You are on page 1of 2

Gracias, Helmut Köhl

Adiós, Haus der Kunst
“Soy y siempre seré tapatío por elección”
por: eduardo sánchez
Ni siquiera es de aquí, pero dice que se siente como tal. “Soy y siempre seré tapatío por
elección”, afirma. Pocas personas como el alemán Helmut Köhl han hecho tanto por la
difusión del arte y sus creadores en la ciudad y más allá de las fronteras del país. El
teutón de pelo cano y español casi perfecto, pronto abandonará Guadalajara, no por
decisión propia: una lucha que para él no tuvo sentido pelear –cuestiones de
arrendamiento que a estas alturas ya muchos conocen- es la razón por la que los
primeros días del mes de septiembre echará el cerrojo de la finca ubicada en la calle de
Pedro Moreno casi esquina con Escorza, para trasladarse, junto con el lugar que le ha
dado cobijo y difusión a más de un centenar de artistas, a las plácidas costas de San
Pancho, en el estado de Nayarit, donde la odisea artística comenzará para los nayaritas a
partir de diciembre de este año.
En lugar de reproducirse, disminuyen. El panorama de los espacios culturales en la
ciudad es cada vez más aciago. Este año le toca decir adiós al café-galería Haus der
Kunst –a finales de 2007, Felipe Covarrubias tuvo que cerrar su GaleríAzul por razones
más o menos parecidas-. Pero Helmut sentencia que cuando el amarillo, el azul y el rojo
vuelvan a combinarse en la fachada de alguna casa, los que lo vean ya sabrán de qué se
trata.
De Alemania a México
Köhl se jacta de ser respetuoso de las tradiciones mexicanas y dice que ya no cree en el
matrimonio, luego de dos divorcios. Para él, la libertad, el amor y la educación son
fundamentales en la vida: “La palabra felicidad en pocos idiomas es tan bella como en
español”, añade.
Y fue justo el amor lo que lo trajo por primera vez a la República Mexicana el 10 de
octubre de 1971. “Es una historia sencilla: vine detrás de una mujer. Mi primera esposa
era mexicana; los dos estudiábamos en Londres y allá nos conocimos. Fue una sorpresa
volar de noche sobre la Ciudad de México, es algo de lo más impresionante que yo he
visto de un país. Hasta hoy en día no me olvido de esa imagen”.
Dos años más tarde, cuando regresó al país, conoció Guadalajara y, de inmediato,
cuenta, se enamoró de las tierras tapatías. “En esa fecha, la ciudad tenía como tres
millones y medio de habitantes, y el mismo número de rosales plantados por doquier.
Investigué y me dijeron que por cada persona que nació en la ciudad plantaron un rosal.
Guadalajara era una ciudad con mucha estética, con una tranquilidad fina y acogedora,
además de la belleza de las mujeres nacidas aquí. Avenida La Paz era de lo más
precioso. El tráfico era tranquilo y podía caminarse por todos lados”.
Helmut agrega que cuando habla de México con amigos de su tierra natal, la plática gira
especialmente en torno a Guadalajara. Sin embargo, luego de cerca de 30 años de
estadía continua en la ciudad, hay ciertas cosas que a su parecer se han ido deformando.
“No hay que lamentar siempre las cosas, hay que decir que por algo pasan. Con una

las amistades de las que se fue haciendo contribuyeron a que se formara la faceta por la que hoy en día se le conoce.mx/suplementos/2008/35112/6/gracias-helmut-kohladios-haus-der-kunst. En 1986 se encargó de la realización de la muestra de arte popular mexicano Quién da su alma al barro.htm . Los amigos.com. Poca gente me entiende. Lo fundamental y lo que más me emociona. Ése es mi concepto de vivir”. Algo negativo es el transporte público. Desde el día que entré a México no llevo reloj.informador. en el que el fuerte no fuera la venta de arte. pero no soy esclavo del auto. Siempre he creído que el éxito de una galería debe radicar en la seriedad”. Fuente: http://www. pero de todos modos llego puntual. quien le dedica su última exposición a Helmut y a la Haus. el hijo de Helmut. “Uno más activo en el que tienes por día al menos 50 visitantes por día –agrega HelmutY eso fue lo que logramos.cierta planeación se puede regresar a lo que eran antiguamente. Y ahora con el cierre todas las noches tenemos lleno. a través del Centro Artesanal Tultenango. una exhibición que anduvo durante 11 años por varios museos del viejo continente y que fue reconocida en su tiempo como la más importante en su género. se le ocurrió diseñar un nuevo concepto de galería en la ciudad. uno de ellos es no tener coche. La idea de la Haus der Kunst fue de su hijo. es que iniciamos a 53 artistas de renombre nacional e internacional. como la Ciudad de las Rosas. tampoco necesito un celular. Misión cumplida Primero vivió en Tlaquepaque. Además de San Francisco. es un servicio fatal. sino su promoción. ni del reloj. apunta. luego en San Juan Cosalá y finalmente se asentó en Guadalajara. es como cuando un padre ayuda a su hijo a dar sus primeros pasos. los de San Francisco le dan la bienvenida. A pesar de que sus trabajos previos a la promoción del arte tenían relación con el desarrollo de programas sociales en la capital del país. Después de que Cristian trabajara como galerista en Tlaquepaque. le dicen No vamos a dejar de vernos. Y los de Guadalajara le damos las gracias a este alemán tan tapatío como cualquiera de nosotros. la Haus der Kunst tiene pensado expandirse a Puerto Vallarta en lo sucesivo. Para Köhl el desprenderse de la casa que habitó por más de 10 años resulta una experiencia penosa pero simultáneamente una evolución. mientras Cristian. Yo me doy ciertos lujos. llega al país. Hemos logrado visitas que a muchos museos les gustaría tener. como Francisco Morales.

Related Interests