You are on page 1of 5

Hora Santa en acción de gracias por el Sacramento de la Eucaristía

Inicio: ofrecemos esta Hora Santa en acción de gracias por el Sacramento de la
Eucaristía, razón de ser de nuestras vidas.
Canto inicial: “Alabado sea el Santísimo Sacramento del altar”.
Oración inicial: “Dios mío, yo creo, espero, te adoro y te amo. Te pido perdón, por los
que no creen, ni esperan, ni te adoran, ni te aman” (tres veces).
“Santísima Trinidad, Padre, Hijo y Espíritu Santo, yo os adoro profundamente y os ofrezco
el Preciosísimo Cuerpo, Sangre, Alma y Divinidad, de Nuestro Señor Jesucristo, Presente
en todos los sagrarios del mundo, en reparación por los ultrajes, sacrilegios e
indiferencias, con los cuales Él mismo es continuamente ofendido. Por los infinitos
méritos de su Sacratísimo Corazón y los del Inmaculado Corazón de María, os pido la
conversión de los pobres pecadores. Amén”.
Meditación
Jesús, la Eucaristía es el Pan Vivo bajado del cielo; es el Verdadero Maná, no
como el que comieron los israelitas en el desierto y murieron, sino el verdadero, porque el
que se alimenta de este maná celestial, aunque muera, vivirá, porque aunque muera en
esta vida terrena, vivirá eternamente, porque la Eucaristía contiene la substancia divina,
que es fuente de Vida y de Gloria divina inagotables. Quien se alimenta de este Pan
super-substancial en esta vida, posee ya en germen la vida eterna, aun viviendo en el
tiempo, porque la Eucaristía contiene al Dios Eterno, al Dios que es la eternidad en sí
misma. Cuando nos alimentamos con el Verdadero Maná, la Eucaristía, no comemos un
pan bendecido en una ceremonia religiosa; nos alimentamos con la substancia misma
divina, la substancia del Hombre-Dios Jesucristo, la cual nos hace partícipe de su
divinidad y de su eternidad; comulgar es comenzar ya a vivir, en el peregrinar de esta vida
temporal, un poco de la vida eterna y celestial que nos espera al traspasar el umbral de la
muerte terrena. Te damos gracias, oh Jesús, Hombre-Dios, porque al precio de tu Vida y
de tu Sangre en la cruz, nos conseguiste el Alimento celestial, el Verdadero Maná bajado
del cielo, la Eucaristía, que nos alimenta con el manjar de ángeles, la substancia divina,

el Cordero Inocente. los cristianos. convirtiendo la materia muerta de la ofrenda en humo que se elevaba hasta el cielo. además de las hierbas amargas de la tribulación. y en la Eucaristía el sacerdote ministerial. la Eucaristía es la Carne del Cordero ofrecida en el Santo Sacrificio de la Cruz para la salvación de la humanidad. desafiando a los sacerdotes de Baal. en la que comemos Carne del Cordero de Dios. teñimos nuestros labios con la Sangre del Cordero de Dios. el Unigénito del Padre. para la salvación del mundo. acompañada de una copa de vino. condimento que no puede faltar en la mesa de los verdaderos hijos de Dios. porque el profeta. y en vez de pintar los dinteles y las jambas de las puertas. la Eucaristía es la verdadera Cena Pascual. invoca al Espíritu Santo por la fórmula de consagración y el Espíritu Santo desciende desde el cielo como Fuego Sagrado que consume la materia muerta del pan y del vino y la transubstancia en el Cuerpo. Por este don de tu Sagrado . Silencio para meditar. el sacrificio de Elías prefiguraba la Eucaristía. porque el Patriarca inmolaba a su unigénito inocente ofrendándolo a Dios Padre. y en el sacrificio del cordero de la Alianza de la cena pascual de los hebreos. y la Eucaristía es la ofrenda de Cristo. como signo de que el sacrificio pertenecía a Dios. porque así como para los hebreos la cena pascual consistía en comer carne de cordero asada. prefigurado en Elías. así también para nosotros. En el sacrificio de Abraham estaba prefigurada la Eucaristía.que nos concede la Vida eterna en anticipo y sin ningún mérito de nuestra parte. los derrotó haciendo descender fuego del cielo. por último. que se inmola en el ara de la cruz y en el altar eucarístico. solo gracias al Amor de tu Sagrado Corazón. además de pan y de hierbas amargas. Jesús. el Alma y la Divinidad de Nuestro Señor Jesucristo y así la Eucaristía se convierte en el sacrificio que se eleva desde el altar del sacrificio como suave aroma de agradable fragancia hasta el trono de la majestad de Dios. asada en el Fuego del Espíritu Santo. Es el sacrificio prefigurado en el sacrificio del hijo de Abraham. la Sangre. el cordero pascual de los hebreos era también figura de la Eucaristía. Amén. Sangre que bebemos del Cáliz del altar eucarístico. cuando hizo bajar fuego del cielo que consumió la ofrenda del holocausto. en el sacrificio de Elías. fuego sagrado que consumió la ofrenda colocada en el altar del holocausto. no sin antes haber pintado los dinteles y las jambas de las puertas de sus casas con la sangre del cordero pascual para que el ángel exterminador no les hiciera nada. acompañada con Pan de Vida eterna y con Vino de la Alianza Nueva y Eterna.

