba que la cosa era ajena. hay un error sustancial en el acto. aunque después adquiriese la propiedad de ella. el legado era ineficaz. Así. si lo sabía. 3764: El error sobre el nombre de la cosa legada. 3752. recuerda en la nota la opinión de Marcadé: el legado de cosa ajena es un legado ilusorio.gado comprende otras cosas que las que sirven para el cultivo y beneficio de la hacienda y que se encuentran en ella. señalando su apartamiento. si el testador sabe que la cosa no es suya. Es de ningún valor todo legado de cosa ajena cierta y determinada.

de cosas genéricas. así como en la situación inversa. 705. La parte final del art. o legados alternativos. 3734. el heredero estará sólo obligado a dar en dinero el jwto precio de la cosa. Allí se dispone: Si el testador ordennre que se adquiera una cosa ajena para darla a alguna persona. al establecerse que el legado de cosa ajena es nulo aunque el testador adquiriese despues la propiedad de ella. El mismo vélez aclara. pero valdrá si el causante dijera "lego un caballo". pero si no pudiese adquirirla porque el dueño de la cosa reht~sareenajenarla.Interesa remarcar que la prohibición comprende exclusivamente el legado de cosa cierta y determinada. S i la cosa ajena legada hubiese sido adquirida por legatario antes del testamento. no se deberá SU p ~ ~ Sin0 i o . no será válido el legado del caballo Bucéfalo si él no pertenecía al testador. de cosas indeterminadas. el heredero debe adquirirla y darla al legatario. que la disposición no se aplica a los legados de cantidades. 3752 contiene una solución desarmdnica con el sistema adoptado por el Código en materia de contratos y de derechos reales. o pidiese por ella un precio excesivo. quedara sin efecto el legado de cosa propia cuando el testador la hubiese trasmitido en vida. Vinculada con lo anterior aparece la norma del art. al pie del precepto. aunque no hubiera ninguno en su patrimonio. A D Q U I S I C I ~ NULTERIOR DE LA COSA. la disposicibn fuera válida. Por tanto. lo indicado seria que si la cosa ajena legada ingresara después al patrimonio del causante. Como lo señala nuestra doctrina. casi con uniformidad.

también. CESACIÓN DE LA COMUNIDAD CON POSTERIORIDAD AL TESTAMENTO. 708. Para algunos. y a precio equitativo. el principio establecido es mucho más razonable que el consignado en el art. y por ello la ley lo libera pagando el justo precio de ella. la solución concuerda con las reglas dadas respecto de las condiciones imposibles. 3753: El legado d e cosa que se tiene en comunidad con otro. Como observa nuestra doctrina. la solución dada por la última parte del precepto. aunque hubiera sido preferible referir la adquisición a la muerte del causante. vale s81o por la parte de que es propietario el testador. donde el Código se ha dejado llevar por una lógica aparente y llega a una conclusión desarmónica. 3753. Como se ha observado. El supuesto ha motivado discrepancias en la doctrina. luego de redactado el testamento. cesara la comunidad y la cosa pasara integramente al patrimonio del testador. El Código no ha previsto la posibilidad de que. y no a la fecha de redacción del testamento. el resultado sería beneficiar no ya al legatario sino a un tercero. Si el heredero debiera efectuar un gasto desproporcionado para adquirir la cosa. aun en lo relativo a la cuota del vendedor.cz~andola adquisición hubiese sido a titulo oneroso. c) Legado de cosa indivisa Dispone la primera parte del art. Es acertada. al no establecer distinciones el art. 1331 con relación a la venta de la cosa por uno de los condóminos. 'decretando la nulidad de la enajenación. sería .

está subordinado al resultado de la partición. el legado sería válido. continuaba: . el legado seria únicamente por la parte alícuota de la cual era titular el causante al momento de testar. . La norma resulta inconciliable con las reglas de la lógica y con los principios adoptados por Vélez al regular el régimen patrimonial del matrimonio. La parte de la mujer sera salvada en la cuenta de división de la sociedad. . No nos parece válida esa interpretación.El precepto resulta doblemente desafortunado. . 3753. De allí que ella habría conferido el derecho de propiedad plena desde un comienzo al comunero y. sea entre vivos o mortis causa. por tanto.DISPOSICIONES TESTAMENTARIAS 303 estricta su texto y. Como bien se ha observado. pues lo que está en juego son los principios generales relat i v o ~al condominio. luego de establecer la limitación analizada.con excepción del caso en que el marido legue alguna cosa que correspon& por gananciales n marido y mujer. Todo acto de disposición de la totalidad. hace aparecer la segunda como una excepción del principio establecido por la primera. en su redacción originaria. la norma contempla el supuesto de que el testamento se hubiese redactado mienJras estaba vigente la sociedad conyugal. dotada de efectos retroactivos. donde el derecho de los cónyuges sobre los bienes que integran la sociedad conyugal no es el mismo que el de los integrantes de un condominio. ya que además de contemplar dos situaciones disímiles. Como se advierte de su lectura. no cabe argumentar con el texto del art. de d) Legado de bien ganancial El art. 3753. y que su fallecimiento se hubiera producido también durante la vigencia de ella. . por tanto.

La ley 17. INCIDENCIA SOBRE EL ART. donde las adquisiciones realizadas por cada uno de los cónyuges van a integrar dos masas de bienes. Sancionada la ley 11357. perfectamente diferenciadas. la modificación se proyecta también en otro aspecto. la facultad de legar un bien ganancial estaba otorgada exclusivamente al marido. sobre las cuales los respectivos adquirentes tienen amplias facultades de administración. la interpretación que consultara los principios de la equidad tenía que ser la que entendiera que la facultad del marido se reducía al legado de cosas que integraran la masa de gananciales que él administraba.357 710. Desde entonces y frente a ello. . En el sistema del Código. la norma persiste en el desacierto de considerar a los bienes gananciales como un supuesto de comunidad o copropiedad. ya que se ha sustituído el concepto cosa por el enunciado más amplio de bien. 3753. vale sólo por la parte de que es ProPietario e2 test a d o ~ con . Pero.DE LA LEY 11. 3753 así: El legado de cosa que se tiene en comunidad con otro. y que el mismo derecho era extensivo a la mujer sobre las cosas de su administración.propiedad menos plena. La parte del otro cónyuge serú salvada en la cuenta .de división d e la sociedad. sino una mera . cuando no hay tal situación. Como se advierte. sometida a las restricciones al derecho de disponer que establece el art. las modificaciones introducidas por ella al régimen patrimonial del matrimonio convirtieron la disposición en una norma desarmónica con el nuevo sistema.711 ha corregido la situación. modificando el art. 1277. excepción del caso en que algún cónyuge legue un bien ganancial cuya administración le esté reseruada.

o no haber estado bajo la administración del testador. nQ 701) . La eficacia del legado realizado por uno de los cónyuges respecto de un bien ganancial de la titularidad del otro. caliEicación que deberá hacerse al momento de testar. o la naturaleza de la cosa por no haber integrado la masa de gananciales. Ello no obstante. que grava a los herederoa e n su cumplimiento. entendemos que se trata de una simple hipótesis de legado de cosa ajena.El bien debe corresponderle al testador por gananciales debe estar bajo sii administración. 3752 (slipra. Para otros. el supuesto debe interpretarse como una orden de adquisición de cosa ajena. Si el objeto del legado es una cosa cierta. . con la consecuente nu-a lidad que determina el art. ella queda excluída de la indivisión hereditaria y deberá ser entregada al legatario sin esperar la partición. constituída a la muerte del causante. el beneficiario no podrá entrar en dominio de ella sin solicitarla al heredero y al cónyuge supérstite. Por nuestra parte. por la que la solución aplicable sería la referida a tal tipo de legados. en cambio. U n sector de nuestra doctrina entiende que se trata del legado de cosa -que integra una comunidad jurídica indivisa. ha suscitado respuestas encontradas. ya que será su propietario desde el instante mismo de la muerte del causante. quien podrá oponerse a sil entrega atacando la validez del legado.

el heredero no está obligado a . se extrae de la masa a la cual pertenece. Ésta es. Pacíficamente se admite que cuando la cosa está gravada con una servidumbre. Para otros. debe entenderse que si bien el heredero no esta obligado a librar el legado de la hipoteca o prenda.). según la cual ~1 legatario de cosa hipotecada o prendada no solamente debe soportar el derecho real de garantía. 3755 ha adoptado una posición original. la solución acogida por la doctrina judicial. se hace necesario determinar a cuáles habrá de imputarse el legado. 3755: Si la cosa legada estaba cmpeñada o hipotecada antes o desputs del testamento.librarla de lar cargas que la gravan. IMPUTACI~N DEL LEGADO. cuando se trata de un derecho real de gdrantia (hipoteca. u otra carga perpetua. apartándose de todos los precedentes. o responder de la pérdida de la cosa que pueda sufrir el legatario como consecuencia de la ~ccibnhipotecaria ejercida contra él. prenda. servidumbre. en cambio. La controversia se plantea. Comúnmente se admite que si se trata de un legado de cosa cierta. si consistiera en el legado de una suma de dinero pesará proporcionalmente sobre ambas masas. debe pagar la obligación. el art. Si el testador deja a su muerte bienes propios y gananciales. un usufructo. etc.713. o pavada con un urufructo. por otra parte. y el legatario debe recibirla con la carga que la grava. . el heredero n o está obligado a liberar la cosa. e) Legado de cosa gravada Dispone el art. Para unos. sino que además debe pagar la obligación garantizada. en cambio. habiéndose ensayado distintas respuestas. o cualquier derecho real que no sea de garantía.

ejercida la acción hipotecaria. si se trata de una deuda del testador. los géneros en otros superiores. si paga la deuda tendrá acción para repetir contra los herederos. cuadros.. ordenando los objetos. también tendrá acción contra aquéllos para resarcirse el perjuicio sufrido.Nuestra opinión. etc. granos. etc. Por tanto. pero comprendida en algún género 0 . animales. éstas en los géneros. incluye los individuos en las especies. casas. Para ello. la ley distingue entre géneros y especies dados por la naturaleza. a otros géneros. y por ello pierde la cosa. el legatario tendrá la situación jurídica de un tercer poseedor. la ley equipara ambas categorías dándoles igual tratamiento. es que el legatario debe recibir la cosa con el gravamen. Prescribe el art. como operación lógica. compartida con Fassi. de los segundos: máquinas. si no paga. Pero debe advertirse que la obligación debe ser pagada por el heredero. La especie reúne a los individuos que no difieren sino en notas de peculiaridad individual.). Las especies afines dan lugar a géneros. Legado de género La clasificación. y éstos. constituye uno de los principales métodos de exposición y sistematizacioh. Además. resulta a su vez especie de un género más amplio. De allí que. no pudiendo exigir de los herederos o sucesores universales que extingan el derecho real que pesa sobre ella. Como el género de determinadas especies. y géneros y especies creados por el hombre (ejemplos de los primeros serían: árboles. C . a su vez. 3756 en su primera parte: El legado de cosa indeterminada.

como se observa. dar lo peor. . pues el género o la especie no pueden darse mediante un enunciado tan lato que impida una adecuada traducción. Si el testador no hubiese expresado quién debe hacer la elección. deberá aplicarse la segunda parte del art. la indeterminación debe tener 1ímites razonables. En segundo lugar. 3757: Siempre que el testador deje expesamente la elección al heredero o al legatario. resulta decisivo determinar si el genero o la especie están dados por la naturaleza. como si en el legado de un establecimiento rural se incluyera el número de animales de trabajo que se necesitaren. es válido. En primer lugar. debiendo estarse a lo dispuesto por el art. quien cumplirá con dar una cosa que n o sea de Ea calidad superior o inferior. o resultan del hecho del hombre. que emplea el criterio relativo a las obligaciones de dar cosas inciertas. quedará a decisión del juez la detrrminación del número y la especie de animales que el heredero deberá entregar. sin precisar alguna especie. el legado de animales puede tornarse determinable. ya que el legado de aquéllos será válido aunque no existan en el patrimonio del causante. aunque n o haya cosa de ese género o especie en la herencia.especie determinada por la naturaleza. 3736. como vacunos. En el supuesto. Se dispone allí: La elección será del heredero. y a las circunstancias personales del legatario. equinos. el legatario escoger lo mejor. etc. Corresponde formular sobre el precepto dos observaciones. podrá el heredero en el primer caso. tal si aludiera a animales. cuando la elección estuviera facilitada por el contexto de la disposidón o del testamento. Pero. habida con consideración al caf~italhefeditnrio. aun no indicando la especie. El testador puede delegar la determinación. y en el segundo.

~ainbiénaquí. es de 1ii11giinvalor. si el testador legara vino. se deberá la cantidad que alli se encuentre al tiempo de la muerte del testador. La segunda parte del articulo prevé otra forma de obteiier una determinación relativa. dentro del legado de cosas fungibles.sea necesario enajenar bienes hereditarios. nada . sin otro aditamento). medida o número (arts. Pero la exigencia del precepto no es tan severa. v si no existe alli cantidad algrdna de la cosa fungible. Establece el arr. el de sumas de dinero. señalando el lugar en que ha de encontrarse. y si la ha designado. en tal caso. Tampoco cambia su naturaleza. pues lo que prohíbe es la indeterminación absoluta. la herencia debe soportar 10s gastos que demanden las enajenaciones. inclusive 10s imbuestos que las gravan. Las cosas fungibles son aquellas que se individualizaii por sil peso. Debe tratarse de una suma de dinero comente. disponiendo: Si se lega la cosa ftlngible. aun . Como observa Fassi. la invalidez de la disposición. en su primera parte: El legado de cosa flingthle. hasta la cantidad designada en el listamento. Como una categoría diferenciada puede distinguirse. o trigo. ya que si el legado se pudiera determinar de algún modo. sería válido (por ej.D . y si no mediara tal especificación el legado sería nulo (tal.. su naturaleza no cambia por la circunstancia de que para satisfacer el legado . S i la cantidad existente fuese menor que la designada. si él no ha designado la cantidad. Legado de cosas t i c ~ i g i l ~ lo~ sde cantidad La indeterminación produce. c q a cantldad no se detern l i n ~de nlglilz modo. 606'y 2324). sOlo se deherri la existente. 5760.e d e b e d . si se legara vino para el consumo habitual de la casa del legatario).

en los legados alternativos se obseroará lo dispuesto para las obligaciones alternatrvas. 639). si uno de los objetos no pudiera prestarse. 637). Si la elección fuera dejada al legatario. Legado de objeto alternativo Se denomina legado alternativo aquel que posibilita al heredero. en principio. el legatario puede reclamar el valor de la una o de la otra (art. 641). Si la prestación se ha hecho imposible sin culpa del heredero. y una de las cosas se hubiere perdido por culpa del heredero. Si ninguno de ellos puede prestarse. E . exista o no culpa de aquél. 3758. Legado de crédito '. Estando la elección a cargo del heredero. Coherentemente con lo dispuesto por el art. el legado queda extinguido (art. la eleccion corresponde al heredero (art. 641). F . aunque el causante puede otorgar esa facultad al legatario (art. que están en mi biblioteca). deberá darse el que queda. o en su caso al legatario. elegir entre dos o más objetos (Lego a Juan el cuadro de Spilimbergo o el de Soldi. y el uno ha sido por culpa del heredero. 3751. Por tanto.cuando se disponga que el importe del legado se invierta en la compra de determinados títulos de crédito. Según lo prescribe el art. y ellos y sus intereses se depositen para ser entregados al legatario cuando llegue a la mayoría de edad. éste tiene la obligación de entregar el valor del último que hubiere dejado de poder ser prestado (an. 642). según ' en el que el cual puede ser objeto del legado todo .

comprende sólo la deuda suh~istentey los intereses vencidos a la muerte del testador. por aplicación del art. El legatario tiene todas las acciones que tendría el heredero.l ampararse en la compensacióri que hubiera podido oponer contra el causante. se permite que el causante disponga en beneficio del legatario los créditos que tuviere contra terceros. Como oportunamente lo advirtió Machado. 3270. pero no la de los créditos que tuviera contra los herederos. Convendrá aclarar el posible equívoco que desliza la frase sólo la deuda subsistente y los intereses vencidos a la ntuerte del testador. Legado de Ziberacion El legado de liberación consiste en la remisión de la deuda que hace el causante a su deudor. Importa advertir que la trasmisión se opera directamente del causante al legatario. el vocablo sólo alude exclusivamente a lo que subsiste de la deuda. 3786: El legado de un crédito a favor del testador. . De allí que el deudor sólo podr. es un corolario de los principios generales. ya que es entonces cuando la voluntad cobra eficacia. por medio del te* tamento. El heredero 710 es responsable de la insolvencia del deudor. El legatario recibirá el bien tal como se hallaba a la apertura de la sucesión. o las modalidades que condicionaran la obligación. así se le trasmitirá.DISPOSIC~ONES TESTAMENTARIAS 311 comercio. de manera que si estaba perjudicado por cualquier circunstancia. pues de otro modo se llegaría al absurdo de que los intereses posteriores a la apertura no serían debidos al legatario. de la misma forma que deberá reconocer las sumas que se hubieran pagado a cuenta. Establece el art. G . La alusión a la deuda subsistente al momento de la muerte del testador.

o el título es . legada la cosa tenida en prenda. Legado de deuda Tal como lo establece el art. o la prueba se presenta como difícil. mas el legado hecho al fiador no libra al deudor principal. si el testador libera a uno de las codeudores solidarios.ndolo asi en el testamento. 707. a renglón seguido el Código establece. el reconocimiento de una deuda. Lo reitera el art. consigná. hecho a uno de los deudores solidarios. Pero.312 MANUALDE DERECIIO SI~CI:SORIO Dispone el art. una impresión extrafia. ya que a veces falta el documento constitutivo de la obligaci6n. cama la liberación de los codeudms. es 1r:putado como un legado mientras no se pruebe lo contrario. los arts. Como un corolario obligado del principio de la in~erpretación restrictiva de las liberalidades. puede significar una ventaja. libra al fiador. 3784 y 3785 repiten reglas comunes con relación a solidaridad y fianza. Según lo establecido en el art. 3784: El legado de la deuda. 3782: Legado el insi?i~nzentode la deuda. si lo hubiese y no se legase. a primera vista. no comprende las deudas contraídas después del testamento. dispone el art. 3785: El legado hecho al deudor principal. que la remisión de la deuda que hiciera el testador a su deudor. Observa Lafaille que el legado de deuda produce. 3783. y puede ser revocado por un testamento ulterior. esa liberación favorece a todos los codeudores. se entiende sólo remitido el derecho de prenda. se entiende también remitida la deuda. si no hay documento público o privado de ella. Respecto a la fianza. Por su parte. aunque es una forma un tafyto alambicada. H . en el art. si n o es restringido a la parte personal del legatario. 3788. Parece miiy singular que tina persona deje al propio acreedor la deuda por la cual está obligada. hecho en el testamento. ksta se entiende remitida.

1627. siguiendo la solución francesa. El art. y siempre entraña una facilidad mayor para el pago. sino el de legatario. por ende. si el legado afecta su porción legítima. Y establece que no se producirá la compensación. una controversia de viejo cuño. ni como legado. El art. el exceso no es debido.DISPOSICIONES TESTAMENTARIAS 313 discutible. El precepto supone al testador deudor del legatario. no está determinada la cantidad. Otras veces. cabe al acreedor la demostración de la existencia de la deuda. Sin embargo. al disponer: Si-el testndor manda pagar lo que cree deber. b ) los herederos forzosos podrán solicitar la reducción. y no debe. El Código resuelve. sin hacer distinción entre legados remuneratorios de servicios 0 Puramente gratuitos. la disposición se tendra por no escrita. disponieiido: Lo que el testador legare a su acreedor no puede compensarse con la deuda. 796 con relación a las llamadas obligaciones putativas. Si en ~ n z ó nde una deuda determinada se manda pagar m& de lo que ella importa. 3789 aparece como una reiteración de lo previsto en el art. debe tenerse presente que la categoría de legado apareja las siguientes consecuencias: a) el reconocido como acreedor no ocupa en la liquidación sucesoria el rango de tal. como 10s servicios profesionales en la situación prevista en el art. el títido que se le concede al acreedor por vía de legado complementa o reemplaza al existente. Convendrá marcar que la presunción contenida en el art. m . 3787 acepta el primer temperamento. ya que mientras algunos sostenían que cuando el legatario era acreedor del testador no debía suponerse la compeniación. 3788 es juris tantum y. De esta manera. otros creian que en algún supuesto la presunción era roced den te.

en el segundo supuesto no hay sino un solo legado. del legado de una suma cierta cuyo pago se fija en diversos t4rminos. y el legatario adquiere el derecho a toda la cantidad debida por cada uno de los términos. La nota que tipifica la categoría. que consiste generalmente en una suma de dinero. La prescripción que puede invocar el heredero para liberarse del pago es múltiple. aunque sólo haya sobrevivido al principio del mismo término.Las formas típicas en que se manifiesta esta categoría son el legado de alimentos y el legado de renta vitalicia. ya que el legado se traduce eri tantas obligaciones como períodos existan. 3794. Preceptúa el art. 3793: Si es legada una cantidad determinada para satisfacerla en tiempos establecidos. . como lo acota Machado. donde se lee: En los legados anuales o a . en perfodos determinados por el testador. Por lo tanto. como en cada año. y no es preciso que el legatario tenga aptitud tantas veces como t4rminos haya para el pago: basta que la tenga a la apertura de la sucesión. ya que están subordinados a que el beneficiario viva cuando se inicia cada periodo. Como lo expresa el codificador en la nota al art. aquél no podrá aducir que por haberse prescrito la prestación de un período ha quedado eximido de las sucesivas. sino de tantos como periodoa sucesivos deben pagarse. 3794. Es lo que dispone el art. el primer término comienza a la muerte dcl testador. es que no se trata de un legado. Legado de prestaciones periódicas El lega* de prestaciones periódicas es aquella disposición por la cual se otorga al legatario el derechode recibir la manda. Convendrá distinguir el legado de prestaciones peri0dicas.1.

372. . aunque la distinta fuente determina distinciones. La pormenorizacihn en que incurre el articulo no resulta feliz. el legado durará la vida del legatario.). la comida.términos designados hay tantos legados como años o términos. ni acertada. . J . La fundamental es que mientras en los alimentos debidos entre parientes. Lo define el art. en el legado de extensión queda al arbitrio del testador. el legado de alimentos constituye una de las variedades en que puede manifestarse el legado de prestaciones periódicas. Una sola prescripción no puede extinguirlos: son necesarias tantas prescripciones. Legado de alimentos Como ya se ha dicho. El legado de alimentos guarda semejanza con la obligación alimentaria emergente del parentesco (arts. K . si el legado se destinase a u n objeto de beneficencia sin determinarse la cuota. estos legados no se presentan generalmente bajo la forma prevista por el Código. Legado de beneficencia Según lo establece el art. la asistencia en las enfermedadcq hasta la edad de dieciocho años. si no fuese imposibilitado' para poder proctcrarse los alimentos. 3790 en estos términos: El legado de alimentos comprende la iwtrucción correspondiente a la condición del legatario. Si lo fuese. Como se observa. como haya años o términos. canti- . el alimentante no puede fijar per se la cantidad. ello no impide que las reglas referentes a la obIigación alimentaria sean aplicadas subsidiariamente. ya que lo usual es que el testador determine la cantidad que deberá suministrarse como manda alimentana. 3792. el vestido. 367 y SS. la habitación. Empero. y hubiera bastado con asignar el contenido descrito en el are.

Como bien se ha dicho. indudablemente es una tendencia que debe fomentarse la de contribuír al progreso colectivo con mandas de ese carácter. ni la forma en que ha de ser oblada. resulta atendible la observación formulada en nuestra doctrina de que el Código llegue. y a la parte de los bienes disponibles por el testado~. acaso. demasiado lejos. Sin embargo. éstas se determinarán conforme a la naturaleza ael objeto. se justifica cierto aflojamiento de la rigidez. por tanto. . Más atrás hemos considerado el apartamiento. el conjunto de los bienes relictos. pero si el testador no ha indicado la suma que desea invertir. y la expresión legado de herencia podrá ser solamente una expresión de comodidad. de la regla que impone la designación del legatario por el testador ( s u p a . Legado de universalidades jurídicas Puede darse el supuesto de que el restador disponga por medio de un legado de sus derechos a la universalidad o la parte alícuota de una herencia a la cual hubiere sido llamado. con la consiguiente penetración con los bienes del llamado. la cantidad y la especie. en este tipo de legados. al analizarse el precepto trascrito. no 692). L. debe observarse que para la validez de tal legado es necesario que se haya producido la aceptación. es en extremo vago dejar a los herederos o personas que intervengan en la ejecución del testamento la facultad de determinar la cuota. la herencia no constituye ya una unidad. Como advierte Messineo. abreviadamente. para indicar. En ese aspecto.dad o especie. y no un universum ius.

