You are on page 1of 21

ABUELOS AL RESCATE

Autor: Rocío Villegas Albarrán
Dirigido a: Niños que ya lean, jóvenes y adultos; acompañados de abuelos propios o ajenos
Duración: 5 sesiones de 90 minutos cada una

Introducción
El papel que antaño tenían las abuelas y los abuelos en una sociedad como la nuestra,
provocó que los lazos filiales fueran fuertes y los chicos se desarrollaran en un ambiente en el
cual la familia era muy importante. Por el simple hecho de alcanzar mayor edad y experiencia
que otros, ya eran fuente de respeto. Sus habilidades, experiencia y tradiciones pasaban de
una generación a otra, trazando así un sentido de identidad familiar. A partir de los años
sesenta del siglo pasado, la situación social cambió y los valores de los abuelos ya no se
consideraron modernos, su autoridad perdió importancia y otros modelos impulsados por los
más jóvenes tomaron su lugar.
En la actualidad hay una gran cantidad de personas, quienes sin importar su papel de hijos,
nietos o bisnietos, no tienen el respeto de antaño por lo que representa el bagaje de vida de
los adultos mayores y los llevan como una carga que se refleja en maltrato, abuso u olvido.
No obstante, en los últimos años, los abuelos y abuelas, reciben apoyos de ciertas
instituciones, que los han favorecido en varios aspectos, por lo que los vemos más fuertes,
saludables y activos; por ende han asumido nuevos roles, incluso aún trabajan y hasta son
proveedores.
Retomando el planteamiento de Erikson, si hacemos una revaloración de los abuelos, de sus
necesidades y capacidades, de cómo hay que entender esa etapa de la vida, entonces la
relación entre nietos y abuelos puede mejorar. Así que, estamos ante una nueva oportunidad
para que la biblioteca pública realice sus funciones: formativa, educativa y recreativa, que
sirva como punto de encuentro para reflexionar sobre este tema, a través de la palabra
hablada y escrita, y de las relaciones interpersonales. Para tal efecto el taller Abuelos al
rescate es una invitación para que los abuelos y abuelas transmitan su historia y sus
tradiciones como herencia familiar, empoderen su papel como entidad conciliadora, de unión
en las familias, a fin de que sus nietos entiendan que son parte de un contexto más grande.
Por ello darle mayor importancia a su imagen en el entorno familiar y social inmediato a la
biblioteca, es poner nuestro granito de arena en la regeneración y fortalecimiento de los lazos
filiales.
Durante el taller se realizarán algunas actividades propuestas por Gilda Waisburd en su libro
Creatividad y transformación. Es importante que en cada sesión trabajen juntos nietos y
abuelos de cualquier edad, lo importante es el dúo filial.
Los derechos referidos están declarados en la Ley de los Derechos de las Personas Adultas
Mayores.
Objetivo

Mostrar a los participantes, a través de dinámicas y de la lectura de textos recreativos y
formativos de la biblioteca pública, el potencial que tienen los abuelos y las abuelas para
fortalecer esta figura en la sociedad y favorecer las relaciones con hijos y nietos.

Requerimientos
-

-

-

Elementos como: metal, madera, algún mineral, agua, tierra, vidrio, vela, cerillos, tela
de fibra natural.
Revistas.
Tijeras.
Pegamento.
Cartulinas, cartoncillos, carteles de reúso u hojas para rotafolio.
Hacer dos tarjetas con las siguientes preguntas para los abuelos: ¿Qué música,
colores, sabores, lugares, actividades, personajes, ropa y accesorios les gustan?
¿Qué sueños tienen, qué desean y qué les falta por hacer?
Dos recipientes en forma de baúl o dos baúles. Uno chico para depositar como 30
abatelenguas y otro de tamaño regular (de cartón, madera, mimbre) para los objetosrecuerdos según el número de abuelos asistentes.
Plumas o plumines.
Para la sesión 4 cada nieto deberá llevar un dispositivo digital ya sea cámara, teléfono,
tableta, etcétera.
Copias del cuento “La abuela Filomena” (anexo 5), una por abuelo.
Computadora, cañón, pantalla o espacio que tenga esa función. Este equipo se
utilizará sólo en la sesión 5.

o en el mejor de los casos a cada grupo familiar: nieto(a). ropa y accesorios les gustan? ¿Qué sueños tienen. Cuando concluyan.) • Que se promueva. a cada nieto con su abuelo. Dinámica de presentación Sentados en círculo da la bienvenida al grupo. colores. También deja una tarjeta con las siguientes preguntas: ¿Qué música. El juego cuyo nombre salga se realizará bajo la coordinación de quien lo escribió. hoja de rotafolio o cartel de reúso por cada pareja o grupo. de la familia. tierra. Inicia tú el ejercicio. . (Ley de los Derechos de las Personas Adultas Mayores. a. Para romper el hielo y facilitar la comunicación.SESIÓN 1 Tejiendo sueños y deseos “Ahora voy a decirte unas verdades humanas es el tiempo quien me enseña mi nieto y escribe sobre mis canas”. cariño y respeto a las personas adultas mayores en un clima de interrelación generacional. comprensión. Facilita revistas. cada nieto continuará la presentación de su abuelo hablando de lo que cuenta el collage. Para iniciar la sesión el bibliotecario recibirá a las parejas invitadas. invita a cada abuelo a que se presente diciendo su nombre. garantizarles el acceso a los programas que tengan por objeto posibilitar el ejercicio de este derecho. Los nietos trabajarán con los abuelos pero no pueden decidir por ellos. lugares. en el que escribirán el nombre de un juego que practicaron antaño o conozcan bien y lo colocarán en el contenedor pequeño que será el “baúl de juegos tradicionales”. papá o mamá y abuelo(a). entrega a cada abuelo pluma y abatelenguas. El siguiente trabajo será en las mesas. Apóyalo si requiere tu ayuda. sabores. cartoncillo. actividades. pegamento en cada una. Artículo 28 Fracción XXVII. Juan Salvador Nuestros abuelos y abuelas tienen derecho a: • A una vida con calidad. así como cartulina. con cuál elemento de los que están en el centro se identifica y por qué. de la comunidad. Actividad de inicio. Actividad recreativa tradicional Pide a un abue que pase al frente y tome un abatelenguas del “baúl de juegos tradicionales”. es decir. presenta el taller y establece normas de respeto y convivencia. lo lea en voz alta. sólo serán su apoyo. tijeras. Al finalizar coloca los trabajos en exposición. personajes.) Conforme lleguen los participantes. (Ley de los Derechos de las Personas Adultas Mayores. Pon música ambiental. fomente y difunda en las actuales y nuevas generaciones. etcétera. Coloca en el centro los elementos: agua. Artículo 5° I. la sociedad [incluida la biblioteca]. madera. una cultura de protección. qué desean y qué les falta por hacer? Pídeles que hagan un collage con las imágenes que respondan a las preguntas. Es obligación de las instituciones públicas.

