You are on page 1of 8

A. GRILLMEIER, S. I.

EL SACRAMENTO DE LA RESURRECIÓN
Uno de los campos más cultivados por la Teología actual es el tratado de sacramentos.
Las nuevas aportaciones de la Teología Bíblica y el estudio de la Tradición patrística
han dado nueva luz a la interpretación del sentido de los sacramentos. El P. Grillmeier
nos ofrece en este estudio un ensayo de interpretación que aunque no se da como
definitivo, cuenta con el reconocimiento de una posible exégesis en este sentido por
parte de los teólogos H. Schlier y J. Ratzinger.
Das Sakrament der Auferstehung - Versuch einer Sinndeutunq der Letzen OÖlung,
Geist -und Leben, 34 (1961), 326-336.
La Iglesia despide al cristiano que va a morir con la absolución, la recomendación del
alma y la unción sacramental. ¿Qué sentido especial tiene esa acción de ungir? ¿Cuál es
su significado respecto del trance más decisivo y difícil de la vida humana?
A partir de la Escritura y la Tradición quisiéramos dar una respuesta capaz de quitar
cierta perplejidad que encuentran los pastores de almas y los teólogos al determinar la
significación de esté sacramento.
El mismo nombre de K Extremaunción", (la última, la final), no acaba de satisfacer a
muchos. Pero la solución no se ha de encontrar quedándonos antes de ese final que
asusta. Hay que ir más allá a buscarla al otro lado de eso último, en lo nuevo que ha de
venir. La Extremaunción es el sacramento de la resurrección y la perfección última del
hombre entero en la gloria venidera.
Es sorprendente que apenas se haya considerado la Extremaunción como referida a la
resurrección, siendo, así que esta referencia está patente en el capítulo 5 de la Carta de
Santiago. No se comprende la indecisión en incluir este rito en la doctrina de la
escatología y novísimos del hombre habiendo buenos fundamentos en teólo gos
antiguos.
Nuestro intento de precisar el sentido de este sacramento no carecerá de dificultades. Es
un ensayo que exige ulterior discusión y estudio.

Sentido escatológico de la carta de Santiago
El concilio de Trento deja establecido que en la carta de Santiago queda promulgada la
institución del sacramento de la Extremaunción. Sin embargo, aun dentro del campo
católico, no hay unanimidad en la interpretación ulterior del pasaje. Las características
de este escrito de Santiago no facilitan la exégesis por carecer de una trabazón vigorosa
de ideas. Sólo presenta una serie de sentencias que están vinculadas entre si por un lazo
muy tenue.
Esto no obstante salta a la vista un círculo muy concreto de pensamientos que en su
conjunto producen una fuerte impresión escatológica. Santiago tiene siempre ante los
ojos las últimas y definitivas realidades de la vida humana. Este pensamiento es el hilo
conductor de toda la carta.