4DO 731.Así. cualquiera que sea la naturaleza d e j a manda. legados de cosas indeterminadas.). que se traduce en la facultad de exigir a los herederos su entrega. la adquisicion del objeto legado. Distinta es. De igual forma. el legatario adquiere el dominio de ella desde la muerte del testador (art. que presentará matices diferenciales según sea su categoría. etc. porque la donación es iin contrato que no subsiste sino . cuando el donatario entre vivos muere antes de haber aceptado la donación. en el legado de cosa cierta. ADQUISICI~N DEL DERECHO AL LEGADO Y DEL DERECHO SOBRE EL OBJETO LEGADO. . Como lo aclara Vélez en la nota respectiva. en los legados de remisión de deuda. Señala Borda que en la adquisición del legado es preciso distinguir entre el derecho al legado y el derecho sobre e2 objeto legado. recordando el pensamiento de Troplong. La segunda parte del art. ésta queda sin efecto. o de cosas fungibles. o de crtditos. El primero se adquiere desde el momento mismo de la muerte del causante. Pero.. en cambio. y el legatario ni siquiera está obligado a pedir la entrega del titulo en que conste la obligación.V. 3769). con todas las consecuencias anejas. 3766). aunque tiene la facultad de hacerlo (art. los efectos se producen desde la apertura de la sucesión. ADQUISICIdN Y ENTREGA DEL LEG. importa la facultad de exigir de los herederos la entrega del bien. ellos importan un derecho creditorio del legatario. si se tratara de legados que no fueran de las dos categorías aludidas (por ej. sin que se produzca la trasferencia inmediata y directa de la propiedad. 3804 establece: Se presume siempre aceptado el legado mientras no conste que ha sido repudiado.

el artículo siguiente impone la petición. Conforme a lo ya dicho (supra. el legatario muere antes de haber hecho conocer su aceptación. Tal como lo establece el art. será de aplicación la prescripción decena1 prevista por el art.. salvo que se tratare de mandas de prestaciones periódicas. el legatario no puede tomar la cosa legada sin pedirla al heredero o albacea. porque el legado no forma un contrato entre testador y legatario.a prescripción. deberá distinguirse. 4027. 4023. no*. 3767. que más adelante serán analizadas' (infrn. aparece indiscretamente tomada del ordena- . ella sólo se perderá por la prescripción adquisitiva de quien la posee.). por culpa del heredero. Sin embargo. Además. La obligación de solicitar la cosa aun cuando se esté en posesión de ella. si se trata de legados que originan un derecho creditorio contra el heredero. La norma se completa con las previsiones sobre repudiación. L.753 y SS. 3769). siendo procedente la reivindicación mientras aquélla no se haya operado. como es natural. de los objetos comprendidos en su legado. comienza a correr desde la apertura de la sucesión. nQ 730). Si al contrario. por un título cualquiera. a sus herederos la cosa legada que había adquirido. no será oponible al legatario cuando éste ignorare. aunque el legatario puede pedir el titulo de la deuda si existiere (art. Si se trata de legados de cosa cierta. Debe señalarse que están exceptuados de esa disposición los legados de. sin embargo. En cambio. trasmite. aunque los legatarios estén a la muerte del testador en posesión. en cuyo caso habrá de estarse a lo dispuesto por el art. su llamamiento.por el concurso de dos voluntades legalmente manifestadas.liberación.

miento francés. o en su caso el albacea. o cuando debieren realizarse bienes de la herencia para efectivizar el pago. como ejecutor testamentario. o cuando procediere la acción de reducción por haberse agraviado la legitima. Naturalmente. el caso en que los acreedores formularan la oposición prevista por el art. y la acción queda expedita desde el momento del fallecimiento. En ausencia de normas específicas. la exigibilidad del pago no está subordinada a la partición. sin embargo. si los herederos no tuvieran la posesión de pleno derecho de la herencia. Además. tal como lo prescribe el art. En consecuencia. Así. o se arguyere la nulidad del testamento. donde se halla justificada. 3398. los frutos son del legatario desde la apertura de la sucesión. por ello. No tiene sentido. deberá respetarse el novenario de llanto y luto. en cambio. En nuestro derecho. Como la adquisición del derecho al legado se produce desde la apertura de la sucesión. Convendrá tener presente. que distintas circunstancias podrán diferir el pago. se les deberá conferir un término prudencial para obtener la investidura judicial. 747. el pago debe hacerse donde se hallaba la cosa al momento de nacer la obligación. en el'domicilio del . deba pedir su entrega al heredero. que quien es propietario ipso jure de la cosa y está en posesión de ella. son de aplicación las reglas relativas a las obligaciones en general. en los otros supuestos. El sujeto obligado a la entrega del legado será el heredero. si se tratare de un cuerpo cieno. al momento de la apertura de la sucesión. es decir.

3767 dispone. su responsabilidad será intra vires y. . justifica la solución recordando que los gastos para hacer un pago son siempre a cargo del deudor. El art. son aquellos que se hacen necesarios para que el legatario sea puesto en posesión del legado. Con respecto a la forma. 3770: La entrega volitntaria del legado que quiera hacer el heredero no está sujeta a ninguna forma. Puede hacerse por cartas. los que hubiera que hacer para recuperar la cosa de terceros detentadores. Debe señalarse que el impuesto a la trasmisión gratuita de bienes no importa un gasto relativo a la entrega. habiendo interpretado nuestra jurisprudencia que ése es el alcance que debe asignársele a la cláusula libre de todo gravamen. que los gastos de la entrega del legado son a cargo de la sucesión. en el último domicilio del causante. Conviene precisar que los gastos mencionados por la norma. en su última parte. Y DEL LEGATARIO DE Si el heredero ha aceptado pura y simplemente y no es legitimario. en la nota al precepto. sino que pesa sobre el legatario. puede quedar obligado con su propio patrimonio al pago de los legados. comprendiendo los de su entrega material. establece el art. por tanto. Vélez. Ello no obsta a q u e el testador imponga su pago a los herederos. etc. sólo responderá en la medida de lo recibido. esto es. límite que siempre tendrá el legatario de cuota. RESPONSABILIDAD DEL HEREDERO CUOTA. o tácitamente por la ejecución del legado. de uso frecuente en las disposiciones testamentarias. 738. los de su traslado. Si se hubiera acogido al beneficio de inventario.deudor en el momento en que la obligación debe cumplirse.

La primera es que los alcances de la responsabilidad se condicionan a lo dicho al comienzo del parágrafo. en punto a los riesgos hubiera sido inás claro referirse a las normas generales. Como acota nuestra doctrina.10~arts. sino de una iridivisibilidad de la obligación.t pr'rdidas o los deterioros hu- . aplicando la doctrina emergente de. 578 y concordantes. De todas maneras. sin perj~liciode la acción del legatario para perseguir por el total de la cosa a aquel a quien se dio en su lote. cuando ella no admita división. obligados al pago del legado. de cualquiera de los herederos. 577. legado u n cuerpo cierto. 1n. $779 al disponer: Idos heretleros o personas encargadas del cldmplimiento de los legados. ocurridos posteriormente a la muerte del testador. responden al legatario de 10s deterioros o pérdida de la cosa legada y de sus accesorios. a menos que en este iiltimo caso. 3766. resulta lógico que el periculum pese sobre el adquirente desde la apertura de la sucesión. Según se advierte. y así lo prevé el art. por el efecto de la partición hubiese sido comprendido eh el lote que le hubiere correspondido a u n o d e los herederos. sin otra diferencia que adoptar como punto de partida el deceso del causante. sin embargo. pero son solidarios cuando la cosa legada no admite divisibn. los otros continuaran. ya que no se trata en rigor de tina solidaridad.Dispone el art. 3776: Los herederos están obligados personalmente al pago de los legados en proporción de su parte hereditaria. Convendrá formular dos observaciones con relación a la norma. La segunda se refiere a la calificación de ésta. y así lo resuelve el art. lo que indica el precepto es que el legatario puede reclamar la cosa. y no la tradición. Esta extensión de la responsabilidad continúa aun después de la partición. 3778: Si. disponiendo el art. Pero ello no excluye las consecuencias derivadas de la culpa o de la mora. sea por su *~4!$ao por haberse cbnstituido en mara de entregarla.

sólo responde del legado el responsable de la pérdida. y el resto de los bienes . sucedida la evicción puede demandar la otra cosa de la especie indicada. El Código se ha colocado en el supuesto de que los bienes de la herencia. y los gastos funerarios de la porción disponible.I~iesenigualmente sucedido. Allí se dispone: Si los bienes de la herencia o la porción de que puede drsponer el testador. en las prestaciones indeterminadas no se trata ya de una garantía. 3777. no alcutrzase a cubrir los legados. En realidad. si la cosa ha perecido por hecho o culpa de uno de los herederos. Dispone el art. enseguida se pagarán los legados de cosa cierta. no fueran suficientes para satisfacer los legados. después los hechos e n compensación de servicios. según la cual género y cantidad nunca perecen. 3780: El legatario de cosa cierta no tiene derecho a la garantia de la micción. 3795 un orden de prelaciones en el pago. cuando Cste es de una cosa cierta. pero si el legado fuese de cosa indeterminada en su especie. la prestación se concentra en la otra. aun cuando la cosa legada hubiese sido entregada al legatario. sino de la aplicación de una de las reglas de las obligaciones. o la segunda de las cosas comprendidas en la alternativa. se ob~ervardlo siguiente: las cargas comunes se sacarán de la masa hereditaria. o de dos cosas legadas bajo alternativa. desaparecida una de las obligaciones alternativas. La responsabilidad del heredero no está alcanzada por la obligación de garantizar la evicción del objeto legado. tal como lo preceptúa el art. Interesa advertir que. estableciendo en el art. o la porción disponible del testador.

nQ 198). Interesa remarcar que los legatarios deben subordinarse a la preferencia establecida en favor de los acreedores del causante. nQ 280). aunque ellas tengan un objeto determinado. que el orden establecido por la norma es supletorio de la voluntad del causante. a ) El legatario tiene una acción personal contra el heredero por la entrega del legado.DISPOSICIONES TESTAMENTARIAS 323 o de la porción disponible. ya que ellos constituyen genuinas cargas de la sucesión. tal como lo prescribe el articulo trascrito. 3795. en su Caso. ya que nada obsta a que éste establezca una prelación para el pago. se distribuirá a profruta entre los legatarios & cantidad. luego los remuneratorios de servicios. Las cargas comunes pesan sobre la masa hereditaria. las cargas son las obligaciones que nacen con posterioridad al fallecimiento del causante. Con referencia a ' h legados. La otra. como ya se ha visto. primero se pagarán los de cosa cierta. salvo que los legatarios hubieran ejercido la separación de patrimonios (supra. apartarse la porción legítima de 10s herederos forzosos. verdaderas deudas de ésta (supra.0s gasxos funerarios a la porción disponible. es que el concepto de legado de cosa cierta no es extensible a otras categorías. Una. Convendrá formular dos observaciones se bre el precepto. y por último. En cuanto a la imputación de 1. sea éste de cosa cierta 0 inde- . originándose como un efecto necesario de la apertura de la sucesión y siendo. deben ser pagadas las deudas del causante y las cargas de la herencia. los demás legados a prorrata. y sobre el remanente seguir el orden de pago de los legados previsto por el art. En síntesis. por su naturaleza. También tendrán prelación los acreedores del heredero cuando éste hubiera aceptado la herencia sin beneficio de inventario. la solución no aparece acertada.

Vélez se hace cargo de ella. c) La garantía de evicción. As. operado desde la muerte misma del causante (art. b) El embargo preventivo de los bienes de la herencia (art. C. C. 3773. e¿ legatario esta autorizado n reivindicarlo de terceros detentadores con citación del heredero. acotando en la nota al precepto. Proc. de la Nación y de la Prov. ya que debe solicitarla al heredero. que se salva citando al juicio al heredero. Si se tratare de un legado de remisión de deuda. Los legatarios pueden ejercer distintos medios de garantía. C) Si el legado no puciiera cumplirse por culpa del heredero.). Como se observa. que ya ha sido considerada (supra. 209. 3766).3 24 MANU%L DE DERFCHO SUCESORIO terminada. o de cantidades de cosas. de Bs. . entre los cuales merecen citarse: a) La acción de separación de patrimonios. y puede también aparecer si el heredero ha enajenado o no la cosa legada. 2. 5769). los legatarios de cosa cierta son titulares de las acciones reales originadas corno consecuencia del traspaso del 'dominio. b ) Además de la acción personal. inc. nQ 740). 3436). el cual puede excepcionar sobre la validez del legado o incapacidad del legatario. el pedido de la entrega del título es facultativo (art. Con relación a esto dispone el art. art. el legatario tendrá contra aquél una acción por reparación de los daños y perjuicios sufridos. la dificultad ticnica de reconocer esta facultad al legatario estriba en que éste n o tiene la posesión de la cosa. Civil. 3775: Cuando el legado sea de u n objeto determinado e n su individualidad. tendiente a evitar que los acreedores del heredero satisfagan sus créditos con preferencia a ellos (art.

Interesa advertir que este precepto no importa una norma del orden público. Con referencia a los horiorarios comunes y gastos causídico~. tal como el pago de las deudas del causante. Establece el art. 3796 establece: Cuando la sucestón es solvente. los legados sufren reducción proporcional hasta dejar salvas los legidimns. 3797: Cuando la sucesión es insolvente. Lo harán para la defensa de derecbs. El precepto recoge las reflexiones de Troplong. los legatarios no son responsables por las deudas y ca-as de la sucesión. Por tanto. el art.debe señalarse que tampoco el legatario debe contribuír a su pago. los legados no pueden pagarse hastu que estén pagadas b deudas. quien escribía: "El título oneroso es siempre más favorable que el . no pesará sobre éste ningún pasivo. ni aun aquellos gastos derivados de la conservación de la cosa legada hechos con anterioridad a la-apertura de la sucesión. vigilando los actos que puedan causar desmedro a ellos.IDAD DEL LEGATARIO Consagrando un principio universalmente admitido. Pero si no l o hiciera. Si hay herederos forzosos. aunque no asumirán el carácter de partes. excepto en el caso de que el haber hereditario 0 la porción disponible fueran insuficientes. el testador podrá poner a caigo del legatario el pago de determinadas deudas. en el juicio sucesorio. aunque las deudas hubiesen ido contraidas para la adquisici8n. RESPONSABI1.d ) Pueden intervenir. conseroación o mejora de la cosa legada. VI. Sí responderá por los gastos conservatorios producidos a posteriori de la muerte del tesrador.

y el que sucede en los legados particulares. tampoco pueden agraviar la porción legítima de los herederos forzosos. noB. De aquí todavía esta otra regla: Bona non dicintur nisi d e d ~ c t i oaere alieno. Así como las disposiciones del testador no pueden ocasionar desmedro a los derechos de sus acreedores. 381 1 define la figura en estos términos: El derecho de acrecer es el derecho que pertenece en virtud de la zoluntad presunta del difunto a u n legatario o heredero. VII. sufrirán la reducción necesaria.). donde dice: "Hay una gran diferencia entre el acrecimiento que tiene lugar en la institución de herederos. y estos últimos no pueden recibir sus legados sino en tanto que los primeros sean desinteresados". de aprovechar la parte de su colegatario o coheredero.título gratuito. El acrecimiento se causa n o precisamente por las palabras que for- . hasta dejar intangibles los derechos de los legitimarios (supra. Se sigue de estos principios que los acreedores tienen sobre los bienes de la sucesión un derecho preferente a los legatarios. pero entre los herederos universales estas condiciones especiales no son necesarias. cuando este no la recoge. El carácter universal de la disposición testamentaria las reemplaza por su latitud. Convendrá tener presente que en lo que sigue se considerará el instituto como figura típica de la sucesión a título particular. 3812. En estos últimos el acrecimiento está subordinado a las condiciones rigurosas de conjunción puestas por la ley. De aquí la máxima nemo liberalis nisi liberatus.48 1 y SS. DERECHO DE ACRECER El art. Si lo hicieran. recogiendo la observación formulada por el codificador en la nota al art. y ocaso su extinción total.

él no rige en la sucesión legitima. etc. Cinco requisitos tipifican e1 derecho de acrecer. d ) Desaparición de uno o mtis colegalarios. o de las presunciones de la ley. renuncia. Como se desprende de la lectura del precepto trascrito. Éste. hubiera prohibido todo acrecimiento. si el testador haciendo un legado que según las normas dadas debiese ser reputado hecho conjuntamente. ya que si se origina la concurrencia de herederos legítimos por haber fallado total o parcialmente la institución de herederos. 3819.DISPOSICIONES TESTAMENTARIAS 327 man la conjunción. por lo mismo que es universal". la definición limita el derecho de acrecer a la sucesión testamentaria. c) Conexión entre los sujetos. Es necesario que el colegatario no recoja su parte. que se regulará el llamamiento de los herederos. y están destinadas a suplir la ausencia de voluntad del testador. será en virtud de las normas que rigen aquélla. sino en viaud de la universalidad del título que absorbe todo. sea por fallecimiento. Interesa destacar que las normas establecidas por el C& digo tienen un carácter subsidiario. b ) Llamamiento plural. mediante una manifestación expresa. su disposición debe prevalecer sobre las previsiones del Código. Debe tratarse de un legado único. Tal como dispone el art. puede excluírla totalmente o establecerla en aquellos casos en que la ley no lo determina. aunque él pueda traducirse en objetos o prestaciones plurales. . Debe existir entre ellos una conexión que derivará de la voluntad del testador. o si haciendo un legado que no sea hecho conjuntamente hubiere establecido el derecho de acrecer entre los colegatarios. y no por las previsiones de esta figura. Los sujetos beneficiarios del legado deben ser varios. Ellos son : a) Unidad de objeto. Por tanto.

La norma trascrita queda completada por la descripción contenida en el art. A diferencia de la anterior. que exige el llamamiento en una misma disposición testamentaria. El derecho de acrecer no podrá funcionar si el caiisante expresamente se ha opuesto a él. Como se ve. . y a Emilia la otra mitad".328 MANUALDE DFRI CHO SI'CFSORIO e ) T/oluntad del causante. Habrá conjunción re et verbis. sin asignación de la parte de cada u n o de los legatarios o herederos e n el objeto de la institución o legado. cuando diferentes herederos o legatarios sean llamados conjuntamente a ~ t n amisma cosa e n el todo de ella. ya sea que esté manifestada o que la ley la presuma. 38 12. Es menester la voluntad del causante. si el testador dijera: "Dejo a Marta y a Emilia mi discoteca". si asignando partes dispusiera: "Dejo a Marta la mitad de mi discoteca. En defecto de esa expresión. b) Conjunción "re tantum". Como se ha dicho. N o la habrá. cuando el mismo objeto es dado a varias personas. la conjunción re tnntumse presenta cuando por cláusulas distintas se da el mismo objeto a varios legatarios. lo que los romanos llamaban conjunción re et verbis. Está consagrada por el art. y por tanto derecho de acrecer. esto es. el derecho de acrecer tiene lugar cuando así lo establece expresamente el causante. Habra acrecimiento e n las herencias y legados. la ley determina su procedencia en los siguientes casos: a) Conjunción "re et verbis". es necesaria la conexión de sujetos y la unidad de las cosas. en cambio. 3813: L a disposición t~stamentariaes repictada hecha conjuntamente. donde se dispone.

Dispone el art. ha sido dado en el testamento a muchas personns. Solucionando una cuestión que en su tiempo dividid a la doctrina francesa. que después ha quedado vacante por su muerte. se configurará la conjunción re tantum si el testador dijese en una cláusula: "Lego mi discoteca a hlarta". n o modifica 10s efectos normales del acrecimiento. N o habrá lugar al derecho de acrecer cuando el vinculo resulta tan sólo de la expresión usada para abreviar la manifestación testamencaria. susceptible o n o de ser dividido sin deteriorarse. cuando el testador llamaba a muchas personas a la misma cosa. Así. no ircrece al otro. hecho conjuntamente a dos individuos. recuerda el codificador en la nota al art. sino que se consolida a la nuda propiedad. señalando a cada una la parte que debía tener: " T t t i o et Mevio fundum Tusculanum do lego aequis parti bus". expresa o implicitamente. ha sido aceptado por ellos. 3818: Cuando el legado de uszsfructo. tal como si dijese que lega su discoteca por mitades a Marta y a Emilia. sea por disposiciones separadas del mismo acto. 3812. 3816: El legado se reputa htcho conjuntamente en todos los casos en que u n solo y mismo objeto. el usufructo acrece en beneficio del otro. que han de producirse antes de la adquisición del legado por cada uno de los legatarios. Constituye ello la conjunción verbis tantum. Se hacía. o sea por actos diversos. pero el . a menos que el testador. dispone el art. tomada de Aubry y Rau. y en otra cláusula distinta: "Lego mi discoteca a Emilia". La solución. hubiese manifestado la intención de hacer gozar al sobreviviente de Ea integridad del wufructo. la porción del uno. de modo que si uno de ellos n o quiere o no puede aceptar.

3817: El legado hecho conjuntamente debe ser reputado tal. En otros supuestos. no producirá consecuencias solidarias. Así lo dispone el art. Así lo preceptúa el art. que si luego de aceptado falleciere uno de los legatarios. De estos supuestos particulares hemos de ocuparnos en lo que sigue. el codificador ha creído conveniente regular su funcionamiento atendiendo a las peculiaridades del caso. en proporción de la parte que cada uno de ellos está llamado a tomar en el legado. La despeja la . pero para ello su voluntad debe aparecer claramente manifestada con términos expresos o implícitos. 3820: Cuando tiene lugar el derecho de acrecer. El Código ha resuelto de manera expresa que el legado no pierde su naturaleza conjunta. el usufructo acreciera la porción de los otros usufructuarios. además. sino que se proyectará en la medida de los respectivos intereses. y no la del titular de la nuda propiedad. EFECTOSDEI ACRECIMIENTO. a pesar de que mediare sustitución de los beneficiarios. El efecto natural del acrecimiento está establecido en la última parte del art.testador pudo disponer. Éste es el efecto normal del acrecimiento. la duda se presenta en cuanto a si debe cumplirse primeramente la sustitución. 75 1. Como se observa. o si ella queda sin efecto como consecuencia del acrecimiento. aun cunñdo el testador hubiese sustituido a uno o muchos de los legatarios conjuntos. 381 1: la porción no recogida por el legatario aprovecha a sus otros colegatarios. tal en la sustitución y en el cumplimiento de los cargos. Convendrá tener en cuenta que si el acrecimiento se ha dado en beneficio de varios sujetos. la porción vacante de uno de los colegatarios se divide entre todos los otros.

atendiendo a razones lógicas. por el legado establecido en los términos siguientes: #Lego mi casa a Pedro y a Pablo. su parte pasará a sus hijos por represeneaciónr>. la producci6n cientifica o artística. e inclinándose por la postulada por Troplong y Demolombe. el otro legatario o sus hijos recibirán la totalidad del legado". donde el codificados expresa: "Así. por ejemplo. 3817. Pero si esta sustitución misma llega a caducar.se juzga que es hecho conjuntamente tanto entre Pedro y Pablo. y si uno de ellos llega a morir antes que yo. la obligación de cumplir l a cargas que le estaban impuestas. Coherentemente con el principio establecido en el arte. no pasas a los otros colegatarios. Resulta lógico que si el testador quiso fomentar. se dispone en el art. Este es el principio. no dará lugar al derecho de acrecer si la sustitución hecha a beneficio de este legatario tiene su efecto.DISPOSICIONES TESTAMENTARIAS 331 nota al art. 3821: El derecho al acrecimiento impone a los legatarios que quieran recibir la porción caduca en la persona de uno de ellos. como entre sus hijos. cede a una excepción que prevé el are. el codificador dispuso en el art. cuya parte en el legado ha caducado. imponiendo para ello el cargo al legatario de realizar determinada obra. Sin embargo. Apartándose de la solución preconizada por Aubry y Rau. La caducidad del legado en la persona de uno de los legatarios. 3823: Los colegatarios a beneficio de los cuales se abre 0 pue- . 41 no pasará al otro colegatario cuyas condiciones personales no han sido tenidas en cuenta en la disposición. 3316. según el cual el sucesor universal o articular trasmite a sus sucesores el derecho de opción. 3822: Si las cargas fuesen por su naturalexa meramente personales al legatario.

RENUNCIA DEL LEGADO La renuncia del legado no se presume. Sin embargo. 3804: El legado caduca por la repudiación que de él haga el legatario. sin perjuicio del derecho de los herederos y beneficiarios de cargos por los deterioros y disminuciones de valor que puede experimentar el bien mientras estuvo en poder del heredero. en ese sentido. lo trasmiten a sus herederos con las porciones que en el legado les pertenecen. ella trasmite a sus sucesores universales el derecho de acrecimiento de la segunda porción. En cuanto a la forma. Lo razonable sería admitir la renuncia en todo tiempo. y la primera muere pendente conditione. si la segunda viene a faltar". Empero. y aun tácita. Como observa Machado. el art. ya que si se permite el abandono. ninguna exigencia contiene nuestro ordenamiento. aun después de haber sido aceptado. citados en la nota. 3805).de abrirse el derecho de acrecer. El legado puede renunciarse en todo tiempo. requiriendo una declaración expresa del beneficiario. es inadmisible que no se conceda la renuncia posterior a la aceptación por la existencia de cargas. esclarecen el concepto así: "cuando un legado hecho conjuntamente a dos personas es puro y simple en cuanto a una y condicional en cuanto a la otra.ste que ha sido repudiado. Por tanto. . dada la presunción le@ de aceptación. Se presume siempre aceptado el legado mientras n o con. Dispone. la renuncia puede ser escrita o verbal. VIII. los actos que permiten inferir la repudiación deben ser inequívocos y juzgados restrictivamente. Aubry y Rau. si tuviere cargas que lo gravaran no puede repudiarse por las modalidades que lo hicieran oneroso (art. la solución adoptada por la ley resulta equívoca.

no creó ningún vínculo entre ambas cláusulas y parece arbitrario presumirlo. Establece el art. un día antes de aprobarse la cuenta particionaria. 3806. el legatario puede librarse de los cargos por medio del abandono. mientras no ha internenido un acto de partición entre los herederos. se intentara volver sobre la renuncia. sin embargo. o si se quiere con motivo de la muerte del causante. si se aplicara estrictamente la norma. Los cargos son evidentemente accesorios del respectivo legado. Evidentemente. Sin embargo. y le impuso prestaciones cabalmente porque la recompensaba con mayor largueza. al dejar ambas mandas. de que habiendo repudiado la manda cuando comenzó a tramitarse la sucesión. Se acota en nuestra doctrina que podría darse el caso. tuvo en mira que una sola persona debía recogerlas. El legatario no puede aceptar una parte del legado y repudiar la otra. 1854 y 3774). es lo que surge de su letra. el legatario no podrá aceptar el legado libre y repudiar el otro. Observa Lafaille que cabría sostener que el testador. 10 que no autoriza para extender esta dependencia a 10s demás artículos contenidos en el acto. estableciendo una indivisibilidad. de los cuales uno fuese con cargo. pues de esa forma estaría condicionando la voluntad del testador a su propio arbitrio. .Tal como lo dispone el art. Ello es un corolario de que la medida de su responsabilidad está dada por la misma cosa (arts. Como en todas las liberalidades. esto no es lo que ha querido la norma. el legatario puede retirar 511 renuncia al legado. 3807: N o puede repudiarse una parte del legado y aceptarse otra. Si hubiese dos legados al murno legatario.