Actividad de cierre Para finalizar la sesión. elaborarán 4 trenzas. Para ello cada nieto-abue. joven. adulto y abue. . Aquí las abues enseñarán a los nietos cómo hacerlas. para conformar el “Catálogo de abuelos de la biblioteca”. Una vez terminadas. Al finalizar pregunta: Si tuviéramos el don de tejer y destejer nuestra vida así como la abuela del cuento ¿qué es lo que empezarían a tejer desde hoy? Espera la respuesta de cada niño. serán dos para un muñeco nieto y las otras para un muñeco abue. El proceso se muestra en el anexo 2. van a tejer juntos abuelos con nietos. Pide a los participantes que lleven para la siguiente sesión una foto de su abue en tamaño media carta. con las que harán el mismo número de “colitas de ratón”. se necesitan 12 tiras de 6 centímetros de ancho y 50 de largo (aproximadamente) de papel crepé en varios colores.Actividad de lectura Ahora realiza la lectura del cuento La abuela tejedora de Uri Orlev (ver bibliografía y anexo 1).

artesanales. b. Y en los procedimientos que se impliquen. apoyo de las Instituciones federales. Este sentir ha llevado a algunos seres a despojar a los abuelos de sus bienes.. a fin de preservar y difundir todo ese cúmulo de conocimiento adquirido a lo largo de toda su vida. (Ley de los Derechos de las Personas Adultas Mayores. de conocimiento. testar sin presiones ni violencia. ayuda a entenderlos mejor. forma parte de los bienes valiosos que poseen y si ponemos atención encontraremos cosas interesantes por aprender. trato digno. Y ellos están listos para aprender de estos maestros especiales a los que tanto quieren. escribirán una lista de lo que han aprendido de sus abuelos y en la otra. si ellos tienen tanto que dar. los abuelos tienen mucho que enseñar a sus nietos. según lo establece la misma Ley. estatales y municipales en el ejercicio de sus derechos. La mayoría de los adultos mayores buscan enseñar a sus nietos valores morales sólidos. se deberá tener atención preferente en la protección de su patrimonio personal y familiar y cuando sea el caso. mejor. lo que pueden . Entonces. como son habilidades. En la primera. Es importante generar un ambiente de respeto y confianza para que ellos se sientan cómodos. es una buena oportunidad para que los abues demuestren que nadie nunca es tan viejo como para no disfrutar del placer de aprender algo nuevo. Motívalos a recordar sus habilidades y destrezas: artísticas. lo que sin duda. Artículo 5° I. Así que haremos una reflexión desde la posición de los nietos. iniciaremos con una pregunta a los abues: ¿Qué aprendieron de sus abuelos? Lo que compartan. Pero es importante que consideren que ellos también pueden enseñarles cosas importantes y útiles. culinarias. Luego entrega una hoja a los nietos y pide que marquen dos columnas.) Para el ser humano poseer bienes materiales es un “quesito codiciado” y si se puede obtener con el mínimo esfuerzo.) • Recibir asistencia jurídica gratuita. sin discriminación ni distinción alguna. Así que. d. (Ley de los Derechos de las Personas Adultas Mayores. etcétera. ya que son la memoria y el cimiento de lo que hoy es nuestra gran nación. En esto la familia debe participar. de los derechos que ésta y otras leyes consagran. saberes y tradiciones. Juan Salvador Nuestros abuelos y abuelas tienen derecho a: • Al disfrute pleno. ¿qué tenemos nosotros para ofrecer? Actividad de inicio Ya sea que transmitan valores importantes o den lecciones de cómo peinarse. También es importante proteger los bienes inmateriales que resguardan los abuelos y las abuelas.. Artículo 5° II. Es importante que ellos estén informados que existe la Ley de los Derechos de las Personas Adultas Mayores como un instrumento para revalorar a este sector de la población.SESIÓN 2 ¿Qué le ofreces a la vida mi nieto? Tú le pides a la vida pero dime que le ofreces y esto no lo olvides nunca mi nieto pídele lo que mereces. entre muchos más. para que nuestros seres queridos tengan una vida de calidad a la edad que sea. sociales.

un día. cuando hayan terminado. como “Dedos de Luna” (anexo 3). quien. Mi vida en aquel lugar era muy distinta a mi vida aquí en la ciudad. Mi abuela siempre supo más canciones que todas las otras ancianas. la pista para alejarse de los terrenos del poderoso león. Ñandá era curandera y por eso sabía los secretos escondidos en la tierra. Ñandá nunca dejó de . mi hermana y yo debíamos acompañar a las demás mujeres a llenar los cántaros con agua del río. Además. el miedo comenzó a apoderarse de nuestros vecinos y la abuela también se veía triste y preocupada. “Adiós al África” en El secreto de la Nana Jacinta. los aullidos de los mandriles anunciando la tormenta que se acerca. trabajar duro en la aldea y cuidarse de los animales salvajes. aquel estado de paz terminó. Fue también la abuela quien nos hizo descubrir la importancia de las pequeñas cosas. Agradece este valioso intercambio de conocimientos e indícales que conserven la hoja. quizá era más simple. un mechón de pelo dorado entre los arbustos. pero además. Sin embargo. Aun así. sabiduría y protección. Ñandá tenía un lugar especial. desde que nuestros padres murieron. y cuando la hacía sonar parecía cubrirnos con un calor especial que no era otra cosa que el amor que nos brindaba al cantar. de no menospreciar aquellos detalles casi imperceptibles que en la vida pueden hacer la diferencia: reparar en las ramas rotas de un árbol podía convertirse en el rastro de algún animal que cazar. En la aldea. Hombres y mujeres solían visitarla pues conocían su habilidad para curar. Alrededor de nuestra choza estaban las demás casitas de la aldea. que den las gracias a sus respectivos abues y lean lo que escribieron.enseñarles. tal como se refleja en el texto que se sugiere a continuación o en otros con estas características. mi hermano. Había que conseguir la comida. entre risas y juegos. Su mirada no era la misma. Nuestra vida era tranquila. y muchas veces la gente se aliviaba sólo con escucharla hablar. Poco a poco. Todas las mañanas. Desde niña la abuela había aprendido a mezclar las hierbas para preparar pociones que aliviaban lo mismo la fiebre que el mal del sueño. por las noches. Utu. volvíamos repitiendo los cantos que las ancianas entonaban a lo largo del camino. nada podía estar mal. en las plantas y las flores. pero no por ello estaba exenta de esfuerzos y peligros. Fue Ñandá quien nos enseñó a escuchar los sonidos de la jungla y a descifrar su significado: el silbido del pájaro como señal de alerta de la proximidad de una bestia feroz. nos reuníamos con ellas en la orilla del arroyo y. de Estela Roselló Soberón (fragmento) …Mi casa estaba hecha de palmas tejidas y en ella vivíamos Bigú. parecía estar pensando siempre en otra cosa. el vómito negro que la tristeza y el miedo. Ñandá conocía el poder de la voz y de las palabras. mi hermana. Utu y yo salíamos de la casa a recolectar frutas y cortar hierbas para llevar a la aldea. se ocupó siempre de nosotros. Cuando el sol brillaba a la mitad del cielo. y la vieja abuela Ñandá. Cuando uno se encontraba junto a ella. Actividad de lectura Comenta cómo esta situación de enseñanzas y aprendizajes ocurre en muchas culturas en las cuales los abuelos representan autoridad. Su voz era dulce y clara. pero en realidad no nos hacía falta nada. En realidad. la vida a su lado pasaba tranquila y segura. Siempre contenta y alegre.

