You are on page 1of 28

TENDENCIA

NACIONAL
NÚMERO 19

AGOSTO 2016

TENDENCIA
NACIONAL

Director
Rodrigo Silva
Editor
Andrés Cabrera
Equipo
Andrés Cabrera
Héctor Testa
Iván Vitta
Lincoyan Painecura
Diseño y Diagramación
Cristián Acuña

Número 19 · Tendencia Nacional

CONTENIDO

04

05

EDITORIAL

Crisis en el Chile actual: Apuntes preliminares
Andrés Cabrera

09

El discurso de la austeridad fiscal contra los cambios democráticos
que exige el movimiento social
Iván Vitta

13

La estrategia del ministerio del Interior: conflicto chileno-mapuche
y el alzamiento de Los Lagos
Lincoyan Painecura

19

Cambios restauradores o proceso refundacional: la disputa por el
cambio constitucional en Chile a mediados del gobierno de Bachelet
Héctor Testa

Número 19 · Tendencia Nacional

EDITORIAL

La presente edición de Tendencia
Nacional (TN), aborda los ejes fundamentales del debate político-económico desarrollado durante los últimos
meses; período en el que se ha vuelto
evidente la incapacidad de los bloques
políticos tradicionales –especialmente del pacto en la conducción ejecutiva, la Nueva Mayoría– de superar o,
al menos, mitigar la severa crisis que
corroe al Chile actual, la cual, ya no
sólo redunda en una crítica generalizada a la elite política y económica,
sino que también comienza a abarcar
–al igual que en el ciclo de protestas
durante el año 2006-2011– la politización del malestar en contra de las
vigas maestras del modelo neoliberal,
tal como lo han demostrado las multitudinarias movilizaciones en contra
del sistema de las AFP.

bios democráticos que en la actualidad exige el movimiento social. El
tercer artículo que compone esta
edición –contribución de Lincoyan
Painecura– analiza dos conflictos
preponderantes durante este primer
semestre, evidenciando los modos
en que los sucesivos ministros de la
cartera de Interior (Peñailillo, Burgos,
Fernández) han ejecutado la neutralización y dispersión de los agentes
movilizados: hablamos del conflicto
chileno-mapuche y el alzamiento
de Los Lagos. Finalmente, cierra el
presente número de TN el artículo
de Héctor Testa: “Cambios restauradores o proceso refundacional: la
disputa por el cambio constitucional
en Chile a mediados del gobierno de
Bachelet”; texto que aporta un balance de la apertura constituyente
emanada por los movimientos sociales y las características del proceso
constituyente restricto ejecutado
por el gobierno de Michelle Bachelet,
enfatizando las posibilidades que
este escenario plantea a las fuerzas
y sectores sociales con vocación
refundacional.

Siguiendo esta línea, el texto de
Andrés Cabrera que abre el número
19 de TN, incorpora algunos apuntes
preliminares que intentan dilucidar
las principales características que
presenta la crisis reproducida en el
Chile actual, proponiendo como hipótesis de lectura el concepto de crisis
orgánica. En un segundo momento, Esperamos que estos artículos logren
Iván Vitta descifra el discurso de incentivar el debate político al intela austeridad fiscal contra los cam- rior de nuestra sociedad.

Fundación CREA - 004

Número 19 · Tendencia Nacional

Crisis en el Chile actual:
apuntes preliminares
por Andrés Cabrera

Como era de preverse, en los meses posteriores al discurso presidencial pronunciado el 21 de mayo pasado,
el estallido de nuevos y variados conflictos sigue siendo uno de los elementos claves al momento de explicar
las características asumidas por el escenario sociopolítico y las fuerzas que lo componen. Los diagnósticos
provenientes desde las más diversas organizaciones
políticas y sociales, además del mundo periodístico,
académico y –por cierto– la propia ciudadanía, han
consolidado la noción de que Chile atraviesa una profunda crisis. La pregunta obvia que debe ser respondida en vista al curso que toman los acontecimientos,
es si efectivamente nos encontramos ante un escenario de crisis.

Dentro de la dimensión política, asistimos a un período de escasa representatividad y alta desafección
ciudadana respecto a las elites políticas y económicas
que han diseñado y conducido los destinos del país
durante las últimas décadas. Cuestión que no sólo se
encuentra fundamentada en los cerrojos de la democracia restringida y la neutralización de la “agencia
política del pueblo”¹, la indignación que ha causado el
develamiento del “incestuoso maridaje entre el dinero
y la política” que pervive en las estructuras del Chile
neoliberal, la reprobación generalizada de las dirigencias, partidos y bloques políticos tradicionales y
la defraudación de expectativas que ha provocado la
derrota de la Nueva Mayoría como proyecto político.

Si la respuesta es afirmativa, resulta indispensable
entonces identificar sus características más relevantes. En lo que sigue, este texto busca reafirmar
la tesis de que nos encontramos ante una crisis que
podemos caracterizar de tipo orgánica. La crisis orgánica que se manifiesta en el Chile actual, conjuga dos
¹Es una de las explicaciones que otorga Fernando Atria al momento de analizar la Constitución de
fenómenos determinantes.
1980. Véase. Atria, F. La Constitución tramposa. Ediciones Lom, Santiago.

Fundación CREA - 005

Número 19 · Tendencia Nacional

En este último caso, y a pesar de que es evidente que
la Nueva Mayoría no es un todo homogéneo, la derrota
se evidencia en todos los bandos que la componen; en
los que predominan y en los que ocupan posiciones
subordinadas.2 En efecto, el fracaso político es tanto
para los sectores restauradores que hoy hegemonizan
la conducción ejecutiva a nivel gubernamental como
para los sectores reformadores situados en el ala izquierda del pacto. En este sentido, la doble derrota
del proyecto político de la Nueva Mayoría se traduce,
para los primeros, en la imposibilidad de superar el
resquebrajamiento del consenso neoliberal, mientras
que para los segundos, se traduce en la esterilidad de
una apuesta reformista carente de poder real; al no
poseer ningún tipo de conexión con los sectores mayoritarios del país, más allá de las lógicas clientelares
que se reproducen, tanto en la Nueva Mayoría como
en la derecha política representada por Chile Vamos.
En la actualidad, la indignación de la población comienza a concentrar sus críticas, ya no primariamente en
la ridiculización permanente de las autoridades políticas –cuestión que de todos modos seguirá vigente
por un largo período– ya que comienza la ciudadanía
comienza a anidar su crítica en la idea de que “los
políticos no cumplen lo que prometen”. Esto es lo que
comúnmente se denomina como defraudación de expectativas. Hace unos años, la Concertación defraudó
las expectativas sembradas por el jingle musical de
“la alegría ya viene”. Hoy, la Nueva Mayoría hace lo
mismo con su lema de campaña “el Chile de Todos”,
al no cumplir en lo más mínimo con su programa
de gobierno. Tal como ha destacado José Joaquín
Brunner (PPD), las reformas que, según el gobierno,
“fueron impulsadas durante el primer tiempo habrían
sido diseñadas bajo un nuevo paradigma de políticas
públicas y estarían llamadas a cambiar el modelo de

desarrollo del país. Más allá de esta retórica estilo
industria de la construcción –refundacional, de retroexcavadoras, obra gruesa y terminaciones– creo
que a esta altura del partido (comienzo del segundo
tiempo), resulta evidente que no ha habido propiamente transformaciones estructurales, de los cimientos ni
nada parecido”.3
Al considerar estos síntomas, los diagnósticos que
centran sus explicaciones de la crisis en el rol que juega la “pérdida de confianza” de la ciudadanía respecto
de sus representantes, simplifican la connotación de
un proceso histórico que tiene ribetes mucho más profundos, amplios y complejos.
Una síntesis magistral de aquellos enfoques queda
sintetizada en la entrevista a Ricardo Lagos publicada en la edición aniversario del diario La Tercera
a fines de julio pasado.4 Por lo general, estos diagnósticos comunes que predominan en la intelligentsia
del establishment, presentan como error primordial la
exclusión de la dimensión económica al momento de
explicar la crisis que pervive en el Chile actual. Al igual
que las bellas almas revolucionarias que niegan la existencia de la crisis porque aún no maduran las contradicciones del “capital-trabajo”; situación que impide el
estallido de las masas en toda su insurreccionalidad,
los intelectuales del modelo rechazan de forma similar
aquellas explicaciones que aluden a cierto agotamiento del patrón de acumulación neoliberal ya que, para
que esto ocurra, debe registrarse un escenario que
manifieste bajos índices de crecimiento, paralización
de la inversión, aumento inflacionario, cesantía generalizada, retroceso del mundo privado ante el avance
de políticas estatizadoras, entre otros. Sin estos factores, los intelectuales del modelo difícilmente pueden
hablar de agotamiento, menos aún, de crisis.

2A este respecto, véase el interesante análisis desarrollado por el ex subsecretario del ministerio del Interior durante el gobierno de Ricardo Lagos, Jorge Correa, quien en entrevista otorgada a

La Tercera manifestaba que “la Nueva Mayoría se puede desarmar por varios motivos: uno, que la tensión se haga imposible; dos, porque algún sector no se sienta representado por el gobierno;
tres, porque no logra resolver sus problemas en el largo plazo y cuatro, por algún resultado electoral muy desastroso”. Véase: “Jorge Correa Sutil, ex subsecretario de Interior (DC): <<La Nueva
Mayoría como la hemos conocido va a desaparecer>>”. La Tercera, 12 de junio, 2016. Disponible en: http://www.latercera.com/noticia/politica/2016/06/674-684695-9-jorge-correa-sutil-exsubsecretario-de-interior-dc-la-nueva-mayoria-como-la.shtml
Véase, Brunner, J. “Obra gruesa, cuento chino”. El Líbero, 06 de abril, 2016. Disponible en: http://www.brunner.cl/?p=13996
Véase la entrevista realizada por el columnista de La Tercera, Héctor Soto, al ex presidente Ricardo Lagos. “Ricardo Lagos Escobar: <<Esta es la peor crisis política e institucional que ha tenido
Chile>>”. La Tercera, 28 de julio, 2016. Disponible en: http://www.latercera.com/noticia/politica/2016/07/674-690530-9-ricardo-lagos-escobar-esta-es-la-peor-crisis-politica-e-institucional-que-ha.shtml Una réplica que considera este diagnóstico incompleto e impreciso, en: Cabrera, A. “Ricardo Lagos al diván”. El Mostrador, 29 de julio, 2016. Disponible en: http://www.elmostrador.
cl/noticias/pais/2016/07/29/ricardo-lagos-al-divan/

3
4

Fundación CREA - 006

Número 19 · Tendencia Nacional

De este modo, el segundo fenómeno que sustenta la
noción de crisis orgánica se encuentra en las características asumidas por la dimensión económica y la excesiva mercantilización de las relaciones sociales. En
esta dimensión, los síntomas que manifiesta la sociedad de mercado expresan un agotamiento del patrón
de acumulación neoliberal, el cual, se encuentra en una
fase de maduración que tiene más de cuatro décadas
a su haber.5 La “reproducción ampliada de capital” en
el país ha provocado como consecuencias más evidentes la excesiva concentración de la riqueza (en la
cual el 1% de la población en Chile acumula el 33% de
los ingresos devengados brutos)6 , una extensiva mercantilización de los derechos sociales, una intensiva
precarización y flexibilización del mundo del trabajo;
además de bajos salarios, el endeudamiento generalizado de la población, el saqueo de los fondos de pensiones y la financiarización que de ahí se desprende
para los principales grupos oligopólicos del país, etc.;
todos ellos, síntomas anclados a un “régimen capitalista de acumulación rentista dependiente, que se
erige como la articulación de tres tipos de rentismo:
financiero, extractivista y comercial”.7

que manifiesta nuestro modelo de acumulación. No
por nada, frente al agotamiento histórico de los partidos políticos tradicionales, la irrupción de nuevos
actores sociopolíticos se constituye sobre la base de
estas contradicciones. Después del ciclo de protestas
(2006-2011), las movilizaciones más importantes
durante los dos últimos años han sido promovidas,
por el movimiento de profesores, las huelgas de los
trabajadores subcontratados (ambas en el 2015), la
agudización del conflicto chileno-mapuche, el alzamiento en la región de Los Lagos y las movilizaciones
que demandan el fin al sistema de las AFP (estas últimas, desencadenadas con fuerza inusitada durante
el presente año).

