You are on page 1of 2

VisiCalc, el padre de todas las hojas electrónicas de cálculo

Carlos A. Scolari

Publicado originalmente en www.enredando.com - 2001

Como todos saben una hoja electrónica de cálculo (o "spreadsheet") es un software


proyectado para construir modelos aritméticos que, en la época pre-informática,
solamente se podían realizar en hojas tabulares (por ejemplo estados de resultados,
balances, reportes de calificaciones escolares, etc.). El rasgo distintivo de estos
programas es la división cartesiana de la página en renglones/columnas y el uso de una
unidad mínima de información: la celda, un espacio determinado por la intersección de
una columna y un renglón. Una celda, un dato.

Pero los datos sólos no dicen mucho: deben entrar en relación entre sí. Para reconstruir
esta dinámica la hoja electrónica de cálculo permite definir en cada celda una fórmula
(por ejemplo una “suma”). Así, el valor de la celda será el resultado de la aplicación de
esa fórmula. Por otro lado, la fórmula presente en una celda puede depender del valor de
otras celdas: cambiando uno de estos valores cambiarán los valores de todas las celdas
“conectadas” por medio de la fórmula.

Todo esto convierte a la hoja electrónica de cálculo en una potente máquina de


simulación: el usuario puede modificar un elemento de un sistema y tener una visión
general de los efectos de ese cambio en todo la estructura. El software, de esta manera,
no se limita a “hacer cálculos” y se convierte de hecho en un productor de “mundos
posibles”: que sucedería si bajo el precio de mi producto en un 5%? En cuánto
disminuye mi ganancia si aumento la comisión de mis vendedores?

Los “mundos posibles” –o “pequeños mundos”, como los llama Umberto Eco- son
construcciones cognitivas que nos permiten hipotizar situaciones futuras. De la misma
manera que el lector de una novela policial arriesga hipótesis -"el asesino es el amante
de la esposa"- que probablemente quedarán superadas unas pocas páginas más adelante
-"el asesino es el mayordomo"-, el usuario de una hoja electrónica de cálculo proyecta
situaciones posibles a través de la manipulación de variables numéricas.

Máquinas de simulación
Cuándo nacieron estas formidables máquinas de simulación? En 1978 dos jóvenes
programadores -Robert Frankston y Dan Bricklin, quien además era estudiante del
Masters en Business Administration de la Harvard Business School- proyectaron un
software para la microcomputadora Apple II llamado VisiCalc. El programa presentaba
aquellos que serían de ahí en más los rasgos distintivos de la hoja electrónica de cálculo:
una organización de la página en renglones/columnas y la posibilidad de crear
simulaciones numéricas.

Ese mismo año Frankston y Bricklin fundaron la Software Arts Inc. con el objetivo de
comercializar su criatura digital. En el otoño de 1979 la versión de VisiCalc para Apple
II estaba lista, y el equipo de programadores comenzaba a escribir las versiones para
Tandy, Commodore PET y Atari 800. En octubre el programa era un best-seller que se
vendía en los negocios de computación a USS 100.
Los agentes financieros y economistas estaban de parabienes: hasta ese momento los
programas de simulación eran costosos y sólo funcionaban en los gigantescos sistemas
mainframe de las grandes empresas. Las ventajas de VisiCalc eran evidentes: el
programa de Frankston y Bricklin se adaptaba a cualquier ordenador personal (podía ser
usado en casa!), las simulaciones se rehacían una y otra vez sin tener que preocuparse
por los costos y los resultados se podían ver “en tiempo real” en la pantalla. Según Dan
Bricklin ""VisiCalc le ahorró a la gente 20 horas de trabajo semanal y las redujo a 15
minutos, eso les permitió ser mucho más creativos ... cualquier producto que se
amortiza en dos semanas es un ganador seguro."

VisiCalc -un programa que, para adaptarse a las limitaciones de las máquinas de ese
período, "pesaba" sólo 27 Kb- causó un gran impacto en la comunidad de usuarios de
microcomputadoras. En efecto, fue el primer software que impulsó la compra de
computadoras con el único objetivo de hacerlo funcionar. VisiCalc materializó el sueño
de todo empresario informático: los usuarios consideraban tan importante el software
que estaban dispuestos a pagar por la máquina y por el programa.

En los años que siguieron a la aparición de VisiCalc se realizaron programas cada vez
más potentes (MultiPlan, Lotus 1-2-3, Full Impact, Wings y Microsoft Excel), pero
ninguno de ellos le robará a VisiCalc el título indiscutible de haber sido la primera
"killer application” del reino digital. En noviembre de 1981 la Association for
Computing Machinery premió a Dan Bricklin con el Grace Murray Hopper Award.
Poco tiempo más tarde Frankston y Bricklin vendieron su criatura a la Lotus
Development Corporation.

La evolución de este género de programas no se detendrá durante varios años. A


principios de los '80 las hojas electrónicas de cálculo se flexibilizan y comienzan a
"dialogar" con los procesadores de texto. Las tablas pueden ser importadas en los
programas de videoescritura para acompañar los balances e informes económicos. En
1983 Mitch Kapor introduce su Lotus 1-2-3, un software que recoge la experiencia de
VisiCalc y la repropone en un instrumento integrado que incluye hoja de cálculo,
procesador de textos, etc. A fines de los '80 la presión de las interfaces gráficas se hace
sentir cada vez más: las hojas electrónicas de cálculo introducen dispositivos gráficos de
interacción y permiten la visualización de los datos (tortas, barras, etc.).

Bricklin y Frankston nunca recibieron una patente por su programa (en realidad, sólo en
1981 la Corte Suprema de los Estados Unidos reconoció la posibilidad de patentar
software). "Patentes? Desilusionado? No lo veo de esa manera -dijo alguna vez Bob
Frankson-. Una patente del software no estaba a nuestro alcance, entonces elegimos no
jugarnos esos 10.000 dólares." La ganancia, explicó Dan Bricklin, estaba de todos
modos asegurada: "no me volví rico al inventar VisiCalc, pero siento que produje un
cambio en el mundo. Esa es una satisfacción que el dinero no puede comprar".