You are on page 1of 1

El poder de las palabras

“Fuente de vida es la boca del justo, pero la boca del malvado encubre violencia.”
Proverbios 10:11
Una de las armas más poderosa de la tierra la tenemos en nuestro propio cuerpo:
nuestra boca. Y el uso que hagamos de ella podrá traer vida a quienes nos
escuchen, o podrán ser herramientas de violencia y destrucción para aquellos
hacia quienes estén dirigidos los “misiles”.
Tenemos que reconocer que son muchas las veces en que no somos conscientes
del poder que tienen nuestras palabras. Ellas pueden bendecir o maldecir.
Nuestra palabra castellana “bendecir” viene del latín “ben-dicere” es decir “bien
decir”. Cuando hablamos cosas buenas de otros estamos bendiciendo sus vidas,
los estamos rodeando de bendición.
¡Cuán necesitados estamos de palabras de bendición! Todos alguna vez fuimos
víctimas del “gatillo fácil” de las palabras en boca de alguien que causaron
violencia y destrucción en nuestras vidas. Decidamos en este fin de semana
bendecir con nuestras palabras a las personas que nos rodean:
 Decidamos “bendecir” la vida de nuestra familia, animándolos con
reconocimientos y palabras de afecto.
 Decidamos “bendecir” a nuestros hijos con palabras que los estimulen y que
sean para ellos de edificación emocional y espiritual.
 Decidamos “bendecir” a Dios, dándole gracias por su presencia y su
fidelidad constante en nuestras vidas.
 Decidamos “bendecir” a nuestros alumnos, con palabras que los sanen,
estimulen, animen y construyan.
¿Cómo vamos a decidir vivir? ¿Ejerciendo el “Gatillo Fácil” con nuestra boca? ¿O
bendiciendo a otros con nuestras palabras?
Que tengas un buen fin de semana
Pablo Vernola