5Una perspectiva es la que aporta Gaudichaud, F. (2015). Las fisuras del neoliberalismo chileno.

Trabajo, crisis de la <<democracia tutelada>> y conflictos de clases. Quimantú y Tiempo Robado,
Santiago. En esta línea, se recomienda el prólogo del economista Rafael Agacino: “La construcción neoliberal chilena y la construcción política estratégica para hoy”, además del capítulo 2:
“Génesis del capitalismo neoliberal “maduro”, mitos de la sociedad de “clase media” y nuevas
dominaciones”.
Cifra entregada por el Banco Mundial (2015). Véase, Narbona, C. “La situación del trabajo en
Chile, sus consecuencias sociales y sus raíces históricas”. Disponible en: http://www.fundacionsol.cl/wp-content/uploads/2016/05/Situaci%C3%B3n-del-trabajo.pdf
Clasificación efectuada por Mayol, A & Ahumada, J. M. (2014). Economía política del fracaso. La
falsa modernización del modelo neoliberal. Ocho libros editores, Santiago. Complementariamente,
véase la caracterización que efectúa Vitta, I. en el artículo incorporado en esta misma edición,
denominado: “El discurso de la austeridad fiscal contra los cambios democráticos que exige el
movimiento social”: En Chile –junto a la desaceleración registrada a nivel global– asistimos a un
progresivo “agotamiento del modelo primario-exportador y dependiente de nuestro país, que se
ve expresado en una caída del crecimiento económico en el largo plazo: si en la década 1990-1999
el crecimiento promedió un 6,4% anual, en la década 2000-2009 el promedio anual cayó a 3,9%.
En lo que va corrido de esta década (2010-2015), la cifra es de un 3,7%”.

6

Incorporar esta variante económico-social dentro de 7
las explicaciones otorgadas a la crisis, hoy resulta
crucial, sobre todo, al momento de intentar descifrar
lo que el PNUD (2015) ha denominado como “Los
tiempos de la politización”. La emergencia de nuevas demandas y movimientos sociales se encuentra
condicionada en gran medida por las contradicciones

Fundación CREA - 007

Número 19 · Tendencia Nacional

El anclaje entre la emergencia del
malestar y los nocivos efectos que
genera el patrón de acumulación
neoliberal son evidentes, sin embargo, este fenómeno no aparece
por ningún lado en las lecturas de
la crisis manejada por el mundo
político y académico tradicional.
Todos estos flancos, permanecen
en un grado de latencia que tiende a
reactivarlos en cualquier momento.
A groso modo, son estos fenómenos los que vuelven plausible
hipotetizar de que nos encontramos ante una crisis orgánica que
genera como principal consecuencia una apertura del escenario sociopolítico, en el cual, los bloques
políticos, económicos y culturales
tradicionales intentaran restaurar el resquebrajamiento del modelo neoliberal, mientras que los
movimientos y fuerzas políticas
emergentes, aspiraran a irrumpir
en el escenario con el fin de llevar
a cabo las transformaciones que
permitan superar en las próximas
décadas el neoliberalismo.

Fundación CREA - 008

Número 19 · Tendencia Nacional

El discurso de la austeridad fiscal
contra los cambios democráticos
que exige el movimiento social
por Iván Vitta

El ministro de Hacienda ha convertido el marco de desaceleración y
estrecheces presupuestarias en
que se mueve la economía chilena
en un ariete político y discursivo
contra los cambios democráticos
que exige el movimiento social.
Arropado en la ortodoxia neoliberal, anuncia ajustes presupuestarios en un momento en que
el propio FMI y las grandes economías capitalistas comienzan
a abandonar, por su fracaso en
lograr la reactivación, las recetas
de austeridad y se atreven con
programas de estímulo vía gasto
fiscal. No se trata sólo de un ejercicio de “ortodoxia” económica: es
un plan político, respaldado desde
La Moneda, para poner un dique
de contención a las demandas populares y a los cuestionamientos
crecientes al modelo capitalista
salvaje que rige en nuestro país.

El escenario económico: depre- dinamismo de la economía global,
sión global
que no ha logrado recuperar las tasas de crecimiento previas al crack
En su reciente documento “Balance de dicho año. El economista de
preliminar de las economías de origen paquistaní Anwar Shaikh ha
América Latina y el Caribe”, la caracterizado este período como
CEPAL sostenía que “en 2015, el “la primera depresión del siglo XXI”,
crecimiento de la economía mundial pronosticando un largo ciclo de lenpresentó una desaceleración de 0,2 to crecimiento, correspondiente a
puntos porcentuales, pasando de la fase baja de una onda económica
un 2,6% en 2014 a un 2,4% en 2015. secular de larga duración.2
Detrás de este resultado estuvo la
desaceleración de las economías Este período depresivo de la econoen desarrollo —cuyo crecimiento mía mundial ha tenido un impacto
disminuyó de un 4,3% en 2014 a un directo en los precios de las princi3,8% en 2015— y en particular de pales materias primas internacioChina, que por primera vez desde nales –por la caída de la demanda–,
1990 exhibió una expansión por que constituyen una parte signifidebajo del 7% (creció un 6,8% en cativa del producto de los países
2015)”.¹
Esta situación presentada por
CEPAL viene arrastrándose desde
la misma crisis del año 2008: un
período marcado por la pérdida de

1 CEPAL: “Balance preliminar de las economías de América
Latina y el Caribe”. Santiago, Naciones Unidas, 2015.
2 Shaikh, A. (2011). “The First Great Depression of the 21st
Century”, Socialist Register, Vol. 47, pp. 44-63.

Fundación CREA - 009

Número 19 · Tendencia Nacional

emergentes. Al caer los precios, y
con ellos las rentabilidades, ha sido
arrastrada a la baja también la inversión en dichos rubros. En nuestro país, ello ha significado una
fuerte caída en la inversión minera
desde el año 2012, la que a su vez
ha tirado hacia abajo la inversión
general.3 La caída de la inversión, a
su vez, ha significado una desaceleración económica expresada en
una caída del crecimiento desde un
5,5% anual el año 2012 a un 2,1%
anual el año 2015.4
A esta tendencia secular a nivel
global, se suma un progresivo
agotamiento del modelo primario-exportador y dependiente de
nuestro país, que se ve expresado
en una caída del crecimiento económico en el largo plazo: si en la
década 1990-1999 el crecimiento
promedió un 6,4% anual, en la década 2000-2009 el promedio anual
cayó a 3,9%. En lo que va corrido de
esta década (2010-2015), la cifra
es de un 3,7%.5
El discurso económico dominante
ha ignorado estas componentes
estructurales de la desaceleración
y ha culpado casi exclusivamente
a las reformas llevadas a cabo por
el gobierno de la Nueva Mayoría de
esta situación. El objetivo político

ha sido demonizar a ojos de la población cualquier atisbo de cambios
democráticos, aunque se trate,
como en el caso de las reformas
del gobierno, de meros ajustes
dentro del modelo, no al modelo.
Es una mezcla de oportunismo
político y de los traumas históricos de los sectores dominantes
chilenos. El economista José Luis
Daza, radicado en Nueva York y de
paso por Chile, declaró que la presidenta Bachelet “Le pegó con un
palo al avispero del populismo, que
estuvo dormido por 30 años”.6 Es
decir, no se la acusa directamente
de “populismo”, el nuevo mantra de
la burguesía chilena, sino de “despertarlo”. Es un gesto similar al que
durante el gobierno de la UP acusaba a Eduardo Frei Montalva de ser
el “Kerensky chileno”.
Resulta así que la burguesía chilena, por medio principalmente de
sus intelectuales orgánicos (entre
los cuales destaca, como siempre,
El Mercurio), ha construido un relato que elude las contradicciones del
capitalismo neoliberal dependiente
y su agotamiento, levantando en
cambio un espantapájaros llamado
“populismo”, que estaría frustrando
los anhelos nacionales de alcanzar el “desarrollo”, el viejo sueño
decimonónico de la elite chilena.

Se trata de una operación ideológica que va mucho más allá de la
coyuntura, pero que a diferencia
de hitos similares de hace un siglo
– como la publicación del libro “La
fronda aristocrática”, de Alberto
Edwards– no incluye aún una autocrítica que explique el descrédito
de dicha elite.
De los “brotes verdes” al ajuste
fiscal
Al culpar a las “reformas” de la
ralentización económica, los sectores conservadores –gremios
empresariales, la derecha oficial
y el ala “autocomplaciente” de la
Concertación/Nueva Mayoría– pusieron a la defensiva al progresismo. El primer ministro de Hacienda
de Bachelet, Alberto Arenas, intentó desde la segunda mitad de 2014
un acercamiento a los sectores
empresariales, pero no lo logró.
Rodrigo Valdés, asumido en reemplazo de Arenas, continuó en esa
línea, logrando algo más de simpatía y comprensión, pero finalmente
sin éxito.
En una primera etapa, el gobierno
de Bachelet, por medio de Arenas,
intentó infructuosamente desestimar las señales de desaceleración
económica, sosteniendo que se tra-

3Banco

Central, “Cuentas Nacionales de Chile 2008-2015”, pp. 49-50, disponible en http://www.bcentral.cl/es/DownloadBinaryServlet?nodeId=%2FUCM%2FBCCH_ARCHIVO_105639_
ES&propertyId=%2FUCM%2FBCCH_ARCHIVO_105639_ES%2Fprimary&fileName=acn2015.pdf
Banco Central, “Cuentas Nacionales de Chile 2008-2015”, p. 34
Fuente: elaboración propia en base a datos del Banco Central.
Véase: “José Luis Daza: <<en 30 años la gente se preguntará “¿cuándo se jodió Chile?”, y la respuesta será: en el gobierno de Bachelet>>”, La Tercera, 31 de julio de 2016. Disponible en: http://www.
latercera.com/noticia/negocios/2016/07/655-690897-9-jose-luis-daza-en-30-anos-la-gente-se-preguntara-cuando-se-jodio-chile-y--la.shtml

4
5
6

Fundación CREA - 010

Número 19 · Tendencia Nacional

taba de una situación pasajera. En
el sucederse, durante los meses de
señales económicas malas y menos
malas, Arenas se aferraba a estas
últimas para sostener la existencia
de “brotes verdes” que indicarían
el inicio de una reactivación, la que
finalmente no llegó.

del gasto fiscal se ha convertido en
un dique de contención para las
demandas sociales y en el discurso
de justificación tras proyectos de
reforma como la de la educación
superior, en que se declaró que la
gratuidad, quedaría sujeta a la
consecución de un escenario macroeconómico que en la práctica
significa postergar por décadas
dicha demanda. La desaceleración
y la estrechez presupuestaria que
aquélla ha conllevado se han convertido así en un recurso discursivo
contra las demandas democráticas
que levanta el movimiento social.