Pide a un abue que pase al frente y tome un abatelenguas del “baúl de juegos tradicionales”. Pueden ponerle un nombre inventado o que elijan alguno de la fantástica recopilación de varios tipos de abuelas de los libros Abuelas de la A a la Z y Abuelos de la A a la Z de Raquel Díaz Reguera. se realizará bajo la coordinación de quien lo escribió. lo lea en voz alta y el juego cuyo nombre aparezca. son parecidas a lo que recuerdan o viven los nietos presentes. Apóyalo si requiere tu ayuda. cada nieto escribirá otras características de su abue. Al salir las estrellas nos abrazaba para mecernos al ritmo de sus melodiosas palabras. anuncia que realizarán un juego tradicional. En el reverso de la hoja marcada con dos columnas. Con base en lo escrito. que la platique e intercambie. Así.cantarnos arrullos para dormir. que los diga y apréndanlos. o “Mi abue fue cantante y le gusta tomar el sol”. Actividad de cierre: El catálogo de abuelos de la biblioteca Vamos a hacer ahora el “Catálogo de abuelos de la biblioteca”. pide que piensen cuál es el tipo de abue que tienen y lo anoten. Bigú y yo nos quedábamos tranquilos. Que la voz de los abuelos tenga la prioridad en todo momento. Utu. si otro sabe la receta de un platillo de comida. motiva a los abues para que si a alguno le gusta cantar les enseñe una canción. etcétera. trabalenguas. Actividad recreativa Después de la charla. por ejemplo: “Mi abue es callada. que se presenta a continuación: Tipos de abuelas: Abuela Arreglacosas Abuela Consigueloto Abuela Guardasecretos Abuela Moderna Abuela Que da de comer a las palomas Abuela Repostera Abuela Tacaña Abuela Bruja Abuela Costurera Abuela Jardinera Abuela Musical Abuela Que nunca abandona un sueño Abuela Rosa Abuela Tejedora de cuentos Abuela Cocinilla Abuela de Negro Abuela Lunática Abuela Por carta Abuela Regalona Abuela Coleccionista Abuela Desmemoriada Abuela Melancólica Abuela Preocupona Abuela Reina Abuela Sabelotodo Abuela Tiquismiquis (se queja de todo) Abuela Supersticiosa Abuela viajera Abuelo Alegría de vivir Abuelo Batallitas Abuelo Bohemio Abuelo Casa del parchÍs Abuelo Como en casa en ningún sitio Abuelo Doméstico Abuelo Cascarrabias Abuelo Cinéfilo Abuelo Con un poco de azúcar Abuelo De parque Abuelo Culinario Abuelo Gym Abuelo Juegos de Abuelo Maestro de las Tipos de abuelos: Abuelo Asustamonstruos Abuelo Canguro Abuelo Coleccionista por entregas Abuelo Cuentos de hadas Abuelo Friolero Abuelo Entrelibros . dormilona y le gusta hacer travesuras”. listos para soñar una noche más… Al terminar la lectura comenten sus observaciones sobre si las cosas que recordaba Jacinta de su abuela. etcétera. si uno cuenta chistes. Al terminar vuelvan a sus asientos.

entrega otra hoja a los nietos. y en la otra escriben el modelo que eligieron. Agradece a los abues su participación e invítalos a que lleven para la siguiente sesión. que la doblen por la mitad usando su eje ancho. Ejemplo: Abuela Modista-musical Características: Desde pequeña le enseñaron a cantar con mariachis. así como una breve descripción. En una mitad dibujarán o pegarán la foto de su abue. un objeto que para ellos sea significativo. revistas y periódicos.Abuelo Manitas Abuelo ¿Nos vamos yendo? Abuelo Nada por aquí nada por allá Abuelo Peter Pan mesa Abuelo no se lo digas a tu abuela Abuelo Romántico cosas sencillas Abuelo Nostálgico Abuelo Solidario Después. Conserva estas hojas para integrarlas todas en el “Catálogo de abuelos de la biblioteca”. Hace hermosos vestidos de novia y trajes para sus hijos y nietos. Siempre ha manejado coches muy bien. Le gusta que toquen la guitarra. Es comerciante. Colecciona revistas de otros países. Le gustan los espárragos. Abuelo Entrelibros-Batallitas Características: Le gusta leer libros. .

