TRABAJO INFORMAL

He decidido en el día de hoy, dedicarles un poquito de mi tiempo a esas
personas que no tienen
Un empleo o contrato estable de trabajo. La mayoría de estas personas no
tienen una profesión,
Ni una preparación académica que los defina como tal. Por lo cual se dedican a
todo tipo de actividades, y así producir dividendos económicos generados por
esta. Este producido es el salario que ellos generan honestamente con su labor.
Los oficios son varios, desde el que vende verdura, frituras, jugos, frutas etc., y
todo tipo de mercancías en las calles. Otros se dedican al arreglo de llantas,
mecánica, ventas de combustibles arriesgando su integridad física, y con este
sinnúmero de actividades generando una economía informal.
Este municipio llamado Fonseca o Villa de San Agustín, es una población de
vocación agrícola y pecuaria por muchos años desde épocas de la colonia. La
llegada de muchas personas desde diferentes partes del país hace más difícil
que haya empleo para todos. Comono todos tiene una profesión u oficio
definido optan por armar su pequeño negocio, y así generar su beneficio
económico diario. Muchas de estas personas transitan con sus vitrinas móviles
por las calles obstaculizando las vías y exponiendo su integridad física, e
incluso invadiendo el espacio público.
He hecho este trabajo para mostrar gráficamente la realidad que viven muchas
personas de este bello municipio, llamado también tierra de cantores. Tierra
amable con propios y extraños caracterizando a sus habitantes como buenos
vecinos, llevando una vida alegre y placentera.
Fonseca está ubicada en una depresión bañada por el río Ranchería que lo
recorreré de Oeste a Este, descendiendo de la sierra nevada de Santa Marta. El
comercio informal llegó a esta población en la década de los años sesenta y
setenta, muchas personas nativos del vecino país hermano del Ecuador
,llegando a convertirse aquí en una pequeña comunidad que practicaban en su
mayoría la religión protestante. Se dedicaban a vender generalmente ropa de
pueblo en pueblo y de casa en casa. Otros se estacionaron debajo muchos
árboles gigantes y frondosos que había a lo largo de la avenida Santander.
Debido a la tala de estos hermosos árboles muchos tuvieron que arrendar
locales para estacionar sus venta, incluso hasta las personas que vendían
comidas y jugos debajo dela sombra que ellos proporcionaban también
acabaron sus negocios. A esta comunidad de indígenas ecuatorianos aquí les
dicen Quinguis. Son muy pocos los que quedan porque muchos se volvieron a
su país de origen.

Si analizamos las fotografías que hice, no tienen efectos son tal y cual como
las vi en la cámara, en solo dos cuadra aproximadamente 300 metros lineales
de recorrido por la calle principal tomando como referencia al 30% de las
personas que tienen negocios en las vías peatonales, por la cual pasa la vía
que comunica a Colombia con el país vecino llamado República Bolivariana de
Venezuela. Nos damos cuenta que el espacio público está invadido porque no
tienen un lugar específico para trabajar, ya que el municipio no cuenta con un
plan de ordenamiento urbano.
Debido a la llegada de otra comunidad del departamento de Antioquia, o
paisas, se le ve mucho progreso, pero sigue siendo un pueblo con desorden
vial, contaminación ambiental, visual y auditiva, no cuenta con semáforos,
estructuras para recreación y deportes, y a pesar de este desorden el pueblo
vive en paz y el trabajo informal sigue moviendo en parte la economía seguida
del de los trabajos agrícolas sigue su ritmo alegre todos los días.(Fonseca,

volver a ti es repetir la dicha de nacer.)

FONSECA DEPARTAMENTO DE LA GUAJIRA COLOMBIA

F 13 1/125s F35mm ISO 100

Jorge es un señor que se dedica a comercializar frijoles, pre humedecidos del
cual derivan sus ingresos diarios.

F 6.3 1/25s 50mm ISO 100
Magalis viene desde Valledupar y se coloca con una mesa de plástico a vender
sus jugosos aguacates.

f8

1 1/125s 50mm ISO100

El señor Jacob Ruidiaz todas las mañanas se coloca en este lugar con su
variado surtido de gafas

f 3.5 1 1/160s 35mm ISO 100
Alberto trabaja informalmente aquí en este lugar arreglando neumáticos de
bicicletas.

f 8 1 1/160s

ISO 500

35mm

Junior personaje popular oriundo de la ciudad de Barranquilla se coloca debajo
de este árbol mango el mismo plantó en la avenida, en toda la vía peatonal

f 8 1 1/160s ISO 100 35mm

f9

1 1/160s ISO 500 35mm

Edwin es oriundo de Medellín, todos los días sale con su vitrina rodante,
vendiendo todo tipo de productos y herramientas.

f 7.1 1 1/100 ISO 100 24mm

Marlon todas las madrugadas, prepara arroz con diversos tipos de carnes.
También está ubicado en el andén peatonal.

f 5.6 1 1/100 ISO 100 24mm
María vende empanadas todas las mañanas en esta zona del espacio público.

f 8 1 1/100 ISO 100 35mm

Tito es una persona especial ya que tiene discapacidad fono auditiva, también
hace parte de esas personas con trabajo informal en el municipio de Fonseca.

f 6.3 1 1/100 ISO 100 35mm

Juan Alberto viene todos los días desde la ciudad de Valledupar a vender sus
sandia en el boulevard

f 6.3 1 1/100 ISO 100 35mm

Olga se ubica justo aquí en la curvatura de la glorieta exponiéndose al tráfico
vehicular.

f 6,3 1 1/125s ISO 100 35mm

f 10 1 1/100 ISO 100 35mm

Manuel vino desde la zona de Urabá, y así como él hay muchos que salen
desde las madrugadas con sus termos a vender café con leche y café negro o
café tinto.

Esta señora a quien no le pregunté el nombre, porque iba en la vía vehicular
sale con sus frutas a venderlas por todo el pueblo.

f8

1 1/100 ISO 100 35mm

f 8 1 1/125s ISO 100 35mm

Juan Romero tiene muchos años vendiendo jugos de caña, la cual muele con
este mini trapiche portátil, adecuado con un motor erétrico.