Valdés, en cambio, dio giro hacia
una política mucho más agresiva
de freno a las reformas y disciplinamiento fiscal, el que tuvo su clímax con el ajuste presupuestario
por 540 millones de dólares a fines
de febrero de este año. El objetivo
del ajuste fue “mantener el riesgo
país a raya y eso significa mejores Es falso que la única posibilidad
condiciones de financiamiento para ante la estrechez presupuestael gobierno, personas y empresas”.7 ria sea el ajuste fiscal. En primer
lugar, Chile dispone de fondos soEsta política de ajuste y contención beranos por casi 22 mil millones

de dólares, de los cuales 14 mil
millones corresponden al Fondo de
Estabilización Económica y Social,
creado específicamente para cubrir déficits presupuestarios del
Estado.8 En segundo lugar, dados
el bajo nivel de endeudamiento
público –la deuda externa pública
es de 34 mil millones de dólares,
un 14,4% del PIB,9 que se compara
ventajosamente con economías
como Bélgica, Canadá y EEUU, que
tienen respectivamente deudas del
129%, 108% y 123%–10 nuestro país
puede endeudarse razonablemente
en el mercado internacional a tasas
favorables. En tercer lugar, tanto el
FMI como las grandes economías
capitalistas están abandonando
la austeridad fiscal como medida
reactivadora, en vista de sus desastrosos resultados.11 En cuarto

7 Véase: “Sólo el Ministerio de Salud se salvó de ajuste fiscal por US$540 millones”. La Segunda, 29 de febrero, 2016. Disponible en: http://impresa.lasegunda.com/2016/02/29/A/U82SQ17G/all
8 Véase: “Informe anual Fondos Soberanos Ministerio de Hacienda 2015”. Disponible en http://www.hacienda.cl/fondos-soberanos/informe-anual/informe-anual-fondos-soberanos-2015.html
9 Véase: “Balanza de pagos, posición de inversión internacional y deuda externa de Chile. Resultados al primer trimestre 2016”, Banco Central de Chile. Disponible en http://www.bcentral.cl/es/faces/estadisticas/SecExterno/DeExterna?_afrLoop=756863457063064&_afrWindowMode=0&_afrWindowId=null#!%40%40%3F_afrWindowId%3Dnull%26_afrLoop%3D756863457063064%26_
afrWindowMode%3D0%26_adf.ctrl-state%3D1dqzcxpgfd_4
Estadísticas OCDE al año 2014, disponible es https://data.oecd.org/gga/general-government-debt.htm

10

Fundación CREA - 011

Número 19 · Tendencia Nacional

lugar, es posible hacer importantes
reasignaciones de recursos estatales que hoy van hacia las grandes
empresas, como el CAE, para dirigirlos hacia la satisfacción de las
demandas populares.
El que el ministro de Hacienda –con
apoyo político y de los gremios económicos transversal– opte por la
contención del gasto es un recurso
político para la defensa del modelo
económico. Es una señal de que la
elite binominal ha decidido establecer líneas rojas en los cambios
que está dispuesta a tolerar bajo la
presión del movimiento social. Ello
ha quedado mucho más claro ante
la gran movilización popular del
24 de julio contra las AFP: la elite
unánimemente salió a rechazar la
exigencia y plantear que lo único
posible de realizar es una reforma
dentro del sistema de AFP.

mar como necesidad la realización
de movilizaciones de carácter nacional, como la protesta convocada
contra las AFP.
La movilización contra las AFP
del pasado 24 de julio mostró la
existencia de altos niveles de indignación popular, unidos a formas
muy variadas y contradictorias de
politización. Que las organizaciones
anticapitalistas puedan en algún
momento tomar la conducción del
proceso general de deslegitimación
y crisis de representación en curso,
dependerá de la capacidad que tengan para entroncar con este sentido
común democrático y contradictorio, estableciendo una estrategia
que una las demandas democráticas del momento con la perspectiva de la necesaria superación del
capitalismo globalizado, neoliberal y
dependiente que sufre Chile.

Frente a esa línea de defensa del
capitalismo neoliberal, resulta necesario hacer crecer los niveles de
unidad, organización y lucha del
movimiento social y de las organizaciones políticas de la izquierda
anti neoliberal para una gran batalla redistributiva que se dará en
una primera etapa en torno del
presupuesto fiscal y sus prioridades y en la que ya empiezan a aso-

11 Véase: “El discurso de la austeridad pierde impulso ante lentitud de la recuperación económica global”. Diario Financiero, 25 de
julio, 2016. Disponible en https://www.df.cl/noticias/internacional/actualidad-internacional/el-discurso-de-la-austeridad-pierde-impulso-ante-lentitud-de-la-recuperacion-economica-global/2016-07-22/211345.html, y “Japón duplicaría gasto directo
a través de paquete de estímulo”. Diario Financiero, 27 de julio, 2016. Disponible en https://www.df.cl/noticias/internacional/
actualidad-internacional/japon-duplicaria-gasto-directo-a-traves-de-paquete-de-estimulo/2016-07-26/193423.html

Fundación CREA - 012

Número 19 · Tendencia Nacional

La estrategia del Ministerio del
Interior: conflicto chileno-mapuche y el
alzamiento de los Lagos
por Lincoyan Painecura

Tras la confirmación de Mario Fernández como nuevo
Ministro del Interior y Seguridad Pública el pasado
8 de junio,1 las interrogantes respecto a la continuidad de la política represiva del gobierno de la Nueva
Mayoría son la clara señal de una conducción errática
del Ejecutivo frente a la ascendente conflictividad
social. Y es que este cambio ministerial trae como
antecedentes diversas estrategias de negociación y
cooptación, además de posiciones políticas encontradas entre algunas autoridades nacionales y locales,
develando la nula voluntad de enfrentar de la raíz
misma de los conflictos. La política del ex Ministro de
esta cartera, Jorge Burgos, no hizo más que agudizar
las tensiones contenidas entre un Gobierno que se ha

mostrado incapaz de leer en clave política la conflictividad y las demandas de diversos sectores movilizados. A la luz de lo ocurrido en el alzamiento de la
Región de Los Lagos contra la industria salmonera y
en la movilización mapuche contra empresas forestales y propietarios particulares de tierras en conflicto
nos preguntamos cuál ha sido el rol que ha jugado el
Ministerio del Interior y de Seguridad Pública en la
canalización de estas demandas hacia la institucionalidad política. El triángulo entre sectores movilizados,
empresas y Estado en contexto de conflictividad
abre un espacio de análisis, discusión y planificación,
sobre todo para las nuevas fuerzas emergentes en el
tablero político.

1Véase: “Confirman a Mario Fernández Baeza como nuevo ministro del Interior”. Radio BíoBío, 08 de junio de 2016. Disponible en: http://www.biobiochile.cl/noticias/nacional/politica/2016/06/08/confirman-a-mario-fernandez-baeza-como-nuevo-ministro-del-interior.shtml

Fundación CREA - 013

Número 19 · Tendencia Nacional

La estrategia de Burgos
Recién asumido el gobierno de la Nueva Mayoría en
marzo de 2014, el senador PPD Jaime Quintana señaló la idea de la retroexcavadora, tomando como
objetivo el “destruir los cimientos anquilosados del
modelo neoliberal de la dictadura".2 Los casi dos años y
medio de gestión gubernamental de la Nueva Mayoría
contradicen en los hechos tales aseveraciones, sin
embargo, esto no responde exclusivamente al bloqueo
legislativo por parte de la derecha en los proyectos del
Ejecutivo (como han querido hacer creer varios personeros de Gobierno), sino también a la existenwcia de
un sector conservador dentro de la Nueva Mayoría que,
con destacable astucia política, ha logrado establecer
una correlación de fuerzas favorable a sus objetivos.
El 11 de mayo de 2015, Jorge Burgos deja su cargo
como Ministro de Defensa para asumir la cartera de
Interior y Seguridad Pública, señalando desde un inicio que no le gustaban “las retroexcavadoras, porque
andan para atrás, y creo que este país necesita ir para
adelante”, hecho político que calmó en su momento las
preocupaciones de la oposición.3 El giro conservador
de la Nueva Mayoría y sus distintas estrategias frente
a los conflictos sociales permiten connotar las ideas
rectoras de su actuar político. En este sentido, el conflicto chileno-mapuche y el alzamiento de Los Lagos
acaecido hace sólo unos meses, son fenómenos sintomáticos de una fórmula política en claro desgaste,
caracterizada por mesas de negociación restringidas
a ciertos actores y a la represión como trasfondo y
respuesta desesperada.
El conflicto chileno-mapuche
Desde la mal llamada “Pacificación de la Araucanía”,
eufemismo utilizado para invisibilizar el etnocidio lle-

vado a cabo por el Ejército de Chile, pasando por la
politización del siglo XX y la canalización de la demanda histórica a través de las contradicciones propias
del sistema político de ese entonces y llegando a la
resistencia anti-dictatorial, la lucha del pueblo-nación
mapuche por la autodeterminación en sus dimensiones territorial y política ha adquirido diversas formas
a medida que los contextos de dominación colonial y
neocolonial han cambiado. Las confianzas creadas en
el movimiento anti-dictatorial son la base de lo que
será el Acuerdo de Nueva Imperial de 1989, compromiso que adquiere el candidato de la Concertación de
Partidos por la Democracia, Patricio Aylwin Azócar,
de crear una Ley Indígena cuyo principal producto
fue la Corporación Nacional de Desarrollo Indígena
(CONADI). Sin embargo, los incipientes problemas
con las empresas forestales instaladas en territorio
mapuche y la frustración de un amplio sector del movimiento al ver en las políticas de los dos primeros
gobiernos concertacionistas un abandono a los compromisos (la destitución en 1997 del Director Nacional
de la CONADI, Mauricio Huenchulaf, por oponerse a la
creación de la represa y central hidroeléctrica de Ralco
es un ejemplo de esto) generó las condiciones para
que diversas comunidades asumieran la estrategia
de violencia política como lucha contra las forestales,
que derivó en la Coordinadora Arauco-Malleco (CAM)
en 1998. En los últimos quince años se han sumado
como actores los gremios empresariales y algunos
propietarios legales de las tierras en conflicto a causa
de verse afectados por las reivindicaciones territoriales, complejizando aún más el panorama político. La
muerte de varios mapuche, de propietarios legales y
de un carabinero es el lamentable saldo humano que
ha dejado la política del Estado chileno desde 1990
hasta la fecha.