". 14. p. 1958.L. FASSI.". p. 1930. . "Rev. 953. t.: El derecho de acrecer. 87. As. del Colegio de Abogados de La Plata". p.José L. "Rev. Por una parte constituye un caso típico de la acción paiiliana (arts. el precepto envuelve el juego de dos acciones. t.L. 13.enuncia de la herencia (suprn.". . p. GUACLIANONE. nQ 121).y por la otra.: El legatar~ode parte alicuota. Roberto Ernesto: Legado de cosa cierta a adquirirse. del Colegio de Abogados de La Plata". y GRONBE~G. t.". p. en Cinco estudios de derecho sucesorio. del Colegio de Abogados de La Plata". doct. Felipe: El prelegado en el derecho romano y en el derecho moderno.". 219.Juan C. 1. X. t. no 4. enero-junio 1960. no 1. Hugo: De las mandas o legados. 5G..t. 929.334 MANUALDE DERECHO 5I:CESORIO Con una solución similar a la adoptada al regular la i. Derecho de acrecer.). Onús. 809. Legado de Barte alicuota. t. Manuel: Legado de beneficencia. Aquiles H. p. Carlos M. 22. t. p. 939.. B3. "LL.: Los principios que rigen la sucesidn y la naturaleza juridica del legado de parte alicuota. Madrid. As.: Legado de cosa grarpada. Bs. "L.". GATII. 64. Como se advierte.. 1946. "L.". p. en Scritti giuridici varii. 961 y SS.. Bs.Pietro: 11 prelegato e la successione. 57.: Vocacidn sucesoria. p. As. "Rev. ~ J E Eduardo: .L. 7. La trasmisi6n del dominio en el legado de cosa cierta. Juridica de Bs. 11. p. As. 1975. 32. Montevideo. p. "L. RLesx~.: El legado de bien ganancial. Nota de juriqrudencia: Nnturaleza del legado de parte alicuota. secc. "J.Manuel J.". 1926. p. "Rev. 53. As. 1196). Eduardo B. "L. p. t.D. El legado de bien gnnan'cial y la reforma del Codigo Civil. Bl BLlOGRAFfA ESPECIAL ANASTASI.". 822. "L.".Santiago C. Es. Augusto C. Torino. ARCARAMZ. 1958-IV. enero-junio de 1971. CLEMENTEDZ DIW. se establece en el art. t. 11. t. "E. 13.L. enero-junio 1c968. Juridica de Bs.. 3808: Los acreedores del legatario pueden aceptar el legado que él hubiese repudiado. nV 26. P t W LASALA. 91. Guaco. Bus=. As. 845.. 1927.L. 443. t. BONFANTE.A. no 20. ario XII.: El legado de cuota. Un supuesto de extincidn por concurso de causas lucrntivas en el COdigo Civil argentino. "Rev. Leonidas: La situacidn luridica de los legatarios de parte alicuotii. p. p. BELLUSWO. 1957. el ejercicio de la acción subrogatoria (art. 144. 92.

a saber: sujeto. "La inexistencia es una noción conceptual -no legal-. sea el objeto. no son tales por carecer de algún elemento esencial de ellos. INEXISTENCIA DEL TESTAMENTO Señala Llambías que "la nulidad es una sanción de la ley que recae sobre un acto jurídico real o existente. si el juez puede declarar la nulidad de oficio.INEFICACIA DE LAS DISPOSICIONES TESTAMENTARIAS 1. sea el sujeto. que reúne los elementos esenciales de tal. es decir. "Las nulidades constitiiyen medidas de resorte legal. si la acción de nulidad es Prescriptible. A este n o ser acto jurídico se lo designa adecuadamente con la denominación de acto jurid ico inexistente. . si se puede subsanar el vicio del acto nulo: cuáles son las consecuencias de la declaración de nulidad. objeto y forma específica o esencial. si el ministerio fiscal puede aducirla en el interés de la moral y de la ley. cuyo régimen está determinado por la misma ley. quién es el titular de la acción de nulidad. sea la forma específica. etc. que nuestro entendimiento aplica a ciertos hechos. que no obstante tener la apariencia de actos jurídicos. Es así que ella establece si la nulidad es una cuestión que deba ser articulada por la vía de la acción judicial.

en la hipótesis. la teoría de la conversión del acto jurídico. 762. INEXISTENCIA DEL TESTAMENTO POR AUSENCIA DE FORMA. no obstante aquélla. serán inaplicables las previsiones referentes a los efectos de los actos nulos o anuladm. por carecer de los elementos esenciales para su existencia. d) Tampoco será procedente. Por tanto. nQ 553). A P L I C A C I DE ~ N LA INEXISTENCIA AL TESTAMENTO. no es posible tratarlo como lo que no es. como caregoría. b) Los jueces tienen la facultad de comprobarla y aplicar de oficio las consecuencias anejar a tal declaración. estableciendo que aquéllas constituyen elementos viscerales del acto. En lo que sigue se examinarán los casos que pueden encuadrarse en la categoría de testamentos inexistentes. La diferenciación conceptual establecida se traduce er? que la inexistencia. c) Dándose el supuesto. en principio. y no la inexistencia del acto jurídico (art. . Pese a que la falta de forma produce. pero no será testamento. En zlgunos supuestos. el hecho puede asumir la apariencia del acto jurídico testamentario. cabe concluír que la ausencia de forma testamentaria importa la inexistencia del acto. 1044). Más atrás hemos referido la diferencia entre formas y formalidades (supra. nada de esto puede reglarse tratándose de la categoría racional de actos jurídicos inexistentes: es sólo nuestro entendimiento el que nos muestra que si algo no es acto jurídico aunque aparente serlo. apareja las siguientes consecuencias: a) Es posible alegarla judicialmente por todo interesado y en cualquier estado del proceso. ni imputar a ese algo los efectos propios de los actos jurídicos efectivos y reales". la nulidad. tratándose de testamentos se presentan peculiaridades que hacen procedente la inexistencia. 763."En cambio.

T a l 10 que ocurriría en el supuesto de falsedad material de un testaológrafo. c ) testamento mancomunado o conjunto. que el cumplimiento de una disposición de última voluntad expresada de palabra no es una ratificación de un acto nulo. donde se considera como obligación natural pagar un legado dejado en un testamento al cual faltan formas swtanciales. La ausencia del sujeto determina la inexistencia del testamento en tres supuestos: a) falsedad del testamento. una obligación natural. si se admitiera la prueba de testigos o la de presunciones. de manera que el heredero que lo cumple voluntaria y conscientemente carece de acción de repetición. ya que se exige. que la voluntad del causante conste en un acto escrito. Hay quienes entienden que el legado verbal ha originado. por nuestra parte. no" 768 y SS. sino un acto espontáneo del heredero. inevitablemente. que desborda el marco de !as obligaciones naturales. en todo caso. 764.). Sin perjuicio de lo que más adelante se verá (infra. prodiicida por la acción de un tercero que . INEXISTENCIA DEL TESTAMENTO POR AUSENCIA DEL SUJETO. 515. b) otorgamiento por mandatario o representante legal. al no haber sido otorgado por quien aparece como testador. a) Falsedad del testamento.INEFICACIA DE LAS DISPOSICIONES TESTAMENTARIAS 337 Por ello. La afirmación encuentra su sustento en lo preceptuado en el inc. la certeza de la expresión del causante. 3 del art. debe advertirse que en algunos supuestos la falsedad del testamento encubre su inexistencia. elirninando las incertidumbres que surgirían. Se persigue. de esa manera. Entendemos. Respecto de esto se suscita la duda sobre la suerte del legado verbal hecho por el testador y cumplido por sus herederos. será inexistente el testamento nuncupativo u oral. en la especie.

si el notario diera como comparecido a quien no concurrió a otorgarlo. Se contrariarían. el acto de disposición de bienes para después de la muerte. que la voluntad debe ser expresada personalmente por el testador. constituiría un pacto sobre herencia futura y. implica que no se trata de la voluntad individual y desligada de toda otra. En efecto. más aún. es decir. A t e no puede delegarlas ni dar Poder a otro para testar. También sería inexistente. individual (art. como contrato. o en el de falsedad intelectual del testamento por acto público. Asl lo establece el art. b ) Otorgamiento por mandatario o representante legal.ha imitado la firma y la letra del presunto causante. y no por otra persona. o por el representante legal del incapaz en su nombre. el testamento redactado por mandatario. Como se observa. nQ 506). por falta del sujeto otorgante. el testamento es un acto estrictamente personal del testador. otorgado con el concurso de dos o más personas. . 946) o. la unilateralidad y la revocabilidad. por tanto. q u e es la que nuestra ley admite como formativa del acto testamentario. pues aun cuando la voluntad de los sujetos otorgantes existe. 3619: Lar disposiciones testamentarias deben ser la expresión directa de la voluntad del testadar. Los testamentos mancomunados o conjuntos contrarían los caracteres de unilateralidad y revocabilidad con que la ley tipifica el acto. la vinculación de la de cada uno de ellos con la del otro. 3618). c ) Testamento mancomunado o conjunto. no sería unilateralmente revocable. Como ya se ha visto (supra. el testamento es un acto jurídico unilateral (art. El testamento mancomunado es inexistente por ausencia de sujeto. ni dejar ninguna de SUS disposiciones al arbitrio de u n tercero. carácter que resulta un corolario obligado de la genérica prohibición de los pactos sobre herencia futura.

donde el proceso formativo del acto jurídico *uiera ha tenido comienzo de ejecución. Ellos son: la frustración de la voluntad testamentaria y la voluntad testamentaria no perfeccionada. pero será de ningún valor la disposición que sólo cobre contenido acudiendo a dichos papeles privados. que el causante otorgara el acto. si en las cédulas o papeles no concurren los requisitos erigidos para el testamento oldgra~o. Ese alcance tiene el art. elude la precisión técnica. no procede hablar de inexistencia.INEFICACIA DE LAS DISPOSICIONES TESTAMENTARIW 339 Debe conceptuarse también inexistente la instituci6n mística. Si esa remisión es parcial. será de ningún valor es una expresión que puede adecuarse tanto a la inexistencia. habrá testamento. 3620. Se trata meramente de una intención no materializada en los hechos. . mediante dolo o violencia. la previsión comprende no s610 el acto formalmente válido como testamento en el cual hubiera una delegación total de las disposiciones testamentarias a otros papeles privados. como a la nulidad absoluta. Interesa advertir que la sanción. Si la voluntad testamentaria se ha frustrado por la obra de alguien que ha impedido. cuando dispone: Toda disposición que. a) Voluntad testamentaria frustrada. sino también el supuesto de que la remisión sea respecto de a! persona del heredero o legatario. sobre institución de heredero o legados haga el testador. será de ningún valor. En efecto. refiriéndose a cédulas o papeles privados que después de su muerte aparezcan entre los suyos o en poder de otro. Convendrá señalar dos supuestos que no encuadran en la categoría de inexistencia. Como acota Fassi. tal como ha sido mentada en la norma.

si' se presentara un testamento redactado por mandatario. aun protocolizado. 767. Uno. Corolario de la facultad del juez de verificar en cualquier momento la inexistencia y aplicar de oficio sus consecuencias. La ejecución voluntaria de legados por parte de los herederos constituiría una donación. es que él puede negar la protocolización si el testamento es manifiestamente inexistente. 3296 (supra. b) Voluntad testamentaria no perfeccionada. Ellos son: a) Protocoliración. tal. que la liberalidad ejecutada por el heredero . puede quedar tipificada la causal de indignidad prevista por el art. testamento. A más de las diferencias especificas con la nulidad. De igual forma... por ej. la inexistencia del testamento se proyecta particularmente en dos aspectos. por ej. nQ 50). "Tampoco puede hablarse de inexistencia cuando la voluntad testamentaria no ha quedado perfeccionada por resultar inconcluso el proceso formativo del acto testamentario. El testamento inexistente no es confirmable. o si falleciere durante la realización del acto notarial".Interesa marcar que ello no impide que se abra la posibilidad de iiiia acción resarcitoria en favor del perjudicado contra el responsable de la frustración. Tal. Esto último cobra particular importancia en dos aspectos. b) Confirmación. ~ N S E C U E N C I A SDE LA INEXISTENCIA DEL TESTAMENTO. se articule la inexistencia del. Convendrá acotar que nada obsta para que. sin que ello importara confirmar las disposiciones. si luego de entregada la minuta al escribano no llegara a redactarse la escritura.

deberá observarse que no configurarán una falsedad instrumental. es decir. .). aquél no contenía. imitando la letra del testador. como n o se puede someter el reconocimiento del testamento ológrafo a quien es atribuído. n o es necesaria la imitación. revocación. Pero como bien se observa. el testamento antedatado o posdatado por el testador. La distinción es importante desde el punto de vista peya que mientras la falsedad material constituyk delito. 0 reconozca una deuda que no es tal. etc. o el que atribuya al instituído un pavntesco inexistente. 11. Otro. imitando los signos de autenticidad propios de aquel a quien se le atribuye.INEFICACIADE LAS DlSrOSlCIONES 'TESTAMENTARIAS 341 q e d a r á sometida a todas las reglas que rigen las donaciones (inoficiosidad. La adulteración se producirá cuando los signos de autenticidad sean aprovechados para referirlos a otro contenido distinto de aquel a que se hallaban unidos antes en el mismo documento. bastando para la falsedad que se lo extienda y firme con el nombre de aquel a quien se atribuye. la manuscripción y firma. es decir. En cuanto a la ideológica. contando con la complicidad o complacencia de quienes atestiguarán sobre su autenticidad en el proceso de la protocolización. Esto con respecto a la falsedad material. Así. dos actos imponibles. Así. y del heredero al legatario) y. las manifestaciones engañosas. por tanto. n o será falso. FAISEDAD DEL TESTAMENTO Habrá falsificación cuando el testamento ológrafo sea hecho por otra persona. el testamento quedará adulterado cuando se le agreguen fechas o disposiciones que. que desde el punto de vista impositivo habrá dos trasmisiones (del causante al heredero. sino que aquél se hará por testigos.

no'. nQ 615). queda sometida a las mismas reglas el acta que el escribano inserta en la cubierta del testamento cerrado (supra. o se atribuyan al testador manifestaciones que éste no hizo. Desde el punto civil carece de relevancia. La habrá cuando figuren cumplidas formalidades que no se dieron. En ese sentido. firma o escritura. o cuando no ha pasado ante el escribano que figura autorizándolo. por todos aquellos a quienes se oponga. También puede configurarse la falsedad intelectual en el testamento por acto público y en el acta del cerrado. a su £alsedad. por tanto. 593 y SS. pues ni aun tratándose de falsedad material es necesaria acción especial para atacar la validez del acto. De igual forma. o si la fecha insertada no es verdadera. dispone el art. raspando o borrando. Habrá la primera cuando se altere la escritura o el testimonio. aun después de la protocolización. El testamento por acto público es una escritura pública y queda sometido. o cuando el testimonio difiera del texto de la escritura matriz. En ambos.). Puede ser atacado por su fecha. Se crea un testamento falso cuando no ha sido dado por quien aparece otorgándolo. y a las formas de impugnación (supra. la falsedad puede configurarse por adulteración o por creación. 3650 que el testamento ológrafo. a las reglas propias de ésta en cuanto a su fuerza probatoria.la ideológica no está incriminada. pudiendo éstos seroirse de todo género de pruebas. Pero deberá tenerse presente que la falsedad intelectual no se refiere a cualquier inexactitud introducida en el testa- . dada la intervención del escribano como fedatario.

En otros casos.de1 testamento. la de no poder firmar. sobre todo la intelectual. cuando los desconoce. o se falsificara un testamento ológrafo imitando la letra y firma del testador. por medio de la querella de falsedad. por parte del testador. sino tan sólo a las constancias que éste prueba erga omnes. la falsedad. exigiendo la segunda que prospere la primera. por ej. que el testador se hallaba en perfecta razón. De manera quc el acto no será falso por la circunstancia de que el testador haya mentido al expresar su voluntad diciendo. Si ella consiste en un acto que no fue otorgado por quien figura testando. ante el escribano alguien que no concurrió en realidad. se encamina generalmente a ocultar un vicio invalidante del testamento. sino que debe estar a las manifestaciones que se le hacen... como. como si apareciera compareciendo. Como acota Fassi. la falsedad encubrirá una nulidad. O dice conocer a aquél o a 10s testigos. Bastará comprobar la falsedad para declarar inexistente el testamento. encubrirá un supuesto de inexistencia. .INEFICACIADE LAS DISPOSICIONES TESTAMENTAEIN 343 mento. Tampoco la habrá cuando sean inexactas las manifestaciones del escribano sobre circunstancias que no estA obligado a consignar. cuando se trata de hechos que el testamento no prueba erga omnes. que carece de herederos forzosos o que reconoce una deuda inexistente. Por la misma razón. por ej.. tal. En todos estos supuestos las acciones de falsedad y nulidad son acumulables. pero no una falsedad. no habrá falsedad cuando sean inexactas las expresiones del escribano relativas a hechos que no puede verificar por sí mismo. Dicho de otra forma. habrá una simulación. La falsedad podrá configurar supuestos de inexistencia (i de nuIidad. por ej. El escribano manifiesta que el testador le dictó las disposiciones cuando no pudo hacerlo. y la causa de ello.

tramitándose ambos procesos independientemente. La falsedad del testamento tipifica el delito sancionado por los arts. de 10 existtmcia material de los hechos que el oficial público hubiese anunciado'como cumplidos por él mismo. por lo que resulta procedente el trdmite de aquél hasta la providencia de llamamiento de autos para sentencia. 2) en caso de ausencia del acwado. inclusive. por acción civil o criminal. en que la acción criminal no puede ser intentada o continuada. En ambos casos habrá de estarse a lo dispuesta en el art. e n cuyo caso la acción civil puede ser intenta& o continuada contra los resfictivos herederos. luego de algunas vacilaciones. . donde se establece: S i la acción criminal hubiere precedido a la acción civil. La acción penal no excluye la civil. n o habrá condenación en el juicio civil antes de la condenación del a m a d o en el juicio criminal. o que han pasado en su presencia. el injtrumento público hace plena fe hasta que sea argüido de falso. 292 y 293 del C. 993. 1101.Tal como lo dispone el art. y puede intentarse antes de esta o mientras se halla pendiente su tramitación. o fuere intentada pendiente ésta. En la doctrina judicial se ha impuesto. que lo prohibido es que se dicte sentencia en lo civil mientras se halle pendiente el proceso penal. con-excepción de los casos siguientes: 1) si hubiere fallecido el acwado antes &ser juzgada la acción criminal. Importa destacar que la promoción de un juicio penal por falsedad de testamento no obsta a que éste pueda ser impugnado civilmente por otra causal de invalidez. Penal.

aunque no haya sido parte en el proceso criminal. Por tanto. no se podrá tampoco alegar en el juicio civil la existencia del hecho principal sobre el cual hubiese recaido la absolución. 1102: Después de la condenacidn del acusado en el juicio criminal. Dispone el art. no puede. l 106: C d q u i e r a que sea la sentencia Posterior sobre la acción criminal. .CANCE LA SENTENCIA PENAL. Como anota Vélez: "La jurisdicción civil no puede declarar que no existe el hecho criminal que la jurisdicción criminal ha tenido por tal. no podrá invocarse ésta civilmente. éste carecerá de cualquier efecto civil. si el imputado hubiese resultado absuelto por no existir falsedad. sin necesidad de reiterar juzgamiento. ni juzgar inocente de ese hecho al que la otra jurisdicción ha declarado culpable". no se podra contestar en el juicio civil la existencia del hecho principal que constituya el delito. "Así -dice Vélez-. ser admitida a probar en el tribunal civil la existencia del hecho". El Código prevé los alcances de la sentencia dictada en lo penal sobre el juicio civil. De modo tal que si civilmente se consideró válido el testamento. la sentencia anterim dada en el juicio civil pasada en cosa juzgada. la sentencia penal ulterior que lo declarara falso no tendr4 efecto alguno &re la trasmisión hereditaria que como consecuencia de 61 se hubiera operado.DI? 774. ni impugnar la cillpa del condenado. los resultados de éste no se alterarán por lo que se resuelva en aquélla. la persona que se dice dañada por ese pretendido hecho. 1103 agrega: Después de la absolución del acusado. Por su parte. el art. Establece el art. en dos preceptos. Convendrá tener presente que si la acción penal fuere intentada luego de haber concluido el juicio civil. consewarú todos sW efectos. si se condena al imputado por falsedad de testamento. De igual forma. AI. cuando-el tribunal criminal ha juzgado que el hecho atribufdo a Pedro no existe.

pero no podrá dictarse sentencia hasta que ésta haya concluído. La prueba de la falsedad pesa sobre el actor. podrd ser ejercida por los acreedores del legitimado en uso de la subrogación (art. Conviene tener presente que la amplitud probatoria reconoce limites impuestos por . la acción civil puede iniciarse aun cuando esté pendiente la penal. En otro caso. La acción debe deducirse ante el juez de la sucesión. o la química si el testamento fue objeto de adulteraciones. Pero. Toda clase de prueba es procedente. la que mayor relevancia alcanzará será la de peritos.Como hemos dicho ( s u p a . en cuyo caso . No tratándose de una acción personalísima. ya que se trata de una cuestión de orden publico. Si lo que se aduce es la falsedad material. el art. aun cuando ella no haya sido opuesta como defensa. 902 establece: Los testigos de tin instrumento y el oficial público que lo extendió no pueden contradecir.el mismo Código. sin perjuicio de lo que oportunamente se decida al respecto. procede hacer lugar a la cosa juzgada en lo civil. La doctrina judicial ha establecido que habiendo sentencia penal. Sin embargo. si no alegasen que testificaron el acto por dolo o violenciu que se les hizo. cuando se pretende hacer valer un testariiento ológrafo contra quien está en posesión de la herencia y éste niega la autenticidad de la firma del testador. debiendo acreditar quien la promueva su legitimación activa. 1196). la prudencia ordena que el demandado no se desentienda de la prueba y acredite la ausencia del vicio imputado. no 773). como se acota. a quien invoca el testamento le incumbe la prueba de que la firma es verdadera. demostrando la pericia caligráfica si la letra o la firma pertenecen o no al testador. En efecto. se ha resuelto que la sentencia absolutoria de un imputado de falsedad de testamento no es óbice para la admisión de la prueba pericia1 en el juicio civil sobre falsificación de testamento. variar ni alterar el contenido de 41.

el hecho dará lugar a responsabilidad solidaria por los daños que se hubieren causado. Si los que se valen del testamento conocen su falsedad. por aplicación de lo dispuesto en el art. Sin embargo. será admisible la prueba de la institución verdadera. . si se hubiera lavado el nombre del heredero instituido y se hubiera escrito otro en su lugar. La ausencia de confirmación deriva de que al cumplir un testamento que sabe falso. y la herencia deberá trasmitirse al beneficiado genuino. ser5 procedente la reconstrucción del texto original. el heredero no obra en función de la voluntad del causante. La liberalidad es por tanto suya. la prohibición cederá cuando aquéllos aleguen que testificaron o autorizaron el acto víctimas de dolo o violencia.el instrumento público no valdrci. sino de la propia. Siendo posible. La ejecución voluntaria del testamento falso no importa la renuncia del derecho a impugnarlo. Y así. 1081. no de aquel.

En cuanto a la segunda parte del precepto trascrito. Como lo sefiala la doctrina. la . sin perjuicio de la debida adecuación y de la procedencia de causales especificas. 3630 prevé la distinción. no periiidica a las otras disposiciones válidas. 1039. y no podría ser en parte nulo y en parte válido. Queda dicho con ello. le serán aplicables las reglas generales de nulidad de aquél. estableciendo: La nulidad de un testamento pvr vicio en sus formas. entonces. ella n o es más que tina reiteración de lo establecido en el art. como cualquier otro acto jurídico. y entre nulidad absoluta y relativa. la nulidad será total. que en materia testamentaria habrá de estarse también a la distinción entre nulidad total y parcial. donde se dice que la nulidad parcial de una disposición en el acto. entre testamentos nulos y anulables. es en cuanto a su forma indivisible.111. pero si se han llenado ¿as formas. Por tanto. el testamento. como se verá en lo que sigue. no anula sus otras disposiciones. Pero si ella se concentra en las disposiciones contenidas en aquél. NULIDAD DEL TESTAMENTO Y DE LAS DISPOSICIONES TESTAMENTARIAS El testamento es una especie del acto jurídico. puede ser total o parcial. Como a su tiempo lo advirtii Segovia. El art. siempre que sean separables. Cuando la invalidez apunta a atacar el acto mismo. la nulidad de la institución de herederos por cualquier cawa que fuere. cawa la nulidad de todas lar disposiciones que contiene.

etc. como el mismo Segovia apuntaba. propiciando su abandono. Supóngase que la nulidad . En tal caso se presenta el problema de estab l e c e en qué grado la nulidad de uno de los factores puede significar la nulidad del conjunto. en cuyo conjunto pueden distinguirse diversos actos jurídicos. Y así. sin depender de una investigación de hecho para su declaración. cuando la nulidad no aparezca manifiesta y requiera. su reclamación. no constituyen por su naturaleza un todo indivisible. 3658. prueba y sentencia. pueden unas ser válidas y otras nulas.INEFICACIA DF LAS DISPOSICIONESTESTAMENTARUS 349 aplicabilidad del precepto supone la existencia de actos jurídicos complejos. si el testamento ológrafo careciera de firma o de fecha. cuando el testamento por acto público contenga un legado en favor del escribano autorizante o cuando la disposición se haya gravado con una tnrga imposible o contraria a las buenas costumbres o si se tratara de una sustitución fideicomisaria.. El testamento será nulo cuando su invalidez aparezca manifiesta. 'Tal. Será anulable. Un autorizado sector de nuestra doctrina ha restado importancia a la distinción. sino que resulta contradicho por lo que la práctica enseña en materia testamentaria. por ej. a no ser que el testador haya expresado su intención en contrario. habrá nulidad parcial que se limitará a la disposición inválida. en cambio. o si el realizado por acto público no contuviera las enunciaciones requeridas por el art. por tanto. compartiendo el pensamiento con Fassi. Es que las disposiciones testamentarias. NOSotros creemos. cada uno de los cuales tiene objeto o agentes propios. en cambio. Lo expresado tiene aplicación en distintos supuestos. El ejemplo más elocuente lo constituye la invalidez fundada en la falta de perfecta razón. que ese criterio no sólo desconoce la importancia que el derecho actual concede a la certeza en las situaciones jurfdicas.

deberemos estar a las enseñanzas de nuestra doctrina referidas al acto jurídico. el testamento no será declarado válido en cuanto a su forma y h sucesión se deferirá a aquellos a quienes corresponda. Y así. se invoca que el testamento es anulable. y los instituidos en el pretendido testamento. si siguen reclamando la herencia. Para distinguir la especie dentro de la clasificación. en cuanto en un caso la nulidad es cierta. y en el otro exige la investigación de hecho con todas las garantías del debido proceso". no requiere investigación de hecho. el testamento será declarado vAlido en cuanto a su forma. Es decir que si las categorías nulidad absoluta y nulidad relativa tienen primordial importancia. calidad que a su turno depende de . es decir. o un testamento por acto público en que no conste que su lectura se le hizo al testador y testigoa que vieron a aquél. los instituida en él recibirán la posesión de la herencia y quienes esarían llamados a recogerla. las categorías nulo y anulable también la tienen desde otro Angulo. tienen que intentar una acción ordinaria por peticibn de herencia. Así sucederá. en tal caso. la nulidad absoluta se diferenciará de la relativa por la mayor intensidad de la sanción legal de invalidez. "si se presenta iin testamento d6grafo escrito a máquina. La invalidez testamentaria puede derivar de una nulidad absoluta o relativa.sea manifiesta. y puede prescindirse del testamento sin dilación. sin molestias ni pérdida de tiempo entrarán en posesi6n de la herencia. resultarán privados de la herencia hasta la promoción y sustanciación de un latgo proceso ordinario. como en el caso de falta de la perfecta razón. acota Fassi. de prosperar la causal de anulabilidad. por la diferencia del bien protegido y de loa efectos. Si la nulidad es no manifiesta. al no computarse el testamento nulo. Los herederos a quienes el testamento excluía.