Artículo 5° I. Permite que todos lo observen bien y hagan sus hipótesis de a quién pertenece. Anima al grupo para que todos participen. c. de la edad que sea. Deberán tratarlos con mucho cuidado e inventar una . que seleccione del baúl un “recuerdo-objeto” y uno dibujado. Explica que su respuesta la representarán con un dibujo. leerá para los abuelos el cuento La abuela del juicio. En esta sesión muestra mucho afecto a los adultos mayores y que sus nietos los abracen mientras hablan de sus recuerdos. pide que coloquen su objeto significativo en el baúl destinado para los recuerdos. Artículo 5° I. O algún otro que hable sobre los recuerdo de los abuelos. distinto a los propios. d. Francisco Gabilondo Soler Nuestros abuelos y abuelas tienen derecho: • A una vida libre sin violencia (Ley de los Derechos de las Personas Adultas Mayores. Al terminar pregunta a los nietos: “¿Qué cosa o cosas de las que poseen ahora les gustaría ver en el baúl de sus recuerdos cuando fueran abuelos?”.) Actividad de inicio: El baúl de la abuela Conforme lleguen los abues. alguno de los nietos presentes. colócalo en el centro del círculo y saca el primero. de Eduardo Robles Boza (Tío Patota). Luego solicita que el dueño de cada objeto comparta con el grupo por qué le es significativo. psicoemocional y sexual (Ley de los Derechos de las Personas Adultas Mayores. Cuando alguien señale a un posible dueño pregúntale por qué piensa que es de él. lo lea en voz alta y el juego que salga se realizará bajo la coordinación de quien lo escribió. mismo que recortarán y guardarán en el baúl de los recuerdos. Da tiempo suficiente para que todos los abues participen. con la indicación de que nadie debe decir qué llevaron.) • Al respeto a su integridad física. Apóyalo si requiere tu ayuda.SESIÓN 3 ¿Dónde están las cosas maravillosas? ¡Toma el llavero abuelita y enséñame tu ropero! Con cosas maravillosas y tan hermosas que guardas tú. Cuando ya estén listos para iniciar la sesión. Actividad de lectura En esta actividad. Actividad de cierre Pide a cada pareja o grupo (nieto-hijo-abue). Actividad recreativa tradicional Ahora pide a un abue que pase al frente y tome un abatelenguas del “baúl de juegos tradicionales”.

Pide a los abuelos que tomen los objetos que llevaron. Actividad de inicio Luego de dar la bienvenida. ¡Cantan! Nicolás Gullén Nuestros abuelos y abuelas tienen derecho: • A recibir protección. cuenten a sus nietos una anécdota en la que recuerden haber padecido algún tipo de abuso. En el anexo 4 encontrarán notas que les pueden dar pie para los comentarios. si es necesario. Genera una ronda de comentarios que manifiesten la importancia de cuidar a nuestros abuelos desde la casa y en la sociedad en general. para que en la sesión siguiente los nietos la puedan relatar. lo lea en voz alta y el juego cuyo nombre salga se realizará bajo la coordinación de quien lo escribió. así como de las instituciones federales. lloran. Cantan.).pequeña representación teatral. cantan. Ahora cada familia representará su obra teatral. Artículo 5° I. los dos del mismo tamaño. y que ya en casa. Da tiempo suficiente para que se pongan de acuerdo. Actividad recreativa tradicional Pide a un abue que pase al frente y tome un abatelenguas del “baúl de juegos tradicionales”. estatales y municipales (Ley de los Derechos de las Personas Adultas Mayores. ansia negra y ansia blanca. f. así sucesivamente hasta que pasen todos. la familia y la sociedad. gritan. cuenta tú primero una anécdota que recuerdes de tus abues. pregunta quién lo escribió. . bajo las estrellas altas. toma del “baúl de juegos tradicionales” un abatelenguas. cantan. Sueñan. contra todo tipo de abuso y explotación. por parte de la comunidad. sueñan. SESIÓN 4 Tu derecho a proteger a tus abuelos Los dos (abuelos) suspiran. lloran. y el nieto del autor del juego será quien inicie a contar al grupo la anécdota que su abuelo le relató. los dos del mismo tamaño. Apóyalo si requiere tu ayuda. en la cual esos artículos sean parte muy importante. Lloran. Anima la participación de los nietos. Los dos las fuertes cabezas alzan: los dos del mismo tamaño.

Pide a los nietos que en casa terminen de buscar las imágenes de espacios. Los nietos. En caso de que alguna familia no cuente con los medios digitales. además de las historias que les ha contado. naturaleza. Luego entrega papel y lápiz a cada nieto y una copia del texto que acabas de leer. experiencia y sueños de sus abuelos en un video o presentación. de forma presencial. . Tomarán fotografía a las imágenes necesarias para poder recrear los recuerdos. música. Los nietos estarán cerca de sus abues para recordar o aclarar la información que ya tienen sobre sus experiencias de vida. fotografías familiares del pasado o del presente u objetos. buscarán imágenes en libros: cuentos. sino dejarse llevar por sus “Tatas”. leyendas.Actividad de lectura Lee para el grupo La abuela Filomena. cocina. pensando en las características de su abue. etcétera. de María Eugenia Blanco Palacios (anexo 5). escriban un texto para su propio abue. podrán preparar su presentación con los objetos. Recuerda que los nietos no deben imponer las imágenes que les gusten. Después de la lectura pregunta a los abues qué piensan de la decisión de Filomena. imágenes de libros o dibujos. Pide ahora que. Motiva la ronda de comentarios. artesanías. así como María Eugenia le escribió a su abuela Filomena. con la guía de los abuelos. Actividad de cierre Inicia la elaboración de una presentación en PowerPoint o un video que llevará por título “Abuelos al rescate”. éste les servirá de muestra. espacios físicos o fantásticos.

según sea el caso. mismos que pueden realizar en el módulo digital de la biblioteca y bajo la supervisión de su personal. g. Recuerda que para esta sesión se requiere: computadora. y obviamente un sinfín de aspectos que coadyuvan a la integración de la familia y la sociedad. la biblioteca se ve favorecida con las valiosas aportaciones de los usuarios y bibliotecarios. Felicita al abuelo en turno e invita a que su nieto o hijo. el esfuerzo merecerá un fuerte aplauso al final de la presentación. cuando se quedan a cuidar a los nietos para que los padres puedan salir a trabajar. Artículo 5° I. Actividad de lectura Aquí. resguarda el archivo en una memoria USB y cópialo en una carpeta en la computadora designada para ello. Pregunta a los abuelos si puedes conservar el “Catálogo de abuelos de la biblioteca” con sus datos. Actividad de cierre Comenta al grupo que la experiencia acumulada de los abuelos puede recuperar a la familia y sirve para construir lazos filiales más fuertes. inicien las presentaciones. nietos y abuelos concluirán su presentación o video. le ofrezcan un abrazo amoroso. Sentados todos en círculo y con el equipo de cómputo requerido. Apóyalo si requiere tu ayuda. Después. que cumplan con sus necesidades y requerimientos y en donde ejerzan libremente sus derechos (Ley de los Derechos de las Personas Adultas Mayores. cañón. Agradece y despide cordialmente a todo el grupo. puede rescatar una cultura porque ellos son los trasmisores de tradiciones y costumbres. lo lea en voz alta y el juego cuyo nombre salga se realizará bajo la coordinación de quien lo escribió. Según lo vayan terminando.). Por esa razón con el taller “Abuelos al rescate".SESIÓN 5 ¡Quiero saber de ti! ¿Qué dirán ustedes si ahora les cuento de mis dos abuelos con sus barbas viejas? …Su nana fue el canto del cucú en la selva… Elsa Bornemann Nuestros abuelos y abuelas tienen derecho a: A vivir en entornos seguros dignos y decorosos. la actividad será leer cada una de las historias de los videos y comprobar lo interesante que son las vidas y experiencias de los abues. pantalla o espacio que tenga esa función. para invitarlos más adelante a contar historias a los niños o a las actividades que se realizan en la biblioteca. así que pide a un abue que pase al frente y tome un abatelenguas del “baúl de juegos tradicionales”. . En cada caso. puede apoyar la economía familiar. Actividad de inicio: Actividad recreativa tradicional Esta sesión iniciará como las anteriores. Asimismo.

