You are on page 1of 3

Cortesía Ing. MSc. Luis Fernando Restrepo G.

REVISTA DINERO, 05/18/2010

Finanzas
Convergencia Contable

Una vez se firmó la nueva ley, la Luis Guillermo Plata, MINISTRO DE


conciencia por parte de algunos COMERCIO, INDUSTRIA Y TURISMO.
empresarios sobre la inminencia del “Estamos dentro de la oportunidad legal
cambio fue mayor y se hicieron para la presentación del plan de trabajo
numerosos procesos de capacitación. el próximo 30 de junio, el cual deberá
ejecutarse dentro de los 24 meses
siguientes a la entrega de este”.

Felipe Jánica, Socio líder IFRS ERNST


& YOUNG COLOMBIA. “Si la Juan Carlos Sánchez, Socio DELOITTE.
convergencia fuera en 2013, las “Tenemos que movernos rápido y
empresas tendrían que tener un balance acelerar el paso. Cualquier demora nos
de apertura al 1° de enero de 2012 que, hace estar más lejos de la meta”.
para efectos prácticos, es lo mismo que
el 31 de diciembre de 2011”.

Con la conformación del Consejo Técnico de la Contaduría Pública, que está próximo a
conocerse, se acelera la convergencia hacia normas contables internacionales.

El proceso de convergencia hacia estándares globales de contabilidad, iniciado hace


cerca de un año en el país, tras la expedición de la LEY 1314 DE 2009, ha marchado
lentamente. Sin embargo, es muy probable que durante los próximos meses el tema se
acelere con la próxima conformación del CONSEJO TÉCNICO DE LA CONTABILIDAD
PÚBLICA (CTCP), que será la entidad encargada de formular recomendaciones y marcar
el plan de trabajo para los próximos dos años.
Cortesía Ing. MSc. Luis Fernando Restrepo G.

Una vez se firmó la nueva ley, la conciencia por parte de algunos empresarios sobre la
inminencia del cambio fue mayor y se hicieron numerosos procesos de capacitación. Sin
embargo, el conocimiento del grueso del sector empresarial sobre las Normas
Internacionales de Información Financiera (IFRS, por su sigla en inglés) y sus
implicaciones sigue siendo bajo. "Las empresas saben que viene un cambio en materia
de contabilidad, pero no saben cómo las va a afectar. Por esto, la mayoría debería
empezar no solo a capacitarse sino a medir el impacto sobre sus sistemas de
información, procedimientos y políticas para arrancar su plan de conversión", afirma
Felipe Jánica, socio líder de IFRS de Ernst & Young Colombia.

Estos son procesos largos y complejos que no se hacen de un día para otro, pues exigen
cambios en muchos frentes y tienen grandes impactos. Más que la aplicación de unos
nuevos estándares contables, se trata de un cambio total en la compañía. "El proceso de
conversión a IFRS puede tardar alrededor de dos años en una compañía organizada
pero, para realizarlo correctamente, se tiene que anticipar tres años en su aplicación"
afirma Jánica.

Además, puede traer unos impactos importantes por la mejor contabilización de los
activos fijos e intangibles y de los pasivos contingentes, como los beneficios de los
empleados a largo plazo. Incluso, cambia el tratamiento de derivados y da mayor
relevancia a los impuestos diferidos ante una mayor independencia entre lo contable y
lo tributario, entre otros temas.

Pero, hay que empezar ya. Colombia fue uno de los últimos países del mundo en
comenzar a implementar este lenguaje global. "Tenemos que movernos rápido y
acelerar el paso. Cualquier demora nos hace estar más lejos de la meta", afirma Juan
Carlos Sánchez, socio de Deloitte.

La avanzada

Hay ciertos grupos de entidades que ya tienen implementados estándares


internacionales, como las subsidiarias de compañías extranjeras cuyas matrices están en
alguno de los más de 100 países que hoy ya tienen IFRS y las compañías colombianas
con créditos y/o inversiones en el exterior. Además, las entidades de servicios públicos
van muy adelantadas gracias a que la Superintendencia del ramo viene trabajando en
este tema desde 2007, antes de conocerse y aprobarse la ley.

De hecho, ya existe un borrador del modelo general contable que deberán seguir las
entidades a partir de 2011. Además, están en un proceso de coordinación institucional
con la Contaduría, pues alrededor del 38% de las empresas de servicios públicos son
estatales, afirma Orlando Garcés, asesor de la Superservicios. "Estamos en un año de
transición", agrega.

Para Gabriel Jurado, consultor de la entidad, ha sido fundamental considerar el grado de


heterogeneidad de las diferentes compañías, pues este no es un tema exclusivo de las
grandes empresas, sino que involucra también a las Pyme, donde la sensibilización y la
capacitación son claves. "Hay que enseñarlas a desaprender pero sin atropellarlas".

Educación, la clave

Este no es solo un tema de contadores ni del área financiera, también se requiere llevar
la capacitación a todos los miembros de la compañía, desde el área de sistemas y
Cortesía Ing. MSc. Luis Fernando Restrepo G.

operativa hasta la junta directiva. Además, todos los interesados clave, como bancos,
proveedores, clientes, reguladores, analistas financieros y de crédito, agencias
calificadoras, entre otros, deberán aprender a leer e interpretar la información financiera
de manera distinta. "Son informes más detallados y con mayores requerimientos de
información. Hay normas específicas para diferentes industrias, pues no es lo mismo,
por ejemplo, el manejo de los inventarios en un almacén de cadena que en una
petrolera", afirma Sánchez. "Las IRFS reflejan con una mayor veracidad la realidad
financiera de los negocios", agrega.

Hasta ahora las universidades han comenzado a realizar diplomados y especializaciones


para actualizar a empresas y egresados sobre normas internacionales, pero se ha hecho
poco a nivel de pregrado. "Hay que cambiar el perfil de los nuevos contadores mientras
los viejos tendrán que tener una mente más abierta para entender el cambio", afirma
Garcés.

Por ahora, el Ministerio de Comercio, Industria y Turismo promoverá un proceso de


divulgación para sensibilizar a las empresas grandes, medianas y pequeñas sobre el
cambio. Además, creó cuatro mesas de trabajo para estimular la formalización
empresarial en materia contable, mitigar el impacto del proceso de convergencia en el
tejido empresarial colombiano, concertar los asuntos tributarios y capacitar a los
contadores públicos en inglés.

El 4 de marzo pasado, el Mincomercio expidió el DECRETO 691 para la conformación


del CTCP y en la actualidad se encuentra en el proceso de designación de sus cuatro
miembros, quienes tendrán plazo hasta el 30 de junio para presentar el primer plan de
trabajo.

Según el ministro Plata, "la unificación del lenguaje contable colombiano con estos
estándares contribuirá a una mayor competitividad e internacionalización de las
empresas colombianas, facilitará la atracción de inversión extranjera, generará
oportunidades para los contadores, reducirá los costos de transacción en empresas de
todos los tamaños y proveerá mayor transparencia y mejor información a quienes
suministran recursos a las Mipyme, permitiendo un ágil acceso al crédito y a la
formalización empresarial".

POR ESTO, LAS EMPRESAS Y LOS PROFESIONALES QUE NO COMIENCEN A ACTUAR


QUEDARÁN REZAGADOS DE UN CAMBIO QUE YA EMPEZÓ.