La solución se reitera en el art. en este caso. cuando la disposicibn contenga una sustitución fideicomisaria. Establece el art. la persona en cuyo favor se ha establecido la sanci6n de nulidad. 3829. En cambio.que el acto afectado entre o no en conflicto con el orden público o las buenas costumbres. A lo dicho nos remitima. aunquc el acto esté revestido de todas las formalidanGs requeridas para la validez de los testamentos. Los alcances y requisitos de ambos preceptos ya han sido examinados (supra. CONFIRMACI~N TESTAMENTO NULO POR VICIO DE FQRMA. Lo dicho puede traducirse en un par de ejemplos: habrá nulidad relativa si el testamento estuviera afectado por vicios del consentimiento. nQ 567).s formalidades requeridas para la validez de los testamentos. por ser contraria al orden público. o si prescribe la accibn pertinente. sólo presenta una nulidad relativa establecida para la protección de un interés particular. el acto nulo o anulable que no afecta al orden público ni a las buenas costumbres. donde se dice: El testadar no puede confirmar sin reproducir las disposiciones contenidas en u n testamento nulo por sur forvns. Lógicamente.aunque dicho acto esté rcuestido de todas.1a. sufre todo el peso de la sanción legal. habrá nulidad absoluta. anota Llambias. El acto contrario al orden pííblico o a las buenas cosrumbres. confirma el acto viciado. en su primera parte: El testudor no puede confirmar por un acto posterior lar disposiciones contenidas en un testamento nulo por sus formas. o sea. DE U N 783. es decir. adolece de nulidad absoluta. sin reprodi~cirlas. . 3629. la imperfección del acto podrá subsanarse si el interesado.

Asf. si la nulidad es relativa podrá prescribirse la acción. es posible su confirmacibn mediante un nuevo testamento que haga remisión al primero. puede confirmarse cuando la recupere. puesto que de otra forma se estaría admitiendo la psibilidad de hacerlo tácitamente por el mero trascurso del tiempo. 4023. . Tratándose de una nulidad absoluta. intimidución. sino que se remite a un testamento válido en cuanto a la forma. un testamento nulo por haber carecido el testador de la perfecta razón al otorgarlo. por violencia. será de aplicación la prescripción decena1 prevista por el art. CONFIWACI~N DEL TESTAMENTO NULO WR TINTA DEL VICIO DE FORMA. Será de aplicación el art. dolo. 4030: La acción de nulidad de los actos jurídicos. O fa& caiwa. mediante un testamento que exprese que mantiene las disposiciones del acto inválido. CAUSA DIS- Si el testamento estuviera afectado de nulidad por una causa distinta del vicio de forma. En cambio.784. error. y des& que el error. no se ha testado por relación a un acto carente de las f o m testamentarias. Fuera de los supuesta mentados en la norma. desde que la violencia o intimidación hubiese cesado. el dolo o falsa causa fuese conocida. la acción que persiga la invalidez es imprescriptible. Ello no es más que la consecuencia obligada Qe la imposibilidad de confirmar el acto. se prescribe por dos años. haciendo desaparecer el obstáculo extrínseco que hubiera podido impedir su ejecución. Como enseña Demolombe.

Si el heredero la creyó razonable y justa. 1047. 3 del art. ha cumplido con un deber moral imborrable". 1065. que habla. . el art. para que se opere la confirmacidn es imprescindible que el legitimado no sólo conozca la causa invalidante que afecta al acto. no quedará confirmado el testamento por su cumplimiento v e luntario. El primero es el art. C U M P L I ~ ~ I E DEL N T OTESTAMENTO VICIADO. el inc. se daría el absurdo de que se prohibiera un acto y se protegiera. al mismo tiempo. como acota Rarde. Si se trata de vicios de forma. confirmándolo mediante su ejecución. que considera entre las obligaciones iiaturales las provenientes de actos jurídicos carentes' de las solemnidades exigidas para su validez. Por último. y dice que tiene lugar el día del fallecimiento del disponente en los actos de última voluntad. como es ¿uobligación de pagar un legado dejado en un testamento al cual faltan formas sustanciales. sino que además lo cumpla con la voluntad cierta de prescindir de ese vicio. "no cabe suponer que alguien esté en mejor situación que el heredero para juzgar el grado de incapacidad del causante. y procederá la repetición. ni el pago de una manda obliga al cumplimiento de otra contenida en el mismo testamento.786. la solución encuentra su asidero en tres preceptos del Código. En cuanto a la nulidad proveniente de la falta de perfecta razón. pues de otra forma. El segundo. su ejecución. 515. decidiéndose a pagarla. que prohíbe alegar la nulidad al que ha ejecutado el acto sabiendo o debiendo saber el vicio que lo invalidaba. En cambio. Como se observa. en algunos supuestos las partes legitimadas pueden renunciar a hacer valer las nulidades de un testamento. aunque incidentalmente. si la invalidez proviene de una ilicitud. Pero deberá señalarse que no basta la ejecución parcial como confirmación total. No obstante el vicio. del efecto retroactivo que produce la confirmación de los actos nulos. y saber en qué medida le impidió apreciar razonablemente la liberalidad que instrumentaba.

el ministerio fiscal estará legitimado para solicitarla. se originará un litisconsorcio necesario entre ellos. El interés puede ser condicional. lo que logrará no incluyendo en el proceso aquellas que quiere dejar intangibles. ella no podrá entablarse. Puede ejercerse como principal. Tendrán legitimación pasiva todos aquellos a quienes beneficie el testamento. La legitimación activa está conferida a todos aquellos a quienes beneficie la declaración de nulidad. se necesita tener interks para poder ejercer la acción. y cuyas pretensiones no podrían satisfacerse con la mera declaración de nulidad. Como se ha visto.La acción de nulidad debe deducirse ante el juez del sucesorio. ya que de no haberlo. pero es necesario que haya nacido y que no sea eventual. pero también puede ser objeto de una demanda reconvencional 0 de una excepción. salvo que las partes expresamente consintieran la vía incidental. En todo caso. "el actor puede perseguir deliberadamente ese fin. en cuanto a su contenido". como se ha observado. aun cuando el trámite del juicio testamentario hubiere terminado. La acci6n deberá tramitarse por la vía ordinaria. cuando sólo le interesa la nulidad de algunas y no de todas las disposiciones testamentarias. Pero. los efectos de la nulidad no le serán oponibles. Si son varios. . si alguna de las personas beneficiadas por el testamento no ha sido citada a juicio. resultando nula la sentencia si el juicio se hubiera sustanciado sin la presencia de todos los litisconsortes. ya que h i s t e la de una nulidad parcial del testamento. máxime si decretada se actualizara el llamamiento del fisco. Convendrá señalar que carecen de legitimación activa quienes no tienen un interés jurídico protegido por otras acciones. Tratándose de una nulidad absoluta y manifiesta.

y sin adelantarnos a lo que inás adelante se verá. puede seiíalarse: la enajenación voluntaria de la cosa es un supuesto de revocación. La caducidad. 3838). 3840). también. por último. en cuanto a sus consecuencias. ya sea en forma expresa o tácitamente. ni la declaración de validez en cuanto a sus formas. convendrá precisar las distinciones que existen entre la caducidad y la revocación de las disposiciones testamentarias. 1. Si la cambia. Contrariamente. que judicialmente se ha resuelto que la promoción del juicio no impide la protocolización del testamento. la enajenación forzosa. REVOCACION DE TESTAMENTOS Antes de avanzar en el tema. ya que si bien ambas causan la extinción de éstas. Ambas difieren. IV. y la liberalidad sólo recobrará su eficacia si existe una nueva manifestación testamentaria del causante. que no impide la eficacia de la disposición si la cosa vuelve al dominio del testador (art. que extingue la disposición testamentaria aunque la cosa vuelva al dominio del testador (art. habrá revocación.Debe señalarse. es un supuesto de caducidad. se produce como resultado de circunstancias independientes de la voluntad del testador. a las cuales la ley les imputa el significado de extinguir la disposición testamentaria. en cambio. la caducidad de la disposición no obsta a que ésta recobre su eficacia si desaparece el motivo que determinó su extinción. . A guisa de ejemplo.a revocación extingue definitivamente la disposición. cubren circunstancias que no se superponen. Para la eficacia de la disposición testamentaria es menester que el testador haya perseverado en la manifestación de voluntad hasta su muerte. en cambio.

o bien puede ser presunta. En primer lugar. Habrá revocación presunta del testamento cuando el causante contraiga matrimonio. 3826 establece: Todo testamento hecho por persona que no esté actualmente casada. la prueba de que el testador no ha querido que su matrimonio invalidara el testamento preexistente. Revocación por mat~imonio El art. A. ya que se crean nuevas afecciones y un vínculo que origina un heredero forzoso que no tenía ese carácter cuando se redactó el testamento preexistente. conceptúa que se trata de una presunción j u ~ eet de jure. la discusión gira en torno de la presunción contenida. o rompa el pliego exterior del testamento cerrado. expresando que revoca el anterior.789. Los alcances del precepto han suscitado discrepancias que se proyectan en dos sentidos. que por el solo hecho de las nupcias ha cambiado la voluntad del testador. El criterio opuesto. y es la tesis que informa los pronunciamientos judiciales. 3631. SUBSISTENCIA Y REVOCACIÓN DE LA VOLUNTAD TESTA- MENTARIA. que aceptamos. queda revocado desde que contraiga matrimonio. cancele o destruya el testamento oliigrafo. La primera se dará cuando el testador otorgue un nuevo testamento. Para unos. Mientras n o esté rmocado. el testarnent~hecho con las formalidades de la ley vale durante Ia vida del testador. cualquiera que sea el tiempo que p a ~ edesde su formación. tendrá el carácter de juris tant u m y sería procedente.ntad. se presume que el testador persevera en la m i s m uoifc. . Tal como lo prescribe el art. en ese caso. La revocación podrá provenir de una manifestación de voluntad expresa. por ende. La ley supone.

Si el testador ha celebrado matrimonio. siempre el matrimonio ulterior válido hará perder eficacia al testamento preexistente. entendemos que la situación es equiparable por completo a la de quien otorgó su testamento siendo soltero. Sin embargo. el causante pudo estar casado cuando redactó su testamento y luego. celebrar otro. Como lo acotó Bibiloni al redactar su Anteproyecto. difieren las opiniones sobre la inteligencia de la mención actzlnlmente casada. realizada en la norma. es declarado nulo. De igual forma. el artículo es una infiel traducción del modelo. el testamento resultará revocado. pues en éste se dice que el testamento quedará sin efecto cuando el otorgante contraiga matrimonio. tiene igualmente efectos revocatorios sobre el testamento preexistente. se producirá la revocación de la disposición. con posterioridad. y éste. disuelto ese matrimonio. en la especie el testamento sería válido. si únicamente el cónyuge supérstite hubiera sido de buena fe. Sin embargo.INEFICACIA DE LAS DISPOSICIONES TESTAMENTARUS 357 En segundo lugar. Según se observa. cualquiera que haya sido el estado civil del testado1 al otorgarlo. De atenernos a la letra del precepto. pues obran los mismos fundamentos invalidantes. En efecto. el juego del matrimonio putativo impone limitaciones a lo categórico de la afirmación. Por tanto. recobrará validez el testamento que las nupcias habían revoiido. No obstante que el matrimonio sea in extremis. si ambos cónyuges eran de buena fe y la sentencia de nulidad se dicta luego de abierta la sucesión. . como el matrimonio produce hasta el momento de aquélla todos los efectos del vínculo válido.

estableciendo la exclusión hereditaria del cónyuge supérstite. B. adoptó el sistema patrio. si no contiene confirmación del primero. que en todos los aspectos restantes tiene las consecuencias de la unión válida. induce naturalniente la presunción de que el testador obra como si antes no hubiese testado. Según el sistema del Código. Así lo establecía el art. Justificando la solución. que no exigía ser expresa ni requería que ambas manifestaciones de voluntad fueran contrarias o incompatibles. porque el hecho de proceder a un nuevo testamento.Como ya se ha visto (supra. al considerar la vigencia de testamentos sucesivos. Evítanse así las innumerables cuestiones que se ven en los comentadores del Código francés. también las tendrá con respecto al testamento. 3828 en la redacción de Vélez: El testamento posterior anula el anterior en todas SUS partes. excepto que la nueva manifestación contuviera una confirmación expresa. se establecía una presunción por la cual la existencia de un testamento posterior implicaba la revocación. 3573 contiene una presunción juris tantum dirigida a aventar los propósitos captatorios de las uniones celebradas en esas condiciones. el art. según el cual todo testamento posterior revocaba al anterior. . Revocación por testamento ulterior El codificador. manifestaba Vélez en la nota respectiva: "Seguimos la disposición de la Ley de Partida. nQ 414). sobre la incompatibilidad intencional del testador con sus disposiciones". Pero esa limitación no se extiende a los efectos del matrimonio. Por tanto.

afirmó que el art. p. Dicho pronunciamiento fue adoptado por la unanimidad de los jueces y se fundó en un enjundioso voto del doctor Llambías. anteriormente -otorgado por el mismo testador. sostuvieron la necesaria flexibilidad de la previsión. .dor de evitar las innumerables cuestiones que la interpretación del precepto había originado en los tribunales franceses. y que recogieron los comentaristas. Esta polarización de direcciones que muestra la doctrina se ofrece tanibién en los pronunciamientos judiciales. Y así. no faltaron las interpretaciones que en la búsqueda de criterios más justos. aunque una corriente que puede calificarse como mayoritaria. 3828 hacía una aplicación rigurosa de la norma. En él se sentó como doctrina que la redacción de un testamento no importa necesariamente la revocación de otro no mentado en aquél. sin duda. quien. si por las circunstancias del caso parece indudable la voluntad del otorgante en el sentido de mantener la eficacia de las disposiciones primitivas ("La Ley". ateniéndose literalmente a los términos del art. t. 102.INEFICACIA DE LAS D I S P O S I C I O N E ~TESTAMENTARIAS 359 La intención del codifica. no impidió que su fórmula originara no pocas dificultades y discrepancias. sosteniendo la posibilidad de la confirmación tácita. 34). el más importante ha sido el fallo plenario de la Cámara Nacional Civil de la Capital dictado en 1061. a menos que por la manifiesta compatibilidad entre las disposiciones debe entenderse que las primeras han sido confirmadas implícitamente por las Últimas. De éstos. 3828 preceptúa que el testamento posterior -como principi* revoca al primitivo del cual nada dice.

por el revocar ahora usado. con los alcances dados por la jurisprudencia plenaria. La incompatibilidad de las disposiciones será la resultantc 2: un juicio lógico donde se compruebe la imposibi- . Importa seíialar que es acertada la sustitución del verbo anular. entonces. que en los casos de duda se inclina por la ejecución simultánea de los dos testamentos. Portugal e Italia. Se señala así. pues bastaría que la duda sobre la intención cierta del testador se suscipase con fuerza suficiente para que el primer testamento se estimase revocado. Uruguay. que la solución de Vélez. puesto que aquélla era una expresión a todas luces inexacta. como lo atestiguaba su juego con el art. La solución dada por la reforma ha sido criticada. que es también el que han adoptado las legislaciones de Chile. revocación tácita cuando el testador haga disposiciones incompatibles con las formuladas en el testamento anterior. y n o a la compatibilidad de las disposiciones que puede n o coincidir con aquélla. empleado en la norma primitiva. Para Llambías. aventaba esos peligros. sólo e n cuanto sea incompatihle con las disposiciones de este. 383 1. Habrá. 3828 dispone en su nueva redacción: El testamcnl o posterior reooca al anterior. 3828 era la interpretación literal que consideraba irrefragable la presunción de voluntad revocatoria.La reforma introducida por la ley 17. Brasil. Perú. En ese sentido se ha señalado que a lo que correspondería atender es a la voluntad del testador. es tan fluído que corre el riesgo de caer en la arbitrariedad judicial. objetándose que el criterio francés recogido en la nueva redacción. enrolándose en el sistema francés.71 1 se vuelve contra la pi imitiva solución. lo criticable del art. pero es objetable también la misma presunción rigurosa de mantenimiento de la voluntad anterior por la sola compatibilidad de las disposiciones. El art.

De ahí lo establecido en la segunda parte del art. Según las características de la imposibilidad. lógicamente. La incompatibilidad jurídica está ejemplificada en el supuesto de que el testador después de haber legado a alguien la plena propiedad de un inmueble. RETRACTACI~N Y R E V O C A C I ~ N DEL TESTAMENTO POSTERIOR. y en otro posterior legue ese crédito a un tercero. claro está. 797. Usando ejemplos clásicos. el anterior subsiste. si el testamento posterior se declarase nuloaporvicio de forma. como resultado del juicio lógico comparativo que comprueba la imposibilidad de vigencia simultánea de ellas. le lega en un testamento posterior la nuda propiedad. si la calificación derivara de una absurda apreciación que desnaturalizara las disposiciones testamentarias. habrá que distinguir entre la incompatibilidad material y la incompatibilidad jurídica. o llegasen a caducar por cualquier cama. y surgirá de la interpretación comparativa de dos ó más testamentos. ?830: Pero si las nuevas disposiciones contenidas en el testamento posterior fallasen por razón de incapacidad de los herederos o legatarios. La solución. 3830.lidad de la ejecución simultánea de ella. como se ha visto. por tanto. por la vía de los recursos de inconstitucionalidad o inaplicabilidad de ley. la sola existencia del testamento posterior revocaba las disposiciones anteriores. La calificación de la incompatibilidad de las disposicie nes. La decisión judicial no podrá atacarse. La irrecurribilidad no ha de regir. NULIDAD. . En la solución de Vélez. ya que resulta de esto la revocación del legado en cuanto al usufructo. ha de ser la misma si el testamento posterior se anula por incapacidad s@ breviniente del testador o por vicios de la voluntad. constituye una cuestión de hecho. T a l como lo dispone la primera parte del art. existirá la primera en el caso de que el testador haga en su primer testamento un legado de liberación a su deudor. CADUCIDAD.

valdría siempre la reuocación del primer testamento causada por la existencia del segundo. no hace entonces revivir las que contenía el p i m e r testamento. las disposiciones de éste no estarán afectadas y conservarán su eficacia. Pero si la retractación contuviese nuevas disposicio7us. Si fuesen varios. hecha por el mismo testador. etc. la caducidad de las disposiciones contenidas en el testamento posterior h o afectan la revocación. por tanto. . importa su revocación. de diverOas maneras: quemando el testamento. Pero si la caducidad se produce respecta de una disposición poster ior compatible con la del primer testamento. se establece en el art. mientras no se hubiesen destruido o cancelado todos sus originales. teniendo en cuenta la reforma introducida al art. producirá efectos revocatorios. Como se advierte. ha evidenciado un cambio en la voluntad del testador y. C. hace reuivir sin necesidad de declaración expresa s w primeras disposiciones. pese a su caducidad. o por otra persona de su orden. La destrucción o cancelación puede realizarse. En cuanto al testamento especial que caduca por el trascurso del tiempo. 3831 establece: La retractacibs hecha en forma testamentaria por el autor del testamento posterior. o trazando sobre (él barras o rayas. o suprimiendo la firma. si no hubiese expresado que tal era su intención. el testamento no queda revocado. 3833: La canceUación o destrucción de u n testamento ológrafo. Revocación por cancelación o destrucción Sentando una excepción a la regla según la cual un testamento no puede ser revocado sino por otro posterior. o rompiéndolo en pequeños pedazos. si estas revocaban las anteriores por incompatibilidad. cuando no existe sino un solo testamento original. el art. Con referencia a la retractación del acto revocatorio. 3828. debe entenderse que aquél.

como se advierte. la disposición ha sido prevista para los supuesti en que no mediando una expresa y clara v e luntad del 'testador. pues el testador pudo razonablemente creer que era suficiente para mantener sus disposiciones la subsistencia de un instrumento solamente. 799. De ahí que la Cámara Nacional Civil de la Capital haya resuelto que debe considerarse revocado el testamento si uno de sus dos ejemplares -que quedó en poder del testador. entraría siempre dentro de la forma tácita. según la doctrina francesa. sin decirlo. es necesario que se cancelen o destruyan todos los ejemplares para que se produzca la revocación. Pero. Es una manifestación de voluntad tan categórica en el sentido de privar de eficacia al testamento. que sustituye a una manifestación pública y manifiesta de revocación. de la cual carece el otro ejemplar que quedó en manos de la beneficiaria. pero ambas figuras son bastante aproximadas. 3833. La solución se justifica. previniendo fraudes. tal como lo prescribe la última parte del art. tornar imposible su ejecución. extendida de puño y letra del causaxite. en realidad. redacte su testamento en varios ejemplares y que los deposite en lugares distintos. máxime cuando suprime toda prueba. una revocación expresa. es algo más que todo esto: significa aniquilar el testamento. pues con ello el testador. en el hecho de que la supresión de un solo ejemplar no hace presumir necesariamente la voluntad revocatoria. Bajo otro aspecto. . En ese caso. PLVRALIDAD DE EJEMPLARES. agrega. Como se advierte.contiene una nota expresa en tal sentido.INEFICACIA DE LAS DISPOSICIONES TESTAMEMARLAS 363 Observa Lafaille que no media aquí. Es posible que el testador. ésta deba presumirse sobre la base de actos o hechos que importen una manifestación tácita de esa voluntad. resultando los demás inútiles. revela su propósito de volver sobre las disposiciones ya dictadas.

CANCELACIÓN PARCIAI. quien puede realizarla personalmente o delegarla.. Éste. en un tercero. por tanto. sustancialmente. en responsabilidad delictual o cuasidelictual. La 'posibilidad de que el testador cancele parcialmente las disposiciones testamentarias suscita dificultades. . AI~TERACIONES POR ACCIDENTE O POR HECHO DE UN TERCERO. $02. hecha con la intención de dejar sin efecto alguna de las disposiciones.sucesores y. ya que desde el momento de ella están definitivamente fijados los derechos de 1. dbra legítimamente y ho incurre. y la que recae sobre una enunciación exigida legalmente bajo sanción de nulidad. la que distingue entre la cancelacidn o rotura. con el deceso se ha producido la caducidad de la delegación. mediante mandato. en tanto que en el segundo el testamento sería totalmente inválido. Respecto de esto. al ejecutar el mandato. acota Deinolonbe que el mandato para ejecutar la destrucción luego de la muerte del testador es inadmisible. No lo tendrán. Entendernos. ellas deben obedecer a decisión del testador. 80 1. Si se trata del primer supuesto. la r e v e cación será tan sólo parcial.La cancelación o destruccibn debe ser fruto de la decisión del testador. cuando resulten ajenas a su voluntad. por tanto. limitada a una parte del testamento.que debe estarse a la solución dada por la doctrina clásica francesa. debiendo precisame si se mantienen vAlidas las no alcanzadas por el acto de aquél. Para que la cancelación o destrucción tengan el efecto revocatorio.

mientras no se pruebe lo contrario. Allí se establece: Si el testamento hubiese sido enteramente destruído por u n caso fortuito o fuerra mayor. como podría serlo la caja de seguridad de un banco. .tarse antes del otorgamiento. los herederos instituidos o los legatarios no serán admitidos a probar las disposiciones que el testamento contenía. no influyen en el contenido del acto. por ello. aun cuando el testamento cancelado o destruido este fuera de la casa del testador. ni los borrad* res que pudieron redá. Dado que la cancelación o destrucción del testamento producen su revocación cuando son la obra del testador.. el ara. 3835 establece una presunción juris tantum disponiendo: Cuando u n testamento roto o cancelado se encuentra en la casa del testador. El precepto es terminante. o por el hecho de zin tercero sin orden del testador. ni copias fotográficas. se presume que ha sido roto y cancelado por él. No podrán admitirse. La destrucción del testamento por caso fortuito o fuerza mayor ha sido prevista por el art. resulta decisiva la prueba de la autorfa. las cláusulas de un testamento anterior. Convendrá advertir que la presunción ha de regir también. 3834: Las alteraciones que u n testamento pueda haber sufrido por u n simple accidente. Para facilitarla. si se trata de un lugar donde solamente éste tuviera acceso. si pueden conocerse exactamente las disposicio?tes que contenga.INEFICACIA DI: LAS DISPOSICIONES TESTAMENTAIUAS 365 Establece el art. 3837.