Pero. ¿qué clase de ayuda es la que se otorga? la oración de la fe. de Jesucristo que es portador de la salvación.A. Para el autor de la carta esta situación tiene un sentido más profundo que el puro desenlace biológico. Los presbíteros no están caracterizados por una especial habilidad curativa. Y ¿de qué salva? ¿de la enfermedad? Quien interprete la enfermedad en sentido estrictamente corporal tendrá que concebir esta salvación como una curación cuyo resultado aparece inmediatamente con la promesa del egeréi. Pero. lo que ellos aportan está en función del cargo rector que tienen en la comunidad y la oración pronunciada en estrecho vínculo con una acción simbólica. En esta situación decisiva los pecados y el demonio presionan sobre la caída naturaleza humana. Es la enfermedad mortal que revela lo débil y transitorio del existir humano.2) esta acepción es reforzada por el verbo kamnein que justamente debe traducirse por H estar. GRILLMEIER. I.56. Especialmente los ricos necesitan pensar en el término de su vida terrena (5. en el nombre del Señor. Por eso no se habla aquí de llamar a un médico que sane el cuerpo. Así éstos no tienen más significación que el ser representantes de la comunidad de salvación que es la Iglesia. Finalmente el cuidado por la salvación del prójimo también es un camino para hallar la propia salvación. S. de una promesa de curación total?. Mas cuando llega realmente el fin. Son llamados los presbíteros que tampoco le pueden suplir. 14-15a). A través de ellos el hombre recibirá la corona de la vida (1. La palabra asthenein se ha de tomar en su pleno sentido de grave enfermedad (cfr. ¿se trata. Comprende el perdón de los pecados por la confesión (5. Es pues una ayuda salvadora. se guardará de los pecados de la lengua y buscará la auténtica sabiduría (3. un apoyo especial en la última decisión salvadora (5. más la oración perseverante y mutua que obrará la salud (¿del cuerpo o del alma?). Mc 5.7-11). salvará al enfermo. 15b-16a). en verdad. ¿Qué es exactamente lo que aquí se dice? La respuesta hay que elaborarla paso a paso. El hombre entero está en juego.1-6) pero a todos nos conviene vivir esperando el advenimiento del Señor (5. Lc 7. De Él recibe el cristiano moribundo la ayuda decisiva en el último trance. La ayuda que en este trance ofrece la Iglesia va orientada a realizar definitivamente la salvación. desahuciado". Todo el conjunto representa una acción religiosa corpóreo-espiritual cuya eficacia viene de Cristo. de levantarse del lecho del dolor. ¿Está enfermo alguien de vosotros? No cabe duda que aquí se trata de un enfermo grave. En los primeros capítulos se describe el azaroso acontecer de la vida humana rodeada de tentación y peligro. se decide su existencia terrena y la del más allá. entonces el cristiano se ha de dirigir a los presbíteros de la Iglesia para alcanzar de ellos. Tienen que orar sobre el moribundo mientras le ungen con óleo y todo ello en el Nombre del Señor. ¿algo obrado por un poder carismático? .1-18). (5. esto es.12). Quien considere que ha de ser juzgado al final de su existencia mundana. 19-20) Carácter de la "enfermedad" y la acción de los "presbíteros" Para una cabal inteligencia del sacramento de la Unción hay que investigar detenidamente el sentido de los versos 14 y 15 del último capitulo de Santiago. La ayuda que se le procure se ha de aplicar allí donde se decide la salvación: ante Dios.

pues. Esta interpretación no hay que excluirla. 15 Creemos que la idea de una curación corporal cae fuera del sentido inmediato y primordial de la promesa de Santiago.14). Se trata. I. T. invoca la absoluta eficacia espiritual de la Unción y declara condicionado su efecto terrenocorporal. de la salvación adquirida por Cristo ante Dios y que abarca al hombre entero. Pero tú ¿quién eres que juzgas al prójimo? (4. existe un sentido de salvar circunscristo a lo terreno (Mt 9. 21 y paral. pues.. S. Esta salvación se expresa en dos palabras sôsei y egeréi La primera se ha de traducir por " salvar " en sentido escatológico. hermanos míos. y siempre tiene un sentido salvador teológico.15) .. 5. El uso insistente de la palabra salvar en el contexto escatológico de los pasajes aducidos postula una misma interpretación para el (5. La experiencia cotidiana de los cristianos contradijo ya entonces esa promesa tan absoluta de sanar como fundamento del rito de la Unción. (De la Carta de Santiago. ¿Está alguno enfermo (Hastenei) entre vosotros? Mande llamar a los presbíteros de la Iglesia y ellos oren sobre él ungiéndole con el óleo en el nombre del Señor.A. 10. los pecados los unos a los otros y orad unos por otros para que alcancéis la salud. Me. que puede salvar y hacer perecer.y la oración de la fe salvará al doliente. 