oh Jesús Eucaristía. de alegría. puesto que impide la inanición por un período breve de tiempo y solo para esta vida temporal. contiene en sí mismo la substancia divina del Cordero de Dios. a la luz de la razón humana. oh Jesús Eucaristía. descienda como lluvia de Fuego que cae del cielo. el Pan de Vida eterna. que alimenta al alma no solo impidiéndole morir. espiritual. tiene el sabor y el color del pan. Por este don del Amor de tu infinita misericordia.Corazón. sino que contiene la substancia divina del Cuerpo. sino que al concederle la Vida eterna de Dios Uno y Trino. Cuando el sacerdote ministerial pronuncia las palabras de la consagración: “Esto es mi Cuerpo… Esta es mi Sangre”. que merece veneración por haber sido bendecido en una ceremonia religiosa. en el momento en el que el sacerdote ministerial pronuncia las palabras de la consagración sucede algo que es solo visible a los ojos de la fe. en cambio. Pan que parece pan pero que no más pan. convirtiendo la substancia del pan material e inerte en la substancia del Cuerpo glorioso del Hijo de Dios. sino inmaterial. Amén. en el tiempo y en la eternidad. el Espíritu Santo. te bendecimos y te adoramos. Amén. el Alma y la Divinidad del Hombre-Dios Jesucristo. la Sangre. El pan material. de gozo y de dicha que ni siquiera son posibles de imaginar. en el tiempo y en la eternidad. el altar del sacrificio. Jesús. parece un poco de pan. en su plenitud. un Fuego no material. por siglos sin fin. le concede la vida divina ya desde ahora por participación. que transubstancia la materia sin vida del pan material para convertirlo en el Pan de Vida eterna. . con el resplandor de miles de ardientes soles. te damos gracias y te bendecimos. hecho de harina de trigo y agua. introduciendo a la creatura en un mar de felicidad. a los sentidos corporales. convirtiendo al pan sin vida en el Pan Vivo del altar eucarístico. da vida solo en sentido figurado. material. divino. es el Fuego del Amor Divino. Pero la Fe de la Santa Iglesia Católica nos dice algo muy distinto: sobre el pan inerte. iluminados por la luz del Espíritu Santo. para luego otorgarle en la otra vida la vida divina en su totalidad. A los ojos del cuerpo. pero no lo es. Silencio para meditar. celestial. Silencio para meditar. te damos gracias. porque ya no contiene la substancia del pan. que se deposita sobre el altar eucarístico. esas palabras sirven de vehículo para que el Espíritu Santo. la Eucaristía parece un pan.

