You are on page 1of 4

¿ES EL GUIÓN CINEMATOGRÁFICO UNA DISCIPLINA LITERARIA?

El guión de una película es, como su nombre lo indica, una guía,
un principio ordenador; una base sobre la cual construir la 
película para ser más exactos, un esqueleto que determina la 
forma general, las proporciones, las articulaciones del 
organismo vivo que toda película bien nacida quiere ser. Si 
agregamos todavía que en esa armazón de huesos están ya 
implícitos, en cierta medida, los músculos, las venas, los 
nervios, las vísceras, la vida misma del organismo, podremos 
arribar sin tropiezos a una definición que supongo clásica, pero
que yo escuché de un guionista contemporáneo: “El guión es la 
película tal como existe en la dimensión literaria.”
“Porque, añadía ese colega, el guión de cine es un género 
literario y como tal debería reconocerse, al menos para que uno 
pudiera tener el consuelo de publicar los no filmados, que son 
los más. Esto se discurría en mejores tiempos mexicanos, cuando 
era más fácil, no sólo publicar, sino alentar la esperanza de 
que un guión que valiera la pena escribir llegara a filmarse. 
Cierto que el incipiente “nuevo cine mexicano” evidenciaba ya a 
las claras su naturaleza fantasmal, propia de todo lo creado por
decreto1,[…].
“No sería difícil, en efecto, que alguien quisiera rebatirla
alegando que el cine debe liberarse de todo lo que sea 
literatura y realizar su propia especificidad. No se trata de 
contar una historia ni de crear personajes ni de hacer nada que 
igualmente podría hacerse en el drama o en la narrativa, sino de
lograr el discurso cinematográfico esencial, puro e 
incontaminado. Desde este punto de vista, no hay dimensión 
literaria que valga cuando de películas se trata, a no ser las 
odas críticas que celebran las maravillas del cine­en­sí.
“Esta posición, que suele adoptarse en el nombre de la 
modernidad, viene de hecho a ser la misma que, en los primeros 
tiempos de la teoría cinematográfica, postulaba la necesidad de 
una “estética autónoma” exclusiva del cine, y el dilema que 
Umberto Barbaro le opuso por aquel entonces continúa siendo 
válido, como que nace del buen sentido común. Así lo recapitula 
el maestro italiano en su ensayo El cine frente a la realidad: 
O  bien el film es sustancialmente idéntico a lo que 
llamamos y conocemos como arte, o bien es sustancialmente 
1

(Tovar se refiere al decreto de Echeverría cuando estatizó la producción de cine y los nuevos
realizadores, —primera generación de cineastas surgida de escuelas de cine—,filmaron con todas las
facilidades, es decir, con muchos recursos. Por otro lado, los productores privados de películas
rancheras fueron desterrados del cobijo del Estado. Algunos de estos “nuevos” realizadores
beneficiados fueron Paul Leduc, Felipe Cazals, Arturo Ripstein, Gabriel Retes, Sergio Olhovich,
Gonzalo Martínez, Juan Manuel Torres, Jaime Humerto Hermosillo, Alberto Bojórquez, Luis Alcoriza,
Alfonso Arau, Miguel Littin, José Estrada, Jorge Fons, Alberto Isaac, Carlos Enrique Taboada,
Marcela Fernández Violante),