Dice el art. o con pacto de retroventa. no hay enajenación. y en el Código Napoleón. 3836: La rotura hecha por el testador del pliego que encier~au n testamento cerrado. el codificador reproduce a Troplong. y es que no basta la enajenación para revocar el legado. importa la revocación del testamento. Como advierte nuestra doctrina. que se continúa en el antiguo derecho español.Apartándose de las fuentes que cita. Enajenación de la cosa legada Siguiendo una tradición que arranca en el derecho romano. . quien decía: "Es preciso penetrarse de una verdad. y el testador lo lleva luego a un escribano para someterlo a las formalidades del cerrado. En la nota al precepto. y aunque la cosa vuelva al dominio del testador. el legado es revocado por la razón de que mi voluntad no concurre ya con la liberalidad que había hecho". aunque la enajenación resulte nula. aunque el pliego del testamento quede sano y reúna las formalidades requeridas para los testamentos ológrafos. REVOCACTON DE LEGADOS A. la disposición no armoniza con la lógica ni con otros preceptos del Código. el codificador ha dedicado una norma. en el antiguo derecho francés.poco feliz a la revocación del testamento cerrado. el documento debiera valer de las dos formas. 3838: Toda enajenación de la cosa legada. causa la evocación del legado. ya que si un testamento tiene los requisitos del acto ológrafo. sea por titulo gratuito u oneroso. sino la voluntad de enajenar manifestada por el testador. Cuando hago una donación a un incapaz. se dispone en el art. V. y sin embargo.

LEGADOS CUALES SE APLICA. legada una casa. al resto de los legados que no quedarán revocados por la enajenación de cosas particdares. Varios ordenamientos civiles. el legad9 subsistirá sobre la superficie restante. vendido aquél y conservados los arneses. pacíficamente nuestra doctrina admite que si la enajenación ha sido parcial debe considerarse-subsistente la voluntad del testador respecto de lo no enajenado. ello dependerá en gran parte de lo accesorio conservado. no parece que después de su v e n t ~el legado conserve eficacia respecto de algunos materiales que antes de la venta hubieran sido separados de la construcción y se conservaran. subsistirá el legado respecto de éstos. Alguna dificultad puede presentarse cuando lo enajenado es lo principal y se conserva solamente lo accesorio. de que ellos pierdan su eficacia por haberse agotado con esas enajenaciones la porción disponible. lo que decide la solución no es la pérdida del dominio. A LOS 807. claro está. con valiosos arneses. si se ha legado un caballo. distinguen según que la enajenación haya sido total o parcial. En cambio. Aunque nuestro Código no ha establecido la distinción. sin perjuicio. sino la voluntad revocatoria traducida en la enajenación. en este último caso. Así.Como se observa. por tanto. a la porción enajenada. entre ellos el francés y el italiano. deberá indagarse si la conservación importa una persistencia de la voluntad testamentaria. Y así. si se legó un campo y luego el testador enajenó una fracción de él. En el supuesto. La disposición está referida a los legados de cosa cierta. reduciendo la revocación. . Como observa Fassi. No será aplicable.

sea ésta suspensiva o resolutoria. reinarcando que ella tendrá efecto revocatorio aun cuaiido se hubiera reaiizado con pacto de retroventa. . Apartándose del derecho romano. la ineficacia de la enajenación no priva al acto de los efectos revocatorios sobre el legado. La solución es establecida en el art. la enajenación supone un cambio en la voluntad del testador. y exteriorizada. la revocación se producirá aun cuando el donatario sea incapaz de recibir la donación o no la acepte. que atemperaba la presunción en caso de enajenación onerosa.ES RESULTA. ya que resulta evidente que no hubo voluntad de privarlo de la liberalidad. ya sea por ejecución judicial o por expropiación. y no tuviera eficacia. no producirá la revocación del legado. Aunque inválida. Los actos gratuitos demuestran un cambio en la voluntad de beneficiar. sea el acto a título gratuito u oneroso. Habrá. donde se dispone: La venta hecha por disposición judicial de la cosa legada a instancia de los acreedores del testador.809. Si la enajenación resultara forzosa. 3840. por ende. nuestro Código la equipara a la gratuita. el acto no responderá a la valuntad del testador y. La revocación resulta de la enajenación. caducidad de la disposición. en el supuesto. Pero si la donacihn fuera en favor del legatario. si la cosa vuelve al dominio del testador. el legado subsistirá. no revoca el legado. Debe advertirse que la revocación tendrá lugar aunque el acto de enajenación estuviera subordinado a condición. En principio. ACTOSDE LOS CIJA1.

En cambio. si exagerando la doctrina de! artículo se diese efecto revocatorio a una enajenación nvla por vicio de consentirnienta. esta solución es la que mejor se ajusta a la esencia de 12 revocación. han suszieads opiniones encontradas en nuestra doctrina y en las fallos judiciales.: efectos revocatorres sobre i-1 lepdo.una dorsacirCln bajo h apariencia de venta. {Cómo una voluntad impotente para trasferir la propiedad. que se llegaría a consecuencias contrarias a los principios rriás elementales del derecho y de la razón. encubraet. declarada la nulidad y no habiendo existido una real voluntad 6. ga nulidad no privaría al acta de sl. que sustentamos. rl acec.rdo . r i s habrá revocación. pero no perfeccionada.e enajenar. ya que se trataria de un simple proyecto. La primera excepción la marca Vélez en la nota dl arr. 3838. donde escribe: "Pero podemos decir con Demante. no bastaría para revocar el legada. referidos a la cosa legada. Si la enajenación constituyer.p r ej.:rniento..Sin embargo. La intención simplemente manifestada. ya que los referidos a la naturaleza del arto o a la persma del adquirence no privarán de los erecta5 sevocacoria Tratándose de simulacibn. ya que cederá en distintos supuestos. y no de un acto corisurnado. si la simulac.ión fue relativa. {será posible atribuir algún efecto a un acto semejante?". deberá distinguirse. podría tener la fuerza de revocar un legado? Si la enajenacibn lleve al vicio de violencia o de error. tarnpcsco teri&ra efectos retrwatorios. él no tendría efectos revocatorios. La posición contraria.r. la regla no es absoluta. Para una primera opinión. una simulación absoluta. Si la nulidad p'cr~iniera de la falca de bíscerr. Convendrá zdvertir que los vicios del consentiniiento debecán referirse a la intencijri de enajenar. asigna al boleto de compraventa efecta revocatorios: Corno se observa. ya que lo que importa a la indagaci6n de la voluntad . Ltss efectos del boleto de compraventa.

que no hace salir la cosa del dominio del testador. una enajenación impropia. El Código ha previsto expresamente que la constitucióri de derechos reales de garantía sobre la cosa legada no altera la eficacia de la manda. Trasformacicin de la cosa legada El Código no ha reglado el supuesto de trasformación de la cosa como causa de ineficacia del legado. o un legado de madera que después hubiese empleado en la construcción de un buque. escribe Vélez. Si la trasformación se produce por un hecho ajeno a la voluntad del testador. convendrá establecer distinciones para precisar la especie. B. el testador trasforma esta en paños. dispone el art. 3839: La hipoteca de la cosa legada. o la constitución de ella en prenda. sin embargo. No obstante el pensamiento de Vblez. y es obvio que cuando éste ha suscrito un boleto ha expresado su voluntad de enajenar la cosa legada. asimila al perecimiento el haber dejado de existir en la especie que tenia. 3803. Aunque en el derecho se dice que la hipoteca es una manera de enajenacibn. que asimila la trasformación al perecimiento de la cosa. es. siguiendo a Troplong. Allí se ejemplifica con el caso de que luego de haber legado lana. 8 13. sino un acto negocia1 que obliga a la trasmisión del dominio.presunta del testador. en seguridad de una obligación. CONSTITUCI~N DE GRAVAMEN. no obstante que la nota al art. no cama la revocación del lrgado: pero 10 cosa pma al legatario con la hipoteca o prenda que la grava. y por esto no revoca el legado. Concordante con ese pensamiento. como seria el caso fortuito o la obra de . No hay una mera intención.

ya que ello indica que no ha persistido en la liberalidad. el Código ~ u d referirse o a Ias causales establecidas por el art. después de la muerte del testador. no*. En cambio. en lugar .). Ingratitud del legatario Al igual que las donaciones.A lo dicho alli nos remitimos. La distinción no es ociosa. C. Establece el art. habrá efectivamente caducidad del legado. por la inejecución d e las cargas impuestas al legatario. es regida por las disposiciones respecto a la revocación por la misma causa de las donaciones entre vivos. Los TEXTOS LEGALES. cwzndo éstas son la causa final de su disposición. Como se observa. Pero si la trasformación se opera por un acto voluntario del testador. 1858 relativa a las donaciones. recuperando la cosa su especie o forma original podrá revivir el legado.un tercero.651 y SS. REMISIÓN. Lo referido a la acción revocatoria. los legados pueden ser objeto de revocación fundada en la ingratitud del favorecido. habrá revocación. 3841: Los legados pueden ser revocados. 3842 agrega: La revocación de los legados por inejecución de las cargas impuestas. han sido considerados al examinar el cargo (supra. n9 788). la manda perderá definitivamente su eficacia. sus efectos. aun cuando la cosa retorne a su estado primitivo por obra del propio testador. puesto que como ya se ha visto (supra. el art. D. Znejecztción de cargas 8 15. si se ha operado la caducidad. y la legitimación activa para entablarla. Por su parte. tratándose de revocación.

La primera de las causales. como en materia de indignidad lo exige el art. La ultima de las causales no está referida a los agravios hechos al testador en vida. Dispone el art. la norma comprende todos los siipuestos del art. como dice el texto del art. delitos o injziria~graves comprende. ya que debió referirse a la revocación de un legado por ingratitud. no requiere la condenación en juicio. en su extrema latitud.tener lugar sino en los casos siguientes: 1) si el legatario ha intentado la muerte del testador. tentativa de homicidio. . para pedir la revocación de un legado o donación. sino a los actos que luego de muerto tienden a menoscabar el biien nombre y honor que hubiera merecido. Queda. 329 1. por tanto.de enunciar en el art. El mencionado artículo dispone: La revocación por causa de ingratitud no puede . o cometidb delito o injurias graves contra el testador después de otorgado el testamento. como lo hace su fuente. o desde que llegó al conocimiento de los nerederos. 4034: Ea acción de injuria hecha al difunto. y no lo fuera porque el legatario causó la muerte del testador. contado desde el dia en que la injuria se hizo. No sería coherente que la acción de revocación del legado procediera por caiisa de injuria. 3843. 2) si ha ejercido sevicia. librado al arbitrio judicial calificar si la conducta del sucesor ha podido privarlo del llamaniiento. El Código ha previsto expresamente la pzescripeE6n de la acción revocatoria. 4034. 3) si ha hecho una injuria grave a su memoria. En cuanto a la segunda. 3843 otras que n o coinciden con aquéllas. Pese a la impropiedad de los términos usados. el enunciado de seviciar. cualquier acto que pueda resultar lesivo de la dignidad del testador. se prescribe por zin año.

Fundamentando el precepto. como la afección que lo dicta. En lo que sigue habrá de considerarse la caducidad de las disposiciones testamentarias por premoriencia del beneficiado. salvo que los herederos del testador adiijeian y probaran que solo tuvieron conocimiento de la injuria dentro del año que promovieron la acción. y los efectos de la caducidad. De igual manera. una serie de normas que exceden ese marco. por incumplimiento de la condición. acota Velez en su nota: "El legado. Convendrá observar que la caducidad también habrá de producirse cuando la beneficiaria fuere una persona por nacer y hubiese nacido sin vida. y cuando por su muerte no puede recrbirlo. ya que muchas de ellas son aplicables también a la institución de herederos. por pérdida o destrucción de la cosa legada. VI. A. .\RIi-\S Bajo el título "Caducidad de los legados" el Código agrupa. si aquel a cuyo jnvor se ha hecho no sobrmive al testador. el art. con más amplitud. naturalmente caduca". CADUCIDAD DE LAS DISPOS1C. por renuncia del beneficiario. el legado caduca cuando el legaturio mvere antes que el testador. 3799. caducará el legado si se diera el supuesto de conmoriencia entre testador y legatario. 3743.INEFICACIA DE LAS DISI*OSICIONES TESTAMENTARIAS 375 La prescripción comienza su curso desde el día en que sucedió el hecho injurioso. a partir del art.IONES TESTAhIENT. es esencialmente personal a aquel para quien se destina. donde se lee: Toda disposición testamentaria caducara. La disposición reitera lo que preceptúa. Premoriencia del beneficiario Según lo establece el art. 3799.

si la disposición testamentaria hubiere tenido por objeto una fundación. el legado caducará si la persona jurídica hubiese dejado de existir. Sin ernbargo. no pudiendo hacerse ésta. el art.lis herederos. Interesa remarcar que la condición suspensiva es la impuesta a la adquisición del legado.Siguiendo a Aubry y Rau. respecto a su adquisicicín y trasmisión a los herederos del legatario. El art. 3799 agrega que el legado tambiGn caducará cuando la ejecución esta subordinada a una condición' swpensiua o a u n térmtno incierto. 3800. 3772: Si una condición suspensiva o u n término incierto es puesto. que fue su fuente. asimismo debe comprenderse en él a las personas jurídicas. De igual forma. Como lo expresa Vélez en la nota al precepto. 3799 mienta exclusivamente a las personas individuales. De la comparación de ambas normas resulta evidente que en la primera se ha deslizado un error al mentarse la ejccución. Según lo prevé el art. éste debe considerarse como puro y simple. ya que si se tratara del ejercicio del derecho cobrará vigencia el art. caducará el legado. y muere antes del cumplimiento de la condición o del vencimiento del término. la muerte de esa persona antes . ya que la referencia sin duda se dirige a la adquisición del legado. no a la disposición misma sino a la ejecución o pago del legado. si el legado ha sido hecho a tcna persona y a s.

antes de las mismas épocas. Así. los herederos adquieren el legado directamente del testador. ya que no es sino un supuesto de sustitución implícita. T a l vez la norma resulfe superflua. no cazun Ea caducidad del legado. Tampoco habrá de producirse la caducidad del legado. Convendrá advertir que al no hacer distinciones el precepto. o desheredación. el llamamiento de sustitutos podrá comprender tanto a los herederos legítimos como a los testamentarios del legatario. y no del legatario. y éste pasa a sus herederos. no por ello perdería la Facultad su derecho a la manda.INEFICACIA DE LAS DI>POSICIONES TESTAMENTARIAS 375 de las épocas designadas e n el articulo anterior. indignidad. Esa adquisición es independiente de la exclusión del legatario de la herencia por renuncia. 3801: Ln muerte del legatario. Como la voluntad del testador ha sido favorecer al establecimiento. Conviene tener presente que ésta es una materia sujeta 5 la apreciación judicial. . si el testador deseara dejar una suma de dinero a la Facultad de Derecho. por ejemplo. Dispone el art. Va de suyo que ello será en ausencia de una voluntad expresa del testador referida a quienes ha querido beneficiar. y no a la persona de su representante. Como a su tiempo lo observó Segovia. en lugar de hacer la disposición nominándola a ella. n o causa la caducidad del legado. aunque éste falleciera con anterioridad a la adquisición del legado. si éste hubiere sido hecho al titulo o a la cualidad de que el legatario estaba investido. m h que a su persona. no tanto en favor de la persona. sino del cargo o funciones que ésta desempeña. cuando aquél haya sido hecho. podría hacerlo en la persona de SU decano. no obstante la premoriencia del legatario. ni por intermedio suyo. ya que en algunos supuestos el sol0 hecho de consignar el título o la cualidad del legatario puede no importar que la liberalidad esté dirigida a la institución.

se habrá perdido para el legatario qiie era ya su dueño. Como se advierte. o por caso fortuito. resulta la norma que contempla el supuesto de legados subordinados a condición. perece e n su totalidad antes de la muerte del testador. se reitera lo previsto por el art. B. .. 3803: El legado caduca también. ya que es la consecuencia obligada del inciimplimiento de la condición: se considera la obligación como si niinca se hubiera formado.sino a individualizar con mayor pfecisión la persona del llamado. Si la cosa perece luego. sea o 7 1 0 por hecho del testador. c~randola cosa determinada e n su individualidad. Pérdida de la cosa legada Coincidiendo con una norma común a la mayoría de los códigos. CADUCIDAD Notoriamente superflua. que se desemperia en la Facultad de Derecho". por caso fortuito. se establece en el art. 3802: E1 legado cadltcará cuando falte la condición suspensiva a qzte estaba silhordinado. Así. es evidente que la disposición no traduce la intención de favorecer a la entidad. 548. si se dijera "lego a Fulano. Incitmplimiento de la condición suspensiva DE LOS I. Se dispone en el art. si el evento ha sido obra culposa o dolosa de un tercero. determinada en su individualidad. y el derecho se desvanece. Por tanto. o después de muerto el testador y antes de llegada la condicidn. perece antes de la muerte del testador. que jormabn el objeto del legado. o despiiés de ella y antes del cumplimiento de la condición. por ej. el legatario tendrá contra él las correspondientes acciones resarcitorias. 824.EGADOS CONDICIONALES. también. La caducidad sólo tiene lugar si la cosa. C. .

Convendrá tener presente. que tenía la cosa entera. Cuando se tratare del legado de una casa. que . el terreno no. la caducidad ~610 tendrá lugar cuando se tratara de objetos ciertos y hubieran perecido todos.era tan sólo un accesorio de él. hlantiene la iiiccr~idiiiiibrela nota al art. la destrucción total de ésta suscita dudas sobre la suerte de la disposición. aunque en medida restringida. ya que el legado caducará igualmente si aquél se debe a hecho del testador. el legado se debera respecto de los libros que quedaren. aunque es mayoritaria la opinión de que ella subsiste sobre el terreno. puesto que lo edificado . ha sido examinada al considerar la revocación de los legados. si se legó una biblioteca y ésta se quemó en su casi totalidad. o sea obra del caso fortuito. A lo dicho allí nos reniitiinos (supra. que la causa del perecimiento es indiferente. y la intención del testador fue asegurar al legatario vivienda. distinguiendo entre la que resulta del hecho voluntario del testador y la del ajeno a él. de un tercero. la inanda tendrá eficacia por lo que subsista de ella. por último. nQ 814). podría sostenerse fundadamente que el legado no subsiste por falta del objeto. CADUCIDAD POR E S P E C I E I C A C I ~ NO T R A S F O R M A C I ~ N La ineficacia de la disposición testamentaria derivada de la especificación o la trasformación. 626. Así. Si la cosa ha perecido parcialmente. Si se ha donado la casa y no el terreno o el inmueble. Acota Fassi: "La duda nace de que el legado no caduca en la parte que no ha perecido cuando ésta puede tener el niisrno sentido.Si se tratara d e legados alternativos. 3803. La casa sirve para habitarla.

Efectos de la cadzlcidud Los efectos de la caducidad del legado han sido contemplados en el art.Allí nos remitimos. El concepto queda aclarado por la nota del . En primer lugar. En segundo término.). o a aquellos a los cuales hubiese de perjudicar su ejecución. Allí se dispone: La caducidad de un legado resziltante de una causa cualqztiera. Cnducitlttd por renuncia La última causal de caducidad de los legados contemplada por el Código es la renuncia que de él haga el legatario (arts. Lo referente a ello ha sido examinado al considerar la renuncia al legado. D. cuando ya el legatario adquirió el legado puro y simple. 3809. que no sea la pérdida de la cosa legada. contempla cuatro supuestos. exceptuando el caso de perecimiento de la cosa que no aproveclia a nadie. en el capítulo anterior (supra. salvo una clara manifestación en contrario del testador". a los que estaban obligados al pago del legado. Éste satisface en no escasa medida. 3804 y 3808). Todos estos argumentos no nos parecen suficientes para privar al legatario del terreno.. aprovecha. 755 y SS. El precepto. E. habiendo sustitución vulgar. pero al parecer con referencia al perecimiento posterior a la apertura de la sucesión. no. que actualizará su vocación. el propósito del causante. no habiendo sustitución.menciona el caso. los perjudicados por la ejecución del legado habrán de beneficiarse con preferencia a los obligados a su pago. la caducidad del primer llamamiento beneficiará al sustituto. es decir. y debe ser mantenido a su respecto el legado.

C6rdobr. B u L u w o . El negocio jurídico. Reflexiones Sobre f i r m a faln'ficada o disimuladas. En tercer término. 1939. "J. 83. t. 1959. Madrid. esto es. 155.". Por último. p. R m a c i d n del legado por enajenacid* de la cosa. "ED. Manuel: El negocio juridico. "L. 12-1971. 113. h. p. t. 579.A. La subrogacidn de la cosa legada por su valor o precio. Rrvocacidn tácita de los testamentos cn la'reforma del Cddigo Civil. 146.Santiago C. a los herederos y legatarios de cuota. 483. Universidad Nacional del Litoral. LEWNA. Ellas P. si hubiera lugar al derecho de acrecer en virtud del funcionamiento de las conjunciones.t. p.L.. "J.: RNOcMdn del testamento por ulterior matrimonio del disponente. "Rw. 700.: El legado de cosa cierta y la cnajenacidn' concertada por apoderado. p. F~ssi. 975. el legatarie de la nuda propiedad se aprovecha de la caducidad del legado de usufructo de los objetos comprendidos en la disposición hecha a su favor". t. Enajenacidn de la cosa legada. ALBALADEJO. no 19. Nulidad e inexistencia. p. año XXI.L.t 22. Teoría del acto incxMtente. 1958. 126. 399. C A R I ~FA ~ M Luigi: . traduc06n de Manuel Albaladejo. 98-99. "L. . "LL". p.. no. B m i . Augusto C. Bs.". rnediante promesa bilateral de compraventa. p. p. Barcelona. 130. xx.". ~ "LL. Vocacidn suceroría. t.codificador al precepto. Emilio: Teoría general del negocio juridico.: De la nulidad & los actos juridicos. RIBLIOGRAFlA ESPECIAL A c u f ~ANUIRENA. I M A ~Esteban: . t.: Claificacidn de las nulidades de los actos juridicos. t. 893. donde ejemplifica: "Así. J o d M. L~PEO Z m u w u i .". 358.". por su apoderado general. 11-1971. p. p. 1956. durante la vida de la causante.". 191. Los testamentos oldgrafos y las c a ~ t c imisivas. t. BUJOSC A.A. la caducidad habrá de beneficiar a quienes estaban obligados al pago del legado. 104. t. 1975.A. p.: Nulidad de testamentos.L". "L. . 337. " L ~ C K ~yO ~ ~ S Ensayos". de Ciencias Jurldicu y Sociales". t. GUACUANONE. Smia Fe. 59. "L. Arturo: Revocacidn de los actos de beneficencia por i*cymplimiento de los cargos. p. 1959.: Caducidad y rcvocacidn de legados particulares. p.L. Aquiles H. "J.Julio 1.: El derecho del legatario a intervenir en el juicio de nulidad d* testamento. 885. traduai6n y conc con el derecho espafiol por A. GUASTAVINO. 432. en Enciclopedia jurídica Omeba.".". la caducidad beneficiará a aquellos en cuyo favor se hubiera establecido el acrecimiento. 57. Una iirma in36lita. Martln PCry Madrid.

L.D. 806. As. Diferentia específica entre la nulidad y la inexistencia de los actos juridico~. 1961. de la Facultad de Derecho y C.L.. 631. 486. Bs. p. p. ROMERO DEL Pwm. 474. "L.LW. Nota de jiirisprudencia: La nccibn de rmocaci6n de u n testamento anterior por uno posterior. "L. Bs. p.. J. p. As.: Tratado de derecho civil. Aa.: Reuocacidn del legado por enajenacidn de la cosa. t. hlossET INRIUSPE.". 1970. 1. MART~NEZ RUIS Roberto: Rm~ocacidn de testamento por ulterior matrimonio. nQ 11. Santa Fe. t.: Invalidez en nuestra Republica de los testamentos mancomunados o redprocos otorgados en paises extranjeros curns Ievec lo admiten. Vigencia de la teoría del acto inexistente.". 1954. 111. . 876. p. Vfctor N.. "E. Bs. As. t.t. aíio 1x1.Ernesto: Nulidad de los actos juridicos. Q u r t i m s . Parte general. N r m BLANC.". 1948. Federico D. 94.L L A M ~ AJorge S . t. 1971: Incxistencir y nulidad.". 50. Jorge: Teoria getscral del contrato. 1083. p.L. "L. "Rev. Sociales". 43. "L. Bs.

expresamente le haya otorgado aquél. la ley le confiere estatutariamente algunas. No obstante. Como a su tiempo se verá. GENERALIDADES Aunque se discute su existencia en el derecho romano. comiinmente. pero si el causante no las ha determinado.para velar por la conservación del . Según se observa. atribuyéndose principalmente su difusión en los países romanizados a la influencia del derecho canónico. En trance de definir el albaceazgo podemos apelar a Royo Martínez. al derecho germánico. que inviste a quien la acepta de facultades. conferida por voluntad unilateral mortis causa. Su origen se refiere. esencial. para realizar determinadas funciones o. quien precisaba el concepto así: "es una posición o situación jurídica.CAPÍTULO XVI ALBACEAS 1. tampoco. es el encargado de ejecutar las disposiciones contenidas en el testamento. Conforme a su nombre. la figura del albacea o ejecutor testamentario tiene una vieja prosapia. no siendo contrarias a las leyes. dada la configuración actual del instituto. el albacea debe normalmente ejecutar las disposiciones de última voluntad del testador. lo que justifica que jurisprudencialmente deban ir llenándose los vacíos legales. genérica~iiente. para cuya finalidad tiene todas las facultades que. a las que van anejos deberes. esa función no agota el contenido de la figura ni resulta. nuestro ordenamiento ha regulado en forma insuficiente el instituto.

patrimonio hereditario y para complir o ejecutar la última
voluntad del de cujus, con sujeción a dicha voluntad y a la
ley, a través de las incidencias que la sucesión suscite".

La caracterización de la esencia jurídica del albaceazgo
ha suscitado discrepancias doctrinales. Entre los intentos ensayados pueden citarse, entre otros, los siguientes:
a) Teoria del mandato.
Para una primera opinión, que puede calificarse como
mayoritaria, el albaceazgo constituiría una especie del mandato, de carácter post mortem, y que refiere su nacimiento
al poder otorgado por el causante para que el albacea ejecute sus disposiciones de última voluntad.
b) Teoria de la representación.
Algunos autores, en cambio, han visto en el albacea a
un representante, aunque difiriendo sobre respecto de quien
es ejercida la representación, ya que para unos el representado es el difunto, mientras que para otros lo es el caudal
relicto.
c ) Teoria del oficio.
Ida moderna doctrina italiana, inspirándose en las soluciones del Código vigente, caracteriza al albaceazgo 'como
un oficio. Según ella, el ejecutor testamentario es titular de
un cargo de derecho privado y, como tal, no es representante, sino algo diverso y de mayor importancia; a él, por consiguiente, no se le aplican los principios relativos a la representación.
d) Teoría de la figura con propia sustantividad.
No han faltado, por íiltimo, quienes sostuvieron que el
albaceazgo tiene una caracterización propia, que rechaza su

asimilación a otras figuras. Con menos lagunas legales, escribe Piiig Brutau, puede sostenerse que el albaceazgo es
simplemente el albaceazgo, como el mandato es el mandato,
o la tutela es la tutela.