puertas con manijas. otras de risa. Adentro. Con hilo fino les agregó unas muecas de tristeza. suenan las agujas. una almohada y un colchón. Y frente a la cama se sentó a tejer dulces sueños de fino estambre. Tejió una pared. entonces se sentó en el campo sobre una piedra fría y tejió unas hermosas pantuflas para reposar sus pies cansados. Así que se tejió un tapete. Suenan. pero no es culpa de ellos. La abuela tejedora no se enojó remendó el tobillo y el pedazo de espalda reparó. Son tejidos. pues sola ahí no quería vivir. Y decidieron que en una ciudad decente no se aceptaban niños llenos de agujeros. Recorrió la ciudad y no encontró casa. —¿Niños de hilo y huecos? —¡No en nuestra escuela! —¡Eso no es respetable! —Dijeron los maestros. y mucha picardía. la abuela era obstinada. Tejió una cama. Pero ahora. ventana y mosquitero. Suenan. La abuela seguía tejiendo: juguetes. Tejió una columna y luego otra y sobre ellas tejió el techo. Un día llegó a una pequeña ciudad una abuela muy anciana. pero tejió tres tazas. Pero la abuela no quiso poner sus pantuflas sobre la tierra. Vean lo que saben. Suenen. suenan las agujas. ¿qué haría para desayunar? Entonces se puso tejer una tetera y un pastel. estantes. Pero ¿cómo podría dormir sin una cortina? Y de nuevo se puso a laborar. La abuela se enojó. Afuera los dos pícaros traviesos algunas flores destejieron.ANEXOS Anexo 1 La abuela tejedora. suenan las agujas. A su alrededor sólo había espinas y rastrojo. La escucharon el alcalde y sus consejeros. . de Uri Orlev. suenan las agujas. Y ella a su hermano le descosió un pedazo de espalda. Suenan. roperos. Suenan. acostó a los niños y los arropó. suenan las agujas. sin té ni tetera. Pero los maestros dijeron al verlos: —No aceptamos niños de estambre. Afuera tejió pasto y flores. Tejió un auto y en él viajaron a exigir una disculpa. ¿dónde conseguiría una cama o un sillón? De nuevo se puso a laborar. Dos segundos más tarde tenía el piso y de ese problema se olvidó. Por la mañana tejió un libro para cada uno y a la escuela los llevó. Se tejió un nieto y una nieta. Sólo llevaba un bastón y un par de agujas de tejer. Pero. Luego el pícaro atrapó a la pícara y le rompió unos hilos del tobillo. Son niños lindos y encantadores. Y de nuevo se puso a laborar. La abuela contestó: —No tienen razón. Tejió una funda. Y los dos nietos a la terraza salieron a brincar sobre un pasto de estambre verde. una colcha y una sábana. Con estambre negro tejió un poco de oscuridad. La abuela supo qué quería. Luego se preguntó dónde lo podría extender.

tejerá. . trenzar hasta terminar y pegar el otro lado. Ya para entonces la pequeña ciudad era famosa. De todas partes venían turistas a conocer la extraña casa y su jardín. para que vuelvan a reír y correr. Pero encontrará otro lugar y tejerá todo nuevamente. Y de nuevo se puso a laborar. y en él volaron a la capital. Cuando desapareció todo la abuela a sus nietos también destejió. pues la abuela tejedora muy enojada en secreto por la noche destejió la casa entera: Las puertas. dispusieron levantar una cerca para resguardar la casa.—¿Qué clase de alcaldía es ésta? —preguntó la abuela. Luego doblar una trenza y pegar como se muestra en la foto. pues en ninguna otra parte había una así. Ya no suenan las agujas. dando forma a los brazos. El alcalde y sus consejeros. Seguir el mismo proceso para hacer las cuatro requeridas (dos por muñequito). la cerca. Tomó su bastón y abandonó el lugar para siempre. Pero la cerca no sirvió. uniéndolas por un extremo con una gota de pegamento. aquí no hay lugar para niños de estambre. Tejió un avión. toda tejida. Y si hubiera gente agradable que con gusto acepte a sus nietos. suenan las agujas. Discutieron el presidente y sus ministros. la tetera. la abuela tejedora sin preocuparse se sentará y tejerá. las flores. tejerá… Anexo 2 Enroscar cada tira para hacer una “colita de ratón” Elaborar una trenza con tres “colitas de ratón”. ¿Niños de hilo y huecos? Fruncieron la nariz y declararon: —El alcalde y los maestros no se equivocan. las paredes. Suenan. Lo primero serán sus nietos.

Un día. Estas máscaras. Era la persona más tierna que él conocía. tierra salvaje. su abuelo. porque es una madera seca y ligera. morenas. escuchando a su abuelo. sino largas y fuertes. ¡mira qué grandes y blancas! —Sí —dijo el abuelo. Don Gregorio. reyes. murciélagos o sapos. —Una máscara no deber ser una carga —decía don Gregorio—. El abuelo también reía. ¡dedos de luna! —Toño reía y bailaba sobre el aserrín con una máscara a medio terminar. Eran unas manos maravillosas. bordadas de arrugas y gruesas venas. —Abuelito —dijo Toño. —¡Dedos de luna!. —Tienes lunas en los dedos. montar y pegar. Anexo 3 Dedos de Luna. y sus ojos oscuros chispearon con humor —. —¿Qué? —contestó el abuelo. de uñas anchas y planas. por extraño que parezca. Debe ser parte de la cara. . poner un punto de pegamento a la altura de donde estaría la cintura del muñequito y dar forma a las piernas. donde las nubes negras cubren de repente el paisaje y las lluvias feroces golpean la montaña. diablos de ojos penetrantes. Sólo usaban zompantle. Toño se quedó mirándole las manos. Toño vivía en Guerrero. Después. Era más tierno que la hierba mecida por el viento y que las palomas que se arrullaban en el camino de tierra frente a su casa. de Tony Johnston. nacidas en su interior más recóndito. monstruos de ojos vacíos.Pasar la segunda trenza por el aro de la primera. Todos los días Toño y su abuelo se pasaban muchas horas en el taller trabajando las máscaras. No eran grandes. rematadas por lunas blancas. Tengo dedos de luna. Don Gregorio hacía todas las máscaras del pueblo: retratos esmaltados y brillantes. se utilizaban para la danza de la cosecha. era muy diferente. ligerita como un velo para que hasta los pies se sientan livianos y jubilosos cuando bailen celebrando el cambio de estación.

