You are on page 1of 1

(So Bernardo.

Sermus Primus de circumstantiis adventos)

Si para realizar la salvacin en la tierra vino una sola vez en


carne visible, para salvar cada alma viene cada da en espritu e
invisible, como est escrito: El Espritu que est delante de
nosotros es Cristo el Seor. Y para que sepas que esta llegada
espiritual es imperceptible, contina: A su sombra viviremos entre
los pueblos. Y si el enfermo no puede salir muy lejos al encuentro
de tan excelente mdico, intente, al menos, alzar la cabeza y
erguirse un poco hacia el que viene. No tienes que cruzar los
mares. No necesitas atravesar las nubes ni pasar los Alpes. Ni te
sealan un camino muy largo. Sal t mismo al encuentro de tu
Dios. A tu alcance est la Palabra; la tienes en tus labios y en tu
corazn. Entrgate a la compuncin del corazn y la confesin de
tus labios. De este modo saldrs del basurero de tu miserable
conciencia, porque es indigno que entre all el autor de la pureza.