You are on page 1of 4

LOS JESUITAS

Los jesuitas llegaron al Paraguay antes del año 1600. Entonces, comenzaron a realizar
pequeñas incursiones, pero se asentaron en forma estable en el año 1607, cuando llegó
el padre Diego de Torres, quien fue el primer provincial. Este vino para iniciar la
Provincia Jesuítica del Paraguay, que abarcaba por aquella época, además de nuestro
país, el sur de Bolivia, el norte argentino hasta Córdoba, el sur de Brasil y Uruguay.

LAS REDUCCIONES
Una reducción era un pueblo formado a su vez por pueblos indígenas. Los caciques
llegaban con su gente y se instalaban para vivir allí. Ellos mantenían su autoridad, eran
miembros de los cabildos del pueblo. Era una organización económica, religiosa y
cultural.
En las reducciones se hablaba el idioma guaraní. También se propulsaba una vida
orientada hacia el bienestar de los indígenas. Allí no circulaba el dinero y por tanto la
economía era a base del trueque.

Los jesuitas desarrollaron actividades artísticas encaminadas al ornato de sus templos, a
la solemnidad y al brillo de las ceremonias religiosas y a amenizar las horas de trabajo y
de descanso, y estimularon su cultivo por los indios. Hubo, así, entre ellos, arquitectos,
canteros, escultores, imagineros, pintores, músicos, etc.
Las misiones religiosas en América, también llamadas reducciones, fueron poblados
indígenas organizados y administrados por los sacerdotes jesuitas en el Nuevo
Mundo como parte de su obra. El objetivo principal de las misiones religiosas fue el
crear una sociedad con los beneficios y cualidades de la sociedad cristiana europea, pero
ausente de los vicios que la caracterizaban. Estas misiones fueron fundadas por los
jesuitas en toda la América colonial, y según Manuel Marzal, sintetizando la visión de
otros estudiosos, constituyen una de las más notables utopías de la historia.

EL ARTE EN LAS MISIONES JESUITAS

sillas. altares.Las piezas de artes eran traídas de Europa y las mismas eran replicadas por los indígenas los mismos tenían una habilidad para reproducir las obras a tal punto que se hacía difícil diferenciar las piezas auténticas de las réplicas. Era capaz de reproducir con una gran fidelidad obras pictóricas. también la escases de modelos originales. pedreros. una talla en madera. y expertos en el manejo del cincel. vírgenes. La escultura y las tallas Las estatuas de piedra y tallas en madera policromadas predominaban en los pueblos. y la madera fueron utilizadas por la creatividad de los misioneros en todas sus posibilidades plásticas. eran producidos con una admirable precisión por las manos de los indígenas. bancos. Cristos. el indio poseía una habilidad extrema para realizar reproducciones de objetos que les eran puestos ante su aguda vista. . una pieza musical. en algunos casos se utilizaban estampas lo cual imposibilitaba dimensionar correctamente las obras. la trama del hilado de un lienzo y hasta una obra arquitectónica. específicamente la arenisca rosada. Copistas y creadores En sus expresiones culturales. dirigidos por algunos maestros en el arte que recorrían las reducciones. LOS LIMITES DEL SISTEMA JESUITICO Las principales limitaciones eran la falta de materiales como pinturas y materias primas. Carpinteros. del escoplo y del pincel. Pero al mismo tiempo era incapaz de crear algo nuevo o de modificar por propia iniciativa el objeto que se le pedía que reprodujera. una estatua. mientras que las areniscas eran obtenidas de canteras dispuestas también en las cercanías de las reducciones. generaban en los talleres de las reducciones magníficas obras de arte que hoy podemos apreciar en los museos o entre las ruinas de los mismos pueblos jesuíticos. Los árboles que ofrecían excelentes maderas para todos los usos se hallaban disponibles en los alrededores de los mismos pueblos. santos. retablos. columnas y los más diversos objetos de ornamentación o de uso cotidiano. Las piedras.

La desmesura barroca se encuentra en el extremo opuesto de la austera sensibilidad guaraní. muy pocas han perdurado hasta nuestros días. Los colores eran obtenidos excepcionalmente fuera de las reducciones. aun.ESTILOS Los modelos jesuíticos se basaban en tendencias diferentes. sino que también se conserva un número importante de esculturas. a comienzos del XVIII. a fines del s. el ajuar plumario. algunas pinturas y un par de manuscritos de partituras musicales. Los instrumentos de la educación . Por el carácter endeble de las obras pictóricas. tardorenacentistas. Es posible que estas últimas llegaran tardíamente. la cestería y la cerámica. básicamente clásicas. No sólo se pueden apreciar aún las ruinas sorprendentemente bellas de algunos de los pueblos en medio de la selva. Estos colores eran obtenidos de sustancias vegetales y diversos tipos de óxidos. pero devienen sin duda el componente más definido en la constitución de lo que podríamos llamar un “estilo jesuítico”. Pero la divergencia de los sistemas visuales en pugna agravaba la violencia de esa imposición y exasperaba la tensión de las formas LA PINTURA Y LA ARQUITECTURA 9 que se han conservado hasta nuestros días atestiguan que la arquitectura. XVII o. el sentido estético nativo chocó enseguida con la figuración realista europea que suplantaba esas expresiones. El conflicto no provenía solamente de incompatibilidad de registros simbólicos. la pintura y la música ocuparon un lugar importante en la vida de las Reducciones. manieristas y barrocas. Las obras que perduraron y que hoy se exponen en museos o forman parte de colecciones particulares son una pobre muestra de lo que existía en las reducciones. la escultura. sino del hecho mismo de la sustitución. La mayoría de los pueblos poseían en los talleres una oficina en donde se hallaban los "elementos y piedras de moler colores". de un cambio forzado. Expresado fundamentalmente en las formas abstractas de la pintura corporal.

los pétalos de flores aromáticas maceradas en alcohol y esparcidas por el piso del templo. las actuales reducciones son: Itapúa. Reconocer y aceptar la lengua guaraní como una realidad irrefutable fue quizás el mayor atrevimiento de los Padres jesuitas. Santiago y Santísima Trinidad.La acción de los Padres jesuitas sobre los guaraníes fue esencialmente educativa. la capilla instalada a la vera de un camino. San Ignacio Guasu. Santa Rosa. El guaraní fue la lengua de las misiones. Las cruces en las cuatro esquinas de la plaza o la cruz erigida como mojón en el lote del abambaé. Jesús. hasta para los Curas de los pueblos. las pinturas. los músicos y el coro conmoviendo a la multitud. Santa María de Fe. San Cosme y Damián. los pequeños nichos con imágenes religiosas presentes en las viviendas de los indios. La educación y la cultura reduccional se impartían también por medio de símbolos y elementos significativos. Las reducciones Jesuíticas desarrollaron una importante labor artística y cultural demostrando en las imponentes y deslumbrantes edificaciones que persisten a través del tiempo. estatuas y esculturas. . En Paraguay. la imponente fachada del templo. el rosario pendiente del cuello.