2 Véase: “Jaime Quintana: <<Hay que destruir los cimientos del modelo neoliberal>>”. Radio Cooperativa, 25 de marzo de 2016. Disponible en: http://www.cooperativa.cl/noticias/pais/educacion/
proyectos/jaime-quintana-hay-que-destruir-los-cimientos-del-modelo-neoliberal/2014-03-25/065446.html
Véase: “Jorge Burgos tras su llegada a Interior: <<A mí no me gustan las retroexcavadoras>>”. La Tercera, 11 de mayo de 2015. Disponible en: http://www.latercera.com/noticia/politica/2015/05/674629217-9-jorge-burgos-tras-su-llegada-a-interior-a-mi-no-me-gustan-las-retroexcavadoras.shtml

3

Fundación CREA - 014

Número 19 · Tendencia Nacional

El escenario que enfrenta la Nueva Mayoría al momento de asumir el Gobierno es complejo: continúan las
denuncias por violencia rural, la militarización de la
zona es una constante y no se vislumbra una pronta
solución política. La Presidenta Bachelet nombra al
ex alcalde de Temuco, Francisco Huenchumilla, como
Intendente de la Araucanía al inicio de su mandato,
en base a una estrategia para acercar las posiciones
conflictivas. Uno de los hitos políticos con mayor trascendencia, y que da inicio a la controversial gestión de
Huenchumilla, es cuando asume la responsabilidad del
Estado chileno frente al despojo territorial, pidiendo
perdón al pueblo mapuche y reconociendo la política
errada hasta la fecha.4 Las críticas por sus diálogos
con algunas comunidades y presos políticos mapuche,
por sus comentarios hacia el empresariado regional
y al sistema judicial y una compleja relación política
con la oposición (que llevó a la interpelación parlamentaria al ex Ministro del Interior, Rodrigo Peñailillo) e
incluso con algunos políticos oficialistas generaron un
contexto de inestabilidad en la gestión.5 La defensa
de la política de tierras por parte de Huenchumilla,
punto de conflicto para el empresariado regional (la
Multigremial de la Araucanía) y para las organizaciones de víctimas de violencia rural con connotación
indígena (Asociación de Víctimas de Violencia Rural
y Paz en la Araucanía, entre las más destacadas) que

ven en ella el foco del problema, acentuó aún más la
distancia de las posiciones. La tensión en aumento con
el ex Ministro Jorge Burgos durante los cinco meses
que compartieron gestión por los dichos de éste sobre la ley antiterrorista,6 además de la continuidad de
diversa clase de acusaciones, derivó en la solicitud de
renuncia del Gobierno al ex Intendente el 25 de agosto
de 2015, mismo día en que Huenchumilla presentaba
una propuesta para la situación de La Araucanía y el
gremio de camioneros planificaba una protesta frente
a La Moneda por la quema de maquinaria.7
Con la polémica salida de Huenchumilla al señalar que
“el Ministro Burgos no tiene idea del conflicto mapuche”8 y el nombramiento de Andrés Jouannet como
nuevo Intendente de la Araucanía se cierran filas a un
tratamiento más profundo de las causas del actual
conflicto. Las declaraciones del nuevo intendente que
califica de delincuencia y no de terrorismo a la violencia política en la zona9 y que niegan la reivindicación
territorial y autonomía del pueblo Mapuche10 generaron profunda molestia en el movimiento mapuche, en
la oposición y en el empresariado. Esta nueva fórmula
política del Gobierno de “restar importancia” a los
sectores en conflicto parece profundizar las tensiones
entre los actores más que acercar posiciones.

4 Véase: “Intendente de La Araucanía pide perdón al pueblo mapuche por el despojo de sus tierras”. Emol, 12 de marzo de 2014. Disponible en: http://www.emol.com/noticias/nacio-

nal/2014/03/12/649415/intendente-de-la-araucania.html
Véase: “Los 17 meses de la controvertida gestión de Huenchumilla”. La Tercera, 26 de agosto de 2015. Disponible en: http://www.latercera.com/noticia/politica/2015/08/674-644525-9-los-17meses-de-la-controvertida-gestion-de-huenchumilla.shtml
Véase: “Burgos da fuerte señal a Huenchumilla: <<nunca hay que descartar la aplicación de la ley antiterrorista>>”. El Mostrador, 13 de junio de 2016. Disponible en: http://www.elmostrador.cl/
noticias/pais/2015/06/13/burgos-da-fuerte-senal-a-huenchumilla-nunca-hay-que-descartar-la-aplicacion-de-la-ley-antiterrorista/
Véase: “Camioneros piden protestar en caravana a la Moneda el 27 de agosto”. La Nación, 19 de agosto de 2015. Disponible en: http://www.lanacion.cl/noticias/pais/nacional/camioneros-piden-protestar-en-caravana-a-la-moneda-el-27-de-agosto/2015-08-19/141249.html
Véase: “Ejecutivo destituye al intendente Francisco Huenchumilla”. Radio U de Chile, 25 de agosto de 2015. Disponible en: http://radio.uchile.cl/2015/08/25/
ejecutivo-destituye-al-intendente-francisco-huenchumilla/
http://www.t13.cl/noticia/politica/intendente-araucania-no-existe-conflicto-mapuche.-estas-personas-son-delincuentes
Véase: “Intendente de la Araucanía: <<yo no reconozco ninguna reivindicación>>”. Radio Cooperativa, 30 de mayo de 2016. Disponible en: http://www.cooperativa.cl/noticias/pais/pueblos-originarios/mapuche/intendente-de-la-araucania-yo-no-reconozco-ninguna-reivindicacion/2016-05-30/165551.html

5

6
7
8

9
10

Fundación CREA - 015

Número 19 · Tendencia Nacional

El alzamiento de Los Lagos
El 4 de marzo de 2016 la Subsecretaría de Pesca y
Acuicultura, perteneciente al Ministerio de Economía,
Fomento y Turismo, autoriza verter cinco mil toneladas de salmones en descomposición a 75 millas náuticas del borde costero de Ancud, siendo efectuado
esto el 10 del mismo mes. Sin embargo, el 21 de abril
la ministra de Salud, Carmen Castillo, decretó Alerta
Sanitaria en la Región de Los Lagos a causa de los niveles de toxina paralizante detectados en los mariscos,
lo cual afecta el trabajo de los pescadores artesanales
y de personas que trabajan en áreas vinculadas a la
extracción de recursos marinos.11 En este escenario, el
Gobierno decreta zona de catástrofe para la Región
de los Lagos el 29 de abril y se comprometió para apoyar a las 500 familias más afectadas.12 El 2 de mayo
sesionó el Consejo Regional de Los Lagos, instancia
en la cual el Intendente, Leonardo de la Prida, ofrece
un bono de 100.000 pesos a cada familia de mar, lo
cual fue rechazado por los pescadores, estallando el
conflicto en los hechos. Los afectados estimaron un
bono de 400.000 pesos para poder enfrentar la dura
situación económica y acusaron al Gobierno de enviar
a Fuerzas Especiales de Carabineros con el fin de obligar a aceptar la propuesta.13
Desde el 3 de mayo los sectores afectados bloquearon
vías terrestres y marítimas a las principales comunas
de Chiloé. El desabastecimiento y los cortes de camino obligaron a suspender clases en muchos establecimientos educacionales de la zona. Sin embargo, la
reacción del ex ministro Burgos no dejó lugar a dudas
de la posición política del Gobierno frente al conflicto:
“no somos un gobierno de billetera fácil y no lo vamos
a ser”; “la orden de desalojo está dada. Carabineros,

in situ, debe analizar la operación y sus riesgos, […]
de ser necesario, esta dotación se aumentará”.14 La
argumentación del Gobierno apunta a responsabilizar
a la existencia de marea roja en sí de la situación que
afecta a las familias pescadoras en Los Lagos, sin embargo, éstas mismas han sido enfáticas en decir que
esa explicación es falsa y en subrayar la responsabilidad política del Subsecretario de Pesca y Acuicultura,
Raúl Súnico, por permitir el vertimiento de las miles
de toneladas de salmones putrefactos al mar, junto a
una Ley de Pesca que favorece a la industria salmonera y no a los pescadores. De hecho, Sergio Mayorga,
oriundo de Dalcahue y presidente de la Federación de
Pescadores Artesanales Chiloé Unido, dijo que "el origen del problema está en la cantidad de químicos que
se vertieron en el mar y eso es responsabilidad de las
salmoneras y del señor Súnico en su afán de proteger a los industriales”.15 El 5 del mismo mes la Mesa
Provincial de Chiloé, conformada por trabajadores
del mar de diversas áreas y organizaciones sociales
y comunitarias de la isla, presentó un nuevo petitorio
con 15 puntos al ministro de Economía, Luis Felipe
Céspedes, entre los que destacan bonos permanentes
a los afectados y la derogación inmediata de la Ley
de Pesca. El ministro retorna a Santiago sin acuerdos
alcanzados, considerando negativa la actitud de los
pescadores de ampliar el petitorio.16 Entre las distintas propuestas y petitorios que caracterizaron esos
convulsionados días el 9 de mayo el Gobierno resuelve,
frente a un nuevo petitorio de 28 puntos que recoge
las demandas históricas, entregar un bono por 300
mil pesos y tres pagos de 150 mil pesos (un total de
750 mil pesos), a pesar de no haber llegado a acuerdo
con la Mesa Social de Chiloé, generando un mayor rechazo entre los sectores afectados.17

11

Véase: "Ministerio de Salud decreta Alerta Sanitaria por Marea Roja en la Región de Los Lagos". Ministerio de Salud, 21 de abril de 2016. Disponible en: http://web.minsal.cl/
ministerio-de-salud-decreta-alerta-sanitaria-por-marea-roja-en-la-region-de-los-lagos/
Véase: "Bachelet decreta zona de catástrofe en la región de Los Lagos por Marea Roja". El Mostrador, 29 de abril de 2016. Disponible en: http://www.elmostrador.cl/noticias/pais/2016/04/29/
bachelet-decreta-zona-de-catastrofe-en-la-region-de-los-lagos-por-marea-roja/
Véase: "Pescadores de Chiloé: 'La marea roja apareció luego que se vertieron 5 mil toneladas de desechos salmoneros al mar'". El Mostrador, 3 de mayo de 2016. Disponible en: http://www.
elmostrador.cl/noticias/pais/2016/05/03/pescadores-de-chiloe-la-marea-roja-aparecio-luego-que-se-vertieron-5-mil-toneladas-de-desechos-salmoneros-al-mar/
Véase: "Gobierno rechaza elevar bonos por marea roja y pescadores radicalizan bloqueos en Chiloé". El Mercurio, 5 de mayo de 2016. Disponible en: http://impresa.elmercurio.com/Pages/
NewsDetail.aspx?dt=2016-05-05&dtB=06-05-2016%200:00:00&PaginaId=1&bodyid=3
Véase: "Pescadores artesanales: 'La crisis ambiental es responsabilidad del subsecretario Súnico'". El Mostrador, 4 de mayo de 2016. Disponible en: http://www.elmostrador.cl/noticias/
pais/2016/05/04/pescadores-artesanales-la-crisis-ambiental-es-responsabilidad-del-subsecretario-sunico/
Véase: "El petitorio que complica el diálogo entre el Gobierno y los pescadores de Chiloé". 24 Horas, 8 de mayo de 2016. Disponible en: http://www.24horas.cl/nacional/
el-petitorio-que-complica-el-dialogo-entre-el-gobierno-y-los-pescadores-de-chiloe-2009262
Véase: "Pescadores de Chiloé califican de “migajas” última oferta del Gobierno". Diario Uchile, 9 de mayo de 2016. Disponible en: http://radio.uchile.cl/2016/05/09/
las-28-demandas-de-la-mesa-social-de-chiloe-para-terminar-con-las-movilizaciones/