5.21). Tal interpretación estaba insinuada en la traducción del egeréi por el "alleviabit" de la Vulgata que da a entender cierta recuperación del enfermo. Sin embargo aparece muy a menudo esta palabra en sentido escatológico. pero en la literatura epistolar neotestamentaria no tiene el sentido de "salvar-de-una enfermedad". es decir de cumplimiento de la salvación final. Es verdad que en el N. En Santiago el concepto de salvación tiene un contenido correlativo a la idea de . como fruto de la Unción. Uno es el Legislador y el Juez. que uno diga que tiene fe pero que no tiene obras? ¿Puede acaso la fe salvarle? (2. Y la oración de la fe salvará (sôsei) al doliente (Kamnonta) y el Señor le resucitará (egerei) y si ha cometido pecados le serán perdonados. considera la sanación corporal. la Iglesia. Interpretación del "salvar" en Sant.20). Entiende que el que convierte a un pecador del extravío de su camino salvará su alma de la muerte (5. La dogmática procura allanar la dificultad que nace de la contradicción entre lo prometido y la experiencia. en ciertos casos. además de nuestro pasaje. 52). GRILLMEIER. cuenta con una tal eficacia sobre el cuerpo orientada hacia lo espiritual y sobrenatural. Sólo en la carta de Santiago se encuentra cuatro veces. ¿Qué aprovecha. 14-16) Acoged la palabra sembrada en vosotros que es poderosa para salvar a vuestras almas (1. Confesad.12).

el salvíficoteológico. Promesa sacramental de resurrección La palabra egeirein que traducimos por "resucitar" tiene radicalmente varios sentidos similares: enderezar. von Soden señala que el resucitar (egeirein) es la inmediata consecuencia del ser salvo (sozein) Así pues ambas palabras se han de tomar en un mismo plano. con la completa restauración del hombre en Cristo. ¿No lo entendieron así los lectores de su carta? H. como signo de que su lucha con la muerte y los enemigos de la salvación será coronada por la victoria y su cuerpo no se quedará en la corrupción. A ese final ineludible se dirigen las palabras de promesa y el recomendar la acción simbólica de los presbíteros. levantar. Sozein (salvar) al igual que egeirein (resucitar) tienen de este modo un sentido pleno y absoluto. en el centro temático de la carta de Santiago: el hecho del Juicio y la venida del Señor. Santiago emplea esta palabra con su nuevo y característico sentido cristiano. Sería una devaluación del texto entender solamente una curación corporal terrena que. Salvar y resucitar se conciben en función del más allá. Jn 5. La salvación importa superar totalmente la muerte bajo el punto de vista corporal y espiritual. . En el cumplimiento de la esperanza cristiana queda satisfecho su profundo anhelo de vivir. La salvación del moribundo es una acción escatológica de Cristo. GRILLMEIER. Él resucitará al que está a punto de morir. pues él sabe que: "de nuevo se me devolverá la vida del alma y del cuerpo en la comunidad de los resucitados". carecería de su significación más profunda en los momentos decisivos de la vida. No es pues. muerte que anteriormente hemos expuesto. Así la Unción de los enfermos es el sacramento de la resurrección. I. Esto se confirma con la segunda parte del verso: kai egeréi que traducimos: "y el Señor le resucitará ". más los textos que se refieren a la resurrección de Cristo). Santiago prevé la situación del cristiano ante este trance final. cuerpo y alma sonaprehendidos por la acción salvadora de la Iglesia que obra en el nombre del Señor. erguir. El Señor vendrá de nuevo y llevará a cabo esta obra. El moribundo que acepta este signo simbólico manifiesta con ello su fe en la salvación en Cristo y la resurrección del cuerpo.A. un vencer parcial la amenaza de este trance hasta una nueva enfermedad. El enfermo se deja ungir. S. En último término está aquí la decisiva esperanza del cristianismo capaz de aliviarle el dolor y vigorizarle en la última lucha. Pero para el cristiano está vinculada sobre todo con la resurrección de los muertos (Mt 10. A las puertas de la muerte el cristiano recibe la certidumbre de la salud definitiva y de la resurrección de su cuerpo para la vida eterna.21. Nos hallamos pues. No se relacionan en primer término con una acción terrena sino con el Eschaton. además de condicional. Y el simbolismo de la acción bajo la plegaria del presbítero es la garantía sacramental del cumplimiento de la salvación eterna y del nuevo despertar del cuerpo que ahora se apaga.18.