Mira las bellas máscaras que nos dejó. —Es que. —Nunca estamos preparados para perder lo que queremos —lo interrumpió su mamá tiernamente—. que relucía con el reflejo del sol poniente. Don Gregorio siempre había estado allí. y tú descansas. largos y delgados. para decirme si mi trabajo es bueno. —Entonces yo las haré —dijo Toño. —Yo también lo quería —susurró alguien en el silencio. no lo puedo evitar —balbuceaba el muchacho—. acercando al muchacho con su brazo y acariciándolo con sus dedos de luna. sin saber por qué. aunque no se dio cuenta. olvidar las máscaras y el dolor de su corazón. Toño todavía no podía hablar. Sentía dentro de él una soledad que nunca antes había conocido. la máscara del anciano lo miraba con malicia. Una noche.. Pensó en los dedos de luna. —Creo que ésta será la última máscara —dijo don Gregorio—. menos el latido de su propio corazón. tú vas a hacer las máscaras. Quería olvidarlo todo. Era su madre. olvidar!" gritaba para sus adentros. Teníamos tanto que hacer juntos. hijo —le dijo en voz baja. mientras trabajaban. abuelo —dijo Toño—. hasta que las máscaras parecían cobrar vida. enchuecando algunas y quebrando otras. Después Toño quedó tranquilo. y oían el murmullo del río sobre las rocas y el parloteo de los guajolotes. Las odiaba a todas. Un día. —No te enojes por lo que no puedes cambiar —dijo la madre—. un hombre cariñoso y tierno que hizo cosas bellas? ¿No fue un gusto aprender de él?. La cara quedó herida. ¡Cómo le hubiera gustado acariciarlos en ese momento. Toño caminó con desgano hacia el taller. Levantó la máscara rota y la abrazó.A veces. Te quedarás conmigo para enseñarme a tallar y a pintar.. insolentes. Toño la tiró al suelo. Ya estoy cansado. Y don Gregorio murió. Toño no podía creer que su abuelo se hubiera ido. Era la cara de un anciano. a la luz del atardecer. no te irás. don Gregorio contaba historias de las danzas. muy tranquilo. como el aire o las nubes del cielo. Toño volteó lentamente. —Cuando me vaya —dijo el anciano—. —Pero no siempre —dijo el anciano con tranquilidad. cuando se cansaban de trabajar. días después. vacías. Sus arrugas estaban talladas como gruesas venas. y le dio un fuerte abrazo.. donde habían pasado tanto tiempo riendo y trabajando. Pensó en los dedos de luna trabajando la madera con paciencia y . Tu abuelo se ha ido. —No. ligero y frágil. —Está bien —respondió el abuelo. —Creo que la próxima máscara la voy a hacer de guajolote —decía el abuelo. Toño sintió que su abuelo se parecía al zompantle. ¿ver el mundo a través de su bondad? Toño se quedó mudo. A través de sus lágrimas. El olor a pintura y madera lo saludó y las lágrimas llenaron sus ojos. Miradas fijas. A veces. No es justo. saltaban y se movían al ritmo de la música. Y se reían. entonces apreció su belleza y tranquilidad. tocar esos dedos de luna! Vio las máscaras de la pared. A Toño le gustaban los cuentos de danzantes que cantaban. como en broma—. Y con golpes feroces arremetió contra las máscaras. Un tecolote cantaba al silencio. don Gregorio colgó lentamente una máscara en la pared. Toño tomaba del brazo a su abuelo y paseaban juntos bajo el sol. Un día. —No te enojes. Su barba caía levemente. Me iba a enseñar. "¡Olvidar. Miraban a las mujeres haciendo tortillas. apareció en el cielo una media luna. ¿No fue una alegría tener un abuelo como el tuyo.. con la barba rota. pero tenemos recuerdos de él. Las odió. olvidar.

Esto es muy importante para los abuelos. Esto influye directamente en su felicidad. Las historias que cuentan los abuelos sobre la vida de sus hijos (o sea. O. recibe atención. En casa de los abuelos. para escuchar y para jugar. por ejemplo). el nieto o nieta puede expandirse y recibir el tratamiento cariñoso del niño que realmente es. Toño volteó a ver a su madre. a bien tratar a sus abuelos. acercándose más a las nuevas generaciones. más considerados y más valorados. Aún era tiempo de pensar. tiempo para conversar. Nugartein y Weinstein indicaron en los años sesenta.com/la-relacion-entreabuelos-y-nietos-un-beneficio-psicologico-mutuo/. porque se sienten más útiles. Deseaba hacer algún día máscaras tan finas como las de su abuelo.2% en el 2000 a un 25. Pero era demasiado pronto para eso. por lo tanto. y abuelos distantes (que rara vez ven a los nietos). búsqueda de diversión (relajados y no autoritarios). -Pueden aprender con sus nietos. y en general pueden aportar mucho: -Pueden contribuir con su experiencia en momentos de crisis familiar (ayudar en la comunicación padre/hijos. el de adultos mayores va aumentando de un 8. El valor de los abuelos en la vida de los niños es grandioso.com). guardianes de la historia familiar). Fuente: (Psychcentral. facilitan la identificación de los niños con sus progenitores.5% para el 2050. hacen que el niño o niña tenga un sentido de continuidad de la familia. de la vorágine y la espiral de aceleración diarias. como es lógico. -Pueden transmitir valores familiares y mantener el vínculo entre las generaciones. para ese año uno de cada cuatro personas será adulto mayor. en http://www. sencillamente. . guiainfantil. por ejemplo. Cuando los niños pasan la tarde en casa de los abuelos pueden “alejarse de todo”. Este es otro elemento que puede influir directamente en su sentimiento de ser útiles y en sus niveles de felicidad. Anexo 4 Información general.amor. Todos acostumbran a tener un poco de todo. Lo intentaría con toda su alma. tiempo. más vale ir sembrando en terreno fértil y nosotros enseñar a los más jóvenes. subrogados (asunción de responsabilidades y cuidados de los nietos/as todos los días). y le dio las gracias con la mirada. Asimismo. y contribuyen en el desarrollo psicológico de los más pequeños.medciencia. los padres) cuando ellos eran también eran niños gustan mucho en la infancia. reserva de sabiduría (información sobre raíces familiares. y si recordamos el dicho “como me ves te verás”. que acepte que sus padres son humanos (¡mi padre o madre también hacía travesuras!) y. de recordar. -Pueden cuidar de los niños cuando los padres no pueden hacerlo. -Pueden parar el tiempo. Aprender a usar el ordenador. Mientras el porcentaje de jóvenes disminuye. MENSAJEROS DE LA PAZ establece el 26 de julio como día de los Abuelos. cinco estilos de ser abuelo/a (no todo el mundo está de acuerdo): comportamiento rígido y tradicional (autoritarios). es decir.