Reducido el problema a nuestro derecho, el pensamiento de Gélez Sarsfield, expuesto en la nota al art. 3844, simplifica la cuestión. Dice allí el codificador que "Zachariae y
otros jurisconsultos enseñan que el albacea es mandatario
de los herederos, y nosotros con otros escritores juzgamos que
lo es del testador y no de los herederos". Por otra parte, al
comienzo de la misma nota advirtió: "Téngase presente que
en el art. 1870, no 7, está resuelto que las disposiciones de
este título son aplicables a los albaceas testamentarios o dativos". Además, convendrá tener presente que el art. 1980
prevé que la muerte del mandante no pone fin al mandato,
cuando el negocio que forma el objeto de este debe ser cumplido o continuado después de su fallecimiento.
El albaceazgo, por tanto, puede- -tipificarse en nuestro
derecho como un mandato Post morkm. Debe advertirse,
sin embargo, que sus características peculiares determinan
diferencias que lo distinguen del mandato común.
En primer lugar, la designación del mandatario común
no es formal, ya que puede ser nombrado verbalmente o por
escrito, y de manera expresa o tácita (art. 1873). El albacea,
en cambio, sólo puede designarse de manera expresa y bajo
la forma solemne de un testamento (arts. 3845 y 3848).
En segundo lugar, el mandato es un acto jurídico bilateral, ya que, como contrato, requiere el acuerdo de voluntades y sólo se perfecciona con la aceptación del mandatario.
El albaceazgo, por el contrario, participa de la unilateralidad
del testamento.
En tercer lugar, la designación de mandatario puede
hacerse en la persona de un incapaz (art. 1897), mientras que

el albacea debe ser capaz de obligarse al tiempo de ejercer el
albaceazgo (art. 3846).
En cuarto lugar, el mandato puede ser sustituido por el
mandatario (art. 1924), no así el albaceazgo, ya que el albacea no puede delegar las funciones que ha recibido (art. 3855).
En quinto lugar, la solidaridad en el caso de nombramiento plural de mandatarios existe únicamente cuando hubiera sido impuesta de manera expresa (art. 1920). En cambio, cuando varios albaceas hubiesen sido designados para
obrar de común acuerdo, son solidarios (art. 3870).
En sexto lugar, el mandato es revocable a voluntad del
mandante (art. 1970), mientras que el albacea s610 puede
ser destituído por causa fundada una vez que hubiera aceptado sus fiinciones (art. 3864).
En séptimo lugar, el mandante puede otorgar al mandatario los poderes que desee (arts. 1879 a 1881). En el albaceazgo, el testador puede conferir poderes especiales al ejecutor, o dejar de hacerlo; si no le hubiese dado facultades
especiales, el albacea tendrá las que le otorga la ley.
Por último, el mandato, salvo supuestos de excepción,
termina con la muerte del mandante. El albaceazgo, en cambio, sólo comienza producido el fallecimiento del testador,

El albaceazgo tiene los siguientes caracteres: es voluntario, indelegable, oneroso y temporal.
a) Voluntariedad.
La designación de albacea es voluntaria, ya que el car-

go no es imprescindible para el proceso de la trasmisión hereditaria. Como se observa, el carácter potestativo de la función está consignado en el art. 3844, donde se dice que el testador puede designar a uno o varics albaceas.
Por su parte, el ejecutor puede aceptar o rechazar el
nombramiento, no necesitando en este último caso fundar

las causales de su negativa. La aceptación puede ser expresa,
como cuando comparezca a juicio ejerciendo sus funciones, o
tácita, cuando realice actos que induzcan su decisión de
aceptar.
La aceptación del cargo no le impide que, a posterior;,
pueda renunciar a sus funciones. Así lo admite la última parte del art. 3865,que prevé como causa de cesación del albaceazgo la dimisión voluntaria.
b) Zndelegabilidad.
La indelegabilidad se proyecta en dos sentidos. En primer término, tal como lo dispone el art. 3855, el albacea no
puede delegar el mandato que ha recibido, ni por SU muerte pasa a sus herederos. Convendrá advertir, no obstante, que
cuando un funcionario ha sido en esta calidad nombrado
ejecutor testamentario, sus poderes pasan a la persona que
le sucede en la función (art. 3866).
Pero la prohibición no importa que el albacea no pueda
otorgar mandatos, ya que el citado art. 3855 agrega: Pero
no está obligado a obrnr personalmente: puede hacerlo por
mandatarios que obren bajo sus órdenes, respondiendo de
los actos de éstos.
La indelegabilidad está referida, además, a la facultad
de designación, ya que debe ser hecha personalmente por el
testador. Por tanto, no tendría validez la cláusula testamentaria que atribuyera las funciones a la persona que designara
un tercero.
c) . Onerosidad.

A diferencia de lo que ocurría en el antiguo derecho
francés, donde el albacea no podía reclamar remuneración
alguna, en nuestro ordenamiento se establece, en principio,
la onerosidad del albaceazgo. Dispone el art. 3872: El albacea
tiene derecho a una comisión que se gradúa según su trabajo
y la importancia de los bienes de la sucesión.

Volveremos sobre el tema al considerar la retribución
del albacea (infra, no".856 y SS.).
d) Temporalidad.
Constituye un cargo temporal, ya que su duración está
referida al cumplimiento de Ia misión, sin que la ley haya
señalado término a sus funciones.

Según lo establece el art. 3844, el testador puede nombrar una o más personas encargadas del cumplimiento del
testamento.
El precepto debe concordarse con lo establecido en los
arts. 3870 y 3871. En el primero de ellos se dispone: Cuando
son varios los albaceas nombrados bajo cualquiera denominación que lo sean, el albnceargo será ejercido por cada uno
de los nombrados en el orden en que estuviesen designados,
a no ser que el testador hubiese dispuesto expresamente que
se ejerciera de común acuerdo entre los nombrados. En este
líltimo caso, todos son solidarios. Las discordias que puedan
nacer serán dirimidas por el juez de la sucesión. Por su parte, el art. 3871 aclara que si hay varios albaceas solidarios, uno
solo podrá obrar a falta de los otros.
Como se ve, el Código faculta al testador para hacer una
designación plural, citando así lo requirieran las necesidades
del cumplimiento de las disposiciones testamentarias. En ese
caso, la ley ha dado normas supletorias interpretativas de la
voluntad del causante estableciendo, a falta de una manifestación expresa de su parte, el orden de actuación de los
albaceas.
Siguiendo a Cafferata, podemos distinguir cinco posibilidades en los modos de acción, cuando hay pluralidad de
albaceas. Ellos son: a) albaceas sucesivos; b ) albaceas designados para obrar de común acuerdo; c) albaceas solidarios;

d) albaceas conjuntos; ): e ) pluralidad de albaceas para desempeñar cada uno distintas funciones.
a) Albaceas sucesivos.
Como ya se ha visto, el art. 3870 prevé que cuando son
varios los albaceas nombrados, bajo cualquier denominacibn
que lo sean, el albaceazgo será ejercido por cada uno de los
nombrados en el orden en que estuviesen designados.
Cafferata recoge la observación de Rébora, señalando
que el art. 3870, en su primera parte, sólo se ha propuesto
dar normas de solución para el caso de que existan dos o
más albaceas, designados sin expresa indicación del modo
como debían desempeñar sus funciones, "Si bien existen vários ejecutores, sin embargo puede darse, y en la práctica se
da frecuentemente, que en realidad sea uno solo el que actúe. Esta situación se producirá, cuando el albacea designado
en primer término sea el que ejecute íntegramente las disposiciones del testador. Pero si aquél no pudiera o no de:
seara desempeñar su cometido, entraría en funciones el segundo, y así sucesivamente".
b) Albaceas designados para obrar de común acuerdo.
El mismo art. 3870 agrega: . . . a n o ser que el testador
hlthicse dispuesto expresamente que se ejerciera de común
acuerdo entre los nombrados. . . Las discordius que puedan
nacer serán dirimidas por el juez de la sz~cesion.
La norma contempla el supuesto de que sea el propio
testador quien ha determinado la forma de actuar de los albaceas. Con referencia a ella se impone formular dos observaciones. La primera, que la expresión de común acuerdo
mentada en el precepto impiica que los ejecutores tienen
que obrar de conformidad, y n o conjuntamente. Usando palabras de Rebora, podemos decir que la expresión significa
simplemente ausencia de discordia, o sea, opiniones conformes, actos concordes, asentimiento, psividad. La segunda,
que en caso de discordia, el albacea cuyo criterio hubiera

sido aceptado por el juez podría actuar con prescindencia
de los demás, vinculándolos con sus actos.
c) .4 lhaceas solidarios.

El art. 3871 establede que si hay varios albaceas solidarios, uno sólo podrá obrar a falta de los otros.
Como se observa, la solidaridad se refiere a la responsabilidad, y n o a la manera de actuar. De allí que, n o obstante
establecerse ella, no es menester que los albaceas actúen conjuntamente.
d) Albaceas conjuntos.
Si el testador hubiera designado varios albaceas para
que actuaran conjuntamente, en ausencia de previsiones específicas, serán de aplicación las reglas del mandato. Y así
deberá estarse a lo dispuesto por los arts. 1899 y 1900. En
el primero se dice: Cuando en el mismo instrumento se hubiesen nombrado dos o más mandatarios, entiéndese que el
nornbrnmiento fue hecho para ser aceptado por uno solo de
los nomhrador, con las excepciones siguientes: 1 ) cuando huhieren sido nombrados fiara que funcionen todos o algunos
de ellos conj.irntamente. . . En ese supuesto, el art. 1900 determina que cuando han sido nombrados para funcionar todos, o algunos de ellos conjuntamente, no podrá el mandato
ser aceptado separadamente.
De manera tal que si varios albaceas hubieran sido designados para actuar conjuntamente, sería necesario que todos
aceptaran el cargo, ya que no podrían hacerlo separadamente,
i i i tampoco actuar con independencia unos de los otros.
e) Plziralidad de albaceas designados para desempeñar
cada uno 'distintas funciones.
El art. 3870 no contempla la hipótesis de que el testador
haya nombrado z varios albaceas, seiialando a cada uno la
fiinción que deberá desempeñar. No se opone ningún texto
del Código, y ella puede caber en los términos latos del art.
3P34. Por tanto, eii cl siipricsto, habrá de reputarse que hay

~ 1 1 1albacea para cada función, de la que cada uno será personalmente responsable.

PARA
s35. LAI>ACIDAI)

SER NOMBRADO ALBACEA.

Establece el art. 3846: El testador no puede nombrar
por albacea sino a personm capaces de obligarse al tiempo
de ejercer el albaceazgo, aunque sean incapaces al tiempo del
nombramiento.
Explicando el apartamiento de lo dispuesto en el art.
1397, que permite conferir válidamente poderes a una persona incapaz de obligarse, escribe Vélez en la nota al precepto: " . . .aunque el ejecutor testamentario sea un mandatario, la ley debe exigir que el testador elija personas capaces de obligarse. En el mandato ordinario él es sólo quien
sufre por la incapacidad de su mandatario: tiene siempre el
recurso de revocar el mandato cuando le parezca, mientras
que cuando el ejecutor testamentario es incapaz, son los herederos o legatarios a los cuales la incapacidad del albacea
puede perjudicar sin que ellos hayan participado en su nombramiento, y sin que tengan el poder de revocarlo".
Como en algunos supuestos la aptitud legal para desempeñar las funciones puede originar dudas, convendrá examinarlos, aunque sea en forrna sucinta.
a) Menores emancipados.
Vigente el primitivo sistema del Código, aunque algunos
aceptaron la posibilidad de que el menor emancipado pudiera ser designado albacea, n o faltaron quienes la rechazaran. La ampliación de su capacidad; otorgada por la ley
17.7 11, despeja las dudas y es indiscutible que puede desempeñar el albaceazgo. Ya no existen las prohibiciones de estar
en juicio y de obligarse por más de $ 500 que le hacían dar
a nibiloni una respuesta negativa.

990

MANUALDE

DERECHO SUCESORIO

b) Mujeres casadar.
En virtud de lo dispuesto por las leyes 11.357 y 17.711,
debe considerarse derogado el art. 3877. Por tanto, no existe
impedimento alguno para que la mujer casada pueda desempeñar el albaceazgo, sin que necesite autorización marital o
venia supletoria.

c ) Fallidos y concztrsados.
Pueden ser designados albaceas los fallidos y concursados,
ya que no son incapaces. Empero, el art. 3864 faculta a los
herederos a pedir la destitución del albacea cuando éste hubiera quebrado en sus negocios.
d) Personas jztridicas.
El art. 3844 emplea el termino persona, al referirse a
quien puede ser designado albacea, sin distinguir entre personas individuales y personas iuridicas. A su vez, el art. 3846
mienta a personas capaces de obligarse, enunciado comprensivo de ambas especies. Por tanto, debe admitirse la posibilidad de que la función sea asignada a una persona jurídica.
Hay quienes rechazan la procedencia de esa designación,
fundándose en que el cargo se discierne en función de la confianza que dispensa una persona humana. Contra ello se
observa que no es esto únicamente lo que puede determinar
la elección, ya que se admite la designación de albacea atendiendo al cargo que desempeña el nombrado, estableciéndose que cuando éste cese en sus funciones los poderes pasaran a su reemplazante (art. 3866).
e) Inhabilitados.
La severa restricción a la capacidad de obligarse que
pesa sobre los inhabilitados les impide el desempeño del albaceazgo. A más de ello, debe tenerse en cuenta que la disminución psíquica que motiva la inhabilitación -salvo el
caso de prodigalidad-, los priva de la aptitud necesaria para
la función.

f) Indignos.

No existe acuerdo sobre la aptitud del indigno para
desempeñar el albaceazgo. Para algunos, la indignidad no
priva de la calidad de albacea, pues no se trata de una incapacidad para obligarse y no está comprendida en la prohibición del art. 3846.
Si bien es cierto que desde una perspectiva estrictamente
legal la respuesta es ajustada, no parece admisible que quien
ha sido excluído de la sucesión por los serios agravios inferidos al causante pueda convertirse en el ejecutor de su voluntad testamentaria.

Dispone el art. 3845 que el nombramiento de un ejeczito, testamentario debe hacerse bajo las formas prescritas
para los testamentos; pero no es preciso que se haga en el
testamento mismo, cuya ejecución t i m e por objeto asegurar.
T a l como resulta de la norma, la designación puede hacerse en cualquiera de las formas admitidas para testar, ya
que todas ellas tienen la misma eficacia legal, conforme a lo
prescrito por el art. 3623.
Coherentemente, si es exigida la forma testamentaria
para la designación, la revocación sólo podrá hacerse mediante un nuevo acto que revista esas formas. Por tanto, el
testador no podrá revocar el nombramiento por medio de
un escrito privado o de una escritura pública.
Como se observa, el ejecutor debe ser individualizado
suficientemente, para disipar dudas sobre su persona, aunque dicha individualización no tiene mayores exigencias que
las requeridas para nominar al heredero instituido o al
legatario.

39 2

MANUALDE

DERECFIO SUCESORIO

Ya se ha visto que la designación puede hacerse no en
razón de la persona misma, sino de las funciones que ella
desempeña. Nada obsta a que el nombramiento se haga, por
ejemplo, en la persona del decano de la Facultad de Derecho.
Regirá, en el supuesto, el art. 3866: Cuando u n funcionario hn sido en esta calidad nombrado ejecutor testamentario, sus poderes pasan a la persona que le sucede e n la función.
Troplong, a quien cita la nota, acotaba que la elección
lia sido determinada únicamente por la calidad, que no muere y que pasa de individuo a individuo. Empero, debe entenderse que el nombramiento queda sin efecto si desaparece la función tenida en cuenta para hacerlo.

Además del albacea testamentario, cuya designación por
el testador hemos considerado, nuestro ordenamiento reconoce otras dos formas impropias del albaceazgo: el albacea
nombrado por los herederos y legatarios, y el albacea consular.
La primera de estas formas impropias está prevista por
el art. 3867. Allí se dispone: Cuando el testador n o ha nombrado albacea, o czla~zdoel nombrado cesa e n sus funciones
Por cualquier causa que sea, los herederos y legatarios pueden ponerse de acuerdo para nombrar un ejecutor testamentario; pero si n o lo hicieren, los acreedores de la sucesión u
otros interesados, n o pueden pedir el nombramiento de albucea. %a ejecución de las disposiciones del testador corresponde a los herederos.
Como a su tiempo lo observó Machado, el precepto resiilta contrario a la doctrina del Código, ya que si el albacea
es mandatario del testador, y no de los herederos, y si no es
necesario que actúe un ejecutor testamentario, nada justifica
que los sucesores puedan designarlo. Si los herederos y los

legatarios conciertan en nombrar a alguien que ha de tener
a su cargo el trámite sucesorio y el cumplimiento del testamento, en rigor, no hacen otra cosa que designar un mandatario. Ergo, serán aplicables las normas del mandato común, y no las del albaceazgo. Por tanto, sus poderes tendrán
los alcances que los mandantes le hubieran conferido, y no
los previstos por el Código para el albacea. De igual forma,
cesará en sus funciones cuando así lo decidan herederos y legatarios, siendo inaplicable en la especie lo establecido en
los arts. 3864, 3865 y 3868.
Por su parte, la ley 163 prevé el segundo supuesto de
slbaceazgo impropio. En ella se faculta a los cónsules extranjeros a nombrar albacea dativo cuando falleciera a b intestato
un connacional sin dejar ascendientes, descendientes, ni cónyuge legítimos residentes en el país, o con testamento, si fueren extranjeros los herederos y estuviesen ausentes, y ausente
también el albacea testamentario.
Con anterioridad nos hemos referido a la intervención
de los cónsules extranjeros y al problema suscitado sobre la
vigencia de la ley 163. A lo dicho allí nos remitimos (supra,
nQ 444).
11. FACULTADES DEL ALBACEA

Las facultades del albacea variarán según que el testador
las haya fijado, o hubiese omitido hacerlo. A su vez, en este
último supuesto habrá de distinguirse atendiendo a la presencia de herederos, o a su inexistencia.

A. Facultades fijadas por el testador
840. PRINCIPIO
GENERAL.
En la primera parte del art. 3851 se establece el principio general sobre las atribuciones reconocidas, al disponerse: Las facultades del albacea serán las que desigve el testador con arreglo a las leyes.
Este precepto, que es traslación literal del art. 728 del
Proyecto español de 1851, faculta al testador a determinar la
medida de los poderes, aunque estableciendo límites, ya que
no se admite una extensión discrecional de ellos. Como lo
advierte Vélez en la nota respectiva, "el mandato hecho al
albacea, restringe los derechos de administración y libre
disposición que pertenecen a los herederos en su calidad de
propietarios, y por tanto, no puede extenderse más allá de las
disposiciones de la ley y de los límites indispensables a su
objeto. Decimos con «arreglo a las leyes,, pues que el testador no podría, por ejemplo, darle facultad para que distribuyese sus bienes a su arbitrio, porque tal disposición seria
a favor de personas inciertas".
Por ello, y sin adelantarnos a lo que más adelante se
verá, no podría el testagior facultar10 para reconocer deudas
y pagarlas sin el consentimiento de los herederos, o para vender bienes sin que ello sea indispensable para el cumplimiento del testamento y exista conformidad de los herederos, o
eximirlo de la rendición de cuentas, etc.

Siendo los herederos los propietarios de los bienes que
componen el acervo, son ellos quienes deben decidir sobre
su suerte. Sin embargo, el testador puede limitar esa potestad, mediante una facultad excepcional conferida al ejecutor. La posibilidad está dada por el art. 3856, donde se dis-

poiie: El testador puede dar al albacea la facultad de vender sus muebles o innuebles: pero el albacea no podrá usar
de este poder sino cuando sea indispensable para la ejecución
del testamento, y de acuerdo con los herederos o autorizado
por juez csnzfletente.
Debe remarcarse la exigencia del precepto, que requiere
que la venta sea indispensable para la ejecución del testamento. Ello ocurrirá cuando no existan en el acervo fondos necesarios para sufragar las deudas y cumplir con los legados.
La decisión deberá contar con el asentimiento de los
herederos, y con el de los legatarios de cuota, si los hubiere.
No lográndose, será el juez de la sucesión quien deba decidir.
Pacíficamente se adniite que, dispuesta la venta, corresponde a los sucesores universales determinar cuáles son los
bienes que habrá de enajenarse y, de ser varios, el orden en
que ello se hará.
La venta deberá hacerse en pública subasta, salvo que los
siicesores, mayores y capaces, unánimemente decidieran la
realización en forma privada.
En cuanto a la adquisicihn de los bienes, interesa recordar el art. 1361, donde se dispone: Es prohibida la compra, aunque sea en remate público, por sí o por int~rpuesta
persona. . . a los albaceas, de los bienes de las testtzmtntariar
que estuviesen a su cargo. Pero debe advertirse que la prohibicih no regirá cuando el albacea sea, además, sucesor
universal, ya que en el supuesto la venta puede constitufr un
modo de la particibn, con los efectos declarativos propias
de ella.

B. Facultades cuando no han sido fijadas
par el testndor

Ya se ha dicho que las facultades del albacea varían se@n concurran o no herederos a la sucesión. Como observa

Cafferata, cuando hay herederos, más que un verdadero ejecutor, es la persona de confianza elegida por el testador para
que realice el control del cumplimiento de sus últimas voluntades por parte de aquéllos. Su misión será, en principio,
por tanto, de vigilancia, porque su actuación no tendría
objeto si los herederos se apresuraran a cumplir las disposiciones testamentarias. Pero si ello no sucede, esas Eunciones se concretarán en una actividad positiva.
En lo que sigue se han de considerar sus atribuciones.

Según lo dispone la segunda parte del art. 3852, habiendo herederos forzosos, o herederos instituidos en el testamento, la posesión de la herencia corresponde a los herederos,
pero debe quedar en poder del albacea tanta parte de ella,
cuanta fuese necesaria para +agur las deudas y legados.. .
Comúnmente se admite q u e la entrega de bienes persigue dos propósitos: en primer término, evitar las posibles
pérdidas o sustracciones que pudieran perjudicar a legatarios y acreedores; en segundo, facilitar al albacea el cumplimiento de la ejecución; evitandole tener que solicitar en
cada caso el objeto del legado.
Pero debe observarse que la sustanciación de la testamentaria es siempre judicial, lo que impone al legatario que
solicite al juez el pago del legado, requiriéndose, además, la
conformidad del heredero. De allí que la entrega de bienes
no aparezca como cosa usual.
Interesa advertir que el albacea no puede entrar de
hecho en posesión de los bienes, sino que tendrá que solicitarlos a los herederos. Deberá, por tanto, probar que ellos
son necesarios para efectivizar el pago y la procedencia de
éste.
Finalmente, conviene observar que no obstante las menciones efectuadas por el codificador en la nota al precepto,
sosteniendo que los bienes qiic quedan en poder del albacea

lo son en calidad de depósito o secuestro, dicha tipificación
no es acertada. Las facultades del ejecutor exceden las que
podría ejercer quien tuviera bienes en razón de secuestro o
como mero depositario.

Dispone el art. 3859: El albacea debe pagar las mandas
con conocimiento de los herederos; v si éstos se oputieren al
pago, debe suspenderlo hasta la resolución de la cuestión entre los herederos y legatarios.
El sentido de la norma es claro y simple. Solamente los
herederos pueden hacer el reconocimiento juridico válido
del derecho del legatario, en su condición de propietarios
de la herencia, ya que podrían alegar la incapacidad del beneficiario, el agravio de sus legítimas, o cualquier otra circunstancia que obstara a la eficacia de la manda.
De ahí que la demanda requiriendo el pago del legatario, como bien se observa, convendrá dirigirla simultáneamente contra el heredero y el albacea, pues si sólo se acciona
contra este último, él deberá dar intervención a aquéllos si
desea soslayar una eventual responsabilidad por los daños y
perjuicios posibles.
Tratándose de legados de beneficencia pública, o desti-.
nados a obras de piedad religiosa, el art. 3860 dispone que
el albacea deberá ponerlos en conocimiento de las autoridades que presiden esas obras o que están encargadas de 1objetos de beneficencia pública.

No obstante lo dispuesto en el art. 3852, el albacea no
está facultado para reconocer deudas ni para proceder a su
pago, ya que el sentido del precepto está enderezado exclusi-

398

MANIJAL
nE

DCRECHO

SUCESORIO

vamente a asegurar la cantidad de bienes necesaria para
afrontar las obligaciones.
En efecto, en cuanto al reconocimiento, se acota en la
nota al art. 3862: "Aunque el albacea tuviese facultad para
pagar las deudas, no puede reconocer un crédito contra la
sucesión, cuando hay herederos legítimos o instituídos en el
testamento; porque no tiene mandato para representar a los
herederos sino en las cosas que derivan del testamento, o
que están confiadas a su cuidado".
En lo que se refiere al pago, tal como afirma Demolombe, el principio es que esta operación no entra en las funciones del albacea, ya que ella no concierne a la ejecución del
testamento. De ahi lo dispuesto en la última parte del art.
3862: mas no puede interuenir en los pleitos que promuevan los acreedores de la sucesión, u otros terceros, en los cuales
sólo son parte los herederos y legatarios.