I. Esta nueva creación sobrenatural es la promesa de la carta de Santiago. sea salvado y resucitado y de este modo quede victorioso de la lucha con la muerte. otra parte existe un excesivo realismo en la interpretación del rito de la Unción. GRILLMEIER. al fin último del hombre. El Sacramento de la consumación cristiana Al interpretar la Unción como sacramento de la resurrección y de la consumación salvífica se nos da un punto de arranque para penetrar el contenido simbólico de este rito. Este realismo adquiere su máxima expresión en un ritual del siglo IX: "cuando más grande sea el. es decir. . S. Para entender lo que Cristo y la Iglesia quieren prometer se ha de entender el deseo de inmortalidad en el ambiente del A. Su búsqueda estaba circunscrita a la esfera de lo natural: al apagarse y renacer de la vegetación. arraigada en el hombre antiguo. al sexo. pero tenían que comprobar sus fracasos. En el primer milenio se espera de ella un efecto bienhechor corporal en proporción a la gracia espiritual que se recibe. siempre está en el transfundo la curación corporal. Las antiguas religiones creían en el mito del descenso al mundo subterráneo. Esté modo de pensar se introdujo por las exigencias pastorales de un antídoto contra los ritos curativos de los paganos. por eso enviaban allí sus dioses y héroes. En la Tradición y enseñanza de la Iglesia aparece un cambio notable respecto a la esperanza puesta en la Unción. y N. Interpretamos. Testamento. El poder curativo venía a instalarse en el óleo por la bendición de la Iglesia. En Cristo que bajó a los infiernos y resucitó de la muerte se establece una luminosa esperanza que reemplaza aquella añoranza mitológica. la Unción sacramental de Santiago (5.14-15) como primariamente referida al Eschaton. Sabían que un poder de lo profundo debía ser vencido para acabar con la muerte. pues. Todavía está en la penumbra la esencia de una acción eclesial simbólica cuyo ministro principal es Cristo. El alivio del cuerpo está incond icionalmente vinculado a la administración sacramental. al retorno de los ciclos cósmicos. Por. El Señor es el que garantiza que el hombre entero. es para la curación del alma. y aunque se pone de relieve que. y no el mero retorno sonador de un acto cosmogónico que continuamente se agota. el contacto de la Unción hacía posible que la fuerza sanante del óleo actuase sobre el cuerpo enfermo. Por esto Cesáreo de Arlés llama al óleo bendecido medicina de la Iglesia. dolor se tendrá que ungir más abundantemente".17). como unidad de cuerpo y alma. En Él se verifica una nueva creación (2Cor 5. tal y como se nos ofrece en Cristo muerto y resucitado. También se buscaba la inmortalidad en el mito del eterno retorno del tiempo y con ello todavía no se apagaba su sed de vida. El deseo de inmortalidad y la resurrección en Cristo Esta ansia de superar la muerte y la restauración de la vida estaba ya.A.

