gAceTA

Cos-play, idols y otakus, productos de nuestra fascinación por la cultura de oriente
por Julio bautista y JaviEr cErón montEs dE oca

10 ... 30 de mayo / Número 18 ...

l mundo global en el que ahora nos desarrollamos nos permite conocer, de manera inmediata, las tendencias mundiales en todos los 1 campos de interacción que mantenemos con otras personas, permitiéndonos renovar nuestros esquemas de convivencia de una manera más ágil, para adaptarnos a las nuevas formas de comportamiento y así marcar efectivamente nuestra presencia en estos nuevos esquemas. Gracias al desarrollo económico y tecnológico que han alcanzado los países asiáticos —China y Japón, principalmente— atrás ha quedado la influencia directa de Estados Unidos como la única elaboradora de “manuales de comportamiento socialmente aceptables”, y es que hasta hace un par de generaciones, gran parte de las naciones en el continente americano se nutrían de la “cultura estadounidense” a través del cine y la televisión, por lo que la sociedad norteamericana representaba el plan de vida a seguir. De hecho, muchos de quienes hoy son adultos crecieron con series como Los años maravillosos, Los pioneros y Alf, entre otras, en las que se les proponía una vida estable que se alcanzaba a través de ciertos conceptos básicos como: una familia unida, empleo cerca de la zona donde habitaban, casa con jardín y, por supuesto, un auto a la puerta del hogar, lo que bastaba para asegurarse el éxito. Y puede ser que, hasta cierto punto, fuera verdad, pues la competencia laboral era más local; la economía tenía periodos más estables y para las familias era motivo de orgullo saberse representadas en nutridas generaciones, pero las condiciones se han transformado radicalmente, y hoy todos estos conceptos se están quedando obsoletos ante las realidades globa1

E

les que dictan nuevos parámetros para hacer funcionar la maquinaria social, firmemente sostenida en la macroeconomía. Aquí es donde el papel de las grandes potencias, como el también llamado “Tigre asiático”, toman su fortaleza, enfrentándose con la tecnología a su principal rival, el mundo Disney, para influir en la nueva generación de humanos, 2 quienes a partir de los años 90 y hasta la fecha, han alimentado sus sueños y perspectivas del mundo futuro con paradigmas distintos que incluyen principalmente historias de robots, seres mágicos (incluidos objetos y animales) con poderes increíbles que se transforman a voluntad, y jóvenes de aspecto andrógino generalmente solos y en estado depresivo, los cuales, a pesar de ello, dominan un arma o se vuelven expertos en ciertas disciplinas orientales, con el único propósito de salvar al mundo. Como si se tratase de una renovación de la cultura pop, pero revestida con los últimos avances tecnológicos, la influencia que el continente asiático ha alcanzado en occidente ha generado el replanteamiento en los procesos de convivencia entre las nuevas generaciones que influye de manera directa en su forma de vestir, pensar y actuar, como resultado de una fusión que se ha visto empapada de los códigos anime como un medio más para externar la personalidad. Aquí presentamos algunos detalles de los grupos que se están conformando para hacer acto de presencia con una estética por demás peculiar, anticipando, a través de su estilo de vida, su particular propuesta para un mundo futuro.

2

antEriormEntE ya sE transmitían sEriEs como rEmy, HEidi, mazinGEr z o mEtEoro, pEro no

Económico, político, social y tEcnolóGico

sE EspEcificaba El crédito dE sus autorEs , porquE las productoras doblaban a los pErsonaJEs y compraban los dErEcHos dE autor .

Del Tigre asiático para el mundo Comenzaremos por definir que un cos-play es aquel joven que no sólo se viste como sus personajes favoritos del anime, sino que también los interpreta mientras está caracterizado como ellos. La afición por este tipo de convivencia ha llegado a tal grado que en países como España y Japón se realizan competencias internacionales para definir quién los interpreta mejor. La demanda de esta atracción es tal, que incluso se montan obras con nuevas historias para continuar las series que han concluido. De este modo, la comunidad cos-play demuestra que en la vida no todo son responsabilidades, y al darse tiempo para la convivencia en un mundo que sucede de manera paralela, comprueban que es posible una convivencia intercultural en la que todo tipo de postura es válida, reafirmando su apertura a un mundo sin fronteras y avalando las capacidades de los otros para la sana competencia. Por otro lado, la rama que también está empapada de esta cultura, pero que se especializa en una vertiente religioso-musical, son las idols, por lo que acudimos con Yumeki Angels, el primer y único grupo idol en México, para conocer de viva voz un poco más sobre ellos. Carlos Peralta, productor del citado grupo, señaló que el movimiento idol en Japón surgió en los años 60 y toma elementos del Shinto, que es la religión de ese país. Ellos tienen unas religiosas que se les conoce como Miko —algo así como si fueran monjas, pero son chicas adolescentes— quienes son una especie de semidiosas, ya que tienen que ser “inocentes, puras y elevar sus oraciones para servir como vínculo entre los dioses shintoistas y el mundo terrenal”, por lo que su papel en la sociedad japonesa es muy importante. En esos años, cuando entra el concepto occidental del “ídolo” a Japón —agregó— los orientales deciden retomar este fenómeno artístico pop, pero le adaptan elementos de su religión y sus costumbres, es cuando propiamente surge el movimiento idol japonés, que se distingue de los demás porque a las chicas se les enseña a ser un ejemplo a seguir, es decir, deben ser dulces, tiernas, sensibles; manejar un lenguaje correcto; no fumar, ni beber alcohol y, en general, llevar una vida pública respetable. Ellas son seleccionadas a través de audiciones a las que llegan miles de aspirantes con