Observa nuestra doctrina que el testador válidamente
ha podido tomar previsiones sobre sus exequias y sepultura,
o los sufragios
.y misas en favor de su alma, traduciendo esa
preocupación en un cargo impuesto a sus sucesores. A falta
de un sujeto de derecho que pueda reclamar el cumpliAerito,
establece el art. 3861: El albacea puede demandar a los herederos y legatarios por la ejecución de la carga que el testador les huhiere impuesto en su propio interés.
Va de suyo que el vocablo interés no tiene en la especie
iina connotación material y utilitaria, sino que se ha usado
atendiendo a apetencias espirituales. De allí que convenga
recordar el comentario de Demolombe, quien afirmaba que
por el interés moral protegido, la misión del albacea no debe
ser únicamente la de intervenir en contestaciones planteadas por otros interesados, sino la de tomar la iniciativa, promoviendo la acción, aun cuando existiera el concierto de he-

rederos y gravados para no cumplir la carga, o ésta se hubiere
iiiipuesto a todos los sucesores y ellos se mostraran remisos.
En cuanto a los cargos impuestos en interés de terceros
no existe acuerdo en doctrina, ya que mientras algunos otorgan la facultad de exigir su cumplimiento al albacea, otros
la niegan.
Entendemos que salvo que el testador hubiera confiado esa tarea al albacea, éste debe limitarse a poner en conocimiento de los beneficiarios la existencia del cargo, a qrrienes
incumbirá exigir su cumplimiento.

A LA VALIDEZ DEL

TESTAMENTO.

En esencia, la misión del albacea es el cumplimiento de
la voluntad del testador y, por tanto, su primera labor será la
defensa del testamento donde aquélla ha sido expresada.
De ahí, entonces, que el art. 3862 comience diciendo:
Tiene derecho a intervenir en las cotttestaciones relativas n
la validez del testamento.
Importa formular dos observaciones sobre el precepto.
1.a primera, sobre el alcance de él, es que se refiere a la defensa de la eficacia y validez del testamento en que ha sido
nombrado; por tanto, n o sólo comprende el supuesto en que
se persiga su nulidad sino también cuando se pretenda la
I evocación.
La segunda es que dicha intervención es facultativa, Y
no obligatoria, ya que pueden existir causas de ineficaci?
del testamento que el albacea advierta y determinen que, articilladas, se abstenga de contestarlas. De todas formas, aunque
la acción de invalidez debe ser dirigida contra los herederos,
tendrá que notificarse al albacea, puesto que de otro modo
]a sentencia que se dicte no alcanzará a su respecto el valor
de la cosa juzgada.
Conviene advertir, aunque parezca ocioso. que si se demandara la invalidez parcial del testamento, también tendrá

3862. 4. donde se establece: Cuando las dispostciones del testador tuviesen sólo por objeto hacer legados. No existe una clara y uniforme decisión judicial sobre las facultades del albacea para interponer demandas. la posesión de la herencia corresponde al albacea. sin autorización dei juez competente. así. en su inc. que le impide intervenir en los pleitos que promuevan los acreedores de la sucesión. 850. el cometido encomendado. Cuando el testador no ha instituído herederos y hubiere agotado su patrimonio mediante mandas particulares. 841. será de aplicación el art. sino la simple atribución de la tenencia de los bienes. como ya sc ha visto. u otros terceros. no habiendo herederos legitinzos o herederos instituidos. los albaceas no pueden hacer transacciones en cuanto a los derechos y obligaciones de la testamentaría. SI!PUESTODE INEXISTENCIA DE HEREDEROS. ello le está vedado por el art. Empero. en los cuales sólo son parte los herederos y legatarios. Tal como lo preceptúa el art. En cuanto al carácter con que ellos le . será un extraño en los juicios promovidos por los herederos. En algunos casos se ha admitido que accionara para incorporar bienes a la sucesión y poder cumplir. En cuanto a la contestación de demandas. con previa audiencia de los interesados. 3854.el albacea legitimación para defender la eficacia de las disposiciones impugnadas. Importa advertir que la posesión a que hace referencia la norma no es la hereditaria.

sin ser un sucesor. 3857: El albaceu debk hacer ascgurazr los bbiene dejados por el testador. ya hemos mencionado el alcance que debe darse a la calificación usada por Vélez en la nota al precepto (supa. y sin mayores rigores para admitir sil procedencia. C o ~ acota o Fassi. son las previstas por 10s ddigos procesales (embargos. Será. la ejecución de la voluntad testamentaria importa la necesidad d e resguardar el patrimonio del causante. o cualquier otro bien que lo integre. sin trámite alguno.son entregados. En cuanto a las medidas judiciales. por tanto. ya que si el albacea no encuentra oposición para tomar providencias quedará cumplido e i trn de la ley. De allí la obligación impuesta por la primera parte del art. alhajas. y podrá provocar la verita de t e dos los bienes que sea indispensable para cumplir su cometido. los legatarios deberán dirigir contra él sus acciones. constituirse en depositario de ciertos bienes o entregarlos inventariados a depositarios de confianza. OBLIGACIONES DEI. ya que. MEDIDASDE SEGURIDAD. :ítulss de créditos. nQ 84 1). La ausencia de herederos amplía decididamente las facultades del albacea. depósito de bienes muebles.). deberá representar todos los derechos de la testamentaría. las que d e k a n decretarse inmediataiiiente. 111. Puede notificar el fallecimiento al banco donde está la caja de seguridad. etc. Las medidas de seguridad a adoptarse paeden ser tanto extra-ajudicia!cs come jíidiclales. sellar la caja de seguridad y entregar la llave a los herederos. evitando la desaparición del dinero. poner en seguridad los bienes de la herencia no supone necesariamente e1 ejercicio de medidas decretadas judicialmente. inscripción de ellos en 1registros. ALBACEA $51. . Obviamente. etc. el administrador natural de ella.

no asegurando la real existencia de los que se enunciaron por denuncia de los intervinientes. o que deban estar bajo de una cusntela. en cuanto a la presencia de los que tuvieron a la ~ i s t alos inventariadores. el inventario debe ser judicial. pero no puede delegarse su preparación. el inventario puede ser privado o judicial.Continúa diciendo el art. el inventario debe ser judicial. Habiendo herederos ausentes. si lo estiman conveniente. recabando de oficio la designación de escribano inventariador. estableciendo que él sólo prueba que se ha tomado razón de los bienes que se consignan. menores. tal como resulta del precepto. . Como se observa. la obligación impuesta por la ley constituye un necesario complemento de las medidas de seguridad que de?xn adoptarse al abrirse la sucesión. de la obligación de hacer el inventario de los bienes de la sucesión. 3858: El testado+ no puede dispensar al albacea. ni prejuzgando tampoco sobre su propiedad. con citación de la totalidad de los interesados. Su sentido cautelar ha sido precisado por la doctrina judicial. sin perjuicio de que los herederos hagan practicar otro por su cuenta. En cuanto a su forma. 3857 que el albacea deberá proceder al inventario de los bienes con citación de los herederos. o que deban estar bajo de una curatela. En ese caso. legatarios y otros interesados. tambien los tribrlnales tienen dicho que él debe ser hecho por el albacea o por su mandatario. Si todos los herederos son capaces y están presentes. podrá realizarse privadamente. menores. Vélez expresamente estableció en el art. Pero habiendo herederos ausentes. Tomando partido en la discusión suscitada en la doctrina francesa sobre la posibilidad de soslayar el inventario.

Debe entenderse. Empero. Aún más: si él ha sido citado en forma a la iealización del inventario solicitada por herederos y legatarios y no concurre a la diligencia. a darles lo que quisiera. porque tal dispensa autoriraria al albacea. 3858. en todo caso. Al pie del precepto escribió Vélez. el albacea está relevado de esa obligación. legatarios. dado el carácter inexcusable de la obligación.En la nota al precepto. a tomarse el sobrante de las legítimas.aunque el testador lo hubiese eximido de hacerlo. esté obligado a formar inventario de los bienes". contra el espíritu del testador. más conveniente que el albacea. Creemos. ella es válida y suple la eYgencia del art. fundándolo: "Damos la resolución del artículo contra Pothier. luego de recordar las enseñanzas de Marcadé y de Troplong sobre la posibilidad de que el albacea sea dispensado de hacer el inventario. Toullier. lo que puede traer cuestiones con los herederos y legatarios o entre éstos mismos. habiendo herederos legítimos. Aubry Y Raii. 3868: El albacea está obligado a dar cuenta a los herederos de su administración. El ejecutor testamen- . pues. sin que ello prive de la formalidad que puede ser llenada por todos los que tengan un interés en la sucesihn. Dispone el art. que tampoco sería válida la dispensa dada por los herederos. y cuando sólo haya herederos voluntarios. o cualquier otro interesado. o pueden ser perjudicados los acreedores de la herencia. sin perjuicio de ser removido en sus £unciones. afirmaba: "Pero es muy fácil que entonces queden los bienes sin ser inventariados. judicialmente se ha admitido que si se ha hecho inventario a pedido de los herederos. Si el albacea no cumplimentara la obligación de inventariar es responsable por los daños y perjuicios que la omisión pudiera ocasionar.

y la rendición de cuentas es una de las obligaciones esenciales que se derivan del mandato. resolviendo sumariamente las contestaciones que ella pudiera motivar. o que se legue al albacea el saldo favorable que resultare. Pero la prohibición no alcanza a las disposiciones testamentarias que determinen cómo ellas han de rendirse. el albacea pagará o cobrará el saldo que en SIL contra o en su favor resultare. 3872 y 3873). . el albacea tiene derecho a deducir los honorarios que se hubiesen regulado. vendría a ser un verdadero propietario. 466. sobre los sucesores universales del albacea. Si fuese exonerado de dar cuentas.tario es un mandatario. y deducidas las expensas legitimm. Presentada la rendición de cuentas. uniformemente se admite que ella es debida también al fisco. a los legatarios. las tasas establecidas por el Banco de la Nación para las operaciones de descuento. al no haberse establecido termino alguno por el Código. Como se observa. por ende. La rendición de cuentas puede pedirse. así como los gastos que hubiese originado el cumplimiento de su misión (arts. haya tenido la intención de instituír un verdadero legatario si 61 quisiera hacerse tal". según lo dispuesto respecto de los t ~ ~ t o r en e s iguales casos. y no se agravie la porción legítima de los herederos forzosos. los saldos de las cuentas devengarán el interés legal. tal como lo dispone el art. 3874: Examinadas las cuentas por los respectivos interesados. es decir. Aunque el Código habla de la obligación de dar cuenta n los herederos. Dispone en ese sentido el art. en todo tiempo. La rendición será sometida por el juez a los respectivos interesados. Convendrá advertir que en función de la remisión efectuada por la última parte del precepto. lo vedado es la eximición de rendir cuentas. y no puede presumirse que el que riombra un albacea. La obligación se trasmite mortis causa y pesa. y a los acreedores. siempre que se satisfagan las deudas y legados.

3872: El albacea tiene derecho a una comisión que se gradúa según su trabajo y la importancia de los bienes de la sucesión. IV. que uno de los caracteres del albaceazgo es la onerosidad. 3869. sino que responderá ante cualquier perjudicado por su gestión. RETRIBUCIóN DEL ALBACEA Hemos manifestado ya. Debe agregarse. ha de entenderse que el art. el albacea es responsable de su administración n los herederos y legatarios. que deben serlo con a~regloa las leyes. si por falta de cumplimiento de sus obligaciones hubiese comprometido sus intereses. En doctrina se ha planteado la p i b i l i d a d de que el testador hubiera dispuesto que el desempeño fuese gratuito. En ese sentido. Convendri formular dos aclaraciones sobre los alcances del precepto. que resultará responsable no solamente ante herederos y legatarios. 385 1. finalmente. Creemos que el reclamo no seria procedente. 3869 constituye una limitación expresa a las facultades que puede otorgar el testador. estableciendo en el art. El Código se ha enrolado en la tendencia predominante en los ordenalnientos modernos. tal como lo dispone el art. como podrían serlo los acreedores o los beneficiarios de cargos. La segunda. ya . discutidndose si frente a ello tendría el albacea derecho a comisión. sino con relación a todos los que hubiera ejecutado en el ejercicio de sus funciones. La primera es que su responsabilidad se extiende no sólo sobre los actos de administración de bienes. qus el testador no puede exonerar al albacea de responsabilidad por el desempeño de sus funciones.Según lo dispone el art.

las aptitudes del albacea para determinadas tareas especificas. siguiendo las pautas establecidas en el art.. deberán computarse circunstancias especiales. a falta de ella. de la decisión judicial. el albacea no podrá impugnarlos por bajos. pudo rechazarla. como puede ser su profesión de abogado y la intervención. en juicios que interesen a la herencia. 3872: trabajos realizados e importancia de 10s bienes de la sucesión. por las razones que dimos en el ~arágrafoanterior. ni renunciar a ellos solicitando la fijación judicial. y. los h~norarios deberán ser regulados por el juez. Si los honorarios estuviesen determinados en el testamento. Cualquiera que sea el origen de la determinación de los honorarios. y en ese sentido nuestros tribunales han tenido en cuenta. La fijación de los honorarios puede provenir de la determinación que el causante hubiese realizado en el testamento. salvo que encubrieran una liberalidad y se tradujeran en un agravio a la legítima. Además de ello. como tal.que al aceptar la función lo ha hecho en los términos establecidos. por ej. Va de suyo que los honorarios fijados por el testador suponen el cumplimiento completo de su misión. o. . éstos constituyen una carga de la herencia. la comisión ha de reducirse proijorcionalmente atendiendo a la tarea realizada. Si ella hubiere sido parcial. de no haberle conve'nido. como podría ocurrir en el caso de renuncia o destitución. En ausencia de previsiones del testador. Tampoco podrán impugnarlos los herederos por altos.

y si el ejecutor testamentario designa por comodidad. sea éste voluntario o contencioso. corresponde disminuír la comisión de éste.ejecutor perciban sus honorarios. tiene derecho a una doble retribución originada en las dos calidades en que actúa. 3855 faculta al albacea a nombrar mandatarios que actúen bajo sus órdenes. . es indelegable. o incluso por necesidad. Para algunos. y si se hace patrocinar por otro letrado percibirá su comisión como albacea e incluirá los de aquél en los gastos que debe soportar la masa hereditaria. y no de la sucesión. Es usual. La tesis contraria. el albaceazgo se encomienda a una persona de confianza del testador y cercana a sus afectos. Se aduce que el albaceazgo. la facultad otorgada importa también la de hacer pesar su retribución sobre la herencia. de allí que el albacea deba hacerse patrocinar y que los honorarios profesionales sean soportados por la sucesión. lo que en derecho francés se conoce por el diamante. En la generalidad de los casos.Y 859. un apoderado. LETRADO APODERADO DEL ALBACEA. El patrocinio letrado es imprescindible para actuar en juicio. que éste quiera compensar sus molestias y trabajos dejándole un legado. ello no impedirá que los letrados que hubieran patrocinado al . no existe acuerdo sobre quién debe responder por los honorarios de aquéllos. no puede hacer pesar esos honorarios sobre la masa. Aunque el art. Si el albaceazgo se hubiere desempeñado gratuitamente. en principio. sostiene que los honorarios del apoderado están a cargo del albacea. sino que debe soportarlos personalmente. aunque admitiendo que como esa -tarea descarga las del albacea. Si él es abogado. entonces. que es la predominante en los fallos judiciales.

3849: Si el testador ha hecho un legado al albacea en mira de la ejecución de su testamento.408 MANUAL DE DERECHO SIICFSORIO Nuestro Código.o y iii1. . Algunos sostieneii qiie cl a1bacc. la doctrina de nuestros tribunales suministra algunas pautas interpretativas. quedando en ese caso librdda a la apreciación judicial la determinación del carrícter de la manda. es válido el legado hecho c un individuo que no p~cede ser ejecutor testamentario. debe adoptarse tina solución cciui tativa entregando al albacea una parte proporcional a 'la labor realizada.sc. el albacea no puede pretender el legado sin uccptur las funciones de ejecutor testamentario. y así se ha resuelto que si el legado figura eii una cl.íi~sirIaque se reduce a mencionar el carga conferido al albacea y el importe de el.t. dispone en el art. es posible tainbiéri que la liberalidad haya sido motivada por una simple razón de afecto. Según lo dispone el art.a carccc de iodo derecho al legado. que si el legado fiiere indivisible no podrá ser reclamado por el albacea.a gran vinculación entre el testador y el albacea. Sin embargo. 3850.Las dificultades habrá11 de presentarse cuando el testador no haya sido suficientemente claro en sus disposiciones. recogiendo esa tradición. ya que éste sólo es dcbido cuaiido 12 inisión se ha ciimplido acabadamente. debe supo nerse que el legado no tuvo c ~ 1ii. cuy1 posición compartimos. y sil dcrccho se reducirá a solicitar que se regiile sil comisión. aunque el mandato no tenga efecto. En ese sentido.a i la l a b o ~ciicoiiiciid3da. o qiic si Iiay pareni1. Otra dificultad qiic siiscita el precepto se prcscnta en el caso de que el albaceazgo Iiaya sido ciiiiiplido parcialmente. Aceptamos. taoibién. . y sin tericr en cuenta las labores a desei~ipeiiar. Para otros. debe presumirse que la liberalidad se hizo eii fuiicibn de la ejecución del testamento.

por la destitución ordenada por el juez. 3608 la carga imposible anula la disposición a que se halle impuesta. 3865: El al6aceazgo acaba por la ejecucomp ata del testamento. Sin . la remuneración no podrá ser percibida. ctón La ejecución completa del testamento constituye la forma normal de finalización de las tareas del albacea. Conviene advertir que el supuesto n o debe confundirse con la retribución fijada por el testador.Esta norma importa una contradicción con las solucio nes del Código. considerada como tal y no como legado. coi~iocausa de terriiinación del albaceazgo. la nulidad del testamento en que las funciones estaban asignadas. por tanto. derecho a una comisión. el ejecutor n o tiene ya tarea alguna para realizar. V. Debe señalarse que en doctrina se ha considerado. por la mrlertr r l ~ lalbacea. la riulidad aniquila el nombramiento mismo. extraño a la idea de liberalidad. FIN DEL ALBACEAZGO Establece el art. En este caso. adeniás. por la tncapacidad sobreviniente. al llamado a desempeñar el albaccazgo y que por su incapacidad n o pudo hacerlo. Aunque. ya que según lo previsto en el art. y por dtmision volzinturiu. que la nulidad importa en cierta manera unz causa de terminación del albaceazgo. Cuando se han cumplido todas las disposiciones del testador. entonces. el albacea pudo cumplir actos eficaces en función del testamento aparentemente válido y tendría. en rigor. Puede admitirse.

La incapacidad sobreviniente del albacea determina el cese de sus funciones. En caso de ser manifiesta.410 MANUALDE DERECHO SUCESORIO embargo. no es necesario que se haya consumado la ejecución para que la cesación se produzca. ya que de esa forma se establece una relación directa entre beneficiarios y obligados que hace innecesaria la tarea del albacea. De igual forma. 3855 confiere al albaceazgo el carácter de cargo personalísimo e intrasmisible a los herederos. La invocación de la incapacidad pertenece a cualquier interesado. bastando con que los herederos aseguren de manera efectiva el cumplimiento de los legados. como se observa. debiendo declararse judicialmente. Consecuencia obligada de ello es que la muerte concluye con la misión del albacea. o acuerdan el modo de cumplimiento. convendrá tener presente que la detrrminación constituye una cuestión de hecho que habrá de i-esolverse conforme a las circunstancias del caso. El art. sometimiento a la curatela derivada de condena penal superior a tres afios. debe darse por terminadas las funciones del albacea si en el testamento no se establecen legados o cargos de ninguna especic. como judicialmente se ha resuelto. etc. sin perjuicio de que la obligación de rendir cuentas se trasmite a sus sucesores. . y los herederos instituídos se han presentado en el suceiorio a asumir sus derechos. Así. si aquellos depositan el importe de las mandas. De todas formas. o ponen a disposición de los legatarios el objeto de la liberalidad. por ejemplo. puede el juez declarada de oficio. cualquiera que sea su causa: interdicei6n por demencia.

no interesando si tiene una motivación culposa o dolosa. los acreedores. 3866). La última previsión comprende tanto la quiebra como el concurso civil. o por mala conducta en sus funcion&. o por haber quebrado en sus negocios. por tanto. debe apuntarse que ella no está dirigida a la incapacidad física o jurídica aludida en el art. que no obstante que el precepto sólo menciona a los herederos. distrajera fondos. sino que comprende la carencia de aptitudes para cumplimentar el mandato. Importa advertir. ella esta referida al cumplimiento de sus funciones. 3863. nQ 835). Establece el art. que cuando un funcionario ha sido nombrado en esta calidad ejecutor testamentario. finalmente. o aun cuando fuera moroso extendiendo excesivamente el término de sus funciones. En cuanto a la mala conducta. como se ha visto más arriba (supra. la muerte no pondrá termino al albaceazgo. sus poderes pasan a la persona que lo sucede en la función (art. Como observa Parry. obstaculizara la marcha del juicio sucesorio. Por SU incapacidad para el cumplimiento del testamento. . y no operará ipso jure. 3864: Los herederos pueden pedir la destitucibn del albacea. ya que también están facultados para pedirla los legatarios.Importa recordar. Con respecto a la primera de las previsiones. la legitimación activa para solicitar la destitución no se reduce a ellos. En el supuesto. sino que deberá resolverse judicialmente a petición de parte. la mala conducta comprende y excede la "mala gestión". como si el albacea provocara cuestiones inútiles. y en algunos supuestos el fisco.

El albacea puede renunciar al cargo en cualquier momento.Adolfo: Derecho del albacea legatario a percibir honorarios. "Rev. 1931. "J.A. 75. CAFFEMTA. podrá hacerlo dando aviso. Cbrdoba. 1950-11.". Pram~. ajustarse a las obligaciones que impone el mandato. sin causa suficiente. p.José 1. sin necesidad de justificar su decisión. 1928. pero si lo hiciese en tienipo indebido. hasta quc se puedan tomar las disposiciones necesarias para ocurrir a esta falta. .: Albaceas. Eduardo: Aceptacidn del cargo como condicidn in~glicitapara pretrnder el legado.". sin embargo.". 418. SALAS. Montevideo. p. doct. 2. deberá satisfacer los perjuicios que la renuncia causare. t. 65. 795.A. Franccsco: Contributo alla teoria della esccuzion'e testa~nentaria. t . p. p.A. t. 1956. PARRY. Padua. Por tanto.Rafael: De los albaceas. VILLECAS BASAVILBASO.". 27. t. t . 1952.. "J. 825. del Colegio de Abogados de Bs. p.: Honorarios del letrado del albacea.A. 6. G A ~ Hugo .: El albacea testamentario en el derecho argentino. ~N Jorge: Procurador del albacea. Deberá. en particular las establecidas por los arts. Florencio: Albacea legatario. Honorarios comunes. 1978 y 1979. si no le es del todo imposible. Montevideo. E. ya que s u misión es esencialmente voluntaria. "J. DIRLIOGRAFIA ESPECIAL A L R A R R AGODOY. secc. aiio 1928. debe continuar sus gestiones. Además. PRAYONES.". MESSINEO. "J.Acdeel E. As. 70. aunque renuncie con justa causa.

BlBrLo~r.BIBLIOGRAFIA GENERAL Anteproyecto de Código Civil de 1954 para la República Argentina. G . segunda edicibn.: Curso elemental de derecho civil. BINDER. Bs. París. segunda edición. Sentis Melendo.C.J. COVIELLO. A. 1899.: Tratado de derecho civil argentino. AI-BRY. A. G. C. tercera edicibn.. Sucesiones. 1968.ARIAS. segunda edici6n.: dnteproyecto de reformas al Código Civil. y CAPITANT. Madrid. tercera edición. As. Lacruz Berdejo. BORDA. . traducci6n de la última edici6n francesa por la redacci6n de la Revista General de Legislaci6n y Jurisprudencia. Barcelona. :\ZZARITI. Des donations entre uifs et des testaments. 192911932. A. y COLIN. Milán. 1863. G. c. traducción de S. 1944. H.M. BARBERO. 19221 1928. París. 1970.B. y AZZARITI. As. F.: Sistema del derecho prirpado. 1950. MART~NEZ. RAVDRY-LACANTINERIE. traducción y anotaci6n conforme al derecho español por J.G.. Des successions. .: Sucesión testamentaria y donación. Bs. BIONDI. . 1960.. M. 1899. L.. A. J. Miliin. Bs. As. Fairén.: Succ~ssionelegittima e necessaria. 1955.: Derecho sucesorio. TucumAn. 1967.. 1948. con notas sobre el derecho civil español por Demófilo de Buen.: Cours de droit civil francair. OLIN.:Successioni per causa di morte e donazioni. Bs. y WAHL.: Derecho de sucesiones. As.... segunda edicidn. Barcelona.: Le s?~ccessioniper causa di morte. 1938. BAUDRY-LACANTINERIE.. J. con la colaboración de F. 'traduccidn de M. Pelzer.: TraitC thiorique et pratique de droit civil. L. París. Padua.: Traité theorique et pratiq~ de droit ciivil. D. y RAU. BARASSI. J.

C.: Tratado de derecho hereditario. 1934. Roca Sastre. As. V. Prieto Castro. cuaita edicibn. ParisBruselas. DE GÁSPERI.F. P. 1947. 1873. 1953. tercera edición. Frutos. L.: Tratado de los testamentos.. Padua.E. Bruselas. R...: Tratado de lar sucesiones. y MAZEAUD. 1920. 1931..: Istituzioni di diritto civile.: Lecciones de derecho civil.: Curso & derecho civil..: Derecho privado romano. Paris. 1971. Bs.: Elementos & derecho romano. . S. JOSSERAND. cuarta edición. J. Bs.. Bs. 1875.y L. de R. C. MACKELDEY.. MAZEAUD. As.C. 1834.F. París. * MARCAD&. IRURETA GOYENA(h. J . F..: COUTS& droit romain. Madrid. 1953. H. trad. As. UURENT. 1852. P. As. 1958. 1951. 1932.: Cours de Code Civil. 1952. C. DEMOLOMBE.CHABOT(DEL'ALLIER). 183411842. Madrid. DE RUCC-IERO. Bs. traducción de S..S. y KUNKEL. DURANTON.: Concordancias. Milán. motivos y comentarios del Codigo Civil español. F. As. '1839. BRUN. As. compilado por 1. Alcalá Zamora y Castillo. 1921. París.: Concordancias y comentarios del Código Civil argentino. KIPP. H. 1935.: Derecho de sucesiones en el Tratado & derecho civil de Enneccerus. DELVINCOURT.: La successione testamentaria. FORNIELES.: Zntroduccidn al derecho de la sucesión hereditaria.: C O U ~de S Code Napoléon.). Barcelona.. y BELOST-JOLIMONT. M.: Exfiosicidn y comentario del Cbdigo Civil asgentrno.: Explication théorique et pratique d u Coa2 Civil. tercera edición. W. París. Bs. : Curso de sucesiones. revisado y completado por A. Argüe110 y P.A. As. GANGI. Bs. traducción de L. DEGNI. traducción de L. Kipp y Wolff.: Derecho civil. O. Montevideo. B s As. Bs. LAFAILLE. Mesina. Bs. Paris. MART~NEZ PAZ. Barcelona. 1876. 1965.: Principes de droit civil frangais. GARC~A GOYENA.: Cours de droit jrancais suivant le Code Civil..C. As. T. MAYNZ.: Commentaire sur la loi des successions. 1878. MACHADO. Cunchillos y Manterola. 1942. LLERENA. J.R. 1937.: La successione testame?ttaria nel vigente diritto italiano.L. F~ssr. Sucesiones. JORS.