en tiempo de la Alta Escolástica y de la Restauración. para interpretar la Unción hay que tener presente tanto el elemento corporal como el espiritual. ya sea que se produzca por primera vez (Bautismo). El . Se pasa del la primacía de lo corporal al predominio de lo espiritual-sobrenatural. representa el efecto común a todos los sacramentas. o bien se aumente (Eucaristía. un movimiento pendular al interpretar la Unción. Así pues. pues Lutero había interpretado el pasaje sacramental de Santiago como una curación corpórea carismática cuyos efectos cesaron al desaparecer los carismas. Por eso la Unción es el sacramento consumativo de la vida cristiana. la infusión de esta gracia divina tiene el sentido de la última acogida del hombre por Dios. La gracia del Espíritu. En este desarrollo no cabe duda que ha pesado un interés. Cristo y la Iglesia guían la historia del hombre peregrino hacia el fin último de su existencia: la unión con Dios. GRILLMEIER.. I. cuando ya se tiene. y en una reflexión sobre el hombre íntegro -cuerpo y alma. Es propio de la Tradición católica integrar en una visión total las diversas fases de su historia para buscar una síntesis de las tendencias opuestas. Además la Unción es un sacramento eclesial que conduce al hombre desde la Iglesia terrena a la Iglesia de la eternidad. salud del espíritu. Significado escatológico de la unción de los enfermos La doctrina tridentina junta los efectos de la Extremaunción bajo los conceptos gracia del Espíritu Santo. Con el tiempo se introdujeron tendencias que defendían una eficacia solamente espiritual. pasa a primer plano el carácter espiritual del rito y la curación del cuerpo se subordina al bien espiritual del enfermo. 909)..que recibe el sacramento. Lo principal es la infusión de la gracia por el Espíritu Santo o. porque la Unción está situada al fin de la vida.A. y esta salud y fortalecimiento también pueden tener efectos saludables en el cuerpo del enfermo. Esta tendencia espiritualista se manifestó en un grupo de teólogos de Trento que no querían admitir para la Extremaunción eficacia corporal alguna. Esto sólo nos será posible en una posición de equilibrio entre lo terreno y lo de más allá. pero de este punto de vista no participó la mayoría. por el desencanto de la esperanza puesta en una curación segura. Dios habla sacramentalmente al hombre a través de la Iglesia. más que por una visión más clara de la Unción como sacramento de la Iglesia. Más adelante.). Por estos efectos se realiza la salvación de que habla Santiago. que es santificarte. en donde ya no acechará peligro alguna. Es decir que la salud corporal sólo se ha de esperar en cíe tos casos cuando conviene al espíritu. Se ha dado pues. ya se recobre (Penitencia). 700). Este cambio fue motivado. Tales concepciones que exageraban la efectividad corporal del óleo no podían mantenerse.. D. de los resucitados y de los que han de resucitar. es la salud del espíritu y el fortalecimiento del alma (sanatio mentis y con fortatio animae. y el texto definitivo del Concilio dejó un amplio campo a la interpretación: use obtiene a veces la salud del cuerpo cuando es conveniente para la salud del alma " (D. vigorización del alma. Por última vez en la temporalidad. apologético-pastoral. su aumento. En todo caso la sanación corporal queda en segundo plano. Pero. Así el Concilio de Trento acentúa contra los reformadores el primado de lo espiritual. S.