12

13

14

15

16
17

Fundación CREA - 016

Número 19 · Tendencia Nacional

Respecto de la responsabilidad de la industria salmonera, en una resolución de la Dirección General
de Territorio Marítimo y M.M de la Armada de Chile,
firmada el 14 de marzo de 2016 aparecen los nombres
de las salmoneras que solicitaron a Sernapesca verter
las toneladas de salmones descompuestos, figurando las empresas Aquachile S.A., Aguas Claras S.A.,
Granja Marina Tornagaleones y Trusal S.A., junto a
Mar Ventisqueros S.A y Australis Mar S.A.18 Desde la
presidencia de la Asociación de la Industria del Salmón
de Chile, SalmonChile, el señor Felipe Sandoval respondió el 11 de mayo a las acusaciones, señalando el
peligro que las movilizaciones provocan para el sector
industrial. Sandoval, quien fuera Subsecretario de
Pesca y Acuicultura en el gobierno de Ricardo Lagos,
hizo una espectacular defensa corporativa del sector
empresarial al que él representa, minimizando la responsabilidad que les compete por el vertimiento de
salmones y manifestando además su preocupación
por el desarrollo de Chiloé, afectado por las movilizaciones de las familias pesqueras desde su punto de
vista.19
La estrategia del Gobierno fue la realización de mesas
de negociación por separado con las distintas comunas afectadas. Después de llegar a acuerdo con casi
la totalidad de las comunas, el 19 de mayo se logra un
acuerdo con Ancud, poniendo fin a los bloqueos a la
Isla pero accediendo a agregar entre los beneficiarios a
todos quienes desarrollan actividades de mar, con o sin
documentos de Registro de Pesca Artesanal (RPA).20 Si
bien, el alzamiento de Los Lagos pudo ser invisibilizado
en los medios de comunicación después de logrados los
acuerdos, éste persiste en su alcance, haciendo expresas las demandas históricas de Chiloé y de los sectores
que no fueron debidamente incorporados, como es el
caso de los pescadores y obreros del salmón.21

El nuevo ministro Fernández, los empresarios y la
proyección de los conflictos
Asumido ya el ministro Fernández, sus opiniones sobre
el conflicto chileno-mapuche no se hicieron esperar. El
17 de junio el ministro señaló que el diálogo será esencial para encontrar una solución22 y, en consonancia
con lo anterior, el 7 de julio el Gobierno llevó a cabo
una mesa de trabajo para La Araucanía a ser presidida
por el ministro, invitando a representantes del pueblo
mapuche, del empresariado regional y particularmente
forestal, de la Iglesia, académicos y artistas. Las críticas no se hicieron esperar, tanto del movimiento mapuche por no acoger las diversas expresiones políticas
que lo componen (inclusive las que optaron por la vía
violenta, como es el caso de la CAM)23 y del empresariado, los cuales se mostraron en negativa de incluir
a los sectores radicalizados al debate,24 además de
ausencias como las de las víctimas de violencia rural.
Entre invitaciones posteriores, rechazos y múltiples
miradas antagónicas en varios casos, el Gobierno pretende avanzar en esta estrategia que parece no dar
cuenta de la complejidad a la cual se enfrenta, sobre
todo al reducir a una región una situación histórica de
conflicto que hoy atraviesa a tres regiones (Bío-Bío,
La Araucanía y Los Ríos). Además, un dato no menor
es que fue precisamente el actual ministro el que en
2008 votó en contra de la ratificación del Convenio
169 de la Organización Internacional del Trabajo (OIT),
instrumento legal que reconoce derechos políticos a los
pueblos indígenas tendientes a la igualdad jurídica, por
considerarlo “inconstitucional”, y una de las razones
por la cual las emblemáticas comunidades de Malleco
se negaron a participar de la mesa.25 En el caso de Los
Lagos, el ministro Fernández se ha podido mantener
al margen, aprovechando la salida de este tema de la
opinión pública.

18 Véase: "Las empresas detrás de las 9 mil toneladas de salmones en descomposición vertidos al mar del sur de Chile". El Mostrador, 5 de mayo de 2016. Disponible en: http://www.elmostrador.cl/

noticias/pais/2016/05/05/las-empresas-detras-de-las-9-mil-toneladas-de-salmones-en-descomposicion-vertidos-al-mar-del-sur-de-chile/
Véase: "Presidente de SalmonChile alerta peligro que corre el sector por movilización en Chiloé". Radio Bío Bío, 11 de mayo de 2016. Disponible en: http://www.biobiochile.cl/noticias/2016/05/11/
presidente-de-salmonchile-alerta-peligro-que-corre-el-sector-por-movilizacion-en-chiloe.shtml
Véase: "Gobierno anuncia acuerdo con pescadores de Ancud culminando así con los bloqueos en Chiloé". Publimetro, 19 de mayo de 2016. Disponible en: http://www.publimetro.cl/nota/cronica/
gobierno-anuncia-acuerdo-con-pescadores-de-ancud-culminando-asi-con-los-bloqueos-en-chiloe/xIQpet!yNnl1fszTQjZQ/
Véase: "¿Terminó Crisis de Chiloé? Pescadores y obreros del salmón llegan a Santiago a reclamar por nula ayuda del gobierno". Radio del Mar, 25 de mayo de 2016. Disponible en: http://www.
radiodelmar.cl/2016/05/termino-crisis-de-chiloe-pescadores-y-obreros-del-salmon-llegan-a-santiago-a-reclamar-por-nula-ayuda-del-gobierno/
Véase: "Interior anuncia plan por violencia en La Araucanía". La Tercera, 17 de junio de 2016. Disponible en: http://www.latercera.com/noticia/nacional/2016/06/680-685504-9-interior-anuncia-plan-por-violencia-en-la-araucania.shtml
Véase: "La Araucanía: mesa de diálogo busca integrar más actores y a alcalde ex CAM". La Tercera, 7 de julio de 2016. Disponible en: http://www.latercera.com/noticia/nacional/2016/07/680687986-9-la-araucania-mesa-de-dialogo-busca-integrar-mas-actores-y-a-alcalde-ex-cam.shtml
Véase: "Multigremial de La Araucanía rechaza posible inclusión de la CAM en mesa de diálogo". Radio Bío Bío, 21 de junio de 2016. Disponible en: http://www.biobiochile.cl/noticias/nacional/
region-de-la-araucania/2016/06/21/multigremial-de-la-araucania-rechaza-posible-inclusion-de-la-cam-en-mesa-de-dialogo.shtml
Véase: "Comunidades Mapuche en resistencia de Malleco se pronuncian por mesa de diálogo". El Ciudadano, 12 de julio de 2016. Disponible en: http://www.elciudadano.
cl/2016/07/12/305815/012comunidades-mapuche-en-resistencia-de-malleco-se-pronuncian-por-mesa-de-dialogo/

19

20
21

22

23

24

25

Fundación CREA - 017

Número 19 · Tendencia Nacional

La estrategia para ambos conflictos ha sido clara: con
el discurso político de la resolución pacífica y dialogante de los conflictos, y con su respectivo trasfondo
de represión y deslegitimación de las demandas, el
Gobierno ha sabido moverse en el corto plazo con el
fin de aminorar las tensiones pero, al no enfrentar
la profundidad que dichos conflictos reclaman, los
postergan en su tratamiento definitivo y dejan a
merced de los vaivenes del conflicto mismo futuras
agudizaciones de los mismos. Los sectores empresariales, también inconformes con este proceder, poseen
la ventaja de un marco legal neoliberal que los beneficia
en sus inversiones y proyectos, tales son los casos del
Decreto Ley 701 que favorece el fomento forestal o la
misma Ley de Pesca que los pescadores artesanales
impugnan como una fuente clave de las adversidades
que atraviesan. Por su parte, los sectores movilizados
en ambos conflictos sólo poseen sus demandas y las
formas de organización que han podido levantar para
enfrentar dichos escenarios. El ministerio del Interior,
como un elemento central en la planificación de la estrategia política del Gobierno, ha jugado un rol clave en
el enfrentamiento de la conflictividad social. En este
Gobierno, la cartera ha recaído sucesivamente en tres
militantes DC, apostando a la neutralización de ciertos
sectores progresistas minoritarios dentro de la Nueva
Mayoría y, en definitiva y más grave aún, a la neutralización de los movimientos sociales.
z
Las reflexiones para las nuevas fuerzas emergentes
de izquierda no se deben hacer esperar. Y esto no es
algo azaroso: esta exigencia responde al hecho de que
son estas mismas fuerzas las que dicen venir de los
movimientos sociales y ser capaces de dar respuesta a las demandas, superando el orden neoliberal de
los últimos 40 años. La discusión sobre una descentralización efectiva, en la cual los territorios puedan
tomar decisiones democráticas y pertinentes a sus

necesidades políticas, económicas y culturales, y sobre
el carácter plurinacional de Chile, en donde distintas
naciones ejerzan derechos políticos sobre sus destinos
y proyectos colectivos, no puede seguir siendo tema
de incomodidad e incertidumbre para el debate actual
de las nuevas fuerzas. Tomar una posición firme y no
titubeante frente a estos conflictos permitirá que, en
algún punto del desarrollo de las contradicciones entre los sectores movilizados y un Estado que sirve de
garante para las iniciativas del gran empresariado, se
pueda capitalizar el descontento de millones y transformarlo en un programa político que entregue claridades sobre la situación actual y señale hacia dónde
deberíamos avanzar como país en vistas a superar este
modelo de opresión, dominación y miseria para nuestros territorios y pueblos.

Fundación CREA - 018

Número 19 · Tendencia Nacional

Cambios restauradores o proceso
refundacional: la disputa por el cambio
constitucional en Chile a mediados del
gobierno de Bachelet
por Héctor Testa

Ya pasada la primera mitad del
período presidencial de Bachelet
y concretado el itinerario de éste
con miras al cambio constitucional,
este texto ofrece algunas miradas
que aporten claridad, posiciones y
propuestas con las que afrontar
los debates y posibles escenarios
que se den en los tiempos venideros. Levantada en un principio muy
subterráneamente por un puñado
de organizaciones y militancias
políticas y sociales en particular
excluidas del esquema binominal y
alternativas a la hegemonía neoliberal que con tanta profundidad
se implantó en nuestro país, la
demanda por cambio constitucional se ha venido instalando en la
escena pública y la agenda política
con cada vez mayor fuerza. Por su
parte, las instituciones y fuerzas
políticas dominantes ya han reco-

gido la interpelación que esto implica, comenzando a diseñar y planear
formas de salida a la coyuntura de
inflexión y cambio histórico que
supone una impugnación tan significativa como la que hoy ocurre en
nuestro país hacia la Constitución,
las bases de la institucionalidad
vigente y del propio Estado, y el
potencial cambio refundacional que
estos fenómenos pueden llegar a
propiciar. En ese contexto, aquí intentaremos aportar algunas claves
para esa tarea desde una perspectiva que de antemano se declara
con el objetivo de que este proceso
de demanda y debate constituyente y constitucional, tenga una
trayectoria progresiva hacia un
proceso refundacional de las instituciones y el Estado de nuestro
país, y que no sea meramente restaurador de las muy cuestionadas y

viejas estructuras y principios que
han orientado la construcción del
Estado de Chile durante gran parte
de su historia, hasta nuestros días.1
1. Conceptos y coordenadas para
abordar el proceso constituyente
Señalar algunas premisas con las
que se propone abordar esta tarea.
Lo primero a considerar, es que los
procesos constituyentes no parten
cuando así lo decreta un Gobierno
o los poderes constituidos en un
momento dado: el inicio e impulso
de todo proceso constituyente es
una tendencia y movimiento destituyente emergido y desarrollado
1 En la misma perspectiva, Amtmann, C. y Ocampo, E.
“De un proceso constituyente restringido a uno ampliado.
¿De quién depende?”. El Desconcierto, 20 de abril, 2016.
Disponible en: http://www.eldesconcierto.cl/debates-y-combates/2016/04/20/deun-proceso-constituyente-restringido-a-uno-ampliado-de-quien-depende/

