Este es un fragmento de predicación por el pastor Alejandro Bullon, durante la campaña del Madison Square Garden, New York

, USA

En el mes de Octubre de este año estuve en la ciudad de Fortaleza predicando en el gimnasio Pablo Zaraza, con capacidad para quince mil personas. No teníamos tantas personas así, solo tenemos mil miembros en Fortaleza, pero teníamos varios miles de personas asistiendo al gimnasio. La primera noche mientras predicaba una mujer fue poseída por el enemigo y comenzó a insultarme y gritar. Los diáconos la agarraron, seis diáconos para poder sacar una mujer, tanta era la fuerza que no era de ella, del poder del que la dominaba. Todas las noches venia pero por la mitad del tema era poseída por el enemigo y hacia un escándalo y un día me contaron la historia de esta mujer. La madre de ella era una macumbera, en el Brasil la macumba es el espiritismo bajo, barato, feo, el espiritismo de los bajos fondos. La madre una macumbera. Una noche en una sesión de macumba dio a luz esta niña y le ofreció la niña al diablo y la niña fue creciendo como propiedad del enemigo. Completo 20 años, cuando tuvo la alegría de conocer a Jesús, de conocer el evangelio. Un joven comenzó a estudiar la Biblia con ella y ella comenzó a estudiar la doctrina, a Jesús, la doctrina de Jesús, la verdad de Jesús, fue aceptando, pero entonces el enemigo la agarró una noche y le dijo tu me perteneces, tu no te puedes ir, tu eres mía, tu naciste para mi y ella cayo de rodillas y hablo con Jesús y le dijo "Señor, yo quiero ser tuya, pero hay un otro, un enemigo que me reclama para el", y Jesús con su voz mansa le dijo hija, tu perteneces a él porque naciste en este mundo y todos los que nacieron en este mundo naturalmente pertenecen a el, pero un día yo derrame mi sangre en la cruz del calvario y te compre, te libere, te rescate y ahora el no tiene ningún derecho sobre ti, eres posesión mía, si tu quieres tu eres mía.

Pero ahí comenzó la gran lucha de esta chica. El diablo la levantaba en el aire, la echaba al suelo, el diablo la hería, el diablo a media noche la sacaba de la cama, la botaba a la calle. Vivía un infierno de vida. Iba para la iglesia, cuando estaba cantando el diablo la poseía, la agarraba, iba todas las noches al gimnasio para escuchar la palabra de Dios y en la mitad el diablo la agarraba y hacia un escándalo y los diáconos la tenia que sacar, pero a pesar de todo eso continuaba estudiando la Biblia y termino todas las doctrinas de la iglesia y decidió bautizarse y el ultimo sábado que cerré la campaña en Fortaleza hubo bautismos en todas las iglesias de la ciudad y yo fui a bautizar a la iglesia que había preparado mas candidatos y de repente en la fila de los candidatos estaba esta chica. Yo la veía sufrir. Me preguntaron Pastor, puede ser bautizada a pesar que ella tiene evidencias que esta poseída por el enemigo. Yo le dije, mira, si ella conscientemente quiere bautizarse yo como pastor puedo bautizarla, voy a bautizarla. Pero el diablo la tomo en el aire y la tiro al suelo y la llevaron para afuera y de repente llegaron donde mi y me dijeron, pastor, ella reacciono y quiere bautizarse, le dije tráiganla y ella entro en el bautisterio, pero en el momento que estaba entrando el diablo la agarro. Yo dije, bueno, háganla bajar al tanque, pero estaba poseída por el enemigo, yo la abrace, yo podía ver en los ojos de esta chica la lucha entre dos fuerzas, dos personas. Jesús reclamándola, el enemigo reclamándola y ella luchando. Ella como mirándome, como diciendo pastor ayúdeme, yo quiero ser de Jesús, pero no puedo, hay una fuerza dentro de mi. En un momento reacciono, yo no la iba a bautizar porque no estaba en condiciones, hice una oración por ella. Cuando estaba por pedir a los diáconos que la retiren ella me miro suplicante como diciendo por favor bautíceme, yo le pregunte ¿Tu estas consciente de lo que estas haciendo? y ella movió la cabeza y dice si y yo la bautice. Estaban filmando toda la predicación y el bautismo y filmaron la escena. Vean el poder maravilloso que tiene Dios para libertar a las personas y para que la fe en ese Dios maravilloso sea fundamentada, sea confirmada, porque no tenemos un Dios fracasado, tenemos un Dios capaz de vencer. En este momento yo se que hay una lucha en tu corazón, esa misma lucha que hubo en la vida de esta chica cuya historia contamos, puede ser una lucha en menor intensidad, pero es la misma lucha. La voz de Dios que te dice ven y otra voz que te dice no, te vas a comprometer no vayas. No se quien eres tu, pero debes estar sufriendo en tu corazón. No importa donde estés, si tu sientes que la voz de Dios te esta llamando por favor levántate, no te quedes sentado. El te dice hijo mío yo te amo, dame una oportunidad de entrar en tu vida, puede no ser fácil pero por favor levántate y ven.