“La tecnología digital se está infiltrando en la vida cotidiana.” Entrevista a Carlos A.

Scolari publicada originalmente en el periódico virtual de la UNR en agosto del 2004.

El Doctor en Lingüística Aplicada y Lenguajes de la Comunicación, y Licenciado en Comunicación Social, egresado de la Universidad Nacional de Rosario, Carlos Scolari, estuvo en Rosario para dictar el Seminario: Teoría y práctica del Digital Design, organizado por la Secretaría de Posgrado de la Facultad de Ciencia Política y RRII de la Universidad Nacional de Rosario ¿Cómo surge la necesidad de realizar un curso de diseño específicamente digital? El tema del diseño podría ser infinito, dentro del diseño digital podríamos haber hecho un curso de diseño web, o de diseño de Cd rom, o de diferentes tipos de productos. Incluso el mismo concepto de diseño digital, a veces es un poco contradictorio, porque cualquier persona, hasta quién diseña una revista impresa, trabaja con diseño digital. La pregunta es, si hay diseño no digital. El tema del diseño digital, surge porque por un lado, mi tema de investigación es precisamente este, el tema de las interacciones y las interfases. Y por otro lado, viviendo en Italia, trabajé en una empresa de diseño multimedial. Por eso se combinan un poco los aspectos teóricos con los aspectos prácticos. ¿Cómo han evolucionado en éstos últimos años las herramientas aplicables al diseño? Primero, cambian las herramientas, la metodología, cambian los actores involucrados. Hace 20 años, ¿quién diseñaba un software?, lo diseñaba un programador. Muchas veces se generaban errores, porque era gente que sabía de programación, pero no sabía, y no había tampoco, un gran saber acumulado sobre el tema de interacción y de las interfases. Después se empezó a ver, que el tema de interfases, el proceso de interacción, lo que el usuario entiende y hace frente a la pantalla es importante. Hoy, cada vez más se va hacia un proceso multidisciplinario. Por otro lado, se ha facilitado todo a nivel tecnológico, hay instrumentos que han hecho mucho más fácil crear. Esto promueve por un lado, una democratización, cualquier persona puede construir algún objeto digital, retocar una foto, o aparentemente, está en condiciones de diseñarse un logotipo de su empresa. Pero no basta con conocer el instrumento. Por eso, vemos ahora un proceso multidisciplinario, donde para hacer un producto profesional, ya no hay ninguna figura que cubra todo. A nivel de los usuarios ¿piensa que existe algún prejuicio para utilizar productos digitales? Eso creo que es una cuestión generacional, cada vez más, incluso gente grande se acerca al tema de los ordenadores. Las nuevas generaciones, lo tienen incorporado. Es diferente, por ejemplo el tema de la radio, o la televisión en su momento, que no exigían grandes competencias. Estas máquinas, son un poco más complejas. Desde el momento que son mucho más interactivas, se necesita mayor inversión cognitiva, la persona tiene que aprender a usarla. Yo creo que la ventaja que tienen estas máquinas, justifican la inversión cognitiva. El diseñador, predispone una serie de cosas, o tiene una serie de

ideas sobre como va a funcionar un sistema; pero la gente muchas veces lo termina usando para otra cosa y surgen los nuevos usos de las tecnologías. Muchos hablan de una cultura digital ¿para Ud. es apropiado llamarlo así? Hay que ver que entendemos por cultura digital, o cibercultura. Son conceptos bastante amplios, pueden significar muchas cosas. Es evidente que la tecnología digital se está infiltrando en la vida cotidiana. Por ahora lo digital, era una máquina blanca o gris con una pantalla y un teclado, y ya vemos que cada vez, hay más chips y procesadores en objetos que aparentemente no deberían tenerlos. Esta idea de que lo digital es una máquina blanca con un par de cables, una impresora y un teclado, va a desaparecer. No sé si hablar de cultura digital, evidentemente existe una discusión, podríamos decir, sobre cómo esto está afectando a la cultura. Y ahí, sí podríamos hablar de ciberculturas. Yo creo que éste, es un cambio muy grande, similar al renacimiento o a la evolución industrial, pero mucho más acelerado. Si nosotros comparamos los tiempos de discusión del ferrocarril o de las máquinas a vapor, comparados con éstos últimos diez años, es impresionante lo que esta pasando. Lo digital genera muchos debates a nivel teóricos, ¿eso lo percibe en los seminarios? Esto es muy interesante, porque a nosotros nos llegan muchísimos libros sobre Internet. En los últimos diez o doce años, nos han inundado de libros, sobre todo norteamericanos sobre el tema de Internet; y cuando uno empieza a buscar si hay algún modelo explicativo, o alguna teoría interesante, se queda con muy pocas obras. A veces, hay una carencia de teoría en estos libros. En las obras, muchas veces los investigadores se limitan a recopilar anécdotas. Eso los mismos autores norteamericanos ni se lo cuestionan. Por otro lado, en la producción europea, que es también la que más conocemos acá, hay intentos un poco más serios de reflexionar sobre esto. Yo creo que esta transformación es tan grande, que nos obliga a reformular también las teorías. De las teorías de los medios de comunicación tradicionales, o de las que explicaban ciertos tipos de procesos, podemos recuperar algunas cosas, pero otras hay que replantearlas. En el caso de la Universidad Nacional de Rosario ¿le parece que existe una introducción de lo digital en los métodos de enseñanza? Yo creo que en la Carrera de Comunicación, que es la que más conozco porque estudié ahí, y con la que sigo teniendo contacto, están haciendo cosas muy interesantes, por ejemplo toda la red de weblogs dónde los docentes y los estudiantes escriben comentarios y mandan artículos. Ojalá muchas universidades europeas tuvieran una red de weblogs así. Yo creo que a pesar de los límites económicos, tecnológicos y presupuestarios que evidentemente existen, hay cosas muy interesantes. Evidentemente, a la hora de ver qué infraestructura tecnológica hay, existe un límite muy claro actualmente; pero siempre está la posibilidad de hacer usos creativos de computadoras que no son de la última generación, o tecnología reciclada. Una de las cosas que trae aparejado lo digital es la disminución de costos. Ahora todo es digitalizado, es mucho más sencillo colgar información, y eso contribuye también a que se puedan hacer cosas en contextos en los que a lo mejor la infraestructura no es la mejor.