You are on page 1of 1

TIPS Nº 1

ORIENTACIÓN
ACTITUD Y ÉXITO
Todos los grandes desafíos están llenos de expectativas pero también de ansiedades. De
hecho, terminar la Enseñanza Media y aspirar a la Educación Superior, es uno de los grandes
desafíos de la adolescencia. Una parte importante de cómo se enfrente este último año de
enseñanza escolar, va a depender de la actitud que se tenga. En este sentido, la actitud es
lo que impulsa y orienta nuestra conducta hacia determinados objetivos, o sea, tiene que
ver con nuestra motivación.
Una actitud positiva suele tener una buena cuota de responsabilidad frente a nuestros
logros. Sin embargo, si la actitud es negativa y la motivación es baja, nos vamos a sentir
invadidos por pensamientos y creencias que, en vez de impulsarnos hacia el objetivo, nos
paralizan y atemorizan.
Para enfrentar bien el Cuarto Medio, y hacerlo con una buena actitud, es recomendable que:
1. Visualizar el Objetivo: Esto significa tener claro a dónde se quiere llegar y qué
esfuerzo se debe realizar para llegar al objetivo. No sirve si funcionamos sólo a corto
plazo y centrados en el presente, dado que se desdibuja la meta. A veces es difícil
entender que lo que se hace hoy incide en un proyecto de mediano plazo. En este
sentido, es recomendable tener muy claro el objetivo final, pero, al mismo tiempo,
subdividirlo en metas más pequeñas, las que nos permite sentir que vamos
avanzando.
2. Organización: Una vez que los objetivos están claros, es necesario organizar los
recursos con los que contamos. Cuando se trata de estudio, es muy beneficioso tener
hábitos de trabajo, dado que evitan muchas angustias por la acumulación para
último momento. Esto es especialmente cierto cuando se debe preparar varias
materias y mucho contenido. La organización, tanto en el tiempo como en la forma
que se tiene de estudiar, tiene directa relación con cuánto se comprende y cuánto se
retiene en el mediano plazo. Hay que entender que se debe manejar la información
no de un día para otro, sino con meses de anticipación. En este sentido, está
demostrado que se aprende más si se estudia tres días seguidos una hora, que si se
estudia tres horas en un solo día, ya que de la primera forma se logra mejor
retención, comprensión e integración de materias.
3. Redes de Apoyo: Está comprobado que las redes familiares y sociales nos influyen.
La calidad de estas redes, va a depender de la capacidad que tengan de entregar
apoyo y soporte emocional. Si contamos con una familia y un grupo de amigos que
nos transmite optimismo y seguridad, que nos acepta como somos, pero al mismo
tiempo nos motiva para plantearnos nuevos desafíos, probablemente nuestra actitud
va a ser más positiva y, de esta manera, las posibilidades de alcanzar nuestras
metas, van a ser mayores.
En resumen, el éxito está muy asociado a una buena actitud. Esta actitud puede
desarrollarse a través de un trabajo personal, en especial teniendo claro los objetivos,
trabajando en forma sistemática para lograrlos, desarrollando motivación por lo que
queremos y confianza en uno mismo.