11 ... o / de mayo / Número 18 ... 30

características de perfección, generando patrones de comportamiento y valores que no son sencillos de seguir y tienen como objetivo exaltar la virtud y el honor, factores muy arraigados en la tradición cultural japonesa. Asimismo destacó que en los años 90 el movimiento casi desaparece debido al desprestigio, pues varias empresas utilizaron el término idol para promocionar a sus modelos; sin embargo resurgió en Japón gracias a un grupo llamado Hello! Project, alrededor de 1998. Para Carlos Peralta, el fenómeno idol no se ha podido implantar en otros países como en Japón debido a la influencia de la cultura anglosajona, ya que en su visión el proceso de idolización se basa en la exaltación de la personalidad, sea cual fuere ésta, destructiva, subversiva o rebelde. Un ídolo estadounidense, por ejemplo, no busca características de perfección sino emplea cualquier característica que pudiera parecer “atractiva” a un público “target” y la exalta, lo que ocasiona una vida llena de excesos, violencia, antivalores y una imagen que puede ser fácilmente imitable o seguida por la población joven vulnerable. La imagen de una idol japonesa es diametralmente opuesta a las celebridades estadounidenses, ya que en lugar de tener una apariencia sensual, refleja por el contrario una imagen linda, tierna y sensible, la cual es más natural y establece mayor cercanía con su público. Según el productor de Yumeki Angels, la chica que quiera ser una idol debe tener “algo hermoso en su espíritu”, tener la intención de cambiar el entorno en donde vive y transmitir un tipo de energía muy especial, además de tener entre 12 y 23 años. Por su parte, las Yumeki Angels dijeron que ser una idol se trata de qué es lo que tú eres y qué es lo que quieres proyectar a las demás personas. “Nos guiamos por tres conceptos básicos: kiyoku, que es la pureza; tadashiku, que significa honestidad y utsukushiku, que es la belleza interior que surge al exterior. Es así cómo le mostramos a la gente lo que somos, sin máscaras y sin poses”, comentaron.

LoQueCB

gAceTA
dades virtuales para el intercambio de materiales —tales como fotos, videos, música, libros digitales—,opiniones, traducciones y concursos, actividades que sin viajar físicamente, los inicia en relaciones públicas internacionales, idiomas, habilidades comunicativas, dominio de plataformas tecnológicas, así como elaboración de discursos globales y liderazgo público, en el caso de los blogueros. Ante esta perspectiva no podemos sino aceptar que la influencia asiática ha generado en los jóvenes un estilo de vida más independiente, que les hace planear su futuro con una conciencia global, en la que la interacción con los demás está latente, por lo que su planes han dejado de ser locales, como lo podemos comprobar en su discurso que cada vez es más políglota y dirigido a buscar una respuesta al otro lado del continente. El hecho de que una parte importante de su formación no académica les sea provista de manera lúdica, debe ser considerado una ventaja, por lo que habremos de destacar las capacidades que estos códigos interiorizan en las mentes de los jóvenes para promoverlas en su beneficio, ya que hoy día es frecuente encontrar alguna “marca de oriente” en casi todo lo que nos rodea, llámese ropa, herramienta, calzado, hardware o software, todos ellos de uso común, por lo que podemos afirmar que no hay quien no esté expuesto a este tipo de influencias en alguno de sus campos. De yaoi, gore, shonen, mechas, mahou-shoho y otros géneros. Si te gusta el mundo del manga o del anime más allá de lo que ves en las caricaturas y los cómics, estas son algunas recomendaciones que te pueden interesar, ya que son referencia de culto mundial para los fanáticos de este tipo de entretenimiento.

Estas chicas consideran que no todas las jóvenes pueden ser idols por vicios latentes en nuestra sociedad, como el alcohol, el tabaco y las drogas, ya que muchas creen que al fumar lucen sexys, maduras y más atractivas. “La gente joven recurre a las adicciones porque allí encuentran una manera de liberar los problemas… nosotras, en cambio, encontramos una alternativa para identificarnos y ser personas auténticas; el estar aquí es una manera de reafirmar los valores que tenemos”, precisaron. De igual manera, exhortaron a los bachilleres a conocer la música japonesa, ya que aunque el género idol no sea de su agrado hay otras muchas agrupaciones que podrían conquistar sus oídos, pues la música es algo que se puede disfrutar por igual en el mundo entero como Hello! Project, CoCo —que interpretaba el tema de la serie Ranma ½— y Onyanko Club —grupo representativo de los 80—. En otro orden de ideas, a diferencia de las idols, los Otakus son coleccionistas de todo tipo de mangas y anime. Estos géneros son los que suelen tener mayores adeptos por todo el globo terráqueo y en nuestro país se les localiza en cualquier convención de anime. Su pasión va más allá de la simple acumulación de materiales. A ellos podemos adjudicarles la inserción de bandas como AKB48, Rain y China Dolls, grupos que se han posicionado como los favoritos entre quienes hacen de todo este mundo su forma de vida. Utilizando la red, los otakus se mantienen informados sobre todo tipo de novedades que suceden en otras latitudes, generando comuni-

Cine Metrópolis Akira Perfect blue Paranoia agent El viaje de Chihiro

Cómics Astroboy Inuyasha Fairy Tale Naruto Blood: The Last Vampire

Música Yuki Gackt Malice Mizzer

12 ... 30 de mayo / Número 18 ...

Series de TV Neon Génesis Evangelion Ranma ½ Pokemon

VIDEO JUEGOS Ghost in the shell Final Fantasy

WEBSITES www.tatakae.com www.yumeki.net