Tornados El tornado, del latín Tonare “girar”, es uno de los más espectaculares, severos y destructivos fenómenos meteorológicos que

se produce sobre la superficie de la tierra. Puede llegar a devastar completamente una comunidad por la acción combinada de la tremenda fuerza del viento rotatorio que se origina y la diferencia que presión que se ejerce en áreas muy localizadas. El movimiento giratorio de la columna de aire puede sobrepasar los 500 Km. /hora. La disminución brusca de la presión que produce el pasaje de un tornado representa una enorme fuerza que muy pocos edificios pueden soportar. A medida que un tornado e acerca a un edificio la presión externa baja rápidamente produciéndose una brusca diferencia de presión entre la presión exterior y la presión interior del edificio, de tal magnitud, que virtualmente las paredes y techos tienden a “explotar”, encargándose luego el remolino de viento de arrastrar hacia arriba y los costados los restos de mampostería, chapas y vidrios que se encuentran a su paso, convirtiéndose en peligrosos proyectiles lanzados al espacio. Esta devastadora fuerza de la naturaleza causa anualmente víctimas y daños a la propiedad por valor de varios miles de millones de pesos y se puede decir sin exagerar, que los efectos producidos por la furia de un tornado dejan a una comunidad momentáneamente aturdida y desorientada, demandando una reacción de igual magnitud a la que se requiere después de un ataque aéreo. Dado que por lo común un tornado viene acompañado por lluvia intensa, granizo, relámpagos, rayos y la oscuridad propia de las nubes de tormenta, se hace un poco dificultoso identificarlo. Por lo general se puede apreciar una nube giratoria en forma de embudo o manga que se extiende desde la base de una nube de tormenta hasta el suelo y que gira generalmente en el sentido de las agujas del reloj. Su color puede ser blanco o gris claro mientras el embudo permanece suspendido en el aire sin tocar la superficie, pero ni bien éste hace contacto con la tierra, toma un color gris oscuro o negro debido al polvo y escombros que son absorbidos del suelo por el violento remolino. Las características más comunes para identificar un tornado son: 1º) El tornado se forma en conexión con una nube de tormenta (cumulonimbus). 2º) El tornado aparece en la base de la nube y se extiende hacia abajo hasta alcanzar el suelo. 3º) La nube o polvo gira rápidamente alrededor de un eje común formando una columna adherida a la base de la nube que le dio origen.

1

Figura 1. CUANDO EL TORNADO ENTRA EN CONTACTO CON LA TIERRA, TOMA UN COLOR GRIS OSCURO DEBIDO AL POLVO Y ESCOMBROS QUE SON ABSORBIDOS DEL SUELO POR EL REMOLINO Fuente: www.cualquiera.com.ar La identificación de un tornado durante la noche es muy difícil debido a que las nubes sólo pueden ser vistas durante los breves instantes en que son iluminadas por los relámpagos. Además de la identificación visual, otro medio positivo de poder reconocer la proximidad de un tornado es por el fuerte bramido que éste produce debido a la tremenda velocidad del viento. Cuando el tornado está aún suspendido de la nube, se puede sentir un ruido tenue, casi apagado, pero en cuanto el embudo empieza a descender el ruido aumenta de intensidad en forma significativa. El ruido que se escucha es similar al de un soldador autógeno o soplete o al ruido producido por un centenar de aviones o una locomotora y puede ser oído a varios kilómetros de distancia. El diámetro de un tornado puede variar desde unos pocos metros hasta unos cientos de metros, siendo en general de una extensión promedio de 250 metros, legando a recorrer en superficie una distancia que puede alcanzar algunos cientos de kilómetros. Un tornado puede pasar de la tierra al agua o del agua a la tierra sin cambiar fundamentalmente de apariencia e intensidad. Una nube en forma de embudo que se forma sobre una superficie líquida (mar, lago, río) y luego hace contacto con el agua, se lo llama “tromba”. La parte de abajo del remolino está formada en este caso de pequeñas gotitas de agua que son succionadas de la superficie líquida, a diferencia del polvo y escombros que se observan en un tornado sobre tierra.