Los abuelos de hoy día han cambiado. . la pertenencia a un árbol familiar. . Los abuelos representan la memoria histórica y los orígenes de la familia. Contar con la ayuda y participación de los abuelos en la educación de los hijos aporta ventajas a todos: . 4. la continuidad generacional. . 5. Los abuelos transmiten el testimonio de otras épocas. aspectos fundamentales para el desarrollo psicológico de los niños. El ejemplo de quién es. no un derecho que permite manipular a los otros. Un joven anciano de 80 años puede tener un mejor y mayor desarrollo al medio que un anciano joven de 30 años con poca adaptabilidad.64) nos dice que para tener una vejez satisfactoria es necesario: 1) evitar enfermedades 2) comprometerse con la vida 3) mantener intensas actividades físicas y cognitivas (Escuela para padres) Ser viejo es una realidad. del mismo modo que los jóvenes no tienen derecho a manipular a los viejos.los nietos encantados. hecho que no es fácil encontrar en el contexto de valores que se pretende inculcar actualmente a los niños y a los jóvenes. con un nuevo replanteamiento en función de la capacidad de adaptación al entorno y no en relación a la edad. Es verdad que están más dispuestos a ayudar a los hijos para cuidar a los nietos pero también reclaman una libertad y autonomía que hasta la fecha les ha faltado y el bienestar de la sociedad actual les proporciona. pero un abuelo siempre ha estado para malcriar y consentir.La Psicología social del envejecimiento indica que el desarrollo ontogenético sucede. ayuda a valorar a la persona como tal. FRASES PARA ABUELOS 1. Frank Laubach (pag.los abuelos se sienten más útiles y valorados. Un padre está para educar. 2. Los abuelos jubilados pueden dar al hijo un testimonio de relativización que todos necesitamos para trascender a lo que se hace. Los abuelos suponen un complemento a la educación que los hijos reciben de sus padres. 6. En resumen y como conclusión debemos quedarnos con estas ideas importantes: 1. La relación y el contacto con los abuelos siguen siendo muy enriquecedoras para los niños. más allá de sus actos y rendimiento.los padres más tranquilos y. 3.

Gracias a ellos. no había un lugar mejor para mí y en el que me sintiera más protegido. 17. Es triste sin embargo. Ella es la mejor cocinera que existe por el simple hecho. 4. Los niños siempre se dan cuenta de que los únicos adultos que suelen tener toda la paciencia del mundo con ellos. Cada vez que hablo con mis abuelos. cuando abre sus brazos para recibirme y me dice lo orgullosa que se siente de mí. esa que siempre se ha llevado en el interior. de agregarle amor a lo que prepara. que muchos de ellos no lo sepan valorar hasta que es demasiado tarde. 12. 10. 11. que escuchar la risa de los ancianos. pero no cambiaría nada los guisos que prepara mi abuela. pueden reír. Sólo cuando se envejece se puede apreciar la verdadera belleza de las personas. puedo decir que tú eres la persona más hermosa que he conocido en la vida.com. los dulces son más ricos y jugar se vuelve más divertido. No hay nada mejor que sentir el abrazo amoroso de una abuela y el consejo desinteresado de un abuelo. Nada es más eficiente para levantar el ánimo. es la de pasar por la experiencia de ser abuelo. los más avanzados aprendices. Si ellos que a su edad sufren múltiples achaques y han pasado por más de un momento difícil. Podrán haber muchas cosas deliciosas en el mundo. porque ellos saben acerca de lo que hablan.igrandparents. No existen mejores historias que las que nos puede contar un abuelo. 13. Y hoy por eso. Un nieto siempre representa la oportunidad para desahogar el cariño que faltó por darles a los hijos. me gustaría ser como ellos. 15. me hubieran sucedido a mí. 5. Una de las últimas metas con la que cada ser humano debería contar en la vida. ¿Quieres escuchar una buena historia? Platica con tus abuelos. Hoy que he crecido y puedo enfrentarme a la vida por mí mismo. www. Por eso siempre les hacen más caso que a sus padres. 6. Cuando era pequeño y me sentaba en el regazo de mi abuela. 9. es como si las cosas maravillosas que sucedieron en su juventud. Escucha a tus mayores. uno que tiene toda la vida por delante también debería poder hacerlo. Lo mejor de volverse viejo. Tanta es su alegría al recordarlas que cuando yo envejezca. . Con ellos pasarás horas enteras sabiendo de anécdotas interesantes y valiosas. es que llega un momento en el que dejas un poco de lado las responsabilidades para volver a sentirte como niño. 8. los regaños de los padres resultan menos severos. 16. 3. 7. lograrás darte cuenta de cuan útiles te serán en la vida. 14.2. La vida es el mejor maestro y ellos. No hay mejor consejero que la edad para prevenir a los jóvenes de muchísimos errores. Tener un abuelo es casi una necesidad para los niños. Tener un abuelo es contar con un tesoro que ha sabido conservar su corazón a través de los años. sigo teniendo ese sentimiento a veces. son los abuelos. y cuando tú mismo vayas envejeciendo. antes de marcharse para siempre.