 en esencia. pero no  había comprendido que el cine es un medio de expresión como  la poesía. el  film es sustancialmente idéntico a las demás artes. como  cualquier arte. Sólo más tarde me di cuenta de que el cine te da  la posibilidad de lograr la esencia espiritual. la intención que motivase el intento de prescindir. a la  raíz del arte. la película que se anticipa. no puede ser sino cine esencial —y  que lo es sin renegar de la literatura. la parte técnica del cine le resultara  tediosa. una  expresión del alma humana. En el primer caso se puede hablar del arte  del film. de Tarkovski. ni mucho menos: en ella. en el segundo no… Puesto que un tercer caso no  puede existir. determina el lenguaje que se emplea. según confiesa. Y la técnica.  pero lo que se dice es siempre. en todas las artes. vista sin subtítulos y en  ignorancia de su idioma. a la pintura y a la fotografía. Sabía que existían importantes aspectos técnicos. podemos añadir.  sustancialmente idénticas. “Pues las artes. “Siempre que oigo trotar el caballito de batalla de la  esencialidad del cine.distinto a él. son una: son. no acababa de sentirlo. y crea desde allí. Incluso después de  filmar La infancia de Iván no había entendido el papel del  director. recuerdo la absoluta fascinación que me  produjo El espejo. como en toda la obra de este enorme poeta fílmico. No deja de ser significativo  que. forman un continuo: se influyen. la música o la literatura. de un lenguaje intrínseco y particular.  es un arte. está  implícita una gran tradición escritural. o sea. esa expresión se halla  tan íntimamente ligada al teatro y a la narrativa como. cuando tantos y tantos realizadores menos radicales  encuentran en ella sus mayores goces. como diría Barbaro. como en el caso de la ópera —o del cine. en el tenebroso  fondo de la conspiración tecnocrática. en esencia. Tarkovski no se  entretiene en discriminaciones ociosas: va al fundamento. es siempre  un medio. en el cine. y no hay manera de disociar a una de  las demás sin divorciarla al mismo tiempo de su propia  sustancia. en tales condiciones. se entrecruzan. se contaminan. algo de relato.  . lo mismo. En el cine. Pienso que una película que comunica  tanto. Algunos cineastas saben desde el principio que el cine es lo adecuado para ellos. que en  rigor no tendría nada específicamente propio fuera de sus  aspectos técnicos. Un guión tiene así algo de drama. a la vez que opera en función de algo que no se encuentra en ninguno de estos géneros parientes: la imagen en movimiento. al margen del tema abordado. de la coherencia dramática y narrativa que en sí misma. No sería improbable que ésta fuese. Y las artes. Yo tenía dudas. se fecundan mutuamente dando origen  a artes nuevas. nunca un fin. por otro lado. me he esforzado por sostener y demostrar la  verdad del primer cuerno del dilema: aun disponiendo.

 se marchita como rama tronchada si no la  nutre la verdad emocional. En esto concurre Eric Bentley. pero no realiza la poesía fílmica en sí. un buen director puede hacer una obra  maestra.implica un compromiso básico con la realidad de la vida y del  arte. pero a fin de cuentas estéril. un buen  guión es poético por derecho propio y.” Pero se impone recalcar en nombre de  la humildad que nunca sale sobrando: sólo la dimensión literaria —imprescindible pero insuficiente. Pues la poesía  del guión anticipa. lo que  en verdad se busca es rehuir esa base común a todas las artes. que siempre está más allá  de esta literatura inevitablemente ancilar. sustituyendo la conciencia artística por la conciencia  tecnológica. en una  variante más simple y directa: “El guión es la dimensión  literaria de la película. un esqueleto para  sustentar la poesía cinematográfica. defendible  como producto literario. del drama a representar. Lo que hace al escribir es describir lo que ve. del mismo modo que esta última no podrá cristalizar si le falta el  sustento que la dimensión literaria le proporciona. lo  más humano de lo humano. Por más perfecta que una película sea en el aspecto técnico. con el mismo guión. colaborador de Brecht  y exegeta del estagirita. “comprometerse todo el tiempo” para que la  creación tenga sentido y valor universal. “Ahora podemos retomar nuestra definición inicial. el primer espectador de la película. Una base. Porque esto.  sino continuas y coherentes”. En el  cine o. esa oscura raíz de todo arte. en una palabra. Es  por esto que otro gran poeta fílmico. ha dictaminado: Con un buen guión. en manos de un mal director. Claro está. es el principio y el fin de toda  expresión creadora. desemboque en una mala película. o bien. al postular que el drama satisface  nuestra necesidad de experimentar emociones “no sólo fuertes. Pero este compromiso  radical no es cosa fácil y resulta más cómodo andarse por las  ramas. Kurosawa. “En la célebre discusión de Brecht con Aristóteles hay un  punto clave en que el creador del drama social de nuestro tiempo da la razón al maestro de todos los que saben. “Cómodo. por tanto. pero con un guión malo ni  siquiera un buen director puede hacer una película buena. la  obra futura en cuya existencia cree a pie juntillas —ignorando  . en cierto sentido. un director mediocre puede  hacer una película aceptable. en palabras de  Ingmar Bergman. por irreprochable  que sea su ideología. pero eso no evitará que. ideológica. Yo siento que. por mejor decir. sí. reconociendo que  no ha encontrado para el teatro “una función más noble que la de divertir”. en el arte cinematográfico esta verdad  nace naturalmente de la dimensión literaria: de la historia a  narrar. del guión. y ahí es donde hace falta. cuando se habla de  liberar al cine de las ataduras dramáticas y narrativas. “El guionista es.  soslayar el enfrentamiento con la emotividad.

 y la capacidad de  suspender el descreimiento se encuentra sin duda entre las  cualidades básicas del espectador ideal. resulte muy  distinta de la que él ha visto. espera que sea  todavía mejor. Terca es la esperanza. .por el momento la nada desdeñable probabilidad de que jamás  llegue a la pantalla o de que. una vez allí. En todo caso.