Fundación CREA - 019

Número 19 · Tendencia Nacional

en torno a una creciente pérdida
de legitimidad de las instituciones
y normas vigentes, una cuestión
en la que la erosión de la adhesión
o consentimiento popular al orden
establecido y la crisis de representación de las elites políticas
dominantes tienen sus factores
centrales. En el caso del Chile reciente y actual, ambos factores
vienen conjugándose con cada vez
mayor visibilidad, encontrándonos
hoy en un momento en que la institucionalidad vigente y las elites y
fuerzas políticas dominantes han
tenido que reconocer la demanda destituyente y constituyente
surgida desde la ciudadanía y las
movilizaciones y movimientos sociales, e intentar darle a este proceso de cambio constitucional una
trayectoria y unos contenidos lo
más ajustados a sus intereses y la
conservación de las correlaciones
de poder y estructuras institucionales del presente.2
Por nuestra parte, las fuerzas
impulsoras de un cambio constituyente más sustancial y refundacional, tenemos en frente la
tarea de profundizar y visibilizar la
ilegitimidad del orden vigente y el
apoyo popular a él, y construir una
salida democratizante, participativa y popular a la crisis de representación y pérdida de legitimidad

institucional en curso. El desafío es
abrir paso a tal ruptura democrática frente al orden institucional y
extra-institucional oligárquico que
ha caracterizado al grueso de la
historia de nuestro país.3 La tarea
en ese sentido pasa por evitar una
incorporación subordinada y meramente consultiva de las demandas
y actores populares, construyendo
y acrecentando la fuerza social
y visibilidad pública de un nuevo
sentido común y unas propuestas
programáticas que apunten a un
cambio de época, logrando modificar las estructuras y normas
que condicionan fuertemente las
correlaciones de fuerza política
actuales, y en un sentido que supere las distorsiones que impone la
Constitución actual en el sistema
político y la institucionalidad en
general.

constitucional. En la capacidad de
abordar ese conjunto de desafíos
está la posibilidad de forjar el real
carácter “constituyente” del proceso en curso, más allá de lo que termine sucediendo con las iniciativas
lanzadas desde la institucionalidad
constituida.
En otras palabras, el desafío que
tenemos por delante es evitar que
este proceso de cambio constitucional sea sólo un proceso reconstitutivo, restaurador, que conserve lo
esencial del orden institucional actual modificando lo menos posible
y bajo la conducción de las elites
políticas y económicas articuladas
bajo la era neoliberal posdictadura,
oponiendo a aquello un proceso
constituyente que implique una
ruptura democrática con el legado
dictatorial y la “democracia de baja
intensidad” en que hemos vivido
desde entonces, que signifique una
refundación superadora del régimen expresado en la Constitución
con las firmas de Pinochet, Guzmán
y Lagos, y también de las características oligárquicas, centralistas y
conservadoras dominantes desde
la época de la construcción originaria del Estado de Chile, hace casi
dos siglos.

Asimismo, es necesario tener
en cuenta –intentando evitar el
tantas veces repetido desenlace
de este tipo de coyunturas– que
las fuerzas impugnadoras logran
denunciar y/o entorpecer las posiciones hegemónicas de los actores y clases dominantes, pero sin
poder imponer nuevos términos
y coordenadas en el escenario de
disputa política, ni constituirse en
alternativa real de gobierno y de Dicho todo eso, señalar que si bien
conducción del proceso de cambio el Gobierno de Bachelet ha señala-

2 Esta y otras ideas de índole general sobre lo constituyente constitucional, abordados en texto de autoría propia: “Coordenadas para la disputa constituyente y constitucional en el Chile actual”.

Disponible en: https://testaferreira.wordpress.com/2015/04/27/coordenadas-para-la-disputa-constituyente-y-constitucional-en-el-chile-actual/.
Un buen repaso historiográfico de los procesos constituyentes en Chile, véase: Grez, S. “Historia de los procesos constituyentes en Chile”. Disponible en: https://www.youtube.com/watch?v=nEFm45mMiMo. Desde la perspectiva de los movimientos sociales y la confrontación con el Estado oligárquico, véase: Salazar, G. “Historia de los movimientos sociales en Chile”. Disponible en: https://
www.youtube.com/watch?v=jYjeDgf2iAw

3

Fundación CREA - 020

Número 19 · Tendencia Nacional

do un conjunto de pasos y etapas
con miras al cambio constitucional,
y denominado dicho proceso como
“constituyente”, la real caracterización de éste se jugará más
adelante: será cambio meramente
un conjunto de reformas constitucionales si es que éste termina
ajustándose en su esencia, a las
formas y contenidos puestos en
la Constitución actual, o será un
proceso de cambio constitucional y
además “constituyente”, si es que
las fuerzas de cambio refundacional logran encauzar y expresar las
transformaciones constitucionales
por vías nuevas y con contenidos
que funden una nueva etapa en la
historia política de nuestro país,
modificando a su vez, las correlaciones de fuerza política dentro y
fuera de las instituciones, y por lo
pronto, el escenario de actores y
fuerzas político-electorales.

posdictadura no significó una nueva Constitución si no un conjunto
de reformas constitucionales acordadas con la oposición moderada a
fines de los 80s (refrendada en el
plebiscito constitucional de 1989),
y luego reformada sucesivas veces durante los gobiernos de la
Concertación, donde la reforma del
2005 aparece como la más amplia,
pero de todas formas siempre manteniendo todo lo central de ésta:
eliminando sus excesos más autoritarios y obsoletos, pero conservando todo lo esencial de ella, e incluso
otorgando facilidades y concesiones a las fuerzas más conservadoras de la derecha, como el aumento
en los quórums para un conjunto
de leyes en la reforma plebiscitada en 1989, maniobra de aquélla
negociación con la Dictadura que
encabezó el DC Edgardo Böeninger
y que reforzaba los candados de
la Constitución del 80 y la perpetuación del modelo neoliberal,
o el aumento de las potestades
del Tribunal Constitucional entre
las del 2005 encabezadas por el
Gobierno de Lagos, que lo transforma en una eventual tercera cámara
legislativa con una composición de
estricto empate entre las fuerzas
del esquema binominal.4

La necesidad de enfatizar el carácter refundacional está dado
muy esencialmente, por una visión
crítica sobre las características de
la construcción estatal histórica en
nuestro país, con las características apuntadas, y de la propia transición posdictatorial más reciente,
de sus límites y reales contenidos
más allá de la general evocación de
una “vuelta a la democracia”. Como En ese escenario, la impugnación
es sabido, en Chile la transición a la de la Constitución tiene la poten-

cialidad de abrir un debate amplio
sobre las bases fundamentales de
la institucionalidad vigente en las
últimas décadas e incluso de las
propias bases y exclusiones desde
las que se ha construido el Estado
de Chile durante casi toda su historia. Y más en concreto, puede ser,
como sin exageración puede decirse en este momento, un factor de
debates y disputas que tienden a
visibilizar el marco político e institucional en que se desenvuelven las
tensiones y los conflictos sociales,
permitiendo a su vez la profundización de la construcción programática de las fuerzas sociales y
populares de vocación democrática
y refundacional.
2. La trayectoria de cambio
constitucional impulsado por el
Gobierno de Bachelet
El Gobierno de Bachelet y de la
Nueva Mayoría ha anunciado e
implementado un conjunto de pasos al que han puesto el rótulo de
“proceso constituyente”. Sin embargo, si bien podemos afirmar sin
exageración de que efectivamente
en Chile hay un proceso eventualmente destituyente del viejo orden
y constituyente de uno nuevo,
aún incipiente, lo propuesto por el
Gobierno es más bien, una propuesta de trayectoria de cambio cons-

4 Un buen resumen y crítica de la trayectoria de reformas constitucionales a la Constitución de 1980, además de un conjunto de propuestas de cambio constitucional, en el documento del “Foro por
la Asamblea Constituyente”. Véase: “Una Asamblea Constituyente para Chile”. Disponible en: https://www.cperezs.org/?p=248.

Fundación CREA - 021

Número 19 · Tendencia Nacional

titucional que apunte a reformas
constitucionales o, eventualmente,
a una nueva Constitución posibilitada previamente por esas reformas.5
La diferencia entre ambas cosas no
es menor: en un cambio meramente
“constitucional”, hay sujeción al hilo
de normas y procedimientos previos. En un proceso genuinamente
constituyente y democrático, hay
un elemento de ruptura (relativa o
de mayor profundidad, según sea
el carácter que termine teniendo
el proceso constituyente) de ese
marco previo, con una apelación
prioritaria a la legitimidad más que
a la legalidad vigente, cuestión fundada precisamente en la existente
pérdida y crisis de legitimidad del
orden constituido. Es tal escenario
de deslegitimación y carencias de
la institucionalidad para abordar
y procesar los conflictos sociales
y las demandas populares, la que
hace central la cuestión de la participación protagónica del pueblo y la
ciudadanía en los procesos constituyentes, para construir así su carácter genuinamente democrático.
Sabido todo lo anterior, y como
parte del esfuerzo de legitimación
del proceso en curso, en la propuesta de pasos del Gobierno hay una
apelación a formas y mecanismos
adicionales a la institucionalidad vigente, como el Consejo Ciudadano

de Observadores6 (similar en todo
caso a anteriores “Comisiones
presidenciales” designadas por el
Ejecutivo) y la “fase participativa”
actualmente en curso, y un intento
de muy poco alcance y profundidad
por visibilizar y socializar la temática constitucional, como la muy
insuficiente “fase de educación cívica”, que no ha pasado de ser más
que una difusión menor de algunos
videos y demás materiales disponibles impresos en muy baja cantidad, y en la página web elaborada
para este fin.7 En el detalle sobre
la participación consultiva, señalar
que el diseño del Gobierno la formuló en tres niveles: uno individual
(vía web) y local (los “Encuentros
Locales Autoconvocados”) entre
los meses de abril y junio (donde se
corrió el plazo sólo por unos días,
a pesar de las peticiones por una
prórroga mayor dado el creciente
interés en las últimas semanas8),
los cabildos provinciales el 23 y 24
de Julio, y los cabildos regionales el
6 de Agosto. Sobre esto en particular, se pueden hacer más de un
comentario y crítica, tanto por lo
breve de los plazos y la insuficiencia de los cabildos convocados (sólo
uno por nivel territorial y dos en
total), como por el carácter no vinculante, y la escasa resonancia que
ha tenido la anterior fase de “educación cívica”, o el carácter parcial

y con clara sobrerrepresentación
de las elites y de las derechas
en el Consejo de Observadores
Ciudadanos, así como también, la
poca transparencia en la designación de los “facilitadores” que
serán monitores en los encuentros
locales autoconvocados. La poca
claridad y consenso interno de la
conducción gubernamental sobre el
proceso (un fenómeno bastante general en este Gobierno y todos los
anteriores), además, ha facilitado
el ejercicio de los poderes de veto
de la derecha más conservadora y
contraria a una participación más
sustantiva y al propio cambio constitucional, haciéndolos efectivos en
cuestiones como la limitación de
los gastos destinados al proceso, o
la cobertura y masividad de la difusión de éste.9
En todo caso, y con conciencia de
las falencias e insuficiencias apuntadas, señalar aquello que puede ser
visto como “la parte llena del vaso”,
por lo pronto, la misma puesta en
curso del reconocimiento institucional de la necesidad de un cambio constitucional-constituyente, y
lo que esto implica en términos de
visibilización pública de la cuestión
constitucional. Tal cosa es de por
sí un avance en cuanto a la disputa
del escenario de debates y enfrentamientos políticos e ideológicos en

