1.

- Introducción a las desviaciones dorso-palmares: El estuche córneo migra dorsalmente muy lentamente (se suele apreciar a partir del primer año de herrado y va empeorando a medida que   pasan   los   años)   cuando   hay   algún   factor   que   debilita   las   laminas   de   manera   crónica   (principalmente   alteraciones   biomecánicas   y   nutricionales) provocando la separación de la unión dérmato­epidérmica y quedando en el espacio vacío un tejido de relleno formado a base  de cemento intertubular. 
En esta imagen (cedida por Jaime Jackson) podemos observar la fotografía de 2   pies de las EA de un mustang salvaje, en la que se ha rotulado; – Una cuadrícula roja (la linea horizontal es la porción más ancha del pie y la  linea vertical la división central del pie). – 3 puntos verdes (el centro articular y la altura aproximada de la porción más   palmar del ángulo de los talones). – 2 rayas azules (la porción más palmar y la más dorsal del pie) Gracias a las rotulaciones podemos ver que la porción palmar resulta ser más corta   (en ocasiones puede llegar a ser igual sin considerarse patológica) que la porción  dorsal.  Los caballos barefoot, cargan el peso en la cara solear (linea blanca, suela, ranilla y barras), desarrollan un callo solear que recubre el perímetro de la P3   y de los cartílagos laterales que se caracteriza por ser de una dureza extrema (mucho más duro y más resistente a la abrasión que la tapa) y mantienen la   tapa íntimamente unida a la P3.  En   esta   imagen   podemos   observar   un   pie   de   la   EA   recién   desherrado,   con   una   desviación dorso­palmar. La podemos identificar fácilmente porque la porción palmar del pie resulta ser más   larga   que   la   porción   dorsal.   Esto   se   debe   al   desplazamiento   del   estuche  córneo   en   relación a la P3 y al centro articular del pie.

Los 4 indicadores de deformaciones dorso­palmares son;

La presencia o abséncia de acampanamientos (cuanto más marcado es el   acampanamiento, más desviación dorso­palmar suele existir) La posición del centro articular (cuanto más dorsalizado se encuentra el   centro articular, más larga será la porción palmar del pie y más desviación   dorso­palmar   existirá)  y   de   los   talones  (deben   estar   a   la   altura   de   la   porción más ancha de la ranilla) La presencia de cemento intertubular entre la linea blanca y el callo solear. La dorsalización del punto o zona de breakover 56. En un pie sano, el punto de breakover queda siempre en el callo solear ( aunque la   muralla sobresalga 3mm por encima de la suela), en cambio en un pie con una desviación dorso­palmar, el punto de breakover queda  situado dorsalmente al callo solear (cuidado porqué cuando hay acampanamientos muy marcados pueden arrastrar con ellos el callo   solear y alterar levemente su posición). 
Estas 2 imágenes pertenecen al mismo pie de la EA derecha   de un caballo P.R.A con un pie de hierba y una desviación   dorso­palmar muy marcada. A   la   izquierda   la   vista   solear   nos   muestra   como   tanto   el   centro   articular   como   los   talones   están   desplazados   dorsalmente. A   la   derecha   vemos   una   imagen   lateral   en   la   que   puede   observarse   un   marcado   acampanamiento   dorsal   (linea   negra) y  la corrección que está intentando llevar a cabo el   pie y que es impedida por el herrador, que está promoviendo   el aumento de la altura de los talones.

– –

2.­ Las causas que terminan provocando la desviación dorso­aplmar:  Como ya hemos comentado antes, este tipo de desviaciones se producen de manera lenta, con el paso de los años y tienen varias causas  primarias (presencia de herradura, herraje incorrecto, recorte incorrecto, alteraciones de la marcha, dolor en la porción caudal del pie,   déficit mineral y/o vitamínico, exceso de carbohidratos en la dieta...) que terminan provocando como causa secundaria y desencadenante del  proceso deformativo una laminitis crónica subclínica.

56 Zona crítica, a partir de la cual, durante la fase de breakover empiezan a levantarse los talones del suelo.

3.­ Las consecuencias de la desviación dorso­palmar: Aunque no se le suele hacer demasiado caso a este tipo de deformaciones ya que se entienden como algo inevitable e irremediable por el   “mundo del herraje” (aunque son totalmente recuperables gracias a los nuevos conocimientos aportados por la podología equina) son la causa  de muchas cojeras y muchas patologías musculo esqueléticas (tendinitis, osificaciones de cartílagos laterales, artritis, osteoporosis de la P3,  dolores de dorso...) ya que:

La dorsalización del punto de breakover hace que  los talones se mantengan durante más tiempo en el  suelo,   teniendo   como   consecuencia   directa   el  alargamiento   de   la   fase   de   estancia   forzando   al  arco   interno   a   ventralizarse   más   para   llegar   a  almacenar la energía que se está produciendo en  unas   cantidades   superiores   a   las   normales   y  durante   más   tiempo   (estamos   hablando   de  microsegundos). La   dorsalización   de   todo   el   estuche   córneo  aumenta   tremendamente   las   fuerzas   de   palanca  que se generan en la pinza (cuando el pie despega   en   línea   recta)   durante   la   fase   de   breakover,  estresando sobremanera todos los componentes del  aparato musculo­esquelético.

En esta imagen podemos ver como el callo solear tracciona palmarmente mientras que   la tapa de las pinzas crea una resistencia igual y de sentido contrario (dorsal) cuando el   caballo  lleva   herraduras,   sufre  una   deformación  dorso­palmar   o  cuando   la  muralla   sobrepasa más de 3mm el nivel solear.

4.- Como evitar la aparición de la desviación dorso-palmar: La manera de evitar todo tipo de desviaciones del estuche córneo es;
– – –

Mantener el caballo en un ambiente óptimo (mucho movimiento, dieta correcta, suelos de diferente rugosidad...) Mantener el caballo desherrado de manera constante o periódica (al finalizar la campaña de competición) Mantener un cuidado de los pies regular (cada 4 semanas si va desherrado o cada 6 si va herrado)

Referencias:
– – –

Kc La Pierre - Deformed hoof Syndrome Chris Pollit - Atlas del pie del caballo Pete Ramey – Breakover