Había sido la mejor alumna según todos los profesores. y nos dijo que la abuela estaba muy enferma y que. pero nuestro equipo de futbol ganaba casi siempre. no estaba muy contento cuando veía a la abuela. El director Randulfo sin dudar le dijo entonces. Un día el maestro dijo: -Vamos a estudiar a Mozart. su morral y su chal de lana. Aunque no entendía el futbol. -¿Qué si hice la tarea? –entendía por su sordera. su morral y su bastón de madera. Como ella era obediente. Lo mejor que tenía la abuela era su lonchera rosada donde guardaba sus chochos. ¿qué será de nuestra escuela? Así es que fuimos a su casa maestros y compañeros. con su bastón. Que la escuela es muy diferente desde que vino a estudiar. tamalitos! En alguna otra ocasión La maestra nos pidió: --Saquen pronto sus cuadernos y en silencio. Filomena como siempre. decidió empezar primaria. excepto que a veces gritaba ¡GOL! cuando el otro equipo anotaba. Y le respondió al instante: --¿¡Qué me va usted a extrañar!? .Anexo 5 LA ABUELA FILOMENA. Con los grandes y chiquitos. -¿Ya se siente bien. Nos hacía reír tanto. Pero sucedió que un día. poco a poco lo aprendió. Todos nos pusimos tristes y con ganas de llorar. Lo hacía bastante bien y con sus porras animaba. director de la escuela. pues tenía que obedecer. ¡Hasta en los baños mandó a poner geranios! A la abuela Filomena no se le daba el inglés. de seguir así. Nos abrió el abuelo Marcelo. la abuela Filomena dejó de ir a la escuela. que mejor se fuera a casa o a pasear al mercado. todo lo entendió muy mal. Se sabía de animales. cada mañana. Se aburría mucho en casa. pero en español y en historia se sacaba puro diez. ¡y también. no podría ir a la escuela. como añoraba su infancia. y se apuntó como porrista. ¡Claro que hice la tarea! Al llegar el fin de curso. En la clase de música nos reíamos sin parar. --¿Qué ha pasado con la abuela Filomena? --preguntaba todo el mundo. Toda la primaria estaba. extrañábamos su risa y su manera de hablar. a veces. no nos vaya usted a fallar. la encontró muy mejorada: ¿Se tomó su medicina o se cansó de la cama? Mucho tiempo no pasó sin que volviera la abuela. El director Randulfo le tenía mucha envidia: La abuela era tan popular que a él nadie lo atendía. Cada salón de clase lo llenó de muchas flores: margaritas. se salía siempre de ritmo o se ponía a bailar. con su lonchera. Y ella le entendió:-¡Vamos a ver. Yo no sé si fue la abuela o si estábamos de suerte. María Eugenia Blanco Palacios Esta es la historia de la abuela Filomena. Y es que a la abuela Filomena le gustaba ir a la escuela. que su tiempo había pasado. El doctor que la fue a ver. Hermosa! Como era agradecida. Pero a todos sorprendió la abuela Cuando se inscribió en la escuela. sin dudar le dio las gracias y se puso colorada pues se sentía halagada. abuela? –preguntamos al verla. de marcianos y fantasmas. por favor. quería hacer cosas nuevas y. tulipanes y nubecitas de colores. Decía que era muy grande. --¡Es usted en verdad el señor más educado! Se llevaba bien con todos. se lo veía muy triste y con algo de nostalgia. que no era una abuela cualquiera. en una mañana fría. que hasta nos dolía la cara. un té y una que otra mantecada. mientras le entregaba sus premios y sus calificaciones: -Nos vemos el año entrante. Hasta el director Randulfo. ni siquiera el abuelo Marcelo. Se sentaba hasta adelante porque no escuchaba bien. Nadie la tomaba en serio. --Si ya ni viene la abuela. Era divertido verla llegar. ¡pero del salón de clase! La abuela era deportista. que siempre estaba de malas. A la hora del recreo nos contaba muchos cuentos. los sacó inmediatamente. la abuela se graduó con honores. aunque todos le explicamos que eso no se podía hacer. Si el árbitro marcaba alguna falta al equipo. El señor Randulfo. y si algo no entendía sólo decía “¿queeeé? Un día la maestra dijo: -¡Vamos todos a estudiar! Ella entendió: -¡Vamos todos a gritar! Y que se pone a dar gritos. Nuestra abuela se enojaba y pegaba unos chiflidos. --¿Qué le gusta mi bordado? --respondió por la sordera--. Nos llevaba sus galletas.

México. SM. Roselló Soberón. Ediciones SM. No se lo digas a mamá. Gabriela. 2001. Sanpedro. Nieves Pérez Rivero. Riveros Elizondo. FCE. El encargo de Fernanda. Isabel. María Eugenia. Jorge. Ed. ED. La sonrisa etrusca. Isabel Agüera. el guardador de secretos. 1984. SEP-CIDCLI. Ediciones Castillo. Bisa Bel. Voli. Raquel. Toromítico. Ed. Franco. Ediciones SM. David Walliams. Conaculta. Hinojosa. La abuela del juicio. Otros libros que puedes consultar Aréchiga. Ed. México. Machado. España. Referencias electrónicas Ser abuelos las alegrías y los desafíos. El secreto de la nana Jacinta. México. Francisco. Hugo y Cereijido. Álvarez de la Peza. Ed. Florentino. Uri. 2007. México. México. 2010. La abuela tejedora. Ed. México. Silvia. María Jesús. El envejecimiento: sus desafíos y esperanzas. 1999. Ana María. Respuestas para la vida de AARP Desde el Blog de “La pizarra de clase” sugieren los siguientes libros que trabajan con la figura del Abuelo: 41 cosas que solo hacen las abuelas. Anaya. Trillas. 27 abuelos son demasiados. Familias Familiares. Editorial Montena. Machado. Ed. 2009. México. Jose Luis. La abuelita gánster. Alfaguara. Léperas contra mocosos.Bibliografía Orlev. México. 2002. FCE. Ed. 2010. Blanco Palacios. Eslava. Siglo XXI. Ed. Molina. Ed. Ediciones SM. Marcelino. México. 1997. México. 1997. Ed. 1997. Eduardo. México. 2000. Ana María. Mi abuelita tiene ruedas. ED. 2001. 2002. La desaparición de la abuela. Estela. Comellas. La abuela Filomena. 2013. México. Alfaguara Mi abuelo Simón lo sabe. Elvira Lindo. FCE. López. Robles Boza. La abuelita aventurera. Guía práctica para abuelos con nietos. SM Manolito Gafotas. Anaya . Nietos: instructivo de uso. SM 41 cosas que solo hacen los abuelos. Bisa Bea. México. México. Graó. Larousse 2010. Mansour Manzur. FCE. El arte de ser abuelos. Vivian.