5 Véase: Atria, F. “Un proceso constituyente no es lo mismo que un proceso constitucional”, en CNN Chile, disponible en: https://www.youtube.com/watch?v=2CPMb2v8xGQ
6 Véase web del Consejo Ciudadano de Observadores, disponible en: https://www.ccobservadores.cl/
7 Véase: Web “Una Constitución para Chile”, https://www.unaconstitucionparachile.cl/ Más recientemente, se ha publicitado parte de los resultados de los Encuentros Locales Autoconvocados,
en: http://sistematizacionconstitucional.cl/, difusión parcial que ha sido objeto de críticas desde distintos actores sociales e incluso desde el propio Consejo Ciudadano de Observadores,
como por ejemplo, del consejero Salvador Millaleo. El consejero y futbolista Jean Beausejour, externo a la política partidaria y de alta visibilidad y confianza pública, ha dicho por su parte con gran sinceridad. Véase: "Pocos quieren darle la posibilidad de participar realmente a la gente". The Clinic, 10 de junio, 2016. Disponible en: http://www.theclinic.cl/2016/06/10/
jean-beausejour-y-el-proceso-constituyente-pocos-quieren-darle-la-posibilidad-de-participar-realmente-a-la-gente/.
Además de organizaciones sociales y políticas, incluso el propio Gobierno había solicitado la ampliación del plazo en tres semanas, pero el Consejo Ciudadano de Observadores sólo accedió a una
muy limitada prórroga de 5 días: http://www.t13.cl/noticia/politica/proceso-constituyente-amplian-cinco-dias-plazo-organizar-encuentros-locales.
En el Consejo Nacional de Televisión, 5 de los 11 consejeros votaron en contra de la difusión de un video promocional de treinta segundos sobre los cabildos constitucionales, por considerarlos
sin “interés público” (Véase: http://www.eldesconcierto.cl/pais-desconcertado/2016/05/10/proceso-constituyente-voto-de-integrante-del-consejo-de-observadores-define-el-rechazo-de-cntv-a-spot-propagandistico/) La decisión devela el carácter y perfil de los consejeros del CNTV, designados según norma constitucional por acuerdo entre el Presidente de la República, y el Senado,
excepto el Presidente de la instancia, electo libremente por la primera autoridad del país, ya que el predominio de gobiernos concertacionistas debería darle la mayoría necesaria para impulsar la
divulgación de las iniciativas del Gobierno, más una de tal relevancia como ésta. Para ver la composición actual del CNTV, véase: http://www.cntv.cl/quienes-son-los-consejeros/cntv/2011-0315/230927.html.

8
9

Fundación CREA - 022

Número 19 · Tendencia Nacional

nuestro país, en cuanto interpela
en un sentido impugnador a la institucionalidad en una de sus bases
fundamentales, de hecho, en su
texto normativo más importante y
que abarca potencialmente la totalidad de las conflictividades y tensiones que configuran el contexto
político y social actual de un país.
Además, fuerza a las elites dominantes a construir una unidad (programática, táctica, estratégica, de
liderazgos) que no tienen en el presente, mientras que, eventualmente, puede servir para acrecentar
la articulación organizacional y la
construcción programática de las
fuerzas subalternas y de vocación
impugnadora del régimen constitucional e institucional actual.
Entre las ventanas de oportunidad
que potencialmente abre el escenario delineado, señalar que las actividades de conversación, debate, y
formación sobre lo constitucional10
, pueden llegar a ser uno en la medida que sean apropiados por las
fuerzas de vocación constituyente,
por lo pronto, instalando en ellas
la necesidad de que el proceso decante en algún momento en una
asamblea constituyente, y desbordando el carácter meramente
consultivo de la fase participativa
en que estaremos estos meses, o
las falencias y posibles trampas

que puedan evidenciarse en próximos escenarios11. Estos espacios
y
experiencias
eventualmente
pueden constituirse en un nuevo
impulso adicional en maduración
de propuestas, convocatoria y articulación de las fuerzas sociales y
populares de nuestro país, además
de poner en evidencia la necesidad
y las complejidades de la tarea de
extender y profundizar la formación política en una sociedad en que
la implantación neoliberal ha venido
acompañada de manera central por
una despolitización y una carencia
de educación política y ciudadana
de difícil abordaje y superación. Tal
cuestión no implica, de todas formas, un silencio ante las falencias
anotadas o las que podrán seguir
manifestándose en la trayectoria
de estas instancias o momentos: la
participación en un espacio de participación institucional no implica
necesariamente legitimarlo, como
asimismo, el no participar no implica, por ese sólo hecho, concretizar
un ejercicio de deslegitimación eficaz ante una iniciativa a la que se le
denuncian sus carencias e intenciones no develadas12.
Una cuestión relevante, relacionada
con la anterior, tiene que ver con el
rol central que juegan los discursos
y relatos desplegados en torno a un
proceso de cambio constitucional -

constituyente. En esto procesos y
momentos, como en todo ejercicio
político pero con mayor fuerza en
estos casos, los discursos y relatos
puestos en juego por cada actor
funcionan fuertemente como constructores de realidad: se podría
decir que es un momento político
donde los rasgos de la política y la
disputa que en ella tienen los conceptos, palabras e ideas que se ponen en pugna, se explicitan en una
medida mayor que en una época de
“normalidad constitucional”, precisamente al discutirse las bases
fundamentales de la sociedad y al
estar en curso debates y tensiones
que miran a la totalidad de conflictos y al conjunto de problemáticas
presentes en un momento histórico
determinado.
Una cuestión relevante, relacionada
con la anterior, tiene que ver con el
rol central que juegan los discursos
y relatos desplegados en torno a un
proceso de cambio constitucional constituyente. En esto procesos y
momentos, como en todo ejercicio
político pero con mayor fuerza en
estos casos, los discursos y relatos
puestos en juego por cada actor
funcionan fuertemente como constructores de realidad: se podría
decir que es un momento político
donde los rasgos de la política y la
disputa que en ella tienen los con-

10 No está de más enfatizar la relevancia de la formación, educación y autoeducación política que es necesaria e indispensable para abordar la cuestión constitucional y constituyente, y el escenario

político y social general en nuestro país, donde la hegemonía neoliberal ha implicado una fuerte despolitización y disminución de la formación y práctica política de las mayorías. En este sentido,
desde “Chile Crea una Nueva Constitución”, plataforma de la Fundación CREA para la cuestión aquí tratada, hemos generado instancias de formación como la Escuela Nacional Constituyente, y
documentos como los “Insumos para los diálogos territoriales. Conceptos básicos para encuentros y cabildos”. Fundación Crea. Disponible en: http://www.fundacioncrea.cl/insumo-dialogos-territoriales-conceptos-basicos-encuentros-cabildos/, “Cuadernillo para la Escuela Nacional Constituyente”. Disponible en: http://www.fundacioncrea.cl/cuadernillo-escuela-nacional-constituyente/.
En el mismo sentido, la recopilación de enlaces, materiales y sugerencias de autoría propia, “Materiales sobre lo constituyente y lo constitucional. Aporte para el avance del proceso constituyente en
Chile”. Disponible en: https://testaferreira.wordpress.com/2016/05/26/materiales-sobre-lo-constituyente-y-constitucional-aporte-para-el-avance-del-proceso-constituyente-en-chile/.
En cuanto a propuestas específicas del tipo de Asamblea Constituyente que anhelamos, y algunas propuestas de cambio constitucional específicas para la franja de organizaciones y militancias
de vocación más refundacional, un buen resumen en la exposición de Pérez, C. en la escuela del Foro por la Asamblea Constituyente: https://www.youtube.com/watch?v=Q0OCoBMnUGw y https://
www.youtube.com/watch?v=hpk4EVaw0NQ.
Sobre el debate entre algunos espacios del movimiento social del país sobre la participación u omisión de estos espacios, véase: Meza, M. y Testa, H. “Lo constituyente y lo constituido. Las izquierdas
frente a la crisis constitucional”. El Desconcierto, 13 de mayo, 2016. Disponible en: http://www.eldesconcierto.cl/debates-y-combates/2016/05/13/lo-constituyente-y-lo-constituido-las-izquierdas-frente-a-la-crisis-constitucional/ Sobre los desafíos y oportunidades de estos espacios de participación consultiva, véase también: Amtmann, C. “Los desafíos de un proceso constituyente
ampliado”: El Mostrador, 02 de mayo, 2016. Disponible en: http://www.elmostrador.cl/tv/archivo-tv/2016/05/02/miradas-los-desafios-de-un-proceso-constituyente-ampliado-por-carla-amtmann/. Un repaso de las posiciones de algunas referencias sociales del país, en nota e infografía de El Desconcierto, disponible en: http://www.eldesconcierto.cl/pais-desconcertado/2016/05/05/
infografia-proceso-constituyente-que-haran-los-movimientos-sociales/.

11

12

Fundación CREA - 023

Número 19 · Tendencia Nacional

ceptos, palabras e ideas que se ponen en pugna, se explicitan en una
medida mayor que en una época de
“normalidad constitucional”, precisamente al discutirse las bases
fundamentales de la sociedad y al
estar en curso debates y tensiones
que miran a la totalidad de conflictos y al conjunto de problemáticas
presentes en un momento histórico
determinado.
En ese plano, no es menor señalar
el hecho de que efectivamente el
Gobierno está desplegando una
estrategia de legitimación de este
proceso como “constituyente”, un
esfuerzo al que puede criticársele
por su baja intensidad y profundidad, pero que de todas formas está
intentando ser desarrollada. A este
respecto, señalar que la Presidenta
Bachelet ha señalado que “como
país tenemos una oportunidad

única de poder escribir entre todos nuestra Carta Fundamental.
No se hará entre cuatro paredes,
sino que serán millones de manos las que tendrán la posibilidad
de participar en esta elaboración
inédita”13. Diversos actores del actual Gobierno han hecho lo suyo,
visibilizando un diseño político al
que se le puede fácilmente criticar
el intentar apropiar la demanda
constitucional, sin dar lugar, por
ahora, a una instancia propiamente
constituyente, al conservar las instituciones y normas constituidas
y su plena vigencia y continuidad,
con, por ahora, un incólume control
de las elites gobernantes y dominantes hasta hoy. En ese sentido,
las declaraciones de la Presidenta
Bachelet de que “el proceso es
abierto y nos pertenece a todos”
sería más efectiva si es que fuera
parte de una estrategia efectiva-

mente movilizadora por parte de la
coalición de fuerzas que sustentan
su Gobierno, pero basta ver el cómo
se ha llegado a este punto de debate constitucional (con omisión, reticencia, y/o rechazo del grueso de
las dirigencias de la Concertación),
e incluso no pocas declaraciones
de actuales altos personeros del
Gobierno de la Nueva Mayoría14.
Sin embargo, es bastante evidente
que no es menor la progresiva instalación del debate constitucional,
como queda de manifiesto cuando
se aprecia a actores que antes desdeñaban la demanda constituyente
y hoy muestran un discurso de mayor apertura hacia la posibilidad y/o
necesidad de un proceso de cambio
constitucional15.
Como se aprecia, el escenario abierto por la demanda constituyente
suscita controversias y dudas en el