Así pues. Del maestro Simón (s. y por parte del hombre orientado hacia Dios como meta de su vida. así esta unción es el sacramento de los que se van". XII) es esta buena intuición: "como el bautismo es el sacramento de los que entran. su visión. El bautismo signa a . Este carácter de intimidad por parte de Dios respecto del peregrino del tiempo. Sólo unos pocos teólogos han considerado la Unción como signo sacramental de la resurrección. aunque no tenga bastante en cuenta la totalidad del hombre con su corporalidad y la necesidad de purificación acá en la tierra. Una valiosa tradición del s.acto sacramental de la Iglesia. El Concilio de Trento pone esto mismo de relieve en la hermosa introducción al capitulo de la Extremaunción (D. la Unción se refiere de una forma especial al cuerpo que será sellado con un distintivo peculiar para la participación de la gloria de Cristo. realiza en la recepción de la Unción la última protestalio fidei. acción salvífica. El mensaje de la resurrección habla de la renovación total del hombre. El hombre entero es el que ha de gozar de la visión de Dios. pues. La significación espiritual más profunda de la Unción es pues la salvación ante Dios y con ella la posesión de Dios mismo. el Señor glorificado de la Iglesia de la eternidad. no sólo el espíritu. de la escuela de Abelardo. relacionan la eficacia de la Extremaunción con el cuerpo resucitado: el cuerpo que ha sido ungido tendrá una gloria especial en el cielo de la que no participarán quienes no recibieron este sacramento. I. aquí está la relación explícita a Cristo. Y por tratarse de la última. número exacto de los sacramentos surgió la cuestión del lugar que debía ocupar la Extremaunción dentro de los signos sacramentales.. La gracia santificarte como la última autoexpresión y comunicación de Dios se hace visible en el sacramento de la consumación. Y el Señor te resucitará. es una circunstancia importante en la concesión de la gracia que se otorga en éste último . XII ve en la Unción de los enfermos la última preparación para la visión de Dios (extrema unctio quae ad visionem Dei praeparat). una recompensa por la actual perseverancia en el camino de la peregrinación. Esta interpretación puede ser parcial.A. se deberán tomar como de máximo relieve estas palabras de Santiago: Y la oración de la fe salvará al doliente. Este salvar tiene aquí el sentido de la última. La carta de Santiago manifiesta claramente que el hombre permanece en prueba hasta el último instante y necesita muchas ayudas para vencer definitivamente. Ya hemos visto como la traducción de la Vulgata dejaba poco margen a esta interpretación. una aguda para su triunfo en la eternidad. A esta última concesión de gracia tiene que ir vinculada una especial eficacia. definitiva y escatológica salvación. el término de la acción salvadora y graciosa de Dios sobre el homo viator. S. moribundo por su parte. la postrera demostración de su fe en Dios como meta y perfección de su vida en Cristo. pero acentúa decidídamente el carácter escatológico de la Unción. Significación eclesiológica de la Extremaunción Cuando se tuvo conciencia del.. Sólo las sentencias de Rolando. También. también da Dios por este sacramento una ayuda especial para salir airosos: en el último combate. GRILLMEIER. 907).

signo sensible de la. S. I. desde la zona visible y terrena a.A. ella le abre el paso a la definitiva incorporación en la comunidad eclesial de la eternidad. ha dicho Santiago. en el Nombre del Señor. Ella toma al hombre como propiedad de Cristo y de Dios y lo sella como posesión suya. pues quien recibe la Extremaunción representa y visibiliza la marcha de Cristo hacia la gloria a través de la Cruz y resurrección. Esta interpretación de la Extremaunción como el sacramento de la resurrección y consumación de la vida cristiana terrena llena de máxima confianza al moribundo y da al rito sagrado una luminosa significación. allí recibe la Eucaristía que le une más estrechamente al Señor. Por ello la Extremaunción es el sacramento consumador de la vida cristiana. Tradujo y condensó: JULIO COLOMER . la Unción prepara para la visión de Dios a los que se van del mundo. La Iglesia que está instalada en este mundo y en el más allá es la que por medio del presbítero conduce al moribundo. El llamado Epítome de la Escuela de Abelardo pone en tres sacramentos una eficacia especial referida a la incorporación a la Iglesia. El Bautismo es sacramento cíe la iniciación. despedida de la comunidad de la Iglesia terrena. y al final la Extremaunción que reafirma al cristiano como miembro de Cristo en el mundo. y la Extremaunción es el. la invisible del más allá. Cristo muerto en cruz y vuelto a la vida por la resurrección es quien sella esta consumación. GRILLMEIER. los que entran en este mundo con el sello de Cristo. Por ello precis amente la Unción tiene que signar el cuerpo al que tras el paso de la muerte le espera la resurrección: el Señor te resucitará. El bautismo que hace al hombre miembro de Cristo y le posibilita acercarse al altar. Sin romper con ello la comunidad con el Cuerpo Místico de Cristo.