You are on page 1of 2

CAPUT

Es de noche.
Te duele mucho la cabeza y no tienes aspirina en casa.
Tu cabeza está a punto de estallar. Las venas van a desbordarse.
Necesitas esa aspirina.
Subes al piso de arriba; piensas que el vecino tendrá.
Te abre la puerta y entras en su casa.
Y ves en el suelo a un chico y a una chica.
Los dos están tumbados, se arrastran; él encima de ella, pero sin tocarla, como si gravitara sobre su
cuerpo.
Les separan la muerte y el recuerdo; y lo saben.
Aunque llevan máscaras, los reconoces. Ella es V. Él es K.
Ninguno de los dos te sonríe ni te saluda. Te parece normal.
Mientras bailan esa danza extraña que están interpretando, entablan un diálogo entre ellos. Pero te
están hablando a ti.
“Yo les doy lo que ellos quieren que les dé. Doy lo que recibo.”. dice V.
“Todos somos máscaras” responde K.
“Y cobardes”
“Y nos mentimos a nosotros mismos”
“Si eso nos hace felices...”
“Le amo. Ya sé que soy cursi y pija...” concluye V.
“Yo también, creo.” replica K.
Los dos se quedan en silencio. Siguen arrastrándose.
V se dirige a ti como si entonces descubriera que estás allí.
“Te he traído las bases de un concurso de cortos, por si te interesa. Ahora te lo doy, en cuanto
terminemos”.
Haces un leve gesto de agradecimiento.
Miras a otro lado, pero no puedes dejar de observarlos con el rabillo del ojo; continúan
serpenteando durante un rato más.
Han terminado. V se dirige al bolso; junto a éste, un gorro de lana; de él saca una hoja de papel.
Se acerca a ti y te la ofrece. Se quita la máscara.
Ves tus ojos reflejados en los suyos.
“El corazón te guiará”
Vuelve a ponerse la máscara y K y V de nuevo retoman el “baile de la serpiente”. Pero no se
enroscan.
Ella se arrastra por el suelo; él sobre ella, sin tocarse, sin sonreírse.
Recuerdas que tienes un libro de V en tu piso. Vas a bajar para traérselo.
Cuando sales de la casa, sabes que nunca volverás a verla.
Bajas las escaleras, pero no estás bajando, estás subiendo.
Te pones nervioso, porque sabes que no vas a casa; ignoras a dónde. Sigues subiendo, aunque te
gustaría bajar. Pero ya no puedes retroceder y volver al punto de partida.
Llegas a la puerta de una biblioteca. Entras y atraviesas el vestíbulo.
Al fondo se encuentra el encargado. Le preguntas por el libro de V.
“¿El autor?”
“Balzac”
“¿Y el título?
“No lo recuerdo. Lo mencionaban en la película”

1

“Está muerto” certifica. Las cortinas se mueven al compás del viento. 9. cercado por el infinito. Acabas de despertarte.“¿Qué película?” “La de ella” La biblioteca desaparece. La ley de la gravedad. Caput. Los latidos del corazón retumban en tu sien. Todo se vuelve negro. Una mancha negra sobre la acera.. entras en la terraza. Gritas. 9 de diciembre de 2002 13: 32 2 . Lunes. Te levantas de la cama. El SAMUR llega. Un agujero negro rodeado. viscosa. sientes que tus venas están a punto de estallar. Quieres gritar. 8. No hay suficiente aire para llenar tus pulmones. Miras afuera. Allí compruebas que la puerta de la terraza está abierta. Se acabó.. Atraviesas el salón. Abres la boca y gritas. Se abre un agujero debajo de ti. Aún huele a petróleo. “Debes dejarte guiar por el corazón”. Doce pisos. la caída no termina nunca. Una marea negra como la del Prestige. Caes. pegajosa. llegas al salón.9 metros por segundo. El dolor de cabeza es cada vez más fuerte. ¿y qué?” . “Déjate guiar por el corazón” diría V. Tu corazón ha dejado de latir. “Soy una pija y una cursi.8 metros por segundo para que la sangre roja se convierta en marea negra. Te cuesta respirar.

Related Interests