13 Discurso presidencial de Michelle Bachelet, vía cadena nacional del 12 de abril del 2016. Disponible en: https://prensa.presidencia.cl/comunicado.aspx?id=30788.
14 A modo de ejemplo, José Miguel Insulza, hoy en estratégico cargo de personero ante la Corte Internacional de Justicia en La Haya por el juicio en curso sobre la demanda marítima boliviana,

declaró que “este proceso no va a llegar muy lejos”, pare después, ante la polémica suscitada por alguien que hoy representa un cargo que debiera al menos omitirse ante el rechazo de una iniciativa
del Gobierno, tuvo que desdecirse y declarar que “pido excusas, no fue mi intención ni debilitar ni criticar un proceso que apoyo plenamente”. Registro disponible en: https://www.youtube.com/
watch?v=FC0Z4zYTYog.
A modo de ejemplo, un Camilo Escalona que antes había declarado que la demanda constituyente era “fumar opio”, ahora señala, con menor vehemencia, que “este proceso es abierto y tiene un
margen importante de incógnita”. Véase: http://cnnchile.com/noticia/2016/04/12/camilo-escalona-la-udi-no-va-a-continuar-siendo-el-principal-partido-politico-del-pais.
En uno de los tantos foros y debates que han surgido sobre la temática constituyente – constitucional, el analista Jorge Correa Sutil, desde una postura conservadora y escéptica frente a la
posibilidad de un proceso constituyente, planteaba con no poca razón un juicio de realismo político que “el horno no está para bollos”; el Gobierno no quiere ni querrá abrir más focos de incerteza;
no hay una idea de Constitución compartida ni en la coalición gobernante, ni en los movimientos por la Asamblea Constituyente; no hay conducción ni liderazgo real del proceso. Registro disponible
en: https://www.youtube.com/watch?v=vbP1HVct0cg&list=PLrlWXffBq7_A0QMO39TsFs71HlFAPJkhh&index=3. Esos argumentos escépticos, sin embargo, junto con anotar las falencias de los
movimientos por la AC, muestran también la incapacidad actual de las elites por darle una salida conjunta a la demanda por el cambio constitucional.
Véase: “Carlos Peña le pone pelos a la sopa del proceso constituyente y dice que será un focus group ampliado”. El Mostrador, 17 de abril, 2016. http://www.elmostrador.cl/noticias/pais/2016/04/17/
pena-le-pone-pelos-a-la-sopa-del-proceso-constituyente-y-dice-que-sera-un-focus-group-ampliado-cuyos-resultados-podran-exhibirse-como-la-expresion-de-una-decision-politica-del-pueblo/.
Véase Arellano, J., y Jiménez, M., “Proceso constituyente en la medida de lo posible”, parafraseando la conocida frase del referencial dirigente democratacristiano y ex Presidente de la República,
Patricio Aylwin, cuyo fallecimiento el 19 de abril pasado marcó algunos días la agenda pública, con una cuantiosa cobertura informativa y el discurso apologético de las elites hacia la “política de
consensos” que él encabezó en su gobierno transicional. Disponible en: http://www.elmostrador.cl/noticias/pais/2016/04/25/proceso-constituyente-en-la-medida-de-lo-posible/.
Véase el comentario de Moscciatti, T., “Da lo mismo la discusión constitucional”. Disponible en: https://youtu.be/l_nWUvcGmfU.
El informe del Comité de Sistematización Constitucional, disponible en: http://sistematizacionconstitucional.cl/app/uploads/2016/07/fase_local-total.pdf.

15

16

17

18

19
20

Fundación CREA - 024

Número 19 · Tendencia Nacional

mismo seno de las elites, no habiendo de su parte un liderazgo individual o colectivo que convoque una
salida al desafío constitucional que
concite un consenso mayoritario
en las fuerzas y dirigencias políticas dominantes16. Esta es precisamente una de las potencialidades
de los escenarios constituyentes:
suelen permitir el avance en unidad, construcción programática y
articulación política de los actores
subalternos y populares, y, como
contrapartida, la relativización y
a veces corrosión y desgajamiento
de esos mismos factores entre los
actores y elites dominantes.
La eventualidad de que el proceso abierto por el Gobierno no sea,
como se ha dicho, más que un “focus group”17, “en la medida de lo
posible”18, o cuestión meramente
cosmética19, ha sido apuntada por
distintos actores, y con justicia,
dado el historial y presente de la dirigencia política que lo ha propuesto
e impulsado. Además, las carencias
ya apuntadas de la “fase participativa” se han manifestado también
en los niveles de participación, que

si bien no han sido del todo menospreciables (algo más de 100 mil
personas en los Encuentros Locales
Autoconvocados20), están lejos de
constituir el impulso y fuerza necesarios para destrabar las resistencias y trampas institucionales que
impiden el cambio constitucional.
Además, relevante es señalar que,
transcurrida la etapa participativa, serán los equipos jurídicos y
políticos gubernamentales quienes
redactarán a voluntad su proyecto
de nueva Constitución (propuesta que en el diseño escogido sólo
quedará para el eventual debate
posterior), quedando en manos del
Congreso el posterior desarrollo del
proceso, o su freno definitivo, como
ha insinuado la coalición opositora
“Chile Vamos”, que de todas formas tiene poder de bloqueo sobre
el proceso debido a la sujeción de la
continuidad del proceso de cambio
constitucional, al quórum de los
dos tercios de los diputados y senadores del Congreso actual.

“habilitante” que permita al próximo período parlamentario el decidir
entre cuatro opciones para viabilizar el cambio constitucional21, es
evidentemente, bastante alta: la
apertura de un nuevo flanco de debates y tensiones, más un escenario de muy posible “inestabilidad”
electoral tanto por el clima social
de múltiples descontentos, como el
nuevo sistema electoral que se inaugurará en lo parlamentario en las
próximas elecciones, tienden a hacer pensar que, al menos por ahora,
el camino de cambio constitucional
emprendido por el actual Gobierno
tiene muy bajas probabilidades
de prosperar. Con ello, uno de los
puntos de cabecera del Programa
de Gobierno de Bachelet y la Nueva
Mayoría queda en entredicho, pero,
a la vez, dejará instalada la cuestión constitucional para los tiempos próximos. Muy probablemente
y dadas las actuales correlaciones
de fuerza dentro y fuera de las
instituciones, a lo más, se consigan reformas constitucionales
Así, la posibilidad de que la derecha que no logren dar total solución a
más conservadora vote en contra la impugnación creciente a la ley
de esta reforma constitucional fundamental de nuestro Estado,

21 Conforme al conjunto de pasos delineado por el Gobierno, en caso de que durante el actual período parlamentario se apruebe la Reforma Constitucional habilitante, con el quórum de dos tercios,

el próximo Congreso podría elegir, ahora con un quórum de cuatro quintos, entre las siguientes opciones de cambio constitucional: Que sea el mismo Congreso vía una comisión de senadores y
diputados que elabore el nuevo texto, una “Convención Constituyente Mixta” compuesta por parlamentarios y otros ciudadanos elegidos para este efecto, una Asamblea Constituyente, o la convocatoria a plebiscito popular para que se decida entre las tres opciones antes dichas. Véase Infografía de los pasos del proceso constituyente elaborado por el Gobierno, disponible en: http://www.
gob.cl/2015/10/13/infografia-conoce-las-etapas-del-proceso-constituyente/.
La expresión es del constitucionalista argentino Roberto Gargarella. Pueden verse a modo de referencia, los videos https://www.youtube.com/watch?v=waz-p9jwB3k y https://www.youtube.com/watch?v=zHCMHQdbEuQ Un repaso a autores, procesos y temáticas relevantes en el constitucionalismo actual, además del debate sobre los procesos constituyentes en general, en la
recopilación: “Materiales sobre lo constituyente y lo constitucional. Aporte para el avance del proceso constituyente en Chile”. Disponible en: https://testaferreira.wordpress.com/2016/05/26/
materiales-sobre-lo-constituyente-y-constitucional-aporte-para-el-avance-del-proceso-constituyente-en-chile/.

22

Fundación CREA - 025

Número 19 · Tendencia Nacional

pero también, dicho escenario
puede reforzar las posibilidades de
cambios mayores, en especial, si es
que logran tocar aquellas cuestiones relativas al propio ejercicio del
poder, la “sala de máquinas” de la
Constitución22; dando, en lo posible,
mayores espacios y posibilidades
de acción y participación democrática para la ciudadanía y sus organizaciones y franjas sociales más
activas y al pueblo en general, y
modificando el cuadro institucional
tan abiertamente favorable para
las fuerzas políticas y sociales dominantes del país. La visibilización
de los lazos que unen a las diversas
problemáticas y tensiones sociales
con su telón de fondo constitucional, y la incapacidad de darle soluciones efectivas en el marco de la
actual Constitución, tendrá, en el
mismo sentido, un rol crucial en la
construcción de irreversibilidad del

proceso constituyente refundacio- Una perspectiva que, situándose en
nal que anhelamos las fuerzas y los escenarios y coyunturas venidevoluntades de transformación.
ras desde una vocación de ampliación del campo de lo posible y de
Dado el escenario aquí descrito, destitución del actuar y el pensar
para las fuerzas y sectores so- instituidos por el régimen neolibeciales con vocación refundacional ral y antidemocrático en que heserá fundamental madurar ideas mos vivido en las últimas décadas,
y posiciones que puedan consti- tienda a politizar y “constitucionatuir un abordaje con vocación de lizar” el descontento social hacia
disputa, transformadora y re- un programa de transformaciones
fundacional del proceso de cam- políticas, sociales y culturales que
bio constitucional en curso, una tengan su expresión en nuevas
perspectiva que logre visualizar normas e instituciones, con miras a
las oportunidades que se vayan una nueva Constitución que expreabriendo con la notoria tenden- se y a la vez posibilite cambios macia de pérdida de legitimidades yores, que sea punto de llegada y
del sistema institucional en su también de partida, abriendo paso
conjunto, que vaya obteniendo a un genuino proceso constituyente
triunfos y avances intra y extra y refundacional para nuestro país.
institucionales, que, aunque parciales, contribuyan a desmontar el
proyecto y su hegemonía general
en el orden social de nuestro país.

Fundación CREA - 026

Número 19 · Tendencia Nacional

TENDENCIA
NACIONAL

RODRIGO SILVA
Director Tendencia Nacional
Director del Área de Análisis y Contingencia
r.silva@fundacioncrea.cl
twitter.com/rodrigo_silvagz

ANDRÉS CABRERA
Editor Tendencia Nacional
Área de Análisis y Contingencia
andres.cabrera.s@gmail.com

HÉCTOR TESTA
Equipo Tendencia Nacional
Área Constituyente
testaferreira@gmail.com
twitter.com/testaferreira

IVAN VITTA
Equipo Tendencia Nacional
Área de Análisis y Contingencia
ivan.vitta@gmail.com
twitter.com/ivan_vitta

LINCOYAN PAINECURA
Equipo Tendencia Nacional
Área de Análisis y Contingencia
lincoyan.painecura@gmail.com
twitter.com/lincoyan_pme

Fundación CREA - 027

TENDENCIA
NACIONAL

Fundación CREA - 028