2

De acuerdo a la opinión de los investigadores los principales efectos de un tornado sobre un edificio, en orden de importancia, son los siguientes: 1º) La desintegrante presión del viento ejercida sobre las ventanas, puertas y paredes. 2º) El devastador efecto de los trozos de materiales arrojados como proyectiles por el viento. 3º) El derrumbe de las partes altas del edificio (tales como chimeneas, tanques de agua, etc.) sobre la parte baja del mismo. 4º) El efecto “explosivo” producido con motivo de la repentina diferencia de presión (descompresión) que se ejerce cuando el “ojo” del tornado pasa por el edificio. Tetsuya Fujita, profesor de meteorología en la Universidad de Chicago, es el “rey” indiscutible de los expertos en tornados. Empezó a interesarse por el tema en 1.945, siendo un estudiante de 24 años, cuando tuvo que estudiar los daños provocados por los tornados que se formaron a consecuencia de la explosión atómica de Hiroshima, desde entonces a seguido el rastro de cientos de tornados y estudiado sus efectos, es el inventor de la escala que lleva su apellido (Fujita), se la utiliza para medir la intensidad de los tornados y el poder destructivo de los mismos. FUERZA 0 1 2 3 4 5 VELOCIDAD MÁXIMA 64 A 118 Km./h DAÑOS QUE OCASIONAN

Quiebra las ramas y produce daños en carteles y antenas domiciliarias. 119 a 181 Km./h Desprende las coberturas de los techos, desplaza los vehículos y vuelca las casillas rodantes. 182 a 253 Km./h Desprende los techos de las viviendas, vuelca los vehículos y quiebra los árboles grandes. 254 a 333 Km./h Destruye las viviendas, eleva los automóviles y os arroja a cierta distancia. Arranca los árboles de raíz. 334 a 421 Km./h Genera proyectiles de gran tamaño. Quita la corteza de los troncos que quedan en pie. 421 Km./h a Daña estructuras de hormigón. más Tabla 1. ESCALA FUJITA DE INTENSIDAD DE LOS TORNADOS

Los tornados se producen por lo general en la zona de transición entre las masas de aire polar y tropical, dentro del cinturón latitudinal comprendida entre los 20º y 50º de latitud, a ambos lados del Ecuador. Son pocos frecuentes en latitudes mayores de 60º donde el aire raramente contiene las condiciones de
3

humedad y temperatura necesaria para la formación de este fenómeno. También son muy pocos comunes en los trópicos donde la atmósfera no tiene la alta inestabilidad potencial necesaria para desarrollar una tormenta severa. La mayoría de los tornados se producen en conexión con líneas o frentes fríos muy activos a menudo agrupados en familias, pero también puede observarse tornados en conexión con tormentas aisladas de gran intensidad. Las regiones del hemisferio norte donde generalmente se pueden producir tornados de variada intensidad son: las costas del Pacífico del Japón, las costas del Mediterráneo de Italia y la costa Atlántica de Europa. También se pueden observar tornados en una franja que se extiende desde el sur de Inglaterra hasta la parte central de Europa y Rusia Occidental y en una pequeña área de Bangladesh, pero la zona más castigada de este desvastados flagelo es la región de las Grandes Planicies de los Estados Unidos, al este de las Montañas Rocallosas. En el hemisferio sur, se registran tornados en el sur de África, en la porción sur de Australia y en la zona centro y noreste de la República Argentina, Uruguay y el sur de Brasil.

Figura 2. LA MAYORIA DE LOS TORNADOS OCURREN EN LAS ZONAS AGRÍCOLAS MAS IMPORTANTES DEL MUNDO, ES DECIR EN ÁREAS DE TRANSICIÓN CLIMÁTICA. Fuente: www. windows.ucar.edu Los tornados se originan a cualquier hora del día y la noche, pero la máxima ocurrencia de tornados se produce en las horas de mayor calentamiento diurno, entre el mediodía y el atardecer.

4

Si bien los tornados pueden producirse a lo largo de casi todo el año. El máximo de actividad de ocurrencia se presenta durante el verano. La mayor frecuencia de tornados en la Argentina se dan entre octubre y marzo, la región más apropiada para la formación de tornados comprende las Provincias de Buenos Aires, Santa Fe, Córdoba, Entre Ríos, Chaco, Corrientes, Misiones, La Pampa y Santiago del Estero. Licenciado Sergio Luis Alberto Páez Departamento en Geografía Instituto Superior “Antonio Ruiz de Montoya”

5