You are on page 1of 1

La práctica docente entre la libertad y la sujeción. Por Raquel Toral.

La práctica es uno de los elementos fundamentales para comprender las


acciones que se están llevando en la escuela, porque es en ella donde se
demuestran las ideologías que se han metido en el pensamiento de los
docentes. Mucho tiene que ver la formación de los profesores, su formación
social y cultural, la historia personal, así como la posición de clase.

Dentro de estas prácticas podemos notar dos vertientes, la primera de ellas de


corte tecnocrático-positivista: en donde se puede percatar que es la práctica
más usual dentro del trabajo docente. Se preocupa más por el aprendizaje
memorístico, no se toma en cuenta el contexto y las características propias de
los alumnos, así como un interés supremo por la evaluación, la rendición de
cuentas, la obediencia ciega a las normas y un sin número de cuestiones que el
oficialismo impone a los trabajadores. Este tipo de práctica en vez de construir
una sociedad justa promueve aún más la atomización y la deshumanización.

Por otro lado podemos encontrar otra forma práctica de corte critico-
Emancipatorio en donde al sujeto se le toma en cuenta desde su contexto y sus
características propias, con la finalidad de irlo formando para que transforme
su realidad, con ello se lograría unificar a la sociedad para luchar por objetivos
comunes, con los cual nos humanizaríamos.

En ambas formas el docente cumple un papel importante, porque si se queda


en la primera simplemente estaría como agente pasivo del sistema político
económico y por el otro lado sería un agente activo pero de la sociedad y para
la humanidad.

Estamos en la posibilidad de tomar partido, pero es necesario comenzar a decir


las cosas como son sin temer a nada, el temor es un elemento que el sistema
nos introduce en el pensamiento para no actuar, para dejar las cosas como
están, atrevámonos.

Presenta.
Juan Carlos Herrera Espinosa