You are on page 1of 2

El otro Yo (si mismo

)
Nunca dice que no a nada. Seguro de si mismo no teme, no culpa ni
tiene culpa. Sabe verse en el paisaje de su vida. Es capaz de cualquier
cosa porque su optimismo no es irresponsable, se basa en la causalidad
de las cosas y vive sin las imágenes adquiridas desde la infancia hasta el
pasado reciente, vive el presente. No teme a la muerte porque no teme
a la vida. Reconoce la inconciencia por eso trabaja para ser consciente.
No cree en nada y cree en todo, depende del sentido amoroso del
suceso. Existe en el Eros, se da al otro, comparte con el otro. El
conocimiento existencial es vital para él, lo pone en duda hasta que es
un hecho, para desconocerlo posteriormente.

El Yo

(ego)

Tiene demasiada importancia personal. Narcisista. Baja autoestima. El
miedo y la culpa lo dominan. Se victimiza y dentro del paisaje prioriza
verse y responsabiliza al otro. Confía en la casualidad y es preso de las
imágenes históricas de su existencia. Busca quedar bien con los demás
para ser aceptado y perdona sin perdonar a los poderes que han
reprimido sus libertades. Capaz de todo para que lo reconozcan.
Dependiente.

Inseguro.

Actúa

por

impulso

y

reacciona

autodestructivamente. Sigue atrapado en el abandono natural de la
existencia. Egoísta, utiliza a los demás para su beneficio, es incapaz de
amar; sus relaciones son caóticas, desordenadas, reactivas. Le cuesta

Mérida 2016) .darse al otro porque duda al vivir del pasado sin conciencia del presente y temeroso del futuro. Alcibíades Zaldívar. (Apuntes para la poética actoral en el montaje de Ubú Rey.