Cuando comulgamos. Por este misterio del Amor de tu Sagrado Corazón. Pero sucede que muchos corazones se asemejan a una losa sepulcral: son corazones duros. te pedimos que hagas que tu Madre convierta nuestros corazones de piedra. nos veamos también nosotros encendidos en el Amor de Dios. plenos del Amor de Dios y así nosotros. Silencio para meditar. Los judíos se escandalizaban diciendo: “¿Cómo puede darnos este hombre dar a comer su carne?”. y no tenían ante sí tu misterio pascual de muerte y resurrección. en otros tantos corazones que sean como la hierba seca. a veintiún siglos de distancia. Por este motivo. la Eucaristía es tu Carne y tu Sangre entregadas en el ara de la cruz para la salvación del mundo. Jesús. misterio que se actualiza a través de la liturgia eucarística y llega hasta nosotros a través del tiempo y del espacio. oh Jesús. de la luz y del Amor del Ser trinitario de Dios Uno y Trino y por eso mismo somos hechos partícipes de la vida misma de la Trinidad. verdaderamente nos das a comer tu Cuerpo y nos das a beber tu Sangre. la Sangre. y así seamos capaces de adorarte y amarte con tu mismo Amor. Tú dijiste que quien “no comiera tu Carne y bebiera tu Sangre”. al haber pasado ya por la tribulación de la Pasión y al haber sido glorificados en la Resurrección. la Eucaristía es la Carne. fríos e indiferentes. glorificados por el Espíritu. en el tiempo y en la eternidad. que al contacto con las llamas que incendian tu Corazón Eucarístico. comemos tu Carne y tu Sangre glorificados. Amén. por lo tanto. en cada comunión eucarística hecha en gracia y recibida con fe y con amor. la Divinidad y el Amor de Dios. en cada comunión eucarística. al ser hechos partícipes de tu Espíritu de Amor. porque la Eucaristía contiene a tu Sagrado Corazón Eucarístico. con fe y con amor. que late en la Eucaristía deseoso de comunicar esas llamas que lo abrasan. oscuros. porque pensaban materialmente y con su sola razón humana. no tendría vida eterna. el Alma. te . te damos gracias. Al comulgar. es decir. de la vida. comulgamos tu Cuerpo y tu Sangre llenos de la gloria. comemos tu Cuerpo y bebemos tu Sangre glorificados por el Espíritu. que no son capaces de percibir en lo más mínimo el ardor de las llamas del Amor Divino que envuelven a tu Sagrado Corazón. Por la Eucaristía.Jesús. para hacernos co-espectadores y partícipes de tu sacrificio redentor en la cruz. y ese Amor Divino quiere propagarse al contacto con los corazones que lo reciben. vida que es eterna y como es eterna es perfecta y como es perfecta es Amor en Acto Puro de Ser. fríos. nos volvemos cada vez más espirituales. que somos seres mortales y carnales. que arde en las llamas del Amor Divino.

Alma y Divinidad. “Santísima Trinidad. Te pido perdón. Oración final: “Dios mío. con los cuales Él mismo es continuamente ofendido. yo os adoro profundamente y os ofrezco el Preciosísimo Cuerpo. yo creo. por tu Pureza Inmaculada. Presente en todos los sagrarios del mundo. de Nuestro Señor Jesucristo. para ser la Custodia Viviente del Cuerpo. ni te adoran. fuiste la Elegida. Amén. os pido la conversión de los pobres pecadores. todo el amor que recibimos de tu Hijo Jesús en cada comunión eucarística. Sangre. ni te aman” (tres veces). sacrilegios e indiferencias. concédenos la gracia de poder transmitir a nuestros hermanos. Canto final: “El trece de mayo en Cova de Iría” . Por los infinitos méritos de su Sacratísimo Corazón y los del Inmaculado Corazón de María. Meditación final Virgen María. la Sangre. en reparación por los ultrajes. oh Jesús. ni esperan. Padre.bendecimos y te adoramos. Amén. Cordero de Dios. Amén”. por los que no creen. en el tiempo y en la eternidad. Silencio para meditar. te adoro y te amo. tú que por designio divino. por medio de obras de amor y misericordia. Hijo y Espíritu Santo. el Alma y la Divinidad de tu Hijo Jesús en la Encarnación. espero.