You are on page 1of 1

Pensando Juntos en… Confiar y Reconocer

“Confía en el SEÑOR, y no en tu propia inteligencia. Reconócelo en
todos tus caminos, y él allanará tus sendas”.
Proverbios 3:5-6. La Biblia
El texto bíblico con el que comenzaremos esta serie de reflexiones
nos anima a hacer dos cosas, para recibir una bendición de Dios.
Primero: Nos dice que debemos depositar nuestra confianza en Dios.
¡Que difícil es confiar! A medida que pasan los años, y habiendo
afrontado experiencias difíciles, desilusiones, tragos amargos, la
confianza es algo que se nos vuelve bien difícil. Empezamos a pensar
cosas del estilo “Si no lo hago yo, nadie lo va a hacer”, “si quiero que
las cosas estén bien hechas, mejor me ocupo yo”. Pero el texto nos
invita a depositar nuestra confianza EN DIOS. No en nuestros
recursos, no en nuestras habilidades, no en nuestro dinero o bienes
materiales, sino en Dios, que es inamovible y que es verdaderamente
digno de confianza.
Segundo: El texto nos invita a “reconocer a Dios en todos nuestros
caminos”. Para esto se requiere una habilidad especial, dada por Dios.
Significa poder ver con ojos de fe aquellas cosas, personas,
situaciones que nos rodean, percibiendo qué es lo que Dios querrá
decirme o enseñarme a través de eso. No quiere decir andar
escuchando voces por la vida, sino tener la capacidad espiritual de
ver obrar la mano de Dios a mi alrededor, en una charla con mis
hijos, en una palabra que dijo un alumno, en un problema que esté
atravesando alguien a mi alrededor y que tal vez Dios me esté
desafiando a involucrarme y a no dejarlo pasar. Dios obra
constantemente alrededor nuestro todos los días. Es nuestra
responsabilidad percibir eso que Él hace.
Bendición: Dios se encargará de “allanar nuestros caminos”. Él se
encarga. Cuando yo confío, cuando yo soy capaz de verlo a mi
alrededor, Él se encarga de mis cuestiones.
Él es el más interesado en nuestras cuestiones.
¡Que tengas una buena semana!
Pablo Vernola