R e f o r m a &l Código Civil. M.J.: Manual de derecho ciuii y comerctal.. y RIPERT. Sentís Melendo. 1945. traDonaciones y testamentos.R.. traducci6n de M. As. J. E.: Derecho de las sucesiones. WBORA. Garcia Daireaux. Bs.. Cacici).ANIOL. bajo la supervisibn de J. M. Bs.f. Dorado.: Cours d'institutes et d'histoire d u droit romain. Paris. S. 1961. Bs. POTHIER. ROGUIN. BruselasParís. traduccibn de P. francés.: Tratado practi~. VIALLETON. Llambias. 1908. PI.: Historia e instituciones del derecho privado romano. As. 1950.. ducci6n de M.ode derecho civil.J. donations et testaments. segunda edición. Nociones de derecho civil (tomadas de las lecciones por A. M. Bs. de D.: Traité élémentaire de droit ciziil. 187811879. Madrid..MESSINEO. SAVIGNY. skptima edici6n. Paris. Madrid. As. J.El Cddigo Civil argentino anotado.J. SEGOVIA. Díaz Cruz. TRASBOT.: Tratado de derecho civil español.: RésumC et conférence des commentaires d u Codc Civil sur les successions. Bs. 1963/1965. París.f. 1881. PUIGBRUTAU. Sentís Melendo. 1805. Paris. edicibn oficial. BUCNET. y RIPERT. 1 2 Habana. M. R.. As. Bs. et mises en corrélation avec le Code Civil et la lkgislation actuelle par M. J. s.: De las sucesiones.. Ascoli y E. 1952. Des donatiom entre v i f s et des testaments. . traducci6n de S. F. 1894. 1855. C. Bs.. POLACCO. proyecto y actas de la Comisión Reformadora..: Tratado practico de derecho civil francés.E. Bs. Barcelona. M. y BOULANGER. As. Madrid. traduccibn de Media y Poley. As. Informe..F. 1837. s. NAMUR. V. L.: E U Z ~ annotkes ~ C S . Paris. PUICPEÑA. 1957. VAZEILLE. MAURY y E.: Derecho de sucesión. La Habana. SOHM. As. segunda edici6n al cuidado de A. con el concurso de A. Polacco. F. PLANIOL. P. PRAYONES. tradriccibn de S . 1861. TROPLONG.. traduccibn RIPERT. Las sucesiones. . As. 1954. 1888. Teoría general de las sucesiones. 1945. PLANIOL.: Fundamentos d e derecho civil.: El Cddigo Civil de la República Argentina con su explicación y critica bajo la forma de notas. J... 1971.: Tratado de derecho civil.segunda edición.: Sistema dc derecho romano actual.: Traité d e droit civil comparé. Día? Cruz.: Díoit civil expliqué. con el concurso de J.

B s . Fadda y P. . VON ' ~ U H R . trad. Turín. K.As.416 ~ 1 ~ 1 . WINDSCHEID. A.: Derecho de las sucestoner. Teorio general del derecho ciuil ulem a n . annoté et rétabli par hlnssé et Vergé. Rava. . Z A N N O N I . As. Bensa..: Diritto delle Pandette.: Le droit .-iuil f r ~ n s a i s . París. A. 1974. B. traducción de C . 1925. E. d e 1'. 194611948. Bs. 18541 1860. ZACHARIAE.. Í'\ I ~GENERAL ~ ~ ~ t .: Derecho civil.

APÉNDICE .

.

que firmo J. encargándole que cumpla fielmente mi voluntad. Jorge Aguirre. 23 de diciembre de 1979.TESTAMENTO OLÓGRAFO Fdrmula I . Aguirre. La Plata. La Plata. Nicolás Garcia. Segundo: Lego mi biblioteca a la Universidad Nacional de La Plata. J. Yo. dispongo de toda mi herencia en favor de Marta Piñeyrúa. y no teniendo herederos forzosos. Mediante este testamento. dispongo de mis bienes en la siguiente forma: Primero: Lego mi autom6vil a mi ahijado Pablo Ruiz. en pleno uso de m h facultades mentales y no teniendo herederos forzosos ni voluntad de que me hereden mis parientes legitimos. Aguirre. Tercero: Instituyo como heredero al Dr. 23 de diciembre de 1979. a quien instituyo mi Única heredera. Jorge Aguirre. .

y lo oyeron al . d e treinticinco años de edad. y firma sus actos J. ante mi. de cuarenta años. siendo hijo legitimo de Juan Aguirre e Isabel Spince. todos de mi conocimiento y capaces. don Lttis Paredes.T E S T A M E N T O POR ACTO PÚBLICO En la ciudad de La Plata.Plata. y don José García. quien me rnaiiitiesta sil deseo de otorgar testamento por acto público disponiendo dc sus bieiies para después de su muerte. corresponde sobre el torillonlinio de la bóveda familiar ubicada en el cemegterio (le 1. persona hábil. ambos fallecidos. compareció a mi escribanía situada en la calle 49.507.No teniendo el otorgante otras disposiciones que dictarme. mayor de edad. domiciliado e n la calle 51. n? 876.4guirre. np 7. Cuarto: Que 1epn r sii hermano legitimo Juan Aguirrc la mitad in tlivisa que le. de mi coiiocimiento. partido de La . habiendo nacido el 7 de marzo d e 1932. soltero. de esta ciudad. de esta ciudad. no 666. quienes vieron al testador y a este testamento en el acto de lectura. capital d e la provincia de Buenos Aires. domiciliado en la calle 7. escribano piiblico autorizante y testigos que se expresarán. Segundo: Que n o le sobrevive pariente alguno en la lima iectd ascendente ni descendente.000 pesos mensiisles. n9 344. a los veinte días del mes de diciembre d e mil novecientos setentinueve. . procedí a dar lectura en voz alta del acto al testador. a cuyo efecto dictó sus disposiciones que redacto en la forma y en el orden siguiente: Primero: @le se llaina como queda dicho. Quinto: Que en el remanente de sus bienes institiiye'como Iieredera a sii sobrina Isabel .a I'lata. siendo la hora nueve. con cargo de entregarle en contepto de . don Jorge Aguirre. Tercero: Qile lega a su fiel servidor J u a n Garcia. d e esta ciudad. quien se ratilich del contenido en presencia de los testigos don Alberto Gbmez.ilimentos a sil hermana hlarta. domiciliado eii la calle 43. libreta d e enrelamienta 4.37. de treinta años.922. la cantidad de 500. Aguirre. de esta ciiidad. no 565. domiciliado en Ia calle 32. l~ casaquinta ubiciida en City Rell. de esta ciudad.

En prueba de coriforniitlad firma el tr\t. doy le. :triLe ~ i i í .idos testigos.tsri presencia de los expres.i(lor. . comprobando ademds que este acto iio ha sido iiiteriuinpi(lo por otro extraño.?'ESTAMENTO POR ACTO I>~ÍBLICO 42 1 testador ratificarse de toclo $11 contenido.

nQ 565. de mi conocimiento. domiciliado en la calle 3. de treinta años. doy fe. de treinticinco años. y don Pedro Pérez. de treinta años. doy fe. a veinte días del mes de diciembre de mil novecientos setentinueve. y que este pliego queda en mi poder a pedido del testador. lacrado y sellado. su testamento con sus últimas disposiciones. nQ 344. don Josk García. como también que la entrega y suscripción se efectúa en un solo acto. nQ 1290. de esta ciudad. nQ 737. agregando que me lo presenta para que haga constar esta declaración en su cubierta. todos vecinos hábiles y dS mi conocimiento. nQ 846. Con lo que termina el acto y. natural de Adroguk. domiciliado en la calle 49. domiciliado en la calle 43. que no ha sido interrumpido por otro extraño. (Firmas del testador. soltero. domiciliado en la calle 44. firma el testador con los testigos don Alberto Gómez. ante mí. dice. de cuarenta años de edad. y en presencia de los testigos que suscriben me entrega en este acto un pliego cerrado y lacrado que contiene. el escribano. hribil. don Luis Rodríguez. de esta ciudad. . cosido en sus extremos. don Luis Paredes. formalidad que se verifica. de cuarenta años. domiciliado en la calle 45. de esta ciudad. no 876. de veinte años. de esta ciudad. comparece don Jorge Aguirre. de esta ciudad. testigos y escribano). domiciliado en la ralle 51. previa lectura.TESTAMENTO CERRADO En la ciudad de La Plata.

11 por intermedio del escribano Emilio Lazcano. quien. 15 de mayo de 1979.C. .P. previa aceptabón del cargo ante el actuario. Autos y vistos: Habiendo los testigos (acta de f. decrktase la protocolización del testamento rubricado obrante a f.PROTOCOLIZACIdN DE TESTAMENTO La Plata. en orden a lo dispuesto por los artfcu: los 739 y 740 del C.. 26) reconocido la letra y firma del testador. procederi a llenar su cometido.

17 y lo dispuesto por el articulo 743 del C. . SO de octubre de 1979. 15.P. declárase válido en cuanto a sus formas el testamento o l e grafo otorgado por el causante don Juan Ptrez. y cuyo testimonio obra a f. Autos y vktos: Atento a lo solicitado a f.DECLAUCION DE VALlDEZ DE TESTAMENTO OLOGRAFO La Plata.. lo dictaminado por el ministerio fiscal a f.C. que fue protocolizado ante el escribano don Nicolis Rodriguez. 56.

declárase válido en cuanto a sus formas el testamento otorgado por el causante. aríte el escribano del partido de L i n d l n don Josk Garcia. 36.C. Autos y vistos: Atento a lo~solicitadoa f.DECLARACí6N DE VALIDEZ DE TESTAMENTO NOTARIAL La Plata. don Juan Pkrez.P. cuyo t e s t i m i o obra a f.. 30 de octubre de 1979. con fecha 26 de mayo de 1976. lo dictaminado por el ministerio fiscal a f. 38 y lo dispuesto por el articulo 743 del C. 9. .

MANUEL. Segundo: Con la de fojas 314 (número 424. se declara. RICARDO Y ALICIAROSAL~A GONZALEZ Y SECURADO. sección Nueva Chicago) w acredita el matrimonio del causante con doña ISABEL SECURADO. 10 de octubre de 1979.DECLARATORIA DE HEREDEROS Buenos Aires. si los hubiere. Cese la intervención del señor agente fiscal (artículo 726 del Código Procesal). número 1135) ac acredita el fallecimiento de don MANUELGONZALEZ. el 9 de agosto de 1969. en cuanto a los bienes propios. foja 7 (ntímero 1052. OCUm d o en esta Capital. en su cardcter de tal. doña ISABEL SEGURADO DE GONZ~LEZ. sobre cuyo resultado certifica el actuario a foja 42 vuelta. sección Nueva Chicago). en cuanto ha lugar por derecho y sin perjuicio de terceros. foja 6 (nhmero 1831. Cuarto: Con los diarios y recibos de fojas 44 y 1 se acredita la publicaci6n de edictos por el termino de ley. y sin perjuicio de los derechos que. sección Nueva Chicago) y foja 8 (número 1697. sección Nueva Chicago) se acreditan los nacimientos de sus hijos: MARINA. que por fallecimiento de don MANUELGQNZALEZ le suceden en caricter de herederos sus hijos MARINA. ocurridos en esta Capital Federal. el 8 de octubre de 1933. dictamen favorable del sefíor agente fiscal de foja 43 vuelta. Por las precedentes consideraciones. la ley le otorga sobre los gananciales. celebrado en esta Capital Federal. respectivamente. Terceo: Con las de foja 5 (número 2191. el 21 de noviembre de 1931. el 20 de setiembre de 1936. MANUEL. . RICARDO y ALICIAROSAL~A GONZALEZ Y SEGURADO y la cónyuge supérstite. 9570 y 3576 del Código Civil. y lo determinado en los articulas 3565. seccibn Nueva Chicago). Y vistos: Estos autos para dictar declaratoria de herederos. el 26 de mayo de 1958 y el 11 de junio de 1945. Rimero: Con la partida de foja 2 (tomo primero X.

don Manuel González. Manuel. nQ 1025. matrimonio que se celebró en esta capital el 21 de noviembre de 1931. 4. el 20 de setiembre de 1936 (f. 174 vta. s/siicesi6n". y Manuel. en los autos "González. antes nombrados. según acta de f. 2. en los teminos que siguen. la que por deckión unánime se otorga a la cónyuge su*"t1te. donde tambikn consta la aceptación del cargo. falleció en esta Capital Federal el 9 delagosto de 1968. en cuanto a 10s bienes propios si los hubiere y sin perjuicio de los derechos que. la ley le otorga sobre los gananciales. Abierto el proceso sucesorio. Era de estado casado con doña Isabel Garcia.. con domicilio constituido en la calle Tucumán. 3. A f. a f. designación que se hace a f. y previa publicación de edictos. El causante. 174). 6). 172. 5). en su caricter de tal. . De esa uni6n nacieron los hijos Marina. 44 se dictó dedaratorja de herederos en favor de sus hijos legitimos.CUENTA PARTICIONARIA Señor juez: Juan Pkrez. respetuosamente digo: Vengo a presentar la cuenta particionaria que se me encomendó (auto de f. 1. el 8 de octubre de 1935 (f. El total del acervo esti integrado por bienes de carácter ganancial. a V. S. Marina y Manuel González y Garcia. perito partidor. Para la adjudicaci6n he seguido las pautas suministradas por l a comuneros. 2. y de la cónyuge supérstite doña Isabel Garcia de González. 3. según resulta de la partida obrante a f. sustancialmente en cuanto a la casa-habitaci6n del yusante. todos los participes en la comunidad me proponen perito partidor. a quienes he escuchado antes de formular esta cuenta particionaria.

Correspondió al causante por compra que efectuó a don Domingo Salustro. Inmueble ubicado en la Capital Federal.Partida 2. según escritura del 16 de diciembre de 1957. partida 1. nQ 1051. Comprende la unidad 7 de vivienda.61 mtsz. Su valor $ 73. inscrita el 44 de diciembre de 1937 en Zona Sud.000.- . calle Alsina.Esti compuesto por los bienes muebles e inmuebles oportunamente denunciados.000. y son los siguientes: Partida 1. tiene una superficie cubierta de 85.59 por ciento. habiendosele adjudicado un porcentual de 18. tomo 449. folio 173. lo que hace una superficie total de 103. Inmueble ubicado en Capital Federal. con entrada independiente por el nQ 1771 de la calle Alsina.393. planta baja.821. que se desamoIla en planta baja y primer piso. unidad 1. otorgada ante el escribano Fernando G.000.186. nQ 1546. con entrada independiente. primer piso.83 mtsl. Ríos en el Registro 131. calle Murguiondo.78 mts2 y otra superficie descubierta de 6 mtst. Comprende una unidad de vivienda.000. una superficie semicubierta de 11. y tiene una superficie Trasporte $ 73. finca 81.

folio 173. en la Trasporte $ 223. .277".91 mtsz.821.ll mtsa y otra superficie descubierta de 42.000.24 mts. y en la planta alta o azotea. inscrita el 23 de diciembre de 1938 en Zona Sud. tomo 449.000.- .70 mts2. Su valor . haciendo un total de 7.ll mts2.habiendosele adjudicad~ un porcentual del 32.000. según escritura del 18 de noviembre de 1938. . más un balc6n de 6. partida 1.000. Correspondi6 al causante por compra que realizb a don Jos6 Traverso.Trasporte $ 73.62 mts2.61 mtsZ en planta baja. y en primer piso una superficie cubierta de 96. partido de Matanza. todo lo que hace un total de 24236 mtss de s u ~ r f i c i e . finca 81. otra superficie descubierta de 89. lote 1 de la manzana 45.E.. más una superficie superpuesta "escalera" a la unidad 1.183. . formando esquina con la calle Cisneros. Inmueble ubicado en la provincia de Buenos Aires.699. otorgada ante el escribano Emilio Lascano en el Registro 125. haciendo una superficie de 145. de 5.cubierta de 1. calle General San Martin.Partida 3. .89 mts2. de frente al N. paraje denominado Villa Don Bosco. Mide: 8 mts.4. $ 150.000.000.64 muZ. .

E.O. Correspondib al causante por compra que hizo a don Alberto Funes y otros. al S. nomenclatura catastral: circunscripción 11.O.E. entre las de Cisneros y Malabia.50 mt9.000. al N.. seccibn L.ochava al N.por 30 de fondo al S.000. y 30 mts.Trasporte $ 223. Mide: 12 mts.E. Inmueble ubicado en la provincia de Buenos Aires. inscrita el 20 de octubre de 1958.E.. lo que hace una superficie de 360 mts*. con la calle Cisneros. al N. parcela 1. lindando: por su frente al N. pasada ante el escribano Julio Hemera.- .E.E. al S. calle San Martin. partido de Matanza. al S. lindando: por su frente al N. con el lote 2. paraje denominado Villa Don Bos co.E. lo que hace una superficie de 525. lote 2 de la manzana 45. con la calle General San Martin. con el lote Trasporte S 301.O. al S.. con la calle General San Martin.O. 27 mtS.000. Su valor $ 78. manzana 67. según escritura del 11 de agosto de 1961. 11 mts.000. al S. con con el lote 12 y al S.000.000. con el lote 11 y al N.. con el lote 3.O. de frente al N.O. en el Registro 314..Partida 4. bajo el nQ 6740 del Registro de Matanza.

000.000.. Gastos de la última enfermedad del causante (honorarios mkdicos y factura del sanatorio Lister. . . parcela 2.. Total del cuerpo general de bienes .700. bajo el nQ 6918 del Registro de Matanza. año 1978.. . . COrrespondió al causante por compra efectuada a Jos6 E s poma.... . . $ 75.000. . ..000.CUENTAPARTICIONARIA Trasporte 1 Nomenclatura catastral: 11.500. Automóvil marca Peugeot.. Partida 6. manzana 67.678.000. fs.000. . . Su valor .000.- $ 73. .000. otorgada ante el escribano Enrique Vattuone.Partida 8.. según escritura del 8 de setiembre de 1961..Trasporte $ 78. . .. .. sección L.000. ... . Su valor Partida 5.. .- $ 30. motor 2. . modelo 504.204.- a) Deudas de lo sucesión: Partida 7.- $ 756. Honorarios correspondientes al letrado patroci"ante .- $ 350.. patente B.000. en el Registro 9.- . . .925. proveniente de la subasta ordenada en estas actuaciones (fs.b) Cargas: Partida 9. $ 500. 68/71) $ 2.. Dinero depositado en autos.000... inscrita el 22 de noviembre de 1961.. .000. 79 y 81) . 87) ...000. .000. Factura honorarios escribanía Elizondo (f....000.700.- $ 756. . .000. 1250. $ 301..

.Partida 18...270. Para satisfacer su pago se formulan las siguientes hijuelas de adjudicaci6n: 1 Hijuela 1. inscripcibn de bienes en la provincia de Bs. . planta baja. Gastos pendientes (tasa de justicia.000. .- Sumas iguales $ 756.000... Inmueble ubicado en la Capital Federal.Partida 11...Trasporte $ 78. . . que constituye el patrimonio trasmitido. o sea.. $ 91...030.015.. Bajas generales . ... .- . . $ 10.030.000.- . .000. . . .000.- El acervo debe dividirse en la siguiente manera: un cincuenta por ciento corresponde a la c6nyuge supérstite por su participaci6n en la sociedad conyugal.015.000.. .. $ 756...... .007..000.700.. Comprende una unidad de vivienda... .) .- Total de las bajas generales .- $ 756. .000. .000. $ 91. ...015. .000.. .- IV. .Resta un saldo partible de .. .000. la cantidad de $ 332.etc. . ... .. .000. ..000. Para doña Isabel García de Gonz<ilez. $ 3..000. con entrada independiente. unidad 1. .000..000.. Honorarios del perito partidor . corresponden $ 166. lo que totaliza el saldo partible de t $ 664.. Le corresponden ..- $ 756.00U. . .. . $ 664. .000: del resto. SALDOPARTIBLE Cuerpo general de bienes ..970.- Trasporte $ 332. tiene una superticie cubierta de $' 332.. As.000. Se le adjudica en pago: Partida 12.500 a cada uno de los dos hijos.. . ..970.... calle Murguiondo nQ 1546.....

000. Ríos en el Registro 131. folio 173.- $ 332. otorgada ante el escribano Fernando G. partida 1.- . más una superficie superpuesta "escalera" a la unidad 1. de 5. . y en primer piso una superficie cubierta de 96. una superficie sernicubierta de 11.Trasporte 85.89 muy. habiendosele adjudicado un porcentual de 1839 %.61 mts2.000.11 mtsa y otra Superficie descubierta de 42.000 Partida 13. según escritura del 16 de diciembre de 1937. con entrada independiente por el nQ 1771 de la calle Alsina.70 mtss.000. más un balcón de 6. . . Comprende la unidad 7 de vivienda.62.186. Su valor .61 mw2 en planta baja. Inmueble ubicado en Capital Federal. lo que hace una superficie total de 103. que se desarrolla en planta baja y primer piso.haciendo una superficie Trasporte $ 73.015. Correspondió al causante por compra que efectu6 a don Domingo Salustro. nQ 1051. primer piso. haciendo un total de 7. .393.78 mts2 y otra superficie descubierta de 6 *ts2. tomo 449. $ 73. inscrita el 24 de diciembre de 1937 en Zona Sud. calle Alsina. finca 81. y tiene una superficie cubierta de 1.91 mtsw. .83 mts2.821.000.

Partida 15..- $ 30. partido de Matanza..000. Autombvil marca Peugeot. .36 mts*.000.699.000..500. .. calle General San Martin. modelo 504. paraje denominado Villa Don Bosco. . año 1978..27 yo. lote 1 de la manzana 45.- $ 332.64 mts2. formando esquina con la calle Cisneros. .. .183. . .. 1.... partida 1. patente B.925. Inmueble ubicado en la provincia de Bs. .000.ll mts2. motor 2.. .007.015. Se le adjudica en pago: Partida 16. .- .. y en la planta alta o azotea..678. . .000.- Hijuela 2. .. finca 81821. . folio 173.000. .- $ 79.. de frente Trasporte $ 166.. .. Su valor . otra superficie descubierta de 89.Trasporte de 145. . . . .000.. As. Su valor .000. Le corresponden ...- Sumas iguales .015. habiéndosele adjudicado un porcentual de 32. . . . .000. Parte de la partida 6 del cuerpo de bienes . . Dinero. Para doña Marina Gonzdlex y Garcia. . . . según escritura del 18 de noviembre de 1938. tomo 449.000.250. inscrita el 23 de diciembre de 1938 en Zona Sud. Ckirrespondib al causante por compra que realizb a don José Traverso. $ 73.- $ 332. Mide: 8 mts. . $ 332. Partida 14. todo lo que hace un total de 242. . .204. otorgada ante el escribano Emilio Lazcano en el Registro 125. . . $ 150.015. .015.

Para don Manuel ConIólez y Carcia.- .007. con el lote 12 y al S. al S. según escritura del 11 de agosto de 1961.. .O. . .O. . al S.500.E. . . . .. . al N. $ 88.- Hijuela 3. . Su valor . . . .. . parcela 1. inscrita el 20 de octubre de 1958. lo que hace una superficie de 325.. . sección L. S 166. con la calle General San Martín. 4. lote Trasporte $ 166. calle San Martín.- $ 166.E.24 mts. .000. . con la calle Cisneros. Ccrrespondió al causante por compra que hizo a don Alberto Funes y otros.500.. . . . paraje denominado Villa Don Bosco. . manzana 67. 27 mu. Dinero.007..007. 11 mu. . ..E.. . .Sumas iguales . Parte de la partida 6 del cuerpo de bienes . . nomenclatura catastral: circunscripción 11. . .. . ..007.- Se le adjudica en pago: Partida 18.500.. . bajo el no 6740 del Registro de Matanza.500. .O. Inmueble ubicado en la provincia de Bs..500. .000. .. . . en el Registro 314. $ 78.Partida 17.Trasporte al N. . y 30 mts.007.. $ 166. . . Le corresponden .E..50 mts'. entre las de Cisneros y Malabia... en la ochava al N. al S. partido de Matanza. .. As. Linda: por su frente al N. . . con el lote 2. . pasada ante el escribano Julio aerrera. al N.O. . .

. la que solicito se ponga de manifiesto en Secretaria y. bajo el nQ 6918 del Registro de Matanza. linda: por su frente al N.. con calle General San Martín. $ 75.E... .. inscrita el 22 de noviembre de 1961...500. de no formularu observaciones.500. al S.' con el lote 1. con el lote 11 y al N.. por 30 de fondo al S.500.007. con el lote 3. parcela 2.O.E. sección L. lo que hace una superficie de 360 mal.007.. manzana 67..- $ 166.Partida 19. .. .. ..000.. al S. $ 166..Sumas iguales . . . Correspondió al causante por compra efectuada a José Espoma. . $ 91.Trasporte 2 de la manzana 45. otorgada ante el t.- Con esto dejo terminada la presente cuenta de partici6n.. ... oportunamente se apruebe. ..aibano Enrique Vattuone. . de frente al NE. . . . Nomendatura catastral: circunscripción 11... . . ..O.E. Parte de la partida 6 del cuerpo de bienes . Proveer de conformidad 'serd jurticis.007. Su valor .. . Dinero. . ... en el Registro 9.000. . Mide: 12 mts. . según escritura del 8 de setiembre de 1961. .

R.Se terminó de imprimir en febrero de 1999. en TALLERES GRÁFICOS MAKT~NEZ ESQIJI\'EL S. Manuel García n"56.L. Tirada: 1500 ejemplares . Buenos Aires..